La debilidad del gobierno de Boric y la Convención constituyente

La periodista Francisca Sandoval, baleada por grupos que actúan en connivencia con las fuerzas policiales cuando cubría las marchas del 1º de mayo para el canal comunitario Señal 3 La Victoria, ha muerto, tras 11 días de agonía. Mientras tanto, el presidente Gabriel Boric ratifica a Ricardo Yáñez como general director de Carabineros. Su pasado represor no es obstáculo para su nombramiento. Asimismo, la negativa a retirar las fuerzas armadas del Wallmapu, territorio Mapuche, transmite un mensaje de apoyo a las compañías madereras, terratenientes y trasnacionales. Bajo el eufemismo "estado intermedio", las fuerzas armadas mantendrán su presencia en las regiones de Biobío y La Araucanía para garantizar el orden y la seguridad de la población, declaró el subsecretario de interior, Manuel Monsalve.

Gabriel Boric, el presidente más joven en la historia de Chile, tomo posición el 11 de marzo en medio de la algarabía general y cientos de invitados internacionales. Dos meses antes, sorprendía a propios y extraños designando a sus ministros. Algunos pertenecían a los partidos que gobernaron Chile desde el progresismo. Algo inexplicable, si se considera que el estallido social de octubre de 2019 agitó como bandera su rechazo. Sin embargo, el presidente Boric no tuvo remilgos. Personajes que han contribuido al mantenimiento del neoliberalismo, apuntalado sus reformas, y bajo acusaciones de prácticas clientelares, forman parte de su gobierno. ¿Por qué esta decisión?

Sin duda, debió ser meditada con sus asesores. ¿Se trataba de enviar un guiño hacia quienes vaticinaban un gobierno rupturista? ¿Era una manera de conseguir apoyos en territorio enemigo? Añadir interrogantes es fácil. Sin embargo, creo que se debe más a una estrategia de coyuntura y una debilidad estructural. Se trataría de fortalecer la Convención Constitucional y de esa manera al gobierno, evitando roces con socialistas, democratacristianos e independientes neutrales, cuyas decisiones pueden contribuir a redactar una nueva constitución "progresista". De logarlo, Gabriel Boric pasaría a la historia como enterrador del pinochetismo constitucional. Su visita a los convencionales nada más tomar posesión del cargo contrasta con el boicot de Sebastián Piñera y supone un aval, más allá del resultado final.

Sin mayoría en el parlamento, sus decisiones están permeadas por el resultado del plebiscito constitucional, a celebrarse el próximo 4 de septiembre. La necesidad de aprobar la nueva Carta Magna es un objetivo prioritario. Su rechazo provocaría una hecatombe. La derecha lo sabe y ha puesto toda su actividad en demostrar que la propuesta de Carta Magna "sobrepasa todas las líneas rojas". Por consiguiente, es poco representativa del país. Presa del estallido social, está sesgada por miembros que la han secuestrado, avivando viejos odios políticos que alteran la paz y el buen orden. Por otro lado, dirán, los convencionales "progresistas" son incompetentes y frívolos.

Para contrarrestar este dislate, la derecha moviliza fuerzas en campo propio y ajeno. Ex dirigentes de la concertación, premios nacionales, senadores, diputados, ex rectores de universidad, ex ministros, se adhieren al movimiento "Amarillos por Chile", cuyo ideario puede sintetizarse en el eslogan "Una constitución sin ideologías. Ni de derechas ni de izquierdas". Fulvio Rossi, ex senador socialista y amarillista, se despacha tildando a los convencionales de redactar una Constitución totalitaria, sin respeto a la propiedad privada. En contraposición, la actual Carta Magna, tras las reformas introducidas por Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, sería un ejemplo de consenso, democracia y armonía social. Con este argumentario, compartido por los miembros de "Amarillos por Chile", el fantasma del rechazo se vuelve una alternativa a proponer como opción. De esa manera, la constitución pinochetista seguiría vigente.

Una derrota sería difícil de encajar por el gobierno de Gabriel Boric. Su fuerza depende del resultado en el plebiscito. Un triunfo podría incluso ser interpretado como un éxito personal. Pero el gobierno se ha encharcado y no ha sido capaz de fortalecerse; por el contrario, ha demostrado no estar a la altura de las expectativas. A poco de andar sigue la misma trayectoria de gobiernos anteriores. Los movimientos sociales, en los cuales debía apoyarse, han sido desmovilizados, cuando no reprimidos. De tal manera que el partido del orden se recompone. Cuarenta años de transacciones, corruptelas, favores, enriquecimiento fraudulento y pactos espurios genera redes, y visto que el gobierno no los ataca, se siente con renovadas fuerzas. Su poder se encuentra en las instituciones: fuerzas armadas, jueces, empresarios, curia, banqueros. Representan un poder fáctico. Así, más allá de los brindis al sol, la realidad sugiere que el dique para avalar una acción de gobierno en el medio plazo, una nueva constitución "progresista", se esfuma entre decisiones controvertidas, prácticas clientelares y errores de principiante. La arrogancia de quienes pensaron que gobernar un país era similar a tener el mando de un sindicato estudiantil, se topan con viejos lobos con años de experiencia. Soberbios y sin humildad, están siendo engullidos por tiburones de la política. Se cuenta que al presidente Salvador Allende, en marzo de 1973, época de las elecciones legislativas, le informaron la intención de un pariente deseoso de postularse al Senado, su respuesta fue demoledora: "Sin experiencia se lo van a comer vivo. Allí no tendrá ninguna opción de sobrevivir. Mejor que se olvide y se presente a diputado". Saque usted las conclusiones.

Publicado enInternacional
Paro armado, la vergüenza del Gobierno

Nuevamente, nuestra Comunidad de Paz, acude a la humanidad y a la historia para dejar constancias de nuevos hechos perpetrados conjuntamente entre paramilitares y Estado.

Nuestra región, continúa en un círculo vicioso donde el estado y el paramilitarismo es la principal droga que; somete, amenaza, tortura, controla y mata la vida social y campesina. Es la voz del paramilitarismo la que se impone a todas anchas, en la cual toda la población debe obedecer sus directrices o asume las consecuencias.

¿Hasta cuándo el Gobierno va a permitir que se siga controlando al que humildemente cultiva la tierra para el sustento de sus familias y del país? Es una vergüenza, estos gobiernos de turno, tras sus mandatos, dejan cientos de miles de violaciones al derecho internacional humanitario, entre ellos, los líderes y lideresas asesinados en los últimos meses en el país, quedando las víctimas condenadas al olvido y a la impunidad absoluta. ¡Que dolor!

Hoy, el paramilitarismo sigue siendo la mayor fuerza oscura con la que se cuenta para realizar el trabajo criminal que no pueden hacer a la luz pública las instituciones del estado. Urabá es un ejemplo, la misma Brigada XVII del ejército y la Policía Urabá han sido los garantes y aliados de los paramilitares. En muchas ocasiones operaron conjuntamente para realizar falsos positivos y masacres en el Urabá y el País. Hoy, no parece que esas alianzas se hayan terminado, pues los paramilitares autodenominados AGC tienen el absoluto control en todo el territorio e incluso conviven y comparten con la fuerza pública en San José, Nuevo Antioquia, Piedras Blancas entre otros corregimientos del Urabá y no hay ni el más mínimo interés en desmantelar estas estructuras paramilitares.

Se acercan elecciones presidenciales en el país, y se evidencia las diversas acciones conjuntas de las maquinarias que han gobernado, vendido y desangrado nuestra Patria. Estos, buscan cómo seguir aferrados al poder, y para ello, cuentan con la corrupción en los órganos de control existentes en las diversas instituciones Estatales. Ojalá, que las buenas ideas de un país mejor sean las que ganen, pues ya es momento de un cambio a esta dictadura que solo ha destruido y arruinado el país.   

Los nuevos hechos son los siguientes;

  • ·El viernes santo 15 de abril de 2022, en la vereda La Esperanza del corregimiento de San José, se realizó un evento donde el reconocido paramilitar alias el COCHERO celebró su matrimonio en medio de una gran multitud de personas que participaron en su boda, este personaje hace ya un tiempo llegó a la vereda El Porvenir como paramilitar para ejercer control allí.
  • ·El viernes 22 de abril de 2022, en la vereda la Unión, del Corregimiento de San José de Apartadó se realizó una jornada comunal de arreglo del camino de herradura impulsada por la junta de acción comunal de dicha vereda y con la participación de efectivos miembros de la Brigada XVII del ejército nacional con sede en Carepa, Antioquia. En dicha jornada, un agente del ejército nacional que participaba, procedió a leer a todos los allí presentes, la constancia pública del pasado 18 de abril de 2022de la Comunidad de Paz. Manifestando en tono de burla que, “lo más seguro es que esa comunidad de paz hoy o mañana volverá a sacar constancia de esta jornada de trabajo” se supo que el uniformado rechazó tajantemente nuestras constancias al manifestar que estuvo investigando a comerciantes de la vereda la Unión sobre el paradero o conocimiento del paramilitar alias Adolfo Guzmán. A ¿Quién se le ocurre interrogar a las víctimas frente a los victimarios?  Dejamos constancias de que a pocos metros de donde se encontraban los uniformados, se hallaba también alias Adolfo Guzmán, realizando labores de arreglo de camino.  Este mismo sujeto, ya el pasado 3 de abril de 2022 había amenazado a comerciantes de La Unión, de igual forma participó de la jornada comunal el pasado 8 de abril de 2022 en compañía de miembros de la brigada XVII del ejército nacional y constatado por miembros de nuestra Comunidad de Paz. Este sujeto habita en una vivienda junto a las instalaciones del ejército nacional adscritos al batallón N.6 de desminado en la parte de arriba del centro poblado de la Unión, pero nadie lo conoce y menos los militares.
  • ·El sábado 23 de abril de 2022, nuestra Comunidad de Paz fue informada de un evento privado que realizara un reconocido cantante de música popular en un establecimiento público en el centro poblado de San José. Según los testigos, se evidencio la presencia del reconocido mando paramilitar alias LEÓN excombatiente de las Farc-ep y firmante de los acuerdos de Paz, conocido con el alias la “FIERA”. Dicho evento musical se realiza en medio de una fuerte presencia de policía y militar en el casco urbano de San José donde actualmente existe una base militar y un búnker de la Policía Nacional. Se argumenta que el artista tiene algún parentesco familiar con este mando paramilitar.
  • ·El domingo 24 de abril de 2022, cuando una comisión de nuestra Comunidad dePaz se dirigió a la vereda la Resbalosa, se pudo constatar que allí había presencia de varios reconocidos paramilitares, minutos después en el camino entre las veredas Mulatos y La Resbalosa se notó la presencia de un paramilitar que se dirigía a la Resbalosa, ya en horas de la tarde se vio regresar a Mulatos.
  • ·Este mismo domingo 24 de abril de 2022, en la vereda la Resbalosa nuestra Comunidad de Paz,fue informada de amenazas de un paramilitar contra la maestra de dicha vereda. El reconocido paramilitar le advirtió a la maestra que tenía los días contados, por tal motivo, la maestra fue trasladada a otra instalación educativa.
  • ·El lunes 25 de abril de 2022, mientras una delegación de nuestra Comunidad de Paz, adelantaba una jornada comunitaria de mejoramiento de la vía en el sector el barro de la vereda Mulato, fue hallado un artefacto explosivo que habría sido instalado junto al camino y dañado por los semovientes que transitan por el lugar. Según el mal estado del mismo, estaba allí desde hacía muchos años. Tales artefactos como estos, son los que vienen supuestamente desactivando el batallón de desminado N.6 del Ejército Nacional. A juzgar por el largo tiempo que llevan en la zona, la millonada que habrán invertido en dichas jornadas sin que a la fecha se evidencien avances significativos de desminados. Creemos que la estadía en estos lugares responde a otros intereses, pues las integraciones sociales son más su afán que la de hallar los artefactos explosivos.
  • ·Este mismo lunes 25 de abril de 2022, en la vereda mulatos, más exactamente junto a nuestro espacio de vida y trabajo de la Aldea de Paz Luis Eduardo Guerra, nuestra Comunidad de Paz, tuvo conocimiento de la presencia constante del paramilitar alias “GRIPIN”, en reuniones y demás actividades en la casa comunal, este paramilitar, hace presencia y control permanente en la zona y reside en la casona en la vereda mulatos medios.
  • ·El jueves 5 de mayo de 2022, en horas de la tarde nuestra Comunidad tuvo conocimiento de la advertencia de los paramilitares de un paro armado decretado para su cumplimiento a partir del día 5 de mayo de 2022 hasta el 10 de mayo de 2022. Ya en horas de la tarde, las actividades comerciales, transportes entre otras fueron cerradas. Este mismo jueves 5 de mayo de 2022, un grupo de estudiantes que provenían de la escuela de la vereda Arenas Altas a integrarse con estudiantes de la escuela de la vereda la Unión, fueron interceptados por paramilitares que hacen presencia en la unión, quienes ordenaron regresar a sus casas.
  • ·El viernes 6 de mayo de 2022, se ha constatado que el paro armado decretado por los paramilitares, ha surtido efecto; vehículos incinerados, los centros comerciales, oficinas, comercio en general y laboral, estudiantil, de transportes y en si toda actividad en general fue paralizada por órdenes de los paramilitares. Y nos preguntamos, ¿Dónde están las fuerzas de seguridad del Estado? ¿En qué queda el estado de Derecho? ¿No es esto la evidencia de un Estado secuestrado por las mafias y el poder que lo domina? Se evidencia que no son las armas las que nos libertan, por el contrario, nos esclavizan.
  • ·Este mismo viernes 6 de mayo de 2022, se tuvo conocimiento de que dos paramilitares hicieron presencia en el área poblada de la vereda la Unión el pasado jueves 5 de mayo de 2022, y ordenaron a los comerciantes cerrar sus locales, y ordenaron a la población civil no realizar ningún tipo de actividad comunal como el que tenían programado para el día de hoy, y de igual forma ninguna actividad personal fuera de la casa, esos reconocidos paramilitares están haciendo rondas en el centro poblado de La Unión impidiendo el comercio, recordar que allí, hay una fuerte presencia militar que además tenían programada actividad comunal con la junta y prefirieron acatar las órdenes y el control paramilitar.  
  • ·Este mismo viernes 6 de mayo de 2022, en el casco urbano de San José, los locales comerciales amanecieron cerrados, el caserío fantasma, ni un soldado, ni un policía se veían allí, ni siquiera en sus guarniciones militares. Los soldados y policías están encerrados.  

Estos hechos claramente evidenciados por nuestra comunidad y la población de nuestra región, muestra de cómo el gobierno ha sido permisivo con el paramilitarismo y lo ha venido dejando que sean ellos los que realicen su trabajo sucio de control y sometimiento de la población civil.

San José y sus veredas se han convertido en el campo propicio de libertad y tranquilidad para los paramilitares y la fuerza pública que conviven sin hacerse ningún tipo de daño, lo que cada vez lo hace más cómplice de sus crímenes.

Siempre que renovamos la memoria de nuestros sufrimientos, renovamos también nuestros sentimientos de gratitud a numerosas personas y comunidades de Colombia y del mundo que caminan espiritualmente con nosotros y nos llenan de energía resistente.

                                Comunidad de Paz de San José de Apartadó

                                                        Mayo 6 de 2022

Publicado enColombia
Los falsos positivos, problema de fe y problema de todos

Durante los días 26 y 27 de abril, en Ocaña, tuvo lugar una audiencia de la Jurisdicción Especial para la Paz y lo que allí se dijo dejó estremecida a la Colombia sensible.  9 militares y un civil que colaboraba con ellos confesaron crímenes de lesa humanidad y dejaron patente lo que tanto se ha tratado de negar, y es que una estructura criminal se incrustó en nuestro ejército colombiano, y fue esa la que dio lugar a 6.402 ejecuciones extrajudiciales, aquí conocidas como “falsos positivos”,  y esto atendiendo sólo a los casos que han llegado al registro del mencionado tribunal, y es que, según los familiares de los desaparecidos, son todavía muchísimos más.  Después de lo que oímos no hay más lugar a negacionismo y los familiares saben que apenas empieza a destaparse lo que todos tenemos que saber y echarnos a la conciencia para poder construir un nuevo país.

Los militares confesaron que para tener contento a un gobierno que pedía resultados, esto es bajas, y presionaba para poder demostrar que ganaba la guerra, recurrieron a reclutar muchachos inocentes, a llevárselos con promesas de trabajo, y mientras todo esto lo hacían unos, los otros preparaban la escena de un supuesto combate, conseguían los uniformes de guerrilleros que les pondrían después de asesinarlos, se proveían de las armas que habría que dejar en los puños de los muertos y hacían los documentos para certificar su “triunfo”, los tenían unos días en casas que se prestaban para ello, y el día acordado los asesinaban borrando todo rastro de su identidad para que sus seres queridos no los encontraran.  Y la cosa no terminaba ahí, después de presentar los resultados, los asesinos recibían dinero, vacaciones, ascensos, condecoraciones, “la gloria militar”.

Víctima es la palabra que usamos para designar lo que se sacrifica en un altar, lo que se le ofrece a un ídolo.  Sólo los ídolos piden víctimas, Dios que es padre, no las quiere y no quiere la sangre de nadie;  si hay víctimas en Colombia es que hay ídolos puestos sobre nuestros altares y están diciéndonos, con sus gritos y su muerte, que, incluso cuando vamos a los templos y hacemos caridad, estamos no delante de Dios sino de muchos ídolos.  Dios es uno, los ídolos son muchos, son legión. Sangre derramada es siempre señal de ídolos apaciguados. Entonces, ¿cuáles son esos ídolos que nos han pedido sobre sus altares 6.402 “falsos positivos” y que se siguen tragando la sangre de 9.263.826 víctimas contadas en el Registro Único de Víctimas (RUV)? ¿Mientras las rodillas de las mayorías cristianas y católicas se doblan en los templos, delante de quien se arrodillan los corazones?

Hay una palabra que puede señalarnos la identidad de uno de estos ídolos, y es “seguridad”.  La invocamos a menudo y nuestros gobiernos se glorían de ella; a nombre de la seguridad se impusieron las dictaduras en nuestra América Latina y se persiguió, se torturó, se desapareció, se asesinó; la seguridad como un dios al que había que apaciguar y tener tranquilo.  Y esa misma palabra, que nombra un ídolo, tiene mucha historia en Colombia, y sigue siendo clave para atraer adoradores en la campaña electoral de estos días. 

Todo lo que promete un ídolo es mentira y aquí en esta palabra si que hay mentiras; por lo que hemos oído en la audiencia de esta semana llegamos a saber que la tal seguridad era sólo una falacia para cuidar capitales, pero no para cuidar a la gente.  Los dueños de fincas y de las empresas se arrodillaban ante la seguridad que les ofrecían los militares que cuidaban las carreteras para que pudieran salir a visitar sus predios, a hacer sus negocios y a divertirse, y desconocían, o ni les interesaba, que  muchachos desempleados y en la miseria no pudieran salir  a buscar trabajo porque los reclutaban miembros de las mismas fuerzas armadas para asesinarlos, vestirlos de guerrilleros, perder sus documentos, incluidas sus libretas militares, y lograr presentarlos como NN. muertos en combate, y como suceso de estrategia militar. La seguridad, ese dios al que los gobernantes y militares, ofrecían su culto, y al seguir negándololo siguen haciendo, puso la muerte en una institución que está para cuidar la vida de todos los colombianos.

Todo esto de los “falsos positivos” es para los creyentes, para los que seguimos a Jesús, no sólo un problema de política, sino sobre todo un problema de fe; no es un problema de los militares, sobre los que cae una tremenda responsabilidad, es un problema de todos los que hemos adorado este ídolo con la indiferencia, mirando desde lejos, alegando que los sacrificados “no estarían cogiendo café” y que “quién sabe en qué cosas andarían para que les haya pasado lo que los pasó”, gozando del privilegio de comer tres veces al día y sin interesarnos por los 21 millones de personas que en este país se ubican en la pobreza.  Sí, esto de los falsos positivos es problema de todos y es problema de fe.

Seguir adorando la seguridad pedirá siempre más víctimas, acaba de pasar la masacre del Putumayo, que nos da indicios de que todavía estamos arrodillados ante este altar de muerte.  El culto que Dios pide, si queremos ser coherentes con la fe que decimos profesar las mayorías colombianas, es el cuidado, cuidar de los más vulnerables, de los más pobres; por algo la palabra culto es pariente de la palabra cuidado.  Dar culto a Dios es cuidar lo que Dios cuida y Dios cuida a los pobres; hay pues que pasar de la seguridad al cuidado; del cuidado vendrá entre otras cosas seguridad, pero no como un ídolo para adorar, sino como un fruto para gozar esta vida y vivirla como hijos e hijas de Dios. La gloria de la patria no es inmarcesible, como cantamos orgullosos en el himno nacional, y aquí, asesinando así a estos muchachos, oficiando al dios seguridad, sí que se ha marchitado.  Mientras busquemos la seguridad de los capitales y no cuidemos de la vida de los más pobres seguiremos en estos altares de muerte y terminaremos todos sacrificados. La gloria que no se marchita es la de Dios, y esta no es otra que la vida de los pobres.

Publicado enColombia
El gasto chino de Defensa crecerá un 7,1% en 2022

El dato se da a conocer tras un año de crecientes tensiones con Taiwán, territorio sobre el que China reclama la soberanía.

 

China aumentará su gasto de Defensa un 7,1% este año, según un informe preliminar presentado este sábado en la sesión inaugural del Legislativo chino (Asamblea Nacional Popular, ANP), la cita política más importante del año en el país asiático.

El presupuesto ascenderá a los 1,45 billones de yuanes (229.513 millones de yuanes, 33.223 millones de euros), dato que se revisará durante el plenario anual de la ANP, que durará hasta el próximo sábado.

De esta manera, el avance del presupuesto de Defensa será superior al esperado para el conjunto de la economía, para la que las autoridades se han marcado un objetivo de crecimiento de en torno al 5,5% para este año.

En 2021 el presupuesto militar del gigante asiático, que se ha mantenido en torno al 1,3% del PIB en los últimos años, creció un 6,8% hasta los 1,35 billones de yuanes (195.187 millones de euros al cambio actual).

El dato se da a conocer tras un año de crecientes tensiones con Taiwán, territorio sobre el que China reclama la soberanía, y mientras Europa atraviesa un grave momento a cuenta de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, uno de los principales aliados de Pekín.

En su discurso este sábado al presentar su informe de trabajo ante la sesión inaugural del Legislativo, el primer ministro, Li Keqiang, afirmó que China "profundizará en el adiestramiento y los preparativos militares" para "defender la soberanía" del país.

"Debemos profundizar integralmente el adiestramiento y los preparativos militares, y desplegar la lucha militar con firmeza y flexibilidad, para defender la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de nuestro país", dijo.

Según el premier chino, el país busca "acelerar la construcción de un sistema logístico militar moderno" y poner en marcha un sistema para "la administración modernizada de su armamento y equipos". "Profundizaremos sin cesar la reforma de la defensa nacional y del Ejército", agregó.

Respecto a Taiwán, isla sobre la que China reclama su soberanía, Li indicó que Pekín va a "persistir" en sus políticas actuales, como el principio de 'una sola China', para "resolver la cuestión".

"Queremos impulsar el desarrollo pacífico de las relaciones a ambos lados del estrecho de Taiwán, así como la reunificación de la patria. Combatiremos tanto las actividades secesionistas en pro de la independencia de Taiwán como la intromisión de fuerzas externas en este asunto", afirmó. "Debemos superar las dificultades y unir esfuerzos para hacer de la revitalización de nuestra nación una causa magna y gloriosa", remató.

El funcionario también se refirió brevemente a la política exterior del país, enfatizando que China "perseverará" en que ésta sea "independiente y de paz". "China siempre ha trabajado por la paz mundial y contribuido al desarrollo global. Defendemos el orden internacional y queremos hacer nuevas y mayores aportaciones a la promoción de la paz y la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad mundiales", señaló Li.

05/03/2022

Publicado enInternacional
Miércoles, 02 Febrero 2022 05:50

Ciberataques: la 'otra' guerra de Rusia

Ilustración sobre ciberataques. — Dado Rublik / REUTERS

Al menos desde 2007, la ciberguerra es un hecho aunque no siempre es visible. Estamos en tiempos de guerra hibrida, en los que la amenaza militar viene acompañada de intentos de desestabilización, y las víctimas siempre son inocentes.

 

Es la guerra "que no se ve" pero cuyos ataques pueden afectar de lleno a sectores enteros de un país. La llamada guerra híbrida tiene una cara digital que estamos viendo en forma de ciberataques por el conflicto que mantiene Rusia en Ucrania. Las armas no son visibles pero el daño que hacen pueden ser enorme.

Marta Beltrán, profesora de informática de la universidad Rey Juan Carlos, investigadora en el campo de la ciberseguridad y co-fundadora del Cybersecurity Cluster del centro, recuerda que "cuando hablamos de guerra híbrida -que no sólo es tecnológica, sino diplomática, social, incluso migratoria- se habla de 'paz formal' o de 'zona gris', y esto parece que responde a lo que hay ahora" en la zona fronteriza entre Rusia y Ucrania. "No es guerra convencional, pero sí se juega a desmoralizar a la sociedad, intentar influir en la opinión pública de otro estado y que deje de confiar en sus instituciones", añade.

En el conflicto actual con Rusia ha habido ciberataques que parecen estar enmarcados en esta contienda que mantiene en alerta a la OTAN y al Gobierno de Putin. Los efectos se han dejado ver en Ucrania, en donde varios ciberataques coordinados desde Rusia afectaron a cerca de 70 páginas web oficiales del Gobierno, entre ellas la web del Gabinete de Ministros, del ministerio de Asuntos Exteriores, de Emergencia y otros, durante la noche del 13 al 14 de enero.

El centro de seguridad informática de Ucrania denunció la "huella rusa" tras el ciberataque masivo. "Para ocultarla, los ciberatacantes debían aludir (en su mensaje) a Bolín, la OUN-UPA, Galíchina, Polesia y otros territorios históricos. Es evidente que eso fue hecho deliberadamente para responsabilizar a Polonia del ciberataque", informó entonces el Centro de Comunicaciones Estratégicas y Seguridad Informática en un comunicado.

Poco más tarde, el Gobierno de Kiev aseguraba tener "todas las pruebas" para acusar a Rusia de dichos ataques. Para Ucrania, el campo de batalla por la seguridad se libra en varios planos: el militar, diplomático, histórico y ahora digital, según afirmó recientemente su ministro de Transformación Digital del país.

Otras acciones digitales contra el país incluyen, por ejemplo, la infección con código malicioso en equipos y sistemas de Microsoft bastante avanzado y que afecta a agencias del gobierno ucranianos relacionadas con la rama ejecutiva y emergencias, así como a una empresa privada de servicios web y hosting, que se sepa.

Incluso un inédito ataque de ransomware contra los ferrocarriles privados de Bielorrusia, aliada de Rusia, se ha enmarcado en este contexto de tensión: sus supuestos autores justificaron la acción para impedir el traslado de tropas rusas a la frontera del conflicto.

A fuego lento

El año 2007 supuso un hito en cuanto a la visibilidad de una guerra soterrada en el mundo digital y en las redes. La opinión pública internacional supo de la existencia de la llamada 'ciberguerra fría' a raíz de auténticos 'bombardeos informáticos' contra Estonia (ataques que llegaron a bloquear sistemas de algunos bancos y periódicos tras el derribo de una estatua en su capital, Tallín), o los casos de espionaje industrial masivo que sufrieron potencias como Alemania, Reino Unido o EEUU. Desde entonces, cayó una barrera y los estados comenzaron a acusarse abierta y mutuamente de este tipo de ataques.

Las tensiones entre Occidente y Rusia se han ido cociendo a fuego lento, pero empezaron a escalar especialmente a partir la adhesión de la península de Crimea y el conflicto en el Donbás en 2014. La amenaza rusa de invadir Ucrania si no se repliegan las fuerzas de la OTAN está desencadenando desde el pasado año un periodo de inestabilidad que ha fomentado de alguna manera este tipo de acciones.

Por ejemplo, en el campo digital, el pasado mes de septiembre la UE ya denunciaba ataques contra políticos e instituciones comunitarias, todos ellos provenientes de la Federación Rusa. Y supone una escalada difícilmente controlable.

Una respuesta "difícil"

El investigador principal del Real Instituto Elcano Félix Arteaga considera que "sigue siendo muy difícil establecer la atribución de estos ataques, puede intuirse que detrás hay un estado cuando el nivel de sofisticación del ciberataque es tan elevado que sólo cabe tener detrás a un país como China o Rusia". "Este tipo de ataques necesitan mucha preparación", añade, en declaraciones a Público.

Algo en lo que coincide plenamente la profesora Beltrán, que apunta que "hoy existe el cibercrimen como servicio". "Hace muchos años la atribución de un ataque cibernético es complicada, porque hay muchos agentes diferentes que pueden estar patrocinados por un régimen pero también puede ser organizaciones criminales o terroristas, agentes mercenarios, etc", comenta, y añade además que "las víctimas de estos ataques y de las posibles respuestas son personas inocentes, porque la parte más débil, la parte más vulnerable de la sociedad, se usa como arma en una guerra híbrida, como puede suceder si dejas en pleno invierno a la gente sin gas".

Así, mientras que los ataques para tumbar sitios web (que suelen ser de denegación de servicio, o DDoS) puede provenir de grupos nacionalistas afines a una causa, pero también de grupos criminales organizados, que ven en este maremagno una oportunidad de obtener beneficios económicos. O una mezcla de ellos, en una suerte de "grupos mercenarios digitales" que actúan en su propio beneficio pero con el visto bueno o incluso la protección de un estado.

"Todo esto complica bastante la posibilidad de respuesta por parte de Occidente", afirma Arteaga, "porque el dilema es cómo utilizar las capacidades ofensivas de represalia, o incluso preventivas, para evitar una escalada por culpa de una desproporción en la respuesta". Según este experto, existe un riesgo de verse "atrapado" ya que la respuesta a veces sólo puede ser una defensa (algo relativamente fácil, como desviar un ataque DDoS).

El enemigo silencioso

Algunos de los ataques más sofisticados (y dañinos) se producen de forma que "pasan desapercibidos", recuerda Arteaga, que incide en que "lo preocupante es no saber" que existe código malicioso en los propios sistemas. "Este tipo de ataque consiste en la inserción de código que no está 'dormido', sino que busca sistemáticamente las vulnerabilidades hasta que llega la hora de ser activados", explica el experto, que añade que "ese tipo de malware sofisticado le da a un gobierno -de cualquier bando- la capacidad de ponerlo en marcha en un momento de crisis".

Existe la sospecha de que las grandes potencias tienen ya este tipo de software incrustado en los sistemas del contrario, añade el experto. "Lo vemos periódicamente, como por ejemplo el caso del ataque al oleoducto de Colonial en EEUU, cuyo origen había pasado desapercibido, cosa que convierte a esta herramienta en un medio de presión extraordinario".

"Lo difícil de esta hibridación, además, es que muchos grupos criminales organizados se 'aprovechan' de la situación para actuar en su propio beneficio", recuerda Arteaga. por su parte, Beltrán insiste en que, al final, es la parte más vulnerable de la sociedad la que sale perjudicada en estos ataques y contraataques. Y todo aquello produce más inestabilidad.

01/02/2022 21:25

 

Publicado enInternacional
Sábado, 29 Enero 2022 06:25

La OTAN como religión

La OTAN como religión

La controversia entre Estados Unidos, la OTAN, Ucrania y Rusia no es totalmente nueva. Ya vimos la posibilidad de que se produjeran graves problemas en 2014, cuando Estos Unidos y los Estados europeos interfirieron en los asuntos internos de Ucrania y de forma encubierta o abierta contribuyeron al golpe de Estado contra el presidente elegido democráticamente de Ucrania, porque no jugaba el juego que Occidente le había asignado. Por supuesto, nuestros medios de comunicación aplaudieron el golpe como una “revolución de colores” con todos los oropeles de democracia.

Tal como señalan muchos profesores de derecho internacional y de relaciones internacionales, entre los que se incluyen Richard Falk, John Mearsheimer, Stephen Kinzer y Francis Boyle, la crisis de 2021/22 es una continuación lógica de las políticas expansionistas que ha seguido la OTAN desde la desaparición de la Unión Soviética. Esta estrategia de la OTAN lleva a la práctica la pretensión de Estados Unidos de tener la “misión” de exportar su modelo socioeconómico a otros países, con independencia de las preferencias de Estados soberanos o la autodeterminación de los pueblos.

Aunque los relatos de Estados Unidos y de la OTAN han demostrado ser inexactos y muchas veces deliberadamente falsos, el hecho es que la mayoría de los ciudadanos del mundo occidental cree de forma acrítica lo que se les dice. La “prensa de calidad”, como New York Times, Washington Post, The Times, Le Monde, El País, Neue Zürcher Zeitung y FAZ, es una eficaz caja de resonancia de las opiniones de Washington y apoya con entusiasmo la ofensiva de relaciones públicas y de propaganda geopolítica. Creo que se puede afirmar sin miedo a equivocarse que la única guerra que ha ganado la OTAN es la guerra de la información. Unos medios de comunicación corporativos dóciles y cómplices han logrado persuadir a millones de personas en Estados Unidos y Europa de que los tóxicos relatos de los Ministerios de Asuntos Exteriores son realmente verdad. Creemos en el mito de la “Primavera Árabe” y del “EuroMaidan”, pero nunca oímos hablar del derecho de autodeterminación de los pueblos, incluidos los rusos de Donetsk y Lugansk, ni de lo que se podría llamar “Primavera Crimea”.

A menudo me pregunto cómo es posible esto cuando sabemos que Estados Unidos mintió deliberadamente en el caso de conflictos anteriores para hacer que un agresión pareciera una “defensa”. Se nos mintió respecto al incidente del “Golfo de Tonkin” y a las supuestas armas de destrucción masiva en Irak. Hay muchas pruebas de que la CIA y el M15 han organizado acontecimientos de “falsa bandera” en Oriente Próximo y otros lugares. ¿Por qué estas masas de personas instruidas no toman cierta distancia y se hacen más preguntas? Me atrevo a formular la hipótesis de que la mejor manera de entender el fenómeno de la OTAN es entenderlo como una religión laica. De este modo se nos permite creer sus relatos inverosímiles, porque podemos aceptar que son ciertos por una cuestión de fe.

Por supuesto, la OTAN no es precisamente una religión de las Bienaventuranzas y del Sermón de la Montaña (Matías V, 3-10), excepto por una Bienaventuranza típicamente occidental: Beati Possidetis, esto es, bienaventurados quienes poseen y ocupan. Lo que es mío, es mío; lo que es tuyo es negociable. Lo que ocupo lo he robado con todas las de la ley. Si consideramos la OTAN como una religión, podemos entender mejor determinados acontecimiento políticos en Europa y Oriente Próximo, Ucrania, Yugoslavia, Libia, Siria e Irak.

El credo de la OTAN es un tanto calvinista, un credo por y para los “elegidos”. Y, por definición, nosotros, Occidente, somos los “elegidos”, lo que significa “los buenos”. Solo nosotros nos salvaremos. Todo esto se puede aceptar por una cuestión de fe. Como cualquier religión, la religión de la OTAN tiene sus propios dogmas y su propio vocabulario. En el vocabulario de la OTAN una “revolución de colores” es un golpe de Estado, democracia es sinónimo de capitalismo, intervención humanitaria implica “cambio de régimen”, “imperio de la ley” significa NUESTRAS normas, el “Satán número uno” es Putin y el Satán número dos es Xi Jinping.

¿Podemos creer en la religión de la OTAN? Desde luego. Como escribió el filósofo romano-cartaginés Tertuliano en el siglo III d.C., credo quia absurdum: lo creo porque es absurdo. Y lo que es peor que el absurdo común y corriente, exige mentir constantemente al pueblo estadounidense, al mundo, a la ONU.

¿Ejemplos? El montaje propagandístico de las armas de destrucción masiva en 2003 no fue una simple “pia fraus” o mentira piadosa. Estuvo bien organizado y hubo muchos artífices. Lo triste es que un millón de personas iraquíes lo pagaron con sus vidas y su país quedó devastado. Como estadounidense, tanto yo como muchas otras personas gritamos “no en nuestro nombre”, pero ¿quién nos escuchó? El entonces Secretario General de la ONU Kofi Annan afirmó muchas veces que la invasión era contraria a la Carta de la ONU y cuando los periodistas le instaron a ser más preciso, afirmó que la invasión era “una guerra ilegal”. Peor que meramente una guerra ilegal era la violación más grave de los Principios de Nuremberg desde los juicios de Nuremberg, una auténtica revuelta contra el derecho internacional. No solo Estados Unidos sino también la llamada “Coalición de Voluntarios”, 43 Estados aparentemente comprometidos con la Carta de la ONU y con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, atacaron deliberadamente el estado de derecho internacional.

Se podría pensar que después de que te hayan mentido en cuestiones de vida o muerte, habría un sano escepticismo, un cierto grado de precaución; es de supone que las personas racionales pensarían “¿no hemos oído este tipo de propaganda antes?”. Pero no, si la OTAN es realmente una religión, aceptamos a priori sus dictámenes por una cuestión de fe. No ponemos en duda a [el actual secretario general de la OTAN] Jens Stoltenberg. Parece que existe un acuerdo tácito de que mentir en asuntos de Estado es “honorable” y que cuestionarlo es “antipatriótico”, de nuevo el principio maquiavélico de que el supuesto buen fin justifica los malos medios.

La apostasía es uno de los problemas de cualquier religión. Ocurre a menudo cuando los líderes de una religión mienten descaradamente a los fieles. Cuando las personas pierden la fe en los dirigentes actuales, buscan otra cosa en la que creer, por ejemplo, la historia, la herencia, la tradición. Me atrevo a considerarme un patriota estadounidense y un apóstata de la religión de la OTAN, porque rechazo la idea de “apoyo a mi país actúe bien o mal” (1). Quiero que mi país actúe correctamente y haga justicia, y que cuando el país vaya por el camino equivocado, quiero que vuelva a los ideales de la Constitución, de nuestra Declaración de Independencia, del discurso de Gettysburg (2), algo en lo que todavía puedo creer.

La OTAN se ha convertido en la religión perfecta para los matones y los belicistas, al igual que otras ideologías expansivas del pasado. En el fondo los romanos estaban orgullosos de sus legiones, los granaderos franceses morían gustosamente por las glorias de Napoleón, miles de soldados aplaudieron las campañas de bombardeo sobre Vietnam, Laos y Camboya.

Considero que la OTAN está dentro de la tradición del matón del pueblo. Pero la mayoría de los estadounidense no pueden saltar sobre sus propias sombras. La mayoría de los estadounidenses carece emocionalmente de la temeridad de rechazar a nuestros dirigentes, quizá porque la OTAN afirma ser una fuerza positiva para la democracia y los derechos humanos. Yo preguntaría a las víctimas de los drones y del uranio empobrecido en Afganistán, Irak, Siria y Yugoslavia qué opinan del historial de la OTAN.

Muchas religiones son solipsistas, autocomplacientes, se basan en la premisa de que ella y solo ella posee la verdad y de que el demonio amenaza esa verdad. La OTAN es una clásica religión solipsista, autosuficiente, interesada, basada en la premisa de que la OTAN es por definición la Fuerza buena. Un solipsista es incapaz de reflexionar sobre sí mismo, es incapaz de autocrítica, es incapaz de ver a los demás como a sí mismo, con fortalezas y debilidades, y posiblemente con algunas verdades también.

La OTAN se basa en el dogma de la “excepcionalidad” que Estados Unidos ha practicado durante más de dos siglos. Según la doctrina de la “excepcionalidad”, Estados Unidos y la OTAN están por encima del derecho internacional e incluso del derecho natural. “Excepcionalidad” es otra forma de expresar el dicho latino “quod licet Jovi, non licet bovi”: lo que Júpiter puede hacer no está permitido al común de los mortales. Nosotros somos los “bovi”, los bovinos.

Por otra parte, en Occidente estamos tan acostumbrados a nuestra “cultura del engaño” que reaccionamos sorprendidos cuando otro país simplemente no acepta que le hemos engañado. Esta cultura del engaño se ha convertido en algo tan natural para nosotros que ni siquiera nos damos cuenta cuando engañamos a otro. Es una forma de comportamiento depredador que la civilización todavía no ha logrado erradicar.

Pero, honestamente, ¿acaso la OTAN no es también un reflejo del imperialismo del siglo XXI, muy cercano al neocolonialismo? La OTAN no solo provoca y amenaza a los rivales geopolíticos, sino que en realidad saquea y explota a sus propios Estados miembros, no por la seguridad de esos, sino a beneficio del complejo militaro-industrial. A todo el mundo le debería parecer obvio, aunque no lo es en absoluto, que la seguridad de Europa radica en el diálogo y el compromiso, en comprender los puntos de vista de todos los seres humanos que viven en el continente. La seguridad nunca fue idéntica a la carrera de armamento y al ruido de sables.

Según el relato dominante, los crímenes cometidos por la OTAN en los últimos 73 años no son crímenes, sino lamentables errores. No solo como jurista, sino también como historiador reconozco que puede que estemos perdiendo la batalla por la verdad. Es bastante probable que dentro de treinta, cincuenta, ochenta años la propaganda de la OTAN se imponga como la verdad histórica aceptada, sólidamente consolidada y repetida en los libros de historia. En parte se debe a que la mayoría de los historiadores, al igual que los abogados, son plumas de alquiler. Olviden la ilusión de que a medida que pasa el tiempo aumenta la objetividad histórica. Bien al contrario, todos los bulos que los testigos presenciales pueden desmontar hoy se acaban convirtiendo en el relato histórico aceptado una vez que han muerto todos los expertos y ya no pueden cuestionar ese relato. Olviden los documentos desclasificados que contradicen el relato, porque la experiencia nos enseña que solo muy raras veces pueden acabar con una mentira política bien arraigada. En efecto, la mentira política no morirá hasta que haya dejado de ser útil políticamente.

Por desgracia, muchas personas en Estados Unidos y Europa siguen asumiendo el relato de la OTAN, quizá porque es fácil y reconfortante pensar que nosotros somos “los buenos” y que los “graves peligros” que hay “fuera de aquí” hacen que la OTAN sea necesaria para nuestra superviviencia. Como escribió Julio César en su De bello civile, quae volumus, ea credimus libenter”, esto es, creemos lo que queremos creer; dicho de otro modo, “mundus vult decepi”, es decir, en realidad el mundo quiere ser engañado

Objetivamente, la expansión de la OTAN y las constantes provocaciones a Rusia fue y es un peligroso error geopolítico, una traición a la confianza que le debemos al pueblo ruso y, lo que es peor, una traición a la esperanza de paz que comparte la gran mayoría de la humanidad. En 1989-1991 tuvimos la oportunidad y la responsabilidad de garantizar la paz del mundo. La arrogancia y la megalomanía mataron esa esperanza. El complejo militaro-industrial-financiero se basa en la guerra perpetua para seguir haciendo miles de millones de beneficios. 1989 podría haber marcado el comino de una era de aplicación de la Carta de las Naciones Unidas, de respeto del derecho internacional, de convertir las economías que dan prioridad a lo militar en economías de seguridad de los seres humanos y de servicios para ellos, de recorte de los inútiles presupuestos militares y de orientar los fondos liberados a erradicar la pobreza, la malaria y las pandemias, y de dedicar más fondos a la investigación y a desarrollar el sector sanitario, a mejorar hospitales e infraestructuras, a luchar contra el cambio climático, al mantenimiento de carreteras y puentes …

¿Quién es responsable de esta enorme traición al mundo? El difunto presidente George H.W. Bush y la difunta primera ministra británica Margaret Thatcher, junto con sus sucesores y todos sus asesores neoconservadores y defensores del “excepcionalismo”, además de los think tanks y los expertos que les alentaron.

¿Cómo fue posible esta traición? Solo por medio de la desinformación y la propaganda. Solo con la complicidad de los medios corporativos, que aplaudieron las ideas del “final de la historia” y del “ganador se queda con todo” de Fukuyama. Durante un tiempo la OTAN se deleitó con la ilusión de ser la única potencia hegemónica. ¿Cuánto duró esta quimera de un mundo unipolar? ¿Y cuántas atrocidades cometió la OTAN para imponer su hegemonía al mundo, cuántos crímenes contra la humanidad se cometieron en nombre de la “democracia” y de los “valores europeos”?

Los medios corporativos siguieron dócilmente el juego al declarar a Rusia y China nuestros enemigos jurados. Cualquier discusión razonable con los rusos y los chinos era y es condenada como “[política de] apaciguamiento”. Pero ¿no deberíamos mirarnos al espejo y reconocer que los únicos que deberíamos “apaciguarnos” somos nosotros? En efecto, tenemos que calmarnos y dejar de agredir a todos los demás: tenemos que parar las ofensivas tanto militares como informativas.

Si hay un país al que le importa muy poco el estado de derecho internacional (que también se conoce como el “orden internacional basado en normas” de Blinken) es, por desgracia, mi país, Estados Unidos de América.

Algunos de los tratados que Estados Unidos no ha ratificado son la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, el Estatuto de la Corte Penal Internacional, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, el Acuerdo de Cielos Abiertos, el Protocolo Facultativo de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, el Protocolo Facultativo de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, la Convención sobre los Trabajadores Migrantes, la Convención sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales…

Finalmente comprendemos que ni Huntington ni Fukuyama acertaron respecto al siglo XXI, quien acertó fue Orwell.

Por Alfred de Zayas | 29/01/2022

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Alfred de Zayas es profesor en la Geneva School of Diplomacy y desempeñó el cargo de Experto Independiente de la ONU para la Promoción de un Orden Internacional Democrático y Equitativo 2012-2018.

Notas de la traductora:

(1) En el original “my country right or wrong”, una expresión de patrioterismo atribuida a un militar estadounidense del siglo XIX, Stephen Decatur.

(2) El discurso de Gettysburg es el discurso más famoso de Lincoln. Lo pronunció en la ciudad de Gettysburg el 19 de noviembre de 1863, cuatro meses y medio después de la Batalla de Gettysburg de la guerra civil estadounidense. Invocando los principios de igualdad de los hombres consagrados en la Declaración de Independencia, Lincoln redefinió la guerra civil como un nuevo nacimiento de la libertad para Estados Unidos y su ciudadanía.

Fuente: https://www.counterpunch.org/2022/01/24/nato-as-religion/

Publicado enInternacional
Martes, 25 Enero 2022 05:31

Golpe de Estado en Burkina Faso

El depuesto presidente Roch Kaboré. Foto: AFP

Militares detuvieron al presidente Roch Kaboré

Una serie de motines militares desencadenaron en un golpe militar contre el presidente de Burkina Faso, Roch Kaboré, en medio de un amplio descontento social por la incapacidad del gobierno de responder a los constantes ataques de grupos yihadistas. Según confirmaron las agencias internacionales, Kaboré fue detenido y recluido en un cuartel de Uagadugú, capital del país de África occidental. 

"El presidente Kaboré, el jefe del parlamento (Alassane Bala Sakandé) y los ministros están efectivamente en manos de los soldados" en el cuartel de Sangoule Lamizana en Uagadugú, dijo una fuente de seguridad a la agencia AFP. 

Militares amotinados

La detención ocurrió tras un domingo tenso en el país, en el que se registraron disparos en varios cuarteles militares en un supuesto motín para exigir mejoras en las Fuerzas Armadas, que se enfrentan sin éxito a grupos armados yihadistas, afiliados a Al Qaida y al grupo Estado Islámico. 

Los ataques, dirigidos a civiles y militares son cada vez más frecuentes en la ex colonia francesa y se concentran en el norte y el este del país. La violencia de los grupos yihadistas ha matado a más de 2.000 personas en casi siete años y ha obligado a 1,5 millones a huir de sus hogares. Una situación similar a la que viven los países vecinos de Malí y Níger. 

Los soldados se amotinaron el domingo en varios cuarteles de Burkina Faso para exigir la renuncia de los jefes del ejército así como "medios adecuados" para luchar contra los yihadistas, que actúan en el país desde 2015. El domingo por la noche se oyeron disparos cerca de la residencia del jefe de Estado y un helicóptero sobrevoló la zona con todas las luces apagadas, según los residentes.

Esta mañana, un periodista de la AFP vio a una decena de soldados encapuchados y armados apostados frente a la sede de la Radio Televisión de Burkina (RTB), que emitía programas de entretenimiento. 

La presidencia de Kaboré

El presidente Kaboré llegó al poder en 2015 --tras el largo periodo del gobierno fraudulento de Blaise Compaoré-- y fue reelegido en noviembre de 2020, con el 57,8% de los votos, con la promesa de convertir en prioridad la lucha contra los yihadistas. Sin embargo, el aumento de los ataques lo tenían en el foco de las críticas. 

En los últimos meses hubo varias manifestaciones de protesta en el país para denunciar la incapacidad de las autoridades para contrarrestar el creciente número de atentados yihadistas. 

Además, Kaboré enfrentaba un vacío de poder generado por la oposición, que no aceptó el resultado de los comicios por presunto fraude electoral. 

Burkina Faso: una ex colonia francesa cruzada por el autoritarismo y los golpes de Estado  

La República de Burkina Faso --"Tierra de los hombres incorruptibles", en lengua local-- está situada en el oeste de África y es uno de los países más pobres del mundo. Limita al norte y al oeste con Malí; al sur con Benin, Togo, Ghana y Costa de Marfil; y al este, con Níger.  

Formó parte de la colonia del Alto Volta, creada en 1919 por Francia, que en 1932 lo dividió entre las colonias francesas de Sudán (posteriormente Mali), Níger y Costa de Marfil. En 1947, Francia lo incorporó a los territorios del África Occidental Francesa. Esta región, tras obtener la autonomía en 1958, proclamó la independencia el 5 de agosto de 1960 como República Independiente del Alto Volta. Su historia se caracterizó por la inestabilidad política, con numerosos golpes de Estado.

Después de la primera presidencia de Maurice Yameogo (1960-1966), se sucedieron gobiernos militares encabezados por Sangoulé Lamizana (1966-1980), Saye Zerbo (1980-1982) y Jean Baptiste Ouedraogo (1982-1983). En 1983, Thomas Sankara lideró un golpe de estado e instauró un régimen marxista-leninista que modificó el nombre del país, la bandera y el himno nacional.

Cuatro años después fue derrocado por otro golpe, encabezado por Blaise Compaoré, quien dirigió el país durante 27 años. En 1991, Compaoré promulgó una constitución democrática y estableció un sistema multipartidista, pero desde entonces fue reelegido ininterrumpidamente con denuncias de fraude, su gobierno se enfrentó a numerosas protestas y fue acusado de violaciones de derechos humanos.

Su intento de modificar la Constitución para perpetuarse en el poder fue respondido con un levantamiento popular que culminó en octubre de 2014 con el incendio del Parlamento y su derrocamiento.

Tras huir del país, fue sustituido por el coronel Yacouba Isaac Zida, que consensuó con otros representantes políticos un proceso de transición democrática. Sin embargo, fue abortado por una facción del ejército en septiembre de 2015.

La presión internacional consiguió que el gobierno civil fuera restaurado. En las elecciones de noviembre de 2015 Christian Kabore fue elegido presidente. Este lunes, tras ser reelegido en noviembre, otro golpe militar volvió a marcar la suerte del país africano. 

Publicado enInternacional
El presidente Iván Duque y el ministro de Defensa Diego Molano visitan el batallón blanco de un coche bomba en Cúcuta, el 15 de junio.NICOLAS GALEANO / HANDOUT (EFE)

La imagen de militares y policías se resquebraja entre la represión de las protestas, la crisis de seguridad y las controversias del ministro de Defensa de Iván Duque

 

En Colombia, la firma de la paz con la extinta guerrilla de las FARC hace ya cinco años provocó una profunda transición ante la cual los militares no han podido adaptarse con la velocidad requerida, y la Policía Nacional tampoco ha sabido responder en este 2021 al desafío que representaba la oleada de protestas contra el Gobierno de Iván Duque, un inédito estallido social. El país se encamina a cerrar el año con la mayor tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes desde 2014, según datos del propio ministerio de Defensa. Y en medio de esa crisis que evidencian múltiples indicadores, una sucesión de escándalos ha resquebrajado la imagen de los uniformados.

Tanto militares como policías han estado rodeados por la controversia durante los tres años largos del Gobierno de Duque, en medio de un clima de deterioro de la seguridad que incluye el asesinato de líderes sociales, ambientalistas y excombatientes de las FARC, el aumento de las masacres y repetidos episodios de brutalidad policial. También, en junio, un ataque con ráfagas de fusil contra el helicóptero en el que viajaba el propio Duque en Cúcuta, una ciudad fronteriza que ha sido blanco de varios atentados, entre ellos un carro bomba contra una instalación militar. La larga lista de polémicas ha provocado diversos cuestionamientos con relación a la formación y la doctrina de las fuerzas de seguridad colombianas.

Aunque el Gobierno ha respondido a las múltiples denuncias con una defensa cerrada de la fuerza pública, y Duque incluso escenificó una famosa foto con el uniforme de la policía en el momento más crítico, la percepción ciudadana históricamente favorable se derrumba. Las Fuerzas Militares mantienen un 55% de imagen favorable frente a un 42% desfavorable, mientras a la policía le va peor, con un 35% de aprobación frente a un 62% de rechazo, de acuerdo con el tradicional estudio de la firma Invamer.

“Nos encontramos en un momento de reconfiguración del conflicto, pero la fuerza pública no ha cambiado suficientemente para combatir la nuevas amenazas, sobretodo en la ruralidad. Mientras los grupos armados han evolucionado, la fuerza pública no”, apunta Elizabeth Dickinson, analista del International Crisis Group. Para esta experta es fundamental cambiar los indicadores de éxito en el ejército en favor de las comunidades y la presencia territorial. “Hoy en día éxito significa capturas, bajas y erradicación [de cultivos ilícitos], pero eso no nos dice nada sobre la situación de seguridad para los que viven en la zona”. En cuanto a la policía, añade, ve a los manifestantes como enemigos, y urge cambiar esa mentalidad. Muchas voces han pedido una reforma integral para dotarla de un carácter más civil, y sacarla de la órbita del Ministerio de Defensa.

Una buena parte del desprestigio reciente se deriva de la represión de la protesta social y el uso excesivo de la fuerza. El esperado informe de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos sobre el llamado paro nacional, presentado hace dos semanas, responsabilizó a la policía de al menos 28 muertes en el marco de las manifestaciones que se iniciaron el 28 de abril. Y el año se cierra con la polémica aprobación en el Congreso de la Ley de Seguridad Ciudadana que para algunos observadores agrava los riesgos de violencia policial y privada contra los manifestantes. “Esa ley sobreprotege a la Policía pues agrava los delitos en su contra, con lo cual desestima las denuncias por sus abusos, e incrementa desproporcionadamente las penas por excesos de los manifestantes”, advertía el constitucionalista Rodrigo Uprimny en el periódico El Espectador.

El ministro de Defensa, Diego Molano, se ha ido convirtiendo en un funcionario incómodo por sus salidas en falso. Desde que asumió en febrero, su gestión ha estado rodeada de un rosario de controversias. Ni siquiera la captura de Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el jefe del Clan del Golfo, que el Gobierno ha intentado enmarcar como el mayor golpe contra el narcotráfico en este siglo, le ha significado un respiro. La lista de tempestades que ha cosechado es extensa. El tercer ministro de Defensa de la Administración Duque reemplazó a Carlos Holmes Trujillo, quien murió en enero por complicaciones del coronavirus, y este a su vez había asumido tras la renuncia de Guillermo Botero ante la inminente aprobación de una moción de censura, luego de haber ocultado la muerte de ocho menores en un bombardeo contra disidentes de las FARC. Los tres han pertenecido a sectores muy cercanos al expresidente Álvaro Uribe, el mentor político de Duque.

El propio Molano se estrenó en marzo con un escándalo por la muerte de menores en otro bombardeo contra disidencias, cuando se refirió a esas víctimas de reclutamiento forzado como “máquinas de guerra”. Después, la política de seguridad para sofocar las protestas provocó que la oposición haya pedido con insistencia su cabeza. En un fallido intento de moción de censura, el senador Iván Cepeda recordó episodios como el ataque de civiles armados contra manifestantes indígenas ante la inacción de la policía en Cali, o la agresión de decenas de uniformados a defensores de derechos humanos. La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) también señaló al Ministerio de Defensa de fingir un ciberataque para mejorar su imagen en pleno estallido social.

Molano fue el ministro peor valorado de todo el Gabinete por los más de 1.500 líderes de opinión consultados para un estudio anual de la firma Cifras y Conceptos, el tradicional Panel de Opinión divulgado en noviembre. Con 27 puntos sobre 100, fue también el ministro de Defensa peor calificado desde que se realiza la encuesta, hace 13 años, e incluso el funcionario en cualquier campo con la calificación más baja. “Lo que más deteriora la imagen de la policía es el abuso por parte de algunos de sus miembros”, señala el analista César Caballero, gerente de Cifras y Conceptos. “El uribismo politiza la fuerza pública, y al hacerlo la convierte en un actor político a favor de un movimiento político. Eso es parte de lo que estamos pagando en este momento”, advierte.

A esos escándalos se añadió en noviembre otro con alcance diplomático, cuando varios uniformados exaltaron a la Alemania nazi, con esvásticas, uniformes e incluso uno de ellos disfrazado de Adolf Hitler, en un evento “pedagógico” de una escuela de policía en Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca. El repudio fue unánime, con protestas de las embajadas de Alemania, Israel y Estados Unidos. Algunos observadores aprovecharon la ocasión para recordar que el entomólogo chileno Alexis López ha sido invitado a dar cátedra a militares colombianos a pesar de que en su país lo han señalado como un neonazi. Y que al comienzo de las protestas, el expresidente Uribe apeló al concepto que promueve justamente Alexis López, el de la “revolución molecular disipada”.

Bogotá - 30 DIC 2021 - 12:43 ECT

Publicado enColombia
Revelan que en 2020 el ejército lanzó la "Operación Mantiqueira" para soliviantar a la tropa con el fantasma del comunismo

La doctrina de la Seguridad Nacional renació en el país con la llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro al Planalto. 

En el Brasil de Jair Bolsonaro se persigue el presunto adoctrinamiento en las escuelas, pero hay vía libre para hacerlo en los cuarteles. En un pequeño municipio de San Pablo, Piquete, se simularon ejercicios militarescon un objetivo como blanco: una izquierda de utilería que se escindió del PT y un MLT (Movimiento de Lucha por la Tierra), remedo del MST que reúne a los trabajadores rurales. Todo sucedió en un país ficticio llamado Brasânia y se difundió bajo la denominación más real de Operación Mantiqueira. Es el nombre de una sierra del sudeste que se extiende por territorio paulista, de Minas Gerais y Río de Janeiro.

La información fue difundida por el sitio The Intercept y remite a hechos de noviembre del 2020. El periodista Rafael Moro Martins tuvo acceso a documentos que lo prueban con precisión de detalles. Las maniobras fueron concebidas por el mismo ejército que formó al actual presidente en tácticas de contrainsurgencia. Un apologista de la dictadura de 1964 que reivindica a su torturador más famoso: el coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra. El simulacro se realizó en la misma localidad donde se levanta una de las fábricas de IMBEL (Industria de Material Bélico de Brasil). Las tropas tenían las armas a mano para combatir a sus enemigos de novela. Un género de alto rating en la TV local desde hace décadas.

Uno de los textos en que se basó Moro Martins lo firma el mayor Marcos Luis Firmino. No es un protagonista del realismo mágico brasileño. Pero tiene igual apellido que el futbolista nacido en Maceió y del Liverpool inglés. Moro Martins no pudo confirmar la verdadera identidad del funcionario de Inteligencia. Escribió en su nota: “Busqué el nombre de Firmino en el Portal de Transparencia del gobierno federal, pero no pude encontrarlo. Algunos miembros de las Fuerzas Especiales pueden tener sus nombres ocultos allí, como sucede con los delegados de la Policía Federal o agentes de ABIN, la Agencia de Inteligencia de Brasil”.

Del extenso artículo se desprende que en Mantiqueira intervinieron oficiales y suboficiales del ejército, alumnos del Centro de Instrucción de Operaciones Especiales ubicado en Niterói, ciudad vecina a Río de Janeiro. Fueron las voluntades reunidas para adoctrinarlas en una teoría contrainsurgente con reminiscencias de la Guerra Fría. O con más exactitud en el combate a la guerrilla de Araguaia, exterminada por las fuerzas militares durante la extensa dictadura (1964-1975). Un enemigo que hoy no existe, salvo en la afiebrada mentalidad de la oficialidad superior que programa estos cursos y maniobras de infantería de montaña.

La región de esa sierra abarca unos 500 kilómetros de largo. Su nombre proviene de la palabra tupí-guaraní Amantiquira. Significa Montaña que llora o Sierra donde nacen las aguas. El mismo escenario donde el revolucionario Carlos Marighella fue nombrado entre las autoridades del Partido Comunista Brasileño en la década del 30. Una película que lleva de título su apellido se estrenó bajo la dirección del brasileño Wagner Moura en 2019. 

Entre los tantos académicos que consultó The Intercept para el artículo, Celso de Castro, señaló: “No hay una amenaza para la democracia proveniente de las organizaciones de izquierda, sino de las de derecha, que han amenazado a las instituciones democráticas y están siendo investigadas en las indagatorias del Supremo Tribunal Federal”. Juliano Cortinhas, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Brasilia, también comentó en el extenso trabajo: “Decir que el partido tiene carácter marxista es totalmente inútil [para la acción militar], solo sirve para adoctrinar, para relacionar la izquierda con las amenazas. Toda la nomenclatura indica la necesidad de adoctrinamiento”.

Este tipo de prédica en los cuarteles también alcanzó a medios periodísticos a los que identifica con la insurgencia de utilería. Bajo el nombre ficticio de Samurai Media, alude sin demasiada sutileza a Mídia Ninja – fundado en 2011-, que para Moro Martins “documentó protestas contra aumentos en las tarifas del transporte público en San Pablo y otras capitales y luego se convirtió en un medio de comunicación popular de izquierda”.

La investigación se publicó el 7 de diciembre y su autor señala que les envió preguntas a las autoridades del ejército que no respondieron después de hacerlo esperar más de tres semanas. “Sin embargo, en ningún momento ni la fuerza ni los funcionarios de la oficina de prensa -dos coroneles, un capitán y un teniente- con quienes tramité la solicitud de información, negaron los documentos”, describió el periodista.

La doctrina de la Seguridad Nacional renació en Brasil con la llegada del ultraderechista Bolsonaro al Planalto. Todo indica – o al menos estos documentos lo probarían - que las fuerzas especiales formateadas en el marco de la Operación Mantiqueira tienen una línea de continuidad con el Destacamento de Operaciones de Información (DOI-Codi), acrónimo del siniestro organismo que lideró Brilhante Ustra durante el régimen militar: Destacamento de Operaciones de Información - Centro de Operaciones de Defensa Interna.

Para sostener su estructura y los fondos destinados a alimentarla, en Brasil les hace falta un enemigo interno. Las mentes peregrinas que lo imaginaron con ribetes novelescos consideran que lo encarna el llamado Ejército para la Liberación del Pueblo Brasileño (ELPB), “creado a partir de un proyecto de un partido político marxista y con una organización armada clandestina, nacida de una disidencia del Partido de los Trabajadores”. Así piensan en las fuerzas armadas, una de las patas del trípode en que se apoya el gobierno del “genocida Bolsonaro”, como lo llama Lula. Las otras dos son amplios sectores de la iglesia evangélica y los bloques del Congreso nucleados en las tres B: Biblia, bala y buey. Legisladores religiosos, partidarios del uso de armas y terratenientes. Amén del electorado más duro pero en franco declive que todavía apoya al presidente.

20 de diciembre de 2021

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Baduel, en épocas de gloria, junto a su compañero y presidente Hugo Chávez

El general Raúl Isaías Baduel, exministro de Defensa de Venezuela murió el martes 12 de octubre como consecuencia de un paro cardiorespiratorio potenciado por el covid-19

Baduel estuvo preso de 2009 a 2015, cuando le dieron una medida cautelar. Luego fue apresado nuevamente en 2017. Hace días su familia denunció que no sabían dónde lo tenían. Sin embargo se conoce que Baduel, quien era considerado un preso político había sido trasladado de la prisión conocida como La Tumba a otra en el El Helicoide

La información oficial la dio a conocer Tarek William Saab, Fiscal General de la República quien señaló que el deceso se generó «mientras se le aplicaban los cuidados médicos correspondientes y recibido la primera dosis de la vacuna".

Hay que recordar que el general Raul Isaías Baduel fue uno de los cuatro miembros fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario - 200 (MBR200) que el 17 de diciembre de 1982 sentó las bases para el partido político Movimiento V República (MVR) que llevó a Chávez al poder y con los años se sumó el grupo unitario llamado Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Baduel, junto a Hugo Chávez, Jesús Urdaneta y Felipe Antonio Acosta Carlés, prestó juramento en 1982 bajo el Samán de Güere: un compromiso clandestino entre los integrantes del MBR-200 con la intención de hacer una revolución política, a través de las armas en el país.

Su liderazgo y capacidad de mando lo puso en el punto decisivo al momento del primero de los golpes de Estado que sufriría la llamada “revolución bolivariana” el 11 de abril del año 2002, en momento en el cual Hugo Chávez fue captura y trasladado por los golpistas a (…), de donde fue rescatado por el General Baduel y un puñado de militares a su mando, acción que lo ratificó como uno de los hombres de confianza de su compañero de lucha.

Ocupó los máximos niveles que su carrera profesional pudiera brindarle: comandante general del Ejército venezolano desde enero de 2004 hasta julio de 2006 y ministro de la Defensa desde junio de 2006 hasta mediados del año 2007, cuando perdió la confianza del alto gobierno venezolano por oponerse al referendo constitucional que, además de otros importantes reformas territoriales y políticas para su país, permitía la reelección indefinida de Chávez. Sin renovación del liderazgo político y social, la revolución bolivariana fracasaría, y esa contradicción con el proceso en marcha, que finalmente fue sellada de manera meridiana por la historia, marcó el aislamiento del General, llevándolo a la cárcel en varias ocasiones, la primera de ellas en  enero de 2008, acusado y sentenciado en 2010 por “sustracción de dinero de las Fuerzas Armadas”.

Según la condena, se había apropiado de 30 millones de bolívares y 3,9 millones de dólares durante su gestión como ministro. A su vez, fue inhabilitado a ejercer cargos públicos.

Sus abogados y familiares denunciaron que los cargos en su contra no contaban con sustento jurídico.

El 12 de agosto de 2015 salió de la cárcel militar de Ramo Verde bajo libertad condicional. Pero el 12 de enero de 2017, a poco de cumplir la condena que terminaba en marzo de ese año, nuevamente fue encarcelado, acusado esta vez del delito de traición a la patria e instigación a la rebelión. Eran momentos de un intenso alzamiento social en Venezuela, fuertemente reprimido por el gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

En febrero de 2018, Maduro lo destituyó y lo degradó de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, afrenta sufrida junto con otros 13 oficiales.

Desde ese entonces permaneció recluido en los calabozos del Sebin, hasta el día martes 12 de octubre, cuando el gobierno informó que había sido trasladado al penal conocido como El Helicoide, informando al mismo tiempo que su muerte fue el efecto final de un cardiorespiratorio propiciado por infección con covid-19.

Muere así, como preso político, un oficial fiel al proyecto político jurado bajo el Samán de Güere en 1982.

Publicado enInternacional
Página 1 de 6