¿Fracasó modelo basado en capital extranjero?

Conocidos los resultados del crecimiento del PIB y de la balanza de pagos para el 2012, junto con el del empleo y otros indicadores para febrero del 2013, no se vislumbra una economía creciente, sostenible y próspera. Los quebrantos económicos a escala global no han sido paliados y, antes bien, corren el riesgo, por la enorme exposición a los mercados internacionales, de que se amplifiquen en el interior.

 

En entrevista al ’Financial Times’, en julio del 2010, el presidente electo, Juan Manuel Santos, ofreció a los inversionistas tres sectores claves, llamados "locomotoras": minería, agronegocio e infraestructura. La primera tuvo un frenazo interanual de casi 10 por ciento, como consecuencia de la baja demanda mundial de algunos productos básicos y materias primas. La segunda va en barrena, aunque el ministro Restrepo se solace por un incremento del 2,6 por ciento causado principalmente por alzas en carne de cerdo, forestales y géneros menores. Y la tercera está paralizada, tanto que en los 12 meses de febrero a febrero, la construcción redujo el empleo en 8 por ciento, pese a que el Dane, en "ajuste" ponderado de las cifras, la sacó del cuadrante negativo.

 

El incremento de la inversión extranjera, el logro mayor, produce resultados mixtos; mientras la cuenta de capital registró en el 2012 superávit de 16.385 millones de dólares, la cuenta corriente tuvo un déficit de 11.415, fruto, entre otras, de la remesa de utilidades y dividendos por 16.175 millones. Se cumple la máxima de que "el dinero va a donde puede salir".

 

Los flujos de inversión foránea directa, aumentados por la de portafolio y el ejercicio del ’carry trade’ (dólares baratos traídos para colocarlos en pesos caros), no impactan ni la producción ni la ocupación, se reproducen para volver a los mercados externos; moldean la economía a su antojo y la revaluación ocasionada, más allá de la enfermedad holandesa, se convierte en dolarización encubierta, la economía gira en torno a la divisa.

 

Economistas como Bresser-Pereira, exministro brasileño, en reciente charla en París, ’¿Los países emergentes necesitan verdaderamente el capital de los países ricos?’, estima que el retorno de las inversiones extranjeras duplica lo invertido y que "los países ricos se toman los mercados internos sin reciprocidad", sustituyendo ahorro local por externo (http://www.bresserpereira.org.br/co...). Este último, que en Colombia ya es de 31.600 millones de dólares al año, el 8,5 por ciento del PIB, financia la tercera parte de las necesidades de inversión (FMI).

 

La reelección de Santos, al final, puede depender tanto de la corrección del modelo de crecimiento adoptado como de las diligencias de paz. No obstante, por lo visto, esto no va a acaecer, solo se lanzan frágiles balsas a los sectores, como el agro y la industria, que naufragan en medio de la borrasca.

 

-----------------------------------------------------------------------------

 

Aurelio Suárez Montoya, El Tiempo, Bogotá, abril 4 de 2013

Publicado enColombia
Viernes, 05 Abril 2013 06:49

El Mediterráneo en llamas

El Mediterráneo en llamas

Regresé de Túnez, donde participé en el Foro Social Mundial, convencido de que el Mediterráneo continuará haciendo justicia a la importancia que le atribuyeron Hegel y Fernand Braudel, aunque por razones diferentes. Si para Hegel el Mediterráneo fue el elemento unificador y el centro de la historia mundial, para Braudel fue la cuna del capitalismo. Ambos pusieron en valor el Mediterráneo a partir de Europa y de lo que entendían que era la superioridad de ésta. Yo veo en el Mediterráneo la premonición de un mundo diferente, no sé si mejor o peor, pero donde la Europa que esos autores imaginaron será un pasado cada vez más pequeño para poblaciones cada vez mayores en el mundo.

 

Puede parecer extraño que estos pensamientos se me ocurran en el momento en el que participo en una reunión de muchos miles de personas venidas de todo el mundo, unidas por la voluntad de luchar por un mundo mejor. Pero como sociólogo, no puedo huir de la magia de esta ciudad de Túnez, donde nació, en 1332, Ibn Khaldun, aquél que hoy considero que fue el gran fundador de las ciencias sociales modernas después de haber enseñado durante décadas que ese título correspondía a Max Webber, Émile Durkheim y Karl Marx.

 

En un libro espléndido, Ibn Khaldun aborda temas tan diversos como la historia universal, el ascenso y la caída de las civilizaciones, las condiciones de la cohesión y de cambio social, economía, teología islámica y teoría política. Me refiero a Muqaddimah, o Prolegomena, escrito en 1377.

 

Inmerso en el bullicio del comercio de Medina, o en la algarabía de la marcha monumental con la que abrió el Foro Social Mundial, releo de memoria el libro y entiendo por qué las dos orillas del Mediterráneo están en llamas. Al norte, los ciudadanos de países supuestamente democráticos asisten al secuestro de sus ahorros, de sus salarios y de su esperanza para satisfacer a los banqueros insaciables; al chantaje de sus gobiernos a los tribunales constitucionales, como si las constituciones fuesen tan descartables como la montaña de papel que queda de la comida macdonaldizada; a la pesadilla alemana que, después de destruir a Europa dos veces en un siglo, parece querer destruirla una tercera, siempre en nombre de la superioridad teutónica. Y todo esto pasa en las ciudades italianas otrora libres, y en países como Portugal y la España a la que Braudel confirió tanta importancia en el nacimiento del capitalismo moderno y que ahora, ninguna importancia consiguen conferir a la humillación a la que son sometidos.

 


Al sur, ciudadanos sedientos de democracia y de dignidad han concluido que han estado sujetos a dos dictaduras: a la de los dictadores y sus policías, y a la del capitalismo global.

 

Entre la sorpresa y la confirmación de tanta derrota histórica, verifican que sus vecinos del norte saludaron su libertad de la primera dictadura, pero que en ningún caso tolerarán que se libren de la segunda. Por el contrario, arrestan, matan o dejan morir a sus hijos que, desesperados, se lanzan al mar con la esperanza de una vida mejor llamada Isla de Lampedusa. Si con la democracia ven la miseria, no es difícil decretar la miseria de la democracia.

 

Y es aún más fácil si las dictaduras más retrógradas del golfo Pérsico vienen de un Islam agresivo que sabe explotar la piedad de los creyentes para bloquear el ímpetu democrático que, en caso de que el contagio funcionase, un día podría llegar a su tierra. ¿Qué le sucedería a los súper-ricos del norte si los súper-ricos del sur no pudiesen disponer de esas dictaduras para prosperar en sus negocios?

 

Ibn Khaldun no narra estos hechos, pero narra otros muy parecidos. Común a todos es la idea de que la civilización declina cuando las élites políticas que quieren servir al pueblo no lo pueden hacer y las que se quieren aprovechar del pueblo tienen el camino libre. En términos contemporáneos sería así. Los miembros de la clase política que se dedican al país lo hacen de forma que nunca podamos participar en la gobernanza. Todos los demás, la aplastante mayoría, gobiernan el país en función de sus carreras personales futuras, sea en las instituciones internacionales, como comentaristas políticos o colocados en multinacionales. Si esto no es el principio del fin, es el fin de todos los principios.

Publicado enInternacional
El nivel de empleo en el mundo es el más bajo en 20 años: FMI

El universo de personas que tiene un empleo fijo en el mundo es el más bajo en dos décadas. Por lo menos 200 millones de trabajadores han sido echados a la calle desde el comienzo de la crisis financiera en el otoño de 2008, sostuvo este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual no duda en calificar lo ocurrido en los últimos años como “gran recesión”.

 

“La creación de empleos y un crecimiento inclusivo son un imperativo que resuena hoy en cada país del mundo, ya sea pequeño, grande, avanzado, en desarrollo o que atraviese un conflicto”, aseveró el FMI en un nuevo informe sobre la situación del empleo, a casi cinco años del estallido de la crisis. “Al mismo tiempo que la creación de trabajos es la prioridad número uno, las perspectivas de crecimiento y generación de empleos se mantiene como el motivo de mayor preocupación”, aseguró.

 

A consecuencia del débil desempeño registrado desde 2009, la economía mundial tendrá un crecimiento “de sólo” 3.5 por ciento este año, unos dos puntos porcentuales menos del rango previo a los “años de la gran recesión”, expuso el FMI en el nuevo informe Empleos y crecimiento: consideraciones analíticas y operativas para el Fondo.

 

El resultado del desempeño económico de los últimos cinco años es que alrededor de 200 millones de personas están desempleadas, condición que, advirtió el reporte, alcanza “niveles alarmantes” entre los jóvenes y entre quienes ya han acumulado un largo periodo sin un trabajo estable.

 

“En todo el mundo, la tasa de empleo, que mide la relación entre las personas con empleo respecto del total de la población, permanece en alrededor de 60 por ciento, el nivel más bajo en dos décadas”, mencionó. Esto significa que de cada 100 personas en edad de trabajar, 40 no tienen ocupación. Las proyecciones, dice, son que el desempleo se mantenga elevado todavía durante varios años.
Megatendencias

 

Además de la debilidad en el crecimiento del consumo y la inversión en el mundo durante los últimos años, el FMI aseguró que existen “megatendencias” que influyen en la creación de empleo y el desempeño de la economía. Una de ellas, dijo, tiene que ver con que la globalización (que define como el proceso por el que los países se abren a los flujos de comercio e inversión) y el cambio tecnológico, junto al hecho de que la fuerza de trabajo en el mundo se duplicó a partir de la apertura económica en China, India y los antiguos países socialistas de Europa, “sin duda han ayudado a aumentar el crecimiento general y el bienestar mundial, pero plantean también muchos desafíos”.

 

En los países avanzados, describió, estos cambios han provocado una reducción en la demanda de trabajadores menos calificados, debido a la práctica del outsourcing, que ha llevado a otros países empleos de los sectores de manufactura y servicios. También en algunas de estas naciones desarrolladas el crecimiento de los últimos años se basó en la construcción y en la desregulación del sector financiero, dos áreas que hicieron crisis en 2009. “El desafío para estos países es encontrar nuevas fuentes de crecimiento, dado que los modelos anteriores resultaron insostenibles”.

 

Para los países en desarrollo –grupo en el que se incluye México–, el FMI consideró que “la necesidad es seguir permitiendo la transformación estructural y ponerse al día, mientras hacen frente a desafíos que van desde incorporar al empleo a gran número de jóvenes que se integran a la fuerza laboral a mejorar las competencias y la innovación”.

Publicado enInternacional
Así chantajea el FMI a la Primavera Árabe

Cuando en Túnez la gente salió a la calle para echar a Zine El Abidine Ben Alí reclamaban "dignidad", emblema de la Primavera Árabe. Dos años después, mientras se redacta la nueva Constitución, el gobierno islamista de Ennahda persigue los mismos objetivos que su antecesor: desarrollar el modelo económica que exige el FMI y seguir con la aplicación de planes de austeridad. Público ha tenido acceso en Túnez a través de una fuente que quiere permanecer en el anonimato a un documento "estrictamente confidencial" en el que el Gobierno envía un memorándum de políticas económicas y financieras a la Directora General del FMI, Christine Lagarde. En él se responde a las exigencias de la institución internacional planteando las reformas y recortes previstos para el próximo año.

 

De espaldas a la aprobación democrática, el gobierno de Ennahda, para llevar a cabo las reformas, solicita al FMI 1.320 millones de euros. "En caso de desembolso, las franjas desbloqueadas se reembolsan trimestralmente sobre 5 años a partir de la fecha de su desembolso con un plazo de gracia de 3 años y medio", aseguran a continuación. Según las mismas fuentes, el memorándum respondería punto por punto a lo exigido y pactado previamente con el FMI bajo amenaza de éste de tomar medidas para "ahogar económicamente al país". También lo piensa el conjunto del Frente Popular, la agrupación de todos los partidos de izquierda y la principal fuerza de oposición, que ve en estos planes un intento de paralizar la revolución del 14 de enero de 2011.

 

A cambio, el ejecutivo se compromete a seguir las líneas de política económica que han caracterizado a la institución internacional desde su nacimiento: desmantelamiento de servicios sociales públicos, privatizaciones, "flexibilización" del mercado laboral, contención del gasto y favorecer a las grandes compañías: "Nuestro programa de reformas estructurales se centra en mejorar el clima de negocios y la promoción de un sector privado competitivo", dice el memorándum textualmente.

 

En la primera parte del documento, firmada por el Gobernador del Banco Central de Túnez, Chedly Ayari, y el ministro de Finanzas, Elyes Fakhfakh, comienzan asegurando que la prioridad inmediata de su gobierno es "relanzar la actividad económica y crear un clima de estabilidad y confianza que revitalizaría la inversión y el papel del sector privado". En este marco, para "proseguir con el programa de reformas estructurales", piden "el apoyo del FMI", el cual hará un seguimiento del programa asegurado por revistas trimestrales. Y aseguran: "permanecemos vigilantes y dispuestos a tomar toda medida suplementaria que se comprobara necesaria para lograr tales objetivos. Consultaremos los servicios del FMI sobre la adopción de estas medidas, y con anticipación a toda revisión de las políticas macroeconómicas contenidas en este memorándum, conforme a las políticas de consultaciones del FMI. Todas las informaciones y datos necesarios para el seguimiento del programa se proporcionarán a los servicios del FMI".

 

A continuación, se desarrolla todo un análisis sobre la situación económica y política de Túnez en el momento actual, las reformas llevadas a cabo en el último año y cuáles serán las políticas a desarrollar en los próximos dos años. Al igual que las recetas enviadas por el FMI al sur de Europa, el documento hace hincapié en la necesidad de ajuste presupuestario al mismo tiempo que prevé inyecciones de capital al sistema bancario.  

 

Además, mientras se prevén todo tipo de recortes para ajustar el déficit no se hace mención a la deuda que tiene contraída el país árabe y que es una de las losas para su desarrollo. Una deuda que "ha sido contraída por un régimen dictatorial, por lo que no solamente es ilegítima sino que es odiosa. Se trata de una deuda pública externa hacia acreedores que son tanto países como el FMI y acreedores privados que han sido cómplices de Ben Alí", aseguraba desde Túnez Éric Toussaint, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda en el Tercer Mundo (CADTM). En la misma entrevista, Toussaint recordaba que la estrategia que sigue el FMI es "otorgar créditos para comprometer a los nuevos gobiernos con acuerdos que refuerzan el modelo neoliberal que implica seguir precarizando el mercado de trabajo".

 

La última página del memorándum recoge una agenda con las medidas concretas que va a tomar el gobierno mes por mes y cuál es el objetivo que persigue con cada una de ellas. Un calendario que según la oposición y la fuente que ha aportado el documento sería el que ha exigido directamente la institución que dirige Lagarde.


Algunas de las medidas de un calendario de corte neoliberal

 

- Aumentar los precios de los combustibles durante 2013.

 

- Adopción por parte del Consejo de Ministros de la orientación estratégica sobre el futuro rol del Estado en el sistema bancario en función de las auditorías de los bancos públicos.

 

- Adopción de una nueva circular que elimine la capitalización de las tasas de interés de los depósitos cuyo vencimiento sea superior a un año.

 

- La retirada por parte del Banco Central de Túnez de las medidas de restricción de las importaciones.

 

- Aprobación en el Consejo de Ministros de una nueva fórmula de fijación automática de los precios de la energía.

 

Por LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUELTúnez / Madrid04/04/2013 07:00 Actualizado: 04/04/2013

Publicado enInternacional
Jueves, 04 Abril 2013 06:26

Recortes, menos para la corona

Recortes, menos para la corona

La organización civil británica Republic, que promueve una alternativa democrática a la monarquía, salió a criticar a la reina Isabel II por recibir cinco millones de libras más que el año pasado en tiempos de crisis económica y ajustes. Para el 2013-2014, los contribuyentes aportarán 36,1 millones de libras para la monarquía, cinco millones más que el año pasado, en el que hubo gastos adicionales por las celebraciones del 60º aniversario del actual reinado. La asociación Republic, que reúne a varias figuras reconocidas y algunos parlamentarios británicos, señaló que la cifra oficial esconde una serie de costos y estimó que el presupuesto que tiene la corona asciende en realidad a más de 200 millones de libras.

 

“Es absurdo e inmoral que mientras cada organismo público se ve obligado a frenar su gasto, la familia real recibirá aún más dinero de los contribuyentes”, señaló el director de la organización, Graham Smith. El activista se refirió a los recortes que están sufriendo los distintos planes sociales y dijo que el ministro de Economía, George Osborne, “cree que la reina y su familia deben estar protegidos de la realidad que el resto de nosotros debe afrontar”. Los fondos que se otorgan a Isabel II son para afrontar el mantenimiento de los palacios reales, los viajes oficiales y los sueldos de sus empleados. La partida no incluye otros gastos, como la seguridad de la familia real, que sale del presupuesto de la policía.

 

El gobierno británico defendió anteayer una serie de reformas al sistema de Bienestar Social y de Salud, consideradas impopulares, al indicar que nueve de cada diez familias se beneficiarán con los cambios. Como parte de los cambios en el área de Salud, los médicos de cabecera en Inglaterra tomarán control de los presupuestos locales, una medida que los críticos consideran una privatización del sistema. Entre las reformas en el sistema de beneficios sociales, los inquilinos en edad de trabajar que viven en viviendas sociales y tienen dormitorios libres sufrirán recortes en sus subsidios.

 

También se verán obligados a pagar por primera vez el impuesto municipal (council tax), que aquellos más humildes estaban exceptuados de abonar, modificación que afectaría al menos a dos millones de familias de escasos recursos. Según el ministro de Finanzas, George Osborne, el gobierno debió tomar las medidas para reducir el déficit y recuperar un sistema de bienestar social “fundamentalmente quebrado”. Sin embargo, tanto la oposición laborista como grupos comunitarios, varias iglesias y ONG indicaron que las reformas afectarán a los más pobres.

 

En tanto, la Cámara de Comercio británica (BCC, en inglés) afirmó que Gran Bretaña logrará evitar caer en una triple recesión. La entidad destacó que un fuerte desempeño en el sector de servicios durante el primer trimestre del año permitió que la economía siguiera creciendo.

 

No obstante, destacó que el sector de las manufacturas registró menor actividad. La BCC indicó que la economía británica marcará un crecimiento “positivo, aunque suave” en 2013. Y un informe de la Cámara de la Industria británica (CBI) y del grupo contable PwC señaló que el sector de servicios financieros de esa nación registró un aumento del empleo de personal durante el primer trimestre del año, una señal de crecimiento tras un largo período de pérdida de fuentes de trabajo en ese sector. El reporte espera que para el segundo trimestre del año se registre un aumento similar en el sector de servicios financieros. Desde la crisis financiera de 2008, los bancos británicos despidieron a miles de empleados para mejorar la rentabilidad y reducir pérdidas multimillonarias.

Publicado enInternacional
Miércoles, 03 Abril 2013 06:30

Desempleo record en la Eurozona

Desempleo record en la Eurozona

Según la oficina de estadística europea Eurostat el desempleo en la Zona Euro aumentó en un año de 10,9 a 12 por ciento. Más de 19 millones de personas estaban sin trabajo en febrero, una tragedia para un bloque golpeado por la recesión y la austeridad que afecta particularmente a España, Grecia, Portugal e Italia. Los datos son deplorables y una tragedia para Europa, indicó el comisario europeo responsable de Asuntos Sociales, Laszlo Andor. Con respecto a enero, el número de parados aumentó en 33.000 personas, precisó Eurostat, que había estimado en enero un desempleo de 11,9 por ciento en el bloque de 17 países, pero luego lo corrigió a 12 por ciento. Los datos son especialmente catastróficos en España (26,3 por ciento) y en Portugal (17,5 por ciento). En Grecia el desempleo correspondiente a diciembre fue de 26,4 por ciento.

 

De acuerdo con el Ministerio de Empleo español, el desempleo en la cuarta economía de la unión monetaria disminuyó ligeramente en marzo, el primer descenso desde 2008 cuando estalló la burbuja inmobiliaria que precipitó la crisis en el país. Eso sí, el número de parados sigue siendo superior a cinco millones de personas. Los datos del Ministerio de Empleo son diferentes de las cifras trimestrales publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que utiliza un método de cálculo diferente y sirve de referencia. Según el INE, la tasa de desocupación superó un record histórico a fines de diciembre al colocarse en el 26,02 por ciento de la población activa, la cifra más alta de la Zona Euro después de Grecia, para alcanzar 5.965.400 parados.

 

Al igual que en Atenas o Madrid, ese lastre, acompañado de los recortes en las prestaciones sociales, ensanchó la brecha de los salarios, arrastrando la caída de la renta de la clase media, con un mayor empobrecimiento de las clases más bajas hasta caer en la pobreza extrema o en la miseria. Y son especialmente trágicos para los más jóvenes: un 23,9 por ciento estaba sin trabajo en la Zona Euro, comparado con un 22,3 por ciento en febrero de 2012. Esta situación fue particularmente catastrófica en España (55,7 por ciento), Portugal (38,2 por ciento) e Italia (37,8 por ciento). En Grecia, un 58,4 por ciento de los menores de 25 años estaba sin trabajo en diciembre.

 

El paro también aumentó en los países ricos como Alemania, de 5,3 a 5,4 por ciento, y en Luxemburgo (de 5,3 a 5,5 por ciento), aunque el desempleo es mínimo en estos países, de los más ricos del bloque, reflejo de una Europa que marcha a dos velocidades. En Austria el paro alcanzó un 4,8 por ciento y en Holanda un 6,2 por ciento. En un contexto de recesión y fuerte endeudamiento, los expertos no creen que la situación vaya a mejorar en los próximos meses. “Parece poco probable que el mercado laboral de la Zona Euro llegue al fin de sus dificultades”, afirmó Martin Van Vliet. Para Howard Archer, de IHS Global Insight, hay una fuerte probabilidad de que el desempleo en la Zona Euro siga aumentando en los próximos meses.

 

De todas maneras Archer admitió que el aumento de 33.000 desempleados con respecto a enero es el crecimiento más leve registrado desde abril de 2011. En los últimos días, el rescate chipriota (ver aparte) afloró los problemas que se vienen incubando desde hace años en Europa: la falta de una unión fiscal y de una estructura institucional fuerte, y el impacto de la austeridad, ajustes y reformas sobre los países más afectados por la crisis, con el paro y la pobreza en máximos históricos, mientras crece el descontento por la inflexibilidad de Alemania.

Publicado enInternacional
Martes, 02 Abril 2013 06:23

Cameron cercena el Estado de bienestar

Cameron cercena el Estado de bienestar

El Estado de bienestar afronta en Reino Unido la reforma más drástica de su historia y las secuelas de ese paso las sufrirán los más desfavorecidos. La sociedad británica ha estado tradicionalmente orgullosa de un sistema que desde la posguerra conjuga la liberalidad de su mercado con una sólida red de prestaciones sociales. El primer paquete de medidas aprobado por el Gobierno del conservador David Cameron con el objetivo de paliar el déficit público ha entrado este lunes en vigor, con una rebaja de las ayudas a la vivienda social, a las familias más modestas en el pago de los abultados impuestos municipales o a los ciudadanos sin recursos para costear litigios ante los tribunales, junto a una remodelación de la gestión sanitaria donde primará el estricto control del gasto.

 

Más allá de las exigencias de una precaria coyuntura económica, los recortes defendidos por Cameron entrañan una filosofía que concibe el apoyo a los sectores más débiles como un lastre para la recuperación.

 

La reforma del Estado de bienestar es una decisión “justa” para incentivar el empleo, reducir la dependencia del Estado de quienes “deberían regresar al mercado laboral” y “ayudar a quienes realmente lo necesitan”, argumentaban en una tribuna conjunta publicada hoy en la prensa los ministros de Economía, George Osborne, y de Trabajo y Empleo, Iain Duncan Smith.

 

El artículo de dos de los pesos pesados del Gabinete aparecía como una respuesta a la oleada de protestas que en las últimas semanas han tomado las calles de numerosas ciudades del Reino Unido, y que el pasado fin de semana recibió el apoyo de cuatro confesiones protestantes, incluida la influyente Iglesia Reformada de Escocia, en su crítica a “la manipulación [de los conservadores] para perpetuar los mitos de la pobreza y justificar los recortes sociales”.

 

No solo los más pobres sino también las sufridas clases medias verán reducido su poder adquisitivo a causa de la merma de las ayudas sociales, denuncia la oposición laborista, en su esfuerzo por caracterizar al gobierno de coalición que integran conservadores y liberaldemócratas como representante de los intereses de los más pudientes. Los presupuestos presentados a mediados de marzo contemplan una rebaja de los impuestos a ese sector, con una reducción adicional de las cargas fiscales a las rentas más altas que pagan un tipo de hasta el 50%.

 

Mientras Duncan Smith alega que el Gobierno no pretende revertir el sistema de asistencia pública vigente en el último medio siglo, sino únicamente “gestionar” su insostenible crecimiento, muchas familias británicas se preparan para el escenario más negro. Aquel que, en los casos más extremos, apenas les reporta una ayuda de 53 libras semanales (62 euros).

 

Entre el conjunto de medidas que han entrado en vigor este mes de abril ha provocado especial contestación el llamado “impuesto del dormitorio”, que gravará a los residentes de una vivienda social si una de sus habitaciones está libre. Tal es el escrutinio al que se sienten sometidos los receptores de la asistencia del Estado británico de hoy.

 

» El impuesto del dormitorio. Las personas en edad de trabajar que vivan en un piso de protección oficial verán recortados los subsidios del Estado si disponen de una habitación teóricamente vacía, es decir, que sobrepase las necesidades de dormitorio de una familia, sin tenerse en cuenta otros usos que puedan destinar a la misma. El Gobierno sugiere a los afectados por esa medida, casi 700.000 ciudadanos, que se muden a otra vivienda con el número justo de estancias, a pesar de la denuncia de la oposición laborista sobre la “inexistencia” de casas alternativas. “Ese impuesto cruel destruirá vecindarios y pondrá a la gente en manos de los tiburones de los préstamos”, alega el portavoz de Trabajo de la oposición, Liam Byrne, apoyado en esa reivindicación por sectores eclesiales que consideran esencial el enraizamiento de las familias en una comunidad para evitar la fractura social.

 

» La insoportable carga municipal. La administración se dispone a reducir el apoyo a los 5,9 millones de familias que se declaran con escasos recursos para sufragar el impuesto municipal sobre la vivienda, una de las cargas más pesadas que afronta el ciudadano de a pie. Ello incrementará los gastos mensuales de quienes luchan para llegar a fin de mes, generalmente residentes de unos barrios donde esa imposición fiscal es más alta que en otras zonas más opulentas debido al volumen de las prestaciones sociales que se prestan en esas zonas. El sistema de ayudas gestionado hasta ahora por el Departamento de Trabajo y Pensiones se transfiere a las administraciones locales, cuya financiación se ha visto reducida en un 10%.

 

» Merma general de las prestaciones sociales. Por primera vez en la historia del Estado de bienestar británico, las prestaciones y créditos de carácter estatal ya no irán parejas al aumento del coste de la vida. A partir del próximo sábado, entra en vigor una medida que durante los tres próximos años reduce al 1% el incremento anual de los subsidios, muy por debajo de la inflación. Estos limitarán a un tope de 500 libras semanales (590 euros) la cantidad que una familia británica puede recibir del Estado, independientemente de sus circunstancias.

 

Aunque tanto los pensionistas como los discapacitados quedan exentos de esa barrera del 1%, los primeros se han movilizado contra un nuevo impuesto (el llamado granny tax) sobre el cheque que perciben cada mes. Las personas que sufren algún tipo de discapacidad se verán, asimismo afectadas por la decisión del Gobierno de redefinir su condición: a la hora de prestarle apoyo económico, ya no se trata de la minusvalía que padezca un ciudadano, sino de cómo esta afecta a su vida y sustento. Un millón de personas pueden perder su derecho al subsidio según y cómo se interprete esa diferencia semántica.

 

» Sanidad. El Estado cede desde este lunes la gestión de los presupuestos en sanidad a las respectivas comisiones médicas locales, integradas por doctores, enfermeras y otros profesionales, en pro de una reforma del sistema público que sus críticos tildan de semiprivatización. Estas comisiones serán quienes decidan cómo se controla el gasto. La medida resulta especialmente chocante cuando una investigación encargada por el propio gobierno de Cameron determinó que los escándalos que han azotado a varios hospitales públicos ingleses durante los últimos años, donde los índices de mortalidad se revelaron muy superiores a la media prevista, respondieron a una política que primaba los resultados económicos frente a la atención al paciente.

 

» Asistencia legal. Los laboristas calificaron este lunes de “jornada de la vergüenza”, a raíz de las restricciones que han entrado en vigor sobre el acceso a una ayuda legal sufragada por el Estado. Solo aquellos ciudadanos con ingresos inferiores a las 32.000 libras anuales podrán recabar el apoyo del dinero público en sus causas ante los tribunales de justicia, en una medida que afectará principalmente a los casos de divorcio y a los de despidos improcedentes. Muchos reclamantes se lo pensarán dos veces antes de acudir ante el juez y bajo el riesgo de afrontar una abultada minuta en costas legales. Por mucho ahorro que el Gobierno de Cameron esgrima, la justicia ya no va a ser igual para todos.

 

Por Patricia Tubella Londres 1 ABR 2013 - 23:24 CET

Publicado enInternacional
Lunes, 01 Abril 2013 16:46

Encima confiscar

Encima confiscar

El diario británico The Financial Times (FT) es muy conservador en sus posiciones editoriales en materia política y, por lo tanto, económica. Lo mismo ocurre en general con las opiniones de quienes firman en él sus columnas. Aun así, desde la perspectiva de la City, el centro financiero londinense, ha mantenido una postura bastante crítica con la gestión de la crisis del euro que se hace desde Bruselas y Francfort y con el liderazgo rígido del gobierno alemán.

 

Estas políticas del llamado eurogrupo, del Banco Central Europeo (BCE) y de la canciller Merkel, y el ministro de finanzas, Schauble, al que se suma con entusiasmo el FMI, se basan en aplicar una severa recesión productiva para ajustar los niveles del gasto y la deuda pública de los países miembros del euro. El resultado ha sido un fuerte y duradero aumento del desempleo, con caída de los ingresos, de la recaudación del gobierno, la reducción de los servicios públicos, como salud y educación.

 

Las ventajas de tal ajuste se han concentrado, precisamente, en Alemania que es el segundo país con más exportaciones del mundo, sólo después de China. Los bancos alemanes están muy comprometidos con las deudas, públicas y privadas, en otros países de la zona y están siendo protegidos de modo cada vez más evidente.

 

El descontento por los efectos tan adversos del ajuste y la desigualdad regional que está provocando se dejó ver a las claras en los rescates bancarios que se han hecho, primero en Grecia y ahora en Chipre. En este último, ya no son sólo cuestiones de índole fiscal con profundas repercusiones sociales, sino que tiene ya otras que se han tornado de tipo confiscatorio.

 

Hace unos días, Tony Barber, que escribe en las páginas del FT, publicó una nota sobre la crisis en Chipre y dijo sin tapujo que lo que ahí han hecho los líderes de la eurozona con los depósitos asegurados de los pequeños ahorradores en los bancos equivale a un robo legalizado. Además de haberse disfrazado tal medida como una contribución al rescate financiero del país.

 

Igualmente, barrió al presidente Anastasiades por insistir en aligerar la carga para los depósitos millonarios (el seguro cubre hasta 100 mil euros por depósito por banco) de extranjeros que se concentraron en ese país, principalmente en los dos mayores bancos y que provienen en su mayoría de ciudadanos rusos. A estas alturas de lo que pasa en Europa hace ya cinco años, en lo de Barber casi se puede advertir una sombra anarquista del controvertido Proudhon y hasta del viejo Kropotkin.

 

Lo intrincado del asunto chipriota tiene que ver con varios aspectos de esta etapa de la era global. Entre ellos está lo disfuncional del arreglo del euro en términos económicos y financieros, y que exponen también los límites políticos del sistema de integración de la Unión Europea.

 

Chipre era un paraíso fiscal usado ampliamente por muy grandes depositantes rusos; se calcula que muchos de ellos son de origen ilegal, en un momento en que hay mucha atención en la prevención del lavado de dinero y su relación con grupos criminales. El gobierno ruso tiene interés en el aprovisionamiento de las reservas de gas de la isla. La comisión europea y el BCE han sido señalados como responsables de la falta de supervisión en las bancos chipriotas, donde el sistema financiero padecía una verdadera hipertrofia y era la principal fuente de crecimiento de la economía.

 

Vaya, que todo parece apuntar a una crisis anunciada e ignorada. El caso es que el país que aporta sólo 0.2 por ciento del PIB de la zona euro ha puesto aún más al descubierto las contradicciones del sistema regional, las fricciones financieras que existen y la pérdida de rumbo en el ajuste económico con su enorme desigualdad.

 

El aspecto confiscatorio del rescate bancario en Chipre ha sido especialmente controvertido. Puede compararse con otro tipo de confiscación y ver así la diferencia. En España ha habido desde 2008 alrededor de 400 mil ejecuciones hipotecarias y una parte muy grande de ellas ha terminado en desahucios. El conflicto se ha hecho mayúsculo y se ha criminalizado a esos deudores.

 

Pero no es lo mismo deber, a lo que se suma la forma de gestión de ese tipo de deuda por parte del gobierno y los tribunales para intervenir en el conflicto con los acreedores, que depositar los ahorros en un banco. En ese caso dicha institución es el deudor que obtiene un rendimiento por nuestro dinero. Su obligación es salvaguardar los recursos de los depositantes y en este caso se favorece al deudor y se castiga de nuevo a la gente. Esto acaba siendo un pésimo arreglo social y no podrán eludirse las consecuencias políticas más allá de esa isla.

 

En Chipre se castigó al acreedor, lo que afectaría incluso a aquellos que quedan dentro del límite del seguro. Esto equivale a un quiebre legal e institucional de primer orden económico, es no sólo una confiscación, sino un verdadero robo como bien ha dicho Barber. Aunado a eso, los alemanes acrecientan su poder en la zona con un alto costo político regional. Y se aproxima el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial; pero eso por ahora es sólo una efeméride.

 

Esto ha prendido la alarma en la euro zona, ya que representa un riesgo potencial para quien ahorra en los bancos. Hasta ahora los políticos europeos, muy mediocres por cierto, han negado que esto siente un precedente. Quien puede creer algo al respecto luego de las experiencias que la gente ha tenido alrededor del mundo durante más de tres décadas.

Publicado enInternacional
Domingo, 31 Marzo 2013 07:59

Los casos opuestos de Islandia y Chipre

Dos pequeñas islas –Islandia y Chipre– dieron una respuesta absolutamente diferente a la crisis financiera que las atropelló, respectivamente, en 2008 y en 2012. Hay sin duda importantes factores externos que explican esos comportamientos opuestos. En Chipre, por ejemplo, asistimos a una dura competencia entre la Unión Europea, por una parte, y la mafia y los grandes capitalistas rusos, aliados a la Iglesia ortodoxa chipriota, por la otra, que son grandes inversionistas en la isla. Además, enfrenta la hipoteca sobre la independencia chipriota planteada por la ocupación turca de un tercio de la isla y la amenaza turca de evitar por todos los medios que la República de Chipre explote sus reservas de gas.

 

Por consiguiente, en Chipre no está solamente en juego la defensa, a cualquier costo, del capital financiero, sino también el viejo conflicto imperialista con Rusia por el Mediterráneo oriental y en tierras del Medio Oriente, mientras que, en el caso de Islandia, al resto de los países europeos no les preocupaba mucho que un puñado de grandes especuladores financieros ingleses y holandeses perdiese muchas plumas (por supuesto, de cuervo) con el cierre de los bancos islandeses.

 

Pero lo que más me interesa destacar es la diferencia de comportamiento social entre los islandeses y los chipriotas, pues los primeros desconocieron la deuda externa, se negaron a pagarla mediante dos referendos sucesivos, derribaron al gobierno de los banqueros, reformaron la Constitución, que fue redactada nuevamente mediante la intervención popular que, utilizando la red electrónica, redactó, discutió y afinó directamente el nuevo texto, mientras los segundos, tras comprobar que los grandes perdedores de la crisis no serían los pequeños ahorristas, sino los especuladores y tratantes de drogas y de blancas rusos, aceptaron un sistema que acaba de demostrar que los puede despojar en cualquier momento y volvieron a poner sus cuellos bajo el yugo de un sistema financiero corrupto apenas maquillado.

 

¿Por qué unos reaccionan y otros, en cambio, soportan las vejaciones? Creo que buena parte de la explicación la encontramos en la historia comparada de ambas islas, porque "los muertos se apoderan de los vivos", así como en la composición social de sus respectivas poblaciones.

 

Los primeros pobladores escandinavos de Islandia tomaban sus decisiones en una asamblea de los clanes ya en el siglo IX y crearon en el 930 el primer gobierno –en todo el mundo– basado en una asamblea democrática, llamada Althing.

 

Su insurrección contra los reyes noruegos se produjo cuando, varios siglos después, uno de éstos decidió suprimir esa asamblea. Islandia, en escala mundial, fue también el primer país en elegir a una mujer como presidenta de la República y, después de la movilización contra los bancos, en tener una primera ministra declaradamente lesbiana en un país luterano. Entre sus 319 mil habitantes (en 2011) la mayoría eran mujeres, las cuales viven casi 84 años por 81 en el caso de los hombres. Aunque la mayoría de los habitantes habite en ciudades, Islandia es un país de pescadores y, en medida mucho menor, de campesinos pequeños propietarios.

 

Chipre, en cambio, a lo largo de su historia tres veces milenaria, fue colonia de los faraones egipcios, de los asirios, de los persas, de los bizantinos, de los genoveses, de los otomanos, de los ingleses y se independizó (a medias) de éstos mediante una insurrección nacionalista armada sólo después de la Segunda Guerra Mundial, que fue seguida por una invasión turca a la isla que colonizó la parte norte con soldados y campesinos traídos de Anatolia y dividió en dos la isla.

 

En la República de Chipre subsisten las bases inglesas y el país está acostumbrado a vivir una soberanía limitada y a depender del juego internacional de las potencias. Sus habitantes (un millón 116 mil 564, en 2011) tienen expectativa de vida de 78 años y viven, unos pocos, como campesinos en tierras que carecen de agua y, la mayoría, del turismo y de las consecuencias que derivan del carácter de paraíso fiscal (depósitos que superan 47 veces el producto interno bruto, lavado de dinero, tráficos ilegales y criminales de y hacia Rusia y Medio Oriente).

 

Su economía depende prácticamente del Sol y de los delitos del capital financiero. Podría salir de esa situación si explotase el gas que rodea la isla, pero eso significaría la ocupación turca y, al menos, una guerra turco-griega, que por el momento nadie quiere, pero cuya amenaza está siempre presente.

 

Si Islandia se caracteriza por sus orgullosas tradiciones democráticas, Chipre padece constantemente el recuerdo de su situación en el cruce del camino de las grandes potencias. La historia y la geografía ni explican ni determinan todo, pero tienen una densidad que no puede ser ignorada. Además, tanto para los turcos como para los bizantinos, que fueron la base de la población chipriota actual, pero no para los luteranos de Islandia, el curso de la historia depende de la voluntad divina, no de las decisiones políticas de los seres humanos.

 

Sea como fuere, los bancos islandeses fueron nacionalizados. Buena parte de la deuda externa no se pagó, la nueva Constitución garantiza que la nación es propietaria de los bienes comunes y establece la obligación de convocar referendos populares antes de adoptar una decisión importante e Islandia salió de la crisis y su economía creció 3 por ciento en 2012.

 

En Chipre, en cambio, la papa caliente quedó en manos de los grandes capitalistas, sobre todo rusos (que perderán cerca de 3 mil millones de euros) pero está rodando todavía y podría volver a caer del lado de los ahorristas nacionales. Otro dato: el presidente que en Islandia organizó el primer referéndum era un hombre de izquierda, ex sindicalista. El presidente que negoció la deuda chipriota es un gran banquero. Como se sabe, perro no come perro. Existe pues también el llamado factor subjetivo…

Publicado enInternacional

El déficit y la deuda de Francia se dispararon, revelaron cifras divulgadas el viernes, horas después de que el presidente François Hollande reconoció en una intervención televisada la gravedad de la crisis y en la que señaló que aplicar una "política de austeridad es condenar a Europa a la explosión".

 

El déficit público en 2012 fue de 4.8 por ciento del producto interno bruto (PIB), reducción desde 5.3 por ciento del año anterior, pero por encima de 4.5 por ciento previsto por el gobierno. Con ello, Francia –la segunda economía de la zona euro– incumple la norma europea de que el déficit no puede superar 3 por ciento del PIB.

 

La deuda pública siguió en ascenso y en 2012 alcanzó un nuevo récord de 90.2 por ciento del PIB, frente a 89.9 por ciento previsto por el Ejecutivo.

 

Estas malas cifras fueron divulgadas un día después de que Hollande, en la presidencia desde mayo de 2012, admitió que su gobierno "no anticipó que la crisis duraría más de lo previsto".

 

Estos indicadores complican la labor del gobierno socialista, que ya abandonó hace un mes la idea de reducir el déficit a 3 por ciento del PIB en 2013, y negocia un plazo suplementario con la Comisión Europea para lograr ese objetivo. Bruselas pide, a cambio, que el déficit público francés se ubique "claramente por debajo de 3 por ciento" en 2014.

 

En una entrevista transmitida por el canal estatal France 2, el presidente explicó por qué renunció a alcanzar el objetivo de reducir el déficit público francés a 3 por ciento del PIB, tal como se comprometió ante sus socios europeos. "No alcanzaremos el 3 por ciento porque si aceleramos el ritmo se rompería incluso la esperanza de un retorno al crecimiento", explicó.

 

Hollande se dijo en favor del rigor, pero no de la austeridad. Propuso aumentar la cotización para la jubilación y la reducción de subsidios a las familias más acomodadas.

 

"Tengo la obligación de decir a los dirigentes europeos: hoy, prolongar la austeridad es el riesgo de no reducir los déficits y la certeza de tener gobiernos impopulares que los populistas se comerán de un bocado llegado el momento", agregó.

 

"Que los países europeos estén obligados a ser rigurosos, lo entiendo perfectamente, pero estar en la austeridad, no. La austeridad es condenar Europa a la explosión", sostuvo.

 

Algunos economistas critican los efectos nefastos de la austeridad sobre el crecimiento y, por tanto, sobre el empleo. Otros, en cambio, reclaman más esfuerzo y rigor, como el economista Jean-Paul Betbèze, quien considera que la anunciada reducción de gastos del Estado para 2014 "no será suficiente".

 

Otro indicador divulgado el viernes confirma al pesimismo sobre una recuperación de la economía francesa para 2013: el consumo de los hogares, motor tradicional del crecimiento en Francia, volvió a bajar en febrero 0.2 por ciento, respecto de enero, cuando ya había registrado un retroceso de 0.9 por ciento.

 

El crecimiento de la economía francesa será "casi nulo" en el primer semestre de 2013, según el Instituto Nacional de Estadísticas. El propio gobierno francés anunciará próximamente una nueva previsión de crecimiento para 2013, tras admitir que la anterior, que contemplaba un avance de 0.8 por ciento, ya no es viable.

Publicado enInternacional