Las grandes empresas de alimentación se suben al carro de la comida de origen vegetal

¿Conseguirán las grandes empresas alimentarias que se lanzan a la carne y los lácteos alternativos convertir el sector de la alimentación sana en un paraíso de la comida chatarra? Está por verse, pero sus intenciones van sin duda en esa dirección.

El mercado de los alimentos de origen vegetal estaba valorado en 29 mil 400 millones de dólares en 2020.  Bloomberg publicó un informe donde proyecta que esta cifra podría alcanzar los 162 mil millones de dólares a finales de esta década, es decir, un crecimiento de más de cinco veces en sólo diez años. A principios de 2020, al estallar la crisis de Covid-19, las ventas de carne de origen vegetal en Estados Unidos  casi se triplicaron de la noche a la mañana, alegando la preocupación de la gente que consume carne por la relación entre la ganadería industrial y los brotes de enfermedades zoonóticas. La razón que se aduce para este espectacular crecimiento es que la gente está deseosa de orientarse hacia alimentos más sanos y producidos de forma sustentable. Sobre todo, la gente quiere menos carne y productos lácteos, que se consideran relacionados con el cáncer, la crueldad hacia los animales, el cambio climático y otros muchos problemas.

Hasta hace poco, el mercado de la alimentación vegana solía estar dominado por los cereales integrales, los productos de soja, las legumbres y otros alimentos naturales ricos en proteínas. Luego, una serie de empresas de innovación, como  Impossible Foods, y  Beyond Meat se lanzaron a ofrecer al mundo «hamburguesas imposibles» y otras alternativas a la carne de origen vegetal o celular.

Pero al ver el enorme potencial de beneficios, también entraron en escena inversionistas con mucho dinero, la agroindustria y las grandes empresas alimentarias transnacionales. Con un mercado de alimentos de origen vegetal que crece  lo doble de rápido que las ventas de alimentos en general, nadie quiere quedarse atrás.

Por ejemplo, Unilever ha lanzado su marca de carne vegetal » Vegetarian butcher». La empresa  pretende aumentar sus ventas de sustitutos de carne de origen vegetal hasta los mil millones de dólares anuales en los próximos cinco años, es decir, 20 veces más de lo que vendían en 2020. En 2020,  Danone anunció la creación de una nueva Unidad de Aceleración de Productos Vegetales para cumplir con sus ambiciones de aumentar las ventas de productos vegetales a nivel mundial, de 2 mil 100 millones de dólares en 2019 a 5 mil 400 millones de dólares en 2025. Ambas empresas quieren ir más allá de las personas que consumen comida vegana y alcanzar el potencial de mercado mucho mayor de la gente flexitariana, es decir, las personas que simplemente quieren consumir menos carne y lácteos.

Otros grandes nombres se están subiendo al carro.  Smithfield Foods, el mayor productor de carne de cerdo del mundo, lanzó su primera gama de alimentos proteicos de origen vegetal bajo la marca «Pure Farmland».  Tyson Foods, uno de los mayores productores de carne de ave, vacuno y cerdo del mundo, presentó su gama de productos vegetales en 2019 bajo la marca «Raised & Rooted».  Kellogg, conocida sobre todo por los cereales para el desayuno, tiene una marca de carne sin carne llamada «Morning Star Farms» y se perfila ahora como una de las iniciales empresas de alimentos de origen vegetal. Nestlé, que nunca se queda atrás, la mayor empresa alimentaria del mundo, reveló que  aumentará su gama de productos vegetales, especialmente en la categoría de platos preparados.

Por supuesto, los Smithfields y los Unilevers del mundo no centran sus ventas en nada fresco o saludable. Su foco son los alimentos ultraprocesados. Al subirse al carro de la «no carne», pretenden estar ofreciendo opciones más saludables.

¿Pero pueden hacerlo? Una mirada de cerca a la «hamburguesa imposible» basada en plantas sugiere que es sólo otro producto alimenticio ultraprocesado. Antes, la mayoría de las hamburguesas veganas se hacían con alubias negras, soja, setas o cereales. La «hamburguesa imposible» está hecha de concentrado de proteína de soja, aceite de coco, aceite de girasol, proteína de patata, metilcelulosa, extracto de levadura, sal, gomas y agua y aditivos, entre ellos vitamina B12, zinc, vitamina B6, tiamina (B1), niacina y hemo a base de soja (es decir, sangre falsa). Los nuggets de origen vegetal de Tyson Foods  contienen más de dos docenas de ingredientes diferentes, muchos de los cuales tal vez nunca han oído hablar.  Un video muestra a un empleado de Cargill explicando la desconcertante cantidad de ingredientes que llevan sus «albóndigas sin carne».

Además, a las grandes empresas alimentarias les encanta presentar su incursión en el mercado de los alimentos de origen vegetal como un avance de su negocio hacia una alternativa sustentable a la carne. Unilever llega a pedir a sus clientes que «se unan a nuestra revolución alimentaria para liberar a todos los animales de la cadena alimentaria». Pero está claro que quieren seguir ganando dinero en ambos mercados. Nadie lo dijo tan claramente como  el director de Tyson Foods: «Para nosotros, se trata de «y», no de «o». Seguimos firmemente comprometidos con nuestro creciente negocio de carne tradicional y esperamos ser líderes del mercado de la proteína alternativa, que está experimentando un crecimiento de dos dígitos, y que algún día podría ser un negocio de mil millones de dólares para nuestra empresa». Muchas de las compañías también afirman que sus actividades alimentarias basadas en plantas son buenas para el clima, pero esto es difícil de comprobar, ya que  pocas de ellas son transparentes sobre sus emisiones.

¿Conseguirán las grandes empresas alimentarias que se lanzan a la carne y los lácteos alternativos convertir el sector de la alimentación sana en un paraíso de la comida chatarra? Está por verse, pero sus intenciones van sin duda en esa dirección.

12 marzo 2022

Publicado originalmente en GRAIN

Publicado enSociedad
Dólar digital: Estados Unidos avanza con el proyecto de una criptomoneda oficial

Joe Biden ordena evaluar la creación de una Central Bank Digital Currency

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenará a su Gobierno evaluar la creación de una moneda digital estadounidense, respaldada por la Reserva Federal (Fed, banco central del país).

A través de un comunicado, la Casa Blanca informó que este miércoles el mandatario firmará una orden para que se investigue "con urgencia" la posibilidad de desarrollar una divisa digital de banco central (Central Bank Digital Currency o CBDC según su acrónimo en inglés). La principal diferencia con las criptomonedas existentes es que este “dólar digital” estará respaldado por la entidad financiera del país.

La orden de Biden pide evaluar "los posibles beneficios y riesgos" de ese posible "dólar digital" y la "infraestructura tecnológica" que sería necesaria para emitirlo, explicó un funcionario que pidió permanecer anónimo.

El objetivo de esta medida sería preservar "la centralidad del dólar estadounidense en el sistema financiero global" y hacer frente a las preocupaciones de Washington sobre la "volatilidad" de criptomonedas como el bitcoin.

"Algunas formas tempranas de innovación financiera han acabado hiriendo a las familias estadounidenses mientras enriquecían a un pequeño grupo de gente. Eso demuestra la necesidad de una protección robusta para los consumidores y los inversores", subrayó el funcionario.

Qué son las Central Bank Digital Currency

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), un centenar de países están explorando también la posibilidad de crear su propia CBDC. Hasta el momento, algunos de los países que han lanzado su propia moneda digital respaldada por el banco central son Nigeria con su e-Naira, Bahamas con su Sand Dollar; y la divisa DCash, disponible en Antigua y Barbuda, St. Kitts y Nevis, Montserrat, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, y Granada.

A diferencia del dinero que actualmente el usuario ya percibe como virtual (los depósitos en bancos comerciales, por ejemplo), los CBDC serían emitidos directamente por el banco central, de manera que un ciudadano podría tener una cartera digital con esa divisa sin estar vinculada a ninguna entidad financiera comercial.

Además, los CBDC permitirían, al estilo de las criptomonedas, transacciones inmediatas de todo tipo, sin que, por ejemplo, una transferencia de dinero entre particulares tarde varias horas o días en materializarse.

Un análisis de las criptomonedas

En su decreto, Biden también pedirá a su Gobierno que formule recomendaciones sobre el mercado de las criptomonedas en general y examinar los posibles riesgos que presentan para la estabilidad financiera o la seguridad nacional, en especial las finanzas ilícitas.

Estados Unidos ha criticado, por ejemplo, la adopción del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador: la semana pasada, el Departamento de Estado advirtió en un informe de que eso complica la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo en el país.

Desde septiembre del año pasado que el bitcoin circula como moneda oficial de El Salvador. La iniciativa fue impulsada por el presidente Nayib Bukele, quien anunció la creación de la primera “ciudad bitcoin”.

Asimismo, el FMI aconsejó a  Bukele eliminar el bitcoin como moneda de uso legal en el país centroamericano.

"Hay grandes riesgos asociados al uso de bitcoin para la estabilidad financiera, la integridad financiera y la protección del consumidor, así como las posibles contingencias fiscales", indicó el organismo.

9 de marzo de 2022

Publicado enEconomía
EE UU, preocupado ante el avance de China en Latinoamérica

Washington presiona a la nueva presidenta de Honduras, Xiomara Castro, para que mantenga las relaciones con Taiwán, tras la ruptura del régimen de Daniel Ortega con la Isla y el acercamiento de otros países latinoamericanos a Pekín

La embajadora nominada por el Gobierno de Joe Biden para representar a su país en Honduras, Laura Dogu, llegará a Tegucigalpa con una misión que Washington considera estratégica: convencer a la presidente Xiomara Castro de que mantenga sus relaciones con Taiwán, la isla que China considera rebelde y cuya diplomacia ha estado centrada en repartir millones de dólares a los países centroamericanos a cambio de que reconozcan su soberanía. A pesar de ese apoyo, Centroamérica cada vez más vuelve a ver a China y Taiwán pierde poco a poco sus aliados en la región. El último en romper relaciones con la isla ha sido el régimen de Daniel Ortega, que incluso embargó la sede diplomática taiwanesa en Managua. Ortega, desesperado por hallar apoyos tras el aislamiento impuesto por la comunidad internacional, incluso ha enviado a sus hijos a China como emisarios, con la esperanza de obtener un nuevo salvavidas que le permita mantener su régimen autoritario.

La abrupta ruptura de Ortega tomó por sorpresa al Gobierno taiwanés, que se había convertido en el principal aliado del régimen, en una relación muy criticada en Nicaragua: mientras la comunidad internacional aislaba a Ortega, Taiwán mantuvo su financiamiento en Managua a pesar de la brutal represión contra multitudinarias manifestaciones que exigían un cambio de timón, el asesinato de centenares de manifestantes, el encarcelamiento de opositores, el cierre de medios de comunicación y las denuncias sucesivas de violaciones a los derechos humanos.

La sede diplomática taiwanesa, interesada en mantener el reconocimiento de Managua, mantuvo un elocuente silencio frente a estas atrocidades. Taiwán financiaba 27 proyectos en áreas de producción de alimentos, cultivos de frutales y cría de cerdos de calidad superior, por valor de entre 30 millones y 50 millones de dólares, según datos del Gobierno nicaragüense. “Lamentamos que el Gobierno del presidente Ortega haya hecho caso omiso de los muchos años de amistad entre los pueblos de Taiwán y de Nicaragua”, expresó el ministerio de Exteriores taiwanés. “Como miembro de la comunidad internacional, Taiwán tiene el derecho a intercambios y al desarrollo de relaciones diplomáticas con otros países”, agregó. Washington fue el primer país en criticar la decisión de Ortega y aseguró que Taiwán da “beneficios económicos y de seguridad significativos a los ciudadanos de aquellos países” con los que mantiene lazos diplomáticos.

La ruptura fue violenta y humillante, a tal punto que Ortega ordenó la confiscación de la sede diplomática de Taiwán en Managua, que la Isla había vendido de forma simbólica a la Iglesia católica nicaragüense. “Taiwán emprenderá los procedimientos legales internacionales apropiados para proteger su propiedad diplomática y garantizar que Nicaragua rinda cuentas por su acto, ilícito desde el punto de vista del derecho internacional”, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. Para Taipei, la confiscación de su embajada “forma parte de la intención explícita y agresiva de China de anexionarse Taiwán, lo que contraviene gravemente las normas internacionales y daña la paz y la estabilidad regionales.

Aunque las relaciones con una potencia como China pueden traer beneficios económicos a Nicaragua (se trata de un mercado inmenso de 1.400 millones de personas y con una industria que exporta productos a un menor costo), Tiziano Breda, analista para Centroamérica del International Crisis Group, estima que también puede tener ventajas políticas para un régimen autoritario como el de Ortega. “China ofrece una oportunidad de respaldo en foros multilaterales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, o la misma ONU. También puede hacer contrapeso a la crítica internacional sobre ciertas cuestiones internas de parte de Estados Unidos o Europa”, explica Breda, en referencia a las exigencias de Washington y Bruselas de liberar a los presos políticos, denunciar los abusos a los derechos humanos y exigir elecciones libres y transparentes en Nicaragua. “Cuando se intentó llevar a Nicaragua ante el Consejo de Seguridad de la ONU, China y Rusia se opusieron, vetaron un proyecto de resolución”, recuerda Breda. “Creo que al final de cuentas lo que busca Daniel Ortega es insertar a Nicaragua en esta contienda geopolítica entre estas tres potencias [EE UU, China y Rusia] e incomodar a Estados Unidos”, advierte el analista.

A Taiwán le ayuda cada vez menos su diplomacia del dólar y el derroche de millones entre sus aliados, principalmente latinoamericanos. Nicaragua es el octavo país que abandona a Taiwán por China en cinco años, después de Burkina Faso, República Dominicana, Sao Tomé y Príncipe, Panamá, El Salvador, las islas Salomón y Kiribati. Ello deja al Gobierno de Taipei con solo catorce países con los que mantiene relaciones diplomáticas formales, concentrados principalmente en América Latina y el Caribe, informa Macarena Vidal Liy. A inicios de febrero, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, inició una gira de cinco días por Rusia y China para atraer inversiones. China aspira a invertir miles de millones de dólares en el país sudamericano, en proyectos que incluyen desde represas en la Patagonia a una central nuclear en la provincia de Buenos Aires.

México - 27 feb 2022 - 23:45 COT

Publicado enInternacional
Fuentes: El diario/The Guardian [Imagen: El símbolo de un banco en San Petersburgo. Anatoly Maltsev / EFEPhillip Inman]

 Los bancos rusos podrían canalizar los pagos a través de otros países como China, que tiene un sistema de pagos propio que compite con Swift

La invasión rusa de Ucrania ha acrecentado la presión a favor de sanciones económicas más duras para Moscú. Varios gobiernos han pedido que Moscú sea excluido de Swift – la principal red internacional de pagos – con el objetivo de golpear el comercio internacional ruso y dificultar los negocios de sus empresas. Pero Alemania, Italia y Francia no se han atrevido a dar ese paso todavía y no está incluido en el último paquete de sanciones aprobado por la UE, y tampoco está por ahora entre las medidas aprobadas por Estados Unidos.

¿Qué es Swift?

Swift (la sigla de la Sociedad para Telecomunicaciones Interbancarias Financieras Mundiales, en inglés) es el principal sistema de mensajería que utilizan los bancos para realizar pagos seguros y rápidos a través de fronteras nacionales, y permite que el comercio internacional fluya con suavidad. Se ha convertido en el mecanismo principal para financiar el comercio internacional. En 2020, cada día se realizaron alrededor de 38 millones de transacciones en la plataforma Swift, que facilitó acuerdos valuados en billones de dólares.

 ¿Quién es el propietario de Swift?

Swift, fundada en la década de 1970, es una cooperativa de miles de instituciones que usan el servicio. Radicada en Bélgica, se mantiene neutral en disputas comerciales, y funciona principalmente como un servicio para sus miembros.

¿Por qué sería tan grave una expulsión de Swift?

Boris Johnson dijo a los miembros del Parlamento que la economía rusa se vería dañada si el país fuera expulsado de Swift. Las transacciones comunes deberían ser realizadas directamente entre los bancos, o redireccionadas a través de sistemas de la competencia, lo cual incrementaría los costes y generaría demoras.

¿Por qué se resiste EEUU a la expulsión?

Una razón es que el impacto en los negocios rusos podría no ser tan grave. El director de un gran banco ruso, VTB, dijo recientemente que podría usar otros canales para los pagos, como llamados telefónicos, aplicaciones de mensajería o correos electrónicos. Los bancos rusos también podrían mandar los pagos a través de otros países que no están sancionados, como China, que tiene un sistema de pagos propio que compite con Swift. Excluir a Rusia de Swift podría acelerar la adopción del sistema chino rival Cips. También temen que pudiera afectar el estatus del dólar como moneda global de reserva, y acelerar el uso de alternativas como las criptomonedas.

 ¿Podría la expulsión de Swift afectar a otros países?

Al Gobierno de Biden también le preocupa que la expulsión afecte a sus aliados tanto como a las empresas rusas. Rusia es una gran compradora de bienes producidos en el extranjero, especialmente en los Países Bajos y Alemania. Rusia es la principal proveedora de petróleo crudo, gas natural y combustibles fósiles sólidos de la UE, y a los países europeos podría resultarles difícil conseguir proveedores alternativos.

 ¿Está obligada Swift a acatar las sanciones económicas?

En el pasado Swift ha rechazado las solicitudes de imponer sanciones sobre países particulares, ya que se declara neutral. Pero en 2012, la Unión Europea prohibió a Swift brindar servicios a empresas e individuos iraníes sancionados por sus relaciones con el programa nuclear de Teherán, lo cual sentó un precedente para la acción en contra de Rusia. Un portavoz de Swift se negó a decir cómo respondería la organización a cualquier sanción de los EE UU, según Reuters.

Por Phillip Inman | 26/02/2022

Traducción de Ignacio Rial-Schies

Publicado enEconomía
Sábado, 19 Febrero 2022 05:13

Una respuesta equilibrada a la inflación

 "No deberíamos atacar un problema del lado de la oferta reduciendo la demanda y aumentando el desempleo". Foto Afp

En Estados Unidos, y en buena parte del mundo, el actual aumento de precios ha despertado un amplio debate. Tener claras las causas del problema puede evitar que se tomen medidas que arruinen la vida de los trabajadores.

Si bien se anticipó que podría haber escasez de oferta cuando la economía global volviera a abrirse después de los confinamientos del covid-19, esta escasez ha demostrado ser más extendida, y menos transitoria, de lo que se había pensado. En una economía de mercado gobernada, al menos en parte, por las leyes de la oferta y la demanda, uno espera que la escasez se refleje en los precios. Y cuando los aumentos de precios individuales se agrupan, lo llamamos inflación, la que hoy está en niveles que no se habían visto durante muchos años.

De todos modos, mi mayor preocupación es que los bancos centrales reaccionen de manera exagerada, aumentando las tasas de interés en exceso y obstaculizando la recuperación incipiente. Como siempre, quienes están en la base de la escala de ingresos serían los más afectados en este escenario.

PETRÓLEO Y SEMICONDUCTORES

En los datos más recientes se destacan varias cosas. Primero, la tasa de inflación ha sido volátil. El mes pasado, los medios hicieron un gran alboroto por la tasa de inflación anual del 7 por ciento en Estados Unidos, mientras que no observaron que la tasa de diciembre era poco más de la mitad que la tasa de octubre. Sin ninguna evidencia de una espiral inflacionaria, las expectativas del mercado –reflejadas en la diferencia en retornos de los bonos indexados por inflación y los bonos no indexados por inflación– han sido debidamente acalladas.

Una causa importante de inflación más alta han sido los precios de la energía, que en 2021 aumentaron a una tasa anual ajustada estacionalmente del 30 por ciento. Existe una razón por la que estos precios se excluyen de la «inflación núcleo». A medida que el mundo se aleja de los combustibles fósiles –como debe hacerlo para mitigar el cambio climático–, es probable que se registren algunos costos transicionales, porque la inversión en combustibles fósiles puede declinar más rápido de lo que aumentan los suministros alternativos. Pero lo que estamos viendo hoy es el ejercicio evidente del poder de mercado de los productores de petróleo. Conscientes de que sus días están contados, las compañías petroleras están echando mano a cualquier retorno que todavía puedan conseguir.

Los precios elevados de la gasolina pueden ser un gran problema político, porque todos los consumidores tienen que lidiar con ellos constantemente. Pero no es arriesgado decir que, una vez que los precios de la gasolina regresen a niveles precovid más familiares, no alimentarán ningún impulso inflacionario. De nuevo, los observadores sofisticados del mercado ya lo reconocen.

Otro gran problema son los precios de los autos usados, que han puesto de manifiesto problemas técnicos en la manera en que se construye el índice de precios al consumidor. Los precios más altos significan que los vendedores están en mejor posición que los compradores. Pero el índice de precios al consumidor en Estados Unidos (a diferencia de otros países) capta solo el lado del comprador. Esto apunta a otra razón por la cual las expectativas de inflación se han mantenido relativamente estables: la gente sabe que los precios más altos de los coches usados son una aberración de corto plazo que refleja la escasez de semiconductores, que actualmente limita la oferta de autos nuevos. Hoy sabemos cómo fabricar autos y chips tan bien como hace dos años, de modo que todo da para pensar que estos precios caerán, dando lugar a una deflación mesurada.

Asimismo, dado que una gran proporción de la inflación de hoy es consecuencia de problemas globales –como la escasez de chips y el comportamiento de los cárteles petroleros–, es una grosera exageración echar la culpa de la inflación a un excesivo apoyo fiscal en Estados Unidos. Por sí solo, Estados Unidos puede tener solo un efecto limitado en los precios globales.

UNA CURA PEOR QUE LA ENFERMEDAD

Efectivamente, Estados Unidos tiene una inflación ligeramente más alta que Europa, pero también ha experimentado un crecimiento más sólido. Las políticas estadounidenses impidieron un incremento masivo de la pobreza, cosa que podría haber ocurrido si no se las hubiese implementado. Al reconocer que el costo de hacer demasiado poco sería inmenso, los responsables de las políticas en Estados Unidos hicieron lo correcto. Es más, algunos de los aumentos de salarios y precios reflejan el equilibrio saludable de la oferta y la demanda. Se supone que los precios más altos indican una carencia y redireccionan los recursos a «solucionar» la escasez. No señalan un cambio en la capacidad productiva general de la economía.

La pandemia claramente expuso una falta de resiliencia económica. Los sistemas de inventarios «justo a tiempo» funcionan bien siempre que no exista un problema sistémico. Pero si se necesita A para producir B, y se necesita B para producir C, y así sucesivamente, es fácil ver cómo incluso una alteración pequeña puede tener enormes consecuencias.

De la misma manera, una economía de mercado tiende a no adaptarse tan bien a grandes cambios, como un cierre casi completo seguido de un reinicio. Y esa transición difícil se produjo después de décadas de perjudicar a los trabajadores, esencialmente a aquellos en la base de la escala salarial. No sorprende que Estados Unidos esté experimentando una «gran renuncia», con trabajadores dejando sus empleos en busca de mejores oportunidades (véase «Que la tortilla se vuelva», Brecha, 21-X-21). Si la reducción resultante de la oferta de mano de obra se traduce en aumentos salariales, comenzaría a rectificar décadas de débil o inexistente crecimiento salarial real (ajustado por inflación).

Por el contrario, apurarse a amortiguar la demanda cada vez que los salarios empiezan a aumentar es una manera segura de garantizar que con el tiempo el salario de los trabajadores se vea perjudicado. Con la Reserva Federal de Estados Unidos ahora considerando una nueva postura, es momento de observar que los períodos de cambio estructural rápido muchas veces exigen una tasa de inflación óptima más alta, debido a las rigideces nominales a la baja de salarios y precios (lo que implica que lo que sube rara vez cae). Ahora estamos en un período de estas características y no deberíamos entrar en pánico si la inflación supera la meta del 2 por ciento del banco central –una tasa para la cual no existe ninguna justificación económica–.

Cualquier recuento honesto de la inflación actual debe estar acompañado de un gran descargo: como no hemos pasado por algo así antes, no podemos estar seguros de cómo evolucionarán las cosas. Tampoco podemos estar seguros de qué hacer con la gran renuncia, aunque es innegable que los trabajadores de más abajo tienen muchos motivos para estar enojados. Muchos trabajadores en los márgenes pueden verse obligados a regresar al trabajo una vez que se les acaben las reservas de efectivo, pero si están descontentos, eso bien puede reflejarse en las cifras de productividad.

Esto sí es lo que sabemos: un aumento importante y generalizado de las tasas de interés es una cura peor que la enfermedad. No deberíamos atacar un problema de suministros reduciendo la demanda y aumentando el desempleo. Eso amortiguará la inflación si se lo lleva lo suficientemente lejos, pero también arruinará la vida de la gente.

Lo que necesitamos, en cambio, son políticas estructurales y fiscales específicas destinadas a desbloquear los cuellos de botella de la oferta y ayudar a la gente a enfrentar las realidades de hoy. Por ejemplo, en Estados Unidos los cupones para alimentos para los necesitados deberían indexarse según el precio de los alimentos, y los subsidios a la energía (combustible), según el precio de la energía. Más allá de esto, un recorte impositivo de «ajuste por inflación» por única vez para los hogares de bajos y medios ingresos los ayudaría a atravesar la transición pospandemia. Este recorte podría estar financiado por un gravamen a las rentas monopólicas de los gigantes petroleros, tecnológicos y farmacéuticos, entre otros, que ganaron una fortuna con la crisis.

por Joseph E. Stiglitz, premio nobel de economía, profesor de la Universidad de Columbia y execonomista en jefe del Banco Mundial.

17 febrero, 2022

(Publicado originalmente en Project Syndicate como «A balanced response to inflation».)

Publicado enEconomía
Miércoles, 09 Febrero 2022 05:50

Brasil vuelve a acercarse a Rusia

Brasil vuelve a acercarse a Rusia

El lunes 31 de enero se reunió el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde todos los representantes occidentales aseguraron que Rusia estaba a punto de invadir Ucrania. Pese a la andanada de intervenciones virulentas, varios países adoptaron una actitud equidistante: India, México, Kenia, Gabón, Emiratos y Ghana.

La sorpresa vino cuando el representante de Brasil aseguró que "son legítimas tanto las preocupaciones de Rusia como de Ucrania".

Hace varios años en los que casi no se mencionaba en Brasil la existencia de relaciones con Rusia, en concreto desde que Dilma Rousseff fue descabalgada de la presidencia por un más que dudoso impeachment parlamentario en 2016. Sin embargo, en los últimos meses se puede observar un claro acercamiento entre Brasil y Rusia, modificando seriamente la tendencia anterior.

El acercamiento pudo incluso sortear las presiones que sufre el gobierno de Jair Bolsonaro para que cancele su visita al presidente ruso Vladimir Putin a realizarse a mediados de febrero.

Folha de Sao Pauloseñaló que "el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, volvió a comunicarse con el titular de Exteriores brasileño, Carlos Franca, y expresó su preocupación de que la visita de Bolsonaro a Putin se pueda interpretar como un signo de que Brasil "está tomando partido en el conflicto" entre la OTAN y Rusia a propósito de Ucrania.

Según el medio brasileño, la cancillería respondió que "las reuniones de los presidentes estarán centradas en la extensa pauta de las relaciones bilaterales de Brasil con Rusia [socio en el bloque BRICS del cual participan también India, China y África del Sur] que nada tienen que ver con la situación geopolítica en el Este de Europa".

La cancillería brasileña recordó, según Folha, que "se posiciona contra la intervención en asuntos internos y las amenazas de agresiones contra cualquier nación, pero también en contra de las sanciones unilaterales como las que los amercanos y sus aliados anuncian que pueden adoptar contra Rusia".

La página Movimiento de Solidaridad Iberoamericana (MSIa), fundado en 1992 en México y Brasil para "la reestructuración de la política como forma más elevada del bien común", considera que la aproximación comenzó "con la participación virtual del presidente Jair Bolsonaro en la reunión del Foro Económico Internacional en San Petersburgo, en junio pasado" y que desde entonces se viene profundizando.

Posteriormente, la relación se fue profundizando con la visita a Moscú del canciller Carlos Franca y del Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, almirante de Flávio Rocha, y debe culminar con el viaje de Bolsonaro invitado por Vladimir Putin.

Según este centro de pensamiento, las áreas más prometedoras en la colaboración bilateral son "la energía nuclear, la tecnología aeroespacial, la investigación científica y tecnológica avanzada", además de trabajar con iniciativas que refuercen la consolidación de un orden de poder multipolar en las relaciones internacionales.

Como puede observarse, se trata precisamente de las áreas que Brasil pretende desarrollar desde hace mucho tiempo, pero que encuentra obstáculos por parte de Washington, que busca evitar la independencia de sus socios de Sudamérica en materias que considera "sensibles".

Por otro lado, Rusia brindó un excelente argumento a los militares brasileños al vetar en el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución que pretendía incluir el cambio climático entre las amenazas a la seguridad nacional, el pasado mes de diciembre. "De haber sido aprobada, la propuesta tenía un serio potencial para crear problemas a Brasil, en cuanto a la posibilidad de considerar la imposición de una 'protección' del bioma amazónico como requisito de seguridad internacional".

En efecto, las Fuerzas Armadas de Brasil observan con gran aprehensión la posibilidad de que las potencia occidentales se inmiscuyan en la Amazonía con la excusa de proteger el medio ambiente, región que consideran compete exclusivamente a la soberanía nacional de Brasil.

El medio especializado Defesanet, estima que el punto de quiebre en las relaciones bilaterales fue la participación de Brasil en el Foro Internacional Técnico-Militar ARMY2020 y en los Juegos Militares Internacionales, entre el 23 de agosto y el 5 de septiembre en Moscú. Según este medio Brasil envió una delegación de alto nivel para promocionar productos de la base industrial de defensa.

Pero la participación de Brasil en esos eventos no se limitó a la compra-venta de armamento. "Brasil pretende establecer una cooperación estratégica a largo plazo con Rusia y aspira a integrar las cadenas productivas de ambos países en materia de defensa", declaró a Sputnikel jefe de la delegación del Gobierno brasileño, el secretario de Productos de Defensa del Ministerio de Defensa del país, Marcos Degaut.

Explicar este viraje en la política internacional de Brasil, supone reflexionar sobre los perjuicios que le deparó el llamado "Nuevo Orden Mundial", impulsado por EEUU a raíz de la disolución de la URSS.

Para los analistas Lorenzo Carrasco y Geraldo Lino del MSIa, citados por Defesanet, este Nuevo Orden supuso para Brasil "el abandono de su política exterior independiente, generando acomodación a las directrices de la ´globalización´, entre ellas, la renuncia a ciertas tecnologías de punta y el sometimiento a los dictados del ambientalismo-indigenismo".

Apunta acertadamente a los motivos de fondo del acercamiento actual de Brasil a Rusia, que no pasan por lo ideológico ni por las oscuras razones que argumenta Washington, sino en el razonable deseo de ser independientes. "Es natural que, en su agonía, Brasil luche por recuperar su independencia externa y la plena noción de grandeza como coprotagonista de los cambios globales en curso", reflexionan Carrasco y Lino.

Por último, no pocos militares valoran el período de Ernesto Geisel, en la etapa final de la dictadura militar (1964-1985), cuando Brasil recuperó su independencia en el escenario internacional, restableciendo relaciones con la República Popular China y Angola, en momentos delicados por la crisis de la deuda externa y la guerra de Malvinas, marcando claras distancias de la política internacional de Estados Unidos.

A mi modo de ver, la reaproximación de Brasil con Rusia está guiada por el pragmatismo. No son pocos los Gobiernos de la región que se sienten constreñidos por la política de Washington, en un doble sentido: el modelo neoliberal ha llevado a la región a una creciente desindustrialización que agrava su dependencia de las exportaciones de commodities y, en paralelo, necesitan poder elegir socios que les permitan desplegar iniciativas sin interferir en sus asuntos internos.

Febrero 9 de 2022

Publicado enInternacional
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y su homólogo chino, Xi Jinping, en la ceremonia en la que firmaron el acuerdo binacional este domingo en Pekín.Foto Ap

 

Más de 140 países del mundo se han adherido al proyecto integrador de mercados

Buenos Aires., El presidente de Argentina, Alberto Fernández, firmó acuerdos este domingo para la incorporación de su país a la iniciativa china del Cinturón y Ruta de la Seda, la cual involucra financiamientos de la nación asiática por 23 mil 700 millones de dólares, se informó oficialmente.

 

En el marco de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, Fernández mantuvo una reunión "cordial, amistosa y fructífera" con su par chino Xi Jinping, en la que se selló el ingreso de Argentina como uno de los más de 140 países al Cinturón y Ruta de la Seda, una iniciativa diplomática china para ampliar su influencia estratégica en el mundo, mediante el impulso del comercio, la integración de mercados, financiamiento e inversiones multimillonarias del gigante asiático.

 

Así, Argentina se convierte en el primer país de gran tamaño de América Latina en incorporarse a esa iniciativa que han adoptado naciones en desarrollo y que es vista con cierto recelo por países más ricos, como Estados Unidos.

 

De acuerdo con un comunicado de la presidencia argentina, la nación sudamericana recibirá financiamiento en dos tramos, uno inicial de 14 mil millones de dólares divididos en diez proyectos de infraestructura y otros 9 mil 700 adicionales.

 

China también expresó su respaldo a Argentina en sus "esfuerzos para preservar la estabilidad económica y financiera" y se comprometió a "incentivar un mayor uso de las monedas nacionales en el comercio y las inversiones y facilitar a las empresas de ambos países la rebaja de los costos y la reducción del riesgo de cambio", según el comunicado.

 

El documento señala que se promoverá "la inversión extranjera de China en la Argentina" en sectores estratégicos como energía y electromovilidad y las exportaciones del país sudamericano. "Se trabajará para ampliar la participación de los proveedores argentinos en las obras de infraestructura y se acelerarán las negociaciones sanitarias, fitosanitarias y las habilitaciones para estimular las exportaciones argentinas a China", añade.

 

Además ambos países firmaron acuerdos para potenciar áreas de tecnología e innovación como el desarrollo verde, la economía digital, el ámbito espacial y educación y agricultura; así como energía nuclear, una línea de inversión que ha levantado polémica en el país.

 

Según datos de la presidencia argentina, China es el primer socio comercial extra-Mercosur del país, el segundo destino para las exportaciones agroindustriales y su primer inversor en energías renovables. A su vez, China financia diversos proyectos de infraestructura, energía y transporte, a lo que se suma la colaboración entre ambos países en materia de agricultura, educación, cultura y deportes.

Publicado enInternacional
Viernes, 28 Enero 2022 05:23

La fortaleza de la alianza China-Rusia

La fortaleza de la alianza China-Rusia

El 2 de marzo de 1969, en una pequeña isla del fronterizo río Ussuri, comenzó el enfrentamiento armado entre China y la Unión Soviética, que duró hasta septiembre. En los diversos enfrentamiento durante esos meses murieron por lo menos 800 soldados chinos y un centenar de soviéticos.

Recién en 1991, treinta y un años después, se alcanzaría un arreglo satisfactorio para ambas potencias.

El periodista Rafael Poch de Feliu, que durante décadas fue corresponsal en Moscú y en Pekín, sintetiza en el artículo La guerra del Ussuri, la tensión militar entre ambas naciones: "La URSS mantenía a lo largo de su amplia frontera de 4.200 kilómetros con China, 44 divisiones militares, 13 más que en su flanco occidental ante la OTAN".

Apenas dos años después de esos combates, Henry Kissinger viajó e Pekín en secreto para reunirse con Chou en Lai, primer ministro chino, preparando la visita del presidente Nixon en febrero de 1972. La normalización de las relaciones entre EEUU y China fue clave para que Washington se enfocara en la competencia con la URSS, sabiendo que no podía confrontar con las dos naciones de forma simultánea.

La estrategia diseñada por Kissinger dio sus frutos a fines de la década siguiente con la implosión de la URSS y la descomposición del campo socialista europeo. Separar a los dos grandes enemigos, siempre fue una cuestión decisiva para que EEUU pudiera mantener su dominio global. Pero desde la crisis de 2008, las cosas comenzaron a cambiar de forma muy acelerada.

Al día de hoy, contra todo pronóstico y superando los duros enfrentamientos de antaño, China y Rusia pueden asegurar que han forjado una alianza sólida, tanto económica como política y militar. La clave es la agresividad del Pentágono en el Mar del Sur de China y en las fronteras de Rusia. En ambos casos la estrategia consiste en rodear militarmente a sus adversarios para desestabilizarlos y derrotarlos.

Un extenso artículo en South China Morning Post de Hong Kong, del 23 de enero, titulado "Cómo China y Rusia forjaron una amistad después de superar diferencias de décadas", señala que la hostilidad de Occidente es la clave de la alianza, apoyada en "los beneficios económicos mutuos".

Indagar sobre la fortaleza de esta alianza es un tema clave, ya que muchos analistas en Occidente, incluyendo académicos de renombre, piensan que se trata de una relación endeble destinada a no durar en el tiempo. El sociólogo Immanuel Wallerstein, por ejemplo, siempre sostuvo que China estaba condenada a entenderse con EEUU y Rusia con Europa, un análisis que resultaba básico y compartible hasta la crisis de 2008.

Para el diario hongkongués, la finalización del puente sobre el río Heilong, conocido como Amur en Rusia, propuesta en 1988, "es una señal de cómo Pekín y Moscú han navegado las décadas intermedias para acercarse más que nunca". Desde 2013, Putin y Xi Jinginp han sostenido 37 reuniones por video y el presidente ruso estará en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en China el 4 de febrero.

La presencia de Putin en Pekín es interpretada como una muestra de solidaridad después de que Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Australia anunciaran un boicot diplomático por los derechos humanos. Por un lado, Xi expresó su apoyo a su "viejo amigo" Putin, ante las amenazas de sanciones occidentales por Ucrania, en tanto Putin dijo que las relaciones bilaterales están "en su punto más alto, lo que refleja un alto nivel de confianza estratégica mutua".

La alianza actual entre Rusia y China se apoya en varios ejes. Las crecientes relaciones económicas son claves. El comercio de China con Rusia aumentó un 35,8% el año pasado a un récord de 146.880 millones de dólares, y se espera que alcance pronto los 200 mil millones. China ha sido el mayor socio comercial de Rusia desde 2010 y también es el mayor comprador de sus productos básicos, con el 14 %.

La interdependencia económica de los dos países seguirá aumentando, porque "China necesita acceso a las vastas reservas de energía en el Lejano Oriente de Rusia para respaldar su floreciente economía manufacturera y la población más grande del mundo, mientras que China es un mercado estable para las exportaciones de energía de Rusia", estima Xu Poling, de la Academia China de Ciencias Sociales.

El gas y el petróleo de Rusia se pueden transportar por tierra, mientras los petroleros que abastecen a China viajan a través del riesgoso Estrecho de Malaca, en el disputado Mar del Sur de China. Xu destaca que "el comercio entre Rusia y China tiene una naturaleza de asistencia mutua y de confianza estratégica", ya que ninguno cree que el otro usará la interdependencia económica como arma.

En el terreno financiero, Rusia y China acordaron desarrollar una infraestructura independiente ante la amenaza de EEUU y Europa de excluir a Rusia de SWIFT, el sistema de pago electrónico más grande del mundo. En paralelo, se vienen comprometiendo a cooperar en áreas emergentes, incluida la seguridad de datos, el ciberespacio, el Ártico y la infraestructura.

En el aspecto diplomático, Moscú actualiza constantemente a Pekín sobre el progreso en las conversaciones de seguridad entre Estados Unidos y Rusia. En tanto, la cancillería de China defiende un "tratamiento justo y equilibrado" en el tema de Ucrania, y que las diferencias deben resolverse "a través del diálogo y la consulta".

En el terreno militar, la cooperación es cada vez más fluida. Lo más reciente fueron los ejercicios conjuntos contra la piratería en el Mar Arábigo, "con el objetivo de mejorar las capacidades de los ejércitos de los dos países para salvaguardar las rutas marítimas estratégicas". El comunicado del Ministerio de Defensa chino señala que las maniobras conjuntas profundizan "la asociación estratégica integral de coordinación China-Rusia para una nueva era". Las maniobras se realizaron poco después de que China, Rusia e Irán concluyeron un ejercicio marítimo conjunto de tres días en el Golfo de Omán.

Finalmente, los medios rusos y chinos anticiparon que en la visita de Putin a Pekín habrá "sorpresas", aunque no concretaron de qué se trata. El ex diplomático indio MK Bhadrakumar, informó en Asia Times que se trata del gigantesco proyecto de gasoducto Power of Siberia-2 para construir "una ruta adicional para enviar gas a China desde la península de Yamal en Siberia, donde se encuentran las mayores reservas de gas de Rusia, a través de Mongolia".

Este gasoducto se sumará al Power of Siberia-1, que en 2019 comenzó a llevar gas ruso a China a través de 3.000 kilómetros, en un acuerdo de 30 años firmado en 2014 entre Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China después de una década de negociaciones.

Ambas potencias comprendieron la estrategia del Pentágono de dividirlas y la crisis a propósito de Ucrania, que Bhadrakumar sintetiza: "Reducir a Rusia y ser capaz de intimidarla es un requisito previo de la situación antes de que EEUU se enfrente a China de manera integral". Si el Pentágono consigue reducir a Rusia, "cambiaría el equilibrio estratégico global por primera vez en la historia a favor de los Estados Unidos".

Por eso la alianza estratégica entre China y Rusia es de vida o muerte para ambas: "China tampoco puede permitirse el lujo de ver a Rusia hundirse bajo la presión de Estados Unidos".

Las cartas están echadas y las dos potencias, que hace cinco décadas se enfrentaron armas en mano, están dispuestas a luchar espalda con espalda para enfrentar cualquier agresión.

Publicado enInternacional
Lunes, 17 Enero 2022 05:15

Criptomonedas en el radar del FMI

Criptomonedas en el radar del FMI

El organismo pidió regularlas por su impacto en las finanzas

El Fondo advirtió que la correlación de las criptomonedas con inversiones tradicionales, como las acciones, ya representa un riesgo.

 

El Fondo Monetario Internacional consideró que es necesario regular las criptomonedas. Aseguró que estos activos ya no se encuentran al margen del sistema financiero y por ese motivo requieren nuevos controles. El organismo aseguró que las monedas digitales comienzan a estar cada vez más correlacionadas con lo que ocurre con los activos de renta variable, como las acciones.

El análisis del FMI sobre el riesgo y la necesidad de regulación de las criptomonedas se hizo a través del blog oficial de la entidad en el artículo “Los precios de las criptomonedas se mueven más en sincronía con las acciones, lo que plantea nuevos riesgos".

Entre los problemas que plantea el informe sobre las cripto aparecen los riesgos para los inversores, al verse limitada la posibilidad de diversificación de cartera, lo cual aumenta el riesgo de contagios en los mercados financieros. De todas maneras, las declaraciones del Fondo le dan un nuevo rol a las criptomonedas porque convalidan su crecimiento en los últimos años y consolidan su papel en los mercados globales.

El FMI detalló que el valor de mercado de estos nuevos activos digitales aumentó hasta casi los 3 billones de dólares el pasado mes de noviembre, desde 620 mil millones de dólares en 2017. En tanto, la capitalización de mercado se había reducido en 2022 a alrededor de 2 billones de dólares, lo que de todas formas representa un aumento de casi cuatro veces desde 2017.

Por otro lado, el Fondo indica que la correlación de las criptomonedas con inversiones tradicionales como las acciones aumentó significativamente, por lo cual esta interconexión creciente se considera un canal de transmisión de shocks que puede desestabilizar al conjunto de los mercados financieros. “Nuestro análisis sugiere que los criptoactivos ya no están al margen del sistema financiero", señala el FMI.

Como resultado, el FMI considera que es hora de adoptar un marco regulatorio global "integral y coordinado" para guiar la regulación y supervisión nacional y mitigar los riesgos para la estabilidad financiera derivados del mercado cripto. Propone que este marco debería abarcar regulaciones adaptadas a los principales usos y establecer requisitos claros para las instituciones financieras reguladas con respecto a su exposición y compromiso con estos activos.

"Los criptoactivos como el bitcoin han pasado de ser una clase de activos oscuros con pocos usuarios a una parte integral de la revolución de los activos digitales", afirma el autor del artículo, Tobias Adrian. "Las correlaciones más fuertes sugieren que el bitcoin ha estado actuando como un activo de riesgo en lugar de un valor refugio, como muchos de sus defensores como elemento diversificador de cartera han venido señalando desde hace tiempo”, agrega. "La correlación con las acciones se ha vuelto más alta que la de las acciones y otros activos, como el oro y las principales monedas", completa.

Publicado enEconomía
Modelo a escala del avión espacial que fue presentado esta semana en el tradicional espectáculo tecnológico de Las Vegas.Foto Afp

Las Vegas. La presentación de un modelo a escala real del "avión espacial" de la firma Sierra Space, en el tradicional espectáculo tecnológico de Las Vegas de esta semana, es una prueba del comienzo de la era del mercado fuera de la Tierra, que tiene un vertiginoso potencial y también conlleva riesgos.

Cuando son más las empresas privadas interesadas en explorar el espacio, los expertos del sector creen que esta tendencia dará lugar a muchos avances tecnológicos, aunque con la perspectiva casi segura de que también se producirán desastres espaciales y se perderán vidas.

Sierra Space, filial de Sierra Nevada, quiere que su nave de nueve metros, denominada Dream Chaser (perseguidor de sueños), lleve a cabo sus primeras misiones este año, apostándole al artefacto reutilizable como la piedra angular de sus ambiciones.

"Antes, sólo los gobiernos podían hacerlo. Ahora, los seres humanos comunes pueden ir al espacio", explicó a la Afp Neeraj Gupta, responsable de Sierra Nevada.

El pequeño transbordador fue diseñado para llevar a personas y equipos hacia y desde las instalaciones espaciales comerciales que la empresa planea construir en los próximos 10 años, especialmente un sistema de estructuras inflables destinadas a acoger a los humanos en órbita.

Sierra Nevada firmó un acuerdo con la NASA para los vuelos no tripulados a la estación espacial internacional, que deben comenzar este año, y colabora con la compañía Blue Origin, de Jeff Bezos, cofundador del gigante del comercio en línea Amazon.

Los proyectos comerciales relacionados con el espacio avanzan a ritmo vertiginoso, en particular con los lanzamientos de cohetes de SpaceX, la empresa fundada por el sudafricano Elon Musk (también dueño de la empresa de automóviles eléctricos Tesla) que transporta astronautas para la NASA.

Carrera entre multimillonarios

El año pasado, el viaje espacial de Bezos, a bordo de un cohete de la propia Blue Origin, desató a la vez fascinación y una lluvia de críticas por la "carrera al espacio" que se libra entre multimillonarios.

Más allá del turismo, el espacio se percibe ahora como un nuevo horizonte comercial para tomar en serio.

Muchas empresas se habían inclinado a ideas más o menos extravagantes, como la explotación minera de asteroides o aplicaciones biomédicas, pero hasta hace cinco años la idea de producir algo en el espacio y traerlo a la Tierra no tenía sentido, explica Mason Peck, profesor de astronáutica en la Universidad Cornell.

"Actualmente hay empresas que están estudiando cómo ganar dinero en el espacio", subrayó Peck a la Afp.

El atractivo de ganancia tiene el poder de acelerar fuertemente la productividad y los avances tecnológicos, mucho más que el lento y reflexivo enfoque de la NASA o de la agencia espacial europea.

"Más capital se invierte en la industria espacial. La tecnología mejora, los costos bajan, por lo que todo el mundo se beneficia", indica Mike Gruntman, profesor de astronáutica en la universidad de California del Sur.

No obstante, la perspectiva de un alza de la actividad espacial por empresas privadas podría además generar verdaderos riesgos.

"Seguramente habrá un momento en el que ocurrirá una tragedia. Hay accidentes de tránsito, puentes que se derrumban", avizora Peck.