Jueves, 13 Agosto 2015 06:46

La realidad y los sueños

La realidad y los sueños

Escribir es una forma de ser útil si consideras que nuestra sufrida humanidad debe ser más y mejor educada ante la increíble ignorancia que nos envuelve a todos, con excepción de los investigadores que buscan en las ciencias una respuesta satisfactoria. Es una palabra que implica en pocas letras su infinito contenido.


Todos en nuestra juventud oímos hablar alguna vez de Einstein y, en especial, tras el estallido de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, que puso fin a la cruel guerra desatada entre Japón y Estados Unidos. Cuando aquellas bombas fueron lanzadas, después de la guerra desatada por el ataque a la base de Estados Unidos en Pearl Harbor, ya el imperio japonés estaba vencido. Estados Unidos, el país cuyo territorio e industrias permanecieron ajenos a la guerra, pasó a ser el de mayor riqueza y mejor armado de la tierra, frente a un mundo destrozado, repleto de muertos, heridos y hambrientos.

 

Juntos, la URSS y China habían perdido más de 50 millones de vidas, sumadas a una enorme destrucción material. Casi todo el oro del mundo fue a parar a las arcas de Estados Unidos. Hoy se calcula que la totalidad del oro como reserva monetaria de esa nación alcanza 8 mil 133,5 toneladas de dicho metal. A pesar de ello, haciendo trizas los compromisos suscritos en Bretton Woods, Estados Unidos, declaró unilateralmente que no harían honor al deber de respaldar la onza Troy con el valor en oro de su papel moneda.


Tal medida decretada por Nixon violaba los compromisos contraídos por el presidente Franklin Delano Roosevelt. Según un elevado número de expertos en esa materia, crearon así las bases de una crisis que entre otros desastres amenaza golpear con fuerza la economía de ese modelo de país. Mientras tanto, se adeuda a Cuba las indemnizaciones equivalentes a daños, que ascienden a cuantiosos millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas.


Como fue expresado con toda claridad por el Partido y el Gobierno de Cuba, en prenda de buena voluntad y de paz entre todos los países de este hemisferio y del conjunto de pueblos que integran la familia humana, y así contribuir a garantizar la supervivencia de nuestra especie en el modesto espacio que nos corresponde en el universo, no dejaremos nunca de luchar por la paz y el bienestar de todos los seres humanos, con independencia del color de la piel y el país de origen de cada habitante del planeta, así como por el derecho pleno de todos a poseer o no una creencia religiosa.


La igualdad de todos los ciudadanos a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, y al bienestar, es decir, los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha más los que emanen de nuestros sueños de justicia e igualdad para los habitantes de nuestro mundo, es lo que deseo a todos; los que por comulgar en todo o en parte con las mismas ideas, o muy superiores pero en la misma dirección, les doy las gracias, queridos compatriotas.

 

Fidel Castro Ruz
Agosto 13 de 2015
1 y 23 a.m.

Publicado enInternacional
Mueren dos jóvenes palestinos en protestas reprimidas por Israel

Palestinos y fuerzas de seguridad israelíes se enfrentaron ayer en Jerusalén este y Cisjordania por la muerte de dos jóvenes palestinos durante una protesta por el deceso de un bebé que fue quemado vivo en un ataque contra dos viviendas perpetrado la madrugada del viernes por presuntos extremistas judíos.


El sábado por la mañana el ejército decretó zona militar la localidad de Kusra, norte de Cisjordania, sacudida por violentos enfrentamientos entre palestinos y colonos israelíes.


La muerte del bebé –la madrugada del viernes– en el ataque de extremistas judíos contra la casa de la familia Dawabsheh, en Duma, cerca de Nablus, provocó una ola de movilizaciones que fueron reprimidas por las fuerzas israelíes.


El pequeño Alí, de 18 meses, murió quemado mientras dormía. Sus padres y hermano de cuatro años se encuentran hospitalizados, después de que encapuchados lanzaron bombas molotov contra su casa.


El miércoles Israel destruyó dos casas en construcción en la colonia de Betel, cerca de Ramalá. Dos días después la casa de los Dawabsheh fue atacada por hombres que pintaron en las paredes una estrella de David y las frases venganza y el precio a pagar. La mayoría de esos ataques han quedado impunes, razón por la cual siguen produciéndose, arguyen, unánimes, activistas por los derechos humanos, palestinos y la comunidad internacional.


El ataque es el último de una serie de represalias emprendidas por la extrema derecha israelí y colonos. Tras cada medida considerada agravio por la extrema derecha israelí, los radicales se vengan con los palestinos, los árabes-israelíes, los lugares de culto cristianos y musulmanes e incluso con el ejército israelí.


El viernes las manifestaciones se volvieron cortejos fúnebres en homenaje al bebé, convertido para los palestinos en nuevo símbolo de la violencia de los colonos, responsables, según la Autoridad Nacional Palestina, de 11 mil ataques en los pasados 10 años.


Las protestas desembocaron en enfrentamientos contra las fuerzas israelíes, en los cuales Laith Jaldi, adolescente palestino de 16 años, fue herido de bala por el ejército en el campo de refugiados de Jalazun, cerca de Ramalá. El joven murió por la noche.


Cientos de palestinos acompañaron este sábado el féretro hasta el cementerio. La madre acusó a los soldados de haber matado a sangre fría a su hijo, quien todavía era un niño.


Otro adolescente fue abatido el viernes en Gaza por militares israelíes, con el argumento de que se había acercado demasiado al muro que separa Israel del enclave palestino.


Según la prensa local, en la noche del viernes y la mañana del sábado se produjeron nuevos enfrentamientos en Jerusalén este y en una aldea del norte de Cisjordania.


El sábado por la tarde estaba prevista una concentración en Tel Aviv por el grupo antiasentamientos judíos Peace Now. Debemos decir alto y claro que la incitación al odio de la extrema derecha mata, aseguraron los organizadores en su página de Facebook.


Por otra parte, el líder de la oposición Isaac Herzog, del Partido de la Unión Sionista, dijo que si él fuera primer ministro ordenaría al servicio secreto tratar el terrorismo judío con la misma firmeza que trata el terrorismo islámico", señaló en su página de Facebook.

Publicado enInternacional
Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) relevan desde el 2015 a Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) u Objetivos del Milenio fueron definidos entre los días 6, 7 y 8 de septiembre del año 2000 en la cumbre de la ONU en Nueva York. Estos objetivos se convirtieron en la vanguardia internacional de la planeación social, económica y demográfica con la cual 189 países miembros de la ONU acordaron contribuir a mejorar las condiciones socioeconómicas y de salud de la humanidad. La Asamblea General de la ONU manifestó en la resolución 55/2 del 13 de septiembre del 2000: "5. Creemos que la tarea fundamental a que nos enfrentamos hoy es conseguir que la mundialización se convierta en una fuerza positiva para todos los habitantes del mundo, ya que, si bien ofrece grandes posibilidades, en la actualidad sus beneficios se distribuyen de forma muy desigual al igual que sus costos. Reconocemos que los países en desarrollo y los países con economías en transición tienen dificultades especiales para hacer frente a este problema fundamental. Por eso, consideramos que solo desplegando esfuerzos amplios y sostenidos para crear un futuro común, basado en nuestra común humanidad en toda su diversidad, se podrá lograr que la mundialización sea plenamente incluyente y equitativa. Esos esfuerzos deberán incluir la adopción de políticas y medidas, a nivel mundial, que correspondan a las necesidades de los países en desarrollo y de las economías en transición y que se formulen y apliquen con la participación efectiva de esos países y esas economías".


¿Cómo se llevó a cabo la estrategia?


La estrategia se centró en ocho ejes de acción en los que fueron definidos objetivos puntuales por alcanzar e indicadores para la evaluación de la gestión de los mismos. Estos objetivos fueron: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre 2. Lograr la enseñanza primaria universal 3. Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer 4. Reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años 5. Mejorar la salud materna 6. Combatir el VIH/SIDA, paludismo y otras enfermedades 7. Garantizar la práctica sostenible del medio ambiente 8. Fomentar una alianza mundial para al desarrollo. Las anteriores metas fueron operacionalizadas en 48 indicadores comunes a todos los países para facilitar el seguimiento y la evaluación permanente.


Colombia fue uno de los países que acogieron el compromiso con los ODM. La herramienta jurídica con la que el Estado se sumó al compromiso de estos objetivos fue el Conpes Social 91 de 2005, "Metas y estrategias para el logro de los objetivos del milenio–2015", sustituido en el 2011 por el documento Conpes 140, que introdujo nuevos indicadores, ajustando las líneas base y cambios en las fuentes de información.


¿Cumplió el Estado colombiano con los ODM?


En el documento ODM publicado en el 2014 por el Pnud, el Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia y Representante del Pnud en Colombia, Fabrizio Hochschild escribe: "[...] Colombia ha hecho progresos significativos, pero sigue enfrentando retos sobre los cuales se debe trabajar más. Se alcanzaron de manera anticipada las metas de cobertura en educación básica y de áreas reforestadas y restauradas. Además, hay avances importantes en relación a la tasa de desempleo y mortalidad en menores de 1 y 5 años. Sin embargo, se requieren esfuerzos mayores para cumplir las metas establecidas a 2015, en los indicadores de mortalidad materna, cobertura bruta en educación media, embarazo en adolescentes, mortalidad por dengue y coberturas de agua potable y saneamiento básico".


El mismo informe del Pnud da cuenta de los resultados para cada uno de los objetivos, faltando un año para que venciera el plazo establecido por la ONU. Entre el 2002 y el 2012 la pobreza fue reducida de 49.7% al 32.7 (Meta 28,50%), la pobreza extrema del 17.7 al 10.4% (Meta 8.80%); "A pesar de los avances, en 2012 había 14 ́800.000 personas en situación de pobreza, de las cuales cerca de 4,8 millones estaban en pobreza extrema. Si el país logra las metas en pobreza propuestas en los ODM, aún tendría cerca de 13 millones de personas en pobreza y 4 millones en pobreza extrema en 2015, cifras aún muy altas para un país de ingreso medio alto". Aunque las cifras pueden hacer que se dibuje un panorama halagüeño, es importante recordar la existencia de grandes dificultades en regiones y áreas de poblamiento del país: 1 de cada dos colombianos que habita en el campo es pobre; mientras en el Chocó el 68.0% de los habitantes viven en la pobreza en Bogotá la padecen apenas el 11.6%.


El desempleo a nivel nacional bajó para el 2013, del 16.70% al 9.60 (Meta 8.50%) pero sigue existiendo un alto porcentaje de informalidad laboral superior al 45% de los empleos, los cuales tienen pocas o nulas garantías prestacionales, de la misma manera que son precarios y hacen parte de un crecimiento basado en políticas de flexibilización laboral, más que en la calidad del trabajo.


Colombia pudo cumplir la meta de cobertura bruta de educación básica: al 2012 esta era del 105.9%. Hacía ese año también existían departamentos como Guaviare, San Andrés y Vaupés que no habían alcanzado la meta (75.5%, 78.0% y 79.6% de cobertura educativa respectivamente). La tasa de analfabetismo entre las personas de 15 a 24 años ha disminuido de forma bastante lenta (solo 0.89% entre 2002 y 2012), de tal manera que en nuestro país aún existen 1.802.637 personas mayores de quince años que no saben leer ni escribir; esto es, el 5,2 por ciento de la población. En las zonas rurales el porcentaje de la población analfabeta alcana al 12,4 por ciento del total.

Las políticas de equidad de género tampoco han logrado incrementar la equidad ni las oportunidades de las mujeres en el país: el número de mujeres elegidas para el Senado y la Cámara de Representantes permanece inferior al 20%, los años promedio de escolaridad entre las mujeres se han incrementado, pero las tasas de desempleo continúan superiores a la de los hombres. La tasa de violencia por sexo entre el 2000 y 2012 supera en 200 puntos a la masculina (36.4 y 245.5).


El informe del Pnud concluye que "Hay avances significativos en la reducción de la pobreza pero sigue siendo un problema que afecta a más de un tercio de la población, especialmente persisten grandes diferencias entre áreas urbanas y rurales, donde la pobreza monetaria afecta a la mitad de la población rural y un cuarto de la población urbana".


En publicación especial en mayo del 2015 El Tiempo informa "Doce años después, hay logros importantes: Colombia cumplió anticipadamente en 15 de los 50 indicadores propuestos, y las tendencias indican que a fines de este año, cuando se venza el plazo dado para alcanzar los ODM, será posible cumplir con otros 14, lo que arrojaría un cumplimiento global del 57 por ciento, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), que es la entidad encargada de monitorear el avance en esta materia". Cumplimiento, valga resaltar, que es bastante cuestionable pues permite entrever que, incluso con las técnicas de maquillaje estadístico propiciada por la subordinación a la presidencia de dos de las principales agencias al frente del manejo estadístico en Colombia (Dane y DNP), el incumplimiento del 43% dista mucho de la situación de países abiertamente cuestionados desde los ámbitos políticos nacionales como Nicaragua y Ecuador que lograron cumplir los ODM. Importantes avances también han sido reconocidos en Venezuela que logró erradicar el hambre y la pobreza extrema.


Incumplimiento mundial de los ODM, nuevas propuestas


Pero no solo Colombia dejó de cumplir con estos Objeetivos, pocos de los 189 firmantes lograron superarlos. El informe mundial de los ODM de la ONU plantea "Aunque se han alcanzado logros significativos en muchas de las metas de los ODM en todo el mundo, el progreso ha sido desigual a través de las regiones y los países, dejando enormes brechas. Millones de personas siguen desamparadas, en particular los más pobres y los desfavorecidos debido a su sexo, edad, discapacidad, etnia o ubicación geográfica. Se necesitarán esfuerzos específicamente dirigidos a alcanzar a aquellas personas más vulnerables".


De acuerdo al informe referido, tomando como indicador el 2015, aún existen en el mundo: 836 millones de personas viviendo en la pobreza extrema; el 14 por ciento de las poblaciones de los países en desarrollo sobreviven con menos de 1.25 dólares al día; 57 millones de niños que no asisten a la escuela; una de cada cinco integrantes de los parlamentos es mujer; continúan muriendo alrededor de 6 millones de niños menores a cinco años. Destacan los avances en el control de la expansión del VIH, el acceso a fuentes de agua mejorada, el acceso a telefonía móvil e internet.


En este contexto, y como continuación con los ODM, ahora están en proceso de elaborando en la ONU los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS–. En la página web del organismo multilateral se detalla "Los Objetivos de Desarrollo Sostenible que las Naciones Unidas están definiendo como parte de la nueva agenda de desarrollo sostenible deben concluir la labor realizada y garantizar que nadie se quede atrás. Esta agenda, que se presentará en la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible en septiembre de 2015, se está debatiendo actualmente en la Asamblea General de las Naciones Unidas, con contribuciones de los Estados miembros y la sociedad civil".


Los ODS que propondrá la ONU son los siguientes: 1. Poner fin todas las formas de pobreza en todo el mundo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria, la mejora de la educación y promover la agricultura sostenible 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad; promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos 5. Lograr la igualdad entre hombres y mujeres y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas. 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación sostenible y el saneamiento para todos. 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. 9. Construir infraestructura resilente, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación. 10. Reducir la desigualdad en y entre los países. 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguro, resilentes y sostenibles 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. 14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. 15. Proteger y restablecer el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible.


¿Está vez si serán alcanzados los ODS?


Como puede evidenciarse, los ODS son bastante más ambiciosos que los ODM pues pretenden llevar hasta el final algunos de los resultados que debían lograrse para el año 2015, además pretenden expandir sus logros de forma manifiesta a la totalidad de la humanidad, logrando la desaparición absoluta de algunos de los problemas que durante siglos la han agobiado. Grandes esfuerzos deberán hacerse para cumplirlos hacía el año 2030, la nueva fecha límite que fijará la ONU para que puedan ser alcanzados. El futuro es incierto.


Serias dudas surgen respecto al compromiso y ejecución de los nuevos Objetivos planteados por la ONU, por la obvia razón de que algunos de los factores que entorpecieron la concreción de los ODM, no han sido superados. Entre estos factores resalta la incapacidad de los gobiernos para asegurar y respetar el Estado de Derecho que proporciona garantías mininas a sus ciudadanos, el hecho de que muchos países poseen niveles de pobreza demasiado elevados, lo que torna inviable los esfuerzos por lograr este tipo de metas, la poca voluntad o el desconocimiento técnico necesario para elaborar políticas encaminadas para alcanzar las metas y, fundamentalmente, el hecho que señala Hochschild en el informe del Pnud sobre la situación de los ODM en Colombia: "[...] El logro de los ODM implica, necesariamente, cerrar las brechas que han subsistido de manera histórica en las regiones y grupos poblacionales con indicadores sociales más rezagados [...]". Es inevitable que para asegurar el cumplimiento de las metas se tenga que replantear no solo los sistemas de producción y consumo imperantes en el mundo, sino también el sistema de distribución de riquezas que subyace a ellos.


Ante estas circunstancias, el verdadero esfuerzo de los Estados –en el marco del aseguramiento de estos nuevos Objetivos– va más allá de los compromisos políticos adquiridos en organismos multilaterales como la ONU o de la implementación de procesos técnicos encaminados a la superación de algunos indicadores adversos. Consiste en ser capaz de modificar la forma en que concibe a sus ciudadanos, haciéndolo por fuera de la racionalidad del sistema económico imperante en la que solo son instrumentos de generación y acumulación de capitales, por una nueva visión en que la que los capitales estén al servicio de la felicidad y el buen vivir de los humanos.


Este es realmente el tamaño de los desafíos por enfrentar, pues de lo contrario este tipo de Objetivos de Desarrollo pueden incrementar las desigualdades interregionales en el mundo, así como servir al apuntalamiento del mismo sistema económico mundial hoy imperante y causante de las protuberantes desigualdades que reinan por doquier, a pesar de sus promesas de propiciar justicia e igualdad para toda la humanidad.

Publicado enSociedad
Martes, 28 Julio 2015 07:19

Medellín busca desaparecidos

Medellín busca desaparecidos

Las excavaciones se iniciaron en un vertedero de escombros donde se presume habría restos de víctimas del conflicto armado. "Los restos estarán fragmentados y deteriorados por la acidez de la tierra", apuntó el fiscal.

 

Las autoridades colombianas iniciaron ayer en Medellín la mayor excavación forense del país para encontrar a víctimas de la violencia estatal y paraestatal que se presume están sepultadas bajo montañas de escombros, con el objetivo de llevar el tema a la Justicia. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, asistió al comienzo del Proyecto La Escombrera, en el sector llamado La Arenera, uno de los vertederos de escombros de la Comuna 13, que durante décadas fue escenario de la violencia del conflicto armado y de la delincuencia común en la ciudad.


La Comuna 13, donde están ubicadas las célebres escaleras mecánicas de Medellín, siempre ha sido punto estratégico porque desde allí se conecta con la ruta que lleva a la región de Urabá, en la costa marítima, y por ende, camino necesario para el traslado de estupefacientes.


Es imposible saber cuántas víctimas de la violencia pueden estar sepultadas bajo los escombros, pero las autoridades calculan que pueden ser centenares. Según explicó el fiscal de exhumaciones de la Dirección Nacional de Justicia Transicional de la Fiscalía, Gustavo Andrés Duque Serna, en la primera fase de excavación forense entrarán a la zona con maquinaria pesada para empezar a remover 20 mil metros cúbicos de tierra. Luego un grupo de criminalística empezará una remoción más cuidadosa del terreno, una vez se encuentren más cerca del sector en el que, de acuerdo con las investigaciones preliminares, se podrían encontrar cuerpos. "Haremos hasta lo imposible para recuperar nuestros muertos", señaló Duque sobre las excavaciones. Aunque no pudo determinar con certeza el tiempo que demandará la excavación, porque están sujetos al clima y a la estabilidad del terreno, Duque manifestó que hay compromiso del equipo que participará en "encontrar, en un corto tiempo, los primeros indicios".


Las excavaciones se iniciaron en el denominado Polígono Uno, sector La Arenera de La Escombrera, donde se presume habría cerca de 50 personas, según Duque. "Seguramente, los restos estarán fragmentados y deteriorados por la acidez de la tierra", apuntó el fiscal.


Cristo señaló que las excavaciones llegarán hasta las últimas consecuencias en la búsqueda de la verdad y de las víctimas que están bajo los escombros. Agregó que el gobierno no se detendrá hasta que todos los familiares de los desaparecidos logren encontrar, identificar y sepultar a sus seres queridos. Y recordó que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se comprometió a que en Colombia haya paz sin impunidad frente a hechos como los de La Escombrera y frente a la violencia generada. Asimismo, recordó que en la agenda de los diálogos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en La Habana, se discuten los derechos de las víctimas. Para Cristo, este acontecimiento tiene mucho que ver con la aprobación de la Ley de víctimas y restitución de tierras que lideró él mismo hace unos años en el Senado. Sobre la excavación, indicó que evidencia que la sociedad colombiana se compromete más con los derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación y a las garantías de no repetición frente a las víctimas del conflicto en Medellín y en toda Colombia. La primera etapa de este proyecto de exhumación, en la que participan antropólogos forenses y otros expertos, necesitará de una inversión cercana a los 1000 millones de pesos (unos 350.000 dólares) e incluye la construcción de un mausoleo para las víctimas de La Escombrera.
El inicio de las excavaciones también se convirtió en espacio para que familiares de los desaparecidos expresaran su dolor. "Llevamos trece años luchando para llegar al proceso que hoy inicia. Esta es una gota de esperanza", dijo Luz Elena Galeano, líder de la organización Mujeres Caminando por la Verdad, que agrupa a 130 víctimas de la violencia en la Comuna 13.


En esa zona, escenario del conflicto que azota Colombia desde hace más de medio siglo, tuvieron fuerte presencia el Movimiento 19 de Abril (M-19), las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Luego tomaron control de la barriada diferentes unidades paramilitares, además de bandas criminales. Galeano opinó que este primer paso permitirá que el mundo se sensibilice y solidarice con este capítulo doloroso de la historia de Colombia y con el que se evidencia que la Comuna 13 es una fosa común. La presidenta de la asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria, Teresita Gaviria, señaló que el comienzo de las excavaciones es quizá "el proceso más importante que hemos vivido en la historia colombiana". Y consideró que las excavaciones permitirán terminar con la incertidumbre de muchas personas que creen que sus familiares están sepultados bajo los escombros. "Si esas montañas donde están las escombreras hablaran, nos dirían cuántos muertos hay. Allí está enterrado el dolor", sostuvo Gaviria.

Publicado enColombia
Viernes, 03 Julio 2015 07:05

El triste final feliz de Ovidio

El triste final feliz de Ovidio

Colombia aprueba la primera muerte legal por eutanasia, la de un hombre de 79 años a la que se la cancelaron hace una semana


Un hombre que se está quedando sin rostro por un maldito cáncer se ha convertido en la cara de la lucha por morir dignamente en Colombia. Así lo ha querido la vida, o la muerte más bien. La que le dio esquinazo a Ovidio González Correa hace una semana. Con todo previsto, 15 minutos antes de la hora acordada para el adiós, la clínica detuvo el procedimiento. Este jueves, el mismo comité médico ha dado marcha atrás y ha aprobado que Ovidio sea la primera persona que, de forma legal, muera por eutanasia en Colombia.


"Debo ser la única persona que le cae mal a la muerte", dijo el pasado viernes este zapatero ateo de 79 años. Porque si algo mantiene es el sentido del humor. Un humor ácido. Con él ha afrontado el cáncer en la boca que le diagnosticaron en 2010. Perdió parte de un hueso del lado izquierdo de la cara. Se sucedieron sesiones de radioterapia y quimioterapia. Estéticamente quedó deformado. Anímicamente, golpeado; pero no hundido. Lejos de amilanarse, siguió con su vida sencilla, criando vacas y caballos en Pererira, en pleno eje cafetero. En continuo monitoreo, y con el apoyo de su mujer y cuatro hijos, consiguió esquivar el cáncer cinco años, hasta que a principios de 2015 le volvió a golpear.


Hace tres meses, dijo basta. Le pidió al oncólogo que no le siguiera dando sesiones de quimioterapia, el tumor le había roto la parte izquierda de cara, el cachete. El dolor, intenso, no cesaba. No cesa, de hecho. Cada vez que intenta hablar le supone un sufrimiento adicional. Ovidio solo puede alimentarse con líquidos, recostado. De pesar 81 kilos se ha quedado en 48. "El solo acto de no disfrutar del acto de comer es terrible", asegura su hijo mayor, el reconocido caricaturista colombiano Julio César González, Matador. Fue a él a quien Ovidio le dijo un día: "Quiero la eutanasia, yo sé para dónde voy y no quiero ser un guiñapo en una cama", acabar como lo hicieron algunos de sus hermanos o familiares, una familia perseguida por el cáncer.
La primera opción era recurrir a un médico que había ayudado a morir a decenas de personas y este les instó a seguir los cauces oficiales. Desde el pasado 20 de abril, la eutanasia es legal en Colombia después de que el Ministerio de Salud reglamentase una norma de 1997. El 4 de junio solicitaron a la clínica Oncólogos de Occidente, en Pereira, que autorizasen el proceso para morir con dignidad. Los médicos que trataron a Ovidio vieron que reunía todos los requisitos que exige la ley para autorizar la eutanasia. En síntesis: ser él quien solicitaba el derecho, estar en perfectas condiciones psíquicas y padecer un cáncer terminal.


Todo parecía listo. Ovidio, nadie sabe por qué, decidió morir el viernes 26 de junio a las dos y media de la tarde. Comenzaron los preparativos, las despedidas. Hasta el mismo día se acercaba gente a la casa. Ese viernes, Matador recuerda cómo su padre estuvo escuchando música con un amigo, Gustavo Colorado, a quien regaló un disco de tangos de Charlo. En la dedicatoria, cuenta, se podía leer: "Motivo: viaje". "Lo más duro fue el camino a la clínica", ahonda el primogénito. Ese día jugaba Colombia contra Argentina y las calles estaban impregnadas por un optimismo antagónico que chocaba con Ovidio y su familia. "Él se movía menos que una pirámide de Egipto".


En la clínica, una treintena de personas acompañaba a Ovidio. El proceso consistiría en una sedación para luego aplicarle un fármaco que se lo llevaría, sin sufrimiento. Cuando quedaban 15 minutos para la hora señalada, Diego, otro de los hijos del enfermo, recibió una llamada. Se suspendía el proceso. Pese a que los médicos que habían tratado a Ovidio estaban convencidos, un comité de la clínica formado por un oncólogo, un psicólogo, un abogado y radioterapeuta, decidió, solo con una opinión desfavorable, que no estaba tan claro que el paciente reuniese todos los requisitos y, ante la duda, prefería recurrir a una segunda opinión. La desolación fue total. Solo el humor consiguió limar la tristeza. "¿Por qué no sales cubierto con una sábana blanca? Total, todo el mundo te da ya por muerto", le decían sus próximos.


La semana ha sido intensa y aún más dolorosa para Ovidio. La familia se aferraba a que se cumpliese la ley, esa que permite evitar el sufrimiento a un enfermo terminal. El caso, que se había guardado con mucho celo, saltó a los medios y la expectativa creció. Este jueves, por fin, les dieron la triste buena noticia. El mismo comité que había decidido parar su marcha el viernes, ahora, con el respaldo de la Asociación Colombiana de Radioterapia Oncológica y el visto bueno del Ministerio de Salud, aprobaba la solicitud de Ovidio. La próxima semana dejará de sufrir. Una de las pocas palabras que, según cuenta su hijo, consiguió decir al enterarse de la noticia eran para el médico que había retrasado su adiós: "Muero por conocerlo".

Publicado enColombia
Sábado, 27 Junio 2015 08:53

Comprender cómo nos manipulan

Comprender cómo nos manipulan

Se cumplen 80 años de la primera edición (1935) en lengua española de la gran novela rupturista Un mundo feliz (se había publicado tres años antes en inglés), del filósofo y escritor visionario Aldous Huxley.

Y ante tanta felicidad artificial en nuestros días, tantas manipulaciones y tantos condicionamientos contemporáneos, cabe preguntarse: ¿será útil releer hoy Un mundo feliz? ¿Es acaso necesario retomar un libro publicado hace más de 80 años, en una época tan alejada de nosotros que Internet no existía e incluso la televisión aún no había sido inventada? ¿Es esta novela algo más que una curiosidad sociológica, un best seller ordinario y efímero del que se vendieron, en el año de su publicación, en inglés, más de un millón de ejemplares?


Estas cuestiones parecen tanto más pertinentes cuanto que el género al que pertenece la obra –la distopía, la fábula de anticipación, la utopía cientifico-técnica, la ciencia ficción social– posee un grado muy alto de obsolescencia. Pues nada envejece con mayor rapidez que el futuro. Sobre todo en literatura.


Sin embargo, si alguien, superando estas científico, se vuelve a sumergir en las páginas de esa novela se quedará estupefacto por su sorprendente actualidad. Constatando que, por una vez, el pasado ha atrapado el presente. Recordemos que el autor, Aldous Huxley (1864– 1963), narra una historia que transcurre en un futuro muy lejano, hacia el año 2 mil 500, o, con mayor precisión, hacia el año 600 de la era fordiana, en alusión satírica a Henry Ford (1863-1947), el pionero estadunidense de la industria automovilística (de la que una célebre marca de coches sigue llevando su nombre), inventor de un método de organización del trabajo para la fabricación en serie y de la estandarización de las piezas. Método –el fordismo– que transformó a los trabajadores en poco menos que autómatas o en robots que repiten a lo largo de la jornada un único y mismo gesto. Lo cual suscitó, ya en la época, violentas críticas; pensemos, a este respecto, por ejemplo, en las películas Metrópolis (1926), de Fritz Lang, o Tiempos modernos (1935), de Charles Chaplin.


Aldous Huxley escribió Un mundo feliz, visión pesimista del porvenir y crítica feroz del culto positivista a la ciencia, en un momento en el que las consecuencias sociales de la gran crisis de 1929 afectaban de lleno a las sociedades occidentales, y en el que la credibilidad en el progreso y en los regímenes democráticos capitalistas parecía vacilar.


Editado en inglés antes de la llegada de Adolf Hitler al poder en Alemania (1933), Un mundo feliz denuncia la perspectiva pesadillesca de una sociedad totalitaria fascinada por el progreso científico y convencida de poder brindar a sus ciudadanos una felicidad obligatoria. Presenta una visión alucinada de una humanidad deshumanizada por el condicionamiento a lo Pavlov y por el placer al alcance de una píldora (el soma). En un mundo horriblemente perfecto, la sociedad decide totalmente, con fines eugenésicos y productivistas, la sexualidad de la procreación.


Una situación no tan alejada de la que conocen hoy algunos países en donde los efectos de la crisis de 2008 están provocando (en Europa sobre todo) la subida de partidos de extrema derecha, xenófobos y racistas. Donde las píldoras anticonceptivas permiten ya un amplio control de la natalidad. Y donde nuevas píldoras (Viagra, Lybrido) dopan el deseo sexual y lo prolongan hasta más allá de la tercera edad. Por otra parte, las manipulaciones genéticas permiten cada vez más a los padres la selección de embriones para engendrar hijos en función de criterios predeterminados, estéticos, entre otros.


Otra sorprendente relación con la actualidad es que la novela de Huxley presenta un mundo donde el control social no da cabida al azar, donde, formadas con el mismo molde, las personas son clónicas, pues se producen en serie, la mayoría tiene garantizado el confort y la satisfacción de los únicos deseos que está condicionada a experimentar, pero donde se ha perdido, como diría Mercedes Sosa, la razón de vivir.


En Un mundo feliz, la americanización del planeta, ha culminado; la historia ha terminado (como lo afirmara más tarde Francis Fukuyama), todo ha sido estandarizado y fordizado, tanto la producción de los seres humanos, resultado de puras manipulaciones genético-químicas, como la identidad de las personas, producida durante el sueño por hipnosis auditiva: la hipnopedia, que un personaje en el libro califica de la mayor fuerza socializante y moralizante de todos los tiempos.

Se producen seres humanos, en el sentido industrial del término, en fábricas especializadas –los centros de incubación y condicionamiento–, según modelos variados, que dependen de las tareas muy especializadas que serán asignadas a cada uno y que son indispensables para una sociedad obsesionada por la estabilidad.


Desde su nacimiento, cada ser humano es además educado en unos centros de condicionamiento del Estado, en función de los valores específicos de su grupo, mediante el recurso masivo a la hipnopedia para manipular el espíritu, crear en él reflejos condicionados definitivos y hacerle aceptar su destino.


Aldous Huxley ilustraba así, en esa obra, los riesgos implícitos en la tesis que venía formulando desde 1924 John B. Watson, el padre del conductismo, esa pretendida ciencia de la observación y control del comportamiento. Watson afirmaba, con frialdad, que podía elegir al azar en la calle a un niño saludable y transformarlo, a su elección, en doctor, abogado, artista, mendigo o ladrón, cualquiera que fuera su talento, sus inclinaciones, sus capacidades, sus gustos y el origen de sus ancestros.


En Un mundo feliz, que es fundamentalmente un manifiesto humanista, algunos vieron también, con razón, una crítica ácida a la sociedad estalinista, a la utopía soviética construida con mano de hierro. Pero también hay, claramente, una sátira a la nueva sociedad mecanizada, estandarizada, automatizada que se montaba en esa época en Estados Unidos, en nombre de la modernidad técnica.


Sumamente inteligente y admirador de la ciencia, Huxley expresa, sin embargo, en esta novela, un profundo escepticismo respecto de la idea de progreso, una desconfianza hacia la razón. Frente a la invasión del materialismo, el autor entabla una interpelación feroz a las amenazas del cientificismo, el maquinismo y el desprecio a la dignidad individual. Claro que la técnica asegurará a los seres humanos un confort exterior total, de notable perfección, estima Huxley con desesperada lucidez. Todo deseo, en la medida en que podrá ser expresado y sentido, será satisfecho. Los seres humanos habrán perdido su razón de ser. Se habrán transformado a sí mismos en máquinas. Ya no se podrá hablar en sentido estricto de condición humana.


Pero sí de condicionamiento, que no ha cesado de intensificarse desde la época en que Huxley publicó este libro y anunció que, en el futuro, seríamos manipulados sin que nos diésemos cuenta de ello. En particular, por la publicidad. Mediante el recurso a mecanismos sicológicos y gracias a técnicas bien rodadas, los Mad men de la publicidad consiguen que compremos un producto, un servicio o una idea. De ese modo nos convertimos en personas previsibles, casi teledirigidas. Y felices.


Confirmando esas tesis de Huxley, a mediados de la década de 1950, Vance Packard publicó The hidden persuaders (La persuasión clandestina), y Ernest Dichter y Louis Cheskin denunciaron que las agencias de publicidad intentaban manipular el inconsciente de los consumidores. En particular mediante el uso de la publicidad subliminal en los medios de comunicación masivos. El 30 de octubre de 1962 se llevó a cabo una verdadera prueba que demostraba la eficacia de la publicidad subliminal: durante una película se lanzaba cada cierto tiempo mensajes invisibles acerca de unos productos. Las ventas de dichos productos aumentaron.


Actualmente, la publicidad subliminal ha avanzado y existen técnicas más sofisticadas y hasta más perversas para manipular la mente del ser humano. Por ejemplo, mediante los colores que modifican nuestras percepciones e influyen sobre nuestras decisiones. Los especialistas en marketing lo saben y utilizan sus efectos para orientar nuestras compras.


En un experimento conocido de finales de los años 60, Louis Cheskin, director del Color Research Institute, pidió a un grupo de amas de casa que probaran tres cajas de detergentes y que decidieran cuál de ellas daba mejor resultado con las prendas delicadas. Una era amarilla, la otra azul y la tercera azul con puntos amarillos. A pesar de que las tres contenían el mismo producto, las reacciones fueron distintas. El detergente de la caja amarilla se juzgó demasiado fuerte, el de la azul se consideró que no tenía fuerza para limpiar. Ganó la caja bicolor.


En otra prueba se dieron dos muestras de cremas de belleza a un grupo de mujeres. Una en un recipiente rosa, y otra en uno de color azul. Casi 80 por ciento de las mujeres declararon que la crema del bote rosa era más fina y efectiva que la del bote azul. Nadie sabía que la composición de las cremas era idéntica. "No es una exageración decir que la gente no sólo compra el producto per se, sino también por los colores que lo acompañan. El color penetra en la psique del consumidor y puede convertirse en estímulo directo para la venta", escribe el publicista Luc Dupont en su libro 1001 trucos publicitarios.


Cuando la empresa productora del jabón Lux empezó a vender en color rosa, verde, turquesa, sustituyendo la pastilla habitual de color amarillo, se convirtió en número uno de jabones de belleza en el mercado. Los nuevos colores sugerían delicadeza y cuidado, intimidad y cariño, y los consumidores se mostraron entusiastas. Recientemente, McDonald's dejó su mítico color rojo (tonalidad apreciada por los más pequeños y que suele estimular el hambre) a favor del verde, en un intento por reposicionar su marca hacia la comida saludable y un estilo de vida sostenible.


La lectura de Un mundo feliz nos alerta contra todas estas agresiones. Sin olvidarse de las manipulaciones mediáticas. Esta novela también puede verse como una sátira muy pertinente de la nueva sociedad delirante que se está construyendo hoy día en nombre de la modernidad ultraliberal. Pesimista y sombrío, el futuro visto por Aldous Huxley nos sirve de advertencia y nos alienta, en la época de las manipulaciones genéticas, a la clonación y la revolución de lo viviente, a vigilar de cerca los actuales progresos científicos y sus potenciales efectos destructivos.


Un mundo feliz nos ayuda a comprender mejor el alcance de los riesgos y peligros que se presentan ante nosotros cuando de nuevo, en todos lados, progresos científicos y técnicos nos enfrentan a desafíos ecológicos que hacen peligrar el futuro del planeta. Y de la especie humana.

Publicado enSociedad
HRW señala a mandos militares por ejecuciones ilegales en Colombia

Hace siete años que estalló en Colombia el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales, conocida como falsos positivos, que protagonizaron algunos militares como una estrategia macabra para mostrar resultados y obtener beneficios. Desde entonces se ha sabido cómo en diferentes regiones del país se mataron, entre 2002 y 2008, a cientos de civiles inocentes para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate. La Fiscalía investiga al menos 3.000 presuntos casos.


Aunque en su momento fueron apartados de sus cargos 27 oficiales y soldados, hasta ahora, las condenas de estos hechos han recaído sobre soldados y oficiales de bajo rango. Apenas altos mandos han sido condenados. Así lo evidencia el informe de Human Rights Watch (HRW) El rol de los altos mandos en falsos positivos, de 105 páginas, que asegura que hay "amplias evidencias" que sugieren que coroneles y generales del Ejército "sabían o deberían haber sabido" de los llamados falsos positivos, e incluso "podrían haberlos ordenado". Este martes, la Fiscalía General ha citado el excomandante del Ejército Mario Montoya, junto con tres oficiales de esa institución, todos retirados, para que declaren por sus posibles nexos con los falsos positivos.


Para José Miguel Vivanco, director de las Américas de HRW, "los oficiales del Ejército que estaban al mando cuando sucedieron las ejecuciones han conseguido eludir la acción de la justicia e incluso han ascendido a los niveles más altos del mando militar, incluidos los actuales comandantes del Ejército Nacional y de las Fuerzas Militares", asegura Vivanco en un comunicado.


Se refiere el responsable de HRW al general Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Militares, quien dirigió entre 2007 y 2009 una brigada que está siendo investigada por presuntamente haber cometido al menos 28 falsos positivos en ese periodo; al general Jaime Lasprilla, hoy al frente del Ejército, quien comandaba otra brigada investigada por 48 casos cometidos entre 2006 y 2007. En septiembre de 2014, el general Rodríguez y otros oficiales fueron señalados públicamente por un polémico coronel que está preso. Lasprilla también ha sido mencionado en otros informes. Sin embargo, los dos han negado que impartieran órdenes en contra de los derechos humanos.


HRW realizó un análisis de los datos que maneja la Fiscalía y concluyó que 180 batallones habrían cometido ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008. También tuvo acceso a expedientes penales y a testimonios de militares implicados en estos casos que afirman que sus superiores presuntamente conocían o facilitaron los falsos positivos. Entre los testimonios se encuentran el de dos exoficiales que contaron que durante más de un año se reunieron semanalmente con el comandante del batallón al que pertenecían para planificar falsos positivos bajo un mismo modus operandi.


En los últimos meses se lleva a cabo un juicio contra cinco coroneles que formaban parte de la cúpula de un mismo batallón que ha sido acusado de la muerte de más de 70 inocentes entre 2006 y 2007. Uno de ellos, el coronel Edgar Ávila, fue director de la Justicia Penal Militar en 2009 y también decano de Derecho de la Universidad Militar. Hasta ahora se han condenado a 815 militares por falsos positivos y solo a seis coroneles. La Fiscalía ha dicho que investiga a 22 coroneles.


En el informe, HRW apunta que los fiscales tienen dificultades para avanzar en los casos porque no pueden acceder a información militar y que numerosos casos siguen siendo manejados por la Justicia Penal Militar, "donde prácticamente se garantiza su impunidad", dice Vivanco. También, que algunos oficiales que han declarado contra sus superiores sufren represalias. "El gobierno colombiano debería ordenar a las autoridades militares que cooperen con las investigaciones, asignar suficientes fiscales a los casos y proteger a los testigos y sus familias", dice la organización defensora de derechos humanos.
La ONG también le pide a Colombia que dentro de las medidas de justicia transicional que puedan adoptarse en las negociaciones de paz que adelanta el Gobierno con la guerrilla de las FARC, las cuales incluirían también a los militares que cometieron delitos en el marco del conflicto armado, "no priven a los familiares de víctimas de falsos positivos de que se haga justicia", dijo Vivanco.


De oficiales a comandar el Ejército


El estudio señala que se estarían investigando más de 200 ejecuciones en las que habrían participado altos mandos

J. L. / E. R. Bogotá 24 JUN 2015 - 05:27 CEST

 

El informe que HRW presenta este miércoles en Bogotá detalla cómo algunos de los oficiales que comandaron las 11 brigadas que se analizan en el estudio, de 105 páginas, acabaron convirtiéndose en los mandos militares de mayor jerarquía del Ejército colombiano.


A partir de datos de la Fiscalía, HRW apunta que se estarían investigando una serie de presuntas ejecuciones extrajudiciales: 44 cometidas por soldados al mando del general retirado Mario Montoya, comandante del Ejército Nacional de 2006 a 2008; al menos 113 por soldados al mando del general retirado Óscar González Peña, comandante del Ejército Nacional de 2008 a 2010; al menos 28 por militares al mando del general Juan Pablo Rodríguez Barragán, el oficial militar de mayor jerarquía en Colombia; y 48 por soldados de la brigada que dirigía el general Jaime Lasprilla, actual comandante del Ejército Nacional.


El trabajo de HRW hace también un llamamiento al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al que pide que asegure que los testigos en casos de falsos positivos "no sean hostigados ni estigmatizados por oficiales militares, y que reciban protección adecuada". Además, insta al fiscal general a incrementar la cantidad de fiscales e investigadores en la Unidad de Derechos Humanos, "a fin de que puedan llevar adelante los casos de falsos positivos de manera expeditiva y exhaustiva".


En el caso del Gobierno de Estados Unidos, HRW exige "el cumplimiento de los requisitos de derechos humanos a los cuales se supedita la asistencia militar a Colombia, incluida la exigencia de que los casos de derechos humanos estén 'sujetos únicamente a la jurisdicción plena ordinaria".

Publicado enColombia
Falta mucho por hacer para cerrar brecha de la desigualdad en salud

América Latina y el Caribe han realizado en los pasados 15 años progresos significativos hacia la cobertura sanitaria universal, pero persisten los desafíos en la región, según un informe publicado hoy.


Desde comienzos de la década de 2000, unos 46 millones de personas más en la región tienen garantizados servicios de salud asequibles, según un estudio de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y del Banco Mundial.


El informe muestra que los países han hecho progresos significativos hacia la cobertura universal de salud, con el aumento en ésta y en el acceso de la población a servicios sanitarios, el gasto público en el rubro, y una disminución de los pagos directos de su bolsillo, dijo Carissa F. Etienne, directora de la OPS/OMS, quien advirtió que aún resta mucho por hacer para cerrar la brecha de la equidad y abordar los nuevos retos de la salud en la región.


Avances hacia la cobertura universal de salud y la equidad en América Latina y el Caribe se titula el informe que se centra en 10 países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Jamaica, México, Perú y Uruguay.


El estudio muestra que mientras los países han expandido cobertura y acceso a servicios de salud, los más pobres aún no reciben los servicios necesarios, y no se brinda atención suficiente a las enfermedades no transmisibles, que producen la mayoría de las muertes en la región.


Jorge Familiar, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, explicó que se ha aumentado el gasto en salud y reducido las brechas entre ricos y pobres en una serie de resultados clave: ha aumentado la expectativa de vida de manera significativa, más niños viven para ver su primer y quinto cumpleaños, y menos madres mueren de complicaciones durante el parto. Sin embargo, las inequidades de salud persistentes entre los países y dentro de ellos, advierten las autoras del informe, Gisele Almeida, asesora en análisis de sistemas y servicios de salud de la OPS/OMS, y Tania Dmtraczenko, economista principal del Banco Mundial.


Mientras la tasa de empobrecimiento debido a los gastos de atención de salud disminuye, en nueve de los países analizados de 2 a 4 millones de personas fueron llevadas a la pobreza por los gastos de bolsillo en salud, entre ellos los de medicamentos que son el mayor factor de costo.


El informe de la OPS/OMS y del Banco Mundial celebra los avances en la región en salud materna e infantil, y subraya la urgencia de extender estos avances hacia las enfermedades no transmisibles, que representan una parte cada vez mayor de la carga de enfermedad y que tienden a afectar a todos los grupos poblacionales.


Los expertos advierten que el desafío más grande es la necesidad de aumentar el financiamiento público y la eficiencia para expandir más la cobertura universal y manejar poblaciones que envejecen con rapidez, así como la carga creciente de las enfermedades no transmisibles.

Publicado enSociedad
Martes, 23 Junio 2015 06:43

Mejor prevenir que castigar

Mejor prevenir que castigar

El censo indica que existen unos 23 millones de brasileños cuya edad se sitúa entre los 15 y los 18 años. Es decir: un 10 por ciento de la población total. De esos 23 millones, unos 23 mil se encuentran recluidos en "unidades socioeducativas", o sea, centros de supuesta recuperación, luego de haber cometido delitos de toda gama. Eso corresponde a 0,01 por ciento del total de adolescentes brasileños. Un porcentaje ínfimo.


El número no significa, desde luego, que todos los que cometieron crímenes y delitos se encuentran recluidos. Al contrario: la mayoría está libre. Son cotidianos los casos de menores de edad que cometen delitos de variada gravedad, son llevados a los tribunales especializados y luego de un par de horas vuelven a la calle.


El Estatuto del Niño y del Adolescente que está en vigor en Brasil es considerado por juristas de las más diversas tendencias como positivo. A partir de los 12 años, cualquiera que infrinja la ley puede ser responsabilizado. Al Estado corresponderá darles el apoyo y los medios para que se recuperen y vuelvan a integrarse a la sociedad.


Y es en ese punto que empiezan los problemas: la ineficacia de la acción de la Justicia y, muy especialmente, las condiciones en que los jóvenes delincuentes enfrentan en los centros de reclusión. ¿De qué sirve endurecer la ley, si la Justicia no cumple lo que le corresponde?


En las "unidades socioeducativas" los niños y jóvenes padecen de violencia de todo tipo. Son centros de reclusión donde conviven adolescentes de 13 años cuyo delito ha sido robar una cartera con otros, de 17, que cometieron agresiones violentas, pertenecen a bandas del narcotráfico o cometieron estupros. Las rebeliones son frecuentes y el castigo físico de parte de vigilantes, carceleros e instructores, pese a ser rigurosamente prohibido por ley, es parte imprescindible del cotidiano.


Disminuir la edad de imputabilidad de los menores delincuentes, en opinión inmensamente mayoritaria de juristas, es una manera de contemplar no sólo el conservadurismo de una sociedad poco dispuesta al debate del tema, como de reforzar la ausencia del Estado en el trato de los adolescentes y jóvenes de las amplias camadas menos favorecidas –para no decir directamente abandonadas– de la sociedad.


En Brasil, un adolescente –principalmente un adolescente pobre– no cuenta con educación, con asistencia médica, con acceso al entretenimiento y a la cultura, al deporte, a nada que lo ayude a prepararse para el futuro.


Y ahora, en vez de suplir esas fallas inadmisibles del Estado, lo que se propone es un Estado punitivo, que criminalice a las víctimas de ese abandono. Más que prevenir, punir.

Publicado enInternacional
Colombia facilita a los transexuales el cambio de género en el registro

La presidencia promulga un decreto que elimina exámenes médicos para modificar la identidad sexual que figura en los documentos


Camilo Losada tiene 26 años y desde hace tres ha visto cómo el mundo laboral le cierra la puerta. Su nombre corresponde, desde que cumplió 23, al de un hombre, su identidad de género desde mucho tiempo atrás también, pero en su tarjeta de identificación aparece bajo el rótulo "femenino". Es transexual y la normativa que hasta ahora existía en su país, Colombia, le había impedido que diera el paso que le faltaba para que su aspecto físico, pensamiento y nombre fueran coherentes con el género que lo identifica en sus documentos.


Su historia cambió esta semana con un decreto presidencial que permite el cambio de sexo en los papeles de identificación con tan solo un trámite administrativo. Por eso a Camilo Losada, uno de los primeros colombianos en hacerlo bajo la nueva norma, no le exigieron ningún examen médico ni psicológico para iniciar el proceso que en menos de cinco días le dará un nuevo documento.

Colombia modificó el modelo y facilitó el trámite para construir "una sociedad igualitaria, para cumplir esa promesa de la Constitución consistente en que cada persona pueda desarrollar su vida de acuerdo a la construcción que realice de su identidad", según el ministro de justicia de ese país, Yesid Reyes. Y por eso, desde ahora bastará con que las personas hagan una declaración juramentada ante un notario en la que indiquen su voluntad de corregir el sexo en sus documentos. Colombia se suma así a países como Argentina, que tiene una ley que permite la modificación del género con un proceso administrativo.


Mauricio Albarracín, director de la ONG Colombia Diversa, explica que el avance principal del decreto es que ya no se necesita un examen médico que reconozca una transformación corporal ni otro psiquiátrico que asegure que la persona tiene disforia de género. "Ahora se está valorando a la persona como ser humano y se dejan atrás procesos que invadían la intimidad", dice el activista.

El abogado Germán Rincón Perfetti apunta que además del trámite médico que exige una cirugía de reasignación de género, en adelante tampoco se tendrá que acudir a la vía jurídica. Explica que antes del decreto las personas que aspiraban a hacer el cambio debían ir ante un juez que analizaba los exámenes y a partir de eso tomaba una decisión, lo que implicaba la asesoría de un abogado y al menos varios meses de espera. "Quienes tienen una identidad de género distinta a la asignada de nacimiento enfrentan muchos problemas para que su proyecto de vida esté acorde con su identidad. Este decreto facilita enormemente la identidad legal con la realidad de la persona", dice Rincón Perfetti.

La normativa presidencial fue motivada por una reciente sentencia de la Corte Constitucional que señaló que los obstáculos judiciales afectan los derechos de las personas que quieren modificar su género debido a su identidad sexual. El alto tribunal también dijo que en dichos casos se podría realizar una escritura pública ante un notario para formalizar el trámite.

Por eso, la presidencia, como órgano rector del sistema de notarías del país, promulgó el decreto para que no se acuda a vías judiciales para lograr el cambio de género. En el anuncio de la normativa, el ministro de justicia recordó la importancia de garantizar el derecho a que los colombianos tengan las mismas garantías y recordó una frase del escritor Gabriel García Márquez: "Los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse".

Publicado enColombia