Probar si podía ser usado con el fin de sembrar alimentos para futuros exploradores de la Luna, el objetivo, señalan expertos de Florida

Cabo Cañaveral. Por primera vez, científicos cultivaron plantas en suelo lunar recolectado por astronautas de la NASA.

Los científicos no tenían idea de si algo brotaría en el duro suelo lunar y querían ver si podía ser usado para cultivar alimentos para la próxima generación de exploradores. Los resultados los sorprendieron.

"Las plantas brotan en suelo lunar. En serio", señaló Robert Ferl, del Instituto de Ciencias de Agricultura y Alimentos de la Universidad de Florida. Junto a sus colegas plantaron una Arabidopsis thaliana en suelo lunar traído a la Tierra por los astronautas del Apollo 11, Neil Armstrong y Buzz Aldrin y por otros caminantes en el satélite. Todas las semillas germinaron.

Lo malo es que después de la primera semana, la rugosidad y otras propiedades del suelo lunar afectaron tanto a las plantas que éstas crecieron más lentamente que las sembradas en suelo de la Luna falso. La mayoría de los vegetales lunares se estancaron.

Los resultados fueron publicados ayer en la revista Communications Biology.

Mientras más fue expuesto el suelo a la graduación cósmica y el viento solar en la Luna, peor les fue a las plantas. Las muestras del Apollo 11 –expuestas por unos 2 mil millones más de años a los elementos debido a la edad de la superficie del Mar de la Tranquilidad– fueron las menos propicias para el crecimiento, de acuerdo con los científicos.

"Es un gran paso saber que se pueden cultivar plantas", sostuvo Simon Gilroy, biólogo de vegetales espaciales en la Universidad de Wisconsin-Madison, quien no participó en el estudio. "El próximo paso real es hacerlo en la superficie de la Luna".

Fragmentos de cristal

El suelo lunar está lleno de fragmentos de cristal diminutos causados por impactos de micrometeoritos. Una solución podría ser usar lugares geológicamente más jóvenes en la Luna, como flujos de lava, para excavar a fin de sembrar. El ambiente también tendría que ser modificado, alterando la mezcla de nutrientes o ajustando la luz artificial.

Solamente 382 kilogramos de rocas y suelo lunares fueron traídos de regreso por seis tripulaciones de las naves Apollo. Algunas de las muestras iniciales de polvo lunar fueron espolvoreadas sobre plantas bajo cuarentena con los astronautas en Houston tras regresar del satélite.

La mayor parte de las muestras permanecieron encerradas, lo que forzó a los científicos a experimentar con suelo simulado hecho a partir de ceniza volcánica en la Tierra. La NASA, finalmente, proporcionó 12 gramos de suelo lunar a los estudiosos de la Universidad de Florida a inicios de 2021 y el esperado cultivo ocurrió en mayo de ese año en un laboratorio.

La NASA explicó que el momento para un experimento así finalmente era adecuado, con la agencia que planea enviar a astronautas a la Luna de nuevo en unos pocos años.

La situación ideal sería que futuros astronautas aprovecharan el suelo local para plantar en invernaderos, en lugar de tener que utilizar un sistema hidropónico –basado sólo en agua–, indicaron los científicos.

"El hecho de que algo retoñó significa que tenemos ya un buen punto de partida y ahora la cuestión es cómo optimizamos y mejoramos", destacó Sharmila Bhattacharya, científica del programa de la NASA para biología espacial.

Los especialistas de Florida esperan reciclar su suelo lunar este año, plantando más Arabidopsis thaliana antes de posiblemente pasar a otra vegetación.

 Fotografía cedida por la NASA en el despegue de la Misión Axiom 1 (Ax-1) a la Estación Espacial Internacional, el 8 de abril desde la base de la NASA en Florida. La emoción. — Joel Kowsky/NASA / EFE

Las naves utilizadas por la Ax-1, un cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon Endeavour, pertenecen a SpaceX, la compañía de Elon Musk.

 

La misión espacial Ax-1 hizo historia este sábado como la primera completamente privada en llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI), donde sus cuatro astronautas serán recibidos en unas dos horas, cuando terminen las tareas necesarias para abandonar la nave.

La nave Dragón Endeavour, con cuatro astronautas de la compañía Axiom, el hispano-estadounidense Michael López-Alegría, el estadounidense Larry Connor, el canadiense Mark Pathy y el israelí Eytan Stibbe, a bordo, arribó y quedó enganchada a la EEI pasadas las 12.40 GMT.

La cápsula se acopló de forma autónoma al puerto orientado al espacio del módulo Harmony de la EEI. Salvo unos problemas con la cámara de vídeo que impidieron ver a los espectadores en tierra el tramo final del viaje desde Cabo Cañaveral (Florida) y un retraso de una hora en la llegada, todo transcurrió como estaba previsto.

Las naves utilizadas por la Ax-1, un cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon Endeavour, pertenecen a SpaceX, la compañía de Elon Musk, pero la compañía texana Axiom es la responsable de la expedición.

El cohete Falcon 9 que propulsó a la nave Dragón al espacio había despegado a las 15.17 GMT del viernes 8 de abril desde el Complejo de Lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

La tripulación pasará más de una semana en la EEI realizando investigaciones de distinto tipo en la estación espacial. En el viaje de regreso la cápsula amerizará en alguno de los siete puntos establecidos para ello en aguas cercanas a Florida.

Una vez a bordo de la EEI, la tripulación de Axiom será recibida por la Expedición 67, formada por los astronautas de la NASA Thomas Marshburn, Raja Chariy y Kayla Barron, el astronauta de la ESA (Agencia Espacial Europea) Matthias Maurery y los astronautas de la rusa Roscosmos Oleg Artemyev, Sergey Korsokovy y Denis Matveev. En total, habrá once astronautas a bordo.

El administrador de la agencia espacial estadounidense, Bill Nelson, calificó el viernes de "histórico" el lanzamiento de Ax-1 y dijo que la asociación de la NASA con compañías privadas a través de los programas comerciales de carga y tripulación ha llevado a Estados Unidos a "esta nueva era en los vuelos espaciales tripulados".

Michael Suffredini, presidente y director ejecutivo de Axiom Space, felicitó a los cuatro astronautas y subrayó que "este viaje es la culminación de largas horas de capacitación, planificación y dedicación de la tripulación y todo el equipo de Axiom Space, nuestros socios en SpaceX y, por supuesto, un crédito para la visión de la NASA de desarrollar una presencia sostenible en la órbita terrestre baja".

Miami

09/04/2022 16:20

EFE

Anuncian la primera estimación global de biomasa forestal y el carbono que almacena

Instrumento de la NASA en el laboratorio espacial hizo la medición // Llena vacío clave en la investigación climática

 

Un instrumento de la NASA en la Estación Espacial Internacional (EEI) dio la primera estimación global de biomasa forestal y el carbono que almacena, con lo que llena un vacío clave en la investigación climática.

Los datos permiten investigar cómo están cambiando los bosques, qué papel tienen en la mitigación del cambio climático y los impactos regionales y globales de plantar y talar árboles.

Con el instrumento GEDI (Global Ecosystem Dynamics Investigation), los investigadores de ecosistemas y clima pueden ubicar rápidamente sus regiones de interés y estudiar la estructura forestal y el contenido de carbono con mayor precisión que en el pasado.

El lanzamiento del nuevo producto de biomasa se produce cuando GEDI está dentro de una extensión de misión de un año y representa la culminación de avances críticos en la investigación lidar (un tipo de láser) espacial.

Diseño específico

GEDI es un instrumento lidar de alta resolución diseñado específicamente para medir la vegetación. Desde su punto de vista a bordo de la central espacial, el instrumento hace rebotar rápidamente pulsos de láser en los árboles y arbustos de abajo para crear mapas 3D detallados de bosques y formaciones terrestres. El producto de datos resultante, procesado y cuadriculado con una resolución de un kilómetro cuadrado, permite a los investigadores buscar soluciones a las interrogantes sobre los ecosistemas forestales, los hábitats de los animales, el contenido de carbono y el cambio climático.

En sus primeros tres años en órbita, GEDI ha captado miles de millones de mediciones entre los 51.6 grados de latitud norte y sur (aproximadamente las de Londres y las Islas Malvinas, respectivamente).

El nuevo producto combina datos de GEDI con lidars terrestres y aéreos para construir un mapa de biomasa global que revela la cantidad de vegetación contenida en un área.

"Una gran zona de incertidumbre es que no sabemos cuánto carbono se almacena en los bosques de la Tierra", señaló en un comunicado Ralph Dubayah, investigador principal de GEDI y profesor de ciencias geográficas en la Universidad de Maryland. Los árboles lo extraen de la atmósfera para impulsar su crecimiento. Sin embargo, los científicos necesitan saber cuánto almacenan los bosques para predecir cuánto se liberará por la deforestación o los incendios forestales. Alrededor de la mitad de la biomasa vegetal está compuesta de ese elemento.

Publicado enMedio Ambiente
Recreación de una misión de nave. La tecnología puede acortar los tiempos de vuelo entre la Tierra y Marte, así como a otros destinos. Foto Ilustración NASA

Un motor de cohete de propulsión térmica nuclear, que usa lo que se denomina borboteo de combustible líquido centrífugo, se suma a las opciones para viajar a más velocidad por el espacio profundo.

Bajo un contrato de investigación para la Oficina del Proyecto de Propulsión Nuclear Espacial en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, la Universidad de Alabama en Huntsville (UAH) está liderando una colaboración de casas de estudios superiores estadunidenses para investigar el concepto propulsión térmica nuclear (NTP, por sus siglas en inglés).

La NASA ha realizado avances sustanciales hacia el diseño NTP de combustible sólido. El concepto de borboteo a estudio es una de las tres propuestas basadas en hidrógeno para un cohete de combustible líquido de próxima generación.

Las ventajas del diseño incluyen un rendimiento significativamente mayor que los motores de cohetes de combustible líquido convencionales que queman hidrógeno y oxígeno, afirmó en un comunicado el Dale Thomas, investigador principal del proyecto y académico en la UAH.

  El círculo muestra el Webb en el cielo, fotografiado por Gaia. En la ampliación, el Webb está en el centro y los puntos luminosos son rayos cósmicos durante la exposición. El otro recuadro es una segunda foto. — GAIA/ESA

Éxito en la calibración inicial de los 18 espejos dorados del nuevo observatorio astronómico a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra

La imagen de mayor resolución en infrarrojo que se haya tomado nunca desde el espacio es la que ha recogido y mandado a la Tierra el nuevo telescopio espacial James Webb, desde su aparcamiento a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. El hito no es tanto la imagen, de una estrella, como que representa el éxito en la alineación de los 18 segmentos dorados hexagonales del espejo del telescopio de forma que actúen como uno solo cuando recogen la luz que les llega. Además, un observatorio espacial europeo cercano ha fotografiado por primera vez al Webb, lanzado el pasado día de Navidad.

La fase de calibración fina se ha realizado hasta ahora solamente para la cámara del infrarrojo cercano (Nircam), la principal para la obtención de imágenes, pero solo uno de los instrumentos de los que dispone el James Webb. "Hemos alineado completamente el telescopio y lo hemos enfocado en una estrella y el rendimiento está superando las especificaciones", ha explicado Ritva Keski-Kuha, encargado del instrumento por parte de la NASA, quien se mostró entusiasmado con los resultados. "Ahora sabemos que hemos construido el telescopio adecuado", añadió en unas declaraciones en el Centro Goddard en Maryland.

En las próximas semanas se procederá a alinear los espejos con otros cuatro instrumentos científicos, entre ellos el espectrógrafo Nirspec, suministrado por la Agencia Espacial Europea (ESA). Este avanzado producto de la ingeniería permitirá estudiar objetos celestes envueltos en nubes de gas y polvo, para saber más sobre el proceso de formación y evolución de las galaxias o caracterizar las atmósferas de exoplanetas para detectar presencia de agua.

Europeo también es el observatorio astronómico Gaia, que comparte posición con el Webb alrededor del punto de Lagrange 2 (L2), aunque llegó ocho años antes. El 18 de febrero pasado, cuando lo fotografió, los dos aparatos estaban separados por un millón de kilómetros y el Webb se ve, debido a su gran parasol, solo como un punto. El ingeniero de calibración de Gaia, Juanma Martín Fleitas, recibió las imágenes y logró identificar en ellas al Webb, que ya tiene su primera foto, además de un compañero permanente a 1,5 millones de distancia de nosotros con el que avanzará en el conocimiento del Universo.

El trabajo científico con el Webb no comenzará hasta que se haya completado el proceso de calibración, en junio o julio. Seguramente este telescopio espacial, el de mayor tamaño, potencia y complejidad de la historia, en el que también participa Canadá, llegará a tiempo de empezar a estudiar el Universo junto al veterano Hubble.

En los telescopios espaciales, todos los instrumentos ven el cielo al mismo tiempo. Para observar un objetivo concreto con un instrumento concreto, lo que se cambia es la orientación del observatorio y para todo ello, la calibración fina es imprescindible, explica Jonathan Gardner, director científico adjunto del Webb.

Este experto también contesta a la pregunta de si se pueden utilizar simultáneamente varios instrumentos: "Con exposiciones científicas en paralelo, cuando apuntamos un instrumento a un objetivo, podemos obtener datos de otro instrumento al mismo tiempo. Las observaciones en paralelo no observan el mismo punto del cielo, así que proporcionan básicamente una muestra al azar del Universo. Con una gran cantidad de datos en paralelo, los científicos pueden establecer las propiedades estadísticas de las galaxias que se detectan. Además, en programas que pretenden cartografiar una gran área, muchas de las imágenes en paralelo se superpondrán, lo que aumenta la calidad de la valiosa base de datos del Webb".

22/03/2022 00:44

Por Malen Ruiz de Elvira

Sistema de alerta sobre asteroides escanea todo el cielo las 24 horas del día

Un sistema de alerta operado por el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái (IfA) ahora puede escanear todo el cielo cada 24 horas en busca de objetos en ruta de colisión contra la Tierra.

Atlas (Asteroid Terrestrial-Impact Last Alert System), financiado por la NASA, ha ampliado su alcance al hemisferio sur, pues cuenta con dos telescopios en esa región que se suman a los dos existentes en el hemisferio norte, en Haleakala y Maunaloa, Hawái. La construcción ya está completa y las operaciones en marcha. Los artefactos adicionales están en Sudáfrica y Chile.

Un asteroide que podría golpear la Tierra puede venir en cualquier momento desde cualquier dirección, por lo que Atlas ahora llega a todo el cielo, todo el tiempo, aseguró en un comunicado John Tonry, profesor de IfA e investigador principal del sistema de alerta.

Los nuevos telescopios están ubicados en la Estación de Observación Sutherland en Sudáfrica y el Observatorio El Sauce en Chile. Estos lugares se seleccionaron no sólo por su acceso a la parte sur del cielo, sino también por su diferencia horaria con Hawái: pueden observar de noche cuando es de día en este archipiélago.

El sistema Atlas es capaz de vigilar todo el cielo oscuro cada 24 horas. Los telescopios, de tamaño modesto, pueden obtener imágenes de un trozo de cielo 100 veces más grande que la Luna llena en una sola exposición.

Puede proporcionar una advertencia de un día para un asteroide de 20 metros de diámetro, capaz de destruir una ciudad. Dado que los más grandes se pueden detectar más lejos, el sistema puede proporcionar una alerta hasta de tres semanas en el caso de uno de esos cuerpos de 100 metros, que podría causar una gran devastación regional; podría producir 10 veces la destrucción de la reciente erupción del volcán Hunga Tonga si golpeara la Tierra.

UH desarrolló los dos primeros telescopios Atlas en Hawái con una subvención de 2013 del Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, que ahora forma parte de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria. Las dos instalaciones, en Haleakala y Maunaloa, entraron en pleno funcionamiento en 2017.

Después de varios años de operación exitosa en Hawái, IfA propuso fondos adicionales de la NASA para construir dos telescopios más e instalarlos en el hemisferio sur. Buscó socios para albergar estos telescopios y seleccionó el Observatorio Astronómico de Sudáfrica y una colaboración multinstitucional en Chile. La presencia de Atlas aumenta la ya sustancial capacidad astronómica en ambos países.

La científica Lia Siegelman y sus colegas analizaron un conjunto de imágenes infrarrojas que captaban la región polar norte del quinto y más grande planeta del sistema solar. Foto Europa Press

Juno aportó el material visual que permitió el hallazgo a investigadores

 

Imágenes de Júpiter remitidas por la misión de la nave Juno de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) han permitido explicar las fuerzas que impulsan los grandes ciclones que se producen en el gigante de gas desde la física oceánica.

Lia Siegelman, especialista y becaria posdoctoral del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, decidió llevar a cabo la investigación tras observar que los ciclones del polo de Júpiter parecían compartir similitudes con los vórtices oceánicos que estudió durante su doctorado.

Utilizando un conjunto de estas imágenes y los principios utilizados en la dinámica de los fluidos geofísicos, Siegelman y sus colegas aportaron pruebas de una hipótesis que se mantiene desde hace tiempo: la convección húmeda –cuando el aire más caliente y menos denso asciende– impulsa estos ciclones. Los hallazgos se publican en Nature Physics.

Cuando vi la riqueza de la turbulencia alrededor de los ciclones jovianos, con todos los filamentos y remolinos más pequeños, me recordó la turbulencia del océano terrestre alrededor de los remolinos. Esta es especialmente evidente en las imágenes de satélite de alta resolución de las floraciones de plancton, por ejemplo.

Siegelman afirma que la comprensión del sistema energético de Júpiter, una escala mucho mayor que la de la Tierra, podría contribuir a entender los mecanismos físicos que están en juego en nuestro propio planeta al poner de manifiesto algunas rutas energéticas similares.

Es fascinante estudiar un planeta tan lejano y encontrar la física que se aplica allí. Nos lleva a preguntarnos si estos procesos también son válidos aquí.

Juno es la primera nave espacial que capta imágenes de los polos de Júpiter; los satélites anteriores orbitaban la región ecuatorial del planeta, proporcionando vistas de la famosa Mancha Roja del planeta. Está equipada con dos sistemas de cámaras, uno para obtener imágenes en luz visible y otro que capta las firmas de calor mediante el Jovian Infrared Auroral Mapper (JIRAM), un instrumento de mira infrarroja que cuenta con el apoyo de la Agencia Espacial Italiana.

Siegelman y sus colegas analizaron un conjunto de imágenes infrarrojas que captaban la región polar norte de Júpiter y, en particular, el cúmulo de vórtices polares y pudieron calcular la velocidad y dirección del viento siguiendo el movimiento de las nubes.

Fuente de energía

A continuación, el equipo interpretó las imágenes infrarrojas en términos de grosor de las nubes. Las regiones calientes corresponden a nubes finas, en las que es posible ver más profundamente en la atmósfera de Júpiter. Las zonas frías representan una gruesa capa de nubes que cubre la atmósfera de Júpiter.

Estos hallazgos dieron pistas sobre la energía del sistema. Dado que las nubes jovianas se forman cuando el aire más caliente y menos denso se eleva, descubrieron que el aire que sube rápidamente dentro de las nubes actúa como una fuente de energía que alimenta escalas mayores hasta los grandes ciclones circumpolares y polares.

Juno llegó por primera vez al sistema joviano en 2016, proporcionando a los científicos el primer vistazo a estos grandes ciclones polares, que tienen un radio de unos mil kilómetros. Hay ocho de estos ciclones que se producen en el polo norte de Júpiter, y cinco en el sur.

Estas tormentas han estado presentes desde esa primera vista hace cinco años. Los investigadores no están seguros de cómo se originaron o durante cuánto tiempo han estado circulando, pero ahora saben que la convección húmeda es lo que las mantiene.

Los científicos plantearon por primera vez la hipótesis de esta transferencia de energía tras observar los relámpagos en las tormentas de Júpiter.

Juno seguirá orbitando Júpiter hasta 2025, proporcionando a los estudiosos y al público en general nuevas imágenes del planeta y de su extenso sistema lunar.

APL/NASA / www.globallookpress.com

La agencia señaló que se trata de un gran salto en la ciencia solar y comparó el logro con la llegada del hombre a la Luna.

Por primera vez en la historia de la astronáutica, una sonda espacial ha "tocado" el Sol. La Parker Solar Probe ha volado a través de la atmósfera superior de nuestra estrella y ha tomado muestras de partículas y campos magnéticos, informó la NASA este martes en un comunicado.

La agencia señaló que se trata de un nuevo hito y de un gran salto en la ciencia solar, comparando el logro con la llegada del hombre a la Luna. Los investigadores esperan que tocar la materia de la que está hecho el Sol les ayude a descubrir información crítica de esta estrella y su influencia en el sistema solar.

"Que la Parker Solar Probe 'toque el Sol' es un momento monumental para la ciencia solar y una hazaña verdaderamente notable", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington. "Este hito no sólo nos proporciona conocimientos más profundos sobre la evolución de nuestro Sol y sus impactos en nuestro sistema solar, sino que todo lo que aprendemos sobre nuestra propia estrella también nos enseña más sobre las estrellas del resto del universo".

La sonda solar Parker Solar Probe fue lanzada para estudiar el Sol en el 2018. Debía acercarse a este durante siete años para llegar a su máxima distancia, 6 millones de kilómetros. La estrategia consiste en entrar y salir rápidamente, realizando mediciones del entorno solar con un conjunto de instrumentos desplegados detrás de un grueso escudo térmico.

El 28 de abril de este año, Parker cruzó por primera vez lo que se denomina el límite crítico de Alfvén. Se trata del borde exterior de la corona. Es el punto en el que el material solar que normalmente está unido al Sol por la gravedad y las fuerzas magnéticas, se libera para salir al espacio. La sonda encontró el límite a unos 13 millones de kilómetros por encima de la superficie visible, o fotosfera, del Sol.

Durante el sobrevuelo, Parker Solar Probe entró y salió de la corona varias veces. Descubrir dónde se alinean estas protuberancias con la actividad solar procedente de la superficie puede ayudar a los científicos a saber cómo afectan los acontecimientos del Sol a la atmósfera y al viento solar.

Publicado: 15 dic 2021

Todos los que han ido al espacio dicen que los ha cambiado, expresa Jeff Bezos

 

Con el empresario volaron su hermano, un adolescente y una pionera de la aviación, de 82 años // Estos dos, el más joven y la más grande en viajar al cosmos

 

Texas. Jeff Bezos, fundador de Amazon, voló ayer al espacio en el primer vuelo de su empresa de turismo espacial con pasajeros a bordo, con lo que se volvió en el segundo multimillonario en una semana que viaja a los confines de la atmósfera terrestre en su propio cohete.

"¡El mejor día de todos!", afirmó el estadunidense Bezos cuando la cápsula aterrizó en el desierto al finalizar el viaje de 10 minutos.

Voló acompañado por un grupo que incluyó a su hermano menor, Mark; el adolescente holandés Oliver Daemen, y Wally Funk, pionera de la aviación, de 82 años de edad, estas dos últimas personas son la más joven y la más vieja que viajan al espacio.

El cohete New Shepard, de Blue Origin, que lleva el nombre del primer astronauta estadunidense, voló con su grupo ecléctico de pasajeros en el 52 aniversario del alunizaje del Apolo 11. Bezos eligió la fecha por su importancia histórica y se aferró a su decisión a pesar de que con ello permitió que Richard Branson, de Virgin Galactic, lo venciera por nueve días en la carrera por los dólares de los turistas espaciales, con su propio vuelo desde Nuevo México.

A diferencia del avión cohete pilotado de Branson, la cápsula de Bezos estaba completamente automatizada y no requirió tripulantes a bordo para el viaje de ida y vuelta. Virgin Galactic requiere dos pilotos.

La nave de Blue Origin llegó a una altura de 106 kilómetros, unos 16 más que el vuelo de Richard Branson del 11 de julio. El cohete de 18 metros aceleró a Mach 3 –o tres veces la velocidad del sonido– para llevar la cápsula a la altura deseada, antes de separarse y descender en posición vertical.

Los pasajeros tuvieron varios minutos de ingravidez y un video mostró a los cuatro flotando dentro de la espaciosa cápsula blanca. Se les vio dando saltos mortales, lanzando caramelos y pelotas. Se les escuchó dando vítores, gritos y exclamando "guau".

La cápsula descendió con la ayuda de paracaídas, y los pasajeros experimentaron brevemente una fuerza de gravedad de seis veces la normal en la Tierra.

Encabezados por Bezos, salieron muy sonrientes de la cápsula. "Mis expectativas eran altas y se vieron superadas espectacularmente", expresó el multimillonario más tarde. Su vuelo duró 10 minutos y 10 segundos, cinco minutos menos que el vuelo de Alan Shepard en 1961. Las hijas de este último, Laura y Julie, fueron presentadas en una conferencia de prensa realizada unas horas más tarde.

Wally Funk fue una de 13 pilotos que se entrenaron a principios de la década de 1960 para el proyecto Mercury de la NASA, pero que al final no llegaron al espacio.

"Esperé mucho tiempo para conseguirlo", comentó Funk después del vuelo. "Quiero ir de nuevo, rápido", agregó.

Junto a ella estuvo el primer cliente de pago de la compañía, Daemen, estudiante universitario cuyo padre fue uno de los postores de una subasta millonaria. El joven fue un sustituto de última hora del misterioso ganador de la subasta, quien optó por tomar un vuelo posterior. El padre del adolescente participó en la subasta y acordó pagar un precio más bajo no revelado la semana pasada, cuando Blue Origin ofreció a su hijo el asiento vacante.

Prepara dos más

En conferencia de prensa, Bezos anunció: "Vamos a realizar misiones humanas dos veces más este año. Aún no estoy seguro de lo que haremos el siguiente".

El multimillonario destacó que se quedó "atónito", al ver la belleza de la Tierra.

"Todos los que han estado en el espacio han dicho que los cambió y que se quedaron asombrados por la belleza de la Tierra, pero también por su fragilidad, y yo no podría estar más de acuerdo", sostuvo.

Añadió que, si bien la atmósfera parecía ser "tan grande" desde la superficie, cuando te elevas “ves que en realidad es increíblemente delgada, es una cosa diminuta y frágil, y a medida que nos movemos por el planeta la dañamos.

"Una cosa es reconocer eso intelectualmente, y otra verlo con tus propios ojos", destacó.

La tripulación se llevó varios recuerdos para el viaje de 10 minutos, incluido un trozo de tela del primer avión de los hermanos Wright, un medallón de bronce hecho para el primer vuelo en globo aerostático en 1783 y un par de gafas que pertenecían a la histórica aviadora estadunidense Amelia Earhart.

Bezos elogió el trabajo de su equipo de ingenieros y señaló que la arquitectura de diseño de New Shepard eventualmente se usaría como la segunda etapa de la nave New Glenn, mucho más grande.

Cuando se le preguntó si volvería a ir, respondió: "Demonios, sí, ¿qué tan rápido podemos reabastecer esa cosa? ¡Vamos!"

Lunes, 12 Julio 2021 06:04

Perdidos en el espacio

Richard Branson, fundador de Virgin Galactic, lleva a la tripulante Sirisha Bandia sobre los hombros al celebrar su vuelo al espacio en Spaceport America. El director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, invitó a tres multimillonarios que irán de turistas al espacio a que juntos ofrecieran los 6 mil millones de dólares que se requieren para rescatar del hambre a 41 millones de personas. No hubo respuesta. Foto Ap

Houston, tenemos un problema: hay unos payasos multimillonarios jugando en el espacio.

Tres multimillonarios están compitiendo por ser los primeros turistas privados espaciales. El caballero Richard Branson fue el primero en lograrlo ayer; Jeff Bezos despegará en ocho días y Elton Musk se sumará a la aventura poco después.

Branson, fundador de las empresas del Grupo Virgin y multimillonario con una fortuna de más de 6 mil millones de dólares, informó que con esto se inaugura el nuevo negocio de turismo espacial. Cualquiera puede apuntarse, el boleto sólo cuesta 250 mil dólares y su lista de espera ya es de más de 600 turistas.

Bezos, fundador de Amazon y ahora el hombre más rico del planeta con una fortuna personal de más de 190 mil millones de dólares (en un solo día se incrementó en 8 mil millones de dólares) que se multiplicó en más de 74 por ciento durante la pandemia, viajará al espacio en poco más de una semana como el primer pasajero de su empresa Blue Origin con otros tres invitados, incluido un cuarto pasajero anónimo que pagó 28 millones en una subasta para obtener el asiento.

Si hoy dia uno compra algo en Amazon que cuesta 10 dólares, uno estaría pagando más que todos los impuestos que pagó Bezos en tres de los años recientes en esta última década. Más aún, él y sus colegas del club del "uno por ciento", cuando han pagado impuestos, lo han hecho a una tasa menor que la que paga una maestra y una secretaria, y legalmente. (https://www.jornada.com.mx/2021/06/21/ economia/016n1eco).

Musk, con una fortuna personal de unos 172 mil millones de dólares, fundador de la empresa de autos eléctricos Tesla, será el último del trío de "barones multimillonarios espaciales" con su empresa SpaceX.

Todo esto mientras 42 millones en Estados Unidos no tienen suficiente alimento, millones más temen que serán desalojados por no poder pagar renta despues de más de un año de crisis económica detonada por la pandemia, y muchos de los 600 mil que han muerto de Covid, víctimas de un sistema de salud pública destruido por el neoliberalismo. Ni hablar de los trabajadores esenciales –gran parte de ellos migrantes– que aun después de literalmente rescatar este país sólo reciben discursos bonitos pero siguen siendo mal pagados, y los indocumentados entre ellos, sin poder recibir asistencia pública de ningún tipo. Y ahora arden partes del país por el cambio climático.

Los astronautas multimillonarios son entre las caras más conocidas de lo que ahora es la oligarquía estadunidense, donde el uno por ciento concentra más riqueza que 90 por ciento de los demás. Sólo durante el año y pico de la pandemia los 719 multimillonarios más ricos incrementaron sus fortunas por más de $1.6 billones para llegar a un total de $4.6 billones. (https://inequality.org/great-divide/updates-billionaire-pandemic/).

"Aquí en la Tierra, en el país más rico del planeta, la mitad de nuestra gente vive quincena a quincena, la gente batalla para alimentarse, para ver un médico, pero ellos, los tipos más ricos del mundo, están en el espacio", comentó este domingo el senador Bernie Sanders.

El director del Programa Mundial de Alimento de la ONU, David Beasley, envío vía tuit una invitación a los tres multimillonarios espaciales a que juntos ofrecieran los 6 mil millones de dólares que se requieren para rescatar a 41 millones de personas que están por morirse de hambre en el planeta. Aparentemente estaban muy ocupados jugando con sus fortunas astronómicas para responder.

Hablando del espacio, el famoso astrofísico Neil deGrasse Tyson, al comentar sobre otra ola de especulación sobre la existencia de seres extraterrestres que han visitado el planeta, afirmó que “extraterrestres, observando a humanos matar por tierra, política, religión y recursos, seguramente preguntarían ‘¿qué ching*%o les pasa a ustedes?’ Después de eso, regresarían a su planeta para declarar que no hay señales de vida inteligente en la Tierra”.

Sopwith Camel. Monkeys on the Moon. https://open.spotify.com/track/2ulV8deoysxlXuIHGsCaSE? si=7585542bb42b4346

Joe Cocker. Space Captain. https://www.youtube.com/watch?v=NKZi0NWesEs

Publicado enInternacional
Página 1 de 3