´El presidente de Perú, Pedro Castillo.. Imagen: AFP

El presidente de Perú apuesta a la concertación en el Congreso

El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Aníbal Torres, dijo este martes tras la comparecencia del presidente Pedro Castillo en el Congreso que el mandatario decidió no anunciar el adelanto de las elecciones generales, porque quiso hacer “un último intento por la concertación en el Congreso”.

Torres asegura que Castillo le dijo que “para corregir la inestabilidad política que existe” es necesario llegar a “un acuerdo para afrontar los grandes problemas que tiene el país” y por eso no hizo el anuncio.

Según explicó el ministro, un adelanto de elecciones “no es de la noche a la mañana”. Es un proceso "que hubiese sido a mediados de 2023, siguiendo el procedimiento señalado en la propia Constitución".

La defensa de Torres a Castillo

El titular del Consejo de Ministros apuntó sus declaraciones en contra de los miembros del Congreso que critican la gestión del gobierno. “¿Por qué no presentan hasta este momento un solo caso en el cual el presidente se haya apropiado de un solo sol del tesoro público?”, cuestionó Torres.

"¿De dónde salen esos hechos? Los procesados probablemente no tienen la capacidad para inventar esos hechos; son otras personas que están detrás de eso y quisiéramos saber quiénes financian a esas personas", dijo el ministro.

Torres sostuvo que no hay que tomar como verdad “cualquier mentira que dice aquella persona que quiere hacer una colaboración eficaz y que miente con el único fin de no ir a la cárcel”.

El ministro explicó que una persona que propone una colaboración eficaz está reconociendo que es delincuente. Entonces, “¿por qué en el Perú le creemos más a un delincuente que se ha autodeclarado como tal?, ¿por qué él va a ser más acertado que una persona honesta?”, expresó.

Castillo en el Congreso

El presidente de Perú, Pedro Castillo, dio este martes un discurso ante el Congreso en el que defendió su gestión de gobierno y negó las acusaciones de corrupción en su contra, un día después de que se aprobara admitir a trámite la moción de vacancia por incapacidad moral.

“No he venido a eludir ningún tema, todas las autoridades tenemos la obligación de rendir cuentas y hablarle al país con la verdad. Mi gobierno ha sido objeto de acusaciones de sectores mediáticos y políticos, se ha pretendido construir un manto de oscuridad sobre nuestra gestión, se quiere hacer creer a la población que estamos inmersos en actos de corrupción, situación que rechazó enérgicamente. El tiempo me dará la razón”, enfatizó el mandatario.

El Congreso de Perú decidió este lunes iniciar un nuevo proceso de destitución en contra del presidente, Pedro Castillo, que será retomado el 28 de marzo, cuando el mandatario acuda a la sesión para presentar su defensa.

De la Agencia Regional de Noticias

Publicado enInternacional
Boric admite que será difícil concretar las transformaciones en Chile

Santiago. El presidente chileno, Gabriel Boric, un día después de concluir los ceremoniales de la toma de posesión, se reunió con vecinos de la popular Comuna de La Pintana, sur de Santiago, ante los cuales moderó las altas expectativas acerca de su gobierno, advirtiendo que será complejo concretar las transformaciones y que vendrán momentos complicados.

"No pretendo en los cuatro años (de su mandato) cambiar todo lo que está mal; la historia es mucho más larga que nosotros y aprendemos de quienes estuvieron antes y vamos a dejar tareas a quienes vengan después", dijo a los vecinos.

"Habrá momentos bien complicados, la política tiene muchos aspectos de mezquindad, perdemos a veces la visión de por qué estamos donde estamos. Yo los invito a que nos ayuden a no olvidar por qué estamos acá", agregó.

Boric estuvo en La Pintana al día siguiente de perder en noviembre la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Fue ahí donde su campaña, hasta entonces muy simbólica y escasamente concreta, comenzó a despegar, al entrar en contacto directo con los electores, sobre todo los más humildes, para ganar la segunda ronda en diciembre con 55.87 por ciento de votos (4.8 millones de sufragios), el gobernante más votado.

Tal cual lo hizo en su discurso de inauguración en la Plaza de la Constitución, volvió a pedir la participación de la gente.

"Estamos tratando de generar aspectos simbólicos para recomponer las confianzas, pero sabemos que lo simbólico no basta y que debemos trabajar para que al final del día nuestro gobierno haya mejorado la calidad de vida de nuestro pueblo", afirmó.

El viernes, hablando desde un balcón del Palacio de La Moneda a "los habitantes de nuestra patria", manifestó que "el pueblo de Chile es protagónico en este proceso, no estaríamos aquí sin las movilizaciones de ustedes", al tiempo que pedía "que sean parte de este proceso porque no podemos hacerlo solos".

Marco Moreno, director de la escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, comenta que ese discurso debe entenderse como una reconexión de Boric con las audiencias para renovar el apoyo que le permitió llegar al poder.

"Buscó no defraudar las expectativas acerca de la idea de cambio y se mueve en una lógica de las convicciones, pero éstas van acompañadas de responsabilidad. Trató de poner la pelota en el piso porque todo va a requerir de consensos, su gobierno no tiene mayoría parlamentaria para aprobar las reformas", declara a La Jornada.

El científico social explica que “no incendió las expectativas ni fue populista, porque es pragmático, sabe leer los espacios, los ambientes, es un político de cercanía que hace micropolítica, logra conectar. Pero no sabemos si será suficiente para que el país progrese, eso lo veremos en los próximos días porque "otra cosa es con guitarra", como dicen, se hace campaña en verso y se gobierna en prosa, ahora empezó la parte más complicada de la política.

–¿Tendrá Boric los 100 días de luna de miel?

–Todos los gobernantes la tienen, pero no sabemos si serán 100 porque hay mucha presión en el ambiente. El proceso constituyente puede contaminar su gestión y eso es lo peor que le puede pasar a Boric, que la agenda del gobierno se constitucionalice, eso provocaría perder el control.

"Los 100 días van a estar marcados por cómo calibra y maneja las expectativas, cómo evita que la constituyente le quite el control de la agenda y también, lo más importante, la idea del mientras tanto: hay que hacer cosas ahora, de inmediato".

Convocatoria a movilizarse

Para el sociólogo Axel Callís, director de la consultora Tu Influyes, además de calmar ánimos, lo más relevante de Boric fue la convocatoria a la participación que realizó.

"Nombró y convocó a todos los segmentos excluidos desde una emocionalidad muy fuerte, les dijo vamos a hacer los cambios, pero las condiciones no son las óptimas, que no exista un desborde de presión. Llamó a un compromiso recíproco en los temas relevantes y a mantenerse movilizados, le pasó una responsabilidad al pueblo. Es muy relevante porque con la corresponsabilidad se comparten las expectativas. Fue un discurso honesto, con el freno de mano puesto, no fue desbordado de metas que no puede acometer", resume.

Añade que Boric "entiende que el éxito del gobierno pasa por mantener la presión sobre los poderes que van a tratar de oponerse a las transformaciones y llama a mantener el estado de alerta movilizador pero con orden, por eso quiere resolver lo de los presos de la revuelta retirando las querellas".

Boric, señala, habló "muchas veces de un nosotros" y así está compartiendo la épica, los logros pero también los costos; si esto no resulta, es culpa de todos.

Según Callís, el Parlamento será permeable a la presión desde la sociedad movilizada, "siempre habrá parlamentarios susceptibles a la presión de la calle y de las encuestas, eso está superdemostrado", aunque "la viabilidad de las reformas pasa por tener responsabilidad y no intentar avanzar más allá de lo posible".

Por Aldo Anfossi

Especial Para La Jornada

Publicado enInternacional
Se movilizan miles de zapatistas contra las guerras, borrando el “mito” de su “inexistencia”

San Cristóbal de las Casas | Chiapas. Un pequeño niño zapatista reparte volantes y hojas informativas en las calles de San Cristóbal de las Casas en las que exigen un alto a todas las guerras. Otra mujer de San Andrés Larráinzar, con su hijo en brazos, hace lo propio con los automovilistas, quienes bajan el vidrio y reciben con sorpresa y amabilidad las hojas en las que advierten que “urge que alcemos la voz y movilizarnos”. Un zapatista de edad mayor repite la escena en el parque central, en el que turistas y población del municipio graba con sus celulares la multitudinaria marcha de bases de apoyo zapatistas procedente de Los Altos de Chiapas.

Bajaron del caracol de Oventik en camiones de redilas repletos de hombres, mujeres, niños y niñas encapuchadas. Mínimo tres generaciones de zapatistas se concentraron esta mañana en el Museo de la Medicina Maya, para trasladarse al centro de la ciudad formados en sus ya tradicionales cuatro columnas, en perfecto orden. Jóvenes y mujeres son mayoría y llevan la voz cantante, leen durante el trayecto el comunicado con el que se posicionan frente a las guerras que recorren el mundo, en especial la que tiene a Ucrania como escenario. Piden por la sobrevivencia de los pueblos de Ucrania y Rusia, diferenciándolos de sus gobernantes.

“Ni Putin ni Zelensky”, dicen algunas de las pancartas que se dejan ver en un río interminable que da vueltas por la ciudad. Los comercios no cerraron en esta ocasión, como lo hacían en otras movilizaciones zapatistas. Ésta vez los dependientes salieron de las tiendas para recibir los volantes y tomar fotografías. Las bases de apoyo cambiaron el trayecto y cruzaron el mercado de Santo Domingo y caminaron en medio de la multitud que compra su mandado en domingo.

Los zapatistas decidieron iniciar su recorrido justo al lado del la colonia Primero de Enero, donde es perceptible la destrucción del tejido social por el crimen organizado, partidos políticos, las iglesias y la delincuencia común. Ahí empezaron a repartir las hojas informativas y a gritar sus consigas. No fue poco.

El EZLN muestra músculo. Y lo hace en medio de un ambiente polarizado en el que se descalifica cualquier crítica al poder. Se presentan por miles de manera simultánea en esta ciudad y en las cabeceras municipales de Ocosingo, Palenque, Altamirano y Las Margaritas. La contundencia de su presencia desmiente la propaganda oficial que difunde que están divididos, que son inexistentes, que son cinco y ya no importan. Ellos y ellas marchan de buen ánimo, caminan con sus pancartas y sus mantas llamando a despertar al pueblo de México y del mundo, como hace 28, 20, 15, 10, 5 años, como lo han hecho todo el tiempo.

Esta movilización es su primera aparición pública luego de la “Travesía por la Vida” que llevó a cientos de zapatistas a recorrer las luchas de abajo en una decena de países de Europa. Para la jornada de hoy llamaron a sus viejos y nuevos conocidos a manifestarse contra las guerras capitalistas, pues “no es sólo Ucrania. También Palestina, Kurdistán, Siria, el pueblo Mapuche, los pueblos originarios en todo el planeta, y tantos y tantos procesos libertarios que son agredidos, perseguidos, asesinados, silenciados, distorsionados”.

“No habrá paisaje después de la batalla”, se lee en una enorme manta que alude al reciente comunicado en el que explicaron que “distintos gobiernos se han alineado a uno u otro bando, haciéndolo por cálculos económicos. No hay ninguna valoración humanista en ellos”.

Una joven zapatista lee el posicionamiento dentro del vehículo que encabeza la movilización: “Nosotros, nosotras, las zapatistas, que decimos que tu dolor es nuestro dolor, hacemos el llamado a que nosotras como mujeres organicemos a nuestros pueblos para organizarse cada quién en su geografía y en su calendario para parar as guerras injustas porque las más afectadas somos nosotras por ser mujer y por ser madre”. Atrás caminan miles de ellas, la mayoría no había nacido aquél primero de enero de 1994 y hoy son los cuadros que mantienen vivo al zapatismo, construyendo su propia agenda.

Por Gloria Muñoz Ramírez / Fotos: Luis Enrique Aguila

Publicado enSociedad
Viernes, 11 Marzo 2022 06:15

Los zapatistas y la invasión de Ucrania

Los zapatistas y la invasión de Ucrania

El comunicado del EZLN "No habrá paisaje después de la batalla", del 2 de marzo, fija la posición zapatista ante la invasión rusa a Ucrania, de forma concisa y contundente, apoyada en la ética política que caracteriza al movimiento.

A diferencia de buena parte de la izquierda latinoamericana (partidos, gobiernos e intelectuales), el EZLN condena la invasión, rechaza a Putin, al gran capital de "ambos lados" y se coloca junto los pueblos de Rusia y Ucrania que resisten al sistema. Lo más importante del primer punto del comunicado, es que no toma partido por ningún Estado, algo que es habitual en el zapatismo, sino siempre con los de abajo.

Luego rechaza el argumento de Putin de "desnazificar" Ucrania. En este punto contrasta con quienes creen que se puede erradicar el nazismo desde arriba, a punta de cañón, aceptando el argumento de que la invasión tiene ese objetivo cuando no es más que un acto imperialista.

En nuestra región abundan quienes apoyan a Rusia en voz baja, con dos argumentos que no se atreven a debatir: creen que hay cierto paralelismo entre la Rusia actual y lo que fue la Unión Soviética y, por otro lado, sostienen la peregrina idea de apoyar todo lo que se opone al imperialismo de Estados Unidos.

Como han reflejado algunos analistas, en América Latina sobrevive una simpatía no expresada abiertamente por Rusia y en particular por Putin. Años atrás, uno de ellos comparó el discurso del presidente de Rusia en octubre de 2014, con el de Lenin en la estación de Finlandia en abril de 1917, al regresar del exilio (https://bit.ly/3CG2X0R).

Semejantes comparaciones muestran la pequeñez de los dichosos intelectuales sostenedores del progresismo. Simplifican la realidad, insinúan continuidades entre ambos dirigentes y nublan la visión de una parte de las organizaciones de abajo al sostener, fuera de toda consideración ética, que todo lo que vaya contra el enemigo debe ser apoyado.

Los puntos cuarto y quinto del comunicado resumen la opción política del zapatismo. No siguen a los grandes medios ni a los "expertos" para definir política, sino que eligen el camino de "preguntar a quienes, como nosotras, se empeñan en la lucha por la vida en Ucrania y Rusia". Los define como "familiares en resistencia y rebeldía", lo que nos dice que sienten como hermanos y hermanas a quienes luchan en cualquier geografía.

Apoyan y alientan a quienes rechazan la guerra, a las personas que repudian las fronteras y los estados nacionales y se mantienen firmes por sus convicciones. "Resistir es persistir y es prevalecer", concluye el quinto punto. En consecuencia, hace un llamado a apoyar a quienes en Ucrania resisten la invasión de Rusia.

Este punto ha levantado críticas en varias geografías. No pocas insisten en que apoyar la resistencia, es tanto como alentar a los nazis, ya que el dinero que llegue podría ser desviado al mal gobierno de Zelensky o a las propias escuadras fascistas que operan en Ucrania.

Esta forma de analizar el mundo, tiene hondas repercusiones en los movimientos antisistémicos. De algún modo, es heredera de la idea de que existe un enemigo principal, contra el cual sirve cualquier alianza para tumbarlo. Sin embargo, ésa es la forma de actuar propia de los estados y los gobiernos, que no actúan con base en la ética, sino por conveniencias e intereses.

Lo más grave es que deja de lado a los seres humanos de carne y hueso que resisten, abajo y a la izquierda, cualquier opresión, de donde venga. Se dirá que quienes resisten en Ucrania y en Rusia son una minoría y que le hacen el juego a la derecha, como suelen decir los defensores del progresismo.

Por un lado, la dignidad y la ética no se miden en números. Estos días comienzan a aparecer noticias de colectivos y personas que resisten en ciudades de Ucrania y que los grandes medios no reflejan (https://bit.ly/35Ywwye). Es a esas personas y a esos colectivos a los que debemos apoyar, sin hacer cuentas, sin pensar en cuántos son, porque lo que nos guía no es si salen en los informativos de la televisión, sino sólo y sencillamente la ética.

Respecto del argumento de "hacerle el juego a la derecha", se trata de la más ramplona y rastrera idea de las muchas y perversas que circulan en el mundo. Quiere decir, ni más ni menos, que toda acción humana debe ceñirse a cálculos de la expectativa de ganancias y de posibles pérdidas. ¿No es esta, acaso, una forma profundamente capitalista de ver la vida?

Por el contrario, la política de defender la vida y sostener a quienes la defienden, dejando de lado cualquier cálculo de intereses; guiarse por la ética, y nada más que por ella, desafía al sistema porque no entra en el juego de ganancias/pérdidas, que es uno de los tentáculos principales de la hidra capitalista.

Una política guiada por la ética puede condenarnos a la soledad. Pero si confiamos en la nobleza de la gente común, alcanzaremos la energía y el valor necesarios para seguir navegando contra la corriente.

Publicado enSociedad
Zapatistas convocan a campaña «contra todas las guerras capitalistas»

Ciudad de México. Desinformémonos. Las comunidades del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) convocaron a los pueblos y movimientos del mundo a realizar conciertos, manifestaciones, encuentros y festivales para pronunciarse «contra todas las guerras capitalistas», como las de Ucrania, Palestina, Kurdistán, Wallmapu y hacia los pueblos indígenas.

A través de un comunicado, la Comisión Sexta Zapatista llamó a los colectivos y activistas a que a partir del 13 de marzo inicie una campaña mundial «en contra de las guerras del capital, cualquiera que sea su geografía», a través de diferentes actividades políticas y artísticas.

Por su parte, las comunidades protestarán el próximo 13 de marzo en sus caracoles, en las cabeceras municipales de San Cristóbal de las Casas, Yajalón, Palenque, Ocosingo, Las Margaritas, Altamirano y en las comunidades a pie de carretera en Chiapas, para dar inicio a la campaña y pronunciarse contra las guerras «que el sistema perpetra en todo el mundo».

«¡Contra todas las guerras: todas las artes, todas las resistencias, todas las rebeldías!», señalaron los zapatistas en la convocatoria.

A continuación el comunicado completo:

A la Sexta Nacional e Internacional:
A quienes firmaron la Declaración por la Vida:
A las personas honestas de todo el mundo:

En acuerdo con algunas individualidades, grupos, colectivos, organizaciones y movimientos de SLUMIL K´AJXEMK´OP, las comunidades zapatistas han acordado convocar a movilizaciones y manifestaciones contra TODAS LAS GUERRAS capitalistas, actualmente en curso en varios rincones del planeta.  No es sólo en Ucrania.  También en Palestina, el Kurdistán, Siria, el pueblo Mapuche, los pueblos originarios en todo el planeta, y tantos y tantos procesos libertarios que son agredidos, perseguidos, asesinados, silenciados, distorsionados.

Respondiendo a ese llamado, hemos acordado participar en las movilizaciones del día domingo 13 de marzo del 2022, y así seguir con las acciones en contra de las guerras que el sistema perpetra en todo el mundo.

Planteamos entonces el arranque de una campaña mundial en contra de las guerras del capital, cualquiera que sea su geografía.  Organizar conciertos, encuentros, festivales, reuniones, etc.  En fin, las artes contra las guerras.

Llamamos a todas las personas honestas, grupos, colectivos, organizaciones y movimientos en México y en el mundo a que, de acuerdo a sus tiempos y modos –y conservando su independencia y autonomía-, se sumen a las actividades para exigir alto a las guerras, iniciando el domingo 13.

Por su parte, las comunidades zapatistas se manifestarán, el día domingo 13 de marzo del 2022, en sus caracoles, en las cabeceras municipales de San Cristóbal de las Casas, Yajalón, Palenque, Ocosingo, Las Margaritas, Altamirano y en las comunidades a pie de carretera, con algunos miles de zapatistas.

¡Contra todas las guerras: todas las artes, todas las resistencias, todas las rebeldías!

Desde las montañas del Sureste mexicano.
Comisión Sexta Zapatista.
México, marzo del 2022.

Publicado enSociedad
Conflicto Rusia Ucrania: la guerra que cambió cómo se interpreta el mundo

Putin sedujo a la ultraderecha con su aura de Napoleón, su oposición al islam y su homofobia.  Y a la izquierda, debido a su hostilidad a la hegemonía de EE.UU. El eje analítico pasa ahora del "Choque de las Civilizaciones" de Huntington a la geopolítica de Primakov.

 

El extendido y múltiple antagonismo entre Rusia y las potencias occidentales confluyó en la guerra en Ucrania y este episodio plasmó el fin de una lectura del mundo que, en Occidente, influenció todos los pensamientos estratégicos desde finales de los anos 90 al mismo tiempo que puso en el centro de la confrontación actual el grado más elevado de una doctrina geopolítica que ha dictado la posición de Rusia desde hace varias décadas. La lectura del mundo corresponde al libro de Samuel Huntington “El Choque de las Civilizaciones” publicado en 1996 y cuya interpretación ha acompañado y configurado las corrientes estratégicas. 

La doctrina, conocida en todos los centros de estudios sobre relaciones internacionales, le pertenece al político, académico y orientalista ruso Evgueni Primakov. Ex Ministro de Relaciones exteriores del difunto presidente Boris Yeltsin, Primakov es uno de los estrategas más brillantes de finales del Siglo XX y es él quien impregnó con su doctrina la dirección de la política exterior rusa. 

En primer lugar, la doctrina Primakov plantea una diplomacia triangular articulada en torno a relaciones con China, Estados Unidos y Europa con el fin de circundar el unilateralismo de Estados Unidos y oponerse así al carácter unipolar del mundo después de la caída del Muro de Berlín (1989) y del desmembramiento de la Unión Soviética (1991). 

Primakov escribió en su doctrina: “es un error creer que Estados Unidos es tan potente como para que todos los acontecimientos importantes del mundo giren en torno a ellos. Un enfoque semejante ignora la enorme transformación que constituye la transición de un mundo bipolar conflictual a un mundo multipolar”. La meta de Primakov consistía en frenar el desarrollo de un orbe unipolar con Estados Unidos en el centro, impedir que la Alianza Atlántica extendiera sus brazos hacia los países de Europa del Este y no permitir que Rusia fuera vista como una potencia empobrecida y sin influencia.

El presidente Vladimir Putin reactivó esa doctrina a partir del año 2000 y es ella quien preside hoy la filosofía de sus decisiones. No cabe duda alguna de que, durante mucho tiempo, Occidente abusó de la debilidad estructural de la Rusia post soviética y amplió sus zonas de influencia a través de la OTAN. Sin embargo, contrariamente a lo que se afirma de forma irresponsable y apresurada, no existe ningún tratado internacional mediante el cual la OTAN se haya comprometido formalmente a no ensanchar sus bases. No. El pasado primero de febrero Putin declaró: ”quisiera explicar una vez más la lógica de nuestro comportamiento y nuestras propuestas: como es sabido, se nos prometió que la OTAN no desplazaría ni un centímetro sus infraestructuras hacia el Este”. Occidente prometió y no cumplió. En su portal la OTAN afirma que “jamás existió un acuerdo de ese tipo”. 

Sólo existe un Memorando desclasificado de los archivos Nacionales de Seguridad de Estados que hace referencia a la frase de Putin. Se trata de un intercambio entre el difunto presidente Mijaíl Gorbachov y el entonces Secretario de Estado norteamericano James Baker. El texto dice: “si mantenemos una presencia en una Alemania que forme parte de la OTAN, la Alianza Atlántica no extendería su jurisdicción ni un centímetro hacia el Este”. Otros documentos retoman esas promesas y garantías, pero no están reflejadas en ningún tratado. Rusia creyó, pero la OTAN hizo caso omiso.

Estructuradores

Lo cierto es que la doctrina de Primakov y el libro de Huntington funcionaron como estructuradores de parte del mundo y en torno a ambas ideas se organizaron incluso las posiciones políticas, sobre todo en la extrema derecha y las llamadas izquierdas radicales. 

El Choque de las Civilizaciones es esencial para comprender cómo, en Occidente, se formatearon las conciencias y las estrategias. Para el autor, el elemento central de una civilización ha sido siempre la religión de referencia y la cultura, ambos factores que Huntington utiliza para presentar su “choque” entre las civilizaciones en el cual ya no es la ideología o la conquista territorial sino la religión la que organiza los conflictos. La irrupción del islamismo radical hizo de Samuel Huntington el papa de los pensamientos estratégicos. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 validaron su postulado y su teoría se alzó como credo incuestionable. 

El enemigo era, para Huntington, el islam. Dividió el mundo en ocho civilizaciones: occidental, slavo-ortodoxa, islámica, africana, hindú, confucionista, japonesa y latinoamericana. La slavo-ortodoxa era parte del eje civilizador, un aliado contra la barbarie del extremismo islámico. 

El ingreso de las tropas en Ucrania afianza la doctrina Primakov al tiempo que trastorna la teoría de Huntington con tanta más pujanza cuanto que los ejércitos no están al mando de islamistas fanatizados sino de Moscú. Cabe recordar que la capital de Rusia ha llevado el calificativo de “La Tercera Roma” desde la caída de Constantinopla, cuando se le encomendó la misión de preservar la fe ortodoxa y las tradiciones de la Roma Imperial. Fuera de Rusia, la doctrina Primakov funcionó como un separador político de la misma manera que el Choque de las Civilizaciones sirvió para situarse del lado de un mundo blanco y liberal.

La doble función de Putin

Los posicionamientos fueron particularmente drásticos en países como Francia. La ultraderecha francesa vio en Vladimir Putin a la única figura contra la arrogancia de Estados Unidos y el símbolo capaz de decir no al unipolarismo del imperio, a la mezcla cultural. Y al islam. Putin fue siempre la encarnación idónea de una figura con doble función: a la vez escudo frente al imperialismo estadounidense y broquel contra el islamismo. 

En más de una ocasión, el candidato de extrema derecha Eric Zemmour llegó a decir que “A Francia le hace falta un Putin”. Zemmour escribió en el diario Le Figaro:” Putin se convirtió en el ultimo resistente del huracán de lo políticamente correcto, una idea que salió de Estados Unidos y destruye todas las estructuras tradicionales, familia, religión, patria, para imponer la ley planetaria del mercado. Putin rehúsa con energía el multiculturalismo y combate el islamismo en Rusia y en el extranjero. No se deja intimidar por los lobys feministas y gays”. 

En 2017, la candidata presidencial de la ultraderecha, Marine Le Pen, visitó a Putin en Moscú. Aunque no es una adepta encandilada de El Choque de las Civilizaciones Marine Le Pen elogió “el nuevo mundo” que Putin estaba acuñando.

Paladín de la izquierda

La izquierda, a su vez, también percibió en el presidente ruso a una suerte de paladín intacto al frente de una potencia nuclear y cultural con suficiente fuerza como para interceptar los caprichos imperiales. El líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, siempre apoyó a Putin (mucho antes de la guerra), respaldó los reclamos de Rusia y denunció la forma en que “la OTAN provoca una escalada con toda la sangre fría”. 

Esa izquierda es calificada hoy en Francia de “cómplice activa” o “idiota útil” de Putin por sus adversarios. La guerra en Ucrania los dejó a todos en una mala postura. Las elecciones presidenciales de abril de 2022 los obligaron a moverse de sus posiciones, tanto a la extrema derecha como a las izquierdas. Presionados por lo sondeos, los candidatos y candidatas pedalearon hacia atrás a toda velocidad. Zemmour y Le Pen cuestionaron la acción militar y Mélenchon la calificó hace unos días de “crimen contra el interés general humano de nuestra época”. 

Vladimir Putin ha seducido a dos adversarios al mismo tiempo: a la ultraderecha con su aura de Napoleón, su encarnación de la autoridad imperial y su oposición al islam y su homofobia. Es un “macho” solía decir Eric Zemmour. A la izquierda la fascinó debido a su hostilidad a la hegemonía estadounidense en las relaciones internacionales heredada de la doctrina Primakov. 

Hace más de un cuarto de Siglo que un libro escrito por un ensayista norteamericano y una doctrina trazada por un estratega ruso se vienen confrontando entre los telones de la historia. La guerra fuerza definiciones y obliga a salir de la histeria radical “anti” Putin o “pro” OTAN y a huir de las manipulaciones serviles de la derecha argentina. 

Los hechos de ahora invitan a ir más lejos y pensar nuestro mundo, nuestro Sur, sin ambas dependencias. Ni Putin ni la OTAN. El Choque de las civilizaciones se estrelló contra la realidad y la doctrina de Primakov se reencarnó en ejércitos que hoy avanzan sobre las tierras de Ucrania. Evgueni Primakov está ganando una batalla póstuma. Nuestra libertad de pensar sin odios y por encima de las disputas entre potencias imperiales podría perder otra batalla.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Publicado enInternacional
Domingo, 06 Marzo 2022 05:24

Un mail a la izquierda occidental

Un mail a la izquierda occidental

Parte de la izquierda occidental analiza todo desde el neoimperialismo estadounidense y la expansión de la OTAN. Pero Rusia es un agente autónomo, cuyas acciones están determinadas por su dinámica política interna. Rusia moldea el mundo que la rodea del mismo modo que lo ha hecho Estados Unidos, aunque con otros medios.

 

Aquí, en el mundo postsoviético, hemos aprendido mucho de ustedes. Después de que nuestra propia tradición marxista sufriera la esclerotización, la degradación y la marginación, leímos los comentarios a El Capital en inglés. Tras el colapso de la Unión Soviética, nos basamos en sus análisis de la hegemonía estadounidense, el giro neoliberal en las formas de acumulación de capital y el neoimperialismo occidental. También nos han animado los movimientos sociales occidentales, desde el altermundismo hasta las protestas contra la guerra, desde Occupy hasta Black Lives Matter (BLM).

También apreciamos la forma en que han tratado de teorizar nuestro rincón del mundo. Han señalado correctamente que EE.UU. ayudó a socavar las opciones más democráticas y económicamente progresistas en la transformación postsoviética de Rusia y otros lugares. Tienen razón en que EEUU y Europa han fracasado en la creación de un entorno de seguridad que incluya a Rusia y a otros países postsoviéticos. Nuestros países llevan mucho tiempo teniendo que adaptarse, hacer concesiones, aceptar condiciones humillantes.

Sin embargo, la hegemonía estadounidense ha alcanzado sus límites. Estados Unidos ha perdido su capacidad de representar sus intereses como intereses comunes para Rusia y China, no puede imponerlos con el poder militar y su influencia económica se está reduciendo. Rusia ya no reacciona, ni se adapta, ni hace concesiones, sino que ha recuperado la capacidad de acción y es capaz de moldear el mundo a su alrededor. El conjunto de herramientas de Rusia es diferente, no es hegemónico, se basa en la fuerza bruta más que en el poder blando y la economía. Sin embargo, la fuerza bruta es una herramienta poderosa, como todos ustedes saben por el comportamiento de Estados Unidos en América Latina, Irak, Afganistán y en todo el mundo.

Rusia es un agente autónomo, sus acciones están determinadas por su propia dinámica política interna, y las consecuencias de sus acciones son vastas y dramáticas. Rusia moldea el mundo que la rodea del mismo modo que lo ha hecho Estados Unidos, aunque con otros medios. La sensación de irrealidad, de que «esto no podría haber ocurrido», proviene del hecho de que las elites beligerantes rusas son capaces de imponer sus delirios, de transformarlos en hechos sobre el terreno, de hacer que los demás los acepten a pesar de su voluntad. Ya no lo determinan ni Estados Unidos ni Europa.

Veo cómo la izquierda occidental hace lo que mejor ha hecho: analizar el neoimperialismo estadounidense, la expansión de la OTAN. Ya no es suficiente. No explica el mundo como es en realidad. No se puede describir exhaustivamente el mundo solo a partir de las acciones de Estados Unidos para moldearlo o las reacciones que ello provoca. Las cosas han adquirido una dinámica propia. Estados Unidos y Europa actúan en modo reactivo en muchos ámbitos. 

Por eso me llama la atención que, al hablar de los procesos dramáticos en nuestro rincón del mundo, los reduzcan a la reacción de su propio gobierno y de las élites empresariales. Lo hemos aprendido todo de Estados Unidos y de la OTAN, pero este conocimiento ya no es tan útil. Puede que Estados Unidos haya delineado este juego de mesa, pero ahora otros jugadores mueven las fichas y añaden sus propias reglas. Las explicaciones centradas en Estados Unidos son hoy anticuadas. He leído todo lo que se ha escrito y dicho en la izquierda sobre la escalada del conflicto del año pasado entre EE.UU., Rusia y Ucrania. Ha sido terriblemente desacertado. Mucho peor que muchas explicaciones mainstream. Su poder de predicción fue nulo.

No quiero acusar a la izquierda occidental de etnocentrismo. Es solo que tiene una perspectiva limitada. Solo pido ayuda para comprender la situación en términos teóricos, incorporando al mismo tiempo ideas de nuestro rincón del mundo. Explicar todo por Estados Unidos no nos ayuda en la medida en que ustedes creen que lo hacen. También necesitamos un esfuerzo para salir de las ruinas del marxismo oriental y de nuestra colonización por el marxismo occidental. Cometemos errores en este camino, y ustedes pueden acusarnos de nacionalismo, idealismo, provincianismo. Aprendan de estos errores: ahora también ustedes son mucho más provincianos.

Traducción: Pablo Stefanoni

Publicado enPolítica
Sábado, 05 Marzo 2022 06:47

No habrá paisaje después de la batalla

No habrá paisaje después de la batalla

(Sobre la invasión del ejército ruso a Ucrania).

 

A quienes firmaron la Declaración por la Vida:

A la Sexta nacional e internacional:

Compañ[email protected] y [email protected]:

Les decimos nuestras palabras y pensamientos sobre lo que ocurre actualmente en la geografía que llaman Europa:

PRIMERO.- Hay una fuerza agresora, el ejército ruso.  Hay intereses del gran capital en juego, por ambos lados.  Quienes padecen ahora por los delirios de unos y los taimados cálculos económicos de otros, son los pueblos de Rusia y Ucrania (y, tal vez pronto, los de otras geografías cercanas o lejanas).  Como zapatistas que somos no apoyamos a uno ni a otro Estado, sino a quienes luchan por la vida en contra del sistema.

Cuando la invasión multinacional a Irak (hace casi 19 años), con el ejército norteamericano a la cabeza, hubo movilizaciones en todo el mundo en contra de esa guerra.  Nadie en su sano juicio pensó que oponerse a la invasión era ponerse del lado de Sadam Hussein.  Ahora es una situación similar, aunque no igual.  Ni Zelenski ni Putin.  Alto a la guerra.

SEGUNDO.- Distintos gobiernos se han alineado a uno u otro bando, haciéndolo por cálculos económicos.  No hay ninguna valoración humanista en ellos.  Para estos gobiernos y sus “ideólogos” hay intervenciones-invasiones-destrucciones buenas y hay malas.  Las buenas son las que realizan sus afines, y las malas las que perpetran sus contrarios.  El aplauso al criminal argumento de Putin para justificar la invasión militar de Ucrania, se convertirá en lamento cuando, con las mismas palabras, se justifique la invasión a otros pueblos cuyos procesos no sean del agrado del gran capital.

Invadirán otras geografías para salvarlas de la “tiranía neonazi” o para terminar con “narco-estados” vecinos.  Repetirán entonces las mismas palabras de Putin: “vamos a desnazificar” (o su equivalente) y abundarán en “razonamientos” de “peligro para sus pueblos”.  Y entonces, como nos dicen nuestras compañeras en Rusia: “Las bombas rusas, los cohetes, las balas vuelan hacia los ucranianos y no les preguntan sobre sus opiniones políticas y el idioma que hablan”, pero cambiará la “nacionalidad” de las unas y de los otros.

TERCERO.- Los grandes capitales y sus gobiernos de “occidente” se sentaron a contemplar –e incluso a alentar- cómo la situación se iba deteriorando.  Luego, iniciada ya la invasión, esperaron a ver si Ucrania resistía, y haciendo cuentas de qué se podía sacar de uno u otro resultado.  Como Ucrania resiste, entonces sí empiezan a extender facturas de “ayuda” que serán cobradas después.  Putin no es el único sorprendido por la resistencia ucraniana.

Quienes ganan en esta guerra son los grandes consorcios armamentistas y los grandes capitales que ven la oportunidad para conquistar, destruir/reconstruir territorios, es decir, crear nuevos mercados de mercancías y de consumidores, de personas.

CUARTO.- En lugar de acudir a lo que difunden los medios de comunicación y las redes sociales de los bandos respectivos –y que ambos presentan como “noticias”-, o a los “análisis” en la súbita proliferación de expertos en geopolítica y suspirantes por el Pacto de Varsovia y la OTAN, decidimos buscar y preguntar a quienes, como nosotras, se empeñan en la lucha por la vida en Ucrania y Rusia.

Después de varios intentos, la Comisión Sexta Zapatista logró hacer contacto con nuestros familiares en resistencia y rebeldía en las geografías que llaman Rusia y Ucrania.

QUINTO.- En resumen, éstos nuestros familiares, quienes además levantan la bandera de la @ libertaria, se mantienen firmes: en resistencia quienes están en el Donbass, en Ucrania; y en rebeldía quienes caminan y trabajan las calles y campos de Rusia.  Hay detenidos y golpeados en Rusia por protestar contra la guerra.  Hay asesinados en Ucrania por el ejército ruso.

Les une entre ellos, y a ellos con nosotros, no sólo el NO a la guerra, también el repudio a “alinearse” con gobiernos que oprimen a su gente.

En medio de la confusión y el caos en ambos lados, les mantienen firmes sus convicciones: su lucha por la libertad, su repudio a las fronteras y sus Estados Nacionales, y las respectivas opresiones que sólo cambian de bandera.

Nuestro deber es apoyarles en la medida de nuestras posibilidades.  Una palabra, una imagen, una tonada, un baile, un puño que se levanta, un abrazo –así sea desde geografías lejanas-, son también un apoyo que animará sus corazones.

Resistir es persistir y es prevalecer.  Apoyemos a estos familiares en su resistencia, es decir, en su lucha por la vida.  Se los debemos y nos lo debemos a nosotros mismos.

SEXTO.-  Por lo anterior, llamamos a la Sexta nacional e internacional que no lo ha hecho todavía, a que, de acuerdo a sus calendarios, geografías y modos, se manifiesten en contra de la guerra y en apoyo de [email protected] ucranian@s y [email protected] que luchan en sus geografías por un mundo con libertad.

Asimismo, llamamos a apoyar económicamente la resistencia en Ucrania en las cuentas que nos indicarán en su momento.

Por su parte, la Comisión Sexta del EZLN está haciendo lo propio, enviando un poco de ayuda a quienes, en Rusia y Ucrania, luchan contra la guerra.  También se han iniciado contactos con nuestros familiares en SLUMIL K´AJXEMK´OP para crear un fondo económico común de apoyo a quienes resisten en Ucrania.

Sin dobleces, gritamos y llamamos a gritar y exigir: Fuera el Ejército Ruso de Ucrania.

-*-

Hay que parar ya la guerra.  Si se mantiene y, como es de prever, escala, entonces tal vez no habrá quien dé cuenta del paisaje después de la batalla.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Moisés.                                     

SupGaleano.


Comisión Sexta del EZLN.
Marzo del 2022.

Publicado enInternacional
Sábado, 05 Marzo 2022 06:03

El 8 de marzo es y será feminista

Fuentes: https://tribunafeminista.org

La prensa que informe sobre los actos y manifestaciones del próximo 8 de marzo de 2022, probablemente hablará de fractura en el movimiento feminista; de actos paralelos o consecutivos que congregarán a feministas con intereses opuestos.

Si afirma eso, mentirá. Efectivamente, habrá actos paralelos o en distintas fechas que congregarán a grupos con intereses opuestos, pero no habrá fractura. El feminismo está más unido y cierto en sus objetivos que nunca. La única división que existe es una muy clara entre lo que es feminismo y lo que es intentar, en vano, apropiarse del feminismo como marca para colar intereses espurios. Esto es, un entrismo, un caballo de Troya del que nuestras filósofas Amelia Valcárcel y Alicia Miyares ya advirtieron hace tiempo. Por ser el caballo en cuestión burdo, torpe, cutre, inconsistente y ruin, aunque no por ello menos preocupante, nadie debe temer no poder distinguir lo justo y bueno de lo reaccionario y regresivo. Las cosas, pese a todo el ruido, emergen siempre con claridad meridiana.

Si se dicen feministas y mantienen que la prostitución es un trabajo y, en consecuencia, se desentienden de que la vida de cientos de miles de mujeres esté presidida cada día por violaciones sistemáticas, palizas, torturas, encierro, miedo, chantaje, subalimentación y hacinamiento, no lo son. Si consideran que la prostitución es un intercambio sexual libre y económicamente mediado, no lo son porque ignoran que no hay libertad donde la miseria y la esclavitud doblegan la voluntad de las mujeres, aun cuando acepten, por necesidad. Si se dicen feministas y velan por el derecho de los hombres a satisfacerse sexualmente mediante la existencia de un puñado de esclavas torturadas y anuladas en cada barrio y en cada pueblo, no lo son.

Si se dicen feministas, pero defienden la pornografía como un contenido audiovisual estimulante que promueve la libertad y el disfrute sexual no lo son. Tampoco si afirman que la pornografía es mera fantasía, como si no supieran que se filman a mujeres de carne y hueso, víctimas de todas las humillaciones que se muestran en cada vídeo, y como si ignoraran que la pornografía incita a los hombres que la consuman a practicar lo que ven en sus “relaciones sexuales”, convirtiéndolas en una tortura sexual para las mujeres. Solamente critican que los/as menores la visualicen o que no tenga contenidos más “diversos”, como si la pornografía en sí misma no fuese siempre cosificante. Si se dicen feministas mientras presentan una visión tan pobre y reducida de la sexualidad como para celebrar que la respuesta sexual de las personas, desde la preadolescencia, debe ser moldeada para excitarse ante la humillación, la violencia, la tortura, la cosificación, la agresión o el sometimiento, no lo son. No sólo no son feministas, sino que su retorcida visión de la sexualidad los/as enfrenta al disfrute y a la libertad sexual misma. Nada más “antisexo” que erotizar los antónimos del sexo, segando así la posibilidad de relaciones sexuales libres, deseadas, en las que cada persona explore y exprese lo que desea, contando con el bienestar y el disfrute de la otra, mucho más amplio si se produce en igualdad, buscando el placer mutuo y compartido y no la humillación. Y nada más misógino que sexualizar la violencia contra las mujeres.

Si se dicen feministas y aprueban la explotación reproductiva, no lo son. Si consideran que se puede comprar temporalmente a una mujer pobre (una rica nunca lo haría) para, aprovechando su necesidad y su subordinación, obligarla, por dinero, a quedarse embarazada (mediante técnicas que además la cosifican y comprometen su salud) y entregar por precio al bebé inmediatamente después del parto, porque si no lo hace se enfrentará a una indemnización inasumible que la lastrará de por vida, no lo son. Si tienen el cinismo suficiente para ver inaceptable lo anterior y afirmar, sin embargo, que si no media intercambio económico y la mujer se somete por altruismo (esto es, por abnegación) la práctica es exquisita, tampoco lo son. Y a su misoginia, se le suma una indigencia ética e intelectual insoportable.

Si se dicen feministas al tiempo que afirman que el género debe ser reconocido como identidad, no lo son. El género es una estructura y normativa patriarcal que perpetúa la desigualdad entre los sexos y la subordinación de las mujeres por el hecho de ser mujeres (por su sexo, por haber nacido mujeres). Reconocer el género como identidad es asumir que la feminidad y la masculinidad, necesariamente resultado del sexismo y la misoginia, merecen perpetuarse en lugar de abolirse. Si se dicen feministas y aprueban que los menores que no cumplan con los estereotipos de género son menores “trans” que deben ser medicalizados para ajustar su cuerpo y su apariencia a los intereses y actitudes que prefiere, no lo son. Si se dicen feministas e imponen una ley que no sólo no beneficia ni a lesbianas, ni a homosexuales, ni a bisexuales ni a transexuales, sino que cuestiona la legitimidad de las orientaciones sexuales y borra el sexo como evidencia prefiriendo sustentar la identidad de los individuos en el género, una estructura patriarcal artificial y necesariamente opresiva, no lo son.

Si se dicen feministas y sostienen que el cuidado de los hombres ha de ser uno de los aspectos clave en el que el feminismo debe volcar todas sus energías, no lo son.  Si afirman que el feminismo ha sido injusto con los hombres, replicando los argumentos más rancios propios de la extrema derecha, no lo son. Si afirman que el feminismo no se puede construir sin ellos como protagonistas del mismo, no lo son. Si sostienen la posibilidad de que existan nuevas masculinidades en lugar de empeñarse en la abolición de la masculinidad (y la feminidad) misma en tanto que estructura artificial y opresora, no lo son. Como tampoco sería comunista quien promoviese la existencia de una nueva forma de ser burgués ni antirracista quien promoviese una nueva forma de ser supremacista. La masculinidad y la feminidad han de abolirse en tanto resultado directo del patriarcado. Sólo así habrá mujeres y hombres libres e iguales, sin privilegios ni subordinaciones.

Si se dicen feministas y hacen del 8 de marzo una batucada carnavalesca, una fiesta, una performance sin mayor objetivo que remachar los intereses patriarcales eludiendo cualquier reivindicación feminista clara, seria, contundente y sólida, no lo son. Las victorias feministas se celebran cuando se consiguen (aun cuando siempre haya que continuar apuntalándolas) pero sin esperpento ni banalización. Lo que se hace en una manifestación es sacar a la calle exigencias que, por justicia, han de hacerse efectivas. En los 8 de marzo se lucha por objetivos nada desternillantes ni festivos: que no nos violen; que no nos maten; que no nos chantajeen; que no nos torturen; que no nos prostituyan; que no nos exploten reproductivamente; que no nos mediquen ni amputen por no seguir los dictados del patriarcado; que no nos agredan en nuestras  propias casas  ni en ningún otro lugar por ser mujeres;, que no nos paguen menos que a un hombre por el mismo trabajo; que no se reserven para nosotras los trabajos más ingratos, miserables y peor pagados; que no se utilice la maternidad como imposición; que no nos mutilen sexualmente con una sexualidad androcéntrica y pornificada; que no se nos restrinja la libertad de acción y movimiento a través del miedo. En fin, nada por lo que dar saltos y reír ruidosamente disfrazadas e inconscientes del qué y por qué nos convoca. Nosotras no lo somos. Sí quienes sin suerte intenta colonizarnos. Tenemos demasiados motivos para ser claras, sobrias, exigentes, coherentes e irreductiblemente feministas. Lo evidenciaremos.

El feminismo, como el ocho de marzo, o es abolicionista de la prostitución, de los vientres de alquiler, de la pornografía y de todas las demás violencias y subordinaciones contra las mujeres y, en consecuencia, del género como estructura que produce y reproduce todas ellas o no es.

El 8M ha de volver a llamarse «8 de marzo”, con todo lo que ello implica. Dejar así de ser réplica de la flor de un día, marchita e inútil, que fue el 15M, digno de toda abreviatura por exiguo e inane. Nosotras tenemos una historia sólida que no merece empequeñecerse ni equipararse con charlotadas. Nos vemos en las calles, abolicionistas todas y unidas frente al opresor. Como siempre.

05/03/2022

Publicado enSociedad
Martes, 01 Marzo 2022 06:24

¿Democracia?

¿Democracia?

Es probablemente el concepto político más utilizado, bienaventurado y a la vez mal-decido desde la antigüedad hasta el mundo moderno. Sabemos que la palabra como tal viene del mundo griego (Platón-Aristóteles) pero sabios desde otros costados del mundo como Lao-tse maestro del Tao en China, Zaratrusta, Cristo, hablaron del ser gobernante o del modelo gobernante desde una visión anticipada de la armonía y la igualdad colectiva inscrita en el espíritu humano que trataron de inspirar. Es la utopía que dentro de un cuerpo social esclavista como era el caso de Grecia y la república romana pero donde la lenta aparición de la soberanía individual y colectiva y la igualdad general que mas tarde con las revoluciones modernas se hará universal, se condensa en lo que la burguesía revolucionaria llamará "ciudadano" paralelo a la formación del mercado propiamente capitalista. Así mismo la esclavitud que Aristóteles designará como condición natural del ser humano continuará hasta el siglo XIX. El ciudadano, el mundo naturalizado, contrasta con esta continuidad esclava, pero que de todas formas seguirá imponiéndose bajo otra modalidad "igualitaria" con la revolución industrial; marcando a la sociedad a través del trabajo asalariado y la desigualdad social ascendente hasta el mundo de hoy.

Allí es donde la "democracia" como utopía de sabios, filósofos, liberales, republicanos, movimientos de liberación nacional contrastará con ella misma. La democracia aún estando legitimada por legalidades de estado que la usan como apellidos de su constitución siendo en su esencia aparatos de sostenimiento del mundo capitalista, seguirá manifestando su condición utópica de igualdad, libertad, derechos, por todos los movimientos de lucha, que en ciertos casos (formación de la Unión Sovietica, Revolución China) de tomar los poderes de estado extenderán el concepto con el signo de "popular, socialista", etc. Pero en ese contraste serán primero el filósofo Spinoza y luego los movimientos anarquistas que des-estatizarán, y regresarán a sus orígenes utópicos el concepto con los principios de "democracia absoluta" y "democracia directa", verdaderos principios del deseo colectivo de emancipación, algo muy parecido a lo que ocurrió con el comunismo en sus primeras etapas. La democracia tenderá a utilizarse para dualizarse o hacerse elemento siempre presente en los ambos lados de una misma lucha de clases entre trabajo, marginación, migración forzada y capital. Es una confrontación histórica en el plano inmaterial del pensamiento y su práctica que el bloque hegemónico del capital global necesitará utilizar hasta que logra convertirlo en un discurso de manipulación del sueño político libertario. La democracia ya desde los "socialismos reales stalinistas" hasta los formatos liberales o autoritarios que de diversas maneras se hacen presentes en el "decirse" de los gobiernos y estados se sustrae a un discurso preferente de partidos o formatos vacíos que son diseñados desde el alma discursiva de los poderes globales (ONU, servicios de gerencia burocrática, mercantilismo electoral, virtualismo y tecnocracia totalitaria, vaticano) y todas las formas del poder global y las carátulas de derecha incluso de izquierda que usan como actores de su mismo teatro. Discurso estándar recogido de una ancestral utopía, lo mismo ocurrido con el comunismo y socialismo en más de la mitad del mundo hoy desvanecientes. La democracia quedó para el uso de su contrario histórico (ese es el dualismo vacío). Una estética -no una política- palabrera, horrorosa en sus consecuencias….aunque ya nos dieron permiso; ¡todos somos demócratas!. Ya sea como banda armada, narcotráfico, o su perfecta complementariedad en la secta evangélica, fundamentalista, monarquías petroleras, o simplemente "demócratas" desde el más pobre hasta multimillonarios como Soros o Bill Gates.

Venezuela no es una excepción del caso. Sin hablar de lo que es su misma decadencia que la conocemos por lo menos desde hace diez años, la democracia que se quiso dar la nominación de "protagónica", de allí paso a ser una democracia corporativa, representativa, burocrática y en la medida que el proceso de deterioro material –industrial, monetario, sueldo cero- va profundidándose se convirtió en una "nula democracia" sin ningún tipo de "institucionalidad democrática". Es en realidad un perfecto laboratorio neoliberal, completamente distinto a lo que era la separación entre estado y sociedad y la confrontación con un enemigo claro entre la sociedad pobre y el estado vigilante y represivo. Hechos perfectamente distinguibles, lugar de guerra en la lucha de clases -27 de febrero 89, neto retrato de esta realidad-. Hoy no es el caso, el estado sigue siendo ese aparato de vigilancia y represión de siempre, pero el miedo sobre él y en la representación consciente e inconsciente que nos hacemos de él, pasa a ser un aparato de segundo orden, cuyos principales jefes no son mas que ordenadores del verdadero orden social que impone el mercado monopólico –de los cuales sus jefes son parte- y todas las formas de violencia criminal y paraestatismo fundidos en la misma sociedad. Un fenómeno netamente inscrito desde nuestramérica hasta el resto del sur del mundo y buena parte del norte explotado por el globalismo. La estética macabra de la democracia es para su inmensa mayoría su discurso de presentación y legitimación dentro del mercado dominante donde todas las derechas políticas e izquierdas "democráticas" funden su discurso aunque sea con la bandera nazi como es el caso de las bandas ucranianas. Esto ya no es un miedo real y tangible que aborrecemos al ser sus víctimas materiales, se construye y manipula en nuestro cerebro a través de la instrumentalización informática y del laboratarismo que se despliega para garantizar el miedo y el control social. El problema es que sabemos de sus consecuencias pero el donde y el cómo de este neomodernismo de control y miedo no lo conocemos mas allá de sus actores y cumbres mundiales entre ellos, aunque sí podemos decir que Venezuela no por ser país pobre sino superempobrecido, es un laboratorio perfecto, donde el sueldo cero y la destrucción de las riquezas sobre y dentro del suelo, preferiblemente energéticas, pasaron a ser la fotografía natural de nuestra tragedia.

¿Qué se hace?. Estamos en el momento en que los grandes valores y principios que forjaron el pensamiento político, dándose el papel de utopías que tomaron cuerpo los primeros años de la revolución bolivariana y muchas otras se convierte en una "distopía". El papel de los sindicatos y tradicionales movimientos populares, incluso sus versiones mas críticas y antimaduristas, no afecta el proceso de laboratorio que sigue su curso. Necesitamos desde las células organizadas en una cuántica generosa de energías como ya lo hablamos en artículo anterior, necesitan saber y crear conociendo esta estrategia de laboratorio social y político. Palabra distinta, de quiebre y alzamiento permanente, ¿qué quiere decir esto?, que debemos conocer las nuevas estrategias del poder oculto global –el supramercado, tan lindo en los multiplicados bodegones que día a día se inauguran- que busca por todos los medios poner en sus manos el agua, los recursos energéticos, minerales, técnicos y sobretodo garantizar el control social. Esa es una operación distinta a los tradicionales mecanismos de dominación. Salvar la cuenca de Orinoco, del Amazonas es prioritario. Estrategia de despliegue territorial y sabotajes variados tácticos al poder constituido. Eso es una organización pensante, geométricamente multiplicante, y por supuesto en lucha. La épica por una Civilización Democrática como diría el líder kurdo Ocalam es sin duda un camino que choca y trasciende la civilización capitalista, pero la democracia como anexo al discurso representativo de derecha e izquierda es un grito vacío, jugando con la manipulación generalizada de la población mundial a través de la mediática, por favor excluyámoslo del discurso guerrero de nuestras resistencias.

Ya entramos en otra era posmoderna, posindustrial, manejada por la posverdad, la "verdad" a deseo de la necesidad individualizada de cada quien exportada por celulares y computadoras…seguimos el recorrido.

Publicado enSociedad