La ley viva: Las mujeres y la transformación de la realidad

"En este sistema nacer, crecer, vivir y morir mujer puede ser como el alargado arrastrarse por entre una maraña de alambre de púas. Pero ese dolor es una de las muchas manchas en la historia. Lo que alivia es que ellas, cada vez más ellas, decidan ponerse de pie y así caminen erguidas. No como si las púas fueran flores, sino como si los arañazos, incluso los letales, más fuertes las hicieran [...] para ir abriendo camino."

[De lxs zapatistas, que siempre nos enseñan: Del cuaderno de apuntes del gato-perro]

Todos los marzos, desde hace un tiempo, han sido tomados por los mercachifles del capital, para promover el día de las mujeres como un evento de flores, regalos, felicitaciones, eventos de celebración y finalmente olvido de la historia: lo que se conmemora es la masacre de 1911 en Nueva York, el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist que mató a 140 trabajadoras, quienes se empleaban en condiciones inhumanas, por ser obreras y por ser mujeres. Olvido de las luchas, del sacrificio de la vida y la muerte de mujeres que en el mundo de la opresión patriarcal se levantaron para protestar y exigir sus derechos y los derechos de la comunidad humana.

Parte importante de ese olvido, es que nos presentan los derechos poco a poco ganados, como si fuera cosa de personas expertas, de reuniones internacionales de las Naciones Unidas, luego suscritos como planes de acción, convenciones, etcétera y posteriormente adoptados en el ordenamiento jurídico nacional.

Sin embargo, como nos recuerda Catharine MacKinnon, "El derecho no crece por compulsión silogística; es impulsado por la lógica social de la dominación y la oposición a la dominación, forjado en la interacción entre el cambio y la resistencia al cambio. No es sólo en la tradición anglosajona donde la vida del derecho es experiencia y no lógica. Detrás de todo derecho está la historia de alguien, alguien cuya sangre, si uno lee con atención, escurre entre líneas"1. La historia de las mujeres, está llena de ejemplos, que ratifican esta mirada, de su lucha contra la injusticia en todos los órdenes, incluida la lucha contra la dominación patriarcal y machista.

El mundo hoy, en el cual nos cruzamos con ellas en todos los espacios, parece un territorio, un entorno, que siempre ha sido así. En muchxs de nosotrxs, no hay recuerdo individual ni social de que las mujeres estuvieron confinadas hasta hace pocas décadas al mundo de lo privado, a la subordinación de la casa y la cocina, de la reproducción y la crianza. Cuando por fin lograron acceder al mundo de la Universidad y del trabajo, tuvieron que hacerlo desde los espacios del cuidado, función que era la asignada por la sociedad patriarcal. El ganar para sí estos nuevos escenarios, sólo fue posible por la acción social de los movimientos de mujeres: no un solo movimiento, sino varios, diversos, a veces contradictorios. Las sufragistas, el movimiento por la salud de las mujeres, el movimiento lésbico, las mujeres contra la guerra, contra la exclusión y discriminación de género, etcétera. son un caleidoscopio de las luchas múltiples que ellas enfrentan.

En su lucha, van construyendo la ley viva, en otras palabras esas formas de regulación desde y en el espacio social, disputando los escenarios y cuestionando todos los aspectos del orden masculino dominante en la historia de la humanidad. Como plantea Gaay de Fortman: "Afortunadamente la ley también puede funcionar mediante mecanismos informales o, en otra jerga, como ley viva: Ya que la ley se nos aparece como la regulación del poder, la ley viva tiene la naturaleza del antipoder"2.

Es así como los derechos de las mujeres, y de otros colectivos excluidos, estigmatizados y discriminados, terminaron por ser reconocidos, no por la buena disposición de los organismos internacionales o de los gobiernos o del orden social de dominación masculina, sino por esta construcción cotidiana de resistencia y de lucha contrahegemónica. Y esa lucha continúa en pro de otros derechos aún en ciernes. Es la ley viva en acción en los espacios cotidianos del hogar, de la calle, del trabajo, del gobierno.

Manipulación del poder

Este reconocimiento de la transformación de la realidad desde el movimiento de mujeres, tiene aristas problemáticas. Quizás la más preocupante es la sensación que se promueve desde el poder capitalista y desde el interior de la masculinidad hegemónica, de que la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres está casi superada. Presentan el hecho de que las mujeres hoy están en todos los escenarios de la vida social, como la prueba reina de que los aspectos de la desigualdad de género están superados y presentan al movimiento de mujeres y a las feministas como "resentidas o "mujeres que odian a los hombres" y que no tendrían motivos para su resistencia y su lucha, promoviendo un sentido común que descalifica el feminismo y las feministas como algo "desactualizado" y el patriarcado como un asunto que tuvieron que sufrir las abuelas y las mamás de las actuales generaciones. Esto es fácilmente controvertible con los análisis serios de las diferentes ciencias, hechas por feministas o no, pero sin embargo, es un sentido común que se promueve desde los medios de comunicación, desde los espacios de poder institucional y desde la vida cotidiana.

Lo más preocupante es que en las generaciones nuevas de hombres y mujeres, esta idea está tomando fuerza, ya que las mayores posibilidades que hoy tienen las mujeres en el mundo educativo, laboral y personal hace que su vida tenga diferencias reales con sus madres y abuelas y que en principio no sean evidentes las desigualdades, o son más sutiles, dependiendo de otras variables como la clase, la generación, la etnia, la diversidad sexual y otras.

Como plantea Marta Lamas, esto puede ser un efecto dado por la diferencia entre las jóvenes de hoy y las de ayer: "yo creo que su vida –la de las jóvenes hoy– es distinta. Entonces hasta que no enfrenten la discriminación laboral o la carga de la maternidad solas, no tendrán las condiciones materiales, como diría Marx, para darse cuenta de que sigue existiendo la discriminación y que las afecta a ellas también. Una se vuelve feminista porque hay ciertas cosas que le duelen"3. En los hombres, el reconocimiento de los privilegios que históricamente hemos gozado por el hecho de ser hombres, aun es muy difícil. A pesar de las trasformaciones de las masculinidades, una gran parte seguimos aferrados a esos privilegios y ni siquiera los reconocemos. Es más fácil reconocer las injusticias de clase o de raza o de diversidad sexual incluso, que aquellas relacionadas con el género, porque esas ponen en tela de juicio toda nuestra historia personal, la relación con nuestras madres, hermanas, amigas, parejas. Cada vez somos más conscientes de las desventajas que nos imponen los privilegios del género, pero al contrario que las mujeres, en quienes las desventajas duelen, nuestros privilegios no lo hacen, sino nos hacen sentir cómodos y lo que realmente duele es deshacernos de ellos.

La ley viva, en lo que tiene que ver con las exclusiones y vulneraciones de las mujeres y los privilegios de los hombres sigue su curso, entre la dominación y la resistencia. Construir la idea de justicia, e incluyendo de manera contundente las exclusiones, desventajas y discriminaciones de género como un asunto de injusticia, debe ser un imperativo de quienes luchamos por la justicia social. Sin embargo, esto no ocurre siempre y nada mejor que decirlo como comenzamos con las palabras de lxs zapatistas hablando de las trampas del mundo para las mujeres: "Lo aterrador es que quienes levantan la porfía por un mundo mejor, no pocas veces tejan con sus propias manos esas trampas hirientes. Pero cada tanto la realidad, que es femenina, le da una bofetada al calendario de arriba en todas las geografías de abajo. Doy fe". Nos queda la esperanza de todxs en la lucha común por la justicia.

 

1 MacKinnon Catharine (1998). Crímenes de guerra, crímenes de paz. En: Shute Stephen y Susan Hurley Ed. De los Derechos humanos. Editorial Trotta. Valladolid.
2 De Gaay Fortman B., Laborious Law. Inaugural Adress at Utrecht University, on the ocasión of accepting the Chair in political Economy of Human Rights, 21 May 2001. Citado por Angulo Alejandro en: Los Derechos Integrales condición para el desarrollo. CINEP – PDMM. 2002.
3 http://www.engagingmen.net/news/entrevista-marta-lamas-feminista-mexicana
* Investigador Asociado de la Corporación para la Investigación Acción en Sociedad, Salud y Cultura (CISSC)

Publicado enEdición 211
Martes, 24 Marzo 2015 06:53

Veinte años a paso lento

Veinte años a paso lento

Participaron en la reciente sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de las Mujeres, en Nueva York. Allí se analizaron los avances logrados en el área mujer y medios. Consideraron que aún no forma parte de la agenda de derechos humanos.


Durante el 59 Período de Sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de las Mujeres, que se llevó a cabo del 9 al 20 de marzo en Nueva York, se analizaron los avances relativos a la mujer y los medios de comunicación, cuyos parámetros fueron establecidos en 1995 en la Plataforma de Beijing como una esfera fundamental (plataforma J) para lograr avances en los derechos de las mujeres. Tres periodistas argentinas que estuvieron allí coinciden en que al tema no se le dio un lugar destacado: "Hubo actividades paralelas y la sensación es que todavía no está considerado como parte de una agenda de derechos humanos", dijo una de ellas, Liliana Hendel, coordinadora de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género de Argentina.


Recién llegadas del encuentro, Hendel, Dafne Sabanes Plou, de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC), y Norma Loto, corresponsal de SEMlac enviada a Nueva York, trazaron un panorama de los avances o no en la incorporación de la perspectiva de género en los medios del mundo.


–¿Cuál fue el balance de estos 20 años en relación al cumplimiento de la plataforma J?


–El balance es relativo según la zona del mundo en el que se evalúa –dijo Hendel–. Africa, Arabia, Asia están lejos de considerar a las mujeres como sujetas de derecho. Europa nos lleva ventaja y sigue trabajando y América latina y el Caribe con sus diferencias es la región que más ha avanzado en la temática.


–Por un lado da la impresión de que los gobiernos no quieren confrontar contenidos en los medios de comunicación –sostuvo Sabanes Plou– y, por otro, en el tema que me toca trabajar en materia de tecnología de la información y la comunicación, sigue primando el concepto de que la tecnología es neutral en materia de género y que las mujeres y las niñas van a ir insertándose en la sociedad de la información a medida que se universalicen las políticas de acceso, conectividad y educación en materia de estas tecnologías. En el programa de mujeres de APC hicimos un informe sobre el cumplimiento de la Sección J en América latina y el Caribe, llegando a esta conclusión. De los 11 países que tienen agendas digitales en marcha, sólo dos consideran cuestiones de género en la implementación de estas agendas y hay sólo otros dos países que han considerado la cuestión de los medios de comunicación y la imagen o condición de las mujeres en alguna legislación. Uno de ellos es Argentina, que en la ley 26.485 sobre protección integral a las mujeres para prevenir y sancionar la violencia de género incluye el tema de la violencia mediática. Esto ha dado oportunidad a la creación de un Observatorio de Medios que hasta el momento ha tenido algunas intervenciones interesantes y atinadas ante hechos de discriminación y violencia contra las mujeres en los medios argentinos, en especial la televisión y algunos anuncios publicitarios.


–La directora de ONU Mujeres –dijo Loto– sostuvo que en estos 20 años se evidenció un progreso importante en la materia y enfatizó que hubo avances legislativos en algunos países, pero poca implementación. Allí se dio un breve recorrido por la situación y no se dijo nada nuevo: estereotipos que perduran, violencia en los mensajes y algunos avances en las legislaciones. En tanto que los informes de las ONG refieren a que "la mujer y los medios" y "la niña" son las dos áreas en las que menos avances hubo.


–¿Cuáles fueron los cambios positivos en estos 20 años?


–Hay mucho cambio en la existencia de Redes –dijo Hendel–, un concepto que hace 20 años tenía otro sentido. Las redes de periodistas con visión de género existen en el mundo y crecen; el periodismo en general está en la región por lo menos más atento a la agenda. En Argentina, por ejemplo, hay un tema de agenda feminista en la tapa de los periódicos, no sólo femicidios, casi a diario. Su tratamiento es perfectible muchas veces, pero por lo menos se lo considera noticiable. Hace 20 años eran temas privados y lo doméstico estaba devaluado, no llegaba a ser considerado noticia.


–Los nuevos roles y el protagonismo de las mujeres en la sociedad actual ya ocupan un lugar en los medios –explicó Sabanes Plou–, si bien no en la medida esperada. Es probable que estos cambios se perciban en algunas telenovelas y series de televisión con protagonistas decididas e independientes y en los programas periodísticos donde las mujeres conducen los debates y expresan su opinión, pero sigue vigente la necesidad de realizar transformaciones sociales y culturales profundas, que van más allá de las medidas que puedan tomar los gobiernos. Por ejemplo, la fuerte cosificación de las mujeres y una exigencia desmedida en relación con su aspecto y la manera en que oculta o no sus señales de envejecimiento está muy presente en nuestra sociedad.


–Los avances legislativos, sin dudas que representan un avance –argumentó Loto–, aunque 20 años fueron suficientes como para lograr cambios más consistentes. Seguro es que se pudieron haber logrado más acciones positivas. Me quedo con la sensación de que si no se avanzó en esa área es porque los medios son observados como agentes de entretenimiento y ocio, y entonces sus mensajes serían meras decoraciones en la construcción de la realidad social, cuando en realidad refuerzan imaginarios. Se necesita un cambio sociocultural. No se puede pretender que todos los cambios vengan de las leyes, de los gobiernos, del Estado, no se puede pedir todo a un sector. El cambio de paradigma parte de la sociedad, principalmente.

Publicado enSociedad
Colombia en dos: la próspera y la marginal

El 16 de marzo, el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Todd Howland, dio a conocer su informe sobre la situación en Colombia. Acá una mirada al documento.


"El contexto de los derechos humanos en Colombia es complejo y consta de múltiples niveles", dice el informe realizado por el Alto Comisionado para los derechos humanos. En éste, se habla de la realidad de un país con dos mundos diferentes: uno que está en desarrollo, que es vibrante "y un referente económico y cultural en el continente"; y otro –en las áreas de enclaves mineros, donde están las comunidades étnicas y zonas afectadas por la criminalidad– en el que se "sufre por la violencia, el desplazamiento, el acceso desigual a la salud, la educación, el agua, la seguridad, la justicia y otros servicios".


Esa división, según el documento, no es visible solamente en sectores rural/urbano, también dentro de las mismas ciudades o departamentos. Por ejemplo, "con relación a una cesta específica de servicios públicos en el departamento de Magdalena, un 68 por ciento de ellos se concentra en el municipio de Santa Marta, mientras que 21 de los 29 municipios restantes de dicho departamento albergan cada uno menos del 1 por ciento de dicha cesta servicios".


Eso no solo afecta el desarrollo económico de cada zona y de todo el país, sino también –señala el informe–, los derechos políticos de las personas que no reciben ni la mitad de lo que necesitan. Esto deja la vía libre a la corrupción, y la situación se empeora más con las redes criminales a nivel local.


En cuanto al tema de pobreza, que sin solucionarse la discriminación y la desigualdad no podrán alcanzarse avances significativos, dice que el 24.8 por ciento de la población colombiana padece dicha situación. Esto es aún peo en el Chocó, pues las personas en condición de pobreza son el 63.1 por ciento.


En el Chocó, el sistema de salud es precario. Niños y niñas "siguen muriendo de enfermedades prevenibles y tratables, como gastroenteritis e infecciones respiratorias [...]. En 2014 el informe especial de la Defensoría del Pueblo señaló que al menos 95 niños indígenas menores de 5 años murieron de diarrea aguda".


La explotación minera y proyectos a gran escala no quedaron de lado. Según el Alto Comisionado, "Sus derechos (los de comunidades indígenas y afrocolombianas) a la consulta previa en relación con proyectos económicos implementados en sus territorios están siendo ampliamente ignorados".


Esto es evidente por las 124 peticiones de protección territorial hechas por las comunidades étnicas, sin avances en la Corte Constitucional, y también por la falta de atención a las quejas de algunas comunidades que "han atribuido el aumento de la mortalidad infantil en los últimos años a la explotación minera intensiva que afecta al agua en sus territorios".


En cuanto a la restitución de tierras, el informe señala que el éxito de la medida se enfoca en el número de personas beneficiadas, por lo cual, hace un llamado a ver los aspectos cualitativos. Resalta el Comisionado, de igual manera, la preocupación por las amenazas en contra de la vida de activistas que promueven la restitución.


Howland, en su presentación, hizo principal hincapié en los llamados "errores militares". Dice el informe que no se documentan falsos positivos, pues al cambiar los indicadores de medición de las actividades militares, la cifra de personas que murieron en supuestos combates o enfrentamientos se redujeron notoriamente.


Sin embargo, "documentó otros casos en que las Fuerzas Armadas intentaron mostrar a víctimas de ejecuciones arbitrarias como bajas enemigas en combate o reorganizaron la escena de los hechos para simular legítima defensa. Por ejemplo, el 23 de febrero en San Pablo (Bolívar), un hombre fue muerto a tiros por miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta Marte. La muerte fue reportada como defensa propia después de que el hombre, presuntamente un guerrillero, supuestamente disparara a los soldados. Informes forenses sugieren que el hombre no disparó un arma".


Por parte de las Farc y el Eln, también se mencionan violaciones contra los derechos humanos. Según el informe, continúan reclutando niños y usando artefactos explosivos sin discriminar a quiénes pueda afectar.


El informe en cuestión también menciona que continúan presentándose hacinamiento en las cárceles, violaciones por parte de la Policía al controlar las movilizaciones sociales, y manifiesta su preocupación por la subsistencia de grupos que denomina como "post-desmovilizados" con vínculos con el crimen organizado.


Informe global 2014: desplazados internos por los conflictos y la violencia


Otro informe realizado por la oficina de refugiados de la ONU, resalta que Colombia después de Siria, tiene el mayor número de personas desplazadas en el mundo. Según éste, entre 1985 y 2013 las personas que tuvieron que abandonar su lugar de residencia por la fuerza suman 5.700.000, esto sin contar a quienes fallecieron en tal trance y las que lograron establecerse de forma permanente en otro lugar.


Los enfrentamientos entre guerrillas y el Ejército, además de las amenazas por parte de bandas criminales, dice, son dos de las causas que propician el mayor desplazamiento en Colombia. A lo que debe sumarse, los campos minados, el reclutamiento de menores, la violencia sexual, la extorsión y los ataques en contra de activistas pro defensa de los derechos humanos.

Sin embargo, señala el documento, el mayor número de desplazados no los generan las Farc y el Eln –aunque también contribuyen a ello– sino las nuevas generaciones de paramilitares y el crimen organizado.

 

Publicado enColombia
Apuntes sobre las mujeres en el trabajo en Colombia

En este 2015 se cumple el 20º aniversario de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, una agenda que apunta al empoderamiento de las mujeres y plantea una hoja de ruta y el marco de políticas internacional más exhaustivo para la acción hacia la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

 

Esta Declaración fue el resultado de la 4ª Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing, China, en septiembre de 1995, donde los 189 gobiernos participantes acordaron compromisos sin precedentes en cuanto al logro de la equidad de género y la garantía del ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y las niñas.

 

La Plataforma de Acción abarca 12 esferas de especial preocupación, que continúan siendo tan relevantes hoy como hace 20 años: la pobreza; la educación y la capacitación; la salud; la violencia contra la mujer; los conflictos armados; la economía; el ejercicio del poder y la adopción de decisiones; los mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer; los derechos humanos; los medios de difusión; el medio ambiente; y la niña. Para cada esfera se identificaron objetivos estratégicos, además una serie detallada de medidas que los gobiernos y otras partes interesadas deben llevar a cabo a nivel nacional, regional e internacional.

 

Latinoamérica y el Caribe han sido testigos de avances y mejoramiento de las vidas de mujeres y niñas en estos 20 años. Las feministas y movimientos de mujeres tienen un rol activo y vital en el encabezamiento de estos cambios, los cuales se han traducido principalmente en nuevos marcos legales y transformación de los existentes. Sin las contribuciones, incidencia y demandas constantes de estas organizaciones de mujeres el balance sería desalentador.

 

Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer para lograr la equidad de género en todas las esferas, especialmente para que las mejoras que están en el papel se traduzcan en cambios concretos que mejoren el día a día de las mujeres y las niñas.

 

A propósito de Beijing+20, esta semana se está realizando en Nueva York el 59º período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer en el complejo de las Naciones Unidas. Miles de activistas de derechos humanos de las mujeres y sus organizaciones hacen el balance de los 20 años de la Declaración de Beijing y proyectan acciones a futuro, especialmente en temas emergentes y nuevas formas de discriminación y exclusión de las mujeres.

 

Líneas de la Declaración en materia regulatoria

 

En lo que se refiere a las mujeres en la economía, la Declaración desarrolla las siguientes líneas:


• Acceso de las mujeres al mercado laboral.
• Segregación horizontal y vertical de las mujeres (concentración en sectores tradicionalmente femeninos y mínimo ejercicio de roles de autoridad y dirección).
• Informalidad.
• Afectaciones por los cambios en las estructuras del empleo (tercerización e intermediación laboral).
• Dificultades para la conciliación de la vida familiar, personal y laboral.
• Concentración en las mujeres de las cargas trabajo doméstico y del cuidado no remunerado.
• Mujeres migratorias, en especial trabajadoras domésticas.
• Mujeres rurales.

 

Avances en legislación y política pública en Colombia

 

En nuestro país los avances surtidos en materia legislativa y de política pública, son los siguientes:
• Ley 581 de 2000, por la cual se reglamenta la adecuada y efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos del poder público.
• Ley 731 de 2002, que dicta normas para favorecer a mujeres rurales.
• Ley 1023 de 2006, vincula el núcleo familiar de las madres comunitarias al sistema de seguridad social en salud, entre otras disposiciones.
• Ley 1257 de 2008, por la cual se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de las formas de violencia y discriminación contra las mujeres, en especial el Decreto 4463, referido a las mujeres y el trabajo.
• Ley 1413 de 2010, que regula la inclusión de la economía del cuidado en el sistema de cuentas nacionales, con el objeto de medir la contribución de la mujer al desarrollo económico y social del país, y como herramienta fundamental para la definición e implementación de políticas públicas.
• Ley 1475 de 2011, por la cual se adoptan reglas de organización y funcionamiento de los partidos y movimientos políticos, de los procesos electorales, y se dictan otras disposiciones. Esta ley ha permitido las cuotas en la conformación de listas a cargos de elección popular.
• Ley 1448 de 2011, por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno, y se dictan otras disposiciones. Es muy importante este marco legal considerando que las mujeres trabajadoras, sindicalistas o no, han vivido de manera diferenciada y desproporcionada los efectos de la violencia antisindical.
• Ley 1496 de 2011, por la cual se garantiza la igualdad salarial y de retribución laboral entre mujeres y hombres, se establecen mecanismos para erradicar cualquier forma de discriminación, y se dictan otras disposiciones. Como esta ley aún no se ha reglamentado, la Comisión de Expertos de la OIT ha hecho diversas recomendaciones sobre su reglamentación, entre ellas la formulación de factores con enfoque de género para la medición de los cargos.
• Política pública e equidad laboral con enfoque diferencial de género, formulada por el Ministerio del Trabajo.
• En diciembre de 2012 el Gobierno Nacional ratificó el "Convenio sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos". A partir de allí ha expedido dos normas: el Decreto 721 de 2013, que regula la afiliación de las y los trabajadores del servicio doméstico al sistema de "Compensación Familiar". El Decreto 2616 de 2013, para la cotización a la seguridad social de trabajadoras y trabajadores que laboran por períodos inferiores a un mes.

 

La posición y condición de las mujeres en el mercado laboral

 

Para el 2014, el 46,6% de las mujeres y el 64.8% de los hombres en edad de trabajar se integraron al mercado laboral. Es decir, persiste una brecha de 22 puntos porcentuales entre la ocupación femenina y masculina. Así las cosas, alrededor de 9 millones de mujeres están en el mercado laboral, o sea 5 de cada 10. Sin embargo, se presenta una tendencia sostenida de disminución de esta brecha. En los últimos 4 años la ocupación femenina se ha incrementado en un promedio de 2.16% por año, mientras que la masculina se incrementa a un ritmo más lento (0.78% anual).

 

La tasa de desempleo promedio en 2014 fue el 9,1%, que marca una disminución de 2.6 puntos porcentuales respecto de 2010. Sin embargo, la brecha de género en esta materia presenta un comportamiento inestable: 5 puntos porcentuales en 2014, muy alto en comparación con la brecha promedio en América Latina, que en los últimos años fue en promedio de 2 puntos porcentuales .

 

En el caso de los hombres, la tasa de desempleo se ha reducido 2 puntos porcentuales en los últimos 4 años, siendo para el 2014 de 6.96%, mientras en el 2010 había alcanzado una tasa de 8.96%, presentándose una reducción promedio anual del 6%. La tasa de desempleo de las mujeres disminuyó 3.7 puntos porcentuales en los últimos 4 años, ubicándose en 2010 en 15.64%, y en 11.93% en 2014, o sea una reducción anual promedio de 6.5%.

 

Las mujeres representan el 46% de la población en condiciones de trabajo informal. Alrededor de 5 millones de ellas se ubican en la población inactiva, otros casi 5 millones trabajan en condiciones de trabajo informal y únicamente un poco más de 2 millones tienen una opción formal de trabajo, lo que representa apenas el 12% de la población de mujeres en edad de trabajar.

 

Las mujeres se ubican preeminentemente en tres sectores de la economía: comercio, hoteles y restaurantes (34%); servicios comunales, sociales y personales (32%). La distribución de los hombres muestra una mayor concentración en los sectores de agricultura, pesca, ganadería (23%), y en comercio, hoteles y restaurantes el 22%.

 

El mercado de trabajo colombiano sigue siendo rígido en cuanto a la distribución de profesiones y oficios en clave de estereotipos sexistas. 7 de cada 10 personas en el sector de los servicios sociales, comunales y personales son mujeres, y 9 de cada 10 personas en la construcción y 8 de cada 10 en la agricultura, pesca y ganadería, son hombres. Y por otra parte, los sectores feminizados son los que presentan niveles más altos de desempleo: 24% en los servicios sociales, comunales y personales, y 29% en el sector de comercio, hoteles y restaurantes.

 

En general, la distribución de las mujeres en el mercado laboral está mediada por la adscripción a ellas de las actividades del cuidado, esto es: la educación, la salud, la atención al cliente, el cuidado de niños, niñas y personas mayores, actividades realizadas sobre todo por mujeres. De hecho, al analizar las relaciones de género que subyacen a la posición ocupacional, se encuentra que el 95% de las 710.000 personas ocupadas en el trabajo doméstico remunerado, son mujeres. Es un sector entonces profundamente precarizado y racializado.

 

Solamente el 25.8% de las mujeres tiene un cargo de dirección o autoridad, y representan el 25.7% de las personas en este rol. Lo que indica que hay un predominio de hombres a la cabeza de las organizaciones.


A 20 años de Beijing cabe resaltar que el fenómeno de la tercerización e intermediación laboral se ha expandido y ha profundizado las brechas y empeorado las condiciones del empleo, siendo a su vez más rígida en cuanto a la adopción de medidas de corresponsabilidad de los cuidados.

 

Las empresas acuden a la intermediación laboral para reducir costos laborales. Las y los trabajadores intermediados perciben menos ingresos que el personal contratado directamente a término indefinido. Los y las intermediadas son un factor de ajuste de las variaciones de actividad, y luego sufren desempleo recurrente e ingresos laborales discontinuados. Algunos intermediados no tienen contrato laboral, no acceden a ciertas prestaciones sociales y no son cubiertos por las convenciones colectivas, no se benefician de sus cláusulas económicas.

 

La agenda del cuidado

 

La distribución de género de la inactividad y sus tipos da cuenta de que caso 5 millones de mujeres se dedican exclusivamente al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado. Asimismo, las mujeres que participan del mercado laboral presentan doble jornada, es decir, aparte de las horas dedicadas a la actividad remunerada, se ocupan del cuidado de otros.

 

La ENUT dice que las mujeres trabajan en promedio más de 13 horas diarias, y más de 17 en el rango de edad de 25 a 45 años. En esas actividades las mujeres participan 26 puntos porcentuales más que los hombres, y les dedican tres veces más tiempo que ellos: 6:35 vs. 2:00, y cuatro veces en el área rural: 7:37 vs. 1:53. El número de horas que las mujeres trabajan sin remuneración ni cotización para obtener pensión, representaría el 20,4% del PIB, más que cualquier otro sector.

 

En 2014 el 46% de las mujeres y el 25% de los hombres conformaron la población en edad de trabajar "inactiva". Esto es, 7 de cada 10 personas inactivas son mujeres. Al indagar por las actividades a las que unas y otros se dedican, se encuentra que el 57% de las mujeres inactivas se dedica a oficios del hogar y el 30% a estudiar. En el caso de los hombres la situación es inverso: el 60% se dedica a estudios y el 7.4% a oficios del hogar. En el último cuatrienio no se presentaron variaciones importantes en esta distribución.

 

Las actividades remuneradas en salud, educación y servicio doméstico aportan apenas la tercera parte del valor agregado generado en la economía del cuidado y el trabajo doméstico no remunerado. La distribución social del cuidado está en las familias, y allí en las mujeres. Entender socialmente el cuidado como un trabajo en todas sus dimensiones y reconocer su valor económico y social, implicará entender que se trata de una necesidad social, un derecho universal y un asunto impostergable para la equidad de género.

Después de realizada una medición de los usos del tiempo y del valor aportado por estas actividades a la economía, el gran reto es la formulación de políticas que hagan posible la realización del derecho universal al cuidado, por un lado, y la transformación de las relaciones de género por el otro; relaciones que se tornan desiguales para las mujeres por la mayor carga en la provisión de cuidados.

 

Frente al trabajo doméstico remunerado es necesario aplicar más ampliamente el Convenio 189 de la OIT, de tal manera que se desarrolle un marco regulatorio ajustado a las particularidades del sector, encaminado a generar condiciones de trabajo decente. La reciente sentencia de la Corte Constitucional C-871 de 2014, que reconoce a las personas en este sector el derecho a percibir la prima de servicios, es un importante avance hacia la igualdad. Sin embargo, la alta informalidad del sector plantea serios desafíos en materia de formalización laboral e inspección. La desconcentración de esta población plantea la pregunta sobre la realización del derecho de libertad sindical y el conocimiento de los derechos y el empoderamiento para el ejercicio de los mismos.

 

Otro punto de preocupación es la persistencia de cierto orden simbólico esclavista del trabajo doméstico, que obstaculiza que la sociedad reconozca el valor económico y social de este oficio. Frente a las trabajadoras migrantes en este sector existe un vacío de regulación.

 

Agenda laboral de las mujeres para la paz

 

Una de las esferas de la Declaración de Beijing es "Mujeres y conflicto armado". Señala la importancia de promover la participación de la mujer en condiciones de igualdad en todos los foros y actividades en pro de la paz, en particular en la adopción de decisiones, en integrar una perspectiva de género en la solución de los conflictos armados, formación apropiada a fiscales, magistrados y a otros funcionarios que se ocupen de casos relativos a violaciones de ddhh, y promover la identificación de las afectaciones a las mujeres y las niñas, para que las medidas de reparación y garantías de no repetición sean integrales.

 

Dos dimensiones deberían considerarse en el tema de la agenda laboral para la paz en colombia. En primer lugar, que las agendas laborales pensadas en clave de paz son importantes herramientas para transformar las profundas condiciones de inequidad social que dieron cabida al conflicto. En segundo lugar, que la violencia antisindical generó un impacto diferenciado y desproporcionado para las mujeres sindicalizadas y no sindicalizadas, y para las reivindicaciones laborales de las mujeres, por lo que la reparación colectiva al movimiento sindical debería contener un enfoque de género y mecanismos para la efectiva participación de las mujeres trabajadoras.

 

Y pensando en el posconflicto y en la construcción de una paz duradera, es necesario que las mujeres participen y que las agendas de reparación integren las expectativas y necesidades de ellas; y en particular, la construcción de un nuevo pacto social transformador de las relaciones de género en el trabajo constituye un deber político y un imperativo ético. La reparación está llamada a ser transformadora de las relaciones de género en el mundo del trabajo remunerado y no remunerado.

 

Algunos de los puntos que poco a poco han venido configurando esta agenda desde las mujeres sindicalizadas, y que confluyen en varios puntos con las demandas de las organizaciones de mujeres, son los siguientes:

 

• Revisión de las condiciones de discriminación a las que han sido sometidas las mujeres trabajadoras, la precarización y brechas de empleo y salariales, e implementar políticas para disminuir este fenómeno.


• El reconocimiento del valor económico y social del trabajodoméstico y de cuidados no remunerado, así como la generación de condiciones de trabajo decente para las y los trabajadores del servicio doméstico, donde una gran proporción ha sido víctima del conflicto armado.

• La ratificación y el cumplimiento de los tratados internacionales de los derechos de las mujeres y de las normas nacionales; garantizar el acceso a la justicia en derechos económicos, sociales y culturales. La reglamentación de la Ley de equidad salarial (Ley 1496 de 2011) sigue estando pendiente.
• Fomentar el empoderamiento de las mujeres y promover su derecho de libertad sindical, para que participen en procesos de negociación colectiva en las empresas y sectores. Y en general de diálogo social, incluso con el Estado, en particular en el trabajo doméstico y la informalidad.
• Para las mujeres víctimas de la violencia antisindical, la reparación transformadora implicaría el diseño e implementación de una política integral que garantice sus derechos de acceso a la justicia, a la igualdad y equidad en el mudo laboral. La creación de una comisión de la verdad sobre la dinámica de la violencia antisindical, recogiendo la diversidad de mujeres y sus voces, es fundamental para construir memoria y restablecer un mundo sindical con las mujeres en el centro.
• La implementación de políticas para evitar la reproducción en los medios de comunicación de estereotipos de discriminación contra las mujeres y de estigmatización por la afiliación a un sindicato.
• Medidas de eliminación, prevención y sanción de conductas de violencia basada en género en las empresas públicas y privadas.
• La garantía de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en el trabajo y la compatibilidad de la vida familiar, personal y laboral.

 

Se requieren estudios sobre cómo ha afectado a las mujeres el fenómeno de la violencia antisindical, así como estrategias para asegurar el acceso a la justicia de estas mujeres, afectadas por la alta estigmatización de "lo sindical", y su participación en los espacios de configuración de la reparación colectiva al movimiento sindical. Una mayor voluntad política para superar la profunda inequidad en el trabajo remunerado y no remunerado será, por excelencia, una efectiva garantía de no repetición.


Publicado 10 marzo 2015.

Publicado enColombia
Defensoría y Naciones Unidas denuncia crisis humanitaria en Ríosucio

En el municipio de Riosucio, Chocó, por lo menos 19 niños y niñas indígenas han muerto desde julio de 2013 por causa de enfermedades prevenibles. Entre las más recientes se encuentran una bebé fallecida el pasado dos de marzo.

 

Un paisaje de hedor y podredumbre a las orillas de río Atrato quedaron registrados en las crudas imágenes mostradas por el defensor del pueblo, Jorge Otálora, y el delegado para las Naciones Unidas, ToddHowland, luego su reciente visita al municipio de Ríosucio, Chocó.

 

El mismo río que es utilizado para lavar loza y depositar las heces fecales de niños, jóvenes y ancianos, también sirve para abastecer a la comunidad de agua para la elaboración de alimentos y aseo personal. En toda la historia de este municipio el río Atrato ha sido el único que provee a la comunidad del líquido vital a falta de un servicio de agua potable.

 

Esta situación de salubridad ha causado la muerte de cerca de 19 niños indígenas desde julio de 2013 hasta la fecha. Muchas de ellas originadas por enfermedades prevenibles y curables, evitables de no ser por la ausencia del Estado y la precariedad en la que se encuentra el servicio de salud en el municipio.

 

El tema, aunque ha sido una constante en la historia de este municipio, llamó recientemente la atención de Naciones Unidas, que desde el mes de enero realiza visitas a este rincón chocoano. En la más reciente, realizada a inicios del mes de marzo, presenció la muerte de una bebé de dos años en el establecimiento hospitalario del municipio, que falleció en gran parte por falta de los medicamentos requeridos.

 

Junto al caso de la bebé fallecida se suman cuatro muertes más de niños y niñas pertenecientes a la comunidad indígena asentada en las cuencas del Atrato, entre el 15 de diciembre y el 2 de enero, a causa de vómito y diarrea, debido a la contaminación del agua y las deficiencias en la manipulación de alimentos, que dan origen a casos de parasitismo intestinal y desnutrición.

 

Es necesario recordar que allí solo existe un centro de salud médico con atención de urgencias: la entidad Juan Bautista Luna, que debe atender a los 28.879 habitantes de Riosucio, entidad que, según el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, presenta graves deficiencias en la prestación de los servicios y carece de los instrumentos, medicamentos y medios adecuados para la atención.

 

"El 41 por ciento de la población, cifra de afiliados a Caprecom en la zona, no es transportada para el acceso ambulatorio a la red de salud. De hecho, en el área donde se han presentado las muertes evitables de niños y niñas, las comunidades deben recorrer hasta 2 días para llegar a Riosucio y posteriormente hasta tres horas para llegar al hospital de Turbo, y hasta 3 días para acceder a los servicios de salud en Quibdó", comenta Otálora.

 

Por su parte, el representante de la ONU para los Derechos Humanos, Todd Howland, comenta que gran parte de esta problemática surge a raíz del conflicto padecido por más de 30 años. "La población tiene miedo de organizarse y hacer demandas al estado, porque en el pasado los han amenazado o asesinado. Es ahí cuando la Defensoría del Pueblo y las Naciones Unidas buscan ser un manto de protección para que ellas puedan organizarse".

 

La crisis humanitaria que vive este municipio solo es un caso más de la constate que padece el territorio colombiano. Hoy las denuncias se originan en este territorio del Bajo Atrato, mañana podrá ser nuevamente La Guajira, el Cauca, Córdoba o también cualquier otro municipio del departamento del Chocó o de la amazonia colombiana que padecen día a día la precariedad del sistema de salud, la falta de agua potable y la ausencia de oportunidades educativas que le permita a los jóvenes y niños tener otras alternativas y gozar, efectivamente, del respeto y cumplimiento con sus derechos humanos.

 

Este panorama desolador que se presenta en un gran porcentaje del territorio nacional evidencia lo lejos que está el Estado colombiano de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio pactados con el Programa de Naciones Unidas en el año 2000 y cuya fecha límite estaba prevista para el 2015. Metas que se proponían, entre otros, la erradicación de la pobreza extrema, la reducción de la mortalidad en menores de cinco años y una educación primaria universal.

 

Por lo pronto, tanto la Defensoría como la ONU esperan que las acciones de tutela que han interpuesto sobre la crisis humanitaria de Riosucio empiecen a generar respuestas. "El Gobierno ha establecido soluciones a largo plazo, como la construcción de un hospital, pero necesitamos medidas de choque para que los ciudadanos sean atendidos", concluyó el Defensor.

Publicado enColombia
Domingo, 01 Marzo 2015 06:03

Todos los días son 8 de Marzo.

Todos los días son 8 de Marzo.

¿Y sabe por qué? Porque todos los días a las mujeres se nos niegan nuestros Derechos Humanos. Porque aún existe la desigualdad entre hombres y mujeres. Abismales diferencias en los derechos laborales. Porque en la mayoría de países se nos sigue negando el derecho al aborto, y nos acusan de asesinas y nos encarcelan si detenemos un embarazo. Porque la iglesia aún nos sigue sometiendo y si nos atrevemos a pensar por sí mismas nos expone ante el escarnio público como las poseídas por las ánimas del purgatorio. ¡La sangre de Cristo! Y se nos viene encima un exorcismo dirigido por un cura misógino y avalado por un esposo (amante o compañero) machista y de doble moral.

 

El sistema patriarcal pretende que las mujeres sigamos en silencio, en la sumisión que maquilla de obediencia y quién se atreva a salir del redil merece ser castigada con todo el peso de la imposición. Una mujer independiente, emprendedora y pensante no es bien vista por el sistema y la iglesia, por esa razón han sido tantas mujeres que a través de los años las desaparecidas, torturadas y asesinadas, temen que de la semilla de la flor brote un jardín.

 

El 8 de Marzo son todos los días porque seguimos educando a nuestros niños con normas patriarcales, incluso antes de nacer ya les asignamos roles con nuestros prejuicios y estereotipos, dependiendo si es niña o niño así es nuestro afecto y nuestra forma de socialización. Es urgente cambiar las normas y arrancarlas de raíz. La equidad social es necesaria. Las mujeres no somos seres inferiores, tampoco estamos exigiendo privilegios –que los hombres sí tienen- solo pedimos respeto, derechos y equidad. Todo esto no se puede obtener sin libertad.

 

Las mujeres no somos libres de decidir sobre nuestros cuerpos, en ellos se mete el sistema y la iglesia, dirigida por sotanudos y mezquinos. ¿Con qué derecho? Con el aval del patriarcado que es el que rige nuestras vidas dóciles.

 

Es necesario alimentar la memoria colectiva y reivindicar la luchas de aquellas pioneras aguerridas que dieron sus vidas a cambio de nuestros derechos, que fueron quemadas vivas, transgredidas, encarceladas y torturadas. Ellas son nuestras heroínas. Aquellos movimientos feministas que se levantaron en rebelión y que gracias a las voces que se alzaron con arrojo nosotras hoy en día podamos disfrutar de pequeñas vertientes. La lucha por la equidad corresponde a todo ser humano, llámese feminista o no. La etiqueta es lo de menos. Humanos, seamos humanos sin limitantes. El Día Internacional de la Mujer, debería ser reivindicado en el mundo entero, en todos los rincones, pero hacerlo se sigue viendo como arranque feminista, tomemos en cuenta cómo el patriarcado ve al feminismo y de qué manera se encarga de desacreditarlo.

 

No me dejará mentir que son pocos los hombres que asisten a las actividades que se realizan ese día, y que la mayoría de ellos confunden los conceptos, creen que ese día es de regalar flores y –pagar motel- derrochar más de una galantería a "la flor más bella del jardín." Pero al día siguiente vuelve a ser ese macho misógino y así se mantiene el resto del año. También las mujeres en general ven el feminismo con recelo, es producto del embate misógino. Uno puede no ser feminista, y está en todo su derecho, pero eso así, el feminismo debe ser respetado. En mi opinión no ser feminista no significa ir en contra de la equidad, -como acotan algunas personas- es obligación de todos luchar porque se respeten los Derechos Humanos de todo ser. Porque exista la independencia de la mujer en su todo como ente social.

 

Necesitamos cambios reales, profundos, consecuentes. Como padres de familia, comunidad, como iglesia, como estado, como sociedad. Se acerca el Día Internacional de la Mujer, ¿qué tal si vamos pensando en cómo cambiar los patrones de crianza, nuestra forma de pensar y actuar respecto a la equidad humana? ¿Si vamos pensando en no denigrar por el género? ¿Si vamos sacudiéndonos la mojigatería y pensamos en que el derecho al aborto debe ser ley? ¿Que si nosotros tenemos derechos por qué no luchamos para que los tengan otros? ¿En qué afecta la equidad a quienes tenemos privilegios?

 

¿Qué estamos dispuestos a hacer para que el género no interfiera en el trato, oportunidad, y derechos de las personas? ¿Qué mundo quiere dejarle a las siguientes generaciones? Pensamos en nuestras heroínas, ¿y si ellas hubiesen sido sus hermanas, sus mamás, sus esposas, sus novias, sus maestras, sus amigas? Lo fueron de alguien más. No, cambiar este mundo y luchar por la equidad de género no es cosa solo de mujeres, esta lucha debe ser de todos. ¿Está dispuesto a ayudar cambiar esta realidad patriarcal, misógina, machista y esclavizadora? ¿Qué tal si nos vamos respetando? ¿Si dejamos de seguirle al juego al patriarcado? Eso, ¿qué tal si nadamos contra la corriente? Lo digo porque hay algunos hombres que se jactan ser verdaderos revolucionarios y se pavonean, pero cuando se trata de derechos de mujeres son más derechistas que los mismos dictadores. Dejemos de anteponer los testículos y los privilegios de género, porque si somos de los de verdad, sabemos que todos los derechos son para todos, sin distinción.

 

Reivindicar el Día Internacional de la Mujer, es alimentar la memoria colectiva, de la misma forma en que se hace con el holocausto, los genocidios, las revoluciones, y todas esas fechas que marcan en nuestro calendario y reloj, un suceso que cambió el rumbo de la historia. Seamos parte del cambio, soñemos y luchemos por un mundo integral, humano donde la equidad sea "la flor más bella del jardín." Esto es cosa de todos los días.

 

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Febrero 28 de 2015.

Estados Unidos.

Publicado enSociedad
Lunes, 23 Febrero 2015 07:08

Inequidades

Inequidades

Si hay una inequidad sangrante en el mundo, y es así desde siempre, es la exclusión de la mujer y su situación inequitativa respecto al hombre.

 

Hace cinco años que la Unión Europea decidió elegir un día del año para reivindicar la igualdad entre mujeres y hombres en temas salariales. Sí, ya sabemos que esto de los días de, para o por no tiene mucho sentido; que su valor es más testimonial que efectivo, pero no está de más recordar algunos porque suponen una llamada de atención sobre inequidades e injusticias sociales, de las que andamos escandalosamente sobrados.

J. Ignacio *"Iñaki" *Chaves G

El día de la igualdad salarial es un ejemplo de ello. Una reclamación que se suma a otros días que, al menos, sirven para recordar al mundo que más del 50 % de la población está discriminada del resto, como el día de la mujer trabajadora o el día en contra de la violencia hacia las mujeres.

 

Es necesario resaltar estas fechas porque son una muestra más de la marginación y exclusión que sufren las mujeres en el mundo. Alguien podría alegar que también la hay hacia los hombres en algunos ámbitos. Cierto, pero la realidad pura y dura, y así lo muestran la historia, los datos y las cifras, es que en el caso de los hombres son casi anecdóticas.

 

Que un tema tan relevante en nuestras sociedades como el salario tenga un día para reclamar igualdad es reflejo de esa inequidad. El 22 de febrero de este 2015 es el día establecido como el día internacional por esa paridad a la hora de percibir una contraprestación por la fuerza de trabajo ofrecida al empleador y a la sociedad.

 

Los datos son llamativos.

 

España es, según el informe "Trabajar igual, cobrar igual" realizado por el sindicato UGT, la campeona europea en brecha salarial. La mujer necesita trabajar 79 días más al año para obtener el mismo salario que el hombre, siendo la diferencia de sueldo en 2012 de casi un 24 % inferior para ellas por un trabajo del mismo valor. Si hablamos de la jubilación, las mujeres tienen que trabajar 11 años y medio más para obtener la misma pensión.

 

Para el conjunto de la Unión Europea, tal como señalan los datos de la Oficina Estadística (Eurostat) para 2012, la brecha se situaba en el 16,4%.

 

En Colombia, a partir de los datos recogidos por el DANE para 2011, las mujeres trabajaban 10, 3 horas diarias frente a las 8,8 de los hombres, mientras que sus salarios eran entre un 12 y un 16% menores.

 

El artículo 7 del Pacto Internacional por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales recoge la igualdad salarial. Un acuerdo adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966 en su resolución 2200 A (XXI), entrando en vigor nueve años después (el 3 de enero de 1976).


Dicho artículo establece que:

 

Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al goce de condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias que le aseguren en especial:

 

a) Una remuneración que proporcione como mínimo a todos los trabajadores:

 

i) Un salario equitativo e igual por trabajo de igual valor, sin distinciones de ninguna especie; en particular, debe asegurarse a las mujeres condiciones de trabajo no inferiores a las de los hombres, con salario igual por trabajo igual;
ii) Condiciones de existencia dignas para ellos y para sus familias conforme a las disposiciones del presente Pacto;

 

b) La seguridad y la higiene en el trabajo;

 

c) Igual oportunidad para todos de ser promovidos, dentro de su trabajo, a la categoría superior que les corresponda, sin más consideraciones que los factores de tiempo de servicio y capacidad;

 

d) El descanso, el disfrute del tiempo libre, la limitación razonable de las horas de trabajo y las vacaciones periódicas pagadas, así como la remuneración de los días festivo.


Destaquemos el apartado a) i), que se convierte en una más de las recomendaciones incumplidas respecto a la mujer.

La Comisión Europea decidió establecer el Día Europeo de la Igualdad Salarial que cumplirá este año su quinta edición celebrándose el sábado 22 de febrero. En años anteriores se conmemoró el 5 de marzo en 2011, el 2 de marzo en 2012 y el 28 de febrero en 2013 y 2014.

 

Invisibilidad

 

Pero no sólo es un tema de reclamar igualdad en el sueldo, es un tema de visibilidad. Las mujeres siguen siendo invisibilizadas frente a los hombres.

 

La igualdad salarial no se circunscribe solamente al salario, sino también a otros beneficios y derechos laborales que le son vulnerados o recortados a colectivos discriminados como son las mujeres.

 

Las leyes siguen discriminando a las mujeres en casi todo el mundo.

 

La no visibilidad femenina es patente a lo largo de la historia. El desconocimiento acerca de la vida de grandes mujeres por parte de la sociedad es asombroso. Y eso es responsabilidad de un sistema educativo arcaico y androcéntrico y unos medios que hacen uso de una información machista, resaltando, por lo general, lo masculino e ignorando lo femenino.


Les recomiendo leer un trabajo publicado por la revista Arcadia en noviembre de 2013, se habla de una decena de ilustres féminas que fueron opacadas por la historia, por los hombres y por un sistema comunicativo ignorante y patriarcal. El artículo señala cómo hay otra gran brecha entre el mérito y el reconocimiento en el caso de las mujeres.

 

Sin ir más lejos, en la lista de los premios Nobel nos encontramos que de las casi novecientas personas que lo han obtenido a lo largo de la historia en todas las categorías, hay únicamente cuarenta y siete mujeres. Dieciséis de ellas han conseguido el de la Paz y trece el de Literatura (de éstas, solamente una latinoamericana la chilena Gabriela Mistral en 1945).

 

Si repasáramos cuántas mujeres hay al frente de los gobiernos existentes en el mundo veríamos que tan sólo diecinueve países, de los ciento noventa y tres reconocidos por Naciones Unidas, tienen presidenta o primera ministra.

 

Si miramos la composición del gobierno español observamos que hay cuatro ministras frente a nueve ministros. Si hacemos lo propio con el actual gobierno colombiano notamos que hay cinco carteras ministeriales ocupadas por mujeres frente a las once que ostentan los hombres.

 

Claro que la mayoría de las noticias publicadas por los medios masivos de difusión de noticias, salvo las de la farándula o el cotilleo, son protagonizadas por ellos. Cuando hablan de mujeres suelen mencionar más lo que son que lo que hacen, al contrario que cuando se trata de hombres.

 

El 22 de febrero es un día como otro cualquiera, pero constituye una buena fecha para empezar a educarnos como iguales en derechos; para valorar a las mujeres por su categoría como personas, y para esforzarnos por hacer uso de un lenguaje no sexista que impida la "normal" discriminación.

Publicado enSociedad
Los alcances reales de la Ley Estatutaria en Salud

El pasado lunes 16 de febrero de 2015, finalmente el presidente de la República, luego de la presión social de diversos sectores ciudadanos, gremiales y académicos, firmó el texto de la Ley Estatutaria No. 1751 "por medio de la cual se regula el derecho fundamental a la salud y se dictan otras disposiciones".


Para los sectores proclives al derecho a la salud que se encuentran articulados en la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud, la firma de esta Ley es "un logro de la sociedad civil organizada que mediante un ejercicio de control al ejecutivo y al legislativo, con acciones jurídicas y políticas, precipito la sanción que venía siendo omitida por los Presidentes de la República y del Congreso, en franco desafío a la Corte Constitucional que como órgano de cierre había emitido concepto y aprobación de la ley mediante la Sentencia C-313 de 2014 y el Auto 377 de 2014"1.


Santos en el acto de sanción de la Ley dijo que "la historia de la salud se partió en dos", le permite a los pacientes "dejar de ser clientes del sistema de salud". Los titulares de los medios de comunicación no se hicieron esperar y comenzaron a decir que las cosas cambiaban totalmente, que ahora sí se acaban todos los abusos contra los pacientes, que se acaba el POS, que se acaba el paseo de la muerte, que ahora sí por fin tendremos lo que necesitamos en salud.


¿Será tanta belleza lo que dice Santos y los medios de comunicación? Se requiere entonces precisar cuál es el verdadero alcance de esta Ley, que evite la obnubilación y las falsas expectativas.


¿Qué implicaciones tiene que la salud sea un derecho humano fundamental?


Las leyes estatutarias tienen como función regular los derechos humanos fundamentales y a partir de su enfoque, orientar el sentido y contenido de las leyes ordinarias y las políticas públicas.


Esta Ley establece en el marco normativo del Estado colombiano que la salud es un derecho humano fundamental, pero ¿qué implica esto?, básicamente tres cosas: el Estado es el responsable de su garantía, es un derecho de ciudadanía que no se ata a la capacidad de pago y que es universal, es decir para todas y todos sin ningún tipo de discriminación.


Adicionalmente, que implica un contenido integral que va más allá de la prestación de servicios de atención a la enfermedad, acceso a tecnología médica y medicamentos, implica en el fondo que las personas tengan condiciones de vida buenas que eviten que se enfermen y mueran de manera prematura, lo que le da un carácter interdependiente con otros derechos.


Por lo tanto, en la práctica esto implica que es el Estado colombiano es el que debe encargarse de garantizar la salud y no las EPS, se convierte en su responsabilidad superior, que goza del amparo y la protección por parte de todas sus instituciones, no solamente del Ministerio de Salud. Debe definir un presupuesto anual adecuado que financie la garantía del derecho, debe generar un conjunto de políticas públicas que permitan generar las condiciones de vida buenas para la gente y no puede tomar decisiones y generar políticas que menoscaben la protección del derecho.


Y para la gente implica que no es excluida de la garantía del derecho a la salud por condiciones económicas, en tanto su garantía no está atada a su capacidad de pago. Tampoco admite ningún otro tipo de discriminación por razones de género, raza, edad, condición física o mental, creencias políticas o religiosas, ni por su origen geográfico.


Surge entonces la pregunta de si ¿el Gobierno Nacional interpreta lo mismo por derecho a la salud? y las evidencias dicen que no, en tanto han querido limitar el uso de la acción de tutela y subordinar la garantía del derecho a la salud implantando la regla fiscal (que quiere decir que está por encima la estabilidad financiera del país que la garantía de los derechos sociales, asunto que la Corte Constitucional modulo diciendo "la sostenibilidad financiera no puede comprender la negación a prestar eficiente y oportunamente todos los servicios de salud, debidos a cualquier usuario".

 

¿Se acaba el POS?


Los sistemas de aseguramiento trabajan sobre la lógica de una paquete de beneficios que le dan al asegurado, el cual puede configurarse de dos formas: una describiendo solo lo que incluye y otra, describiendo lo que se excluye. Con la Ley Estatutaria vamos ahora por la segunda opción en el sistema de salud colombiano, configurando un paquete NO POS. Ahora la disputa va a estar en qué se coloca en las exclusiones, que van hacer definidas por el Ministerio de Salud en un lapso de dos años y desde luego puede ser una lista extensa.


Este enfoque trae implicaciones importantes en materia de protección del derecho, en tanto la tutela protege el contenido del derecho, que en este caso será "todo" menos las exclusiones y por lo tanto lo que está excluido no es materia de protección (aunque la Corte en su modulación dejó claro que estas también serán materia de justiciabilidad). Adicional a esto, el Gobierno a través del Plan Nacional de Desarrollo que está presentando busca que aparezca la figura de copago para lo NO POS, que es una forma de controlar la demanda.


¿Y frente a los grandes aspectos de la crisis del Sistema de Salud qué?


¿Qué pasa entonces ahora con las grandes condiciones que configuran la crisis del sistema de salud: situación crítica de la red pública hospitalaria, situación crítica de salud pública, precarias condiciones laborales de los trabajadores del sector salud, corrupción en el sector, falta de autonomía médica, pérdida de calidad en la prestación de los servicios y su deshumanización?


La Ley Estatutaria se refiere a algunos de estos aspectos dándoles un enfoque que podría ayudar a enfrentarlos como que deben existir mejores condiciones laborales para los trabajadoras del sector salud, a través de un trabajo digno y decente, bajo condiciones de autonomía en el ejercicio profesional; y establece que la gestión de la red pública hospitalaria será medida por su rentabilidad social y no meramente financiera, es decir por lo que realmente hacen por la salud de la población que tienen a su cargo y no por su capacidad de autosostenibilidad financiera.


No hay luces frente al deterioro de la salud pública, ni frente a la indigna forma de prestación del servicio que es totalmente inhumana, finalmente porque no afecta al sistema de salud que está centrado en la atención de la enfermedad y no en la protección de la salud.


La historia de la salud no se parte en dos


No es cierto lo que dice Santos, porque la Ley Estatutaria de Salud no altera la matriz de intermediación financiera, en tanto se mantiene el modelo de aseguramiento de la atención a la enfermedad (siguen las EPS), que es el elemento estructural que facilita la mercantilización de la salud, razón por la cual se seguirá demandando a las personas que demuestren capacidad de pago, mostrando que están asegurados o que pueden pagar directamente, es decir seguimos siendo clientes no ciudadanas/os, con lo cual se rompe el concepto fundamental de derecho que está ligado a la ciudadanía, en la cual por el simple hecho de ser ciudadano/a, el Estado le protege y garantiza su derecho.


La Ley Estatutaria no cambia la mirada enfermo-céntrica y hospitalo-céntrica del sistema de salud y no le da importancia a la salud pública, ni orienta un nuevo modelo de atención, que tendría que ir en la vía de recuperar las intervenciones territoriales-poblacionales con base en un enfoque de atención primaria en salud.


¿Qué vienen ahora luego de sancionada la Ley Estatutaria de Salud?


Esta lectura de la Ley Estatutaria permite entonces darle su real alcance. En este sentido, como lo ha dicho la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud se requiere emprender el proceso de reglamentación e implementación de la Ley que lleve a la revisión de la normatividad actual del sistema de salud, con la idea de avanzar en la configuración de un sistema de salud que efectivamente garantice este derecho humano fundamental.


Se debe exigir cumplimiento de la Ley en sus aspectos de exclusiones, recuperación de recursos apropiados por las EPS, ejercicio de autonomía médica, defensa de la red hospitalaria y trabajo digno, para que esto no quede en el papel. Igualmente, en relación a casos concretos referido a la oportunidad, continuidad e integralidad de la atención, no solamente de urgencias, y frente a la protección del uso del recurso de tutela2.


Para partir en dos la historia de la salud en Colombia


La contienda política y social continua, para que efectivamente se avance en la configuración de políticas públicas y un sistema de salud garantes del derecho a la salud, entendido éste más allá de la simple atención médica a la enfermedad.


Construir entonces una experiencia histórica distinta en el campo de la salud en Colombia pasa por construcciones directas con la gente, desde sus necesidades y demandas, pero también desde sus saberes y experiencias. La salud implica fundamentalmente pensar en bienestar, bien vivir y no solo en consultas médicas, consumo de medicamentos y acceso a tecnología médica. La Ley Estatutaria en Salud conceptualmente abre la posibilidad de renovar y ampliar la lucha por el derecho a la salud, pero esto demanda avanzar en una movilización social con capacidad política para incidir en la construcción de alternativas realmente distintas para la salud de la población colombiana3.


Edición N° 00435 – Semana del 20 al 26 de Febrero – 2015


1 Mesa Nacional por el Derecho a la Salud. La entrada en vigencia de la Ley Estatutaria en Salud marca un nuevo rumbo a la estructura del sistema de salud. Bogotá. Comunicado del 16 de febrero de 2015.


2 Mario Hernández. El proceso y los alcances de la Ley estatutaria de la Salud. Presentación Foro Ley Estatutaria en Salud: situación actual. Auditorio José María Lombana Barreneche, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia, febrero 11 de 2015.


3 Equipo Desde Abajo. Que la Ley Estatutaria en Salud no obnubile. Editorial Edición No. 210. Marzo de 2015. www.desdeabajo.info

Publicado enColombia
Por demanda popular, regresa la neutralidad de la red

En enero del año 2011, miles de personas se congregaron en la plaza Tahrir de El Cairo, desafiando por primera vez a la dictadura del presidente egipcio Hosni Mubarak, que llevaba 30 años en el poder. Tanto en las calles, como a través de Internet, se comenzaba a gestar una salida a las décadas de represión y censura de todo intento de oposición al régimen. Seis meses antes, en Alejandría, el joven Khaled Saeed, de 28 años de edad, fue retirado de un cibercafé y golpeado hasta la muerte por la policía. Las fotos de su cadáver, publicadas por su familia, se volvieron un fenómeno viral en Internet, fomentando el descontento. Wael Ghonim, ingeniero informático y activista de Internet, creó una página de Facebook, "Todos somos Khaled Said", que sirvió como plataforma de organización para cientos de miles de personas.


A medida que se incrementaba la multitud en la plaza Tahrir, el poder de Internet como fuerza para el cambio social quedaba demostrado minuto a minuto. En respuesta, Mubarak bloqueó el acceso a Internet y el funcionamiento del mayor servicio de telefonía celular. La descomunal indignación que eso generó lo obligó a reinstaurar ambos servicios.
Esto nos lleva al concepto de neutralidad de Internet: la idea básica de que cualquier persona puede conectarse con otra persona a través de la web, de que los usuarios pueden acceder de igual manera a un sitio web pequeño puesto en marcha desde un garaje, como a los principales portales de Internet como Google o Yahoo. La neutralidad de la red es lo que garantiza la no discriminación en el servicio de Internet.


Durante las últimas dos décadas, mientras Internet florecía y transformaba nuestra sociedad, varias grandes empresas desarrollaron posiciones dominantes e intentaron asumir el rol de "vigías" de Internet, amenazando la neutralidad de la red. Entre ellas, los principales proveedores de servicios de Internet de Estados Unidos: AT&T, Verizon, Time Warner y Comcast. Estas cuatro empresas de telefonía y cable ganan miles de millones de dólares al tiempo que cobran enormes costos y ofrecen, con suerte, un servicio mediocre.


En 2004, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés), presidida en ese entonces por Michael Powell, hijo del secretario de Estado, el general Colin Powell, estableció los principios para la llamada "Internet abierta". En la práctica, esos principios favorecían a las mismas corporaciones que se estaban beneficiando de una normativa considerada "light". Powell dejó el cargo para dirigir la Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones (NCTA, por su sigla en inglés), uno de los principales grupos de presión de la industria del cable, lo que demuestra claramente la corrupción presente entre los reguladores federales y las industrias que presuntamente supervisan.


Casi diez años más tarde, el presidente Barack Obama nombró a Tom Wheeler, ex director de la Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones, como presidente de la FCC. Wheeler fue uno de los principales donantes de las campañas presidenciales de Obama. Después de que un tribunal federal anulara las normas propuestas durante el mandato de Powell, Wheeler anunció que la FCC establecería otras nuevas. A los defensores de una Internet libre y abierta les preocupó que este ex defensor de las corporaciones pusiera fin a Internet tal como la conocemos y les entregara el poder a las principales empresas de telecomunicaciones y de cable.


El anuncio de Wheeler provocó un masivo movimiento de protesta. Liderados por organizaciones como Free Press y Public Knowledge, un numeroso grupo de personas acampó frente a la FCC durante varios días. Más de cuatro millones de personas enviaron comentarios sobre las normas, convirtiendo a esta solicitud federal de comentario público en la de mayor respuesta por parte de la población de la historia.


Esta semana, en un artículo publicado en el sitio web de la revista Wired, Wheeler hizo una sorprendente revelación. "Originalmente, yo creía que la FCC podía asegurar la apertura de Internet a través de una determinación de 'razonabilidad comercial'", escribió. Esto es lo que tenía preocupados a los defensores de la neutralidad de la red. A los principales proveedores de Internet se les permitiría discriminar, favoreciendo algunos sitios web por encima de otros, siempre y cuando estuvieran dentro de ciertos cánones de "razonabilidad". Wheeler continuó en su artículo de Wired: "Yo propongo que la FCC utilice la autoridad que le confiere el Título II de la Ley de Comunicaciones para implementar y hacer cumplir las protecciones para una Internet abierta".


A lo que se refiere Wheeler con "autoridad conferida por el Título II" es que ha hecho un cambio radical de postura y propondrá normas para que Internet sea regulado como un servicio público básico, como otros pilares centrales de nuestra sociedad tales como el servicio eléctrico, el servicio de agua potable y el sistema telefónico. Imaginen si el agua que sale de sus grifos fuera menos limpia que el agua de la casa de un vecino porque el vecino paga por agua de mejor calidad. Los servicios públicos están regulados. La gente obtiene el mismo servicio, sin discriminación.


Los grandes proveedores de Internet no podrán ejercer discriminación sobre ningún usuario de Internet, ya sea alguien que publique o alguien que busque información en la red. Todos deben ser tratados por igual, sin importar el origen étnico, color, creencias y, quizá lo más importante, lo ricos que sean. Las principales empresas proveedoras de Internet han ejercido enorme presión para crear una Internet de varios niveles y sacar más provecho de este tesoro público. Tom Wheeler y los otros comisionados de la FCC han escuchado, no solo al presidente Obama, sino también a la población del país, a los millones de personas que han exigido el derecho fundamental a comunicarse sin discriminación.
________________________________________

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enSociedad
HRW: gobiernos del mundo violan derechos en nombre de la seguridad

Con la advertencia de que a nivel global los gobiernos se equivocan cuando ignoran los derechos humanos al enfrentar desafíos de seguridad, Human Rights Watch afirma que Estados Unidos sistemáticamente viola derechos en la aplicación de la justicia penal, de sus políticas migratorias y de seguridad nacional.


En el Informe Mundial 2015, el resumen anual de las prácticas de derechos humanos en más de 90 países, emitido ayer, Human Rights Watch (HRW) subraya el efecto contraproducente de los gobiernos de ignorar o justificar violaciones para enfrentar las crisis. Las violaciones de derechos humanos fueron determinantes para propiciar o agudizar muchas de las crisis de hoy. Proteger los derechos humanos y asegurar la democrática rendición de cuentas son condiciones claves para superar estos contextos de crisis, declaró Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW al presentar el informe.


Agregó que algunos gobiernos cometen el error de considerar que los derechos humanos son un lujo que solamente puede permitirse en épocas menos conflictivas, en lugar de un parámetro de referencia esencial para la acción política.
Señaló el caso de varios países –Irak, Siria, Nigeria, Kenia, Egipto– como ejemplos más graves de este efecto. A la vez, HRW indicó que esta tendencia a ignorar los derechos humanos ante adversidades en materia de seguridad fue un problema que también imperó el año pasado en Estados Unidos.


HRW resalta como ejemplo el informe del Senado sobre la CIA y la tortura, y señala que, a pesar de que el presidente Barack Obama ha repudiado esas prácticas, se ha negado a investigar, y mucho menos juzgar a quienes ordenaron las torturas, como es su deber según la Convención contra la Tortura, que Washington ratificó en 1994. Advierte que al no proceder judicialmente, la tortura se mantendrá como una opción en lugar de un delito para futuros presidentes, y mina la autoridad moral de Washington para presionar a otros países que la practican.


En el capítulo sobre Estados Unidos, HRW afirma que mientras los derechos fundamentales cuentan con protecciones constitucionales, en varios rubros –sobre todo en el ámbito de la justicia penal, inmigración y seguridad nacional– las leyes y las prácticas de Estados Unidos violan sistemáticamente los derechos. Indica que las minorías raciales, los inmigrantes, los menores de edad, los pobres y los presos son los más propensos a sufrir abusos.


Resalta el caso de la muerte de Michael Brown a manos de la policía en Ferguson, Misuri, como la consiguiente represión policial contra manifestantes, y afirma que expresan la alarmante brecha entre el respeto por la igualdad de derechos y el trato que reciben las minorías raciales por las fuerzas del orden.


Por otro lado, subraya que la respuesta represiva del gobierno estadunidense ante el aumento de migrantes no autorizados provenientes de México y Centroamérica, sobre todo familias con niños y menores no acompañados pone de relieve la urgente necesidad de que se lleve a cabo una reforma de la política migratoria de Estados Unidos.


En otro rubro, indica que las políticas de seguridad nacional, que incluyen los programas de espionaje masivo, quebrantan las libertades de prensa, de expresión y de asociación. Condena también la persecución judicial discriminatoria y abusiva contra musulmanes estadunidenses. Subraya que por decimotercer año Estados Unidos mantuvo detenidos de manera indefinida en Guantánamo a hombres sin cargos, ni juicio (143 seguían ahí) y señala que el gobierno continúa realizando operaciones de asesinatos selectivos en Afganistán, Yemen y Somalia, frecuentemente causando bajas civiles.


El extenso capítulo documenta una serie de condiciones y prácticas que implican una violación de derechos humanos en Estados Unidos. Entre ellas se nota que este país sigue siendo el más encarcelado del mundo, con un total de 2 millones 300 mil reos; las disparidades raciales en la justicia penal (afroestadunidenses son encarcelados en proporciones seis veces más que los blancos) y que los pobres y los jóvenes son los que padecen de mayores abusos en el sistema penal. Por otro lado, documenta que 33 personas fueron ejecutadas por los estados en 2014.


En el rubro de derechos laborales, resalta el hecho de que cientos de miles de niños trabajan en los campos agrícolas de este país.


Aborda los derechos de la mujer, e indica, entre otros asuntos, el aumento en las restricciones a servicios de aborto, la violencia sexual (una de cada cinco mujeres es agredida sexualmente en la universidad), y el manejo inadecuado por policías en casos de agresión sexual contra mujeres.


El informe incluye capítulos sobre 13 países latinoamericanos (México incluido, tema de una nota por separado), documentando lo que HRW considera como abusos y violaciones de derechos humanos de los gobiernos y sus fuerzas. El informe abarca desde el uso excesivo de fuerza contra manifestantes y restricciones a la libertad de expresión en países como Venezuela y Ecuador, hasta la detención arbitraria y presos políticos en Cuba, abusos y corrupción de fuerzas de seguridad en Honduras, actos de violencia por las partes en conflicto en Colombia, y conductas policiacas en Brasil e impunidad de fuerzas en varios países.

 

 

Publicado enInternacional