Sábado, 12 Marzo 2022 06:21

Para China, las ganancias geopolíticas con Putin superan las pérdidas económicas

Escrito por André Barbieri
Valora este artículo
(1 Voto)
Para China, las ganancias geopolíticas con Putin superan las pérdidas económicas

La división de la atención de EE. UU. en distintos frentes, con potencias de la magnitud de China y Rusia, parece ser un activo demasiado valioso para que Xi Jinping lo abandone.

 

La obsesión de la burocracia del Partido Comunista Chino (PCCh) con la estabilidad social, en su territorio y en toda su zona de influencia más cercana en el este de Asia, tuvo que lidiar con el movimiento inesperado de Putin para invadir Ucrania. La invasión reaccionaria de Rusia está impulsada por intereses de seguridad geopolítica, amenazada por el imperialismo estadounidense y la OTAN, con su agresivo expansionismo desde la década de 1990.

La prensa occidental, ligada a los objetivos de la OTAN, utiliza sus páginas para asustar a la dictadura de Xi Jinping por el aventurerismo de Putin y su poder desestabilizador, con el fin de introducir una cuña en el reconocido acercamiento estratégico entre Pekín y Moscú. El interés anunciado de China en actuar como intermediario para un alto el fuego en Ucrania, como informa The Guardian, y el consejo de Xi a Putin para resolver el problema con "negociaciones equilibradas", dan fe de que la preocupación por la estabilidad no ha cambiado en Pekín, en un año decisivo para el Gobierno central. A fines de 2022, Xi buscará un tercer mandato sin precedentes en el XX Congreso del Partido Comunista, lo que implica meses de preparación y disciplinamiento de las filas de la burocracia bonapartista a nivel municipal y provincial.

Las sanciones económicas que Joe Biden y los poderes de la Unión Europea vienen aplicando contra Rusia, afectando en primer lugar a la clase trabajadora que está presenciando una ola de cierres y despidos, también tienen un objetivo geopolítico. La medida es arriesgada, ya que dañar la economía rusa incluye agregar golpes a toda la economía mundial, especialmente por el aumento de los precios de las materias primas esenciales (como el petróleo, el gas, el trigo y el maíz). Estados Unidos, por ejemplo, ya experimenta la tasa de crecimiento inflacionario anual más alta desde 1982. La inflación galopante también la siente China, que ya enfrenta fuertes vientos adversos, en el contexto de una desaceleración económica por problemas de suministro de energía y la crisis inmobiliaria,

En su llamada con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, Xi Jinping expresó su preocupación y atribuyó los percances económicos a las sanciones de Estados Unidos y Europa. "Las sanciones afectarán las finanzas globales, la energía, el transporte y la estabilidad de las cadenas de suministro, y dañarán la economía global que ya está devastada por la pandemia", dijo Xi. "Esto no es del interés de nadie".

Pero, ¿es ese motivo suficiente para que China empiece a cuestionar su acercamiento a Moscú, intensificado desde 2013 con la estrecha relación personal entre Xi y Putin? La realidad geopolítica lanza coordenadas más complejas, que lo hacen más difícil que facilitar las maniobras de desacoplamiento ensayadas con cierta desesperación por parte del imperialismo norteamericano. Por el contrario, es posible que la medida de Washington y la participación de Biden en el directorio europeo tiendan a fortalecer la unificación chino-rusa.

Los problemas económicos asolan Pekín

Sin duda, hay pérdidas económicas para China por la invasión de Ucrania por parte de Putin. Entre las principales economías, China es una de las más expuestas a las consecuencias de la guerra. Como el mayor importador de petróleo del mundo, ha visto cómo los precios del crudo, que ya eran altos, aumentaron un 27% desde el comienzo de la guerra, mientras que los contratos de mineral de hierro de China se dispararon un 25% durante los primeros 10 días del conflicto. El precio del barril de petróleo esta semana llegó a casi US$ 140, alcanzando su nivel más alto desde la crisis financiera de 2008.

La escala de la demanda de energía y recursos de China es grande: en 2021, sus importaciones de petróleo crudo y gas natural alcanzaron los 2 billones de yuanes (316.000 millones de dólares estadounidenses) y gastaron otros 1,2 billones de yuanes en importaciones de mineral de hierro. La segunda economía más grande del mundo importa alrededor del 70% de su petróleo y el 40% de su gas.

Dentro de esta dependencia exterior, el comercio de energía con Rusia ha ido en aumento. Semanas antes de la invasión rusa a Ucrania, Putin y Xi firmaron un contrato de 30 años para suministrar gas a China a través de un nuevo gasoducto, fortaleciendo una alianza energética con Beijing. El objetivo era evitar nuevos períodos de caída de la producción industrial debido a la escasez de carbón, el principal combustible utilizado por China.

A modo de medición, entre enero y diciembre de 2021, las importaciones totales de gas natural de China aumentaron un 19,9% anual, con un aumento de las importaciones por gasoductos de más del 22% y un crecimiento de las importaciones de gas licuado de más del 18%, según datos de la Administración General de Aduanas. Las importaciones de gas natural de China desde Rusia aumentaron un 50,5% anual en 2021, y el volumen de gas de gasoducto aumentó un 154,2% a 7,54 millones de toneladas. En diciembre de 2021, Gazprom dijo que la cantidad diaria de exportaciones de gas a China se había incrementado significativamente en virtud de acuerdos con la Corporación Nacional del Petróleo de China bajo la supervisión de Xi, superando los volúmenes previamente aprobados para 2021.

Los gigantes capitalistas especuladores de materias primas en China también sufren el golpe. El principal productor de acero inoxidable de China está en el ojo del huracán por el aumento de los precios del níquel: apostando a que el precio caerá, ha visto un aumento exponencial en los precios del metal provocado por la guerra en Ucrania. Tsingshan Holding Group , del multimillonario chino Xiang Guangda, se ha visto obligado a comprar contratos vinculados al metal en grandes volúmenes. Beijing está explorando un plan para rescatar a Xiang de miles de millones de dólares en pérdidas potenciales. Al igual que otros productos básicos, el níquel se vio afectado por la guerra en Ucrania. Rusia es un importante proveedor del metal y produce el 16% del níquel de alta calidad del mundo, según Goldman Sachs.

El impacto económico contra China podría ser aún más pronunciado para los alimentos. Rusia y Ucrania suministran el 30% de las exportaciones mundiales de trigo. Todos los puertos de carga ucranianos están cerrados, y con muchos agricultores reclutados por el ejército de Zelensky, además de la escasez de fertilizantes y pesticidas, los cultivos corren un grave riesgo (lo que explica el aumento del 40% en los precios del trigo). Como escribe el economista marxista Michael Roberts, atribuyendo la agitación económica que afecta a las empresas imperialistas, al conflicto en Ucrania: “Los precios mundiales de las materias primas alcanzaron su nivel más alto desde 2008 esta semana, ya que la crisis en Ucrania intensificó las preocupaciones sobre el suministro mundial de materias primas. West Texas Intermediate, el punto de referencia para el crudo estadounidense, subió a 115 dólares el barril, un nivel que alcanzó por última vez hace 14 años. El trigo, el maíz y el girasol corren peligro en Rusia y Ucrania. Sin embargo, más allá de eso, el aumento de los precios del gas natural está haciendo que el costo de producción de amoníaco sea prohibitivo, mientras que las exportaciones de potasa de Rusia y Bielorrusia (que en conjunto comprenden un tercio del producto comercializado a nivel mundial) están en riesgo. Ambos son ingredientes esenciales para los fertilizantes. Esto podría perturbar la agricultura en general este año y el próximo”.

Como resultado, los precios del trigo y el maíz chinos se encuentran en niveles récord. El ministro de agricultura de Xi, Tang Renjian, dijo esta semana que debido a las fuertes lluvias, las condiciones para la cosecha de trigo de invierno de este año "pueden ser las peores de la historia". La producción de cereales de este año se enfrenta a enormes dificultades” . En parte como resultado, se espera que las importaciones de trigo de China para la temporada 2021-22 aumenten al menos un 50 % por encima de su promedio de tres años anterior a 9,5 millones de toneladas, según el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Este panorama sombrío puede haber sido el motivo del discurso de Xi ante el gobierno central sobre la importancia de la seguridad alimentaria ante un grupo de delegados que asistieron a la sesión anual del parlamento chino. “No debemos cejar en nuestros esfuerzos en relación con la seguridad alimentaria. Tampoco debemos confiar en el mercado internacional para resolver el problema. Necesitamos estar preparados para mantener la seguridad alimentaria como nuestra prioridad” . "Los tazones chinos", agregó, "deben llenarse principalmente con comida china".

Agregue a eso la proporción aún más pequeña del comercio chino-ruso frente a los acuerdos económicos chinos con las potencias occidentales. El comercio de China con Rusia alcanzó los $ 147 mil millones el año pasado, según cifras chinas, en comparación con $ 828 mil millones y $ 756 mil millones, respectivamente, con la UE y los EE. UU. Xu Poling, de la Academia China de Ciencias Sociales, dice que el conflicto en Ucrania no es de interés para Beijing. “China no se beneficiará de la guerra entre Rusia y Ucrania. El conflicto ha interrumpido las cadenas de suministro globales de las que depende la economía china. El comercio de China con Rusia es mucho menor que el de las economías desarrolladas como Estados Unidos y la Unión Europea”.

Si continúa la guerra ruso-ucraniana, aumentarán los costos de la asociación de China con Putin.

Compensaciones geopolíticas

Pero el aumento de los costes económicos de una alianza estratégica no siempre significa que se vuelva inviable. Geopolíticamente, hay muchas cosas en juego, y la dictadura capitalista en China parece decidida a encontrar en la Rusia de Putin un punto de apoyo fundamental para cuestionar el orden mundial neoliberal liderado por el imperialismo estadounidense.

Wang Yi, canciller chino, defendió este lunes en medio de los bombardeos rusos que la amistad entre Rusia y China es “eterna”, acusando a EE. Japón e India). En términos lapidarios, que son nada menos que una bofetada al imperialismo occidental, Wang afirmó que el gobierno chino quiere dar al mundo un "mensaje inequívoco de que China y Rusia se oponen conjuntamente a los intentos de revivir la mentalidad de guerra". y agregó que " no importa cuán precaria y desafiante sea la situación internacional, China y Rusia mantendrán el enfoque estratégico y avanzarán de manera constante en nuestra coordinación de asociación estratégica integral para una nueva era ".

Incluso en medio de la creciente presión y las señales de actuar como mediador, todavía hay pocas señales de que China se esté alejando de Rusia. Los funcionarios de Xi Jinping afirman constantemente que Rusia es "el socio estratégico más importante de China". Alexander Gabuev, miembro de Carnegie Endowment en Moscú, dice que hay fuertes razones para la química personal entre Xi y Putin. “Por primera vez tenemos dos líderes que son similares. Lo que también es importante es que tanto Rusia bajo Putin como China bajo Xi se han vuelto mucho más centradas en el líder… el zar y el emperador”.

De hecho, parece que Xi ya conocía los planes militares de Putin durante la visita del presidente ruso a Pekín a principios de febrero con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno. Esto no cambió el curso de la entente asiática, que para China es estratégica para contener la interferencia de EE. UU. en la región del Indo-Pacífico, especialmente en vista de sus planes para reincorporar a Taiwán y dominar las rutas comerciales en el Mar de China Meridional.

Durante los Juegos Olímpicos, Putin y Xi Jinping emitieron una larga declaración conjunta respaldando los esfuerzos para mantener la influencia imperialista estadounidense fuera de sus proximidades en el extranjero, atacando las alianzas estadounidenses como reliquias de la Guerra Fría y defendiendo sus propios modelos autocráticos de gobierno. Era la primera vez que China se oponía oficialmente a la expansión de la OTAN. Hasta ahora, a pesar de los problemas económicos, China no ha reconocido la agresión rusa como una invasión, y mucho menos la ha condenado, absteniéndose de votar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena la invasión rusa. Zhang Jun, enviado de China ante la ONU, aprovechó la ocasión para atacar a Estados Unidos: “Contra el contexto de cinco rondas sucesivas de expansión hacia el este de la OTAN, las legítimas aspiraciones de seguridad de Rusia deben ser atendidas y debidamente tratadas".

El recrudecimiento de las fricciones de China con EE.UU. coincidió con la llegada al poder de Xi Jinping, momento en el que Washington empezó a hacer hincapié en el discurso de "pivote" de Barack Obama para Asia-Pacífico (un fracaso por la presencia de tropas estadounidenses). Afganistán). La disputa se aceleró en 2018 cuando Donald Trump lanzó una amarga guerra comercial con China que comenzó con la imposición unilateral de aranceles punitivos y luego se expandió para incluir restricciones al acceso de las empresas chinas a las tecnologías estadounidenses de vanguardia.

Desde que asumió el cargo Biden ha ignorado las demandas de Beijing de aliviar los aranceles y las restricciones tecnológicas de Trump. El gobierno demócrata continuó con la postura trumpista de “línea dura” sobre China, aunque trató de mediar en la competencia con la colaboración por algunos motivos. Al mismo tiempo, reconstruyó las alianzas occidentales y llegó a una nueva arquitectura de seguridad, como el pacto AUKUS que le dará a Australia tecnología de propulsión de submarinos nucleares (el programa de rearme alemán fue utilizado como excusa por el gobierno de Scott Morrison para comenzar a construir un submarino base militar frente a la costa del Pacífico de Australia, apuntando a China). Con respecto a las ambiciones de Washington, en opinión de Beijing, Wang Yi fue enfático: Biden se trata de “mantener el sistema de hegemonía liderado por Estados Unidos.

Dado esto, la postura china no sorprende. Como escribe Hal Brands en Foreign Affairs : “ La convergencia chino-rusa da a ambas potencias más espacio para maniobrar al amplificar el problema de dos frentes de Washington: EE. miles de kilómetros de distancia. La cooperación chino-rusa, aunque tensa y ambivalente, plantea la posibilidad de que Estados Unidos enfrente a sus dos rivales combinados en un solo eje autocrático. Incluso antes de eso, la situación actual ha revivido la gran pesadilla geopolítica de la era moderna: un poder autoritario o una entente que lucha por el dominio en Eurasia, el teatro estratégico central del mundo.. El conflicto en sí parece desembocar en el objetivo contrario de Washington, que era separar paulatinamente a los dos países. La división de la atención de EE. UU. en diferentes frentes, con poderes de la magnitud de China y Rusia, parece ser un activo demasiado valioso para que Xi lo abandone.

En este artículo decíamos que el aprovechamiento de este triunfo se da también en términos militares, cuyo ejemplo más reciente fue la operación "Joint Western 2021", primer ejercicio militar interno al territorio de China con participación rusa, en la región de Ningxia. Cuando las fuerzas armadas chinas y rusas comenzaron los ejercicios conjuntos en 2005, fueron socios solo en el ejercicio anual "Misión de Paz", bajo la Organización de Cooperación de Xangai (que incluye a China, Rusia y países de Asia central como Kazajistán y Uzbekistán), tradicionalmente enfocada en combatir las insurgencias en Asia Central. Pero desde 2012, Rusia y China vienen realizando ejercicios navales bilaterales regulares. Desde 2018, el Ejército de Liberación Popular participó de tres ejercicios estratégicos anuales de Rusia. Tilman Pradt, que escribió en 2016 el libro China’s New Foreign Policy: Military Modernisations, Multilateralism and the "China Threat", sistematiza la regularidad prácticamente anual en que China y Rusia sostienen ejercicios navales conjuntos en una amplia área de territorio asiático, incluyendo los mares del Sur y Oriental, ejercicios dominados por operaciones anti submarinos y de defensa aerea. Esas operaciones de entrenamiento tienen buscan la preparación, que combina elementos retóricos con elementos reales, para la reincorporación forzada de Taiwan al territorio de China continental, así como la defensa de Xinjiang, una zona rica en recursos energéticos.

Todos estos factores acercan a Pekín y Moscú desde el punto de vista geoestratégico, y son un gran aliciente para que Xi Jinping absorba determinados impactos económicos provenientes de su apoyo a Putin. Y el apoyo es concreto incluso desde el punto de vista económico. China anunció que duplicará el alcance comercial permitido entre su moneda (renminbi) y el rublo de Rusia para ayudar a reforzar el comercio entre los dos países, absorbiendo ciertos efectos de las sanciones occidentales impuestas luego de la invasión a Ucrania. El Sistema de Comercio Cambiario de China (China Foreign Exchange Trade System, CFETS) anunció este jueves que "según las exigencias del desarrollo del mercado" ampliaría la banda de negociación diaria para la tasa de cambio del renminbi con el rublo, permitiendo que el cruce de moneda llegue a 10 % en cualquier dirección de un punto medio diario establecido por el Banco Central de China, por encima de los anteriores 5 % (https://www.ft.com/content/df240b8a-d7be-4f38-a289-8b5ebb09fba1)

Por André Barbieri@AcierAndy

Información adicional

  • Autor:André Barbieri
  • País:China
  • Región:Asia
  • Fuente:La Izquierda diario
Visto 425 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.