La economía en el 2017: fragilidad y re-primarización

El análisis de la dinámica de la economía colombiana durante el 2017 contempla las siguientes variables: producto (PIB), desempleo, inflación y exportaciones. En líneas generales los resultados no son buenos, y el año terminó mal.

 

La dinámica del PIB

 

Los últimos datos del producto interno bruto publicados por el Dane corresponden al tercer trimestre del 2017. En este período el PIB creció 2 por ciento. Comparado con el tercer trimestre de los 7 años anteriores, el del 2017 presentó la segunda tasa de crecimiento más baja, después de la del 2016 que fue de 1,2 por ciento. En el tercer trimestre del 2010 la tasa de crecimiento del PIB fue de 3,4 por ciento, en el 2011 de 7,9, en el 2012 de 2,6, en el 2013 de 6,1, en el 2014 de 3,9 y en el 2015 de 3,3 por ciento. El comportamiento de la economía durante el 2017 fue muy mediocre, y estuvo por debajo de las proyecciones que inicialmente había hecho el gobierno. Los sectores más dinámicos fueron el agropecuario, el financiero y la construcción de obras civiles.

 

El sector agropecuario se recuperó gracias a la devaluación del peso. Al aumentar el valor del dólar, la importación de alimentos se hizo más costosa, y ello estimuló la producción doméstica. Es notoria la forma como se ha intensificado el sector cafetero.

 

A los bancos y a los intermediarios financieros les fue bien. En gran parte, porque la tasa de interés que cobran sigue siendo muy alta. El Banco de la República bajó la tasa de referencia hasta 4,75 por ciento año. No obstante, los bancos continúan prestando a tasas elevadas. Las reducciones de los intereses que hace el Banco de la República no se transmiten a los clientes de los bancos, porque éstos siguen ofreciendo créditos relativamente costosos. Las tarjetas de crédito, por ejemplo, cobran una tasa de interés cercana al 30 por ciento año, en el límite de la usura. Si las ganancias de los bancos mejoran, el PIB crece pero, al mismo tiempo, las familias y las empresas que están endeudas tienen que reducir el consumo y la inversión, y ello tiene un efecto negativo en el PIB. Dicho de otra manera, las ganancias del sector financiero no necesariamente son buenas para el conjunto de la economía. Si los bancos aprietan mucho, en el corto plazo obtienen buenas utilidades, pero con el paso del tiempo la cartera morosa comienza a subir, y los deudores no pueden pagar. Obviamente, esta situación tampoco es buena para los bancos.

 

También ha contribuido al crecimiento la construcción de obras civiles. En este proceso la inversión pública ha sido fundamental. De nuevo, se hace evidente la necesidad de que el Estado intervenga y hale la actividad económica.

 

La inflación

 

La inflación en diciembre de 2017 fue de 4,09 por ciento, inferior a la del 2015 que fue de 5,75. La inflación se redujo, sobre todo, porque el costo de los alimentos disminuyó. Esta apreciación es compatible con el crecimiento de la producción interna de alimentos. Gracias a la mayor oferta, entre el 2016 y el 2017 la inflación de alimentos bajó de 7,22 por ciento a 1,92, y como los alimentos tienen un peso tan alto (29%) en el índice de precios al consumidor (IPC), si baja la inflación de alimentos, también se reduce la inflación general. Esta relación entre el precio de los alimentos y la inflación general deja una lección importante: la estabilidad de los precios tiene que ver con factores reales, y no solamente con variables monetarias. Los bancos centrales suelen darle poca importancia a los procesos reales, como la producción de alimentos, y centran su atención exclusivamente en variables monetarias y financieras.

 

El desempleo

 

En noviembre del 2017 el desempleo fue de 8,4 por ciento, la tasa más alta de los últimos 4 años. La caída de la producción queda reflejada en una tasa de desempleo más alta. Este es un asunto central de la política económica. Desgraciadamente, como sucedió durante la última discusión del salario mínimo, el gobierno y los empresarios siguen pensando que el mayor ingreso de los trabajadores es incompatible con aumentos en el nivel de empleo. Esta lógica es equivocada, ya que mayores salarios estimulan la demanda e incentivan a los empresarios para que mejoren la productividad.

 

Las exportaciones

 

La economía colombiana cada vez está más anclada en el sector primario. Esta re-primarización se refleja bien en la composición de las exportaciones. Tal y como se observa en la gráfica, las principales exportaciones son: café, petróleo, oro, flores y banano. Las exportaciones manufactureras ocupan un lugar muy secundario, y no alcanzan a estar en la gráfica.

 

Esta re-primarización de la economía nacional expresa bien el fracaso de la bonanza minero-energética, ya que no se crearon los mecanismos que permitieran convertir los excedentes en procesos industriales y agropecuarios sostenibles. La excesiva dependencia de los productos primarios hace que la estructura de la economía colombiana sea muy frágil. Estamos muy lejos del sueño que tenían en los años sesenta los pensadores de la Cepal, como Prebisch y Lleras Restrepo. Para ellos el futuro de América Latina estaba en la industrialización. Siempre consideraron que la primarización de las economías crea volatilidad y no es el camino adecuado para consolidar el desarrollo.

 

* Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enEdición Nº242
Domingo, 31 Diciembre 2017 09:32

Se fue el ministro de los despidos en Brasil

Se fue el ministro de los despidos en Brasil

Renunció Ricardo Nogueira a la cartera de Trabajo cuando las cesantías superan a los nuevos empleos.


Desde la entrada en vigor en noviembre de la reforma laboral del gobierno de Michel Temer, que legalizó el empleo irregular y redujo el costo de las indemnizaciones, hubo 12 mil despidos más que nuevas contrataciones en Brasil.

 

El ministro de Trabajo de Brasil, Ronaldo Nogueira, renunció ayer al cargo, horas después de que datos oficiales revelaran que los despidos superaron a las contrataciones en noviembre en 12.000 puestos, tras la entrada en vigor de la reforma laboral del gobierno de Michel Temer, que legalizó el empleo intermitente y redujo el costo de la indemnizaciones.

 

En un comunicado oficial, enviado, el gobierno informó que Nogueira, quien pertenece al conservador Partido Laborista Brasileño (PTB), argumentó motivos personales al presentar su dimisión. El PTB, aliado del presidente Temer en el gobierno, anunció que el diputado por el estado de Maranhao Pedro Fernandes, un aliado del ex presidente José Sarney, asumirá el cargo en Trabajo, y aseguró a través de su presidente, Jovair Arantes, que Nogueira deja el ministerio para disputar su reelección como diputado en los comicios de octubre.

 

La dimisión se conoció horas después de la difusión de las mediciones del mercado laboral tras el primer mes en vigencia de la reforma que impulsó el gobierno. En noviembre se rompió una racha positiva de creación de empleo de siete meses consecutivos, debido a que 12.292 puestos de trabajo fueron cerrados en Brasil, resultado de la ecuación entre las contrataciones, que fueron 1.111.798 y los despidos, que sumaron 1.124.090, según datos del Ministerio de Trabajo.

 

El número quedó lejos de una visión positiva que esperaban los analistas del mercado financiero, que pronosticaron la creación de 26.600 puestos de trabajo con la reforma laboral, según el diario económico Valor.

 

En la comparación con años anteriores, el saldo negativo de noviembre de 2017 es mejor que el del mismo mes de 2016 y 2015, cuando se perdieron 116.747 y 130.629 trabajos formales, respectivamente, en medio de una profunda recesión económica, indicó el Registro General de Empleados y Desempleados (Caged) del Ministerio de Trabajo.

 

En esos dos años, el Producto Bruto Interno de Brasil se encogió más del siete por ciento, algo que no ocurría desde la década de 1930.

 

Esta base no mide el desempleo, algo que registra el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que indicó en octubre una desocupación del 12,5% de la población económicamente activa.

 

Según el Ministerio de Trabajo, siete de ocho sectores de actividad económica tuvieron eliminación de puestos de trabajo en noviembre, siendo el comercio, apenas, empujado por el furor del Black Friday, el único segmento que tuvo más contrataciones que despidos. La nueva ley laboral permitió, informó el Ministerio de Trabajo, la contratación de 3.067 empleados vía contratos intermitentes (por horas, apenas cuando el empleador requiera) y 231 mediante contratos a tiempo parcial.

 

El resultado fue el peor desde marzo pero para el ministro de Trabajo, Ronaldo Nogueira, “no significa la interrupción del proceso de recuperación del crecimiento económico del país”.

 

En el acumulado del año, fueron generados 299.635 empleos como saldo de la ecuación entre despidos y contrataciones. Pero, en la comparación interanual, había en noviembre de 2016 (38,79 millones) más empleados registrados que el mes pasado (38,62). “Los resultados de la reforma laboral serán recogidos en 2018”, dijo el ministro Nogueira, que citó la perspectiva de economistas y del gobierno de un crecimiento del PBI el año próximo año de entre 3% y 3,5%.

 

La reforma laboral, que quebró la legislación de 1943, fue la gran conquista del oficialismo en la agenda parlamentaria de 2017. La nueva ley entró en vigor el 11 de noviembre y recibió el aliento de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), la entidad cuyo presidente, Paulo Skaf, es dirigente del Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB), el partido de Temer.

 

El gobierno se encuentra negociando los apoyos para otra reforma para la cual necesita modificar la Constitución, la previsional, con sesión marcada en la cámara baja para el 19 de febrero. La reforma necesita de 308 votos de los 513 de la Cámara de Diputados y hasta este fin de año el gobierno no llegaba a ese número.

 

El ministro de la Secretaría de Gobierno (Articulación Política), diputado Carlos Marún, dijo que los gobernadores que busquen financiación de los bancos públicos deberán ordenar a los parlamentarios de sus estados a votar la reforma previsional.”El gobierno espera que aquellos gobernadores que tienen recursos liberados actúen con reciprocidad con la ley jubilatoria. Esto es una cuestión de vida o muerte para el país”, dijo Marún. Ante el alboroto de la declaración, el ministro negociador aclaró: “No entiendo que sea chantaje trabajar a favor de algo tan importante como la modernización del sistema previsional”.

Publicado enInternacional
Uno de cada 5 jóvenes que busca trabajo en América Latina no lo encuentra: OIT

En América Latina y el Caribe al menos uno de cada cinco jóvenes que busca empleo no puede encontrarlo, lo cual afecta a 10.2 millones de personas, alerta la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

A ello se suma que el desempleo en el caso de las mujeres alcanzó, más de dos dígitos, por primera vez en lo que va de la década, al llegar a 10.4 por ciento de esta fuerza laboral.

En el Panorama Laboral de América Latina y el Caribe 2017, presentado recientemente por el organismo multinacional, se revela que en la región 26.4 millones de personas buscan trabajo sin lograr acceder a una fuente de empleo, lo cual representa un incremento de 2 millones de desempleados, en comparación con la estadística registrada en el año anterior.

En el documento se agrega que si bien se presenta un repunte económico en la región y se estima un crecimiento promedio de 2 por ciento para las economías latinoamericanas en el año 2018, esta cifra todavía se mantiene muy por debajo del nivel de 5 o 6 por ciento que requieren estos países para hacer una diferencia contundente en cuanto a la informalidad y la calidad del empleo que se ofrece.

Uno de los sectores más afectados por la falta de oportunidades laborales, se destaca en el informe, son los jóvenes, quienes enfrentan tasas de desempleo que triplican la desocupación de los adultos; por primera ocasión en lo que va de la década la tasa de jóvenes desocupados estuvo muy cerca de 20 por ciento, pues se situó en 19.5.

Se detalla que a escala regional, la tasa de desocupación juvenil varía por país, desde 6.6 a 29.8 por ciento en años recientes, aunque únicamente en seis de 16 naciones de la región la media del desempleo de los jóvenes superó en 2017 la tasa de 20 por ciento. Entre ellos se ubicaron Brasil, Jamaica, Uruguay, Argentina, Costa Rica y Paraguay, mientras que Guatemala, México y Ecuador presentan tasas inferiores a 10 por ciento.

El organismo multinacional señala que el hecho de que uno de cada cinco jóvenes en la región busque trabajo y no lo encuentre es preocupante, porque significa una amenaza al presente y a las expectativas de más de 10 millones de jóvenes que no ven materializarse oportunidades de empleo, educación ni movilidad social.

Agrega que en el caso de las mujeres jóvenes la situación es peor: están aún más en riesgo, porque sus tasas de ocupación son menores, frente a mayores niveles de desempleo, mientras que la prevalencia de empleos precarios las afecta de manera desproporcionada.

Por ello, se considera esencial mejorar las oportunidades para este sector de la población a través de políticas sociales y de empleo apropiadas, con el propósito de garantizar sociedades que sean más inclusivas y sostenibles.

En cuanto a la calidad del empleo que se ha creado en la región, la OIT destaca que si bien este año se incrementó en 0.3 por ciento el empleo asalariado, el trabajo por cuenta propia aumentó 0.7 por ciento, lo cual representa un indicador que preocupa, porque el deterioro de la calidad del empleo se ha mantenido en 2017, pues los nuevos puestos de trabajo en este año se han caracterizado por su baja calidad.

Publicado enSociedad
Crisis mundial de desempleo juvenil: el gran reto de nuestro tiempo [junto al cambio climático]

Hasta en un 90%. Así de determinante ven jóvenes de todo el mundo —entrevistados para la fundación Millennial Dialogue— el papel de la economía en su “futura calidad de vida”. En medio de un debate general sobre el futuro del trabajo en la actual Revolución Industrial, tanto el paro crónico como la precariedad a la que están expuestas las nuevas generaciones, además de su desconfianza en la política, podrían tener consecuencias devastadoras para el conjunto de la sociedad.

 

“Cada año en todo el mundo, 40 millones de jóvenes —400 en una década— se incorporan a un mercado de trabajo que no se está ampliando lo suficiente”. De los 200 millones de parados globales, 70 millones son jóvenes y, como explica Nieto, “si la economía no es capaz de dar una respuesta, nos encontraremos con una generación perdida”, algo que conllevaría la “pérdida de capital humano, exclusión y desarraigo”, advierte.

 

“El otro desafío es la calidad del empleo”, continúa, “ya que, a diferencia de generaciones anteriores, con grandes conquistas de los trabajadores, la crisis ha agudizado la sustitución de trabajos de calidad por otros que no lo son”. A esto habría que añadir “el debilitamiento de las políticas de protección social y un cierto resquebrajamiento del contrato social”.

 

“Si no se resuelve la situación de paro juvenil mundial, las consecuencias serán graves, pero aún está por ver en qué dirección”, argumenta Nieto. “Es necesario que haya una orientación de las políticas económicas y sociales del empleo para resolver este problema, ya que la crisis de empleo juvenil está detrás de fenómenos de todo signo, como en 2011 estuvo detrás de la Primavera Árabe”, añade.

 

Países con “explosiones demográficas juveniles”, paro e inestabilidad


Precisamente un informe del instituto de investigación noruego Peace Research Institute Oslo (PRIO) sobre la Primavera Árabe y el rol de los jóvenes, concluía que países con “explosiones demográficas juveniles” se enfrentan a un mayor “riesgo de colapsar”. Pese a que Oriente Medio y África del Norte “están madurando demográficamente a un ritmo rápido”, la investigación aún apunta como elemento preocupante la escasez latente de “oportunidades políticas y económicas” de los jóvenes.

 

 

Aquel año (2011), el 40% de los manifestantes en Egipto, Yemen, Libia y Túnez tenía entre 18 y 20 años, cerca de la mitad eran estudiantes y un 75% estaba desempleado o trabajaba a jornada parcial.

 

En Centroamérica, las pirámides poblacionales también reflejan un rápido crecimiento —concentrado entre los 15 y los 24 años— que continuará durante las próximas tres décadas. La tasa de homicidios de varones en esa edad, muchos producto de la violencia de bandas, es cuatro veces el promedio mundial, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen. Ana Glenda Táger, directora Regional de América Latina de Interpeace, conoce bien el fenómeno de las agrupaciones juveniles en la zona (pandillas, maras, barras deportivas y escolares) que ha pasado de “mecanismo de cohesión, identidad y solidaridad” a “radicalizarse” debido a la “excesiva violencia ejercida por escuela y familia y a la acción represiva de la policía”, como detalla a Equal Times.

 

“A los jóvenes del conocido como Triángulo del Norte —Guatemala, El Salvador y Honduras—, que además constituyen la mayoría de la población, solo les quedan tres opciones vitales: migrar hacia los Estados Unidos —en condiciones precarias y corriendo toda suerte de riesgos—, participar de la economía informal o engrosar las filas de las pandillas o del crimen organizado”, denuncia. Estos tres países encabezan el número de jóvenes en la región que ni estudian ni trabajan, NINI, con porcentajes cercanos al 30 %, según un informe de la OIT sobre trabajo decente y juventud.

 

En toda América Latina la cifra alcanza los 20 millones de jóvenes, de acuerdo al Banco Mundial.

 

“Son conscientes de que no vivirán mejor que sus padres”


En el caso de los jóvenes de los países industrializados, Nieto no puede afirmar que las consecuencias de su “cuestionamiento del establishment y del funcionamiento del sistema” vayan a ser negativas.

“Es una juventud bastante formada, participativa, por lo que pueden darse fenómenos como el 15M español —más bien solidarios, que han sacudido aspectos anquilosados de las democracias actuales— o por el contrario podría darse la incorporación masiva de jóvenes a organizaciones que ofrecen como respuesta la xenofobia, el racismo y el nacionalismo excluyente. La reacción social y unas políticas económicas de empleo que generen la suficiente confianza como para que este cuestionamiento sea constructivo, serán fundamentales”.

 

En España, desde el inicio de la crisis, el riesgo de pobreza entre los jóvenes de 16 y 29 años ha aumentado 11 puntos porcentuales (de 18,1 a 29,2%), mientras que ha descendido 13 (de 25,5 a 12,3%) entre los mayores de 65 años, según el Instituto Nacional de Estadística.

 

La mayor encuesta sobre mileniales (los nacidos aproximadamente en las dos últimas décadas del siglo XX) revela que esta generación, formada por jóvenes de entre 18 y 35 años, no está interesada en la política. Su principal argumento: que son los políticos quienes no están interesados en los jóvenes y sus problemas. “En Alemania sí están en la agenda política.

 

Pero, se sienten traicionados cuando, tras las elecciones, los políticos hacen otra cosa”, critica Fabian Wichman, responsable de campañas de Exit Deutschland. Este proyecto de desradicalización, único en el país, ha “rescatado” a más 600 personas de organizaciones nazis en los últimos 14 años. Sin embargo, el Ministerio del Interior germano calcula que aún quedan 25.000, el 40 % de los cuales desea “emplear la violencia para promover su ideología”.

 

“La protección de datos excluye a los menores de 16 años de esa cifra”, explica Wichman, “pero si miras a la criminalidad en general, la edad más violenta en grupos conectados a diferentes ideologías se sitúa entre los 18 y los 31 años”. Respecto a los detonantes de la radicalización de estos jóvenes, para Wichman: “tiene mucho que ver con hacerse adulto y con problemas familiares o en la escuela (...), pero también hay razones económicas: miedo a no conseguir un empleo o a los extranjeros”, añade.

 

“Otros sí tienen empleo, no están desconectados de la sociedad, pero el temor a perderlo puede desencadenar comportamientos violentos. También situaciones globales, como la crisis de refugiados... sienten que van a tener menos o que otros colectivos tengan menos. Hay un miedo a no obtener lo que uno quiere, una vivienda, por ejemplo (...). Es una combinación de factores —familia, entorno violento— y la promesa del grupo de ‘tú tienes problemas, nosotros tenemos la solución’”, concluye.

 

“En el debate sobre el Futuro del Trabajo, OIT, gobiernos, sindicatos y patronales estamos analizando si habrá trabajo —decente— para todos y cómo será. La automatización en la actual revolución industrial supondrá un incremento extraordinario de la productividad; la clave es si estos beneficios se repartirán o no”, explica Nieto.

 

“Si se reparten, el escenario podrá ser inclusivo. Pero también podría suceder lo contrario ya que las tendencias del empleo, en relación a las medidas tomadas durante la crisis, no apuntan en la buena dirección. Y si mantuviera la orientación de los últimos tiempos podría llevar a una revolución tecnológica con exclusión social donde la convivencia no sería posible. Ese es el gran riesgo”, concluye.

 

Publicado originalmente en Equal Times

Publicado enEconomía
Vista general de Bogotá, Colombia 3 de septiembre de 2017.

 

Datos del Fondo Monetario Internacional se contradicen con otros índices. ¿Cómo interpretarlos? ¿Cuál es el riesgo en países donde el endeudamiento de los consumidores es muy alto o muy bajo?

El endeudamiento de los consumidores es uno de los factores, que, junto a otros, contribuyen al crecimiento de la economía de un determinado país, según el actual diseño del sistema financiero mundial.

En ese orden, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer en un informe cuáles son los países con mayor endeudamiento de hogares, entre ellos algunos de Latinoamérica.

5a0f1adf08f3d955388b4567

La gente camina dentro de un centro comercial en Viña del Mar, Chile, 14 de mayo de 2017. / Rodrigo Garrido / Reuters

 

De acuerdo al ese organismo multilateral, los 10 países de la región que encabezan lista con el mayor porcentaje de hogares endeudados, en base al Producto Interno Bruto (PIB), son:

Chile (42 %).
Panamá (38 %).
Costa Rica (35 %).
Brasil (27 %).
Colombia (25 %).
Bolivia (19 %).
México (15 %).
Uruguay (10 %).
Paraguay (7 %).
Argentina (4 %).


El mismo informe señala que el endeudamiento de los hogares en América Latina ha ido en rápido aumento, desde un 15 % en 2013 a un 20 % en 2016.

 

¿Qué significan esas cifras? ¿Es bueno o malo ese endeudamiento?

 

El experto en economía política Juan Carlos Valdez señaló que lo que eso significa es que "la gente sencillamente está consumiendo más, invirtiendo o gastando mucho más, en esos países".

Pero intervienen otras variables, indica. Por ejemplo, que los consumidores tengan "las condiciones materiales para hacerlo" y, aunado a ello, cuáles son "las condiciones que brinda el sistema financiero o la banca, específicamente, para que las personas se endeuden".

De acuerdo con Valdez, el endeudamiento es bueno, porque "supone la creación de dinero, y en consecuencia la dinamización de la distribución de los bienes y servicios que se producen en una sociedad".

En otras palabras, los bancos crean dinero sobre la base de las promesas que hacen sus prestatarios de pagar, y eso representa entre el 92 y 95 % del circulante en un país determinado.

 

5a0f1e83e9180f2d548b4567

Vista general de la Paz, Bolivia. / David Mercado

 

Pero el mismo FMI advierte en el referido estudio que los niveles altos de endeudamiento pueden ser "peligrosos".

"Como la crisis financiera global (2008 en adelante) ha mostrado, el rápido incremento en deuda de los hogares, especialmente hipotecas, puede ser peligroso", dijo Nico Valckx, uno de los autores del informe, durante su presentación.

 

Relación del endeudamiento con salario, desempleo e índice de Gini

 

*Según el experto, si la gente gana buenos salarios, tiene capacidad de endeudarse, porque tiene capacidad de pago.


*Pero "si hay mucho desempleo en un país, no hay capacidad de pago y no hay capacidad de endeudamiento".

 

5a0f202708f3d9643b8b4567

Centro comercial Andino en Bogotá, Colombia el 17 de junio de 2017. / Jaime Saldarriaga

 

En cuanto al índice de Gini (que se utiliza para medir la desigualdad de los ingresos y la distribución de la riqueza, con valores de 0 para identificar ausencia de desigualdad y de 1 para su máxima expresión), si "se demuestra que la distribución de la riqueza es muy desigual [...] no va a haber endeudamiento importante en aquel sector cuyos ingresos son pocos".

 

Teoría que no se cumple

 

Algunos de los países que encabezan la lista del FMI son también los primeros con mayor desigualdad en la región, de acuerdo al índice de Gini.

Según un informe de la Cepal dado a conocer en marzo de este año, México, Panamá, Costa Rica, Colombia y Brasil registran un coeficiente de Gini superior a 0,5.

Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina superan, en promedio el 0,4.

Sucede algo similar con el desempleo: algunos de estos países tienen altas tasas de paro en relación con su población activa total. Es el caso de Brasil (11,5 %), Colombia (9,9 %), Costa Rica (9,0 %) y Chile y Argentina (6,6 %), de acuerdo a datos del Banco Mundial.

 
Venezuela: caso extraño

 

Venezuela es el país latinoamericano número 11 en la lista del FMI. Sin embargo, Valdez sostuvo que esa nación caribeña atraviesa por un caso atípico.

Señaló que lo que sucede en Caracas "no lo explica ninguna teoría económica", porque la "teoría dominante en materia de inflación" es la monetarista, según la cual, para que la inflación se dispare tiene que haber una demanda y liquidez importante.

"En Venezuela no hay ni una demanda importante ni una liquidez importante, pero hay una inflación importante", por ende ―dice― lo que se explica es que hay "un ataque a la economía venezolana".

Pese a ello, Venezuela registra uno de los más bajos índices de desigualdad según el coeficiente de Gini: menor a 0,4.

 

 

Publicado enEconomía
América Latina se recupera, pero sin crear empleos


El Producto Interior Bruto de la zona cerrará 2017 con un avance del 1,1%

Una de cal y otra de arena para Latinoamérica. Después de dos años de recesión, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 1,1%, al cierre de 2017. El repunte estará alentado por un aumento del comercio mundial, una mejora en los precios de las materias primas y una baja volatilidad financiera en los mercados internacionales, según las últimas previsiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). La salida del bache, sin embargo, es inocua para la generación de empleo. La tasa paro urbano en el subcontinente, que sigue creciendo desde 2014, llegará a un nivel récord del 9,4% al final de este año, después de haber alcanzado el 8,9% en 2016. La cifra se traduce en 23 millones de desocupados en las ciudades, en un continente con más de 512 millones de habitantes, casi el 50% de ellos con un trabajo en la informalidad.


“La situación de los mercados laborales en la zona es grave. Estamos ante las tasas de desocupación más altas en una década”, explica José Manuel Salazar Xirinachs, director de la oficina regional de la Organización Internacional del Trabajo para América Latina y el Caribe. De acuerdo con el representante de la institucional internacional, el paro abierto (rural más urbano) en el subcontinente fue de un 8,1% en 2016 (25 millones de personas). Se estima que aumentará al 8,4% en 2017 (26 millones). “La recuperación ha sido insuficiente para revertir el aumento del desempleo”, ha reconocido Alicia Bárcenas, secretaria general de la Cepal, durante la presentación de las perspectivas económicas de la región, celebrada esta semana.

“Eso es solo la punta del iceberg”, zanja Salazar Xirinachs. En la zona, el 47% de los trabajadores ocupados, unas 134 millones de personas, lo hace en la informalidad, con baja productividad y sin derechos laborales ni protección social. El desempleo juvenil, por su parte, es del 18%, lo que significa que casi 1 de cada 5 jóvenes en la región está en el paro. Además, ha bajado el empleo asalariado y ha aumentado el trabajo por cuenta propia, indicadores ambos de deterioro en la calidad del trabajo. Si bien el repunte económico se trata de una mejora indiscutible, dice el representante de la OIT, aún está lejos de paliar el deterioro en el mercado laboral de la zona, en donde Brasil es el que más sufre.

 

 

América Latina se recupera, pero sin crear empleos


El gigante sudamericano - que después de dos años de contracción en su PIB, repuntará un 0,4% en 2017 - ha registrado un importante daño en el número de empleados. Tan solo el año pasado, la tasa de paro brasileña llegó a su mayor nivel en la última década, con un 13% de su población en el desempleo. Hacia el primer trimestre del presente ejercicio, el número de desocupados ascendió a cerca de 14 millones de personas (una tasa del 13,7%). América Latina, sin lugar a dudas, ha sido arrastrada por Brasil, afirma Alfredo Coutiño, director de Moody´s para Latinoamérica. Esta nación, acechada por una crisis política e institucional, ha tenido la recesión más grandes en los últimos 24 años de su historia, con ocho trimestres consecutivos de bajadas en su PIB, explica.

A pesar de que este año se verá la luz al final del túnel, el experto de la calificadora de riesgo comenta que reponer los trabajos perdidos en la zona aún tomará tiempo. “La región ha pasado de dos años de recesión a un pobre crecimiento económico en 2017”, afirma el experto de Moody´s, que incluso prevé un escenario no tan halagüeño al cierre de este ejercicio. El aumento del PIB podría estar por debajo del 1%, lo cual impedirá la generación de empleos adicionales, detalla. Para que la cifra de parados deje de aumentar”, según el analista, la economía deberá presentar tasas sostenidas de al menos un 4% en los próximos años, de lo contrario seguirá la sangría.

 

La República de la inflación

 

De los 33 países que integran América Latina, solo tres registrarán un descenso en su riqueza al final de 2017. Santa Lucia, Suriname y Venezuela serán las únicas naciones de la zona con caídas en su PIB. En el caso de esta última, terminará el año con una contracción del 7,2%, ligando así el cuarto año consecutivo en crisis. Las previsiones de la Cepal apuntan a que se mantendrán las presiones en el aumento de los precios. En 2016, la República Bolivariana comunicó al Fondo Monetario Internacional una inflación del 254,9%. Las previsiones del FMI es este índice llegue al 720,5% al final del actual ejercicio. Para 2018 se estima que alcance un 2.068,5%.

De manera general, el crecimiento económico de América Latina avanza a tres velocidades. Por ejemplo, se espera que el PIB de América del Sur repunte este año un 0,6%. En tanto, las naciones de Centroamérica y México se expandirán un 2,5% en promedio, gracias al aumento de los ingresos por remesas y las mejores expectativas de crecimiento de Estados Unidos, su principal socio comercial. Mientras que para los países del Caribe se espera un alza del 1,2%, tras la contracción del 0,8% registrada en 2016.

“Es necesario mayor crecimiento”, reclama Ramón Casilda, autor del libro América Latina Emergente (Editorial Universitaria, 2012) y profesor del Instituto de Estudio Bursátiles (IEB). “Las clases medias aspiran a recuperar el terreno perdido con la crisis”, subraya. Para el próximo año, según la Cepal, la zona crecerá aproximadamente un 2% el próximo año. Pero a corto plazo, la palanca de esa alza será un aumento en el precio de las materias primas, una receta que en el pasado ha llevado a la región a tocar la gloria, pero que también la ha sumergido en una profunda recesión, asegura el analista.

Una de las economías que ha tenido un cambio favorable en sus perspectivas, por parte de la Cepal, ha sido México. El organismo regional pronóstico un repunte del 1,9%, a principios de año, y en su última revisión espera un aumento del 2,2%. Según la Cepal, las amenazas económicas del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, han perdido fuerza e incluso afirma que la renegociación del TLCAN podría ser benéfico para el país latinoamericano. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Se espera que en 2017 la inflación se sitúe alrededor del 5,9% (que en 2016 terminó en 3,4%), debido al traspaso de la depreciación del tipo de cambio, que ha machado a la nación azteca durante los últimos años, y el aumento del precio de la gasolina.

 


Chile se desvanece

Chile no atraviesa por el mejor momento económico. La Cepal redujo de un 2,0% a un 1,3% su proyección de crecimiento económico para 2017. El país sudamericano está acorralado por la contracción, en los últimos trimestres, de sectores como la minería, manufactura, construcción, el sector de electricidad, gas y agua y los servicios empresariales, que en conjunto representan aproximadamente el 40% del PIB.

El organismo regional afirma que el desempeño de la actividad económica también se ve afectado por la reciente huelga que tuvo lugar en la mina de cobre Escondida (entre el 9 de febrero y el 23 de marzo de este año), que representa aproximadamente el 20% de la producción de este metal en Chile.

Publicado enEconomía
Al servicio del robot: los trabajos que creará la Inteligencia Artificial

Las nuevas inteligencias artificiales dejarán a millones de personas sin empleo, desde camioneros a abogados, desde marinos a gestores o médicos especialistas
Pero además de pérdidas de puestos de trabajo el despliegue masivo de las IAs creará nuevas necesidades y nuevos empleos
Los humanos tendremos que entrenar, analizar y mantener a los robots de software, además de arreglar sus desaguisados

 

Las nuevas inteligencias artificiales ya no solo nos ganan al ajedrez y al Go; también deciden las compras y ventas de nuestros mercados de valores, nos preparan ofertas comerciales personalizadas, gestionan la logística de nuestras redes y evalúan nuestra capacidad de crédito. En breve nos atenderán por teléfono, diagnosticarán nuestras enfermedades, conducirán nuestros coches, barcos y camiones, procesarán nuestros pleitos y contratos, gestionarán nuestras factorías, se ocuparán del papeleo de nuestras empresas...


Según todos los indicios la nueva Inteligencia Artificial se dispone a dejar a millones de personas sin trabajo, desde teleoperadores a vendedores de tienda pasando por camioneros, marinos, abogados o médicos especialistas. Pero también creará nuevos empleos originales en profesiones antes inimaginables. Bienvenidos al nuevo mundo del trabajo post-IA en el que son los ordenadores quienes piensan y los humanos nos encargamos de ellos.


Las proyecciones suenan apocalípticas: hasta 70 millones de puestos de trabajo evaporados en menos de una década solo en EEUU reemplazados por Inteligencias Artificiales que pueden mejorar el rendimiento de casi cualquier empresa. Lógico: el software trabaja 24 horas al día, no tiene vacaciones ni bajas y se puede conectar y desconectar sin indemnizaciones ni EREs.


Si las capacidades de los programas de IA eran muy limitadas, ahora son cada vez mayores. Y si el uso de estas técnicas estaba limitado a empresas especializadas, ahora Amazon vende IA-como-servicio e Intel acaba de lanzar un sistema de red neuronal en un USB. Ya no se discute si los sistemas de conducción automática llegarán a nuestros coches y camiones, sino cómo habrá que adaptar las leyes y cuándo se esfumarán los 2,5 millones de empleos de camionero en los EE UU. El milenarismo quizá no llegue, pero la Inteligencia Artificial ya está aquí.


La buena noticia es que además de quitar trabajos la Inteligencia Artificial también los creará nuevos, lo que podría rebajar la pérdida neta a menos de 9 millones de empleos (en EEUU) según algunas estimaciones. Y no solo trabajos de ingenieros informáticos altamente cualificados, sino también de nivel intermedio y bajo. Porque las nuevas técnicas para dotar de capacidad de pensar a las máquinas también necesitan humanos, sobre todo en tres áreas: Educación y entrenamiento, Análisis y explicación, y Mantenimiento y corrección de errores.


Enseñanza: entrenamiento y empatía

Los avances en Inteligencia Artificial en campos como la visión artificial o el reconocimiento de voz o de imágenes dependen de técnicas llamadas de Deep Learning (aprendizaje profundo). Para conseguir el objetivo buscado, estructuras informáticas como redes neuronales son expuestas a grandes bases de datos de manera que 'aprenden' por sí mismas a establecer relaciones entre datos de entrada y de salida. Estos sistemas se han revelado como muy capaces haciendo posible por ejemplo el reconocimiento de caras individuales, la descripción de imágenes en lenguaje natural o la transcripción de lengua hablada. Buena parte de los robots que se disponen a entrar en el mercado de trabajo se basan en este tipo de programación.


El modo más elemental de conseguirlo es añadir a la red empresarial un módulo de inteligencia artificial que monitorice y aprenda cómo trabajan los empleados para desde ahí establecer su propio sistema. Así algunas empresas que desarrollan sistemas de conducción automática de camiones trabajan con camioneros. Pero para que una IA funcione de modo óptimo no basta con replicar el modo actual de trabajo: el resultado final puede depender de una educación adecuada.


La eficiencia de estos sistemas viene determinada por que las bases de datos usadas para entrenarlos carezcan de sesgos; de no ser así los resultados pueden ser muy erróneos. Así le ocurrió a Microsoft con su chatbot Tay, un experimento de interacción en Twitter con capacidad de aprendizaje que en menos de un día y a través de su interacción con trolls adquirió tendencias de extrema derecha, antifeministas y transfóbicas, por lo que Microsoft lo desconectó.


En este caso una base de datos de aprendizaje no supervisada causó un desarrollo erróneo del sistema. Algo similar le ocurrió a Google cuando introdujo pequeños resúmenes de noticias generados mediante IA en sus resultados, que fueron 'desviados' por fuentes de noticias políticamente cargadas. Y no son los únicos casos: bases de datos de imágenes sesgadas a favor de personas de raza blanca puede provocar que los sistemas de reconocimiento de imagen exhiban tendencias racistas. Según uno de los más viejos refranes de la informática Garbage In, Garbage Out (si entra basura, sale basura).


Harán falta especialistas en 'educación' de IAs para eliminar este tipo de problemas y su trabajo será especialmente complicado cuando se trate de formar robots para interactuar con las personas como chatbots de atención al cliente. Para ello habrá que entrenar a los programas en empatía y ayudarles a reconocer cosas como el sarcasmo. Los entrenadores de IAs deberán usar estrategias como contar historias a las máquinas [pdf] para ayudarles a entender el funcionamiento de la mente humana y enseñarles a detectar entonaciones. Si añadimos complicaciones como la diversidad de culturas existentes en el mundo y la necesidad de adaptarse a las peculiaridades locales el entrenamiento de IAs será un fértil yacimiento de empleo futuro para humanos. Con títulos como Formador de tonos y significado en el Lenguaje del Usuario, Modelador de Interacciones con Máquinas Inteligentes o Entrenador de Punto de Vista Global. Para esta clase de trabajos ni siquiera será necesaria una formación muy avanzada: cualquier persona con empatía y un entrenamiento mínimo podrá hacerlo.


Análisis: explicación y los porqués

Otro de los campos más prometedores para el desarrollo de nuevos empleos es la 'explicabilidad' de las IAss. La consecuencia de las técnicas de 'Deep Learning' es que las decisiones de la Inteligencia Artificial a veces no son obvias; de hecho puede ser imposible saber por qué un programa hace una cosa y no otra. Algo que puede resultar filosóficamente fascinante, ya que nos expone a modos de pensamiento ajenos a la experiencia humana, pero que es inaceptable desde muchos puntos de vista. Para que los inversores confíen en un algoritmo de compraventa de acciones habrá que explicarles cómo funciona; para que una compañía de seguros asegure un vehículo autónomo exigirá conocer sus capacidades. Incluso desde el punto de vista legal es clave: la responsabilidad de un accidente que involucre a una IA puede depender de cómo tomó una decisión, y lo mismo sucede con una acción potencialmente discriminatoria. ¿La culpa es del programador, del implicado, o del robot? Para ello hará falta entender el funcionamiento interno de la mente artificial.


La Unión Europea aprobó en 2016 la Regulación General de Protección de Datos que establece entre otras una nueva obligación: a partir de 2018 cuando un algoritmo utilice datos personales en su toma de decisiones su propietario deberá poder proporcionar a los sujetos "información significativa sobre la lógica" del proceso. Cuando una IA actúe se deberá poder explicar por qué ha tomado una decisión. La necesidad es tan obvia que el Pentágono también trabaja en el desarrollo de inteligencias artificiales con esta capacidad. El problema es que con el 'Deep Learning' este proceso no es sencillo: la conexión entre la entrada de datos y la decisión de salida no la establece el programador, sino el entrenamiento del sistema, y puede no ser obvia.


Hay técnicas útiles como la LIME (explicaciones locales interpretables independientes del modelo, en sus siglas en inglés), que puede ayudar a comprender cuáles son las variables de entrada que provocan determinadas decisiones de salida sin necesidad de conocer el proceso interno, pero harán falta especialistas. Gente con títulos como Analistas de transparencia, Estratega de Utilidad de AIs o Diseñador de Contextos, además de 'forenses' digitales para actuar en juicios.


Mantenimiento: control y resolución de errores


La semana pasada un robot de vigilancia Knightscope K5 que patrullaba una oficina en Washington acabó en el interior de una fuente para refocile del todo Twitter. Los K5 están programados para reconocer sus alrededores y moverse de modo autónomo; la empresa afirma que en breve estarán equipados con sistemas de detección de armas y se conectarán a Watson, la IA de IBM, para tomar sus propias decisiones. Obviamente el sistema de navegación del robot sufrió un error catastrófico, lo que sirve para ilustrar otra fuente de futuros empleos: la resolución de problemas. Porque por muy inteligente que sea la IA, fallará, y alguien tendrá que hacerse cargo del desaguisado.


Por supuesto harán falta técnicos de mantenimiento para las máquinas, cada vez más complejas, y también para los algoritmos y sistemas de IA. Pero además será necesario comprobar que las decisiones tomadas por la máquina son correctas, éticas, legales y que se ajustan a la estrategia de la empresa. El Gestor de Cumplimiento Ético tendrá que asegurarse de que los algoritmos no discriminan a determinados grupos o emplean técnicas irregulares o prohibidas; el Gestor de Relaciones con las Máquinas deberá comparar la efectividad de los distintos algoritmos, descartando los menos rentables y 'ascendiendo' a los más eficaces. Y las empresas necesitarán Economistas de Automatización para analizar áreas en las que es necesario aplicar nuevos sistemas o eliminar los que ya no son útiles, rediseñando los procesos.

El fraude económico de Macri en Argentina

Macri ha defraudado a la ciudadanía argentina. Y lo ha demostrado en un escaso lapso de tiempo. Sólo ha necesitado algo más de un año y medio para incumplir todo lo que había prometido. Si existiesen los contratos electorales, el de Macri ya hubiese sido rescindido por infracción múltiple.


A continuación veremos cómo Macri estafó al electorado en cada una de sus ofertas económicas durante su campaña.


Promesa 1. Reducir la inflación... y los precios subieron. La inflación llegó al 40% en 2016, la más alta desde 2002. Se han encarecido todos los servicios públicos particularmente gracias a los continuos tarifazos. Han subido los precios de los medicamentos, transporte, comida. Y además, en lo que llevamos de año, la inflación sigue en un nivel altísimo. Hasta el momento, lleva un acumulado de 10,5%; con un valor interanual del 24%, muy por encima de las previsiones del gobierno para este año (17%).


Promesa 2. Recuperar la economía... y el PIB se contrajo. El país cerró 2016 con una recesión del 2,3%, mientras que en el último año kirchnerista la economía creció un 2,1%. En la era Macri, el consumo lleva 17 meses consecutivos de caída. La producción industrial cae más del 10%. La OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) ha bajado su estimación de crecimiento económico para Argentina en 2017 y 2018, a 2,5% y 3,1%, respectivamente.


Promesa 3. Pobreza cero... y los pobres y la indigencia aumentaron. En el primer año de gestión, Macri creó 1,5 millones de nuevos pobres y 600.000 nuevos indigentes. La propia Universidad Católica Argentina asegura que en el primer trimestre del 2017 ha habido un aumento de 5,5 puntos en el índice de pobreza. Y la desigualdad también creció: la diferencia de los ingresos entre el sector más rico y el más pobre pasó de 18,7 veces en 2015 a 23,2 en este 2016.


Promesa 4. Reducción del déficit fiscal... y las cuentas siguen empeorando. El propio gobierno informó que el déficit fiscal del año 2016 fue de 4,6%, esto considerando el ingreso extraordinario generado por la política permitida del blanqueo de capitales. El Banco Central emitió 96.500 millones de pesos en lo que va de año para financiar el desequilibrio fiscal.


Promesa 5. Generar más empleos... y aumenta el desempleo y el subempleo. El desempleo llegó al 9,2% en el primer trimestre de este año, su nivel más alto en una década. Y el subempleo ya ronda el 10%. Se registra un nivel de desempleo entre los menores de 25 años superior a la media regional (24,6% frente al 16%) y un porcentaje entre las mujeres también por encima del promedio regional (30,33% frente a 16%).


Promesa 6. No más devaluación... y el dólar subió. El peso argentino se ha devaluado en un 67% desde que comenzó a gobernar Macri. Y todo apunta a que la presión sojera hará que la devaluación sea mucho mayor en los próximos meses. La propia Bolsa de Cereales ya ha afirmado que para septiembre espera un valor del dólar a 17,5.


Promesa 7. Más inversiones extranjeras... y cada vez llegan menos. La inversión extranjera directa del año 2016 fue la mitad que la del año anterior. En términos comparativos, el valor de esta variable se redujo en 2016 el triple de lo que lo hizo en el resto de la región.


Propuesta 8. Desendeudar al país... y la deuda es cada vez más grande y eterna. En lo que lleva de gobierno, Macri ha colocado deuda por casi 100.000 millones de dólares. En el primer cuatrimestre de 2017, los intereses de la deuda alcanzaron el 10,6% del presupuesto público, superando los dos dígitos por primera vez desde 2001.

Propuesta 9. Bajar impuestos a los trabajadores... y lo que hizo fue que todos pagaran más. De hecho, en términos efectivos, el mínimo imponible se redujo a pesar de lo que había prometido en campaña. En total y en términos netos, casi 200.000 trabajadores adicionales van a incluirse en el pago de este impuesto.


Promesa 10. Volver al mundo... y sí que volvieron, pero a su manera. No lograron ni siquiera la categoría de “emergente”, recientemente rechazada por Morgan Stanley Capital International. Pero sí es verdad que recibieron el aplauso de los fondos buitres, del FMI (Fondo Monetario Internacional), de Merkel, Hollande y Rajoy. Todos felices con que Macri haya elegido una fórmula de insertarse en el mundo con más deuda y bajo términos de intercambio desigual en contra de Argentina. Suben las importaciones a un 12,4% en lo que va de año; que sería ideal si la economía estuviera creciendo al 5-6%. El déficit comercial es cada vez más acuciante: 1.217 millones de dólares para el primer cuatrimestre del año. Desde el primer día de Macri, aquel 10 de diciembre de 2015, el saldo por cuenta corriente acumula un déficit que supera los 21.200 millones de dólares.Este año se prevé que 12.000 millones de dólares vayan también a salir del país en concepto de ahorro de divisas de los particulares. Así es cómo Argentina vuelve al mundo...


Pero aquí no termina todo. Hay mucho más en este fraude económico de Cambiemos. Jamás dijeron que Argentina pasaría a ser un paraíso financiero ni tampoco fiscal. Macri ha hecho del país un lugar ideal para el carry-trade; ganar sin necesidad de producir solo colocando el dinero en instrumentos financieros (Lebac, letras del tesoro) bajo la garantía de una elevadísima tasa de rentabilidad, por encima del 25%. Y además, en lo que tiene que ver con lo fiscal, Argentina llevó a cabo un blanqueo de capitales que sumó 116.800 millones de dólares, sin que esto significara que este monto entrara al país. Solo el 20% regresó y el resto se quedo afuera.


En resumen, luego de tantas cifras, podemos afirmar que Macri engañó al electorado con premeditación y alevosía. Las promesas se esfumaron de la misma manera que lo hacían sus globos amarillos en cada mitin electoral. Las expectativas se desvanecen porque la realidad económica tan negativa comienza a imponerse al relato macrista. La subjetividad económica ya no es tan optimista como afirmaban al inicio de su mandato. Todo lo contrario. La evidencia no engaña.

 

27 Jun 2017
Alfredo Serrano Mancilla
Doctor en Economía, Director CELAG @alfreserramanci

Publicado enInternacional
Economía: I bimestre en blanco y negro

Al contrario de lo que muchos piensan o esperan, al despegue de 2017 el desempeño de la economía aunque muestra buenos síntomas también hay nubarrones. Se destaca el crecimiento de las exportaciones, el recaudo de impuestos al alza, pero el crecimiento está frenado y el desempleo sigue acosando a la población, con problemas de desarrollo de la infraestructura y con la confianza industrial en terreno negativo.

 

Inflación, tendencia a la baja


Tal y como lo estimaban los analistas el Índice de Precios al Consumidor viene a la baja desde septiembre de 2016. Al cierre de febrero de 2017 el costo de vida para los colombianos se ubicó en 1,01%, con una reducción importante en el precio de los alimentos. El acumulado de la inflación en los dos primeros meses del año llegó a 2,04% y en los últimos 12 meses la variación del IPC fue de 5,18%. De marzo 2015 a febrero de 2016 fue de 7,59%.

Aumentan las exportaciones


En enero de 2017 se exportaron US$2.614,4 millones Free On Board y en enero de 2016 se exportaron US$1.869,0 millones FOB con una variación de 39,9%. En enero de 2016 la variación fue -35,6%. A enero de 2017 se registran tres períodos consecutivos con tasas de crecimiento positivas. Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones colombianas, con una participación de 28,0% en el valor total exportado; le siguieron en su orden, Panamá, España, China, Ecuador y Bahamas.

Tasas de interés se reducen


En las últimas reuniones de la Junta Directiva del Banco de la República, los codirectores del Emisor han decretado una baja en las tasas de interés de referencia. Al cierre de 2006 la tasa repo del Banco Central se ubicaba en 7,50% y en su reunión de finales de febrero determinó otro recorte de 25 puntos básicos, con lo que la tasa de referencia del Emisor quedó en 7,25: Tanto el Gobierno como analistas económicos han solicitado una baja agresiva del costo del dinero a fin de reactivar la economía.

Cayó confianza del consumidor


Durante enero la confianza del consumidor en la economía cayó a sus niveles más bajos históricamente. Este indicador, medido por Fedesarrollo registró una reducción del 30,2%, lo que representa una contracción de 19,6 puntos porcentuales en comparación con diciembre de 2016. Este es el nivel más bajo desde que se realiza la encuesta desde 2001. el efecto se sintió con fuerza en la ciudad de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga. A esto se suma que el índice de confianza se contrajo en todos los niveles socio-económicos.

Desempleo sigue a la baja


Las más recientes cifras del DANE indican que la tasa de desempleo en Colombia se redujo, aunque levemente en enero de 2017. En el primer mes del año, el desempleo fue 11,7% y la de enero de 2016 fue 11,9%. En el trimestre móvil noviembre 2016 – enero 2017 la tasa de desempleo para el total nacional se situó en 9,3% y completa 4 periodos consecutivos noviembre-enero con tasas de un dígito. Las tasas de desocupación más bajas se registraron en Santa Marta con 7,9%, Barranquilla con 8,1% y Bucaramanga con 8,6%. Las ciudades con tasas de desempleo más altas en el trimestre móvil fueron Cúcuta AM con 16,5%, Quibdó con 15,9% y Armenia con 15,2%.

El dólar, una moneda volátil


La divisa norteamericana abrió 2017 con un precio de $3.000,71. Durante enero la moneda estadounidense en el mercado colombiano registró una tendencia a la baja hasta llegar a los $2.855 y luego, durante febrero, un mes marcado por la volatilidad de los mercados internacionales comenzó a corregir su rumbo hacia los $2.960, gracias a los anuncios de la Reserva Federal de los Estados Unidos de una posible nueva alza en las tasas de interés en ese país, lo que daría como resultado una corrida de dólares de mercado nacional hacia la nación del norte.

Petróleo baja producción, precio estable


Colombia es uno de los países que más se vio afectado a nivel mundial por la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales iniciada en 2014. Durante el llamado ‘boom’ petrolero las exportaciones del país superaban los US$60 mil millones de dólares, pero con la caída de los precios del crudo las ventas nacionales se redujeron en el último año hasta US$36 mil millones. Durante enero la producción promedio de crudo de 860 mil barriles por día, presentando un aumento de 2,74% respecto a diciembre del 2016. El crecimiento obedece al incremento de producción en los campos Casabe, Castilla Norte, Chichimene, Infantas, La Cira, Rubiales, Provincia y Quifa. El precio del barril en el mercado internacional ha oscilado alrededor de los US$53.

Gasolina más cara por impuestos


El valor promedio del galón de gasolina al inicio de 2017 era de $8.081, pero con la entrada en vigencia de la reforma tributaria de 2016, que contempla un impuesto de $135 por emisiones de carbono, el costo del carburante subió más de lo esperado. Para marzo el Ministerio de Minas y Energía reveló que en marzo el valor de los combustibles a los compradores quedó así: El precio de la gasolina subió $141 en Bogotá al pasar de $8.181 a $8.322. Por su parte el ACPM quedó en $7.756.

El recaudo de impuestos va bien


Durante enero de 2017, el recaudo bruto de los impuestos administrados por la DIAN alcanzó los $15,1 billones, valor que representa una variación nominal de 7,3% respecto al mismo período de 2016, en el que se logró recaudar la suma de $14,1 billones. El crecimiento del recaudo total se explica en buena medida por el comportamiento del recaudo del Impuesto al Valor Agregado, IVA, que presentó un incremento de 9,6% pasando de $5,5 billones en 2016 a $6,0 billones en 2017 mostrando una participación de 3,7% en la variación, es decir, que de los 7,3 puntos porcentuales en los que aumentó el recaudo del mes de enero de 2017 en relación con el mismo mes de 2016, el IVA explica 3.7 puntos porcentuales. De otra parte, por Retención en la Fuente a título de Renta, IVA y Timbre, en enero se logró un recaudo de $5,0 billones revelando un crecimiento de 5% en relación con el mismo período 2016 y una contribución a la variación de 1,7%.

Café mejora producción


La producción de café para el primer semestre del 2017 estará entre los 6,3 y 6,8 millones de sacos, que tendrá un comportamiento similar los últimos seis meses del año y una cosecha total entre los 14.2 y 14.5 millones de sacos. El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, explicó que hoy la caficultura colombiana esta renovada y con un precio interno que ha venido mostrando una estabilización por encima de los US$800 mil, lo que lleva a decir que se ha recobrado la rentabilidad. "Hoy el cafetero está más tranquilo, está siendo capaz de pagar sus deudas, de empezar a pensar a futuro y en cómo manejar su finca hacia adelante", indicó el dirigente.

Publicado enColombia
Foto Agence France Press

 

EN ENERO LA TASA SE UBICÓ EN 11.6%

 

Con una tasa de desocupación del orden del 11,7% al cierre de enero, el desempleo en Colombia se ubica como uno de los más altos de América Latina, solo superado por Brasil, donde al cierre del primer mes del año el paro llegó a 12,6%.

Las cifras más recientes indican que el desempleo en la mayoría de los países de América Latina es más bajo que en Colombia, por ejemplo en México marca 3,6%, en Chile 6,4%, en Ecuador 5,2%, en Uruguay 7,4% y en Perú 4,4%.

Es decir que Colombia supera con creces las cifras de sus socios de la Alianza del Pacífico.

 
Enero 2017

 

En enero de 2017 se mantuvo la estacionalidad de la tasa de desempleo, característica del primer mes de cada año. La tasa de desempleo de enero de 2017 fue 11,7% y la de enero de 2016 fue 11,9%.

El director del DANE, Mauricio Perfetti, resaltó que “89 mil personas más encontraron empleo en enero de 2017 y se destaca la generación de empleo de la Industria Manufacturera en estos últimos periodos”.

Con este guarismo la cifra de personas con trabajo en Colombia al cierre del primer mes del año se ubica en 21 millones 481 mil empleados, mientras que hay 2millones 855 mil personas en edad productiva sin empleo.

El subempleo al finalizar enero de 2017 se ubicó en 9,3 millones de personas.

En enero de 2017 la tasa de participación fue 63,8%. En enero de 2016 fue 64,5%. La tasa de ocupación en enero de 2017 fue 56,3% y en enero de 2016 fue 56,9%.

Durante el primer mes del año, la tasa de desempleo en el total de las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 13,4%, para el mismo mes de 2016 fue 14,1%, señaló Perfetti.

 

De noviembre a enero

 

En el trimestre móvil noviembre 2016 – enero 2017 la tasa de desempleo para el total nacional se situó en 9,3% y completa 4 periodos consecutivos noviembre – enero con tasas de un dígito.

La tasa de participación fue 64,6% y la de ocupación 58,6%.

Para el trimestre móvil noviembre 2015 – enero 2016 la tasa de desempleo fue 9,2%, la tasa de participación 65,1% y la de ocupación 59,1%.

En el trimestre móvil noviembre 2016 - enero 2017 las ramas que jalonaron la generación de empleo en el total nacional fueron: Industria manufacturera y Servicios sociales y aquellos relacionados con la salud humana.

Cabe resaltar que la Industria Manufacturera lleva 5 trimestres móviles consecutivos con variación positiva.

 

Ciudades y Áreas Metropolitanas

 

En el mes de enero de 2017 las tasas de ocupación y participación se mantienen estables. La tasa de desempleo en las 13 ciudades y Áreas Metropolitanas se ubicó en 13,4%, la tasa global de participación fue 67,4% y la de ocupación 58,4%.

Para las 13 ciudades y Áreas Metropolitanas la Industria Manufacturera lleva 4 trimestres móviles consecutivos con variación positiva.

La ciudad con mayor porcentaje de personas sin empleo es Cúcuta. En la capital de Norte de Santander, la tasa de desocupación llegó al finalizar enero a 16,5%.

En segundo lugar se ubicó Quibdó con 15,9% en el nivel de desempleo, en tercer término está Armenia con 15,2%, en cuarto lugar Riohacha 14,3% y en quinto Popayán con 13,3%.

Las ciudades con menor desempleo fueron Santa Marta 7,9%, Barranquilla 8,1%, Bucaramanga 8,6%, Cartagena 8,9% y Montería 10%.

En Bogotá la tasa de desempleo se ubicó, según el DANE, en 10,6%.

 

Sectores

 

Comparado con el periodo noviembre 2015 - enero 2016 los sectores más dinámicos en generación de empleo para las 13 Ciudades y Áreas Metropolitanas, fueron: Industria manufacturera y Servicios comunales, sociales y personales.

La generación de empleo en las 13 Ciudades y Áreas Metropolitanas estuvo asociada a la creación de empleo asalariado (formal) cuya contribución es 1,6 veces más que la del empleo por cuenta propia.

 

Reacciones

 

La ministra de Trabajo, Clara López Obregón, al referirse a la tasa de desempleo correspondiente al mes de enero de 2017, revelado hoy por el DANE, que se ubicó en 11,7% inferior a enero de 2016, cuando llegó a 11,9%, destacó que si bien se trata de una leve reducción, es un dato importante en el contexto de la desaceleración por la que atraviesa la economía.

López Obregón subrayó el comportamiento positivo asociado a la industria manufacturera, especialmente en rubros como la panadería y los textiles, así como a empresas pequeñas en Medellín y Barranquilla, y a compañías grandes, igualmente en la capital antioqueña y Cali.

“Como es habitual al inicio del año, la tasa de desempleo se ubicó en dos dígitos, pero es de resaltar que aún en estas condiciones 89 mil personas más se ocuparon en enero de 2017, y es de recordar que desde agosto de 2010, la generación de empleo acumulada aumentó a cerca de 3 millones 300 mil plazas de trabajo”, sostuvo López Obregón.

La dirigencia sindical pidió al Gobierno nacional trabajar en programas que generen empleo especialmente para las mujeres y los jóvenes.

Para el presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT, Julio Roberto Gómez, "estamos de cara a una situación sumamente grave, en materia de desempleo para los jóvenes y las mujeres, porque lo que hay que revisar es el modelo económico que fracasó en Colombia", afirmó Gómez.

"Consideramos que la política de empleo del Gobierno ha sido un fracaso, por cuanto que lo único que demuestra esta cifra es que se estatizó, no avanza y la inequidad social sigue avanzando en Colombia", afirmó el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, al conocer la cifra.

Para los sindicatos no sólo la industria manufacturera debe ser la que genere empleo en Colombia, sino que otros sectores también lo hagan, en los próximos meses.

 

 

Publicado enColombia