Lunes, 03 Mayo 2021 18:20

Colombia sigue CALIente

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(4 votos)
https://tubarco.news/tubarco-noticias-occidente/tubarco-noticias-cali/elogios-para-cali-miles-de-manifestantes-se-mantienen-en-la-calle-frentiando-al-gobierno-nacional/https://tubarco.news/tubarco-noticias-occidente/tubarco-noticias-cali/elogios-para-cali-miles-de-manifestantes-se-mantienen-en-la-calle-frentiando-al-gobierno-nacional/

Un asesinado más. El domingo 2 de mayo, cuando la penumbra ya había caído sobre el territorio palmireño, y cuando una multitud de jóvenes exigían cambios económicos, sociales y políticos para el país, la acción violenta del Esmad descargó de nuevo la parca sobre ciudadanos desarmados.


En esta oportunidad la fuerza letal cayó sobre la humanidad de Nicolás Guerrero, impactado en su cráneo. Nicolás, un joven de 21 años de edad, con vocación artística, participaba de una manifestación que se movilizaba por Puerto Comercio, nodo entre las ciudades de Cali y Palmira; allí, en medio de la penunbra que llega con el final del día, fue el lugar donde la mal llamada “fuerza pública” (fp) disparó sus armas en contra de los manifestantes, desconociendo normativas locales e internacionales de DDHH.
Una vez la humanidad de este joven sintió el impacto fatal fue auxiliado sin tardanza por otros manifestantes quienes lograron trasladarlo en un automóvil particular hasta un centro asistencial, pero falleció antes de poder ser atendido. Los hechos se encuentran documentados en un en vivo de Instagram en la cuenta de @dj_juandeleon quien filmó los hechos.


En plena mocedad, otra vida, de otro joven lleno de enegía y sueños de un país donde todas y todos puedan vivir en justicia, es arrebata por “la cara amable del Estado”.


Este nuevo asesinato se suma a por lo menos otros 10, hasta ahora documentados y otros tantos aún en comprobación, así como decenas de heridos, que ha cobrado el Esmad en cinco días de protestas que suma el alzamiento social en demanda del desmonte de la reforma tributaria, reivindicación ya conquistada producto de la masiva y decidida movilización juvenil que ha copado calles y plazas de todo el país


Violencia creciente, sin respeto por los derechos humanos, que evidencian la inexistencia de un democracia real en nuestro país, y cuyas víctimas registra un informe de la ONG Temblores: desde el día 28 de abril y hasta el domingo 2 de mayo: 851 casos de violencia policial en todo el país, los que incluyen violencia homicida, arrestos arbitrarios y demás irregularidades tanto por parte de policías en general como miembros del Esmad en particular.


En protección del derecho a la protesta y de los derechos humanos


Alejandro Guevara, defensor de DDHH en la ciudad de Cali, nos narra de su empeño para lograr que no judicialicen a las personas detenidas, apresados bajo procesos irregulares. Alejandro denuncia que la fp hace todo lo posible por entorpecer la labor de los veedores de derechos humanos pues, los jóvenes retenidos son golpeados con saña antes de ser entregados a las familias y organizaciones independientes.


El modus operandi de la fp cumple ciertos patrones en todo el país, especialmente en Cali, ciudad donde decenas de jóvenes han sido arrestados: esparcen indiscriminadamente gases lacrimógenos antes de abrir fuego, en la carrera que sigue a esta acción capturan a todo manifestante que vaya quedando relegado al tratar de escapar de la ofensiva del cuerpo acorazado de la Policía.


Los detenidos se suman por decenas. “En la estación de Fray Damián había 25 detenidos, de los cuales 6 eran menores de edad”, asegura Guevara quien estuvo pendiente de su liberación. Las autoridades de Cali, ciudad vecina de Palmira, destinaron el coliseo del barrio Las Américas para retener a la decenas de personas que calculan serán detenidas.


Otro de los propósitos de los actores en pro de los derechos humanos, es que quienes hayan sido capturados no sean trasladados a Unidades de Justicia Permanente (UPJ), pues ellos no están inculpados por delitos comunes. Sin embargo y pese al esfuerzo por asistir jurídicamente a quienes están bajo arresto, no se logra el cometido pues el rigor jurídico no se cumple en estos casos, muchos de ellos viciados por procederes irregulares, sin estar ausente en ello las golpizas, la presión sicológica y las amenazas de todo tipo.


Este patrón de actuación ha sido la regla en la ciudad de Cali durante los cuatro días (28 de abril-2 de mayo) de convulsión social registrada en el país. En los barrios donde ha centrado su acción defensora Alejandro y algunos de sus colegas, se denunciaron 28 casos de irregularidades, efectivas violaciones de la integridad y garantías humanas de los manifestantes, violaciones grabadas, además, en decenas de videos donde el Esmad arremete con armas de fuego para reprimir la expresión de descontento.


Cae la reforma


Esta digna rabia juvenil, con eco por todo el país, que el establecimiento trató de contener con violencia homicida y con un complot de saqueos e infiltraciones de la protesta social, logró en pocos días poner patas arriba el país, acorralar al gobierno al desnudarlo en sus pretensiones de injusticia social y económica que lo han caracterizado, como prolongación de una forma de usurpar lo colectivo que suma decenas de años, hasta obligarlo a proceder como bombero y quitar el carburante que insufla las llamas sociales. Es así como el 2 de mayo oficializa el retiro del Congreso de la reforma motivo del alzamiento social y el llamado al país a discutir una nueva propuesta.


Esta generación de jóvenes, decididos con claridad sobre el carácter del gobierno logra así su primer triunfo, que se extiende a otras generaciones de activistas que pese a su persistente empeño pocos logros de este tamaño pueden mostrar ante el país.
Vienen otros propósitos, tanto dentro de las protestas en curso, como para el mediano y largo plazo. Entre las inmediatas: justicia por las personas asesinadas y heridas –quién dio la orden de disparar y quién ejecutó en uno y otro caso los disparos–; libertad para todas aquellas personas apresadas en el curso de las protestas.


En el mediano plazo corresponde, aprendiendo del actual triunfo, seleccionar dentro de la decena de demandas que contiene el pliego nacional levantado y presentado como agenda común en el 2019, una exigencia que logre sintonía en los distintos sectores y clases sociales, motor de acción y energía que logra aislar al gobierno y obligarlo a ceder.


Otros propósitos seguramente podrían proponerse (por ejemplo, el desmonte del Esmad), pero es obligatorio, por ahora y de manera inmediata, construir una propuesta de reforma tributaria alternativa fruto del debate por liderar ante todo el país nacional, como parte de una agenda educativa que aborde toda la política económica del establecimiento, para así evidenciar la distancia real que marca los intereses económicos, sociales y políticos de las mayorías de los que alimentan el apetito de las minorías.


Al desplegar esta dinámica, seguramente, emergeran propósitos puntuales por demandar, entre ellos, con toda seguridad, ingresos dignos, empleo, seguridad social, alimentación, salud, educación, entre otros. Y esto es así porque al tiempo que se discuten los impuestos por aplicar como mecanismos de ingresos para cubrir los gastos sociales del país también debe discutirse los sectores dónde se aplicarán, cuantías, tiempo, por qué, para qué, entre otros aspectos. Como puede verse, la discusión de la política tributaria es una matrioska.


Pero esta es una acción urgente, que no da espera, pues al así proceder se ordena el esfuerzo, se pasa de la agitación y la denuncia a construir líneas programáticas que proyecten luz sobre otra sociedad posible. Deben abrirse foros y asambleas en los cuales se aborden temas puntuales como generales de lo aquí sugerido, hasta llegar a una asamblea general en la que se defina la propuesta por presentar al país nacional y al poder legislativo en particular. Todo lo cual es posible realizarlo sin renunciar a la movilización callejera.


Una propuesta de reforma tributaria, ampliada a la política económica, que debe tener como centro una consigna básica: ¡Que la crisis la paguen los ricos!


No sobra traer a cuenta otro logro de este alzamiento: la renuncia del Minhacienda y su equipo ministerial, otro triunfo, no tan relevante como la caída de la reforma, ya que los funcionarios públicos son swiches que el poder quita y pone a su conveniencia. Quien lo suceda será igual o más neoliberal que el saliente, y sus declaraciones serán matizadas según el ambiente nacional que hoy vive el país. Apariencias y no realidades. Y para desnudarlo es indispensable contar con una propuesta de política económica y su particular de política tributaria alternativa.

 

Artículos relacionados

 

Reforma tributaria el futuro es de otros

Martes 27 de abril 2021

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/42279-reforma-tributaria-el-futuro-es-de-otros.html

 

28A. No a la reforma tributaria rompió la pasividad y el silencio en Colombia

Jueves 29 de abril 2021

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/42287-28a-no-a-la-reforma-tributaria-rompio-la-pasividad-y-el-silencio-en-colombia.html

 

Colombia. Garantía de muerte

Sábado 1 de mayo 2021

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/42303-colombia-garantia-de-muerte.html

 

Cae la reforma tributaria: Colombia ¡Triunfo popular!

Domingo 2 de mayo 2021

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/42306-cae-la-reforma-tributaria-colombia-triunfo-popular.html

 

 

 

 

 

Información adicional

  • Autor:Equipo desdeabajo
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Periódico desdeabajo
Visto 1780 vecesModificado por última vez en Martes, 04 Mayo 2021 09:20
Más en esta categoría:Colombia 28A »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.