Viernes, 10 Agosto 2012 07:14

Expropiando a los expropiadores

Expropiando a los expropiadores
Las crisis suelen ser momentos de honda creatividad colectiva que, en buena medida, consisten en ir más allá de lo establecido, inventando formas de acción que superan las constricciones y los límites que impone el sistema. La más importante, la que marca el límite que los de arriba no están dispuestos a tolerar, es la acción colectiva y directa para resolver problemas de la vida cotidiana: alimentación, vivienda, salud, empleo y educación.


Los obreros organizados en el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), en el sur de España, ingresaron el martes pasado en grandes supermercados (Mercadona, Carrefour), llenaron carros con alimentos y salieron a repartirlos en comedores sociales donde acuden desocupados e inmigrantes. Desde hace 15 días el SAT mantiene ocupada una finca del Ejército reclamando la cesión de tierras a los agricultores que estén pasando hambre.


En algunas zonas andaluzas, como la de Écija, la desocupación trepa al 40 por ciento; hay familias que tienen a todos sus integrantes desocupados y no perciben subsidios. En las grandes ciudades 35 por ciento de las familias está por debajo de la línea de pobreza. Pese a ser una organización pequeña, el SAT se inscribe en la historia de luchas protagonizada por el Sindicato de Obreros del Campo (SOC), dirigido por el alcalde de Marinaleda, y actual diputado por Izquierda Unida, Juan Manuel Sánchez Gordillo.


En la década de 1980 tanto el SOC como Comisiones Obreras impulsaron múltiples acciones por la reforma agraria, que incluyeron ocupaciones de fincas, marchas, cortes de carreteras y de vías férreas. La combatividad de este sector del pueblo andaluz se manifiesta ahora en acciones que serán penalizadas por la justicia. En línea con la ética de poner el cuerpo y no rehuir las represalias, Sánchez Gordillo dijo, luego de participar en las acciones en supermercados, que estará “orgulloso de entrar en la cárcel por este motivo, una y mil veces”.


Los que están dispuestos a criminalizar la acción directa incluyen un amplio espectro que va desde el gobierno derechista y los empresarios hasta la Unión Progresista de Fiscales, cuya portavoz dijo que “si todo el mundo hiciera lo mismo, esto sería el fin de la convivencia pacífica, se llevaría a cabo la ley de la selva”. La justicia no considera que los banqueros que actuaron como delincuentes merezcan la cárcel. Defienden la propiedad de los ricos, pero no la de los millones que han perdido sus viviendas y sus empleos.


Una vez más han sido los activistas los que han puesto las cosas en su lugar, frente a la avalancha mediática que juzga las acciones de los pobres como “asaltos” y “saqueos” a los supermercados, como apunta entre otros el diario El País. Los dirigentes del SAT, por el contrario, defendieron ese tipo de acciones que buscan “expropiar a los expropiadores, terratenientes, bancos y grandes superficies, que están ganando dinero en plena crisis económica”.


Con los meses vamos asistiendo a un panorama desolador: luchadores sociales procesados y banqueros en libertad. No importa que los de abajo tomen los alimentos de forma pacífica ni que esos mismos supermercados tiren a la basura toneladas de comida. Ahora ponen candados a los contenedores de basura para que los hambrientos no tengan la osadía de tomar lo que, en rigor, les pertenece. La lógica de la acumulación de capital no se distrae con disquisiciones éticas ni morales, no sabe del dolor humano ni de sufrimientos porque, precisamente, vive de ellos.


El paso dado por los miembros del SAT pone la crisis en otro lugar. Abre las puertas a nuevas formas de acción que siempre nacen en los márgenes, a contracorriente incluso de las izquierdas establecidas, y permite a los afectados tomar la iniciativa dejando de ser objetos pasivos de la caridad del Estado. En este punto tres aspectos merecen destacarse.


El primero es que no importa el número, sino la creatividad y la potencia. El SAT es una pequeña organización que se apoya en la mejor historia de los jornaleros andaluces y muestra que aun grupos muy pequeños pueden tomar la iniciativa, siendo audaces y valientes, para modificar de ese modo la rutina de la acción colectiva. Lo que un día parece subversión y espanta, con el tiempo se torna normal y resulta aceptado. El cambio siempre empieza siendo local, para luego volverse general.


El segundo, consiste en la legitimidad de las acciones, mucho más que en su legalidad. Si los de abajo no somos capaces de ir más allá de lo establecido, no hay cambios posibles. Eso supone correr riesgos, asumir la respuesta violenta y la posibilidad de pagar con cárcel la lucha por la justicia social. Siempre ha sido así. Hace apenas 30 años el aborto era ilegal en el Estado Español, hasta que pequeños grupos de feministas dieron el paso de hacer abortos, y de abortar, desafiando las restricciones legales y las represalias. Ninguna conquista es gratuita.


Por último, es mediante este tipo de acciones como los sectores populares se convierten en sujetos de su destino. Cuando los de abajo toman la vida cotidiana en sus manos están forjando poderes contrahegemónicos, locales primero, pero que pueden expandirse e inevitablemente terminan desafiando a los poderes estatales del arriba. Las clases sólo existen en situaciones de conflicto y eso supone dos partes, como señala Immanuel Wallerstein: “Puede no haber ninguna clase, aunque esto es raro y transitorio. Puede haber una, y esto es lo más común. Puede haber dos, y esto es de lo más explosivo” (El moderno sistema mundial, Siglo XXI, tomo I, p. 495).


De eso se trata. En plena crisis está cobrando forma una clase integrada por los más oprimidos, los del sótano, que van descubriéndose entre sí y van develando los modos y formas de la opresión, hasta mostrar a la luz pública a los expropiadores. Cuando esto sucede, cuando los de abajo se atreven a gritarle a la cara a los de arriba –nos enseña James C. Scott– es porque ha llegado el momento de las grandes y contundentes acciones, esas que no tienen marcha atrás.

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Agosto 2012 07:03

Oleada de paros de estatales

Oleada de paros de estatales
El gobierno de Brasil y los sindicatos de empleados públicos discrepaban ayer sobre la amplitud y la adhesión al paro que realizan varios organismos estatales. A través de esta medida, que incluye la paralización de actividades de la Policía Federal por tiempo indeterminado, los empleados reclaman aumentos salariales.


De acuerdo con el secretario general de la Confederación Nacional de los Trabajadores del Servicio Público Federal (Condsef), José Milton Costa, el movimiento alcanza a 28 organismos y mantiene de brazos cruzados a unos 370 mil funcionarios, cifras que fueron cuestionadas por el Ministerio de Planificación. “Si fuera así, tendríamos el servicio completamente comprometido, y no lo está; hay poquísima gente parada y mucha haciendo barullo”, según dijo el secretario de Relaciones de Trabajo de ese Ministerio, Sérgio Mendonça, reportó el diario Folha de Sao Paulo. En tanto, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, manifestó que los líderes gremiales deben actuar con responsabilidad garantizando los servicios públicos esenciales y tener en cuenta que los recursos del gobierno se vieron afectados por la crisis internacional.


Por su parte, el presidente del Foro Nacional Permanente de Carreras Típicas de Estado (Fonacate), Pedro Delarue, aseguró, citado por la agencia estatal ABR, que el gobierno está intransigente. “La alegación principal del gobierno para la falta de reajustes es la crisis internacional, pero eso no justifica el congelamiento de los salarios desde 2008; el PBI (Producto Bruto Interno) ha subido, pero los salarios no acompañan (el aumento), entonces hay margen para reajustes”, afirmó Delarue.


La tensa relación entre el gobierno de la mandataria de Brasil y los funcionarios públicos federales que reivindican mejoras salariales, entre otros reclamos, se produce cuando faltan días para que el Ejecutivo envíe al Parlamento el Presupuesto para el 2013. Portavoces de los sindicatos advirtieron que enfrentarán la “intransigencia” del gobierno y que mantendrán las paralizaciones hasta lograr reanudar las negociaciones. Una muestra del malestar, según detalla Folha, es que militantes de la mayor central sindical brasileña, la Central Unica de los Trabajadores (CUT), asociada históricamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), llamaron el miércoles “traidor” al ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gilberto Carva-lho, encargado de negociar con los sindicatos.


El vínculo entre el Palacio del Planalto y los sindicatos comenzó a deteriorarse cuando el gobierno anunció el descuento de los días de paro y se agravó después de un decreto, en julio, que permitió reemplazar a los empleados federales en paro por otros de las provincias. Desde hace unos quince días los sindicatos redoblaron las protestas y surgieron nuevos focos de conflicto. De este modo, a las huelgas que venían manteniendo desde hace más de dos meses los docentes y administrativos de varias universidades federales, se sumaron el lunes la Policía Federal, que alcanza a todos los estados brasileños, y la Policía Caminera. Ambos cuerpos policiales realizan la llamada operación padrón, que consiste en intensificar las fiscalizaciones, lo que retrasa el normal funcionamiento de los servicios, sobre todo en los aeropuertos. También están en huelga los funcionarios del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra), del Archivo Nacional, de la oficina impositiva, de los ministerios de Salud, Planificación, Medio Ambiente y Justicia y de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), encargados de autorizar el ingreso de productos importados y cuya huelga impactó en los perecederos y en los fármacos. El reciente paro de los trabajadores del Ministerio de Agricultura es otro factor que perjudica a los exportadores y empresarios del sector frigorífico, que manifestaron su preocupación y el inminente aumento de la carne. En este contexto, el dirigente sindical Artur Henrique advirtió que, a diferencia de otras huelgas que eran concentradas en un sector, ésta tiende a ampliarse.


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, analizó el lunes la situación con su predecesor Luiz Lula da Silva, con quien se reunió y mantuvo una comunicación telefónica, ocasión en la que la presidenta criticó a la CUT por actuar con intransigencia, según revelaron medios locales. En tanto, fuentes próximas a la central sindical dejaron trascender que solicitaron a Lula que interceda frente a la mandataria para arribar a puntos de consenso ante la demanda de los trabajadores.

Publicado enInternacional
Miércoles, 08 Agosto 2012 06:46

Saqueos para nutrir comedores sociales

Saqueos para nutrir comedores sociales
España cada vez se parece más a la Argentina de fin de siglo. A los cortes de ruta organizados por los mineros asturianos ahora se suma un nuevo condimento: desocupados y sindicalistas se llevaron ayer sin pagar casi tres toneladas de alimentos de primera necesidad de dos supermercados en Andalucía, en el sur de España. El destino de las mercaderías fueron comedores sociales; el saqueo se produjo en una acción de protesta para advertir al gobierno de Mariano Rajoy sobre las consecuencias del ajuste que ahoga a los españoles. La iniciativa, tolerada a regañadientes por los comerciantes y la policía, fue organizada por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), liderado por el diputado de Izquierda Unida (IU) Juan Manuel Sánchez Gordillo, y tuvo lugar en Ecija, Sevilla, y Arcos de la Frontera, Cádiz, en el Sur, donde la crisis hace estragos. En Ecija, una treintena de miembros del sindicato, en su mayoría desocupados del sector agrícola, entraron poco antes del mediodía en un supermercado Mercadona y lograron salir con nueve changos cargados con alimentos básicos como aceite, leche, azúcar, arroz y legumbres.


En la salida del supermercado se produjeron forcejeos entre los empleados del comercio y los manifestantes, que lograron salir con unos 1500 kilos de alimentos sin que la policía los detuviera. Así lo afirmó José Caballero, responsable de la organización del sindicato andaluz de izquierda y anticapitalista. “Los alimentos fueron entregados en comedores sociales de la zona”, especificó el gremialista. Según la prensa española, Caballero dijo que con esta acción se pretende “expropiar a los expropiadores, es decir, terratenientes, bancos y grandes superficies, que están ganando dinero en plena crisis económica”.


El referente sindical advirtió que la situación en Andalucía es alarmante, ya que muchas familias tienen a todos sus miembros desocupados y no cobran ningún subsidio y, por lo tanto, no tienen ni para comer. “También los comedores sociales se encuentran sin alimentos, por eso fuimos a las grandes superficies y los expropiamos”, remarcó. En Arcos de la Frontera, los empleados del supermercado, un Carrefour, cerraron las puertas y no dejaron salir a los militantes.


Sin embargo, después de negociar con los responsables y la policía, el sindicato logró sacar quince changos repletos de alimentos que fueron repartidos en municipios cercanos para entregarlos a las personas más necesitadas, muchos de ellos inmigrantes, explicó el sindicalista. “Me imagino que habrá denuncias”, agregó. Mercadona, por su parte, anunció que demandará al sindicato. “Tenemos claro que en la actual situación en la que estamos debemos hacer algo”, subrayó Caballero, quien dijo que la acción permitió entregar 3000 kilos de alimentos a familias que los necesitan.


“Son muchas las familias que no cuentan con ninguna ayuda económica, por eso reclamamos una renta básica para todos”, explicó el líder sindical, quien denunció que, con sus políticas de ajuste, el gobierno de Mariano Rajoy está haciendo pagar la crisis a los que menos tienen. “En el campo la situación es especialmente dura, no hay trabajo y no se pueden renovar los subsidios de de-sempleo porque los jornaleros necesitan demostrar que trabajaron como mínimo 35 días al año y no pueden hacerlo”, denunció.


“El desempleo alcanza al 40 por ciento de la población activa en la zona rural, y en general es del 32 por ciento, una de las cifras más altas de España”, calculó. Un video de la protesta en los supermercados, subido por los activistas, puede verse eb YouTube youtube.com/watch?v=YuVVAOjOw8.


Pero la malaria no sólo es sureña. En el nordeste de España, la ciudad de Girona decidió poner candados a los contenedores de basura de los supermercados para evitar que las personas necesitadas recojan comida vencida o en mal estado con el consecuente riesgo para la salud. El ayuntamiento tomó esa medida, en colaboración con los propietarios de los comercios, ante el riesgo para la salud que provoca consumir alimentos lanzados a los contenedores y la alarma social que eso provoca.


La práctica de recuperar restos de comida o alimentos caducados arrojados a los contenedores por los supermercados crece a medida que se agrava la crisis económica que sacude a España. Junto con esa medida, el ayuntamiento de Girona estableció un sistema de información “in situ” que dirigirá a las personas que lo necesiten a un centro de distribución de alimentos para que les faciliten una cesta de alimentos básicos de manera urgente.


También se dio a conocer que agentes sociales informarán a quienes acudan a los contenedores que no se puede seguir recogiendo los restos y que podrán acceder directamente, con un vale que se les suministrará, a los distribuidores de alimentos municipales. Esta singular iniciativa comenzó cuando se llegó a un acuerdo entre tres grandes supermercados. Lejos de quedar supeditada a esa región, el portavoz de Girona señaló que se están preparando para extender esa distribución de comestibles a otras grandes ciudades.

Publicado enInternacional
Martes, 31 Julio 2012 10:05

Reprimen piquete de los mapuches

Reprimen piquete de los mapuches
Un herido de gravedad y al menos diez detenidos dejó ayer el desalojo por parte de Carabineros de un piquete de mapuches en una ruta al sur de la ciudad austral chilena de Temuco. Este episodio sucedió mientras crece el conflicto entre la etnia y el gobierno, que anunció mayor presencia de las fuerzas especiales en la Araucania.,

Los incidentes se produjeron a partir de que unos cincuenta mapuches, pobladores de la comunidad Paillanao, cortaron la Ruta 5, en el sector Licanco de la comuna de Padre Las Casas, al sur de Temuco, y se enfrentaron con efectivos de Carabineros con orden de despejar el piquete, según el diario digital La Nación y Radio Cooperativa. En el operativo fueron detenidos al menos diez mapuches y uno de ellos debió ser sometido a una cirugía por un fuerte golpe recibido en la cabeza al caer cuando fue alcanzado por un chorro de un camión lanzaagua y, según fuentes citadas por La Nación, está en riesgo su vida.

Los manifestantes, que se valieron de la quema de neumáticos, protestaban por promesas incumplidas del gobierno. “La situación de caminos es crítica. Son 950 kilómetros rurales y con nuestros medios no alcanzamos. Necesitamos la ayuda de Obras Públicas, complementar nuestro departamento y dar solución a las comunidades”, describió el alcalde de Padre Las Casas, Juan Eduardo Delgado. En tanto, las comunidades de Ercilla y Lautaro, que se encuentran en conflicto por el reclamo de las tierras que consideran suyas, anunciaron que iniciarán la toma de predios para obtener una pronta respuesta del gobierno.

En las últimas semanas, el conflicto por la tierras sumó ocupaciones de predios y desalojos, denuncias por ataques de Carabineros a niños mapuches, la Cumbre de Seguridad para la zona lanzada por el gobierno, una supuesta agresión al gobernador de Malleco, protección para autoridades locales por amenazas y la toma de la sede de la Unicef en Santiago por parte de dirigentes de la etnia. Desde 1990, tras el retorno a la democracia, los gobiernos entregaron o regularizaron la propiedad de 600 mil hectáreas a las comunidades mapuches, principal etnia de Chile, que no tienen una estructura jerárquica y viven tanto en las ciudades como en los campos, con índices de pobreza bajo el promedio nacional. Varios de sus líderes fueron juzgados con una ley antiterrorista que permitía juicios dobles y el uso de testigos secretos pagados que no podían ser interrogados por los abogados defensores, norma que fue derogada este año.

Publicado enInternacional
Colombia: La economía hace agua y a Santos se le cae la estantería.
Al señor Juan Manuel Santos ya se le acabaron 2 años de luna de miel, en donde todo le sonreía y las encuestas lo favorecían, pues le tocó el ciclo expansivo de la economía (2010-2011), gracias al auge de las exportaciones de petróleo y minerales.


Hoy la economía hace agua por todos lados , está en plena desaceleración, con todos los indicadores colapsados, al tiempo han estallado varias crisis sociales y políticas entre las que sobresalen el derrumbe de la salud, la guerra del Cáuca, las rivalidades en el bloque de poder, la parálisis ministerial y las movilizaciones cívico/populares para expresar con paros, huelgas, marchas y protestas la inconformidad social que quiere cambios verdaderos, sin supeditarlos a fraudulentos  y lejanos procesos electoreros.

 
I. La crisis económica/2012.

 
En su momento el  actual Ministro de Hacienda repitió hasta el cansancio que Colombia estaba  blindada frente a la crisis financiera global desatada desde el 2008, a raíz de la caída del gigante financiero Lehman Brother. Recientemente cambió el discurso para pronosticas que vendrían 18 duros meses para la economía nacional y para el resto del país. El pobre crecimiento gringo, la espectacular crisis bancaria, fiscal y económica  europea y la caída del PIB Chino impactarían de manera inexorable nuestro mundo feliz de expansión productiva con espectaculares recaudos fiscales como el del 2011. La recesión en Estados Unidos y Europa se han extendido más de lo previsto, pues hay cifras muy graves como niveles de deuda, desempleo y consumo. Siendo estas las mayores economías su coletazo por el resto de la Esfera no se puede menospreciar alegremente. Es el "banal funcionamiento diario del orden económico burgués", diría Marx.

 
En este primer semestre la economía navega por aguas turbulentas.Los indicadores del primer semestre muestran una caída superior a la prevista.  Hay varios signos oscuros que conviene enumerar:

 
- El área total de las licencias de construcción son negativas en cerca del 20%

 
- El precio del petróleo continua a la baja, lo que produce un hueco protuberante en las finanzas públicas.

 
- Las exportaciones totales solo crecieron 1,2% en junio.En términos generales las exportaciones e importaciones están creciendo a niveles inferiores al 20%, mucho menos que el aumento del 40% el año pasado. En otros términos, el ritmo de crecimiento de las exportaciones ha pasado de ser superior al 50% el año pasado, a a crecer alrededor del 1,2% en la actualidad.

 
- Las ventas al por menor crecieron a la mitad  de hace un año, básicamente por el mayor ritmo de la venta de vehículos.
 

- La industria tiene unja caída de cuatro puntos porcentuales en el primer trimestre y marzo por primera vez en 26 meses muestra un crecimiento negativo.

 
- Hay señales de alerta sobre el endeudamiento de los hogares, lo que va a reducir los niveles claramente insostenibles de consumo observados en el 2011.

 
- Hay aumento en la cartera de consumo vencida y un relajamiento de algunas entidades financieras en el otorgamiento de cupos de crédito de consumo.
 

- El escenario cafetero es desolador en términos de producción y de precios.

 
- Las mediciones de confianza de productores y consumidores indican resultados adversos registrando caídas del 4,4 y 7,0%.

 
- La producción manufacturera ha caído el 0,9% y  se ha presentado el descenso de los ingresos tributarios a Mayo.

 
Así las cosas la cifra de crecimiento económico para 2012 ha sido modificada y se prevé que sea cercano al 4,5%, 1,4% menor que la del año pasado, con la aclaración que la cosa puede ser peor toda vez que lo que se ha crecido en los meses corridos es un efecto del buen PIB de los 12 meses del 2011. No sería una sorpresa que la cifra de crecimiento no supere el 4%. Es mejor no hacer cuentas alegres.

 
Frente a ese panorama un 70% de los ciudadanos manifiesta no tener ahorros, aspecto fundamental al momento de abordar la crisis, pues la inmensa mayoría de la población no tendría ninguna capacidad de reserva para enfrentar los eventuales reveses de la peligrosa situación económica.

 
Con este panorama, algunos analistas estan indicando que ya se registran en la economía colombiana síntomas de enfermedad holandesa que tendría unos efectos demoledores al ubicar la economía capitalista  nacional en el modelo nigeriano de abundancia de ingresos petrolíferos y distorsiones en las variables macroeconómicas.  Hay un boom minero-energético acompañado de un estancamiento o crisis en los sectores agropecuario, industrial y de la construcción.
 

Las prosperidades repentinas en precios de productos básicos arrojan impacto positivo en el crecimiento del PIB en el corto plazo. No obstante, en naciones que suman dos aspectos, malas instituciones gubernamentales y dos géneros productivos específicos, petróleo y minerales, el impacto en el crecimiento del PIB tiende a volverse significativamente menor en el largo plazo. Las experiencias con el precio del petróleo y otros recursos naturales muestran que el endeudamiento empieza a crecer en forma cómoda primero y exagerada después. Vienen los grandes megaproyectos de inversión, consolidación desordenada de infraestructura (como las represas, túneles y dobles calzadas sin licencias ambientales) y consumo público y privado desorbitado. Pero los precios del petróleo y los minerales ceden o caen estrepitosamente por la contracción de la demanda china, en la actual coyuntura, y llegan las crisis en la balanza de pagos y niveles insostenibles de deuda externa. Una vez el nivel de deuda externa toca el 60% del PIB anual, el crecimiento empieza a descender a razón de 2% en el mismo periodo. Es lo que esta en curso.

 
Es por tal razón que se está experimentando una desaceleración muy fuerte. La industria, la agricultura y la construcción -sobre todo la civil- presentan rezagos muy duros, en buena parte por la alta revaluación de la moneda nacional que afecta a los exportadores.

 
A lo que se debe sumar que el gasto público va a caer aceleradamente empeorando todo, sabiendo que en una crisis dicho gasto es un elemento importante cuando se dirige a la inversión.


Obviamente dicho proceso tiene sus efectos en toda la sociedad. Todos estos ruidos van a ir sacudiendo la estantería o superestructura social y política. Por lo menos ya están en camino graves crisis políticas y sociales.
 

II. La crisis política.

 
La guerra del Cáuca es la más notable toda vez que dicho departamento es uno de los epicentros de las violencias originadas por el hambre, la inequidad, el racismo y la guerra biopolítica de las clases dominantes contra las minorías étnicas para apropiarse de las riquezas mineras y aprovecharse de la inversión de las multinacionales en las zonas francas de Santander de Quilichao. Los indigenas y campesinos están en movimiento para exigir el fin de la violencia y la negociación de la paz con los grupos guerrilleros de la resistencia colombiana. Pero el Señor Santos hace oídos sordos al reclamo amerindio e incrementa los batallones, las guarniciones militares y las acciones de brutalidad con asesinatos, masacres, torturas, desapariciones y capturas masivas en infernales calabozos de centenares de inocentes ciudadanos cuyo único delito es reclamar sus derechos pisoteados por una clase política neocolonial corrupta con plenos poderes en Popayan y Bogotá.
 

Las otras manifestaciones de dicha crisis se encuentran en la deslegitimación absoluta del Poder legislativo que en el mayor cinismo aprobó una reforma a la justicia para favorecer con la impunidad a los congresistas comprometidos con la parapolítica y la corrupción en diversas instituciones públicas como la Dirección Nacional de Estupefacientes; también en las banales rivalidades en el bloque dominante del poder a raíz del descarado destape fascista de Uribe Velez y su comparsa que discrepa del bamboleo santista, el cual oscila entre los "falso positivos" y la Tercera Vía; igualmente en la ineficacia del equipo ministerial al borde del colapso por la mediocridad de sus integrantes expertos en anuncios y promesas pero sin resultados efectivos, como el de Agricultura, en materia de víctimas y restitución de tierras; de la misma manera los graves señalamientos contra el Ministro de Vivienda, German Vargas Lleras, quien es investigado por sus estrechos vínculos con Martín


 Llanos, un tenebroso jefe paramilitar del Casanare; agréguese la situación del Valle del Cáuca donde el 85% de la ciudadanía se negó a participar en la reciente elección del nuevo gobernador por considerar que la corrupción y la compra de votos habían determinado previamente el ganador, la ficha de la senadora Dilian Francisca Toro, una baronesa encartada con vínculos con los narcoparapolíticos por lo cual la investiga la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia; por supuesto está la descomunal crisis de la salud que colapso este servicio público con graves consecuencias para millones de ciudadanos que ven como se afectan sus derechos por el cierre de hospitales públicos y el saqueo de las Empresas Prestadoras de Salud; no se puede dejar de mencionar el resurgimiento del neoparamilitarismo disfrazado de Bacrim, que de la mano del Ejército y la policía estatal sigue asesinando en mas de 250 municipios del territorio; y cerremos señalando que la guerra sigue su curso por que la incompetencia de Santos impidió consolidar una salida negociada al conflicto armado nacional.

 
Sin embargo la sociedad esta reaccionando. La élite política quiere encausar dichas crisis en el tema de la sucesión presidencial y por eso los facciones dominantes estan mostrando sus cartas con nombres y candidatos, pero el pueblo y las organizaciones de izquierda proyectan estrategias de movilización con paros, huelgas para pedir soluciones efectivas e inmediatas a los graves problemas del país.
 

III. La estrategia popular.
 

La coyuntura es propicia para profundizar una salida alternativa que descarte la oferta de los grupos dominantes. Si bien es cierto en el campo popular falta la cohesión y unidad que potencie la movilización ciudadana, hay tendencias y propuestas para encauzar la inconformidad.


Aunque la elección presidencial y parlamentaria, que debe ocurrir a la vuelta de 20 meses, es un escenario de proyección de  la izquierda democrática y revolucionaria para no desaprovechar la optima ocasión, por las exacerbadas  rivalidades en el campo de la derecha  que favorecen una convergencia progresista y avanzada, también es cierto que en nuestro caso, a diferencia de otros países un triunfo electoral capaz de modificar a fondo el sistema político solo es posible como consecuencia y subproducto de movilizaciones extrelectorales de masas, como las huelgas que derribaron a la dictadura brasilera, el 2001 argentino, las luchas del agua y del gas en Bolivia y las luchas venezolanas que permitieron a Chávez.

 
Hay que entender que las elecciones, no son, además, sólo una lucha que involucra a sectores de las clases dominantes y de sus maquinarias políticas con una participación indirecta o pasiva de los grupos subalternos. En las mismas pesa -¡y de que manera- la presencia de la dominación del imperialismo yanqui, la cual se realiza indirectamente  mediante sus marionetas en los partidos e instituciones oligárquicas, claramente asociadas a las redes financieras globales, y directamente mediante la embajada y todas las instituciones relacionadas con esta.

 
Hay que admitir que otras derrotas electorales en el pasado y las que puedan llegar por que se considera que la derecha es infalible e inderrotable se originan, sobre todo, en la búsqueda de la fementida utopía del cambio por la pura línea electoral y en la fe mística en una creencia particular: el del voto depositado en una urna que, los "impecables funcionarios" que nos gobiernan reconocerán en nombre de la transparencia democrática (como en la reciente votación electoral del Valle del Cáuca). En una sociedad donde es altisima la abstención, donde los mas miserables, para comer, venden su voto por cualquier monedad ya que no esperan nada de nadie ni de nada, donde hoy pulula la violencia entre los jóvenes para poder sobrevivir, es hegemonico el pensamiento conservador, lo más importante, en cambio, es  actuar para construir conciencia sociopolitica y organización que la exprese.

 
Tenemos que aceptar que el voto es un limitado reflejo de la temperatura sociopolítica de la nación. Su capacidad para cambiar las cosas es muy limitada (otra vez lo acaba de comprobar el Valle del Cáuca, donde todo sigue igual o peor) y lo que es más grave, no genera fuerza organizativa. Tal cosa no solo se logra solo con procesos eleccionarios sino haciéndolo desde las luchas concretas de los trabajadores de toda clase, por sus problemáticas reales, y de los niveles de conciencia de quienes intervienen en ellas, para lograr la unidad de los movimientos, para educar en la solidaridad, para demostrar cuales son las causas de fondo de la crisis, en el sistema capitalista, de los efectos del mismo contra los cuales las masas populares se levantan. La vida y las luchas, la gente real, deben ser el eje de los esfuerzos de pro del cambio social, no las urnas que otros controlan y manipulan a su amaño.

 
Es lo que le da trascendencia a los preparativos de una Paro Nacional, de una huelga política de masas que se planifica en la actualidad para que se atienda el Pliego de peticiones, el Memorial de agravios que organiza el movimiento popular colombiano.

 
No dejemos que se caiga la estantería del régimen oligárquico sin que proyectemos la alternativa revolucionaria que es real.

Publicado enColombia
Martes, 24 Julio 2012 07:19

Posmanifiestos

Posmanifiestos
La crisis, las primaveras, los movimientos estudiantiles, los ocupas, los indignados, plazas y calles llenas de gente, otros movimientos antisistémicos: la situación desde hace tiempo parece turbulenta, pero lejos de ser revolucionaria. ¿Hace falta algún manifiesto para aglutinar las diferentes luchas y darles un fervor necesario?


El Manifiesto del Partido Comunista, de Carlos Marx y Federico Engels, fue publicado en las vísperas de “la primavera de los pueblos” de 1848. Pero en vez de “hacer la diferencia” fue opacado por la dinámica de los hechos y el fracaso del ciclo revolucionario. La revolución burguesa no fue el camino a la revolución proletaria, sino al avance global capitalista. Quedó desapercibido y resurgió sólo décadas después como un importante documento que conservó su relevancia teórica y potencial político.


Es llamativo que nunca hubo un “manifiesto capitalista”, aunque Ayn Rand estuvo cerca de escribir uno y aunque un libro de Walter Rostow –Stages of economic growth (1960), una “biblia del desarrollo”– tiene por subtítulo A non-communist manifesto. Los capitalistas prefieren la práctica, sin teoría (“no saben lo que hacen, pero lo hacen”, es la definición de la ideología de Slavoj Zizek).


Theodor Adorno y Max Horkheimer –otra famosa pareja de intelectuales– pensaban en escribir una nueva versión del Manifiesto que tomaría en cuenta los cambios en trabajo, fuerzas productivas y tecnología, y que “haría justicia a la manera en que las cosas están hoy”. La discusión sobre el tema realizada en 1956 está contenida en un librito, Towards a new Manifesto (2011).


Su diálogo, a veces confuso y enigmático, más que de análisis, está lleno de aforismos. Entre divagaciones sobre la función social del trabajo, tiempo libre, la naturaleza del ser humano, destaca el llamado a la búsqueda de una nueva teoría que refleje la realidad (el propósito de Marx) y su relación con la práctica (para Adorno su separación es ideología). Pero salvo un indefinido llamado al restablecimiento de un “partido socialista”, la política está casi ausente y las referencias a los acontecimientos mundiales son vagas.


Desconfiando del proletariado, ambos lamentaban que, a diferencia de Marx y Engels, no tenían un agente a quién dirigirse y que la situación no sólo no era revolucionaria, sino “peor que nunca”, y que “por primera vez era imposible imaginarse que pudiera mejorar” (sic). Tal vez 1956 estuvo lejos del clima de 1848, pero este pesimismo tenía que ver también mucho con lo particular de la teoría crítica.


En medio de todo es curioso ver a Adorno reivindicando a Lenin, que en su opinión tenía más razón que Marx sobre el enfoque político hacia la sociedad. Su intención de hecho era preparar un “manifiesto estrictamente leninista” (sic).


Al final, quizás por suerte, la idea no prosperó. El pesimismo y la convicción de ambos de que el capitalismo carecía de alternativas podrían resultar en un documento que, en vez de “justicia”, traería más confusión.


En su momento El imperio (2000), de Michael Hardt y Antonio Negri –¡otro dúo!– fue debatido como una suerte del “manifiesto comunista para el siglo XXI”. Sin embargo, a parte de la izquierda le resultó un escrito problemático. Se criticó su negación de Lenin y la visión del imperio sin imperialismo (y colonialismo).


Estudiando las recientes movilizaciones en todo el mundo, los dos publicaron ahora un documento titulado Declaration (2012). Aunque aseguran que “Esto no es un manifiesto”, su lectura es como mirar el cuadro de Magritte Ceci n’est pas une pipe.


Según los autores, los manifiestos y los profetas crean sus propias visiones del mundo y sus propios sujetos, agentes del cambio. Pero los movimientos sociales de hoy ya han revertido este orden, rebasando a los manifiestos y a los profetas. Los agentes ya están en las calles ofreciendo visiones de un mundo nuevo más allá del capitalismo que buscan pasar de la declaración a la constitución.


Sus teorizaciones pretenden contribuir en ello. Hay puntos interesantes: Declaration identifica cuatro “figuras subjetivas” de la crisis: el endeudado, el mediatizado, el asegurado y el representado, subrayando la importancia de la acción colectiva y apuntando a la figura del comunero que contrarrestará el sistema dominante. Y hay aspectos debatibles: por ejemplo, el énfasis en el trabajo “inmaterial”, cuando el “material” no ha perdido su relevancia, al igual que el proletariado “viejo”.


Una curiosidad: tan hostiles al poder del Estado, Hardt y Negri parecen dar el “beneficio de la duda” a la interesante relación entre gobiernos progresistas y movimientos sociales en América Latina.


En fin: la lección de Adorno y Horkheimer es que fuera del contexto favorable, sin agentes y sin poder imaginarse las alternativas al capital, ni siquiera es posible producir un escrito revolucionario. En este sentido la situación de hoy es perfecta: hay agentes y hay imaginación.


Pero la lección del mismo Manifiesto comunista es que para el cambio no basta un documento (aunque la teoría es necesaria y aquí incluso la aportación de Hardt y Negri es bienvenida).


Lo que hace falta son las estrategias políticas sofisticadas, la construcción de alianzas de clase, disciplina y organización.


Ya lo decía Lenin.


Por Maciek Wisniewski*

*Periodista polaco

Publicado enInternacional
"Dimisión" y "referendo", reclaman a Rajoy miles de españoles en 80 ciudades
Madrid, 19 de julio. Centenares de miles de personas salieron a las calles de 80 ciudades españoles para expresar su malestar por la política de recortes y de mutilación del Estado del bienestar llevada a cabo por el actual Ejecutivo, del conservador Mariano Rajoy, al que exigieron su "dimisión" y que convoque "referendo" o "elecciones anticipadas". La manifestación en Madrid reunió a más de 800 mil personas, entre las que se contaban funcionarios públicos –maestros, bomberos, médicos, policías, militares, jueces, fiscales y burócratas de los tres niveles de gobiernos–, que se sumaron a la convocatoria de los principales sindicatos españoles, Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT). La marcha también fue respaldada por el movimiento 15M o de los indignados, que iniciaron hace poco más de un año una de las respuestas sociales más activas en la historia del país contra la política neoliberal dictada desde la Unión Europea (UE).


Esta nueva movilización masiva se convocó por el mismo motivo por el que se han intensificado las marchas y protestas desde el pasado miércoles: la aprobación de un nuevo y durísimo plan de recortes del gobierno, que pretende suprimir de un plumazo 65 mil millones de euros del gasto público en dos años, afectando sobre todo a las clases medias y bajas, y a los sectores más desfavorecidos, como los desempleados, las personas del plan de dependencia, funcionarios públicos y pensionistas.


Este paquete se suma a las medidas adoptadas por el gobierno desde su llegada al poder hace sólo siete meses, el cual, a través de 20 decretos leyes –fórmula vertical e impositiva para cambiar la legislación–, ha adoptado medidas tan severas como el incremento a 21 por ciento del IVA, la eliminación del plan de dependencia, el aumento de impuestos directos como el IRPF, y recortes por más de 20 mil millones de euros en las dos áreas más sensibles: educación y salud.


Desde la llegada al poder del PP se han llevado a cabo más de mil 450 manifestaciones, pero la de esta jornada es especial, tanto por el número de manifestantes como por la singularidad de que por primera vez se ha logrado la unidad absoluta de todos los sectores agraviados con los recortes.


Los sindicatos convocaron las marchas en 80 ciudades, a las cuales de inmediato se adhirieron funcionarios públicos de todos los sectores, mineros, desempleados, indignados, estudiantes, padres de familia, pensionistas y ahora también empresarios del pequeño y mediano comercio, afectados por el incremento del IVA y de los impuestos.


En todas las marchas se reprodujeron las consignas, que han sido habituales en las movilizaciones de los últimos días: "Rajoy, dimisión" –nunca antes un mandatario español logró que en tan poco tiempo se exigiera su renuncia de forma tan masiva y contundente–,"Manos arriba, esto es un atraco" y "¡Que se jodan!" (palabras ya históricas de la diputada Andrea Fabra sobre los desempleados). Las marchas iban presididas por enormes pancartas en las que se leía: "Impedir que nos arruinen".


Barcelona y Madrid fueron los escenarios de las manifestaciones más multitudinarias, con lo que ni las altas temperaturas de más de 35 grados, ni que se hayan convocado en jueves, evitó que la gente saliera a expresar su profundo malestar tanto contra el gobierno como contra los responsables del PP.


El líder sindical Cándido Méndez explicó que "no hay ningún referente de la magnitud del atropello que el gobierno está haciendo. Estamos en una agresión multidireccional. Esto afecta a 99.99 por ciento de la población. Además la sociedad percibe que la política del gobierno es suicida en términos económicos, porque va a provocar una mayor depresión de la actividad económica y fuerte aumento del desempleo, con lo que llevarán al país a la ruina".


Durante las protestas también acusaron al gobierno de incurrir en un "fraude democrático", pues aplica un programa que es justo lo contrario de lo que prometió durante la campaña electoral. Este es el argumento que han usado los partidos políticos de oposición para reclamar la convocatoria a un "referendo", con el propósito de consultar a la sociedad sobre el mayor hachazo al Estado del bienestar en la historia del país.


Sabotaje policiaco


El malestar y la indignación han llegado a tal nivel, que por primera vez se protagonizó un sabotaje de los policías contra su propio cuerpo. Se informó que durante la madrugada fueron ponchadas las llantas de 97 furgonetas con las que se trasladan miembros de grupos antidisturbios.
Publicado enInternacional
El movimiento indígena en el contexto latinoamericano
El análisis del contexto político es una preocupación constante de la CAOI, que el año pasado solicitó a dos intelectuales amigos que escribieran textos que nos ayudaran en esta tarea. Son los artículos de Boaventura de Sousa Santos y Edgardo Lander, que adjuntamos a esta nota.


El III Congreso de la CAOI, que se inaugura en Bogotá, Colombia, tendrá el análisis del contexto regional, continental y global, como uno de los temas de debate. Entregamos en las siguientes líneas un breve resumen de adelanto.


Suramérica y en particular la Región Andina atraviesan por un momento político particular, con gobiernos abiertamente derechistas (Colombia), dos llamados progresistas (Ecuador y Perú) y aquel presidido por un indígena (Bolivia).


En este contexto, el movimiento indígena tiene claro quiénes son sus enemigos: los gobiernos derechistas, pero debe definir una postura clara y firme frente a las administraciones de Rafael Correa y Ollanta Humala, que contradicen su discurso manteniendo la esencia del liberalismo extractivista y reprimen al movimiento indígena, y la de Evo Morales, un hombre llevado al gobierno por el movimiento indígena y que también conserva fuertes rasgos del mismo modelo (exportador de materias primas con la industrias extractivas), habiendo admitido que tiene el gobierno pero no el poder.


Fuera de la Región Andina tenemos el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, que tiende a la polarización y facilita su estigmatización como radical, pero que tampoco rompe con el extractivismo y también reprime al movimiento indígena, al punto de encarcelar a sus dirigentes y provocar que un sacerdote se declare en huelga de hambre.


Asimismo, está el gobierno de Brasil, autoproclamado de izquierda, pero que propicia el avance de ese país como el subimperialismo suramericano, en especial a través de su actitud protagónica en la ejecución de los megaproyectos de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA).


¿Cuál es entonces el desafío del movimiento indígena? Primero, identificar nítidamente quién es nuestro enemigo común: el imperio, principalmente norteamericano, pero también de la Unión Europea y de países emergentes como China.


Lo anterior implica la firme voluntad y decisión de forjar la unidad continental del movimiento indígena que proclamamos, superando con el debate y la acción conjunta todo tipo de enfrentamiento. Y también no abrirnos nuevos frentes de lucha con los gobiernos, teniendo claro que esto no significa renunciar a nuestro deber y derecho de fiscalizar y demandar participación en la toma de decisiones políticas.


Hay que insistir: no abrir nuevos frentes sino construir propuestas políticas y hacer política en lo local, lo nacional y luego en lo internacional.


Nuestro objetivo es claro: el Buen Vivir y la transformación de los Estados en Estados Plurinacionales. Porque el Buen Vivir y la verdadera Plurinacionalidad se materializan en políticas públicas interculturales. Para lograrlo no basta con la movilización, necesitamos hacer incidencia, formar alianzas políticas y participar en todos los espacios: debatiendo, proponiendo y convenciendo.


El nivel de participación en los Estados depende de los avances logrados en cada país. En aquellos donde se ha avanzado, Bolivia y Ecuador, hay que defender las conquistas exigiendo su materialización. En los otros, Colombia y Perú, hay que apresurar el paso para acortar el camino.


Estos son los elementos esenciales para definir nuestra postura política como movimiento indígena, teniendo como ejes el Buen Vivir y la Plurinacionalidad para terminar con todo tipo de exclusión, ejercer plenamente nuestros derechos, defender los bienes naturales y la Madre Tierra. Con esta postura debemos llegar al Bicentenario levantando nuestra propuesta de respuesta a la crisis climática y la crisis de la civilización occidental capitalista. Y así lograr la verdadera independencia.

Acceda a los siguientes documentos:

Publicado enInternacional
El pueblo de España exige “¡democracia real, ya!”
Luego del anuncio realizado el miércoles por el Presidente de España sobre los profundos recortes y las medidas de austeridad que aplicará para poder asegurar los fondos de la Unión Europea para rescatar a los bancos españoles que están al borde de la quiebra, el pueblo de España salió a las calles una vez más para exigir lo que denominan “¡democracia real ya!”. La medida tiene lugar una semana después de que el gobierno anunciara el lanzamiento de una investigación penal contra el ex presidente ejecutivo del cuarto banco más grande de España, Bankia, Rodrigo Rato. Rato es lo que se dice un pez gordo: antes de dirigir Bankia fue director del Fondo Monetario Internacional. Lo que los medios no mencionan es que esta investigación oficial del gobierno fue iniciada por la acción popular.

 
Al movimiento de indignados en España (el equivalente al movimiento Occupy estadounidense) se lo llama 15-M, por el día en que comenzó: el 15 de mayo de 2011. Conocí a uno de sus principales líderes la semana pasada en Madrid, el día en que se anunció la investigación de Rato. Me sonrió y dijo: “Por fin está sucediendo. Tal vez uno de estos tipos pague por sus actos. Porque nosotros, los ciudadanos, tenemos la impresión de que a ninguno de estos peces gordos jamás les sucederá nada. Hacen lo que quieren, roban, mienten y no pasa nada. Pero ahora, hoy, quizá suceda algo y me pone muy contento”.

 
El dirigente, Stephane Grueso, es un activista y realizador cinematográfico que está haciendo un documental acerca del movimiento 15 de Mayo. Es un profesional talentoso, sin embargo, al igual que el 25 por ciento de la población española, está desempleado: “No nos gustaba lo que veíamos, hacia donde nos dirigíamos. Sentimos que estábamos perdiendo nuestra democracia, que estábamos perdiendo nuestro país y nuestro modo de vida. Entonces diferentes personas nos unimos con intereses diferentes bajo una misma consigna: queremos '¡democracia real, ya!', igual que su programa. Y nos unimos y salimos a la calle, pero no teníamos demandas concretas ni acciones concretas. Se trataba simplemente de unirse y ver lo que sucedía y de hecho sucedió que nos quedamos protestando en las calles. Cincuenta personas decidimos pasar la noche en la Puerta del Sol, en esta plaza, y luego la policía trató de sacarnos. Pero regresamos. Y luego esto comenzó a multiplicarse en otras ciudades de España. En tres o cuatro días éramos decenas de miles de personas en decenas de ciudades españolas, acampando en medio de la ciudad, un tanto similar a lo que sucedió en la Plaza Tahrir en Egipto”.

 
La ocupación de la Puerta del Sol y de otras plazas en toda España continuó. Sin embargo, como sucedió con los campamentos del movimiento Occupy Wall Street en todo Estados Unidos, finalmente fueron desmantelados. A pesar de ello continuaron organizándose a través de grupos de trabajo y asambleas de vecinos centrados en diferentes temas. Uno de los grupos de trabajo del 15-M decidió demandar a Rodrigo Rato y reclutó a abogados que trabajaron en forma honoraria e identificaron a más de 50 demandantes, personas que se sintieron personalmente defraudadas por Bankia. Si bien los abogados trabajan en forma honoraria, una demanda tan grande es costosa, de modo que el movimiento, que tiene amplia difusión en las redes sociales, recurrió a la llamada “microfinanciación colectiva”: solicitaron pequeñas donaciones a la masa de seguidores del movimiento. En menos de un día recaudaron 25.000 dólares. La demanda fue presentada en junio de este año.

 
Olmo Gálvez es otro líder del movimiento 15-M que conocí en Madrid. Gálvez, un joven empresario con experiencia en varios países del mundo, fue uno de los “indignados” que apareció en la revista Time cuando la publicación eligió a “El manifestante” como personaje del año 2011. El supuesto fraude de Bankia cometido por Rato implicó la venta de “acciones preferenciales” de Bankia a pequeños ahorristas, denominados inversores minoristas, debido a que los inversores sofisticados no las estaban comprando. Gálvez explicó lo sucedido: “Estaban vendiendo esas acciones a personas que, en algunos casos, no sabían leer, algunos tenían dificultades para entender el producto y muchos eran ancianos. Fue un gran escándalo que no apareció en los medios”. Algunas de las personas que invirtieron en esta trampa creada por Bankia tuvieron que firmar el contrato con sus huellas dactilares porque no podían leer ni escribir y mucho menos comprender en qué estaban metiendo sus ahorros.

 
Esta semana, miles de mineros marcharon hacia Madrid. Algunos caminaron 380 kilómetros desde Asturias, en la costa norte de España. Según informó el periódico electrónico ElDiario.es, cuando los mineros llegaron a Madrid el martes por la noche coreando “somos el 99 por ciento”, fueron recibidos como héroes. El miércoles por la mañana, el Presidente Mariano Rajoy, del derechista Partido Popular, realizó su más reciente anuncio sobre las medidas de austeridad: el aumento del impuesto al consumo, una disminución del sueldo de los empleados públicos y la reducción del período de cobertura del seguro de desempleo a seis meses.

 
Mientras Rajoy realizaba su anuncio en el Parlamento, los mineros estaban en la calle junto a miles de ciudadanos que se sumaron, todos para exigir que se ponga fin a los recortes impulsados por el gobierno. Los manifestantes se enfrentaron a la policía antidisturbios, que les lanzó balines de acero recubiertos de goma y gases lacrimógenos. Algunos manifestantes regresaron con petardos y otros proyectiles y en medio del tumulto que siguió, al menos 76 personas resultaron heridas y ocho fueron arrestadas.

 
Stephane Grueso resume el movimiento de la siguiente manera: “Decimos que esta es una revolución popular. Nosotros somos el pueblo. No somos un partido. No somos un sindicato. No somos una asociación. No somos 'indignados'. No estamos enojados. Somos el pueblo. Estamos en todas partes. Aquí, en Madrid, cada fin de semana hay 104 asambleas de vecinos. En cada una de las asambleas hay de cinco a quince personas que se reúnen para hablar de política a gran escala, de lograr la paz en el mundo, pero también de política a pequeña escala: qué problemas enfrentamos en nuestro vecindario. Esto sucede cada semana y esto es el 15-M. Estamos conectados y trabajamos juntos en España y con otros países. Estamos logrando cosas, no nos hemos detenido. No somos tan visibles ahora pero seguimos trabajando y volveremos a salir a las calles”.

 
--------------------------------------------------------------------------------


Publicado el 13 de julio de 2012

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

 
Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Viernes, 13 Julio 2012 06:55

La alianza estratégica Brasil-Venezuela

La alianza estratégica Brasil-Venezuela
El golpe de Estado en Paraguay puso en evidencia los cambios en la relación de fuerzas en la región sudamericana. La respuesta de Brasil de acelerar el ingreso pleno de Venezuela al Mercosur es un mensaje a Estados Unidos. Cuando el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva le dijo a Hugo Chávez tu victoria será nuestra victoria”, estaba siendo fiel al libreto de la mayor y más sólida alianza sudamericana, la alianza estratégica entre Brasil y Venezuela.


Cuando Lula llegó al gobierno en 2003 se produjo un salto cualitativo en las relaciones bilaterales. En 2005 se definió la Alianza Estratégica Brasil-Venezuela y en 2007 comenzaron los encuentros presidenciales trimestrales, que se prolongaron hasta 2010, para profundizar la alianza que incluye la integración de infraestructura y la complementación productiva que va más allá de las alianzas clásicas, incluyendo la otra alianza estratégica que tiene Brasil en la región, con Argentina.


Uno de los principales resultados es un fuerte aumento del comercio. De los 800 millones de dólares que intercambiaban en 2003 se pasó a 5 mil millones en 2011. Además estrecharon vínculos institucionales con asesorías en políticas públicas, cursos de formación que incluyeron la instalación del prestigioso centro de pensamiento e investigación IPEA (Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas) y Embrapa (empresa estatal de investigación agropecuaria) en Caracas.


La decisión de mayor peso estratégico fue la sustitución de uno de los ejes de integración de la IIRSA (Iniciativa para la Integración Regional Sudamericana), el Escudo Guyanés, por el Amazonia-Orinoco, donde se implementan proyectos de “desarrollo integral” que son “el paradigma brasileño de cooperación sur-sur”, como señala el IPEA. Entre las acciones definidas figura la integración del sistema de transporte terrestre, fluvial y aéreo, la integración energética eléctrica y la posible construcción del postergado Gasoducto del Sur para interconectar Venezuela, Brasil y Argentina.


La finalidad consiste en establecer la interconexión de las cuencas del Amazonas y el Orinoco y la formación de un “espacio económico común” en el norte de Brasil y el sur de Venezuela, uno de “importancia geoestratégica” según el relatorio del IPEA de mayo de 2011. El análisis destaca “la cantidad y calidad” de los recursos que posee la región, entre los que incluye biodiversidad, cuencas hidrográficas, energía y mineral de hierro, “entre otros”, que “despierta diversos intereses y enfrenta una creciente complejidad de actores”.


Por último, el estudio apunta que el eje Amazonia-Orinoco “crea una nueva frontera de aproximación de Brasil con los países de la cuenca del Caribe en un contexto en que la política externa para la integración regional amplía su área de actuación de América del Sur hacia otras regiones de América Latina y del Caribe”. La “nueva frontera” aparece ligada a la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, impulsada por Brasil en el mismo periodo.
En un lenguaje indirecto los estrategas brasileños insinúan las razones de fondo de esta alianza. Venezuela es la primera reserva de petróleo del mundo, la tercera de bauxita, la cuarta de oro, la sexta de gas natural y la décima reserva de hierro. En el estado brasileño de Roraima, fronterizo con Venezuela, están las mayores reservas de oro, niobio y estaño del mundo, además de importantes yacimientos de torio, cobalto, molibdeno, diamantes y titanio, según el Inventario Mineral del Escudo Geológico de Roraima, realizado por el Ministerio de Minas y Energía en 2003.


Pero lo más importante es que esa región alberga los mayores yacimientos de uranio del mundo, compartidos por Brasil, Venezuela y la Guayana Esequiba, zona en disputa desde 1966 entre Venezuela y la República Cooperativa de Guyana, ex Guayana Británica. Desde 2009 empresas canadienses explotan yacimientos de uranio en esa región, algo que no es visto con buenos ojos por Caracas y Brasilia.


La alianza estratégica tejida bajo el gobierno de Lula busca darle mayor densidad económica, demográfica y política a una de las zonas de mayor importancia geoestratégica del continente. En primer lugar, se trata de una alianza integral, que aborda desde la integración productiva en agroindustria, construcción civil, minerales y metalmecánica, que pasa por la cooperación entre las zonas francas de Manaos y Puerto Ordaz, hasta la infraestructura y la formación de cuadros.


Brasil está contribuyendo a promover el desarrollo industrial de Venezuela para que disminuya su dependencia de las exportaciones de petróleo, de las importaciones de 70 por ciento de los alimentos que consume y de la mayor parte de los productos industrializados, a través de la articulación de las cadenas productivas de ambos países.


En segundo lugar, fortalecer a Venezuela y “ocupar” la zona fronteriza es una respuesta al Plan Colombia (o sea al Comando Sur), cuya zona de expansión “natural” es precisamente la Amazonia y, de modo particular, la cuenca de los ríos Orinoco y Amazonas, además de la región andina.


En tercer lugar, Venezuela tiene una fuerte relación económica con China y se abastece de armamento ruso, pero ninguno de esos vínculos es excluyente respecto de su alianza con Brasil. Las multinacionales brasileñas de la construcción, como Odebrecht, realizan importantes obras en Venezuela y a través de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) se trabaja en proyectos de equipamiento militar.


Se acercan tiempos turbulentos. Una muestra son las declaraciones de Evan Ellis, del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa, adjunto al Pentágono, sobre las relaciones sino-venezolanas: “En la era de la globalización, tener como consejeros a banqueros chinos es el equivalente de tener consejeros militares de la Unión Soviética en Cuba y Nicaragua durante la guerra fría” (Miami Herald, 9/7/12). ¿Será por eso que militares brasileños celebran el ingreso de Venezuela al Mercosur, a la que consideran “la primera línea de defensa” de Brasil? (Defesanet, 25/6/12).

Publicado enInternacional