Contra el imperialismo internacional del dinero

Francisco llamó a los dirigentes populares a meterse “en política con mayúscula” y a “refundar” las democracias en crisis.

 

El papa Francisco aprovechó ayer el cierre del Tercer Encuentro Mundial de Movimientos Populares celebrado en el Vaticano y promovido por la Santa Sede, para reafirmar su propuesta de las “Tres T”, “techo, tierra y trabajo para todos”, y para denunciar que “el dinero gobierna” el mundo “con el látigo del miedo, de la inequidad, de la violencia económica, social, cultural y militar que engendra más y más violencia en un espiral descendente que parece no acabar jamás”. También animó a los movimientos populares a que “no tengan miedo de meterse en las grandes discusiones, en política con mayúscula” y los llamó a “revitalizar” y a “refundar” las democracias que “pasan por una verdadera crisis”. A los dirigentes de estos movimientos volvió a llamarlos “poetas sociales” como había hecho un año atrás en Bolivia.


Hablando ante aproximadamente cinco mil personas provenientes de más de 60 países, el Papa sostuvo que existe “un terrorismo de base que emana del control global del dinero sobre la tierra y atenta contra la humanidad entera”. Según el análisis del pontífice católico “de ese terrorismo básico se alimentan los terrorismos derivados como el narcoterrorismo, el terrorismo de Estado y lo que erróneamente algunos llaman el terrorismo étnico o religioso” que, según Francisco, no existe porque “ningún pueblo, ninguna religión es terrorista”.


Del encuentro en Roma participaron dirigentes sociales, indígenas, obreros, cartoneros y campesinos, la gran mayoría de ellos no católicos, de la misma manera que había ocurrido en julio del año anterior en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. En la sala de audiencias Paulo VI, donde el Papa habló aproximadamente 50 minutos para pronunciar un discurso que parece haber surgido exclusivamente de su puño y letra, también estaba el ex presidente uruguayo José Mujica, a quien Francisco saludó especialmente al comienzo para luego parafrasear una frase suya resaltando la necesidad de la austeridad para quienes trabajan en política. Otro de los asistentes fue Juan Grabois, de la Confederación de la Economía Popular y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) de Argentina, junto a otros dirigentes sociales del país que viajaron especialmente al Vaticano para la ocasión.


Apoyándose en el magisterio de sus antecesores Paulo VI y Pío XII, el Papa insistió en la existencia de una “dictadura” a la que llamó “imperialismo internacional del dinero” y “una nueva forma abusiva de dictadura económica en el campo social, cultural e incluso político”. Pero advirtió Francisco que “ninguna tiranía se sostiene sin explotar nuestros miedos”, y señaló que “al miedo se lo alimenta, se lo manipula” porque “el miedo, además de ser un buen negocio para los mercaderes de armas y de muerte, nos debilita, nos desequilibra, destruye nuestras defensas psicológicas y espirituales, nos anestesia frente al sufrimiento ajeno y al final nos hace crueles”. Dijo también que “cuando escuchamos que se festeja la muerte de un joven que tal vez erró el camino, cuando vemos que se prefiere la guerra a la paz, cuando vemos que se generaliza la xenofobia, cuando constatamos que ganan terreno las propuestas intolerantes; detrás de esa crueldad que parece masificarse, está el frío que es alimento del miedo”.


Al referirse a la democracia como sistema, el Papa sostuvo que “la brecha entre los pueblos y nuestras formas actuales de democracia se agranda cada vez más como consecuencia del enorme poder de los grupos económicos y mediáticos que parecieran dominarlas” y utilizó la referencia para volver a insistir a los dirigentes de los movimientos populares que no se dejen “encorsetar” en las políticas sociales, sino que se animan a cuestionar la política económica y la “política con mayúscula”.


Hubo también una crítica directa para “las políticas sociales concebidas como una política hacia los pobres pero nunca con los pobres, nunca de los pobres y mucho menos inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos” por considerar que se trata de “un volquete maquillado para contener el descarte del sistema”.


Al elogiar la labor de “los pobres organizados”, el Papa dijo también que “no me extraña que a ustedes también a veces los vigilen o los persigan y tampoco me extraña que a los soberbios no les interese lo que ustedes digan”. Y dijo que las “3 T” es un “proyecto-puente de los pueblos frente a proyecto-muro del dinero”.


Retomó también Francisco en su discurso la problemática de emigrantes, refugiados y desplazados, considerada por el Papa como una “tragedia”, cuestión que había sido abordada durante las deliberaciones del congreso. Se preguntó Bergoglio “¿qué le pasa al mundo de hoy que, cuando se produce la bancarrota de un banco, de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad no hay casi ni una milésima parte para salvar a estos hermanos que sufren tanto?”. Le pidió a los presentes que ejerciten su solidaridad con los desplazados y migrantes excluidos esperando que “algunos Estados y organismos internacionales abran los ojos y adopten las medidas adecuadas para acoger e integrar plenamente a todos los que, por una u otra circunstancia, buscan refugio lejos de su hogar”.


Y reiteró lo que había afirmado en Bolivia el año pasado, al señalar que “el futuro de la humanidad no está únicamente en manos de los grandes dirigentes, las grandes potencias y las élites. Está fundamentalmente en manos de los pueblos, en su capacidad de organizarse y también en sus manos que riegan con humildad y convicción este proceso de cambio”.


El Papa pidió también a los dirigentes de movimientos populares que no se dejen tentar por la corrupción. “Es justo decir que hay una corrupción naturalizada en algunos ámbitos de la vida económica, en particular en la actividad financiera, y que tiene menos prensa que la corrupción directamente ligada al ámbito político y social”. También, agregó, “es justo decir que muchas veces se manipulan los casos de corrupción con malas intenciones”. Pero, dijo el Papa, “es justo aclarar que quienes han optado por una vida de servicio tienen una obligación adicional que se suma a la honestidad con la que cualquier persona debe actuar en la vida. La vara es muy alta: hay que vivir la vocación de servir con un fuerte sentido de austeridad y humildad”. Porque “la corrupción, la soberbia, el exhibicionismo de los dirigentes aumenta el descreimiento colectivo, la sensación de desamparo y retroalimenta el mecanismo del miedo que sostiene este sistema inicuo”, subrayó el pontífice.


Conocedor de que su audiencia estaba conformada por mayoría de no católicos, Francisco modificó en parte su ya tradicional pedido de despedida “recen por mí”. “Les pido por favor recen por mi -dijo- y a los que no puedan rezar, ya saben, piénsenme bien y mándenme buena onda”, remató.

Publicado enInternacional
Domingo, 30 Octubre 2016 05:53

Amy, mucho más que una figura trágica

Amy, mucho más que una figura trágica

Cuando se cumplen diez años de la publicación de ‘Back to Black’ y cinco de su prematuro fallecimiento, repasamos la importancia de una artista irrepetible como Amy Winehouse.



El 4 de octubre de 2006 aparecía en el mercado el álbum Back to Black, el retorno discográfico de la joven cantante y compositora británica Amy Winehouse. Uno de esos trabajos llamados a trascender géneros musicales y a situar a la artista en el lugar que merecía, al nivel de las grandes damas del jazz y del soul. De las Etta James, Sarah Vaughan o Billie Holliday. Pero, como les había ocurrido –con matices– a todas ellas, su trayectoria iría indisolublemente unida al drama. Como explica la periodista musical Patricia Godes a Diagonal, “las historias de los grandes mitos de la herstory, de las protagonistas musicales femeninas, son trágicas. En el rock y en el jazz son siempre más trágicas las figuras femeninas, y se les glorifica por la tragedia”. En cierta medida, reconoce Godes, el mito creado en torno a Amy contribuyó a devorar a la persona que creaba aquellas intensas canciones que pasaron a formar parte del imaginario popular. “Hay un cierto sadismo, como con Kurt Cobain, Janis Joplin o Sid Vicious, de refocilarse en la muerte, en la desgracia, en el drama. Ya se veía que Amy iba a acabar mal. Ya se veía que Amy era una figura trágica y que se había convertido en un mito descomunal, y no valorado por su buen hacer musical, por la gracia de sus canciones, por su extraña y novedosa técnica musical, su manera de interpretar tan peculiar, sino por las noticias contradictorias, dramáticas”.

 

Genuina


Más allá del drama y de la mitificación con él relacionada, Amy tenía una forma genuina de sentir, crear, hacer y transmitir. Y ésta es una afirmación con la que coincide Errukine Olaziregi, vocalista de Amythology, una formación madrileña creada hace unos meses con el propósito de honrar el legado de la británica. “Ojalá la industria apostara siempre por gente con un talento como el que tenía Amy, y los medios ayudarían a que el gran público empezara a consumir música como la que hacía ella. Otra cosa es que el star system y todas las tonterías que rodean a una artista de semejante éxito, la acaben asfixiando e impidiéndole llevar una vida normal, terminando por convertirla en un personaje, y, si se tiene tan fatal desenlace, en un mito. Pero esto no le resta ni un poquito de calidad a una de las, en mi opinión, artistas imprescindibles de los últimos años”.

Abunda en esa idea Aurora García, vocalista de una banda que se sumerge, con criterio propio, en las profundidades de la música de raíz afroamericana, Aurora & the Betrayers. “El talento y la personalidad vocal de Amy son innegables, por no hablar de su magnetismo como artista a todos los niveles. Sus letras son muy muy buenas y ves verdad a través de lo que canta”. Susana Ruiz, activista y vocalista más conocida en el circuito de salas madrileño como Funkwoman, considera que es en esa autenticidad, en ese marchamo de realidad vivida, donde radicaba aquello que la hacía digna de encomio: “Lo que su voz esconde y su manera genuina y auténtica de vivir, pese al tormento de drogas y alcohol al que estaba sometida. Su autenticidad como ser humano. Eligió destruirse y me parece tan lícito como no hacerlo”. Olaziregi suma su voz a la de sus dos compañeras de profesión: “Me atrevería a decir que Janis, Etta y Billie son tres de mis cinco artistas favoritas –Amy también está en ese grupo–, por ser tan de verdad, pero en el caso de Amy me admira que además escribiera tanto y de una manera tan personal y verdadera. Habiéndose muerto tan joven, hizo tanto... No me puedo ni imaginar cómo hubiera sido su carrera de no haberse ido tan pronto”.


‘Revival’ del soul


Back to Black, su esperado segundo trabajo tras un esperanzador debut con Frank (2003), tuvo el acierto de ser publicado en un momento en el que la industria musical –muy hábil en este movimiento estratégico– comenzaba a fijar de nuevo su foco en el denominado “revival” del soul, abriendo la espita para que artistas como Eli ‘Paperboy’ Reed, James Hunter o Joss Stone –por mencionar sólo algunos de los nombres más relevantes– se colaran en radios y festivales, pudiendo así gozar de un cierto reconocimiento social que alcanza hasta la actualidad. Sin embargo, en palabras de Godes, “ella tenía su propia personalidad: no era una más detrás de Mary Wilson, de Tracey Ullman, etc. Creo que el disco llamó la atención primero por la imagen, por la excelente campaña de promoción, y después porque tocaban los Dap Kings y tenía un sonido raunchy muy chulo”.

El término raunchy podría definirse como ese sonido impuro, crudo, orgánico, imperfecto pero creíble, en el que el equipo involucrado tuvo bastante que ver con el resultado, si nos atenemos, una vez más, a las palabras de García. “Las canciones de ese disco son muy buenas y producidas de una manera magistral. Mark Ronson supo ver cómo hacer brillar al máximo estas canciones, desde contar con los Dap Kings como banda hasta el tratamiento del sonido”.

Los neoyorquinos The Dap Kings, con su director musical Binky Griptite a la cabeza, fueron la banda seleccionada tanto para registrar aquel álbum, como para defender el repertorio en directo. En la actualidad siguen siendo los abanderados del “soul revival” a escala mundial, ejerciendo como banda de estudio del sello Daptone y de directo que acompaña a vocalistas como Sharon Jones o Saun&Starr. Ruiz ¬zanja la cuestión sobre la vigencia de este género tan popular en las décadas de los 50 y 60: “Creo que el sonido soul es algo que jamás pasará de moda, y, desde luego, la producción perfectamente mezclada con la calidad extrema de su voz, han hecho que ese disco sea un súper ventas. Es como estar en el sitio exacto en el momento perfecto”.

Si Amy fue una artista que trascendió con mucho el alcance de este resurgimiento del soul, entonces cabe preguntarse qué es lo que la hacía tan apetecible para el gran público. ¿Podría achacarse a saber adaptar a la actualidad su background musical, como insinúa Olaziregi? “En lo musical, creo que es fundamental el hecho de que fuera una melómana apasionada por el jazz, el ska y el rocksteady clásico, pero fiel al tiempo en el que vivía, atravesada por sonidos de su tiempo, como el hip hop. Yo creo que ahí radica su aportación”.

¿Podría deberse a la magia que desprendía, como apunta García? “Creo que es genuina por su manera de concebir la música, por la música que ha escuchado y la manera en que la ha filtrado, pero, sobre todo, porque la magia no se compra, y ella y su voz la tenían. Era auténtica y consecuente con su manera de ver la música”.

¿O, influían, además los aspectos extra-musicales, como complementa en su apreciación Godes? “Amy es muy importante porque el drama de su vida le hizo saltar del mundo de la música al mundo de los cotilleos, a los tabloids, a la prensa amarilla británica. En unos tiempos en los que la música iba para abajo, las ventas iban para abajo, de lugares comunes, de repetición de tópicos, ella consiguió llegar al público mayoritario”.

Sea como fuere, afirma García, “Amy Winehouse ha sido una de las artistas más magnéticas que ha habido en mucho tiempo. Pocos artistas llegan a tanto público hoy en día con un disco. Creo que Back to Black es uno de esos grandes discos atemporales que no envejecerá con los años como mucha música que se hace hoy en día”.

 



La fundación de Amy


Coincidiendo con el que habría sido el 28º cumpleaños de Amy, en septiembre de 2011 se puso en marcha la fundación que lleva su nombre con el fin de prevenir un mal uso y/o abuso del alcohol y las drogas entre los jóvenes dentro y fuera del Reino Unido. La fundación trabaja fundamentalmente en tres áreas concretas: a) apoyar a jóvenes desfavorecidos a desarrollar su potencial de forma íntegra, b) apoyar a aquellos jóvenes que son más vulnerables o tienen un elevado riesgo de hacer un mal uso de estas sustancias, y c) educar e informar acerca de las consecuencias del abuso en el consumo del alcohol y las drogas.

 

 

Publicado enCultura
Miércoles, 26 Octubre 2016 06:09

Renta básica: una propuesta para el siglo XXI

Renta básica: una propuesta para el siglo XXI

En los últimos años se ha venido discutiendo la renta básica, una radical propuesta de reforma económica y social que merece un análisis cuidadoso. Se trata de un esquema que corta transversalmente varios temas cruciales: distribución del ingreso, empleo, política fiscal, seguridad social, pobreza y salarios. Es quizás la propuesta de reforma más importante desde que apareció en la escena el estado de bienestar social.

La renta básica es definida por la Red Renta Básica como un ingreso pagado por el Estado, como derecho de ciudadanía, a cada miembro de pleno derecho o residente de la sociedad, incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, independientemente de si es rico o pobre y sin importar con quien conviva. Es decir, la renta básica (RB) se paga sin tomar en consideración las otras posibles fuentes de renta que pueda tener un miembro de la sociedad.

Se trata de un derecho social, asimilado al estatus de ciudadano de cualquier persona e independiente del nivel de ingreso que se tiene en la sociedad. La RB es algo esencialmente diferente a los pagos para compensar una situación de desempleo. Y no tiene nada que ver con los programas de combate a la pobreza extrema que el Banco Mundial ha promocionado en el mundo. Estos últimos se diseñaron para poder instrumentar recortes al gasto social al hacer "más eficiente" la asignación de recursos a los más necesitados. En el fondo sirvieron para que la generación del superávit primario no generara tanta protesta social.

Es una idea que lleva a nuevas alturas el derecho ciudadano a la vida, en el contexto de una economía capitalista que está mutando sus formas de reproducción a gran velocidad. Esta transformación exige explorar opciones que dan paso a formas sociales que hoy sólo aparecen en embrión y que habitan los intersticios de las relaciones capitalistas.

En particular, la renta básica permite hacer frente a los problemas que vienen aparejados al estancamiento secular y a la creciente robotización de los procesos de la industria manufacturera y del sector servicios. Los problemas que se acumulan en esta encrucijada se pueden sintetizar fácilmente: desempleo tenaz y salarios estancados o a la baja.

Por supuesto, la propuesta de la RB tiene sus detractores en todo el espectro político. Por el lado de la izquierda encontramos al conocido economista marxista, Michael Roberts. El título de su última entrada en su blog critica la propuesta de la RB por ser, eso, básica, pero no lo suficientemente radical. Y en un pasaje clave de su texto, Roberts señala que "varios políticos y economistas" de derecha están a favor de la RB porque al pagarle a los trabajadores ese ingreso "en lugar de salarios y beneficios sociales es visto como una manera de ahorrar dinero y reducir el tamaño del Estado y de los servicios públicos". Lo que reduce el valor de la fuerza de trabajo y aumenta la tasa de plusvalía. Roberts concluye que la RB se convierte en "un subsidio salarial para aquéllos patrones que emplean trabajadores que no gozan de beneficios sociales y que estarían bajo presión para aceptar salarios no mayores que la renta básica que sería inferior al salario promedio".

Roberts comete varios errores. Su descuido hace que al final del texto el lector no sepa si esa crítica de los "políticos y economistas de derecha" es también compartida por Roberts. La renta básica no se paga "en lugar" de salarios o beneficios sociales. La RB es un ingreso independiente de otras fuentes de renta o beneficios sociales. Por tanto, la renta básica no es algo que podría sustituir los servicios proporcionados por el Estado en materia de salud, educación o protección al medio ambiente. Ciertamente no es un medio para "ahorrar dinero" y reducir el tamaño del Estado. Y tampoco es un subsidio para el salario que pagan los patrones a menos que se admita el supuesto erróneo de que la renta básica se paga "en lugar de salarios".

¿Constituye la renta básica un factor de presión a la baja de los salarios? De entrada un régimen de RB incrementaría el poder de negociación de los asalariados. La experiencia durante los años en que el desempleo disminuyó notablemente confirma que los salarios aumentaron porque el poder de negociación de los trabajadores se incrementó. La renta básica no sería una presión para deprimir los salarios.

En el contexto de una economía capitalista afectada por una crisis deflacionaria que se asocia a un estancamiento de larga duración, la renta básica constituye un poderoso instrumento para estimular la demanda agregada. Y ciertamente es más efectiva que la postura de política monetaria que hoy entrega al sistema bancario billones de dólares para que los recicle en su interior y para que las grandes corporaciones mantengan el casino llamado bolsa de valores.

¿Tienen las economías capitalistas los recursos para aplicar una RB? La respuesta es afirmativa. El estudio de Arcarons, Domènech, Raventós y Torrens sobre un modelo de financiación de la renta básica para el Reino de España (publicado en Sin Permiso) no deja lugar a dudas.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Preguntas sin respuestas, respuestas sin preguntas, concejos y consejos.


(Notas tomadas del cuaderno de apuntes del Gato-Perro)

A quien corresponda.


Preguntas sin respuestas:


-Y para las mujeres asesinadas por el “grave” delito de ser mujeres, ¿habrá también burlas, desprecio, acusaciones de que, por exigir un alto a las agresiones y poner, con su sangre, el tema en la agenda no sólo nacional, sino mundial, le hacen el juego a la derecha? Porque no se están muriendo, las están matando. ¿Y si se niegan a aceptar que es un problema que se resuelve atacando la corrupción?, ¿Y si se atreven a decir que el origen de ese odio asesino está en el sistema?, ¿Y si se les ocurre la descabellada idea de hacer a un lado a los hombres en las decisiones vitales (sí, de vida)?, ¿Y si deciden tomar su destino en sus manos? Algo de eso, o todo eso, ¿sería una maniobra gubernamental para evitar qué etcétera?-.


-Y las otras, ¿tendrán que esperar a que la clase política vuelva su encumbrada mirada a uno de los abajo más vilipendiados?, ¿Deben resignarse a ser asesinadas hasta llegar al número que merezca atención?, ¿Y si se organizan, y si demandan respeto, y si deciden que ya basta de que el desprecio que reciben se convierta en muerte?, ¿Se les dirá que su problemática no es prioritaria, que no es políticamente correcta en general, y contraproducente en lo particular de una competencia electoral, que deben sumar y no restar con sus reivindicaciones?-.


-La iglesia progresista, cuyos párrocos, hermanas y seglares son quienes palpan de primera mano, sin intermediarios, el dolor, la angustia y la desesperación de migrantes, de familiares de desaparecidos, de pueblos enteros agredidos, de la rabia por la impunidad, de la frustración por padecer una injusticia hecha ley con toga y birrete, ¿tiene interés en administrar ese dolor en beneficio propio?, ¿qué gana haciendo suyo ese lamento, identificándose con esa rabia? Y si esa visión, construida no sólo frente a amenazas de todo tipo, también arriesgando la vida terrena, ve que no bastan las soluciones que se ofrecen en el horizonte y lo expresa libre y razonadamente, ¿se oponen así, siendo lo que son y obrando en consecuencia, a un cambio real?-.


-Si la sola posibilidad de existencia ciudadana (con todos sus derechos y obligaciones), de una mujer indígena, hace que “retiemble en sus centros la tierra”, ¿qué pasaría si su oído y su palabra recorrieran el México de abajo?-.


-A usted que lee esto, ¿le molestaría ver y escuchar un debate entre la Calderona de arriba, con sus ropas “típicas” de marcas exclusivas, y una mujer de abajo, indígena de sangre, cultura, lengua e historia?, ¿Le interesaría más escuchar lo que prometa la Calderona o lo que proponga la indígena?, ¿No querría asomarse a ese choque entre dos mundos?, ¿No estarían, de un lado, la mujer de arriba, nacida y criada con todas las comodidades, educada en el sentimiento de superioridad de raza y color, cómplice y pretendida heredera de un sicópata aficionado al alcohol y a la sangre, representante de una élite que lleva a la destrucción total a una nación, señalada por el mandón como su vocera; y en el otro lado, una mujer que, como muchas, se forjó trabajando y luchando todos los días, a todas horas y en todos los lugares, no sólo contra un sistema que la oprime como indígena, como trabajadora y como pobre, también como mujer, que se enfrentó y ha enfrentado a un sistema reproducido a imagen y semejanza en los cerebros de los varones y de no pocas mujeres, que con todo en contra, hoy, sin saberlo todavía, tal vez tenga que representarse ya no sólo a sí misma, o a su colectivo, o a su pueblo, tribu, nación o barrio originario, también tenga que aspirar a representar a los millones de mujeres diferentes en lengua, color y raza, pero iguales en el dolor y la rebeldía?, ¿No estarían, por un lado, una mujer criolla, blanca, símbolo de la opresión, la burla, el escarnio, la impunidad, la impudicia; y del otro una mujer que tendrá que levantar su esencia indígena por encima de un racismo que permea todos los estratos sociales?, ¿No sería verdad que, sin apenas darse cuenta, dejaría usted de ser espectadora, espectador, y desearía, desde lo más profundo de sus sentimientos, que en ese debate venciera, en buena lid, la que tiene todo en contra?, ¿No aplaudiría que con esa mujer indígena ganara la razón y no la fuerza del dinero?-.


-¿Le preocupa que la mujer indígena no sepa hablar bien el español, pero no que el actual titular del ejecutivo federal no sepa hablar, punto?-.


-¿Qué tan sólido estará el sistema político mexicano, y qué tan fundamentadas y consistentes son las tácticas y estrategias de los partidos políticos, que basta que alguien diga públicamente que está pensando algo, y que le va a preguntar a sus demás iguales qué piensan de lo que está pensando, para que se pongan histéricos?-.


-¿En qué medida la propuesta de que un concejo (con “c”) indígena de gobierno, es decir, un colectivo y no un individuo, sea el responsable del ejecutivo federal, apuntala -el -presidencialismo- se- hace- cómplice- de- la- farsa- electoral-contribuye-a- reforzar-la-democracia-burguesa -le- hace- el- juego- a- la- oligarquía- y- al- imperialismo-yanqui-chino-ruso-judeoislámico-milenarista,- además- de- traicionar -los-altos-principios- de- la- revolución- proletaria- mundial?


-¿Debemos seguir la inercia de la clase política, cabezas “pensantes” y saltimbanquis de todo tipo, y responder a las críticas infundadas y a las que, con fundamentos, nos cuestionan y provocan pensar, con descalificaciones que, además de ser ociosas, ya aburren (como peñabots, paniaguados, pejezombis, perderistas, etceteristas)?-.


-Idea para hacerse millonario (o para conseguir paga para la recolección de firmas y la campaña -oh, oh, parece que va en serio-): una aplicación que autocensure en tuiter cuando se escribe una tontería. Eso, porque las capturas de pantalla no van a perdonar una. ¿Eh?, ¿Ya se les había ocurrido Bueno, pues se mochan, porque cuando el CNI nos autorice a explicar, borrar esos tuits va a ser inútil-.


-Clasificación de la primera semana:


Finalista al mejor meme: El Deforma (lo que tampoco tiene mucho mérito, porque El Deforma es como el Barcelona F.C. de los memes)


Finalista al mejor tuit de sospecha fundamentada: “A mí lo que me parece más sospechoso es que el #EZLN siempre se pone de moda en tiempo de frío y luego salen bien caros los putos pasamontañas”.


Finalista a la mejor serie de tuits sobre el tema: “Oigan, y a todo esto, ¿los zapatistas usan Twitter?. Pregunto porque aquí estamos regañándolos, burlándonos, haciendo escarnio de ellos. Diciéndoles, ordenándoles lo que pueden y deben hacer y no y si ellos ni en cuenta, y si ni nos pelan, pues es como masturbarse viendo, excitados, una caja de cereales, oiga, ojo: No olvidar borrar esta serie de tuits. ¡Warning! Su cuenta de Twitter ha sufrido el ataque de una captura de pantalla-.


-Oiga, un consejo (con “s”) en buen plan: no le caería mal un curso de comprensión de lectura, oiga. Y ya entrados en letras, oiga, uno de redacción... manque sea con el limitado horizonte de los 140 caracteres, oiga-.


-Máxima no confuciana: “aunque parezca increíble, parece que hay no uno, sino muchos mundos fuera de las redes sociales”. Defensa Zapatista, Chicharito Hernández y Lionel Messi.


No sé cómo rayos fue a dar ese balón a mi champa, el asunto es que detrás de él llegó una niña de... ¿cuántos años?. Calculo que entre los 8 y los 10, que en comunidad pueden ser años o décadas. No es la primera vez que el tono irreverente y alegre de la niñez zapatista irrumpe en el solitario cuarto que, a veces, me hospeda, así que no hice mucho caso y seguí revisando y leyendo la tormenta en redes sociales y medios libres y de paga. Y no me hubiera percatado de la presencia de la niña si no hubiera dicho, con voz conocedora: “es como lo del Chicharito y el Messi”. Entonces me di cuenta que la niña estaba mirando, por sobre de mi hombro, la pantalla de la computadora portátil. Recordando la vieja máxima de que el mejor ataque es la defensa, le pregunté: “¿Y tú quién eres?, no te conozco”. La niña respondió: “Yo me llamo Defensa Zapatista” con el mismo tono de obviedad que si dijera “energía igual a masa por velocidad de la luz al cuadrado”. Y, señalando la pantalla, agregó: “El Chicharito no juega en el Barcelona y el Messi no juega en los Jaguares de Chiapas”. Me volví para mirar si había cambiado, sin darme cuenta, de hashtag, pero no, en el encabezado se leía “#ezln”. Lo que ocurre en la cabeza de una niña zapatista es, más que un mundo, un Big Bang en continua expansión, no obstante, le pregunté: “¿Y qué rayos tiene que ver eso?”. La niña respondió con la misma cara con que se dice “No sabes nada, John Snow”:


“Ahí es como si están criticando que el Chicharito no mete goles en el Barcelona y que el Messi no hace nada para que los Jaguares suban puntos. Y unos dicen que el Chicharito va a recuperarse, otros que ya valió. Unos dicen que el Messi está triste porque no lo apoyan en el país que nació, otros dicen que es que le aprieta el zapato y si cambia de zapato ya le va a pegar bien a la pelota”.


Pero tras que Chicharito no juega en el Barcelona ni Messi en los Jaguares. O sea que de balde se ponen bravos.


Yo estaba valorando el cambio de paradigma que suponía el razonamiento de “Defensa Zapatista”, cuando ella empezó con: “Oí Sup, ¿por qué no se organiza un partido de futbol cuando vengan los que son como somos acá?. Bueno, no lo hemos completado el equipo y luego el Pedrito se cree muy machito el muy maldito, y el gato-perro pues acaso obedece las órdenes, el caballo choco seguido se queda dormido, y los demás jugadores, pues en veces llegan y en veces se van.


“Mira, yo ya lo pensé la canción de cuando gánemos la final. ¿Tú lo sabes la tonelada?, ¡Qué vas a saber si eres sup!. Entonces te aconsejo que lo estudias las ciencias y las artes, y así pues claro te queda que el problema está en que Chicharito no juega con el Barcelona, ni Messi con Jaguares, y entonces pues ya no preocupas y a volar cuervos que te sacarán los ojos. Ya me voy porque no se ha completado el equipo y qué tal que nos toca como quien dice la inauguración”.


Ya en la puerta, la niña volteó y me dijo: “Oí Sup, si llegan mis mamaces y preguntan si me viste, tú lo dices claro que Chicharito no juega en el Barcelona ni Messi con los Jaguares. O sea que como quien dice no digas mentiras, porque las mamaces lo saben luego que estás mentirando. Entonces lo que tienes que hacer es cambiar la jugada, o sea que haces como que vas para allá, pero nada, que vas para acá. Si quieres te lo explico luego, pero primero estudia, porque si llegas en la escuela autónoma te van a burlar, peor el Pedrito, porque el muy maldito ya acabó la primaria y se presume. Pero ya va a ver que yo también termino y anda vete, a volar cuervos que te sacarán los ojos. Del equipo, no preocupas, ya vamos a ser más. De repente dilata, pero sí, ya vamos a ser más”. Se fue la niña.-.


Llegó el SubMoy y me preguntó: “¿Ya tienes el texto de la explicación?”.


-“No, pero el Chicharito no juega en el Barcelona ni Messi con los Jaguares”, le respondí siguiendo el consejo de “Defensa Zapatista”-.


El SubMoy me miró y tomó su radio comunicación y ordenó; “manden a alguien de sanidad con una inyección”. Yo corrí, ¿qué otra cosa podía hacer?-.


Guau-Miau.


SupGaleano.

 

 

Publicado enPolítica
Las Panteras Negras cumplen 50 años y en EU aún persiste la opresión, señalan

 

Oakland, Cal.

Las Panteras Negras nacieron en esta ciudad del norte de California hace 50 años, como un partido abocado a la defensa de los afroestadunidenses de la brutalidad policial y a proteger el derecho de los oprimidos a determinar su futuro.

En su corta vida, el partido lanzó un ambicioso programa de desayunos para niños y abrió clínicas gratuitas para detectar anemia falciforme. Paralelamente, muchos de sus integrantes promovieron una revolución que no encajaba con el mensaje pacífico de Martin Luther King Jr.

Las Panteras Negras terminaron disolviéndose, debilitadas por disputas internas y por los esfuerzos del gobierno dirigidos a disminuirlas. El director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), J Edgar Hoover, dijo que el partido representaba "la peor amenaza a la seguridad interna" del país. El gobierno de Richard Nixon se propuso proscribirlo.

El aniversario llega en momentos de grandes tensiones entre las comunidades negras y la policía, que generaron el surgimiento de otro movimiento en favor de la justicia social vinculado con Oakland, Black Lives Matter (La vida de los negros es importante).

Se espera que cientos de personas del mundo se den cita en Oakland este fin de semana con la finalidad conmemorar el nacimiento de las Panteras. Uno de sus fundadores, Bobby Seale, cumple este sábado 80 años y los festejará con un asado auspiciado por la National Alumni Association del Partido Panteras Negras.

 

 
Relegados a escala nacional

 

A escala nacional los negros siguen relegados, con menos oportunidades de trabajo, vivienda y atención médica que los blancos. Y Oakland, que supo tener fuerte presencia negra, ve cómo se diluye esa población, ahuyentada por los altos precios en el mercado inmobiliario a raíz del auge de la industria tecnológica.

"Lo único que ha cambiado es el tiempo transcurrido", sostuvo Elaine Brown, ex presidenta del partido que sigue desarrollando actividades políticas en San Francisco y sus alrededores. "Somos los más pobres, los que menos intereses económicos tenemos en el país, lo que nos hace un pueblo oprimido. Seguimos siendo un pueblo oprimido."

Bobby McCall tenía 20 años cuando se fue de Filadelfia a Oakland para ayudar a distribuir 10 mil bolsas de comida gratis. Coincide en que las condiciones de los negros no han mejorado mucho.

"Por eso tenemos ahora el movimiento Black Lives Matter", expresó. "Sólo que no están tan organizados como nosotros. No tienen un programa de desayunos gratis como el nuestro. Tienen que empezar a lanzar esas iniciativas".

La fecha generalmente aceptada como la de la fundación del partido es el 15 de octubre de 1966, aunque Seale dice que nació una semana más tarde, en el día de su cumpleaños.

Arreciaban la guerra de Vietnam y las protestas a favor de los derechos civiles cuando Seale y Huey P. Newton redactaron una plataforma partidaria de 10 puntos. El documento exigía viviendas, empleos decentes y que los negros no dependiesen de otros.

La agrupación tomó el nombre de Partido de las Panteras Negras para la Autodefensa luego de que una organización negra, defensores de los derechos civiles de Alabama, adoptase el birrete que usaban los miembros de la resistencia francesa y formasen patrullas armadas.

La legislatura californiana respondió en 1967 aprobando una ley que prohibía a la gente portar armas cargadas en público. Las Panteras ganaron renombre nacional cuando se presentaron con armas al capitolio estatal para efectuar una protesta.

Los blancos de Estados Unidos estaban acostumbrados a las arengas de King contra el racismo en protestas pacíficas, pero no a negros con armas.

Hoy, Seale se enfurece al oír hablar de desayunos gratis y portación de armas sin lo que describe como un contexto crítico. Dice que formaron el partido para que las minorías accediesen a cargos políticos. Que los "programas de supervivencia", como las mesas comunitarias y la repartición de ropa, tenían por fin empadronar a las personas para que votaran.

En cuanto a la violencia, incluidos algunos tiroteos con la policía, dijo que "la estructura de poder era violenta. El Ku Klux Klan era violento. Venían y nos atacaban. Si me disparas, te devuelvo los tiros. ¿Cómo describes esto, como actos agresivos de violencia o derecho a la autodefensa? No era una violencia agresiva".

El Museo de California de Oakland aloja la muestra Todo el poder para el pueblo: Las Panteras Negras a los 50, en la que documenta la trayectoria de ese movimiento, cuya disolución fue causada en parte por una campaña de manipulación de noticias del gobierno de Nixon y el uso de informantes.

"La FBI alentó acciones contra las oficinas de las Panteras. Hubo una campaña generalizada para hacerlos aparecer como una organización negativa, violenta", afirmó René de Guzmán, director de estrategias de exhibición del museo.

 

 
Influencia en activistas de hoy

 

Los integrantes de las Panteras, incluidos Seale y Newton, entraron y salieron de la cárcel. Seale se alejó del partido en 1974. Newton lo disolvió en 1982 y fue asesinado a tiros posteriormente por un supuesto traficante de drogas.

Muchos ven la influencia del partido en los movimientos juveniles de hoy, especialmente en Black Lives Matter, que también condena la brutalidad policial. Nació en 2013, luego de que una activista de Oakland, Alicia Garza, creó un hashtag y escribió una carta de amor a los negros tras la exoneración de George Zimmerman, quien había matado al adolescente Trayvon Martin en Florida.

Seale dijo que le gustaría que Black Lives Matter organice a la gente para que acceda a cargos políticos y cree programas que ofrezcan trabajos a los jóvenes.

Robbie Clark, activista comunitario de 35 años y miembro de Black Lives Matter de Oakland, afirma que ese movimiento ya está haciendo esas cosas y trabaja en favor de los inmigrantes y las trabajadoras domésticas.

Dice que algunos activistas quieren trabajar desde adentro del sistema y otros desde afuera, pero que los dos son necesarios.

"Podemos cambiar algunas de esas condiciones colocando la gente indicada en cargos públicos", expresó. "Pero teniendo en claro que la presencia de gente diferente en esos cargos no va a cambiar el sistema de la noche a la mañana".

 

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 19 Octubre 2016 06:57

En el redil

En el redil

El 5 de octubre de 2015, Alexis Tsipras accedía por segunda vez al gobierno en Grecia con la promesa de moderar las exigencias de los acreedores del país e iniciar una serie de reformas “sociales”. Un año después, tanto en lo que concierne a la deuda como a las políticas sociales, las órdenes dictadas por Europa y los mercados se imponen.

 

“Dejemos atrás el pasado, conquistemos el futuro.” Ése era el eslogan de Syriza en la campaña electoral de setiembre de 2015. La Coalición de la Izquierda Radical (significado de Syriza en griego), que llegó a ocupar las más altas funciones del Estado nueve meses antes, dejaba atrás un verano agotador. Tras no haber conseguido negociar un acuerdo favorable en Bruselas y aceptar un tercer memorando de austeridad a cambio de nuevos préstamos europeos, el partido de Alexis Tsipras se escindía: el ala izquierda se separaba para formar Unidad Popular.


Sin embargo, el 20 de setiembre Syriza ganaba la partida y se imponía en las legislativas anticipadas convocadas por Tsipras. Otra vez como primer ministro, volvía a formar una coalición de gobierno con la derecha de los Griegos Independientes. Y, hace ahora un año, en su discurso de política general del 5 de octubre de 2015, se comprometía a luchar contra el desastre económico y social en el que se encuentra sumido el país.


¿Ha existido un verdadero punto de inflexión? ¿Syriza se diferencia de los partidos socialdemócratas europeos?


REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA.


“¿Queremos que los que negocian la deuda sean los mismos que durante todos estos años han defendido que era viable o los que han reclamado a los acreedores la necesidad de su reducción?”, escribía Syriza en un panfleto electoral de setiembre de 2015. En su discurso sobre política general pronunciado el 5 de octubre, Tsipras prometía un “alivio sustancial de la deuda” y anunciaba las propuestas que trasladaría a los acreedores: “ampliación de los vencimientos, baja de los tipos de interés y breve período de gracia”.


Un año después, las negociaciones sobre la reducción de la deuda pública siguen en punto muerto y las finanzas bajo la lupa de las instituciones europeas.


REACTIVACIÓN DE LA ECONOMÍA.


Se trata de uno de los primeros objetivos anunciados en el discurso sobre política general de Tsipras. El jefe del gobierno propuso entonces un “refuerzo de la tecnología y de la innovación” y se fijó como prioridad incentivar “las inversiones privadas” y crear un nuevo banco que financie el desarrollo productivo.


Nada de esto se ha materializado.


DERECHOS LABORALES.


“¿Queremos que sea Syriza quien negocie los derechos laborales, la protección y las libertades de los trabajadores, así como los convenios colectivos, o que se encarguen los que han provocado el retorno a un mundo laboral del medioevo?”, finge preguntarse el partido de Tsipras en setiembre de 2015. En su discurso sobre política general, el primer ministro griego se mostró partidario, frente “al fracaso de la receta neoliberal”, de introducir un “nuevo modelo” basado en “el refuerzo y la protección del salario y del empleo”. Prometió un “aumento progresivo del salario mínimo” y “el fin de las discriminaciones que padecen los jóvenes trabajadores”.


El salario mensual mínimo sigue igual: 586 euros brutos y 510 euros brutos para los más jóvenes, hasta los 25 años. Los convenios colectivos, cuestionados durante los gobiernos precedentes, que los relegaron por detrás de los acuerdos de empresa, siguen existiendo sobre el papel, pero no son obligatorios o quedan al libre albedrío de los empleadores.


LUCHA CONTRA LA EXCLUSIÓN.


“¿Queremos que sea la izquierda de la sociedad o la derecha de los ladrones quien negocie los préstamos en rojo (no reembolsados) de las viviendas embargadas por los bancos?”, decía Syriza en su folleto electoral. En su discurso sobre política general, Tsipras precisaba que su objetivo pasaba por acabar con los desahucios por impagos de hipoteca.


El primer ministro se comprometió también a facilitar un abono de transporte para minusválidos, familias numerosas, desempleados y jubilados mayores de 65 con las pensiones más bajas. También prometió cobertura sanitaria para todos los excluidos del sistema público de salud, la contratación de 1.093 empleados y de 2.500 médicos y enfermeras, así como la evaluación del funcionamiento de los hospitales. En resumen, un “nuevo modelo de atención primaria”.


De momento, no se ha votado ley alguna que impida el embargo de las primeras residencias. Se han puesto en marcha abonos para el transporte en Atenas y en Tesalónica, dirigidos a desocupados registrados en las oficinas de empleo y para personas discapacitadas –griegas y refugiadas– que no ganan más de 23 mil euros anuales. En el resto del país, estas personas pueden beneficiarse de una reducción del 50 por ciento en el precio del billete de autobús. Los jubilados con ingresos bajos no tienen ventaja alguna.


Ahora todo el mundo puede acceder a las urgencias de los hospitales públicos, pero el problema del acceso a la atención sanitaria sigue existiendo en caso de que el paciente necesite ser hospitalizado o deba seguir un tratamiento de larga duración. Las contrataciones en el sector sanitario no se han materializado.


El proyecto presupuestario para 2017 presentado el lunes 3 en el Parlamento prevé un subsidio de solidaridad del que se beneficiarán 270 mil hogares sin recursos. Pero también nuevos recortes en las pensiones complementarias así como una reducción del subsidio para las pensiones más modestas, al tiempo que la edad legal de jubilación pasará de 65 a 67 años y se introducirán nuevas cotizaciones en las pensiones.


PRIVATIZACIONES.


En su discurso sobre política general, Tsipras se mostró partidario de que las empresas de electricidad sean públicas y prometió “un plan realista, alternativo, que garantice la apertura del mercado de la energía sin poner en peligro el carácter público de las redes de energía eléctrica”. Anunció igualmente la creación de una nueva “agencia de valorización del patrimonio público” para definir las condiciones de las privatizaciones y valorar el patrimonio del Estado “conforme al principio de interés público”.


Las privatizaciones puestas en marcha con el memorando de 2012 siguen sin embargo adelante. Jacques Le Pape, número dos de Christine Lagarde cuando la actual directora del Fmi era ministra de Finanzas de Francia, está al frente de la agencia que administra las privatizaciones. A finales de setiembre de 2015, el parlamento griego transfirió a esta agencia las compañías nacionales de agua y de electricidad, dando con ello el primer paso hacia su privatización. Meses después, se vendieron el puerto de El Pireo –que pasó a estar en manos del gigante chino Cosco–y los 14 aeropuertos regionales, que compró el alemán Fraport. Finalmente se materializó la venta de la autopista Egnatia, en el norte del país, así como la de un distribuidor de gas.


A imagen y semejanza de los gobiernos anteriores, Tsipras anunció una reforma fiscal. Un año después, el sistema fiscal sigue siendo el mismo, pero la presión fiscal ha aumentado. En el proyecto presupuestario de 2017, presentado el lunes 3, se prevén nuevas subidas de impuestos por 2.500 millones de euros.


REFUGIADOS.


El 5 de octubre de 2015, Tsipras declaraba: “frente a la lógica de las fortalezas y de las alambradas, frente a la lógica que quiere transformar las fronteras europeas en campo de batalla, tenemos que trabajar duro para demostrar que la humanidad, la solidaridad, la fraternidad no son utopías, pueden convertirse en una acción política”. El gobernante griego se comprometía a crear cinco hotspots (centros de registro de demandantes de asilo) en las islas donde llegan la mayoría de migrantes y a continuar las negociaciones con los socios del país y las instituciones europeas para reforzar la solidaridad en el continente y establecer nuevas reglas para sustituir el acuerdo de Dublín, que implica la devolución de los demandantes de asilo al primer país europeo en el que han sido registrados.


Los cinco hotspots se han instalado, pero la solidaridad europea que deseaba Tsipras no se ha concretado. Al contrario, ningún estado miembro de la Unión ha respetado los compromisos alcanzados en lo que a las cuotas de refugiados respecta. Más de 60 mil exiliados en tránsito permanecen atrapados en Grecia. El gobierno de Tsipras sigue reclamando apoyo a Europa, pero la ayuda reclamada no se ha materializado y Dublín II continúa vigente.


1. Esta nota fue publicada en la versión española del portal francés Médiapart. Brecha recoge fragmentos.

Publicado enInternacional
Lunes, 17 Octubre 2016 07:11

Un guerrero triste y cansado

Un guerrero triste y cansado

 

El jueves 27 de octubre el ciudadano brasileño Luiz Inácio da Silva cumplirá 71 años de vida. Cinco menos que Pelé, que habrá cumplido 76 cuatro días antes. Uno menos que Chico Buarque, que cumplió 72 el pasado 19 de junio. Veintisiete más que su más cruel verdugo y perseguidor, el juez provinciano de primera instancia Sergio Moro, que anda por sus verdes 44 años sintiéndose una especie de dios vengador designado para impartir el castigo divino a su presa favorita.


Pero la verdad es que Luiz Inácio da Silva, Lula da Silva, ex presidente, fundador y creador del Partido de los Trabajadores, el PT, principal líder político del país más habitado y más rico de América latina, no anda con espíritu de celebrar nada.


Hace un tiempito le pregunté, en un almuerzo con otros dos amigos, si él no se cansaba nunca. Quise saber de dónde sacaba semejante energía. “A veces sí, me siento cansado, pero no puedo regalarme siquiera ese lujo, el cansancio”, me dijo.


Hablábamos de lo que pasa en Brasil, y él quiso saber cómo me sentía. “Indignado, irritado, impotente y triste”, contesté. Y Lula comentó: “Yo también me siento triste. Al fin y al cabo, hice lo que hice, empecé lo que empecé, y ahora me pasa lo que pasa...”.


¿Y qué es lo que le pasa? Pues le toca asistir a la demolición implacable de su PT, un partido nacido para reformular la política y airear un ambiente históricamente plagado de vicios e inmoralidades, y que terminó por aliarse a los enemigos y se dejó salpicar por el lodo.


Un ataque implacable de los mismos medios hegemónicos de comunicación que él creyó haber seducido, pero que a la hora de la verdad, se pusieron, con una sola y única voz, en su contra.


Por estos días, Lula da Silva trata de buscar una salida para el PT. Las elecciones municipales del domingo 2 de octubre masacraron su partido. Era algo esperado, pero no en tales dimensiones. Ha sido el peor desempeño del Partido de los Trabajadores en los últimos veinte años o más.


“Era algo esperado”, admite Lula. “Pero volveremos a ser lo que fuimos y seremos”, agrega, con la mirada fulminante puesta en algún espacio vacío y perdido.


Cuando conocí a Lula, hace como treinta y pico de años, era un hombre con mirada inquieta y feroz. Su voz ronca anunciaba cambios radicales. Ese Lula furioso ha sido drásticamente cambiado en la campaña electoral del 2002, cuando un publicista de mucho talento y escaso carácter –eligió, vendiendo personas como se fuesen jabón, a tipos de extrema derecha igual que de izquierda– creó la imagen de “Luliña paz y amor”.


Aquel Lula, el de 2002, se comprometió en una “Carta a los brasileños” a preservar puntos cruciales de la política económica de su antecesor, el neoliberal Fernando Henrique Cardoso, y lo hizo. Pero a la vez promovió cambios radicales en el panorama socioeconómico brasileño.


Los números no permiten dudas: el obrero que cometía errores básicos de gramática, que eliminaba el plural en sus frases, que tenía un discurso tosco y directo, montó un gobierno que eliminó a Brasil del mapa del hambre de las Naciones Unidas. En su gobierno, 42 millones 800 mil brasileños abrieron, por primera vez en sus vidas, una cuenta corriente en los bancos.


La libreta de ahorro, único instrumento de que disponían, quedó en la memoria. Se vendieron, como nunca, heladeras, cocinas, motos, coches. Ha sido como si una Argentina entera entrase en el mercado de consumo: 42 millones 800 mil tipos por siempre ninguneados.


Pasados los años, Lula sigue creyendo que hizo lo que tenía que hacer. “El presupuesto del Estado tiene que contemplar a los pobres, no se debe hablar de gasto, en el presupuesto para educación y salud públicas: es inversión. Inversión en el futuro de la gente”, dice.


El problema es que, en el sistema político brasileño, existen 35 partidos políticos activos y en el Congreso hay como 28. Así que ningún presidente se elige contando con mayoría en diputados y senadores. Como consecuencia, es imperioso armar alianzas políticas. Y las alianzas que armó el PT fueron con lo que de más sucio existe en la vida política brasileña. A tiempo: exactamente la misma alianza que ahora sostiene a Michel Temer, que no fue elegido, que llegó a la presidencia a raíz de un golpe institucional.


¿Qué dice Lula de esa experiencia? “Lo importante era tener una base para gobernar.” Su partido, otrora una especie de vestal contra la corrupción dominante en el escenario político brasileño, se mezcló en el lodo.


¿Y ahora? Bueno, ahora hay que empezar todo otra vez.


El mismo Lula es convocado para volver a presidir su partido, el PT. Pero se resiste. Sus interlocutores más cercanos, sus amigos, dicen que más urgente es preparar su defensa contra el acoso irremediable de una Justicia Injusta, que entre otras cosas es capaz de mantener en prisión a su ex ministro de Hacienda, Antonio Palocci, “mientras se buscan pruebas en su contra”. Esa historia de presunción de inocencia, y que les toca a los fiscales probar la culpa, quedó definitivamente eliminada del escenario judicial brasileño. Aquí en Brasil, primero se acusa, luego se detiene al sospechoso, y luego a ver cómo probar sus crímenes.


Lula da Silva anda un tanto tristón. Su mirada pasea por un horizonte invisible. Está cansado. El hombre que dice no cansarse nunca está cansado. Está visiblemente cansado. Mastica despacio y con cuidado cada parte del asado de cordero que eligió. Es un almuerzo entre amigos. De repente, le pregunto: “¿Es que no te cansás nunca?” Y él me mira, una mirada de mil fuegos, y dispara: “Es que no tengo tiempo para cansarme”. Miente. Es evidente que miente. La mentira está estampada en sus pelos, cada vez más ralos; en la mirada, cada vez más opaca; en la voz, cada vez más ronca.


Mañana o pasado o en unos días más lo detendrán. La imagen de Lula preso es, será, la gloria máxima del golpe de Estado, golpe institucional que se dio en mi país, el país de Lula. ¿Ha sido el suyo un gobierno corrupto? No. ¿Hubo corrupción en su gobierno? Claro que sí. ¿Ha sido complaciente con esa corrupción? Quizá. Muy probablemente, sí. En países como el mío, es o eso o la nada.


Me doy cuenta de que Lula tiene una coronita de perlas, de lágrimas, en la frente. De sudor, pues.


Terminamos de almorzar, nos despedimos, nos abrazamos. Nunca fui y jamás seré del PT. Mis críticas al partido creado por Lula da Silva desbordarían el espacio que me concede este diario. Pero salgo de este almuerzo largo y tardío con las palabras que dijo Lula cuando, de manera absolutamente ilegal, lo llevaron a prestar testimonio en la Policía Federal, hace como cinco, quizá seis meses.


Dijo Lula da Silva: “Si me matan, seré mártir. Si me detienen, seré héroe. Si me dejan libre, seré presidente otra vez”.
Si me permiten una participación personal, estoy seguro de que lo detendrán. Mañana o el miércoles o la semana que viene. ¿El crimen? No importa. Por ser obrero, apenas alfabetizado, y haber saneado lo mismo que hirieron sus antecesores.


Lo detendrán y condenarán por haber sido el primer obrero en alcanzar el poder, y que por intuición –mucho más que por ideología– cambió el mapa social de mi país. Es decir: que no robó nada.


Y por eso...

 

 

Publicado enInternacional
El movimiento contra el cambio climático crece día a día

El Huracán Matthew llegó y se fue, dejando tras de sí una gran devastación. Hasta el momento, se han reportado al menos 1.000 personas fallecidas en Haití y al menos 39 en el sureste de Estados Unidos. En Carolina del Norte, sigue en curso la crecida de los ríos. En vistas de la destrucción, uno podría pensar que el cambio climático es un tema central de este año electoral en EE.UU. Sin embargo, casi no ha sido mencionado en los debates presidenciales, vistos por decenas de millones de personas. Es lo que sucede ahí afuera, a nivel de los movimientos sociales a lo largo de todo el país, lo que nos da esperanza.


El movimiento para combatir el cambio climático crece de manera dinámica e impredecible y enfrenta cada vez más represión por parte de la industria de los combustibles fósiles y las autoridades gubernamentales. Tal vez no haya mejor ejemplo que la resistencia de la tribu sioux de Standing Rock al oleoducto Dakota Access.


La tribu ha firmado tratados con Estados Unidos durante más de un siglo y medio y el Gobierno federal los ha quebrantado, a todos y cada uno de ellos. Por eso no debería sorprendernos que un tribunal federal se haya expedido en contra de los sioux de Standing Rock, permitiendo que prosiga la construcción del controvertido oleoducto de 3.800 millones de dólares de costo. Por si fuera poco, la decisión fue anunciada sorpresivamente un domingo y en vísperas del 12 de octubre, considerado por muchos pobladores nativos como el día en que se celebra el comienzo del genocidio contra los pueblos originarios del hemisferio occidental.


“La tribu sioux de Standing Rock no retrocederá en su lucha”, declaró Dave Archambault II, jefe de la tribu sioux de Standing Rock tras la resolucion. “Somos guiados por la plegaria y continuaremos luchando por nuestro pueblo. No descansaremos hasta que nuestras tierras, nuestra gente, nuestra agua y nuestros sitios sagrados queden definitivamente protegidos de este destructivo oleoducto”, añadió. Y agregó durante una entrevista para “Democracy Now!”: “Siempre dijimos que tenemos derecho a los tratados de tierras que hemos suscrito y que tenemos voz. La compañía, el Gobierno de Estados Unidos y las autoridades estatales nunca nos solicitaron autorización para estar en esas tierras, para hacerles esto a nuestras tierras”.


Aún así, rompiendo con la historia y a pesar del fallo judicial, el Ejército de Estados Unidos y los Departamentos de Justicia y del Interior emitieron también un comunicado en el que establecen: “El Ejército no autorizará la construcción del oleoducto Dakota Access en las tierras del Cuerpo de Ingenieros que se encuentran a orillas o por debajo del lago Oahe. Reiteramos nuestra solicitud de que la compañía responsable del oleoducto detenga voluntariamente toda actividad de construcción dentro de los 32 kilómetros al este o al oeste del lago Oahe. Asimismo, pretendemos mantener una discusión seria acerca de si debería realizarse una reforma nacional del proceso de consulta a las tribus para este tipo de proyectos de infraestructura”.


Es en tierras del Cuerpo de Ingenieros del Ejército que se han instalado los principales campamentos de oposición al oleoducto, en los que miles de personas, en su mayoría representantes de pueblos originarios del continente americano de más de 200 tribus de todo Estados Unidos, Canadá y América Latina, se han congregado para proteger a la tierra y al agua del oleoducto. Se trata de tierras ancestrales lakota y dakota que fueron tomadas sin consentimiento de la tribu por el Ejército de Estados Unidos.


En agosto, estos protectores de la Tierra, ya que no se consideran a sí mismos como “manifestantes”, hicieron un llamado internacional a la plegaria y la solidaridad. Cada día, se llevan a cabo creativas y pacíficas acciones directas a lo largo de los más de 1.900 kilómetros del trayecto proyectado para el oleoducto. El miércoles, en Keokuk, Iowa, Krissana Mara, de 31 años de edad, se encadenó a una excavadora en el lugar previsto para que el oleoducto Dakota Access atraviese el río Mississippi. La creciente resistencia que se desarrolla en ese lugar con el nombre #MississippiStand pretende impedir que el oleoducto atraviese el río, al igual que las acciones que se llevan a cabo en Standing Rock están evitando que el oleoducto pase por debajo del río Missouri.


Por otra parte, en una impactante acción coordinada, nueve activistas contra el cambio climático fueron arrestados el martes por intentar cerrar el paso a las arenas alquitranadas que llegan a Estados Unidos desde Canadá, cerrando manualmente oleoductos en los estados de Minnesota, Montana, Dakota del Norte y Washington. Uno de los activistas, Leonard Higgins, expresó en un video publicado posteriormente por Internet desde el oleoducto en Coal Banks, Montana: “Estamos en estado de emergencia para proteger a nuestros seres queridos, a nuestros familiares, a nuestras comunidades. Es necesario que como ciudadanos nos comprometamos y llevemos a cabo acciones cuando nuestros líderes no lo hacen. Eso es lo que me dispongo a hacer al cerrar la válvula”.


Entre los nueve arrestados se encuentra Ken Ward. En 2013, Ward y Jay O’Hara anclaron una pequeña embarcación frente a las costas de Massachusetts, impidiendo así que un buque descargara 40.000 toneladas de carbón para la planta Brayton Point, una de las mayores emisoras de gases de efecto invernadero de la región. En un increíble giro de los hechos, quien debía acusarlos, el fiscal local de distrito Samuel Sutter, retiró los cargos penales presentados en su contra, alegando: “El cambio climático es una de las crisis más graves que le ha tocado atravesar a nuestro planeta. En mi humilde opinión, los líderes políticos han demostrado graves
falencias con respecto a este tema”.


Es probable que el liderazgo político haya actuado de manera insuficiente. Pero desde una pequeña embarcación en el océano hasta los campamentos de resistencia en Dakota del Norte, el movimiento contra el cambio climático crece día a día.


Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enMedio Ambiente
EU podría estar al borde de una era liberal, a pesar de Trump

Este es un país cuya economía fue fundada sobre la esclavitud en sus inicios, cuya raison de etre implicaba desplazar a los indígenas americanos y donde buena parte de su territorio fue arrancada de México. La noción de gente diferente con diferentes niveles de pertenecer viene de bastante atrás

.

La coyuntura política de Estados Unidos surge de corrientes históricas presentes desde los inicios de este país y, si bien tiene un lado extraordinariamente oscuro con el surgimiento de un candidato demagógico de derecha, también podría ser el amanecer de una era progresista, afirma el historiador Eric Foner en entrevista con La Jornada.

Foner es uno de los historiadores más prominentes y premiados de Estados Unidos, ganador del Premio Pulitzer en 2011, así como de otras distinciones (el Premio Bancroft, el Premio Lincoln) y ha sido presidente de las tres asociaciones nacionales de historia. Es autor y/o compilador de más de 24 libros sobre la historia de Estados Unidos, que abordan en particular la esclavitud, la guerra civil y la reconstrucción, así como sobre movimientos radicales progresistas y profesor de historia durante más de cuatro décadas en la Universidad de Columbia.

La charla transcurrió en su oficina en Columbia, rodeados de libros y de sabiduría colectiva. Esta es una versión editada de la entrevista.

–En esta elección ¿estamos en una coyuntura política única o hay precedentes?

–Sí es inusual, pero no tanto como algunos parecen creer. Es importante recordar que desde la revolución americana en adelante siempre ha existido una tensión en la vida pública en torno a los conceptos del nacionalismo, entre nuestros llamados ideales de libertad e igualdad y un fuerte componente racial que existió desde temprano con la esclavitud, y con leyes iniciales que limitaban la ciudadanía a algunos inmigrantes blancos. Los inmigrantes negros no pudieron volverse ciudadanos hasta 1870, y los asiáticos hasta los años 40 y 50 del siglo XX. En fin, siempre ha existido un fuerte componente racial en la concepción de quién es o no estadunidense.

“Este es un país cuya economía fue fundada sobre la esclavitud en sus inicios, cuya raison de etre implicaba desplazar a los indígenas americanos y donde buena parte de su territorio fue arrancada de México. La noción de gente diferente con diferentes niveles de pertenecer viene de bastante atrás.

“Pero también parte de lo que estamos observando (en esta elección) es la extension lógica de lo que Richard Nixon llamó la estrategia sureña. A finales de los 60 y principios de los 70 para atraer votantes blancos que estaban contra los avances de los movimientos de derechos civiles, y con ello se logró trasladar el voto blanco, antes demócrata, al Partido Republicano. George Wallace (gobernador de Georgia, feroz promotor de la segregación y enemigo violento del movimiento de derechos civiles) demostró que uno podía ganar apelando al resentimiento y el temor.

“Para mí, un Trump es la segunda venida de un tipo como George Wallace, pero con diferentes temas; son 50 años más tarde. Es más bien una combinación, un Wallace con el racismo y el etnocentrismo nacionalista y un Ross Perot, quien hizo campaña presidencial independiente en 1992 como empresario y no como político y fue quien colocó el tema del libre comercio en la agenda.

“Desde el fin de Ronald Reagan, ambos partidos políticos principales han estado en este molde neoliberal que ha sido devastador para mucha gente, y Trump ha captado parte de eso, esa gente que ha sufrido sin tener voz en la política nacional.

"A la vez, hay algunos aspectos inusuales: Trump es una figura extraña; uno tendría que salir de Estados Unidos para encontrar algún equivalente, tal vez Berlusconi, de Italia, con la demagogia combinada con el elemento sexual. Trump es un poco de todo esto, pero no se puede decir que no tiene precedente".

–Pero ¿qué pasó con ese cambio que representaba Obama?

–Primero, Obama demostró que aún no podemos decir que somos post raciales en este país. Obviamente hay mucha gente que jamás aceptó como legítimo a Obama, como demostró ese cuestionamiento sobre su acta de nacimiento, entre otros. Pero también se tiene que agregar a la ecuación la crisis financiera de 2008 y que mucha gente cree, con cierta justificación, que el sistema político está amañado y que está en su contra. Y algunos creen que esto es en parte culpa de Obama; el resentimiento contra Obama no es sólo por la raza.

“Los banqueros la libraron sin ningún costo personal mientras millones perdieron sus hogares durante la crisis financiera. Obama llegó como el candidato del cambio. Enfrentó una crisis económica tremenda. La pregunta era si en verdad iba a cambiar algo, o sólo a remendarlo. Y decidió sólo remendar. Para mí, eso fue un error terrible y mucha gente se siente excluida de lo que ha ocurrido desde entonces y siente que nadie en Washington habla por ella. Por eso Trump logra que se le escuche; él es de fuera de Washington y puso esos temas sobre la mesa... Hasta que apareció Bernie Sanders en el escenario, nadie estaba abordando estos temas.

–Esta elección ha girado en torno al fenómeno de Trump, pero igual de notable es el surgimiento de una expresión de izquierda.

–Sanders no creó esa izquierda, pero le dio voz. Estaban Ocupa Wall Street y Black Lives Matter, entre otros; hay muchas izquierdas: eso es parte del problema, no tienen un paraguas debajo del cual todas puedan trabajar de manera conjunta, pero Sanders demostró la desafección, tal como lo hace Trump. Y él logró empujar al Partido Demócrata hacia la izquierda. La plataforma nacional de ese partido está entre los documentos más progresistas –uno tendría que regresar a la plataforma populista de 1894 o a FDR en 1936 para encontrar algo equivalente.

“Si Hillary gana –una centrista neoliberal– encabezará un partido que ahora está considerablemente a la izquierda de ella”.

–Usted ha escrito extensamente sobre los movimientos radicales y progresistas en este país, y ha recordado que estas expresiones no son nada nuevo, aunque esto suele quedar borrado u oculto aquí.

–Absolutamente no es nada nuevo. Sanders habla de socialismo democrático, pero en realidad él es un new dealer de izquierda, lo cual ciertamente parece radical dado donde estamos hoy día. Lo que significa el socialismo en el siglo XXI no queda claro. En el siglo XX existía un modelo de socialismo... y todo socialista en el mundo tenía que definirse en torno a la URSS. De cierta manera ahora estamos de regreso a la situación antes de la Primera Guerra Mundial, donde existía un movimiento socialista mundial, incluso en Estados Unidos... pero no existía un Estado socialista, y por lo tanto, socialismo podía significar muchas cosas.

“Sanders colocó la palabra socialismo de regreso en el diálogo político, algo que en sí es notable para cualquiera que creció durante la guerra fría, como yo. El concepto de Ocupa Wall Street, de que hay un 1 por ciento y un 99 por ciento, donde el 1 por ciento está a cargo de todo y captando todos los beneficios, es ahora algo compartido entre amplios segmentos de la población.

–¿Qué le da esperanza?

–Pues, a pesar de Trump, podemos estar al borde de una era liberal considerable... Hay bases para tener cierto optimismo –por la propagación de una visión progresista de Sanders y otros–, que por ahora no se oye por el ruido de Trump, pero que estará ahí después de esta elección.

“Siempre tengo esperanza, ese es mi temperamento. Mi consigna básica es de Gramsci: ‘Optimismo de la voluntad. Pesimismo del intelecto’”.

Publicado enInternacional
Martes, 11 Octubre 2016 06:46

Llegar a la mortalidad cero

Llegar a la mortalidad cero

Entrevistada por Página/12, Lilian Abracinskas, directora de Mujer y Salud de Uruguay, señala los alcances de la ley de aborto legal sancionada en 2013. Durante cinco años tuvieron muerte cero, en 2013 murió una mujer, y otra en 2016.


En Argentina las mujeres se movilizan para pedir el aborto legal, seguro y gratuito. En Uruguay, desde el 2012, una ley permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana doce. Pero las mujeres no deben bajar los brazos ni dejar las calles para que su derecho se cumpla. En Uruguay el gran éxito es que la mortalidad materna (por embarazo, parto o puerperio) es la más baja en América (solo mejorada por Canadá en todo el continente) con 1,4 muertes cada 10.000 nacidos vivos, mientras que en Argentina la tasa de muerte de mujeres por ser mujeres la redobla a 3,4 fallecimientos por cada 10.000 nacidos vivos y la principal causa es la clandestinidad del aborto.


Del otro lado del Río de la Plata, desde la implementación de consejerías pre y post interrupción voluntaria del embarazo y la legalización del aborto, la tasa de muertes por abortos es cero o de solo una mujer por año. Sin embargo, los obstáculos e impedimentos para acceder al derecho consagrado por ley son todavía muchos por los pocos médicos/as dispuestos a realizar abortos o el uso inadecuado y abusivo de la objeción de conciencia.


Por eso, la activista feminista Lilian Abracinskas, directora de Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), vino al XXXI Encuentro de Mujeres, en Rosario, a presentar el libro “Abortus interruptus, política y reforma legal en Uruguay”, de Sonia Correa y Mario Pecheny, recién editado por MYSU e Internacional Women´s Health Coalition (IWHC). Abracinskas rescata el fenómeno inédito en el mundo de la movilización de mujeres con el que se encontró en Argentina: “Estoy impresionada por el Encuentro de Mujeres y con la mayor envidia sana por la diversidad de generaciones, de abordajes, de clases sociales y niveles educativos de las 70 mil participantes del Encuentro inscriptos en una realidad política y cotidiana”. Ella cree que la participación masiva, horizontal y pública es un espejo para el resto de América Latina para que los derechos de las mujeres no se vuelvan expedientes de oficinas: “En Uruguay hay un debilitamiento de las organizaciones sociales producto de una política que ha pretendido hacer muy funcional a las organizaciones a las políticas públicas. Las políticas de género se han institucionalizado y, en muchos casos, han desmovilizado. El feminismo en la Argentina tiene claro que las luchas se ganan en la calle. Esto impacta en toda la región para volver a una lucha en la calle que va más allá de lo que otorga la política pública”.


–¿Cómo evalúa la implementación del aborto legal en Uruguay?


–El aspecto más positivo es que, desde la implementación de la ley, en enero del 2013, 25.000 mujeres tuvieron acceso a abortos legales, atendidas en el sistema de salud por personal idóneo. Es un cambio sustantivo. Para esas 25.000 mujeres la ley hizo la diferencia. Los aspectos complicados son porque la ley es muy engorrosa y faltan recursos humanos. Además hay muchas diferencias a nivel territorial. Las mujeres en lugares rurales se tienen que trasladar muchas horas hasta las grandes ciudades y esto es un obstáculo que afecta a las personas más vulnerables. El otro problema es la objeción de conciencia y de ideario por lo que toda la institución decide no brindar la prestación. Esto debe revisarse. Las personas tienen conciencia, no las instituciones. Además hay un abuso en la objeción de conciencia que ya parece desobediencia a una ley y debe estar mucho más controlada porque es un obstáculo a una prestación garantizada por la norma.


–¿Cómo se logró en Uruguay la mortalidad cero de mujeres?


–En Uruguay históricamente hubo baja mortalidad materna. Sin embargo, en la crisis económica del 2002, se recrudecieron las situaciones de aborto más inseguras y creció la muerte de mujeres y eso hizo encender la alarma. En el 2010 Uruguay incorporó la atención en salud sexual y reproductiva. También ingreso de Misoprostol al mercado clandestino que hizo el aborto más accesible y seguro. Y las estrategias de reducción de riesgos y daños (consejerías pre y post aborto) introdujeron la problemática del aborto a los sistemas de salud. Por eso tuvimos cinco años de muerte cero por aborto.

Pero en el 2013, ya aprobada la ley, hubo una muerte y en febrero del 2016 otra mujer murió por aborto clandestino. Las muertes son injustas y evitables.


–El Ministerio de Salud contabilizó que el 99 por ciento de los abortos son con Misoprostol. ¿Es buena esta uniformidad?


–No tenemos en Uruguay médicos que hagan abortos, sino médicos que prescriben la medicación. El aborto con medicamento hoy es la única vía y no se puede elegir otra forma de intervención como la Aspiración Manual Endouterina (AMEU). Los profesionales de la salud quieren intervenir antes y después, pero no en el aborto. Y las mujeres tienen que poder elegir.


–¿El sistema de salud pone trabas a las mujeres que buscan abortar?


–Primero tenes que ir al ingreso, más tarde a un equipo interdisciplinario, hacerte una ecografía y exámenes de sangre. Con todo hay que esperar cinco días de reflexión y después te prescriben la medicación y te mandan a abortar a tu casa.

Publicado enSociedad