Miles de griegos salen a defender a su gobierno

Entre gritos contra el chantaje y cánticos, los manifestantes coparon la céntrica plaza Syntagma, en Atenas, para apoyar al gobierno. Tsipras intentó frenar la corrida diciendo que los depósitos en bancos griegos están garantizados.

 

Alexis Tsipras intentó llevar tranquilidad ayer a los ahorristas helenos al anunciar que los depósitos no corren peligro. El primer ministro griego respondió así al Banco Central Europeo (BCE), entidad que anunció que no aceptará bajo ningún concepto los bonos griegos como garantía en sus operaciones de refinanciación porque no está claro si Grecia se acogerá a un nuevo programa de rescate. "Aseguramos que los depósitos en los bancos griegos están completamente garantizados", salió a afirmar Tsipras, rápido de reflejos, en el discurso combativo que esbozó durante la primera reunión del grupo parlamentario de Syriza. La medida del organismo europeo supone que los bancos griegos no podrán recaudar dinero del BCE como hasta ahora, es decir, a una tasa del 0,05 por ciento, y lo deberán hacer a través del mecanismo urgente de provisión de liquidez, a un interés que ronda el 1,55 por ciento. Las solicitudes de solvencia se revisarán cada dos semanas. Entre gritos contra el chantaje y cánticos, miles de griegos coparon la céntrica plaza Syntagma, en Atenas, para apoyar al gobierno, en un momento donde la tensión con los socios europeos parece haber escalado a su máximo nivel desde la victoria de Syriza en las últimas elecciones.


El banco europeo fundamentó su decisión. Alegó que, en la actualidad, "no es posible prever la conclusión exitosa de la supervisión" del programa de reformas y ahorro de la economía griega. Con esta reacción del miembro de la troika –tríada que se completa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE)–, a partir del 11 de febrero los bancos helenos podrán conseguir liquidez a través del Banco de Grecia, en el marco de la llamada Emergency Liquidity Assistance (ELA), que otorga créditos de urgencia pero a una tasa mayor.


A primera hora de ayer, el vocero del gobierno, Gavriil Sakelaridis, remarcó que no había motivo de preocupación pues no se trataba de otra cosa que de una presión política impulsada por parte del BCE dentro del proceso de negociación de Grecia con sus acreedores. "No chantajeamos pero tampoco dejamos que nos chantajeen", dijo Sakelaridis en diálogo con la televisión privada Mega. El Ministerio de Finanzas destacó que la decisión del BCE no es producto de una evolución negativa en el sector financiero y se produce después de dos días de estabilización sustancial. Esa cartera señaló que el sistema bancario se mantendrá capitalizado y completamente protegido a través del mecanismo ELA.


"Esta decisión pone presión sobre el eurogrupo para proceder rápidamente a la conclusión de un nuevo acuerdo que sea en beneficio mutuo para Grecia y sus socios", recalcó el ministerio en un comunicado. Algunos analistas interpretaron en diversos medios griegos y extranjeros que la resolución del BCE no debe tener efectos demasiado perjudiciales para el sistema bancario heleno. De hecho, la exposición de los institutos crediticios a la deuda pública se redujo sensiblemente desde 2012, hasta caer en torno de los 21.000 millones de euros, según datos del Banco de Grecia citados por los medios griegos.


Todo esto ocurrió en una jornada en la que se constituyó el Parlamento y el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, celebró la que probablemente fue la reunión más complicada de su periplo por las capitales europeas, con su colega alemán, Wolfgang Schëuble. En una rueda de prensa que compartieron, quedó patente la falta de sintonía entre ambos, y, aunque Schëuble habló de conversaciones fructíferas, sentenció: "Estamos de acuerdo en que disentimos".


De nada sirvió que Tsipras y Varufakis insistan en que Atenas necesita una ayuda financiera que sirva de puente entre el final de la prórroga del rescate (que vence el 28 de febrero) y un acuerdo definitivo con los acreedores. Desde todas las capitales europeas se insiste en que Grecia debe presentar su programa y sus planes de financiación sin demasiada dilación. En el Parlamento heleno, Tsipras volvió a pedir tiempo a los socios de la Unión Europea y dijo que espera con mucho interés las propuestas de Alemania. "Hoy no hemos escuchado nada concreto", aseguró sobre el encuentro en Berlín entre Schëuble y Varufakis.


La resolución del BCE de no aceptar los bonos helenos como garantía en sus operaciones de refinanciación y los infructuosos resultados que lograron tanto Tsipras como Varufakis en su gira europea fueron el detonante para que miles de personas hayan decidido mostrar su solidaridad con los nuevos gobernantes. "No vamos a ceder al chantaje de nuevo", "El tiempo de que Grecia se arrodille y tenga gobiernos sumisos ha terminado" o "Merkel tiembla como una ramita" fueron algunos de los lemas más escuchados entre los 7000 manifestantes que se acercaron hasta plaza Syntagma, según cifras de la policía.


La convocatoria se gestó de forma espontánea a través de un evento en la red social Facebook, que horas después de su creación contaba con la participación de casi 3000 personas. "Estamos aquí para expresar nuestra solidaridad con el gobierno. Desde el 25 de enero es el pueblo el que toma las decisiones en Grecia", dijo Dimitris, antes de estacionar su bicicleta frente al Parlamento, donde, desde hace poco más de una semana, ya no existen vallas que corten el paso.


La enfermera de 52 años supo de la convocatoria por la radio y no dudó en acercarse; está indignada ante la decisión del BCE, no porque tema por sus ahorros, "ya no tengo nada que perder", dijo, sino porque le parece que es una falta de respeto a la elección del pueblo griego. Mientras de fondo se escuchaba la canción "Cuando el cielo se abra", un símbolo para los opositores de la época de la Dictadura de los Coroneles, Dimitris señaló que sólo espera de las negociaciones que les den esperanza a los jóvenes para que puedan encaminar su futuro.

Publicado enInternacional
Reino Unido aprueba la reproducción asistida con el ADN de tres padres

La Cámara de la Comunes da luz verde por 382 votos a favor y 128 en contra a esta técnica para evitar la transmisión de enfermedades genéticas

 

LONDRES.- La Cámara de la Comunes británica dio hoy luz verde a la técnica que utiliza el ADN de tres personas en la reproducción asistida, a fin de evitar la transmisión de enfermedades genéticas.

 

Los diputados aprobaron esta técnica, denominada donación mitocondrial, por amplia mayoría, con 382 votos a favor frente a 128 en contra

 

Si prospera la legislación, que pasará ahora a la Cámara de los Lores, el Reino Unido se convertirá en el primer país del mundo que legaliza la reproducción asistida con genes de tres individuos.

 

Aunque el Gobierno británico ha dado su respaldo al procedimiento, los diputados pudieron hoy ejercer el voto libre, sin someterse a la disciplina de su partido, por tratarse de un tema muy sensible.

 

La viceministra de Sanidad y Asistencia Social, la conservadora Jane Ellison, dijo en la Cámara de los Comunes que la técnica es "la luz al final del túnel para muchas familias afectadas", como es el caso de Sharon Bernardi, de Sunderland (noreste de Inglaterra), que perdió siete niños por enfermedades mitocondriales. "Para el Parlamento, este es un paso audaz, algo que se ha pensado mucho", explicó Ellison.


Los científicos estiman que alrededor de 2.500 mujeres en el Reino Unido podrían beneficiarse de este procedimiento, que cuenta con el apoyo de numerosos científicos de todo el mundo.

 

La técnica, que ha sido desarrollada por investigadores de Newcastle (noreste de Inglaterra), utiliza una versión modificada de la fertilización 'in vitro' para reunir material genético de los dos padres más el de una tercera persona, una mujer con mitocondrias sanas.

 

El tratamiento implica intervenir en el proceso de fertilización para eliminar las mitocondrias defectuosas de la madre y sustituirlas por las de la donante.

 

Las mitocondrias son partes constitutivas de las células del organismo que actúan como diminutas generadoras de energía y que, si son defectuosas, pueden dar lugar a problemas de corazón, trastornos cerebrales o ceguera.

 

El procedimiento se ha diseñado para ayudar a familias con disposición genética a este tipo de enfermedades, que pasan de generación en generación por línea materna y que afectan a alrededor de uno de cada 6.500 niños en todo el mundo.

Las mujeres que expulsaron al Estado Islámico de Kobani

La resistencia contra el sangriento avance yihadista en Oriente Medio tiene nombres de mujer. Nombres, en plural. Unas 10 mil mujeres, muchas sin ningún tipo de entrenamiento militar previo, han dejado sus casas, su familia, sus amigos, para formarse en la primera línea de fuego del frente kurdo. La batalla contra el EI –una organización fundamentalista que veja a la mujer– es más que nunca su batalla. Lo que está en juego no es solo la defensa de sus derechos y libertades, sino también la defensa de los derechos y libertades de sus hijas. Y de las hijas de sus hijas.


Este ejército femenino ha tenido un papel preponderante en la reciente expulsión de las milicias del EI (Estado Islámico de Iraq y Siria) de la estratégica ciudad de Kobani, en la frontera turco-siria. Se calcula que en esa zona, convertida en símbolo de la resistencia kurda, las mujeres representan un 40 por ciento de las YPG (Unidades de Protección del Pueblo).


Al mando de las tropas que derrotaron al EI en Kobani tras cuatro meses de combate –derrota considerada por los analistas como la más importante desde su irrupción en 2013– está una mujer de 40 años: Mayssa Abdo; o la comandante Narin Afrin, como la llaman en el campo de batalla.

 

Las mujeres que se unen a las YPG reciben estricto entrenamiento en el uso de armas.

 


Aquellos que la conocen dicen que Abdo es una mujer "hermosa, culta, inteligente y tranquila", que "se preocupa por la fuerza mental de los combatientes y se interesa por sus problemas".


En octubre del año pasado publicó un artículo que fue traducido por el New York Times, en el que describía la grave situación de los luchadores de la resistencia en Kobani. En ese mismo documento, la comandante kurda hacía un llamado al resto del mundo, sobre todo a las mujeres, a unirse a su causa.


"Luchamos por todas"


"Los que estamos en la línea de combate sabemos del tratamiento del Estado Islámico a las mujeres. Esperamos que mujeres en el mundo entero nos ayuden, porque luchamos por los derechos de todas. No esperamos que se unan a nuestra lucha (aunque estaríamos orgullosos si alguna lo hiciera). Pero les pedimos promover nuestro caso, levantar conciencia de nuestra situación y presionar a sus gobiernos para que nos ayuden", escribió.


Aunque los combatientes kurdos han defendido satisfactoriamente la ciudad de Kobani, al punto que actualmente los yihadistas se han replegado a las aldeas próximas a esa ciudad, Abdo afirmó aquella vez que las armas de los peshmergas (término usado por los kurdos para referirse a sus combatientes armados y que literalmente significa "aquellos que enfrentan la muerte") no son suficientes para hacer mella a las tropas del Estado Islámico.


El Estado Islámico, también conocido como Isis (considerado la mayor amenaza terrorista en el mundo en la actualidad), es un grupo insurgente, islamista-suní, que en un principio estuvo ligado a Al Qaeda, pero que en 2013 proclamó su autonomía y se convirtió en uno de los principales grupos armados en Iraq y Siria.


Se caracteriza por su interpretación ortodoxa del Islam, sus acciones violentas contra los chiítas (grupo disidente del Islam), y ha declarado su intención de expandirse por Jordania, Israel, Palestina, Líbano, Kuwait, Turquía y Chipre. Con ese objetivo, asesina brutalmente a quienes considera infieles a los mandatos del Islam o a quienes se opongan a una supuesta yihad (guerra santa).


El pueblo kurdo, por su parte, es la minoría étnica más grande en el Oriente Medio que no se encuentra establecida en alguna forma de Estado nación. Son entre 55 y 60 millones de personas, un 45% de los cuales vive en Turquía, un 25% en Irán, otro 25% en Iraq y un 5% en Siria.


Los kurdos no tienen un interés religioso, sino que históricamente buscan su independencia y la conformación de un Estado, el Kurdistán, que abarca regiones de Iraq, Turquía, Irán, Siria y Armenia, y que peligra ante la sangrienta avanzada del EI.


La atención del mundo se posó sobre las acciones del grupo terrorista liderado por Abu Bakr al Baghdadi, autoproclamado califa de todos los musulmanes, luego que miembros de su milicia difundieran en agosto del año pasado imágenes en las que decapitaban al periodista norteamericano James Foley. Desde entonces, no han parado las salvajes ejecuciones.


Al infierno sin escalas


Creen los yihadistas, los islamistas fundamentalistas, que si mueren a manos de una mujer, arderán por siempre en el fuego del infierno. Que convertidos en gigantes para que su dolor crezca también, vivirán rodeados de hediondas aguas.
Debido a esa creencia, la presencia de mujeres en las filas kurdas significa para ellos un 'haram', es decir, 'una maldición' o una 'visión inquietante y aterradora'.


"Cuando ven a una mujer con un arma de fuego, sienten tanto miedo que comienzan a temblar. Se retratan a sí mismos como chicos rudos para el mundo, pero cuando nos ven con nuestras armas, se escapan", relata Diren, una mujer que integra la milicia femenina kurda.


Luego del impacto inicial, los yihadistas han acometido con mayor salvajismo contra ellas. En octubre del año pasado, una mujer conocida por el seudónimo de Rehana y que se había convertido en el símbolo de la resistencia de su pueblo contra el EI, fue capturada y decapitada por terroristas.


Las imágenes del horripilante asesinato fueron transmitidas en las redes sociales por los yihadistas, a modo de lección para las demás mujeres adheridas voluntariamente a las tropas de las YPG.


La imagen de 'Rehana' se viralizó en las redes sociales y dio la vuelta al mundo, luego que un periodista la captara haciendo con una mano la V de la victoria en la hoy recuperada ciudad de Kobani. Decía la leyenda que la combatiente había matado a más de cien yihadistas en batalla.


Eso ocurrió apenas unas semanas antes de que fuera capturada y decapitada por las fuerzas del EI.


La presencia femenina en las filas kurdas ha sido considerada por el mundo como un acontecimiento histórico pero que tiene su origen tiempo atrás. Ya en el PKK, Partido Kurdo de los Trabajadores, que llevó adelante los levantamientos en demanda de la conformación del Estado Kurdo, las mujeres representaban el 30 por ciento.


Las mujeres kurdas que no le tienen miedo al EI, tienen claro que su papel en la resistencia es fundamental.

 

Rehana, símbolo de la resistencia kurda.


"Este proceso supone un paso a la liberación de la mujer. En el caso kurdo, cuando las mujeres se han unido a la guerrilla, los hombres son los primeros que han validado este proceso. Muestran un reconocimiento y un respeto hacia el papel que están desempeñando sus compañeras, conscientes de su importancia para reafirmar la figura de la mujer", ha dicho Alan Kanjo, un realizador kurdo-catalán que ha viajado varias veces a la zona de conflicto.


Las tropas femeninas kurdas no solo están resistiendo. Están obteniendo victorias. La expulsión de los terroristas del Isis de Kobani es la principal. En las fotos que llegan desde esas lejanas tierras, se puede apreciar sus delicadas curvas bajo el uniforme, o algunas uñas pintadas entre las decenas de manos que empuñan armas. Dispuestas a darlo todo por sus hijas. Y por las hijas de sus hijas. Y por las hijas de las hijas de sus hijas.

 

(Tomado de LaRepública.pe)

 

Artículos relacionados

Los kurdos explusan al EI de Kobani tras más de cuatro meses de asedio

Martes 27 de enero de 2015

Sultan Safak: "Las mujeres tienen la habilidad de cambiar las agendas políticas

Lunes 12 de enero de 2015

Yihadismo, conflictos étincos y guerra sucia

Lunes 22 de diciembre de 2014

Publicado enInternacional
Derechos civiles: De Sundance a Selma, pasando por Carolina del Sur

PARK CITY, Utah — La primera vez que se proyectó una película en la Casa Blanca fue el 21 de marzo de 1915. El presidente Woodrow Wilson se sentó a ver "El nacimiento de una nación" de D.W. Griffith. La película, considerada una de las más abiertamente racistas de todos los tiempos, falsifica la historia de la Reconstrucción y representa a los afroestadounidenses liberados de la esclavitud como dominantes, violentos y opresivos hacia los blancos sureños. El presidente Wilson dijo de la película: "Es como escribir la historia con relámpagos, y lo único que lamento es que sea todo tan terriblemente cierto". La película serviría como una poderosa herramienta de reclutamiento para el Ku Klux Klan.


Cien años más tarde, la Casa Blanca fue escenario de la proyección de otra película, esta vez por invitación del primer presidente afroestadounidense. La película fue "Selma". La directora de la película, Ava DuVernay, la miró junto con el presidente y la primera dama. Conocí a DuVernay en el Festival de Cine Sundance en Park City, Utah donde, en 2012, fue la primera mujer afroestadounidense en ganar el premio a Mejor dirección por una película anterior. La entrevisté en las oficinas de Sundance, donde relató sus sentimientos después de la proyección: "Fue hermoso estar en la Casa Blanca en 2015 con una película como 'Selma' sabiendo que en 1915 la primera película proyectada en la Casa Blanca fue 'El nacimiento de una nación'".


"Selma" relata la historia de uno de los momentos clave del movimiento por los derechos civiles: las marchas de 1965 desde Selma hasta Montgomery, recordadas especialmente por el llamado "Domingo Sangriento" del 7 de marzo de 1965, cuando la marcha fue violentamente atacada por la policía del estado de Alabama en momentos en que estaba atravesando el puente Edmund Pettus. Un joven John Lewis, entonces líder del Comité de Coordinación Estudiantil No Violento, y actualmente miembro del Congreso de larga data, fue uno de los organizadores de la marcha. La policía lo golpeó, al punto de dejarlo todo ensangrentado y con una fractura de cráneo. La película de DuVernay presenta esa marcha en su contexto histórico. DuVernay explicó: "'Selma' es una historia sobre justicia y dignidad. Es sobre la vida de estas personas corrientes. Eso es lo que me encantó de la película, que no se llama King, que cuando llegué al proyecto se llamaba Selma. Es sobre el poder de la gente. Es sobre voces que empiezan a hacerse oír".


La historia también es sobre el Dr. Martin Luther King Jr., quien jugó un papel central en la organización de las marchas de respuesta al "Domingo Sangriento". DuVernay me dijo: "No se había hecho en 50 años. No hay ninguna película producida por un gran estudio, ni de cine independiente, con King como figura central, en los 50 años desde que estos eventos sucedieron, cuando tenemos películas biográficas sobre todo tipo de personajes ridículos. ¿Y ninguna sobre Martin Luther King? No hay ninguna representación cinematográfica que sea significativa y centrada. Así que esto era algo que no podía dejar pasar".


"Selma" obtuvo atención a nivel nacional, no solo por haber sido nominada al Oscar a la mejor película, sino también porque DuVernay no fue nominada a mejor dirección, lo que desató furor en las redes sociales bajo la etiqueta de Twitter "#OscarsSoWhite" (Qué premios Oscar tan blancos, en español). Una encuesta de 2012 realizada por el periódico Los Angeles Times halló que los votantes de los Oscar son en un 94% blancos y en un 76% hombres, y la edad promedio es de 63 años.


La película también ha desatado controversia debido a su representación del presidente Lyndon Johnson como un político reacio al derecho al voto, en ocasiones, incluso, directamente obstruccionista, ordenando medidas como el seguimiento y acoso de King por parte del FBI. "No estoy aquí para rehabilitar la imagen de nadie ni ser custodio del legado de nadie. De lo que he leído, aprendido y escuchado, y de lo que sé y he hablado con muchas de las personas que estuvieron allí, es que había una relación de respeto por parte de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano, que lideraba King, pero que constantemente debían estar presionando y presionando", me dijo DuVernay, y continuó: "Tenemos que trabajar sin pedir permiso. Sobre todo como mujeres que somos parte de esta industria. ¿A quién le estamos pidiendo permiso para hacer lo que queremos hacer? Eso hay que erradicarlo; hay que elegir un camino y empezar a caminar".


Lejos de Sundance, pero no tan lejos de Selma, un drama de la vida real se desarrolló esta semana en un tribunal de Carolina del Sur, donde fueron anuladas las condenas del año 1961 contra un grupo de activistas de derechos civiles. Los conocidos como los "Friendship Nine" fueron nueve jóvenes afroestadounidenses que se sentaron en un bar solo para blancos en Rock Hill, Carolina del Sur. Fueron condenados a 30 días de trabajos forzados. El miércoles, el juez del Tribunal de Circuito John C. Hayes III revocó sus condenas y afirmó: "No podemos reescribir la historia, pero sí podemos enderezar la historia". El Juez Hayes es sobrino del juez que condenó a estos hombres hace 54 años. El Procurador del Decimosexto Circuito, Kevin Brackett, agradeció a los Friendship Nine, en su nombre y en nombre de su hija, por hacer del estado de Carolina del Sur y del país un lugar mejor.


En Selma, durante el fin de semana del 7 de marzo, se congregarán personas de todo el mundo para conmemorar el 50o aniversario de la histórica marcha del "Domingo Sangriento". Barack Obama, presidente de Estados Unidos, también estará allí. El cambio llega; poco a poco, pero llega. ¿Acaso estará cerca el nacimiento de una nueva nación?
________________________________________

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Enero 2015 09:34

Moras rojas

Moras rojas

Surgido de la confluencia de grupos de la llamada "izquierda radical", universitarios y animadores de la ola indignada levantada el 15 de mayo de 2011, Podemos se convirtió, en sólo unos meses, en un meteorito que amenaza con reventar el bipartidismo que marca la vida política española prácticamente desde la transición posfranquista.

 

La cuarta fuerza más votada en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo pasado (superó largamente el millón de votos y logró cinco eurodiputados) es dada por los últimos sondeos como probable ganadora de las elecciones generales de noviembre de este año, arañando el 30 por ciento y superando –actualmente– por tres puntos al Psoe, por 10 al Partido Popular y por una enormidad a Izquierda Unida, de donde vienen algunos de sus dirigentes, incluido su líder, Pablo Iglesias. Como el Syriza griego (véase nota de Raúl Zibechi), con el que comparte no pocas cosas (algo del origen, mucho del programa, bastante de su composición), Podemos representa hoy el cuco mayor para el binomio socialdemócratas-conservadores que se reparte –y a menudo comparte– el poder en Europa. Y ese espanto, el partido de bizarro, feúcho y sin embargo trabajado nombre lo ha ido forjando concienzudamente desde un lugar acaso original.

***


Íñigo Errejón es una de las máximas figuras de Podemos. Es uno de sus cinco eurodiputados, su secretario político desde noviembre, y está entre sus portavoces más mediáticos, un escalón por debajo de Pablo Iglesias y acaso de Juan Carlos Monedero, su gramsciano secretario de Programa. Muy joven (31 años), trayectoria militante desde la veintena, aire de nerd, politólogo de formación, como Iglesias, como Monedero, en julio pasado escribía una nota de presentación de la organización en la edición española de Le Monde Diplomatique. "Podemos es una iniciativa arraigada en una hipótesis intelectual y política largamente fraguada en ámbitos del activismo y de la universidad, particularmente de la Complutense de Madrid: que España atraviesa una crisis de régimen que es, en primer lugar, una fractura de los consensos y una desarticulación de las identidades tradicionales, y que existen condiciones para que un discurso populista de izquierdas, que no se ubique en el reparto simbólico de posiciones del régimen sino que busque crear otra dicotomía, articule una voluntad política nueva con posibilidad de ser mayoritaria". Esa iniciativa, decía Errejón, nunca hubiera sido posible de no ser por el "clima impugnatorio de las elites generado por el ciclo de movilización social" apuntalado por las protestas iniciadas el 15 de mayo de 2011. En ese luego ultrafamoso 15 M, centenas de miles de personas se volcaron a las calles en toda España con una consigna que resumía las demandas previas de toda una serie de movimientos sociales contra las políticas implementadas desde hacía muchos años tanto por socialistas como por conservadores: "¡Democracia real ya! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros". La denuncia de la corrupción, el reclamo de renovación (entre otros generacional) y de participación permeaban las protestas, en las que participó una galaxia de grupos de izquierda de todo porte que fueron rápidamente superados y desplazados por la "multitud". La ocupación de las plazas públicas y el funcionamiento asambleario fueron algunas de las características de un movimiento que fue tomado como ejemplo fuera de la península. Poco antes el rebelde viejito francés Stéphane Hessel había publicado, a sus 93 años, su opúsculo Indignaos, una invitación a la rebelión juvenil "contra un mundo en que el poder financiero lo abarca y destruye todo". El movimiento español fue luego conocido como el movimiento por antonomasia de la indignación. Duró un momento, un largo rato, y, como tal, fue agotándose. Pero de ese movimiento, de parte de ese movimiento, surgió Podemos.


***


Podemos encarnaba lo impensable para otra parte del 15 M: que la "indignación" derivara en la formación de un partido. No entraba en los cálculos de muchos que un movimiento informal y gelatinoso como ese, que desafiaba no sólo a los partidos que se habían alternado en el poder sino a "los partidos" en general, diera lugar a una formación política hecha y derecha. Pero así fue, y desde el principio el grupo se planteó disputar electoralmente el poder a los "partidos del régimen", a los partidos de la "casta", según el lenguaje que la novísima formación iría rápidamente instalando. Así lo decía, negro sobre blanco y desde su título, el manifiesto que fue tomado como documento fundacional de Podemos: "Mover ficha, convertir la indignación en cambio político". El texto, redactado por militantes de Izquierda Anticapitalista, la principal organización política promotora de Podemos, estaba firmado por una treintena de intelectuales y por varios de los referentes de los movimientos sociales más notorios de los últimos años en España (la Marea Verde contra los recortes en la educación, la Marea Blanca contra los recortes en salud pública, por ejemplo).


***


En la base del nuevo grupo estaba la convicción de que la situación de España (y de Grecia, Portugal, Chipre) era de urgencia. Una urgencia latinoamericana, por los niveles de pobreza, desempleo, desindustrialización e incluso de emigración alcanzados en el conjunto de la Europa del sur. En América Latina, en sus procesos de "ruptura popular y constituyente", pusieron pues los ojos los animadores de Podemos. Varios de ellos habían tenido experiencia de terreno en esta región: Errejón, a pesar de su juventud, y sobre todo Monedero vivieron de cerca el chavismo originario en Venezuela; hacia Ecuador y Bolivia miró con atención en estos tiempos Iglesias; la fascinación exterior de Mujica llegó a lares madrileños; hay argentinos (provenientes del viejo peronismo de base que coqueteó con la izquierda gramsciana) entre los asesores del grupo; Ernesto Laclau, el investigador argentino posmarxista que desarrolló su propia teoría sobre la hegemonía y reivindicó cierto "populismo", está entre las fuentes de inspiración del grupo.


"Algunos de los impulsores de la iniciativa hemos reconocido que, sin aquel aprendizaje (de los procesos latinoamericanos), Podemos no habría sido posible", escribió Errejón.


***


Aun proviniendo todos sus dirigentes de la izquierda, incluso de sus sectores llamados "radicales", y de estar integrado el grupo a la bancada de la Izquierda Unitaria Europea (junto a varios partidos comunistas, poscomunistas y ecologistas de la región) en el parlamento de la UE, Podemos no se define "de izquierda". Es más: renunció expresamente a jugar en el terreno de una "dicotomía izquierda/derecha". "Era, en España, una frontera funcional al sistema: mucha gente identifica aquí a izquierda con el Psoe, porque fue éste el partido hegemónico en la izquierda en las cuatro últimas décadas. Y el Psoe es hoy parte constitutiva de este sistema: lo ha gestionado con muy pocas diferencias con el Partido Popular. Es corresponsable de los ajustes, de la política de austeridad, de la entrega del país al capital financiero, de la corrupción, de la represión a la disidencia social, de la apropiación de la democracia por los bancos. Por otro lado, a la izquierda de la izquierda se ha fracasado en la construcción de una alternativa real. No se supo cómo llegar a la gente con una propuesta inclusiva. Se erró incluso en el lenguaje, en la simbología. A nosotros nos pareció mucho más adecuado ampliar la frontera. Por eso es que preferimos hablar de otras dicotomías: los de abajo/los de arriba, democracia/oligarquía, ciudadanía/casta, incluso nuevo/viejo, para producir una identificación nueva de los sectores populares con una propuesta de cambio y aislar a las elites", dijo Errejón en una entrevista. "¿Qué duda cabe de que somos, los que aparecemos constantemente a nombre de Podemos, de izquierda? De esa tradición venimos, pero lo de ahora es distinto: antes de soñar con una propuesta de izquierda en serio España tiene que ponerse a andar, y hoy está por el piso. De ahí hay que sacarla y eso pasa por identificar bien al adversario: el gran poder financiero y quienes lo favorecen", remachó Iglesias.
Podemos es, en esencia, "frentegrandista".


***


Desde el pique, chocó. Ni qué hablar con los socialistas y los populares. Los partidos de "la casta" anduvieron durante un tiempo buscando algún escandalete de qué agarrarse para devolverle los golpes a los podemistas en uno de sus terrenos predilectos: el de la corrupción. Tiraron de algunas madejas, que a poco de andar se fueron deshilachando. La vieja dirección del Psoe optó por responsabilizar a Iglesias, por un lado, de "hacerle el juego a la derecha", y por otro de "soñar con una trasnochada España bolivariana". Felipe González habló de Podemos como de un grupo "ultraizquierdista" afín al "terrorismo" de Eta porque su líder había dicho que el conflicto vasco es "un conflicto básicamente político que requiere soluciones políticas".


También chocó Podemos con la izquierda de la izquierda, que le reprochó básicamente su "indefinición ideológica". "Somos muy conscientes de que rompimos con algunos tabúes de la izquierda clásica", admitió Errejón. Y explicitó esas rupturas: "Se desafió la rigidez del mecanicismo de 'lo social', que sería un ámbito separado y anterior a la política, en el que habría que acumular fuerzas que después se traducirían electoralmente. La iniciativa nació 'desde arriba', y frente al fatalista 'no hay atajos' del 'movimientismo' y la extrema izquierda, defendió que lo electoral es también un momento de articulación y construcción de identidades políticas. Se desafió también el tabú del liderazgo. En la iniciativa Podemos el uso del liderazgo mediático de Pablo Iglesias fue una condición sine qua non y un precipitador de un proceso de ilusión y agregación popular en un momento de desarticulación del campo popular".


***


Se dio con Podemos un fenómeno curioso: cuando apareció, los grandes medios de prensa le abrieron las puertas a sus principales voceros. A Iglesias lo invitaban a tertulias, le ofrecían espacios fijos en diarios, lo entrevistaban. Hasta la saciedad. "Pienso que porque creían que yo era inofensivo, un melenas más de los tantos que de cuando en cuando aparecen y rápidamente desaparecen, o quizás calculaban que Podemos a lo sumo debilitaría a fuerzas políticas como Izquierda Unida, y eso les apetecía. Quizá jugaba el morbo de lo pintoresco. No lo sé, pero a medida que fuimos creciendo nuestro espacio en los grandes medios fue encogiendo, y más aun: comenzaron a llover los ataques, primero en clave de mofa, después directamente asesinos", recordó tiempo atrás Pablo Iglesias. En paralelo, Podemos fue construyendo su propio aparato mediático y promoviendo concienzudamente a sus principales figuras, muy especialmente a su líder. Contó para ello con publico.org, un diario que del papel se convirtió en digital hace unos años y tiene hoy un alcance mucho mayor al que tenía en sus épocas "de tinta"; contó y cuenta también con La Tuerka y Fort Apache (véase video en la parte inferior del artículo), dos programas en formato de (inteligente) tertulia internética que conduce el propio Iglesias y que se han vuelto fenómenos de audiencia y generadores permanentes de polémicas (hay que ver el nivel de algunos de ellos). Contó con los "círculos", las estructuras de base de la organización que se fueron desplegando por el territorio.


Y contó con la omnipresencia de Iglesias, que se multiplicó en conferencias de prensa, actos, movilizaciones sociales... al punto que su imagen (su cola de caballo, su barba candado, su look informal) fue la imagen de la lista de Podemos en las elecciones europeas.
Las otras "marcas Podemos" son su logo –un círculo ("de la participación, de la inclusión") con fondo morado– y su nombre. Ajenas ambas también a la simbología clásica de la izquierda.


***


"Lo recalcable del movimiento del 15 M es que ha sabido fundir la crítica al capitalismo con exigencias democráticas, abriendo un horizonte de accionar político concreto", escribió en la revista Diagonal el universitario y escritor alemán Raul Zelik. "Las Mareas que unieron a trabajadores públicos con asociaciones de padres, pacientes o inmigrantes en la defensa de los servicios públicos, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que combinó la acción directa extrainstitucional como los escraches con iniciativas de leyes, la ayuda mutua y el trabajo social, la reactivación de organizaciones de trabajadores de base (...) evidenciaron que existe una mayoría social ajena a los aparatos de representación", remarcó. Pero apuntó un "problema": esos movimientos, dijo, "mostraron también que el régimen neoliberal perfectamente puede convivir con la movilización social masiva", ignorarla, pasarle por encima.


Como muchos intelectuales europeos cercanos a una izquierda huérfana de "referentes con los cuales poder soñar", el alemán piensa que Podemos bien puede convertirse en un "pequeño faro". Se ilusiona, más que con las argucias mediáticas del grupo, con algunas de las propuestas de su programa (auditar la deuda externa, recuperar los servicios públicos, frenar las privatizaciones, subsidiar la vivienda de los sectores populares, aumentar los impuestos a los ricos, eliminar la legislación de excepción, cesar la represión a los movimientos sociales e independentistas, salir de la Otan). Su "indeterminación", su "ambigüedad", más que preocuparle lo atraen: le han permitido, dice, "abrir espacios a la participación de las mayorías". Y no le han impedido tampoco a sus dirigentes, hasta ahora, tener actitudes de un "radicalismo insolente" para las elites dirigentes y para "la casta".


***


Hacia fines del año pasado Pablo Iglesias fue invitado a un foro económico similar a los que promueve en Uruguay adm. Tuvo lugar en el hotel Ritz, uno de los más lujosos de Madrid. El tranquilo profesor universitario utilizó su didáctica no para congraciarse con su público ("entre ustedes hay seguramente caballeros vestidos con trajes de 3 mil euros, algo que no ganan ni en un año las camareras de este hotel o los cámaras que nos están filmando", dijo) sino como una tribuna más desde la que historió, cifra tras cifra, "el proceso de apropiación de la democracia española" por los grupos financieros locales y regionales. Es decir, por quienes lo estaban escuchando.


***


Pero Zelik sabe también que movimientos como éste ha habido otros en la historia reciente, fuera y dentro de Europa. Los ha habido incluso en la propia Alemania. Mucho compartían los Verdes originarios con Podemos. Terminaron aliados, en algunas regiones, con los sectores más conservadores de la socialdemocracia.


***


"Podemos tiene una vida muy corta, pero una historia ya muy larga, hasta el punto que uno diría que en el último mes ha envejecido mucho." Así comenzaba a fin de año el filósofo Santiago Alba Rico una columna en la que daba cuenta de los peligros "de crecimiento" que está enfrentando la fuerza política dirigida por Iglesias. "En muy poco tiempo se ha pasado del estado líquido y casi desparramado al sólido y casi leñoso. Antes Podemos era una maravillosa gelatina y ahora es una funcional estructura", y eso tiene sus costos, decía.


Alba Rico estuvo entre la treintena de intelectuales que firmó el manifiesto de 2014 que dio vida al grupo, pero es consciente de que hay "peligros que lo acechan". Lo nota desde dentro, y desde dentro describe cómo se ha podido observar una cierta autonomización de la dirección del partido (el Consejo Ciudadano) respecto a la base (los círculos) y un grado, ya, de "desilusión" en "la izquierda militante y en los movimientos sociales". Esta última podría venir del resultado de la Asamblea Ciudadana de octubre pasado, el "congreso" del partido, que consagró al equipo de Iglesias en todos los puestos de dirección, donde no habrá representación de la basista Izquierda Anticapitalista. A Alba Rico le preocupa que la dirección de Podemos "se aleje del medio extrauterino del que nació" y que, entre renunciamientos propios de la organización y facilismos de la "izquierda militante" (que puede no ser "capaz de ver todo lo que de bueno hay en las cosas que han quedado dentro y que se pueden hacer"), la esperanza se evapore en poco tiempo.


"Las alianzas que haga a mediano plazo y el camino que elija recorrer de aquí a las elecciones de noviembre van a ser fundamentales para ver si la radicalidad de Podemos no se desinfla", piensa a su vez Zelik. Tanto como lo que hagan de aquí en adelante los primos hermanos de Syriza si el domingo ganan en Atenas.


Expansión territorial


Para su primera salida de Madrid tras ser electo secretario general de su partido, Pablo Iglesias eligió a Barcelona. Cataluña, dominada por el auge del independentismo, es una de las zonas del Estado español en que el movimiento del círculo morado todavía no ha penetrado. La estrategia de Podemos ha sido atacar tanto a los "unionistas" como a los "independentistas". A los primeros, dijo Iglesias en su discurso, "les oponemos el derecho a decidir que tiene cada pueblo: no se le puede imponer a nadie pertenecer a algo a lo que no puede pertenecer". Y a los segundos los criticó por "anteponer la reivindicación territorial a todas las otras". "No me veréis nunca abrazarme con Mariano Rajoy, pero tampoco con Artur Mas", dijo el líder de Podemos aludiendo al liberal presidente de la Generalitat, el gobierno catalán, con quien se abrazó David Fernández, el principal referente de la Candidatura de Unidad Popular, la izquierda catalana. "Mas es tan integrante de la casta como los gobernantes de Madrid", remachó.
La primera meta de Podemos sería "teñir de morado" el viejo cinturón rojo (obrero y popular) de Barcelona, en el que hasta hace unos pocos años el Psoe arrasaba y hoy ha pasado a ser feudo catalanista. Fue allí que tuvo sus mejores resultados en las europeas de mayo, pero está lejos aún de llegar al nivel conseguido por las distintas formaciones catalanistas. "En Podemos no somos unionistas ni independentistas. Estamos por el derecho a decidir, pero en todo el Estado. Combatimos las políticas de austeridad estén donde estén. Eso es lo que nos importa más. La derecha española, la casta toda, ha agredido a Cataluña como ha agredido a todo el Estado. Hace cuatro años Artur Mas nos ofrecía un viaje hacia Ítaca pero lo que no nos dijo es que no se trataba de la Grecia homérica sino de la Grecia actual, devastada por las políticas neoliberales", dijo en el mismo acto Gemma Ubasart, secretaria de Plurinacionalidad de Podemos y su principal referente en Cataluña.


Los últimos sondeos dan a la formación de Iglesias un fuerte crecimiento tanto en Cataluña como en el País Vasco.

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Enero 2015 06:42

Chile escuchó a los estudiantes

Chile escuchó a los estudiantes

El gobierno de Bachelet sacó adelante su primera reforma en materia educativa, que se fundamenta en las demandas y grandes movilizaciones estudiantiles de 2011 y 2012. Camila Vallejo destacó que este proyecto hace justicia.

 

El Congreso de Chile aprobó anteayer, a la espera de la promulgación presidencial, el proyecto de reforma del sistema educativo, que entrará en vigor en marzo de 2016 y que busca terminar con el lucro, el copago y la selección de alumnos en los establecimientos que reciben aportes del Estado. La medida, que fue aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado para volver a la Cámara baja, donde se aprobó definitivamente, es la primera gran reforma en materia escolar que saca adelante el gobierno de Michelle Bachelet y que se fundamenta en las demandas y grandes movilizaciones estudiantiles de 2011 y 2012. Ayer, la jefa de Estado trasandina pidió tranquilidad a los chilenos. "Quisiera hacer un llamado a las familias a que tengan calma, que tengan confianza, no se van a cerrar los colegios, al contrario, todos los cambios se van a implementar gradualmente", dijo Bachelet a los periodistas sobre la nueva norma, considerada clave para la reforma educacional que impulsa su gobierno. "Estamos contentos porque dimos un primer paso, un paso enorme para que Chile al fin tenga un sistema educativo más moderno, de calidad, gratuito y sin discriminación", enfatizó la mandataria.


El proyecto de ley tiene por objeto terminar con las desigualdades estructurales del sistema educativo, a fin de garantizar a todos los chilenos el derecho a una educación de calidad, sustentada en tres ejes: el fin del lucro en establecimientos que reciben recursos públicos, el término de la selección escolar y la derogación del sistema de financiación compartido. En esa línea, Bachelet destacó que con este proyecto, "aseguramos que los recursos públicos se inviertan en la educación de nuestros niños y jóvenes, lo que nos parece que es un inicio para avanzar en calidad. También nos va a permitir que nunca más nuestros niños y niñas puedan ser discriminados por sus condiciones familiares y sociales", agregó la mandataria.


Durante la parte final de la sesión donde se debatió la reforma educativa, el presidente de la Cámara baja, Aldo Cornejo, ordenó el desalojo parcial de las tribunas, después de que algunos integrantes de la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares Subvencionados (Confepa) protagonizaran una protesta. La decisión generó el rechazo de los legisladores opositores, quienes interrumpieron en varios momentos el proceso de votación del proyecto para protestar contra la medida, incluso algunos se retiraron de la sala. El diputado conservador José Manuel Edwards acusó a Cornejo de no dar garantías al ordenar el de-salojo de los opositores al proyecto y afirmó que su bancada pedirá la censura de la mesa directiva. Tras la votación, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, expresó su gratitud y satisfacción con el respaldo parlamentario, tras diez meses de discusión.


"Al final del día lo importante es que la democracia ha construido sus propios fundamentos para avanzar en una educación de calidad. Este es un proyecto que sienta la base filosófica de cómo se construye educación en Chile, un país donde buscamos que los estudios de los niños ya no se decidan por la capacidad económica de sus padres", indicó Eyzaguirre. En tanto, la ex líder estudiantil y diputada Camila Vallejo destacó que este proyecto hace justicia al desmantelar tres pilares de las leyes de mercado. "Nos estamos poniendo a la altura de países desarrollados que trabajan por poner en primer lugar el criterio de equidad", valoró Vallejo. "Los padres de menores ingresos conocerán ahora lo importante que es no tener que pagar más recursos por garantizar la educación de sus hijos", agregó. "No estaríamos legislando esta reforma si no hubiese sido por la lucha del movimiento social", subrayó tras el debate la diputada comunista, líder de las protestas estudiantiles de 2011.


La normativa termina con la selección por rendimiento previo de alumnos en los procesos de admisión de los establecimientos subvencionados o que reciben aportes del Estado, incorporando en la legislación la frase "sin fines de lucro" y estableciendo de forma gradual la incorporación de la gratuidad en los colegios del país. Junto con ello, fija sanciones a los gestores que aprovechen los recursos destinados a la educación: esto significa que quien lucre deberá devolver el monto malversado de los recursos y, además, pagar una multa del 50 por ciento de lo que haya utilizado de mala manera.


Asimismo, los colegios no podrán seleccionar por factores socioeconómicos, étnicos, nacionales, culturales, religiosos o de discapacidad con el fin de terminar con las discriminaciones arbitrarias. Por ende, las instituciones educativas no podrán exigir antecedentes económicos de la familia del postulante ni contemplar el rendimiento escolar pasado. La entrada en vigencia de la nueva ley será a partir del 1º de marzo del 2016, sin perjuicio de las reglas especiales que al efecto se establecen, entre ellas, un plazo de 3 años (hasta el 31 de diciembre de 2017) para que los gestores de establecimientos particulares subvencionados que quieran seguir operando en la actividad educacional transfieran su calidad de tal. La nueva ley es la primera gran reforma al sistema educativo chileno y se fundamenta en las demandas y grandes movilizaciones estudiantiles que se desarrollan en Chile desde el año 20

Publicado enInternacional
Apuestan los griegos al cambio económico radical

"El pueblo me ha dado un mandato claro: dejar la desastrosa austeridad tras cinco años de humillación. El veredicto de nuestro pueblo significa que se acabó la troika", afirmó Alexis Tsipras, líder de la Coalición de Izquierda Radical, el partido conocido por su acrónimo en griego como Syriza, que se impuso en las elecciones parlamentarias de este domingo con 36.36 por ciento de los votos, lo que lo dejó a un paso de la mayoría absoluta, al conseguir entre 149 y 150 escaños, y lo obliga a buscar aliados para formar el nuevo gobierno.


Cuando se habían contado 95.30 por ciento de los sufragios, detrás de Syriza se ubicó el partido gobernante de derecha Nueva Democracia, con 27.82 por ciento; el neonazi Nuevo Amanacer, 6.29; el centro derechista, El Río (To Potami), 6.04; el Partido Comunista Griego, 5.49; los centristas Griegos Independientes, 4.73, y el ex gobernante Partido Socialista Panhelénico (Pasok), 4.66.


El Ministerio del Interior informó oficialmente al final de la jornada que Syriza ganó la votación, pero no logró la mayoría absoluta, por lo que dispone a partir de este lunes de tres días para negociar alianzas con otros partidos, a fin de alcanzar la mayoría absoluta y ser llamado a formar gobierno por el presidente Karolus Papoulias. Si el vencedor fracasa, el segundo lugar tendrá que ser convocado para el mismo fin.


Con la votación obtenida, Syriza podría alcanzar 149 o 150 curules;se requieren 151 escaños para la mayoría absoluta en el Parlamento integrado por 300 legisladores.


En el sistema electoral griego, 250 diputaciones se reparten de forma proporcional y el medio centenar restante se destina al partido vencedor en las urnas.


Nueva Democracia, que llegó al gobierno hace dos años con la intención de limitar la intervención extranjera en los asuntos financieros del gobierno, consiguió 76 sillas parlamentarias, escoltado por Nuevo Amanecer, y El Río con 17, cada uno.


El primer ministro, Antonis Samaras, reconoció su derrota poco después de que el Ministerio del Interior divulgó las primeras proyecciones oficiales del conteo.


El pueblo de Grecia ha hablado y todos respetamos su decisión. Tengo la conciencia tranquila, dijo Samaras en una declaración transmitida por televisión.


Nueva Democracia seguirá listo para jugar un rol decisivo en los futuros desarrollos, como garante de la senda del país, agregó.


Pocos minutos después, Tsipras apareció ante miles de sus correligionarios y simpatizantes para dejar en claro el rechazo de Grecia al programa de austeridad impuesto a cambio del rescate financiero por la llamada troika, formada por la Comisión Europea –órgano ejecutivo de la Unión Europea–, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que en este país son vistos como un poder casi neocolonial sobre la economía.


El mandato del pueblo griego es, sin duda, terminar el círculo vicioso de la austeridad, apuntó ante la multitud que vitoreó al ingeniero civil de 40 años. Nuestra victoria es útil para el pueblo europeo que lucha contra la austeridad, declaró en alusión a los casos de España e Irlanda, que en virtud de la crisis económica mundial desatada en 2008 se han visto forzados a aplicar políticas de reducción de gasto público.


Tsipras también manifestó su intención de negociar justamente con los acreedores de Grecia, principalmente entidades europeas que hicieron préstamos directos o aportaron para los dos fondos de rescate, que suman 240 millones de euros.


El nuevo gobierno griego está listo para cooperar y negociar por primera vez con nuestros prestamistas para una solución justa y mutuamente beneficiosa, dijo, y aclaró que la administración trabajará en favor de una nueva solución viable a la deuda griega, que asciende a 320 millones de euros y equivale a 175 por ciento del producto interno bruto. El país emergió de la recesión en noviembre pasado.


Nuestra prioridad es que todos los griegos recuperen su dignidad, expresó en referencia a la problemática económica interna, que llevó a una caída de 25 por ciento de la producción total de bienes y servicios en este país mediterráneo y a un desempleo de 25 por ciento, que afecta a uno de cada dos jóvenes.


Grecia, subrayó el dirigente del partido fundado por marxistas, trotskistas, socialdemócratas y ecologistas, no se someterá más al dictado de los acreedores, entre los cuales el gobierno de Alemania ha jugado un papel central.
Después de la presentación de Tsipras antes sus seguidores, los dirigentes de dos partidos minoritarios, El Río y Griegos Independientes, ofrecieron colaborar con Syriza en caso de que los resultados definitivos no le confieran la mayoría absoluta en el Parlamento. Sin embargo, no hubo respuesta del vencedor de los comicios.


Si logra formar una coalición con mayoría absoluta, Tsipras se convertiría en el primer ministro más joven en la historia política de Grecia y en el primer líder de un partido de izquierda radical que asume el poder entre los países de la Unión Europea.


Los acreedores de Grecia sostienen que el país debe cumplir con sus compromisos anteriores para seguir recibiendo ayuda.


Desde Alemania se ha manejado la versión de que Atenas podría enfrentar una bancarrota si no se alcanza una solución financiera, aunque la especulación sobre una Grexit –un juego de palabras en inglés que hace referencia al abandono de Grecia de la zona euro– y el potencial colapso de la moneda única ha sido mucho menos intensa que en las pasadas elecciones generales de 2012.


Miles de griegos tomaron las calles en la noche del domingo para celebrar la victoria de Syriza. Muchos se reunieron en el centro de Atenas en la llamada Plaza de las Lágrimas, por su trágico pasado.


Los griegos derramaron lágrimas de tristeza en esta plaza, y ahora finalmente lo hacen de alegría y esperanza de un nuevo mañana para el país, dijo Giorgos Balabanis, un taxista de 44 años.


La plaza es tristemente recordada por el reagrupamiento de la población judía en 1942 por las fuerzas de ocupación nazis.


ALEXIS TSIPRAS, DE LAS JUVENTUDES COMUNISTAS A SYRIZA

La promesa de la izquierda

 

Alexis Tsipras ha recorrido un largo camino desde sus inicios como joven activista comunista hasta su victoria de ayer en las elecciones legislativas griegas. A sus 40 años, se convertirá en el primer ministro griego más joven en siglo y medio y en la esperanza de una izquierda europea antiliberal.


Aunque no pertenece a una dinastía política –algo usual en Grecia–, el líder de Syriza fue un prematuro militante. El país lo descubrió como representante de un movimiento estudiantil en un estudio de televisión, en 1990, cuando, aún adolescente, señaló con la misma seguridad con la que se mostró ayer: "Queremos tener el derecho a decidir cuándo vamos a clase".


Desde entonces, el "bolchevique griego", como se lo conoce en la arena política, ha conservado un rostro juvenil, su admiración por el Che Guevara –a uno de sus hijos lo llamó Orfeo Ernesto–, y culminó sus estudios en la Escuela Politécnica de Atenas, donde obtuvo un diploma de ingeniero civil.


Nacido apenas unos días después de la caída de la dictadura, Tsipras debutó en política en el seno de las Juventudes Comunistas Griegas (KKE), a fines de los años '80. Una década más tarde, ganó los primeros galones en la rebelión de los liceos, cuando se enfrentó a una reforma de liberalización del sistema educativo, que tuvo lugar a principios de los '90. Tras abandonar la juventud comunista, Tsipras se afilió a Synaspismos, un pequeño partido eurocomunista y altermundialista. A los 33 años fue elegido presidente de ese partido, fuerza que en 2008 se transformó en una coalición de varias organizaciones bajo el nombre de Syriza, que se distingue de los comunistas por su posición favorable a Europa.


En las elecciones de 2009, Syriza obtuvo el 4,6 por ciento de los votos, muy por debajo de lo esperado, debido, según los analistas, al apoyo que aportó a los disturbios urbanos que sacudieron Grecia tras la muerte de un joven baleado por la policía. No obstante, Tsipras se alzó con un escaño en el Parlamento. Con un 16,78 por ciento de los sufragios, la formación de izquierda multiplicó por cuatro su votación en las elecciones de 2009 e hizo volar en pedazos el bipartidismo que dominaba el país desde la caída del régimen de los coroneles, en julio de 1974.


Fue la eclosión de la crisis de la deuda en 2010 y los años de cataclismo económico que siguieron los que dieron una creciente audiencia a la formación de izquierda y a su líder, que denunciaron la crisis que atravesaba el pueblo heleno, causada por las medidas de austeridad impuestas por la troika formada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea.


En los comicios legislativos de 2012, Syriza fue impulsada como segunda fuerza del país y principal partido de la oposición. Es que Tsipras construyó el éxito de su partido en base al rechazo a las medidas bárbaras del memorándum de acuerdo entre Atenas y sus interlocutores internacionales, que condiciona la concesión de préstamos de ayuda al país a la implementación de un drástico programa de ajuste y reformas estructurales, lineamientos impuestos por la troika.
Ahora, a las puertas del poder, Tsipras cuida su imagen internacional. Gracias a sus notables progresos en inglés, multiplicó los viajes al extranjero, entre ellos le hizo una visita al presidente del BCE, Mario Draghi, al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble –defensor a ultranza de la disciplina presupuestaria–, y al papa Francisco.

Publicado enInternacional
Sábado, 24 Enero 2015 07:24

Es doloroso vivir en medio del caos

Es doloroso vivir en medio del caos

El sistema-mundo está en serios problemas y está ocasionando malestar a la vasta mayoría de la población mundial. Los expertos y los políticos se aferran a un clavo ardiendo. Magnifican cada ocurrencia de las leves mejoras momentáneas, por lo común transitorias, de las varias medidas que estamos acostumbrados a utilizar.


En el lapso de más o menos un mes, de pronto se nos puede decir, al ir terminando el año calendario, que el mercado se veía mucho mejor en Estados Unidos, pese a haberse visto peor en Europa, Rusia, China, Brasil y otros muchos lugares. Pero conforme arribó el nuevo año hubo una seria caída en los precios de acciones y bonos en Estados Unidos. Fue ésta una voltereta rápida y marcada. Por supuesto, de inmediato los expertos dieron explicaciones, pero ofrecieron una amplia gama de ellas.


La cuestión real en cualquier caso no son los precios de los bonos o acciones en algún país. Es el panorama del sistema-mundo como un todo, que no me parece que se mire muy bien. Para nada. Comencemos con el principal indicador utilizado por los pensadores del establishment –las tasas de crecimiento.


Por tasas de crecimiento tendemos a querer decir precios en la bolsa de valores. Por supuesto, como sabemos y es obvio, muchas cuestiones diferentes a una mejora en la economía pueden conducir a una alza en los precios de la bolsa: primero que nada, la especulación. La especulación se ha vuelto tan fácil y está tan incrustada en las actividades diarias de los grandes operadores en el mercado mundial que hemos comenzado a asumir que esto no es sólo normal, sino más o menos deseable. En cualquier caso, tendemos a argumentar que no hay nada que alguien pueda hacer para detenerlos, si quisiéramos hacerlo. Esta última suposición es probablemente correcta, lo que justo es el problema.


En mi opinión, el único indicador que mide el bienestar de la economía-mundo y el bienestar de la vasta mayoría de la población mundial es el de las tasas de empleo. Hasta donde logro entender, el desempleo ha sido anormalmente alto por algún tiempo, si se mira el mundo como un todo. Es más, la tasa ha ido subiendo constante (no descendiendo) durante los últimos 30 o 40 años. Lo mejor que parecemos poder anticipar es que la tasa se estabilizará donde está. Revertir la tendencia no parece probable. Por supuesto, si uno mide las tasas de empleo país por país, éstas varían y oscilan. Pero a nivel mundial, la tasa de desempleo ha estado subiendo regularmente. La realidad es que hemos estado viviendo en medio de un sistema-mundo que oscila salvaje, y esto es muy doloroso. Las tasas de empleo no son las únicas tasas que oscilan. Sólo miden la más inmediata fuente de malestar. Las tasas de cambio entre divisas importantes pueden ser también una fuente visible de malestar para muchas personas de todos los niveles de ingreso. Hasta el momento, el dólar crece con rapidez vis-à-vis casi todas las otras divisas. Una tasa de cambio al alza favorece importaciones baratas y baja la inflación. Pero afecta a los exportadores, como ya sabemos, y pone en riesgo la deflación de más largo plazo.

Los costos de la energía también oscilan salvajes. El ejemplo más obvio es el petróleo. El precio estaba al principio en marcada subida por todo el mundo durante casi todo 2014, lo que brindó enormes ingresos y poder político a los países que eran productores (y a los Estados en América del Norte que eran productores). Luego, parece que de repente, se dijo que hubo una superabundancia en el mercado, y los precios de la energía comenzaron a catapultarse hacia abajo hasta un nivel bastante bajo. Aquellas estructuras políticas que habían aprovechado de la subida, ahora tuvieron que enfrentar un aumento en deuda soberana y ciudadanos infelices.


Con toda seguridad, hay un factor político involucrado en estos alocados vaivenes. Pero se ha sobredimensionado la capacidad, de aun los grandes productores como Arabia Saudita o Texas, para afectar los vaivenes en los precios. Estos vaivenes son como tornados que destrozan casas en su camino. En el proceso, las instituciones bancarias que le habían apostado a la dirección de los precios (en cualquier sentido) se encontraron en problemas radicales, y sin un respaldo garantizado de sus gobiernos.


Las alianzas geopolíticas son casi tan inestables como el mercado. Estados Unidos ha perdido su incuestionable hegemonía del sistema-mundo y nos hemos movido a un mundo multipolar. La decadencia estadunidense no comenzó recientemente, sino en 1968. Durante mucho tiempo fue una decadencia lenta, pero se hizo precipitada después de 2003, como resultado del desastroso intento de revertir la decadencia invadiendo Irak.


Nuestro mundo multipolar cuenta con 10-12 potencias con fuerza suficiente como para emprender políticas relativamente autónomas. No obstante, entre 10 y 12 es un número demasiado grande como para que alguna de ellas esté segura de que sus puntos de vista prevalecerán. El resultado es que estas potencias están barajando alianzas constantemente con tal de no verse desplazadas por las maniobras de las otras.


Muchas decisiones geopolíticas (si no es que casi todas) son imposibles de controlar, aun por los poderes más fuertes, porque no hay buenas opciones disponibles. Miren lo que está ocurriendo en la Unión Europea. Grecia está por celebrar elecciones, en las que parece que Syriza, el partido anti-austeridad, puede ganar. La política de Syriza es exigir una revisión de las medidas de austeridad impuestas a Grecia por una coalición de Alemania, Francia, el Fondo Monetario Internacional e indirectamente el Departamento del Tesoro estadunidense. Syriza dice que no quiere abandonar el euro y que no lo va a hacer.


Alemania dice que no será chantajeado por Grecia para alterar su política. ¿Chantajeado? ¿Puede la pequeña Grecia chantajear a Alemania? En un sentido los alemanes tienen razón. Con Syriza los griegos van a estar jugando bola ruda. La zona del euro no tiene previsiones acordadas ni para la retirada ni para la expulsión. Si las fuertes potencias intentan expulsar a Grecia de la zona del euro, un gran número de países pueden apresurarse a una retirada por buenas o malas razones.


Muy pronto la zona del euro podría no existir ya, y Alemania sería el perdedor individual más grande. Así, desde el punto de vista de Alemania (y de Francia), las exigencias de los griegos son una propuesta donde todos pierden. Hasta el momento Alemania mantiene su postura pero ha suavizado la amenaza de expulsión. Francia ha dicho que está contra la expulsión. Esto sirve a los objetivos de Syriza. Que en particular Alemania pierda sin importar que postura escoja ahora es una de las consecuencias políticas del caos.


El sistema-mundo se está autodestruyendo. El sistema-mundo se encuentra en lo que los científicos de la complejidad llaman una bifurcación. Éste significa que el sistema actual no puede sobrevivir, y que la real cuestión es qué lo reemplazará. Aunque no podemos predecir qué clase de nuevo sistema emergerá, podemos afectar la decisión entre las alternativas sustantivas disponibles. Pero sólo podemos esperar hacerlo mediante un análisis realista de los vaivenes caóticos existentes sin esconder nuestros esfuerzos políticos tras espejismos acerca de reformar el sistema existente o mediante intentos deliberados por ofuscar nuestro entendimiento.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Viernes, 23 Enero 2015 06:48

Caos sistémico y transiciones en curso

Caos sistémico y transiciones en curso

La geopolítica nos ayuda a comprender el mundo en que vivimos, en particular en periodos turbulentos como los actuales, cuya principal característica es la inestabilidad global y la sucesión de cambios y oscilaciones permanentes. Pero la geopolítica tiene sus límites para abordar la actividad de los movimientos antisistémicos. Nos proporciona una lectura del escenario sobre el que actúan, lo que no es poco, pero no puede ser la inspiración central de las luchas emancipatorias.


A mi modo de ver, ha sido Immanuel Wallerstein quien ha conseguido bordar de la manera más precisa la relación entre caos en el sistema-mundo y su transformación revolucionaria por los movimientos. En su artículo más reciente, titulado "Es doloroso vivir en medio del caos", destaca que el sistema-mundo se está autodestruyendo al coexistir 10 a 12 poderes con capacidad para actuar de forma autónoma. Estamos en medio del tránsito del mundo unipolar a otro multipolar, un proceso necesariamente caótico.


En periodos de inestabilidades y crisis es cuando la actividad de los movimientos puede influir de modo más eficaz en el rediseño del mundo. Es una ventana de oportunidades necesariamente breve en el tiempo. Es durante estas tormentas y no en los periodos de calma cuando la actividad humana puede modificar el curso de los acontecimientos. De ahí la importancia del actual periodo.


Algunos de sus trabajos publicados en la colección El Mundo del Siglo XXI, dirigida por Pablo González Casanova, abordan la relación entre caos sistémico y transiciones hacia un nuevo sistema-mundo (Después del liberalismo e Impensar las ciencias sociales, Siglo XXI, 1996 y 1998). En Marx y el subdesarrollo, publicado en inglés en 1985, hace ya tres décadas, advierte sobre la necesidad de repensar nuestra metáfora de transición, ya que desde el siglo XIX hemos estado enredados en el debate entre las vías evolutivas frente a las revolucionarias para llegar al poder.


Creo que el punto más polémico, y a la vez el más convincente, es su afirmación de que hemos creído que una transición es un fenómeno que puede controlarse (Impensar las ciencias sociales, p. 186). Si la transición sólo puede producirse como consecuencia de una bifurcación en un sistema en situación de caos, como señalan los científicos de la complejidad, pretender dirigirla es tanto ilusión como riesgo de relegitimar el orden en descomposición si se accede al poder estatal.


Lo anterior no quiere decir que no podamos hacer nada. Todo lo contrario. Debemos perder el miedo a una transición que toma el aspecto de derrumbamiento, de desintegración, la cual es desordenada, en cierto modo puede ser anárquica, pero no necesariamente desastrosa, escribió Wallerstein en el citado texto. Agrega que las revoluciones pueden hacer su mejor trabajo al promover el derrumbe del sistema.


Esta sería una primera forma de influir en la transición: agudizar el derrumbe, potenciar el caos. Como el propio autor reconoce, un periodo de caos es doloroso, pero puede ser también fecundo. Más aún: la transición a un nuevo orden es siempre dolorosa, porque somos parte de lo que se derrumba. Pensar en transiciones lineales y sosegadas es un tributo a la ideología del progreso.


Después de 1994 comenzamos a conocer el segundo modo de influir en la transición, que nos permitió enriquecer las consideraciones anteriores. Se trata de la creación, aquí y ahora, de un mundo nuevo; no como prefiguración, sino como realidad concreta. Me refiero a la experiencia zapatista. Creo que ambos modos de influir (derrumbe y creación) son complementarios.


El zapatismo ha creado un mundo nuevo en los territorios donde se asienta. No es el mundo que imaginamos en nuestra vieja metáfora de la transición: un Estado-nación donde se construye una totalidad simétrica a la capitalista que pretende ser su negación. Pero este mundo tiene, si entendí algo de lo que nos enseñaron las bases de apoyo durante la escuelita, todos los ingredientes del mundo nuevo: desde escuelas y clínicas hasta formas autónomas de gobierno y de producción.


Cuando el caos sistémico se profundice, este nuevo mundo creado por el zapatismo será una referencia ineludible para los de abajo. Muchos no creen que el caos sistémico pueda profundizarse. Sin embargo, tenemos por delante un panorama de guerras interestatales e intraestatales, que se suman a la cuarta guerra mundial en curso del capital contra los pueblos. Estas son algunas situaciones caóticas que avizoramos. Que pueden coincidir, en un mismo periodo, con el caos climático en desarrollo y el caos sanitario, según la previsión de la OMS de la próxima e inevitable caducidad de los antibióticos.


En la historia, las grandes revoluciones se produjeron en medio de guerras y conflictos espantosos, como reacción desde abajo cuando todo se derrumbaba. Durante la guerra fría se difundió la hipótesis de que los contendientes no usarían armas nucleares que aseguraban la destrucción mutua. Hoy ya son pocos los que apostarían en ese sentido.
Ante nosotros está naciendo una nueva metáfora de la transición posible: cuando el sistema-mundo comience a desintegrarse generando tsunamis de caos, los pueblos deberán defender la vida y reconstruirla. Al hacerlo, es probable que adopten el tipo de construcciones creadas por los zapatistas. Así sucedió en las largas transiciones de la antigüedad al feudalismo y del feudalismo al capitalismo. En medio del caos, los pueblos suelen apostar por principios de orden, como lo son algunas comunidades indígenas de nuestros días.


Algo de eso ya está sucediendo. Algunas familias priístas acuden a las clínicas de los caracoles y otras buscan en las juntas de buen gobierno solución justa a sus conflictos. Nunca los pueblos se han pasado en masa a las alternativas sistémicas. Un día lo hace una familia, luego otra, y así. Estamos transitando hacia un mundo nuevo, en medio del dolor y la destrucción.

Publicado enSociedad
"Aquí no mandan los gringos, mandan los indios"

El presidente Evo Morales empezó su tercer mandato consecutivo con dos días de fiesta, que incluyeron una ceremonia indígena y otra urbana con la participación de invitados de gobiernos y organizaciones sociales de 40 países. Luego de su triunfo en las elecciones presidenciales de octubre pasado, con el 61,3 por ciento, el líder aymara tiene todo listo para gobernar Bolivia al menos hasta 2020. Dijo que seguirá impulsando la construcción de obras públicas en todo el país, amparado por los ingentes recursos que dejan las empresas explotadoras de hidrocarburos y minerales desde su asunción, en 2006. Aunque posiblemente afecte la caída en los precios del petróleo, que Morales atribuye a un complot entre Estados Unidos y Arabia Saudita para desestabilizar a los gobiernos de Rusia y Venezuela. Como final feliz, se presiente un restablecimiento de relaciones entre el gobierno de Morales y el de Barack Obama, quien envió a una comisión de "alto nivel" a los festejos transcurridos en esta ciudad.


Anteayer, Morales realizó en Tiwanaku una ceremonia de posesión presidencial acorde con los usos y costumbres de los pueblos indígenas andinos. En el templo de Kalasasaya, ante la Puerta del Sol, el presidente recibió dos bastones de mando de manos de amawtas, guías espirituales de la cultura inca. Lucía un chu'ku, que es una gorra en cuya frente llevaba una pieza de oro con el rostro de Wiracocha. Cubrió su cuerpo con un unku, una prenda hecha de lana de vicuña, en cuyo pecho repetía la cara de la deidad, también en oro. "Aquí no mandan los gringos, mandan los indios. Ese es el orgullo que tenemos", dijo desde allí Morales. Abajo, entre la multitud, la comisión enviada por Obama aplaudía, aprendía a decir "jallalla" y tomaba té de coca para contrarrestar los sufrimientos que causa el sorojchi.


"Estamos haciendo gestiones para tener un encuentro de alto nivel y, además de esto, tenemos muchos deseos de reponer a nuestros embajadores. Lo único que pedimos es que haya mucho respeto", dijo Morales el lunes pasado, en conferencia de prensa. Aprovechó para mandar un saludo a la "voluntad política" de Obama por enviar representantes.


Entre ellos estaba el subsecretario de Estado para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo de EE.UU., Tom Malinowski. "Le expresé al canciller (David Choquehuanca) el gran respeto y admiración que nosotros tenemos en Estados Unidos por el gran progreso y la inclusión social que se registra en Bolivia", dijo.


Desde 2008, Bolivia no tiene embajador en Estados Unidos y viceversa. En septiembre de ese año, Evo Morales había acusado a la embajada del país del Norte de tramar un golpe de Estado en su contra, por lo cual expulsó a su representante, Philip Goldberg, y a la DEA, la agencia antidrogas estadounidense. Como respuesta, Obama hizo lo mismo con su acreditado en Washington, Gustavo Guzmán. Para dar otro golpe de frío a sus relaciones, en 2013 Bolivia expulsó de su territorio a la Usaid, la agencia de cooperación para el de-sarrollo del país del Norte.


Ahora, la Cancillería boliviana trabaja para lograr una reunión entre ambos presidentes. Pese al intercambio de sonrisas, Morales acusó a EE.UU. de estar detrás de la caída del precio del petróleo, cuyo barril se cotiza actualmente a 48 dólares, cuando en 2008 costaba 147 dólares.


"La alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita hace rebajar el petróleo para fines netamente geopolíticos", dijo el presidente en alusión al perjuicio que la brusca caída causa a las economías manejadas por Vladimir Putin y Nicolás Maduro.


El venezolano fue uno de los siete presidentes que estuvieron en los actos oficiales. También estuvieron la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff; de Ecuador, Rafael Correa; de Paraguay, Horacio Cartes; de Costa Rica, Luis Guillermo Solís; y de Trinidad y Tobago, Anthoni Carmona. Como representante de la Argentina fue el vicepresidente, Amado Boudou. También había delegaciones de Colombia, Perú y China, entre otras naciones que entregaron a Morales unos 50 regalos. Un grupo de la Argentina le dejó un cuadro con la figura del ex presidente Néstor Kirchner, y otro con una imagen de la escuela de Salta donde estudió el mandatario boliviano de 55 años.


Ayer, en el acto realizado en la Asamblea Legislativa Plurinacional, el presidente se puso un traje como el que suelen usar los presidentes, aunque con algunos motivos andinos. Allí, una vez más reiteró sus intenciones de recuperar el mar para Bolivia.


"Hemos encaminado nuestra demanda hacia la Corte Internacional de Justicia con solidez y consistencia. Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho, un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía", dijo Morales. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, envió en su representación al presidente de la Corte Suprema de ese país, Sergio Muñoz.


Morales dio un informe de gestión que duró solamente 55 minutos. Mucho menos que el de 2012, por ejemplo, cuando lo hizo en 4 horas y 45 minutos. Dijo que era por "respeto" a los invitados de otros países.


Indicó que, entre 2005 y 2014, la inversión estatal subió en un 795 por ciento, mayormente destinada a la construcción de caminos, escuelas, hospitales y hasta canchas de césped sintético. También están las tres líneas de teleférico que inauguró el año pasado en la ciudad de La Paz para mejorar ostensiblemente el transporte público.
Agregó que continuará con la construcción de cuatro hospitales de cuarto nivel, que todavía no hay en Bolivia. Y se asfaltarán carreteras para conectar regiones de la Amazonía, aunque –dijo– ninguna pasará por medio del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), ante el rechazo de las comunidades locales.


"Hacia 2020 vamos a reducir la extrema pobreza al dígito uno, al 8 o 9 por ciento. Vamos a cumplir y ya hemos aprendido en estos nueve años. No es mucho problema", aseguró. Y recordó que, en 2005, la extrema pobreza era del 37,2 por ciento, mientras que ahora es del 18,8 por ciento.


También realizará un referéndum para reestructurar al Organo Judicial, por lo cual no se descuenta que la Constitución sea modificada antes de fin de año. Para ello ya cuenta con dos tercios del total de parlamentarios.

Publicado enInternacional