Lunes, 16 Agosto 2021 06:28

Paredes que comunican

Escrito por Iñaki Chaves
Valora este artículo
(0 votos)
Portada, contraportada y solapa del libroPortada, contraportada y solapa del libro

El libro Paredes que comunican. Las pintadas como expresión ciudadana ha sido publicado en Colombia por la editorial Desde Abajo con el auspicio de FES Comunicación.

 

El texto ha tenido su lanzamiento oficial el viernes 6 de agosto en el parque Bicentenario en una típica tarde bogotana, con ese cielo que siempre nos sorprende y pasa de azul intenso a gris bucólico, amenazada por la persistente lluvia garciamarquiana y en la que, además, la ciudad cumplía el 483 aniversario de su fundación.

También ha sido presentado el lunes 9 en “La valija de fuego”, una particular y emergente librería-café-editorial que quiere ser un espacio para la tertulia con los libros como alimento esencial.

Las expresiones ciudadanas a través de las pintadas

El volumen se conforma alrededor de esas manifestaciones plasmadas en los muros que recogen las otras narraciones, las que están al margen de la historia oficial, y en el que han participado tanto artistas que las realizan como quienes se dedican a documentarlas y pensarlas.

Coordinado y editado por Iñaki Chaves y publicado por FES Comunicación y ediciones desde abajo, el libro reúne reflexiones en torno a todas esas expresiones englobadas bajo el término pintadas y que comprende los grafitis, los esténciles, las pegatinas y demás técnicas para decir públicamente en las paredes los sentires de personas y colectivos que no se sienten representadas en otros medios.

Un grupo de unas cuarenta personas, entre las que se encontraban algunas de las participantes en el libro como Omar Rincón, Andrés Gaitán, Keshava, Johanna Ramírez, Carlos Novoa o DJLu / Juegasiempre, estuvieron presentes en un evento en el que se invitó a los asistentes a que plasmaran su pintada en los paneles blancos de cartón corrugado instalados al efecto y cuyos resultados, junto a una imagen seleccionada de cada uno de los capítulos del libro, quedarán expuestos en la galería del túnel de san Diego de la capital colombiana.

El libro no pretende ocupar y derribar paredes, sino hacer que los textos y dibujos de esos mismos muros queden reflejados para gritar con ellos, para que tengan, además de en las bibliotecas, un lugar en el imaginario y un espacio en la memoria que nos permita recordar que las paredes comunican, que la comunicación, igual que la belleza, está en las calles y en las gentes que las viven y las pintan.

En unos tiempos en los que, desde el pasado 28 de abril, numerosos colectivos de la sociedad colombiana se han tomado las calles y las paredes para expresar su descontento con sus gobernantes y el sistema político que los rige, presentar un libro que aborda una parte de esas expresiones plasmadas en los muros es una tarea que complementa las múltiples actividades que están demandando libertad, derechos y justicia social para una mayoría de población que se siente excluida.

Se trata de poner en valor las pintadas, su papel como mecanismo de participación política en el espacio público y a las gentes que las practican y que las piensan como parte de una ciudadanía comprometida y activa. Ciudadanía cívica y no vandálica, política y no violenta, artística y crítica.

Tal como está escrito en la presentación “Las pintadas y sus artistas forman parte de la representación de la comunicación ciudadana en el teatro del mundo. Ese escenario del que todas y todos formamos parte y en el que debemos actuar y ser protagonistas de las necesarias transformaciones de la sociedad con nuestras narraciones y expresiones. En este caso pintando los muros para que hablen”.

Alguien que se dedicaba a pintar era Diego Felipe Becerra, un joven estudiante y grafitero de 16 años que fue asesinado por un policía y de cuya muerte se cumplen diez años en este mes. Conocido como Trípido, sus armas eran los aerosoles con los que pintaba los muros de su ciudad. Como dijera Norman Mailer “En un acto criminal siempre hay arte, pero los grafiteros están en el extremo opuesto de los criminales porque viven todas las fases del crimen para cometer un acto artístico”.

Se hace necesario reivindicar a todas las personas que se dedican, por afición, por amor al arte o para demandar justicia, a llenar de color los grises muros con sus pintadas de ilusiones, quejas, sueños, inconformidades o esperanzas.

Las pintadas son la manera de referenciarse ante la sociedad de personas y colectivos muchas veces ignorados, excluidos o señalados. Expresiones que forman parte de la representación de la comunicación ciudadana en ese escenario del mundo del que todas y todos formamos parte y en el que debemos actuar y ser protagonistas de las necesarias transformaciones de la sociedad con nuestras narraciones.

Paredes que comunican es un libro dedicado a “la memoria de todas las personas que a lo largo de la historia se han jugado la vida por expresarse libremente por cualquier medio y soporte en el espacio público”.

Publicado en Mundo Obrero el 13 de agosto de 2021

 

Información adicional

  • Autor:Iñaki Chaves
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Paterasalsur
Visto 254 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.