La otra cara del paro cafetero: la solidaridad

La dinámica del paro de los campesinos cafeteros, a pesar de lo transmitido por los grandes medios de comunicación, no tiene que ver en exclusivo con bloqueos y protestas; en medio de la protesta también florece la solidaridad. El apoyo y los liderazgos se forjan poco a poco en regiones en donde el movimiento social deja ver su fortaleza.

 

La solidaridad del Estado

 

Con el paso de los días y la continuidad de la protesta cafetera, destaca la fortaleza de la lucha. Pero también sobresalen, llaman la atención, las declaraciones de los funcionarios del gobierno Santos, que enfatizan que las "ayudas" que se proponen para los cafeteros y cacaoteros se realizarán por "solidaridad". La respuesta a esta crisis devela el talante de los asuntos de Gobierno: coyunturales, distantes de una política pública que resuelva la crisis económica que afecta a distintos sectores sociales, permitiendo ver al Estado colombiano como lo que es: un ente burocrático capturado por unos intereses, a los cuales siempre socorre, dejando a un lado a los campesinos, a los trabajadores, a las mayorías.

 

De allí podemos entender cómo el año pasado, luego de las protestas de los cacaoteros en Santander por la crisis del precio –el cual se redujo en más del 50%– el Gobierno nacional –a través de la gobernación de este departamento– propuso "apoyarlos" con 100 millones de pesos; esto con el fin de fortalecer a un gremio que produce el 50% del cacao del país (alrededor de 20.000 toneladas anuales), cuyas familias se acercan a las 30.000. Este mismo gesto de "solidaridad" es el que ahora, casi un año después y en iguales circunstancias, intenta repetir el Gobierno.

 

De otro lado, valga recordar que en el 2008, el Gobierno puso en marcha un paquete de ayudas económicas por 140.000 millones de pesos para que el sector exportador agrícola no sufriera demasiado con la devaluación del dólar. En ese momento el ministro Andrés Felipe Arias declaró: "Es preocupante [la devaluación] porque muchos de nuestros sectores, los que están generando más empleo, dependen del precio del dólar y ya estamos pasando de castaño a oscuro" (1). La pregunta que surge es, ¿cuáles son las razones que están detrás de esta política económica que privilegia a ciertos sectores con millonarias ayudas por encima de otros? Y ni que hablar de la "ayuda" a los bancos, para quienes no "inyectarles" miles de millones de pesos significaría "la ruina de la economía".

 

La solidaridad estatal –no es un secreto– no existe, lo que sucede es una práctica consuetudinaria de repartirse el Estado haciéndolo ver como un asunto de técnica económica.

 

La otra solidaridad

 

La solidaridad del Gobierno con los caficultores y cacaoteros despierta resquemor. Del otro lado, existen voces de aliento, de apoyo y de esperanza, no sólo entre quienes participan directamente en el octavo día del paro de los cafeteros y los cacaoteros (levantado al final del día lunes 4 de marzo), sino también entre los habitantes de las distintas regiones movilizadas y en paro. Esas mismas palabras de solidaridad también se encuentran en las emisoras comunales, en donde se escuchan las llamadas de los pobladores: "Aquí tenemos yuquita, platanito, ¿cómo hacemos para hacerlos llegar?", "nosotros los apoyamos, al principio teníamos miedo pero ahora sabemos que todo esto es por nosotros también", "por televisión están diciendo cosas que no son, quieren mostrar a los campesinos como delincuentes", "manifestamos nuestra indignación con el Esmad porque hirieron a un campesino en una mano", "estamos enviando fotografías a internet, para que la gente vea lo que está pasando y nos ayude".

 

Todas esas frases son de los pobladores a lo largo y ancho del país, a través de emisoras comunitarias, quienes han dejado saber a quienes participan en esta justa protesta que apoyan el paro, y que también cuentan –más allá de las palabra– con su solidaridad. Es una acción que no se queda en pocas manos. Las plazas de mercado, los transportadores, las tiendas del pueblo, los comerciantes, han sido parte de la red de solidaridades que despertó el paro cafetero y cacaotero en las zonas donde la protesta se vive, en las zonas donde no se ve por televisión.

 

Con la ayuda de líderes sociales y comunales de vieja data, así como con los más jóvenes –quienes nunca habían participado en nada parecido y les surgió la necesidad de apoyar a su comunidad– se inicia la colaboración para la gente que se encuentra en las vías, bajo la inclemencia del tiempo. Ellos van primero casa por casa pidiendo cualquier colaboración: "arroz, fruta, agua, lo que quieran dar", para luego ir a las tiendas y a la plaza de mercado en donde la nueva tarea es conseguir quién transporte lo que han recogido en esta jornada de solidaridad con los campesinos. "Después que conseguimos el camión, toca de todas maneras conseguir la gasolina", dice con emoción una de las personas más jóvenes sumado a la protesta desde su pueblo a través de una de las emisoras comunitarias que –con el ánimo de mantener informado a las personas que se encuentran más allá de su alcance radial–, han decidido colgar en la red sus programas, con la convicción de que "lo que pasa en el pueblo no lo muestra RCN ni Caracol porque no les interesa, para ellos solo es noticia la violencia".

 

 

 

San Vicente de Chucuri, Santander

 

San Vicente de Chucuri es uno de los municipios que se ha solidarizado con el paro. Sus pobladores han acompañado el desarrollo de éste, alentando la lucha por las reivindicaciones de los campesinos.

 

En una emisora comunitaria –San Vicente Estéreo (2) – el alcalde habla a los oyentes: "Un saludo especial para todos, especialmente para quienes están en la marcha". Luego, en el desarrollo de la entrevista, explica la posición de la alcaldía en relación al paro: "Estamos apoyando el paro como campesino que soy, como productor de cacao que soy, y como alcalde que soy (...). Mi mensaje [a los cafeteros y cacaoteros] es manifestarles mi apoyo reiterativo, no están solos. Vamos a estar acompañándolos hasta el último día (...). Lo más importante es la unidad, que todos estemos luchando por la causa del mejoramiento de la calidad de vida de todos nuestros campesinos, a través del mejoramiento de los precios".

 

En comunicación telefónica con desde abajo, el alcalde del municipio responde algunas preguntas sobre el paro cafetero en ese poblado:

 

desdeabajo: ¿Quiénes están participando en el paro?

La persona común y corriente en las ciudades que no saben la problemática, no entienden la situación, pero la persona que está directamente allá en el campo labrando la tierra, sí sabe cómo está eso. Lo que se está produciendo no les alcanza para nada. Por eso se unieron campesinos, comerciantes, ganaderos y las personas de la región, porque es una protesta justa. Es la única manera que el gobierno nacional resuelva la situación.

 

da: ¿Cuál es la principal inquietud de los cacaoteros?

Además de las que ya se conocen, que las políticas agrarias se deben hacer con el campesino, con las personas que laboran el campo, porque ¿quién más sino el propio campesino sabe cuáles son sus necesidades?

 

da: ¿Cuál ha sido la posición de la alcaldía respecto al paro?

Algunos alcaldes hemos sido solidarios porque somos la representación del pueblo, porque ellos fueron los que nos eligieron, y yo como alcalde he estado pendiente que no les falte agua potable, salud, medicamentos. Se solicitó al hospital de San Vicente una brigada de salud para tener atención médica allá. A través de la oficina de gestión de riesgo y con algunos concejales del municipio se está pasando por el comercio, recolectando algunas ayudas como mercado y algunas cosas indispensables, para que se les pueda llevar algo de comida, y las cosas básicas para que ellas puedan permanecer allá. Se está gestionando un camión para que se les lleve estas ayudas a los que están por esa causa justa. Estas ayudas las tenemos gracias al comercio y al pueblo chucureño que se ha solidarizado.

 

da: ¿Cuál es el mensaje para los campesinos del país?

Tengo dos mensajes para enviar: el primero, que se solidaricen y se unan porque se está reclamando una causa justa, una mejor política agraria, porque si no lo hacemos esto va a terminar en una crisis muy terrible que afectaría no solamente a los campesinos; y el segundo mensaje es al gobierno, para que evite que todo esto termine en una tragedia con la fuerza pública.

 

da: ¿Se refiere a los desmanes de la fuerza pública?

El campesino está haciendo el paro con mucho respeto, yo se que lo están haciendo de esa manera. Yo como alcalde llamo a la fuerza pública a tener mucho cuidado con ellos porque son nuestros campesinos, porque están reclamando lo justo, ellos no son ningunos bandoleros, solamente son personas de bien y el gobierno tiene que tomar medidas claras con la política agropecuaria que no afecten al campesino, porque si las cosas siguen así el campo va a terminar acabado. No es solamente un sector el que se está viendo afectado en este momento, son varios y todos ellos tienen que ver con el campo.

 

¿Solidaridad u oportunismo?

 

En el transcurso del paro se han sumado voces de apoyo de gobernadores, alcaldes y demás políticos que han querido beneficiarse de las protestas de los campesinos, motivados por ganar un respaldo que luego se concrete en las elecciones.

 

Este fenómeno se inició de manera más frontal con las declaraciones del ex presidente Álvaro Uribe, a lo que el representante a la cámara Iván Cepeda comentó: "ahora Álvaro Uribe Vélez, gestor de TLC y enemigo de la protesta social, se presenta como defensor de caficultores. Cínica maniobra electoral". El tiempo dirá quienes pescaron en río revuelto y le hicieron el mandado a Uribe en su oportunismo populista, y quienes están del lado de sus comunidades.

 

La necesidad de un cambio más profundo

 

El paro no encuentra solución pues el Gobierno no aplica para con los campesinos su "solidaridad". El paro toma fuerza y se extiende. En el transcurso del mismo, y como evidencia de la solidaridad efectiva y desinteresada, se han unido al mismo estudiantes, taxistas, camioneros, indígenas. Poco a poco va surgiendo un "memorial de agravios" de parte de muchos sectores que buscan una solución más integral a los problemas de las mayorías, a la vez que denuncian abusos, corrupción y un extenso etcétera que genera nuevos liderazgos al interior de las comunidades.

 

La voz y el sentido de esta protesta quedaba resumida en los primeros días del paro en una reunión llevada acabo entre campesinos y el gobernador de Santander. En ella, uno de los líderes de la protesta decía: "No solo hay cacaoteros aquí, hay cacaoteros en el Huila, en el Cauca, en el Sur de Bolívar, en el Meta, en todo el país, junto con los cafeteros. La solución del problema es conjunto, porque no es posible una solución parcial que no sea de fondo".

 Notas:

[1] http://www.elespectador.com/noticias/negocios/articulo-gobierno-lanza-salvavidas-exportadores-devaluacion-del-dolar

[2] https://soundcloud.com/cacaoterosvte-1

 

Artículo relacionado

Café. El paro no está pa' cucharas


Publicado enColombia
Multitudinaria manifestación de indignados en Lisboa

Mareas de manifestantes corearon consignas y pancartas contra la troika –la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– y el gobierno nacional, ondeando banderas de Portugal.

 

Más de un millón de portugueses ganaron ayer las calles de Lisboa en protesta contra los recortes y la política de ajuste del gobierno. Profesores, jubilados, trabajadores de la sanidad, políticos y grupos feministas se sumaron a las manifestaciones convocadas por los indignados lusos en Portugal, movilización rotulada como la más multitudinaria de los últimos dos años.

 

Mareas de manifestantes corearon consignas y pancartas contra la troika –Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– y el Ejecutivo, y ondearon banderas lusas con una franja negra como símbolo de luto por la crisis que atraviesa el país. Gritos como "Passos a la calle", "el pueblo unido jamás será vencido" o "Grecia llegó aquí" se unieron a lemas contra la troika como "fuera de aquí, FMI" o "entroikados y revoltados". Las manifestaciones transcurrieron sin incidentes relevantes, aunque hubo al menos dos detenidos en Oporto e insultos y tensión en Lisboa entre un grupo de manifestantes y agentes de policía. La protesta fue convocada principalmente a través de las redes sociales pero también, por primera vez, a través de carteles y propaganda en las calles de las principales ciudades lusas. El lema de la expresión popular fue "O Povo é quem mais ordena" (El pueblo es el que manda), uno de los versos del himno de la revolución lusa de 1974, que derrotó a la dictadura fundada por António de Oliveira Salazar y se convirtió otra vez en símbolo del descontento ciudadano. La canción fue coreada al final de la marcha, en la plaza del Terreiro de Paco, la más grande de la capital lusa, y en una veintena de ciudades de Portugal, así como en otras fuera del país, como Barcelona, Madrid, Boston, Londres, París, Atenas y Estocolmo.

 

A través de esta manifestación, los indignados denunciaron que el primer ministro, Pedro Passos Coelho, cedió la soberanía nacional ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) que, en mayo de 2011, a petición del anterior gobierno socialista, prestaron a Portugal 78 mil millones de euros para evitar su bancarrota. Esta vez, la marcha por las calles de la capital portuguesa coincidió con la presencia de representantes de la troika, que realizan la séptima evaluación al programa de asistencia financiera, y que exigen una polílica de ajuste que el gobierno aplica. Varios gremios profesionales y grupos civiles se han sumado a las denominadas mareas sectoriales para participar en la protesta.El principal sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP), también movilizó a sus afiliados, según declaraciones de su líder, Armenio Carlos. Participaron igualmente diputados de los partidos de la izquierda portuguesa –el Socialista, el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista–, así como los presidentes de las tres principales asociaciones profesionales de militares. Los organizadores calcularon que salieron a la calle en todo el país más de un millón de personas y, aunque las autoridades lusas no dieron datos sobre las manifestaciones, las emisoras de radio y televisión locales consideraron las de ayer como las más multitudinarias registradas en el país.

 

El Ejecutivo conservador ganó las elecciones anticipadas un mes después y puso en marcha un duro programa de austeridad, con ajustes y reformas para cumplir los acuerdos suscritos. Veinte meses después, la coalición conservadora de gobierno soportó dos huelgas generales y varias multitudinarias protestas ciudadanas y sindicales, por lo que sufre un gran desgaste en popularidad y las encuestas la sitúan por detrás del Partido Socialista en las intenciones de voto. Portugal tiene datos económicos que empeoran constantemente, lo que ayuda a comprender la alta adhesión a la protesta: la tasa de desempleo se disparó al 17,6 por ciento, el doble que hace tres años, y el Producto Bruto Interno (PBI) sufrió una caída del 3,8 por ciento, la peor en varias décadas, en el último trimestre de 2012. El gobierno no hizo comentarios sobre la marcha de ayer, pero la semana pasada Passos Coelho ratificó su determinación de mantener las políticas de austeridad.

 

Publicado enInternacional
Disturbios en Túnez y Egipto: ¿el comienzo o el fin de las revoluciones?

En diciembre de 2010 un solo individuo encendió en Túnez una revolución popular contra un autócrata venal, levantamiento que fue seguido muy pronto por una erupción semejante en Egipto contra otro autócrata venal parecido. El mundo árabe se sorprendió y la opinión pública mundial expresó de inmediato sus simpatías con estas expresiones modelo” de las luchas por todo el mundo en pos de autonomía, dignidad y un mundo mejor.

 

Ahora, tres años después, ambos países están enfrascados en fieras luchas políticas, violencia interna que está escalando –y una gran incertidumbre acerca de adónde conduce todo esto y quién resultará beneficiado. Hay algunos aspectos particulares en cada país, algunos que se reflejan en los levantamientos por todo el mundo árabe o árabe-islámico y algunos aspectos que son comparables con lo que está ocurriendo en Europa y, en alguna medida, por todo el mundo.

 

¿Qué ocurrió? Debemos comenzar con el levantamiento popular inicial. Como con frecuencia es el caso, comenzó con gente joven muy valiente que protestaba contra la arbitrariedad de los poderosos –a escala local, nacional e internacional. En este sentido su lucha era anti-imperialista, contra la explotación y profundamente igualitaria. Guarda mucha semejanza con la clase de levantamientos que ocurrieron por todo el mundo entre 1966 y 1970, que alguna vez llamamos la revolución-mundo de 1968.

 

Como entonces, las protestas tocaron una cuerda profunda dentro del país y atrajeron un respaldo público amplio mucho más allá que el pequeño grupo que las iniciaron.

 

¿Qué pasó después? Una revolución anti-autoritaria generalizada es algo muy peligroso para quienes detentan la autoridad. Cuando las medidas represivas iniciales no parecieron surtir efecto, muchos grupos buscaron domesticar las revoluciones uniéndose a ellas, o por lo menos aparentando unirse. En Túnez y Egipto, el ejército entró en escena y se negó a disparar contra los manifestantes, pero buscó también el control de la situación tras la deposición de los dos autócratas.

 

En ambos países había habido un fuerte movimiento islamita, la Hermandad Musulmana. Fue puesta fuera de la ley en Túnez y se le había controlado y circunscrito en Egipto con cuidado. Las revoluciones permitieron que emergieran en dos formas: ofreciendo asistencia social a los pobres que habían sufrido por la negligencia del Estado y formando partidos políticos con el fin de obtener una mayoría parlamentaria que les permitiera controlar la redacción de las nuevas constituciones. En las primeras elecciones en cada uno de estos países emergieron como el partido político más fuerte.

 

Siguiendo con esto, hubo básicamente cuatro grupos compitiendo en la arena política. Además del partido de la Hermandad Musulmana –Ennahda, en Túnez, y el Partido de la Libertad y la Justicia, en Egipto– había tres otros actores políticos: las fuerzas laicistas más o menos a la izquierda, las fuerzas salafistas de extrema derecha que buscaban legislar una mucho más astringente versión de la sharia que la de los partidos de la Hermandad Musulmana y los todavía fuertes simpatizantes cuasi-subterráneos de los viejos regímenes.

 

Tanto los partidos de la Hermandad Musulmana como las fuerzas laicistas están, de hecho, bastante divididos al interior, especialmente en cuanto a las estrategias que buscan emprender. Los partidos de la Hermandad Musulmana se enfrentan con los mismos dilemas políticos que en años recientes han sido los de los partidos de centro-derecha en Europa. Los países tienen severos problemas económicos continuos, lo que da origen a partidos de extrema derecha o los fortalece, lo cual amenaza la capacidad de que el partido centro-derecha de “corriente dominante” gane las futuras elecciones. En estas situaciones ha habido quienes, por todas partes, pretenden recuperar votantes de la extrema derecha moviéndose en su dirección y “endureciendo su línea” con respecto a la izquierda o a las fuerzas laicistas. Y ha habido los llamados moderados que piensan que el partido debe moverse hacia el centro y recuperar votos ahí.

 


La izquierda o fuerzas laicistas contienen, a su vez, una amplia gama de grupos: grupos en verdad de izquierda (pero múltiples) y los demócratas de clase media que alientan lazos económicos más estrechos con las fuertes fuerzas de mercado de Europa y Estados Unidos. En cuestiones económicas, estos grupos de clase media están, de hecho, bastante cercanos a lo que proponen las fuerzas islamitas moderadas.

 

Entre tanto, las fuerzas que siguen siendo leales a los antiguos regímenes venales mantienen el control de una institución que es clave: la policía. Es la policía la que dispara en la manifestaciones de las fuerzas laicistas. Cuando estas fuerzas protestan por el asesinato de Chokri Belaid, líder laicista clave, el primer ministro de Túnez, Hamadi Jebali, islamita que se dice moderado, protesta diciendo que está apabullado por el asesinato. A esto, los grupos laicistas replican que los partidos islamitas, en especial los conocidos como de línea dura, son responsables, en cualquier caso indirectamente, de haber creado el clima dentro del cual pudo ocurrir un asesinato así.

 

Es más, Túnez y Egipto no son países aislados. Sus vecinos en el mundo árabe y más allá también están sumidos en disturbios. La intrusión geopolítica de las fuerzas exteriores es muy grande. Ambos países son relativamente pobres y necesitan de asistencia financiera exterior para lidiar con el creciente y duradero desempleo, que se hizo más severo por la pérdida de los ingresos procedentes del turismo –que para ambos países era una fuente central de entradas.

 

Así que, ¿a dónde va todo esto? Hay únicamente dos posibles direcciones. Una es el fin de la revolución, al menos por ahora. Los dos países pueden avizorar gobiernos muy incrustados por la derecha, con respaldo de los militares (y tal vez controlados por ellos), con constituciones socialmente conservadoras y políticas exteriores cautelosas. La otra dirección es el inicio de la revolución, en la cual el espíritu inicial de 1968 recupere fuerza, para que tanto Túnez como Egipto se vuelvan, una vez más, faros de transformación social, ellos mismos, para el mundo árabe, para todo el mundo.

 

Por el momento parecería que las fuerzas que empujan hacia el fin de la revolución tienen la mano. Pero en este caótico mundo es demasiado pronto para bajar la cortina para una fuerza revolucionaria renovada en ambos países.

 

Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Domingo, 10 Febrero 2013 05:46

La transición se marchita en Túnez

La formación de un Gobierno de tecnócratas en Túnez, anunciada por el primer ministro, Hamadi Jebali, puede suponer un receso en ecreciente enfrentamiento entre islamistas y laicos, pero la sociedad tunecina tiende inexorablemente a polarizarse entre dos fuerzas antagónicas.


 
El proceso es similar al que vive Egipto. Si en este país la corriente islamista —los Hermanos Musulmanes y los salafistas— es mayoritaria excepto, acaso, en las grandes ciudades como El Cairo, en Túnez ambas fuerzas están bastante equilibradas. De ahí que el futuro del país descrito a veces como el laboratorio de la democracia en el mundo árabe sea una incógnita.


 
El asesinato, el miércoles, del político izquierdista Chokri Belaid ante su casa en Túnez ha aguijoneado y obligado a cerrar filas al conjunto de partidos laicos, que cuentan con el respaldo de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), el sindicato más poderoso de todo el norte de África. Tiene medio millón de afiliados.
 


Con motivo del sepelio, el viernes, de Belaid, los laicos hicieron una demostración de fuerza manifestándose y paralizando el país mediante una huelga general de 24 horas convocada por la UGTT, la primera en 35 años. Los eslóganes más coreados fueron aquellos que pedían la “caída del régimen”, es decir, la dimisión del Gobierno.


 
A partir de ahora los islamistas darán la réplica a los laicos. Las juventudes de Ennahda, el partido islamista que logró el 40% de los escaños en las elecciones posrevolucionarias, protagonizaron ayer una manifestación en defensa de “la legitimidad” del poder, que ostenta su formación, y contra “la injerencia francesa”.
 


Los barbudos más radicales intentaron también dar su propia respuesta a los laicos. Najib Chebbi, líder del Partido Demócrata Progresista, fue atacado el viernes a su regreso del entierro por una decena de jóvenes que le gritaban “¡Enemigo de Dios!” mientras intentaban forzar la puerta de su vehículo.


 
A Chebbi le acompañaban algunos miembros de la guardia presidencial, que el jefe del Estado, Moncef Marzuki, había considerado necesario poner a su disposición por razones de seguridad. Repelieron la agresión.
 


Los dos bloques que se enfrentan en Túnez no son homogéneos. Entre los laicos figuran, por ejemplo, los socialdemócratas de Ettakatol. Aunque comparten los postulados progresistas siguen siendo el socio minoritario de un Gobierno mayoritariamente islamista que encabeza Jebali.
 


Entre los islamistas, Jebali, número dos de Ennahda, es un moderado que para aplacar a los laicos anunció, el miércoles por la noche, su intención de formar un nuevo Ejecutivo con tecnócratas independientes. Su iniciativa fue rechazada por los 89 diputados de su partido y por los ultras radicales de Ansar Sharía (Partidarios de la sharía), que le pidieron que “no retroceda” ante sus adversarios “impíos”. Jebali lanzó ayer un órdago a su partido al anunciar, en una entrevista en France 24, que dimitirá si no se acepta el Ejecutivo tecnócrata que propuso para “salvar al país del caos”.


 
Aunque en sus orígenes la revolución tunecina fue un movimiento espontáneo de jóvenes, rápidamente se sumaron a ella los partidos democráticos de oposición, los tolerados y los ilegales, y los islamistas. En los días previos a la caída del dictador Ben Ali, el 14 de enero de 2011, estos últimos fueron sin embargo discretos.


 
Tras las elecciones de octubre de ese año se formó la Asamblea Constituyente y se acordó un Gobierno tripartito encabezado por el islamista Jebali y en el que la mitad de las carteras está en manos de Ennahda.
 


Las divergencias no tardaron en aflorar cuando empezaron a redactar la Ley Fundamental. El papel de la religión, el de la mujer —los islamistas estaban empeñados en que fuera solo “complementaria” del hombre y no su álter ego— provocaron los primeros choques entre Ennahda y los laicos, que, en general, acabaron imponiéndose.


 
Más graves que los enfrentamientos en el hemiciclo fueron los que se desarrollaron en la calle poco después de las elecciones. “Al principio desconocidos, siempre los mismos, saqueaban los cines y las exposiciones”, recuerda Emna Turki en su columna de la web informativa Kapitalis. “El Gobierno no movió un dedo” para parar a los salafistas.


 
“Esos bandidos se consideraron intocables y dieron un paso más atacando los mítines de los partidos de la oposición y saqueando los mausoleos” de los santones musulmanes sufíes, prosigue la columnista. “El Gobierno siguió sin mover un dedo. Entonces esos malhechores supieron que eran ellos los que hacían la ley (…)”. “Subieron de nuevo el listón: empezaron las agresiones físicas” a personalidades laicas.


 
Hace cinco meses hubo un primer muerto, Lofti Nagdh, coordinador en Tataouine, la llamada puerta del desierto, de Nidá Tunis (Llamamiento tunecino), el partido que acababa de fundar Beji Caied Essebsi, el primer ministro de la transición. Nagdh fue linchado en la calle por unos exaltados que aún no han sido detenidos.


 
A veces el Ministerio del Interior sí actúa, pero los islamistas le piden entonces clemencia. Salafistas y dirigentes de Ennahda han pedido al unísono la puesta en libertad de algunos de los detenidos durante el frustrado asalto, en septiembre, a la Embajada de EE UU en Túnez. Hubo entonces cuatro muertos.


 
La muerte de Nagdh no fue planificada; la de Belaid, el miércoles, sí. El asesino le esperaba para dispararle en la puerta de su casa. Después se subió a la moto con la que, conducida por un cómplice, se dio a la fuga. De ahí que el atentado contra este luchador por las libertades en el Túnez de la dictadura sea la tragedia más grave de la corta andadura democrática del país.


 
La violencia es, ante todo, obra de los salafistas, a los que Ennahda, que comparte ideología con los Hermanos Musulmanes egipcios o sirios, considera como “hijos descarriados”. Pero, a la hora de dar palos, estos comparten protagonismo con la Liga de Protección de la Revolución (LPR), acusada por los laicos de ser “la milicia de matones de Ennahda”.


 
“El Gobierno no ha sido lo suficientemente contundente con estos grupos”, se lamentaba Allani Alaya, profesor de la Universidad de Manuba. Ha dejado que se cree un caldo de cultivo propenso a la violencia. Para desactivarlo, debería empezar por disolver a la LPR.


 
Hasta ahora solo cabía la posibilidad de convocar nuevas elecciones en Túnez una vez terminada la redacción de la Constitución, pero el auge de la tensión abre la vía a su celebración sin que haya sido aprobada la primera Ley Fundamental democrática.

 

Por Ignacio Cembrero Madrid 9 FEB 2013 - 19:52 CET

Publicado enInternacional
Sábado, 09 Febrero 2013 08:28

Funeral, resurrección, peligro

Funeral, resurrección, peligro

Más de un millón de personas -según datos del ministerio del Interior- acompañó ayer a Chukri Belaid hasta el cementerio de Al-Yalaz, en lo que es sin duda no sólo el entierro sino la manifestación más grande de la historia de Túnez. Como dice el sociólogo Jabib Ayeb, hubo un 6 de enero (la fecha en la que comenzó en 2008 la revuelta minera), hubo un 14 de enero (día del derrocamiento de Ben Ali) y hay ahora un 8 de febrero, tercer jalón de un proceso que el asesinato del líder de Frente Popular puede reconducir y acelerar. Esta enorme movilización, en un país paralizado por la huelga general, ha tenido sin duda una dimensión catártica: la re-liberación de ese miedo nuevo que amenazaba con atenazar los corazones y paralizar, como en tiempos de la dictadura, el pulso popular. El entierro de Chukri Belaid, tiene razón Gilbert Naccache, es un signo de salud revolucionaria, de vitalidad intravenosa, la prueba de que el aliento rugiente que derrocó al dictador no se ha apagado. Un aliento liberador que ha tenido ya su traducción en una conquista en apariencia diminuta, pero de un alcance subversivo: por primera vez en la historia de Túnez y quizás de todo el mundo árabe, contra lo que es la tradición, las mujeres han entrado junto con los hombres en el cementerio y participado con ellos en el funeral.

 

Pero la multitudinaria movilización de ayer tiene también una evidente dimensión simbólica. Hay como un déjà vu que retrotrae la memoria colectiva al 14 de enero y que, por un trampantojo mecánico, pero comprensible en el marco de la confrontación actual, contribuye a identificar de manera engañosa el partido Nahda con Ben Alí, hasta el punto de que durante algunas horas se difundió en la red -y en algunos medios digitales- la falsa noticia de que el líder islamista Rachid Ghanouchi había abandonado el país para refugiarse en Londres. Este trampantojo se ve reforzado por las propias cifras de participación, que alimentan la conciencia de una especie de unanimidad nacional. Ahora bien, no se debería ceder a la ilusión de que, frente a Nahda, el pueblo está unido como lo estuvo fugazmente frente a Ben Ali. En primer lugar porque no hay que olvidar que Nahda, pese a su desgaste, cuenta con un apoyo que no tenía el dictador y que su criminalización sólo puede nutrir los sectores más radicales y reaccionarios de esta formación y atizar las formas más violentas de confrontación. En segundo lugar porque esa aparente unidad oculta en realidad intereses políticos muy diferentes encarnados en fuerzas muy dispares vinculadas ayer en el espacio, pero que no lo están ni en los programas ni en los métodos ni en los objetivos. Basta pensar en las declaraciones del "viejo zorro" Caid Essebsi, máximo dirigente de Nidé Tunis, pidiendo la disolución de la Asamblea Constituyente o en algunas llamadas al golpismo que circulan por la red (a las que la presencia del ejército protegiendo el sepelio ha dado también alas "revolucionarias"). La gigantesca, emocionante movilización del viernes pone en manos del Frente Popular un capital que es suyo sólo de refilón y que podrían utilizar otros actores en dirección contraria a la que Chukri Belaid deseaba. Es como si a toda velocidad la misma revolución que derrocó a Ben Ali estuviese ahora a punto de derrocar, o de dejar a un lado, a la fuerza política que esa misma revolución llevó al poder y que ayer apareció encogida, arrinconada, con su puñado de seguidores, un poco afónicos, pidiendo respeto a la legalidad frente al Parlamento del Bardo. Pero descartar a Nahda, ¿para ir a dónde? ¿Para que gobierne quién?

 

Es aquí donde hay que introducir la otra dimensión, la propiamente política, que es la que en definitiva va a definir, si lo hay, el reemplazo a medio plazo de Nahda. El asesinato de Chukri Belaid y la demostración colectiva de ayer no permiten mantener ni un minuto más el impasse institucional. La formación de un nuevo gobierno provisional aceptado por la mayor parte de las fuerzas políticas es la única garantía de que no se produzca un peligrosísimo vacío de poder. La insistencia ayer del primer ministro Jebali, tras el funeral de Belaid, en proponer un gabinete "técnico" y apartidista plantea algo más que dudas legales de procedimiento. Como sabemos, no sólo el Frente Popular y las otras fuerzas de oposición, no sólo el presidente Marzouki, socio de gobierno; también sus propios compañeros de partido han manifestado su rechazo a esta solución. Lo que el miércoles por la noche, horas después del asesinato del líder marxista, parecía una iniciativa valiente y esperanzadora se revela ahora una cabezonería casi suicida. Incluso si llegara a formar gobierno sin negociaciones previas con los partidos y al margen de la Asamblea Constituyente, una moción de censura podría dejar sin efecto sus nombramientos. Por lo demás, la idea de un gobierno de unidad nacional, propuesta por la coalización de izquierdas, quedó ayer refrendada por la movilización popular. Esa movilización debe servir, en efecto, para relegitimar la Asamblea Constituyente, única emanación concreta de la voluntad popular, acelerar la aprobación de la carta magna y celebrar nuevas elecciones lo antes posible. La prolongación de la incertidumbre abre grandes escotes a las maniobras de todas las manos negras y alimenta el riesgo de que un nuevo atentado convierta esa multitud poderosísima de ayer, potencialmente de izquierdas, en la justificación misma de una trágica involución a la argelina.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Santiago Alba Rico

Rebelión


EL MUNDO › REPUDIO GENERAL POR EL ASESINATO DEL POLITICO OPOSITOR DE IZQUIERDA CHUKRI BEL AID

 

Huelga, funeral y represión en Túnez

 

La policía lanzó gases lacrimógenos para impedir que distintos grupos de manifestantes se concentraran en diferentes puntos de Túnez después del multitudinario sepelio. Continúa la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno.

 

Una huelga general de adhesión casi absoluta paralizó ayer a Túnez en repudio por el asesinato del político opositor Chukri Bel Aid, a quien miles de personas acudieron a darle un último adiós en un multitudinario e indignado cortejo fúnebre que culminó en represión policial.

 

El gobierno declaró jornada de luto nacional y todos los diarios rindieron homenaje al difunto líder del Partido de los Patriotas Demócratas Unificado y coordinador de la plataforma de izquierda Frente Popular. En el centro de la ciudad se multiplicó la presencia de los cuerpos de seguridad y la policía lanzó gases lacrimógenos para impedir que distintos grupos de manifestantes se concentraran en diferentes puntos de Túnez después del multitudinario sepelio.

 

Luego de dos días de serios enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y de la caída del gobierno, los partidos de la oposición, primero, y la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), después, convocaron a una huelga general en coincidencia con el entierro de Bel Aid ayer. Bancos, comercios, supermercados, bares y restaurantes cerraron sus puertas siguiendo la convocatoria, en tanto el transporte casi no funcionó y la parálisis del país fue casi absoluta. La principal central sindical del país acusó al gobierno de la "propagación de la violencia política y social" y consideró el de Bel Aid como el primer asesinato político de la transición tunecina.

 

Mientras tanto, el ministro de Interior, Ali Laridi, llamó a la calma y aseguró en la televisión pública que la policía "está en estado de alerta". Desde el miércoles se llevaron a cabo protestas en más de una decena de ciudades en todo el país, incluida la capital, y en muchas de ellas las protestas derivaron en enfrentamientos entre los agentes antidisturbios y los participantes. Paralelamente, la televisión estatal realizó una amplia cobertura del sepelio de Bel Aid, cuyo cuerpo fue trasladado a la Casa de la Cultura del barrio en el que nació (Yebel Yulud).

 

Personalidades políticas, sindicales y de la cultura, así como miles de ciudadanos, se concentraron en los alrededores del lugar entre gritos de condena al asesinato y de peticiones para que dimita el gobierno, al que la oposición y la UGTT responsabilizan de la violencia política. Los accesos al Parlamento, a la sede del Ministerio de Interior y los de algunas embajadas como la francesa fueron cerrados, así como en la sede de la Asamblea Nacional Constituyente y en la de Interior se reforzó la alambrada de seguridad que los rodea.

 

Tras cinco horas de un cortejo que, entre permanentes gritos de rechazo a la violencia y lemas antigubernamentales, se desplazó desde Yebel Yulud hasta el cementerio de El Yelez, los restos del líder asesinado fueron enterrados a las 16.30 hora local (12.30 hora argentina). Los enfrentamientos de ayer empezaron poco después en las proximidades del Ministerio del Interior, sobre la avenida Habib Burguiba, en la avenida de Cartago y en las plazas del Reloj y de Barcelona, todas en la capital del país.

 

Mientras tanto, continúa la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno prometido por el primer ministro, Hamadi Yabali, y rechazado por todo el arco político tunecino. Yabali insistió ayer en su decisión de nombrar un gobierno de tecnócratas, a pesar del rechazo mostrado ayer hasta por su propio partido, Al Nahda, principal agrupación de la coalición gubernamental. "Me mantengo firme en mi decisión de formar un gobierno tecnócrata", dijo Yabali. Aseguró también que no acudirá a la Asamblea Nacional Constituyente para la aprobación del nuevo Ejecutivo, que, según Yabali, "casi está listo".

 

Cerca de 50 diputados opositores anunciaron ayer que suspendían temporalmente su representación y se retiraron de la sesión extraordinaria que celebraba la Asamblea Nacional Constituyente, convocada para discutir la crisis.

 

Publicado enInternacional
Disolución del gobierno islamita en Túnez tras asesinato de líder opositor

Túnez, 6 de febrero. El líder opositor tunecino Chokri Belaid fue asesinado este miércoles a balazos, lo que provocó las mayores protestas desde la revuelta de hace dos años en Túnez. El primer ministro Hamadi Jebali ordenó la disolución del gobierno –dominado por el partido islámico Ennahda–, y prometió “elecciones rápidas” en un intento por calmar la ira de los manifestantes.

 

Chokri Belaid, de 48 años, fue abatido por un hombre que le disparó en la puerta de su casa cuando se dirigía al trabajo. El atacante huyó en una motocicleta.

 

Belaid, líder de la oposición de izquierda y muy crítico con el gobierno actual, se había unido a una coalición de partidos, el Frente Popular, que plantea una alternativa al poder. Abogado y político, hablaba por quienes temen que los radicales religiosos desaparezcan las libertades ganadas tras las revueltas de la primavera árabe.

 

Jebali anunció la conformación de un gabinete interino de tecnócratas que no pertenezcan a ningún partido, y remplazará a la coalición islamita, hasta que se realicen elecciones. El primer ministro afirmó que las semanas de diálogo entre varios partidos políticos para restructurar el gobierno fracasaron, por lo que decidió formar un pequeño gobierno.

 

Convocan a “nueva revolución”

 

El primer ministro denunció el asesinato de Belaid y calificó de acto de terrorismo. “Es un asesinato político y el asesinato de la revolución tunecina”, apuntó.

 

Frente a un hospital de Túnez, donde se hallaba el cadáver de Belaid, se congregó una muchedumbre encolerizada que acusó al partido islámico Ennahda y pidió “una nueva revolución”.

 

Durante el día, los manifestantes se enfrentaron a la policía en las calles de la capital y otras ciudades, incluida Sidi Bouzid, el epicentro de la revolución que derrocó a Zine Abidine Ben Alí en enero de 2011, con saldo de un policía muerto.

 

En la capital, la multitud incendió la sede de Ennahda, el partido islamita moderado que ganó la mayoría de los escaños en una elección legislativa hace 16 meses. También fueron saqueados e incendiados los locales de ese partido en Mezzouna, cerca de Sidi Bouzid, y desvalijaron los del partido Gafsa.

 


Miles protestaron igualmente en ciudades como Mahdia, Sousse, Monastir y Sidi Bouzid, donde la policía lanzó gas lacrimógeno y disparó en advertencia contra manifestantes que incendiaron automóviles y una comisaría. Además, lanzaron piedras contra los policías, que replicaron con gas lacrimógeno.

 

Ennahda negó cualquier relación con el asesinato. Su líder Rached Ghannouchi culpó a quienes buscan desbaratar la transición democrática en el país. “Túnez se encuentra hoy en uno de los mayores estancamientos políticos desde la revolución. Deberíamos evitar caer en un espiral de violencia. Más que nunca necesitamos unidad”, sostuvo.

 

Ghannouchi acusó a sus oponentes secularistas de incitar a las personas contra su partido tras el asesinato.

 

De todos modos, cuatro formaciones opositoras tunecinas –el Frente Popular (izquierda), el Partido Republicano, Al Masar y Nidaa Tunes (centro)– lanzaron un llamado a la huelga general el jueves y decidieron suspender su participación en la Asamblea Nacional Constituyente.

 

El presidente Moncef Marzouki condenó en el Parlamento Europeo “el odioso asesinato” de Belaid y acortó un viaje a Francia, además de cancelar una visita a Egipto prevista para el jueves. Hay fuerzas políticas en Túnez que no quieren que esta transición tenga éxito”, dijo.

 

Las potencias mundiales instaron a los tunecinos a rechazar la violencia y continuar con la transición a la democracia que comenzaron dos años atrás, cuando la revolución puso fin a décadas de dictadura e inspiró revueltas similares en Egipto y en naciones del norte de África y Medio Oriente.

 

Estados Unidos, Francia, la Unión Europea, y la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Navy Pullay, condenaron el asesinato y manifestaron su preocupación por la situación en el país norafricano.

 

Túnez fue el primer país árabe que derrocó a su líder y celebró elecciones libres antes de que los levantamientos se extendieran por la región hace dos años, llevando a la caída de los dirigentes de Egipto, Yemen y Libia y a la guerra civil en Siria.

 

Reuters, Dpa, Afp y The Independent

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Febrero 2013 07:35

El “Nise Wieder”, el “Nunca má

El “Nise Wieder”, el “Nunca má

Alemania acaba de recordar, con dolor y vergüenza, dos acontecimientos trágicos de su reciente pasado. Los ochenta años de la asunción de Hitler al poder y los setenta años de la trágica derrota de la batalla de Stalingrado, donde el ejército germano fue aniquilado por el llamado Ejército Rojo de los soviéticos, en la cual fueron muertos doscientos mil soldados alemanes y otros cien mil cayeron prisioneros. De ellos –al fin de la guerra– volvieron a su país apenas seis mil sobrevivientes.

En los dos actos se recordó a las víctimas del racismo y la asunción inexplicable de ese personaje llamado Hitler y su conjunto de colaboradores, uno más extraño y ridículo que el otro en sus personalidades: Goering, Goebbels, Hess, Himmler...


A Hitler, su pueblo lo llegó a escuchar con devoción. Hoy, aquí, en la misma Alemania, se lo ve como a un personaje increíble, digno de ser una caricatura en una revista de comics. Sí, con su lenguaje a veces trágico, a veces de actor dramático de una comedia de folletines baratos. Un escritor alemán ha calificado la toma del poder por Hitler como una “fantochada” de la Historia, como para no creerlo. Y a Hitler, un “fantoche” de opereta. Mirando a ese personaje en los noticieros de la época, con sus gestos y sus discursos, uno va coincidiendo más y más con ese calificativo de fantoche. Pero, nos preguntamos de nuevo, ¿cómo fue posible que el pueblo alemán aceptara como un arcángel salvador a un personaje con ese lenguaje agresivo e irracional y esos gestos teatrales, nada menos que después de haber tenido la trágica experiencia de la Primera Guerra Mundial, donde habían perdido la vida como ratas miles y miles de sus jóvenes? ¿En la irracional contienda de trincheras entre dos pueblos –Alemania y Francia–, países “occidentales” y “cristianos”, con una experiencia de siglos con respecto a la insuperable crueldad de las guerras? Los dos pueblos habían sido capaces de voltear a sus monarcas absolutistas y proclamar las repúblicas y ahora, Alemania, daba el poder a un personaje que como máximo programa traía el racismo y el nacionalismo a ultranza.


Y aquí viene lo de siempre. El poder económico lo puso en el poder político ante una izquierda fuerte que por el reiterado fracaso de los partidos de la burguesía amenazaba con llegar a ese poder. Se le dio ese poder a Hitler, que lo hizo bien suyo y terminó llevando a su país a la catástrofe más grande de su historia. Eso sí, aquellas empresas del poder económico más importantes de aquella época siguen siendo actualmente las mismas.


Hoy están bien marcados los campos de concentración de Hitler: una realidad, sí, que jamás va a poder superar el pueblo alemán a través de sus generaciones. Ahí están, en la actualidad, los museos de la crueldad, de la irracionalidad más perversa de toda la historia, hoy convertidos en advertencia. Los seres humanos como insectos nocivos de la salud pública en laboratorios de la muerte. Las cámaras de gases. Hay que estar allí. No están ni las lágrimas, ni los ayes, ni los gritos de las madres cuando las separaban de sus hijos, o el silencio de los hombres en ese último momento de perplejidad ante una realidad nunca pensada. Y el personaje ridículo de bigotito cuadrado hablando de la Patria.


Lo que de alguna manera salva al pueblo alemán es que Hitler, mientras hubo elecciones democráticas, nunca obtuvo ni siquiera la mitad más uno de los votos. En las últimas elecciones libres obtuvo el 37,4 por ciento, y luego, ya con el poder, recibió el 42 por ciento del total. No fue poco pero no era la mayoría. Los estados que más apoyaron a Hitler fueron los del sur, los católicos, sobre todo Baviera, especialmente porque la Iglesia Católica apoyó a los nazis. Por ejemplo, siempre se recuerda que a principios de febrero de 1933, para festejar la toma del poder por Hitler, la Iglesia Católica abanderó el interior del templo berlinés de Marienkirche con banderas nazis, y allí el párroco Joachim Hossenfelder agradeció en la misa principal a Dios por haber permitido la llegada de Hitler al poder. El hecho fue reconocido justo el domingo pasado por el obispo católico de Berlín, Markus Dröge, quien señaló: “En ese entonces, el llamado de Jesús al amor entre todos se convirtió justo en lo contrario”. Además, lamentó que la Santa Sede no haya hecho una profunda autocrítica sobre esa conducta amistosa del catolicismo ante el nazismo.


Poco a poco se va llegando a saber por qué tuvieron tan poca o ninguna oposición de las iglesias regímenes de máxima violencia como el nazismo alemán, el fascismo de Mussolini y el régimen de Franco en España.


También ahora, ochenta años después, entre los actos que se acaban de realizar, uno de ellos se llevó a cabo en el monumento que recuerda a los miles de homosexuales asesinados por los nazis durante los doce años de dictadura. Ese lugar se encuentra en el Tiergarten, en Berlín, y al acto concurrieron representantes del gobierno, del Parlamento y de diversos sectores sociales. Distintos oradores relataron el destino de los perseguidos, que fueron detenidos, enviados a campos de concentración y asesinados, la mayoría de ellos en las cámaras de gas. Un crimen atroz y sin ninguna explicación, como los de todo ese régimen. También se llevó a cabo otro acto recordatorio ante el monumento de los gitanos de las minorías de los Sinti y los Roma, exterminados por orden de Hitler.


Pero el acto central se llevó a cabo en el Parlamento Nacional, en el cual se dio lugar como orador central a la escritora judeo-alemana Inge Deutschkorn, quien, niña de once años en 1933, fue perseguida junto a sus padres por los nazis, pero se salvó por la ayuda de veinte familias alemanas no judías que la escondieron durante los doce años de la dictadura nazi. Ella puso de manifiesto además su agradecimiento a todos aquellos alemanes que ayudaron a los perseguidos por el régimen. Y ha escrito un libro sobre esa experiencia, que en la actualidad ha pasado a ser una de las obras más leídas en Alemania.


Un régimen que hasta de los niños hacía sus víctimas. La última dictadura militar argentina también victimizó a los niños de los desaparecidos. Les quitó la identidad.


También se recordó en estos días al 27 de enero de 1945, cuando el ejército soviético liberó el campo de concentración nazi de Auschwitz. Ese día ha pasado a ser el Día del Holocausto. Se calcula que en Auschwitz fueron asesinados por los nazis 1.300.000 seres humanos, la mayoría judíos, provenientes de Alemania, Polonia, Rusia, Rumania y otros países ocupados por las tropas alemanas.


El “Nie Wieder”, el “Nunca más” alemán, ha penetrado profundamente en la sociedad. Se notó en estos días por la concurrencia multitudinaria a los actos de la Memoria contra los crímenes cometidos desde 1933 a 1945. Algo que tienen que tener en cuenta todos los pueblos para así jamás apoyar ni a dictadores ni a políticos que no tienen como principio ineludible la defensa de los derechos humanos, y recordar siempre, todos los años, los actos de salvajismo contra las vidas humanas cometidos desde el poder en la historia del mundo. Dedicar, en ese sentido, museos, monumentos en plazas y exposiciones anuales sobre los crímenes llevados a cabo por el hombre con el hombre. Hacer del “Nie Wieder” alemán y del “Nunca más” argentino una ley universal.

 

Por Osvaldo Bayer
Desde Bonn, Alemania

Publicado enInternacional
El Ejército advierte del “colapso del Estado” egipcio por la violencia

Los manifestantes egipcios han desafiado la noche del lunes al martes el toque de queda impuesto por el Gobierno en varias ciudades por las que discurre el canal de Suez, y han atacado cuarteles de policía, informa Reuters. Al menos dos hombres han muerto y 12 han resultado heridos en Port Said, en el noreste. Más de 56 personas han fallecido en las protestas desatadas la semana pasada durante el segundo aniversario de la revuelta que derrocó al expresidente Hosni Mubarak. Su sucesor, Mohamed Morsi, decretó el domingo el estado de emergencia y el toque de queda en Port Said, Ismailía y Suez.
 


Cientos de manifestantes han tomado esta noche las calles de estas tres ciudades, violando así el toque de queda, en vigor entre las 21.00 y las 06.00, hora local. Los manifestantes acusan a Morsi de haber traicionado la revolución iniciada hace dos años durante la llamada primavera árabe. Morsi y sus seguidores afirman que los opositores buscan derrocar al primer líder elegido democráticamente en Egipto.


 
El general y ministro de Defensa Abdel Fattah al Sisi ha alertado este martes de la posibilidad de que el conflicto colapse el Estado y ha declarado que proteger el canal de Suez es uno de los mayores objetivos del Ejército. Los retos económicos, políticos y sociales a los que se enfrenta Egipto “representan una amenaza real para la seguridad del país y su cohesión” y el Ejército seguirá siendo “el bloque sólido y cohesivo” en el que descansa el Estado, ha proclamado.


 
En Port Said los disturbios comenzaron el sábado por la condena a muerte de 21 hinchas del equipo de fútbol local Al Masry, a causa de la masacre cometida en febrero del año pasado contra seguidores de un club visitante, en la que murieron 74 personas. Este lunes fallecieron otros 3 heridos en los disturbios ocurridos allí en los pasados días, elevando la cifra de muertos en estas revueltas de Port Said hasta 40.


 
Los manifestantes volvieron a tomar este lunes las calles de Egipto en el quinto día consecutivo de protestas, en el contexto del segundo aniversario de la revolución que depuso a Hosni Mubarak, dejando acorralando al Gobierno de Mohamed Morsi. Aunque el presidente había instado a la oposición a dialogar, para tratar de pacificar el país, esta se negó a acudir a una reunión con el Gobierno, exigiendo que este antes ceda y desista de sus reformas de tipo islamista.


 
En El Cairo, miles de personas participaron en una marcha, convocada como pacífica, al Consejo de la Shura, la Cámara alta del Parlamento. La policía empleó botes de gas lacrimógeno en su contra. Precisamente este lunes, esa Cámara aprobó un proyecto de ley, presentado por el Ejecutivo, que autoriza al Ejército a garantizar la seguridad del país y a detener a manifestantes, según informó Mena, la agencia estatal de noticias. De ese modo, las fuerzas armadas egipcias colaborarán con la policía en las labores de control de seguridad del país, de aquí a las elecciones legislativas, que en principio están programadas para abril. La oposición ha anunciado que boicoteará esos comicios si Morsi no cede ante sus demandas.


 
Por quinto día consecutivo, se han producido altercados de forma intermitente entre grupos de jóvenes y las fuerzas de seguridad en los aledaños de la plaza Tahrir, en las calles Kasr al-Aini y Yusef el-Guindi. En sus intentos por dispersar a los jóvenes, que utilizan sobre todo piedras y cócteles molotov, la policía ha recurrido a gases lacrimógenos y al disparo de perdigones. Por la tarde, una turba se apoderó de un coche de la policía, y le prendió fuego.


 
A causa de la división que provocó el referéndum constitucional de diciembre, se iniciaron varias rondas de diálogo nacional en las que participaron los partidos islamistas y tan solo alguna formación laica menor. La semana pasada se suspendió definitivamente ese diálogo, pues varios partidos se retiraron de él y denunciaron que los Hermanos Musulmanes, que apoyan a Morsi, no habían respetado las decisiones pactadas por consenso en la Cámara alta del país. “El presidente Morsi y su partido no han sido capaces de administrar el país y han ignorado los consejos que se les ha dado en anteriores encuentros”, explicó en un comunicado la organización 6 de Abril, uno de los más célebres movimientos revolucionarios.


Por David Alandete / Ricard González Jerusalén / El Cairo 29 ENE 2013 - 09:51 CET

Publicado enInternacional
Ellos y nosotros. I.- Las (sin) razones de arriba.

Hablan los de arriba:

 

“Nosotros somos los que mandamos. Somos más poderosos, aunque seamos menos. No nos importa lo que digas-escuches-pienses-hagas, siempre y cuando estés mudo, sordo, inmóvil.

 

Podemos imponer como gobierno a gente medianamente inteligente (aunque ya es muy difícil de encontrar en la clase política), pero elegimos a uno que ni siquiera puede simular que sabe de qué va el asunto.

 

¿Por qué? Porque podemos hacerlo.

 

Podemos usar al aparato policíaco y militar para perseguir y encarcelar a verdaderos delincuentes, pero esos criminales son parte vital nuestra. En cambio elegimos perseguirte, golpearte, detenerte, torturarte, encarcelarte, asesinarte.

 

¿Por qué? Porque podemos hacerlo.

 

¿Inocente o culpable? ¿Y a quién le importa si eres uno o lo otro? La justicia es una puta más en nuestra libreta de direcciones y, créenos, no es la más cara.

 

Y aunque cumplas al pie de la letra con el molde que imponemos, aunque no hagas nada, aunque seas inocente, te aplastaremos.

 

Y si insistes en preguntar por qué lo hacemos, te respondemos: porque podemos hacerlo.

 

 

Eso es tener el Poder. Se habla mucho de dinero, riquezas, y esas cosas. Pero créenos que lo que excita es este sentimiento de poder decidir sobre la vida, la libertad y los bienes de cualquiera. No, el poder no es el dinero, es lo que puedes tener con él. El Poder no es sólo ejercerlo impunemente, también y sobre todo, hacerlo irracionalmente. Porque tener el Poder es hacer y deshacer sin tener más razón que la posesión del Poder.

 

Y no importa quién aparezca al frente, ocultándonos. Eso de derecha e izquierda, son sólo referentes para que el chofer estacione el auto. La máquina funciona por sí sola. Ni siquiera tenemos que ordenar que castiguen la insolencia de desafiarnos. Gobiernos grandes, medianos y pequeños, de todo el espectro político, además de intelectuales, artistas, periodistas, políticos, jerarcas religiosos, se disputan el privilegio de agradarnos.

 

Así que jódete, chíngate, púdrete, muérete, desilusiónate, ríndete.

 

Para el resto del mundo no existes, eres nadie.

 

Sí, hemos sembrado el odio, el cinismo, el rencor, la desesperanza, el valemadrismo teórico y práctico, el conformismo del “mal menor”, el miedo hecho resignación.

 

Y, sin embargo, tememos que eso se transforme en rabia organizada, rebelde, sin precio.

 

Porque el caos que imponemos lo controlamos, lo administramos, lo dosificamos, lo alimentamos. Nuestras “fuerzas del orden” son nuestras fuerzas para imponer nuestro caos.

 

Pero el kaos que viene de abajo…

 

Ah, ése… ni siquiera entendemos qué dicen, quiénes son, cuánto cuestan.

 

Y luego son tan groseros de ya no mendigar, esperar, pedir, suplicar, sino ejercer su libertad. ¡Habrase visto tamaña obscenidad!

 

Eso es el verdadero peligro. Gente que mira para otro lado, que se sale del molde, o lo rompe, o lo ignora.

 

¿Sabes que nos ha dado muy buen resultado? Ese mito de la unidad a toda costa. Entenderse sólo con el jefe, dirigente, líder, caudillo, o como se llame. Controlar, administrar, contener, comprar a [email protected] es más fácil que a muchos. Sí, y más barato. Eso y las rebeldías individuales. Son tan conmovedoramente inútiles.

 

En cambio, lo que sí es un peligro, un caos verdadero, es que cada quien se haga colectivo, grupo, banda, raza, organización, y en su lado aprenda a decir “no” y a decir “sí”, y que se pongan de acuerdo entre ellos. Porque el “no” apunta a quienes mandamos. Y el “sí”… uf… eso sí es una calamidad, imagínate que cada quién construya su propio destino, y decidan qué ser y hacer. Sería tanto como señalar que nosotros somos los prescindibles, los que sobramos, los que estorbamos, los que no somos necesarios, los que debemos ser encarcelados, los que debemos desaparecer.

 


Sí, una pesadilla. Sí, claro, sólo que ahora para nosotros. ¿Te imaginas de qué mal gusto sería ese mundo? Lleno de indios, de negros, de cafés, de amarillos, de rojos, de rastas, de tatuajes, de piercings, de estoperoles, de punks, de [email protected], de [email protected], de [email protected], de esa bandera de la “A” tan sin nación para comprarla, de jóvenes, de mujeres, de [email protected], de niñ@s, de ancianos, de pachucos, de choferes, de campesinos, de obreros, de nacos, de proles, de pobres, de anónimos, de… de [email protected] Sin un espacio privilegiado para nosotros, “the beautiful people“… la “gente bien” para que nos entiendas…. porque se ve a la legua que tú no estudiaste en Harvard.

 

Sí, ese día sería noche para nosotros… Sí, todo reventaría. ¿Que qué haríamos?

 

Mmh… no habíamos pensado en eso. Pensamos, planeamos y ejecutamos qué hacer para impedir que ocurra, pero… no, no se nos había ocurrido.

 

Bueno, en el dado caso, pues… mmh… no sé… puede ser que buscaríamos culpables y luego, pues buscar, no sé, un plan “B”. Claro que para entonces todo sería inútil. Creo que entonces recordaríamos la frase de ese maldito judío rojo… no, Marx no… Einstein, Albert Einstein. Me parece que fue él quien dijo: “La teoría es cuando se sabe todo y nada funciona. La práctica es cuando todo funciona y nadie sabe por qué. En este caso hemos combinado la teoría y la práctica: nada funciona… y nadie sabe por qué.”

 

No, tienes razón, ni siquiera alcanzaríamos a sonreír. El sentido del humor siempre ha sido un patrimonio no expropiable. ¿No es una pena?

 

Sí, a no dudarlo: son tiempos de crisis.

 

Oye, ¿y no vas a tomar fotos? Digo, para arreglarnos un poco y ponernos algo más decente. Nah, ese modelito ya lo usamos en “Hola”… ah, pero qué te contamos, se ve claro que tú no has pasado del “libro vaquero”.

 

Ah, no podemos esperar a contarle a [email protected] amig@s que nos vino a entrevistar uno tan… tan… tan… otro. Les va a encantar. Y, bueno, a [email protected] nos va a dar un aire tan cosmopolita…

 

No, claro que no te tememos. En cuanto a esa profecía… bah, se trata sólo de supersticiones, tan… tan… tan autóctonas… Sí, tan de región 4… jajajaja… qué buen chiste, deja lo apuntamos para cuando veamos a [email protected] chic@s…

 

¿Qué?… ¿no es una profecía?…

 

Oh, es una promesa…

 

(…) (sonido de titutata-tatatatá, del esmartfon)

 

 

Bueno, ¿policía? Sí, para reportar que vino alguien a vernos. Sí, pensamos que era un periodista o algo así. Se veía tan… tan… tan otro, sí. No, no nos hizo nada. No, tampoco se llevó nada. Es que, ahora que salíamos al club para ver a [email protected] amig@s, estamos viendo que han pintado algo en el portón de entrada al jardín. No, los guardias no se dieron cuenta de quién. ¡Claro que no!, los fantasmas no existen. Bueno, está pintado así con muchos colores… No, no vimos ningún bote de pintura cerca… Bueno, le decíamos que está pintado con muchos colores, así, muy colorido, muy naco, muy otro, nada qué ver con las galerías donde… ¿qué? No, no queremos que mande ninguna patrulla. Sí, ya sabemos. Pero hablamos para ver si pueden investigar qué quiere decir lo que está pintado. No sabemos si es una clave, o una lengua de ésas raras que hablan los proles. Sí, es una sola palabra, pero no sabemos por qué nos produce escalofríos. Dice:

¡MARICHIWEU!”

 

(continuará…)

 

Desde cualquier rincón, en cualquiera de los mundos.

 

SupMarcos.

 

Planeta Tierra.

 

Enero del 2013.

Publicado enInternacional
Apagando el fuego con gasolina (posdatas a la carta gráfica)

P.D. PARA VUESAS ILUSTRÍSIMAS PERSONAS.- ¿Así que no saben de quiénes se habla ahí, quesque porque no ven televisión? Ok, ok, ok, son [email protected] ustedes muy [email protected] y nada que ver con la cultura de los nacos, pero… ¿tampoco saben quién es Umberto Eco?

 

P.D. DE CULTURA DEPORTIVA GENERAL.- Lionel Messi, argentino; juega futbol en el equipo español Barcelona; cuando no hace comerciales de pan de marca, es sospechoso de, como el añorado Memín Pingüín, tener un chicle en el botín, porque se le queda pegado el esférico y sólo se separa cuando lo derriban (a Messi, se entiende) o cuando el balón “yace en el fondo de las redes”. Cristiano Ronaldo, portugués; juega futbol en el equipo español Real Madrid; también conocido como CR7; cuando no está haciendo comerciales de desodorantes, hace buenos goles. Más información sobre el futbol como negocio y como alegría (ejemplo: Pelé contra Garrincha), con Eduardo Galeano… mmh… ¿sí saben quién es Eduardo Galeano? Y no, ni al Barcelona ni al Real Madrid, yo le voy a los Jaguares de Chiapas, en México, y alInternazionale de Milán, en Italia (leo que los acaban de golear, debe ser por culpa de la camiseta que usan como visitantes). Pero los zapatistas nos mantenemos firmes, somos como los verdaderos aficionados de Pumas (saludos a la Rebel), que están con el equipo gane o pierda, y aunque en el patronato esté gente como Joaquín López Dóriga y Carlos Slim; o como los aficionados del América (saludos a La Polvorilla) que, cuando les dicen que son odiosos, responden “ódiame más”; o como los de la máquina azul, que se ponen bolsas en la cabeza como señal de vergüenza pero no dejan de apoyar a su equipo; o como los que le van al Atlas (saludos Jis y Trino) que siguen ahí manque no obste para que conste; etc., etc. Sí, ya sé que van a decir que el futbol es el opio de los pueblos y que por qué promuevo la enajenación, la incultura, bla, bla, bla, bla.

 

 

 

P.D. QUE DA LECCIONES DE GEOGRAFÍA.- Ciudad de México, Distrito Federal, México. Lugares donde usted puede conseguir, a un muy módico precio, cualquier serie de televisión (incluso con capítulos que todavía no salen) o películas (en algunos lugares les pueden ofrecer las nominadas para el Oscar, aún antes de que el comité de la academia de las ciencias y las artes cinematográficas de Hollywood se reúna), sin tener que traicionar sus principios de no ver la televisión: Eje Central “Lázaro Cárdenas” (antiguamente conocido como “San Juan de Letrán”); Pericoapa; Tepito, Calzada de Tlalpan; cualquier salida/entrada al metro; pasillos de cualquier facultad de la UNAM; casi en cada esquina de cualquier colonia popular; si quieren los originales, tons en las Librerías Gandhi (un saludo a la familia de Don Mauricio), El Sótano, o en El Parnaso… ¿ya cerró El Parnaso? (un abrazo desde acá para Tony), qué mal. Ok, ok, ok, lo sé, pero el mundo tiene más rincones que sus Mixup favoritos. Ojo: no se sorprenda usted si, cuando va a adquirir esos devedés, le toca ver a la policía extorsionando a los ambulantes o tratando de desalojarlos “porque afean la ciudad”. Y si le toca ver un enfrentamiento no se espante, suele suceder que los jodidos resistan.

 

P.D. QUE DA CONSEJO A QUIENES ACUDEN AL IFE A PEDIR REGISTRO- Tal vez les iría mejor en las elecciones si en lugar de juzgar a “los muertos de hambre” (es lo más tierno que les dijeron cuando el caso de las tarjetas prepago) que no votaron por ustedes, trataran de entenderlos. Pero bueno, millones de [email protected], que sí votaron por ustedes, les pueden explicar quién o quiénes son cada uno de los personajes o series mencionados.

 

P.D. QUE REVISA LAS AFIRMACIONES SOSPECHOSISTAS SOBRE EL EZLN.- Buena parte de los argumentos que usan cuando nos critican, son los mismos que usaron las grandes televisoras, la radio comercial y la mal llamada “prensa vendida”, desde 1994-95 hasta la fecha.

 

P.D. QUE SUGIERE, INSINÚA, O; COMO QUIEN DICE, PROPONE UN SUPOSITORIO.- Posible ruta que hubiera seguido el “debate caricaturizado” (claro, sin la señorita edecán que tanto impresionó al señor Quadri): los aludidos responden con una caricatura donde el Sup está apoltronado, rascándose los que están muy caros, barriga de fuera y atascándose de comida chatarra, viendo televisión (probablemente con el logotipo de Televisa, porque bien que se cuidan de no pegarle a Tv Azteca -ah, y nosotros no los acusamos de ser pagados por Salinas Pliego o Carlos Slim, o de que su campaña contra los trabajadores de Soriana era pagada por Wal-Mart-), el título o un globito dialogal con algo así como “estoy preparando mi siguiente comunicado”. El Sup contraataca con otra caricatura, titulada, “El Pasado Mediato”, donde está en su silla de ruedas y un indígena enfrente le dice: “Dicen los compas que están listos, que te toca y que ya sabes qué hacer”. El Sup responde: “Ok, necesito hablar con Elías Contreras para encargarle unos devedés“. Los medios y [email protected] que los acompañan, ya no reproducirían la caricatura, sino que empezarían con elucubraciones tipo “¿Está el Sup inválido y por eso no aparece públicamente?”, seguidas de investigaciones “muy serias” sobre las posibles enfermedades que tendrían como consecuencia el estar en una silla de ruedas.

 

P.D. QUE DA LECCIONES DE RACISMO EN COMUNICACIÓN.- Leí en varios lados que “ezetaelene sí, marcos no” y que quieren escuchar a los indígenas zapatistas, no al ego maníaco del Sup. Ok, va:

 

.- Última vez anterior que suscribió el Sup un comunicado a nombre del EZLN: mayo del 2011, en ocasión de la marcha de apoyo al justo y digno movimiento encabezado por Javier Sicilia. En el comunicado del CCRI-CG del EZLN se saludaba al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y a su lucha por las víctimas de la absurda guerra de Felipe Calderón Hinojosa.

 

.- Entre el 7 de mayo de 2011 y el 21 de diciembre de 2012, hay 27 denuncias de las Juntas de Buen Gobierno, es decir, de los indígenas zapatistas SIN INTERMEDIARIOS mestizos, blancos y barbados (y los lugares comunes que gusten agregar), todas tuiteadas y feisbuqueadas (o como se diga) por la página web “Enlace Zapatista”. En promedio, las 27 denuncias, fueron visitadas-leídas 1500 veces cada una, y todas ellas estuvieron varios días en la cabeza principal-central de esa página web.

 

Por ejemplo, la denuncia de la Junta de Buen Gobierno de La Realidad, de fecha 15 de agosto del 2012, estuvo 24 días como nota principal en la página web zapatista y recibió 1080 visitas-lecturas. Número de tuits (o como se diga) que provocó: cero. Número de periodistas que “notearon” la denuncia: uno. Número de comentarios de los intelectuales en sus escritos: cero. Número de retuits (o como se diga): cero. Número de comentarios acusando al EZLN de ser un invento de Salinas de Gortari: cero. Número de elucubraciones sobre por qué el EZLN aparece sólo en tiempos electorales: cero. Número de periódicos que publicaron en su edición impresa la denuncia: cero. Por cierto, el texto de la JBG denunciaba la alianza entre el gobierno estatal y municipal con el PVEM y el PRD para agredir a las comunidades zapatistas.

 

Número de visitas a la caricatura del Sup que tanto ofendió a las cultas personas: más de 5 mil visitas en menos de 48 horas (más los tuiters -o como se diga-., más los pingback -o como se diga-, los copia y pega, etc.).

 

Ahora, revisen el período que va desde Agosto del 2003, año en que se forman las Juntas de Buen Gobierno y en el que se convierten en voceras directas de los pueblos zapatistas, y vean cuántas veces se pronunciaron, con sus propias palabras y sin intermediarios. Hagan la cuenta de cuántas veces ustedes supieron siquiera que esa palabra existía. Ok, ahora sí, escriban sobre el “sospechoso” silencio de los zapatistas y pregúntense por qué los zapatistas y marcos “aparecen” sólo cuando el PRI, que nunca se fue, regresa.

 

P.D. QUE TUITEA (o como se diga) SOBRE EL EZLN.-

 

Tuit 1: “[email protected] zapatistas son [email protected] que, en las corridas de toros, le van al toro“.

 

Réplica 1: “Pues qué ingenuos, al final al toro siempre lo matan“.

 

Tuit 2: “No siempre“.

 

Réplica 2: “Las flores siempre son para el torero, no para el toro, [email protected] zapatistas están desubicados“.

 

Tuit 3: (anulado por exceder los 140 caracteres): “Los partidos políticos se pelean por ver quién es el torero: unos dicen que es mejor que los picadores tarden más y así les faciliten el trabajo; otros que hay que ser piadosos y ofrecerle consuelo espiritual al toro antes de ser sacrificado: otros dicen que lo que hay que hacer es bajar los gastos de modo que la administración taurina no sea tan onerosa; otros dicen “¿de a cuánto?”.

 

Réplica 3: (No hay porque el tuit 3 no salió).

 

Tuit 4: “Las corridas de toro van a desaparecer. En el entretanto, [email protected] zapatistas más le aplaudimos al toro cuando, a pesar de las heridas, logra derribar al torero“.

 

Réplica 4: (No hay, [email protected] se fueron a dormir).

 

La PD sigue tuiteando (o como se diga). Después de un tiempo, alguien se da cuenta que ahí está y le replica “¿Por qué sólo apareces en situaciones sospechosas?“.

 

¿Tan-tan?

 

P.D.- QUE AHORA SÍ NO REBASA LOS 140 CARACTERES (creo): “Durito: los zapatistas son como el Doctor House: casi siempre aciertan en el diagnóstico y el tratamiento, pero a la mayoría le disgusta el modo. Del paciente, ni hablar”.

 

P.D. QUE ACLARA.- Los hemos leído con atención. Vemos cómo, cuando uno disiente del otro, se acusan de “pejezombie” o de “televiso”, y sus derivados. Nosotros no pensamos que las disparidades tengan necesariamente una filiación política. Por ejemplo, cuando alguien dice “el EZLN es un invento de Salinas de Gortari”, nosotros no pensamos que sea necesariamente un “troll“, un pejezombie, un televiso o untvazteco (o como se digan mutuamente). Puede ser, pensamos, que sólo se trate de alguien con un bajo coeficiente intelectual, perezoso para leer más de 140 caracteres, o que está tratando de ligarse a alguien que ya dijo eso.

 

P.D. QUE DESAFÍA A LA GEOMETRÍA- El mundo es redondo, da vueltas, cambia. Pero en el mundo impuesto por los de arriba, no importa cuántas vueltas dé, nosotros siempre quedamos abajo. El mundo que queremos nosotros también es redondo, también da vueltas, también cambia, pero ninguno está arriba a costa de los de abajo.

 

P.D. QUE HACE UN POCO DE MEMORIA.- Cuando una parte de la izquierda ilustrada todavía hacía malabares para tratar de darle fundamento teórico a la desafortunada ocurrencia de la “república amorosa”, y se vivía una tórrida luna de miel con los grandes medios (y se dedicaban grandes cantidades de dinero a la publicidad en medios electrónicos e impresos), [email protected] jó[email protected] estudiantes de lo que después sería conocido como “#yosoy132″ ya denunciaban el papel de los grandes medios de comunicación en la “democracia” mexicana. Después pasó lo que pasó, y esa misma izquierda ilustrada pasó a querer erigirse en tutor de los jóvenes rebeldes (o “revoltosos”, como les dicen ahora). Como ya no están de moda, se olvidan de [email protected], y les dicen “perdieron su oportunidad”, “mucha bulla y no consiguieron nada”, “revolucionarios de estarbucs (o como se diga)”, “no se puede cambiar el mundo con un esmartfon (o como se diga)”. El calendario seguirá desangrándose y, de pronto, resurgirán, mejores, más fuertes, más. Y los que ahora se olvidan de [email protected] o los critican, dirán “claro, yo sabía que no habían desaparecido”, o “ahora les voy a decir qué es lo que deben hacer”, pero otros les dirán “hay mucho sospechisismo en que ustedes aparezcan cada que pasa algo”.

 

P.D. QUE SE MUESTRA COMPRENSIVA.- No hay tox, entendemos. Nosotros somos “eso” que, en sus casas y escuelas, provocaría la recomendación de sus padres, [email protected] y demás gente sensata y decente: “no te conviene juntarte con esa gente, se dicen tantas cosas de ellos“. Y bueno del Sup ni se diga, sería algo como “ese hombre no te conviene, ni siquiera se sabe quién es realmente“. O “una cosa es ayudar a los pobres inditos y otra muy diferente mezclarse con esos nacos que ni siquiera tienen señal de celular, ya ni hablar de un esmartfon, aunque sea de marca “la migaja”.

 

P.D. QUE HACE UN GUIÑO.- “Nerd is hot“.

 

P.D. SOBRE LOS MILLONES CONTRA LOS MILES, O CIENTOS, O DECENAS, O UNOS CUANTOS.- El argumento de las mayorías contra la minorías nos da pereza, y a mí me hace recordar un viejo grafiti (o como se diga) sobre un viejo muro que vi cuando era viejo. Con una fiesta de colores, sentenciaba: “Come mierda. Millones de moscas no pueden estar equivocadas“.

 

P.D. QUE ACONSEJA PACIENCIA.- Oh, no se desesperen. Unas pocas palabras (o dibujos, audios, videos) más y ya sólo podrán escucharnos quienes realmente nos interesan como interlocutores.

 

Vale. Salud y, créanos, lo entendemos: razones y sin razones para fundamentar el cinismo, la apatía, elvalemadrismo, o los sinónimos que se les ocurran, hay muchas, demasiadas, todas. Encontrarlas para hacer algo para cambiar y mejorar, es una tarea que muy [email protected] están [email protected] a cumplir.

 

El Sup tratando de conseguir un combo “fatality” para el texto de final de temporada. (no manches… ahora va a salir con videojuegos).

 

 

“Robando Versos”, de “COMANDO CUCARACHA”, grupo musical de SKA, de Zaragoza, en la comunidad autónoma de Aragón, Estado Español. En la interpretación: Nacho Juárez (trombón, dulzaina, gaita de boto, trompa, guitarra y guitarra rumbera), Pepín Banzo (voz, dulzaina, gaita de boto, trompa, guitarra y guitarra rumbera), Kike Cruz (batería, percusiones y coros), Bitor Murillo (bajo eléctrico y coros), Agostin Lois Valero (dulzaina, trompa ribagorzana y gaita de boto), Nacho Prol (guitarra eléctrica y guitarra acústica), Jesús Valdezate (saxo tenor, saxo alto y flauta travesera), Fran López (curdión, teclados, trompeta de bolsillo y coros), Carlos García (marrones, web, botiga y coros), Toño Berzal (mánager y ángel de la guarda). La rola forma parte del disco “Entre héroes y villanos”. ¡A bailar ska!

Publicado enInternacional