Martes, 05 Octubre 2021 05:28

Descartes propuso hace 400 años el problema resuelto ahora por los premios Nobel de Medicina

Escrito por Alberto Sicilia
Valora este artículo
(0 votos)
libro "De Homine", René Descartes, 1677libro "De Homine", René Descartes, 1677

¿Por qué sentimos?

Esta es una de las preguntas fundamentales en la historia de la Filosofía y la Ciencia. René Descartes fue seguramente el pensador occidental que mejor introdujo el problema: ¿qué son las sensaciones? ¿qué conexión tienen con la razón? ¿Hay diferencia entre cuerpo mente?

"La naturaleza también me enseña, por las sensaciones de dolor, de hambre o de sed, que no estoy simplemente presente en mi cuerpo como un capitán en su barco, sino que estoy muy unido y, por así decirlo, entremezclado con él. Yo y el cuerpo formamos una unidad.

Si esto no fuera así, yo, que no soy más que una cosa pensante, no sentiría dolor cuando el cuerpo fuera herido, sino que percibiría el daño puramente por el intelecto, tal como un marinero percibe con la vista si algo en su barco está roto".

(René Descartes, Meditaciones, 1641)  

David Julius y Ardem Patapoutian, los científicos galardonados hoy con el Premio Nobel de Medicina, descubrieron los mecanismos biológicos que gobiernan la sensación de calor y el tacto.

Todo comenzó con las guindillas

Los pimientos picantes nos hacen sudar: esta fue la primera pista en las investigaciones de Julius. Desde el siglo XIX se sabe que las guindillas contienen una sustancia llamada 'capsaicina' que provoca picor.

Pero, ¿cómo hace nuestro cuerpo para detectar la 'capsaicina' y mandar la señal al cerebro de que 'hace calor'?

Para resolver esa cuestión, Julius desarrolló una librería con millones fragmentos del ADN de los genes de las neuronas sensoriales. Entre todos ellos, uno debía producir la sensación de calor.

Utilizando células de laboratorio para expresar uno a uno esos genes, Julius y su equipo encontraron el gen específico que reaccionaba a la 'capsaicina' de las guindillas. Ese gen expresaba una proteína que forma un canal de iones que se abre o cierra según varía la temperatura.

Bautizado como 'TRPV1', cuando ese canal se abre, sentimos calor.

La sensación de 'estar apretujado'

El Metro de Madrid está repleto los días laborales a primera hora. Al entrar al vagón nos sentimos 'apretujados'. Esa sensación también la tienen algunas células si las juntas demasiado en el laboratorio.

Ardem Patapoutian, el segundo galardonado con el Nobel, descubrió que esas células producían una pequeña corriente eléctrica cuando las aplastaba con una micropipeta. Algo había en ellas que las hacía 'sentir presión'.

Después de una ardua búsqueda, Patapoutian encontró el gen específico que codificaba un canal de iones al que bautizó como 'Piezo-1'. Cuando 'Piezo-1' se abre, se produce la sensación de 'presión' en nuestra piel.

Así sentimos los abrazos de mamá.

 4 octubre 2021


Los científicos David Julius y Ardem Patapoutian comparten el premio Nobel de Medicina 2021

David Julius y Ardem Patapoutian ganan el Nobel de Medicina por descubrir cómo sentimos el calor del sol o un abrazo

4 octubre 2021

.

Dos científicos que descubrieron cómo nuestros cuerpos sienten cosas como el calor del sol o el abrazo de un ser querido son los ganadores del premio Nobel de Medicina de 2021.

David Julius y Ardem Patapoutian fueron laureados por sus descubrimientos de receptores para la temperatura y el tacto, anunció la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Suecia este lunes.

Los científicos estudiaron cómo nuestros cuerpos convierten las sensaciones físicas en mensajes eléctricos en el sistema nervioso. Sus hallazgos podrían conducir a nuevas formas para tratar el dolor.

El calor, el frío y el tacto son cruciales para percibir el mundo que nos rodea y para nuestra propia supervivencia. Pero cómo los detectan nuestros cuerpos había sido uno de los grandes misterios de la biología.

“Los descubrimientos revolucionarios (...) de los premios Nobel de este año nos han permitido comprender cómo el calor, el frío y la fuerza mecánica pueden iniciar los impulsos nerviosos que nos permiten percibir y adaptarnos al mundo”, declaró el jurado.

David Julius es un bioquímico estadounidense y tiene 65 años. Actualmente es profesor de la Universidad de California en San Francisco.

Ardem Patapoutian, de 54 años, es un biólogo estadounidense de origen libanés que forma parte de The Scripps Research, un centro de investigación sin ánimo de lucro especializado en ciencias biomédicas en California.

El premio, así como los correspondientes a Física, Química y Literatura que se anunciarán esta semana, se entregarán en la ceremonia del 8 de diciembre en Estocolmo.

Su trabajo

El descubrimiento del profesor David Julius se dio al investigar el ardor que sentimos por la capsaicina que contienen los pimientos o chiles picantes.
Encontró que hay un receptor (una parte de nuestras células que detecta lo que hay a su alrededor) que respondía a la capsaicina.

Otras pruebas mostraron que el receptor respondía al calor y se activaba cuando había temperaturas que causaban dolor. Esto es lo que sucede, por ejemplo, si te quemas la mano con una taza de café caliente.

La identificación de ese receptor llevó al descubrimiento de una serie de otros sensores de temperatura del cuerpo. Julius y Patapoutian encontraron uno que podía detectar el frío.

Por su parte, Patapoutian hizo un experimento que condujo al hallazgo de un tipo diferente de receptor que se activa en respuesta a la fuerza mecánica o al tacto.

Cuando caminas por una playa y sientes la arena bajo tus pies, por ejemplo, son estos receptores los que envían señales al cerebro.

Su relación con las enfermedades

El trabajo de ambos científicos ha demostrado que los sensores táctiles y de temperatura tienen un papel importante en el cuerpo y en cómo se manifiestan algunas enfermedades.

El sensor de calor, llamado TRPV1. está involucrado en el dolor crónico y en cómo nuestro cuerpo regula su temperatura central. El receptor táctil PIEZ02 tiene múltiples funciones, desde la micción hasta la presión arterial.

Este conocimiento se está utilizando para desarrollar tratamientos para una amplia gama de enfermedades, incluido el dolor crónico, indicó el Comité del Premio Nobel.

Además del galardón, la pareja compartirá el premio de 10 millones de coronas suecas (US$1,14 millones) y se unirá a una lista de notables figuras de la ciencia ganadoras del Nobel de Medicina.

(Tomado de BBC)

Información adicional

  • Autor:Alberto Sicilia
  • Fuente:Público
Visto 260 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.