Martes, 20 Octubre 2009 09:39

Infierno laboral

El suicidio, proclamó Albert Camus en El mito de Sísifo, es el único problema filosófico serio. En Francia es en este momento un grave problema laboral. Una racha de suicidios intentados y consumados en Telecom Francia –muchos explícitamente provocados por problemas en el trabajo– ha desencadenado un debate nacional acerca de la vida en la gran empresa en la era neoliberal. Un hombre se acuchilló en plena junta de trabajo (sobrevivió). Una mujer saltó por la ventana de su oficina en un cuarto piso luego de enviar un e-mail suicida a su padre: “He decidido matarme esta noche… no soporto la nueva reorganización”. En total, 25 empleados de esa firma han puesto fin a su vida de principios de 2008 a la fecha, en una tendencia que reproduce episodios similares en otros pilares de la industria francesa, como Renault, Peugeot y EDF.

Telecom Francia dejó de ser un monopolio estatal y se convirtió en empresa trasnacional; de 2006 a la fecha ha recortado 22 mil empleos, aunque dos tercios de los trabajadores restantes conservan la seguridad en el puesto que tenían como servidores públicos. Esto ha llevado al consorcio a adoptar una estrategia tóxica: capacitar a los antiguos empleados en nuevas formas de trabajo, a la vez que sujeta a los de nuevo ingreso a contratos de corto plazo.

Sin embargo, el problema no se limita a Francia. La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos calcula que los suicidios relacionados con el trabajo aumentaron 28% entre 2007 y 2008 en ese país, si bien la tasa es menor que en Europa. Y el suicidio es sólo la punta del iceberg del disgusto laboral.

Una encuesta llevada a cabo por el Centro de Políticas para la Vida Laboral, organismo privado de consulta en EU, encontró que entre junio de 2007 y diciembre de 2008 la proporción de empleados que profesaban lealtad a sus patrones se derrumbó de 95 a 39%; el número de quienes confiaban en ellos cayó de 79 a 22%.

Un sondeo más reciente de DDI, otra consultora de ese país, descubrió que más de la mitad de los encuestados describían su empleo como estancado, es decir, sin nada interesante que hacer y con pocas esperanzas de recibir un ascenso. La mitad de esos estancados planeaban buscar otro trabajo tan pronto como la economía mejorara.

Las personas se aferran a su trabajo actual, por mucho que lo odien, pero sueñan con irse a otro lado cuando las condiciones mejoren. Esto afecta la productividad a corto plazo y la competitividad a largo plazo: las personas que tienen más probabilidades de marcharse cuando el panorama sea más despejado son las de altos vuelos, pues sienten que su talento se desperdicia.

La razón más obvia de este aumento del desencanto es la recesión, que destruye empleos a una tasa alarmante y propaga la ansiedad en toda la clase trabajadora. Pero la recesión también arroja luz sobre otros problemas de largo plazo. La infelicidad parece particularmente común en la industria automotriz, la cual sufre de un exceso global de capacidad, y en la de telecomunicaciones, que recibe el impacto de una revolución tecnológica.

En un sondeo entre sus trabajadores, realizado en 2008, Telecom Francia descubrió que dos terceras partes reportaban estar estresados, y la sexta parte se manifestaban perturbados.

Una segunda fuente de disgusto es la exigencia de mejorar la productividad, que típicamente viene acompañada por una obsesión por medir el rendimiento. Las grandes cadenas de minoristas utilizan software de administración de la fuerza de trabajo para medir cuántos segundos tardan los empleados en contar los artículos en un carrito de supermercado y recompensan a los más diligentes asignándoles los mejores horarios.

El sector público, en particular en Gran Bretaña, está inundado de inspectores y metas de rendimiento. La valoración científica del desempeño, que Chaplin ridiculizó en forma memorable en Tiempos modernos, se ha extendido de la economía industrial a la postindustrial. En Japón, algunas empresas vigilan incluso que sus empleados sonrían con suficiente frecuencia a los clientes.

Un problema más sutil radica en los mensajes mezclados que las empresas envían respecto de la lealtad y el compromiso. Muchas firmas, en particular las que tienen éxito, exigen extraordinaria dedicación a sus empleados. (Según un viejo chiste, Microsoft ofrece una jornada flexible: Puede usted tomar cualquier turno de 18 horas que guste.) Algunas ofrecen prestaciones orientadas a hacer que la oficina se sienta como un segundo hogar, pero no vacilan en recortar la fuerza laboral al primer signo de problemas. Las empresas no sienten mayor responsabilidad por proteger los empleos, y para los empleados es un golpe terrible dejar un trabajo que ha consumido gran parte de su vida.

¿Se puede hacer algo para paliar esta epidemia de infelicidad? Algunas personas, sobre todo en Europa, creen que la situación demanda aumentar los derechos de los trabajadores. Sin embargo, eso no pondrá fin al sacudimiento originado por la innovación tecnológica en el sector de telecomunicaciones o el exceso de capacidad en la industria automotriz. La solución al problema, si la hay, reside más en los directivos y en los trabajadores que en los gobiernos.

Las empresas tienen que dedicar más que palabras al lado humano de la administración. También necesitan aprender de los errores de otras, los cuales están bien documentados (Telecom Francia demoró en contratar a la consultora Technologia, que ayudó a Renault con el problema de los suicidios). Bob Sutton, de la Universidad de Stanford, sostiene que las firmas deben hacer tanto como sea posible para decir la verdad a los empleados, aunque se trate de confirmar malas noticias. También advierte que los jefes necesitan tener cuidado con las señales que envían: en tiempos de gran tensión, las frases mal pensadas pueden conducir a un frenesí de ansiedad y especulación.

En cuanto a los trabajadores, el hábito de prepararse para lo peor, que tanto irrita a muchas empresas, puede ser una respuesta razonable al desbarajuste económico. En los países ricos, los trabajadores pueden consolarse al menos con la idea de que tal vez la historia esté de su parte: las bajas tasas de natalidad, el aumento inminente en las jubilaciones y las limitaciones a la inmigración podrían reducir entre 20 y 40% la población económicamente activa. Puede ocurrir que los trabajadores infelices de hoy algún día ejerzan la venganza más dulce: irse con sus servicios a otra parte.

Fuente: EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Se está desatando una batalla acerca del futuro de los libros en la era digital y la función que cumplirán las bibliotecas. Un caso que se encuentra en este momento ante un tribunal federal de Estados Unidos, según se ha indicado, podría otorgar prácticamente el monopolio del conocimiento humano registrado al gigante de los buscadores de Internet Google. El complejo caso concitó la oposición de cientos de personas y grupos de todo el planeta.

Google anunció en 2004 su plan de digitalizar millones de libros y ponerlos disponibles en Internet. Los libros que son de dominio público estarían disponibles en forma gratuita. Los libros más nuevos, publicados desde 1923 hasta la fecha, que aún tienen derecho de autor, también estarían en Internet, pero solamente estarían disponibles en lo que Google denominó “fragmentos”. El Gremio de Escritores y la Asociación de Editores Estadounidenses presentaron una demanda argumentando violaciones a los derechos de autor. En octubre de 2008, ambas organizaciones y Google anunciaron un acuerdo denominado “Acuerdo sobre Libros de Google” (GBS, por sus siglas en inglés). En virtud del acuerdo, Google pagaría 125 millones de dólares y crearía el Registro de Derechos de Libros, una nueva organización que le daría fondos provenientes del acuerdo y de las ganancias de ventas futuras de los libros a quienes poseen los derechos de autor. Google estaría facultado no solo a exhibir obras, sino también a convertirse en una enorme librería on-line de venta de libros electrónicos.

El acuerdo le da a Google en forma automática el permiso de escanear, exhibir y vender libros que aún tienen derecho de autor pero que se considera que “están agotados” y para los que el titular de los derechos de autor no puede ser hallado fácilmente. Estos libros son denominados “libros huérfanos”. La condición de “obras huérfanas” ha sido objeto de mucho debate, y hasta incluso se propuso establecer una legislación para poner a las obras huérfanas a disponibilidad del público.

El Acuerdo sobre Libros GBS le da a Google, y solamente a Google, el derecho legal de digitalizar y vender estos libros.
La profesora de Derecho de la Universidad UC Berkeley, Pamela Samuelson escribió recientemente: “De ser aprobado, el acuerdo “Google Búsqueda de Libros” será el emprendimiento más importante de la industria del libro de la era moderna…[y] transformará el futuro de la industria del libro y del acceso público al patrimonio cultural de la humanidad encarnado en los libros”.

Brewster Kahle es co-fundador del Archivo de Internet, una biblioteca digital que aspira a brindar “acceso universal al conocimiento humano”. La biblioteca contiene 150.000 millones de páginas web, 200.000 películas, 400.000 grabaciones de audio y más de 1,6 millones de textos. Kahle se opone al Acuerdo sobre Libros de Google. Google escanea grandes cantidades de libros que son propiedad de las bibliotecas y le devuelve a cada biblioteca versiones digitales de sus libros solamente disponibles en un número limitado de terminales de computadoras, que proporciona el propio Google.

Le pregunté a Khale cómo ve el futuro de las bibliotecas y respondió: “Las bibliotecas como un lugar físico al cual acudir, creo que continuarán existiendo. Pero si continúa esta tendencia, si permitimos que Google tenga un monopolio, entonces las bibliotecas como depósitos de libros, lugares que compran libros, que son dueños de libros, guardianes de los libros, dejarán de existir. Mirando hacia adelante, las bibliotecas quizá terminen siendo simplemente suscriptoras de las bases de datos de unas pocas empresas que tienen el monopolio de los libros”. La versión de biblioteca digital que Kahle está construyendo de manera colaborativa junto con otras personas es abierta y compartible, y no tiene ningún tipo de restricciones, a diferencia de lo que sucede con el acuerdo de Google. Kahle es cofundador de Open Book Alliance, la coalición que presentó una demanda contra el Acuerdo sobre Libros de Google, comparando a este acuerdo con los esquemas de fijación de precios del petróleo establecidos por los magnates de la industria del ferrocarril y la Standard Oil de John Rockefeller en la década de 1870.

Luego de que el Juez Denny Chin, quien preside el caso, lanzó la convocatoria para la presentación de comentarios públicos, comenzaron a llegar manifestaciones de oposición desde todas partes del mundo, de fuentes que van desde los gobiernos de Francia y Alemania hasta un sinnúmero de editores, autores y artistas como el cantante folk Arlo Guthrie y la autora Julia Wright, hija de Richard Wright, quien escribió los clásicos “Chico Negro” e “Hijo Nativo”. Marybeth Peters, directora de la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos, denominó al Acuerdo propuesto por Google “una forma de evadir el proceso legislativo y las prerrogativas”. El Juez Chin propuso la realización de una “audiencia imparcial” el 7 de octubre para decidir sobre el Acuerdo sobre Libros de Google.

El 18 de septiembre, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó un escrito de oposición. Dice en una parte: “la amplitud del Acuerdo Propuesto – especialmente los futuros arreglos comerciales que pretende crear – plantea preocupaciones jurídicas considerables….La posibilidad de disponer a nivel mundial de los derechos de millones de libros con derecho de autor es un tipo de cambio de política que debería implementarse mediante legislación, no mediante un acuerdo judicial privado”. El Juez Chin anunció un aplazamiento de la audiencia. Open Book Alliance, junto con otros grupos, aplaudió el aplazamiento y está solicitando un proceso abierto y transparente para lidiar con el futuro de la digitalización de los libros y el problema de los libros huérfanos de forma tal de que se beneficie al interés público.

Publicado el 30 de Septiembre de 2009
______

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
Publicado enInternacional

En pocos meses se realizará la Conferencia Mundial sobre los Problemas relacionados con la seguridad del espacio cibernético y el Foro Internacional WWW.2010 bajo el patrocinio de las Naciones Unidas que se propone promover un ambiente internacional informativo que funcione sobre la base de la cooperación, la transparencia y el respeto a los intereses de todos los pueblos y Estados de la tierra que pretenden ser vulnerados por Estados Unidos que, desde varios ángulos, realiza una serie de tentativas tendientes a la dominación total del espacio cibernético a escala global.

Entre las últimas novedades se conoce que el presidente Barack Obama ha ordenado al Pentágono o Departamento de Defensa planifique la creación de un sistema que restrinja el acceso a los sistemas informáticos del Gobierno y proteja las transacciones de las bolsas de valores, las transacciones bancarias y el tráfico aéreo. Nada de inquietante tendría esta propuesta si el Pentágono no planificara al mismo tiempo, la creación de un nuevo mando militar para el ciberespacio, según informaba a fines de mayo de este año el New York Times, que añadía que el Departamento de Defensa de Estados Unidos está llevando a cabo preparativos en las fuerzas armadas para hacer frente, tanto de forma defensiva como ofensiva, la guerra informática. En otras palabras, ansía dominar el ciberespacio para dominar la tierra. De conformidad con ese diario, Obama firmaría la orden secreta para la creación del cibercomando militar. “Además, Obama divulgará un informe sobre seguridad cibernética que servirá de base para la lucha del gobierno contra los delitos informáticos y el robo de información confidencial”. Según las experiencias históricas, las leyes emitidas por los Estados Unidos cuando con ellas pretende defender sus intereses geopolíticos y geoestratégicos, tienen alcance universal y por tanto afectan a todos los habitantes y pueblos del planeta.

Jack Thomas Tomarchio, ex subsecretario de Operaciones y Análisis de Inteligencia en el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) señaló que el peligro para Estados Unidos no sólo está representado por gobiernos espías, sino también por organizaciones criminales que buscan robar información empresarial, industrial y datos personales, lo que significa que “organizaciones criminales” son todas aquellas calificadas de terroristas o narcoguerrillas y todas las organizaciones populares que luchan por la liberación de los pueblos. Para justificar la creación del comando militar cibernético, Tomarchio informaba que en el 2008 hubo más de 60 mil intrusiones cibernéticas y que más de 18 mil afectaron los sistemas del gobierno de Estados Unidos. De conformidad con fuentes militares del Pentágono, el actual Director de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, General Keith Alexander sería el Comandante en jefe del Comando Militar Cibernético. Este General afirmaba que “la rápida expansión y la dependencia global en el ciberespacio ha hecho que el Departamento de Defensa desarrolle una doctrina en que el ciberespacio sea un dominio, como el terrestre, aéreo, naval y espacial”. La Casa Blanca en un reciente informe señalaba: “La cibernética plantea algunos de los mayores desafíos económicos y para la seguridad nacional del XXI”

Los problemas del uso del ciberespacio y de los que surgieron con la denominada revolución científico-técnica demandan reglas claras que deben ser dictadas por la Organización de las Naciones Unidas; al decir de Amadeo Mora las palabras claves son: ciberespacio, independencia, represión y redes sociales. Desde luego, las resoluciones de las Naciones Unidas poco o ningún efecto tienen sobre los objetivos de dominación mundial de Estados Unidos, pero si sería una alerta trascendente para los Estados y pueblos que luchan para realizar la vida en patrias soberanas, libres e independientes, y naturalmente para preservar la libertad e independencia del ciberespacio y del internet.

Amadeo Mora afirmaba que Jhon Perry Barlow en 1996 lanzó una proclama, la Declaración de la Independencia del Ciberespacio, en carta dirigida a los gobiernos del mundo industrial y por la creación de nuevas estructuras sociales dentro del ciberespacio, sin complejos ni límites predefinidos que nos lleven a un mundo mejor, aunque sea virtual. Barlow pretendía demostrar que, “por su propia estructura, Internet podía ser un canal de comunicación abierto. Esta afirmación era consecuencia de una invasión legislativa del gobierno de los Estados Unidos sobre los derechos a la libertad en Internet”.

Mora añadía que el “el propio título del manifiesto era un mal presagio. Aunque es cierto que el contenido de la declaración poco o nada tenía que ver con la carta americana, asociar la independencia de los Estados Unidos a la del ciberespacio establecía paralelismos entre un Estado e Internet y por tanto el control estatal y el que se podría aplicar a la red”.

La inmensa problemática surgida de las nuevas tecnologías de la comunicación e información obliga a reflexionar en realidades y posibilidades de la revolución científico-técnica que se desencadenó a partir de la década de los 70 con el desarrollo de la microelectrónica y que incide directamente en los medios de comunicación social y en la redefinición de sus políticas, objetivos y metas. La incidencia de esa revolución en los sistemas de comunicación e información es incontenible y asombrosa. La informática, la telemática, la computación, los microprocesadores, las comunicaciones e informaciones digitales, las autopistas informáticas, la apropiación del ciberespacio, el uso extensivo del internet y el advenimiento de nuevos instrumentos, ahondan las brechas existentes entre países desarrollados y subdesarrollados e incrementan las desigualdades sociales, económicas y políticas. Esta situación exige la formación de un régimen internacional justo de la seguridad informativa para el desarrollo de América Latina que requiere, también, ampliar la resistencia a la dominación imperial y al uso de los productos de la revolución científico-técnica por parte del crimen organizado ligado al terrorismo, al narcotráfico, a la trata de personas que son los pretextos recurridos por Estados Unidos para ampliar su dominio tecnológico, militar, político y económico en nuestras patrias.

No se puede desconocer que los productos de la revolución científico-técnica han potenciado las posibilidades de la información y comunicación e igualmente la capacidad para almacenar datos y procesar informaciones, tanto que desde hace algunos años se habla de la "explosión informativa" y de la "era de la sociedad informatizada". Sin embargo, millones de seres humanos podrían convertirse en víctimas de esa revolución y miles de millones permanecerán en el subdesarrollo, la ignorancia, la miseria, porque quedarán excluidos de los posibles beneficios de esos productos.

Es necesario advertir que las estructuras informáticas de Estados Unidos y de la Unión Europea controlan en conjunto el 80 % de las redes globales. En otras palabras, monopolizan el uso del ciberespacio en detrimento de los demás pueblos de Asia, África y América Latina. La monopolización de las informaciones crea graves problemas para el desarrollo de los pueblos porque impactan en el desarrollo de las culturas nacionales, las alienan, desnaturalizan y desnacionalizan. Es claro que para el uso del ciberespacio se establece un círculo vicioso: mayor subdesarrollo menos uso de las nuevas tecnologías, mayor pobreza menos acceso a las redes informáticas y mayor riqueza mayor dominio del ciberespacio y de las redes informáticas.

Estas realidades y las relaciones entre desarrollo y subdesarrollo deberían servir para consolidar los esfuerzos de los países de América Latina y sus organizaciones como UNASUR, CARICOM, Estados de América Central, Comunidad Andina de Naciones y MERCOSUR, para que en conjunto propongan y establezcan los mecanismos necesarios a nivel internacional que permitan asegurar la cooperación en la esfera de la seguridad informativa que debe ser garantizada en concordancia con las normas del derecho internacional y que garanticen que la UNASUR sea en al práctica y en al realidad una zona de paz según la declaración de Bariloche adoptada el 28 de Agosto que, también, resolvió que las disputas y conflictos sean resueltos por medios pacíficos y de ninguna manera con el uso de la fuerza al tiempo que se decidió respetar el principio de la no intervención, la autodeterminación de los pueblos. Se debe propender al respeto de los derechos y libertades de la persona, la cooperación regional y la no intervención en los recursos informativos de los países, pero al mismo tiempo sería deseable una legislación regional para el uso del ciberespacio y que prevenga o sancione los delitos cibernéticos.

Encrucijada vital

Ciertamente, la humanidad se halla en una encrucijada vital: O aprovecha las innovaciones científicas y técnicas para forjar el bienestar general o se vuelve víctima de los procesos y permite que se incrementen las desigualdades, las injusticias sociales y perennidad del subdesarrollo que degrada hasta el infinito a gran parte de la especie humana.

Los adelantos en radio celular y digital, en televisión satelital y digital, en prensa teleimpresa, en telefoto, teletexto, en informática y bancos de datos, la conquista del ciberespacio, las máquinas que permitirán la traducción automática de los idiomas, la proyección de imágenes en tercera dimensión, el advenimiento del mundo virtual, la transmisión instantánea de los hechos y acontecimientos en video, audio, ambientación a full color y full ecosistema, ocasionarán en el futuro inmediato mayores problemas que los existentes y sin duda modificarán conductas y comportamientos individuales y colectivos, los modos de producción y los modos de vida. La persona humana no será la misma que conocemos ya que sufrirá cambios fundamentales en la mismidad de su ser.

La persona humana será el resultado de la era informatizada, pero esa será una persona privilegiada porque tendrá acceso a volúmenes gigantescos de información y lo será en tanto miles de millones de seres humanos serán analfabetos informáticos.

Así como se han incrementado los delitos informáticos también se han potenciado las posibilidades de la realización de la justicia y de las aplicaciones de las Ciencias del Derecho e igualmente la capacidad para almacenar datos y procesar informaciones. El abogado venezolano Andrés J. Hernández afirma que “actualmente estamos atravesando un desarrollo tecnológico tan potencial que ha cambiado totalmente el panorama de la tradicional sociedad donde vivimos, ahora, gracias al aporte dado por las nuevas tecnologías de la comunicación, podemos referirnos a ella como la Sociedad de la Información o Tecnosociedad”.

En la “Era de la Información”, según Amadeo Mora en los “albores de Internet se establecieron las bases ideológicas fundacionales de las comunidades virtuales donde el conocimiento se generaba, compartía y distribuía libremente, traspasando las fronteras existentes en el mundo real. Lo que comenzó como un intercambio de programas entre informáticos, una colaboración desinteresada entre navegantes, listas de correo donde se solucionaban preguntas puntuales, y la creación de incipientes comunidades virtuales han ido evolucionando dando lugar a las denominadas redes sociales. De origen técnico y destino en lo universal, las redes sociales constituyen el mayor obstáculo para la implantación del pensamiento único por parte de los gobiernos industriales y los poderes que lo soportan.”. Sin embargo existe el peligro real de que el mundo se convierta en posesión del Gran Hermano, según profetizaba George Orwell. Para bien o para mal, el ciberespacio las redes informáticas o Internet son una realidad de la que no escapan los pueblos.

Por lo expuesto se podría coincidir con el pensamiento de la abogada argentina Cinthia Lorena Savino, Especialista en Derecho de Alta Tecnología de la Universidad Católica de Buenos Aires, cuando expresa: “Somos testigos de cómo Internet nos abrió nuevos espacios en el modelo social, todo se ha vuelto casi instantáneo, es por eso que el Derecho también debe volverse más eficaz y los profesionales que de alguna u otra manera interactuamos con la justicia, debemos asumir el compromiso de adecuarnos a la nueva realidad y solamente va a ser a partir del conocimiento y capacitación que podremos dar soluciones útiles y confiables” y añade “ante todo debemos comprender que el Derecho Informático, no es una rama jurídica, sino que va más allá de ello. El espectacular desarrollo de la tecnología informática ha abierto las puertas a nuevas posibilidades de delincuencia antes impensables, por ejemplo la manipulación fraudulenta de los ordenadores con ánimo de lucro, la destrucción de programas o datos y el acceso y la utilización indebida de la información que puede afectar la esfera de la privacidad, son algunos de los procedimientos relacionados con el procesamiento electrónico de datos mediante los cuales es posible obtener grandes beneficios económicos o causar importantes daños materiales. Además de ello se suma el anonimato ya que en su gran mayoría va a ser más difícil descubrir su autoría. Se trata de una delincuencia de especialistas capaces muchas veces de borrar toda huella de los hechos”

Además, la revolución científico-técnica genera profundas insatisfacciones por los efectos negativos que ocasiona: la masificación de la persona, el surgimiento de neoservidumbres y la cosificación del ser.

El hombre, está sometido a las innovaciones científico-técnicas y en el proceso puede perder la esencia de lo humano y más aún, el imperio yanqui podría consolidarse para mayor tragedia de la humanidad y para mayor perjuicio de pueblos, naciones y Estados que, bajo el influjo de las ciencias y tecnologías, serán más neodependientes y neocolonizados al perder libertades, soberanías e independencias, a pesar del Derecho Informático y de los principios del Derecho Internacional. Si América Latina y los países del Tercer Mundo decidiesen practicar la independencia en el uso del ciberespacio y del Internet, sería deseable que con el auspicio de la ONU se cree el Instituto Internacional para la regulación del Ciberespacio-Internet en el que los países adopten decisiones multilaterales regidas por el Derecho Internacional. En este campo América Latina y, en particular, la UNASUR podrían consolidar los esfuerzos de los Estados de la región en el avance de las iniciativas que garanticen la transparencia de la comunidad informativa, el acceso y la posibilidad de adquirir nuevas tecnologías cibernéticas, en especial aquellas que permitan resolver los problemas que surjan de las redes informáticas, de las bases de datos y de la información y sobre todo permitan superar, mitigar, prevenir y sancionar los delitos que se cometen en el ciberespacio y cuan deseables serían que las nuevas tecnologías aceleren los procesos de desarrollo de los pueblos.

Era de esperarse que la más formidable revolución científico-técnica que ha conocido el mundo, fuera capaz de impulsar los procesos de innovación, cambio y transformación para beneficio de la humanidad. Era de pensar que por fin los procesos de comunicación e información podían permitir la satisfacción de necesidades y de mejoramiento de las condiciones de vida de los pueblos, que iban a posibilitar el acceso al desarrollo y progreso de la humanidad. Por desgracia, la revolución científico-técnica ha servido como inapreciable instrumento de poder hegemónico mundial, para aumentar hasta el infinito, los procesos de dominación y someter a los pueblos a nuevas realidades de colonialismo y dependencia en lo económico, social, político, cultural, científico y tecnológico. Finalmente el mundo es una aldea global con dueños propios: el imperio estadounidense y sus seis aliados que son los países más ricos, poderosos e industrializados. De ellos es el mundo y sus riquezas en tanto que la pobreza y el subdesarrollo son del resto de la tierra y sus seis mil millones de habitantes.

En el comienzo del tercer milenio, la humanidad se encuentra sometida a lo que se ha dado en llamar la "explosión informativa" que, en cada decenio duplica las informaciones como para satisfacer el derecho de los pueblos a la información y a la comunicación; pero el volumen no satisface, ni lejanamente, la necesidad de entender y comprender la complejidad de esa revolución científico-técnica y menos los hechos sociales, económicos, políticos y culturales que se suceden unos a otros con extraordinaria continuidad. Pueden asombrar los cambios y adelantos tecnológicos, pero ya no sorprende la falta del uso de la razón, del análisis, de la reflexión y la crítica en centenares de millones de seres humanos diseminados en toda la epidermis terrestre que permanecen adormecidos por el impacto de esa explosión informativa y tecnológica. Es un contrasentido que en la era de las comunicaciones, en la que el ser humano depende cada vez con mayor fuerza de las informaciones, éstas no satisfagan su sed de conocimiento, sencillamente porque los sistemas de comunicación e información están diseñados para incrementar y mantener la neodependencia económica, científica, tecnológica, política y cultural.

La influencia y los efectos que producen los sistemas de comunicación son profundamente negativos. Los pueblos están sometidos a procesos de aculturación, alienación, deshumanización y desnacionalización; procesos que son apuntalados y consolidados por la revolución científico-técnica que ha logrado mayor impacto y directa incidencia -a través de los medios masivos de comunicación-, en la vida de millones de seres humanos.

La "explosión informativa" no ha permitido que se produzca el tan anhelado intercambio de los resultados de la ciencia y la tecnología, el enriquecimiento mutuo de las culturas nacionales, regionales o zonales, el desarrollo socio-económico de los países que propendan al bienestar de los pueblos y menos aún ha permitido que se avance en la construcción de la justicia social, de la paz, de la profundización de la democracia, de la vigencia plena de los derechos humanos, de la cooperación internacional con respeto a la libertad y soberanía de los Estados.

El mundo está inundado de imágenes informativas y entre miles de ellas que se difunden en cada hora, es imposible separar el grano de la paja, separar la verdad del engaño y la mentira. La verdad es un problema que afecta a toda la humanidad porque es pertinaz y continuamente tergiversada, manipulada, ocultada o negada por parte de sistemas y subsistemas de comunicación social en poder del capitalismo mundial, y, consecuentemente de los intereses económicos y políticos imperiales.

La estructura de los sistemas de comunicación social es total y absolutamente antidemocrática. "El imperialismo impide la instauración de relaciones justas, pacíficas y democráticas entre los pueblos en la esfera económica y política, igual que en las informaciones, ya que la misma esencia de este sistema, vinculada a la explotación, la expansión, el dictado y la violencia, es antidemocrática y socialmente injusta. Para ocultarla y para hacer frente a la resistencia enérgica de los pueblos contra su procedimiento, el imperialismo se ve obligado a tergiversar ésta y otras realidades, impide que la gente se dé cuenta de ellas en su plenitud y no puede deducir las conclusiones prácticas para su actuación", sostenía el periodista checo Jaroslav Kúcera.

El problema de la práctica de las doctrinas de dominación se agrava con la intensi¬ficación del uso de la comunicación digital. Ahora, términos tales como ciberespacio, superautopista de la información, internet, realidad virtual, E-Mail, World Wide Web se han apoderado de nuestra cultura, léxico y sobre todo, de nuestra propia forma de hacer comunicación, afirma el ensayista ecuatoriano Ugo Stornaiolo.

Nuevas tecnologías y control de la mente

Hoy las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTIC) se han "apoderado de nuestras mentes". "La industria de la Información On Line -que incluye el internet- está en expansiva explosión" en tanto que los medios tradicionales están en peligro de desaparecer sino se adaptan a las nuevas tecnologías de la comunicación e información. El peligro de la dominación tecnológica se agrava si advertimos sobre el sistema de propiedad de esas tecnologías. ¿Quiénes son los dueños y beneficiarios de ellas? ¿A quiénes sirve y para qué fines? ¿Quiénes tienen acceso a las nuevas tecnologías de comunicación e información y quiénes ni siquiera conocen de su existencia?

Es posible que la Tercera Ola de la que hablaba Alvin Tofler haya comenzado su carrera. Unos pocos países, en especial los que forman el Grupo de los Siete, han entrado ya en el post industrialismo, en la era de la tecnología digital, en los bytes, en el imperio de la red. Los países con menores recursos, los desposeídos de los avances de la revolución científico-técnica ven incrementada la dependencia y de hecho son recipiendarios de tecnologías en desuso o desechas por el reemplazo de tecnologías de punta.

Otra preocupación se centra en el futuro incierto de los medios impresos, incluidos los libros. Al respecto, el escritor Miguel Donoso Gutiérrez, sostiene que a pesar del internet, el libro seguirá siendo valioso en varios sentidos: "Uno de ellos es que es tuyo, único, exclusivo y en él tu puedes subrayar si quieres hacerlo mientras lo lees en la punta de una montaña o en un barco en alta mar. También considero que tener el libro por internet tendrá un costo si tú quieres imprimir ese libro para leerlo en donde tú quieras y no necesariamente frente a tu computadora. Con un libro podrías leer poesía con tu amante, desnudos en la cama, lugar donde una computadora es poco maniobrable.,. el libro impreso siempre tendrá la virtud de que uno lo haga suyo, íntimamente tuyo, ya que ese libro te puede acompañar bajo el brazo a dónde tu quieras para abrirlo y meterle en un mundo diferente al que te encuentres dónde estés. No creo que todo el mundo pueda tener una Power Book para llevarla de un lado a otro y en todo caso les pesará más que un libro de páginas amarillitas impregnadas de tus huellas y las del tiempo..."

Sin embargo, las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación cada vez son más impactantes, cercanas y lejanas al mismo tiempo. Es una realidad su importancia económica en el ámbito mundial, pues, las empresas dedicadas al hardward, al software y Microsoft se han convertido en altamente rentables, hasta lograr que las Bolsas de Valores salten sus límites tradicionales. Bill Gates es el hombre más rico de la tierra y continua siéndolo a pesar de los conflictos legales.

Por otra parte, "el sistema mundial de redes de comunicación, conocida como la Telaraña Informativa o World Wide Web, gracias a la red de redes (Internet) ha convertido al mundo en una "Aldea Global", ya preconizada en los años 60 por el comunicólogo estadounidense-canadiense Marshal MacLuhan. La que antes fue una red militar de espionaje de Estados Unidos en la década de los 60, es hoy una insuperable fuente de conocimientos, pero también de muchas libertades no siempre aceptables". Nuevamente se podría cuestionar a la red. ¿De quién es y a quién sirve? Pero más aún, la red informativa puede constituirse en un peligro para la humanidad y en especial para las capas poblacionales más vulnerables: niños, jóvenes y también adultos tercermundistas y alienados por el sistema capitalista mundial, porque ya es evidente que la comunicación digital (Internet) provoca estados de adicción. Naturalmente que el costo de las tecnologías impide que las grandes mayorías accedan a ese sistema, por lo que quedarían excluidas de esos procesos.

En la actualidad existen unos cien millones de computadores en el mundo y la mitad de ellos están en Estados Unidos. De estos, un 70% está conectado a alguna red o "servidor" y son el correo electrónico o E-mail, e-bussiness, e-commerce, los sectores de mayor crecimiento. Hoy los negocios se realizan por Internet. Se trata de intercambios entre productores y comerciantes poderosos que inciden en la conformación de la deshumanizada sociedad de consumo.

La "Sociedad de la Información" tendrá que adaptarse a nuevos modelos y formas de vida en espacios vitales como las interacciones que posibilitan la cohesión social y cada grupo de conformidad con su realidad histórica, cultural, política, ideológica, económica y geográfica, tendrá que adaptarse y readaptarse a las nuevas formas de comunicación e información y más aún, casi inevitablemente tendrán que readecuar comportamientos sociales y conductas individuales. Con las nuevas tecnologías, el drama humano recién comienza.

El problema socio-económico-político se incrementará al automatizar los procesos productivos que reducirán costos en la misma medida en que reduzcan el uso de la mano de obra. La robótica es una realidad. Lo virtual se convierte en real. Se incrementará la división socio-económica y se ahondará la brecha entre clases sociales. Unos pocos tendrán acceso a las nuevas tecnologías porque sólo las élites económicas tienen capacidad para pagar los elevados costos que demandan y esos constituirán la primera clase que se podría llamarse la de los alfabetos tecnológicos y los más serán de segunda, tercera o cuarta clase y esa masa será la de los pobres y de los analfabetos ó iletrados tecnológicos. Los primeros tendrán todas las ventajas y los segundos serán unos parias del tercer milenio.

Existe la "explosión informativa" que es un exceso de información que colma las autopistas virtuales. El efecto es el congestionamiento, a tal punto que se habla ya de una "cibercontaminación"; pero al mismo tiempo la información será un poder si quien la posee tiene los medios para utilizarla: por desgracia con fines políticos o personales, generalmente carentes de principios éticos. La información no es simplemente saber, sino el cómo usarla y para qué usarla. Allí radica el poder de la información.

Otro grave problema es el de la privacidad. "Ya no estamos solos ni en la intimidad del hogar". La situación se torna conflictiva y preocupante con la actuación de los "ciberfundamentalistas" dedicados a robar información de la red para usarla con fines que envilecen los principios del humanismo. Los hackers informáticos son los ciberpiratas. "Sin duda, el "Gran Hermano" del que hablaba Orwell hace casi setenta años en su novela profética 1984, ya está aquí: Se llama Netscape, Internet Explorer, Bill Gates, que más da...", advierte Ugo Stornaiolo.

Las nuevas tecnologías causan desazón, vértigo, pesimismo. Al iniciarse el milenio los usuarios de Internet oscilan entre los 200 millones y mil millones. Naturalmente esa cifra dependerá de quienes tengan la capacidad económica para acceder al sistema. Se calcula teóricamente que una octava parte de la población mundial estará accesada a la comunicación digital. Solía afirmarse que el ser humano es esencialmente un ser comunicador; pero a pesar de ello es un mal comunicador y la comunicación entre máquinas o cibernética podría ser más intensa que la humana y por desgracia mientras más comunicada digitalmente esté la especie humana, más lejos estará de la realidad y más cerca del mundo virtual.

A pesar de las diferencias regionales, culturales, sociales, económicas, políticas, las redes de información serán cada vez más asequibles. La misma ONU auspicia la implantación de un lenguaje universal para Internet. "El idioma del Internet se volverá uniforme y los dolores de cabeza de las traducciones serán cosa del pasado" se dice en Vanguardia de Barcelona. Se trata de UNL, un idioma para ordenadores que reduce las ambigüedades en el significado de los textos y permite la traducción automática a cualquier lengua. La idea de una máquina de traducción automática es desarrollada por el científico Hiro-shi Uchida, director del proyecto UNL, de la United Nations University de Japón. "El gran problema de los sistemas automáticos de traducción es que no pueden luchar contra las ambigüedades de cada idioma, en el que hay términos que significan una cosa totalmente distinta, según el contexto", explica Uchida y advierte que el UNL "usa un lenguaje que permitirá comunicarse sin barreras". El UNL está concebido como una lengua intermedia de uso para los ordenadores y que tiene la ventaja de eliminar ambigüedades. Su funcionamiento es sencillo. El usuario escribe un texto en su idioma nativo. Por Internet, el sistema UNL lo traduce y lo visualiza mediante el grafísmo del inglés (gato será "caí", por ejemplo). Automáticamente, el sistema formulará en el idioma nativo del usuario las preguntas necesarias para eliminar las ambigüedades. Esto se traduce en un listado en pantalla en el que aparece gato como un animal y como herramienta para cambiar la rueda. El usuario marca la opción correspondiente y a partir de ahí se crea un texto en UNL". Asombrosa la propuesta y será de inestimable ayuda en los procesos informáticos que requieren de traducción; pero ¿cuántos millones de seres humanos quedarán al margen del fabuloso invento?

De hecho, la revolución científico-técnica incidirá en profundas variaciones de las relaciones sociales y humanas. Se podrían crear empresas virtuales que se concretarán en el "Home o Hot Desking" (escritorio en casa) que reduce costos, pues un empleado puede desempañar sus tareas sin moverse de su casa. Pero esta situación podría convertir al hombre del tercer milenio es un ser aislado y solitario y la soledad, eventualmente, destruiría al ser humano. Herbert Marshal MacLuhan fue profético al describir la "Aldea Global"; pero algunas de sus teorías han sido superadas por la realidad, como aquella tesis del "medio es el mensaje" ya que el medio está sujeto a múltiples condicionamientos materiales, económicos; políticos, sociales, culturales, técnicos. El contenido del mensaje es más importante que el medio, si ese contenido supera las barreras de los medios y las barreras semánticas.

El aforismo del "medio es el mensaje" sólo se reduce a un aforismo que tiene su importancia en privilegiar la tecnología que incluso puede influenciar en el modo de pensar y vivir del ser humano: pero hasta ahora ningún aparato o máquina por maravilloso que sea, ha sido capaz de remplazar al ser humano. Felizmente y si la tecnología es un valioso instrumento que hasta puede volverse en extensión del ser humano, no hay mano o pie artificiales que sean más trascendente que la mano o pie, o cualquier otra extensión orgánico-funcional de la persona humana y eso -inclusive- cuando el ser humano puede acceder al amor o al sexo virtual.

La visión de MacLuhan o la de Orwell o Verne y hasta el "Mundo feliz" de Hugley están instaladas en el mundo de estos tiempos, con todos sus peligros como la tan cacareada "globalización" que hasta pretende que todos "pensemos igual, hablemos igual, nos vistamos igual" ; y estas propuestas, en esencia, podrían interpretarse como intentos de hipnosis colectiva; pero la globalización lo que ha hecho es globalizar la pobreza, inundar al mundo con los productos de la industria cultural llena de basura intelectual, ahondar la brecha entre países ricos y pobres, tanto como el neo liberalismo que ha sido capaz de "privatizar la riqueza y socializar la miseria".

La comunicación trasciende las fronteras y con sus estrategias propende a consolidar los sistemas de dominación. Hoy se habla de "soberanía limitada" en lo político, económico, social y cultural y la comunicación adquiere espacios vitales y estratégicos con el uso de tecnologías de punta que ha convertido "al mundo en un pañuelo". Al mismo tiempo incorpora nuevos términos y el léxico tecno-científico se transforma en telarañas inexplicables e incomprensibles para la inmensa mayoría de seres humanos, léxico que a menudo esconde intereses contrarios a la esencia de la especie humana y sus más elevados valores. Además, la tecnología crea nuevas realidades a las que tiene que enfrentarse la persona y readaptarse a sus múltiples modificaciones con diversas consecuencias para la sociedad, la cultura, la economía, la política.

Tiempos de náusea y desprecio

El pensador italiano Norberto Bobbio, sostenía: "En estos tiempos neoliberales la principal característica es la defensa a ultranza de la libertad económica que asume la libertad política sólo como corolario...El salto tecnológico es equiparable al que se produjo con la Revolución Industrial de fines del siglo XVIII". Sólo que esta revolución científico-técnica, si no se la controla y administra con valores éticos, puede resultar totalmente perjudicial para la humanidad hasta sumirla en modelos de neo servidumbre, en paradigmas alienantes y despojados de valores morales. El libre mercado global es una demostración de la carencia de la ética en los negocios multinacionales o transnacionales que prescinden de políticas sociales. Las denominadas "tecnocracias" o "tecnoburocracias" que asumen poderes políticos y administrativos de los Estados, evidencian la falta de ética social y negación de los valores del humanismo. Ciertamente que la revolución científico-técnica y su aplicación ideológica en el neoliberalismo económico y político, conduce a la humanidad a vivir en tiempos de náusea y desprecio.

La tecnología, diosa del modernismo, exige eficacia y resultados y se olvida del hombre como sujeto de los procesos productivos y de la historia. El ser humano se convierte en un tornillo del proceso económico y al perder su dignidad intrínseca pierde su identidad en el tráfago de los intereses capitalistas que reemplazaron a la solidaridad y al humanismo con el valor dinero.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la ONU el 10 de diciembre de 1948, en el artículo 19 dispone: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, de investigar y de recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión". Este principio de la ONU es de vital importancia porque reconoce el derecho a la libre expresión del pensamiento y el derecho de los pueblos a la información; pero las nuevas tecnologías aplicadas a las estructuras de los "mass media" ponen en peligro ese esencial principio ya que los procesos de tergiversación de los hechos, de manipulación de las informaciones y opiniones se globalizan, con graves consecuencias para los pueblos del mundo. "Se erosiona el Estado (con las regionalizaciones y autonomías) y de esta manera, también, se pierde el control de las comunicaciones dentro de la Aldea Global”.

“El objetivo de las viejas élites políticas y económicas de manipular a través del poder de la comunicación se ven frenadas por el auge del globalismo”, expresa Ugo Stiornaiolo, pero el neoglobalismo informativo y comunicacional tiene otros beneficiarios de la manipulación y éstos son los que tienen el poder mundial de los oligopolios de la información que son los mismos que poseen los oligopolios económicos.

Las nuevas tecnologías y el modelo económico del "capitalismo salvaje" deterioran aceleradamente las concepciones del Estado tradicional "obeso y paquidérmico" en la interpretación del mexicano Octavio Paz que, en sus últimos años de vida, se convirtió al neo liberalismo ortodoxo. Todo se cuestiona: lo mismo a la burocracia que al Estado "protector y paternalista" y se le niega el derecho a regular el mercado y su obligación a intervenir en los procesos comunicacionales para que adquiera preeminencia la cibercomunicación que no admite cuestionamientos sino adhesiones cuasi fanáticas como los que constituyen los poderosos holdings y lobbys.

La humanidad se encamina a un mundo virtual que tendrá pocos beneficiarios porque más de tres mil millones de personas ni siquiera conocen el teléfono y más de las tres cuartas partes no tienen idea de lo que es el Internet y seguramente nunca tengan acceso a un computador. Lo único cierto parece ser que unos pocos serán dueños de todo y hasta de la vida misma de millones de seres humanos.

De allí surge la importancia de llegar a acuerdos internacionales bajo el patrocinio de las Naciones Unidas que garanticen el mantenimiento del acceso sin discrimen al ciberespacio e internet. A fin de proteger a los países y pueblos del Tercer Mundo de las agresiones imperiales a través del ciberespacio, es imprescindible que se suscriban acuerdos entre los gobiernos y los propietarios de las grandes corporaciones que controlan el ciberespacio y las que producen tecnologías a fin de controlar y prevenir los delitos tecnológicos, erradicar la vulnerabilidad de la información sensible a nivel de Estados y suprimir las organizaciones ilegales que funcionan dentro de las estructuras del ciberespacio y autopistas informáticas que difunden productos ilegales y delincuenciales.

Los nuevos convenios internacionales y las nuevas legislaciones referidos al internet y demás tecnologías deben orientarse a proteger a los más débiles, necesitados, pobres y grupos vulnerables de las sociedades nacionales. América Latina, el Caribe y los pueblos de Asia y África tienen el deber ético de fortalecer sus legislaciones regionales para protegerse del nuevo dominio imperial que nace desde el ciberespacio.

Tribunal Dignidad, Soberanía, Paz Contra La Guerra
CEPRID

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article602

 

Publicado enInternacional
ALAI AMLATINA, 25/08/2009.- Se ha puesto de moda hablar de la necesidad de desalambrar los latifundios mediáticos (Viglietti/Aram dixit), de la “necesaria democratización” de la comunicación y de la información y del llamado “terrorismo mediático” (Chomsky dixit). Y muchas veces, todo eso no pasa de consignas o, peor, de lamentos.

Y mientras desde por aquí declamamos, desde el Norte siguen usando a los medios de comunicación masiva –trasnacionales y sus “repetidoras” nacionales- como arietes de la globalización neoliberal a través del impacto combinado de la información, la publicidad y el entretenimiento, como poderosas armas que imponen su estilo de vida y sus intereses, aumentando el individualismo, el consumismo, la pérdida de identidad, y la dependencia cultural, social, económica, política.

Estas consignas y lamentos también incluyen declamaciones instando a cambiar la legislación. Claro, desde arriba, sin debate ni participación y sin siquiera identificar cuál es la problemática y cual es la estrategia a implementar.

Es necesario identificar con claridad cuáles son las razones por las cuales es necesaria una nueva legislación, y establecer con precisión los objetivos que se buscan con dicha normativa legal.

Qué es lo que se quiere

Todos parecen estar de acuerdo en la necesidad de “democratizar” los medios, pero cada uno tiene su propia idea de para qué debemos hacerlo. Hay demasiadas fisuras en este reclamo colectivo.

Cuando se habla de la necesidad de democratizar los medios, las frecuencias y las comunicaciones, hay que saber para qué se quiere tomar esas medidas, qué significa realmente esa “democratización”. En definitiva, si las nuevas medidas respetan el derecho a informar y estar informados, si fomentan la formación de ciudadanía, si impiden monopolios y oligopolios, si garantizan la recuperación de le memoria y la cultura propias.

La peor de las situaciones que podría ocurrir consistiría en que se pagase el costo político de una normativa que fuese denunciada como autoritaria y restrictiva de la libertad de expresión sin que en realidad se produzca con una nueva normativa legal ningún avance significativo desde el punto de vista de los objetivos que deberían orientarla. Ejemplo sobran en nuestra región.

Y cuando hablamos de “democratizar” no debemos olvidar que la Ley venezolana de Telecomunicaciones es considerada como las más neoliberal de América Latina. Es imprescindible comenzar por una revisión de esta ley madre, para seguir con la Ley de Responsabilidad Social de Radio y TV (alias Resorte), con los reglamentos que impiden la difusión libre y en igualdad de condiciones de las radios y televisoras comunitarias...

Lo que hace falta es una Constituyente Comunicacional, donde participe el pueblo todo y no quede la normativa en el libre albedrío de unos funcionarios. Para no seguir recitando “socialismo”, hay que garantizar que las decisiones sean colectivas. No hay nada que se construya desde arriba: sólo un pozo.

Una nueva normativa debiera facilitar la democratización del acceso plural a la información, a las opiniones y a las opciones culturales como condición para la democracia. Sin una esfera pública democrática, plural, no es posible la democracia. Debe, asimismo, garantizar la libertad de expresión, sin que quede abierta la posibilidad de la censura, sea ésta previa o a posteriori.

Una democratización significa normar restricciones a los monopolios y oligopolios en los medios y avanzar en la democratización de la propiedad y el control de los medios, porque si no, 80% de la audiencia seguirá controlada por la estructura monopólica de los medios corporativos.

Una nueva normativa debe avanzar en la contraloría social de los medios, sin duda un objetivo democratizador, dado que los medios juegan un papel vital en la construcción del imaginario colectivo y de la reproducción cultural, en la educación y en el acceso a la información.

En materia de los medios audiovisuales, es necesario recordar que las ondas radioeléctricas son patrimonio de la humanidad, administradas por cada Estado. Ningún particular puede ser propietario de una frecuencia, pues solo tiene derecho a usufructuar una concesión otorgada por el Estado. El uso de las ondas radioeléctricas es para la nación en su totalidad y corresponde al Estado tomar las medidas administrativas acorde con los marcos legales establecidos.

En el caso venezolano, no sólo es procedente sino necesario democratizar el uso de ese bien público, mediante una reingeniería de frecuencias y licencias, que permita una distribución equitativa entre el sector estatal, el privado y el espacio público. Por lo menos, ese es el criterio que prima en las legislaciones más adelantadas en el continente. Pero si esta sociedad avanzara hacia el socialismo, ¿no se debiera hablar de un solo y gran espacio público? Asimismo, es necesario establecer una vigilancia de su uso a través de un marco regulatorio que garantice su uso democrático.

No es suficiente realizar una nueva redistribución de las licencias efectivamente democrática y limitar la cantidad de emisoras que pueden participar en una red. Es necesario tener presente que la cartelización de los medios privados venezolanos no se basa tanto en el régimen de transmisión (redes) como en la difusión unívoca de mensajes. De allí la necesidad de establecer un marco regulatorio preciso que, en ningún caso, debería atentar contra la libertad de expresión, principio considerado como el valor absoluto en un sistema democrático.

Comunicación y democracia

Hoy somos concientes de que el tema de los medios de comunicación social tiene relación directa con el futuro de nuestras democracias, porque la dictadura mediática pretende suplantar a las dictaduras militares de tres décadas atrás. Hoy no hacen falta bayonetas: los medios llevan el bombardeo ideológico hasta la sala o el dormitorio, en su propia casa.

Desde el Norte, nos bombardean con una gran cantidad de información-basura que solo sirve para desinformarnos y sentirnos dependientes. Sabemos de Afganistán y los talibanes, pero no conocemos siquiera nuestro reflejo y mucho menos a nuestros propios vecinos.

Son los grandes grupos económicos, que usan a los medios y deciden quién tiene o no la palabra, quien es el protagonista y quién el antagonista. Y plantean una realidad virtual, invisibilizando la realidad adversa a sus intereses. La democracia sigue instalada como sistema formal, sin apropiación ciudadana, razón por la cual su institucionalidad es precaria. Construir democracia es construir ciudadanía, empoderar a los pobres.

También somos concientes del necesario cambio de paradigmas. Hemos sido entrenados para pensar que prensa alternativa significa comunicación marginal. Hoy sabemos que la única forma de plantearse la batalla de las ideas es con una estrategia comunicacional masiva, que sea realmente alternativa al bombardeo constante, hegemónico, que nos llega desde el Norte.

No cabe duda de que los medios comunitarios, populares, alternativos, son un paso en el camino a la democratización, pero por sí mismo no son suficientes. Podemos tener centenares de medios comunitarios, pero si el 93% de la audiencia está controlada por una estructura monopólica y/o oligopólica de los medios corporativos comerciales, poco será lo que habremos avanzado en la dirección de la democratización.

Debemos tener conciencia de que lo que se está librando es una guerra cultural, la batalla de las ideas. Es una guerra que no se agota en consignas, sino para la cual hay que prepararse adecuadamente. Para ello debemos adueñarnos de la tecnología, aprender a usarla mejor –o tan bien- como el enemigo y, sobre todo, tener en claro para qué queremos esas armas, para que, en definitiva, no se sumen al arsenal hegemónico en contra de nuestros propios pueblos.

Las últimas experiencias nos indican, asimismo, que de nada sirve tener medios nuevos, televisoras nuevas, si no tenemos nuevos contenidos, si seguimos copiando las formas hegemónicas. De nada sirven nuevos medios si no creemos en la necesidad de vernos con nuestros propios ojos. Porque lanzar medios nuevos para repetir el mensaje del enemigo, es ser cómplice del enemigo.

Por Aram Aharonian, periodista y docente uruguayo-venezolano, director del mensuario Question, fundador de Telesur, director del Observatorio Latinoamericano en Comunicación y Democracia (ULAC)

Publicado enInternacional
"Una de las formas de socavar a la agricultura mexicana es inundando el mercado con exportaciones de Estados Unidos, que sobreviven con subsidios que datan del período Reagan. Eso no es libre comercio".
 
Con 80 años, el académico estadounidense también advierte contra los peligros de repetir términos sin preguntarnos realmente qué significan. Por ejemplo, ¿es el Tratado de Libre Comercio para América del Norte realmente un tratado de libre comercio? Chomsky contestó a los radioescuchas y lectores de BBC. La entrevista fue conducida por Dalia Ventura.
 
NAFTA Y EL MITO DEL LIBRE COMERCIO
 
Algunos lectores preguntan qué piensa usted de los acuerdos de libre comercio.
 
Cuando la gente me pregunta sobre libre comercio, me acuerdo de un comentario que hizo Gandhi cuando le preguntaron qué pensaba de la civilización occidental. Y su respuesta fue : "sería una idea interesante", y lo mismo sucede con el libre comercio.
 
Lo que se suele llamar libre comercio en realidad tiene muy poco que ver con libre comercio. De hecho, a veces una gran parte nisiquiera tiene que ver con comercio.
 
Consideremos, por ejemplo, el tratado de libre comercio entre EE.UU. y México, (Tratado de Libre Comercio para América del Norte, TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés). Tiene toda clase de elementos altamente proteccionistas para beneficio corporativo. Incluye medidas que no tienen que ver con comercio, como las condiciones especiales de derechos de inversión.
 
El comercio, en el sentido de intercambio a través de fronteras, sí aumentó después del NAFTA, pero ese comercio es en gran medida una construcción ideológica.
 
En los tiempos de la Unión Soviética si una fábrica manufacturaba componentes de autos en Leningrado, los mandaba a Varsovia para ser montados y luego a Moscú para ser vendidos, nosotros no llamábamos a eso comercio, aunque se atravesaban fronteras. Todo se daba dentro de una economía dirigida.
 
Y una parte sustancial del comercio entre EE.UU. y México es dentro de economías dirigidas. Así que si General Motors fabrica componentes en Indiana, los envía al norte de México para ser montados y luego venden los autos en Los Angeles, a eso le llaman comercio en ambas direcciones, pero todo tiene lugar dentro de una economía dirigida.
 
No tenemos cifras exactas, las corporaciones guardan secretos, pero probablemente más de la mitad de lo que se llama comercio, no es libre comercio.
 
Aparte de eso, una de las formas de socavar y probablemente destruir a la agricultura mexicana es inundando el mercado con exportaciones agrícolas de Estados Unidos, que sobreviven con importantes subsidios del gobierno que datan del período Reagan. Eso no es libre comercio.
 
Es más, una buena parte de la economía estadounidense está basada en el sector estatal, incluyendo sus sectores líderes como la computación e Internet, que fueron desarrollados en el ámbito estatal durante décadas. La fabricación y exportación de aviones es, por ejemplo, una industria surgida en gran medida a partir de la Fuerza Aérea.
 
DE HAITÍ A MÉXICO
 
Así que lo que se llama libre comercio, es un cierto intercambio con elementos de mercado, pero no es libre comercio.
 
Y esto se nota. El año pasado, por ejemplo, la gran crisis de alimentos en gran parte del mundo en desarrollo, en el primer lugar donde se dio en forma severa fue en Haití, donde hubo disturbios porque la gente no tenía qué comer.
 
Hasta hace no demasiado tiempo Haití era autosuficiente en su producción de alimentos, pero esta producción se destruyó por medidas de libre comercio que le fueron impuestas, por ejemplo, cuando Clinton decidió acabar con el terror en Haití, que él mismo había apoyado, decidió que no podía permitir el regreso de Aristide e impuso medidas muy estrictas, neo liberales. No se le permitió a Haití establecer tarifas arancelarias para proteger su economía.
 
Los agricultores haitianos son productores de arroz bastante eficientes, pero no pueden competir con las industrias de alimentos de EE.UU. que obtienen gran parte de sus ganancias de subsidios estatales.
 
En el caso de México esto sucede con la producción de maíz.
 
No deberíamos dejarnos engañar por el termino "libre comercio". Es como dijo Gandhi, tal vez el libre comercio sea una buena idea, pero no es el régimen que se está imponiendo.
 
PROTECCIONISMO DE E.E.UU.
 
De hecho, el verdadero libre comercio nunca ha sido puesto en práctica por los países ricos salvo por períodos muy cortos cuando les convenía.
 
EE.UU. por ejemplo, durante su período de rápido desarrollo en el siglo XIX y hasta después de la Segunda Guerra Mundial era probablemente el país más proteccionista del mundo con tarifas muy altas para bloquear el ingreso de bienes de calidad superior del Reino Unido o Japón u otros países.
 
En la década del 50 EE.UU. tenía la mitad de la riqueza del mundo, ganaba en cualquier competencia, así que se movió en dirección del libre comercio pero temporalmente.
 
A Reagan se lo ha considerado el profeta del libre comercio cuando en realidad fue el presidente más proteccionista en la historia de posguerra en EE.UU. Duplicó las barreras proteccionistas para intentar salvar a la industria estadounidense de bienes de mejor calidad provenientes de Japón.
 
Mucho de lo que se dice sobre estos temas es mito y realmente es necesario desmantelar estos mitos antes de siquiera comenzar a hablar seriamente sobre estos temas.
 
Especialmente en el caso de Reagan hay una organización que se llama El legado de Reagan que ha inventado una figura magnífica, un poco como Kim Il Sung (el líder norcoreano), que no tenía nada que ver con la realidad.
 
Reagan también fue responsable de muchas muertes, prácticamente destruyó cuatro países en América Central y apoyó las atrocidades cometidas por Sudáfrica en Mozambique y Angola, que causaron la muerte probablemente de un millón de personas. Es un récord bastante espantoso.

BBC Mundo
 
http://www.bbc.co.uk/mundo/participe/2009/06/090618_participe_chomsky_librecomercio_3.shtml
Publicado enInternacional
A Rusia le ha salido el tiro por la culata. El éxito obtenido por el Kremlin en su codiciosa estrategia para acaparar y revender el gas que exporta Asia Central le está creando hoy serios problemas debido a la crisis económica mundial. La drástica disminución de las exportaciones de gas desde Rusia a Europa neutraliza la posibilidad de emplear la energía como arma política, la filosofía que Vladímir Putin, el actual primer ministro, comenzó a aplicar cuando era presidente y los precios de los hidrocarburos iban en aumento, a diferencia de lo que sucede hoy.

El descenso de las exportaciones de gas ruso es notable. En el primer trimestre de 2009, Gazprom, el monopolio exportador con participación estatal mayoritaria, suministró a Europa 29.100 millones de metros cúbicos menos que en igual periodo de 2008, lo que supone 39% menos, según informaba el diario económico Védomosti. Fuentes de Gazprom, por su parte, calculaban la disminución en un 20%. La participación del gigante ruso en el mercado europeo (Turquía incluida) se redujo del 30% al 18% en el mismo periodo, señalaba el analista Mijail Korchemkin, citado por el diario.

La crisis ha hecho disminuir también la producción y el consumo de gas en el mercado interior. En los primeros cuatro meses de este año, Rusia produjo 197.665 millones de metros cúbicos de gas, lo que es un 17,1% menos que en el mismo periodo de 2008. De enero a marzo, la producción de gas en su conjunto disminuyó un 15%, pero mientras la de Gazprom descendía en un 18,3%, la de otras empresas independientes, que venden en el mercado interior o al monopolio exportador, aumentó en un 4,3%.

El descenso del consumo de gas en Rusia se inició en octubre pasado con un bajón del 3% y continúa hasta hoy, habiendo sido noviembre y diciembre los peores meses, con descensos del 15% y el 10%, respectivamente, según el directivo de Mezhregiongaz, Nikolái Isákov. La causa es la caída de la producción industrial. En el primer trimestre, la metalúrgica ha consumido 10% menos de gas; la química, 7% menos y la fabricación de cemento, 50% menos.

El vicepresidente ejecutivo de Gazprom, Valeri Gólubev, ha pronosticado que la compañía producirá 492.000 millones de metros cúbicos en 2009, según Kommersant, lo que supone un 11,5% menos que en 2008. Otras fuentes calculan una producción de 460-470.000 millones de metros cúbicos, en lugar de los 561.000 millones planeados. Los recortes en la exportación podrían llegar hasta 87.000 millones de metros cúbicos, señalaba Interfax.

Guerra de precios

Por de pronto, Gazprom ha pedido a los productores independientes que se limiten y les ha restringido el acceso al sistema de distribución. El interés de Gazprom en minimizar los flujos de gas ajenos para potenciar los propios se extiende al gas de Asia Central, que Rusia tanto se esforzó por monopolizar durante la presidencia de Putin (2000-2008). Turkmenistán es el principal productor de gas de Asia Central y junto con Uzbekistán, y en menor medida Kazajistán, está vinculado a Rusia por contratos a largo plazo, cuyo contenido es en gran medida opaco.

Rusia actúa como intermediario monopolista en la venta del gas asiático a Europa, especialmente del gas de Turkmenistán que en parte revende a Ucrania. El gran negocio de Gazprom basado en la diferencia de precios en la compraventa se redujo cuando los suministradores asiáticos exigieron -y consiguieron- que los precios de compra se orientaran hacia la "fórmula europea" que depende de los precios del crudo con un desfase temporal de seis meses. Sin embargo, a diferencia del mercado europeo, donde los precios del gas se revisan cada trimestre y tienden hoy a bajar, los precios del gas centroasiático se fijan cada año, lo que supone que Rusia compra hoy gas en sus fronteras surorientales a precios muy superiores a los de mercado. En enero, Rusia pagaba el gas de Asia Central a 340 dólares por mil metros cúbicos, según Putin. Mientras, Gazprom le vende gas a Ucrania por 230 dólares por mil metros cúbicos y a Europa por menos de 300 dólares. A tenor de los contratos existentes, Gazprom debería comprar a Turkmenistán este año entre 70.000 y 80.000 millones de metros cúbicos de gas, pero en el primer trimestre de 2009, compró un total de 14.500 millones de metros cúbicos en Asia Central (de ellos 10.500 millones a Turkmenistán).

Los suministros de gas de Turkmenistán están interrumpidos desde el 9 de abril debido a una avería en el gasoducto de aquel país y los dirigentes turcomanos acusan a Moscú de haberla provocado al disminuir drásticamente las importaciones sin avisar con suficiente antelación. Para Moscú, que quería negociar una reducción del suministro de gas asiático, el cese temporal del suministro de gas de Turkmenistán supone un enorme ahorro y una posibilidad de colocar su propio gas.

Nuevas rutas

Pero esta situación puede tener consecuencias negativas en la relación con los susceptibles dirigentes turcomanos, que se están abriendo hacia nuevos horizontes. Turkmenistán ha firmado un contrato con la empresa alemana RWE, para realizar exploraciones en su sector del Caspio y ha anunciado también que construirá depósitos de gas en su territorio. Entre las cartas de Turkmenistán frente a Rusia están un gasoducto a China que debe entrar en funcionamiento en 2010 y la posibilidad de incorporarse a Nabucco, la ruta de exportación de gas del Caspio a la UE, que evita el paso por Rusia y que compite con el proyecto Corriente del Sur defendido por el Kremlin.

De momento los dirigentes turcomanos se muestran precavidos y, junto con los de Kazajistán y Uzbekistán, no firmaron la declaración sobre Nabucco a principios de mayo en Praga. El Kremlin tendrá que llegar a un compromiso con Turkmenistán y éste puede incluir la posibilidad de que Rusia se convierta también en un país de tránsito para el gas turcomano y no sólo en un comprador de ese gas, según admitió Valeri Yazev, el presidente de la Sociedad Rusa del Gas. Si esto es así, la política rusa experimentaría un nuevo giro, ya que hasta ahora el Kremlin ha apostado por la compra del gas en sus propias fronteras con Asia Central y se ha negado a aceptar el papel de "país de tránsito" del gas de otros países. Yazev manifestó la semana pasada que Rusia debe plantearse si quiere asumir temporalmente el Tratado de la Carta de la Energía, que firmó pero no ratificó.

Actualmente, los depósitos de almacenaje de gas están situados sobre todo en Europa, lo que en parte explica que los países europeos hayan podido mantener bajas sus importaciones de gas ruso en espera de que se abarate. En abril, el viceprimer ministro Igor Sechin, trasmitió al comisario de Energía de la EU, Andris Piebalgs, su malestar por la actitud de Ucrania que, según dijo, ha vaciado sus almacenes de gas y puede propiciar una nueva crisis energética. En lugar de los 13.000 millones de metros cúbicos que apalabró con Gazprom, Kiev ha recibido 2.500 millones de metros cúbicos de gas procedentes de Rusia y por lo visto espera al tercer trimestre para llenar sus depósitos de nuevo.
PILAR BONET
Publicado enInternacional
Página 14 de 14