Viernes, 01 Abril 2022 06:07

Manuel Sutherland: La economía venezolana está en “el hueso”

Escrito por Contrapunto
Valora este artículo
(1 Voto)
Manuel Sutherland. Credito: CPManuel Sutherland. Credito: CP

El economista e investigador Manuel Sutherland, señala que “si Venezuela crece al mismo ritmo que Maduro dice que creció en el 2021, es decir, 5%, para recuperar la economía del 2013 se requerirían 32 años”


La economía venezolana necesita crecer a tasas de 20 o 25% para poder recuperarse cosa que es posible según Manuel Sutherland, pero para ello habría que “dar un giro de 180 grados el economista y tener paz política”.

El economista señala que esas metas son muy difíciles de alcanzar con “el Gobierno bolivariano” debido a las sanciones y a la inseguridad jurídica que genera.

Con Manuel Sutherland tratamos de abordar las consecuencias del conflicto bélico en Europa sobre la economía venezolana y el investigador, después de hacer un declaración de principios en contra de la guerra en Ucrania, señala que el aumento de los precios de la energía favorecerán las finanzas públicas nacionales.

“Siendo Venezuela el país con las mayores reservas de crudo del planeta, esta presión le termina favoreciendo por el alza de los precios de los hidrocarburos”, sostiene el investigador.

-También suben insumos y materias primas que Venezuela importa.

-No solamente el precio de las materias primas, sino también de bienes terminados. Venezuela tiene un política de estimulo a las importaciones y todos esos bienes terminados subirán porque sube el costo de la energía, la gasolina, eso impacta la estructura de costos y la logística de la importación. Asimismo, se impactan los costos industriales y eso, de alguna manera, se relaciona con la caída de la producción de alimentos y Venezuela es una importadora de muchos de los alimentos que se consumen. Esos alimentos van a subir de precios.

Sutherland advierte que “probablemente se produzcan episodios de escasez en alimentos y eso hará que haya aumentos de precios más elevados de los que deberían ser”.

-¿Cuál es el resultado del shock de ingresos petroleros y el impacto de los costos producción en lo que Venezuela importa?

-Hay que hacer un “neteo” entre los ingresos que se van a percibir y los egresos por el alza de los precios. Al final creo que la cuenta es a favor. El problema está en que no sabemos cómo está Pdvsa, ni cuánto está exportando. Eso dificulta hacer un cálculo de qué tanto nos puede favorecer.

-La industria petrolera está recuperando la producción según cifras del sector privado. ¿Es un plus para el aumento de los ingresos?

-Venezuela en 1997 extraía 3,3 millones de barriles. Después fue bajando y se colocó en 2,4 millones a partir de 2006. En la actualidad está entre 650.000 barriles, según las cifras de la Opep y 790.000 barriles, según cifras de PDVSA. El asunto es que eso es muy bajo. Venezuela tiene mucho petróleo extrapesado, cuyo precio es mucho menor que el crudo Brent y el WTI, por lo que no es verdadero que Venezuela esté vendiendo petróleo por encima de los 100 dólares. Las sanciones dificultan las exportaciones de crudo.

-PDVSA debe vender a descuento.

-Sí. Con fuertes descuentos porque debe triangular las ventas y debe vender a operadores que, tengo entendido, vienen de África. Operadores de Asia que compran el petróleo, lo mezclan y lo venden en mercados relativamente oscuros. Eso es una fuente de corrupción tremenda.

-Solo el aumento del precio ayuda aumentar los ingresos. ¿Los podría duplicar?


-No sé si duplicar, pero aumentará de manera muy significativa y Venezuela pudiera recuperar 250.000 barriles y pasar a 900 mil barriles o un millón muy rápidamente. Venezuela tiene un montón de campos petroleros que están cerrados por tonterías, por inversiones ridículas. Hay pozos cerrados porque no hay transporte para llevar a los obreros, lo que en el mundo petrolero es un costo microscópico. Con inversiones muy pequeñas. PDVSA no tiene dinero para eso y el Gobierno tiene que de alguna manera hacer que las transnacionales, en algunos convenios operativos y contratos de servicios, ejerzan esa función. La Ley de Hidrocarburos es muy rígida en eso y exige que la inversión de las transnacionales no pase del 49% y 51% de PDVSA. Eso es imposible, porque la industria petrolera no tiene ese dinero.

Agrega el economista que, es urgente una reforma en la Ley de Hidrocarburos que permita una apertura y “una formalización de la explotación de pozos petroleros por parte de transnacionales y que tengan acuerdos en otras circunstancias”.

-¿Cómo incide todo esto en la población? ¿En su cotidianidad? ¿En sus cuatro metros de necesidades?

-Mucha gente dice que Venezuela ya se arregló, que ya estamos listos, que la recuperación es plena. Yo diría que no tanto. Venezuela entre 2013 y 2020 perdió el 80% de su PIB. Esto quiere decir que, una persona que en 2013 pesaba 100 kilos ahora pesa 20 kilos. Y si 2021 tiene los resultados que dice Maduro, de un crecimiento de 5%, esa persona ahora pesa 21 kilos, porque es el 5% de 21. Esa persona todavía está famélica. Todavía está en el hueso. Esa es la economía que tenemos. Hay algunos ornatos en la ciudad, vehículos de lujo, bodegones, pero ese es el 0,0001% de toda la economía nacional que pasa de Altamira y de Las Mercedes.

-Pero hay un respiro. La gente dice que está menos mal que antes.

-Es cierto, porque Venezuela en 2015, 16 y 17 estaba en una situación realmente espantosa.

-Tiempo de bachaqueo y desabastecimiento.

-Ese es el tiempo en que nacen los bodegones que es la respuesta a la escasez extrema de ese tiempo en el que no podías comprar pañales o café. Había contrabando, pero también se debió mucho a las normas que el Gobierno impuso. Los controles excesivos. Eso se fue mejorando y se dio una apertura entre 2017 y 2018, y ofrece nuevos locales y un dinamismo. Pero todo esto que se ve, es bueno, pero está lejísimo de la Venezuela del 2013. Si Venezuela crece al mismo ritmo que Maduro dice que creció en el 2021, es decir 5%, para recuperar la economía del 2013 se requerirían 32 años.

-Habría que crecer por encima de 15% interanual por muchos años. ¿eso es posible?

-Con el Gobierno bolivariano es muy difícil. Primero por las sanciones y las dificultades en el comercio internacional, el cierre de los mercados para el financiamiento, la inseguridad jurídica y las dificultades para inversión. Para que Venezuela se recupere necesita tasas de crecimiento 20 o 25% por lo menos al inicio de una explosión de crecimiento.

-¿Cómo se logra?

-Con un cambio de 180 grados de la política económica venezolana y una paz política.

-¿Qué países han logrado crecimientos de este nivel?

-La ciudad Shenzhen, en China, que fue decretada zona económica especial creció al 54% anual en por lo menos los primeros 7 años. Era un pueblo de pescadores de 60.000 habitantes, hoy tiene 20 millones de personas. Venezuela necesita esa tasa de crecimiento.

Sutherland hace una breve pausa solo para citar otro ejemplo y dice que “Venezuela entre 2002 y 2003 perdió, más o menos, el 20% de su PIB por el golpe de Estado, el Paro Petrolero y toda la confrontación política. Luego, en el 2004, creció 18,7%.

-Ese fue el rebote luego de esos sucesos. Ahora venimos de siete años de recesión.

-Cierto. Pero esa recesión nos permitiría crecer a tasas muy grandes por lo menos al principio, si la política económica pudiera cambiar porque hay mucho material donde crecer.

-¿Me puede decir tres acciones necesarias para lograr esa recuperación económica?

-Lo primero debe ser ir a un diálogo social, económico y político que calme las aguas porque la crisis política dificulta mucho la recuperación económica. Lo segundo es, reestructurar la deuda externa. Venezuela requiere de préstamos o vender petróleo a futuro.

-Buscar financiamiento de los multilaterales y resolver los problemas con el FMI, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo.

-Venezuela tiene alrededor de 14.000 millones de dólares congelados en el exterior, entre los que se cuentan facturas por cobrar, dinero en efectivo, oro. Eso debe arreglarse y ese dinero tiene que venir y ser usado para ese resurgir de la economía. Como tercer punto, la destrucción del aparato jurídico-administrativo-económico en donde está la Ley de Costos y Precios Justos, Ley Contra el Acaparamiento y todas las acciones anticapitalistas deben irse. Y lo digo así, porque frenan el capital y la idea no es destruir al capital.

-Un hombre que viene del marxismo diciendo estas cosas… ¿no suena antinatura? ¿Ya es un converso?

-(Risas) El socialismo moderno intenta un proceso de acumulación de capital robusto, donde se desarrollen las fuerzas productivas, mejoren los salarios y haya bienestar.la destrucción del capital trae miseria. Cuesta desde la destrucción de las fuerzas productivas, de la destrucción de las maquinarias, de la infraestructura. Eso es lo que ha pasado en Venezuela. La única forma de superar el capital es produciendo más y mejor. Siendo más eficientes y mejor organizados. Esto que vivimos es todo lo contrario.

Por, Contrapunto, jueves 231/023/2022

 

 

Información adicional

  • Autor:Contrapunto
  • País:Venezuela
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Aporrea
Visto 239 vecesModificado por última vez en Viernes, 01 Abril 2022 06:16

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.