Jueves, 12 Agosto 2021 06:00

El misterio con los precios de las vacunas

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(0 votos)
El misterio con los precios de las vacunas

Certificación, pasaporte digital, registro de vacunación, poco a poco se consolida la obligatoriedad de estar vacunado para poder ingresar a ciertos recintos como para ser contratado o conservar el puesto de trabajo.

Decisiones y presiones desprendidas desde instancias del poder que llevan a interrogar: ¿Por el bien de la humanidad? ¿Por el bien del país? En realidad que está en juego: ¿la salud en general o los beneficios particulares de las farmacéuticas? ¿La salud de la sociedad en general o el afán por recuperar la economía?¿Qué hay detrás de los precios de las vacunas y la soberanía de cada país?

Interrogantes que es necesario dirimir. Y parte de los mismos ganan luz en lo resuelto por el Consejo de Estado colombiano, que como respuesta a lo ordenado por fallo judicial publicó los contratos firmados con dos farmacéuticas y en los cuales puede leerse el precio acordado por las dosis de Pfizer y AstraZeneca para lograr la supuesta inmunidad contra el virus y las concesiones otorgadas por la nación a estas multinacionales en diferentes aspectos.

Información también difundida por el Instituto Internacional de Estudios Anticorrupción, que a través de su cuenta de Twitter publicó los precios pagados por Colombia a cambio del envío de las vacunas contra el covid-19: 12 dólares por dosis en el caso de Pfizer, y 6 dólares por dosis en el caso de AstraZeneca. De las otras vacunas hasta ahora compradas aún no hay detalles. Teniendo en cuenta que de las primeras se compraron 15.000.570, y de las segundas 9.984.000, el país habría desembolsado 180.006.840 dólares y 59.904.000 dólares, respectivamente. Todo ello bajo confidencialidad impuesta por las multinacionales, y así aceptada por el gobierno nacional.

La reacción del Gobierno ante esta “filtración” fue de preocupación por el supuesto riesgo de que las multinacionales no les sigan vendiendo vacunas o no cumplan con los compromisos mercantiles hasta ahora adquiridos, y que ello rompa el proceso de vacunación hasta ahora implementado en el país. Una preocupación que desdice de la soberanía de todo Estado y que evidencia el poder que ahora ostentan las multinacionales.

¿Acaso no es derecho publico conocer los negocios que hace el Estado a nombre de sus representados? La información debe ser accesible para todos más aún cuando se trata de un tema de salud colectiva y de compras y contratos con dineros públicos. ¿Cuál es el misterio?

Pero lo sucedido también hace aún más evidente realidades que deben ser superadas: 1. Que las multinacionales, que en muchas ocasiones funcionan con dineros públicos, se han apropiado y controlan conocimientos y recursos que son de interés común, por lo cual deben ser declaradas patrimonio de la humanidad; 2. Como un particular de esto, que el conocimiento es patrimonio común al cual deben acceder todos los seres humanos, cuyo cultivo es responsabilidad de todos/as; 3. Que las vacunas no pueden ser el único recurso para enfrentar y tratar de superar el covid-19, mucho más cuando aún no producen inmunidad y sus efectos de todo tipo no están claramente establecidos, entendiendo, además, que ninguna de ellas ha superado la fase experimental y por ahora lo que han obtenido es autorización para uso por emergencia. Una realidad ante la cual se protegen obligando a los distintos gobiernos a exculparlos por muertes, enfermedades u otro tipo de incidentes que genere su inoculación.

El conocimiento de esos contratos debería servir para que nuestra sociedad discutiera a profundidad el tema de la pandemia por covid-19, la manera cómo ha sido encarada, los costos de todo tipo que ha implicado para amplios segmentos sociales, su utilización como instrumento de control y disciplinamiento social, la ciencia, en sus diferentes variables, el saber popular sobre usos y prácticas con todo tipo de plantas con aplicación efectiva en infinidad de enfermedades, y con prácticas certeras en la actual coyuntura, el real desarrollo de las vacunas y el por qué de su actual limitada eficacia.

Es positivo que los contratos firmados con las farmacéuticas sean de conocimiento público, es positivo que en este y otros temas no rija el secreto de Estado, pero también lo es que se corra el velo con el que han cubierto y manejado la pandemia por covid-19, con seguridad ello redundará en mejor salud para todos y todas, así como en el respeto de variedad de derechos fundamentales que han quedado bajo el yunque de la excepcionalidad.

Información adicional

  • Autor:Equipo desdeabajo
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Periódico desdeabajo
Visto 391 vecesModificado por última vez en Jueves, 12 Agosto 2021 07:18

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.