NY Times: Los ricos de EEUU tienen un sistema tributario que les ahorra miles de millones

Con la desigualdad a niveles nunca vistos, los norteamericanos más ricos (el 1% del 1%) han financiado y creado con la connivencia del Gobierno un auténtico sistema impositivo privado. Estos complejos "loopholes" (excepciones) son del todo ajenos al ciudadano medio. George Soros, uno de los defensores del incremento de impuestos para los muy ricos, ha hecho sin embargo lobby para mantener esta fiscalidad, y junto a otros han financiando la campaña presidencial de 2016. Sin ningún escrutinio público, la Agencia Tributaria negocia privadamente con ellos.


Los magnates de fondos de cobertura Daniel S. Loeb, Louis Moore Bacon y Steven A. Cohen tienen mucho en común. Han logrado miles de millones de dólares y actualmente amasan grandes fortunas. Ellos han invertido grandes sumas en colecciones de arte -y millones más en candidatos políticos-.


Además, cada uno ha aprovechado una laguna fiscal esotérica que les salvó millones en impuestos. ¿El truco? Transferir el dinero a las Bermudas y transferirlo nuevamente de vuelta.


Con la desigualdad en sus niveles más altos en casi un siglo y el debate público se levanta sobre si el gobierno debe responder a ella a través de mayores impuestos a los ricos, los muy ricos estadounidenses han financiado un aparato sofisticado y asombrosamente eficaz para proteger a sus fortunas. Algunos la llaman la "industria de la defensa ingresos", que consiste en una falange de los abogados más costosos, planificadores del estado, grupos de presión y los activistas anti-impuestos que explotan y defienden una increíble variedad de maniobras fiscales y coincidentemente ninguno de los anteriormente mencionados a disposición de los contribuyentes de más modesto ingresos.


En los últimos años, este aparato se ha convertido en una de las más poderosas avenidas de influencia para los estadounidenses ricos de todos los colores políticos, entre ellos el Sr. Loeb y el Sr. Cohen, que contribuyen en gran medida a los republicanos, y el multimillonario liberal George Soros, quien ha pedido gravámenes más altos sobre los ricos, mientras que al mismo tiempo utiliza lagunas fiscales para reforzar su propia fortuna.


Todos son parte de un pequeño grupo que ha proporcionado la mayor parte del dinero con que comenzaron las campañas presidenciales del 2016.


Operando en gran parte fuera de la vista del público – y en gran medida a través de disposiciones legislativas arcaicas en tribunales fiscales y en las negociaciones privadas con el Servicio de Impuestos Internos – los ricos han utilizado su influencia para constantemente reducir poco a poco la capacidad del gobierno para aplicar gravámenes en ellos. El efecto ha sido la creación de una especie de sistema de impuestos privada, disponible sólo para varios miles de estadounidenses.


El impacto en sus propias fortunas ha sido muy notable. Hace dos décadas, cuando Bill Clinton fue elegido presidente, los 400 contribuyentes con mayores ingresos en los Estados Unidos pagaban casi el 27 por ciento de sus ingresos en impuestos federales, de acuerdo con datos del IRS (Internal Revenue Service en inglés o Servicio de Impuestos Internos en español) . Para el año 2012, cuando fue reelegido el presidente Obama, esa cifra se había reducido a menos del 17 por ciento, que es sólo un poco superior a la de la típica familia que gana $ 100.000 al año, cuando se incluyen los impuestos de nómina para ambos grupos.


Los ultra-ricos, "literalmente, pagan millones de dólares por estos servicios", dijo Jeffrey A. Winters, un politólogo de la Universidad Northwestern que estudia las élites económicas "y se ahorran en el orden de decenas o cientos de millones en impuestos."


Algunas de las más grandes batallas de impuestos actuales están siendo llevadas a cabo por algunos de los más generosos patrocinadores de los candidatos a la presidencia en el 2016. Entre estos patrocinadores de las campañas presidenciales están las familias de los inversores de fondos de cobertura Robert Mercer, el cual da a los republicanos, y James Simons, el cual da a los demócratas; así como la operadora de opciones Jeffrey Yass, un donante libre que apoya a los republicanos.


La firma del Sr. Yass está litigando lo que estipula la agencia (IRS) que debe pagar en decenas de millones de dólares por concepto de impuestos. Renaissance Technologies, el fondo de inversiones que el Sr. Simons fundó y que el Sr. Mercer ayuda a dirigir, es actualmente objeto de investigación por el IRS a causa de una laguna que les ahorró un estimado de $ 6.8 mil millones en impuestos en más o menos una década, de acuerdo con una investigación del Senado. Algunas de estas mismas familias también han contribuido con cientos de miles de dólares a grupos conservadores que han atacado prácticamente cualquier esfuerzo de elevar los impuestos a los ricos.


En el fragor de la contienda presidencial, la influencia de los donantes ricos está muy evidenciada. Incluso está en juego el aumento que en el 2013 le hiciera la administración Obama a los impuestos sobre las rentas más altas – el primer incremento sustancial en dos décadas – y una iniciativa del IRS para garantizar que, en efecto se tomen medidas enérgicas contra la evasión fiscal de los ricos que presenta muy altos índices.


Mientras los demócratas como Bernie Sanders y Hillary Clinton se han comprometido a aumentar los impuestos a estos votantes, casi todos los republicanos tienen políticas avanzadas que reducirían enormemente sus facturas de impuestos, a veces hasta en un mínimo de 10 por ciento de sus ingresos.


Al mismo tiempo, la mayoría de los candidatos republicanos están a favor de la eliminación del impuesto de sucesiones, una medida que permitiría a los nuevos ricos, y a los viejos, legar su fortuna intacta, solidificando la brecha de riqueza en el futuro. Varios de ellos (Los candidatos republicanos) han propuesto una reducción sustancial – o incluso la eliminación – en los impuestos de tipos impositivos a pesar de que tienen ya grandes descuentos sobre las ganancias de inversión, uno de los pilares estratégicos más lucrativos con el que cuentan los gravámenes fiscales.


"Existe esta idea de que los ricos utilizan su dinero para comprar los políticos; más exactamente, es que pueden comprar la política, y en concreto, la política fiscal ", dijo Jared Bernstein, un alto miembro del izquierdista Centro sobre Presupuesto y Prioridades Políticas que sirvió como el principal asesor económico del vicepresidente Joseph R. Biden Jr. "Es por eso que existen estas lagunas graves, y por qué es tan difícil para cerrarlas."


Las "Family Offices"


Cada una de las 400 familias que más ganan se llevó a casa, en promedio, alrededor de $ 336 millones en el 2012, el último año del que hay datos disponibles. Si la mayor parte de ese dinero se había pagado como sueldo o salario, como lo es para el estadounidense promedio, las obligaciones fiscales de esos contribuyentes más ricos podían haberse más que duplicado.
En lugar de ello, gran parte de sus ingresos provenían de asociaciones enrevesadas y fondos de inversión de alto nivel. Otros ingresos devengados en turbios fideicomisos familiares y empresas fantasmas en el extranjero, fuera del alcance de las autoridades fiscales.


Los técnicos bien pagados que maquinan estos arreglos trabajan duro en las firmas de abogados "de zapatos blancos" y en bancos de inversión de élite, que funcionan como una variedad de oscuras boutiques de estos servicios. Pero en el punto de apoyo de la formulación de estrategias sobre cómo minimizar los impuestos son llamados family offices, estos son los departamentos de gestión de riqueza personalizados de esos estadounidenses con cientos de millones o miles de millones de dólares en activos.


Las oficinas familiares han existido desde finales del siglo 19, cuando los Rockefeller fueron pioneros en ese tipo de institución, y ganó popularidad en la década de 1980. Pero han proliferado rápidamente en la última década, como las filas de los super-ricos, y el tamaño de sus fortunas, creciendo a proporciones récord.


"Tenemos tanta riqueza que se está creando, tanta riqueza significativa, que crea la necesidad de una estructura como la de la oficina de la familia", dijo Sree Arimilli, un consultor de la industria de reclutamiento.


Estas oficinas familiares, muchas de las cuales se dedican a la gestión y protección de la riqueza de una sola familia, supervisan todo, desde la estrategia de inversión hasta la filantropía. Pero la planificación fiscal es una función básica y esencial de las mismas. Mientras que las técnicas específicas que estos asesores emplean para reducir al mínimo los impuestos pueden ser abrumadoramente complejas, por lo general, siguen unos principios simples, como la conversión de un tipo de ingreso en otro tipo que se aplica un tipo impositivo inferior.


El Sr. Loeb, por ejemplo, ha invertido en una reaseguradora con sede en Bermudas – una compañía de seguros para las compañías de seguros – que da la vuelta e invierte el dinero en su fondo de inversiones. Esa maniobra transforma sus ganancias de inversiones a corto plazo en el mercado, las cuales son gravadas por el gobierno en aproximadamente un 40 por ciento, en beneficios a largo plazo, conocidas como las ganancias de capital, que tributan en aproximadamente la mitad de esa tasa. Esto ha proporcionado la ventaja adicional de permitir que el Sr. Loeb evite impuestos sobre estos ingresos de forma indefinida, lo que permite a su riqueza esquivar los gravámenes y crecer más rápidamente.


La aseguradora en Bermuda del Sr. Loeb salió a la bolsa en 2013 y está presente en el negocio de los seguros, con lo cual no es simple esquivar impuestos. El Sr. Cohen y Mr. Bacon abandonaron estas estrategias basadas en seguros similares recientemente. "Nuestra inversión en Max Re no era un esquema dirigido por impuestos, sino más bien una respuesta al interés de los inversores en una cartera gestionada de forma más dinámica similar a la de Warren Buffett, llamada Berkshire Hathaway," dijo el Sr. Bacon, que conduce Moore Capital Management. "Los fondos de cobertura fueron una minoría de la cartera de inversiones, y los productos de Moore Capital en subconjunto son mucho más pequeño que los de esta cartera alternativa." El Sr. Loeb y el Sr. Cohen no quisieron hacer comentarios.


La organización de la propia empresa como una sociedad puede ser lucrativa en su propio derecho. Algunas de las asociaciones de las que los ricos obtienen sus ingresos están autorizadas a vender acciones al público, por lo que es fácil ingresar dinero en efectivo en una parte del negocio, manteniendo el control sobre este. Pero a diferencia de las empresas que cotizan en bolsa, que no pagan el impuesto de sociedades; los socios pagan impuestos como individuos. Y los impuestos a las ganancias se reducen a menudo por grandes deducciones, tales como la depreciación.


Para las grandes asociaciones privadas, por su parte, el IRS a menudo lucha "para determinar si existe un paraíso fiscal o si se está utilizando una transacción de impuestos abusivos", según un informe reciente de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental. La agencia no se le permite recaudar impuestos pagados directamente de estas asociaciones, incluso los que tienen varios cientos de socios. En su lugar, se debe cobrar a cada socio individual, lo que requiere para la agencia dedicar una significativa cantidad de tiempo y mano de obra.


Los ricos también pueden hacer uso de una serie de deducciones fiscales esotéricas y personalizadas que van mucho más allá de la cancelación de una oficina en casa o la cena con un cliente. Una agresiva estrategia empleada es la de colocar la renta en un tipo de fondo de caridad, generando una deducción que compensa el impuesto sobre la renta. El fondo entonces adquiere lo que se conoce como una póliza de seguro de vida de colocación privada, que invierte el dinero sobre una base libre de impuestos, con frecuencia en una serie de fondos de cobertura. Los herederos de la persona pueden heredar, también libre de impuestos, todo el dinero que queda después de que el fondo paga un porcentaje cada año a la caridad, a menudo una suma considerable.


Muchas de estas maniobras están bien establecidas, y los contribuyentes ricos dicen que están en todo su derecho a explotarlas. Existen otros en un área legal gris, sus límites definidos por la voluntad de los contribuyentes para defender sus estrategias contra el IRS y casi todos están fuera del rango de precios del contribuyente promedio.


Entre abogados de impuestos y contadores, "los mejores y más brillantes consiguen encontrar la manera de hacer estos complicados pequeños acuerdos", dijo Karen L. Hawkins, quien hasta hace poco dirigió el IRS oficina que supervisa los profesionales de los impuestos. "Francamente, estan casi más allá de la capacidad intelectual y de los recursos del Servicio de Impuestos Internos (IRS) para atraparlos."


La combinación de costos y su complejidad han tenido un efecto profundo, dijeron expertos fiscales. Sean cuales sean las tasas del impuesto que establece el Congreso, las tasas reales pagadas por los ultra-ricos tienden a caer con el tiempo a medida que explotan sus numerosas ventajas.


Desde los inicios de la administración de Obama hasta finales de 2012, las tasas de impuestos federales sobre los individuos no cambiaron (excluyendo los impuestos sobre la nómina). Para los estadounidenses que ingresan capitales promedios pasó de un 20.9 por ciento a un 17.6 por ciento. En contraste, para el 1 por ciento, con exclusión de los muy ricos, pasó de pagar un poco menos de 24 por ciento en promedio a poco más de ese nivel.


"Tenemos dos sistemas fiscales diferentes, uno para los asalariados normales y otra para los que pueden pagar asesoramiento fiscal sofisticado", dijo Victor Fleischer, profesor de derecho en la Universidad de San Diego, que estudia la intersección de la política fiscal y la desigualdad. "En la parte superior de la distribución del ingreso, la tasa efectiva de impuestos baja, en contra de los principios de un sistema de impuesto progresivos sobre la renta."


Una defensa muy tranquila


Habiendo ayudado a concebir un sistema fiscal alternativo, los estadounidenses ricos han sido agresivos en la defensa del mismo.


Los grupos comerciales que representan a la compañía de seguros con sede en Bermudas del Sr. Loeb, por ejemplo, han pasado los últimos meses de litigando con el IRS que las normas propuestas para estrechar el control sobre la laguna por las que se rige este fondo son demasiado onerosas.


El gran grupo industrial que representa a fondos de capital privado gasta cientos de miles de dólares en cabildeo cada año para temas como "inversiones alternativas," que es sin lugar a dudas el abuelo de lagunas fiscales de Wall Street, lo que hace posible que los administradores de estos fondos de inversión en lugar de pagar el mayor gravamen impositivo general desvíen una parte sustancial de sus ingresos para el funcionamiento del fondo en lugar de pagar todo lo que se supone de acuerdo a sus ingresos.


El acuerdo sobre el presupuesto que el Congreso aprobó en octubre permite al IRS recaudar impuestos pagados de las grandes asociaciones a nivel de empresa por primera vez – que es mucho más fácil para la agencia – gracias a una disposición que los legisladores deslizaron en el acuerdo en el último momento, antes de que muchos grupos de presión se pudieran movilizar. Pero las nuevas reglas son relativamente débiles – Las empresas aún pueden optar por hace que sus socios paguen los impuestos individualmente – y esta legislación no entrará en vigor hasta 2018, dando a los más ricos el tiempo suficiente para debilitar aún más las regulaciones existentes.


Poco después de la legislación aprobada, la Managed Funds Association, un grupo del sector que representa a los fondos de inversiones más prominentes como DE Shaw, Renaissance Technologies, Tiger Management y Third Point, comenzó a reunirse con miembros del Congreso para discutir una lista de deseos de los ajustes. Los fundadores de estos fondos todos han donado al menos $ 500.000 para los candidatos presidenciales del 2016. Durante la presidencia de Obama, la propia asociación ha crecido hasta convertirse en uno de los más poderosos grupos comerciales en Washington, con un impresionante gasto de más de $ 4 millones al año en cabildeo.


Y mientras que la capacidad de ejercer presión de los más ricos a menudo se despliega a través de asociaciones y abogados comerciales de la industria, algunas familias ricas han sido más enfáticas en defender sus intereses de forma más directa.


El impuesto a la herencia ha sido un objetivo primario. A principios de 1990, un ejecutivo de la oficina de la familia de California llamada Patricia Soldano comenzó a cabildear a favor de las familias ricas para derogar el impuesto, lo que no sólo les ahorrará dinero, sino también que sea más fácil de conservar sus imperios empresariales de una generación a la siguiente. La idea golpeó a muchos agentes endurecidos como poco realista en el momento, dado que el impuesto sólo afectó a los estadounidenses más ricos. Pero los esfuerzos de la Sra Soldano – financiados en parte por las familias Mars y Koch – sentaron las bases para la eliminación de un año que sucedió en el 2010.


El impuesto ha sido restaurado, pero en la actualidad sólo se aplica a parejas que legan aproximadamente $ 11 millones o más a sus herederos, por encima de dejaban más de $ 1.2 millones de dólares lo cual estaba legislado cuando la Sra Soldano comenzó su campaña. Este cambio afectó a menos de 5.200 familias el año pasado.


"Si alguien me hubiera dicho que estaríamos donde estamos hoy, nunca lo hubiera imaginado", dijo la Sra. Soldano en una entrevista.


Algunas de las más profundas victorias en estas regulaciones son apenas conocidas fuera del mundo insular de los ultra ricos y sus gerentes financieros.


En 2009, el Congreso dispuso requerir a las asociaciones de inversión como los fondos de inversión que se registran con la Comisión de Bolsa y Valores, en parte para que los reguladores tuviesen una mejor comprensión de los riesgos que estas asociaciones plantean para el sistema financiero.


El lenguaje legislativo anterior habría requerido oficinas unifamiliares para registrarse, por lo que se evitaba la exposición y escrutinio de estas instituciones financieras altamente secretas y que tanto sus clientes ansiaban evitar. Algunos de los casos del IRS contra los ricos se originan con los consejos de la SEC (Comisión de Bolsa y Valores por sus siglas en inglés), que se encuentran a menudo en mejor posición para detectar la evasión de impuestos.


En el verano de 2009, varios ejecutivos de oficinas de familia habían formado un grupo de presión llamado la Coalición del Inversor Privado para hacer retroceder al Congreso en contra de la propuesta de involucrar al SEC. La coalición ganó una exención en el acta de reforma financiera Dodd-Frank del año 2010, y luego pasó gran parte del año siguiente persuadiendo a la SEC para que adoptara y reconociera su definición preferida de "family office".


Tan profunda fue la laguna jurídica generada que el fondo de inversiones del Sr. Soros valorado en $ 24.5 mil millones se aprovechó de ella, convirtiéndose a una oficina de familia después de regresar el capital a sus restantes inversores externos. El gestor de fondos de inversiones Stanley Druckenmiller, un ex socio de negocios del señor Soros, adoptó la misma medida.
La familia Soros, que en general apoya los demócratas, se ha comprometido por lo menos con $ 1 millón para la campaña presidencial de 2016; el Sr. Druckenmiller, que favorece a los republicanos, ha puesto un poco más de $ 300,000 para tres diferentes candidatos presidenciales.


Una presentación de diapositivas de la reunión anual de la Coalición Private Investor 2013 atribuye el éxito a múltiples reuniones con los miembros del Comité Bancario del Senado, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara, personal del Congreso y al personal de la SEC. "Todos con un perfil bajo", señaló el documento. "Tenemos más de lo que queríamos y algunos extras que no solicitamos."


Un monitor dificultado


Después de todas las lagunas y todos los grupos de presión, lo que queda de la capacidad del gobierno para recaudar impuestos a los más ricos se enfrenta a un último obstáculo: la crisis que enfrenta el IRS.


El presidente Obama ha hecho de la lucha contra la evasión fiscal de los ricos una prioridad. En 2010, firmó la legislación por lo que es más fácil identificar a los estadounidenses que ha ocultado sus activos en cuentas bancarias suizas y refugios bancarios en Islas Caimán.


Su I.R.S. se organizó en el Global High Wealth Industry Group (Grupo de Altas Riquezas Industriales a nivel Global), conocido coloquialmente como "el escuadrón de la riqueza", para examinar a fondo los impuestos de los estadounidenses con ingresos de al menos $ 10 millones al año.


Pero si bien estas medidas han ayudado al gobierno a recuperar miles de millones, los esfuerzos de la agencia han desembocado en escándalo, la presión política y los recortes presupuestarios. Entre 2010, año anterior al que los republicanos tomaron el control de la Cámara de Representantes, y al 2014, el presupuesto del IRS se redujo en casi $ 2 mil millones en términos reales, o casi en un 15 por ciento. Eso ha obligado a desemplear unos 5.000 puestos de profesionales de alto nivel de los cerca de 23.000 con los que cuentan, según la agencia.


Las tasas de auditoría para el club de los $ 10 millones o más, se dispararon en los primeros años del programa de "el escuadrón de la riqueza", pero se han desplomado desde entonces.


El desafío político para la agencia se hizo especialmente agudo en 2013, después de que la agencia reconoció señalar a las organizaciones no lucrativas conservadoras en una revisión de la actividad política por parte de grupos exentos de impuestos. (Altos funcionarios dejaron la agencia como resultado de la controversia.)


Varios funcionarios ex IRS, incluidos Marcus Owens, quien alguna vez dirigió la división de Organizaciones Exentas de la agencia, dijo que la controversia ha dejado muy dañada la voluntad de la agencia para investigar otros contribuyentes, incluso fuera de la división de exentos.


"En el IRS la aplicación está ausente o disminuida" en ciertas áreas, dijo. El Sr. Owens a tiempo que agregó que su antiguo departamento – que proporciona cierta supervisión del dinero utilizado por organizaciones benéficas y organizaciones no lucrativas – ha sido diezmado.


Grupos como FreedomWorks y Americans for Tax Reform, que se financian en parte por las bases de las familias ricas y grandes empresas, han pedido el enjuiciamiento del IRS. Están reforzados por grupos de defensa con mucho dinero como el Club para el Crecimiento, que ha ayudado en los principales desafíos contra los republicanos que han votado a favor de impuestos más altos.


En 2014, el Club para el fondo de Acción del Crecimiento recaudó más de $ 9 millones y pasó gran parte de su ayuda a los candidatos críticos del IRS. Aproximadamente el 60 por ciento del dinero recaudado por el fondo vino de tan sólo 12 donantes, entre ellos el Sr. Mercer, quien ha dado al grupo cerca de $ 2 millones en los últimos cinco años. El Sr. Mercer y su familia inmediata también han donado más de $ 11 millones a varios súper PACs de apoyo y al senador Ted Cruz de Texas, un férreo crítico del IRS y candidato presidencial.


Otro donante prominente es el Sr. Yass, quien ayuda a dirigir una empresa comercial llamada el Grupo Internacional de Susquehanna donó $ 100,000 para el club para el fondo de Acción del Crecimiento en septiembre. El Sr. Yass es miembro de la junta directiva del liberaral Instituto Cato y, al igual que el Sr. Mercer, parece ser partidario en limitar la capacidad del gobierno sobre sus actividades económicas razón que en parte motiva su gasto político.


Pero también puede tener más que un interés pasajero en la creación de un entorno político que socava al IRS, Susquehanna está impugnando una propuesta del IRS contra una filial de la empresa que efectivamente ha repatriado más de $ 375 millones por concepto de ingresos de sus filiales ubicadas en Irlanda y las Islas Caimán en 2007, lo que les crearía una deuda tributaria de gran tamaño. (El afiliado ingresó el dinero a los Estados Unidos en los últimos años y pagó los impuestos de dividendos en él; el IRS afirma que debería haber pagado la tasa de impuesto sobre la renta ordinaria, a un costo de decenas de millones de dólares más de los que pagó.)


En junio, el Sr. Yass donó más de $ 2 millones a tres Super PACs alineados con el senador Rand Paul de Kentucky, que ha llamado para gravar todos los ingresos a una tasa fija de 14,5 por ciento. Ese cambio en sí mismo ahorraría a partidarios ricos como el Sr. Yass millones de dólares.


El Sr. Paul, también candidato presidencial, ha sugerido ir aún más lejos, llamando al IRS una "agencia canalla" y ha hecho circular una petición en 2013 pidiendo el equivalente fiscal de un cambio de régimen. "Sea pues, hemos decidido" -dice la petición escrita- , "que nosotros, los abajo firmantes, exigimos la abolición inmediata del Servicio de Impuestos Internos."
Pero incluso siendo esa campaña una posibilidad muy remota, los contribuyentes más ricos seguirán disfrutando de ventajas con respecto a todos los demás.


Para los ultra-ricos, "nuestro código de impuestos es como un barril agujereado", dijo J. Todd Metcalf, principal asesor de impuestos de los demócratas en el Comité de Finanzas del Senado. "A menos que se tape cada hoyo o se consigue un nuevo barril, este va a filtrarse."


(Artículo original publicado en The New York Times: For the Wealthiest, a Private Tax System That Saves Them Billions. Traducción Raúl Fergo/ Cubadebate)

Publicado enEconomía
Jueves, 03 Diciembre 2015 06:24

El clima, síntoma del poder

El clima, síntoma del poder

Mientras continúa la Cumbre del Clima, un informe de una ONG señaló que la mitad de las emisiones de carbono son producidas por una proporción menor de la población, el sector más rico. China promete que reducirá el 60 por ciento al llegar a 2020.

 

Tras la apertura con los 150 líderes mundiales presentes el lunes pasado, las reuniones en la COP21 de París iniciaron el ritmo pausado de las negociaciones y conversaciones técnicas. Por fuera de los debates, el informe de una ONG reveló que el 10 por ciento de la población más rica del mundo genera la mitad de las emisiones de combustibles fósiles causantes del calentamiento global, y que la mitad más pobre contribuye en un 10 por ciento. Al respecto, China prometió reducir 60 por ciento las emisiones de carbón progresivamente hasta alcanzar esa cifra en 2020. Por otro lado, los estados insulares piden una ayuda urgente a la cumbre de Le Bourget, resaltando que las personas que huyen de regiones afectadas por el cambio climático no están contempladas en el Derecho Internacional.


La desigualdad Norte/Sur sigue siendo uno de los principales obstáculos en las negociaciones de la cumbre del clima en París. El informe de la ONG Oxfam es el que subrayó que el 10 por ciento más rico de la población mundial es responsable de cerca del 50 por ciento de las emisiones de carbono, en tanto los 3500 millones de personas que conforman la mitad más pobre sólo generan el 10 por ciento de esas emisiones.


"Hemos probado que un crecimiento económico fuerte y un medio ambiente más seguro ya no están en contradicción. Eso debería darnos esperanza", había asegurado Barack Obama en la apertura de la COP21. La confianza del presidente norteamericano estriba en estudios como los del economista británico Nicholas Stern y del ex presidente mexicano Felipe Calderón, que identifican sectores que podrían sacar amplios beneficios de una reconversión ecológica de la economía. Entre los beneficiarios figuran las inversiones en eficiencia energética, energías renovables y automóviles híbridos. Eso también supondría una reestructuración profunda de un modelo basado en las energías fósiles. Y ahí la "economía verde" se toparía con otra problemática: la explotación ilimitada de los recursos naturales y la "huella ecológica" de las cadenas de producción y consumo.


Hace más de 25 años que la disputa de cómo repartir la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de ayudar a los países más vulnerables bloquea las negociaciones. "El financiamiento podría ser el acelerador para llegar", dice la ONG ActionAid. Desde 2009 se aspira que para 2020 el Norte financie la reconversión al desarrollo sostenible del Sur con 100 mil millones de dólares anuales. Pero además de los montos, en París se discute la forma en que se canalizarán mediante mecanismos transparentes para evitar que vayan a bolsillos equivocados.


En paralelo a la cumbre de París, el gobierno de China anunció que modernizará de aquí a 2020 sus centrales de carbón con el fin de disminuir sus emisiones contaminantes un 60 por ciento. El objetivo es dejar de producir unas 100 millones de toneladas de carbón bruto y evitar la emisión de unos 180 millones de toneladas de CO2 cada año. Cabe destacar que más del 70 por ciento de la electricidad se produce con carbón, del cual el gigante asiático consumió 4200 millones de toneladas en 2013.


El cambio climático para los habitantes de islas del Pacífico hace que éstas se vuelvan cada vez más inhabitables. Quienes huyen de eso no están contemplados en el Derecho Internacional. Si bien migrar es una respuesta, sólo un 25 por ciento estaría en condiciones económicas de hacerlo. En caso de sequías, aumento del nivel del mar o inundaciones, numerosas familias de Kiribati, Tuvalu y Nauru afirmaron que irían a otro lugar.


Claude Emelee, el viceprimer ministro del estado insular de Vanuatu, fue el último orador en la cumbre parisina. "¿Cuándo podremos decirles a nuestros pueblos que este padecimiento, esta locura absoluta, estas atrocidades climáticas tendrán un fin?", preguntó. Barack Obama, quien se crió en Hawai y en Indonesia, intentó ponerse de su lado: "Yo soy un chico de las islas", y afirmó que los Estados Unidos aportarán 30 millones de dólares, un vuelto, a un seguro para paliar las consecuencias del cambio climático.


Vanuatu es una de las tantas pequeñas islas que se verán afectadas drásticamente por el cambio climático puesto que, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), un aumento del nivel del mar de un metro hasta el 2100 es algo completamente posible.

Publicado enMedio Ambiente
La pobreza mundial: los errores del Nobel de Economía

El otorgamiento del mal llamado Premio Nobel de Economía (mal llamado pues no lo otorga la Fundación Nobel, sino un banco) al profesor escocés de la Universidad de Princeton, el Sr. Angus Deaton, debido a su trabajo sobre la pobreza mundial, se ha considerado (correctamente) como un indicador de la preocupación que un gran número de organismos internacionales están expresando sobre el crecimiento de la pobreza en el mundo, y su alivio de que, según la opinión optimista del Sr. Deaton, tal realidad es reversible, siendo posible que, incluso dentro del ordenamiento capitalista actual de los sistemas económicos vigentes en la mayoría de países donde se concentra la pobreza, esta puede eliminarse.

Según el nuevo Premio Nobel de Economía, se necesitaría una transferencia de fondos –relativamente menor- de los países ricos a los países pobres, junto con cambios en estos últimos, con mayor número de campañas educativas dedicadas a su población, lo que sería suficiente para que millones de personas dejaran de ser pobres. En realidad, el Sr. Deaton considera que el aumento de la escolarización ha sido el mayor motor de progreso a lo largo de los siglos, y la mayor causa de la reducción de la pobreza y del mejoramiento del bienestar de la población. Un indicador de ello ha sido el aumento de la longevidad (años de vida que una persona vivirá), que él atribuye al crecimiento de la población que tiene educación, lo cual, según el Sr. Deaton, permite a los pobres conseguir lo que se llama el capital humano, que les permitiría salir de la pobreza y ascender en la escala social.


Esta visión y entendimiento de la pobreza es ampliamente aceptada en un gran número de instituciones internacionales (que incluyen el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como una gran parte de ONGs e instituciones gubernamentales y partidos políticos de sensibilidad conservadora y liberal -sin excluir partidos políticos de tradición socioliberal, como es el caso de varios partidos socialdemócratas europeos, incluyendo, por cierto, el PSOE-). En todas estas instancias, aumentar el gasto educativo se considera condición sine qua non para eliminar la pobreza.


¿Cuál es el problema con esta definición de pobreza?


Esta visión de la pobreza, sin embargo, tiene varios problemas. Uno es definir pobreza en función del número de recursos que el individuo tiene. Este nivel de recursos se consideró por mucho tiempo que era de un poco más de un dólar al día, y que ahora ha subido a 1,9 dólares al día. Por cierto, hay que aclarar que lo que se presenta como un dólar al día no es, en realidad, un dólar al día. Para muchísimos países de un bajo nivel de riqueza, el hecho de que una persona tenga un dólar al día se consideraría que tal cantidad es más que respetable para poder vivir sin ser pobre. Ahora bien, cuando el Banco Mundial habla de un dólar al día no quiere decir que la persona tenga a su alcance un dólar estadounidense, sino que tiene la cantidad de moneda existente en el país donde vive el pobre que este necesita para poder comprar los mismos productos que se pueden comprar en EEUU con un dólar. Si en EEUU con un dólar se puede comprar una barra de pan, pues el dólar por día en la India quiere decir la cantidad de moneda india, la rupia, que se necesita para comprar una barra de pan. Esta cantidad, como he dicho antes, ha ido aumentando, pasando de 1,25 dólares al día (1.200 millones de personas, de los cuales un tercio, 400 millones son niños) a casi 2 dólares.


¿Está descendiendo la pobreza en el mundo?


En base en este criterio, se asume que el número de pobres está disminuyendo, pues hay menos gente cada año que está en esta categoría. Pero se ignora frecuentemente que ello se debe al gran crecimiento económico de India y China, que juntos suponen algo más de un tercio de la población mundial. Pero en esta nota optimista se olvida que en otras partes del mundo, como en África, hay más personas que viven en extrema pobreza ahora que hace 30 años (no solo en números absolutos, sino también en términos proporcionales).


El mayor problema, sin embargo, en esta definición de pobreza, es la manera como se conceptualiza la pobreza, la cual se define como mera ausencia de recursos. Según esta conceptualización, el problema de la pobreza es la falta de recursos por parte del individuo que es pobre. Esta definición parece razonable, pero contiene un gran error, pues se centra única y exclusivamente en los recursos que la persona tiene, sin tener en cuenta los recursos existentes en la colectividad a la cual pertenece y de los cuales la persona se beneficia. El valor de subsistencia de un dólar por día para una persona es muy distinto en una sociedad que tenga sanidad pública, por ejemplo, que en una sociedad en que el individuo que tenga que pagar para acceder al sistema sanitario. El contexto en el que vive la persona es de especial importancia para saber qué recursos tiene una persona, pues a los recursos privados (el dólar por día) hay que añadir los recursos públicos. Ni Angus Deaton ni el Banco Mundial toman en cuenta los recursos públicos que pueden condicionar que un individuo teniendo los mismos recursos privados pueda o no ser pobre, dependiendo de otros recursos de carácter público existentes en su sociedad. La definición de pobreza que ellos dan da excesiva importancia a los recursos privados, excluyendo los públicos, fijándose solo en la cantidad de recursos que el individuo puede comprar con el dinero que tiene. Esta visión privatizadora y mercantil de la pobreza es una visión sesgada que dificulta la comprensión de la pobreza.


La pobreza es un concepto relacional


Pero a este error hay que sumarle otro, consecuencia también de centrarse en el individuo sin analizar su relación con los otros individuos en la misma colectividad. Dos personas con el mismo número de recursos monetarios pero viviendo en dos países distintos pueden catalogarse como pobres en una sociedad y dejar de serlo en la otra. Que se definan como pobres o no depende de la cantidad de dinero que el individuo tenga en relación con los demás individuos en aquella colectividad. En otras palabras, la pobreza es un concepto relacional. En realidad, si todas las personas del mundo fueran pobres, no habría pobreza en el mundo, pues al no haber otras personas con otros niveles de recursos, la persona no se sentiría ni sería pobre. La pobreza, pues, depende del contexto en el que vive la persona definida como pobre. Veamos los datos.


Una persona pobre en el barrio pobre del Bronx en Nueva York, EEUU, tiene más recursos físicos y monetarios (televisión, dólares, coche, móvil, mayor espacio de vivienda, transferencias públicas de tipo asistencial, etc.) que una persona de clase media en Ghana (África). Si el mundo fuera una sociedad, el pobre del Bronx, Nueva York, EEUU, pertenecería a la clase media mundial, y la persona de clase media de Ghana pertenecería a la clase pobre mundial. Y, sin embargo (y esto es de una enorme importancia), utilizando incluso el mismo indicador que utiliza Deaton (la esperanza de vida –longevidad- para definir progreso) nos encontramos con la situación paradójica de que el pobre a nivel mundial (la persona de clase media de Ghana) vive 15 años más que la persona de clase media a nivel mundial (el pobre del Bronx). Parece paradójico que el que tiene más recursos (la persona del Bronx) y es menos pobre a nivel mundial, tenga menos años de vida que el otro (el africano de clase media) que tiene menos recursos. Y es ahí donde fallan las teorías de Deaton y de la mayoría del establishment antipobreza, que cree que pobreza es un problema individual de falta de recursos que además se puede resolver a base de educación.


La pobreza no es un concepto absoluto, sino relativo


La pobreza no es un concepto absoluto, sino relativo. Que seas pobre o no y que se te defina como que seas pobre o no, depende de dónde estés ubicado en la estructura social de un país. No se puede tomar al individuo fuera del contexto económico, político y social donde vive. Y ello nos lleva a la raíz del problema que no es la falta de recursos sino la manera como están distribuidos. La distribución de los recursos a nivel nacional, así como a nivel internacional es el tema fundamental que la sabiduría convencional sobre la pobreza reproducida por el Banco Mundial y el Sr Deaton no tocan.


Una persona pobre del Bronx en EEUU está en el fondo de la sociedad, una sociedad profundamente desigual y enormemente polarizada en la que existe poco apoyo colectivo (el Estado del Bienestar en EEUU es muy deficiente, como lo muestra que el 48% de pacientes con enfermedades terminales -es decir, que se están muriendo- estén angustiados por saber cómo pagarán –ellos o sus familias- sus facturas médicas). Es más, este pobre del Bronx está enormemente frustrado, pues la distancia social y económica de él o ella con el promedio de la sociedad estadounidense es enorme, con lo cual se ve abrumado y con pocas posibilidades de salir del fondo del pozo, lo cual crea una gran frustración y patología, responsable de su menor longevidad. La persona de clase media en Ghana, por el contrario, no está por debajo, sino por encima del promedio de la sociedad en la que vive, y por lo tanto, no tiene esta frustración y alienación frente al resto de la sociedad como resultado de la ausencia de una distancia difícil de corregir, algo que sí le ocurre al pobre del Bronx.


Es ahí donde el énfasis en transferir rentas a los pobres para resolver la pobreza es insuficiente. Es conocido entre los expertos en política social que gran parte de las medidas antipobreza que están basadas en la transferencia de fondos públicos de carácter asistencial tienen escasa eficacia en resolver dicha pobreza. Toda la evidencia existente muestra que tales transferencias públicas a las poblaciones pobres, aun cuando necesarias para aliviar la pobreza, son ineficaces para resolver esta en un país. Un tanto parecido ocurre con el énfasis en la educación como medida para salir de la pobreza. Son medidas necesarias, pero insuficientes. Lo que se requiere para eliminar la pobreza son medidas públicas altamente redistributivas, que reduzcan las distancias económicas, financieras, políticas, mediáticas y sociales, que son las causas de la pobreza. La evidencia es abrumadora en este sentido. A mayor desigualdad en un país, mayor es su pobreza. De ahí que lo que se requiere para eliminar la pobreza es la redistribución de los recursos en un país, encaminada a reducir las desigualdades, el tema que es precisamente tabú de los organismos internacionales.


De lo dicho hasta ahora, se debe concluir que enviar dinero de los países ricos a los pobres no ayuda a disminuir la pobreza, a no ser que estos recursos se dedicaran a medidas redistributivas, que raramente tienen lugar. En realidad, si los países ricos quisieran ayudar a eliminar la pobreza en los países pobres, lo podrían hacer fácilmente, ayudando a redistribuir la07enorme concentración de la riqueza que existe en aquellos países. Que no lo hagan es porque muy frecuentemente son los mayores aliados de aquellas estructuras de poder que controlan y se benefician de la concentración de la riqueza en dichos países. El lector entenderá también porque las tesis expuestas en mi artículo no tienen la visibilidad que tienen las del Sr. Deaton o del Banco Mundial, pues las primeras, con su énfasis en la redistribución, amenazan a los grupos de mayor riqueza en un país que tiene gran influencia, cuando no control, de los mayores medios de información y persuasión del país. Así de claro.

Publicado enEconomía
El 1% más rico tiene el 50% de la riqueza mundial

El 1% más rico de la población mundial ya posee tanta riqueza como el 99% restante combinado, según la proyección para 2016 de un estudio difundido en enero 2015 por Oxfam, una organización internacional sin fines de lucro que tiene como objetivo eliminar la pobreza.


Este informe fue ignorado y/o tergiversado por los grandes medios, que casualmente también pertenecen al 1%, también propietario del aparato mundial de información, entretenimiento y grandes negocios de lavado de cerebro universal. Algunas estaciones de televisión difundieron noticias del informe, pero fragmentadas y/o tergiversadas y en un horario poco amistoso, entre la 1:00 y las 4:00 de la madrugada, cuando hay escasos televidentes frente a las pantallas. Proyecto Censurado indagó en la cobertura de los medios independientes y alternativos como Guardian, Take Part y las propias páginas web de la ong Oxfam.


Para esta organización, la desigualdad extrema no es inevitable, pero en los hechos resulta de decisiones políticas y económicas establecidas y mantenidas por la élite del poder, los individuos ricos, cuya poderosa influencia mantiene el status quo amañado a su favor.


Junto con entregar las últimas cifras sobre desigualdad económica global y sus consecuencias, el estudio de Oxfam esbozó un plan de nueve puntos que los gobiernos podrían aplicar a la hora de establecer nuevas políticas para hacer frente a la pobreza y la desigualdad económica.


La proporción de la riqueza mundial que pertenece al 1% aumentó del 44% en 2009 al 48% en 2014 y se prevé que alcance el 50% en 2016. En octubre de 2014, el informe previo de Oxfam "Iguales: acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas" reveló que el número de multimillonarios en todo el mundo se había más que duplicado desde la crisis financiera de 2009. Eso muestra que los de arriba se han recuperado rápidamente, en tanto la gran mayoría de la población mundial está lejos de cosechar beneficios de cualquier recuperación económica reciente. Aún más asombroso es que las 85 personas más ricas del mundo tengan ahora los mismos haberes que la población más pobre de la mitad del mundo. "El fracaso para hacer frente a la desigualdad dejará atrapados innecesariamente en la pobreza cientos de millones", advirtieron los autores del informe.


A través de sus informes y la campaña "Iguales", Oxfam describe nueve acciones específicas para abordar la desigualdad económica:


1. Hacer que los gobiernos trabajen para los ciudadanos y hagan frente a la desigualdad extrema.
2. Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres.
3. Pagar a los trabajadores un salario digno y reducir las diferencias con las desorbitadas remuneraciones de los ejecutivos.
4. Distribuir la carga tributaria de forma justa y equitativa.
5. Subsanar los vacíos legales en la fiscalidad internacional y las deficiencias en su gobernanza.
6. 6 Lograr servicios públicos gratuitos universales para todas las personas en 2020.
7. Modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I+D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar su acceso a todas las personas.
8. Establecer una base de protección social universal.
9. Destinar la financiación para el desarrollo a la reducción de la desigualdad y la pobreza, y fortalecer el pacto entre la ciudadanía y sus Gobiernos.


Oxfam calcula que un gravamen a los multimillonarios de sólo 1,5 por ciento de su riqueza podría recaudar $ 74 mil millones de dólares al año, suficientes para llenar los vacíos presupuestarios anuales necesarios para que todos los niños vayan a la escuela y se presten servicios de salud en los países más pobres del mundo.


La cobertura corporativa de los informes Oxfam de octubre 2014 y enero 2015 fue mínima en cantidad y problemática en calidad, concluyó Proyecto Censurado. Algunas grandes cadenas de televisión corporativas, como CNN, CBS, MSNBC, ABC, FOX y C-SPAN cubrieron el informe de enero de Oxfam, según la TV News Archive. CNN ofreció la mayor cobertura con aproximadamente siete segmentos transmitidos del 19 al 25 de enero 2015. Sin embargo, estas noticias se difundieron entre las 2:00 y 3:00 de la madrugada, lejos del horario estelar. Otra cobertura que se centró en el empuje de Obama a la reforma fiscal apareció cuatro veces en segmentos de CBS y MSNBC transmitidos el 20 y 21 de enero 2015 entre la 1:00 y las 4:00 de la madrugada, con la excepción de una historia de MSNBC, emitida exactamente a las 12 de la medianoche del 19 de febrero 2015. ABC cubrió la historia una vez, el 19 de enero 2015. FOX también la cubrió una vez, el 19 de enero 2015, pero cuestionando los motivos de Oxfam para liberar el informe justo antes del Foro Económico Mundial que reúne anualmente a una buena parte del 1% en Davos, Suiza.


La revista estadounidense Forbes, especializada en el tema de las grandes fortunas, fue consistentemente crítica en su cobertura de los dos informes de Oxfam. Por ejemplo, su columnista Tim Worstall resumió en estos términos su comentario sobre el informe Oxfam de octubre 2014: "Los últimos 40 años de fundamentalismo de mercado han dado lugar a la mayor reducción en la pobreza absoluta en la historia de la raza humana. Oxfam, una organización benéfica que pretende estar preocupada por la pobreza absoluta, por lo tanto, insiste en que hay que revertir el fundamentalismo de mercado". La cobertura Forbes posterior a la emisión del informe de enero fue, si cabe, aún más desdeñosa. USA Today cubrió el informe Oxfam de enero, pero sin mencionar ninguna de las soluciones propuestas por la organización para reducir la espiral de la desigualdad.


En resumen, gran parte de la cobertura de noticias corporativas fue breve, se transmitió a horas intempestivas (ya sea por la noche o temprano en la madrugada, cuando no hay muchas personas viendo televisión), cuestionaron el informe y / o se centraron en las reformas fiscales de Obama en lugar de informar sobre los contenidos del documento de Oxfam. En contraste con la cobertura de noticias independientes, ninguna de las historias televisadas abordó detalles de los informes de Oxfam, como el plan de nueve puntos de la organización. Los estudios de Oxfam recibieron un mejor tratamiento en la cobertura de la prensa internacional.

Fuentes:
Larry Elliott and Ed Pilkington, "New Oxfam Report Says Half of Global Wealth Held by the 1%," Guardian, January 19, 2015, http://www.theguardian.com/business/2015/jan/19/global-wealth-oxfam-inequality-davos-economic-summit-switzerland.
Sarah Dransfield, "Number of Billionaires Doubled Since Financial Crisis as Inequality Spirals Out of Control–Oxfam," Oxfam, October 29, 2014, http://www.oxfam.org.uk/blogs/2014/10/number-of-billionaires-doubled-since-financial-crisis-as-inequality-spirals-out-of-control.
Samantha Cowan, "Every Kid on Earth Could Go to School If the World's 1,646 Richest People Gave 1.5 Percent," TakePart, November 3, 2014, http://www.takepart.com/article/2014/11/03/worlds-wealthiest.
Informe Oxfam de enero 2015, en español:
https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/ib-wealth-having-all-wanting-more-190115-es.pdf
Estudiantes investigadores: Izzy Michaelson (Pitzer College) and Inna Tounkel (Scripps College)
Evaluador académico: Andy Lee Roth (Pomona College)

 

Por Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, jurado internacional de Proyecto Censurado
Proyecto Censurado

Publicado enEconomía
Lunes, 19 Octubre 2015 06:51

Pobres ricos

Pobres ricos

De hecho, ha habido una lucha de clases durante los últimos 20 años, y mi clase ha ganado, declaró en 2011 el inversionista Warren Buffett, el segundo hombre más rico de Estados Unidos, y sigue siendo tal vez la frase más honesta y precisa para resumir la coyuntura actual en Estados Unidos.


No es una realidad oculta como en algunos otros países; está a la vista, de hecho, es exhibicionista: el auge de construcción de edificios residenciales de lujo está transformando el famoso perfil de Nueva York, las cadenas de tiendas, actividades, viajes, restaurantes, servicios y más para el sector de lujo no dejan de ofrecer sueños americanos para los que tienen mucho, y todos los indicadores comprueban que el 1 por ciento está hoy día mejor que nunca aquí y alrededor del planeta.


Joseph Stiglitz, el economista premio Nobel, escribió en 2011 que Estados Unidos se estaba volviendo en un país del 1 por ciento, por el 1 por ciento y para el 1 por ciento. Señaló que ese 1 por ciento concentraba casi 25 por ciento del ingreso nacional, y controlaba 40 por ciento de la riqueza total del país. Desde entonces, esta tendencia ha continuado.


Hoy día, el 1 por ciento más rico del país representa aproximadamente 1.13 millones de hogares con un ingreso promedio de 2.1 millones de dólares anuales. Pero el 0.1 por ciento más rico representa 115 mil hogares (otros cálculos dicen que son 160 mil familias) que gozan de un ingreso promedio de 9.4 millones; según cálculos del Centro de Política Impositiva.


Pero si se incluye el valor de todos sus bienes, las familias de ese 0.1 por ciento más rico son dueñas de más de 20 por ciento de la riqueza total de todos los hogares estadunidenses, o sea, casi el mismo porcentaje de riqueza en manos de 90 por ciento de las familias más pobres, según investigaciones de los eminentes economistas Emmanuel Saez y Grabriel Zucman.


A escala mundial, la tendencia es la misma. Según un informe elaborado por el banco Credite Suisse divulgado la semana pasada, el 1 por ciento más rico ahora controla 50 por ciento de la riqueza total del planeta; los investigadores dicen que es algo que posiblemente no se ha visto en casi un siglo. Oxfam, al inicio de este año, proyecta que el 1 por ciento más rico del mundo tendrá más riqueza que el 99 por ciento de los demás para 2016.


En Estados Unidos el 1 por ciento tiene toda una industria para satisfacerlos. Por ejemplo, el New York Times patrocina la Conferencia Internacional del Lujo, que aborda "los retos más críticos –y las oportunidades inesperadas– del campo de batalla del lujo hoy día". Promete que con análisis rigurosos y debate transfronterizo entre ejecutivos en jefe, economistas de prestigio, e íconos del mundo de los espectáculos y deporte, se ofrecerán vistazos cruciales, ideas frescas y nuevas estrategias para ganar los corazones y las mentes de consumidores de lujo. Uno de los páneles será una discusión sobre "las fuerzas geopolíticas, económicas y culturales que dan forma a la industria del lujo..." Entre los que ofrecerán ponencias están los ejecutivos en jefe de Chanel y Gucci, y figuras como Victoria Beckham, columnistas y editores del Times y más. Además, ¡se ofrecerán cenas en el Palacio de Versalles! ¿No fue ahí donde según la leyenda popular (pero aparentemente equivocada), la reina María Antonieta, al ser informada de que las masas se estaban encabronando por la carencia de pan, respondió: que coman pastel?


Pero aparentemente no se puede comprar la felicidad. Muchos dentro del 1 por ciento padecen de culpa por su riqueza, se sienten aislados y hasta discriminados, afirman terapeutas de ricos, según un asombroso reportaje de The Guardian. Uno de los expertos en terapia de ricos explicó al rotativo: "estamos entrenados para tener empatía, no para juzgar, y muchos de los súper-ricos –el 1 por ciento del 1 por ciento– sienten que sus problemas verdaderamente no son problemas. Pero lo son. Muchos terapeutas no les dan suficiente peso a sus asuntos".


Una sicóloga de la riqueza comentó que el movimiento Ocupa Wall Street tuvo un impacto importante y tuvo cosas importantes que expresar sobre la desigualdad económica, pero se enfocó sobre el 1 por ciento y los pintó globalmente como algo negativo. Agregó que los medios tienen parte de la responsabilidad de hacer que los ricos sientan que necesitan esconderse o sentirse avergonzados. Otra experta en sicología del dinero dice que las protestas de Ocupa o de otros grupos que denuncian la desigualdad y acusan a los ricos provocan estrés en ellos, y agregó que es muy aislante tener mucho dinero; puede dar miedo la reacción de la gente hacia ti. Estos expertos afirman que también es difícil tener amistades si eres rico, porque no sabes si tus amigos te aprecian a ti o a tu dinero, y que eso lleva a que sólo se relacionen con otros mega-ricos o que oculten que son ricos. Pobres ricos.


Mientras los ricos buscan terapia para abordar sus problemas, uno de cada seis estadunidenses batalla con el hambre, unos 46 millones viven en la pobreza y las cifras crecen; millones laboran por un salario mínimo que no logra cubrir la canasta básica para una familia, y la deuda de todos se multiplica. Mientras algunos ricos aparentemente tienen que ocultarse, millones de pobres son obligados a vivir como invisibles en este país.


A la vez, en este ciclo electoral –algo nutrido por la presencia de Bernie Sanders, en particular– el tema de la desigualdad y el poder corruptor de la clase multimillonaria están en el centro del debate político. Vale recordar que en una encuesta del Centro Pew del año pasado, los estadunidenses opinaron que la mayor amenaza en el mundo hoy día es la creciente brecha entre ricos y pobres.


Recuerda una vieja canción estadunidense de la gran depresión que fue resucitada y actualizada por Bruce Springsteen y Ry Cooder, la cual cuenta de los desastres económicos y los manejos engañosos de los poderosos, y concluye con el estribillo (y título de la canción): ¿Cómo puede un hombre pobre aguantar tales tiempos y vivir?


youtube.com/watch?v=zZ2yrgCsuaM&index=1&list=RDzZ2yrgCsuaM
youtube.com/watch?v=6efQ_GyQW3o.

Publicado enInternacional
El 1% más rico tiene tanto patrimonio como todo el resto del mundo junto

2015 será recordado como el primer año de la serie histórica en el que la riqueza del 1% de la población mundial alcanzó la mitad del valor del total de activos. En otras palabras: el 1% de la población mundial, aquellos que tienen un patrimonio valorado de 760.000 dólares (667.000 euros o más), poseen tanto dinero líquido o invertido como el 99% restante de la población mundial. Esta enorme brecha entre privilegiados y el resto de la Humanidad, lejos de suturarse, ha seguido ampliándose desde el inicio de la Gran Recesión, en 2008. La estadística de Credit Suisse, una de las más fiables, solo deja una lectura posible: los ricos saldrán de la crisis siendo más ricos, tanto en términos absolutos como relativos, y los pobres, relativamente más pobres.


En La gran brecha, qué hacer con las sociedades desiguales (Taurus, 2015), uno de los últimos libros de Joseph E. Stiglitz, el Nobel de Economía utilizaba una poderosa imagen de Oxfam para ilustrar la dimensión del problema de la desigualdad en el mundo: un autobús que transporte a 85 de los mayores multimillonarios mundiales contiene tanta riqueza como la mitad más pobre de la población global.


Hoy, a esta impactante imagen, plenamente vigente, se añaden otras que dejan patente la creciente inequidad entre los privilegiados y el resto del mundo: uno de cada cien habitantes del mundo tiene tanto como los 99 restantes; el 0,7% de la población mundial acapara el 45,2% de la riqueza total y el 10% más acaudalado tiene el 88% de los activos totales, según la nueva edición del estudio anual de riqueza hecho público este martes por el banco suizo Credit Suisse, elaborado con los datos de patrimonio de 4.800 millones de adultos de más de 200 países.


¿Qué ha causado este nuevo aumento de la brecha? La entidad financiera apunta a la mejora de los mercados financieros: la riqueza de los más acaudalados es más sensible a subidas de precio de acciones de empresas y otros activos financieros que la del resto de la población. En el último año, los índices de referencia de los mercados de los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses, el Eurostoxx 50 y el S&P 500, avanzan más de un 10% en el último año.


Otro dato apoya la tesis del aumento de la inequidad: aunque el número de muy ricos (aquellos que tienen un patrimonio igual o superior a los 50 millones de dólares) se ha reducido en cerca de 800 personas desde mediados de 2014 por la fortaleza de la moneda estadounidense frente al resto de grandes divisas, el número de ultrarricos (aquellos que tienen 500 millones o más) ha repuntado "ligeramente", según Credit Suisse, hasta casi 124.000 personas. Ni siquiera el ajuste por tipo de cambio es capaz de contrarrestar su aumento. Por países, casi la mitad de los muy acaudalados reside en EE UU (59.000 personas), 10.000 de ellos viven en China y 5.400 tienen residencia en Reino Unido.


A la vista de los datos, no es de extrañar la satisfacción que mostraba este martes el máximo responsable de Gestión de Patrimonios de Credit Suisse para Europa, Oriente Medio y África, Michael O'Sullivan: su negocio no ha dejado de crecer desde el estallido de la peor crisis desde la II Guerra Mundial. "La nuestra es una industria en pleno crecimiento, la riqueza seguirá su trayectoria al alza". Sus previsiones no pueden ser más elocuentes. El número de personas con un patrimonio superior al millón de dólares crecerá un 46% en los cinco próximos años, hasta los 49 millones de individuos.


Toda la riqueza mundial en su conjunto, en cambio, crecerá hasta 2020 a un robusto pero inferior 39%. En España, el número de ciudadanos con un patrimonio superior al millón de dólares (algo menos de 900.000 euros) ascendía a mediados de este año a 360.000 personas, un 21% menos que en la misma fecha de 2014. España es el noveno país que mayor número de millonarios pierde en el último ejercicio. Al igual que en el resto de la eurozona, la evolución se ve distorsionada por la debilidad del euro frente a la moneda estadounidense.


La clase media china ya es la más numerosa en el mundo


China, el mejor exponente de los años dorados de los emergentes que empiezan a tocar a su fin, ya es el país del mundo con más ciudadanos de clase media. Según el informe anual de riqueza mundial de Credit Suisse, 109 millones de residentes en el gigante asiático poseen unos activos valorados entre 50.000 y 500.000 dólares —44.000 y 440.000 euros, respectivamente—, el rango que establece el banco helvético. Esta cantidad equivale al ingreso medio de casi dos anualidades y ofrece una protección "sustancial" frente a la pérdida del empleo, una caída brusca en el volumen de ingresos o un gasto de emergencia.
Aunque la distribución de la renta en China dista mucho de ser igualitaria, la expansión de la clase media ha seguido un camino paralelo a la evolución de su economía: a mayor crecimiento —el gigante asiático ha crecido a doble dígito ocho de los últimos 20 años y se ha convertido en la imagen del milagro emergente— más ciudadanos en la banda media de renta. En 2015, el Estado asiático superó a EE UU (92 millones) como el primer país por número de personas de clase media. Japón (62 millones de habitantes de clase media), Italia (29 millones), Alemania (28 millones), Reino Unido (28 millones) y Francia (24 millones).


Diferencias regionales


Por regiones, el 46% de la clase media mundial vive en Asia-Pacífico; el 29% residen en Europa, cuna del Estado de bienestar, y el 16%, en América. En términos relativos, en cambio, Norteamérica —con Estados Unidos y Canadá a la cabeza— se erige como máximo exponente de la clase media, con un 39% de los adultos dentro de este apéndice, seguida por Europa, donde uno de cada tres mayores de edad son clase media. La proporción se desploma en América Latina (11%) y en Asia Pacífico, la región más poblada del globo y en la que solo uno de cada 10 habitantes entra dentro del rango establecido por Credit Suisse.
Según las cifras de la entidad financiera, 664 millones de todo el mundo pueden ser considerados de clase media, solo el 14% de la población adulta global. De esta cifra, 96 millones de personas (el 2% del total) tiene una riqueza valorada en más de medio millón de dólares.

Publicado enEconomía
Sábado, 01 Agosto 2015 05:22

Lo que encubre la palabra democracia

Lo que encubre la palabra democracia

Desde Bonn, Alemania


Se dieron a conocer públicamente los dineros que han cobrado como sueldo los presidentes ejecutivos de las empresas alemanas en el año pasado. Es increíble. Tanto dinero a personas en una democracia. Ni qué hablar lo que cobran los ejecutivos norteamericanos que superan por mucho lo que ganan sus colegas alemanes. La lista se inicia con el presidente ejecutivo de la empresa fabricante de automóviles Volkswagen, M. Winterkorn, 15 millones de euros. Es decir más de 1 millón por mes. Luego viene B. McDermott (SAP) con 7,9 millones; K. L. Kley (Merck) 7,8 millones, N. Reithofer (BMW) 7,2 millones, D. Zetsche (Daimler) 7,1 millones, J. Fitschen / A. Jain (Deutsch Bank) cada uno 7,1 millones, K. Rorsted (Henkel) 6,7 millones, M. Diekmann (Allianz) 5,9 millones, P. Terium (RWE) 5,7 millones, F. Appel (Deutsch Post) 5,5 millones, J. Kaeser (Siemens) 5,5 millones, H. Hiesinger (TyssenKrupp) 5,4 millones, K. Bock (BASF) 5,4 millones, S. Heidenreich (Beiersdorf) 5,0 millones, M. Dekkers (Bayer) 4,9 millones, B. Scheifele (Heidelberg Cement) 4,7 millones, E. Degenhart (Continental) 4,4 millones, J. Teyssen (Eón) 4,3 millones, H. Hainer (Adidas) 4,3 millones, U. M. Schneider (Fresenius) 4,2 millones, N. von Bomhard (Munich RE) 4,1 millones, R. Powell (Fresenius Medical Care) 4,0 millones, T. Hoettges (Telecom) 4,0 millones, R. Francioni (Deutsch Boerse) 3,7 millones, M. Zachert (Lanxess) 3,4 millones, W. Buechele (Linde) 3,2 millones, M. Blessing (Commerzbank) 3,1 millones, C. Spohr (Lufthansa) 2,3 millones, N. Steiner (K+S) 2,1 millones, R. Ploss (Infineon) 2,1 millones.


Es decir, haciendo resumen, los ejecutivos ganan 53 veces más que un empleado. Esto ha originado gran discusión en Alemania. Luego hay otra cifra muy sugestiva: las ganancias del último año de los poseedores de los establecimientos crecieron en porcentaje más que el aumento que obtuvieron los ejecutivos y los empleados en general. Esas ganancias subieron un 6,8 por ciento.


Pero esto no es nada, el nivel de ingreso de los ejecutivos en los Estados Unidos deja muy atrás a los europeos. En promedio, los capos de las empresas norteamericanas han llegado a una suma que alcanza a los 15,1 millones de euros. El máximo ganador es el nuevo jefe de Microsoft, Satya Nadella, con un total de 63,4 millones calculados en euros.


Ese es el capitalismo mientras en sus grandes ciudades se ve la miseria, la falta de trabajo. Más todavía, el último ataque a la Igualdad lo han hecho los empresarios alemanes que quieren terminar con las ocho horas de trabajo. Sí, aquel gran triunfo de hace un siglo de los sindicatos obreros, cien años después quiere ser eliminado. Se basan los empresarios en que el sistema de computación ha aligerado todos los trámites y permite más velocidad, más trabajo y menos cansancio. Increíble la conducta empresaria. Más dinero para los ejecutivos y más horas para los dependientes.


No sólo eso. Aunque parezca mentira, los últimos cables desde Estados Unidos revelan que aumenta día a día la pobreza de los niños en ese país.


Dicen los cables: "A pesar del momento positivo de la economía en Estados Unidos, viven hoy aquí más niños pobres que en la gran recesión de 2008". Esto está comprobado en un trabajo de la Annie Casey Foundation. En 2013 vivía en la pobreza el 22 por ciento de los niños en Estados Unidos. En 2008, esa cifra era del 18. El número de pobres entre los afroamericanos y los indios se ha duplicado. Los más grandes problemas sociales existen en el Sur y Suroeste de EE.UU. y, sin embargo, por ahora el candidato a próximo presidente de Estados Unidos por el Partido Republicano mejor ubicado es el multimillonario Donald Trump, que se distingue por sus ataques a los mexicanos y con toda arrogancia habla de los millones de dólares que ha logrado juntar. Donald Trump está primero en las encuestas.


¿Es esto democracia? ¿Acaso la democracia es cuestión sólo de dinero?


Lo que llama la atención es la situación en las dos Alemanias, es decir en lo que antes fue la Alemania comunista y hoy es parte de la Alemania unida. Y lo que fue la Alemania del oeste bajo el dominio aliado. Se comprueba que en el territorio de lo que fue la Alemania comunista se tienen más hijos. Un estudio llamado "Así la va la unidad" señala: "Los resultados nos han sorprendido a todos". En primer término las cifras económicas dan que pensar. La producción en el este alcanza sólo a los dos tercios de la Alemania del oeste. Esto se basa en que en la Alemania del este existe mucho menos gran industria y la consecuencia es que la desocupación en el este es de un once por ciento, lo que significa alrededor del doble que en la Alemania del oeste, y eso a pesar de la enorme emigración que hubo del este al oeste. El ciudadano medio de Alemania del este alcanza apenas dos tercios de las entradas de un alemán occidental.


Se nota que mientras la sociedad esté dividida en clases, la lucha no se termina. El sindicalismo debe allí tener su palabra y su alerta. En una nota titulada "Alegría en destruir", el científico norteamericano Ethan Zuckerman sostiene que vivimos en una época en la que el poder de las instituciones está amenazado y señala: "Es un motivo para alegrarnos". Y señala que en Estados Unidos las instituciones están perdiendo fuerza por falta de apoyo.


"Se nota –dice– en que la juventud ya no va a votar, y tampoco gran parte de la población. Sólo un 24 por ciento de la población sostiene hoy que le tiene confianza al gobierno." En 1964 ese valor era del 77 por ciento. Hay de pronto una búsqueda de cambiar el mundo. Ojalá se logre.

Publicado enEconomía
Jueves, 09 Abril 2015 11:45

Vidas paralelas

Vidas paralelas

Paradojas


Las vidas de los seres humanos pueden ser muy diferentes en el mundo actual, sumido en las más elevadas desigualdades de la historia reciente. En América latina, según una encuesta de Gallup, el 55 por ciento de los hogares están preocupados por no poder pagar la educación de sus hijos. A pesar de los progresos, en la Unasur hay 167 millones de pobres, entre ellos 74 millones de indigentes, y el PNUD estima que hay 200 millones adicionales que son vulnerables. Emergieron recientemente de la condición de pobres, pero no son clase media todavía. Si sufren contingencias como una enfermedad o hay crisis económica, pueden volver a la pobreza.


Podemos agregar otro riesgo significativo: muchos de los vulnerables caerán debajo de la pobreza, si sus gobiernos cambian de políticas, y dejan de lado las políticas contracíclicas en la actual contracción del Producto Bruto Mundial y el de la región, y regresan a la ortodoxia económica.


La preocupación extrema por la educación (como por otros temas prioritarios, como la salud, tener trabajo, la vivienda) tiene bases muy concretas. Según las cifras recientes, con avances, el 20 por ciento de los niños abandonan la escuela despues de terminar la primaria. En la secundaria hay alta deserción. La universidad sigue muy distante de los hijos de los pobres. Menos del 10 por ciento del 20 por ciento más pobre de la población ingresa en la universidad. En el 20 por ciento más rico es del 50 por ciento. Si se toman los jóvenes de 25 a 29 años, en el 20 por ciento más pobre sólo termina la universidad el 1 por ciento; en el 20 por ciento más rico, el 27 por ciento.


Hay otros sectores que tienen preocupaciones muy distintas de las de los 367 millones de pobres y vulnerables (59 por ciento de la población). Están atentos a las ofertas de un nuevo mercado en ebullición, las "industrias de lujo". Se está realizando en México un nuevo congreso sobre luxury para "individuos de alta riqueza". Lo organizan consultoras especializadas en este mercado, hoteles de lujo, empresas aéreas, marcas de whisky y otras. En la agenda figuran temas como: "Globalizando las marcas de lujo", "El crecimiento de la riqueza global y del consumo de lujo en mercados emergentes y en desarrollo", "Las relaciones crecientes entre lujo, tecnología y socialmedia", "Cómo incrementar las ventas en escenarios adversos". La pregunta central planteada es si "algunos se preguntan si el luxury es una manera de vivir o una tendencia efímera".


La industria del "luxury" próspera


No es una anécdota más. Los organizadores refieren que el mercado de lujo en América latina vende 50 mil millones de dólares anuales. Señalan que tiene grandes ventajas. Así los márgenes son del 23 por ciento, mucho más elevados que en otros mercados. La demanda se mantiene muy alta, porque los compradores "no dependen de la situación económica para seguir consumiendo". Estiman que para 2020, con las ventas digitales y accediendo a un nuevo nicho, los que ganan mucho, pero no son muy ricos todavía, se pueden agregar 40.000 millones de dólares, casi duplicándolo. Es una tendencia internacional que acompaña a la superconcentración del ingreso actual. De acuerdo con un estudio del Boston Consulting Group, las ventas de mercaderías de lujo superan ya los 1,8 millones de millones de dólares. Con una cifra mucho menor se podría salvar la vida de los seis millones de niños que mueren anualmente por desnutrición, falta de agua potable e instalaciones sanitarias y por no tener las vacunas necesarias, entre las razones principales.


Según el informe 2014 de Wealthex and UBS World Ultra Wealth cuyos clientes son "los ultrarricos", los que tienen más de 30 millones de dólares son sólo el 0,004 por ciento de la población mundial, y sus bienes son más de dos veces el PBI de EE.UU, la principal economía mundial. Sólo en propiedades tienen más que el PBI de la India.


En América latina, según dicho reporte, hay 14.805 y tienen 2,2 millones de millones de dólares.


Las desigualdades latinoamericanas


El ascenso de la industria del lujo está ligado a lo que sucede con la desigualdad y al eficiente marketing que hay en derredor suyo. Su impactante expansión en América latina tiene que ver con la magnitud de las desigualdades. De acuerdo con el Banco Mundial, el coeficiente Gini de distribución de los ingresos era, en las más recientes mediciones, el 52,0 frente al 44,7 de Asia, y el 34,7 de Europa del Este y Asia Central. Doblaba los de Noruega, 26,6; Dinamarca, 26,9; y Finlandia, 27,8. El más alto en la región lo tiene Honduras, 57,4, seguido por Guatemala, 52,4. La pobreza en Honduras es de 64,5 por ciento y en Guatemala de 53,7 por ciento y se eleva a 80 por ciento en sus municipios rurales.


Se puede cambiar con reformas sociales profundas. Argentina, que en los '90 había casi superado los 50 puntos en el índice de Gini, tenía según la Encuesta Permanente de Hogares del tercer trimestre de 2013, 39,6, el más bajo de la región, seguido de Uruguay con 41,3. Ecuador pasó, de 2010 al 2012, de 49,3 a 46,6.


De un lado, 50.000 millones de dólares anuales en la región en luxury, cuyo motor principal, dicen quienes lo marketean, es actualmente la venta de "experiencias personales". Del otro lado, el recrudecimiento, frente a la crisis económica internacional y sus efectos sobre la región, de las propuestas de volver a las políticas ortodoxas, y hacer más miserable aun la vida de los pobres, y empujar hacia abajo a la pobreza a muchos de los recién emergidos.


Urge restablecer igualdad para que no se reproduzcan paradojas como la que significa la magnitud y el ascenso del luxury. El abanico de políticas posibles es muy amplio, y la región ha mostrado mucha capacidad para montar con eficiencia gerencial programas sociales en escala inédita, como entre otros la Asignación Universal por Hijo en la Argentina, conducido por la Anses (3.600.000 niños protegidos), y Bolsa Familia (11 millones de familias beneficiadas) y Hambre Cero en el Brasil, que son referencia internacional. Junto a la profundización de las políticas contracíclicas se requerirá avanzar en la reforma fiscal, en donde temas como seguir reduciendo la evasión y gravar como corresponde la industria del lujo, entre otros, parecen ineludibles.


De lo contrario, mientras unos buscan "experiencias personales únicas" de viaje y diversión y hacen culto de la ostentación, otros están atrapados en la "trampa de la pobreza" que describe la Cepal en su reciente informe sobre las perspectivas económicas 2015: "En tan sólo 20 minutos de diferencia en el metro de Lima, mientras que en San Borja Sur el 70 por ciento de los estudiantes de segundo grado de primaria son capaces de comprender lo que leen, en Parque Industrial sólo menos del 30 por ciento lo consigue. Resultados similares se observan para el metro de Santiago, confirmando una alta transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad".


* Acaba de aparecer en portugués Cómo combatir la pobreza y la desigualdad, prologada por el ex presidente Lula, y en inglés la obra que escribió con el Nobel Amartya Sen Primero la gente (Eudeba).

Publicado enEconomía
Sábado, 28 Marzo 2015 05:55

La democracia del dinero

La democracia del dinero

La democracia del dinero. Un tema para discutir ya. En Alemania, todos los años se reinicia esta discusión. Acaban los diarios de publicar la gran noticia: "Los gerentes alemanes ganan más que nunca", y se trae la lista. Para no creer en una democracia. El que más gana es el gerente general de la empresa automovilística Volkswagen, Martin Winterkorn, que en 2014 obtuvo 15,9 millones de euros. Algo increíble, seis por ciento más de lo que percibió en 2013. El segundo en cobrar más es Dieter Zetschke, presidente de Daimler-Mercedes Benz, con 14,4 millones de euros anuales, cinco por ciento más que el año anterior. En tercer lugar, nada menos que el director del correo alemán, Frank Appel, con 9,6 millones de euros, 22 por ciento más que en 2013; luego Ulf Schneider, de la empresa Fresenius, con una ganancia anual de 9,2 millones de euros, 70 por ciento más que en 2013; luego Kurt Bock, de BASF, 7,8 millones, 54 por ciento más que en 2013; luego Kasper Rorsted, de Henkel, con 7,7 millones; Joe Kaeser, de Siemens, con 6,7 millones; Martin Dekkerss, de Bayer, con 6,7 millones; Elmar Degenhardt, de Continental, y Anshu Jain, del Deutsche Bank, ambos con 6,2 millones anuales cada uno.


Increíble. Una sociedad que se dice democrática, donde los jubilados y desocupados viven con 500 euros mensuales. Mientras bajo el mismo cielo hay gente que gana millones. ¿Es democracia esto? Sí, Alemania es considerado el país más democrático de Europa. Es como para ir al espejo de casa y sacarse la lengua a sí mismo. Aquí la ironía llega ya a sus límites: Grecia, con el nuevo gobierno de izquierda, manifestó ante Europa su imposibilidad de pagar sus deudas al Mercado Común Europeo. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, le respondió que les rebaje los sueldos a los jubilados. Es increíble, sí, es que los jubilados griegos tienen fama de ser los que mejor están en Europa. Pero, ¿qué sentido tiene que una sociedad democrática les quite a sus jubilados para pagar deudas exteriores? Democrático, el ministro.


Debe comenzar ya la gran discusión sobre lo que es democracia. No puede ser que se llame democrático a un país donde hay personas que ganan millones y otros que tienen apenas para comer, si lo tienen. Democracia, ante todo, debe significar Libertad en Igualdad. Lo repetimos siempre, cabe una vez más nuestro Himno Nacional de 1813: "Ved en trono a la noble Igualdad. ¡Libertad, Libertad, Libertad!". Es como para cantárselo a estos ejecutivos alemanes en pleno rostro. No es democrático un régimen donde algunos ganan millones y otros –y no son pocos– reciban apenas monedas. Hablo de Alemania, pero en Estados Unidos las diferencias son peores. Lo que ganan los ejecutivos de las empresas es el triple o más de lo que ganan los ejecutivos alemanes.


Las empresas tienen un argumento cuando se les reprochan esos altos pagos: "Si no se les paga eso los managers se van a Estados Unidos donde los atraen con mejores sueldos". Sí, los ejecutivos norteamericanos, como decimos, ganan dos o tres veces más que lo que reciben los alemanes en su país. Quiere decir que el "mal de la democracia", con las diferencias sociales tan grandes, viene de ese ejemplo de llamada democracia. En 2014, el ejecutivo que en Estados Unidos ganó más dinero fue Robert Iger, del consorcio Walt Disney, que obtuvo unos 32,1 millones en euros, para comparar con el ejecutivo alemán de más ganancias: 15,9 millones de euros.


Además, a los ejecutivos se les pone a disposición autos con choferes y se les pagan todos los gastos de comunicación.
Son todas fórmulas económicas inspiradas en el ejemplo de Estados Unidos, que siguen imponiéndose con su forma de actuar en el mundo entero.


Todo pertenece al reino de la hipocresía. El que es rico "por algo será", es el principio ético que vale. No se estudia, por ejemplo, cómo el poder somete y cómo las posibilidades de llegar a los sueldos vienen a ser el único fin moral de la sociedad.
Por supuesto, esa forma de cambiar la Etica por la "capacidad de producción" o la capacidad de ganar más es el fondo de la ideología capitalista. Que –y esto lo repetimos una vez más– se basa en la democracia del voto. Y del ciudadano que cree que ya con poner el papel en la urna es un democrático. La realidad de nuestra democracia es que hay partidos políticos que tienen millones y otros que dependen apenas del bolsillo del obrero.


Alguna vez el pueblo argentino saldrá a la calle cantando ese increíble "Ved en trono a la noble Igualdad. ¡Libertad, Libertad, Libertad!" y hará valer esos principios tan soñados por aquellos hombres de Mayo como Moreno, Belgrano y Castelli.


Hay un ejemplo en el mundo: el pueblo armenio que –desde que los turcos cometieron ese horrible crimen del genocidio armenio con más de un millón y medio de víctimas– no dejó nunca en todo el mundo de reclamar justicia. Y eso ha tenido su eco. Nadie ya puede negar ese crimen tan cobarde y absurdo. Por ejemplo, la Iglesia Católica Argentina, por primera vez en su historia, dio una misa en la Catedral por las víctimas armenias en aquel holocausto. La misa fue ofrecida por el cardenal Marco Aurelio Poli. Y estaba presente el arzobispo de la Iglesia Apostólica Armenia para Argentina y Chile, monseñor Mouradian. Por su parte, el papa Francisco anunció que oficiará una misa en la Basílica de San Pedro por las víctimas armenias, el 12 de abril próximo. Y para el 24 de abril próximo, a las 19.15, se organizó un acto religioso en "reconocimiento de los mártires del genocidio armenio" en el convento de Santa Anna Kloster, Munich, donde actuará el coro de mujeres de Geghard, Armenia.
La movilización constante de todo un pueblo a lo largo de un siglo ha tenido ese reconocimiento. Sólo así, con la gente en la calle, lograremos un mundo sin miserias, sin niños con hambre y en Libertad.

Publicado enSociedad
Jueves, 27 Noviembre 2014 18:23

"Hay que deshacerse del PIB"

"Hay que deshacerse del PIB"

Cobró relevancia internacional cuando el expresidente venezolano Hugo Chávez recomendó su lectura a los delegados de la Cumbre sobre Cambio Climático de Conpenhague en 2009, pero su obsesión por los efectos de la actividad del hombre sobre el medio ambiente había comenzado bastantes años atrás, impactado por las consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl. Desde entonces, este reputado periodista francés del diario Le Monde, que ha trabajado también para Courier International y La Recherche, ha dedicado su obra a denunciar cómo el beneficio de unos pocos tiene consecuencias devastadoras para los recursos que deben sustentarnos a todos. En sus dos ensayos (Cómo los ricos destruyen el planeta, 2007 y Para salvar el planeta salir del capitalismo, 2009), Hervé Kempf plantea la necesidad de abordar la crisis ecológica desde una perspectiva de justicia social porque "sólo reduciendo las desigualdades se podrá salir de ella".

 

En un encuentro en Madrid con motivo de unas conferencias en La Casa Encencida, el autor charla con Público sobre el estado actual del capitalismo y las revueltas sociales que parecen rechazarlo, así como de las alternativas políticas que se articulan para salir de "la situación histórica grave" en la que vivimos.


Usted afirma que "el capitalismo está por concluir su corta existencia" ¿Hay evidencias de esto hoy por hoy?


Considero que el capitalismo hay que analizarlo como "forma" histórica y no como sistema intelectual. Es una "forma" histórica como lo fue la república romana que se terminó convirtiendo en imperio para deshacerse al cabo de 300 años. Pasó lo mismo con la Edad Media. El capitalismo comenzó un poco antes de la revolución industrial y llegó a su apogeo en los años 90 convirtiéndose en el sistema económico que se aplica en todo el mundo.

Pero ahora ha entrado en una fase de debilitamiento profundo, de disolución progresiva, porque la ideología y la filosofía capitalista han dejado de proponer horizontes. Por ejemplo, en los años de la Guerra Fría, estaba claro que había una dinámica del concepto capitalista asociada al concepto de democracia que era una verdadera batalla ideológica para combatir el comunismo en las regiones soviéticas. En los años 90 había igualmente una dinámica extremadamente fuerte del pensamiento capitalista, que enarbolaba el individualismo, la innovación y también una idea de la prosperidad para todos. No ya para los países que estaban acostumbrados a un cierto bienestar y para las sociedades de consumo, sino para todos los países del mundo, Rusia, China, etc. Ahora está claro que ya no estamos en esa situación. El capitalismo ya no proyecta una imagen de futuro.


Y por otro lado, es evidente que no puede hacer frente a la cuestión ecológica, lo que quiere decir que la lógica del mercado no ha podido resolver ese problema. Por el contrario, la situación actual del capitalismo es la de un estado donde hay una enorme desigualdad. Hemos llegado a unos niveles de desigualdad extremadamente grandes y que crean unas situaciones de tensión social extremadamente fuertes. Y el capitalismo no acierta a salir de esa situación, está estancado. No puede salir sin destruir el medio ambiente.


Además, hay una situación que corresponde a lo que yo llamo la oligarquía, una pequeña minoría de gente que quiere mantenerse y que no acepta una repartición social más justa.


En los últimos años hemos visto importantes movimientos de protestas en Suramérica, en España, en Grecia, en Portugal y en otros muchos países contra este sistema establecido. ¿La sociedad está tomando conciencia?

 

Es difícil de decir. Diría que depende de cada país. Lo que es seguro es que hay un malestar extremadamente grande. La multiplicación de la rebelión que pasa de un país a otro es también muy impresionante. Desde 2010 y 2011 hemos pasado a una situación de tensión permanente, como cuando el fuego se extiende de un lugar a otro. En comparación, los 90 y los años 2000 han sido bastante tranquilos. Las revueltas en los países árabes, las revueltas en Chile en 2011 que fueron muy importantes, el movimiento social en Quebec, Brasil el año pasado, Turquía... movimientos que agitan profundamente a la sociedad china, que agitan también a la sociedad india, el movimiento de los indignados que comenzó en España y que ha pasado un poco a Francia pero más a EEUU, los acontecimientos violentos que se produjeron en Grecia contra las políticas de austeridad, las revueltas bastante frecuentes que se producen en Francia por cuestiones ecológicas... todo eso muestra que hay un malestar muy grande, lo que quiere decir que hay una amplia capa social de diferentes países que ya no acepta el sistema, que consideran que el sistema dominante no responde ya a sus aspiraciones.


Pero que eso se traduzca en una conciencia social, que era tu pregunta, yo no lo creo. Porque el sistema de la oligarquía mantiene el control mediático, que es el que actualmente tiene la capacidad de influir en la opinión pública. Controlan la tele, la radio... y por lo tanto forman la opinión. Controlan también la publicidad, con un baño constante que es parte también de la cultura común y que irriga poderosas imágenes que nos hacen entrar en el juego de una serie de aspiraciones populares.


Mi percepción es que todavía no existe una alternativa lo suficientemente fuerte para transformar esta rebelión y rechazo del sistema en un enfoque positivo, en una visión política lo suficientemente fuerte y convincente.


¿Tampoco en España? No sé si está al tanto del panorama político aquí...


No me atrevo a hablar mucho del caso de España porque lo conozco poco. Estoy atento a ver qué pasa con Podemos, pero prefiero ser prudente.

 

España es un país muy interesante porque entre 1990 y 2000 se vivió un entusiasmo por el capitalismo que la sociedad asoció a la salida del franquismo por un lado y al descubrimiento de la libertad, de la economía y de la prosperidad, por otro. Pero también fue una época en la que hubo una especulación financiera enorme, unos niveles de endeudamiento gigantes, unos daños ecológicos muy importantes por el crecimiento inmobiliario delirante, ese aeropuerto construido para nada... en fin, especulación pura. Además se produjo ese desvió del partido socialista que, como todo partido socialdemócrata europeo o americano, se ha convertido en un sucedáneo de la corriente neoliberal.
Y bueno, ahora estamos en plena resaca de la crisis de 2008 que se traduce por algo nuevo que es Podemos. Pero no puedo decir nada porque la lectura política no está muy clara todavía, tengo que estudiarlos. ¿Son un poco como Beppe Grillo en Italia? ¿Hay realmente una visión política clara?

 

Hay un sentimiento general de malestar, de desigualdad, de que las élites ya no defienden el interés general sino los intereses de una casta. Pero si ese malestar no se traduce en un discurso político fuerte que defienda la ecología y justicia social, se corre el riesgo de derivar esa necesidad hacia corrientes que podemos calificar de extrema derecha, es decir, identitarias, nacionalistas. Y es una situación delicada.
Pero no conozco lo suficiente a Podemos como para hablar de ello. Solo puedo decir que su nacimiento es una gran noticia y que interesa mucho en Francia, sobre todo a todos aquellos que somos de izquierdas, seguimos con atención la evolución de Podemos.


En cualquier caso, los datos siguen mostrando que los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, incluso después de la crisis económica global. La desigualdad no ha hecho otra cosa que crecer. ¿Hay razones para el optimismo?

 

No sé si hay razones para el optimismo o no. Estamos ante una situación histórica muy grave. Es importante decir que detrás de la cuestión ecológica se plantea la cuestión de la justicia social a nivel global.


Pienso que hay dos escenarios posibles. Está el escenario de la oligarquía autoritaria donde ante las tensiones sociales y ecológicas, las clases dirigentes se crispan cada vez más evolucionando hacia un autoritarismo más grande, un control de los medios más fuerte, una reducción de las libertades públicas, la criminalización de los movimientos sociales y ecologistas y que además trata de desviar la tensión social hacia chivos expiatorios como los inmigrantes, los extranjeros, etc. Y este escenario no es una posibilidad, sino que es un escenario que está comenzando a producirse, con tensiones cada vez más fuertes que se manifiestan también en el plano internacional. Si permanecemos en un sistema donde es necesario el crecimiento a toda costa, donde el ecosistema se mantiene a costa de un fuerte consumo material, la tensión y la competición por los recursos serán cada vez más fuertes.

Y por otro lado hay un segundo escenario posible y que, a mi entender, es el de la igualdad de oportunidades, que es el escenario optimista. Es aquel de la ecología justa con una sociedad fuertemente transformada que diga "podemos hacerlo de otra manera". Pero para que esa transformación sea posible hace falta adaptarla al conjunto de la cultura, no sólo a la sociedad y a la economía, sino a la cultura misma de la vida cotidiana que se transforma para aceptar esta nueva idea de la igualdad global.Esto quiere decir que yo, como español o francés, no tengo derecho a tener más que un africano o que un boliviano.


Ahora estamos volviendo a tiempos de conflicto. Pero el hecho de que haya conflictos no significa necesariamente que sean violentos. Pero para responder a tu pregunta sobre si debo ser optimista o no... bueno, en cualquier caso, la sociedad humana durará... pero, ¿Podremos salir de esta adaptación histórica necesaria sin mucho sufrimiento ni violencia?


Creo que hay algo muy importante también y es que estamos cambiando de época y el conjunto de las sociedades humanas está empezando a darse cuenta de que son una misma sociedad. Ahora sabemos que a consecuencia de la globalización pertenecemos a la misma sociedad, tenemos una enorme cantidad de rasgos culturales en común, cada vez más... y si hay algo que une profundamente a la sociedad humana es la cuestión ecológica, porque la única manera de resolver el cambio climático es todos juntos. Ese aspecto unificador me hace pensar que hay razones para el optimismo y que la gravedad de la situación en la que estamos nos puede conducir a articular lógicas de solidaridad y de cooperación y en consecuencia de transformación en las relaciones sociales.


China y EEUU acaban de firmar un histórico acuerdo para reducir sus emisiones contaminantes en el futuro. ¿Qué opina de esto?


El análisis que yo hago es que lo más importante no es tanto el acuerdo firmado entre China y EEUU, sino que por primera vez China, al más alto nivel, ha dicho: "reduciremos las emisiones". Y eso, desde que comenzaron las negociaciones climáticas en el 92, no había sucedido. El discurso de China era: "vosotros lo ricos sois los responsables del cambio climático y nosotros necesitamos crecer, así que solucionad el problema". Por eso lo que se ha conseguido es muy importante. Podemos criticar que hablen de 2030 porque 2030 queda lejos, pero acordaron limitar las emisiones y eso es importante. Es importante el compromiso de China y para mi es un punto de inflexión con respecto a todas las negociaciones climáticas anteriores.

 

Luego el acuerdo puede resultar insatisfactorio, pero sin duda es el comienzo de que las lógicas de cooperación se están estableciendo. Y precisamente son lógicas de cooperación entre dos países que años antes hubieran dicho "¡Nosotros somos rivales!". No significa que ahora todo esté arreglado, pero estamos ante una lógica de cooperación.


A la vez, no deja de ser un acuerdo decepcionante porque es un acuerdo entre dos oligarquías: Obama hace lo que puede, pero es la representación del país más oligárquico que existe. Yo acostumbro a decir que EEUU ya no es una democracia, sino una oligarquía en el buen sentido del término. Y también podemos apreciar una visión oligárquica de China, los especialistas emplean el término oligarquía o incluso el de plutocracia.


En cualquier caso, quiero resaltar que las dos mayores potencias del mundo han acordado que la cuestión climática es lo suficientemente importante como para empezar a hacer algo al respecto.


¿Está la sociedad condenada a decrecer?


Yo no empleo el término decrecimiento. ¿Por qué? Primero porque eso produce miedo en la gente. Y segundo porque el crecimiento se refiere al PIB y el PIB mide la actividad humana, pero no el impacto que esa actividad humana tiene sobre la naturaleza, el impacto ecológico. Por tanto, hay que deshacerse del PIB porque no tiene en cuenta el aspecto que se ha vuelto más importante, es decir, la cuestión ecológica. Así que no hablo de crecimiento o de decrecimiento, lo que hace falta es cambiar el indicador que nos permite medir aquellos aspectos que conforman la buena salud de una sociedad. Uno no tiene que preguntarse si cree o no cree en el decrecimiento, sino qué es lo que asegura el bienestar de una sociedad y si ese indicador está en armonía con la naturaleza y el medio ambiente. Eso es lo esencial. Y me refiero a los países ricos, no a los pobres. Pero eso será imposible si no conseguimos reducir antes las desigualdades en el seno mismo de la sociedad.

Publicado enEconomía