Viernes, 24 Enero 2014 16:20

Se amplía y radicaliza movilización en Colombia

Escrito por LUIS I. SANDOVAL M.*
Valora este artículo
(2 votos)
Concentración en La Plaza de Bolívar - Diciembre 13 de 2013Concentración en La Plaza de Bolívar - Diciembre 13 de 2013

El paro no existe, Presidente
Juan Manuel Santos.

 

El paro existe y resiste,
graffiti en la Carrera 7ª de Bogotá.

 

La semana del lunes 9 al viernes 13 de diciembre de 2013 será memorable en Colombia1. Ante la destitución por el Procurador General Alejandro Ordóñez de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá, en razón de supuestas irregularidades en el cambio de política pública de basuras en la ciudad, la gente salió masivamente a la calle, para concentrarse en la Plaza de Bolívar en defensa del Alcalde que se atrevió a tomar acciones frente al oligopolio privado en defensa de lo público.

 

Movilización intermitente, pero sostenida

 

Este no es un episodio aislado, o sin antecedentes, que aparezca súbitamente. Al contrario, forma parte de una serie de oleadas de acción colectiva y protesta social ocurridas en los últimos cinco o seis años, con persistencia y calidad notables, algunas de las cuales –como la del 9 de abril de 2013 por Paz, Democracia y Defensa de lo Público– contaron con el apoyo de la administración distrital2.

 

Durante los 40 meses de gobierno del presidente Santos (agosto de 2010, hasta diciembre de 2013, tomaron cuerpo cerca de quince (15) grandes acciones de masas (ver cuadro), es decir, una cada dos o tres meses en promedio, protagonizadas por estudiantes, maestros, jueces, trabajadores de la salud, campesinos sin tierra o desplazados, mujeres victimizadas por el conflicto, opciones sexuales, defensores del ambiente y recursos naturales, inconformes con diversos proyectos gubernamentales (sostenibilidad fiscal, regalías, justicia...), afectados por las secuelas de los 16 Tratados de libre Comercio (TLC) firmados hasta ahora, partidarios de la salida política del conflicto...

 

Como se puede deducir de estos hechos, importantes capas de la población de estratos bajos y medios están perdiendo el miedo a salir a la calle con el propósito de incidir en políticas públicas básicas y de cambiar la forma de gobernar y de conflictuar (darle trámite democrático a los conflictos, sobre todo los de tipo social) en el país.

 

Todas las formas y manifestaciones de acción colectiva se realizan en procura de garantizar derechos y profundizar la democracia social y política. Ello ocurre no obstante antecedentes de represión y exterminio que están vivos en la memoria colectiva, y a pesar de la capacidad de agresión, presente y activa, que conservan las bandas criminales herederas del paramilitarismo, solo parcialmente menguado. Una especie de civilismo radical democrático se abre camino en el país al tiempo que el gobierno nacional y los movimientos insurgentes avanzan en diálogos de paz con miras a terminar el conflicto armado y entrar, con sufrida e incierta esperanza, en una fase de paz duradera.

 

A esta saga, intermitente pero sostenida de movilización y protesta, es a la que me refiero cuando hablo de movilización democrática sostenida. En un texto de 2005 observé: "Colombia es un país democrático que practica en rito inexorable la democracia política electoral, pero que es incapaz de asimilar dinámicas sustantivas de democratización social con movilización popular. Colombia es un país democrático, pero donde sistemáticamente se reprime la protesta social y se extermina a la oposición política... Colombia tiene una economía democrática, pero en ella la concentración de la riqueza, el ingreso, la tierra y la propiedad accionaria es cada día mayor"3.

 

Esto es lo que ahora parece comenzar a cambiar por el accionar de movimientos y multitudes de composición diversa y fragmentada, pero que paulatinamente tienden a constituirse en sujeto político plural articulado. Lo que aquí se sostiene es que esa dinámica es una tendencia real con enormes posibilidades en el presente y en el inmediato futuro.

 

Características de la movilización

 

Las características principales de la acción colectiva -étnica, popular, social y ciudadana- que asciende y desciende sin cesar, pueden sintetizarse de la siguiente manera:

 

1. Está en proceso una resistencia múltiple, referida a puntos neurálgicos de las nuevas estrategias del capitalismo neoliberal con alcance y sentido programático para los sectores populares.
2. La movilización que en curso tiene un carácter radicalmente civilista, asumiéndose explícitamente como alterna a las armas, no como convergente con ellas, sin que se torne contrainsurgente.
3. Se trata de movilización con deliberación, con capacidad de mandato y de legislación que florece como minga, congreso y constituyente... Es movilización deliberante y deliberación itinerante que protesta, deroga, propone y legisla...
4. La movilización no es simplemente reactiva, cada vez fortalece más los propósitos y las maneras de llenar el espacio social y el territorio con proyectos de democracia, desarrollo, autonomía y convivencia; claramente se genera una lógica multiforme de vida en oposición a una lógica multiforme de muerte.
5. En algunos casos se trata de movilización que a nivel local y regional crea gobernabilidades alternativas (alcaldías, cabildos, constituyentes, presupuestos participativos, políticas públicas, etcétera) y prefigura así el Estado como movimiento social, Estado local claramente diferenciado del Estado nacional.

 

En síntesis aún más apretada, apuntando al método que parece estarse forjando para desarrollar una acción colectiva cualificada, podría decirse que estamos ante un fenómeno de movilización, deliberación y mandato, ante la construcción social y democrática de políticas públicas, ante la posibilidad de un nuevo proceso constituyente desde abajo y desde la periferia, como agudamente lo intuyó Gustavo Petro (13 de diciembre) al relacionar la movilización que sale en apoyo de la Bogotá Humana con la movilización diversa en objetivos y plural en actores de los meses y años anteriores.

 

Proceso constituyente no solo en sentido de pactar sobre lo fundamental para hacer viable la sociedad, sino ante todo –en esta fase– en el de facilitar que los ciudadanos y ciudadanas, y sus formas asociativas y de acción colectiva, se constituyan en sujetos autónomos y soberanos. Sujetos con capacidad de fijarse objetivos en función de sus intereses y de tomar decisiones sin dependencia de ningún otro actor o sujeto social, aunque sin duda en interrelación e interlocución con otros actores en su propio campo, o en contradicción y oposición con otros que ejercen supremacía sobre el conjunto de la sociedad4.

 

Observación de Isabel Rauber

 

El proceso de construcción progresiva de sinergia –casi siempre lenta, excepcionalmente rápida–, entre múltiples resistencias originadas en el contexto de conflicto, modelo económico neoliberal, déficits y malformaciones protuberantes de la política predominante es lo que Isabel Rauber identifica como la emergencia y construcción de nuevo sujeto social, histórico y político. Estas sus palabras escuchadas el 25 de abril pasado en Bogotá5:

 

"Quiero marcar (...) el tema del sujeto plural, múltiple, pero no solamente por la diversidad sino por sus dimensiones extraparlamentarias y parlamentarias de su quehacer, donde lo estratégico está dado por la direccionalidad del sujeto colectivo en función de cambio de civilización que no es la tarea del gobierno, no puede ser porque el cambio civilizatorio trasciende generaciones y siglos, habrá que ver que es lo que en función de ese cambio profundo de civilización se puede hacer en determinado periodo histórico y esa es la tarea del componente parlamentario, pero hay alguien que tiene que estar afuera y decir, queremos más y más, eso se llama traccionar el proceso, se llama lucha de clases, se llama estado fundamentado. No es que usted ganó las elecciones y ya se acabó la contradicción. En últimas el sujeto es plural, no es sólo la clase obrera, el sujeto está fragmentado y necesitamos articularlo.

 

"No hay fórmula para Colombia, la forma como se desarrolla el proceso acá determinará el proceso de articulación. Esta construcción de articulación es un desafío: abrir la puerta a la diversidad y la interculturalidad, la diversidad en un paradigma común...".

 

Esta cita in extenso de Rauber nos deja exactamente en el sitio y el momento en que estamos hoy en el país: acción de masas sostenida, gobierno alternativo en Bogotá, gobierno de elites neoliberales modernizantes en el nivel nacional, conversaciones de paz, proximidad de un proceso electoral que nos conducirá a tener un nuevo Congreso y un nuevo (o reelegido) presidente de la República.

 

Es en ese contexto en el que tenemos el reto de avanzar en la profundización de la democracia y en el que cobra un papel central y definitivo la amplia movilización democrática en curso. En el método de esa construcción se combinan movilización, deliberación, mandato y ahora también voto.

 

Mirar con nuevos ojos

 

Cuando la gente se toma la calle en plan de tomar la palabra es porque le interesa hacerse oír en un debate público y busca cambiar el curso de políticas públicas. Cuando ello ocurre está apareciendo en la sociedad otra forma de democracia: la movilización democrática o democracia de movilización que lleva consigo la participación en profundidad poniendo contra las cuerdas, sin pretender suprimirla, a la democracia de representación (gobierno, congreso, partidos).

 

El fenómeno para algunos parece fuera de los cánones del juego democrático, pero no es así si se atiende a un concepto cabal e integral de democracia y a la experiencia de siglos en el mundo y en el país.

 

El historiador inglés Eric Hobsbawm hizo notar que las marchas callejeras son votos con los pies que equivalen a los votos que depositamos en las urnas con las manos. Ello porque los que marchan eligen una opción, protestan contra algo y proponen algo. La acción colectiva en la calle o en recinto cerrado, como acto clamoroso de multitud o como acto cultural, simbólico, expresivo, comunicativo, en ocasiones artístico, de construcción de discurso, expresa una diferencia u oposición, afirma una identidad, transita de un asunto particular a un enfoque más general, y cuando se sostiene en el tiempo va adquiriendo visos de movimiento social.

 

Claro, si en la sociedad democrática no se produjeran estas oleadas de movilización por causas justas no habría democratización, es decir no habría la presión necesaria para hacer efectivos derechos consagrados ni la fuerza e inventiva para crear nuevos derechos. En otras palabras, para tener una sociedad genuinamente democrática no basta que haya democracia como ejercicio de libertades públicas, se requiere que haya democracia como posibilidad de avanzar en condiciones de igualdad, dignidad y calidad de vida, y ello supone, como palanca fundamental, la movilización social con todo lo que ella implica.

 

Las sociedades se incomodan con los movimientos y aún los consideran perjudiciales. Solo cuando triunfan reconocen sus bondades y asimilan sus conquistas a la cultura e institucionalidad vigentes. Arduo trabajo, a veces toma décadas y aún siglos. Como las ocho horas de trabajo, el sufragio universal, la igualdad de derechos hombre mujer.

 

Temerosas de la movilización recurrente las élites colombianas, en cabeza del ministro de Defensa, se han adelantado a presentar proyecto de ley que pretende impedirla protesta social. Críticos dicen que con esta iniciativa se criminaliza el derecho de opinión ¿Criminalización de la protesta? Inclusive se denuncia un mico que permitiría que quienes apoyan las protestas sean detenidos aun cuando no cometan delito alguno6.

 

La movilización civiliza las sociedades

 

Con protestas y movilización se han civilizado las sociedades que hoy conocemos como modernas, avanzadas y democráticas. Toda Europa, Estados Unidos y América Latina son fruto de movimientos y revoluciones que les dieron la independencia, la libertad, la democracia y cierta igualdad7. La historia de la contienda política muestra cuál es el objetivo y sentido del griterío o algarabía de la marcha callejera que a veces parece incomprensible.

 

En Colombia está tomando auge la movilización democrática o civilismo radical democrático. Un nuevo sujeto plural y un nuevo proyecto de democracia en profundidad están surgiendo desde abajo. Si este radicalismo popular, social y ciudadano se sostiene, si no es sometido al extermino, puede ser el determinante de la paz integral, justa y duradera.

 

Bogotá, diciembre 17 de 2013,
aniversario de la muerte del Libertador Simón Bolívar.

 

* Investigador Social, Columnista de El Espectador, Presidente Colegiado de Redepaz, Coordinador del Centro de Estudios DEMOCRACIA HOY. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
1 Al entrar a imprenta este texto ya ocurrió la marcha del 10 de enero que corrobora el actual impulso a la movilización por objetivos de tipo democrático.
2 Las consignas de la marcha del 9 de abril de 2012 giraron alrededor de paz, democracia y defensa de lo público.
3 Democratizar la Democracia es el Proyecto, en Por un Bloque Alternativo de Poder en Colombia, Fica, Bogotá, 2005, pp. 89 y 90.
4 Ver texto del autor Transición y Constitución – Camino a la II República, Periódico Desde Abajo, Edición Nº 192, Junio de 2013.
5 Isabel Rauber estuvo en Bogotá en la tercera y cuarta semanas de abril de 2013 cumpliendo compromisos académicos y esa fue la ocasión para realizar sendos talleres por parte de la Escuela de Educación Popular Orlando Fals Borda y del Centro de Estudios Democracia Hoy; los temas tratados fueron respectivamente Formación de liderazgos colectivos (18 de abril) y Proyecto político y sujeto plural en la transición (25 de abril).
6 Felipe Morales Mogollón. El Espectador, 11 sept. 2013.
7 Un ejemplo de acción colectiva frustrada fue la del movimiento que lideró en los años 40 del siglo XX Jorge Eliécer Gaitán y que ilustra muy bien William Ospina en su reciente obra Pa´que se acabe la vaina (pág.125). Un ejemplo de acción colectiva eficaz fue la del movimiento negro o por libertades civiles en los Estados que lideró hace 50 años Martin Luther King y cuyo programa e ideario se expresó en el famoso discurso Yo tengo un sueño – I Have a dream – pronunciado al cierre de la Marcha sobre Washington el 28 de agosto de 1963.

 


 

Recuadro

 

Cronología de la protesta social en el gobierno Santos (2010-2013)*

2011 febrero. Un paro nacional de camioneros se levantó por la tabla de fletes. Fueron 15 días de fuertes protestas y parálisis de la economía nacional. El vicepresidente Angelino Garzón intervino y logró negociar.

2012 julio. En el norte de Cauca el movimiento indígena, cansado de vivir en medio del conflicto armado, organizó una desmilitarización de sus territorios y sacó parcialmente de los mismos a la Fuerza Pública y a la guerrilla.

2013 junio. El paro en el Catatumbo se alargó por más de 50 días. Cuatro muertos y decenas de heridos dejaron las protestas. Con algunos reconocimientos mínimos el paro fue levantado. Con una mesa conjunta prosiguió la discusión de las reivindicaciones de los campesinos de esta área del país.

2011 octubre. El anunció del gobierno de impulsar una reforma educativa universitaria desató un paro general de estudiantes. El sector educativo salió a las calles y 45 universidades cerraron sus puertas. En noviembre el gobierno depuso su pretensión.

2012 diciembre. Cuando el país entraba en el furor de fin de año, los funcionarios de la Rama Judicial se declararon en paro, exigiendo un ajuste salarial aplazado por décadas. La protesta tuvo fuertes consecuencias y al final el gobierno cedió. El paro cesó en enero de 2013.

2013 agosto. Paro agrario y popular. En este paro convergen campesinos, cafeteros, cacaoteros, paperos, arroceros, algodoneros, trabajadores y usuarios de la salud, transportistas, mineros, estudiantes, junto a las principales expresiones organizadas de la izquierda y del sindicalismo. Este paro se realiza ante el incumplimiento por parte del gobierno de acuerdos con varios sectores y por la situación calamitosa que vive la mayoría de la población y productores rurales -medianos y pequeños- a raíz de los tratados de libre comercio.

2012 febrero. A finales de febrero se inició una movilización contra el proyecto hidroeléctrico en El Quimbo (Huila). Las protestas dejaron heridos por decenas. Circularon videos e imágenes impresionantes de los enfrentamientos. Nunca se llegó a un acuerdo.

2013 febrero. El peor paro enfrentado por el gobierno fue el cafetero, al que se le pegaron los cacaoteros, los arroceros y los lecheros. Al final el Ejecutivo tuvo que ofrecer grandes paquetes de subsidios.

2013 noviembre. Mujeres por la paz. El 22 de noviembre las mujeres realizaron movilizaciones en las principales ciudades del país para decirle SÍ al proceso de Paz y NO a las violencias contra las mujeres. La consigna central que agitaron: “Terminemos la guerra, Construyamos la paz”.

2012 febrero. Los controladores aéreos del aeropuerto El Dorado de Bogotá montaron una operación tortuga en reclamo de mejores condiciones laborales. El paro colapsó todos los vuelos del país y desató una crisis con el gobierno.

2013 mayo. En Boyacá y Cundinamarca se decretó el paro de los productores de papa. El saldo: 70 detenidos, 16 heridos y $2.000 millones de pérdidas. El Gobierno tuvo que destinar más de $40.000 millones para conjurar la crisis.

2013 diciembre. El 9 de diciembre se conoció la decisión del Procurador General de la Nación de destituir e inhabilitar al alcalde de Bogotá o por 15 años. El hecho es asumido como una extralimitación de funciones, una violación de la Constitución y una afectación grave del pluralismo y el juego democrático. Se produce una ola de indignación y movilización ciudadana durante toda la semana que culmina el viernes 13 con una inmensa acción colectiva que llena varias veces la plaza de Bolívar de la capital de país.

*   Fuente: Prensa Rural, 30 de junio de 2013. Complementos del autor de este artículo.

Información adicional

  • Autor:LUIS I. SANDOVAL M.*
  • Edición:198
  • Sección:Movimientos sociales
  • Fecha:Enero 20 - febrero 20 2014
Visto 7279 vecesModificado por última vez en Viernes, 24 Enero 2014 16:30

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.