Diseñan páncreas que ofrece terapia más eficaz para la diabetes tipo 1

 Aumenta la supervivencia celular, la sensibilidad a la glucosa y la secreción oportuna de la insulina

 

Un equipo de investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres, en colaboración con colegas de la Universidad Harvard y la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos, diseñó un páncreas bioartificial mejorado que ofrece la posibilidad de tratamiento más rápido y eficaz para los pacientes de diabetes tipo 1, según publican en la revista Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Más de 40 millones de personas en el mundo padecen diabetes mellitus de tipo 1, enfermedad autoinmune en la que las células beta productoras de insulina del páncreas son destruidas por el sistema inmunitario.

Existen varios métodos de tratamiento nuevos y emergentes para esa afección, como los dispositivos de macroencapsulación (DEM), compartimentos diseñados para albergar y proteger las células secretoras de insulina. Como una armadura, salvaguarda a las células de su interior de los ataques (del sistema inmunitario del huésped) al tiempo que permiten la entrada y salida de nutrientes para que las células sobrevivan.

Pero esos dispositivos tienen varias limitaciones y la ampliación para su uso en humanos ha sido un reto. Ahora los investigadores diseñaron uno mejorado por convección (ceDEM), que puede bañar continuamente las células con los nutrientes que necesitan y mejorar la capacidad de carga celular, al tiempo que aumenta la supervivencia celular, la sensibilidad a la glucosa y la secreción oportuna de insulina. En modelos preclínicos, respondió de forma rápida a los niveles de azúcar en la sangre a los dos días de ser implantado.

Mayor viabilidad

"Gracias a los recientes avances, estamos cada vez más cerca de disponer de una fuente ilimitada de células tipo beta que puedan responder a la glucosa segregando insulina, pero el siguiente reto es introducir esas células en el cuerpo de forma mínimamente invasiva y que tengan una longevidad con una función máxima . Nuestro dispositivo demostró una mayor viabilidad celular y un retraso mínimo tras el trasplante. Es una sólida prueba de concepto preclínica para este sistema".

Los DEM actuales son dependientes de la difusión: los nutrientes se difunden a través de la membrana exterior del dispositivo y sólo un número de células puede recibir nutrientes y oxígeno y, a su vez, secretar insulina, aseguró Jeff Karp, autor correspondiente y doctor e investigador principal y catedrático distinguido de anestesiología clínica, medicina perioperatoria y del dolor.

El ceDEM se diseñó para proporcionar nutrientes por convección a través de un flujo continuo de fluido a las células encapsuladas, lo que permite que múltiples capas de células crezcan y sobrevivan. El prototipo del equipo cuenta con dos cámaras: una de equilibrio (EqC), que recoge los nutrientes del entorno y una celular (CC), que alberga las células protegidas.

La EqC está encerrada en politetrafluoroetileno, membrana semipermeable con poros que permiten la entrada de fluidos, y otra interior adicional que rodea el CC permite el transporte selectivo de nutrientes y protege contra las respuestas inmunitarias.

"El dispositivo ceDEM tiene el potencial de ser un sistema autónomo que no requeriría la recarga y sustitución constantes de los cartuchos de insulina", aseguró Kisuk Yang, autor principal del estudio y ex becario posdoctoral en el Laboratorio Karp y ahora profesor de la Universidad Nacional de Incheon, en Corea del Sur.

Un Coeligena helianthea en el cerro Monserrate, en la capital colombiana. Foto Afp

Un activo sentido del olfato permite a los diminutos colibríes detectar el peligro con antelación suficiente como para evitarlo, según un estudio de la Universidad de California Riverside (UCR).

Se sabe que los buitres tienen un sentido del olfato muy sensible y algunas especies se consideran sabuesos del aire. Esto se debe en parte a sus grandes bulbos olfativos, tejido en el cerebro que controla el olfato.

Sin embargo, los bulbos olfativos de los colibríes son, como el resto de sus cuerpos, extremadamente pequeños. Estudios anteriores no pudieron demostrar que esas aves mostraran preferencia por el olor de las flores que contienen néctar. Además, las polinizadas por aves generalmente no tienen aromas fuertes, a diferencia de aquellas donde el proceso fue hecho por insectos. Debido a estas razones, los científicos no creían que los pájaros tuvieran la capacidad de oler cosas.

Los científicos de la UCR demostraron por primera vez que los colibríes no sólo pueden oler insectos, sino que el sentido del olfato puede ayudarlos a mantenerse fuera de peligro, mientras buscan néctar para comer. En la revista Behavioral Ecology and Sociobiology se publicó un artículo que describe sus experimentos.

Esto es muy emocionante, ya que es la primera demostración clara de colibríes que utilizan su sentido del olfato sólo para tomar decisiones de alimentación y evitar el contacto con insectos potencialmente peligrosos en una flor o comedero, señaló en un comunicado Erin Wilson Rankin, profesora asociada de entomología y coautora del estudio.

Proceso de experimentación

Para sus experimentos, los investigadores permitieron que más de 100 colibríes eligieran entre dos comederos, ya sea agua azucarada sola o más uno de varios químicos cuyo olor indicaba la presencia de un insecto. No hubo diferencias visuales entre los dos alimentadores ofrecidos en cada una de las pruebas.

El trabajo incluyó el aroma depositado en las flores por las abejas europeas, químico de atracción secretado por las hormigas argentinas, y el ácido fórmico, compuesto defensivo producido por algunas hormigas fórmica que se sabe que daña tanto a las aves como a los mamíferos.

Si un ave tiene la piel expuesta en las patas, el ácido fórmico puede causar dolor y si le entra en los ojos, no es agradable, explicó Rankin. También es extremadamente volátil.

Los colibríes evitaron los dos productos químicos derivados de las hormigas, en especial el ácido fórmico. Sin embargo, no tuvieron ninguna reacción al olor de la abeja, que se sabe que disuade a otras de ellas de visitar las flores.

BMW, Mercedes y Volkswagen podrían ir al banquillo por alimentar la crisis climática

Greenpeace Germany y Deutsche Umwelthilfe protagonizarán acciones legales contra el corazón del sector automovilístico alemán. Quieren obligar a la industria a que acelere sus planes para dejar de fabricar motores de combustión interna.

 

Nuevo proyectil legal lanzado al corazón de la industria contaminante, esta vez en Alemania. Las organizaciones ecologistas Greenpeace Germany y Deutsche Umwelthilfe (DUH), junto a activistas de Fridays for Future, han anunciado acciones legales contra el corazón del sector automovilístico del país. El objetivo es conseguir que los fabricantes aceleren sus planes para dejar de fabricar motores de combustión interna y paren de fabricarlos antes de 2030 para descarbonizar las empresas en un 65% en dicho año.

Las organizaciones ecologistas han puesto la mira fija en el segundo mayor constructor de automóviles del planeta, Volkswagen, así como en los otros dos grandes gigantes del sector en el país: BMW y Mercedes-Benz. “Cualquiera que retrase la protección del clima daña a otros y, por lo tanto, actúa ilegalmente”, señalaba la abogada de los demandantes, Roda Verheten.

Los colectivos defensores del clima hacen uso así de una vía que ya les ha dado frutos: en abril el Tribunal Constitucional alemán obligó al Ejecutivo de Angela Merkel ha mejorar su ley climática, declarándola parcialmente inconstitucional, un hecho que se produjo tras la demanda de nueve jóvenes por la que afirmaban que la insuficiente protección del clima viola directamente las libertades y los derechos fundamentales de la ciudadanía. “El derecho civil puede y debe ayudarnos a evitar que las corporaciones destruyan nuestros medios de subsistencia y priven a nuestros hijos y nietos del derecho a un futuro seguro”, continuaba la letrada.

Sin darse por aludidos

Los demandantes denuncian que, a pesar de los compromisos internacionales, el consenso científico y el evidente aumento de fenómenos climáticos extremos, la industria automovilística alemana continúa vendiendo millones de vehículos diésel y gasolina. Los datos que maneja la Unión Europea responsabilizan al sector del transporte de más del 30% de las emisiones de CO2 en la UE. De ellas, un 72% proviene del tráfico rodado.

 “Con nuestras demandas, queremos lograr la salida del motor de combustión interna”, apuntaba  Barbara Metz, de DUH. Son medidas que los ecologistas consideran clave para que Alemania se mantenga dentro de sus compromisos internacionales y cumplir así su parte para que la temperatura global del planeta no supere los 1,5ºC de aumento respecto a los niveles preindustriales.

 “Si bien la gente sufre inundaciones y sequías provocadas por la crisis climática, la industria automotriz, a pesar de su enorme contribución al calentamiento global, parece no verse afectada“, denunciaba Martin Kaiser, director ejecutivo de Greenpeace Alemania. Para el responsable, el fallo del Constitucional alemán “representa un mandato para hacer cumplir de manera rápida y efectiva la protección legal de nuestros medios de vida comunes”.

Frenar los yacimientos

Los gigantes automovilísticos no son los únicos los únicos señalados. Las organizaciones ecologistas alemanas Greenpeace y DUH también emprenderán acciones judiciales contra la petrolera Wintershall Dea, a la que pretenden forzar a que deje de abrir nuevas explotaciones de petróleo y gas para el año 2026. Las organizaciones ecologistas acusan a la multinacional fósil de ser responsable de 80 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero cada año y de tener como objetivo aumentar su producción de combustibles fósiles en un 30 por ciento más durante los próximos dos años.

Precisamente, este lunes la petrolera alemana ha anunciado el hallazgo de una nueva acumulación de gas en el campo de Bergknapp (mar de Noruega) con entre 13 y 56 millones de barriles de petróleo equivalente.

Las cuatro corporaciones que se enfrentan a las acciones legales “contradicen los objetivos climáticos de París”, denuncian los activistas, remarcando que, según la sentencia del Constitucional, esos objetivos serían ilegales”.

Las compañías podrían sufrir el mismo varapalo que Royal Dutch Shell tuvo en mayo en los Países Bajos, cuando un tribunal de La Haya declaró culpable a la petrolera holandesa de la crisis climática, considerándola culpable del 2% de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero a nivel global y obligándola a reducir sus emisiones un 45% en diez años.

6 sep 2021 12:59

Publicado enMedio Ambiente
Tiburones ballena nadan en el tanque de la Corriente Negra en el Acuario Okinawa Churaumi, Japón. La imagen fue captada en 2013. Foto Ap

La organización internacional, además, alerta en torno al peligro que acecha al dragón de Komodo, en Indonesia

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) informó que 37por ciento de todas las especies de tiburones y rayas se encuentran amenazadas de extinción. Además, alertó del peligro que acecha al mayor lagarto del mundo, el dragón de Komodo, en Indonesia.

La sobrepesca, la degradación o desaparición de sus hábitats naturales y el cambio climático están socavando la supervivencia de tiburones y rayas, se indica en la lista roja de la UICN, que desde 1964 cataloga y ausculta la salud de la biodiversidad del planeta.

La lista roja sirve de alerta para los gobiernos responsables de esa riqueza medioambiental, y de guía para las organizaciones no gubernamentales que la defienden.

El dragón o monstruo de Komodo es un saurio que puede llegar a medir 3 metros y pesar 90 kilogramos. Apenas sobreviven unos mil 400 ejemplares en las costas de Indonesia.

Hay más de 440 especies conocidas de tiburones en los océanos y una gran parte ya está en estado crítico. Algunos ejemplares de especies han dejado de ser detectados hace años.

Otra de las especies en la lista roja es el atún, pero ofrece mejores perspectivas.

De las siete especies de atunes más pescadas, las reservas de cuatro aumentan.

El atún rojo pasó directo de especie "en peligro" a "preocupación menor", una mejoría de tres categorías.

Sin embargo, la organización advierte que "numerosas reservas regionales de atún siguen siendo escasas".

Bruce Collette, presidente del grupo especializado en atunes de la UICN, sostuvo: "Estas evaluaciones son la prueba de que la pesca durable funciona, con beneficios enormes a largo plazo".

La lista roja de la UICN actualizó también el número de especies animales y vegetales que clasifica de forma paciente desde hace más de medio siglo.

De las 138 mil 374 especies clasificadas del planeta están amenazadas 38 mil 543, esto es, 28 por ciento.

La proporción en América Latina es similar.

Los científicos de UICN cuentan con nueve categorías para la lista roja: desde las especies a salvo hasta las que están extintas.

En el Congreso Mundial de la Naturaleza de Marsella, los conservacionistas quisieron, sin embargo, dar señales de esperanza, con la creación de un estatus verde, la otra cara de la moneda, las historias de éxito para salvaguardar la biodiversidad.

Su objetivo será "medir la regeneración de las especies, algo que no se ha hecho hasta ahora" y conocer el impacto de los programas de conservación.

Como la lista roja, el estatus verde tiene nueve categorías.

"Impedir la extinción no es suficiente", destacó en rueda de prensa Molly Grace, coordinadora del grupo de trabajo de la UICN.

El estatus verde arranca con 181 especies evaluadas.

Cóndor californiano

El cóndor californiano, por ejemplo, estaba clasificado como "en peligro crítico" desde los años 1990, pero gracias a programas de reintroducción de especies y a una fuerte protección, ya cuenta con 93 ejemplares adultos. Sin esos esfuerzos habría desaparecido del estado salvaje, indicó la experta.

La UICN, que quiere llegar lo antes posible a la catalogación de al menos 160 mil especies, actualiza al menos dos veces al año su Lista, y los países donde se hallan las más amenazadas saben que esos avisos son como "tarjetas rojas" a su política medioambiental.

"Hay mucha preocupación en el sentido de que si una especie baja un escalón, las inversiones se frenarán", admitió Craig Hilton-Taylor, responsable de la lista roja.

Por eso los Estados miembros de la organización internacional quieren ahora que se ponga en marcha el Estatus Verde.

El trabajo de la UICN, organización de científicos más que de activistas, es de largo alcance. Su estructura, con Estados y organizaciones no gubernamentales presentes por igual, en colegios separados, es muy inusual.

Las decisiones se toman por mayoría simple en cada colegio, lo que significa que debe haber consenso para aprobar una recomendación.

De América Latina sólo seis países tienen representación como tales: Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Panamá y Perú. Sin embargo, muchos otros tienen presencia a través de agencias oficiales del medio ambiente.

Desde el viernes, también mediante las organizaciones indígenas, que pasan a tener voz y voto en el congreso. De la veintena de organizaciones de pueblos autóctonos, una quincena proviene de América Latina y el Caribe.

El telescopio James Webb, plegado ya para su lanzamiento, durante las últimas pruebas en la empresa Northrop Grumman en California. — ESA

El observatorio James Webb, que puede resolver la polémica sobre la velocidad de expansión del Universo, inicia este mes el viaje a la base espacial europea.

 

En julio, el telescopio espacial Hubble dio un pequeño susto a sus controladores, algo nada extraño si se tiene en cuenta que lleva trabajando sin descanso en las difíciles condiciones del espacio nada menos que 31 años. La avería, relacionada con la unidad de potencia de un ordenador, se pudo arreglar a distancia y el icónico instrumento, una maravilla de la ingeniería, está funcionando otra vez con normalidad, pero también es normal que pronto deje de hacerlo y su vida haya terminado. Mientras tanto, se acerca, por fin, la fecha de lanzamiento de su sucesor, el James Webb, que es igualmente un proyecto conjunto de Europa, Estados Unidos y Canadá. Será seguramente antes de fin de año, pero aún está por concretar.

Aunque se considere el sucesor del Hubble y lo vaya a explotar el mismo centro científico, el James Webb es muy diferente como instrumento y observará en un rango distinto de frecuencias. Sí que será el nuevo observatorio científico espacial de referencia, diseñado para hallar respuesta a las preguntas más importantes sobre el Universo y hacer grandes descubrimientos en todos los campos de la astronomía, explican las agencias espaciales de estos países. Mientras tanto, está a punto de empezar este mes su último viaje terrestre, en barco. Será desde California, donde se le han realizado las últimas pruebas, a su lugar de lanzamiento en la base espacial europea de la Guyana Francesa, pasando por el canal de Panamá.

La influencia de lo conseguido por el telescopio Hubble se deja sentir en todas las áreas de observación. Precisamente, una de las grandes preguntas respecto a las cuales la comunidad astronómica pone en el telescopio Webb sus esperanzas lleva el mismo nombre que su antecesor, el del ilustre astrónomo Edwin Hubble. Se trata de la constante de Hubble, que mide el ritmo actual de expansión del Universo (fue Hubble quien descubrió que el Universo se expande) y también su edad aproximada, y que tiene a los científicos hechos un lío. La última estimación del valor de esta constante se ha hecho precisamente sobre la base del enorme archivo de datos acumulado de las imágenes de 63 galaxias elípticas gigantes tomadas por la cámara principal del Hubble. El círculo se cierra.

El valor obtenido de la constante es 73,3, que significa que por cada 3,26 millones de años luz de distancia actual el ritmo de crecimiento del espacio se incrementa en 73,3 kilómetros por segundo. Aunque resulte algo difícil de visualizar, así lo explica John Blakeslee, director del equipo que ha publicado la estimación en la revista Astrophysical Journal. Lo importante, sin embargo, ahora no es tanto la visualización sino el hecho de que otras medidas anteriores han dado un mínimo de 67 para la constante y un máximo de 74. Una diferencia demasiado grande como para poder aceptarla sin más. Queda por ver si los dos bandos en que están divididos los especialistas (el de 67 más o menos y el de 74 más o menos) logran unirse gracias a los datos más precisos de la constante que obtenga el James Webb o si aquí pasa algo raro. "En ese punto", dice Blakeslee, "la tensión sobre la constante de Hubble desaparecerá o, como parece más probable, habrá pruebas de una nueva física básica". Es decir, que el Universo puede ser todavía más misterioso de que lo que parece ahora.

Sin embargo, para llegar a este momento queda todavía un largo y complejo proceso por el que el nuevo observatorio espacial llegará a su distante punto de observación (el Lagrange 2), empezará a trabajar. Por lo pronto se está preparando el cohete europeo que lo lanzará, un Ariane 5. Cuando llegue a Kourou, al James Webb se le harán más pruebas y se cargará de combustible. Dos días antes del lanzamiento se trasladará, encima del cohete, a la plataforma.
Se puede decir que el telescopio en sí es verdaderamente internacional porque en su desarrollo y construcción han participado, durante decenas de años en algunos casos, miles de profesionales de 15 países, que esperan el lanzamiento, retrasado en varias ocasiones, con expectación.

Una vez en el espacio y separado del cohete, el James Webb tardará un mes en llegar a su lugar de observación a casi 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol, mientras se despliegan lentamente su gran espejo primario segmentado, el trípode del espejo secundario, el panel solar y el toldo que protegerá los instrumentos del calor del Sol. Una vez en su sitio, faltarán otros seis meses de pruebas antes de que inicie las observaciones este telescopio espacial, el mayor y más potente jamás lanzado. Luego, casi todo es posible, incluidas grandes sorpresas.

06/09/2021 21:26

Por Malen Ruiz de Elvira

Lunes, 06 Septiembre 2021 06:50

El abismo de la autodestrucción

El abismo de la autodestrucción

Si hay algo para lo cual el ser humano ha mostrado gran capacidad, ingenio e innovación, es para la destrucción de sí mismo y, en consecuencia, de su entorno. La gran amenaza de la bomba atómica ha sido sustituida en muy poco tiempo por un amplio espectro de mecanismos que conducen a la catástrofe. En este artículo se enumeran sólo algunos de los más evidentes.

¿Qué ocurrió después de la creación de la bomba atómica? Con el final de la segunda guerra mundial y el inicio de la Guerra Fría, el mundo fue devastado por un descubrimiento terrible y sin precedentes: por primera vez en su historia, el hombre poseía los medios para destruir a toda la humanidad. Filosofía, literatura, arte, política, todo tenía que ver con esta inaudita y nueva realidad. De este modo, más de una generación, incluida la mía, nació y vivió bajo una verdadera espada de Damocles. Como en la película francesa Vite vendute (del año 1953), el homo sapiens debía imaginar su destino semejante al del conductor de camión que transporta una carga de nitroglicerina. Habría bastado un solo bache –en nuestro caso cualquier incidente internacional– para marcar el fin del mundo entero.

El testimonio de Anders

El avión que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, bautizado con el nombre de Enola Gay, se convirtió el símbolo de esta responsabilidad terrible. Como un auténtico aprendiz de brujo, el hombre había perdido la capacidad de controlar los instrumentos que tenía en las manos, empujándose hacia el borde del abismo; un paso más allá, y habría borrado su propio planeta. Para limitarnos a un solo testigo, vale la pena escuchar al filósofo alemán Günther Anders, quien, hacia el año 1956, en el primer volumen del ensayo titulado La obsolescencia del hombre, dedicó una sección entera al tema de la bomba “bajo la cual vivimos amenazados”, o, más concretamente, al tema de “nuestra existencia bajo el signo de la bomba”. Un punto de referencia esencial es la frase de Einstein en un mensaje dirigido a los científicos atómicos italianos: “Al final del callejón se vislumbra cada vez más claramente el espectro de la aniquilación total.”

Para Anders, el hombre se enfrentó a un acontecimiento sin precedentes: hasta ese momento –observa el filósofo– nadie había puesto en duda la certeza de que quienes iban a permanecer e iban estar para siempre, sería el ser humano. Con la bomba, sin embargo, la pregunta acerca de si la humanidad seguirá existiendo o no se tornó alarmante, y ya no nos permitió fingir que no escuchábamos a este monstruo que habita en “nosotros”. Sustituyendo a Dios, el hombre moderno adquirió una potestas annihilationis, es decir, la capacidad de una “reducción a la nada”. Ahora podíamos considerarnos como los amos del Apocalipsis: “El infinito somos nosotros. Esto es tan monstruoso, que todos los acontecimientos ocurridos en la historia parecen de menor importancia [...] Aunque anatómicamente inalterados, somos seres pertenecientes a una nueva especie debido al cambio radical de nuestra posición en el cosmos y ante nosotros mismos; seres que se diferencian del tipo de hombre precedente.” Sin embargo, aunque nos convertimos en los Titanes, seguimos siendo “parvenus cósmicos”, usurpadores del Apocalipsis. En efecto, los hombres que ahora son los dueños del infinito no están a la altura de semejante propiedad: “Nosotros, los seres humanos de hoy, somos los primeros en controlar el Apocalipsis, por eso somos también los primeros en sufrir incesantemente su amenaza [...] Ya no somos mortales como individuos, sino como grupo, cuya existencia está sujeta a la anulación”. En definitiva, con su poder de abolir nuestra especie, “la monstruosidad de la bomba nos mantiene con el aliento en suspenso”.

El nuevo rostro de la catástrofe

Hasta aquí finalizamos con Anders. Pero, volviendo al pobre ciudadano de la segunda postguerra, la desconcertante noción acerca de una nueva incertidumbre constituyó durante décadas el telón de fondo de todo proyecto posible, el presupuesto de cualquier visión del futuro. Después, poco a poco, inadvertidamente, el terrible espectro evocado por Einstein desapareció… Con la caída del Muro de Berlín, las increíbles tonterías de Francis Fukuyama, las laceraciones en los Balcanes, las invasión de Irak, el terrorismo religioso, los conflictos locales y los intentos de crear un Estado islámico entre Medio Oriente y África, todo cambió. La angustia por un mundo amenazado por la destrucción nuclear desapareció por completo.

Sin embargo, esto no alivió en absoluto a los desdichados habitantes de la Tierra, sino que su incertidumbre acerca del futuro, si esto fuera posible, se acrecentó. ¿Cómo? Simplemente el miedo cambió de aspecto, el fantasma de la catástrofe mundial tomó un nuevo rostro: el temor de morir por una guerra, lo sustituyó el riesgo de perecer por desastres naturales; la idea de un suicidio nuclear cambio gradualmente por un suicidio ecológico, y así la bomba atómica se convirtió en climática.

Para resumir el proceso de dicha metamorfosis, y para permanecer dentro del panorama japonés, podríamos decir que pasamos del piloto que libera su dispositivo mortal sobre Hiroshima, al diseñador que planea la creación de la central nuclear de Fukushima. Por lo tanto, es la propia figura del desastre la que cambió de signo y, a la vez, de origen, ya que, a partir del año 2000, el exterminio que tememos como especie ya no se percibe como una consecuencia de nuestras capacidades destructivas, sino de las productivas. Hoy es evidente que el primer enemigo de nuestra supervivencia son las nuevas “armas de producción masiva”.

“El asteroide somos nosotros”

En un reciente debate acerca del Futuro, Andri Snaer Magnason volvió sobre esta cuestión, evocando la caída del asteroide que hace 65 millones de años casi destruyó toda la vida en la tierra, liberando en la atmósfera entre 600 y 1000 millones de toneladas de dióxido de carbono. Pues bien, al hombre le bastarán unos sesenta años para que sus automóviles alcancen los mismos niveles, e incluso, si calculamos el conjunto de todas sus actividades, con unos veinte años será suficiente. Moraleja: “El asteroide somos nosotros.” A esto hay que añadir que el sesenta por ciento de todos los mamíferos en la Tierra es ganado, sobre todo cerdos y bovinos, mientras que el treinta y seis por ciento son seres humanos y sólo el cuatro por ciento son animales salvajes: “Lo que antes era un planeta de innegable diversidad, con fauna y plantas silvestres, ahora se ha convertido en un enorme monocultivo. En lugar de aves en libertad, tenemos pollos enjaulados que superan en volumen a todas las demás aves; en vez de leones, búfalos, elefantes y cebras, tenemos bovinos en confinamiento y cerdos que ni siquiera están en granjas, sino en jaulas”. Conclusión: “Son raros los depredadores dominantes en la naturaleza. Usualmente hay millones de herbívoros desplanzándose, y algunos lobos, leones y tigres que se alimentan de su carne. Ahora somos siete mil millones de seres humanos y todos queremos ser el león, tener nuestro kilo de carne. Nunca antes había ocurrido esto en la Tierra. Y, de hecho, es insostenible a largo plazo.”

Esta es la opinión de Magnason. Para aquellos que quieren sentirse todavía peor, Seaspiracy, el documental de Ali Tabrizi distribuido por Netflix, explica cómo la pesca industrial se ha convertido en un medio de devastación marina (con el “daño colateral” que implica la masacra animales no comestibles) y contaminación (gracias a la enorme cantidad de redes de plástico abandonadas en el agua). Nunca lo vamos a repetir lo suficiente: gases de efecto invernadero, deforestación, falta de control demográfico, ganadería desmedida y, en general, violación del equilibrio ecológico (con constantes derrames petroleros y tragedia pandémica), son productos de un arsenal capitalista que está terminando nuestra existencia en el planeta en lugar de la bomba atómica.

La única salida sería aceptar las evidencias que confirman la imposibilidad de sostener de manera rapaz un desarrollo infinito dentro de un sistema finito. Si, inevitablemente, tarde o temprano se derrumbará el mito del crecimiento ilimitado, ¿por qué no prepararse desde ahora para un decrecimiento paulatino, razonado? En este punto, la depredación comercial, tan característica de nuestra especie, sólo puede continuar si se desvía hacia otros ecosistemas. Bienvenida entonces la explotación turística o minera de Marte y de la Luna, como sugirió Hannah Arendt y que puso en marcha Elon Musk. Siempre y cuando la globalización, que sustituyó a la amenaza nuclear, no ponga en peligro la vida de la Tierra.

Valerio Magrelli - Sunday, 05

Traducción de Roberto Bernal.

Publicado enMedio Ambiente
El astrofísico sostiene: Sigo buscando evidencias sin perder la curiosidad y aprendiendo de otros.

En entrevista, el catedrático de Harvard afirma que la ciencia no debe rechazar dogmáticamente posibles explicaciones debido al estigma social o a las preferencias culturales

 

A sus pocos años de vida, Avi Loeb veía el cielo e intuía que los humanos no estaban solos en el universo. Pero cuando comentaba eso, sentía "frustración" porque a los demás les parecía irrelevante.

Hoy, a los 58 años, sigue siendo un niño que no pierde la curiosidad ni la inocencia; sin embargo, a veces la frustración de antaño vuelve a él cuando sus compañeros de profesión cierran filas para no considerar sus hipótesis sobre la posibilidad de que exista vida extraterrestre.

Aunque sus más de 700 artículos y ocho libros se enfoquen en el nacimiento de las estrellas, los agujeros negros o el futuro del universo, sufrió escarnio mundial tras la publicación de su teoría sobre Oumuamua: objeto inusual que se acercó a la Tierra en 2017 y que, según Loeb, no era de origen conocido; no se trataba de un cometa ni de un meteorito y, posiblemente, era obra de tecnología de una civilización que ya no está en este tiempo.

La mofa hacia él continuó con la publicación del libro Extraterrestre (editado por Planeta), que abunda en el debate de que Oumuamua fuera una vela solar, una boya universal o una chatarra obra de vida inteligente que se topó con nosotros.

"Lo más transformador de la humanidad"

Tras plantear dicha hipótesis, se desató la polémica, porque descubrir que hay vida inteligente más allá de la Tierra podría ser el hecho "más transformador en la historia de la humanidad", considera Loeb, astrónomo, quien además de ser catedrático de posgrado y posdoctoral de la Universidad Harvard en Cambrigde, es fundador y director de la iniciativa Hoyo Negro, director del Instituto de Teoría y Computación del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica y del Consejo de Asesores de la Presidencia de Estados Unidos.

Ahora, tiene junto a otros entusiastas colegas el Proyecto Galileo, cuyo objetivo es hallar objetos inusuales. Pero ni ello le valió para escapar del escarnio y desdén de la comunidad científica respecto de su teoría que, por cierto, se inició para él años atrás con la búsqueda de hidrógeno.

Durante la tormenta mediática que se cernió sobre él, hubo algo que lo animó: "Si respondiendo a las exigencias de los medios logro atraer a la ciencia a un solo niño del mundo, me daré por satisfecho... ¿Qué pasó con la curiosidad e inocencia de cuando éramos pequeños?", expone en su libro Loeb, quien también colaboró con el astrofísico Stephen Hawking.

La pregunta más común para él en los recientes meses ha sido: ¿Estamos solos en el universo? "Probablemente, no. Millones de estrellas han existido en nuestro pasado. Y es muy probable que haya civilizaciones que han estado antes que nosotros desarrollando tecnología. Es como la arqueología, que estudia culturas que ya no están, pero encuentra algo que indica que estuvieron antes que nosotros", sostuvo el científico en entrevista con La Jornada, pretexto de su participación, este día a las 4 de la tarde de manera digital, en el Hay Festival Querétaro.

Cuando presentó Extraterrestre, Avi fue contundente: “Pensar que somos únicos, especiales y privilegiados es arrogante. La postura correcta es ser modesto y decir: ‘No somos nada especial, hay muchas otras culturas por ahí y sólo tenemos que encontrarlas’”.

"Sólo una estructura pasajera"

Se refería a que las posibilidades de hallar vestigios de otras civilizaciones son grandes, pues "somos insignificantes no sólo porque el cosmos es inmenso, sino debido a que nosotros mismos somos muy pequeños; somos sólo una estructura pasajera que viene y va".

El profesor asegura que el primer contacto que podríamos tener con alguna inteligencia extraterrestre no sería "con criaturas biológicas. Lo más probable es que se hallen evidencias de tecnología".

Avi Loeb está convencido de que sus pares en la comunidad científica están tan absortos y han olvidado teorías sobre la vida extraterrestre que han teorizado científicos como Frank Drake, Giuseppe Cocconi, Philip Morison y Enrico Fermi.

Considera: "No sabemos si las condiciones de vida como la nuestra se han reproducido. Aunque los humanos han emitido radioseñales desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, con las de televisión o la de los teléfonos portátiles y demás, es una ventana muy corta de tiempo comparada con la existencia del universo (13 mil 800 millones de años). Si alguna civilización detectara esas señales sería complicado tener una respuesta. Las signos u objetos que hemos hallado, probablemente fueron realizados hace mucho tiempo, pero aún están por ahí".

–¿Por qué la comunidad rehúsa estudiar seriamente objetos anómalos como Oumuamua?

–Uno de los motivos por lo que empujan hacia atrás, es porque prefieren mantener su distancia. Esa parte de la comunidad prefiere no correr riesgos. Cuando mostramos las anomalías de Oumuamua, varios científicos dijeron: ‘Es sólo un objeto inusual’, pero al final resultó ser algo que no habíamos visto nunca. Sugerí que si no lo habíamos visto nunca, entonces su origen podría ser artificial.

"La ciencia no debe rechazar dogmáticamente posibles explicaciones extraterrestres debido al estigma social o las preferencias culturales". Ahora tenemos que "atrevernos a mirar a través de nuevos telescopios", tanto literal como figurativamente.

"Buscar reliquias"

El Proyecto Galileo tiene de inicio un presupuesto modesto de 2 millones de dólares para su funcionamiento, precario monetariamente comparado con el proyecto del descubrimiento de ondas gravitacioneles de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos, en el que se han invertido "millones y millones de dólares y no se ha encontrado nada. Ahora nuestra obligación, y la de la comunidad científica, es buscar reliquias que otras civilizaciones dejaron por ahí".

–¿Tenemos la suficiente tecnología para encontrar signos de vida extraterrestre?

–Vamos en dos direcciones. Una de ellas es encontrar más objetos como Oumuamua con los telescopios y tomar fotografías de alta resolución, interceptar sus trayectorias y ver si son de roca o de alguna tecnología a identificar para definir si se trata de algo de origen terrestre o no.

–¿Está de acuerdo en que el descubrimiento de vida extraterrestre sería el más grande evento en la historia de la humanidad?

–Definitivamente, porque su impacto sería inimaginable.

–¿Estamos preparados para hallar vida más allá de la Tierra?

–No creo. Puedes ver la negativa de parte de la comunidad a ello tras la salida de mi libro. Algunos científicos, básicamente, marcaron su distancia, incluso, recibí ataques sólo por tratar de promover mis teorías.

Privilegio de ser científico

–Cuando somos niños tenemos una mente abierta. ¿Por qué se pierden la curiosidad que, al menos, deben tener los científicos?

–Tengo el privilegio de ser científico, para lo que se debe tener, en mi opinión, curiosidad. Como estudioso es necesario aprender, buscar evidencias y también atreverte... Y eso es lo que hacemos cuando somos pequeños.

–En sus conferencias, ¿algún niño le ha preguntado sobre si existen aliens?

–Sus preguntas me han hecho no rendirme. Me recuerdan no perder la curiosidad y eso me anima, porque no hacen preguntas intelectuales, sino naturales. Cada semana recibo decenas de correos electrónicos en los que la gente me expresa su emoción por las teorías del libro, que tiene la idea de tratar de incitar a un acercamiento hacia la ciencia.

–Gran influencia en su investigación sobre vida extraterrestre es por el estudio de filosofía que su mamá le inculcó. ¿Es necesario abordar el tema de una forma filosófica o, simplemente, ser humildes para aceptarlo?

–Yo no he mostrado evidencias filosóficas, sino científicas. La cuestión se puede resolver científicamente, pero la filosofía es importante, porque te da una perspectiva más amplia. Si no tenemos mente abierta estaremos como en los pasados 40 años: invirtiendo millones de dólares sin encontrar nada. Necesitamos mirar a través de la ventana; ver que no somos los únicos en el barrio universal.

Si los humanos pudieran confirmar la existencia de vida inteligente más allá de la Tierra, Avi Loeb sería "el hombre más feliz de la humanidad... sigo buscando evidencias sin perder la curiosidad y aprendiendo de otros".

 

La contaminación del aire está recortando años de la vida de miles de millones según un informe

El aire contaminado es mucho más mortal que fumar, los accidentes automovilísticos o el VIH/SIDA, siendo el carbón la causa principal.

 

La contaminación del aire está acortando la vida de miles de millones de personas hasta en seis años, según un nuevo informe, lo que la convierte en una causa de muerte mucho mayor que el tabaquismo, los accidentes automovilísticos o el VIH/SIDA .

La quema de carbón es el principal fuente, dijeron los investigadores, y la India es la más afectada, ya que el ciudadano promedio muere seis años antes e incluso hasta 9 años menos. China ha reducido drásticamente la contaminación del aire en los últimos siete años, pero el aire sucio todavía está recortando 2,6 años de la vida útil de sus habitantes.

Más de 480 millones de personas que viven en las vastas franjas del centro, este y norte de la India, incluida la capital, Nueva Delhi, padecen niveles de contaminación significativamente altos, según el informe elaborado por el Instituto de Política Energética de la Universidad de Chicago (EPIC).

La quema de combustibles fósiles está causando la contaminación del aire y la crisis climática. A la crisis climática, también se le está sumando a la contaminación del aire al provocar incendios forestales generando un círculo vicioso provocado por el sistema capitalista.

El equipo dijo que los acontecimientos recientes habían ilustrado los diferentes futuros posibles dependiendo de si los gobiernos actúan o no. Los bloqueos por coronavirus redujeron la contaminación, comparando el Himalaya a algunos habitantes de ciudades indias, mientras que los incendios forestales en el oeste de los EE. UU. causaron una contaminación grave en el otro lado del continente en la ciudad de Nueva York.

"La contaminación del aire es la mayor amenaza externa para la salud humana en el planeta, y eso no está ampliamente reconocido, o no se reconoce con la fuerza que cabría esperar", dijo el profesor Michael Greenstone de la Universidad de Chicago. Greenstone y sus colegas desarrollaron el Índice de calidad de vida del aire (AQLI por sus siglas en inglés), que convierte los niveles de contaminación del aire en su impacto en la esperanza de vida.

El ciudadano global promedio pierde 2,2 años de vida con los niveles actuales de contaminación del aire y, si nada cambia, eso suma 17 mil millones de años perdidos, dijo Greenstone. "¿Qué otra cosa en el planeta está provocando que las personas pierdan 17.000 millones de años de vida?"

“Lo más sorprendente es que hay países grandes donde, efectivamente, una combinación de normas gubernamentales y [sociales] están eligiendo permitir que las personas vivan vidas realmente dramáticamente más cortas y más enfermas”.

El informe estimó la cantidad de años adicionales de vida que ganarían las personas si los niveles de contaminación del aire en su país se redujeran a las pautas de la Organización Mundial de la Salud. En India, la cifra es de 5,9 años; en el norte del país, 480 millones de personas respiran una contaminación que es 10 veces más alta que en cualquier otro lugar del mundo, dijeron los científicos. Reducir la contaminación agregaría 5.4 años en Bangladesh y Nepal , y 3.9 años en Pakistán .

En África central y occidental, los impactos de la contaminación por partículas en la esperanza de vida son comparables a los del VIH/SIDA y la malaria, pero reciben mucha menos atención, según el informe. Por ejemplo, la persona promedio en el delta del Níger puede perder casi seis años de vida, con 3.4 años perdidos por el nigeriano promedio.

China inició una "guerra contra la contaminación" en 2013 y ha reducido los niveles en un 29%. Esto está agregando un promedio de 1,5 años a las vidas, asumiendo que los recortes se mantengan, dijeron los científicos, y muestra que es posible un cambio radical.

“El carbón es la fuente del problema en la mayor parte del mundo”, dijo Greenstone. "Si estos costos [de salud] estuvieran integrados en los precios, el carbón no sería competitivo en casi todas las partes del mundo".

El gas fósil es significativamente menos contaminante que el carbón y Japón dijo en junio que ofrecería US$ 10 mil millones en ayuda para proyectos de descarbonización de energía en el sudeste asiático, incluidas las centrales eléctricas de gas. Pero la quema de gas todavía impulsa el calentamiento global y Christiana Figueres, exjefe de clima de la ONU, dijo el domingo: “Seamos claros, el gas no es una alternativa al carbón y tampoco es un combustible de transición. Las inversiones en gas nuevo deben detenerse de inmediato si se quiere alcanzar la neutralidad de carbono para 2050".

El informe AQLI se basa en una investigación que compara las tasas de mortalidad de las personas que viven en lugares menos contaminados que otros, siendo los problemas cardíacos y pulmonares la principal fuente de muertes prematuras. El análisis se basa en la contaminación por partículas pequeñas, pero es probable que incluya los efectos de otros contaminantes del aire, ya que todos tienden a ser altos en los mismos lugares. Las estimaciones de la contaminación del aire en todo el mundo se obtuvieron a partir de datos satelitales a una resolución de 3.7 millas (6 km).

El sistema capitalista se revela cada vez más predatorio destruyendo los biomas y convirtiendo el aire en un asesino silencioso que afectan la vida millones de personas en el mundo.

Miércoles 1ro de septiembre

Con información de The Guardian y Al Jazeera.

Publicado enMedio Ambiente
Jueves, 02 Septiembre 2021 05:48

Los matices del perdón

Los matices del perdón

Entrevista al psicoanalista Alberto César Cabral

Una mirada psicoanalítica sobre el perdón, sus límites, la culpa y el arrepentimiento.

El perdón estuvo vinculado históricamente a un sentido religioso. Pero también con una posición ética respecto de quien tiene la "autoridad moral" para perdonar y quien tiene la suficiente conciencia ética como para arrepentirse. ¿El perdón es acaso la respuesta más apropiada ante las ofensas o los daños que nos infringe un otro? ¿Qué tiene para decir el psicoanálisis al respecto? Muchos de estos interrogantes son los que trabaja el psicoanalista Alberto César Cabral en su libro El perdón y sus límites. Una aproximación psicoanalítica (Teseo). Cabral es miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina y exdirector del Instituto "Ángel Garma". También autor de Cuestiones en psicoanálisis, entre otros libros.

¿Qué diferencia existe entre el uso cotidiano del término "perdón" y de su concepción psicoanalítica? Cabral señala que hay un uso cotidiano que no ha roto plenamente sus adherencias de origen con el sentido religioso. "Hoy está aceptado que el perdón no existió en todas las épocas ni en todas las culturas. Roma y Grecia no tenían idea de lo que era el perdón como lo entendemos actualmente. Y es claro que las religiones monoteístas tuvieron mucho que ver con modelar las primeras nociones que estuvieron ligadas a la idea del perdón", plantea Cabral. El autor entiende que en los últimos tres siglos se produjo un proceso de secularización progresiva de la noción de perdón que lo fue despojando de sus connotaciones religiosas.

"No hay 'una' concepción psicoanalítica del perdón. Es una cuestión polémica, también entre los analistas. Hay colegas que, a mi modo de ver, reciclan concepciones religiosas del perdón. Lo consideran una 'virtud moral': la decisión de 'no perdonar', entonces, constituiría el testimonio de una elaboración no adecuada del rencor y el odio. Es claro que de ahí se desprende una concepción de la cura que debería desembocar inevitablemente en el perdón, y que lo convierte en objeto de una prescripción, sostenida por la autoridad del analista", señala Cabral. "La aproximación filosófica, ética e incluso la jurídica pecan en muchos momentos de cierto voluntarismo, como si se tratara exclusivamente de la buena voluntad de la víctima, del potencial y de la disposición de amor de la que sería portador como si bastara eso para definir si un agravio, una ofensa pueden o no ser perdonados", agrega.

--¿Qué lugar ocupa la culpa en el perdón de acuerdo a la mirada psicoanalítica?

--Lo podemos pensar en la dupla que forman el victimario y la víctima. Los autores anglosajones hablan del perpetrador y suena impactante. Respecto del ofensor y la víctima, la culpa está del lado del perpetrador, en una mirada convencional, de aquel que cometió la falta sobre el otro. Respecto del perpetrador también se supone que hay un goce también porque hay algo del orden del regodeo de la propia culpabilidad que, en algún punto, exime al sujeto de la posibilidad que le cabe en ver si puede o no enmendar aquello que protagonizó. Si no es así, la posición de culpa, el registro de la culpa por parte del perpetrador puede ser un primer paso en un proceso subjetivo de arrepentimiento, que cuando es realmente eficaz, en realidad lo que supone es un cambio de posición subjetiva por parte del perpetrador de dirigir una mirada distinta sobre el acto que protagonizó sobre la víctima.

--Ya que trae el tema de víctima y victimario y del arrepentimiento, ¿desde qué aspecto del psicoanálisis se puede pensar el pedido de perdón sin arrepentimiento, como muchas veces sucede en la violencia de género, por ejemplo?

--Una escucha psicoanalítica permite discriminar cuánto hay de lo que algunos autores serios y rigurosos del campo de la filosofía y de la ética recortan con mucha claridad descriptivamente del momento del arrepentimiento como un preliminar lógico en el trabajo del perdón. Pero no alcanzan porque son las limitaciones del propio discurso. Así como el discurso psicoanalítico tiene sus límites, lo tienen también otros discursos. El discurso filosófico, el ético, el religioso no alcanzan a dar cuenta, más allá del plano descriptivo, qué es lo que lo que supone lo que ellos llaman un “arrepentimiento genuino”. Entonces, hablan, por ejemplo, de un cambio de corazón, de un renacer del victimario, de una renacer en el amor. Es decir, una serie de frases que, a mi modo de ver, encubren una dificultad para contar con herramientas más rigurosas que permitan dar cuenta de cuándo, por ejemplo, un arrepentimiento es voluntarista, cuándo es hipócrita, cuándo transmite lo que llamamos coloquialmente "lágrimas de cocodrilo" y cuándo, en realidad, el discurso de arrepentimiento por parte del perpetrador tiene una condición de franqueza que logra provocar también en la víctima un cambio de posición subjetiva.

--¿Perdonar implica una renuncia desde el punto de vista subjetivo?

--Sí, y esto no es patrimonio exclusivo de una mirada psicoanalítica. Se acepta en otros ámbitos --y los analistas lo tomamos-- que efectivamente el perdón supone una renuncia por parte de la víctima al deseo de venganza, pero también a los resabios de odio subsistente a la conducta del perpetrador, pero no por una cuestión de buena voluntad sino porque existe en la víctima una voluntad genuina de relanzar el vínculo que fue puesto en jaque en su continuidad por la ofensa perpetrada. Si la posición subjetiva de quien perdona está sostenida en una represión del rencor hacia el victimario, el perdón tendrá un carácter precario, frágil, expuesto a los inevitables retornos de la hostilidad reprimida. Si el trabajo elaborativo desemboca en cambio en un "deseo decidido" (Lacan) de relanzar el vínculo que el accionar del perpetrador puso en jaque (a despecho del rencor subsistente), se abre la posibilidad de un perdón "genuino", no neurótico. En ese sentido, el perdón supone un movimiento más elaborado que las meras disculpas. Cuando uno acepta las disculpas de otro renuncia a la venganza sobre el otro (cuando la aceptación de la disculpa es genuina), pero no necesariamente quien acepta las disculpas de otro está interesado en relanzar el vínculo amoroso, fraterno, amistoso que lo unía previamente con el perpetrador. Están las disculpas, pero se puede no apostar a relanzar el vínculo y mantener las cosas en una suerte de coexistencia pacífica.

--Yendo un poco al título del libro, ¿hay un límite para perdonar? ¿De qué depende?

--Hay una categoría que tiene que ver con lo imperdonable que para mí fue la puerta de entrada a esta problemática porque en la clínica uno puede apreciar con bastante nitidez y con mucha frecuencia que rupturas vinculares precipitadas por situaciones vividas como daños generados por un otro con el que se estaba en relación generan algo del orden de una experiencia subjetiva de que el otro atravesó cierto límite y franqueó cierta barrera. Y en ese punto generan un odio, un rencor que es resistente a los intentos de elaboración del daño sufrido. En otros casos, no, uno puede registrar que el curso del trabajo analítico permite una elaboración de lo que inicialmente se vivió como un daño sufrible y como producto de esa elaboración, la víctima se puede ubicar inicialmente en una posición de "yo a éste no lo perdono, esto fue imperdonable", y puede modificar su posición subjetiva. Esto es algo que para una analista es imposible de ponderar a priori. Es al cabo de intentar procesar analíticamente, elaborativamente el daño sufrido, que se puede llegar o no a acercar a un núcleo de imperdonable. 

01/09/2021

Publicado enSociedad
El tanque del acuario estaba destinado exclusivamente a ejemplares femeninos. La madre había estado casi 10 años viviendo ahí con otra hembra. Foto: Enrico Spanu/REDA&CO/Universal Images Group via Getty Images

Aunque en el acuario sólo había dos hembras desde hace 10 años, la vida se abrió camino y una cría de tiburón sorprendió a sus cuidadores. Nadie se imaginó que una de las hembras en el tanque estuviera embarazada. No había manera. Por el contrario, con una ausencia absoluta de ejemplares machos, un proceso de gestación exitoso era improbable. Sin embargo, el ‘nacimiento virginal’ de un tiburón en el Acquario di Cala Gonone en Cerdeña, Italia, vino a romper cualquier escrúpulo de los cuidadores y biólogos encargados de su cuidado.

El tanque del acuario estaba destinado exclusivamente a ejemplares femeninos. La madre había estado casi 10 años viviendo ahí con otra hembra, según los medios italianos. Sin embargo, tuvo un bebé sin tener una sola interacción con un macho. La nueva cría fue llamada Ispera, que se traduce, literalmente, como esperanza en italiano.

Los médicos veterinarios que atendieron el caso aseguran que es la primera ocasión en la que un tiburón nace de esta manera en cautiverio. Podría tratarse, según la cobertura de Science Alert, de un proceso conocido como partenogénesis. En estos casos, el óvulo se convierte en un embrión sin la necesidad de ser fertilizado por un espermatozoide.

El fenómeno se ha observado antes en al menos 80 especies de vertebrados, pero nunca en este tipo de tiburón. Aunque se tiene conocimiento de que al menos 15 tiburones lo han logrado en diferentes partes del mundo, es un proceso difícil de documentar en la naturaleza, según dijo Demian Chapman, director del programa de conservación marina en el Mote Marine Laboratory & Aquarium in Florida.

Un último recurso

Según Chapman, éste es el último recurso que algunas hembras utilizan cuando han pasado un periodo largo de tiempo sin interactuar con un macho. Podría ser, según el experto, que los genes de la madre se hayan mezclado para generar un ejemplar similar a ella misma. Sin embargo, no se trata de crear clones exactos, sino descendencia sana y apta para sobrevivir.

Christine Dudgeon, de la Universidad de Queensland en Australia, describió el proceso como sigue para Live Science:

“En lugar de combinarse con un espermatozoide para formar un embrión, [el óvulo] se combina con otra célula que se produce al mismo tiempo que el óvulo y tiene el adn complementario”, dijo.

Por esta razón, se considera que la partenogénesis es una forma de endogamia. Como resultado, la diversidad genética de las crías se reduce dramáticamente. Hasta ahora, se sabe que los biólogos marinos del acuario italiano enviaron las muestras recolectadas de Ispera a un laboratorio local. Sólo entonces podremos confirmar que llegó al mundo mediante este proceso poco común, como un último recurso de su madre para dejar descendencia en Cerdeña.

30 agosto 2021