América Latina y el Caribe, continente en movimiento

La presencia de una caravana de migrantes a Tijuana en días pasados destaca el gran movimiento humano que está ocurriendo en el continente. Hondureños, haitianos y otros migrantes que se encuentran en Tijuana no deseaban abandonar su nación. En entrevistas, docenas nos han dicho incesantemente: Ya no podemos vivir en nuestro país.


La ejecución de políticas neoliberales en los últimos 30 años ha alterado las relaciones económicas tradicionales, fundamentalmente transformando el mercado laboral en América Latina. Las fuentes de empleo tradicionales han desaparecido. La elite impulsa un modelo económico de exportación basado en la explotación de la mano de obra barata y la aplicación de un modelo de extractivismo. En países como Haití, Honduras y México la precariedad aumenta como resultado de políticas de libre comercio que han destruido el campo. La violenta guerra contra el narcotráfico aumenta la precariedad y la miseria. La llamada guerra reveló la existencia de un crimen organizado capaz de subvertir al gobierno y aterrorizar a la población, aun cuando ha hecho poco por reducir las sustancias ilícitas.


No es sorprendente que la caravana en Tijuana incluía un alto número de mujeres y niños. La falta de empleos remunerativos y el abandono familiar por parte de hombres han hecho de ellos unos de los sectores más vulnerables de la sociedad. En todo el continente las mujeres, especialmente el gran número que dirige su familia, no encuentran empleo que les permita atender sus necesidades básicas.


Las condiciones económicas en América Latina aumentan la pauperización de la sociedad. Dicho de otra forma, aun los que trabajan no logran superar la pobreza. En México, según estadísticas oficiales, 51.7 por ciento de personas que cuentan con empleo viven en pobreza. En Honduras y Haití las cifras son aún más elevadas. La precariedad, condición en la cual la población trabaja y aún así no puede cubrir sus necesidades básicas, destruye el tejido social de la sociedad. Aún peor: la elite en América Latina y el Caribe se niega a asumir su responsabilidad por las condiciones sociales que sus políticas han creado.


Ante un proceso de desindustrialización y los precios inestables de los llamados commodities, gran número de países de América Latina buscan soluciones viendo hacia el pasado. Una nueva fase de extractivismo, incluyendo la explotación de cobre, oro, plata, plomo y litio, así como algunos minerales, aumenta en toda la región. La política de extractivismo ha sido implementada por gobiernos conservadores, como México, Perú y Honduras, y los de izquierda, incluyendo a Venezuela y Bolivia. El extractivismo, que genera inmensas ganancias para la elite en América Latina y conglomerados canadienses, estadunidenses y chinos, también altera la vida de grupos indígenas y campesinos que habitan esas zonas. El extractivismo eleva la vulnerabilidad de América Latina en la economía mundial, desplaza poblaciones, degrada el medio ambiente, contaminando ríos y tierra. En algunos países las nuevas zonas mineras parecen escenarios del viejo oeste, donde mineros, el crimen organizado y las multinacionales compiten por el control de los minerales.


América Latina enfrenta un importante cambio demográfico. En la última década, miles de personas de Centro y Sudamérica, así como del Caribe, han sido expulsadas de su país. Esta no es la primera vez que centroamericanos abandonan su país. La primera ola sucedió durante la década de los años 80 del siglo pasado, impulsada por guerras civiles y la intervención estadunidense, que desestabilizó la región. Ante el deterioro económico y el aumento dramático de la violencia por el Estado y el crimen organizado, miles de hondureños y guatemaltecos se ven obligados a salir de sus países.


Consecuencia del devastador terremoto de 2010, más de 60 mil haitianos emigraron a Brasil. Resultado de la contracción económica después de la Copa Mundial y los Juegos Olímpicos, los haitianos emprendieron el camino hacia el norte, atravesando 11 países en Sur y Centroamérica para llegar a la frontera entre México y Estados Unidos. En Sudamérica, la crisis en Venezuela ha obligado a cientos de miles a abandonar su país. Venezuela, que anteriormente había recibido millones de colombianos y europeos, se ha convertido en país de migrantes, con miles de personas buscando empleo en Chile, República Dominicana, Panamá, Colombia, Ecuador y Perú. En Chile, más de 1.2 millones de migrantes de Haití, Venezuela y Bolivia buscan regularizar su estado migratorio

.
El límite entre México y Estados Unidos ya no es simplemente un ente binacional. Hoy día, es una frontera entre Estados Unidos, América Latina, el Caribe y el sur global. Enfrentando condicionales similares, en Tijuana se encuentran africanos de Sudán, Somalia, Nigeria y otras naciones de esa región. Todos los migrantes relatan experiencias escalofriantes en su trayecto a Tijuana. Tanto el Estado como el crimen organizado han creado formas de lucrar con la vulnerabilidad de los migrantes. Éstos son obligados a pagar derecho de piso para pasar por un territorio controlado por pandillas o sobornar a policías para que no los arresten. La migración se ha convertido en fuente de ingresos para los pueblos a lo largo del camino, donde se cobra por hospedaje, comida y transporte, incluyendo la renta de burros de un punto a otro. La violencia contra las mujeres se ha generalizado, incluyendo, abusos, asaltos y violaciones.


Bajo cualquier otra circunstancia, los migrantes que sobreviven esta ardua experiencia serían considerados pioneros. La mayoría adquiere empleo o establece algún negocio. El vínculo emocional que mantienen con sus familias y hogar también es explotado por los países que los expulsaron. Nación tras nación, las remesas de migrantes, miles de millones de dólares, son la diferencia entre la pobreza y la sobrevivencia.


Los migrantes no abandonan sus países, sino son expulsados por condiciones económicas y políticas adoptadas en Washington y en los centros de poder de América Latina. Ante esa realidad han tomado una decisión racional buscando la única oportunidad que les queda. El desconcierto económico, la violencia y la marginalidad son los factores que expulsan personas de sus naciones y fomentan la creciente ola de migrantes en América Latina. Los migrantes son síntoma de las fuerzas globalizantes que han transformado el mundo.


* Profesores. Pomona College, Los Ángeles

Publicado enInternacional
Los estratos en Colombia: eres el lugar en el que vives

El sistema de subsidios para garantizar los servicios a las clases más bajas ha acentuado la segregación y la desigualdad


Las ciudades en Colombia se dividen en estratos. Del uno al seis. En los más bajos, el uno, dos y tres viven los ciudadanos que reciben subsidios en los servicios (agua, gas, luz). En los más altos, el cinco y el seis, quienes pagan esas ayudas con facturas superiores a su consumo. El modelo, único en el mundo, se ideó a mediados de los noventa, en un país que en ese momento tenía tasas de pobreza cercanas al 40%, según datos del Banco de la República. Tres décadas después, el principio solidario que pretendía regir la ley se ha pervertido. La segregación se ha acentuado y los ciudadanos se identifican por el lugar en el que viven. Una suerte de sistema de castas.


Para decidir a qué estrato pertenece un ciudadano, el Estado se limita a evaluar la fachada de su casa, los materiales con los que está construido el techo y las condiciones en las que se encuentra la vía frente a la vivienda. Con estas características ligadas al terreno, se reparten los subsidios. El modelo no tiene en cuenta la renta, el número de personas que componen una familia, la edad, si alguna de esas personas tiene algún tipo de discapacidad o si tienen un empleo.

Es decir: si una persona compró una casa calificada como estrato seis cuando tenía el dinero para pagarla, pero ahora su único ingreso es una pensión baja, no puede recibir ayudas para pagar la factura del agua. Sucede lo mismo al revés. “En el centro de Bogotá hay muchos edificios estrato uno amparados por la ley de patrimonio histórico”, explica Roberto Lippi, coordinador de ONU Hábitat para los países andinos. “Esas casas son hoteles y otro tipo de negocios, o la segunda vivienda de muchos ciudadanos. Todos reciben subsidios cuando no los necesitan”.

“Somos unos ocho millones de habitantes en Bogotá, 2,5 millones de hogares. Y estamos subsidiando a dos millones de esos hogares, casi siete millones de personas”, explica Antonio Avendaño, subsecretario de Información y Estudios Estratégicos de la Secretaría de Planeación de la ciudad. “La pobreza en la ciudad se ha reducido al 12,4% y seguimos subsidiando al 80% de los hogares”.

En 2003, según el último informe publicado por la Alcaldía de Bogotá en el que se cruzaron variables de ingresos y estratos, el 17% de los hogares de estrato uno, el 31% de estrato dos y el 59% de estrato tres correspondían a sectores de la población con mayores ingresos. El sistema se ha llenado de errores de inclusión y exclusión.

ONU Hábitat en colaboración con la Alcaldía de Bogotá ha ideado un proyectoque no pretende eliminar el sistema de subsidios cruzados, sino cambiar la manera en la que se clasifica a los ciudadanos y así focalizar las ayudas. “Se basa en un índice multidimensional”, dice Antonio Avendaño. Un medidor que, por primera vez, tenga en cuenta variables socioeconómicas.
Es la solución a falta de un padrón en Colombia. “La historia de violencia de este país ha impedido que haya empadronamiento. Los ciudadanos no quieren que nadie sepa dónde viven por seguridad, por el miedo que había a los secuestros”, explica Andrés Ortiz, secretario de Planeación de Bogotá. “Sin embargo, las empresas privadas, como las de telefonía e internet o los bancos, tienen todos nuestros datos”, responde Lippi.

El proyecto pretende recurrir a otros indicadores como la matriculación, las pólizas de seguros médicos y el uso de tarjetas de crédito para conocer mejor a los ciudadanos. “Alguien que vive en estrato dos, pero tiene matriculada una camioneta de cientos de millones de pesos, ya nos da una pista de sus ingresos”, apunta el secretario de Planeación.

Un sistema deficitario

El 76% de los predios en Bogotá son de estrato uno, dos y tres. Por mucho que se aumenten las facturas que pagan los ciudadanos de estratos 5 y 6 no son suficientes. La ley contempla un fondo de compensación para salvar esta diferencia. Es decir, recursos públicos para que las empresas no dejen de recibir dinero y puedan garantizar los servicios. “En 2015 el modelo solo cubrió el 69% de los subsidios en Bogotá”, recuerda el secretario de Planeación. “La ciudad tuvo que poner 52.000 millones de pesos (19 millones de dólares) y la Nación 250.000 millones (más de 91 millones de dólares) para agua”. Una cantidad de dinero público que podría destinarse a la construcción de colegios y hospitales o a otro tipo de políticas sociales.

“Las mismas empresas de servicios están en contra de modificar el modelo de estratificación”, asegura Roberto Lippi de ONU Hábitat. “Para una compañía debería ser indiferente de dónde venga el dinero. Pero una cosa es recibir un paquete fijo y seguro del Gobierno y otra, mes a mes de los usuarios. La primera opción tiene más ventajas económicas y financieras de flujo de caja”.


“Tiene zapatos de estrato uno”

Tres décadas de estratificación en Colombia han ido construyendo un imaginario colectivo que desposee al ciudadano de cualquier atributo que no sea el lugar en el que vive. “Los estratos han terminado haciendo parte del lenguaje colombiano. Te clasifican socialmente, incluso ideológicamente: pobre o rico; bueno o malo; izquierda o derecha”, explica Antonio Avendaño de la Secretaría de Planeación de Bogotá. En el argot colombiano se cuelan expresiones del tipo: “Lleva zapatos de estrato uno”.


En una entrevista de acceso a la universidad, para calcular la matrícula de estudios o cuando un ciudadano se postula a un nuevo empleo es habitual que una de las preguntas determinantes sea la calle en la que residen. El mérito académico y la capacidad de progresar en un trabajo tienen menor relevancia que el estrato.


“El estrato es un lastre que impide la movilidad social, provoca frustración y desigualdad”, afirma Ricardo Lippi. “El estudio no permite dar el salto social sobre el mérito, como sucedió en Europa”. “Ha radicalizado la segregación”, acompaña Andrés Ortiz, secretario de Planeación de Bogotá.


En Bogotá se visibilizan las barreras invisibles que podrían aparecer en cualquier capital del mundo. El sur es estrato uno y dos, por tanto, se identifica con la pobreza. En el centro hay una suerte de clase media. En el norte, los que denominan ricos, estratos cinco y seis. El estrato cuatro, el que paga lo que consume, no recibe ayudas ni las aporta, alberga un limbo para los estándares colombianos.


El ciudadano que vive en la zona norte de Bogotá se autosegrega instalando muros altos alrededor de su vivienda que refuerza con concertinas. “En todas las ciudades hay ricos y pobres, pero la separación no está avalada por el Estado como sucede en Colombia”, apostilla Lippi. “Este sistema genera poca cohesión social, aumenta la conflictividad, no permite usar de la manera más oportuna la mezcla que deberían ser las ciudades”.


El modelo tampoco posibilita que se produzca el mismo desarrollo en unas zonas y otras de las ciudades por la falta de urbanismo. Los vecinos de un barrio se niegan a que mejoren sus vías, construyan parques o habiliten nuevos espacios públicos porque conllevaría el aumento del estrato. “Los pobres están desconectados de los beneficios de la urbanización, es decir, de ser más prósperos”, explica Rafael Forero, especialista en Legislación, Gobernanza y Seguridad Urbana de ONU Hábitat.


Consenso político


La propuesta de Bogotá y ONU Hábitat es la número 13 que se presenta en Colombia para intentar cambiar el sistema. No depende de la voluntad de una alcaldía y un organismo internacional, sino del consenso político que se alcance en el Congreso para cambiar una ley nacional.


Mientras la ONU aboga por un sistema impositivo, Bogotá no pretende renunciar a la clasificación por estratos al considerarla “democrática y solidaria”. En lo que sí están de acuerdo es en la necesidad de hacer pedagogía para que los ciudadanos que han nacido y crecido con este modelo entiendan por qué muchos de ellos van a dejar de recibir subsidios y a qué se va a destinar ese dinero.


“Los estratos se asumen eternos. Y son una anomalía, no la Biblia”, dice Lippi. La ONU propone una revisión anual, construir el pacto social sobre la temporalidad. “Así se iría equilibrando el sistema y el Estado tendría más recursos para los que los necesitan. Nuestra propuesta es técnica y normativamente viable, lo que no sabemos es si es políticamente viable”.

Publicado enColombia
“El principal problema del pobre es que no le han dejado ser sujeto de su propia historia”

Todo nació desde el deseo de dedicar su vida a Jesús desde los pobres. Federico Carrasquilla, un sacerdote rebelde, a quien su vocación y entrega con quienes más lo necesitaban, le representó una ruptura con los sectores más fuertes de la iglesia católica en Colombia. Hoy, a sus muchos años, continúa la lucha por brindarle mejores condiciones de vida a los empobrecidos, a los de abajo; guiado por la máxima de que son las comunidades las dueñas de su historia y las únicas con la capacidad de transformarla.

 

“Ha venido el rector, a dañarnos la paz
Ha venido el rector (Monseñor) y de nuevo aquí está,
Llévatelo señor, pero lejos de aquí,
Llévatelo señor o prefiero morir,
Ha venido el rector…”*

 

Contactarlo no fue fácil, con insistencia todas las noches a la misma hora el teléfono de su casa debió sonar, con la esperanza de una respuesta al otro lado de la línea telefónica y la intención última de solicitarle una entrevista. Luego de casi dos semanas en su búsqueda, por fin, una llamada de un conocido suyo avisaba que la entrevista sería el 15 de marzo a las 4:00 pm en el barrio Zamora, donde vive hace 20 años. Su dirección nadie la sabe, la indicación fue “una vez llegue al barrio, pregúntele a cualquiera y esa persona le dice dónde es la casa”. Y así fue, ya en el barrio, bastó preguntar en una tienda y sin dar muchos detalles la señora que la atendía indicó “es en la puerta blanca, pero quién sabe si está, él es muy andariego”. Con la preocupación de haber perdido la cita, tocamos 3 veces seguidas su puerta, acompañados de un grito ¡padre Federico! Y pasados unos segundos, estaba en su balcón dando señal de que pronto abriría la puerta.

Federico o Fede –como prefiere que lo llamen–, tras ser despedido de su cargo como rector del seminario, para pasar a ser proesor tiempo completo en la Universidad Pontificia Bolivariana, por sus cuestionamientos y posturas, en 1967 llegó al barrio Popular 1, uno de los primeros barrios por invasión de la ciudad de Medellín, época en la que el terreno era propiedad de un tal Nicolás Restrepo, que poco a poco tuvo que ceder el territorio a las más de 50 familias campesinas que llegaron desplazadas por el conflicto entre liberales y conservadores. Su vocación siempre la tuvo clara, su medio era el popular, por eso, una vez que quiso dejar de tropezar con las limitaciones que desde la iglesia fueron impuestas, tomó la iniciativa y pidió lo que realmente necesitaba.

“Vea Monseñor, yo llevo 5 años aquí, yo no he hecho sino ponerlo en problemas, ¿por qué no me deja ir al Popular? Antes de ser nombrado allá, yo me iba a Villa del Socorro, todos los sábados y los domingos, donde el párroco era Vicente Mejía y él era quien estaba empezando la invasión, era muy comprometido con la gente y él fue quien construyó el Popular propiamente. Entonces le insistí a Monseñor, le dije que allá ya estaban pidiendo párroco porque ya estaba muy poblado, lo que él me dijo fue que, primero, no podía renunciar a la universidad y, segundo, no le generara problemas allá; me dijo ‘yo no quiero nada de manifestaciones ni nada’; entonces le dije, tranquilo Monseñor, y ahí fue cuando me posesioné el último domingo de enero, hace 50 años”. Desde entonces está en el mismo sector, con los mismos ideales e, incluso, con la misma cama que le regalaron las monjas para que durmiera en el Popular 1, aquella a la que llamó “la cama de los 200 años”

Durante su primer mes en el barrio vivió en un tugurio –como él lo llama–, hasta que la comunidad decidió condicionar un terreno cerca a la Iglesia Divina Providencia –la que ya estaba construida en ese entonces con el permiso del terrateniente Nicolás Restrepo–, con la intención de construir la casa cural; la iniciativa hizo que a Carrasquilla se le fuera el alma al suelo “de tan solo imaginar que iba a tener la única casa de material del barrio”, además legal, porque ya se contaba con el permiso del dueño del terreno. Por lo que se vio en la necesidad de hacer reflexionar a la gente frente a lo que significaba que solo el cura tuviera una casa de material, motivándolos a que primero se construyeran sus casas, que en principio era la urgencia.

“Yo les dije, ¿ustedes para qué me van a construir casa a mí, si yo estoy en la condición de conseguir lo que quiera y cuando lo quiera? Luchemos más bien para que la gente adquiera el derecho a tener su casa. Entonces llegamos a un acuerdo, de que se construyeran dos piezas donde pudiera vivir y a la vez prestar los servicios de atención a la gente […]. Porque había muy pocas casas de material en ese momento, y el método de construcción era muy particular: hacían un tugurio bien grande y por dentro hacían la casa de material y cuando estaba arriba, por la noche, tumbaban la madera y le ponían techo; eso era muy gracioso porque no había calles ni nada, solo senderitos y uno pasaba sin ver ninguna novedad, y al otro día había una casa de material. Durante los 20 años que estuve allá me tocó toda la lucha para que la gente consiguiera sus viviendas, sus calles y todo eso”.

Esta lucha está marcada por las disputas diarias con la llamada fuerza pública, diariamente la policía llegaba con la intención de tumbar las casas construidas bajo el argumento de estar invadiendo propiedad privada. Ante los constantes ataques, una frase del cura Carrasquilla se hizo famosa “vamos a ver quién se cansa más rápido, si ustedes de tumbar casas o nosotros de construirlas”. Lucha que también está marcada por la solución colectiva de las necesidades económicas y de alimentación que estas docenas de familias afrontaban. Es así como encuentran que el mejor método para conseguir recursos fue el combite: las mujeres se organizaban para preparar alimentos como empanadas, tamales y sancochos para la venta, y los hombres respondían por las construcciones de las viviendas y escuelas, mientras el padre Federico era uno más, con tarros llenos de cemento y arena. Esta iniciativa trascendió, Carrasquilla entendió que la comunidad necesitaba organizaciones que fomentaran la pequeña industria y cada una de las iniciativas emprendedoras, para que una vez él ya no estuviera presente, la pudieran sostener de manera autónoma.

 

 

Fede, reivindica que “el principal problema del pobre es que no le han dejado ser sujeto de su propia historia, que le han creado una idea de mendigo y de incapaz, y yo llegué con eso bien claro, yo dije que no iba hacer nada, que iba a crear unos espacios donde ellos asumieron su propia situación, eso ya lo iba descubriendo justamente cuando hice la tesis de doctorado sobre el marxismo de Sartre, lo comprendí mucho mejor. Por eso, cuando estaba en el Popular, dije que no iba hacer nada, simplemente a vivir con la gente y ayudarles a que descubrieran que son ellos quienes deben enfrentar el problema”.

Tal vez sea esta la enseñanza más importante que pudo aportarle el padre Federico a cada una de las comunidades que acompañó en los últimos 50 años, la reflexión de que tenían la capacidad de exigir sus derechos y hacerlos respetar, desde, con y para ellos mismos.

“En el Popular 1 tuve claro que las obras sociales las tenía que hacer la gente, me fue muy bien porque prácticamente yo chuzaba a la gente para que hiciera las cosas, y encontré en la acción comunal durante los 20 años que estuve allá, quién les ayudara con las diligencias; por ejemplo, a mí me decían: padre, es que aquí no tenemos escuelas para los niños, entonces yo les respondía: y yo no tengo niños para meter en las escuelas”. La lucha incansable no fue solo de Federico, sino de la comunidad la cual, poco a poco, entendió que tenían derechos y había formas de conseguirlos, todo desde el trabajo comunitario, la solidaridad y la reclamación legal de éstos.

Cuentan algunas personas del barrio que fue con Federico que se animaron a construirlo, las escuelas La Divina Providencia y Federico Carrasquilla, el centro de salud número 23, las calles principales y hasta los callejones que se mantienen actualmente se las adjudican a él, a lo que responde “Honestamente, yo no hice nada, solo ayudé a la gente a que tomaran la iniciativa y el valor de hacer las cosas”. Con humildad, la misma que le caracterizó en aquellos años de construcción de soluciones para mejorar la vida de la gente, se niega a poner bajo su nombre cada uno de los logros y reivindicaciones logradas en el Popular 1 durante el tiempo que estuvo allí presente. 

 

* Profanación de un canto sagrado por parte de los estudiantes del Seminario de Medellín cuando fue visitado en 1963 por el arzobispo de la época, canto que le significó la pérdida del cargo al padre Federico Carrasquilla.

Miércoles, 28 Marzo 2018 18:40

Bogotá pobreza para todos

Bogotá pobreza para todos

En el informe del 22 de marzo, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) publicó cifras sobre pobreza monetaria y pobreza multidimensional en Colombia para el año 2017. En sus boletines de prensa enfatizó en la disminución porcentual de los niveles de pobreza en el país. Sin embargo, sorprendió que en Bogotá las cifras no fueron tan favorables, ante lo cual Peñalosa declaró que se trataba de datos “estadísticamente insignificantes”.

¿Podrá quebrar la pobreza, por no exigir tanto como erradicarla, la clase que dirige los destinos de Colombia? Esta pregunta debe estar presente siempre que recibimos un nuevo reporte sobre el tema de la pobreza, sobre su mayor crecimiento o decrecimiento.


Acá un pequeño acercamiento a esta realidad


El Dane mide la pobreza monetaria y la pobreza monetaria extrema según el ingreso que tiene cada persona, evaluando su capacidad para adquirir los bienes y servicios básicos que requiere para sobrevivir. Quienes se consideran en condición de pobreza monetaria son aquellas personas cuyos ingresos únicamente les alcanza para adquirir los bienes y servicios básicos. Por otro lado, quienes se encuentran en condición de pobreza monetaria extrema son las personas a quienes el dinero que reciben mes a mes solo les alcanza para adquirir bienes alimenticios. En teoría, esta medición podría servir para tener una aproximación a la realidad.


Pero es aquí donde las estadísticas demuestran que no siempre sirven para reflejar las verdaderas condiciones de vida de las personas. El Dane consideró que para el 2017 bastaban $275.884 mensuales (¡!) para que una persona pudiera sobrevivir en Bogotá, de ahí que quienes percibieron mayores ingresos no fueran considerados en condición de pobreza. Esto, evidentemente, influye en el diseño de las políticas públicas enfocadas en la superación de la pobreza, ya que presenta una realidad que podría considerarse falsa, ¿acaso esa suma es suficiente para vivir dignamente en una de las ciudades más caras del país, con el sistema de transporte público más caro de Latinoamérica, en donde una persona debe gastarse mensualmente $110.400 en transportes?


Sigamos con el análisis. A pesar de que la media nacional muestra una disminución de 1.1 puntos en las medidas de pobreza monetaria y pobreza monetaria extrema, en ambos casos la situación de Bogotá fue opuesta, ya que como lo muestra la gráfica, en la capital los niveles de pobreza vienen en ascenso desde el 2014. Para el 2017 en la capital del país, 1.002.011 personas se encontraban en condición de pobreza monetaria y 193.937 en condición de pobreza extrema.

 

Frente a todo esto, las declaraciones del Alcalde son inquietantes, pues públicamente aseguró que el aumento del 0,8 por ciento en la pobreza monetaria es “por así decirlo, estadísticamente insignificante”. Se trata de 76.331 personas adicionales que en el 2017 obtuvieron ingresos mensuales menores a $275.884. ¿Realmente esta cantidad de personas son insignificantes?

 

Pobreza multidimensional

 

Por otro lado, el índice de pobreza multidimensional, calculado según la cantidad de variables de insatisfacción existente en los hogares (analfabetismo, desempleo, inasistencia escolar, hacinamiento, etc.) arrojó que a nivel nacional 255.000 personas salieron de la pobreza, sin embargo en Bogotá la cifra nuevamente aumenta. En el siguiente gráfico puede observarse cómo el índice de pobreza multidimensional disminuye en la media nacional, mientras que en Bogotá va en aumento a partir del 2014.

 

 

Todo esto nos demuestra, una vez más, lo ya explicado, a propósito de este tema, por el profesor Jorge Iván González. El aumento de las cifras de pobreza puede deberse a las medidas macroeconómicas adoptadas en Colombia, que una vez más vuelcan su economía hacia la extracción de recursos, lo cual deja a la industria y al agro en muy malas condiciones. Sumado a esto, también está la devaluación del peso, que encarece los alimentos y desmejora la calidad de vida de las personas más pobres. Pero, además, la concentración de la riqueza, verdadero foco de la problemática en cuestión, realidad de nunca acabar en Colombia pues todas las políticas económicas la protegen y potencian, se suma a la falta de articulación de las medidas nacionales con las medidas regionales; todo esto lleva a que los avances en la lucha contra la pobreza sean simples paños de agua tibia, colocados sobre una herida que lesiona a profundiad el cuerpo social, tornándose en remedios que en apariencia curan pero en realidad nada remedian.


Ejemplo de ello es Bogotá, que una vez cambió de administración central vió reducida la inversión dirigida hacia las políticas sociales, lo que desencadenó un evidente aumento en los niveles de pobreza. Esto indica que las medidas tomadas en las administraciones anteriores, si bien tuvieron un efecto positivo en la vida de miles de personas, no solucionaron de fondo el problema de la pobreza. Pero, además, significa que de mantenerse vigente la actual política social proseguirá el incremento de la cantidad de personas en situación de empobrecimento, sin que eso sea motivo de preocupación para el actual burgomaestre.

Publicado enActualidad
La concentración de la riqueza, la distribución de la desigualdad

La concentración de la riqueza mundial en manos de unos pocos es un hecho confirmado. El Informe Sobre Desigualdad Global 2018 establece que a escala mundial, los ingresos del 1% más rico duplican los ingresos del 50% más pobre. Un dato alarmante, pero fácilmente comprobable en Colombia.

 

El Informe Sobre Desigualdad Global 2018, elaborado por World Inequality Lab bajo la coordinación del científico social Lucas Chancel, armoniza diferentes investigaciones realizadas por más de 100 hombres y mujeres a lo largo de todo el planeta, aportando herramientas y elementos para que los distintos actores sociales puedan participar y aportar en el debate sobre la desigualdad.

 


Uno de los elementos que más resaltan del informe, y que se articula con los presentados este año por el Banco Mundial y Oxfam, es que la desigualdad social se incrementó en todo el mundo. Los diferentes países analizados por el World Inequality Lab evidencian un aumento en la desigualdad; sin embargo sus niveles no son similares. Según los investigadores, esto se debe a que las diferentes políticas e instituciones adoptadas por cada país influyen directamente en la distribución de la riqueza.


Pero esto no es todo, una de las conclusiones más graves es que a partir de la década de los ochenta, la propiedad de la riqueza pasó de la mano de los Estados a la mano de privados. Dicho en otras palabras, a medida que los capitales privados se fortalecen y aumentan, los gobiernos disminuyen su poder y los Estados Nación se ven consumidos por la deuda externa. Tal es el caso de Estados Unidos, cuya deuda con la banca internacional es mayor que la suma de todos sus activos, ¿cómo puede ser entonces que un país en tan malas condiciones financieras sea el que defina el rumbo de nuestra región?


Las contradicciones no paran. Podemos ver como en Colombia, cuya economía se basa en la explotación y exportación de materias primas y recursos naturales, quiénes definen las políticas económicas se dan la mano con las empresas extranjeras y privadas. Hace mucho tiempo la prioridad para nuestros gobernantes dejó de ser la ciudadanía y pasó a ser el enriquecimiento personal. En nuestro país la riqueza de la Nación no solo está en manos de privados, sino que además esos privados han ocupado cargos públicos, concentrándose en despojar al pueblo de su patrimonio y sus derechos.

 


Todo esto tiene una causa común: el sistema económico capitalista. El informe lo dice sin decirlo, países como Rusia y China, anteriormente comunistas que dieron un vuelco al capitalismo, han visto sus niveles de desigualdad social subir como la espuma de la cerveza. El modelo económico imperante propende por la concentración de las riquezas y los privilegios en unos pocos, mientras el resto debe trabajar interminablemente para poder sobrevivir en un planeta cada vez más desigual.
Pero, además, el mismo sistema camufla la riqueza. Tal es el caso de los paraísos fiscales, que según el informe tienen en sus activos más del 10 por ciento del PIB mundial y, básicamente, permiten que las personas multimillonarias escondan a sus estados la verdadera cantidad de dinero que poseen, logrando así evadir impuestos y responsabilidades fiscales.


Lo que hace más grave todo esto, es que a medida que aumenta la concentración de la riqueza, disminuye el acceso a derechos debido a la poca capacidad de acción que tienen los Estados. Los discursos de los políticos se alimentan de eso, podemos verlo en la actual carrera hacia la presidencia. Pero en términos reales quienes se han enquistado en el poder lo han hecho para perpetuar sus fortunas, condenando al grueso de la población a trabajar sin la certeza de una pensión, a estudiar con un crédito sobre la espalda, a vivir en un mundo en donde los ricos son cada vez más ricos, y los pobres son cada vez mas pobres.


El panorama es evidente: hay que hacer algo. El informe señala que si el mundo sigue igual, la desigualdad social aumentará, la riqueza de la clase media disminuirá y la brecha entre ricos y pobres se hará cada vez más grande. Retroceder todo esto no es tarea fácil, ya que como está dicho, los Estados se han empobrecido. Sin embargo, las recomendaciones que presenta el informe no son cosa de otro mundo, se centran en un acceso igualitario a educación y empleos bien remunerados, inversión en los sistemas de salud y la protección del medio ambiente. Es decir, implementar unas pocas reformas para que todo siga igual.

 

Publicado enColombia
El feminismo es incómodo porque abre el camino para transformar el mundo y retrata la estafa de la falsa igualdad

La autora reflexiona sobre si hay ideología en el #8M

 

Para quienes creemos que un modelo que destruye el planeta atenta directamente contra las personas, preguntarse si la huelga feminista del próximo 8 de marzo es ideológico, político u otros adjetivos más que vienen aplicándole algunas organizaciones a este movimiento internacional imparable y necesario, es sencillamente absurdo. Yo me pregunto, ¿cómo no va a ser ideológico y político?. ¿Quiénes han consolidado y mantenido en el tiempo un modelo heteropatriarcal, machista, jerárquico, insostenible, implacable, agresivo, individualista, competitivo, violento, que fomenta la desigualdad, la injusticia social, la invisibilización de las mujeres, el consumo incontrolado y la apropiación en manos de unos pocos de los recursos naturales de los territorios para hacer caja?.

Es curioso que algunas organizaciones políticas como el Partido Popular y Ciudadanos que se apropian de las pancartas en las manifestaciones contra la violencia de género ocupando siempre las primeras filas, califiquen el paro internacional del día 8 de marzo como un paro ideológico para justificar que están en contra y que no participan. Realmente lo que quieren decir es que no tienen un compromiso con la igualdad real y con el cambio social necesario para conseguirla. Pretenden seguir beneficiando a las empresas que no contratan mujeres porque se quedan embarazadas, que las mujeres sigan asumiendo los cuidados de las personas dependientes, o vulnerables de manera invisible y gratuita, que en sectores como la agricultura y la hostelería, levantado habitualmente por mujeres, la contratación de mano obra barata y sin derechos y el engrosamiento de las listas de paro siga siendo la tónica, que los niños sigan queriendo ser reyes o príncipes y las niñas princesas, a ser posible consortes, y mudas.

Esto es lo que escoden al no apoyar el paro del día 8 de marzo. Enmascaran la desigualdad haciendo que las mujeres imiten comportamientos de hombres trasnochados que no responden a las nuevas masculinidades, carentes de sensibilidad, empatía, solidaridad. Diciendo y repitiendo como un mantra que para triunfar en esta vida tienes que demostrar, que es una cuestión de mérito y capacidad y que si no demuestras no tienes derecho a ser visible, a estar, a contar, a trabajar, a opinar, a expresar. Esto es lo que esconde esta falta de apoyo. El cambio les da miedo porque avanzar hacia una sociedad feminista es mucho más que luchar contra la brecha salarial. Es cambiar nuestra manera de consumir, de educar, de cuidar, de relacionarlos, de vivir. Es avanzar hacia una sociedad horizontal, sin jerarquías verticales, justa, cuidadosa con nuestro territorio, que ponga en el centro a las personas y al planeta y no la producción. Es acoger a las personas vengan de donde vengan y que cuenten. Todas y todos contamos, por el simple hecho de ser personas.


¿De qué hablan cuando apelan al mérito y capacidad?. Quiero una definición que vaya más allá de la “titulitis”, las carreras profesionales, los salarios altos, los niveles altos de idioma, a ser posible dos o tres idiomas, tener varias propiedades a tu nombre, no conciliar, no cuidar, no pensar, no vivir, no dormir, no disponer de tiempo para los demás. ¿Señores y señoras de la derecha española? Insisto PP y Ciudadanos, ¿de esto trata el mérito y capacidad? Pues yo creo que no estoy capacitada ni tengo mérito alguno porque para mí son otros los valores y actos que demuestran ese mérito.

Quizás no estén escritos, pero señoras y señores, desde mi modesta falta de mérito y capacidad he escuchado también a muchos hombres y mujeres que no creen en el paro feminista en no pocas ocasiones refiriéndose a otros ámbitos una frase que dice “el papel lo aguanta todo”. Desde mi humilde saber y entender esto viene a decir que algunos y algunas con muchas acreditaciones y títulos son una auténtica estafa. La sabiduría y el conocimiento está vinculado a las inquietudes de las personas, a sus sentimientos hacia los demás, a su motivación para transformar las cosas, a su dedicación para mejorar nuestra convivencia, a su lucha por reducir la desigualdad, a cuidar y dar amor a las personas de su entorno próximo, a respetar la diversidad cultural, sexual, funcional, religiosa, etc., a ayudar a las personas que sufren a superar las dificultades y a que puedan tener oportunidades para su crecimiento personal. Esto es mérito y capacidad, y en estas materias vitales, como en otras, las mujeres somos “Doctoras Honoris Causa”.


Mientras los señores y señoras que rinden pleitesía a banqueros y banqueras, monarcas, a grandes multinacionales que envenenan nuestros alimentos con fertilizantes, sigan manipulando los conceptos y los mensajes a su antojo y beneficio, mientras sigan forzándonos a ser heroínas, produciendo y consumiendo sin piedad, mientras sigan usando nuestros cuerpos para evadirse de sus problemas de autoestima e insatisfacción, por cierto problemas masculinos alimentados por este modelo productivo despiadado, mientras sigan imponiendo la maternidad para subir la natalidad al tiempo que nos penalizan laboralmente cuando damos el paso de ser madres, mientras el sistema educativo siga manteniendo los roles de niños competitivos, agresivos, triunfadores e individualistas y niñas humildes, prudentes, sencillas, preparadas pero delicadas, no lograremos avanzar hacia la igualdad real y seguirán siendo absolutamente necesarios los paros feministas.

Tenemos que lograr este 8 de marzo y los días sucesivos que se haga visible al mundo la cruda realidad que es que “si nosotras paramos el mundo se para”. Esto que es una verdad absoluta no quieren tener que reconocerlo públicamente. Ni tan siquiera los medios de comunicación convencionales. Yo estoy segura de que vamos a contagiar a muchas mujeres y hombres a sumarse a este paro, a colgar sus delantales. Vamos a ser capaces de visibilizar lo importante. La prioridad somos las personas. Porque estamos antes que cualquier bien material, antes que cualquier entidad financiera, antes que el pago de la deuda, antes que cualquier frontera. Y todo esto vamos a expresarlo y canalizarlo desde el feminismo que incomoda porque no hay otra manera de hacerlo, porque el patriarcado no ha sido capaz y porque definitivamente si seguimos su senda estamos abocados a seguir perpetuando el fracaso, el dolor, la injusticia, la desigualdad y a seguir devorando el planeta.

Los valores del feminismo se tienen que abrir paso para transformar la sociedad, cambiar el modelo productivo y volver a sentirnos seres humanos

 

Por Isabel Brito
TribunaFeminista

Publicado enSociedad
Viernes, 02 Febrero 2018 18:02

La estrategia del 1% y la nuestra

La estrategia del 1% y la nuestra

Dos datos de los días recientes iluminan la estrategia del 1 por ciento más rico de la humanidad. Los medios divulgaron hacia finales de enero un estudio de Oxfam, donde se asegura que de toda la riqueza generada en 2017 en el mundo, 82 por ciento quedó en manos del 1 por ciento más rico, mientras la mitad de la población no recibió absolutamente nada. La economía funciona apenas para beneficiar a una ínfima minoría que concentra cada vez más poder ( goo.gl/qZwgNJ ).

El segundo dato proviene del Foro de Davos, donde se reúne el sector que representa los intereses del 1 por ciento. Todas las crónicas aseguran que los CEOS de las multinacionales y los hombres (hay pocas mujeres) más poderosos del mundo, estaban felices y convirtieron el encuentro anual en los Alpes suizos en una verdadera fiesta. Casi todos llegaron en jets privados; por los cuatro días de encuentros y conferencias y el acceso a las sesiones privadas pagaron 245 mil dólares (goo.gl/UBSLLa).

Realmente, tienen razones de sobra para estar felices. Las cosas, "sus" cosas, marchan de maravilla. Las cotizaciones en la bolsa de Wall Street se multiplicaron por tres desde la crisis de 2008. El índice Dow Jones estaba en 8 mil puntos durante 2009 y estos días cotiza a 26 mil. Una escalada permanente, aunque las economías están estancadas o apenas crecen. No hay ningún dato de la economía real que respalde el crecimiento exponencial de las bolsas, lo que muestra su desconexión con la producción y su conversión en meros casinos.

Los datos que muestran el acaparamiento de riqueza nos descubren la estrategia silenciosa del 1 por ciento. Más de 80 por ciento de la riqueza que se genera en el mundo es para ellos. Alrededor de 20 por ciento va para casi la mitad de la humanidad, esa que se mira en el espejo de la riqueza y aspira, con o sin sentido, a estar cerca de los más ricos esperando que se les caigan algunas migajas. Para la otra mitad, nada, no hay futuro, sólo pobreza y represión.

La dominación siempre busca apoyarse en tres patas: las clases dominantes, las clases medias y los sectores populares. El arte de la dominación siempre ha sido sostenerse con base en la hegemonía, que se consigue ofreciendo un lugar a los sectores medios y venderle la ilusión de progreso a los de más abajo.

En los periodos de oro del capitalismo, entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y la crisis del socialismo real (1945 a 1991, aproximadamente), la sociedad funcionaba integrando a los trabajadores mediante el salario estable con plenos derechos. Eso les permitía obtener seguridad para sus familias, que esperaban (y a menudo conseguían) el tan soñado ascenso social. Las clases medias ya estaban en una posición más o menos confortable. Fueron los años del desarrollismo y la cultura del consumo.

Esa estrategia fracasó, por varias razones: rebeliones descolonizadoras en el tercer mundo; rebeliones fabriles contra el trabajo opresivo en el primer mundo; rechazo del patriarcado y el machismo por las mujeres en todo el mundo, rebeliones juveniles en las grandes urbes; ocupación masiva de las ciudades por oleadas de campesinos migrantes, y varias revoluciones como la cubana, la vietnamita y la de los guardias rojos chinos, entre muchas otras.

Lo cierto es que la clase dominante comenzó a replegarse sobre sí misma, a construir murallas para defender sus intereses y a desentenderse del resto de la humanidad, en particular del 50 por ciento más pobre y, a veces, más rebelde. Dejó de lado la integración de los trabajadores, estrategia que había urdido para neutralizar la onda expansiva de la revolución rusa (1917).

Ahora, el 1 por ciento enarbola una estrategia que consiste en reducir la población del planeta a la mitad, como señalan algunos estudiosos del Club de Bilderberg, otro espacio de los más ricos (goo.gl/C2mcdS). Es cierto que son especulaciones más o menos fundadas, porque el 1 por ciento no se arriesga a publicitar sus intenciones, como no lo hacen cada vez que deciden emprender un genocidio contra los sectores populares.

Esa estrategia viene endulzada, como diría León Felipe, con cuentos. Los gritos de angustia y los llantos, escribe el poeta, "los ahogan con cuentos". Uno de esos cuentos, el más terrible por eficiente, son las promesas de derechos, ciudadanía y respeto de la voluntad popular. "El sistema político brasileño es un cadáver pudriéndose a cielo abierto", sostiene un analista luego de la condena a Lula (goo.gl/ZUqhr4). Quizá por eso la bolsa de Sao Paulo bate todos los récords.

Una de las tácticas preferidas de la estrategia del 1 por ciento es el fraude electoral. Hay tres tipos, según dice la experiencia. El fraude posterior al voto, como sucedió recientemente en Honduras. El fraude antes, durante y después de la emisión del voto, técnica que se aplica en México desde 1988, por lo menos. La tercera es aceptar al vencedor y luego sobornarlo y/o amenazarlo de muerte. Esto es lo que sucedió en Grecia, según Yanis Varoufakis, el ex ministro de Syriza quien lo vivió desde dentro.

Hay más técnicas para asegurar el poder de los poderosos, siendo el golpe de Estado con genocidio (como en Chile y Argentina, entre otras) las más extremas. Lo que está claro es que el 1 por ciento se ha blindado: tiene el poder del dinero, de las armas legales, las ilegales y de los medios. Cada día acumula más poder.

Es evidente que, hoy por hoy, no los podemos derrotar, ni por las malas ni por las buenas. ¿Entonces? El problema somos los y las de abajo, porque depende de nosotros y de nosotras el seguir creyendo en los cuentos de arriba. Cuentos que tuvieron cierta credibilidad cuando el sistema aspiraba a integrarnos. El problema consiste en seguir confiando en estrategias insostenibles, porque ya no existen las bases materiales y sociales que las hicieron posible.

Como no nos vamos a rendir, el camino debe ser construir lo nuevo. Para sobrevivir en la tormenta, no tenemos otra opción que construir dos, tres, muchas Arcas de Noé (como decía el Che respecto de Vietnam). Espacios de autonomía para afrontar el colapso que nos descerrajan los de arriba.

Publicado enInternacional
Davos: los ricos y poderosos en la montaña mágica

 

Esta semana se reúne la crema y nata de la élite mundial en Davos para asistir al Foro Económico Mundial. El lema principal del cónclave este año es revelador: Crear un futuro común en un mundo fracturado. Se ofrece así una perspectiva optimista sobre la construcción de un porvenir incluyente, al tiempo que se reconoce la existencia de las profundas fisuras que hoy desgarran la sociedad humana a escala planetaria.

Sesenta jefes de Estado, cientos de poderosos empresarios y miles de guardias armados se darán cita en Davos. Más de mil 700 jets privados transportarán a estas personalidades a sus hoteles de lujo, en el pequeño poblado inmortalizado por Thomas Mann en La montaña mágica (publicada en 1924).

En esa magistral novela Hans Castorp visita a su primo en el Berghof, sanatorio especializado en el tratamiento de enfermos con tuberculosis. Pero lo que habría de ser una corta visita se transforma en una estancia de siete años, cuando el joven Castorp se ve expuesto a los secretos de la enfermedad y la muerte. Lo que más atrae su atención es que, en su padecimiento, algunos de los pacientes se convierten en personas más sensibles y con mayor profundidad emocional, lo que contrasta con la superficialidad de muchos que gozan de plena salud.

El cónclave, que se inició ayer en Davos, coincide con la publicación del informe de Oxfam sobre desigualdad a escala mundial (oxfam.org). El estudio revela que el año anterior 82 por ciento de la riqueza generada en la economía mundial fue a parar a manos de uno por ciento de la población. En cambio, para la mitad más pobre del planeta (3 mil 700 millones de personas) los ingresos permanecieron sin cambio. Para Oxfam esta concentración de riqueza no es el signo de una economía saludable, sino el síntoma de un modelo que le ha fallado a miles de millones de personas que no pueden salir de la pobreza por medio de su trabajo.

El informe de Oxfam se apoya en datos duros de varias fuentes, incluyendo el Laboratorio sobre desigualdad mundial, de la Escuela de economía en París, creado por Thomas Piketty y Emanuel Sáez (wid.world). Entre sus recomendaciones principales para revertir este proceso de desigualdad creciente se encuentra el control y eliminación de la evasión fiscal y el incremento de los salarios.

Para Oxfam el problema medular es que la economía mundial se comporta como un modelo de crony capitalism, que puede traducirse como capitalismo de compadres o de connivencia. Esto permite a las grandes empresas beneficiarse de la evasión fiscal y los salarios de hambre que pagan. Sin embargo, aunque la crítica es certera, está basada en un diagnóstico muy superficial. Por ejemplo, el capitalismo no es un modelo, como dice Oxfam. Es un modo de producción (y consumo) históricamente determinado. Las grandes corporaciones, que tanto aparecen en el informe de Oxfam, son centros privados de acumulación de capital que se enfrentan en una encarnizada competencia por la rentabilidad. De ahí también la búsqueda sistemática de mecanismos para deprimir salarios.

Las recomendaciones de Oxfam están condenadas a languidecer como débil eco en los participantes de la reunión en Davos, cuando regresen a sus países en sus jets privados. Por ejemplo, Oxfam sugiere que los gobiernos deben funcionar en beneficio de toda la población en lugar de hacerlo para beneficio de las grandes corporaciones. Buena idea, pero eso ignora todo sobre la dinámica del capitalismo contemporáneo y, en especial, sobre la política macroeconómica neoliberal.

Para dar un ejemplo del ámbito de la política monetaria: uno de los temas clave ignorado por Oxfam se relaciona con el funcionamiento del sistema bancario. En ninguna parte de su estudio aparece un apartado que diga algo sobre los bancos comerciales privados y su función en la creación de dinero. Hoy sabemos que 95 por ciento de la oferta monetaria en cualquier país del mundo se compone de títulos de deuda creados por los bancos privados. Típicamente, los bancos centrales tienen funciones de regulación monetaria muy restringida y en última instancia son responsables de crear reservas cuando se las piden los bancos comerciales privados. El resultado final es un feudalismo monetario que tiene sojuzgada a la población mundial. Aquí las recomendaciones tendrían que ir más allá de la fallida regulación bancaria, que ni siquiera ha podido mitigar la rapiña del sistema de bancos sombra. Se necesita nacionalizar la actividad bancaria para recuperar así el control sobre la creación monetaria.

Davos es un buen sitio para una reunión de ricos y poderosos. Son las criaturas consentidas del sistema, como diría Settembrini, uno de los personajes de La montaña mágica que representa el legado intelectual humanista. Esas criaturas están enfermas de arrogancia y soberbia, pero a diferencia de los pacientes del Berghof, en su caso la enfermedad está hermanada con el delirio y la decadencia, no con esa mayor sabiduría que se requiere para resolver los graves problemas que hoy aquejan la sociedad humana.

 

Twitter: @anadaloficial

 

Publicado enSociedad
La policía suiza reforzó los trabajos de vigilancia en los alrededores del centro de conferencias de Davos, a un día de que comience el Foro Económico Mundial

 

El crecimiento económico sólo beneficia a los más ricos: Oxfam

Indica que la desigualdad social es una traba para eliminar la pobreza en el mundo

Tiene 1% de la población más recursos que todo el resto

 

Davos.

La desigualdad en el ingreso siguió en aumento el año pasado. Sólo ocho empresarios, todos varones, poseen una riqueza que equivale al ingreso de 3 mil 600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad, reveló la organización humanitaria Oxfam, en un reporte publicado a propósito de la realización, esta semana, del Foro Económico Mundial, que reúne en esta ciudad a la élite de la política y los negocios del mundo.

La súper concentración de riqueza sigue imparable. El crecimiento económico sólo beneficia a los que más tienen, denunció.

Las cifras mostradas en el reporte revelan que el uno por ciento más rico de la población posee más que el restante 99 por ciento. Esa minoría registró además 82 por ciento del crecimiento patrimonial global el año pasado. La lista de multimillonarios aumentó más que nunca entre 2016 y 2017.

La desigualdad social es una traba para la eliminación de la pobreza en el mundo, advirtió Jörn Kalinski, de Oxfam Alemania. Es veneno para nuestra sociedad, agregó. Oxfam alabó los avances en la lucha contra la pobreza extrema. Según datos del Banco Mundial, la cifra de personas que cuentan con menos de 1.9 dólares al día se redujo a la mitad entre 1990 y 2010, y bajó todavía más desde entonces. Aun así, la creciente desigualdad de ingresos impide que el número de personas que salen de la extrema pobreza sea más elevado. La ONG también criticó la reciente reforma fiscal de Estados Unidos.

A pesar de que los líderes mundiales se hayan comprometido con el objetivo de reducir la desigualdad, la brecha entre los más ricos y el resto de la población se amplía, señaló Oxfam. Investigaciones de la ONG revelan que, en los pasados 25 años, el uno por ciento más rico de la población ha percibido más ingresos que el 50 por ciento más pobre de la población en su conjunto.

“El boom de los multimillonarios no es signo de una economía próspera, sino un síntoma del fracaso del sistema económico”, afirmó la directora de Oxfam, Winnie Byanyima. Desde 2010, es decir, en plena crisis tras el estallido de la burbuja financiera en 2008, la riqueza de la élite económica aumentó como media de 13 por ciento por año, precisó.

El pico se alcanzó entre marzo de 2016 y marzo de 2017, periodo en el que se produjo el mayor aumento en la historia del número de personas cuya fortuna sobrepasa los mil millones de dólares, a un ritmo de nueve nuevos multimillonarios cada año.

Oxfam basa sus cálculos en datos del banco Credit Suisse y de la revista estadunidense Forbes.

Las mil 810 personas con una fortuna superior a mil millones de dólares estadunidenses que integran la lista Forbes de 2016 poseen en conjunto 6.5 billones (millones de millones) de dólares, la misma riqueza que 70 por ciento de la población más pobre de la humanidad.

Si los milmillonarios mantienen su nivel de rentabilidad, dentro de 25 años ya tendremos el primer billonario en el mundo, alguien con una fortuna de al menos 1 billón de dólares (aproximadamente, el equivalente al PIB de España).

En América Latina, la riqueza de los multimillonarios creció en 155 mil millones de dólares el año pasado. Dicha cantidad de riqueza sería suficiente para acabar casi dos veces con toda la pobreza monetaria por un año en la región, de acuerdo con Oxfam.

Para la organización, las mujeres obreras son las que se encuentran en lo más bajo de la pirámide. En todo el mundo, ellas ganan menos que los hombres y están sobrerrepresentadas en los empleos peor pagados y los más precarios.

En América Latina las mujeres laboran casi el doble de horas que los hombres en trabajos no remunerados.

 

 

Publicado enEconomía
Pobreza en Estados Unidos. Foto: The Guardian

En el corazón de la misión especial de Philip Alston, Relator de la ONU para la Pobreza, hubo una pregunta: ¿pueden los estadounidenses disfrutar de los derechos humanos fundamentales si no pueden cumplir con los estándares básicos de vida? Alston, quiere saber por qué 41 millones de estadounidenses viven en la pobreza. The Guardian se unió a él en una misión especial de dos semanas en el corazón oscuro de la nación más rica del mundo


El Relator de Naciones Unidas sobre extrema pobreza y derechos humanos se embarcó en una gira de costa a costa por los Estados Unidos para hacer que la nación más rica del mundo -y su presidente-, respondan por las dificultades que soportan los ciudadanos más vulnerables de Estados Unidos.


La gira hizo paradas en cuatro estados, así como en Washington DC y el territorio estadounidense de Puerto Rico. Se enfocó en varias de las barreras sociales y económicas que hacen que el sueño estadounidense sea simplemente una quimera para millones: desde la indigencia en California hasta la discriminación racial en el sur profundo, el abandono acumulado en Puerto Rico y el declive de los empleos industriales en Virginia Occidental.
Con 41 millones de estadounidenses oficialmente en la pobreza según la Oficina del Censo de los EE. UU. (otras estimaciones ponen esa cifra mucho más alta), uno de los objetivos de la misión de la ONU será demostrar que ningún país, por muy rico que sea, es inmune al sufrimiento humano inducido por la creciente desigualdad.


Los Angeles, California, 5 de diciembre de 2017

 


Estamos en Los Ángeles, en el corazón de una de las ciudades más ricas de América, y el General Dogon, vestido de negro, es nuestro guía turístico. Junto a él pasea otro hombre alto, de pelo gris y elegantemente vestido con jeans y chaqueta. El profesor Philip Alston es un académico australiano con un título formal: Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos.
El general Dogon, un veterano de estas calles de Skid Row, avanza a grandes zancadas, pasando por encima de una rata muerta sin hacer ningún comentario y bordeando un cuerpo envuelto en una gastada manta naranja que yace en la acera.


Los dos hombres continúan cuadra tras cuadra de tiendas desvencijadas y refugios de lona improvisados. Hombres y mujeres se reúnen fuera de las estructuras, en cuclillas o durmiendo, algunos en grupos, la mayoría solos como extras en una película distópica de bajo presupuesto.


Llegamos a una intersección, que es cuando el general Dogon se detiene y le presenta a su invitado la opción. Señala hacia el final de la calle, donde los relucientes rascacielos del centro de Los Ángeles se alzan en una promesa de riquezas divinas.


El Paraiso.


Luego gira hacia la derecha, revelando el tatuaje de “poder negro” en su cuello, y lleva nuestra mirada de nuevo al estallido de Skid Row en el centro del centro de LA. De esa manera se encuentran 50 bloques de humillación humana concentrada. Una pesadilla a simple vista, en la ciudad de los sueños.


Alston gira a la derecha.


Entonces comienza un viaje de dos semanas en el lado oscuro del Sueño Americano. El centro de atención del relator de la ONU, un árbitro independiente de los estándares de derechos humanos en todo el mundo, ha caído en esta ocasión en los EE. UU., culminando el viernes con el lanzamiento de su informe inicial en Washington.

 

 
Philip Alston, Relator de la ONU, en las calles de Los Angeles. Foto: Dan Tuffs para The Guardian


Su misión de investigación en la nación más rica que el mundo haya conocido le ha llevado a investigar la tragedia en su núcleo: los 41 millones de personas que oficialmente viven en la pobreza.


De ellos, nueve millones tienen cero ingresos en efectivo: no reciben un centavo en sustento.


El viaje épico de Alston lo ha llevado de costa a costa, la privación a la privación. Comenzando en Los Ángeles y San Francisco, recorriendo el sur profundo, viajando a la mancha colonial de Puerto Rico y luego de vuelta al devastado país carbonífero de Virginia Occidental, ha explorado el daño colateral de la dependencia de los Estados Unidos de la empresa privada con exclusión del público ayuda.


The Guardian tuvo un acceso sin precedentes al enviado de la ONU, lo siguió mientras cruzaba el país, asistiendo a todas sus paradas principales y siendo testigo de la pobreza extrema que está investigando de primera mano.
Piense en ello como tiempo de amortización. Como dijo el propio relator especial de las Naciones Unidas: “Washington tiene mucho interés en señalar los fallos de la pobreza y los derechos humanos en otros países. Esta vez estoy en los Estados Unidos “.

La gira llega en un momento crítico para Estados Unidos y el mundo. Comenzó el día en que los republicanos en el Senado de los EE. UU. votaron a favor de amplios recortes de impuestos que ofrecerán una bonanza para los superdotados a la vez que aumentan los impuestos a muchas familias de bajos ingresos. Los cambios exacerbarán la desigualdad de riqueza que ya es la más extrema en cualquier nación industrializada, con tres hombres, Bill Gates, Jeff Bezos y Warren Buffet, que poseen tanto como la mitad de todo el pueblo estadounidense.

A los pocos días de la visita de la ONU, los líderes republicanos dieron un gran paso adelante. Anunciaron planes para recortar programas sociales claves en lo que equivale a un ataque contra el estado de bienestar ya de por sí raído.

“¡Buscar! Miren esos bancos, las grúas, los condominios de lujo que suben “, exclamó el general Dogon, que era un homeless en Skid Row y ahora trabaja como activista local con Lacan. “Aquí abajo, no hay nada”. Ves las tiendas una detrás de la otra, no hay lugar para que la gente vaya “.

 

David Busch es un hombre sin casa en Venice Beach, Los Angeles. Foto: Dan Tuffs para The Guardian

 

California fue un punto de partida adecuado para la visita de la ONU. Es un ejemplo de la gran riqueza generada en el boom tecnológico del 0,001%, y el aumento resultante en los costos de la vivienda que ha disparado la indigencia. Los Ángeles, la ciudad, por mucho, con la población más grande de habitantes de las calles en el país, está lidiando con cifras de crisis que aumentaron un 25% el año pasado a 55,000.
Ressy Finley, de 41 años, estaba ocupada esterilizando el balde blanco que usa para bañarse en su tienda en la que ha vivido durante más de una década. Ella mantiene su sala de estar, una masa de colchones y mantas gastadas y algunas posesiones variopintas, lo más limpio que puede en una batalla perdida contra ratas y cucarachas. Ella también soporta olas de chinches, y tiene grandes verdugones en su hombro para probarlo.
Ella no recibe ingresos formales, y lo que gana reciclando botellas y latas no es suficiente para pagar el alquiler promedio de $ 1,400 al mes por una habitación pequeña de una habitación. Un amigo le trae su comida cada dos días, el resto del tiempo depende de misiones cercanas.

Lloró dos veces en el curso de nuestra breve conversación, una vez cuando recordó cómo los trabajadores sociales le quitaron a su hijo pequeño de sus brazos debido a su adicción a las drogas (ahora tiene 14 años, nunca lo volvió a ver). La segunda vez fue cuando aludió al abuso sexual que la puso como una niña en el camino hacia las drogas y la falta de vivienda.

Teniendo en cuenta todo eso, es notable lo positivo que queda Finley. ¿Qué piensa ella del Sueño Americano, la idea de que todos puedan hacerlo si se esfuerzan lo suficiente? Ella responde al instante: “Sé que voy a lograrlo”.

¿Una mujer de 41 años que vive en la acera en Skid Row va a llegar?

“Claro que lo haré, siempre que conserve la fe”.

¿Qué significa “hacerlo” para ella?


“Quiero ser escritor, poeta, emprendedor, terapeuta”.

 

Ressi Finley, quien vive en una carpa en la 6th street en Los Angeles. Foto: Dan Tuffs para The Guardian

 

Robert Chambers ocupa el siguiente pedazo de acera junto a Finley’s. Ha creado un área alrededor de su tienda de paletas de madera, lo que pasaría en Skid Row como una casa jardín.

Tiene un letrero que dice “Homeless Writers Coalition”, el nombre de un grupo que dirige para dar dignidad a las personas sin hogar contra lo que él llama los aspectos “animalísticos” de sus vidas. Él se refiere a la falta de baños públicos que obliga a las personas a hacer sus necesidades en las calles.

 

Las autoridades de Los Angeles han prometido brindar más acceso a los baños, un tema crítico dado el brote mortal de hepatitis A que comenzó en San Diego y se está extendiendo en la costa oeste, cobrándose 21 vidas principalmente por falta de saneamiento en campamentos de personas sin hogar. Por la noche, los parques y servicios locales están cerrados específicamente para mantener alejados a los desamparados.

 


Skid Row ha utilizado nueve baños por la noche para 1.800 personas que van a la calle. Esa es una proporción muy inferior a la exigida por la ONU en sus campamentos para los refugiados sirios.

“De hecho, es inhumano, y, al final, adquirirás la psicología animal”, dijo Chambers.

Él ha estado viviendo en las calles por casi un año, tras haber violado sus términos de libertad condicional por posesión de drogas y, a su vez, ser expulsado de su apartamento de bajo costo. No hay ayuda para él ahora, dijo, no hay cuestión de “hacerlo”.

“¿La red de seguridad? Tiene demasiados agujeros para mí “.

De todas las personas que se cruzaron con el Relator de la ONU, Chambers fue el más desdeñoso del sueño americano. “La gente no se da cuenta, nunca mejora, no hay recuperación para personas como nosotros”. Tengo 67 años, tengo una enfermedad del corazón, no debería estar aquí. Puede que no sea mucho más tiempo “.

Eso fue una gran cantidad de mal karma para absorber en el primer día, y se estremeció incluso a un estudioso experimentado de dificultades como Alston. Como relator especial de la ONU, ha informado sobre la extrema pobreza y su impacto en los derechos humanos en Arabia Saudita y China, entre otros lugares. ¿Pero Skid Row?

“Me sentía bastante deprimido”, le dijo a The Guardian más tarde. “El interminable redoble de historias de terror. En cierto punto, uno se pregunta qué puede hacer alguien al respecto, y mucho menos a mí “.

Y luego tomó un vuelo hasta San Francisco, al distrito de Tenderloin, donde se congregan personas sin hogar, y entró a la iglesia de San Bonifacio.

Lo que vio allí fue un analgésico para su alma.

 

Continuará....

(Tomado de The Guardian / Traducción de Cubadebate)

Publicado enInternacional