Colombia, elecciones presidenciales  2022: emocracia, idocia y entrampamiento

Una política de las emociones

Es indudable: Colombia sufrió en las pasadas elecciones del 29 de mayo el triunfo de la emocracia política, social y cotidiana, no de la democracia moderna, racional, pensante, reflexiva. Triunfo de la emocracia o política de las emociones, concepto que acuño pensando en las sensibilidades, sobre todo colombianas, donde se manejan las ideologías con base a las pasiones inmediatistas y populistas.1 Espontaneísmo visceral, desprecio al pensamiento racional democrático, una pasión ideológica, enajenada, lo cual desafía cualquier sensatez, cualquier alteridad, cualquier respeto a la diferencia. Sus consecuencias son predecibles: odio combinado con fe y creencia, dogmatismos, persecuciones, acusaciones y, por ende, paranoias y atrocidades.Esto nos ubica en el punto álgido de las sensibilidades políticas actuales, donde se organizan las ideologías con base en la emoción pasional de los ciudadanos, gracias a los medios tradicionales, a las redes digitales y a las lógicas del mercado neoliberal. Pero aclaremos: la pasión estética e imaginativa, como sabemos, ha edificado y fundado las más grandes e inquietantes obras del espíritu. No es por esta pasión plena de poesía que disparamos nuestra alarma, sino por aquella masiva y adoctrinada, la cual en un instante puede destrozar, de forma sangrienta, las más poéticas obras.

Las sensibilidades contemporáneas globales son su mejor ejemplo. La emocracia ha permeado toda la cultura formando ciudadanos obedientes que dan un sí a la destrucción de sus adversarios, un sí a su aniquilamiento y, lo peor, votan por la guerra.1 Convencidos de haber actuado correctamente, estos ciudadanos se muestran felices y triunfantes. Control continuo y permanente sin que el implicado se queje. Tal es nuestra actual cartografía mental y sensible; tal nuestro nuevo encierro histórico.

Bajo estas condiciones, la situación política, cultural, económica en Colombia es desastrosa, con gran parte de su población mutilada ideológicamente y que manifiesta apenas meras opiniones e impresiones gestadas global y localmente, a través de lo cual justifican la actuación de sus victimarios. Estos, a la vez, se sienten justificados como guardianes de la tradición religiosa y moral, del orden, la  nacionalidad, la obediencia y el poder, por lo que, sin vergüenza y con rampante cinismo pronuncian sin descanso a unísono con Adolfo Hitler: “quien quiere hacer la historia debe también poder hacer correr la sangre”,2blindando así, con esta tesis fascista, sus propuestas y apuestas de moldear de hacer creíbles y viables entre todos los colombianos sus antidemocráticas y violentas propuestas, transformar sus dogmas en creencias, su manipulada historia en verdades, su sangre en aplausos, el aniquilamiento del adversario en costumbre y ejemplo a seguir.

En vez de reflexionar el drama nacional, con lucidez y conciencia histórica, lo que las élites dominantes proponen es construir enfurecidas pasiones contra el inventado enemigo; incitar a odios, violencias, cizañas, desgarraduras a través de la sugestión y de la mentira. Una ‘’emoteca’’ visceral política de unos muchos contra unos pocos que piensan diferente, descartando toda alteridad. ¿Qué responsabilidad ética tiene el colectivo que apoya todas estas manifestaciones de una emocracia masificada? Es obvio que dicha situación no puede sobrevivir sin tener la complicidad de los medios y de las redes oficiales, de la ultraderecha local y mundial, de las oligarquías y de una comunidad votante  que apoya sus propuestas, a pesar de que conozca los horrores y errores de sus gobernantes. He aquí una de las demandas del autoritarismo en general: absorber a los individuos haciéndoles perder su autonomía crítica. De esto al fascismo no hay distancia alguna. La viralización del miedo en las redes ayuda a que esta propagación fóbica se agudice y con ella se masifique la ira, el repudio y el odio al que vive y piensa diferente. Con todos estos ingredientes la sociedad, dominada por una emotividad gestada y dirigida, se aproxima más a las tiranías autocráticas que a las democracias autocríticas y realmente participativas. Por lo mismo, la emocracia pasional fomenta el salvajismo, y ante la ley de la doctrina tiránica emocrática, se inclina una apasionada muchedumbre vehemente.

Estas pasiones ideológicas fueron las que llevaron a votar a más de cinco millones de colombianos por un candidato vacío de verdaderas propuestas, por un populachero que llega con astucia a una población acostumbrada a la obediencia, a la  violencia, el despojo y a escuchar a promeseros convirtiéndolos en culto y  en mediocres guías políticos. Así, entre el discurso de Rodolfo Hernández y el Uribista no hay mayor diferencia, ambos son clasistas, machistas, patriarcales, misóginos, dogmáticos, impulsores del terror, de la persecución y de las atrocidades sociales, lo que, con un simulado gesto de viejito buena persona, Rodolfo Hernández nos desea ocultar. Pura pasión de fascista, disfrazada de un hombre “bien intencionado”.

 La derrota del pensamiento

Pero esta emocracia también es producto de la idiocia cultural y social, o de la llamada por Alain Finkielkraut derrota del pensamiento. Muchos de los seguidores de Hernández podrían gritar sin remordimiento: “muera la inteligencia”. Tal frase recuerda las palabras que pronunció el general franquista José Millán Astray el 12 de octubre de 1936 frente a Miguel de Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, la cual parece cada vez más diciente, anunciada sin ninguna vergüenza por sus seguidores; más aún, con cierto orgullo cínico y amenazante ante los defensores del pensamiento humanista. Una gran mayoría de los colombianos puede decirse, que la confirman y la ponen en funcionamiento.

“Abajo la inteligencia”. ¿No se regocija y se enorgullece el mismo Rodolfo Hernández de su ignorancia libresca? ¿No será ese el perfil general de los que votaron por este millonario iletrado, manipulador, corrupto,  neofascista, explotador y maltratador, cuya ignorancia del país y de la cultura del mismo se une a la idiocia política que envuelve y ejercen una buena parte de sus electores?

Bajo estas circunstancias, la memoria histórica, el pensamiento crítico-creador, reflexivo, han pasado a ser considerados innecesarios, inútiles, pura especulación, ensoñación, fantasía. Pero, tanto a Hernández como a sus electores parece que estas apuestas críticas y de conocimiento no les interesan. Es, pues, la instalación efectiva de una idiocia efusiva y de un despotismo delicioso. Todo su discurso se centra entonces no en un proceso reflexivo sobre el contenido, sino en una palabrería emotiva, ligera, vacía de argumentos e impactante, cargada de odio, de venganza y rabia hacia el otro. Y de nuevo nos topamos con una frase de Hitler (entre otras, admirado por Rodolfo Hernández y según él “gran pensador alemán”): “Ante todo, es necesario desembarazarse de la idea de que las concepciones ideológicas podrían satisfacer a la multitud. El conocimiento es para la masa una base tambaleante, lo que es estable es el sentimiento, el odio…”3

 “Ganarse el corazón del pueblo” proclamaba Josef Goebbels, el Ministro de Instrucción Popular y Propaganda del Nazismo. Ganarse la pasión, la emoción guerrerista, masificada en red, a través de valores tradicionales, religiosos y patrioteros. Como tal es una influencia desproporcionada de la idiocia sobre las mentalidades. En ello podemos observar la exaltación al dominadorcomo modelo a seguir -e imitar-, la idolatría a la subordinación del individuo a los principios del jefe, padre modelo protector a la vez que autoritario. Es la imagen social de una cultura cerrada y provincial gozando de buena salud.

¿Cuáles son las consecuencias políticas?  Parálisis ideológica, la no acción frente al horror de los sucesos. Es como entrar a la “peste del olvido” macondiana, a una burbuja doctrinal. Parálisis mental, pues ya existe alguien quien piensa por todos, obediencia y silencio, ignorancia y colaboración.

La cultura del entrampamiento

Sí,  el uribismo fabricó un entrampamiento contra Gustavo Petro. Lo puso a debatir con dos supuestos rivales: con Sergio Fajardo, que no tenía ninguna opción, y con Federico Gutiérrez, el supuesto rival poderoso. Lo que poco se veía en panorámica era que había un gallo tapado, el verdadero competidor que puso Uribe y al que el establecimiento de la ultraderecha colombiana tenía que defender cuando ganara para segunda vuelta. He allí el entrampamiento, la “jugadita” uribista y de la oligarquía nacional. Se comprende entonces el por qué no asistía Rodolfo Hernández a los debates, pues Gutiérrez y Fajardo estaban encargados de atacar las tesis de Petro; su misión era desgastarlo–sin lograrlo, por supuesto-, mientras Hernández se camuflaba en el Tik-Tok y las redes, impactando con su idiocia y su emocracia a los incautos e ingenuos.

Claro, la atmósfera nacional desde hace tiempo se enrareció; dicho entrampamiento es producto de una cultura mafiosa: las mentiras, la trampa, el fraude electoral, el cinismo, el chiste hostil, los asesinatos al opositor, la corrupción, la ilegalidad, se oficializaron y legitimaron en Colombia. Hoy por hoy se ve normal la exaltación al réprobo, al malevo social; se aplaude al que hace trampa y comete la falta, pues se sabe que quedará impune. Legitimada la impunidad, se legitima su exhibicionismo vil pantallizado; más aún, se legaliza el delito. Véanse estas manifestaciones en los medios y en las redes sociales, donde los políticos victimarios se vuelven virales y famosos gracias a que se fetichiza al astuto, al vivo, al malandro.

Con una habilidad de ocultarse de la justicia y de violar leyes a través de astucias, actitudes ambiguas y de trampas, la mayoría de nuestros políticos corruptos y matones se ocultan, pasan impunes sin vergüenza, exponiendo su cinismo en público. La mentira se constituye así en una garantía de distinción, reconocimiento y ganancia. El hacer el mal, el ser malo, da estatus, puesto que quien lo ejerce ha sido capaz de pisotear al otro, a esos del montón, sin que nada pase. Si no se cumple con dichos procederes se corre el riesgo de estar en peligro, de ser excluido del clan de los astutos y audaces, de los supuestos vencedores. Por lo tanto, a cualquier pensamiento crítico, opositor y analítico se le observa como una perturbación que pone palos en la rueda a semejante maquinaria de ignominia patria.

Tal es el plan en un país diseñado para y por los trúhanes, los tramposos, los zafios, los réprobos; proyectado para los crápulas y ladrones; un país con una dictadura legalizada, asolapada, camuflada.Lo peor es que algunos delos votantes por Hernández y por Gutiérrez lo justifican, lo toleran, lo apoyan, lo ejercen y hasta piden su puesta en acción de manera urgente.

Aunque el ganador de la primera vuelta en esta contienda electoral ha sido El pacto Histórico, es a Hernández a quien los grandes medios elitistas y las redes consideran ganador, pues es él quien, unido a los clanes de la ultraderecha y al  uribismo, puede darle la pelea al Pacto histórico. ¿Apocalípticos? No. La actualidad nacional nos da la razón. Miremos a Colombia y esto se comprenderá. Un país que -y es difícil creerlo- se ha acostumbrado al horror, a los desmanes del poder, siendo indiferente ante su atroz destino, es un país que ha consentido su decadencia. Ello puede explicar en parte los resultados en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia.

Bogotá, mayo 30, 2022.

Carlos Fajardo Fajardo, poeta y ensayista colombiano.

 

1Estos ciudadanos que dan un sí a la destrucción de sus adversarios,tal como nos lo ilustra Michael Walser, “no son una sangre tranquila, sino que hierve, por eso son exagerados y apasionados, ansiosos como están por derramar la sangre de sus enemigos (…) Y los peores de ellos son los demagogos que se ponen a su cabeza, a los que no se concibe como cínicos manipuladores o príncipes maquiavélicos, sino como hombres y mujeres que comparten plenamente las pasiones de las personas a las que guían. Eso es lo que se quiere decir con ‘energía apasionada’: los sentimientos son genuinos, y por eso producen tanto miedo”. (Fajardo Fajardo, Carlos, 2017. La Emocracia global y otros ensayos. Bogotá: Ediciones Desde abajo, págs.11-12).

2Citado por Michaud, Eric. La estética nazi. Un arte de la eternidad. Buenos Aires: Ediciones Adriana Hidalgo, 2009, p.42.

3Op.cit., 64.

Publicado enColombia
Volodimir Zelenski confirmó que Rusia controla un 20 por ciento de Ucrania

Moscú ya tiene el control del 20 por ciento del territorio ucraniano.. Imagen: AFP

El conflicto bélico llega al día 100 con las tropas rusas avanzando en el este de Ucrania. Mientras Kiev espera la llegada del armamento prometido por Estados Unidos

 

A 100 días del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, la exrepública soviética confirmó que Moscú ya tiene el control del 20 por ciento del territorio ucraniano. Mientras que el Kremlin advirtió que continuará la ofensiva pese a las promesas de Washington de dotar a Ucrania con armas de última tecnología. El ejército ruso redobló su ofensiva en la región del Donbass y atacó la ciudad occidental de Lviv. El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg se reunió con el presidente estadounidense Joe Biden y advirtió que occidente debe preparse para una larga guerra de desgaste.

100 días de guerra

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, reconoció que las tropas rusas controlan un 20 por ciento del país. "Hoy, alrededor del 20% de nuestro territorio está controlado por los ocupantes, es decir, cerca de 125.000 kilómetros cuadrados", dijo el jefe del gobierno ucraniano en un discurso telemático ante el parlamento de Luxemburgo. Por otra parte, alertó que aunque el ejército ruso se retiró de un tercio de los lugares ocupados cerca de 30.000 kilómetros cuadrados están minados. Aseguró que diariamente mueren 100 personas en el este de Ucrania y entre 450 y 500 resultan heridas.

El mandatario precisó que antes de la invasión iniciada el 24 de febrero las fuerzas del Kremlin controlaban unos 43.000 kilómetros cuadrados. Rusia controla la península de Crimea desde 2014 cuando la región declaró su independencia y un año después fue incorporada por Moscú a la federación rusa. Además, afirmó que el territorio ucraniano bajo control ruso es mucho mayor que la superficie de países como Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo.

Según Zelenski, las tropas rusas entraron a 3.620 localidades del país, de las cuales 1.017 fueron liberadas por el ejército de Ucrania. Una gran parte de la región de Lugansk está bajo control ruso mientras las tropas del Kremlin avanzan sobre la última ciudad de esa región: Severodonetsk.  Moscú también controla una buena parte del sur y del este de Donetsk, incluyendo el puerto de Mariupol con salida al mar de Azov. La ciudad de Sloviansk en Donetsk donde el ejército ruso mantuvo bombardeos intensos esta semana.

Hacia el sur el ejército ruso tiene el control de ciudades como Melitopol en la región de Zaporiyia y Jersón ubicada en la región homónima. En el noreste del país, las tropas rusas tienen el control de zonas en el oriente de la región de Jarkov.

Más armas

El presidente ucraniano aprovechó la ocasión para reiterar el pedido de ayuda internacional para la defensa de la exrepública soviética. En este sentido recordó que sin el suministro de armas pesadas su país no está capacitado para enfrentar el avance de “los invasores”. Esta semana Estados Unidos le prometió a Ucrania el envío de misiles de largo alcance. Washington aseguró que Kiev le dio garantías de que no utilizará las armas para atacar territorio ruso y que sólo será usado con fines defensivos.

Más tarde en otra intervención por videoconferencia en el foro GLOBSEC, un think tank eslovaco sobre seguridad global en Europa y que tiene sede en Bratislava, Zelenski aseguró que el suministro de armas a Ucrania puede marcar un antes y un después en el conflicto bélico. Según el mandatario hay “potencial para un punto de inflexión”.

A su turno, el asesor presidencial Oleksiy Arestovych aseguró que los misiles de largo alcance de Washington son capaces de alterar completamente el rumbo de los combates "Puede cambiar de forma radical las reglas de juego en los principales frentes", indicó citado por medios ucranianos. Añadió que con ese armamento Kiev podrá disparar contra sistemas de lanzacohetes rusos. "Así no podrán acumular recursos para enviarlos luego a combate", señaló.

Avance del Kremlin

Mientras que Rusia aseguró que cumplirá con los objetivos de su llamada campaña militar en Ucrania sin importar el envío de armamento confirmado por Estados Unidos. "El semejante suministro de armamento cada vez más moderno a Ucrania no cambia los parámetros de la operación militar especial. En cualquier caso, sus objetivos serán alcanzados", declaró el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, en la rueda de prensa telefónica que realiza a diario.

El gobierno ruso advirtió que los envíos de armas que “hipotéticamente pueden ser usados contra Rusia” pueden hacer que la situación tome un rumbo muy desfavorable. "Eso provocará más sufrimiento a Ucrania que simplemente es un instrumento en manos de los países que le envían armamento", aseguró Peskov.

El ejército intensificó los ataques en el este de Lugansk, según confirmaron las autoridades ucranianas que aseguran que el objetivo principal es la ciudad de Severodonetsk. Según el gobernador de esa región, Sergi Gaidai, el 80 por ciento de la ciudad está ocupada por las tropas rusas. En la región de Lviv, al oeste de Ucrania, un misil ruso impactó contra la vías de un tren. La zona es clave para el envío de armas y otros suministros que llegan a Kiev.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que occidente se tiene que preparar para una larga "guerra de desgaste" en Ucrania. Stoltenberg habló tras reunirse con el mandatario estadounidense Joe Biden en la Casa Blanca para preparar la cumbre de la alianza militar de occidente que está prevista para fines de junio en Madrid.

Publicado enInternacional
La estéril ilusión del cambio por arriba

Colombia, Ecuador y Chile nos muestran procesos recientes relativamente similares. Gobiernos de la derecha neoliberal enfrentados por grandes revueltas populares de larga duración, que abrieron brechas en la dominación y pusieron en jaque la gobernabilidad. El sistema político respondió encauzando la disputa hacia el terreno institucional, con beneplácito y entusiasmo de las izquierdas.

Durante las revueltas se fortalecen las organizaciones de base y se crean nuevas. En Chile, más de 200 asambleas territoriales y más de 500 ollas comunitarias en Santiago cuando se declara la pandemia. En Ecuador el Parlamento Indígena y de los Movimientos Sociales, con más de 200 organizaciones. En Colombia decenas de "puntos de resistencia", territorios libres donde los pueblos crean nuevas relaciones entre ellos.

Los resultados de la opción institucional suelen hacerse visibles tiempo después, cuando la potencia de los levantamientos empieza a desfibrarse y casi no quedan or­ganizaciones de base. El Parlamento ecuatoriano ya no funciona. Las asambleas chilenas se han debilitado en cantidad y participación. Igual sucede en Colombia.

El caso de Chile es el más dramático, ya que toda la potencia de la revuelta fue pronto neutralizada con la firma de un acuerdo para una nueva Constitución, aunque sabemos que el objetivo final era sacar a la población de las calles, porque es la amenaza principal para el dominio de las élites económicas y políticas.

Chile es el único de esos tres países en que el proceso electoral coronó a alguien que dijo representar la revuelta, el actual presidente Gabriel Boric. ¿Qué más se podía pedir? Un joven que fue activo en la protesta estudiantil y que forma parte de la "nueva" izquierda agrupada en torno al Apruebo Dignidad.

Es la mayor decepción imaginable, para quienes apostaban a un cambio gestionado desde arriba en ancas de la protesta. Fue Boric quien firmó el pacto con la derecha y el centro, con la elitista clase política, para convocar la constituyente. Fue quien dijo una y otra vez que las cosas cambiarían con su gobierno y prometió desmilitarizar territorio mapuche, Wall Mapu.

Dos meses después de asumir la presidencia decidió establecer el estado de excepción en esas tierras. Igual que Sebastián Piñera, el presidente derechista odiado por medio Chile. Igual que todos los gobiernos anteriores, incluyendo por supuesto al régimen de Pinochet.

El estado de excepción se dirige contra el activismo mapuche que recupera tierras y sabotea a las empresas extractivas que destruyen la madre tierra. En particular, se dirige contra la Resistencia Mapuche Lavkenche (RML), Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) y Liberación Nacional Mapuche (LNM), así como contra organizaciones de resistencia territorial autónomas.

La ocupación militar de la Araucanía responde al pedido de camioneros y latifundistas. Para Héctor Llaitul, dirigente de la CAM, es "la plena expresión de la dictadura militar que nosotros, los mapuche, siempre sufrimos"; en tanto la RML considera que "Boric dejó las nuevas políticas represivas en las manos del Partido Socialista, con el aval del crimen organizado" (https://bit.ly/3lYSpSC).

Sólo cabe agregar que el área económica fue entregada a uno de los más destacados defensores del neoliberalismo y la ortodoxia económica, Mario Marcel. No habrá cambios. Apenas maquillaje. La popularidad de Boric se despeñó: 57 por ciento lo desaprueban, sólo dos meses después de asumir (https://bit.ly/3x2dkcz).

Lo de Chile no es la excepción, sino la regla. Algo similar sucede en Ecuador, aunque la presidencia la ganó el derechista Guillermo Lasso. En Colombia, lamentablemente, el movimiento social se entrampó en las urnas al desorganizar sus propios territorios urbanos. Algunas reflexiones.

Primero: la política electoral depende mucho más del marketing que de programas y propuestas. Así como el consumismo es una "mutación antropológica" (Pasolini), el marketing electoral remodela de arriba abajo los mapas y las conductas políticas.

Dos: el poder, el verdadero poder, no nace de las urnas ni está en los parlamentos ni en los gobiernos, sino lejos de la visibilidad pública, en el capital financiero ultraconcentrado, en el 1% invisible que controla medios de comunicación, fuerzas armadas y policiales, gobiernos de cualquier nivel y, sobre todo, a los grupos ilegales narcoparamilitares que rediseñan el mundo.

Tres: los gobiernos electos no pueden –en el hipotético caso de que lo intentaran– tocar los intereses de los verdaderos poderes y de los poderosos. Ellos están blindados detrás de varios ejércitos, estatales y privados, de un opaco sistema judicial y de los grandes medios.

Cuatro: se trata de tomar otros caminos, no de insistir en los que ya sabemos que no conducen más que a relegitimar lo existente y a debilitar los mundos otros que nacen. No disputar el poder de ellos (ni su salud, ni sus medios, ni su educación). Crear lo nuestro. Y defenderlo.

Publicado enPolítica
El primer ministro húngaro Viktor Orban. — OLIVIER MATTHYS / POOL / EFE

El primer ministro húngaro sale triunfante de la cumbre europea en la que el resto de países han sucumbido a su órdago: excluir los oleoductos de las sanciones al crudo ruso.

 

"Bomba atómica desactivada. Las familias húngaras pueden dormir tranquilas esta noche". Así celebraba el equipo de Víktor Orbán el acuerdo europeo sobre las sanciones al petróleo ruso que de facto excluyen a Hungría. El resto de países sucumben a la exigencia del líder magiar, que pedía dejar fuera de las restricciones al crudo que llega a través de los oleoductos. Lo que en la práctica se traduce en que la medida apenas afectará a Budapest, que importa un 85% del crudo ruso a través de este canal.

Los líderes europeos se escudan en que la exención es temporal y en que habrá un embargo total "tan pronto como sea posible", pero no se atreven a ponerle fecha. Los 27 embajadores están llamados a cerrar los últimos flecos el miércoles. El objetivo es reducir el suministro en un 90% ya este mismo año. Una vez entre en vigor, Bloomberg cifra en 10.000 millones de dólares anuales el coste infringido a Rusia.

Así fue cómo durante la primera noche de la cumbre europea de mayo y en el día de su 59º cumpleaños, el líder del ultraconservador Fidesz recibió su primer regalo. Eslovaquia y Chequia, altamente dependientes de la energía rusa y sin salida al mar, también se beneficiarán de esta exención temporal. El enorme oleoducto de la época soviética Druzhba, que paradójicamente significa amistad en ruso, continuará alimentando al Este de Europa sine die.

Bruselas se congratula de este acuerdo. El boicot al crudo ruso es su medida más dura en estos más de tres meses de guerra. No obstante, no es completo porque el veto húngaro lo ha edulcorado. Pero el precio a pagar era demasiado alto para el resto de líderes europeos. Un no acuerdo habría hecho saltar por los aires la unidad mantenida desde el inicio de la contienda. Y el resto de líderes han preferido sacrificar la firmeza a la unidad dulcificando el sexto paquete de sanciones.

El premier magiar se ha regocijado con este triunfo "troleando" a Bruselas. "El padre es un hombre, la madre es una mujer. Y el precio del combustible permanece en 480", ha escrito en un post de Facebook al final de la cumbre celebrada lunes y martes en la capital comunitaria. Sus palabras con tono jocoso hacen una referencia a sus leyes anti-LGTBI y al pulso que mantiene con la Comisión Europea por su defensa a ultranza de los valores de la familia cristiana y tradicional, que en no pocas ocasiones han colapsado con los principios de tolerancia, igualdad y derechos humanos acuñados por la UE.

Este secuestro puede sentar un precedente peligroso en el que países en deriva como Hungría o Polonia utilicen su derecho de voto y veto en el Consejo Europeo para obtener concesiones a nivel interno. Tampoco es algo nuevo. Bulgaria ha vetado o paralizado conclusiones con Macedonia del Norte; Grecia o Chipre con Turquía; y, recientemente, España y Portugal también se plantaron ante sus socios para obtener la excepcionalidad ibérica para reducir los precios de la energía. Los paquetes de sanciones previos fueron aprobados en horas. Este último se ha enquistado durante cerca de un mes, lo que deja entrever que las próximas rondas punitivas serán más complejas de aprobar o mucho más descafeinadas. Y parece que tras la experiencia actual, Bruselas se lo pensará dos veces a la hora de proponer un embargo al gas ruso.

¿Hora de hablar de paz?

Otra de las fracturas que comienza a emerger es cómo abordar la fase post-guerra, de la que nadie sabe con certeza cuándo llegará o en qué formato. Pero en el seno europeo ya se está generando una doble visión de halcones y palomas con Rusia. Países como Polonia o Estonia apuestan por el ala dura. Por arrinconar y humillar a Vladimir Putin.

Mientras que los líderes de Italia, Francia y Alemania, que mantienen un contacto habitual con su homólogo en el Kremlin que irrita a los socios comunitarios del Este y los Bálticos, buscan que Moscú pueda salvar la cara a nivel doméstico con un fin de la contienda equilibrado, que podría llegar en nombre de concesiones territoriales en el sureste ucraniano. Un planteamiento que ha sido muy criticado por el presidente ucraniano Volodimir Zelenski.

El propio Emmanuel Macron, que pidió recientemente no humillar a Rusia, lidera el diálogo con Putin para permitir las exportaciones de cereales y trigo desde Ucrania. El mandatario galo, el alemán Olaf Scholz y el italiano comienzan también a abrir el camino de la necesidad de establecer negociaciones creíbles de paz. El primer ministro transalpino Mario Draghi quería incluir en las conclusiones finales del encuentro una referencia a la paz, pero no ha conseguido el respaldo del resto de líderes. De momento, en la UE se impone la vía del discurso duro.

En la rueda de prensa posterior, el presidente español Pedro Sánchez se ha posicionado del lado del tridente Berlín-Roma-París. "Estamos a favor de que se hable con Putin. Hay que ser contundentes con la respuesta, pero tenemos que contar con una vía diplomática abierta (...) Cuando se produzcan las conversaciones de paz, Europa tiene que estar sentada en la mesa", ha señalado.

Ucrania insiste en que serán los ucranianos los que establezcan las condiciones de un alto al fuego o del fin de la guerra, pero indudablemente lo hará a través de consultar con sus aliados europeos y, especialmente, estadounidenses. El equilibrio en si es Rusia quien no debe perder o si es Ucrania quien debe ganarla genera tensiones en el seno europeo. Aunque hay una cosa que todos tienen clara: la contienda solo terminará a través de negociaciones. Pero los europeos están divididos sobre los términos y el calendario para impulsarlas.

bruselas

31/05/2022 21:59

María G. Zornoza@MariaGZornoza

Publicado enInternacional
Lunes, 30 Mayo 2022 06:39

¿Taiwán después de Ucrania?

¿Taiwán después de Ucrania?

En su declive histórico, Estados Unidos está siendo impulsado a recurrir a medios militares para apuntalar su hegemonía y los intereses de su plutocracia. Así, mientras la guerra asimétrica por delegación en Ucrania parece ir decantándose de manera favorable para su enemigo secundario: Rusia, durante su primera visita a Asia el presidente Joe Biden pareció decidido a replicar el modelo en el espacio Indo-Pacífico, utilizando ahora al pueblo de Taiwán como carne de cañón para una guerra proxy contra su principal adversario, China. Lo que coloca al mundo ante un eventual choque de potencias poseedoras de armas nucleares.

En el primer escenario, más allá de la mítica narrativa triunfalista del eje EU/OTAN, la guerra híbrida impulsada por el Pentágono y la CIA contra Rusia en territorio ucranio no parece haberse desarrollado según lo diseñado por sus estrategas en Washington y Bruselas.

En el campo de batalla económico-financiero, mientras la economía real rusa resiste, las sanciones occidentales contra el Kremlin profundizaron la crisis que existía en 2019 antes de la pandemia de la secta covidiana. Resultado: inflación galopante en EU y Europa; aumento del precio de las materias primas y los recursos energéticos (petróleo, carbón y gas); ruptura de las cadenas de suministro y escasez de productos agrícolas (en particular trigo, con posibles hambrunas), fertilizantes y semiconductores, entre otros insumos, así como una apreciación del rublo, moneda en la que el gobierno de Vladimir Putin fijó el pago del gas a sus clientes hostiles de la Comunidad Europea. La servil Europa parece entrar en recesión, y su profundización provocaría una caída en la producción con el cierre de empresas, despidos y destrucción de capital. Y dado que 88 por ciento del planeta no se alineó con las sanciones económico-financieras contra Rusia, podrían surgir sistemas alternos a la red de pagos bancarios internacionales Swift y acelerarse el proceso de pérdida de centralidad del dólar como medio de pago internacional y depósito de valor.

En el terreno político-militar-mediático, a la rendición masiva de los neonazis del regimiento Azov que se habían atrincherado en los búnkeres antinucleares de la siderúrgica Azovstal, en Mariupol –reportada en la guerra (des)informativa por la prensa de EU y Europa como una evacuación de manera ordenada−, se suma el desgaste y la desmoralización del ejército ucranio en los distintos frentes, acentuados el fin de semana pasado por la derrota de una unidad de élite ucrania en la localidad de Severodonetsk, que quedó bajo el control de las milicias populares de la República de Lugansk, igual que la estratégica ciudad de Limán. Por lo que el colapso del ejército ucranio −armado y entrenado según los estándares de la OTAN los últimos ocho años−, parece cercano en la región del Donbás; lo que reduciría el objetivo de la administración Biden de hacer la guerra hasta el último ucranio para lograr la derrota de Rusia.

El 24 de mayo, al intervenir en el Foro Económico Mundial de Davos −el poliburó del capitalismo y la plutocracia internacional−, el ex secretario de Estado de EU, Henry Kissinger (responsable de crímenes de guerra en Vietnam, Laos, Camboya y Chile), advirtió que una eventual guerra directa de EU/OTAN contra Rusia podría alterar el equilibrio de poderes en Europa y recomendó regresar a las negociaciones de paz entre Ucrania y Rusia en los próximos dos meses. Dijo que viendo la situación desde la realpolitik, lo ideal sería que Ucrania abandone la lucha y ceda los territorios que Rusia reclama, convirtiéndose en un país neutral.

En los últimos días el secretario de De­fensa de EU, Lloyd Raytheon Austin, solicitó a su contraparte rusa, Sergéi Shoigu, un alto el fuego inmediato, en tanto el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, reiteraron al presidente Putin sus llamados a reiniciar las negociaciones diplomáticas con Ucrania. A su vez, el premier británico Boris Johnson admitió que Rusia continúa haciendo progresos graduales, lentos pero palpables en el Donbás.

El cambio en la narrativa ficticia de EU/OTAN es evidente tras la rendición de los combatientes de la libertad en el enorme complejo Azovstal, en Mariupol, estratégico puerto siderúrgico sobre el mar de Azov (un lago ruso de facto), cerca del mar Negro, incorporado ahora a la República Popular de Donetsk. Azovstal forma parte del grupo Metinvest, controlado por el oligarca ucranio Rinat Akhmetov, y es una de las mayores plantas metalúrgicas de Europa; produce coque, acero, productos laminados, rieles y vagones de ferrocarril, equipos de minería, etcétera.

Como ha señalado el analista Pepe Escobar, la apuesta de Rusia sería consolidar un complejo económico-logístico de Járkov a Odesa, íntimamente conectado a la industria rusa. Rusia es el quinto productor mundial de acero y posee enormes depósitos de hierro y carbón. Con el control del mar de Azov, y subsecuentemente el mar Negro, Rusia tendrá el control total de las rutas de exportación para la región productora de granos de calidad. Lo cual significaría un gran complejo agroindustrial integrado, cercano al Mediterráneo Oriental, con proyección hacia Asia Occidental (Irán), y cruzando Suez, enlazando al océano Índico, con potenciales clientes en el sur y sureste de Asia (India, Pakistán). A su vez, la construcción de ferrocarriles de carga en Rusia y Mariupol, resultaría en un modo de conectividad privilegiado con la ambiciosa Iniciativa de la Franja y la Ruta china y con el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur, cuyos principales actores son Rusia, Irán e India. Ninguno de esos países ha demonizado ni sancionado a Rusia.

En definitiva, la guerra intercapitalista por los recursos geoestratégicos y el rediseño geopolítico del orbe que están detrás del conflicto en Ucrania de los halcones de Washington para desangrar a Rusia, ha orillado ahora al Estado profundo ( Deep State) que dirige los pasos de Biden, a amagar con otra guerra por delegación ( proxy) en Taiwán, lo que rompería con el principio de Una sola China. Taiwán produce casi 90 por ciento de los semiconductores (chips, microprocesadores) para el consumo mundial, de los que depende también la infraestructura militar y tecnológica del Pentágono. Abrir un segundo frente militar, centrado en China y Rusia, parece una apuesta arriesgada para EU. Pero es el imperio. Otra opción es el Sahel, en África.

Publicado enInternacional
24 de enero de 2022, Noruega, Oslo: El representante talibán Amir Khan Muttaqi da declaraciones a la prensa frente al hotel Soria Moria en Oslo.- EUROPA PRESS

Las mujeres afganas no solo deben llevar el velo sino también cubrir su rostro. Esta es la última orden de los talibanes, después de que les privaran de ser atendidas por doctores masculinos, ir al hospital solas, trabajar en público, estudiar en la escuela segundaria, salir de casa si "no es necesario", coger taxi o autobús sin un varón familiar, montar en bicicleta, cantar, bailar, hablar en voz alta, reír, usar cosméticos o zapatos con tacón, hacer deporte, asomarse a las ventanas y balcones, elegir a su marido, organizarse en asociaciones políticas, feministas o gremiales, aspirar al poder, etc., etc. El burka solo es el símbolo del poder de esta fuerza de extrema derecha, que cohabitó con la OTAN en Afganistán, durante las dos últimas décadas.

Los "seminaristas" afganos han sido coherentes con su ideología, lo que es incomprensible es que el mundo les pidiera un trato humano y civilizado hacia los hombres y mujeres del sufrido país.

Pregunta 1: ¿Pedirían los demócratas a los nazis, por ejemplo, respetar la prensa libre, la igualdad entre los seres humanos, los derechos económicos, políticos, y sociales de los ciudadanos, cuando lo primero que hicieron los talibanes (y fue ignorado por la prensa europea) fue desmantelar de forma más violenta los partidos políticos, sindicatos, las libertades sociales, de prensa, reunión, expresión, para justamente privar a la sociedad afgana de voz y voto? ¡Hasta este punto se ha normalizado la persecución de las fuerzas progresistas en el mundo!

Pregunta 2: ¿Por qué la prensa de masas afirmaba que los talibanes del 2022, que recibieron el poder en Kabul a mano de EEUU, se habían transformado en "moderados" y no eran los mismos bárbaros de los años 90? ¿Cómo podían cambiar de actitud teniendo la misma ideología?

Pregunta 3: Puesto que el fundamentalismo es el ejercicio intransigente de una doctrina (religiosa o secular), ¿qué tipo de sistema político establece cuando toma el poder? ¿Fue el franquismo un simple régimen de católicos conservadores?

En líneas generales, el totalitarismo más agresivo y la economía de mercado son los dos puntos de unión entre el fascismo clásico y el  fundamentalismo en el poder, fenómeno que apareció de repente a finales de la década de los ochenta cuando EEUU decidió patrocinarlo y armarlo como una herramienta política para contener el avance del socialismo en Oriente Próximo y América Latina. Así, son instalados, de forma sutil y sigilosamente, los primeros regímenes de extrema derecha después de su espectacular derrota en la Segunda Guerra Mundial, para luego como movimiento respaldado por EEUU extenderse por gran parte del mundo, con el mismo discurso, pero con distintos ropajes y acentos.

Los medios de masas interesados han conseguido despolitizar dicho  movimiento presentándolo como el despertar de las tradiciones y culturas autóctonas no globalistas.

La nueva extrema derecha es el fascismo de siempre

Los totalitarismos religiosos en Turquía, Afganistán o Irán, a pesar de sus singularidades (al igual que los fascismos clásicos), comparten una serie de elementos entre sí y también con sus antecesores europeos. La República Islámica de Irán es el Estado más similar al prototipo de este sistema político, que además ha sido capaz de tomar prestados algunos elementos de la Santa Inquisición, pues, su Código Penal está basado en  los textos abrahámicos.

 Aquí algunos aspectos comunes entre el fascismo y el totalitarismo religioso:

- Son reacciones a la modernidad y el progreso: Mussolini anunció la muerte de la Revolución Francesa, y los fundamentalistas equiparan las conquistas sociales de los ciudadanos europeos con el colonialismo de sus gobiernos (de allí el término del "feminismo blanco"), para así, justificar su afán de resucitar el orden medieval del dominio sobre los ciudadanos convertidos en "rebaños".

- La existencia de un Führer, Caudillo, Líder Espiritual carismático, capaz de concentrar la totalidad del poder en su persona (Jomeini y Erdogan).

- Un Estado centralista, antifederal, contrario a las "autonomías" locales, porque reduce el poder de la autoridad central.

- Resucitar e incluso inventar mitos y leyendas del pasado para fascinar a las masas, en torno a un discurso familiarizado del Líder: decir que "Madrid tiene 2000 años de historia" es igual de falso que afirma que en el siglo VII nació el feminismo islámico en lo que hoy son tierras de Arabia Saudí, el único país del planeta donde las mujeres aún ni pueden ni votar, por la venia de Dios.

- La militarización de la sociedad, mediante la creación de numerosos cuerpos armados y de seguridad, y su presencia pública. Formar organizaciones paramilitares de los lumpen, e individuos desclasados, sin escrúpulos y capaces de cometer barbaries a cambio de tener poder, dinero y estatus. Los Basiy (Reclutas) de Irán es la viva imagen de los Escuadristas ( los Camicie Nere italianos). Las patrullas antivicios que controlan hasta la vestimenta y conducta moral de los ciudadanos en el espacio público. La coerción para los "antisistema" y la recompensa para los obedientes, al igual que en el "Cielo".

- Uso sistemático de la violencia y de la pedagogía del terror contra los críticos (redadas, lapidaciones, ahorcamientos públicos, latigazos, etc.). La fe hace que el terror se banalice: En aquel tiempo tomamos todas sus ciudades, y exterminamos a hombres, mujeres y niños de cada ciudad. No dejamos ningún sobreviviente (Deuteronomio, 2 :34). La normalización del odio y la venganza (ojo por ojo) contra otros, como muestra de valentía y el reclamo de justicia, en vez de justicia civilizada, comprensión y solidaridad.

- Nutrirse de la ira y los sentimientos de marginación entre las clases sociales "inferiores ofreciéndoles soluciones mágicas que pasan por delatar, oprimir o matar (en guerras) a personas como ellos, que ni conocen: el trabajador "ario" es como el "musulmán" o el "judío" contra sus hermanos de otros grupos étnicos y de otros credos a beneficio de los que mueven el negocio.

- El control y vigilancia de las masas, a través de los templos, los vecinos, las instituciones, etc.

- La primacía del concepto de "nación" o "comunidad" (racial o religiosa) para desdibujar las diferencias entre las clases sociales, evitando la solidaridad nacional e internacionalista de los oprimidos.

- Una visión social tribal: nosotros contra ellos.

- Un feroz anticomunismo: por ser un sistema económico socialista, y políticamente igualitario entre los hombres de cualquier credo, color de piel, estatus social, y entre los hombres y las mujeres.

- Rechazo hacia las democracias liberales, que no hacia el capitalismo, por las conquistas sociales de sus ciudadanos en cuanto a limitar el poder de los mandatarios, las libertades individuales y colectivas, y de que su autoridad emana de la "Demo", el pueblo y puede ser revocada, que no del "Teo", el Dios, un ente absolutista.

- Establecer el control, no solo sobre las actividades políticas y sociales, sino también sobre el pensamiento de los ciudadanos. Tener ideas distintas es considerado delito, aunque no se pongan en práctica ni se divulguen.

- La imposición de la uniformidad tanto entre los hombres pero sobre todo entre las mujeres (de allí el velo y la gabardina o el chador y el burka), eliminando las singularidades entre los "ciudadanos", con el objetivo de convertirles en una "masa" a la que se pueda dar la forma que desea el poder.

- Se basan en los dogmas de fe, las certezas inventadas, que no en la razón y el racionalismo, apelando a las emociones.

- Usan la represión sexual como método de manipulación y el control social: duros castigos para las relaciones entre personas del mismo sexo, adulterio, fornicación, etc. creando personas psicológicamente desequilibradas

- Al contrario de las dictaduras que se apoyan en el respaldo de una pequeña élite, los fascismos cuentan con una base social, a menudo amplia, y con millones de pobres y desheredados entre sus filas. En su desgaste y por la decepción de las masas por expectativas incumplidas, los totalitarismos pierden esta base para convertirse en una simple dictadura.

- Supremacía de hombres sobre mujeres, de elites sobre plebeyos, militares (mártires vivientes) sobre civiles, y creyentes sobre ateos. Los judíos afirman ser el "pueblo elegido por Yahvé" y los musulmanes que "su religión es la última, la más perfecta", por lo que consideran blasfemia y perseguibles los creados nacidos después del siglo VII. Esta ideología, que considera untermenschen (infrahumanos) a los integrantes de otros grupos, genera la llamada "fascismo social": no solo inculca en los hombres ser superiores a las mujeres, sino que consigue que ellas mismas asimilen esta creencia como una realidad biológica. Ellas no podrán contraer matrimonio con un hombre fuera del grupo, hecho llamado por los nazis «ley de bronce»: el rechaza del apareamiento entre dos seres de distinta raza, porque reduce la calidad biológica de los descendientes. Para justificar el sistema de Apartheid contra las mujeres que se estableció en Irán a partir del 1978, el expresidente de la República Islámica Hashemi Rafsenyani argumenta que «La diferencia de tamaño, vitalidad, voz, desarrollo, calidad muscular y fuerza física entre un hombre y una mujer demuestran que los hombres son más fuertes y más capaces en todos los campos (…) el cerebro de los hombres es mayor (…) Estas diferencias afectan a la delegación de responsabilidades, deberes y derechos". Aquí, las diferencias se convierten en desigualdades.

- Discursos populistas, término que significa manipular, estafar a las "masas": Hitler utilizó las palabras "socialista" y "obrero" para denominar a su partido, cuando sus objetivos eran justamente antisocialistas y burgueses, mientras la versión religiosa del fascismo roba las consignas "antiimperialistas" a las fuerzas progresistas y llama "desheredados" a la clase trabajadora. Intenta, de este modo, hacerse con la bandera de la defensa de los explotados, que ha sido exclusivamente de la izquierda y sigue siendo la única fuerza con programa viable para poner fin a las injusticias sociales.

- Afán de expansionismo, para exportar su ideología mediante patrocinio de grupos afines, e incluso ocupando territorios de otros estados, bajo el pretexto de la "hermandad internacional" "Liberar a hermanos oprimidos", etc.

- Sus guerras, por muy santas y justas que sean siempre son por los recursos, fortunas y mercados.

- Son profundamente misóginos. Hacen exaltación del patriarcado, glorifican la maternidad, y mandan que la mujer debe ser esposa obediente y subordinada, madre sacrificada y depositaria de los valores del grupo, y ser la ama de casa perfecta, por lo que prohíben la educación mixta. Paralelamente, establecen un sistema de Apartheid prohibiendo el acceso de la mujer al poder y a ciertos espacios, y consideran al feminismo y el derecho a la igualdad una aberración antinatural y demoniaco.

La violencia contra la mujer y su discriminación en las  religiones semíticas, no sólo consolidan el sistema patriarcal basada en la superioridad jurídica del hombre, sino las santifican (Corán, 4:34; Biblia 11.2–16); les excluyen del poder (Corán 17-40) que niegan la existencia de ángeles del sexo femenino "Dios nunca envió a una profeta", y eso a pesar de que el cielo de Oriente Próximo está repleto de las diosas. La exclusión y opresión de las mujeres es una táctica política, dentro de "divide y vencerás": luego irán a por la otra mitad de la sociedad, los hombres. Cuando deciden incluir a mujeres en sus equipos, por propaganda o por la presión social, lo hacen sin permitir su emancipación. No deja de ser una paradoja o un elitismo que mujeres como Marine Le Pen, cuya ideología está basada en la "incapacidad natural" de la mujer, luche por ocupar el lugar que su creencia ha reservado a los hombres.

- Formular mensajes simplistas y primitivas a las masas, desactivando su intelecto e impidiendo que la audiencia tenga acceso a términos capaces de expresar la complejidad de los fenómenos. El uso de términos como "el Gran Satán", en vez de EEUU, un país muy complejo, o el "Eje del Mal" para llamar a los supuestos enemigos es simplemente despreciar la inteligencia de los receptores del discurso.

Que se respeten los "límites de la libertad religiosa": no confundir el respeto a los creyentes y sus derechos como ciudadanos a respetar su credo. La religión, un complejo sistema de creencias metafísicas con normas establecidas hace siglos, cuando se encuentra en el poder es peligrosamente totalitaria.

Publicado enInternacional
El gobierno de Biden confirmó la exclusión de Cuba y Venezuela.

El coordinador del evento, Kevin O'Reilly, explicó la decisión de Biden ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

EE.UU. confirmó este jueves que no ha invitado a Venezuela ni a Nicaragua a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en junio en Los Ángeles, y se mostró más ambiguo sobre Cuba al señalar que "todavía" no ha cursado una convocatoria para este país. El coordinador de la Cumbre de las Américas, Kevin O'Reilly, compareció este jueves ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde a preguntas del legislador Marco Rubio, de origen cubano, ratificó que ninguno de esos países ha sido invitado por el momento, aunque fue tajante con que ni Venezuela ni Nicaragua lo serán.

Respuesta ambigua

"¿Hemos invitado a alguien del régimen cubano a tomar parte en la cumbre?", interrogó Rubio, a lo que el funcionario del Departamento de Estado contestó que esta decisión corresponde a la Casa Blanca. Presionado por el senador sobre si eso significa que todavía no se ha invitado a Cuba, O'Reilly insistió en que se trata de algo que tiene que decidir a la Casa Blanca, a lo que Rubio volvió a preguntar si desde allí se ha hecho una convocatoria para la isla caribeña. "Bajo mi conocimiento, no", indicó O'Reilly, quien agregó que EE.UU. ha invitado a representantes de la sociedad civil de Cuba. O'Reilly explicó que el Gobierno de EE.UU. quiere "tener una amplia participación de la sociedad civil de cada país donde los autoritarios, los dictadores, busquen terminar con el debate público". 

Sea o no invitada finalmente, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, expresó este miércoles que "en ningún caso" asistirá a la cita. “Se sabe que el gobierno de Estados Unidos concibió desde un inicio que la Cumbre de las Américas no fuera inclusiva. Era su intención excluir a varios países, entre ellos #Cuba, a pesar del fuerte reclamo regional a que se le pusiera fin a las exclusiones”, tuiteó el mandatario. “Agradecemos la valiente y digna posición de los países que han levantado su voz contra las exclusiones. Compartimos la posición de los líderes de la región que han reclamado con firmeza que todos tienen que ser invitados en pie de igualdad. Puedo asegurar que en ningún caso asistiré”.

Ortega y Maduro

Acto seguido, Rubio preguntó sobre si EE.UU. ha invitado a la cumbre al "régimen" de Nicolás Maduro o a cualquiera de sus representantes, ante lo que el coordinador de este encuentro dijo que "absolutamente no". "No los reconocemos como un Gobierno soberano", zanjó O'Reilly. En respuesta a una cuestión similar sobre si se ha invitado al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, O'Reilly contestó con un "no" rotundo.

Respecto a la oposición venezolana, el funcionario afirmó que EE.UU. reconoce a Juan Guaidó "como el presidente interino legítimo de Venezuela" y añadió que están en "discusiones constantes" con el "Gobierno transitorio" venezolano sobre cómo pueden participar y colaborar en la cumbre. Ante la pregunta de Rubio, O'Reilly indicó que le corresponde a la Casa Blanca cursar esa invitación y que esta por el momento no se ha enviado.

Exclusiones criticadas

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que este viernes definirá su asistencia a la Cumbre de las Américas ante la exclusión de Nicaragua y Venezuela a la cita que se celebrará en junio en Estados Unidos. López Obrador condicionó su asistencia a que la Casa Blanca invite a todos los países de la región, incluyendo a Cuba, Nicaragua y Venezuela, a la cumbre.

Bolivia, Guatemala y naciones de la Comunidad del Caribe (Caricom) han secundado la postura de México, mientras que países como Argentina, Honduras y Chile han criticado la postura estadounidense, aunque sus presidentes asistirán a la reunión. Durante la audiencia, Rubio se interesó por la postura de México y O'Reilly subrayó que están manteniendo discusiones con el Ejecutivo de ese país y todos los Gobiernos de la región sobre "la organización y la estructura del debate". Si no asiste, López Obrador enviaría a su canciller Marcelo Ebrard.

En la página web del Departamento de Estado el gobierno de Joe Biden se refiere a la cumbre de la siguiente manera: "Estados Unidos desarrolló el lema de la Novena Cumbre ”Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo” con gobiernos, la sociedad civil y el sector privado en la región, así como con las trece organizaciones internacionales que conforman el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC) y que apoyan el proceso de la misma.

Gira de Dodd

Por su parte presidente argentino Alberto Fernández pronunció este jueves un discurso  en el que cuestionó los bloqueos y sanciones económicas a Cuba y Venezuela, horas antes de reunirse con el exsenador Christopher Dodd, enviado de por Biden a los países del Cono Sur para promover la cumbre. Fernández habló ante una platea integrada por ministros de Educación de América Latina y el Caribe, que se reunieron en la Cancillería, luego de que la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, confirmara la presencia del mandatario argentino en la cumbre de Los Angeles. 

"En nuestro continente tenemos un país que lleva bloqueado seis décadas y sobrevive como puede. Deberíamos estar muy avergonzados de que eso pase en nuestro continente. Hay otro país que hace cinco años está bloqueado y fue bloqueado en plena pandemia, cuando la solidaridad era más importante que nunca," dijo Fernández.

Publicado enInternacional
Un perro callejero camina en una escuela destruida en la aldea de Vilkhivka, cerca de Kharkiv, el 25 de mayo de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania. SERGEY BOBOK / AFP

Durante la llamada por Putin "Operación militar especial", las fuerzas rusas manifiestan haber descubierto pruebas que demostrarían que el Ministerio de Salud de Ucrania estaría empeñado en una limpieza de emergencia con la tarea de llevar a cabo una destrucción completa de bioagentes; también manifiestan haber descubierto documentos semidestruidos relacionados con una operación secreta de Estados Unidos en laboratorios en Kharkiv y Poltava, insistiendo en el carácter altamente militarizado de los biolaboratorios ucranianos y en un exceso de patógenos.

A este respecto, China ha solicitado una investigación internacional sobre las actividades biológicas militares en Ucrania. Ucrania, por su parte, insiste en que las instalaciones  eran civiles y se dedicaban a la salud pública, y que por las indicaciones de la OMS destruyeron cualquier agente altamente peligroso para evitar el riesgo de brotes en caso de que algún laboratorio sea golpeado por las fuerzas rusas.

Mientras, las respuestas de Washington solo aumentan la preocupación y sospechas. La subsecretaria de Estado, Victoria Nuland, reconoce la existencia de biolaboratorios secretos estadounidenses en Ucrania, así como haber recomendado destruir las pruebas antes de que cayeran en manos rusas ("Estamos trabajando con los ucranianos sobre cómo pueden evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en manos de las fuerzas rusas", ha declarado). Por supuesto, no falta la acusación a la otra parte; así, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, acusa a Rusia de buscar un pretexto para lanzar su propio ataque con armas biológicas contra Ucrania.

La guerra biológica, o guerra de gérmenes, es el uso de toxinas biológicas o agentes infecciosos como bacterias, virus, insectos y hongos con la intención de matar, dañar o incapacitar a humanos, animales o plantas como un acto de guerra.

Pasaron muchos siglos hasta que a algún mando militar se le ocurrió utilizar dardos envenenados para matar con sufrimiento a las tropas enemigas; más tarde, se perfeccionaron las armas enviando a los enfermos de tularemia a tierras enemigas, se envenenaron los pozos enemigos con el hongo cornezuelo de centeno o a los caballos del adversario. Ya más cerca de nuestros tiempos, se le ocurrió al comandante en jefe de las fuerzas británicas en América del Norte, Sir Jeffrey Amherst, enviar viruela a las "tribus de indios descontentas", aunque ha sido el ántrax el bioarma más utilizado desde el inicio del siglo XX.

Durante la Primera Guerra Mundial, Alemania usó ántrax y muermo para enfermar a los caballos de las tropas de Estados Unidos y Francia, y los franceses infectaron a los pobres animales de la caballería alemana con burkholderia. El Protocolo de Ginebra de 1925 prohíbe el uso, pero no la posesión, el desarrollo y almacenamiento de armas biológicas y químicas. Además, los estados podrían recurrir a estas armas como represalia a un bioataque.

El ejército imperial japonés produjo armas biológicas y las usó contra soldados y civiles chinos  durante las Segunda Guerra: bombardeó Ning-Bó con bombas llenas de pulgas que transportaron la peste bubónica. Reino Unido hizo lo mismo probando tularemia, ántrax, brucelosis y botulismo en la isla Gruinard de Escocia.

Las bioguerras de Estados Unidos

A pesar de que Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética firmaron la Convención sobre Armas Biológicas en 1972, que prohíbe el desarrollo, la producción, la adquisición, la transferencia, el almacenamiento y el uso de armas biológicas, continuaron con sus proyectos, aunque el país norteamericano es el único en utilizarlas de forma masiva, tanto contra su propia población como contra otras naciones.

Entre el 20 y el 27 de septiembre de 1950, en la llamada Operación Sea-Spray, la Marina estadounidense lanzó, desde mangueras gigantes a bordo de un dragaminas, una fuerte dosis de bacterias Serratia Marcescens  y Bacillus Globigii en forma de nube, sobre 800.000 habitantes de la bahía de San Francisco, con el objetivo de monitorear la vulnerabilidad de una gran urbe a un ataque biológico, su huella sobre el medio ambiente y la forma adecuada de detenerlo. Se trata de uno de los mayores experimentos con armas bacteriológicas de la historia, y se supo en 1976 por una investigación del diario Longday Newsday. En otra Operación, la Big Buzz (1955), el Pentágono produjo un millón de mosquitos A. Aegupti y colocó 300 mil de ellos en municiones para lanzarlos desde aviones al estado de Georgia, en busca de la sangre humana.

Y las "operaciones" continuaron: Bajo la clave de la operación Ranch Hand (1962-1971), lanzada contra Vietnam, Estados Unidos utilizó bioherbicidas y micoherbicidas (agente naranja) para destruir bosques y cultivos del país asiático, dejando a su paso tres millones de muertos y medio millón de niños nacidos con malformaciones congénitas. Bajo la presión de la opinión pública, Nixon prohibió en 1969 las investigaciones de dichas armas para su uso ofensivo, aunque no defensivo.

Pero quizás ninguna de estas armas pueden ser tan baratas como lo que ha ido viniendo después. Tras décadas de investigación, han llegado a la conclusión de que se podrá matar a 600.000 personas por solo 0.29 dólares de coste por cabeza, aunque el afán de las compañías de armas no es matar a más gente, sino ganar más dinero: mejor una mini bomba nuclear de 16 kilos que cuesta 10 millones de dólares. Según Newsweek, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) de Estados Unidos está creando una nueva clase de armas biológicas que se enviarían a través de insectos infectados con virus: la guerra entomológica (de insectos).

Según China, Estados Unidos, que insiste en la destrucción de estas armas químicas y biológicas de otros países, es el único país que las posee y se niega a destruir las propias.

En 1982, el ejército de estadounidense realizó un experimento con las moscas de la arena para que portasen el virus del dengue, el zika, el chikungunya y la encefalitis equina oriental; obviamente, no se trata precisamente de un arma "defensiva".

Y mientras en 2002 acusaba a Irak de la tenencia de armas químicas y bacteriológicas como ántrax, ocultaba al mundo que los sobres con esporas de esta bacteria y destinatarios civiles estadounidenses se echaban en el buzón desde el propio suelo de Estados Unidos (laboratorio bioterrorista de la base militar de Fort Detrick) por un militar compatriota llamado Bruce Ivins. Años después, en 2015, un laboratorio estadounidense en Utah había enviado "por error" muestras de ántrax vivo a una de sus bases militares en Corea del Sur.

Después de la muerte masiva de ganado por una enfermedad extraña cerca del laboratorio del Pentágono en Alma-Ata, Kazajistán, en julio de 2021, los partidos socialistas y comunistas de Kazajstán, Georgia, Letonia y Pakistán exigieron el cierre de los laboratorios biológicos militares de Estados Unidos en Asia Central, certificando las actividades criminales de los biolaboratorios militares.

La peligrosidad del ántrax  es tal que durante  un incidente en Sverdlovsk, Unión Soviética, al liberarse  accidentalmente esporas de ántrax de una instalación militar el 2 de abril de 1979, murieron un centenar de personas. Este accidente se denominó "el Chernóbil biológico"

¿Cómo protegernos de este tipo de armas y de investigación destinada no a objetivos militares legítimos, sino a población civil y a causar daños innecesarios desde el punto de vista militar? El sistema de protección de los derechos humanos, una arquitectura construida a lo largo de muchos decenios, prevé instrumentos que en caso de funcionar con efectividad evitarían la mayoría de los conflictos internacionales, y en particular los conflictos bélicos, verdadera finalidad de la creación de las Naciones Unidas ("Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra…", dice la primera frase de la Carta de las Naciones Unidas). Los tres pilares de la protección de los derechos humanos -El Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Penal Internacional y el Derecho Internacional Humanitario- han surgido tras un largo proceso en el que han intervenido juristas de extraordinario prestigio y méritos: Desde Lemkin y Lauterpacht para idear los crímenes de genocidio y contra la humanidad, hasta Louis Joinet con su informe contra la impunidad, pasando por el jurista ruso F.F. Martens (autor de la famosa "cláusula Martens" todavía citada en autos). El enorme y talentoso trabajo de juristas de esta categoría es pisoteado por la realpolitik. Una reciente conferencia del diplomático José Antonio Zorrilla recordaba el principio por el que se rige la política internacional, que no es otro que la lucha descarnada por el poder en función de los intereses nacionales, sin consideraciones morales ni jurídicas.

Desgraciadamente, en materia de derechos humanos el derecho internacional no dispone de medios de coerción ni de sanción para castigar los crímenes internacionales (genocidio, crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, crimen de agresión) más que en los casos de criminales pertenecientes a países débiles. Es así como la Corte Penal Internacional en más de dos décadas solo ha resuelto nueve casos; es así como el delito de genocidio, aprobado en 1948 no se ha aplicado hasta 1998 (caso Ruanda). Las guerras y los numerosos atropellos instigados por la OTAN, los crímenes cometidos por sus tropas han quedado fuera del radar de la Corte Penal Internacional.

Si algún día se consiguiera que el aparato sancionador funcionara y los crímenes fuesen castigados fueran quienes fueran sus autores, sin dobles raseros, quizás estaríamos a un paso de evitar las guerras. Esta evolución permitiría, además de que la Corte Penal Internacional fuera respetada por los países poderosos -en el sentido de que gobernantes y altos militares de estos países pudieran ser encausados-, contemplar actuaciones que deberían ser delictivas y que no son contempladas hoy por hoy en la descripción de las conductas que conforman los crímenes de genocidio o contra la humanidad, o bien que aunque sean contemplados no son objeto de vigilancia. Es el caso de lo que pueden ser considerados crímenes económicos contra la humanidad (decisiones que se toman a sabiendas de que van a costar miles o millones de vidas, como en el caso de especulación con alimentos o con fármacos), o bien la negligencia en controlar el tráfico de armas hacia países que no respetan los derechos humanos (empresas españolas exportando armas a Arabia Saudí, por ejemplo), o las actividades de investigación sobre armas prohibidas, como las químicas y bacteriológicas, por ejemplo.

Como hemos visto más arriba, se van acumulando datos y pruebas de la existencia de laboratorios biológicos secretos que investigan este tipo de armamento, prohibido por la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (1972), cuyo control dista de ser satisfactorio. Seguramente esto parte de que investigar sobre el desarrollo de este tipo de armas altamente letales y lógicamente prohibidas puede ser complicado y requiere una voluntad política que a día de hoy no existe. No obstante, el derecho penal internacional considera que "la realización de experimentos médicos y científicos es penalizada cuando no obedece a fines terapéuticos, sino solo a la obtención de conocimientos científicos" (Gerhard Werle, Tratado de Derecho Penal Internacional, § 904). Por otro lado, una enmienda de 2017 al artículo 8 del Estatuto (crímenes de guerra, armas biológicas) "insertó un artículo que define como crimen de guerra el uso de armas que utilizan agentes microbianos u otros agentes biológicos, o toxinas, cualquiera sea su origen o método de producción".

Cuando se hallan casos de lo que Occidente considera enemigos (p. ej., Saddam Hussein, Bashar al Assad o en estos días Putin), recibimos informaciones detalladas (a veces falsas) de cómo han utilizado armamento prohibido, pero cuando el uso ha estado a cargo de "los nuestros", las informaciones no se encuentran en los medios hegemónicos. Son casos como Iraq (el documental Faluya, la masacre escondida, en la que se muestran los devastadores efectos de armas químicas utilizadas por Estados Unidos, curiosamente, es difícil de encontrar) o Afganistán, donde fueron empleadas armas químicas prohibidas por la Convención sobre las Armas Químicas (1993).

Sin embargo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg,  se permite declarar recientemente con total indignación que en estos días en Ucrania "cualquier uso de armas químicas cambiaría enormemente la naturaleza del conflicto, sería una flagrante violación de la ley internacional y tendría consecuencias generalizadas y severas". Hay que resaltar que Estados Unidos es parte tanto de la Convención sobre Armas Bacteriológicas como de la Convención sobre Armas Químicas.

Es particularmente preocupante la existencia de laboratorios biológicos secretos tanto en Ucrania como en otros lugares. Que la actividad sea secreta no augura nada bueno, evidentemente no es necesaria la clandestinidad para realizar actividades legales y legítimas. De manera que el desarrollo de una investigación destinada a fabricar armamento biológico, considerado criminal por el Estatuto de Roma y otras normas, debe ser calificado como una actividad criminal, y por tanto, lo lógico es que sea una actividad punible dada su gravedad.

¿Para cuándo la comunidad internacional estará dispuesta a perseguir eficazmente actividades clandestinas de investigación de armamento prohibido por su alta criminalidad? Para ello, es necesaria voluntad política y acuerdos tanto en el castigo como en el control. Quizás contribuiríamos con ello a forjar una sociedad algo más decente que la que tenemos.

Publicado enInternacional
La gente asiste a una vigilia con velas para honrar a la periodista de al-Jazeera asesinada Shireen Abu Akleh, en Washington, a 17 de mayo de 2022. — Efe

La corresponsal de 'Aljazeera', abatida el pasado 11 de mayo al norte de la Cisjordania ocupada, murió como consecuencia de disparos deliberados contra ella y no por una bala errática o al azar.

 

Sendas investigaciones independientes de dos destacados medios de comunicación de EEUU generalmente proclives a las posiciones de Israel señalan que la periodista de AljazeeraShireen Abu Aklehfue asesinada deliberadamente y no abatida por un disparo aleatorio durante una refriega en el campo de refugiados de Yenin este mes de mayo.

La agencia Associated Press y el Canal CNN publicaron este martes los resultados de sus respectivas investigaciones que, por distintos medios, son coincidentes entre sí a la hora de llegar a la misma conclusión. Estas publicaciones llegan mientras Washington hace llamamientos poco convincentes a que se haga justicia, pese a que Shireen, de 51 años, tenía la nacionalidad estadounidense.

El informe de la CNN destaca el análisis de disparos que dejaron huella en el árbol junto al que Shireen se refugió del tiroteo. Estas huellas sobre el árbol revelan que la periodista fue objetivo deliberado de los soldados israelíes y que la bala que le entró por debajo de la oreja izquierda y acabó con su vida no se disparó al azar ni fue aislada.

En opinión de Chris Cobb-Smith, un consultor en temas de seguridad y veterano del ejército británico que estudió el incidente, las huellas del árbol indican que fueron disparos controlados y dirigidos a la periodista y no disparos al azar o balas perdidas. Según este experto, disparos al azar no habrían dejado las huellas consistentes que dejan los disparos intencionados.

El informe de la CNN concluye que “en los momentos anteriores a su asesinato, no había hombres armados o confrontaciones armadas cerca de Shireen Abu Aqleh”, en contra de lo que sostiene la versión facilitada por el ejército, y tal como afirmaron los compañeros de profesión que estaban con la periodista. “Las pruebas que hemos recogido indican que Shireen Abu Akleh fue un objetivo de las fuerzas israelíes”, agrega la CNN.

La posición de las autoridades palestinas, otra de las claves

Por su parte, la investigación de Associated Press refuerza la posición de las autoridades palestinas y de los colegas de la periodista fallecida en el sentido de que la bala que la mató procedía del rifle de un soldado israelí. Para esta investigación, la principal agencia de noticias de EEUU examinó las fotografías y los videos disponibles, y entrevistó a testigos del incidente.

La agencia señala que sus entrevistas con cinco testigos son consistentes que las informaciones que ha publicado un grupo periodístico de Holanda en lo relativo a la localización de las fuerzas israelíes y a su cercanía a Shireen, lo que hace que probable que los soldados le dispararan con mirilla telescópica desde una distancia de aproximadamente 200 metros.

Imágenes fotográficas y videos que se tomaron en la mañana del 11 de mayo muestran a vehículos militares israelíes en un extremo de la estrecha callejuela en la que se hallaba Shireen con otros periodistas, que estaban en línea con los soldados. También muestran a los periodistas y a otros transeúntes huyendo de los proyectiles que se estaban disparando desde la dirección en que estaban los soldados.

Según Associated Press, la única presencia confirmada de milicianos palestinos se situaba al otro lado de las fuerzas israelíes, a unos 300 metros de distancia, y entre los milicianos y Shireen se interponían muros y edificios. Aunque según el ejército, había al menos un miliciano entre los soldados y los periodistas, la agencia americana dice que el ejército no ha facilitado pruebas que sustenten esa afirmación.

Un portavoz militar ha dicho que se ha identificado a un soldado que estaba en el interior de uno de los vehículos y que desde allí disparó con un rifle equipado con mirilla telescópica hacia donde estaban los milicianos. El ejército dice que no puede comprobar si con ese rifle se mató a la periodista puesto que la Autoridad palestina se niega a entregarle la bala para examinarla y compararla con el rifle.

Dos peticiones a la Corte Penal Internacional

Brian Dooley, un consejero del Relator Especial para la Defensa de los Derechos Humanos, ha confirmado que la Corte Penal Internacional ha recibido dos peticiones para que se investigue la muerte de la reportera. Una de las peticiones está firmada por la Federación Internacional de Periodistas, y la segunda por la Autoridad palestina. La CPI todavía no se ha pronunciado sobre si las acepta o no.

Mientras tanto, las autoridades de ocupación están evitando abrir una investigación sobre el incidente, a pesar de que su examen inicial prueba que los soldados dispararon en la dirección en la que estaba la reportera de Aljazeera. Según el fiscal militar, incluso si se comprueba que los soldados dispararon contra la periodista, no habrá consecuencias penales ya que la reportera estaba trabajando en una zona de combate.

En Washington, el departamento de Estado ha instado a que se abra una "investigación global y en profundidad (…) que haga responsable a quien perpetró" el crimen. Sin embargo, esta petición parece otro gesto a la galería, máxime si se tiene en cuenta que los americanos han dicho que la CPI "no es el lugar apropiado" para llevar a cabo la investigación

25/05/2022 21:46

Por Eugenio García Gascón

Publicado enInternacional
Jueves, 26 Mayo 2022 05:30

El gobierno, el poder

El gobierno, el poder

Como nunca antes lo había vivido el país, las elecciones para seleccionar el presidente 2022-2026 están cargadas de una potente energía de cambio, de ruptura con la historia de dos siglos de manejo oligárquico del gobierno, que han dejado como lastre un país de exclusiones, violencia opresiva, dirigida una y otra vez contra las voces disonantes, además de críticas de la injusticia, concentración de la riqueza, multiplicación del empobrecimiento, del desconocimiento de la naturaleza como un todo integral, para convivir y no expoliar, por solo relacionar algunos de sus signos más nefastos.

Se trata –lo repetimos– de una potente energía de cambio, de anhelo de giro histórico, materializado parcialmente en las elecciones al Congreso de marzo pasado, y reforzado por las encuestas, difundidas durante los últimos meses. Tal energía, pese a su intensidad, no es garantía absoluta de que lo anhelado quede sellado en las urnas, toda vez que quienes representan la continuidad no están totalmente derrotados ni tienen el camino cerrado para superar las tendencias que hasta ahora marcan las encuestas. Son tendencias que además podrían verse descuadradas en sus líneas gruesas de hacerse realidad: a) las alianzas que aún están en valoración entre algunos de los actores de este proceso electoral, b) una vez el alto porcentaje de indecisos que arrojan las encuestas decidan su voto.

En todo caso, el ambiente enunciado merece un acercamiento crítico, toda vez que el mismo está soportado en el supuesto liderazgo insuperable de la fórmula que para el Ejecutivo lidera el Pacto Histórico, que contrario a un que hacer de izquierda ha dejado a un lado una necesaria práctica pedagógica que le recuerde a la sociedad electora que todo cambio, si de verdad se quiere estructural, depende de su apropiación, de su impulso y su defensa por parte de las mayorías. De otra manera, sería un simple cambio formal, liberal, sin peso histórico.

El ambiente está contaminado, asimismo, con la homologación del Pacto Histórico como una fuerza única, cohesionada ideológica y políticamente, y no una alianza, y, por ello, como si portara y estuviera determinada por un gen de izquierda. La revisión, así sea superficial, de la diversa fauna de tradición liberal, como de otras corrientes del establecimiento que han aterrizado en su cuerpo, testimonia que, cuando más, se podría definir como una coalición de centroizquierda.

Esa realidad está determinada, además, por el pragmatismo, tan común en los proyectos electorales, que actúan y se determinan según los giros de la opinión pública y no por preceptos filosóficos, éticos y similares. Es así como la necesidad de más votos lleva a coquetear con sectores sociales que temen un cambio brusco en la conducción del país, adecuando lenguajes, promesas, formas de gobernar, etcétera, todo lo que sea necesario para desprevenir a determinados sectores sociales, al final de lo cual lo que aparecía primero como rojo o lo que algunos se imaginaban de esa tonalidad se va degradando hacia el rosado.

Un proyecto de cambio, de izquierda, así imaginado por amplios sectores de la militancia coyuntural pero que no encuentra soporte en la historia del candidato, en su raíz –nacionalista– y en su devenir como político profesional. Sucede que en Colombia, una sociedad tan cerrada y con un poder tan tradicionalista y violento, cualquiera que pretenda un cambio aparecerá como de izquierda, sin necesariamente serlo. Para esa minoría de millonarios que detentan el poder económico, urbano y rural, así como militar –beneficiarios de la cosa pública, negados a ceder por voluntad y para beneficio general algo de lo que el trabajo de cientos de miles les ha procurado–, cualquier posible reforma que les reduzca en algo sus privilegios queda tachada como un acto de izquierda.

Es una realidad que, como el país está viendo, lleva a la polarización entre continuidad y cambio, a la estigmatización de las fuerzas renovadoras, a la criminalización de quienes se oponen a que todo siga igual, a la difamación de la agenda alternativa.

La agenda, por demás, solo podrá hacerse realidad si, desde ahora –algo que no sucede–, quienes la impulsan llaman al sector social de sus potenciales beneficiarios a fortalecer sus formas organizativas y a quienes no las tienen a organizarse en sus territorios de vida y trabajo para impulsar en lo pequeño y lo grande esa agenda, así como para obligar al gobierno del anunciado cambio, de pararse en aguas tibias, a radicalizarse y hacerlo efectivo. Es una convocatoria para que no se limiten a aplaudir al candidato sino para ir mucho más allá: para presionarlo en la idea de que sea pueblo, no solo para que lo parezca.

Es este un llamado indispensable, toda vez que llegar al gobierno no es abrazar el poder; es solo hacerse a una parte del mismo, el cual mayoritariamente continuará en manos de la tradición (legislativo, judicial, económico, militar…), entrando, eso sí, todos y cada uno de estos factores en mayor disputa. Es en esta pugna en la que resulta fundamental la movilización, cotidiana y en todos los planos, de las mayorías sociales, transformadas en sujetos de su historia, algo que debiera llevar a su radicalización al Ejecutivo, ¿estará dispuesto a ello, de ser votado mayoritariamente? ¿Estará dispuesto el poder efectivo que domina en Colombia a soportar una situación tal? ¿Qué pudiera suceder de no estar inclinado este poder a conciliar con un giro para el país, por suave que sea?

Estamos ante una realidad que no aparece en los análisis y las valoraciones de quienes con total convicción y deseo anuncian el triunfo del Pacto Histórico como algo ya consumado. Pero lo que ellos anhelan no llega por un simple acto de gobierno, es algo mucho más potente y más complejo. Es una realidad de enconada lucha de clases, que será cada vez más intensa a medida que el Ejecutivo materialice algunas de sus promesas electorales. Esa lucha ya está planteada, por ejemplo, en el campo económico con la llamada Cláusula Petro, ahora integrada en la mayoría de inversiones y proyectos económicos que se están firmando en el país, cláusula que seguramente se ampliará en los primeros meses del supuesto gobierno hasta concretarse como fuga de capitales y, con ella, potenciación de la crisis económica que ahora padecen las mayorías.

Esta disputa se abrirá, sin duda alguna, a diversidad de campos, alcanzando una tonalidad claroscura en lo militar, factor que será exacerbado por agentes estatales y paraestatales, intimidando, atentando, asesinando, en mayor cuantía liderazgos sociales de distinto cuño, desatando terror e inseguridad por ciudades y zonas rurales, ambientando la ingobernabilidad y desestabilizando al Ejecutivo hasta motivar su destitución o el propio golpe de Estado –directo, indirecto, disfrazado, etcétera. ¿Un alzamiento social para impedirlo? ¿Represión y genocidio como sello de un cambio interrumpido?

De esta manera, como se puede valorar, el escenario que se está abriendo, incluso sin concretarse, más allá de los buenos deseos, es de grandes expectativas, posibilidades relativas de satisfacción, y un amplio margen de confrontación y militarización de la sociedad.

El cambio, no hay duda, es un campo en disputa. Nada está dado, todo se deberá presionar, y en ello el riesgo de diverso margen queda abierto. Esto, en caso de triunfo. Pero, de no darse, ¿aguantará la coalición su acción continuada, su acción social y organizativa para la protesta y la confrontación con las fuerzas del statu quo, prolongadas en el control del gobierno, sin poder beneficiarse de la burocracia estatal, como lo desean y motiva a todos aquellos que, de cuño liberal y de otras matrices tradicionales, han llegado a integrarla?

El escenario queda abierto y cómo se vaya delineando lo dirán los resultados del 29 de mayo y el 19 del mes siguiente, al realizarse la segunda vuelta que todas las encuestas anuncian, de no errar las mismas en sus estudios.

En todo caso, cualquiera que sea el resultado, una potente fuerza social sigue tomando cuerpo en el país y cuyos rasgos todavía no están totalmente torneados. La tarea de cualquiera que desee un cambio efectivo para Colombia es dedicar todas sus capacidades a que esa configuración no se desinfle. Ese es el mayor reto por concretar en los años que vienen, fundiendo bases para que, en caso de triunfo del Pacto Histórico, las promesas electorales se hagan norma; de perder, más allá de lo electoral –de 2026, por ejemplo–, el cambio deberá llegar a nuestro país por efecto de su alzamiento en demanda del respeto de todos sus derechos, siempre negados.


Artículos relacionados

 

Algunas consideraciones para el Pacto Histórico. Temas claves para el próximo gobierno
Diana Gómez Correal

La política exterior y las relaciones internacionales en el gobierno del Pacto Histórico
Shameel Thahir Silva

Pacto Histórico: promesas, retos y alcances
Christian Fajardo

Instituciones y presupuesto para, ahora sí, implementar el Acuerdo Final
Marcela Valencia Toro

El cambio que podemos esperar
Héctor-León Moncayo

Escenarios
Humberto Sánchez


 

Para adquirir suscripción

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=179&search=suscri

Publicado enColombia