Si sólo se detecta un tipo de gas, no es posible confirmar vida en otros planetas

Astrónomos y astrobiólogos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) y del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mostraron que no se puede confirmar si hay vida en otros planetas si sólo se detecta un tipo de gas; por ejemplo, oxígeno (O2), ozono (O3) o metano (CH4), ya que éstos pueden ser producidos por procesos abióticos.

Por medio de simulaciones detalladas, los investigadores recrearon la química atmosférica que podría existir en planetas sin vida. Más de cuatro años probaron miles de variaciones en la composición de la atmósfera y en el tipo de estrellas que los orbitan.


"Shawn (Domagal-Goldman) y yo estudiábamos atmósferas similares a la de la Tierra cuando aún no tenía vida y encontramos, de forma independiente, que había más ozono del esperado. El O3 viene del oxígeno, pero nuestras atmósferas tenían cantidades despreciables de ese compuesto que, a diferencia del que hoy respiramos, era producido por reacciones químicas", señaló Antígona Segura Peralta, del ICN.


Esto tiene consecuencias importantes para nuestros planes encaminados a buscar vida fuera de la Tierra, comentó Shawn Domagal-Goldman, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Greenbelt, Maryland.


Mediante un comunicado, se informó que el metano está compuesto por un átomo de carbono unido a cuatro de hidrógeno. En la Tierra, casi todo ese gas se produce biológicamente (el característico olor del excremento de las vacas es un ejemplo recurrente), pero también se puede obtener de formas no biológicas, como en los volcanes del fondo de los océanos, que lo liberan después de que se origina a través de la reacción de ciertas rocas con el agua de mar.


Antes se pensaba que el O3 y el O2 eran las bioseñales más confiables. El ozono está compuesto por tres átomos de oxígeno. En la Tierra se produce cuando un átomo de oxígeno solitario, que se liberó a causa de la radiación solar o los relámpagos, se une al oxígeno molecular (que son dos átomos de oxígeno enlazados).


La vida es la principal fuente de oxígeno molecular en el planeta, pues se crea por la fotosíntesis de las plantas y organismos unicelulares. Se pensaba que ambos gases eran una buena señal de la presencia de vida, porque ésta produce oxígeno, que se necesita para originar O3.


Se conoce que tanto el oxígeno molecular como el ozono pueden surgir una vez que la radiación ultravioleta rompe moléculas de dióxido de carbono (un carbono unido a dos oxígenos), pero investigaciones anteriores sugerían que no se producirían en cantidades importantes. El nuevo trabajo muestra que ese proceso no biológico podría crear suficiente ozono para ser detectable, así que este gas no puede ser una prueba definitiva de la presencia de seres vivos.


"Nuestra investigación fortalece el argumento de que el metano y el oxígeno juntos, o el metano y el ozono enlazados, son fuertes indicadores de vida. Realmente nos esforzamos por crear señales de 'falso positivo' de vida y encontramos algunas, pero sólo de oxígeno, ozono o metano por separado", dijo Domagal-Goldman.


Ambos expertos son los autores principales del artículo que reporta los resultados del estudio, que se difundió recientemente en The Astrophysical Journal (disponible en línea).

Unidas, las moléculas de metano y oxígeno son una señal confiable de actividad biológica, porque el metano no dura mucho en una atmósfera que contiene moléculas con oxígeno. Esto es como los estudiantes universitarios y la pizza: si ambos están en una habitación, lo más probable es que la pizza apenas haya llegado, porque los adolescentes acaban muy rápido con ella, señaló Domagal-Goldman.


Elementos juntos

Entonces, si dichos elementos están juntos en la atmósfera, es porque el metano acaba de llegar, pues el oxígeno es parte de una cadena de reacciones que consume rápidamente al primero. Así que el metano es remplazado de forma continua, y la mejor manera de sustituirlo en presencia del oxígeno es con actividad biológica. También funciona al revés. Para mantener los niveles de oxígeno en una atmósfera con mucho metano, se tiene que liberar más oxígeno, y el método idóneo para hacerlo es con vida.

En el pasado, científicos utilizaron modelos computacionales para simular la química atmosférica de planetas fuera del sistema solar (exoplanetas), y el equipo de investigadores usó un modelo similar para su estudio. Sin embargo, este grupo desarrolló un programa para repetir automáticamente los cálculos miles de veces, de modo que pudieron obtener resultados con una gama más amplia de composiciones atmosféricas y para planetas alrededor de diferentes tipos de estrellas.

La Fundación Bill & Melinda Gates ha invertido más de 4,6 millones de dólares en el desarrollo de un microchip a control remoto, que podría servir como anticonceptivo durante 16 años.


El microchip, desarrollado por la empresa MicroCHIPS INC, es un pequeño dispositivo inicialmente pensado para almacenar compuestos muy potentes dentro del cuerpo humano durante largos periodos de tiempo. Funciona de manera inalámbrica.


La Fundación Bill & Melinda Gates está realmente interesada en esta clase de innovaciones relacionadas con su proyecto de Planificación Familiar, en la que ha invertido cerca de 4,6 millones de dólares, según informa una entrada de su propia web.

El dispositivo, de unos 20x20x7 milímetros, se implantaría bajo la piel de la mujer interesada, guardando dentro unas dosis combinadas de estrógeno y prosgestina, como en las populares píldoras anticonceptivas femeninas.


Para activar el microchip sería necesario otro dispositivo inalámbrico que, a modo de mando a distancia para la televisión, activaría el microchip liberando 30 microgramos de la hormona anticonceptiva en el interior del cuerpo. Cuando se agota una reserva de almacenamiento, se abre otra celda de almacenaje.

Este invento podría tener una vida útil de 16 años en el interior del cuerpo humano, pudiendo ser retirado a posteriori tal y como se indica en la revista digital 'MIT Technology Review'.


A pesar de todo, este nuevo sistema anticonceptivo no sirve como método de prevención contra las enfermedades de transmisión sexual, aunque la fundación de Bill Gates sigue buscando e invirtiendo en iniciativas para combatir enfermedades como el sida.


Este proyecto pretende iniciar su fase de prueba preclínica el año que viene en Estado Unidos. Si pasa los controles y las pruebas de seguridad y eficacia podría llegar al mercado a partir de 2018.

El futbol, metáfora de la vida: cada día empieza todo otra vez

A veces se dice que el futbol es una metáfora de la vida. Hoy, la vida ha sido una metáfora del futbol. Dos equipos en la cancha, México y Holanda. México buscando el gol, la victoria, aguerrido y valiente. Holanda buscando la oportunidad. Un juego feo, oportunista. Los holandeses lentos, cautos, temerosos. Y ganaron.

No fue propiamente una sorpresa: Holanda era favorita. La sorpresa fue cómo se dio el resultado final. Vale reiterar: un equipo con menos historia, con menos tradición, mostrándose valiente y aguerrido. El otro, dos veces vicecampeón del mundo, que encantó a todos hace 40 años con un juego sorprendente, fuera de cualquier previsión, hizo un juego tímido, retraído. Buscó la oportunidad, la encontró. ¿Cosas del futbol? Sí. Pero también cosas de la vida.


Tiempos de hoy, mundo que nos toca: gana el oportunismo. Paciencia. Así las cosas.


Sorpresas paralelas: Fortaleza, 31 grados de temperatura a la sombra. En el estadio, una mayoría de mexicanos. Los holandeses conquistaron a Brasil con su simpatía perenne, pero en el estadio lo que se veía era una inmensa ola verde. En vano. En vano.


Brasilia es una ciudad rara. Por ejemplo, mientras mexicanos y holandeses decidían su destino, el ex gobernador José Roberto Arruda confirmaba su postulación a volver al puesto. Arruda. Triste figura. Dimitió luego de ser descubierto recibiendo 50 mil reales, o sea, unos 25 mil dólares, de propina. Está en un video. El corruptor grabó al corrupto. Y ahora, anuncia que pretende volver. Peor: los sondeos indican que es el pleno favorito. Vaya ciudad, Brasilia.


En los caros restaurantes de moda, otra vez llenísimos, la hinchada iba por México. Cuando terminó el juego con la victoria de Holanda, todos celebraron. No resulta raro que un corrupto notorio y documentado sea el favorito para gobernar esta ciudad singular.


Hay tensión en Brasilia, hay tensiones en Brasil, pero nada más importa que saber cómo estaremos frente a Colombia. La tierra del Gabo, la tierra de Mutis, de Shakira y todas sus piernas y de un joven talento llamado James Rodríguez.


Muchas dudas en relación con el equipo que Felipao pondrá en la cancha contra Colombia, muchísimas dudas más sobre cómo Colombia pretende prepararse para enfrentar a Brasil.


También tengo mis dudas. Pienso cambiar de coche. ¿Qué coche compro? ¿Un japonés, un alemán?


El Mundial me crea problemas serios. Por ejemplo: no tengo cabeza para decidir qué coche comprar. La verdad es que el Mundial hace que no logre decidirme siquiera dónde iré a comer hoy.


Colombia tiene un juego muy parecido al nuestro. Y menos responsabilidad: lo normal es que pierda frente a Brasil. Pero, sinceramente, ¿hay algo normal en esta Copa?


Un coche japonés. Son sólidos, discretos, eficientes. ¿Cuándo Brasil volverá a la cancha como un equipo sólido y eficiente?


Colombia. Colombia. Buenos tiempos, aquellos en que Brasil se sentiría absolutamente sereno frente a la perspectiva de enfrentar al equipo del país de Gabo y de Mutis. Vaya. ¿Qué coche compro? Al Gabo le gustaban los coches japoneses.


Vayamos a Costa Rica. Jornada histórica. Y para Grecia, ni hablar. Pero la verdadera pregunta es esa: ¿y Brasil?


Los griegos tienen un futbol trágicamente tonto. Se esfuerzan, es verdad. Pero no logran entusiasmar a nadie.


Ochoa. Héroe mexicano. Sí, se tragó dos goles, pero ni todos los dioses del futbol, en asamblea general y permanente, lograrían atajar los goles holandeses. Oportunistas, los holandeses. Distraídos, los dioses.

El entrenador de Colombia es argentino. Y peor: es competente y eficaz. Los argentinos nos persiguen hasta cuando están en otros mapas. Era y es argentino el entrenador de Chile, equipo que casi provocó un infarto multitudinario en Brasil el sábado; era y será argentino el entrenador de Colombia, cuando las existencias de medicamentos preventivos contra síncopes cardiacos seguramente se agotarán.


Holanda derrotó a México. Un jueguito calculado, feo, pero eficaz. Al finalito del partido, la decisión. Vaya, vaya.


Ochoa. Guillermo Ochoa. Derrotado en el juego, victorioso en la vida. Un arquero tremendo.

 


Este lunes hay juegos. Este lunes empieza todo otra vez. El futbol, metáfora de la vida: todo día empieza todo otra vez.
A nosotros, los brasileños, nos tocará Colombia el viernes. Como en el poema de Lorca, a las cinco de la tarde. Hora tensa, hora dura.
En Oaxaca, una niña linda llora la derrota de México. En algún lugar de Holanda, alguna niña linda celebra la victoria de Holanda.
En Río, el arquero Julio César aprovechó el día de folga (asueto) para ir a un mercado callejero. Comió una empanada, bebió jugo de caña de azúcar. Y dio autógrafos, y se presentó para sacar fotos con los admiradores. Un día de gloria.


José Roberto Arruda muy probablemente logre volver al gobierno provincial de Brasilia, la capital de los brasileños.


Ya llegará la hora de preocuparse con semejante tragedia. Ahora, lo que importa es Colombia. A propósito: ¿alguien en Brasil sabe el nombre del alcalde de Bogotá?

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Mayo 2014 06:44

Bondades del cuarto estado de la materia

–Cuéntele al pueblo qué es lo que hace.


–Mi área de investigación es la física del plasma, y mi trabajo es experimental.

–¿Qué es el plasma?


–El plasma se conoce habitualmente como el cuarto estado de la materia. Uno tiene sólido, líquido, gas y plasma. En un plasma los átomos que componen las moléculas están separados: hay electrones libres e iones por otro lado. Se desarman átomos y moléculas que componen la materia.


–Aclaremos que iones son los que tienen un electrón de menos o de más.


–Sí. Eso que le contaba es el plasma. Para lograr eso, tenemos que entregarle energía. Lo que hacemos, entonces, para generar plasmas es producir descargas eléctricas en un medio gaseoso. De modo que algo que está en estado gaseoso le entregamos energía eléctrica y eso pasa al estado de plasma. Se generan plasmas de muchas maneras en este laboratorio; mi línea de investigación está relacionada especialmente con descargas eléctricas a presión atmosférica, o sea, con descargas eléctricas en un ambiente gaseoso a alta presión (en aire, por ejemplo). Para eso hay que aplicar tensiones importantes, diferencias de voltaje del orden del kilovolt, cosas de alta tensión, y se obtienen de acuerdo con la configuración de electrodos y al tipo de fuentes que uno utiliza (fuentes continuas, alternas) distintos tipos de descargas: descargas corona, por ejemplo...


–Entremos al mundo fantástico de esas descargas.


–Estas son descargas a alta presión, a presiones cercanas a la atmosférica

.
–¿Y eso es alta presión?


–Para mí sí, porque después trabajamos en otro tipo de descargas que se hacen a baja presión.


–Vamos entonces a los tipos de descarga a alta presión.


–Ahí con lo que trabajamos es con descargas que llamamos de barrera dieléctrica, donde hay dos electrodos entre los cuales se produce la descarga, pero al menos uno está tapado con un aislante. Entonces no se produce ruptura dieléctrica del aislante, sino del aire que está entre los dos electrodos. Ahí se forma una descarga gaseosa, el aire que está entre los electrodos pasa al estado de plasma. Esa descarga puede ser de varias maneras, dependiendo de la concentración de electrodos y de las fuentes, y tiene múltiples aplicaciones. Nosotros trabajamos no sólo en la investigación de ese tipo de descargas, sino también en aplicaciones.


–¿Por ejemplo?


–Por ejemplo, el tratamiento de gases contaminados. Hacemos fluir un gas que tenga algún componente contaminante y tratamos de generar descargas en este gas, se genera un plasma y las moléculas contaminantes se pueden disociar y reaccionar con otras moléculas –con otros componentes químicos–, de modo que esas sustancias que son contaminantes se transforman en no contaminantes y dejan de ser nocivas para la salud. Ese es un proyecto de investigación aplicado, por ejemplo: no sólo estudiamos la física básica de esas descargas, sino cómo usarlas. Otra de las aplicaciones que hemos investigado, en colaboración con gente de Ingeniería, es la de actuadores de plasma.


–¿Qué son?

–Se realiza el mismo tipo de descarga (barrera dieléctrica) combinada con otro tipo de descarga denominada descarga corona

.
–¿Corona?

–Es una descarga que se produce en un electrodo que tiene forma de punta o algún borde muy filoso. Si uno aplica grandes campos eléctricos en esa zona, se intensifica el campo eléctrico y se produce ruptura dieléctrica del gas.


–En la descarga dieléctrica, ¿qué papel juega el dieléctrico?


–Digamos que de alguna manera delimita la corriente para que la descarga no se vaya a la chispa. El campo eléctrico que uno le aplica es alterno o pulsado; la diferencia es de potencial. Hemos trabajado en combinaciones de estas descargas corona con descargas de barrera dieléctrica y hemos logrado configuraciones de descargas nuevas. Una la llamamos la "cortina de plasma", y ésa es la que yo ahora utilizo para tratamiento de gases en una configuración cilíndrica, pero también en una configuración plana, que estudiamos con la gente de Ingeniería el tema de actuadores de plasma.


–¿Qué es?

–Hacer esa descarga sobre una superficie de un sólido, de modo que cuando haya un flujo de aire, esa descarga cambia las condiciones de contorno sobre el sólido y modifica el flujo del aire. Esto interesa a la gente de fluidos, que se dedica a la aeronáutica. El equipo con el que trabajamos es un grupo de mecánica de fluidos. También, en otra línea de investigación, montamos descargas en presión atmosférica: hacemos una descarga a alta presión, aplicando kilovolts entre dos electrodos y soplamos el plasma, le hacemos pasar un flujo importante del gas.


–¿Eso es para los satélites, por ejemplo?


–No, no es para propulsión. Es para tener la descarga en un lugar no confinado y tener algo así como una plumita de plasma. Eso tiene muchísimas aplicaciones que se están estudiando: tratamiento de dientes, por ejemplo.


–¿Cómo?

–Lo que pasa es que tiene propiedades bactericidas. Lo usamos para tratar también microfilms de bacterias, de hecho. También estudiamos, como le decía, la física básica de esas descargas, cómo se logra hacerlas, qué gas usa. Todo ello lo hacemos en aire, pero podemos usar helio, argón. En fin, estudiamos distintos tipos de gases y distintas configuraciones de electrodos. Hacemos todo. Vamos desde lo básico: montamos el experimento, estudiamos la física desde el punto de vista teórico, pero también vemos cómo se puede aplicar.


–Eso que me contó de los dientes, ¿se está investigando o se está usando?


–No sé si efectivamente lo están usando. Hay artículos donde se ha probado, pero no sé si es una tecnología ya tan difundida a nivel comercial. Tal vez alguien lo esté empezando a probar.


–De todas maneras es una tecnología que está mostrando los dientes.


–Es que todas estas líneas de descargas de alta presión configuran múltiples aplicaciones. Y después también hay otra línea en la que generamos plasmas a baja presión con fuentes de radiofrecuencia. Son campos alternos, en 13,56 megahertz de frecuencia, y esos plasmas tienen otras múltiples aplicaciones. Tratamos de medir la física de la descarga, por un lado, pero también lo que hemos hecho son films poliméricos, como aplicación. Hemos hecho la descarga en una atmósfera de acetileno y logramos hacer un polímero. Luego estudiamos ese polímero que se deposita sobre la superficie y analizamos sus propiedades. Ahora estamos en un proyecto tratando de sintetizar nanoestructuras de carbono asistidas por un plasma de radiofrecuencia.

 

 

Publicado enInternacional
Lunes, 19 Mayo 2014 06:16

Libros, historia y vida

Libros, historia y vida

Las bibliotecas se hacen a trocha y mocha, en los vericuetos y en las avenidas de la vida. Hay libros que expresan una historia, y hay otros en los que se conjuga un instante único, un acontecimiento.

Era un amigo de mi padre. Un hombre de ilusiones, sueños, que había logrado un puesto de mucho prestigio. Militante de izquierda, viajaba con frecuencia entre Moscú y Bogotá y había alcanzado los más altos cargos en su partido político. Un hombre afable, cálido; era periodista, un intelectual.


Había logrado hacerse a una casa cómoda en un barrio de estrato medio, medio–alto. Su hija era una profesional destacada en otro país, y su esposa una funcionaria de estado con una carrera estable y sólida. Este amigo era, en verdad, una excepción entre muchos luchadores de aquella época.


En un lugar apartado de su casa se había construido una respetable biblioteca. Con algunos títulos de buena literatura universal, se destacaba sobre todo por la colección de libros sobre política e historia. Allí vi textos de Fanon, el Che Guevara, Camilo Torres y prácticamente toda la teología de la liberación. Tenía los discursos de Patricio Lumumba (en una edición traducida al ruso), la obra completa de Marx y Engels, la obra completa de Lenin, la obra completa (hasta esa fecha) de Mao en español y muchos otros textos semejantes. Además, claro, de los más preclaros líderes de izquierda de América Latina, desde México hasta Argentina. Nunca después conocí una biblioteca semejante.


Allí se reunían, en ocasiones, mi padre, este amigo y varios más. Nunca logré descubrir exactamente de qué hablaban, pero era evidente que se trataba de reuniones cálidas y apasionadas a la vez, entusiastas y críticas.


Yo era pequeño; con el tiempo crecí y me fui del país gracias a una beca a estudiar mi doctorado. Después de varios años en el exterior regresé al país, con nuevas ideas y actitudes. Entre tanto, había tenido lugar la Perestroika, el Glasnot y la caída del Muro de Berlín. El mundo que el amigo de mi padre había conocido se había derrumbado para siempre.

Después de varias, muchas semanas de regreso comencé a tratar de reconstruir la memoria de la historia del país, en los niveles macro y en los cotidianos en conversaciones durante largas noches con mi padre, pues mientras estuve por fuera, me dediqué, como corresponde, al trabajo concienzudo sobre mi tesis doctoral: la calidad de mi universidad, las exigencias de mi director de tesis y mi propio aprovechamiento de muchos libros en varios idiomas así me lo exigieron y permitieron a la vez.


Así, supe en una ocasión que este amigo de mi padre, a quien caprichosamente llamaré R, se había encerrado una noche en su biblioteca, había destapado alguna botella de algún buen vodka que tenía y, consciente o inconscientemente, se había dormido y había incendiado su biblioteca. El suceso había sido una calamidad en su calle y barrio. Él logró salvarse, supe, pero al poco tiempo murió de un infarto. Tenía, me enteré, una profunda cara de tristeza y desilusión.


La caída del socialismo real había arrastrado con la vida de R. Él, que había dedicado toda su existencia a esa parte del mundo, y a hacer posible un cambio profundo en el país. Había sucumbido ante el acabose del sistema socialista. Y esto había sucedido ya en los primeros meses después de ese mes de octubre de 1989. Bien informado, la lucidez había sido demasiado fuerte para R, y supo que en su vida ya no tendría una segunda oportunidad para intentar tener un mundo más justo, libre y democrático.


R entendió, o así le pareció, que los libros que tenía en su biblioteca ya no eran más necesarios, y que las verdades contenidos en los mismos podían, al cabo, haber terminado, vacuas o fútiles. Quizás pensó que todos esos libros, que representaban un momento maravilloso en la historia de la razón humana, habían quedado desuetos o vacíos por la fuerza de los acontecimientos.


Muchas veces hay quienes construyen sus bibliotecas en paralelo con los procesos mismos de la vida, y a la sazón del espíritu de los tiempos (Zeitgeist). Se trata, en esos casos, de bibliotecas en los que la biografía y la época se conjugan para dar lugar a compromisos sinceros, denodados, absolutos de hecho, que pueden acaso tener el privilegio de haber encontrado muchos otros autores, pensadores, líderes, intelectuales, escritores y poetas, por ejemplo, que al tiempo que alimentan la vida y los proyectos, se integran también en los anaqueles y en los archivos.

Siempre me pareció, en mi fuero interno, que había sido un acto de locura (¿momentánea?) el haber incendiado la biblioteca. Ciertamente que medio mundo se había derrumbado, y que los sueños y los deseos, las ideas y las ganas se habían estrellado contra los hechos. Pero, pensé durante mucho tiempo, bien habría podido guardar esa magnífica biblioteca —con seguridad de más de 5.000 volúmenes—, qué sé yo, para sus amigos, sus hijos o nietos, en fin, como legado a alguna institución (colegio, universidad, etc.).


R no había querido dejar nada para nadie. Bien sabía —siempre había sabido— del valor entero de sus libros. Pero para él, eran parte de su vida, de manera absoluta. Y su vida ya no tendría más sentido.


Las bibliotecas se hacen a trocha y mocha, en los vericuetos y en las avenidas de la vida. Hay libros que expresan una historia, y hay otros en los que se conjuga un instante único, un acontecimiento. Un libro remite siempre a otro, y entre todos terminan conformando un tejido con telas de distinto calado, unas más fuertes y robustas, otras más laxas y abiertas.


Mi padre siempre me dijo que entre los absurdos de la existencia está el construir una biblioteca. Porque después nadie sabe lo que representa cada título, cada lectura, cada hilvanado. Las bibliotecas, decía mi padre, se deshacen al final de la vida en tirones y pedazos, o bien, excepcionalmente, se entregan enteras a alguien que las entienda y las quiera.


R prefirió no dejar su biblioteca entera como legado a nadie, y tampoco quiso que se deshiciera en pedazos y trozos. Al fin y al cabo, los libros de una biblioteca son una vida. Y en muchas ocasiones muchísimo más que una vida misma. Todo depende de la clase de biblioteca que se ha construido en el camino.


El venezolano F. Báez escribió un libro hermoso y doloroso en cada una de sus páginas: Nueva historia universal de la destrucción de libros. De las tablillas sumerias a la era digital (México: Océano, 2013). Se trata de la historia de mil y unos R, de sus amigos, y de gente como mi padre. Un libro único en cualquier biblioteca.

Publicado enColombia
El debate sobre la biología sintética

La curiosidad es el motor principal del conocimiento. El avance de la ciencia es, por tanto, inevitable, pues se sustenta en esta cualidad de la naturaleza humana. Pero este afán por conocer –el cual no puede ni podrá ser impedido por ninguna dictadura abierta o disfrazada– debe expresarse con responsabilidad y eso es reconocido por la mayoría de los científicos y sus organizaciones. A escala mundial, el temor (en ocasiones infundado) en algunos sectores de la sociedad ante ciertos avances del conocimiento, se traduce en la exigencia para establecer regulaciones, moratorias e incluso prohibiciones sobre los proyectos científicos, con lo que se puede inhibir la investigación fundamental para avanzar en la comprensión de la naturaleza y lo humano y se obstaculiza la innovación para encontrar beneficios a partir de los nuevos descubrimientos. ¿Cómo hallar el equilibrio entre el avance del conocimiento y la limitación de los riesgos asociados a él? Este es sin duda uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo.


Un ejemplo de lo anterior es la biología sintética, un área de la ciencia dirigida al diseño y construcción de moléculas y sistemas biológicos para realizar funciones nuevas o mejoradas. Es un campo de la investigación surgido muy recientemente. En 2003 sólo se habían publicado tres artículos sometidos a revisión por expertos y en 2013 esta cifra creció a 800. Está en pañales, no obstante, de acuerdo con lo que señala Volker ter Meulen en un artículo publicado el miércoles pasado en la revista inglesa Nature, algunos grupos ambientalistas y organizaciones no gubernamentales pretenden ya forzar una moratoria a estos proyectos.


Algunos de los beneficios más tangibles del diseño de moléculas en la biología sintética se encuentran en el campo de la salud humana. A partir del descubrimiento realizado por Jay Keasling, de la Universidad de California en Berkeley, una empresa farmacéutica inició la producción a gran escala de un medicamento contra la malaria llamado artemisina, lo que muestra beneficios potenciales para salvar vidas. Son numerosas las posibles aplicaciones derivadas de la construcción de moléculas no sólo en la biomedicina, como lo muestran los avances obtenidos por los investigadores del Pacific Northwest National Laboratory en Richland, Washington, que están creando catalizadores (enzimas) a partir de hongos sintéticos que pueden transformar los azúcares de la biomasa vegetal en combustibles y otros productos químicos útiles.


En su artículo Ter Meulen señala que avances como el anuncio reciente de la creación de un cromosoma artificial de levadura (al que ya me referí en este mismo espacio La Jornada 8/4/14) muestra que la biología sintética está cada vez más cerca de lo que muchos científicos quieren: ofrecer beneficios a la sociedad.


En el mismo sentido, la Red Mundial de Academias de Ciencias (IAP, por sus siglas en inglés), organización que agrupa a las academias de 106 países, entre ellas la Academia Mexicana de Ciencias, emitió una declaración sobre este tema el pasado miércoles 7 de mayo en la que se señala que a pesar de los beneficios que pueden derivarse de la biología sintética, ésta se ha convertido en un tema controversial y reconoce que hay agrupaciones opuestas a ella.


Volker ter Meulen advierte que el debate sobre la biología sintética está entrando en una fase crítica ante la próxima Conferencia de las Partes en el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), que se reunirá en octubre próximo, y es muy claro al señalar en su artículo que los grupos ambientalistas argumentan que (la biología sintética) plantea riesgos para la salud y el medio ambiente y han pedido una moratoria global. Hemos estado aquí antes: temores exagerados y la aceptación acrítica de las reclamaciones de los riesgos de la modificación genética dieron lugar a una regulación excesivamente cautelosa y un bloqueo en la innovación, que no sólo frenó el desarrollo de nuevos productos, sino también disuadió a la ciencia básica.


Por su parte, la declaración de la IAP no deja lugar a dudas: Desde el punto de vista de la IAP, basarse en evidencias no confirmadas para introducir una moratoria sería contraproducente. Así que es vital que la política global no apruebe, ya sea intencional o inadvertidamente, restricciones excesivas para la biología sintética. Esto desalentaría la innovación, que a su vez puede ayudar a satisfacer la seguridad alimentaria y energética, a mejorar la salud y la sustentabilidad ambiental, así como a resolver otras prioridades sociales. La declaración completa.


De este modo, en mi opinión, queda suficientemente clara cuál es la postura de la comunidad científica frente a una de las áreas de la investigación más jóvenes y prometedoras: No a las restricciones y regulaciones excesivas, no a una moratoria para la biología sintética y sí una actitud responsable de los científicos de cara a la sociedad.

Publicado enInternacional
Las conexiones del cerebro humano ya tienen su propio mapa

Científicos del estadounidense Allen Institute for Brain Science han elaborado "un mapa" que muestra la disposición de los genes y las conexiones neuronales en el cerebro humano, lo que facilitará su estudio y el de trastornos como el autismo, publica este miércoles la revista Nature.


El equipo dirigido por Ed Lein ha compuesto su mapa digital del cerebro a mitad del periodo de gestación mediante la transcripción de datos obtenidos del proyecto BrainSpan Atlas of the Developing Human Brain (atlas cerebral completo del cerebro humano en desarrollo), auspiciado por el Gobierno de Estados Unidos.


Este mapa, se apunta en la revista, ofrece "un recurso para estudiar el desarrollo del cerebro humano y los circuitos neuronales que fundamentan los procesos cognitivos y de comportamiento tanto en la salud como en la enfermedad".


La estructura y funcionamiento del cerebro humano se determina en buena medida por "procesos de transcripción prenatales que inician la expresión de los genes", afirman los expertos, pero sin embargo hasta ahora la ciencia tiene poco conocimiento de ese cerebro en desarrollo. Esta laguna se llena en parte "con la detallada transcripción del atlas del cerebro humano a mitad de gestación" presentada por Lein, indica la revista.


Los científicos han encontrado "expresiones en la transcripción que están relacionadas con diferentes rasgos anatómicos y procesos de desarrollo", se señala en Nature. Además, estos datos también identifican "ubicaciones de expresiones dinámicas de varios genes asociados con trastornos psiquiátricos o neurológicos", como el autismo, lo que puede ayudar en su estudio.


También el mapa de un ratón


Otra iniciativa del Allen Institute también divulgada en Nature ofrece a la comunidad científica y al público en general el primer "mapa" exhaustivo y completo de las conexiones neuronales del cerebro de un mamífero, en este caso un ratón.


Este mapa ha sido elaborado por el equipo de Hongkui Zeng en el marco del proyecto Allen Mouse Brain Connectivity Atlas, que se ha completado este marzo, como estaba previsto. Esta transcripción del principal órgano de este vertebrado "ofrece nueva información sobre cómo se comunican las diferentes regiones del cerebro", indican los científicos, lo que puede servir también para el estudio del cerebro humano.

Publicado enInternacional
La esperanza se construye  transformando la realidad

El mensaje a la infancia y adolescencia NO puede seguir siendo “Bienvenidos pero han llegado a un barco a punto de naufragar”


 

Formamos parte de una crisis del planeta, de la civilización, del desarrollo, del país, de cada territorio local


 

Una particularidad de esta crisis es que el planeta dejó de ser un mero escenario y reclama su papel como actor


 

El planeta y cada territorio exigen ser oídos por las buenas o por las malas al tomar decisiones que los puedan afectar


 

“En peores cañadas me ha cogido la noche”, decía ARGOS (Roberto Cadavid)


 

Por peores crisis ha pasado la Vida y ha logrado sobrevivir. Gracias a eso estamos nosotros hoy aquí


 

Más allá de toda mezquindad, los seres humanos también somos expresiones de las ganas que tiene el Cosmos de vivir


 

La Vida está hecha de agua y el agua es invencible. Los seres humanos debemos aliarnos con el agua, nuestra esencia vital


 

La esperanza se construye transformando la realidad


 

Participar NO ES TENER una parte sino SER expresiones activas de los procesos de transformación


 

Niños, niñas y adolescentes deben reclamar su derecho a participar en decisiones del presente y del futuro que van a liderar


 

Alguien dirá: ¿Los niños y niñas cómo? ¿Con qué?

Pues con su condición de vida que comienza y que está dispuesta a vivir bien


 

Hay que conocer la Historia pero no sólo del país: también del planeta y de la Vida de la cual somos resultado y expresión


 

Debemos conocer y sentir esa Vida que somos y con la cual nos tenemos que aliar


 

Nuestro desafío no es “salvar el planeta”, que se salva solo, sino ganarnos el derecho a seguir siendo parte de él


 

La Constitución dice: Colombia es una República democrática, participativa y pluralista. Eso no nos lo dejamos quitar


 

 La transformación de nuestra relación con la Tierra comienza en el pedacito de planeta del cual somos parte


 

“Pensar globalmente y actuar localmente”, sí. Pero también pensar y sentir el planeta desde cada territorio local


 

La participación no se puede reducir a un trámite puntual. Participar es una manera de existir


 

El Derecho a la Participación ya está en la Constitución Nacional. Para que no sea letra muerta hay que ejercerlo de verdad


 

No podemos seguir viviendo en función de pesadillas ajenas. Tenemos que convertir nuestros sueños en realidad

Link: http://teologiadefractales.blogspot.com/2012/04/america-del-sur.html


 

“Si no nos dejan soñar, no los dejamos dormir”, grafiti en un muro de Popayán

 

El mejor mensaje de Esperanza a niños, niñas y adolescentes es apoyarlos para que ejerzan su Derecho a Participar

 

Participar no es imitar los errores de las generaciones anteriores sino construir un futuro en el que sea posible la felicidad

 

En las próximas elecciones también se decide si se fortalece la Vida o se apoya su destrucción. Toca votar con responsabilidad

 

O nos aliamos expresamente con los procesos de la Vida o nos ponemos al servicio de su destrucción

 

Verdadera democracia, verdadera participación: herramientas para el fortalecimiento de la Vida a nivel nacional y local

 

No se trata de jugarnos la vida sino de jugárnosla toda en favor de la Vida

 

Ninguna crisis es meramente coyuntural: todas son “nudos” en procesos de largo plazo que debemos comprender

 

Los enfoques de sistemas y procesos son necesarios para no dejarnos agobiar por las crisis puntuales

 

La mejor educación es la que nos da herramientas para participar en la transformación de la realidad

 

Reconocernos como eslabones de la Vida en la Tierra. No permitir que los poderes abusivos nos quiten el derecho a la felicidad

 

Para alimentar la Esperanza debemos aprender del agua, del suelo, de la gente y demás seres que encarnan la fortaleza vital

 

Hoy tenemos instrumentos que nos permiten ver el Cosmos cara a cara. Pongámoslos también al servicio de la solidaridad

 

Democracia es la posibilidad de que las partes unidas transformen el Todo en beneficio de la Vida y del interés general

 

Cuando se tienen unos propósitos éticos firmes, “se hace camino al andar”

 

Si no sabemos al servicio de qué o de quién caminamos, cada paso nos puede acercar a la fatalidad

 

Cuando la razón convencional no deja salidas, aferrémonos a la berraquera con que la Vida le imprime a la Tierra su vitalidad

 

Bienvenidos niñas, niños y adolescentes a este momento en el cual decidimos el futuro de nuestra especie en la Tierra

 

Erróneamente llamamos “malezas” a todas las especies que no se dejan imponer un orden autoritariamente convencional

 

Distingamos cuáles de esas “malezas” son en realidad “buenezas” de las cuales debemos aprender

 

Fortalezcamos en nosotros el entusiasmo vital de las especies que se niegan a dejarse exterminar

 

No soy un “falso positivo” que se niega a reconocer la gravedad de la crisis actual

 

Me aferro a la confianza en que la Vida ha enfrentado peores desafíos y ha sido capaz de triunfar

 

Padre Nuestro Sol que estás en el cielo; Madre Nuestra Tierra que estás en nosotros, dennos energía y sabiduría para seguir

 

Del helecho al pecho. Que el viento lleve estas esporas de “Esporanza” hasta que encuentren suelos fértiles para germinar

Publicado enEdición Nº200
Jueves, 20 Marzo 2014 06:02

Los ricos destruirán la civilización

Los ricos destruirán la civilización

Con el título de A Minimal Model for Human and Nature Interaction, un grupo de matemáticos de la NASA publicó hace poco más de un año un interesante artículo en el que pronosticaban el final de nuestra civilización en pocas décadas. El artículo ha causado sensación en diversos medios, por el prestigio de los firmantes, algunos de ellos, como Safa Motesharrei de la universidad de Maryland, conocido por sus estudios interdisciplinares que relacionan sistemas de población humana con modelos globales terrestres. Sus conclusiones son escalofriantes, si sus modelos matemáticos no fallan, en pocas décadas nuestra civilización podría colapsar.


El modelo presentado tiene solo cuatro ecuaciones que describen la evolución de las elites, del resto de la población, de la naturaleza y de la acumulación de riqueza. Estas variables se han aplicado a distintas civilizaciones históricas, como a los pueblos minoicos y micénicos, las civilizaciones del próximo oriente, los griegos, los romanos, mayas o aztecas. El estudio demuestra como las civilizaciones avanzadas, sofisticadas, creativas y complejas son a la vez frágiles y destructibles. Los autores concluyen que en la mayoría de casos concurren dos circunstancias que acompañan al fin de una civilización, una referente a la explotación desmesurada de los recursos naturales a unos niveles superiores a la capacidad de renovación de los ecosistemas, la otra a la división social entre elites y masa, y la exagerada acumulación de la riqueza en unos pocos.


El modelo HANDY (Human And Nature Dynamical Model) que han creado para estudiar la relación entre civilización y medio es asimilable al modelo matemático que define la relación entre depredador y presa, siendo la presa el medio natural donde obtenemos los recursos y el depredador la población humana, pero también es aplicable a la relación entre las elites y las masas. Los autores auguran un colapso en pocas décadas de nuestra civilización, por la interrelación entre la explotación del medio y la desproporcionada concentración de riqueza en las elites. Y, curiosamente, no auguran una revolución, el colapso llega según los modelos matemáticos por la inacción. La situación podría salvarse si las elites fueran capaces de introducir los cambios necesarios para ajustar el sistema, pero les puede la codicia. La codicia inmoviliza a la clase dirigente, y el hundimiento de la civilización actual llega forzada por el inmovilismo, por la falta de adaptación. Los ricos acabarán con su propia gallina de los huevos de oro, por ceguera y codicia. En los modelos estudiados, las elites no pueden modular ni frenar su crecimiento, va contra su propia razón de ser. La falta de adaptación a los cambios medioambientales es la causa principal de la desaparición de una especie, en el caso de una civilización, su falta de adaptabilidad será su sentencia de muerte. El colapso, lo provocarán los ricos, pero no nos engañemos, nos perjudicará a todos.

Publicado enInternacional
Detectadas las ondas del primer instante del universo

Un equipo internacional de científicos ha detectado los sutiles temblores del universo un instante después de su origen. Un telescopio estadounidense en el mismísimo polo Sur ha logrado captar esas huellas en el cielo que suponen un espaldarazo definitivo a la teoría que mejor explica los primeros momentos del cosmos, denominada inflación y propuesta hace más de tres décadas. Esa inflación fue un crecimiento enorme y muy rápido del espacio-tiempo inicial y, a partir de ese momento, el universo siguió expandiéndose pausadamente, hasta ahora, 13.800 millones de años después. Es la teoría del Big Bang, pero con un complemento fundamental al principio de todo. Como dice Alan Guth, el científico estadounidense que propuso, a principio de los ochenta, la inflación cósmica, "exploramos el bang del Big Bang".


Se trata de la "tan buscada evidencia de que el universo sufrió una rápida inflación en los primerísimos momentos de su existencia", señaló la revista Nature. "Si se confirma, esa firma de las ondas gravitacionales del Big Bang abrirá un nuevo capítulo en la astronomía, la cosmología y la física".


Los científicos del telescopio de microondas BICEP2, instalado en la base antártica Amundsen Scott, presentaron ayer en Harvard los datos concluyentes, disparando la euforia y la emoción de muchos cosmólogos en todo el mundo que, por muy convencidos que estuviesen de que la inflación tenía que ser la explicación correcta de lo que pasó casi al principio, estaban a la espera de la prueba, imprescindible en ciencia, de que la naturaleza efectivamente funciona como ellos habían conjeturado. Y la prueba son las ondas gravitacionales primordiales, producidas por las llamadas vibraciones cuánticas en el espacio-tiempo, que se propagan por el universo a la velocidad de la luz y de las que hoy queda la leve firma en la radiación de fondo que permea todo el cielo.


"Se trata de la primera evidencia directa de la inflación cósmica", anuncia el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, en EE UU. Son "las primeras imágenes de ondas gravitacionales, olas que se han descrito como los primeros temblores del Big Bang. Y confirman la profunda conexión entre la mecánica cuántica y la relatividad general".


"La detección de estas señales es uno de los objetivos más importantes de la cosmología actual. Mucha gente ha trabajado mucho hasta llegar a este punto", comentó John Kovac, líder del detector BICEP2. El propio Guth declaró a Nature: "Es una prueba nueva y totalmente independiente de que el panorama inflacionario encaja". Y Andrei Linde, el físico ruso que se fue a trabajar a EE UU y que mejoró de modo definitivo la teoría de la inflación poco después de que Guth la propusiera, comentó que el descubrimiento de estas ondas gravitacionales "es la parte de la historia que faltaba". Y añadió, emocionado, en un vídeo de la Universidad de Stanford: "Este es un momento de la comprensión de la naturaleza de tal magnitud...".


La teoría del Big Bang funciona bien y varias sólidas pruebas observacionales la respaldan, pero en realidad, arranca su historia del universo un poco después del principio, un momento a partir del cual explica con éxito la expansión de las galaxias que observó Edwin Hubble en 1929, la formación de los elementos ligeros como el hidrógeno o la radiación de fondo (de cuando el universo tenía 380.000 años) remanente en el cielo, que es el resplandor de la época en que se formaron los primeros átomos.


Pero en su formulación clásica también tiene problemas y esas pegas que soluciona son las que la inflación de Guth, primero, e inmediatamente después de otros físicos que mejoraron la idea inicial o propusieron variaciones de la misma. Las dos principales cuestiones que deja sin respuesta la teoría sin inflación son: ¿por qué el universo es tan homogéneo, tan igual se mire a donde se mire? y ¿por qué tiene la densidad justa? El problema de la homogeneidad significa que el universo es demasiado grande para que los extremos se hayan podido contagiar las propiedades: en el cosmos inicial habría variaciones de temperatura pero no habría dado tiempo a que alcanzaran un equilibrio. Como decía el cosmólogo Daniel Baumann en space.com, el hecho de que partes distantes del universo tuvieran la misma temperatura y densidad sin haber podido estar en contacto es un problema de la teoría del Big Bang sin inflación tan paradójico como que dos tazas de café, muy lejos una de otra y sin posibilidad de haber estado juntas, tengan exactamente la misma temperatura. Con la inflación, las dos tazas son producto de la misma máquina de café hecho al mismo tiempo, y ese crecimiento exponencial del universo en los primeros instantes las separa a velocidad superior a la de la luz (por la expansión del espacio tiempo, no porque nada supere ese límite de velocidad).


El problema de la densidad exacta o de por qué tiene una geometría plana (o casi) es enigmático, porque si al principio hubiera habido un poco más de materia, habría colapsado casi inmediatamente y si hubiera habido un poco menos, la expansión resultante habría impedido la formación de galaxias y estrellas..

.
La inflación soluciona ambos problemas partiendo de que la gravedad, en determinadas condiciones actúa con una fuerza repulsiva, en lugar de atractiva, y utiliza mecanismos clave de la mecánica cuántica. "Partimos de un poquito de universo primitivo, algo muy pequeño, algo que podría ser mil millones de veces más pequeño que un protón, pero que podría tener esa materia gravitatoriamente repulsiva", explicó hace unos años Guth a EL PAÍS. "Entonces empieza a expandirse exponencialmente, duplicándose de tamaño muy rápidamente, por lo menos un centenar de veces. Al final de ese proceso de inflación, todo el universo, o la región del cosmos que evolucionará hasta convertirse en el cosmos observable actual, sería mucho más grande que antes de ese crecimiento tremendo. Aún así no tendría más de un centímetro de diámetro. Y a partir de ese momento, la repulsión gravitatoria deja de actuar y continúa la expansión normal hasta ahora". Todo ello en una fracción mínima de segundo.


Y ese proceso de crecimiento acelerado genera unas vibraciones que acaban siendo en el universo ondas gravitatorias (como pinzamientos del espacio-tiempo que se estiran y encogen) cuya huella han detectado ahora los científicos con el telescopio BICEP2 en la radiación de fondo de microondas.


Como dicha radiación es una forma de luz, muestra todas sus propiedades, incluida la polarización, explica el centro Harvard- Smithsonian. "Nuestro equipo busca un tipo especial de polarización denominado B-modes que representa un patrón de giro o rizo en las orientaciones polarizadas de la antigua luz", explicó Jamie Bock, uno de los científicos del equipo.


Los expertos del prestigioso Instituto de Tecnología de California miembros del BICEP2, explican que "con la inflación, minúsculas fluctuaciones cuánticas del universo inicial se amplificaron enormemente y este proceso creó ondas de densidad que generaron pequeñas diferencias de temperatura en el cielo, puntos de mayor densidad que acabaron condensándose en galaxias y grupos de galaxias; pero la inflación también habría producido ondas gravitacionales primordiales, arrugas en el espacio-tiempo propagándose por el universo". La huella de estas ondas en la radiación de fondo de microondas es lo que han descubierto los científicos de BICEP2, y con una señal más fuerte de lo que muchos esperaban. El equipo ha estado más de tres años analizando los datos para descartar cualquier error, incluido el efecto del polvo de la Vía Láctea, que podría dejar una señal similar, pero que ha sido descartado.


¿Y cuándo fue todo eso? Si se compara la historia del universo con la vida de una persona, la teoría del Big Bang clásica, sin inflación, empieza en el momento en que el niño está en la maternidad, recién nacido. Con la inflación se remonta al estado de embrión", señalaba Guth.


 

Como el Higgs de la cosmología


A.R
Luis Álvarez Gaumé (físico teórico del CERN): "Es uno de los grandes descubrimientos de las últimas décadas, como si fuera el Higgs de la cosmología. La mayoría de las teorías inflacionarias contienen un campo escalar (como el campo del bosón de Higgs) que es necesario para generar la inflación".

Avi Loeb (físico de la Universidad de Harvard): "Estos resultados no solamente son la prueba irrefutable de la inflación cósmica sino que nos informan también del momento de esas expansión rápida del universo y de la potencia del fenómeno".


Álvaro de Rújula (físico teórico del CERN y del Instituo de Física Teórica IFT (UAM-CSIC): "Aunque esté basada en la teoría de la gravedad de Einstein y en la mecánica cuántica —cosas bien comprobadas— la inflación es una hipótesis increíblemente atrevida, un salto gigantesco. Verla adquirir guisos de ser cierta es algo fabuloso".


Juán García Bellido (catedrático de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid): "Este resultado supone ver confirmadas a la vez la teoría de inflación, la detección de ondas gravitacionales y las fluctuaciones cuánticas de los campos en el universo primitivo. Es verdaderamente emocionante y corrobora los esfuerzos que se han desarrollado durante varias décadas de cosmología teórica y observacional. Este descubrimiento y los que le siguen abren una nueva ventana que nos permitirá conocer mucho mejor los detalles de la teoría de inflación".
Jamie Bock (físico del instituto de Tecnología de California, Caltech, y colíder del telescopio Bicep2): "Las implicaciones de esta detección conmocionan. Estamos midiendo una señal que viene del principio de los tiempos".


Enrique Álvarez (catedrático de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid y del IFT): "El anuncio (acompañado de un preprint) por parte del experimento BICEP2 en el Polo Sur del descubrimiento de los llamados modos B primordiales en la radiación de fondo de microondas es de una gran importancia. Estos modos se consideran como la prueba de fuego del modelo del universo inflacionario. Hay que esperar, como siempre, a que el resultado se confirme de manera independiente por otros grupos".

Publicado enInternacional