Los 'padres' de Internet desconfían ahora de los ordenadores

Vinton Cerf, una de las personas que más han influido en el desarrollo de Internet, cree en la tecnología como motor de nuevos productos y servicios y, sin embargo, desconfía del dominio del software, los programas que gobiernan estos productos y servicios y ahora se actualizan sin intervención del usuario a través de Internet. Sin un buen control previo, puede ser peligroso, señala. Por su parte, Leonard Adleman, que inventó el sistema criptográfico de clave pública RSA, el más utilizado en las comunicaciones por Internet, ve llegar la moneda virtual y, al igual que Cerf en cierto modo, empieza a temer que la rapidísima evolución de los ordenadores les convierta en una especie independiente del hombre.

Cerf y Adleman son dos de los 26 galardonados con los más prestigiosos premios en matemáticas y computación (todos ellos hombres) que asistieron a finales de agosto al Foro Heidelberg de Laureados, un encuentro con 200 jóvenes investigadores que se celebra todos los años en esa ciudad alemana. Como expertos son optimistas pero también ven los riesgos de lo que tanto han contribuido a crear.


Cerf, considerado el padre de Internet y su principal evangelista, bromea que le da cierto miedo el sillón programable que tiene en su casa, pero se pone más serio cuando habla del automóvil Tesla que se ha comprado su esposa. "Al fin y al cabo es un ordenador gigante sobre ruedas y cuando mi mujer me dice que su coche le anuncia casi todas las mañanas que puede hacer nuevas cosas, porque se ha actualizado el software sin que ella haya decidido nada, pienso que puede ser peligroso si ha habido alguna equivocación", comentó en un encuentro con un reducido número de medios, entre ellos Público.

En 2004, Cerf obtuvo el premio Turing, el más prestigioso en ciencias de la computación y lleva un decenio como vicepresidente de Google, una empresa en la que trabajan 55.000 personas, la mayoría jóvenes. A sus 72 años, Cerf reconoce que ha tenido que reconsiderar muchas de sus ideas, tanto por el contacto con los jóvenes como por los cambios en la informática, como el gran aumento en la potencia de computación, pero está metido en casi todos los aspectos de Internet. La polémica sobre la privacidad, por ejemplo, la asocia a una etapa de turbulencia en el desarrollo de las aplicaciones en Internet pero espera que "no perdamos de vista el hecho de que Internet ha sido una herramienta muy valiosa para la humanidad".


Cuando surge el tema de moda, el Internet de las Cosas –lo que ya está llegando, que cada vez más objetos cotidianos se conecten a Internet–, Cerf vuelve al dominio del software. "Es agradable disponer de un sistema de vigilancia y control en el hogar", pone como ejemplo sencillo, "pero se basa en un software con acceso a Internet y puede ser potencialmente peligroso". ¿Por qué? "Por un lado regula la temperatura estupendamente", comenta, "pero es importante que el sistema esté bien autentificado, homologado, que sólo las personas adecuadas accedan a los datos (como la policía o los bomberos en este caso) y no los posibles ladrones que utilicen los datos para preparar su entrada". Resalta que el equilibrio entre información y seguridad es muy importante.

Adleman tiene una preocupación parecida, basada en la rapidez que marca el desarrollo de la computación. "Creíamos que los ordenadores serían nuestros sucesores evolutivos", comentó ante los periodistas. "Yo también lo pensé al principio, pero todo va tan rápido que me pregunto cómo será dentro de 50 años nuestra relación con los ordenadores". Y este experto de 69 años se pregunta cómo evolucionarán, si llegarán a ser una especie. "La relación futura con nuestra especie no está clara, ahora hay sinergia, pero pueden llegar a evolucionar tecnológicamente por su cuenta, sin necesidad de nuestra aportación". De ahí a que los humanos no puedan controlar los ordenadores hay un paso que Adleman no llega a prever.


El abandono de la moneda física, a favor de lo que prefiere llamar "moneda sin masa" está claro para Adleman, quien admite que ahora está metido en el estudio de este tema. "Yo lo preví, sé positivamente que el futuro económico estará en Internet". ¿Y qué opina del bitcoin, la moneda virtual y desregulada que es ya una realidad? "El bitcoin es una demostración de que la moneda virtual es posible, pero hay muchas formas de hacerlo y el bitcoin es solo una", responde. "Lo importante es que ahora tenemos la oportunidad de pararnos y preguntarnos lo que queremos", comenta. Por sus declaraciones no ve el paso a la moneda virtual como algo revolucionario: "Lo que está claro es que debe ser un sustrato para el crecimiento económico futuro, y en su diseño sería necesario incluir flexibilidad para la actuación de los gobiernos, para la política económica, algo que el bitcoin no tiene".

Esta ha sido la tercera edición del foro, que organiza una fundación del mismo nombre creada por el industrial alemán Klaus Tschira, cofundador de la empresa SAP de software, fallecido recientemente. Reúne a galardonados con los premios Abel, Turing, Fields y Nevanlinna y está coorganizado por, entre otras instituciones, los patrocinadores de estos premios, como la Academia Noruega de Ciencias y Letras, la Asociación de Sistemas Informáticos (ACM) y la Unión Matemática Internacional. Los jóvenes investigadores seleccionados este año proceden de 50 países distintos y ninguno de ellos era un científico español que trabajara en España.

"Desde el siglo III existe el gueto como institución carcelaria"

Publicó un ensayo con las claves históricas que dieron origen al antisemitismo donde plantea que toda esa crueldad no admite una sola lectura o una simple interpretación. Steinberg pasa revista a las claves socioeconómicas e históricas que dieron lugar a matanzas y rebeliones.


–¿Qué claves e encuentra para entender la vigencia del antisemitismo en especial en la sociedad de clases?


–La vigencia del antisemitismo, que en el libro la especifico, la re-nombro como rechazo a los judíos, es algo que necesité elaborar a partir de nuevas formas de nombrar al antisemitismo clásico. Yo lo llamo religión de Occidente. En el siglo III hay un primer momento en el Concilio de Elvira donde se plantean prohibiciones para el pueblo judío, entre ellas estaba la bendición de las cosechas porque los judíos en su mayoría eran agricultores. El concilio prohíbe la bendición de los judíos a las cosechas y prohíbe los casamientos mixtos. Sorprende que en ese momento de la civilización occidental ya estaba en juego algo del orden del mantenimiento de cierta pureza cristiana; después se redoblará con las leyes de pureza racial de la Inquisición durante cuatro siglos. Lo más espectacular como expresión del antisemitismo es la Shoá pero habría que tomar en cuenta que desde el siglo III se suman cuatro siglos de gueto como institución carcelaria muy al estilo de vigilar y castigar.


–¿Marx abordó la cuestión judía qué aporte hizo para desmenuzar el tema?


–Hay una frase muy conocida que dice: "El antisemitismo es el socialismo de los imbéciles". Esta frase fue acuñada por un socialdemócrata alemán de fin del siglo XIX y él planteaba que cada vez que había conflictos de clase en cualquier lugar siempre hay una minoría donde descargar la furia de las masas insatisfechas. Lenin plantea que el antisemitismo era un freno a la lucha de clases. Lenin tenía una posición muy clara sobre todo lo que era el Imperio del Zar que fue un lugar de gestación de los pogroms y la segregación, además de mitos que fueron fundantes.


–¿Por ejemplo?


–La conspiración de los Sabios de Sion que sale de lo que era el zarismo antes de la Revolución frustrada de 1905. En esa época se crea una confabulación que toma muy bien Umberto Eco en el libro El Cementerio de Praga. Allí se crea una intriga que decía que todos los años el gran grupo de rabinos se reunía para disputarse el poder y repartirse el mundo. Lo gracioso es que en ese mismo momento empieza a gestarse el huevo de la serpiente, porque, como no podían ser dueños de tierra, los judíos pasan al comercio, sobre todo entre parientes y a través de las diversas fronteras europeas. En ese momento el que era embajador del zarismo en Europa es asesinado y quién era: el padre de Vladimir Nabokov que no era judío.


–El joven Marx planteaba que el judío debe emanciparse con toda la sociedad, debe emanciparse de su ser burgués...


–El dice que el grado máximo de explotación capitalista es llevado a cabo por los judíos con la usura y los bancos. Pero en la Edad Media, cuando aparece en la Iglesia la usura como pecado, comienza la institución de los prestanombres: los marranos y los judíos prestaban el nombre para ser usureros para que quedaran limpios los cristianos, alguien que tenía un título de nobleza. Y también la Iglesia prestaba dinero pero las caras visibles tenían que ser no católicos. Tuve la oportunidad de visitar el primer gueto europeo que fue el de Venecia –ahora es un barrio– y me contaban que el privilegio que tenían era que no había perros cuando alguien se quería escapar. Hay un famoso médico italiano que en el siglo XVII describe las enfermedades del gueto en la piel por falta de luz y problemas visuales. De ahí viene la tradición judía del sastre porque los dejaban dedicarse a la venta de ropa, al arreglo de ropa usada. Ese médico italiano enumeró las enfermedades de trabajo que tenían y fue muy vapuleado porque en pleno siglo XIX la teoría de la degeneración implicaba que africanos judíos eran inferiores según la antropología de ese momento y había que demostrar que tenían inferioridades físicas.


–Sin embargo en la Edad de Oro convivían muy bien las tres religiones.


–El imperio que alojó en total democracia y estuvo a punto de ceder un territorio para que los judíos tuvieran una nación fue el Imperio Otomano y esto no es casual porque tanto moros como judíos habían sido echados por la Inquisición de España. Aparece una serie de gestores que garantizan pureza de sangre. Entonces las familias aseguraban que eran anteriores al asesinato de Cristo pero la historia confirma que Jesús, siendo judío, se plantea una nueva de forma de relación entre los hombres, el continuador para mi gusto es San Pablo, que plantea que la prédica debe ser hecha caminando.


–¿Lutero los llamó el "pueblo del libro"?


–Con Lutero es un tema muy especial. Pasa algo parecido con Mahoma que en el siglo VI predica sobre tribus de vida judía. Los musulmanes, que están en una explícita lucha contra la cuña de Occidente en Medio Oriente que es Israel, provienen de tribus nómades judías y en el Corán aparece que sólo los que consideran a Abraham un profeta judío hijo de Alá son bendecidos.


–¿Las prohibiciones, la segregación se puede analizar como síntoma en la historia de la humanidad?


–Hay varias etapas. En el primer exilio la destrucción del II Templo no se encuadra en lo que se puede llamar la victimización y luchas por tierras. Los judíos son asiáticos, por eso una de las consignas del nazismo fue contra el asiatismo judío. Provienen de Asia cuando se van incorporando a Francia y se mezclan con la población europea. Lutero intenta captar a los judíos para su grey, pero como no lo logra, los demoniza: "No quieren dejar de ser" es otra de las acusaciones. En Latinoamérica eso lo vemos, vi la foto de la última ona que murió y no tuvo descendencia, nadie dice por qué los mapuches siguen existiendo o el Estado Plurinacional de Bolivia volvió a tener su identidad pero a la gente de origen judío se le adjudica un empecinamiento cuando en la historia se demuestra que cuando hubo más asimilación y mas matrimonios mixtos, hubo más persecución.


–¿Porque subraya en su libro que en el Medievo se gesta el Holocausto?


–Por dos paradigmas fundamentales, uno es el color amarillo como emblema. En los pueblos no podían salir los judíos si no tenían las mujeres un pañuelo amarillo en la cabeza y el hombre un brazalete amarillo que indicara su ascendencia judía.
–También se refiere a una gran quema de libros en el Campo de Fiori en 1553.


–Hicieron una razzia en el gueto y se llevaron todos los libros religiosos que eran considerados impuros e hicieron otra cosa: la apropiación de niños, robaban los niños a sus madres y los criaban en conventos y se los daban a familias de dinero. Me recordó lo que ocurrió en la Campaña del Desierto donde se los arrancaban de las manos a las madres. El gueto era tierra arrasada.


–¿Por qué usted nombra al psicoanálisis como un síntoma?


–Nombro el síntoma como algo estructural, que no cambia, que nadie se cura de sus síntomas y que el psicoanálisis lo que puede lograr es colocarse de otro modo frente al síntoma. El síntoma es aquello que en algún momento de nuestra vida infantil se nos construye para ser normales, es normal ser antisemita. En la Argentina menos de 1 por ciento de la población es judía. Con la dictadura hubo un diez por ciento de detenidos desaparecidos judíos pero se cree que hay más porque el judío está en todas partes. Cuando se estrena El mercader de Venecia en Londres hacía cuatro siglos que ya habían sido echados los judíos de Inglaterra. No había un solo judío. Hay un sociólogo que dice que eso es lo que ocurre con todo lo execrado. Lo rechaza en ausencia no importa que no esté. El problema surge en la Alemania de la República de Weimar cuando ese uno por ciento empieza a integrarse y casarse con gente que no es judía. Cuanto más integrados, más se los persigue tanto en la Inquisición como en la Alemania nazi.


–Llama la atención en su libro que los querían humillar en las carreras de Carnaval...


–Desde el siglo XV al XVIII había un día en el Carnaval que, cuando empezaban los festejos, se elegía gente vital y joven del gueto y competían con otros jóvenes bien alimentados y entrenados. El castigo después era que el rabino tenía que decir que estaba dispuesto a besar el culo del alcalde de la comunidad, y como hubo muchas rebeliones, metían a los más ancianos de la comunidad en un barril lleno de clavos y lo tiraban por una pendiente. Una crueldad pocas veces vista pero que estaba naturalizada.


–¿Los judíos son una tribu nómade, una secta religiosa o una raza maldita?


–Eso lo marcó muy bien Jean Paul Sartre, León Rozitchner. Me entero del ser judío porque los chicos de la escuela del Estado me rodean y me dicen "sos judía tenés que casarte con un judío porque mataron a Cristo". Ahí mi primera pregunta a mis padres "¿qué es ser judía?". Primero es una tribu nómade de donde salieron las tribus musulmanas, de donde salió el cristianismo cuando fue echado por las guerras internas hasta la destrucción del II Templo y se va afincando donde la dejan. En ese exilio, donde más se afincan es en España, sabemos que la Inquisición duró entre cinco y seis siglos y fue dirigida en España a moros y judíos. Los judíos tuvieron el apoyo del Imperio Otomano porque los relacionaban con los moros porque fueron perseguidos por la Iglesia durante tres siglos. Judíos y moros convivían porque los dos habían sufrido la expulsión y se plantea el marranismo como institución. Muchos judíos para no irse de Portugal conservan sus tradiciones ocultas y se convierten al catolicismo, pasan varias generaciones y siguen celebrando en secreto las ceremonias judías pero no se liberan de la hoguera porque se instala en España y Portugal la institución de la delación. Algo parecido a lo que hace el franquismo con los republicanos después de la Guerra Civil.


–¿Hay un quiebre con la Revolución Francesa?


–En 1789 la Revolución burguesa da la ciudadanía a todos menos a tres minorías: comediantes, verdugos y judíos, dos años después se le da la ciudadanía a los judíos en 1791. Había una encuesta que decía "¿Qué haría usted con el judío?", unos decían guillotina, otros que se los puede reeducar llevándolos a una iglesia. Eso me hizo acordar mucho a una revista de la década del '30 en la Argentina que se llamó Clarinada, que se puede encontrar hoy en la Biblioteca Nacional, una revista nazi que coincide con la creación de la Sección Especial de Represión al Comunismo que salió hasta el '43 con el advenimiento del peronismo y hay concursos sobre quién dice lo mas aberrante de un judío y también atacan a las mujeres republicanas que eran "libertinas, tenían sexo libre y eran anarquistas" y cuando hay antijudaísmo, hay misoginia, hay odio a la mujer. ¿Quiénes eran las peligrosas? Las brujas. Hace poco vi en el Museo de la Inquisición en Cartagena de Indias una balanza donde se pesaba a las mujeres que eran denunciadas por brujas, las mas livianitas iban a la hoguera porque quería decir que se podían subir a la escoba, las mujeres llamadas brujas eran "libidinosas, el demonio estaba en su cuerpo".


–¿Desde el punto de vista de la teoría quién encaró el tema con más profundidad?


–Para mi gusto es Bela Székely, un analista húngaro. Es una historia muy singular. Székely logra escapar de la persecución en Hungría donde está un tiempo en un campo de concentración con su esposa. Cuando llega a Buenos Aires al Hotel de los Inmigrantes es recibido por una delegación de la incipiente APA, la Asociación Psicoanalítica Argentina. Llega con su mujer que acuna un trapo que era un bebé de ella que murió en un campo de concentración. Bela llega con manuscritos de un libro que sacó la editorial Claridad que se llama El antisemitismo, fue el fundador de la Editorial Paidós, fundador de la carrera de Psicología de Rosario que fue la primera en la Argentina y fue expulsado de la Sociedad Psicoanalítica y del Partido Comunista porque los comunistas decían que era burgués y los psicoanalistas decían que era comunista. Con la gente que tiene pensamiento propio sabemos que hay más inclinación a la excomunión de cualquier eclesia. El llegó a la Argentina convencido de que había que hablar de estos temas porque la Segunda Guerra estaba ahí nomás.


–¿De su libro qué ideas se pueden resaltar?


–El libro es pesimista y de alguna manera plantea que el hombre ario común siente que el padre judío tiene mucha autoridad y lo ataca, el ejemplo es Kafka, mal o bien había un patriarca. Hay muchos pensadores que dicen que los judíos por su ubicación en Europa se incorporan al movimiento bolchevique y se incorporan al Ejército Rojo. Caen muchos en la invasión alemana en la frontera de Ucrania pero se olvida que en el nazismo se juntaron los mitos de la persecución el capitalismo y el comunismo. En el siglo XVIII el judío era el responsable que quería desde el capitalismo apropiarse del mundo y después pasa a ser el subversivo que quiere cambiar el mundo y el capitalismo. En nuestro país en 1935 se ordenó un allanamiento para capturar los cuadernos de los chicos en la Escuela Sholem Aleijem y depués Clarinada los publicó para mostrar cómo los convertían en "comunistas antiargentinos". Eso se repite en la dictadura. Los desaparecidos judíos estaban ligados a grupos de lucha emancipadora y a organizaciones revolucionarias.

Publicado enSociedad
Viernes, 07 Agosto 2015 05:14

Dominación de tiempo completo

Dominación de tiempo completo

En todo tiempo ha sido importante conocer los modos en que dominan las clases dominantes. Buena parte del pensamiento anti-sistémico, en sus más diversas vertientes, ha estado dedicado a la comprensión de esos modos, en particular en los periodos de cambio y viraje, cuando los de arriba crean nuevas formas de opresión, en ocasiones brutales, las más de las veces sutiles e invisibles.


El historiador catalán Josep Fontana publicó semanas atrás un removedor artículo titulado La lógica del campo de concentración (Sinpermiso, 19 de julio de 2015), en el que afirma que Grecia se ha convertido en un campo de concentración donde los trabajadores no tienen derechos y además tendrán pensiones miserables, que es el modo de eliminar a los que ya no son productivos.


Fontana es uno de los más respetados historiadores vivos, de vasta producción y sólida formación marxis¬ta. No es una persona que acostumbre agitar sin fundamento. En su breve artículo (que merece la mayor difusión) y con base en los más recientes trabajos sobre los campos, sostiene que no eran –solamente– lugares de exterminio, sino organizaciones industriales gestionadas con criterios económicos peculiares, pero muy racionales, para obtener los máximos beneficios.


Dice que hasta la propia aniquilación de los judíos fue pensada con criterios de rentabilidad, forzados los prisioneros a trabajar hasta el agotamiento y la muerte en la construcción de carreteras, minas de carbón, granjas y hasta en la fábrica de caucho sintético de IG Farben.


Para Fontana, es importante pensar en las semejanzas que hay entre la lógica de los campos de concentración y las políticas de austeridad que nos imponen, ya que los fundamentos son los mismos: reducir al mínimo los costes del trabajo y eliminar a quienes no producen. Suena muy fuerte, pero es una invitación a reflexionar sobre el mundo en que vivimos, algo que nos resulta urgente en América Latina.


Giorgio Agamben, en Homo sacer (Pre-Textos, 1998), advierte: El campo de concentración y no la ciudad es hoy el paradigma político de Occidente (p. 230). Dice más: Desde los campos de concentración no hay retorno posible a la política clásica (p. 238). Llega a esa conclusión a través del concepto de nuda vida, vida desnuda, desprovista de derechos reales, carne sin más, indistinción entre derecho y hecho, norma y vida biológica.


Nos dice Agamben que hoy la dominación consiste en que nuestras vidas han sido despojadas de toda cualidad humana, como si los seres humanos hubiéramos sido reducidos a vegetales o carne animal.


No se trata de pensar el campo de concentración como espacio cercado de alambradas y torres de vigilancia, sino como mecanismo más sutil (a veces), que reduce nuestras vidas a un mero ir y venir desde el trabajo (casi esclavo) al consumo (ambos en espacios hipervigilados con cámaras). Vida biológica, donde a los sujetos les han quitado la menor posibilidad de regular sus tiempos de trabajo y de reproducción. Heteronomía en estado puro, como ya sucede en la maquila, pero en realidad en todos los espacios y tiempos de la vida cotidiana. Dominación de tiempo completo. Por eso Agamben señala que la vida desnuda, nacida en los grandes estados totalitarios del siglo XX, es hoy la vida normal.


Llegados a este punto, debemos preguntarnos: ¿cómo se hace política en estas condiciones? ¿Cómo se trabaja para la emancipación? La respuesta más acertada es que no sabemos, que tenemos que aprender, reflexionar, probar. Desconfiar de quien tiene ya la respuesta preparada.


La pregunta decisiva: ¿qué izquierda, qué tipo de movimientos, para una realidad de dominación y control de este tipo?
La experiencia reciente de Grecia puede ser un buen comienzo. Decir que Tsipras es un traidor es el peor camino, porque sugiere que todo consiste en poner a otro en su lugar para resolver el dilema. Cuando el problema es, precisamente, que cualquiera que ocupe ese lugar no puede hacer otra cosa. En términos del campo, el que ocupa esos cargos no puede sino hacer el papel de guardián. O lo aniquilan.


A partir de estas consideraciones, para quienes seguimos empeñados en la resistencia y la emancipación parece necesario reflexionar en dos direcciones.


La primera es poder discernir sobre las distintas modalidades que va asumiendo el paradigma del campo de concentración en nuestras sociedades, cómo se manifiesta, cuáles son las alambradas inmateriales que nos cercan, quiénes son los guardianes, dónde están los barracones, y así hasta tener un panorama claro.


Es tarea central, que nos permitirá situarnos dónde estamos, observar qué características tiene la dominación, pero también cuáles son sus puntos débiles. En principio, y salvo demostración contraria, las instituciones estatales deben ser consideradas parte del dispositivo campo.


La segunda es comenzar a construir un tipo de organización para operar dentro del campo, con la perspectiva de escapar y, en algún momento, destruirlo. Hasta ahora la mayor parte de las organizaciones, partidos de izquierda y movimientos populares han actuado más como guardianes que como organizadores de fugas, aun no siendo conscientes de ello.


Serán necesarias organizaciones capaces de construir espacios seguros fuera del control de los poderosos (James Scott), donde sea posible organizar fugas y otras acciones. Ya no estamos en la era fabril (disciplina en espacios cerrados), cuando la opresión se concentraba en el taller, donde burlaban el control de los capataces. Lo mismo vale para las mujeres, que siempre crearon espacios de libertad en la opresión. "La biopolítica –escribe Agamben– hace vano cualquier intento de fundar las libertades políticas en los derechos del ciudadano" (p. 231).


Para recorrer este camino no hay manuales. La experiencia histórica, la de los esclavos y los indios, puede servirnos de inspiración. La comunidad y el quilombo parecen referencias ineludibles. Lo demás deberá ser improvisado. Salvo la ética y el deseo de libertad.

Publicado enInternacional
Ciberseguridad, criptografía y los años dorados de la vigilancia

Internet, el sistema nervioso electrónico del planeta, ha cambiado la sociedad humana. Ha transformado profundamente la manera en que vivimos nuestras vidas y ha sido un importante nivelador al permitir que la gente se conecte, publique y comparta a escala mundial. Se puede escribir, comprar y efectuar transacciones bancarias por Internet o también se puede organizar una manifestación que podría derrocar una dictadura. Sin embargo, Internet inaugura una era de intensa vigilancia al exponer nuestras comunicaciones más personales y privadas al ojo fisgón de compañías y gobiernos espías, sin mencionar a los criminales. Una forma de protegernos es mediante la criptografía, que brinda seguridad a nuestros datos y nos permite enviar y almacenar información digital en forma segura, básicamente a través de la codificación de la información. A fin de poder decodificarla, se necesita una clave o contraseña. El hecho de que la gente común pueda acceder a herramientas de criptografía de manera relativamente sencilla ha provocado que el gobierno estadounidense y el británico se propongan tener un acceso especial a todas las comunicaciones. Pretenden tener una llave maestra a la vida digital de todos.

James Comey, director del FBI, compareció ante una comisión del Senado el miércoles 8 de julio junto a la vicefiscal general de Estados Unidos, Sally Quillian Yates. Mientras se desarrollaba la reunión, la fragilidad de nuestras redes quedaba a la vista del mundo entero. La Bolsa de Nueva York permaneció cerrada durante medio día, supuestamente debido a un "problema" informático, United Airlines canceló el despegue de vuelos tras perder acceso a sus sistemas informáticos y el sitio web del periódico The Wall Street Journal estuvo fuera de servicio debido a "dificultades técnicas". La comisión del Senado recibió el nombre de "Going Dark: Criptografía, tecnología y el equilibrio entre seguridad pública y privacidad". "Going Dark", que significa algo así como volverse invisible, es un término utilizado para hacer referencia al cifrado de las comunicaciones. Una declaración conjunta emitida por Yates reconoce que "los ciudadanos tienen derecho a comunicarse entre ellos en privado sin vigilancia no autorizada por parte del gobierno, no solamente porque la Constitución lo exige, sino porque el libre flujo de la información resulta esencial para el florecimiento de la democracia."


A pesar de la noble afirmación, el director del FBI y otros funcionarios pertenecientes a la llamada comunidad de inteligencia pretenden tener acceso ilimitado a todas las comunicaciones, todo el tiempo. Desean lo que los especialistas en seguridad informática llaman "mecanismos de acceso extraordinario". Esto significa que todas las herramientas de criptografía deberán tener una "puerta trasera" por la que el FBI, la CIA o quienquiera que posea la autoridad requerida sea capaz de acceder y leer la comunicación, se trate de un correo electrónico, un mensaje de texto, un chat de video o cualquier otro formato. ¿Por qué desean tener ese acceso ilimitado? Según dijeron Comey y Yates, "cuando los cambios tecnológicos limitan la capacidad de los organismos policiales de hacer uso de herramientas investigativas y dar seguimiento a pistas cruciales, puede que no seamos capaces de identificar y detener a terroristas que hacen uso de las redes sociales para reclutar, planear y ejecutar un ataque en nuestro país".


Un conjunto de los más destacados especialistas en computación y seguridad en Internet emitieron esta semana un documento que trata sobre la magnitud del error presente en la solicitud de Comey. Quince especialistas efectuaron aportes al documento publicado por el MIT y titulado "Llaves ocultas debajo de la alfombra de la entrada: Requerir que el gobierno tenga acceso a todos los datos y las comunicaciones significa decretar la inseguridad".


Bruce Schneier, uno de los autores del documento, es un destacado técnico en seguridad electrónica y autor de "Data y Goliat: Las batallas ocultas para recopilar tus datos y controlar tu mundo". Schneier dijo en el noticiero "Democracy Now!": "Es extraño que gobiernos de países libres exijan que se debilite la seguridad porque el gobierno podría querer tener acceso a toda la información. Es el tipo de cosas que vemos por parte de Rusia, China y Siria. Pero creo que verlo en países occidentales resulta extraño".


El director del FBI, Comey, pretende incorporar la presencia de una puerta trasera, unpunto débil en la seguridad. Schneier continuó: "Lo que pretende Comey es una criptografía que pueda quebrantarse con una orden judicial. Pero, como tecnólogo, no puedo diseñar una computadora que funcione diferente ante la presencia de un pedazo de papel. Si creo un sistema que pueda quebrantarse, podrá ser quebrantado por cualquiera, no solamente por el FBI. Es por eso que su solicitud de acceso brinda acceso a los criminales, brinda acceso al gobierno chino. Necesitamos la criptografía por seguridad, por muchas más razones que por las que él pretende quebrantarla".


El senador demócrata de Oregon Ron Wyden ha sido uno de los principales críticos del espionaje desarrollado por el gobierno. Wyden cuestionó un artículo publicado en un blog por el director del FBI, Comey: "Tratar de restringir el uso de la criptografía podría generar sospechas en torno a quienes procuran legítimamente comunicaciones seguras, como los periodistas, informantes, abogados y activistas por los derechos humanos. Es hora de dejar de atacar a la tecnología y de empezar a concentrarse en soluciones reales para las amenazas reales que enfrenta nuestro país", escribió Wyden.


Bruce Schneier resumió: "Nos preocupa la seguridad de nuestros datos y la criptografía es una herramienta valiosa. Debilitarla deliberadamente por orden del FBI o del gobierno británico es en mi opinión un sacrificio de locos. No nos hace más seguros, nos hace correr más riesgos". En definitiva, es la democracia la que está en riesgo. La libertad de comunicarnos sin que el gobierno nos espíe resulta esencial para el funcionamiento de una sociedad libre y abierta.

Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Mitos neoliberales: la evaluación educativa

Antes que nada procede ubicarnos en el mundo que vivimos, en la época que nos toca existir. En todos los ámbitos de la vida social, el mundo se desliza cada vez más hacia patrones que obedecen a los principios y objetivos de la ideología neoliberal y a los intereses del capital corporativo. La superconcentración de la riqueza y el nivel de los megamonopolios alcanzan hoy su máximo histórico. Cuatro megabancos controlan la economía del planeta (ver) y mil 318 corporaciones, representando 20 por ciento, controlan 60 por ciento de la riqueza, y de esas sólo 147 manejan 40 por ciento del flujo económico global (ver: Vitali, et al.,). Pero este mundo comandado por las élites necesita anestésicos que hagan eficiente la integración de los ciudadanos y que lubriquen sus mecanismos de dominación. Requieren de construir ideología para justificar su orden. Un orden que encierra cada vez más riesgos reales y potenciales y que conduce, en el mediano plazo, al colapso de la humanidad y de su entorno planetario, tal y como lo indican los reportes científicos sobre la crisis ecológica y los análisis sobre la inequidad social.
Todo esto resulta necesario para entender el conflicto en torno a la llamada reforma educativa cen¬trada en un método de evaluación que intenta do¬mesticar a un sector social que se confronta con los poderes fácticos del país y del mundo, no solamente mediante acciones de desobediencia civil e incluso de actos excesivos, sino también de ideas y de proyectos alternativos. Se trata de los 500 mil maestros afiliados al sindicato disidente (CNTE), más los miles que se han ido sumando en los meses recientes justamente como reacción a esa reforma. Estamos hablando, entonces, de un sector que influencia e interactúa con (en las escuelas, es decir, con alumnos y padres de familia) unos 20 millones de mexicanos.


Quienes se sitúan en favor de la reforma en la educación comparten de alguna manera una visión general sobre la realidad y, por tanto, coinciden con los supuestos ideológicos de la civilización moderna. Se trata de enormes mitos, ideas generalizadas y largamente construidas que los análisis rigurosos basados en datos duros han mostrado que son falsas. Destacan, entre otras: el desarrollo es sinónimo de progreso, el crecimiento económico conduce al bienestar social, la producción moderna o agroindustrial de alimentos es superior a la tradicional o campesina, o la ciencia y la tecnología son por definición moralmente buenas y la democracia electoral es legítima. Deconstruir estos mitos modernos es una tarea que realizan intelectuales e investigadores situados en el pensamiento crítico y/o complejo. La modernidad y su motor profundo, el capitalismo corporativo, están en crisis porque sus principales pilares ideológicos están siendo cuestionados uno a uno. El mito de la educación de calidad que hoy se esparce por buena parte del mundo industrial o desarrollado, en realidad ha sido precedido por otro más: el de la ciencia de calidad que se introdujo hace unas dos décadas en el sistema científico y tecnológico del país y que hoy determina buena parte de los sistemas de evaluación académica. En ambos casos se busca generar individuos adaptados y sintonizados con las necesidades de las empresas y las corporaciones y, sólo en segundo plano, con las necesidades del país y, finalmente, con las problemáticas más agudas de la sociedad. El perfil del científico desarrollado o de calidad es esencialmente el de un investigador especializado formado para publicar artículos en revistas internacionales de al¬to impacto, no importa a lo que se dedique, ni sus contribuciones como profesor o formador de nuevos cuadros, su conciencia social y ambiental ni su visión o formación humanística. Para ello se diseñaron métodos cuantitativos que califican hasta el valor de impacto de las revistas en que se publica. En México, por fortuna, y gracias a las numerosas críticas, este modelo ha tenido que ser matizado, por ejemplo por el Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt.


Si en la ciencia se ha intentado imponer un modelo caricaturesco de investigador, reduccionista, individualista, competitivo y especializado, con la reforma educativa se busca igualmente generar maestros amaestrados. Para quienes nos dedicamos a la enseñanza, y yo lo he hecho desde hace 48 años, sabemos que la calidad de un maestro depende de toda una variedad de atributos y destrezas, objetivas y subjetivas, además del contexto institucional y material, y sobre todo de valores. Querer reformar la educación mediante un examen a los maestros, con criterios importados de Europa (OCDE) o los países industriales es una tomadura de pelo, más aún si los métodos de evaluación no han sido analizados, discutidos y consensuados con los propios maestros.


La reforma educativa que se quiere imponer de manera autoritaria por la SEP, los empresarios (con Mexicanos Primero como ariete) y avalada en los días recientes por la Suprema Corte de Justicia de la Nación obedece a un pensamiento moldeado por los mitos neoliberales, que visualiza un paraíso mercadotécnico y que olvida los procesos de inequidad social y depredación ecológica que desencadenan. Muy contrariamente a lo que se difunde, la rebelión de los maestros no sólo es manifestaciones, paros, mítines, toma de carreteras y aeropuertos. Como hemos estado leyendo en La Jornada, en al menos media docena de pensadores del magisterio, existe una contrapropuesta magisterial de mejoramiento de la educación que busca otros objetivos, y que no elude la evaluación, sino sus métodos. Se trata de un modelo educativo diseñado para construir otra modernidad, que no olvida que al final de cuentas el sueño neoliberal es una pesadilla colectiva.

Publicado enSociedad
Revela WikiLeaks nuevas pruebas de espionaje de EEUU a Brasil

El portal WikiLeaks y el diario The Intercept revelaron hoy nuevas evidencias del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense contra 29 miembros del Gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, incluyendo el teléfono del avión presidencial.

 

Las revelaciones ocurren a pocos días del encuentro de Rousseff y el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, donde ambos dejaron atrás las diferencias generadas por las primeras revelaciones que en 2013 confirmaron el husmeo de las comunicaciones de la mandataria y ciudadanos brasileños por parte de la NSA.


Ello provocó la cancelación de la visita de Rousseff a Washington, prevista para fines de aquel año, y un enfriamiento de las relaciones bilaterales.
Además de Rousseff, la nueva lista de objetivos de la NSA incluye al secretario ejecutivo Nelson Barbosa, del Ministerio de Hacienda; Luiz Awazu Pereira da Silva, un alto funcionario del Banco Central de Brasil y Luiz Eduardo Melin de Carvalho e Silva, exJefe de Gabinete del Ministerio de Finanzas.


En la lista también figuran el jefe de economía y finanzas del Ministerio de Relaciones Exteriores, Luis Antonio Balduino Carneiro; el exministro de Asuntos Exteriores y embajador en Estados Unidos, Luiz Alberto Figueiredo Machado; y Antonio Palocci, quien anteriormente se desempeñó como Jefe de Gabinete y ministro de Hacienda, tanto de Dilma, como durante el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Lo más notable acerca de la lista es que la mayoría de los funcionarios son altos responsables políticos y de asuntos financieros y económicos de la nación sudamericana.


Las nuevas filtraciones confirman que el espionaje de la NSA resultó más amplio de lo que se pensaba y pudiera revitalizar las tensiones entre Brasilia y Washington.


El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó en la página que las revelaciones de este sábado demuestran que Estados Unidos "tiene un largo camino por recorrer para demostrar que la vigilancia a los gobiernos "amigos" ha terminado".


Si la presidenta Rousseff quiere ver más inversión estadounidense en Brasil como resultado de su reciente viaje, ¿cómo puede asegurar a las empresas brasileñas que sus homólogos estadounidenses no tendrán la ventaja proporcionada por esta vigilancia?", cuestionó Assange.

El 1 de julio WikiLeaks sacó a la luz documentos que confirman el espionaje estadounidense contra una gran parte del gabinete de la canciller federal, Angela Merkel, interesado sobre todo en la política monetaria y comercial de esa nación.


A fines de junio también demostró que la NSA escuchó las conversaciones de dos ministros de Economía franceses sucesivos y espió proyectos vinculados con sectores considerados estratégicos como tecnología de la información, electricidad, gas, petróleo, nuclear, transporte y biotecnología en la nación gala.


El 24 de junio, el portal de filtraciones mostró que Washington pinchó, al menos de 2006 a 2012, las comunicaciones de tres jefes de Estado franceses: Jacques Chirac, Nicolás Sarkozy y François Hollande, así como de sus cercanos colaboradores.
(Con información de Prensa Latina)

Publicado enInternacional
Sábado, 27 Junio 2015 08:53

Comprender cómo nos manipulan

Comprender cómo nos manipulan

Se cumplen 80 años de la primera edición (1935) en lengua española de la gran novela rupturista Un mundo feliz (se había publicado tres años antes en inglés), del filósofo y escritor visionario Aldous Huxley.

Y ante tanta felicidad artificial en nuestros días, tantas manipulaciones y tantos condicionamientos contemporáneos, cabe preguntarse: ¿será útil releer hoy Un mundo feliz? ¿Es acaso necesario retomar un libro publicado hace más de 80 años, en una época tan alejada de nosotros que Internet no existía e incluso la televisión aún no había sido inventada? ¿Es esta novela algo más que una curiosidad sociológica, un best seller ordinario y efímero del que se vendieron, en el año de su publicación, en inglés, más de un millón de ejemplares?


Estas cuestiones parecen tanto más pertinentes cuanto que el género al que pertenece la obra –la distopía, la fábula de anticipación, la utopía cientifico-técnica, la ciencia ficción social– posee un grado muy alto de obsolescencia. Pues nada envejece con mayor rapidez que el futuro. Sobre todo en literatura.


Sin embargo, si alguien, superando estas científico, se vuelve a sumergir en las páginas de esa novela se quedará estupefacto por su sorprendente actualidad. Constatando que, por una vez, el pasado ha atrapado el presente. Recordemos que el autor, Aldous Huxley (1864– 1963), narra una historia que transcurre en un futuro muy lejano, hacia el año 2 mil 500, o, con mayor precisión, hacia el año 600 de la era fordiana, en alusión satírica a Henry Ford (1863-1947), el pionero estadunidense de la industria automovilística (de la que una célebre marca de coches sigue llevando su nombre), inventor de un método de organización del trabajo para la fabricación en serie y de la estandarización de las piezas. Método –el fordismo– que transformó a los trabajadores en poco menos que autómatas o en robots que repiten a lo largo de la jornada un único y mismo gesto. Lo cual suscitó, ya en la época, violentas críticas; pensemos, a este respecto, por ejemplo, en las películas Metrópolis (1926), de Fritz Lang, o Tiempos modernos (1935), de Charles Chaplin.


Aldous Huxley escribió Un mundo feliz, visión pesimista del porvenir y crítica feroz del culto positivista a la ciencia, en un momento en el que las consecuencias sociales de la gran crisis de 1929 afectaban de lleno a las sociedades occidentales, y en el que la credibilidad en el progreso y en los regímenes democráticos capitalistas parecía vacilar.


Editado en inglés antes de la llegada de Adolf Hitler al poder en Alemania (1933), Un mundo feliz denuncia la perspectiva pesadillesca de una sociedad totalitaria fascinada por el progreso científico y convencida de poder brindar a sus ciudadanos una felicidad obligatoria. Presenta una visión alucinada de una humanidad deshumanizada por el condicionamiento a lo Pavlov y por el placer al alcance de una píldora (el soma). En un mundo horriblemente perfecto, la sociedad decide totalmente, con fines eugenésicos y productivistas, la sexualidad de la procreación.


Una situación no tan alejada de la que conocen hoy algunos países en donde los efectos de la crisis de 2008 están provocando (en Europa sobre todo) la subida de partidos de extrema derecha, xenófobos y racistas. Donde las píldoras anticonceptivas permiten ya un amplio control de la natalidad. Y donde nuevas píldoras (Viagra, Lybrido) dopan el deseo sexual y lo prolongan hasta más allá de la tercera edad. Por otra parte, las manipulaciones genéticas permiten cada vez más a los padres la selección de embriones para engendrar hijos en función de criterios predeterminados, estéticos, entre otros.


Otra sorprendente relación con la actualidad es que la novela de Huxley presenta un mundo donde el control social no da cabida al azar, donde, formadas con el mismo molde, las personas son clónicas, pues se producen en serie, la mayoría tiene garantizado el confort y la satisfacción de los únicos deseos que está condicionada a experimentar, pero donde se ha perdido, como diría Mercedes Sosa, la razón de vivir.


En Un mundo feliz, la americanización del planeta, ha culminado; la historia ha terminado (como lo afirmara más tarde Francis Fukuyama), todo ha sido estandarizado y fordizado, tanto la producción de los seres humanos, resultado de puras manipulaciones genético-químicas, como la identidad de las personas, producida durante el sueño por hipnosis auditiva: la hipnopedia, que un personaje en el libro califica de la mayor fuerza socializante y moralizante de todos los tiempos.

Se producen seres humanos, en el sentido industrial del término, en fábricas especializadas –los centros de incubación y condicionamiento–, según modelos variados, que dependen de las tareas muy especializadas que serán asignadas a cada uno y que son indispensables para una sociedad obsesionada por la estabilidad.


Desde su nacimiento, cada ser humano es además educado en unos centros de condicionamiento del Estado, en función de los valores específicos de su grupo, mediante el recurso masivo a la hipnopedia para manipular el espíritu, crear en él reflejos condicionados definitivos y hacerle aceptar su destino.


Aldous Huxley ilustraba así, en esa obra, los riesgos implícitos en la tesis que venía formulando desde 1924 John B. Watson, el padre del conductismo, esa pretendida ciencia de la observación y control del comportamiento. Watson afirmaba, con frialdad, que podía elegir al azar en la calle a un niño saludable y transformarlo, a su elección, en doctor, abogado, artista, mendigo o ladrón, cualquiera que fuera su talento, sus inclinaciones, sus capacidades, sus gustos y el origen de sus ancestros.


En Un mundo feliz, que es fundamentalmente un manifiesto humanista, algunos vieron también, con razón, una crítica ácida a la sociedad estalinista, a la utopía soviética construida con mano de hierro. Pero también hay, claramente, una sátira a la nueva sociedad mecanizada, estandarizada, automatizada que se montaba en esa época en Estados Unidos, en nombre de la modernidad técnica.


Sumamente inteligente y admirador de la ciencia, Huxley expresa, sin embargo, en esta novela, un profundo escepticismo respecto de la idea de progreso, una desconfianza hacia la razón. Frente a la invasión del materialismo, el autor entabla una interpelación feroz a las amenazas del cientificismo, el maquinismo y el desprecio a la dignidad individual. Claro que la técnica asegurará a los seres humanos un confort exterior total, de notable perfección, estima Huxley con desesperada lucidez. Todo deseo, en la medida en que podrá ser expresado y sentido, será satisfecho. Los seres humanos habrán perdido su razón de ser. Se habrán transformado a sí mismos en máquinas. Ya no se podrá hablar en sentido estricto de condición humana.


Pero sí de condicionamiento, que no ha cesado de intensificarse desde la época en que Huxley publicó este libro y anunció que, en el futuro, seríamos manipulados sin que nos diésemos cuenta de ello. En particular, por la publicidad. Mediante el recurso a mecanismos sicológicos y gracias a técnicas bien rodadas, los Mad men de la publicidad consiguen que compremos un producto, un servicio o una idea. De ese modo nos convertimos en personas previsibles, casi teledirigidas. Y felices.


Confirmando esas tesis de Huxley, a mediados de la década de 1950, Vance Packard publicó The hidden persuaders (La persuasión clandestina), y Ernest Dichter y Louis Cheskin denunciaron que las agencias de publicidad intentaban manipular el inconsciente de los consumidores. En particular mediante el uso de la publicidad subliminal en los medios de comunicación masivos. El 30 de octubre de 1962 se llevó a cabo una verdadera prueba que demostraba la eficacia de la publicidad subliminal: durante una película se lanzaba cada cierto tiempo mensajes invisibles acerca de unos productos. Las ventas de dichos productos aumentaron.


Actualmente, la publicidad subliminal ha avanzado y existen técnicas más sofisticadas y hasta más perversas para manipular la mente del ser humano. Por ejemplo, mediante los colores que modifican nuestras percepciones e influyen sobre nuestras decisiones. Los especialistas en marketing lo saben y utilizan sus efectos para orientar nuestras compras.


En un experimento conocido de finales de los años 60, Louis Cheskin, director del Color Research Institute, pidió a un grupo de amas de casa que probaran tres cajas de detergentes y que decidieran cuál de ellas daba mejor resultado con las prendas delicadas. Una era amarilla, la otra azul y la tercera azul con puntos amarillos. A pesar de que las tres contenían el mismo producto, las reacciones fueron distintas. El detergente de la caja amarilla se juzgó demasiado fuerte, el de la azul se consideró que no tenía fuerza para limpiar. Ganó la caja bicolor.


En otra prueba se dieron dos muestras de cremas de belleza a un grupo de mujeres. Una en un recipiente rosa, y otra en uno de color azul. Casi 80 por ciento de las mujeres declararon que la crema del bote rosa era más fina y efectiva que la del bote azul. Nadie sabía que la composición de las cremas era idéntica. "No es una exageración decir que la gente no sólo compra el producto per se, sino también por los colores que lo acompañan. El color penetra en la psique del consumidor y puede convertirse en estímulo directo para la venta", escribe el publicista Luc Dupont en su libro 1001 trucos publicitarios.


Cuando la empresa productora del jabón Lux empezó a vender en color rosa, verde, turquesa, sustituyendo la pastilla habitual de color amarillo, se convirtió en número uno de jabones de belleza en el mercado. Los nuevos colores sugerían delicadeza y cuidado, intimidad y cariño, y los consumidores se mostraron entusiastas. Recientemente, McDonald's dejó su mítico color rojo (tonalidad apreciada por los más pequeños y que suele estimular el hambre) a favor del verde, en un intento por reposicionar su marca hacia la comida saludable y un estilo de vida sostenible.


La lectura de Un mundo feliz nos alerta contra todas estas agresiones. Sin olvidarse de las manipulaciones mediáticas. Esta novela también puede verse como una sátira muy pertinente de la nueva sociedad delirante que se está construyendo hoy día en nombre de la modernidad ultraliberal. Pesimista y sombrío, el futuro visto por Aldous Huxley nos sirve de advertencia y nos alienta, en la época de las manipulaciones genéticas, a la clonación y la revolución de lo viviente, a vigilar de cerca los actuales progresos científicos y sus potenciales efectos destructivos.


Un mundo feliz nos ayuda a comprender mejor el alcance de los riesgos y peligros que se presentan ante nosotros cuando de nuevo, en todos lados, progresos científicos y técnicos nos enfrentan a desafíos ecológicos que hacen peligrar el futuro del planeta. Y de la especie humana.

Publicado enSociedad
Revelan reunión secreta en Londres para acabar con el dinero en efectivo

El economista estadounidense Martin Armstrong, haciendo referencia a unas "fuentes directas" propias, ha revelado que en Londres tendrá lugar "un encuentro secreto" entre jefes de bancos centrales para "acabar con el dinero en efectivo".
"Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, y Willem Buiter, economista jefe en Citigroup, se dirigirán a los bancos centrales para abogar por la eliminación de toda moneda", escribe Armstrong en su página web.


Según acentúa el economista, quien en su momento predijo el Lunes Negro de 1987 en el mercado de valores de EE.UU., así como la crisis financiera de 1998 en Rusia, el objetivo es acercar el día cuando nadie podrá vender o comprar algo sin la aprobación por parte del gobierno. Armstrong detalla que el encuentro debe tener lugar antes de que se termine este mes de mayo, unos días antes de que en Alemania arranque la Cumbre del G7.


En varias ocasiones, tanto Rogoff como Buiter ya presentaron sus argumentos a favor de poner fin al uso del dinero en efectivo. Según ambos, esto facilitaría la vida de los bancos centrales. Abolir el dinero de papel contribuiría a frenar la evasión de impuestos y las actividades ilegales, opina Rogoff.


Acabar con las divisas físicas resolvería el problema con las tasas de interés negativo, destaca, a su vez, Buiter. Los bancos suelen bajar las tasas de interés para estimular la economía. Para recortar, muchos reducen las tasas hasta un cero y hasta van más por debajo, cobrando a los clientes por tener un dinero depositado en sus cuentas. Pero este método está lleno de problemas: ¿para qué un cliente quiere pagar al banco si puede tener su dinero en efectivo gratis? Abolir el papel moneda acabará con el problema, subraya Buiter.


(Tomado de Russia Today)

Publicado enEconomía
Diputados de España aprueban la polémica ley mordaza

La mayoría absoluta del Partido Popular (PP, derecha, en el gobierno) aprobó este jueves en el Congreso de los Diputados la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana –popularmente conocida como ley mordaza–, que entrará en vigor el primero de julio próximo, a pesar del rechazo en bloque de toda la oposición y de la preocupación expresada por separado por el Consejo de Europa, la Organización de Naciones Unidas (ONU), Human Rights Watch y Amnistía Internacional (AI).


La nueva legislación incluye multas hasta de 600 mil euros (11 millones de pesos mexicanos) a las personas que convoquen o se manifiesten frente a las sedes de las instituciones del Estado, como el Parlamento o los ayuntamientos, o para quienes difundan imágenes de agentes policiales al momento de reprimir una protesta o detener a ciudadanos. También serán sujetos a penalización quienes intenten evitar el lanzamiento de una familia de su vivienda.


El gobierno del conservador Mariano Rajoy aprobó en el Parlamento tres de las principales iniciativas para regular la seguridad en España en los próximos meses, que entrarán vigor el próximo primero de julio. El debate en el Parlamento sirvió para cumplir una formalidad, la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana después de que, la semana pasada, el Senado refrendó una serie de enmiendas, relativas sobre todo a la forma de tratar a los migrantes que intentan cruzar la frontera en las ciudades de Ceuta y Melilla, enclavadas en el norte de África y, por tanto, colindantes con Marruecos.


Además de la ley mordaza se aprobó una reforma al Código Penal que incluye, por primera vez desde la restauración de la democracia, la cadena perpetua revisable, con lo que se cuestiona la raíz del sistema penitenciario español, que se basa en la reinserción de los presos a la sociedad. Además, se aprobó la ley antiterrorista acordada en un pacto de Estado entre el PP y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que pretende luchar contra los ataques del extremismo musulmán y se legisló al calor de los atentados en París contra la revista satírica Charlie Hebdo del pasado 7 de enero.


La más polémica de las tres medidas es, sin duda, la ley mordaza, que ha suscitado numerosas movilizaciones desde su presentación hasta su aprobación definitiva, pues pretende evitar que se lleven a cabo manifestaciones frente a las instituciones del Estado, como el Congreso de los Diputados, las sedes de los ayuntamientos, la residencia oficial del presidente del gobierno o el Palacio Real. Además, se prohíbe tomar fotografías o videos a los agentes policiales mientras reprimen una protesta. Se incluyen sanciones civiles que impondrá un policía sin necesidad de pasar por un juez, que van desde 30 euros (540 pesos) hasta 600 mil euros.


La oposición política y las organizaciones internacionales denunciaron la restricción de derechos por el gobierno y porque con estas reformas se sustituye el principio de culpabilidad por criterios de peligrosidad indeterminados, se introduce la penalización de la difusión de mensajes vía las redes sociales y se intenta frenar nuevos tipos de protestas pacíficas, como las movilizaciones contra los lanzamientos de viviendas por impago de créditos hipotecarios.


La ONU y el Consejo de Europa llevaron a la misma conclusión tras analizar el contenido de la legislación, que se contradice con lo acordado en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que prohíbe expresamente las expulsiones colectivas de ciudadanos extranjeros, además de limitar el derecho de manifestación y de expresión.


La oposición y organizaciones sociales y humanitarias acusan a la nueva legislación de atentar contra el derecho a la información y a la libre expresión. De hecho, el colectivo español El Periodismo no es un Delito reconoció su preocupación, y advirtió que entre muchos otros aspectos, el trabajo periodístico consiste en informar sobre los actos públicos de relevancia. Sea cual sea el contenido de manifestaciones, actos políticos, movilizaciones o sucesos públicos de cualquier otro tipo, el trabajo informativo del periodista nunca puede ser delito. No se debe juzgar ni castigar al mensajero.


España será más segura y por tanto más libre con la aprobación de estas leyes, señaló el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien negó que sus iniciativas pretendan coartar los derechos de los ciudadanos.


Sin embargo, el pleno de la oposición rechazó en bloque la legislación y advirtió que la derogará cuando cambien las mayorías en el Parlamento. Es decir, que si en los próximos comicios generales de finales de año ocurre un cambio en el gobierno, esta legislación solamente se aplicaría durante seis meses.


Los grupos de oposición advirtieron del carácter totalitario, del despotismo y del estado policial que intentan imponer desde las filas conservadoras.


Conrado Escobar, vocero del PP, respondió que su grupo está tranquilo, pues nuestra marca es la libertad y está garantizada.

Publicado enInternacional
Lunes, 16 Marzo 2015 16:52

Un ejército religioso en formación

Un ejército religioso en formación

Gritan como los soldados de las películas. Se retiran marchando, firmes, marciales los días de misa, sábados y domingos. Son los Gladiadores del Altar de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las más importantes iglesias pentecostales de Brasil.

 

Meten miedo, ingresan en plena misa, formando filas, marcando el paso. Cuando llegan frente al estrado, se detienen hasta que una voz les indica: "Firmes". Hacen la venia, levantan el brazo hasta la altura de los hombros, todo en perfecta sincronía. Gritan como los soldados de las películas. Se retiran marchando, firmes, marciales. Los feligreses aplauden frenéticamente. Son los Gladiadores del Altar de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las más importantes iglesias pentecostales de Brasil.


Decenas de chicos marchan y hacen ejercicios en parques de las principales ciudades, pero sobre todo se movilizan los días de misas, sábados y domingos. Algunos los confunden con pelotones de las escuelas militares, porque los ejercicios son muy similares.


El programa Gladiadores del Altar fue lanzado dos meses atrás y ya cuenta con 4.300 miembros, todos varones jóvenes, que además de las prácticas participan en escuelas de formación sobre la Biblia todas las semanas. Programas similares estaría llevando adelante la iglesia en Argentina y Colombia.
La polémica no se hizo esperar y forzó a la iglesia a sacar de su página los videos de los gladiadores. El diputado federal Jean Wyllys, del Psol, pidió la intervención del Ministerio Público ante lo que calificó de "fundamentalismo religioso" y destacó que la sociedad "no debe cerrar los ojos ante estas cosas" (Zero Hora, 5-III-15).


Un comunicado de la Iglesia Universal destaca que el proyecto Gladiadores del Altar busca rescatar a los jóvenes en situación de riesgo y prepararlos para "servir exclusivamente al Señor". Sin embargo, no son pocos los que, observando los videos, creen que se está forjando una suerte de "dictadura evangélica" y estiman que los comportamientos de los gladiadores, incluyendo su escudo, son similares a los que practicaban los nazis y también los miembros del Estado Islámico.


La polémica está servida. Quien quiera formarse una opinión propia, puede cliquear "Gladiadores do Altar" o mirar el video en Youtube en https://www.youtube.com/watch?v=w9zmcAS_9JA

Publicado enSociedad