Más del 50% de la población europea se contagiará de coronavirus en los próximos 2 meses, según la OMS

El pronóstico parte de un cálculo realizado por el Instituto de Métricas y Evaluaciones de la Salud (IHME), de la Universidad de Washington, citado por el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

La Organización Mundial de la Salud ha asegurado este martes que cree que más del 50% de la población europea se contagiará de coronavirus en las próximas 6 a 8 semanas. Así lo ha expresado Hans Kluge, director regional para Europa de la OMS, en una rueda de prensa.

Del total de países de la región, 50 ya han registrado casos de ómicron, que rápidamente se está convirtiendo en la variante dominante en Europa occidental y ahora se está expandiendo en los Balcanes.

"Datos recopilados en semanas recientes confirman que ómicron es altamente transmisible porque las mutaciones que tiene le permiten adherirse a las células humanas de forma más fácil y puede infectar incluso a quienes lo han estado con anterioridad o a los vacunados", afirmó Kluge.

Kluge ha mostrado su preocupación por el aumento de la presión en los hospitales y ha recordado que las personas no vacunadas están hasta seis veces más expuestas a un ingreso en un centro sanitario que las vacunadas.

Kluge instó a los países de la región aún no golpeados por la nueva variante a implantar medidas como el uso de mascarillas de alta calidad en interiores, impulsar la vacunación completa, incluida la dosis de refuerzo; y preparar sistemas de respuesta que comprendan por ejemplo el aumento de test y que estos sean accesibles.

Una afirmación que contrasta con la negación de la OMS a impulsar la liberación de las patentes de las vacunas. Recordemos que mientras las principales farmacéuticas estadounidenses y europeas siguen obteniendo beneficios obscenos de miles de millones de euros con la pandemia y la producción masiva de vacunas, existen regiones enteras, especialmente de África, que han quedado completamente marginadas de la “ola de vacunación” de los países más ricos.

Si bien la liberación de las patentes fue demandada por más de 100 países en otoño de 2020 en la OMC, los gobiernos imperialistas de EEUU, Japón y la UE, incluido el del PSOE y UP, se opusieron.

La primacía de los intereses y dividendos de estas compañías y sus accionistas, por encima del derecho al acceso a un bien tan esencial como las vacunas de cientos de millones, es una de las muestras más patentes del carácter criminal e irracional de este sistema.

Muy pronto para considerar la covid-19 como una enfermedad endémica

Por otra parte, Kluge ha subrayado que aún es pronto para considerar la covid-19 como una enfermedad endémica. “Hay que ser muy precavidos con las predicciones sobre el futuro”, ha dicho.

En Catalunya, los centros de salud batieron el lunes el récord de visitas en un solo día por coronavirus, con un total de 97.081 personas atendidas. La presión en los ambulatorios catalanes continúa de esta manera al alza y supera el anterior máximo, registrado el viernes pasado con 81.673 visitas.

El lunes, el Ministerio de Sanidad notificó 292.394 nuevos contagios y sumó 202 fallecidos al recuento oficial desde el pasado viernes. La incidencia acumulada sigue al alza y sube 267 puntos hasta rozar los 3.000 casos, situándose en 2.989 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Durante el fin de semana también repuntaron las hospitalizaciones por covid tras sumar más de 2.000 pacientes nuevos, elevando el total a 16.496. En cuidados intensivos hay 2.200 personas.


La OMS cruza al Gobierno español: es prematuro considerar al Covid como enfermedad endémica

La incertidumbre relacionada con el coronavirus, la alta transmisibilidad de la variante Ómicron y la carga hospitalaria derivada de ésta hacen que sea prematuro pensar en tratar la covid-19 como una enfermedad endémica, resaltó este martes la oficina regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Diógenes IzquierdoMadrid

 

La advertencia de la OMS llega cuando el Gobierno español de Pedro Sánchez dijo que evalúa la posibilidad de considerar al Covid-19 como enfermedad endémica y no pandémica, lo que podría igualarla a una gripe, con todas las consecuencias que eso implica.

"Hay que ser muy precavidos con las predicciones sobre el futuro", dijo en rueda de prensa el director de OMS-Europa, Hans Kluge, quien insistió en que la prioridad ahora mismo es proteger a los grupos vulnerables y al personal sanitario, así como minimizar los trastornos en la economía y las escuelas.

Kluge recordó que el coronavirus ha sorprendido "más de una vez" y que "no es buena idea" hacer previsiones, además de destacar que el objetivo fundamental para este año es "estabilizar la pandemia".

La responsable de emergencias de OMS-Europa, Catherine Smallwood, apuntó en la misma comparecencia que "no estamos en ese punto de la pandemia" y que su evolución dependerá mucho "de las acciones que tomemos de forma colectiva en Europa y en todo el mundo".

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció este lunes que el Ejecutivo trabaja en un plan para tratar a la Covid-19 como una "enfermedad endémica" similar a la gripe, lo que implicaría dejar de reportar cada caso y de testear a los sintomáticos mientras siguen recibiendo tratamiento.

En entrevista con la radio Cadena SER, Sánchez dijo que su plan se basa en el hecho de la baja mortalidad que tiene ahora la Covid-19, tras dos años de pandemia, por la vacunación, es decir la fuerte caída en la cifra de muertes respecto a la cantidad de casos que se registran.

"Empecemos a evaluar la evolución de la Covid-19 con parámetros diferentes", dijo Sánchez, que afirmó que la letalidad de la enfermedad si sitúa en el 1% frente al 13% registrado en 2020.

Asimismo, Sánchez agregó que este es un debate que el Ejecutivo está "intentando abrir a nivel europeo", y destacó que la ministra de Salud, Carolina Darias, discutió la propuesta con algunos de sus homólogos en la Unión Europea (UE).

Una definición prematura a la medida de los pedidos empresarios

La apuesta de Sánchez por el "mismo modelo" para controlar la evolución del coronavirus que para la gripe, que significa “dejar de contar los casos, las pruebas...”, etc., se corresponde con el programa que están pidiendo las patronales empresarias para defender sus beneficios a costa de la salud de las y los trabajadores. Un programa que comenzó con la reducción de los días de aislamiento, seguido por favorecer que continuaran acudiendo al trabajo los contactos estrechos sin síntomas y que ahora busca prematuramente normalizar la enfermedad como si fuera una gripe normal o estacional.

Al mismo tiempo que el Gobierno actúa de contragolpe siguiendo la agenda de las empresas, no hay ningún plan serio para fortalecer el sistema de salud público. Lejos de destinar los fondos de la Unión Europea a este objetivo, lo que hará el Gobierno es repartirlo entre los grandes capitalistas del IBEx35, las principales empresas españolas que cotizan en la bolsa.

Además de la OMS, hay otras voces contra el plan para la gripalización del virus del Ejecutivo español. Para la investigadora del grupo de Epidemiología y Salud Pública del Vall d’Hebron Institut Recerca, Magda Campins, el camino es ese, pero Sánchez lo ha marcado de forma “prematura”. La médica, con larga experiencia, cree incluso que “hablar de esto ahora, me parece un poco imprudente, pues puede dar la sensación de que la covid es una gripe; la población está cansada, quiere volver a la normalidad, pero no nos podemos relajar cuando aún hay miles de hospitalizados por covid, llenan las ucis y cada semana hay centenares de muertes”, informa Outline.

La realidad es que no diagnosticar ni declarar todos los casos ya se hace hoy en el Estado español. Pero no por estar en situación endémica, sino por la saturación de la atención primaria, como denuncia José Martínez Olmos, profesor en la Escuela Andaluza de Salud Pública y que fue secretario general del Ministerio de Sanidad durante el gobierno de Zapatero. No hay que confundir eso con no hacer PCR excepto a casos graves, rebajar las cuarentenas, con gestionar una epidemia endémica, dice en declaraciones a Outline. La “gripalización” que apunta Sánchez “son pantallas que vendrán”, afirma. No la actual.

A pesar de un exitoso despliegue de vacunas, el Estado español está lidiando con un aumento sin precedentes de infecciones por coronavirus, causado por Ómicron. El promedio semanal de contagios supera los 100.000, más de la mitad de los calculados algunas semanas atrás. Y desde el inicio de la pandemia, se acumulan 7,16 millones de casos y 89.934 muertes a causa de la enfermedad.

A pesar de ello, los gobiernos europeos, el español y los autonómicos llevan ya más de 20 meses sin reforzar los sistemas sanitarios. Ni mucho menos están a favor de liberar las patentes de las vacunas que podrían haber permitido que la vacunación se extendiera globalmente, limitando la proliferación de nuevas variantes del virus. El virus mata, pero el capitalismo lo hace aún más.

Martes 11 de enero

Publicado enInternacional
Venezuela llega al fin del ciclo hiperinflacionario y registra el cuarto mes consecutivo con un alza de precios menor a dos dígitos

 La variación acumulada del indicador inflacionario del 2021 fue cuatro veces menor a la del año anterior, según cifras del Banco Central.

La economía venezolana muestra un nuevo comportamiento con respecto al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), al registrar —por cuarto mes consecutivo— una inflación por debajo de los dos dígitos. Además, las cifras del 2021 comprueban que la crisis hiperinflacionaria ha llegado a su fin, con indicadores mensuales por debajo de 50%.

En el más reciente informe del Banco Central de Venezuela (BCV) sobre el INPC se detalla que, en diciembre de 2021, la inflación se ubicó en 7,6%, un 0,8% menos a la de noviembre del mismo año, que cerró en 8,4%. Además, la cifra fue 69,9 puntos porcentuales, menor al mismo período de 2020, cuando se fijó en 77,5%.

La racha de cuatro meses comenzó en septiembre de 2021, cuando la inflación marcó 7,1%. Luego, en octubre fue de 6,8%, la más baja de todo el año.

De acuerdo a los datos mensuales divulgados por el BCV, el mes que marcó un nivel más alto de inflación en 2021 fue enero, con 46,6%. Desde entonces, el índice se ha desacelerado paulatinamente, con algunos picos mensuales que no superaron el 35 %.

Los repuntes más altos durante el año, además de enero, se registraron en febrero (33,8%), abril (24,6%), mayo (28,5%) y agosto (19,8%). Los demás meses marcaron las siguientes cifras: marzo, 16,1%; junio, 15,7%; y julio 16,7%.

El comportamiento del INPC también muestra que la crisis hiperinflacionaria —fenómeno que se caracteriza por una inflación mensual por encima de 50 % y sostenida en el tiempo, al menos durante un año— ha llegado a su fin.

Descenso de la inflación anual

En cuanto a las variaciones anuales acumuladas del INPC, el porcentaje del 2021 cerró en 686,4%, cuatro veces menos al de 2020, que fue de 2.959,8%.

Según los registros históricos del último lustro, la desaceleración paulatina de la inflación en Venezuela comenzó en 2019, cuando el INPC se ubicó en 9.585,5% al cierre del año, una notable caída si se compara con el 130.060,2% de 2018, el pico más alto de la historia reciente.

La crisis hiperinflacionaria se profundizó, en buena parte, debido a la imposición del bloqueo financiero y las medidas coercitivas de EE.UU. contra la industria petrolera venezolana, que provocaron la disminución en casi 100% de los ingresos de divisas al país, impidiendo el normal funcionamiento de la economía. 

La situación económica en Venezuela aún tiene retos por delante para operar a niveles óptimos, como mejorar las condiciones salariales de toda la clase trabajadora y atender los niveles de desigualdad entre la población –que se divide entre quienes tienen acceso a divisas y los que no–, pero la cotidianidad muestra signos de mayor dinamismo y desenvolvimiento.

Esa evidente mejoría es impulsada por las iniciativas de diversificación laboral por parte de la clase trabajadora, la inversión privada y la promoción de microemprendimientos, mientras el Estado apuesta por disminuir los subsidios a los combustibles y la industria petrolera incrementa paulatinamente los niveles diarios de producción de crudo y refinación de carburantes.

Privilegiar el uso de la moneda local

En diciembre pasado, la vicepresidenta ejecutiva y también ministra de Economía y Finanzas de Venezuela, Delcy Rodríguez, propuso al Parlamento un proyecto de ley de reforma parcial del impuesto a las grandes transacciones financieras, que tiene como objetivo privilegiar el uso de la moneda local, el bolívar.

La propuesta del Ejecutivo, que debe discutir y aprobar el parlamento este año, va en consonancia con las medidas y acciones económicas aplicadas en 2021, dirigidas a fortalecer el bolívar e impulsar la cartera de créditos productiva del país.

Rodríguez dijo que la creación de la nueva expresión monetaria, conocida como el 'bolívar digital', permitió recuperar los pagos en bolívares, con un registro de 80% de transacciones en moneda local dentro del comercio nacional y resaltó el resurgimiento de la industria petrolera, que ha logrado producir más de un millón de barriles diarios, en medio de las férreas sanciones de EE.UU.

Por esto, la alta funcionaria declaró que el 2022 para Venezuela "será el año de la recuperación definitiva del bolívar como moneda nacional" ante la dolarización de facto; y el primero de "una nueva era de crecimiento, de esperanza, de florecimiento" con una economía diversificada.

Publicado: 11 ene 2022

Publicado enInternacional
Lunes, 10 Enero 2022 07:09

¿Puede pasar aquí?

El 6 de enero de 2021, partidarios de Donald Trump chocaron con la policía y las fuerzas de seguridad mientras tomaban por asalto el Capitolio en Washington, DC. Un año después, los estadunidenses aún esperan que el sistema judicial aclare si se trató de una simple manifestación exacerbada o de un intento de golpe de Estado.Foto Afp

 

 

David Brooks

No es extraordinario que periodistas tengan que reportar sobre riesgos de golpes de Estado, guerra civil, amenazas de muerte contra políticos y líderes sociales, de complots de secuestros políticos, sobre atentados terroristas contra ciudadanos e instalaciones gubernamentales. Sí es extraordinario que estemos reportando todo esto no en torno a un país tercermundista o sobre un Estado fallido, sino desde el autoproclamado guardián planetario de la democracia.

Durante la semana pasada, alertas urgentes sobre amenazas potencialmente letales a la democracia estadunidense incluyendo guerras civiles, golpes de Estado, terrorismo político y hasta neofascismo provinieron del propio presidente Biden –quien al marcar el aniversario del asalto al Capitolio se vio obligado a preguntar a sus paisanos: ¿Vamos a ser una nación que acepta la violencia política como lo normal?–, como también de los líderes de ambas cámaras del Congreso, de dos ex presidentes (Carter y Obama), de expertos en sistemas democráticos y sus crisis (incluyendo veteranos de servicios de inteligencia que evaluaban estas condiciones en otros países), de ex generales y de intelectuales reconocidos. Estas voces se sumaron al coro de alarma generado durante los recientes cinco años y que se intensificó durante las pasadas elecciones presidenciales que culminaron con, por primera vez en la historia del país, un presidente rehusando aceptar los resultados e intentando descarrilar el proceso constitucional incluso con un asalto violento del Capitolio de parte de sus seguidores hace un año.

¿Están exagerando?, Eso está a debate, y aunque hay expertos que rechazan que el país está ante la posibilidad de algo remotamente parecido a la catastrófica guerra civil del siglo XIX ni tampoco un golpe de Estado exitoso, sí hay amplio consenso de que la violencia política puede intensificarse aún más con, por ejemplo, nuevos atentados terroristas de ultraderechistas estadunidenses (el peor atentado terrorista antes del 11-S fue realizado por estadunidenses en Oklahoma City en 1995, con 168 muertos ). Pero también, recuerdan otros, en varios países que de repente sufrieron un golpe o en donde estalló una guerra civil, muchos aseguraban, estaban convencidos, justo antes que eso no puede ocurrir aquí.

Noam Chomsky afirma que el asalto al Capitolio de hace un año nos muestra que la democracia política limitada que aún existe (en Estados Unidos) pende de un hilo delicado y advirtió que los esfuerzos republicanos de subversión electoral en el país forman parte del golpe suave que está procediendo ahora.

Chomsky explica: mientras las acusaciones de propagandistas derechistas son en gran medida fantasías delirantes, tienen suficiente base en la realidad para incendiar a aquellos que ven su mundo de dominio desaparecer, al referirse a la cada vez más reducida mayoría blanca en Estados Unidos. En entrevista la semana pasada en Truthout, Chomsky continúa: con el orden social desmoronándose bajo el asalto neoliberal, estos temores son fácilmente manipulados por demagogos y oportunistas, mientras que sus patrones en sus oficinas ejecutivas y mansiones gozan la oportunidad de continuar con el robo que han llevado a cabo por 40 años, y donde los desafíos pueden ser reprimidos, por violencia estatal y privada si es necesario. Eso es un mundo que podría no estar lejos. Alertó: cuando Estados Unidos desciende hacia el fascismo, la supervivencia a largo plazo de la sociedad humana se vuelve una perspectiva dudosa.

Estados Unidos siempre ha sido uno de los países más violentos en el mundo. Pero eso sí, siempre se suponía que los golpes de Estado, atentados de terrorismo político, violencia tipo paramilitar y más que ocurren en otros países –muchas veces con el apoyo o participación de Washington– nunca ocurrirían aquí dentro, hasta ahora.

El futuro, y no sólo el de Estados Unidos, ahora depende de las fuerzas democratizadoras progresistas que han transformado y rescatado a este país en el pasado, y hoy, más que nunca, necesitan de la solidaridad de todas sus contrapartes alrededor del mundo.

Playing for Change. Everyday People. https://www.youtube.com/watch?v=-g4UWvcZn5U

Black Pumas/Playing for Change. Colors. https://www.youtube.com/watch?v=-rM3xn2JXGU

Publicado enPolítica
La crisis de Kazajistán no es una de las “revolución de colores” made in USA

El 2 de enero, la ciudad obrera de Janaozén volvió a quitar el sueño a la clase gobernante, cuando el presidente Tokaev anunció que iba a duplicar el precio del litro del Gas Natural Licuado (GNL), de 60 tenges a 120 (1 euro equivale a 492,1460 tenges), provocando la mayor crisis de la historia de la República de Kazajistán.

El estallido de protestas populares en el país centroasiático afecta no solo a la población del país y el destino de sus políticos, sino también al resto de los países de Asia Central, considerado por algunas teorías políticas como Heartland "Corazón de la Tierra": quien lo domine controlará el mundo.

Kazajistán en el mapa

"La tierra de los errantes", eso significa Kazajistán, nombre compuesto por el término turco "kaz" «deambulante, nómada» y el sufijo persa de "stán", del verbo indoeuropeo astan-estar, «lugar de hábitat de un pueblo». Antes de formar parte de la Unión Soviética, sus tierras fueron dominadas por tres imperios: persa, mogol y ruso. A mitad de camino, los kazakos se islamizaron y, tras unos 70 años siendo una las repúblicas soviéticas de la URSS, en 1991 por primera vez se convierten en un Estado.

Otros datos claves sobre este país:

- Con sus 2.727.300 kilómetros cuadrados es el noveno país más grande del mundo, el más amplio sin litoral, y siendo de mayoría musulmana (sunnita) es el principal país "musulmán" en cuanto a superficie, aunque el Estado sigue laico y sus musulmanes no son practicantes, al igual que la mayoría de los creyentes del mundo.

- Limita con Rusia, China, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán y el Mar (lago) Caspio.

- Está habitado por solo 18,8 millones de personas, pertenecientes a un centenar de grupos étnicos; el 28% son rusos.

- Hablan una de las lenguas túrquicas, y la escriben en cirílico. Planean adoptar la escritura latina en 2025.

- Cerca del 70% de la población es musulmana sunnita, con minorías chiitas; un 20% se declara cristiana y el resto no creyentes.

- Cuenta con inmensas reservas de petróleo, gas natural, cobre y uranio, siendo el principal productor mundial (el 40%) de la materia radioactiva.

- Alberga el cosmódromo de Baikonur, el más antiguo del mundo (años 50): desde donde fue lanzado el Sputnik 1, y Yuri Gagarin y Valentina Tereshkova realizaron sus vuelos espaciales.

Por lo que, su ubicación, su petróleo, gas y uranio le convierten en un país de interés para las potencias mundiales.

Kazajistán o Nazarbáyev SL Company

Nur sultán Nazarbáyev (1940) es la encarnación del chaquetismo: fue el presidente de la República Socialista de Kazajistán entre 1984 y 1991, y después él mismo desmanteló el sistema socialista para sustituirlo por un capitalismo tribal de las estepas. De la noche a mañana, se convirtió en Haji, tras una peregrinación a la Meca, y sembró el país de mezquitas, que lejos de ser un lugar de culto es otra herramienta del control social y retén del progreso.

El mandato de Nazarbáyev ha ido acompañado de una corrupción monumental, dura mano contra la oposición de izquierdas y la clase trabajadora y un obsceno culto a su propia personalidad: ha llegado a cambiar el nombre de la capital de Astaná por el suyo: Nur-Sultán, que también luce en la entrada del aeropuerto a pesar de las protestas ciudadanas.

El clan Nazarbáyev controla los negocios del petróleo y gas, el uranio, la construcción, la minería, la banca y las telecomunicaciones, entre otros. La hija mayor de la "familia", Darigha Nazarbaeva, ha sido presidenta del Senado, viceprimera ministra y, junto con su esposo, fundadora del partido Asar, aliado del partido Nur-Otan de su padre, que copan los escaños del parlamento; la benjamina Dinara y su esposo Timur Kulibaev también se llevan una gran parte del pastel, al igual que el nieto del patriarca, Nurali Aliyev, ex teniente de alcalde de Astaná, banquero y propietario de varias compañías, cuya fortuna conocida asciende a 200 millones dólares.

Un país indignado

Nazarbáyev ya se había enfrentado con varias grandes protestas populares: 

- Abril de 2005 y febrero de 2007: huelgas y manifestaciones de los trabajadores del campo de petróleo de Tengiz. Exigían un convenio colectivo, libertad de actividad sindical y un sueldo decente. La petrolera estadounidense Chevron es el mayor productor extranjero de petróleo en Kazajstán con una participación del 50% en la empresa conjunta Tengizchevroil, y una inversión de 45 mil millones de dólares en la industria, en cuya gestión participa el yernísimo Kulibaev. Parte del pastel también se la llevan la estadounidense ExxonMobily y una contratista de la rusa Lukoil. En 2021, según el Movimiento Socialista de Kazajistán, cerca de 40.000 trabajadores perdieron su empleo en la zona y se han planificado más despidos.

- Diciembre de 2011: ciudad petrolífera de Janaozén. Miles de trabajadores que habían declarado una huelga en protesta por las condiciones de trabajo y los salarios ocuparon las calles tras el despido de varios compañeros. El presidente mandó a la policía dispararles: hubo al menos 15 obreros asesinados y cientos de heridos y detenidos.

- Marzo de 2016: masivas protestas por cambiar la Ley de Tierra y subastar 1.7 millones de hectáreas de tierras agrícolas, antes en gran parte colectivas, en un país que aumenta la nostalgia hacia el pasado socialista, al igual que en el resto de Asia Central.

- Febrero de 2019: manifestación de miles de mujeres que exigían una vivienda digna tras el incendio en un piso en Astaná, que mató a 5 niños de una misma familia.

Aunque Nazarbáyev sacrificase al primer ministro Sagintayev, tuvo que dimitir -sin marcharse-, los continuos escándalos de corrupción de su familia le obligaron a renunciar un mes después. Decidió ejercer el poder desde la sombra, y mientras mantenía el control sobre el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) y otros órganos del poder clave, designó a su leal amigo y presidente del Senado Kasim-Yomart Tokaev como presidente, tras unas elecciones a su medida.

En 2021: más huelgas de los mineros y de los obreros del petróleo en regiones de Aktobe, Kazajstán Occidental, ahora con Tokaev de presidente, y la misma clase social, obviamente, no iban a cambiar la situación a mejor. Por lo que hoy regresan las protestas, aunque con más fuerza que nunca.

El contrato social entre el poder y los ciudadanos, que consistía en que éstos se mantuvieran al margen de la política a cambio de recibir alguna ayuda en forma de subsidios, se ha roto, debido a la lógica de la codicia ilimitada inherente a la burguesía que gestiona el país, quien busca más ganancias recortando los "gastos" en los servicios imprescindibles para la población.

¿Por qué decidió subir el precio del gas?

- La presión mundial, sobre todo de Europa, de recibir mayor flujo de hidrocarburo y más barato: dentro de la actual crisis energética. Para más inri, México ha anunciado que la compañía petrolera estatal reducirá las exportaciones para elevar el uso interno del petróleo.

- Las compañías multinacionales italianas y francesas, Eni y Total, han firmado contratos con KazMunayGas, de propiedad estatal de Kazajistán, y han realizado grandes inversiones para explotar los hidrocarburos en Abay y en el sector kazajo del Mar Caspio: pretenden recuperar sus inversiones en el menor tiempo posible, vendiendo un gas caro.

- El afán del gobierno de maximizar las ganancias como vendedor del GNL, reduciendo su consumo por los ciudadanos que no sólo lo usan lo como combustible en automóviles, sino que un 20% lo hace también para cocinar o calentarse. Por lo que, en vez de aumentar la producción, el gobierno planeó eliminar el subsidio de hasta el 60% que aplica al gas, y así disuadir a la gente de su consumo sin ofrecerles otra alternativa, ¡encima durante el invierno!

- En los próximos meses está prevista la inauguración de un nuevo complejo petroquímico que requerirá 550.000 toneladas del GNL al año, por lo que el Estado deberá reducir las exportaciones de este combustible hasta el 40%, provocando inquietud  en sus clientes internaciones, desde Europa hasta China y Rusia.

- Padecer una profunda "Enfermedad Holandesa" que sufre como gran exportador de petróleo: la suma de corrupción gubernamental y abandonar el desarrollar de otros segmentos de la economía.

- En vez de invertir en la modernización de la infraestructura obsoleta de la producción de energía de la era Soviética, que además causa la pérdida de parte de la producción, el régimen capitalista decidió recurrir al manual de represión.

¿Por qué la indignación popular?

Debemos tener en cuenta que:

- Un tercio de los automóviles del país funcionan con GNL, y además la gasolina es cara.

- Una subida en los precios de combustibles generará un efecto inflacionario sobre todos los bienes de consumo.

El PIB de Kazajistán (la economía número 53 en el ranking mundial entre 196 países) es de 171 mil millones de dólares, para una población pequeña: sí, el país es uno de los más ricos del mundo. ¿A dónde va la fortuna creada?

Antes de que Tokaev mandase a disparar a los manifestantes y cuando aún había alguna posibilidad de llegar a un pacto, la demanda de los indignados, que carecen de organización y líderes, era:

- Un cambio real en el poder.

- Elección directa de los gobernadores que son designados por el presidente.

- Restablecer la Constitución de 1993 que limitaba las facultades del jefe del ejecutivo.

- Dejar de perseguir a los opositores y activistas sociales.

Los 400 mineros de Armlormital Temirtau que se han unido a la huelga general en la industria minera exigen también una subida salarial, bajar la edad de jubilación y tener derechos sindicales y huelgas.

La metamorfosis instantánea del presidente

La ira ciudadana y su magnitud cogió por sorpresa a Tokaev, por lo que, en menos de una semana, cambió varias veces de posición:

- El primer día prometió acelerar las reformas sociales y ampliar las libertades políticas. El segundo, dio marcha atrás en la subida del precio de carburantes, culpó a sus ministros por la medida, disolvió el gabinete y apartó al odiado Nazarbáyev del CSN. Al ver que la gente se negaba a creer al presidente "marioneta" de la familia Nazarbáyev, el tercer día declaró el estado de emergencia y, para desacreditar a los manifestantes y justificar la represión, insultó a la inteligencia de los trabajadores y usó el desgastado mantra de la clase burguesa mundial acorralada y sin imaginación, tachándoles de estar manipulados por los "terroristas a sueldo de extranjero", como si fueran tontos, además de vendepatrias. Presentó como intento de golpe de Estado el lanzamiento de unos cócteles molotov al ayuntamiento, el derribo de una estatua (¡de una docena!) del sultán Nazarbáyev y la irrupción de unos cientos de manifestantes en el aeropuerto de Almaty, que horas después fueron desalojados sin más. Una chiquillada para ser un golpe de Estado, que requiere un complot de generales, tanques en las calles, asaltar los medios de comunicación, etc.

La conciencia a su incapacidad de controlar y gestionar la situación, y la desconfianza hacia la lealtad de las fuerzas armadas kazakas, por si se negaban a disparar al pueblo, fueron parte de los motivos del presidente a solicitar la ayuda a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) para rescatarle.

El Kremlin, que inicialmente había calificado las protestas como un "problema interno", aceptó enviar las "Fuerzas de mantenimiento de la paz":

  1. ¿Acaso cree que hay una guerra con una potencia extranjera?
  2. Si se trata, del "terrorismo internacional", como afirma Tokaev, ¿de qué "paz" habla entonces?
  3. Se pensaba que esta fuerza se había formado para defender a las naciones miembros del Tratado de una agresión de la OTAN, que no para aplastar a los ciudadanos que ejercen su legítimo derecho de levantarse contra sus sin vergüenzas autócratas. Ahora, la rabia de los manifestantes se ha dirigido hacia Rusia.

Una cosa es vigilar a EEUU, que intenta arrastrar a Rusia y China a una guerra, y la entrega de Kabul a los Talibán, el acuerdo de Aukus y las provocaciones en Ucrania sólo han sido parte de su estrategia, y otra perder el norte y caer en su trampa: nada beneficia más a EEUU y sus socios que ver cómo, sin disparar una sola bala, sus rivales cavan su propia tumba.

En este escenario gris no podía faltar Tayyab Erdogan, garbanzo que se mete en todo tipo de sopa -como se dice en persa-, el padre del "nacionalislamismo" de Turquía, país miembro de la OTAN: ha ofrecido a su homólogo kazako "proporcionarle cualquier asistencia que necesite". Erdogan ha lanzado un ambicioso proyecto de "unificación del mundo turco" que incluye a Turquía, Azerbaiyán, Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán, para contener la influencia rusa y china en Asia central y en Cáucaso.

Las amistades de Astaná

Kazajistán tiene una política exterior multilateral: además de ser miembro de OTSC, es también socio de la Organización de Cooperación de Shanghái, liderada por Beijing y Moscú. Provee el 5% de las importaciones de GNL de China, mientras participa en la mega Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda. Miles de uigures viven en Kazajistán, al igual que una importante minoría kazaja habita la provincia china de Sinkiang.

En cuanto a Rusia, Astaná le sigue alquilando el cosmódromo de Baikonur y le vende GNL. Kazajistán se abstuvo en la votación del 2014 de la Asamblea General de la ONU, que aprobó una resolución para invalidar el referéndum en Crimea para integrarse a Rusia, y durante sus dos años en el Consejo de Seguridad (2017-2018), votó en numerosas ocasiones en oposición o no alineación con Rusia, incluso cuando presentó una condena a los ataques aéreos estadounidenses sobre Siria.

Astaná tiene buenas relaciones con EEUU y las utiliza para contrarrestar la influencia de sus dos vecinos gigantes en el país: aceptó los 240 millones de dólares de EEUU en asistencia a cambio de eliminar sus armas nucleares, cooperó con Washington en el Afganistán ocupado, y recibió en 2020 al secretario de Estado Mike Pompeo, que iba tantear la posibilidad de una base militar en este costado de China y Rusia.

***

Si continúan las huelgas y manifestaciones y se interrumpe el suministro de GNL desde Kazakstán al mercado europeo y sureste asiático, la represión aumentará. En cuanto al uranio, su precio subió en el mercado a 45,50 dólares por libra, aunque los clientes no muestran nerviosismo: suelen tener una reserva para los próximos 10 años, y la empresa estatal kazaka Kazatomprom y la francesa Orano siguen explotando las minas del país, ubicadas lejos de las principales ciudades.

Los manifestantes no están organizados, ni tienen líderes. El Partido Comunista, que cuenta con alrededor de 70.000 miembros y simpatizantes clandestinos, es ilegal. Por otro lado, es dudoso que Tokayev tenga la capacidad de gestionar esta profunda crisis:  Un panorama bastante inquietante y complejo.

Y una lección desde Kazajistán: dividir el mundo en "Oriente" y "Occidente" o "Norte" y "Sur" es una cortina de humo, en el análisis político, que oculta los problemas compartidos por las clases trabajadoras del mundo, y también la alianza de sus líderes (a pesar de sus discrepancias y rivalidades) cuando se trata de salvar el sistema capitalista, aunque unos se declaren "antiestadounidenses" y otros "antirrusos" en falsos bloques .


Aumenta a 164 la cifra de muertos por los disturbios en Kazajistán

El gobierno reconoce nuevo parte policial en el que se multiplica el número de fallecidos y detenidos

Afp

Kazajistán. Los disturbios en Kazajistán causaron 164 muertes y unos 2 mil heridos, en tanto las autoridades anunciaron ayer haber arrestado a casi 6 mil personas vinculadas a estas sangrientas revueltas que han sacudido durante toda la semana al país más grande de Asia central.

Las cifras no pudieron ser confirmadas por una fuente independiente, pero 103 de las muertes se registraron en Almaty, capital económica, informaron varios medios, citando al Ministerio de Salud.

Fuentes oficiales indicaron que murieron 26 "delincuentes armados" y 16 miembros de las fuerzas de seguridad.

En total, unas 5 mil 800 personas fueron detenidas, "entre las cuales hay muchos extranjeros", durante 125 investigaciones distintas, señaló en un comunicado la presidencia kazaja, sin brindar más detalles.

"La situación se ha estabilizado en todo el país", pese a que las fuerzas de seguridad continúan realizando operativos de "limpieza", añadió la fuente, tras una reunión de crisis convocada por el presidente, Kassym Jomart Tokayev.

Adicionalmente las tropas de un contingente multinacional de la organización del tratado de seguridad colectiva (OTSC), dirigida por Rusia, vigilan instalaciones clave.

Kazajistán, un país con 19 millones de habitantes, rico en hidrocarburos, se vio sacudido por disturbios sin precedentes desde su independencia, en 1989, cuando murieron decenas de personas.

La protesta comenzó el domingo pasado en provincias a causa del aumento de los precios del gas, para extenderse a las grandes ciudades, incluida Almaty, donde estallaron disturbios a los que la policía respondió con balas reales contra los manifestantes.

De acuerdo con el Ministerio del Interior kazajo, citado ayer por la prensa local, los daños materiales fueron estimados en unos 199 millones de dólares. Más de 100 empresas y bancos fueron saqueados y unos 400 vehículos destruidos.

El sábado, fue arrestado el exdirector de los servicios de inteligencia, Karim Massimov, primera figura importante detenida, por sospechas de "alta traición".

Rechazando todo diálogo con los manifestantes, Tokayev autorizó el viernes a las fuerzas de seguridad a "disparar a matar".

Almaty retornó a una calma relativa en los últimos días, y allí agentes de policía disparan tiros al aire para evitar que sus habitantes se aproximaran a la plaza central de la ciudad, constató el sábado un periodista de la Afp.

Señal del tímido regreso a la normalidad, unos 30 supermercados reabrieron ayer para evitar la inquietud de la población sobre una posible escasez, informaron los medios.

En estos días, se veían largas colas de vehículos en las estaciones de servicio de combustible. En Almaty quedan cicatrices de los recientes días de violencia, con fachadas de edificios ennegrecidas por el fuego, y automóviles calcinados bloqueando las calles. El aeropuerto local, que debería reabrir el lunes, permanecerá cerrado "hasta una estabilización de la situación", indicaron ayer las autoridades.

Además del aumento del costo de vida, la figura del ex presidente Nazarbayev, quien gobernó con mano de hierro desde 1989 hasta 2019, se encuentra en el meollo de la cólera de los manifestantes.

Su portavoz, Aidos Ukibai, negó nuevamente que Nazarbayev hubiera abandonado el país, asegurando que apoya a Tokayev.

En el marco de rumores sobre una lucha por el poder, también comentó que Tokayev cedió voluntariamente a Nazarbayev el liderazgo del Consejo de Seguridad Nacional, luego del anuncio de que tomaría las riendas del país.

Además, la crisis kazaja ha provocado más tensiones entre Rusia y Estados Unidos, en un contexto de relaciones difíciles entre ambas potencias. La OTSC se reunirá el lunes por videoconferencia para evaluar la situación en Kazajistán.

 

Tomado del diario La Jornada

Publicado enInternacional
Israel identificó su primer caso de "flurona" que combina covid y gripe

El contagio simultaneo de coronavirus y el virus de la gripe en una misma persona fue confirmado por Israel el sábado. Conocido como "flurona" puede ser de riesgo para personas vulnerables.

Israel detectó su primer caso de contagio simultáneo de coronavirus y virus de la gripe, conocido como "flurona", en una mujer embarazada sin vacunar, confirmó el Ministerio de Sanidad israelí.

La mujer fue dada de alta el pasado 30 de diciembre después de ser tratada por síntomas leves derivados de esta doble infección, añadió el digital Times of Israel.

Los casos por "flurona" fueron detectados por primer vez en Estados Unidos durante el primer año de pandemia de coronavirus.

Expertos del Ministerio de Sanidad israelí creen que hay casos similares, todavía no identificados, cuando el país registra casi dos mil personas hospitalizadas por gripe, al tiempo que aumentan los positivos de coronavirus por la variante Ómicron.

La circulación de los virus de la gripe y de Covid-19 a la vez preocupa por el elevado riesgo para la población, sobre todo vulnerable, ya que las dos enfermedades afectan al sistema respiratorio superior, alertan los expertos.

“Hoy, estamos viendo casos tanto de coronavirus como de gripe que están comenzando a asomar la cabeza. Estamos viendo cada vez más mujeres embarazadas con gripe", declaró al digital Ynet el director del Departamento de Ginecología de los hospitales, Arnon Vizhnitser.

Israel viene apostado a combinar nuevas dosis de la vacuna con un un "modelo de contagio masivo" para lograr la inmunidad. Sin embargo, esto último es algo con lo que ya han coqueteado distintos gobiernos desde el inicio de la pandemia, como el de Johnson, Trump y Bolsonaro, con resultados terribles que se cobraron la vida de cientos de miles de personas. Por el contrario, como ya alertó parte de la comunidad científica desde el primer día la circulación masiva del virus en forma descontrolada puede dar lugar a nuevas mutaciones y hasta la aparición de nuevas cepas, de las que no se puede conocer por anticipado su peligrosidad.

Ese fue el caso de la aparición de la variante Delta en India y de Ómicron en el sur de África al combinar circulación masiva del virus y bajo nivel de vacunación. Una situación que solo se explica por la irracionalidad capitalista que a dos años de la aparición del virus y a uno de las vacunas ha impedido la liberación de las patentes que permitan fabricar estas últimas de forma masiva y a bajo costo para vacunar a toda la población mundial.

Publicado enInternacional
Fabio Manosalva, Hay males que duran 100 años (Cortesía del autor)

¡La culpa es de ellos! Así, con facilismos de este tipo pero que para nada son ingenuos, sin reparar en las circunstancias totales que rodean la actual crisis pandémica por covid-19, tratan de ‘explicar’ en diversas partes de la sociedad global, y en particular en Colombia, la prolongación de la crisis de salud pública, asociada con este virus.


La inculpación no es insignificante. En realidad, es el paso previo para justificar la aprobación y la puesta en marcha de mecanismos de coerción, anulación de derechos fundamentales para quienes así son señalados, estímulo a la división social entre quienes aceptan la vacuna y quienes por diferentes motivos no lo han hecho, así como mampara para ocultar o dificultar la discusión que se debiera dar en todas las sociedades en torno a la realidad de esta crisis, la manera como ha sido afrontada hasta ahora y las opciones existentes, incluida la vacuna pero sin limitarse a ella, para prevenir el contagio, así como para superarlo en caso de afectación. Pero también frente al reto sustancial ante el que se enfrenta la sociedad global: aniquilar el virus vs. aprender a convivir con el mismo.

Efectividad total, parcial, temporal

Un logro inmediato de esta distorsión de la realidad es evitar una explicación amplia y suficiente que los gobiernos de cada país le deben a su población, y es: la vacunación es garantía de inmunidad, sí o no, o simplemente, por la fase de experimentación en que se encuentran los biológicos, y por la constante modificación a que las obliga, producto de las constantes variantes que experimenta el virus, solo es un mecanismo de protección parcial. Quizá éstas sean apenas un recurso para crear o reforzar anticuerpos, los mismos que tienen vitalidad temporal –de mayor a menor temporalidad–, como lo evidencia la caída de efectividad de las numerosas vacunas tras algunos meses de su aplicación.

Hay realidades evidentes: en Israel, por ejemplo, el país prototipo de la propagandeada efectividad de este procedimiento, lo que para junio de este año era éxito total –tras unas semanas de triunfalismo– dio paso al pesimismo. Y para superarlo, según el “Dr. Anat Ekka Zohar, quien dirige el estudio del programa de refuerzo […] “La tercera dosis es la solución para frenar el actual brote de infección” (1) producto, según distintas autoridades de la variante Delta, más contagiosa, y por la cual la vacuna Pfizer perdió sus bondades. Eran Segal, “[…] quien asesora al gobierno israelí en asuntos de covid [indicó que] cinco o seis meses después de la vacuna, las personas probablemente solo estén protegidas entre un 30% y un 40%, en comparación con más del 90% cuando la protección se activa por primera vez” (2).

Es una realidad ocultada, difuminada o manipulada a lo largo del mundo, maniobra con graves consecuencias sobre la salud y la vida de millones, ya que, al no enfatizar lo suficiente en la realidad de que vacunado o no cada persona debe “seguir con el riguroso uso de tapabocas, guardar la sana distancia y el lavado de manos”, quien recibe la inyección queda convencido de que es inmune y se relaja con las indicaciones antes relacionadas. Algo mucho más posible, toda vez que la normalidad en la producción, la distribución y el consumo de mercaderías, así como de espectáculos, a la par del transporte nacional y global, está al ciento por ciento. La vida cotidiana ha regresado a su tradicional agite diario, afán y preocupación principal del empresariado.

Relajados, desprevenidos, convencidos de lo que no es, los inoculados se infectan e infectan a otras personas, propiciando nuevas olas de contagio que toman vuelo en países que se supone ya deberían tener inmunidad de rebaño, anunciada meses atrás para sociedades que superaran un 70 por ciento de vacunados (luego para un 80 por ciento, y el porcentaje continúa subiendo). Hay que aclarar que, además de quienes pasan por el pinchazo, en el porcentaje antes aludido se debería sumar a quienes han sufrido el contagio y lo han superado, lo que llevaría a que en estos países la inmunidad de rebaño ya pudiera estar asegurada. ¿Por qué no es así? ¿Por qué el virus sigue golpeando en estos países como si no estuviera vacunada la mayoría de su población?

Ausencia de claridad evidente en Colombia, país en el que en todo momento se da a entender que el biológico es la única y efectiva solución para evitar el contagio, como para elujdir sus fuertes consecuencias, incluso la muerte, en caso de tratarse de un cuerpo debilitado por enfermedades crónicas (comorbilidades). País en el que el formulario que diligencia quien se someterá al pinchazo dice de manera tibia: “La vacunación contra el Sars.CoV-2/covid-19 reducirá (N.M.) la posibilidad de presentar la enfermedad”. Y entre sus beneficios anunciados: “reducción (N.M.) de la severidad de la enfermedad en caso de presentarse” (3).


Allí está escrito lo antes referido. La vacuna aún no es tal, ya que no inmuniza y sí reduce la posibilidad de infección como su impacto, pero así está escrito para quien lee entrelíneas, no para un amplio porcentaje de la población que solo lee lo textual. Realidad: hay que insistir en que tendría que difundirse de manera directa, diáfana, llamando y propiciando, vía políticas públicas de salud y alimentación, a considerar otras medidas de protección: cambiar hábitos y consumos alimentarios para evitar inflamaciones crónicas en el organismo, y para ello incrementar la ingesta de todo tipo de alimentos que fortalezcan los anticuerpos, por ejemplo, brócoli, cúrcuma, ajo, albahaca, orégano, entre otras opciones; pero también ingiriendo bebidas con igual cualidad, a partir de salvia, quina, jengibre, moringa y otros; así como, en caso de infección por covid-19, dejando abierta la posibilidad de consumir Ivermectina, Dexametasona, Aines (antiinflamatorio) Dióxido de cloro (4), ingerir anticoagulantes como Ginkgo biloba y Ginseng (según medicación), Naproxen o Ibuprofeno, así como el hábito diario de una aspirina (5).

Como todo lo relacionado con la salud, lo prioritario es prevenir, y en ello también tiene mucho que ver el ritmo cotidiano a que nos tiene acostumbrado el capitalismo, como todo lo que tiene que ver con las condiciones económicas y sociales de vida. Pero sucede que la pandemia, a pesar de haber desnudado una vez más el sistema socioeconómico hoy hegemónico, evidenciado su actual invalidez, no propició el necesario choque cultural para que los millones que habitan aquí y allí levantaran su voz en contra de tal realidad, demandando su radical transformación. Es así como, luego del craso error de la dirigencia mundial de parar en seco el músculo capitalista, todo siguió como si nada hubiera ocurrido.

Y no solo recobró su ritmo el sistema global sino que además logró apagar o hacer inaudibles las voces que asocian esta crisis con la deforestación creciente de bosques y selvas, con la diversa manipulación de la naturaleza, con el extractivismo en todos los niveles. En fin…, con el predominio de un sistema para el cual la producción y el consumo cada vez en mayor escala son lo fundamental. La vida, ¡que espere! Relación causa-efecto que, para evitar su prolongación y la posible aparición de nuevos virus de potencia igual o superior a la actual, demanda la superación del modo de producción dominante.


Es una capacidad de maniobra extendida a la devaluación del sentido original de la ciencia en su abierto y cuestionador espíritu, sin dejarse encasillar ni limitar por intereses económicos, políticos, religiosos o de otro orden, y sí dispuesta a valorar las más diversas opciones para resolver uno y otro problema o interrogante. Hoy, como sorpresa, parece que la ciencia fuera infalible y limitada al conocimiento y los intereses de las farmacéuticas.

Esos intereses llevan a ocultar o manejar –de manera casi inaccesible– datos fundamentales sobre lo que está ocurriendo. Por ejemplo, tasas de infección que indican con toda claridad el porcentaje de quienes ya contaban con la pauta completa de vacunación y quienes no lo estaban. Pese a ello, y a la recurrente y malintencionada información de que quienes hoy llegan a hospitalización por covid-19 son mayoritariamente no vacunados, los datos procedentes de Israel –donde confirman que el 60 por ciento no estaba vacunado, así como en Inglaterra, con tasas similares– ratifican lo contrario (6). Lo mismo sucede en centenares de condados de Estados Unidos (7). La confirmación de la infección el pasado 22 de noviembre del primer ministro francés Jean Castex, a pesar de contar con la doble dosis, deja abierta la ventana a que en este país la pauta también sea similar a la ya anotada, abriendo así un espacio para desmontar la estrategia en la lucha contra el covid-19, soportada en medidas coercitivas, de anulación de diversos derechos fundamentales y, allí como en decenas de otros países, de cuasicriminalización de los no vacunados; política de multiplicación de mensajes para crear y/o prolongar un ambiente de miedo y terror en el cuerpo social ante la negativa a vacunarse, señalando ese rechazo como camino seguro al ataúd.

En ese proceso, la carnetización para certificar la aplicación del biológico es una de sus expresiones más patéticas, la que en Colombia dejó apreciar su real carácter y su nivel de manipulación el pasado 19 de noviembre con ocasión del día sin IVA y para el cual fue levantada su obligatoriedad para ingresar a lugares de alta concurrencia. Esta medida entraña una clara manipulación y la distorsión del sentido mismo de la vacunación, también presente en las jornadas para aplicarla, puestas en marcha a la entrada de estadios de fútbol y otros espectáculos masivos como condición para ingresar a los mismos. ¿Genera la vacuna anticuerpos inmediatos? ¿Protege sin demora a quien se la aplicó como a quien estará a su alrededor? La respuesta permite reflexionar sobre los intereses y el ocultamiento de información asociados a la llamada “inmunización colectiva”.


Por lo pronto, y como el problema supuestamente es el no vacunado, proceden, manipulan, atemorizan, condicionan, todo vale pues hay que lograr que rompa su negativa a como dé lugar, jugando con sus sentimientos, sus gustos, sus anhelos, Para nada importan la educación sobre salud pública y nada de lo que le esté asociado. El peligro es al no vacunado, y hay que aislarlo si no rompe su ‘terquedad’. Y si no acepta, negarle el ingreso a lugares de consumo, mercado, espectáculos, hasta contemplarse incluso que no puedan salir de sus casas, como lo anunció el alcalde de Medellín en mala copia de lo realizado o también considerado en otros países (8). Al final, como lo aseguró una destacada periodista, de una de las más poderosas cadenas radiales del país: “Y si son tantos los que están de acuerdo con lo que usted está diciendo, por qué no hacen una fiesta adonde vayan todos los que no quieren vacunarse, y ya; se dedican a eso: los bares, las fiestas, sus propios eventos” (9). El ambiente para aislar y segregar está creado; algunas medidas ya están en curso y, de aplicarse con toda severidad, estamos claramente a las puertas de la sociedad apartheid y, como toda sociedad de ese carácter, en la antesala del autoritarismo a ultranza.

Como es sabido, para prolongarse, el poder acude recurrentemente a dividir a los de abajo, estimulando la lucha o la confrontación de pueblo contra pueblo o, en otras palabras, haciendo realidad la máxima “divide y reinarás”, constante a lo largo de la historia de la humanidad. Y ahora no es distinto: inculpan a unos, ensalzan a otros, crean sentimientos opuestos que impiden que su mirada se fije sobre el poder, que es donde en este caso reside el foco del problema. ¡Claro! Sin lograr comprensión sobre el origen y los desafueros en el manejo de una problemática, dada las posibilidades de superarla cabalmente, brillarán las alternativas por su ausencia. Y mientras así sucede, el ahondamiento del autoritarismo, como es evidente hoy en Australia, Francia y otros muchos países, toma más vuelo, incluso con el aval de un sector del pueblo.

Pese a ello, algo no responde al libreto que pretende hegemonía, e identificarlo con toda claridad es indispensable para que la humanidad salga airosa de esta crisis, que, asociada a las que sufre el campo medioambiental, económico, político, en fin, a la crisis sistémica que sacude al Sistema Mundo Capitalista, acumulan todo lo necesario para que la sociedad global diga ¡basta! a una sola voz.

 

1. “¿Por qué están aumentando los casos de coronavirus en Israel si el país lideró las vacunaciones? (y qué lecciones le deja al resto del mundo). BBC Mundo, 9/09/21.
2. íd.
3. Consentimiento informado para la aplicación de la vacuna contra el Sars-CoV-2/covid-19, Ministerio de Salud, https://www.dssa.gov.co/images/vacunacion/modelo_consentimiento_informado.pdf.
4. Todos estos recursos según recomendación médica.
5. “La solución política a esta pandemia y a las que vendrán no puede depositarse en un optimismo tecnológico cortoplacista que cifre en las vacunas la panacea exclusiva, sino que exige una reflexión radical sobre las condiciones de vida y la ciencia que se produce en un mundo profundamente desigual y ecológicamente devastado”. Nuño de la Rosa, Laura, “Ciencia y capitalismo en tiempos de covid”, Viento sur, España, 5 de noviembre 2021.
6. “Head señaló que, según informes recientes, casi el 60% de las hospitalizaciones son de personas completamente vacunadas”. […] El mismo tipo de tendencia se ha observado en Reino Unido”, ¿Por qué están aumentando…, op. cit.
7. “Las vacunas antiCOVID no reducen las tasas de infección”, Dr. Joseph Mercola
https://articulos.mercola.com,2021/11/18
8. “Quintero advierte que Medellín podría tener cuarentena para no vacunados”, El Colombiano, 23 de noviembre de 2021.
9. https://www.youtube.com/watch?v=coo1D4xWeKA.

 


 

Una intelectualidad aletargada

 

por Philip Potdevin

 

A comienzos del mes de noviembre uno de los principales medios de radio del país entrevistó a un ciudadano que adelanta lo que ha denominado “tutelatón” contra la exigencia del carnet de vacunación, una iniciativa que busca frenar ante el poder judicial la reciente medida del gobierno, que, a imitación de otros muchos países, ha implantado el pasaporte covid para poder acudir a lugares de encuentro y reunión de la ciudadanía.


En la entrevista, frente a los argumentos del ciudadano, quien defiende la libertad individual de poder disponer del cuerpo, la salud y la vida de manera libre y democrática, los avezados periodistas, despojándose de su rol de profesionales de su oficio, en lugar de escuchar y tratar de entender los fundamentos jurídicos y sociológicos de la iniciativa, con el fin de que la audiencia pudiera formarse una opinión al respecto, asumieron, de manera insólita, el rol de inquisidores para llevar la entrevista a lo que casi se convierte en un linchamiento radial contra este ciudadano. Escuchar la entrevista deja perplejo a cualquiera, y a la vez corrobora una nueva realidad a la que estamos despertando.


En ese sentido, la vacuna contra el covid19 se consolida como el principal dispositivo de dominación del siglo, usada ampliamente por gobernantes en alianza con las grandes farmacéuticas y los poderosos medios de comunicación para atemorizar a la población. La humanidad va entrando ordenadamente en el redil de un nuevo contrato social que comienza a definirse cada día de manera más clara. No solo la vacuna es buscada afanosamente por casi todos, bien sea en sus primeras, segundas o terceras dosis, sino que el tenerla o no tenerla se está convirtiendo en una licencia para vivir en sociedad. Así como quien quiere conducir un vehículo en las calles de cualquier ciudad requiere de un permiso expedido por una autoridad competente, ahora el pasaporte covid surge como un salvoconducto necesario para salir de casa y desplazarse libremente en las ciudades.


El mecanismo del terror nunca ha tenido tan largo alcance como en nuestros días. Ni los peores sátrapas y tiranos de la antigüedad, ni los dictadores y dictadorzuelos del XIX y el XX, todos genios para encontrar múltiples formas para apuntalarse en el poder encontraron herramienta tan eficiente para propagar la pavura entre la ciudadanía como hoy con la instrumentalización de la diada enfermedad-vacuna. Y para mantener avivada la llama, ahora, cuando la humanidad entra en el tercer año de pandemia, se habla de una cuarta ola, de nuevas variantes como la omicrón, bajo cuya amenaza se regresa a los confinamientos parciales o totales, como a las cuarentenas obligatorias como está sucediendo en algunos de los países más desarrollados del planeta a pesar de ser de los primeros que tuvieron acceso a la vacuna.


En toda tiranía es esencial silenciar a los opositores, en especial si estos son pensantes y tienen la capacidad de influir sobre la sociedad. El pensamiento crítico es el principal enemigo de todo régimen autoritario. Los que ejercen esta función, llámenseles como se les quiera llamar, pueden, con el poder de la palabra, de la pluma, de su pensamiento, derrocar al más afianzado déspota. Hoy día, cuando la tiranía es ejercida no por individuos sino por la compleja hidra del sistema capital-estado-medios, la oposición ejercida por mentes aisladas palidece hasta el punto de cuestionarse si aún existe una fuerza capaz de sacudir a la humanidad de su letargo. Por supuesto que hay voces que jamás claudican: en Uruguay, en España, en Francia, en Chile se mantienen activos muchísimos intelectuales que siguen desnudando la realidad detrás del terror montado por el sistema de poder actual. Al mismo tiempo, sorprende la ausencia de voces tradicionalmente críticas frente a lo que estamos viviendo. Zizek, Byung Chuil Han, Agamben, por solo mencionar a tres de los más influyentes pensadores de corte progresista, tras pronunciarse en los primeros meses de la pandemia con sus reacciones, parecen retraerse a sus habitáculos para tomar cierta perspectiva de los acontecimientos. Se ven confundidos y abrumados por los hechos y no logran, al parecer, leer los tiempos actuales.


De otro lado, hay voces que amplifican el derecho a la rebelión, el elogio al conflicto, el impulso a que los pueblos rompan el cerco y se manifiesten contra la tiranía. El proyecto comunicativo desdeabajo ha estado presente este año con varias publicaciones que dan fe de este pensamiento crítico y muestran la otra forma de ver los hechos. Sin embargo, se percibe un vacío en la comunidad nacional e internacional de perspectivas agudas y abiertas que no solo desenmascaren la actual dominación sino que den un paso adelante para señalar caminos de acción e intervención para sustituir el debilitado pero aun poderoso sistema capital-estado-medios por uno que, ante todo, honre la dignidad humana. La sospecha que queda flotando es si muchos de los llamados a levantar sus voces están cooptados por el sistema, o han quedado paralizados por el aguijón de la díada enfermedad-vacuna, o simplemente se ha quedado seco su manantial crítico.

 

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=180&search=suscrip

Publicado enColombia
Ana Unhold, sin título (Cortesía de la autor)

La particularidad de la pandemia del covid-19 consistió en que es la primera de su tipo en la hora de la total globalización, facilitada por medios de transporte rápidos, una enorme migración, turismo y viajes prácticamente sin límites. Desde luego que existen otras pandemias: las más importantes son la del ébola, de origen viral, y la de la malaria (o paludismo), de origen parasitario (por contagio de la mosca Anopheles). La diferencia es que el ébola está confinado (con éxito) –por ahora al África– y la malaria a las regiones tropicales. No constituyen un motivo serio de preocupación para el llamado primer mundo. Por su parte, por lo demás, la gripa española de comienzos del siglo XX –otra seria pandemia– tuvo lugar cuando los viajes por barco, avión y automóvil estaban bastante restringidos o eran inexistentes en escala masiva. Vale siempre distinguir una pandemia de una epidemia. El tema de base es demográfico.


En cualquier caso, la pandemia del covid-19 obligó a los ciudadanos del mundo a encerrarse. Y muchas veces fueron obligados a hacerlo. En muchos lugares durante cerca de dos años. En la mayoría de los países, dos, tres, cuatro, cinco olas de contagio. Y a la fecha el tema no se detiene. Hace rato ya se está hablando, con toda razón, acerca de la próxima pandemia.


En numerosas ocasiones, el encierro estuvo acompañado de medidas policivas y militares; se trató de toques de queda, correajes policiales, y otras medidas punitivas. Ciertamente que el distanciamiento social era necesario. Precisamente de eso se trata a propósito de contagios. Ciertamente que el encierro forzado permitió un aprendizaje inusitado: la incorporación cotidiana de las tecnologías de la información en las formas de teletrabajo, educación virtual, telemedicina y otras expresiones semejantes. La venta de computadores y tabletas, principalmente obedeció al uso de plataformas de conexión grupales. Si la tercera revolución industrial, formulada en el 2011, consistió en el reconocimiento público de internet, la red que ella significa e implica se convirtió en una realidad cotidiana para jóvenes, adultos y ancianos, lo que pasa, naturalmente, por un tema político y económico: la división o la brecha digital.


Una realidad sobre la que, valga decirlo, los gobiernos en general, y el colombiano en particular, han avanzado muy poco en dos frentes puntuales pero fundamentales. Uno, el incentivar a la industria para que los precios de los computadores y tabletas se reduzcan a la vez que aumentan su capacidad computacional. Sencillamente los gobiernos no han entrado para nada en el tema. Y el segundo frente es justamente el de los servicios de internet, que siguen siendo ampliamente privados. No existe a la vista ninguna política que promueva el uso del wimax sobre el wifi; esto es, el suministro de wifi libre, abierto y gratuito para la ciudadanía, financiado por los gobiernos, local, regional o nacional.


Lo que se ha avanzado en este plano es muy poco, asimismo, en dos planos importantes: de un lado, la promoción en gran escala de datos abiertos (open data) y de Open Access a material educativo, científico y académico para la ciudadanía. Sin ambages, el respeto a los derechos humanos pasa en el marco de la sociedad de la información por una política de Open Access y de open data. La pandemia no les ha permitido a los Estados y gobiernos aprender nada al respecto. Todo continúa en este plano igual que antes de la pandemia.


En contraste, la verdad es que numerosos gobiernos aprovecharon la inmovilidad social para corruptelas, crímenes de Estado, y desfalco a los dineros públicos. En Europa y en Estados Unidos, en América Latina y en África, por ejemplo.

La pandemia fue eso: un asunto de salud pública


Alrededor del mundo se planteó un falso problema: economía o salud. Y la respuesta fue evidente por parte de los gobiernos: la economía prima sobre la salud. Más allá de si se trata de países liberales, conservadores, son sistemas unicamerales, monarquistas, bicamerales, dictadoras o democracias y demás. Un hecho de suma gravedad.


Vale insistir en esto (1). Las crisis, se afirma en general, constituyen oportunidades; específicamente, oportunidades de aprendizaje. Justamente en este marco se habló –y aún se discute al respecto, aunque cada vez más– acerca de la “nueva normalidad”, que es el título genérico para designar justamente los aprendizajes posibles ganados durante y gracias a la pandemia.


Pues bien, antes, durante y después de la pandemia –hoy ya se empieza a hablar de la postpandemia, sin que absolutamente ningún país haya logrado superarla por completo– la economía fue lo más importante, y la vida y la salud fueron dejadas de lado.
Algo que no sorprende. Ni el capitalismo, ni el sistema de libre mercado, ni Occidente han sabido verdaderamente nunca acerca de vida y de salud; solo de ganancia y enfermedad, que es un gran negocio; la salud no lo es (2). En eso exactamente consisten las políticas públicas de salud, a saber: en políticas acerca de la enfermedad. El colofón y la expresión mejor acabada de este estado de cosas son los estudios acerca de la carga mundial de enfermedad (3).


Como expresión de ello, definieron e impusieron la falsa creencia, que la solución a la pandemia era el aislamiento, el encierro y la vacuna. Un sofisma total, pues ninguna de estas medidas atacó el problema verdadero que es el sistema de atención en salud: la seguridad social.


En el caso particular de América Latina, ampliamente, la atención en salud está privatizada. Es el abandono de la salud y la vida por parte de Estado y la privatización de la salud –para no mencionar la seguridad, la educación y en el contexto de la pandemia, de los servicios funerarios–, los que constituyen el verdadero problema. Ni el Estado, ni los gobiernos aprendieron, por las razones que sea, este asunto. Lo peor que le puede suceder a un sistema vivo es que no aprenda: entonces opera la selección natural, pues termina por extinguirse.


Pretender que la solución a la pandemia son las vacunas es lo mismo que atender, literalmente, a un paciente en urgencias con una aspirina, una curita (bandita) o un placebo. La crisis del covid-19 no la generó el virus, sino el hecho de que histórica y sistemáticamente los gobiernos desplazaron las políticas sociales a lugares secundarios en nombre, fundamentalmente, del gasto en seguridad y defensa; el negocio de la muerte, el negocio de la guerra.
Como se aprecia sin dificultad, el negocio de la enfermedad está perfectamente vinculado al negocio de la muerte y de la guerra. Eso exactamente es el capitalismo.


Un sistema que no aprende


Occidente ha conocido en tiempos recientes varias epidemias y pandemias. Sin ir muy lejos, la gripe española, la pandemia del ébola, la pandemia de la malaria (o paludismo), la pandemia misma del VIH, para mencionar los ejemplos más conspicuos. Sólo que la pandemia del covid-19 ha resultado importante por su carácter global.


Estas pandemias ponen de manifiesto que Occidente, el liberalismo, el capitalismo, el sistema de libre mercado o como se lo quiera denominar, tiene una capacidad muy baja o nula de aprendizaje, específicamente cuando se trata de atender a temas como salud, vivienda, educación, naturaleza (medio ambiente) y vida. Su prioridad es el crecimiento económico, las ganancias, la ampliación del mercado, la productividad, la competitividad, el consumo nunca la salud y la vida. Precisamente por ello, alrededor del mundo existe un profundo malestar –en Francia y en Estado Unidos, en Japón y en la India, en España y en Italia, en México y en Colombia, por ejemplo–; en cada país, los grandes medios de comunicación se encargan de ocultar esta situación de orden mundial, y a lo sumo presentan, editadas, las noticias acerca de la situación nacional.


En otras palabras, mientras que los gobiernos y los Estados no han aprendido nada durante la pandemia, las comunidades y las sociedades, las culturas y los pueblos no han desaprovechado la exigencia, transformada en oportunidad. Asistimos a un magnífico cambio civilizatorio que pretende ser ocultado por la gran prensa, pero que ciertamente apenas comienza a unificarse y a desplegarse de manera orgánica. Los ritmos de la historia no siempre son necesariamente vertiginosos. Tanto menos en el contexto de un sistema panóptico, manipulador y controlador a escala sistémica y sistemática.


Ser modernos, en general, significa ser miopes, con una mirada de corto alcance. Occidente, tradicionalmente sólo estuvo mirando su propia imagen o su propio ombligo.


La naturaleza nos habla en múltiples lenguajes. Hoy, literalmente, nos está hablando en la forma de volcanes (La Palma en España y Etna en Italia); en la forma de tifones y huracanes (Mar Caribe, Océano Índico); en la forma de temblores y terremotos (China, México, Haití o Japón); en la forma de incendios incontrolables (California, España, Brasil, Venezuela); en la forma de sequías terribles (Armenia, Timor Oriental, Madagascar); en fin, en la forma de virus (covid-19), por ejemplo. Occidente, una civilización distintivamente antropocéntrica, no puede leer ni entender los lenguajes con los que está hablando la naturaleza. Lo mejor que acaso alcanza a decir es que las crisis ambientales son de origen antropogénico, en general. Occidente no aprende, el capitalismo no aprende. Pero los movimientos sociales, políticos y ecologistas alternativos –entre muchos otros–, sí aprenden que Occidente no aprende. Un aprendizaje singular.


La biología en general, la teoría de la evolución en particular y la ecología sin la menor duda, han puesto ya suficientemente de manifiesto que lo peor que le puede suceder a cualquier sistema vivo es que no aprenda. Porque entonces el camino a la extinción es irreversible.


La verdad es que la crisis profunda ocasionada por el covid-19 permitió la constitución, emergencia y consolidación de numerosos movimientos autogestionarios (4) alrededor del mundo. Una breve lista de estos incluye la alimentación y nutrición, el trueque, los cuidados de salud, acciones de solidaridad sin límites, sistemas de educación, en fin, la ayuda mutua y la cooperación (5). Una nueva civilización está emergiendo. Este es un aprendizaje sin igual en la historia de la humanidad.

Los temas de salud mental: una enseñanza importante

El principal problema de salud pública en el mundo, hoy, es la salud mental. En promedio cada treinta segundos se suicida una persona en el mundo, por diferentes causas (6). La crisis del covid-19 vino a acentuar la tasa de problemas de salud mental y el aumento de suicidios. Con una advertencia puntual: los suicidios son contagiosos, ni más ni menos que cualquier otro contagio.


La muy alta tasa de suicidios alrededor del mundo significa, simple y sencillamente, que hay un modelo civilizatorio en crisis que no ha sido suficiente para generar esperanzas, producir alegría, optimismo, y razones para vivir. En las políticas públicas de salud usualmente se habla mucho de la salud mental en general, pero se omiten estas particularidades. Se termina por culpar a la sociedad, sin que los gobiernos y los Estados asuman su responsabilidad. También hemos aprendido esto.


Pues bien, al respecto, es importante rescatar, una vez más, la Declaración de Lyon, del año 2011. Dicho negativamente, la globalización enloquece a la gente (7), literalmente. Y dicho en forma positiva, una señal de salud mental consiste en la capacidad para decir no.
No a un sistema violador de derechos humanos, un sistema que es incapaz de aprender, generador de inequidades, injusticia e impunidad galopantes. La pandemia del covid-19 le ha permitido a los pueblos y sociedades reconocer que la capacidad de decir no a las autoridades y los poderes no es simplemente un rasgo de resistencia, de oposición, de alternatividad y demás. Se trata, simple y llanamente de una señal de salud mental.


Dicho en una palabra, la capacidad de decirle no al poder es la más evidente señal de salud mental. Y entonces, claro de vitalidad y resistencia.


Desde luego que la capacidad de decir no al maltratador, al explotador, al asesino, al torturador, al violento, al corrupto, al falaz y al hipócrita, por ejemplo, debe ir acompañado de acciones y formas de organización. El tema entonces es el de la acción colectiva. Decir no debe dar paso a acciones, movimientos, decisiones y formas de organización. A escala individual y colectiva. Esto es salud. Y de salud y de vida el capitalismo nada sabe. Por ello mismo sus planes y programas de control y manipulación.
De esta suerte, la ecuación economía o vida se revela, manifiestamente, como falsa. La pandemia permitió a todos reconocer que sin salud no existe nada más, y que perder la vida es el mayor dolor. No simplemente un dato estadístico, un costo colateral, una baja casual.


Los aprendizajes de la pandemia están en proceso de consolidación alrededor del mundo, y un tejido sólido lo están elaborando las comunidades y organizaciones sociales alternativas. Existen serios motivos para un optimismo fundamentado; esto es, con información. Pues bien, estos aprendizajes están siendo consolidados y compartidos.


Hemos aprendido también que la gran prensa no dirá jamás ni una palabra al respecto. No importa: otros medios de comunicación y de experiencia emergen, saben unos de otros, y se consolidan orgánicamente.

 

1. Véase (2021) “Fenomenología de la pandemia”, en: Le Monde diplomatique, Nº207, febrero, pp. 8-9; (2020) “Los engaños de la estadística. A propósito de la crisis del coviv-19”, en: Le Monde diplomatique, Nº 199, pp. 4-6; (2020) “¿Qué significa la crisis del coronavirus?”, en: Le Monde diplomatique, Nº 198, pp. 4-6; (2021) “Covid-19 y necropolítica: cuando los países ricos dejan morir a los pobres”, periódico desdeabajo, julio-agosto, Nº 210, pp. 10-11; (2021) “La pandemia reveló lo mejor y lo peor de cada quien”, periódico desdeabajo, Nº 276, pp. 24-25.
2. Cfr. Ruelas Barajas, E., Mansilla, R., Rosado J. (Coords.), (2006). Las ciencias de la complejidad y la innovación médica. Ensayos y modelos. México, D.F.: Unam
3. Cfr. http://www.healthdata.org/
4. En un próximo artículo nos ocuparemos de un panorama tan sugestivo, con casos y experiencias puntuales alrededor del mundo
5. Entre otras informaciones, véase: https://www.restosducoeur.org/;https://www.awesomefoundation.org/en/projects/66523-barter-market;https://asia.nikkei.com/Economy/The-truth-behind-India-s-new-barter-economy;https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_alternative_universities;https://zad.nadir.org/?lang=es
5. Cfr. https://ourworldindata.org/suicide
6. file:///C:/Users/cemca/Downloads/chantal,+Journal+manager,+documento_interes-vol2_num2.pdf

* Filósofo, integrante del Consejo de redacción de Le Monde diplomatique, edición Colombia.

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=180&search=suscrip

Publicado enColombia
Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Estados Unidos, Joe Biden, pretenden conseguir una salida diplomática a la grave crisis en Ucrania.Foto Afp

Biden y Putin realizaron su segunda videollamada con tres semanas de diferencia para conseguir una salida diplomática a la grave crisis en Ucrania (https://bit.ly/3sNTHVihttps://bit.ly/3sX1jom) que está a punto de alcanzar los tintes dramáticos de aquellos 13 días de octubre de 1962 de la crisis de los misiles en Cuba en sus dos versiones (https://bit.ly/3Hs8sBjhttps://bit.ly/3JKsklh).

En un enfoque geoestratégico tripolar, China ha guardado un impactante silencio sobre la videollamada –cuando está concentrada en los festejos del año nuevo occidental y en el discurso del mandarín Xi Jinping, donde destacó el alivio de la pobreza de más de 800 millones de chinos (https://bit.ly/3HwSmq9)–, mientras los usualmente cacofónicos multimedia de Estados Unidos se han mostrado exageradamente lacónicos (https://wapo.st/3zgGOEshttps://nyti.ms/3zdMOhi), en contraste con la generosidad de los multimedia rusos (https://bit.ly/3pK7ydrhttps://bit.ly/32L5g4S).

Existió un acuerdo para realizar tres reuniones interconectadas: de Rusia con Estados Unidos en Ginebra (10/1/22), con la OTAN en Bruselas (12/1/22) y con la OSCE en Ginebra (13/1/22). El canciller ruso Sergey Lavrov (SL), en entrevista al muy influyente portal Sputnik (https://bit.ly/3HrDzgd), advirtió que Rusia se verá obligada a adoptar todas las medidas necesarias para asegurar un equilibrio estratégico. SL puntualizó que habrá una adecuada respuesta a cualquier provocación militar de Ucrania. Parece que hoy el Kremlin teme más a una nada hilarante provocadora aventura del presidente de Ucrania Zelensky, comediante (literal) de profesión (https://bit.ly/3JstqBX).

Emmanuel Grynszpan (EG), del rotativo Le Monde, muy cercano a la cancillería gala, aduce que Putin impuso su calendario a Joe Biden (https://bit.ly/3sPPL6A). EG divulga que Estados Unidos envió por primera vez en dos ocasiones consecutivas un avión de guerra electrónico (sic) y de espionaje Jstars arriba de Ucrania con el fin de recolectar datos de los movimientos del ejército ruso y llega hasta aseverar que Biden y Putin programaron reunirse el 10 de enero en Ginebra.

En su original hermenéutica sobre el comunicado del Kremlin, EG interpreta que Rusia obtuvo una concesión de Estados Unidos ya que Washington no tiene la intención de desplegar misiles en el territorio de Ucrania, lo cual contribuye a la anhelada desescalada.

EG juzga que la “percepción de la geopolítica, donde el mundo es dividido en esferas de influencia, domina hoy en el seno de la élite política rusa” que llevaría ipso facto a marginar a los europeos, cuando Putin y su círculo cercano consideran que Kiev perdió su soberanía y recibe órdenes de la embajada de Estados Unidos. ¿Y a poco no? EG rememora un extracto del indeleble artículo escrito por Putin en julio pasado: poco a poco, Ucrania es llevada a un juego geopolítico (sic) peligroso, cuyo objetivo es hacer de Ucrania una barrera entre Europa y Rusia, una anti-Rusia que nunca aceptaremos. EG puso en relieve una significativa frase de Yuri Ushakov, consejero del zar Vlady Putin, quien advirtió a su homólogo estadunidense que Rusia imitaría a Estados Unidos colocando misiles ofensivos cerca de sus fronteras.

¿Dónde sería?, ¿en Cuba, Venezuela o Nicaragua? A mi juicio, en un modelo de Krushchev en reversa de la crisis de los misiles en Cuba en 1962, dada la coyuntura presente, veo más factible el despliegue contraofensivo ruso en Nicaragua, que en Cuba y Venezuela.

Pero también la réplica ajedrecista de Putin se puede gestar simultáneamente en los tres países aludidos con el fin de obligar a Estados Unidos/OTAN a retirar sus misiles nucleares, de los casi 2 mil km de frontera de Ucrania con Rusia y a sólo cinco minutos de Moscú.

La crisis de los misiles en Cuba de 1962 fue sabiamente resuelta con el retiro de los misiles soviéticos por Nikita Krushchev a cambio del desmantelamiento de los misiles nucleares de Estados Unidos en Turquía, frontera hoy en el mar Negro de Ucrania y Rusia.

Lo mejor sería evitar llegar a una ominosa escalada que emule al modelo de Krushchev en reversa.

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://t.me/AJalife

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
2021: un año de resistencias por la vida en AL

El parlamento de la provincia de Chubut, sur de Argentina, aprobó una ley a favor de la minería en diciembre, pero debió anularla una semana después ante la insurrección masiva de la población. Es uno de los mayores triunfos de los sectores populares latinoamericanos, frente al gobierno provincial y al nacional, ambos progresistas y extractivistas.

En cuatro días de rabia, una enorme pueblada (insurrección) que llegó a incendiar la casa de gobierno de Rawson, la capital provincial, forzó al gobernador a anular lo aprobado por el parlamento para calmar la protesta.

De este modo, Chubut se suma a la provincia de Mendoza que en 2019 también consiguió frenar la minería. Desde agosto pasado, Chubut se encuentra en emergencia hídrica y en las principales ciudades hay cortes de agua por la escasez.

En Chile, el año comenzó con un sostenido aumento de la insurgencia pacífica mapuche, que no se ha dejado desgastar por los procesos electorales. En la región de Temuco, se registra un crecimiento exponencial de la recuperación de tierras que llevó al gobierno de Sebastián Piñera a decretar la ocupación militar de Wall Mapu, en un inútil intento por contener la lucha.

Para tener una idea de la magnitud del movimiento, vale decir que entre enero y abril de 2020 hubo 35 recuperaciones de tierras por comunidades, pero en los mismos meses de 2021 la cifra trepó a 134 tomas.

El hecho más significativo del año fue la gigantesca movilización lanzada por el pueblo colombiano el 28 de abril. En esa fecha fue convocada una huelga de 24 horas por las centrales sindicales, pero las y los jóvenes desbordaron la convocatoria. En los hechos, la paralización duró más de dos meses; con carreteras cortadas durante semanas, como la estratégica Panamericana que regula el tránsito de mercancías.

Las manifestaciones de millones de personas abarcaron cientos de municipios, paralizando el país con acciones masivas y con la creación de “puntos de resistencia”, donde se concentraban jóvenes para liberar zonas y hacer una vida cotidiana segura, ante la brutal represión del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

La ciudad de Cali, cuya población es mayoritariamente afrodescendiente, fue el epicentro de la protesta con 25 “puntos de resistencia”, con el derribo de estatuas de conquistadores y la edificación de antimonumentos como Resiste, emblema del levantamiento popular.

Hubo decenas de muertos y desaparecidos por la acción represiva. Pero la verdadera sorpresa vino de abajo: en Cali estuvo presente la guardia indígena Nasa, que recorrió más de 100 kilómetros para apoyar a los manifestantes, acosados también por civiles que fueron armados por la policía. Se crearon también las “primeras líneas” de autodefensas urbanas juveniles, pero también las hubo de madres para proteger a sus hijos e hijas, de sacerdotes y hasta de militares retirados.

Las sucesivas ondas de protestas se continúan hasta diciembre, con la llegada de la Minga indígena a Cali, en protesta por el continuo asesinato de sus integrantes y en renovado apoyo a sus habitantes.

Las protestas y rebeliones enterraron al uribismo (la ultraderecha militarista de Álvaro Uribe) que gobierna Colombia con mano de hierro desde comienzos del siglo XX; trasladaron el centro de la resistencia desde las áreas rurales hacia las urbanas; colocaron a la juventud sin futuro en el centro del escenario político y generaron una intensa politización de la sociedad, cuya inmensa mayoría reclama cambios urgentes.

A mediano plazo, la confraternización entre indígenas y jóvenes urbanos puede abrir las puertas a nuevas relaciones entre sectores clave para el diseño de prácticas emancipatorias en la nación.

Debe destacarse que en plena pandemia, el EZLN tomó la iniciativa al convocar la Travesía por la Vida, con la que abrazó las resistencias de Europa durante los meses de setiembre a diciembre.

Sostengo que esta gira representa un viraje en la solidaridad internacional y en el modo como se relacionan los movimientos. Hasta ahora predominaban los grandes encuentros, como hicieron las cuatro internacionales, y espacios como el Foro de Sao Paulo, protagonizados por varones, blancos y académicos, dirigentes de partidos y movimientos, reunidos en hoteles de lujo o en universidades.

En el norte del Perú se formó en diciembre el Gobierno Territorial Autónomo Awajún, con lo que son ya seis pueblos amazónicos, y unas 150 mil personas, las que decidieron recorrer el camino de la autonomía.

Este año hemos comprobado cómo los pueblos se van sobreponiendo a los estragos de la pandemia del Covid-19 y de los gobiernos que, a derecha e izquierda, aprovechan la crisis para profundizar el modelo. La gobernabilidad neoliberal se está esfumando por el activismo de abajo.

Todo indica que 2022 será un año decisivo. Creo que el gran desafío de los movimientos consiste en superar la dinámica de subida y bajada de la movilización, para construir organizaciones capaces de darle continuidad a las resistencias.

Publicado enInternacional
México aprobó la vacuna cubana Abdala contra la covid

México autorizó el uso de emergencia de la vacuna cubana Abdala contra la covid-19. La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el ente regulatorio mexicano informó en un comunicado que "dictaminó procedente la autorización para uso de emergencia de la vacuna Abdala" al considerar que el fármaco "cumple requisitos de calidad, seguridad y eficacia".

Con la decisión de las autoridades sanitarias, Abdala se convierte así en el biológico anticovid número 10 aprobado por Cofepris para su aplicación en México. El país además ya había aprobado las vacunas de Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, CanSino Biologics, Sputnik- V, Sinovac, Covaxin, Janssen (de la farmacéutica Johnson and Johnson), Moderna y Sinopharm.

 

El ente regulador informó que tras examinar la opinión de su Comité de Nuevas Moléculas (CMN) ingresaron la solicitud de autorización para uso de emergencia. Luego de que especialistas analizarán los expedientes, certificaron que la vacuna Abdala cumple los requisitos necesarios para su aplicación.

El gobierno federal de México todavía no indicó si planea adquirir este fármaco. México, de 126 millones de habitantes, registraba hasta este miércoles 3,9 millones de contagios y casi 300.000 muertes, según datos oficiales.

Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus


En tanto, desde la farmaceútica BioCubaFarma, aseguraron que con la reciente aprobación del uso de emergencia de la vacuna Abdala "avanza la inserción internacional" de las vacunas producidas en la isla.

"Con esta aprobación, México puede importar la vacuna Abdala, para su uso en la Política Nacional de Vacunación contra el virus SARS-CoV-2 en personas mayores de 19 años", detalló BioCubaFarma en Twitter.

Junto a Abdala, Cuba creó otras dos fórmulas contra la covid-19: Soberana 02 y Soberana Plus, ambas cuentan con la autorización del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médico para su uso de emergencia. El ente regulador en Cuba es de referencia en la región y además fue precalificado en materia de vacunas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las tres vacunas cubanas tienen una eficacia superior al 90 por ciento, según las autoridades cubanas. Aunque las tres vacunas todavía no fueron homologadas por la OMS.

El presidente de BioCubaFarma, Eduardo Martínez, recientemente informó que hay interés de "someterlas al proceso de precalificación" internacional para que expertos independientes revisen su efectividad y sean aprobadas a nivel internacional por la OMS.

Esto daría validez externa a las fórmulas cubanas para que otros países las adquieran y supondría una fuente de divisas internacionales para la economía cubana, que atraviesa un grave crisis.

Cómo es la vacuna cubana Abdala


Las vacunas cubanas se basan en una proteína recombinante, la misma técnica con la que trabaja la estadounidense Novavax y la francesa Sanofi, y tienen una eficacia superior al 90 por ciento para prevenir la enfermedad con síntomas, según científicos cubanos. La vacuna Abdala ya fue aprobada en Nicaragua, Vietnam y Venezuela. Este último firmó con la isla un contrato de suministro de 12 millones de unidades.

 

Publicado enInternacional