Venezuela: prioridades en la carrera contra el tiempo

La mayoría electoral chavista debe ser ganada o reconquistada cada día, sobre todo cuando los efectos de la inflación y de la devaluación reducen los salarios reales, la delincuencia crea insatisfacción e inseguridad y la corrupción e ineficiencia del aparato estatal no han sido corregidas y, particularmente, cuando todo –economía y sociedad– depende del precio, siempre inestable, del petróleo. Por eso se está librando una carrera contra el tiempo entre, por una parte, la acción del gobierno chavista para reforzar su base social y, por la otra, el desgaste provocado por los problemas sociales y políticos (y por la acción contrarrevolucionaria) que reduce progresivamente la base electoral del chavismo.

 

Por lo tanto, el gobierno de Nicolás Maduro enfrenta al golpismo nacional fomentado por Washington y, al mismo tiempo, debe evolucionar sobre una capa de hielo peligrosamente frágil mientras busca afirmarse sobre bases más estables.

 

Ya adoptó justas medidas de emergencia, como la intervención por 90 días en toda la red eléctrica para tratar de evitar los sabotajes, ya que los cortes de luz desorganizan la producción y dañan e irritan a la población más pobre, a la que el chavismo se dirige.

 

Pero tiene ante sí otras prioridades, como la represión a la delincuencia, la cual se alimenta con la influencia de los narcos colombianos y con las maniobras de Estados Unidos pero tiene su base en el carácter rentista de la economía venezolana. No serán las fuerzas armadas o la policía las que limpien este establo de Augías: sólo la fuerza popular organizada puede barrer la delincuencia. Si en las comunidades mexicanas se eligen en asambleas policías comunitarias sostenidas por la población, que puede revocar a sus comandantes, es posible formar también en Venezuela en cada distrito milicias voluntarias, armadas por el Estado, respaldadas, garantizadas y controladas por los vecinos, que detecten a los delincuentes, los disuadan o repriman y los desarmen. La garantía de la independencia de tales policías comunitarias la dará la autonomía en cada lugar y el control asambleario sobre sus integrantes que, a la vez, les otorgará fuerza moral y política. Los comités de Defensa de la Revolución cubana se convirtieron en organismos de control del Estado y de su partido único, cosa que las policías comunitarias deben evitar a toda costa gracias al control democrático de sus comunidades y al pluralismo político en su composición (pues hay decenas de miles de venezolanos que no están de acuerdo con tal o cual política del gobierno chavista pero no son por eso agentes imperialistas ni contrarrevolucionarios).

 

También es tarea del gobierno la lucha contra la ineficiencia en las empresas y contra la posible corrupción de sus dirigentes pero el mejor instrumento para evitar los robos y despilfarros es el control sobre los gastos y el rendimiento de sus fuentes de trabajo por los trabajadores y técnicos organizados en comités ad hoc elegidos sobre base rotativa, independientemente de cual sea la opinión política o sindical de los integrantes de los mismos.

 


Por otra parte, ya Hugo Chávez encaró un ambicioso plan de construcción de viviendas populares, que se está cumpliendo en cantidad y calidad pero que aún no basta para resolver la grave carencia que existe en este campo. Pero, a diferencia de Cuba, donde se intentó remediar el problema mediante la autoconstrucción, pero con escasos resultados dada la carencia de materiales, Venezuela puede reforzar la participación popular en esta campaña, uniendo un esfuerzo económico y un fuerte apoyo técnico a la utilización de la mano de obra de los futuros beneficiarios.

 

En cuanto al cambio de las bases de la economía venezolana, requiere planes a mediano y largo plazo, pues la dependencia de la exportación de petróleo a Estados Unidos es una espada de Damocles que pende sobre el proceso revolucionario. Venezuela debe crear una base al menos para su seguridad alimentaria y producir en el país los alimentos y bienes básicos mediante un plan de sustitución de importaciones y de estímulo a la creatividad en el campo de la innovación tecnológica y de la reducción de gastos inútiles, acompañado por medidas selectivas en el otorgamiento de los permisos de importación. La boliburguesía protestará si no tiene wiski, champaña y autos caros pero la gente común protestará menos cuando encuentre todos los días la leche, los pañales, el jabón y los bienes de primera necesidad que escasean cruelmente.

 

Por último, una gran prioridad que sólo requiere voluntad política como insumo para enfrentarla, es la confianza en la capacidad de comprensión y organización de los trabajadores chavistas, desarrollando su autoorganización, dando el mayor margen posible a la democracia y el más amplio margen de independencia de sus organizaciones con respecto al aparato estatal (sea éste el gobierno o las fuerzas armadas) con el cual sin duda deben coordinarse pero sin subordinarse jamás al mismo.

 

Ese, por otra parte, es el verdadero significado de la idea de que hay que tratar de llenar el vacío dejado por la personalidad de Chávez por una dirección colegiada, pues ese concepto no puede conducir a un directorio de notables sino a la asunción de sus responsabilidades y de la decisión política por el pueblo chavista organizado en los múltiples instrumentos de poder popular. Éstos, así, serán instrumentos de este Estado actual en una fase difícil de transición y, sobre todo, gérmenes de otro Estado no capitalista para el futuro próximo.

 

Gramsci escribió que para que un obrero metalúrgico fuera socialista debía dejar de ser metalúrgico, o sea, debía dejar de diferenciarse como miembro de una corporación y de una clase. Para que del chavismo puedan nacer elementos socialistas debe reforzarse previamente la autoorganización socialista a costa de la actual dependencia vertical chavista del Estado.

Publicado enInternacional
Domingo, 28 Abril 2013 06:04

Brasil, futbol y corrupción

Brasil, futbol y corrupción

Brasil será el escenario del Mundial del año que viene. Y no hay una sola semana en que no aparezcan denuncias de sobreprecios en las obras de los estadios, o del incumplimiento de plazos en construcción de estructuras como aeropuertos y carreteras, para no mencionar la cuestión de las telecomunicaciones.

 

Es normal: el país que suele nacionalizar al mismísimo Padre Eterno –“Dios es brasileño”, dicen todos– sigue creyendo en milagros, y a la falta de alguno confía ciegamente en su capacidad de seducción. Es decir, las cosas quizá no salgan como deberían, pero como somos simpáticos, alegres y cálidos, al final todo se arregla.

 

El futbol es, en Brasil, pasión nacional. Y quizá por eso pasen cosas raras y todos hagamos como si no tuviesen la menor importancia.

 

Basta con ver el caso de la Confederación Brasileña de Futbol, la CBF, una entidad privada sobre la cual el Estado no tiene injerencia, pese a que aporta buenos millones de dólares al año. Su actual presidente se llama José Maria Marin. En esa condición preside el comité local de organización del Mundial del año que viene. Es un viejo conspirador del mundo del deporte. Pero antes ha sido otras cosas.

 

Fue, por ejemplo, diputado estatal en São Paulo, en tiempos de la fase más negra de la dictadura militar que duró de 1964 a 1985. Era afiliado a la Arena (Alianza Renovadora Nacional), el partido del gobierno. A fines de 1975, siendo parlamentario, denunció la infiltración del comunismo en la televisión Cultura, la emisora pública estatal, y pidió medidas urgentes. Las obtuvo: detuvieron a Vladimir Herzog, director de periodismo de la emisora, muerto en la tortura. A Marin le pareció un mal inevitable. Todo –las prisiones ilegales, las torturas– lo eran.

 

Ese es el jefe máximo del futbol en Brasil. No por casualidad, Dilma Rousseff, la presidenta, quien también fue presa y torturada por la dictadura, se niega a recibirlo. También Romario, quien fue una estrella máxima del futbol y ahora es diputado federal, encabeza una campaña pública para destituirlo.

 

Y más: hay pruebas concretas de sobreprecio no sólo en obras contratadas por la CBF para el Mundial del año que viene. La misma sede de la entidad ha sido comprada por 35 millones de dólares, el doble del valor de mercado.

 

Marin asumió la presidencia de la CBF hace un año. Su antecesor es otra flor del lodo. Se llama Ricardo Teixeira. Fue presidente por 23 años y llegó a la vicepresidencia de la Federación Internacional de Futbol, la FIFA, que entre otras atribuciones organiza los mundiales y controla el deporte en todo el planeta.

 


Una auditoría de la FIFA comprobó que Teixeira se hizo con por lo menos 45 millones de dólares en coimas (mordidas), para favorecer licencias de partidos a empresas fantasmas. Esa cantidad es la que se logró demostrar. A juzgar por el tipo de vida que lleva Teixeira en Florida, donde reside desde su renuncia a la CBF, en marzo del año pasado, ha sido mucho más.

 

Luego de haber renunciado fue contratado por la CBF como consultor, con un salario de 80 mil dólares al mes. Como consultor señaló a la empresa que promueve los partidos amistosos de la selección brasileña, y sobre cada juego gana un porcentaje que nadie sabe exactamente de cuánto es.

 

Teixeira vive con su mujer, Ana Carolina, de 36 años, y una hija adolescente, en Boca Raton, a 65 kilómetros de Miami. La casa, para los precios locales, es relativamente modesta: vale unos 2 millones de dólares. Pero los fines de semana son pasados en Sunset Island, en Biscayne, Miami, donde es vecino de personas como Shakira, Lenny Kravitz y Ricky Martin.

 

Su casa, que antes perteneció a la tenista rusa Anna Kournikova, tiene 615 metros cuadrados y fue comprada por 7 millones y medio de dólares. En el garaje descansan un Porsche y dos Mercedes Benz.

 

Anna Kournikova, bastante más sexy que Ricardo Teixeira, un gordinflón petiso (chaparro), era una moradora pública. Teixeira es discreto, pese al barco Azimut, de 67 pies de largo y que vale unos 2 millones de dólares, anclado delante de un jardín de mil 800 metros cuadrados.

 

Poco sale de casa. Poco se le ve. Tendrá, por supuesto, sus razones para una vida tan discreta. Mientras, sigue operando y teniendo una influencia muy fuerte en el mundillo del futbol de Brasil. La misma FIFA que lo sancionó sigue oyéndolo, y pagando fuerte por oírlo.

 

Desde marzo de 2012 Teixeira no vuelve a Brasil. No quiere correr el riesgo de tener el pasaporte retenido y rendir cuentas a la justicia. Tampoco volvió a Suiza, donde los tribunales lo denuncian por haber cobrado otros 13 millones de dólares de propina de unos proveedores de la misma FIFA en la que era vicepresidente.

 

Sí, sí, es cierto: hay corrupción en el futbol en todo el mundo. Pero alguna vez se harán los cálculos de lo que robó y roba en el Mundial del año que viene. Que no haya ninguna duda: seremos campeones también en esa modalidad.

Publicado enInternacional
AL enfrentará azote de cáncer si gobiernos no actúan

América Latina enfrentará una epidemia de cáncer a menos que los gobiernos actúen rápidamente para mejorar los sistemas de salud y traten a los pobres, alertaron científicos en un informe publicado el viernes en la revista The Lancet Oncology.

 

El informe, lanzado en la conferencia Grupo de Cooperación en Oncología Latinoamerciano (LACOG) 2013 en Sao Paulo, señala 13 muertes por cada 22 casos de cáncer en la región, contra 13 muertes cada 37 casos en Estados Unidos y 13 muertes cada 30 casos en Europa.

 

La razón principal, según los autores, es que demasiada gente es diagnosticada con cáncer de manera tardía, cuando ya es mucho más difícil de tratar y es más posible que lleve a la muerte del paciente.

 

“Los investigadores estiman que para 2030, un millón 700 mil casos de cáncer serán diagnosticados en Latinoamérica y el Caribe, y habría más de un millón de muertes debido al cáncer anualmente”, según el informe.


Pérdidas, costos...

 

La enfermedad representa actualmente pérdidas por unos 4 mil millones de dólares por año para la región, incluso no sólo el costo del tratamiento y medicamentos, sino también el impacto en la economía y en la pérdida de vidas de forma prematura debido al cáncer.

 

“Estos costos aumentarán sustancialmente si los gobiernos no adoptan acciones coordinadas para frenar el creciente impacto del cáncer en la región”, advirtió el informe.

 

“Mucha gente a través de la región, especialmente en comunidades pobres, indígenas o rurales, tienen poco o ningún acceso a servicios de lucha contra el cáncer, problema exacerbado por una inversión en salud baja y altamente desigual en la mayoría de los países latinoamericanos”, sostuvo.

 

Otro factor es que más de la mitad de los latinoamericanos carecen de sistema de salud, o el que poseen es inadecuado, según los autores.

Publicado enInternacional
La muerte del Mecanismo de Desarrollo Limpio

ALAI AMLATINA, 25/04/2013.-  El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) fue creado por el Protocolo de Kioto en 1997 y entró en vigor en 2005.  Por este medio, los países en desarrollo pueden realizar proyectos que reduzcan emisiones de gases de efecto invernadero, y transferir (vender) esas reducciones a los países desarrollados para que estos puedan cumplir con sus metas de reducción establecidas en Kioto.

 

El MDL ha sido, desde sus orígenes, fuente de todo tipo de especulaciones y debates.  Desde los más optimistas que veían en él una forma efectiva de reducir gases de efecto invernadero y de transferir recursos económicos y tecnológicos a los países en desarrollo, a los más críticos que sostenían que no se iba a producir ni lo uno ni lo otro.  La mayoría de los análisis de evaluación del mecanismo, una vez cerrado el primer período de compromiso 2008 – 2012, le ha dado la razón a los más críticos.ioo

 

Sus defensores aducen que el fracaso del MDL se debe a los altos costos demandados por un sistema extremadamente complejo y burocratizado.  Sus detractores afirman que es imprescindible un sistema así para intentar evitar las enormes posibilidades de fraude (en un mecanismo en el que tanto al comprador, como al vendedor y al fiscalizador, les conviene sobrestimar reducciones) y de error (dadas las incertidumbres científicas y técnicas que envuelven los proyectos).

 

Pero más allá del análisis de sus logros o carencias, los resultados de la última reunión de la Conferencia de las Partes le han puesto un punto final al Mecanismo de Desarrollo Limpio, al menos en América Latina.

 

La enmienda de Doha (2012) al Protocolo de Kioto ha establecido un Segundo Período de Compromiso que cubrirá el lapso 2013-2020 durante el cual los países firmantes se comprometen a reducir en un 18% sus emisiones de gases de efecto invernadero respecto a las que tuvieron en el año 1990.  Pero esta enmienda no ha contado con la firma de cinco países claves: Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá y Nueva Zelandia.

 

Esto deja prácticamente sola a la Unión Europea en el esfuerzo convenido internacionalmente de reducir emisiones y la convierte en la única potencial compradora de créditos de reducción de emisiones en cualquiera de sus formas.  El MDL es el único medio que tienen los países en desarrollo de participar del mercado de carbono.  Consecuentemente los Certificados de Reducción de Emisiones (CERs) que puedan obtenerse a partir de este mecanismo tendrán como su potencial y exclusivo comprador a la Unión Europea.

 

Pero la Unión Europea ha decidido que para este segundo período de compromiso solo aceptará CERs que provengan de los Países Menos Desarrollados, una lista de 49 países de África y Asia, entre los que no se encuentra ningún país latinoamericano.  Por lo tanto, los proyectos de MDL provenientes de América Latina que no hayan alcanzado a ser registrados ante la Junta Ejecutiva del MDL antes del 31 de diciembre de 2012 no podrán vender sus certificados dentro del sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea.

 

 Al final de 2012 había unos 6.000 proyectos registrados ante la Junta que generaron hasta el 2012 un total de CERs por aproximadamente 2 mil millones de toneladas de CO2.  A su vez se espera que esos proyectos generen CERs por más de 6 mil millones de toneladas de CO2 hacia el 2020.  A estos habría que sumarles todos los proyectos que están en las etapas previas esperando a ser registrados.

 

Esto ya supera largamente las expectativas de demanda esperada de créditos de carbono en el Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea para el período 2013-2020, lo cual deja muy poco margen para la colocación de los certificados del Mecanismo de Desarrollo Limpio, aún para aquellos países menos desarrollados que podrán ser los únicos ofertantes en ese mercado.

 

Por otra parte, los precios de los certificados de carbono en la actualidad no son para nada alentadores.  La sobreoferta de créditos de carbono, sumada a las incertidumbres sembradas por unas negociaciones lentas y controversiales en la Convención de Cambio Climático, hicieron caer los precios de los certificados de reducción de un precio que llegó a estar por encima de los 30 euros a un mínimo de 2,8 euros a comienzos de este año.

 

El Mecanismo de Desarrollo Limpio ha muerto y con él ha fenecido el mercado de carbono para los países latinoamericanos.  No obstante la Convención está analizando nuevos mecanismos de mercado que, se espera, estarán definidos para el año 2015 y entrarán en vigor a partir de 2020. Veremos.  Por ahora, Latinoamérica puede ir guardando  sus sueños de certificados de carbono en el cajón.

 

Por Gerardo Honty analista en Energía y Cambio Climático de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social). www.energiasur.com / twitter: @energiasu

Publicado enInternacional
La ley del matrimonio gay no logra salir adelante en Colombia

El Congreso Colombia ha rechazado  el proyecto de ley sobre uniones de parejas del mismo sexo, por 17 votos a favor y 51 en contra, en el segundo debate que se celebrara sobre el mismo en la sede legislativa. El borrador ha sido rechazado en una sesión plenaria del Senado gracias, sobre todo, a los representantes del Partido Conservador y del Partido de la 'U', que la semana pasada acordaron que se opondrían al matrimonio homosexual.

 

El senador Roberto Gerlein, abanderado del 'no' al proyecto de ley, ha considerado que el resultado de la votación "era de esperar porque las encuestas que se han hecho demuestran que Colombia es un país estruendosamente heterosexual". "Colombia no es ningún país atrasado. En el Congreso se escucha la voluntad de los colombianos y esa voluntad hoy triunfó", ha dicho en la misma línea la senadora del Partido de la 'U' Claudia Wilches en su cuenta oficial de la red social Twitter.

 

En cambio, el senador Armando Benedetti, autor del proyecto de ley, ha lamentado la decisión del Congreso. "Parece que solo conoce los postulados de la Iglesia Católica. Tiene una fachada de catedral, pero por dentro es como una pesebrera", ha sostenido. Si bien, ha subrayado que la votación en la sede legislativa "ha sido un entrenamiento" porque "la verdadera batalla por el título mundial se va a dar en la Corte Constitucional", de acuerdo con RCN Radio.

 


Entretanto, en la explanada del Congreso se han concentrado decenas de personas a favor y en contra del matrimonio homosexual a las que las fuerzas de seguridad han tenido que dividir y separar con vallas para evitar enfrentamientos.

 

El objetivo del proyecto de ley era cumplir con el fallo emitido por la Corte Constitucional en 2011, en el que reconoce a las parejas homosexuales los mismos derechos sociales y patrimoniales de las heterosexuales y ordena al Congreso a legislar sobre la matera antes del 20 de junio de 2013. "El Congreso es a veces tan estúpido que termina quitándose el derecho a legislar para que la Corte Constitucional, que sí conoce los postulados constitucionales, vuelva a hacerlo", ha criticado Benedetti.

 

 La decisión adoptada por el Senado supone que a partir del 21 de junio los jueces, notarios y registradores civiles tendrán que decidir si autorizan las uniones homosexuales conforme a su criterio, ante el fallo constitucional y la falta de una norma jurídica. "Esto significa que a partir del 21 de junio habrá caos, desorden y confusión porque unos (jueces, notarios y registradores civiles) dirán que sí y otros que no", ha explicado el autor del proyecto de ley. En este contexto, tanto la judicatura como las direcciones generales de notarios y registradores civiles trabajan ya en documentos propios para orientar a sus miembros en las uniones civiles homosexuales sobre las que deberán decidir en dos meses.

 

Sólo dos países en Latinoamérica


Argentina y Uruguay son los únicos países de América Latina que han legalizado el matrimonio homosexual, aunque también está permitido en algunos estados de México, incluido el Distrito Federal, y en Brasil se reconocen las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

 

 En el resto del mundo, el matrimonio homosexual solamente está legalizado en España, Portugal, Francia, Bélgica, Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Países Bajos, Canadá y Sudáfrica.

 

 Además, los parlamentos Reino Unido y Nueva Zelanda están considerando proyectos legislativos sobre matrimonio igualitario y se espera que los tres países legitimen dichas normas jurídicas a lo largo de 2013.

 

 Es muy probable que el próximo mes de junio la Corte Suprema de Estados Unidos se pronuncie sobre dos causas: una sobre la prohibición del matrimonio homosexual en California y otra sobre la denegación de más de 1.000 tipos de beneficios y programas federales a matrimonios homosexuales.

 

EUROPA PRESSBogotá25/04/2013 09:59 Actualizado: 25/04/2013 10:48

Publicado enColombia
Construir poder político, reto de los excluidos en AL: Dezzutto

El reto hoy día de los grupos excluidos en América Latina por el gran capital (migrantes y pueblos indígenas, entre ellos) es cómo articular su poder popular, para que sean capaces de construir poder político, sin necesidad de caer en lógicas facciosas, considera la filósofa Flavia Dezzutto, catedrática de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

 

Invitada al primer Congreso Internacional de Historia de la Orden de Predicadores en América –que ayer comenzó en el Centro Universitario Cultural de la ciudad de México–, la especialista explica en entrevista con La Jornada que el eterno problema de la construcción de poder popular “se conforma por los muchos excluidos frente a los pocos que excluyen, es decir, por qué siendo tantos los excluidos estamos en esta situación, y además fragmentados.

 

“Es cierto que no es fácil enfrentarse a decenios y centurias de procesos de dominación, pero también es cierto que la realidad nos indica que son posibles las salidas. En los años 90 pensamos que no había más nada, que era el final, pero la realidad demuestra que hay vida después de la década neoliberal en América Latina.

 

“Existen experiencias de construcción de poder popular que van permeando al poder político. Hay que aprender, entonces, a no depender tanto de formas antiguas de representación política. Hay que aceptar que muchas de nuestras democracias son de partido, y hay que pensar cómo articularlas para que el partido no termine reducido a facción”.

 

Contra una Iglesia reduccionista

 

Flavia Dezzutto, quien inauguró el encuentro con la conferencia magistral titulada La antropología jurídica de Francisco de Vitoria, destaca que la comunidad eclesial, más que la Iglesia como institución, “tiene el desafío de buscar los mecanismos para poder insertarse en las luchas de una sociedad plural, sin mirar a los otros desde un punto de vista reduccionista”.

La Iglesia ha ejercido demasiado poder, añade, “y hay sectores eclesiales que todavía suponen que lo poseen, pero tienen ante ellos el reto de renunciar a éste y que sea una renuncia productiva.

 

“¿Cómo renunciar al poder que históricamente ha tenido la comunidad eclesial para mirar a los excluidos de otra manera, más al ras? Hay renuncias que no son posibles sino por la voluntad. No obstante, la jerarquía eclesial está extremadamente configurada según modelos análogos a los estatales, es decir, a los sectores visibles que invisibilizan al resto”.

 

Pervive la injusticia

 

Flavia Dezzutto lamentó que en el mundo se vivan situaciones que parecen calcas de aquellas que les tocó vivir a los primeros dominicos que llegaron al continente, como la expropiación de sus bienes a las comunidades originarias, la amenaza permanente contra su vida, así como otras formas de mercantilización como la trata de personas y regímenes prácticamente de esclavitud en diversos contextos.

 


“Pensar en que esas situaciones extremas de opresión que se daban en el siglo XVI se pueden ver en los inicios del siglo XXI produce una sensación desagradable. Es claro que perviven las estructuras básicas de injusticia y muerte.

 

“Estos congresos, en los que se propicia el debate, ayudan a volver a poner en la mesa las preguntas y la necesidad urgente de obtener respuestas ante situaciones que claramente no sólo no se han solucionado sino que son herederas de añejas injusticias que se han ido convalidando en el contexto de independencias de los estados, de regímenes democráticos tutelados, golpes de Estado y de construcciones de poder populares que, si bien han sido vigorosas, también han sufrido poderosos embates del imperio, a través de lo que llamaremos los delegados del imperio que se encuentran en cada una de nuestras realidades.

 

“Por tanto, no tiene ningún sentido pensar y discutir a autores como los que presentamos en el encuentro, sin poder focalizar cuáles son los problemas del presente. Por ejemplo, los abrumadoramente mayoritarios conflictos por la propiedad de la tierra en las comunidades indígenas en México, Perú y Bolivia. Se trata de problemas que son muy similares a otras viejas injusticias.

 

"Es terriblemente absurdo que después de dos guerras mundiales que pusieron en evidencia la capacidad de matanza del ser humano, después de los enormes movimientos populares de los años 60 y 70, de las difíciles retornos a la democracia de los 80, de las experiencias neoliberales de los 90 y del retorno de los movimientos populares en estos años, que todavía sea tan difícil que los representantes de los órganos legislativos y los poderes ejecutivos, sean tan impermeables a todas las demandas de justicia", concluyó la filósofa.

 

El congreso Historia de la Orden de Predicadores en América prosigue este jueves con la participación de una decena de especialistas que disertarán en torno a la importancia de la conservación del patrimonio cultural, el papel de la mujer en la orden dominica, así como las relaciones entre liberales católicos y populistas en el siglo XX, entre otros temas.

Publicado enInternacional
Jueves, 25 Abril 2013 06:30

La generación del milagro brasileño

La generación del milagro brasileño

Son 23 millones de jóvenes de entre 18 y 28 años. Son menos conservadores que sus padres, estudian más, han incorporado el uso de Internet a su vida y están informados políticamente. Así lo refleja el informe Generação C, realizado por el Instituto Data Popular. Son los hijos de los 30 millones de brasileños que se han integrado a la clase media, tras salir de la pobreza.


 
Estos jóvenes, según el estudio, son mucho más abiertos que sus padres. Para ellos la mujer, por ejemplo, no es solo un ama de casa sino una compañera de vida, aceptan con mayor facilidad el matrimonio entre personas del mismo género y la libertad de la mujer frente al aborto.
 

Son más exigentes también con el Gobierno. Ya no están tan interesados como sus padres en recibir ayuda social estrictamente monetaria. Prefieren, por ejemplo, que se les facilite el camino a los estudios, a cursos profesionales y a la enseñanza superior. Están más informados que sus padres, son capaces de discutir de política y son más conscientes de las profundas desigualdades que dejó como herencia la esclavitud en Brasil, el último país latinoamericano en abolirla en 1888. Los abuelos de algunos de estos jóvenes son descendientes directos de estos esclavos.


 
De acuerdo con Renato Meirelles, director de Data Popular, el cambio se notará en 2022, cuando estos 23 millones de jóvenes estén en plena actividad productiva.


 
Algunos datos son significativos. Los hijos de esta nueva clase media baja C, estudian un 49% más que sus padres. Los de las clases altas A y B estudian 20% más que lo hicieron los suyos. Contribuyen a los gastos de la familia con un 70% de lo que ganan al mismo tiempo que estudian. Y quizás, lo más importante, es que tienen claro que sus hijos deben estudiar más que ellos para no perpetuar el camino de sus padres y abuelos, que tuvieron que conformarse, por falta de estudios, con los trabajos más humildes y menos retribuidos de la sociedad.


 
Dicho eso, también es verdad, como señalan algunos analistas de movilidad social, que no es que dentro de 10 años Brasil vaya a ser el paraíso, sin desigualdades sociales y con idénticas oportunidades para todos.


 
No lo será porque incluso esos jóvenes esforzados salen ya a la pista con desventajas. Han estudiado generalmente en escuelas y colegios públicos que, generalmente, ofrecen una peor preparación que los privados. Tienen además menos tiempo para estudiar porque la mayoría tiene que trabajar y, cuando ellos, con esfuerzo, consigan terminar una licenciatura, el hijo de la familia de clase A ya habrá hecho un doctorado o se habrá especializado en el exterior.


 
Sin embargo, el cambio será real. Las desigualdades en el país no habrán desaparecido, pero la sociedad se construirá ya, según un sociólogo, con relaciones entre “iguales”, es decir, entre jóvenes que todos estudian, no como antes entre los privilegiados escolarizados y los casi analfabetos hijos de analfabetos, herederos directos de la esclavitud.


 El hecho de frecuentar una universidad, independientemente de su calidad, ya coloca a un joven en otro planeta social y acaba produciendo en él cambios profundos, ya que “el universo de las personas con las que se relaciona es diferente, y él empieza a verse y sentirse también como clase media”, ha comentado al diario O Globo, el profesor de sociología Manoel Neto. Según Neto, el punto cardinal para la ascensión social es solo una mejor escolarización. Todo el resto son paliativos que no transforman a la persona ni la hace subir de clase.

 

Por Juan Arias Río de Janeiro 24 ABR 2013 - 16:23 CET

Publicado enInternacional
“Vamos a militarizar el sistema eléctrico”

El gobierno venezolano concretó ayer la anunciada militarización del sistema eléctrico y declaró en emergencia al sector durante 90 días, con el fin de estabilizar la red de energía del país. El decreto estableció que las instalaciones pasan a ser zonas de seguridad con el objetivo de garantizar que el servicio no tenga interrupciones. “Vamos a militarizar, es la palabra, todas estas instalaciones eléctricas que, además, ahora pasan a ser zonas de seguridad para allí resguardar y evitar cualquier tipo de acción de sabotaje”, indicó el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, en una conferencia de prensa.

 

Arreaza sostuvo una reunión con el llamado Estado Mayor Eléctrico, a cargo de las máximas autoridades, y dijo que se tomaron medidas para resolver el problema de los apagones y el racionamiento, que es una queja permanente de los usuarios en distintas localidades. Señaló también que ayer fue publicado el decreto que pone en vigor el estado de emergencia del sistema y servicio eléctrico durante 90 días. “Esto es de gran importancia porque éste es el marco que nos permite tomar las medidas indispensables para estabilizar el sistema eléctrico en Venezuela”, aseguró. Arreaza indicó también que en los últimos días hubo detenidos: trabajadores, algunos gerentes que fueron sustituidos y otros que fueron investigados por actos de sabotaje a la red eléctrica.

 

De hecho, el presidente Nicolás Maduro había denunciado durante la campaña para las elecciones del pasado 14 de abril que había sabotajes del sistema eléctrico, de los que responsabilizó a la oposición, y anunció la militarización que ayer entró en vigor. Tras las investigaciones habían sido detenidos bajo sospecha unos 50 trabajadores.

 

“El gobierno evitará todo tipo de sabotaje y se dedicará a resolver el problema eléctrico estructuralmente. Tenemos que ver en pocos meses los efectos positivos de lo que hoy el presidente Maduro está cumpliendo”, señaló Arreaza, al asegurar que serán implacables contra los saboteadores, pero también en el cumplimiento minucioso de los protocolos de mantenimiento y de inversiones en la red eléctrica.

 

Por su parte, el nuevo ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, adelantó que en los próximos días arrancará un nueva Gran Misión Eléctrica que contempla siete vértices con el fin de fortalecer la red. Entre ellos, citó el fortalecimiento del sistema, que implica la adopción de las acciones necesarias para estabilizar la generación, transmisión y distribución de la empresa pública Corpoelec.

Asimismo, Chacón llamó a los consumidores a hacer uso de la energía de una manera racional. Agregó que el gobierno rechaza importar de Colombia transformadores para la distribución de la energía si pueden ser fabricados en el país. “Me niego a importar un transformador de Colombia cuando lo podemos hacer en Venezuela”, dijo.

 

También mencionó el aspecto del ahorro, la generación de fuentes de energía alternativa, la sustitución de importaciones para nutrir al sistema con productos venezolanos y un plan de inversiones que permita proyectar el crecimiento para los próximos 10 o 20 años. “Todas las áreas que van a entrar en la zona de seguridad serán definidas y se acometerá una transformación del sistema eléctrico” indicó.

 

Chacón también mencionó que buena parte de las pérdidas vienen de los grandes consumidores, afirmando que hay contratos leoninos con algunos centros comerciales que son grandes consumidores y tienen acuerdos como clientes residenciales. Por eso explicó que se reunirá con los grandes consumidores de energía para discutir las tarifas que deben pagar según la legislación. “No queremos perseguir a nadie. Sólo les queremos pedir que nos sentamos, que actualicemos la realidad de su consumo y que paguen lo que de acuerdo a la ley deben pagar, porque los transformadores cuestan plata, los cables cuestan plata y no hay forma de mantener el sistema si los usuarios no pagan lo que están consumiendo” añadió.

 

En tanto, el jefe del Comando Estratégico de la Fuerza Armada (CEO), Wilmer Barrientos, indicó que los militares participarán activamente en el control y funcionamiento del sistema y servicio eléctrico. “Pero no nos vean como si vamos a militarizar para ir a hacer una fuerza arbitraria, no. Somos y estaremos cumpliendo lo que establece la Constitución, allí estaremos cumpliendo nuestra misión de colaborar y contribuir como una fuerza nacional”, dijo. El problema de la electricidad es uno de los temas de constante controversia en Venezuela, que en febrero de 2010 sufrió una fuerte crisis eléctrica que el gobierno atribuyó a una sequía calificada como la peor en 45 años.

Publicado enInternacional
Miércoles, 24 Abril 2013 06:26

El observador observado

El observador observado

¿Cuál es la probabilidad de que una persona con una cámara se tropiece con un acontecimiento de importancia global? Casi ninguna. Pero si tenemos en cuenta que hay 1500 millones de personas que deambulan por el mundo portando algún aparato con cámara, la pregunta sería: ¿qué probabilidad hay de que un acontecimiento de importancia global no sea registrado? La diferencia entre estas dos preguntas, planteadas por Clay Shirky en su libro Excedente cognitivo (Ed. Deusto, 2012), sobrepasa el artificio y nos plantea una disyuntiva epocal. La primera pregunta está centrada en lo personal y su perspectiva es desalentadora en la medida en que contrapone –por así decirlo– nuestra suerte a lo azaroso, y por lo tanto a lo ingobernable. La segunda pregunta, desde esa misma perspectiva, sólo implicaría un cambio de escala, y por lo tanto una constante de lo improbable. Pero desde una perspectiva más amplia, supone 1) el reconocimiento de un sujeto colectivo que está protagonizando un importante cambio cultural y 2) la alteración de un paradigma dominante: ya no sólo somos observados, también nosotros observamos. La infinidad de acontecimientos que en los últimos años fueron documentados con teléfonos celulares y luego compartidos en Internet da cuenta de un recurso global que no sólo restringe lo improbable a uno de cada cuatro: la posibilidad de registrar un evento público –dice Shirky– se redujo prácticamente a la existencia de algún testigo. Dicho en otros términos: los hechos noticiables, que hasta hace poco dependían de la decisión y la visibilidad que les dieran los medios tradicionales a través de un relato unidireccional, y por lo general monolítico, hoy son abordados sin mediación y compartidos por un “público” que los mass-media ya no monopolizan ni pueden retener. Este fenómeno epocal, que Manuel Castells llama “autocomunicación de masas”, permite divisar, cotejar y analizar cualquier acontecimiento de manera independiente, interactiva y multidireccional. Más aún, la propagación exponencial y global de esta práctica de origen societal (en tanto que social de lo social), favorece el control ciudadano y reformula la ecuación “vigilar y castigar”. Puede sonar fuerte, pero ¿qué hace Wikileaks sino exponer ante la mirada del mundo lo que antes sucedía en el hermetismo del palacio y a resguardo de la opinión pública? ¿No es eso, acaso, una inversión de la lógica disciplinaria con que Bentham concibió el panóptico? Filtraciones y espías hubo siempre, pero “el poder” nunca estuvo tan expuesto globalmente por organizaciones civiles y sin fines de lucro, que funcionan cada vez más como órganos de contralor. De este modo, el dispositivo de poder que identificó a la modernidad y que gravitó sobre la vida social y particular en los últimos 250 años se enfrenta a una suma de partes no identificables –y hasta el momento no controlables– con una enorme potencia ciudadana. Así lo atestiguan, sin ir más lejos, la suerte de José María Aznar, Hosni Mubarak, Ben Alí y hasta la del papa Ratzinger.

 

A diferencia de cierta tecnofobia errática y desangelada, no hablamos de tecnología, hablamos de capital social. Entre otras cosas, porque lo que llamábamos ciberespacio ya no es una alternativa a lo real, sino lo real mismo que devino crucial para conectarse, comunicarse y movilizarse. La masificación de las TIC se convirtió en un “recurso global compartido” alrededor del cual se está configurando un “nosotros” que funciona como espacio de subjetivación y, por lo tanto, de resignificación del lenguaje, la percepción y los comportamientos. Un “nosotros” que “no habla por todos sino para todos” y que está dando lugar a una ética de la responsabilidad que consiste en “hacernos cargo en común de lo común”, implicando lo particular-local en lo común-global, como cuando alguien decide clasificar los residuos de su hogar o cuidar el uso del agua potable. Es decir, estamos ante un corrimiento de lo dado (que nos concebía como individuos racionalizadores de nuestro destino personal, pero no del destino común) y el surgimiento de un nuevo estatuto colectivo que –en sintonía con la tradición humanista– concibe al cuidado de sí como cuidado de todos en sociedad, y viceversa.

 

En esta línea podemos leer no sólo la creciente cohesión latinoamericana, sino también la que, sin acompañamiento estatal, comenzó a desarrollar la población europea con experiencias como el 15-M, o la que se construye en otras latitudes alrededor de Occupy Wall Street y #YoSoy132. ¿El mundo cambió? Digamos que no. Pero si algo favorece el incremento exponencial de la capacidad expresiva de nuestra época es la acción comunicativa en tanto que instancia de inter-comprensión y reconstrucción del sujeto colectivo desde una perspectiva que trasciende lo personal. Y eso no es poca cosa.

 

Por Fernando Peirone, investigador de la Unsam. Autor de Mundo extenso. Ensayo sobre la mutación política global.

Publicado enInternacional
Casi la mitad de la población de Nueva York roza el umbral de la pobreza

Los dólares de Wall Street resultan más llamativos que las cifras sobre los índices de pobreza en la Gran Manzana, pero bajo su brillo se esconde una sombra que se mantiene notablemente alargada en esta era post-recesión. Una familia de dos adultos y dos niños será considerada oficialmente pobre en Nueva York si gana menos de 30.949 dólares al año, aunque los parámetros del gobierno de EE UU sitúan este límite en 22.811 dólares. En el último informe presentado por la administración de la ciudad esta semana el número de personas que se acercaron o rebasaron este umbral en 2011 fue casi la mitad de la población de Nueva York.

 

Cerca de un 46% de neoyorquinos ganaron menos del 150 por ciento de la cifra establecida como el umbral de pobreza, lo que les incluye en un grupo que tiene dificultades para llegar a fin de mes: los casi pobres. Aquellos que ganan sólo un 50% más del índice de pobreza no califican dentro del grupo que recibe cupones para comprar alimentos, ni pueden beneficiarse, en la mayoría de los casos, de otro tipo de ayudas. El recorte de subsidios amenaza con complicar aún más las cosas. Las ayudas gubernamentales, calcula este estudio, han evitado que las cifras de pobreza se dispararan aún más.


 
El precio de la vivienda o el coste de una guardería, entre otras muchas cosas, es significativamente mayor en Nueva York que en otras ciudades de EE UU. Por eso y porque consideraron que el método empleado por el gobierno federal para la medición del poder adquisitivo de la población estaba caduco, en 2006 la recién creada Comisión para las Oportunidades Económicas propuso que se emplearan nuevos parámetros, bajo los cuales se estudian las ayudas indirectas que la población recibe (exenciones fiscales o cupones de comida) y se tienen en cuenta un amplio abanico de factores.
 


El informe, dirigido por Mark Levitan y realizado a partir de una muestra de 25.000 hogares, señala que los índices de pobreza crecieron en el periodo de 2008 a 2011 en tres de las cinco pedanías o boroughs de la ciudad: Brooklyn (subió 1.6 puntos hasta alcanzar el 23.9%); Queens (ascendió un 4.8 hasta el 21.2%); y Staten Island (creció 3.9 puntos hasta el 15.3%). Aunque la tasa de empleo subió en 2011 respecto del año anterior, el estudio apunta que “los ingresos de las familias más vulnerables económicamente no han aumentado, pero el declive relacionado con la recesión se ha frenado”.

 


Este análisis de la del NYC Center for Economic Opportunity –una agencia creada por Bloomberg para estudiar estrategias que ayuden a combatir la pobreza– llega apenas dos meses después de que el Estado de Nueva York hiciera pública la otra cara de la moneda, es decir, su informe anual sobre las remuneraciones en Wall Street. De él se desprende que los tan controvertidos bonus en el centro financiero, que tanto escandalizaron tras la debacle de 2008, crecieron un 8% y se situaron en 121.890 dólares de media –cálculo que incluye desde lo que recibió una secretaria hasta un trader o ejecutivo senior, y que difiere en cada caso alcanzando números mucho mayores en estos últimos casos–.
 


El título de la novela de Dickens, Historia de dos ciudades, es el término empleado por la organización que engloba los comedores sociales de la ciudad, New York City Coalition Against Hunger (NYCCAH), para describir la paradójica situación. La fortuna de los billonarios de la ciudad creció 11.000 millones en un año hasta alcanzar los 211.000 millones, lo que “equivale a los ingresos anuales de cuatro millones de familias en la media de Nueva York”, señala esta organización en su informe anual. Su estimación del número de personas que han caído bajo el umbral de la pobreza en Nueva York es de 1.6 millones, es decir una de cada cinco. Así, parece que nunca fue más cierto ese viejo dicho que proclamaba que esta ciudad es para los muy ricos o para los muy pobres.

 

Por Andrea Aguilar Nueva York 23 ABR 2013 - 16:00 CET

Publicado enInternacional