Sábado, 23 Agosto 2014 22:45

¡Qué viva el Chucu-chucu!

Escrito por PEDRO MIGUEL TAPIA
Valora este artículo
(4 votos)

 
2014, año de luto. Durante lo que va corrido de este año han muerto tres representantes del llamado Chucu-chucu o música tropical: Fernando Jaramillo, fundador de Los Tupamaros, en enero; Nelson Henríquez, con su Combo, en los primeros días de marzo, y Renato Capriles, fundador de Los Melódicos, en julio. Venga un homenaje a la música que bailan en cualquier época del año hasta los muertos.

 

Definir lo qué es el Chucu-chucu es una empresa de sabios, una empresa de titanes de la música, así que por ahora intentemos arrojar algo de luz sobre lo qué es este tipo de música y el por qué le gusta tanto a los colombianos así digan que no.

 

No siempre bailaron salsa

 

Fue por allá en 1965, cuando a Cali llegaban los primeros pasos de la salsa, con la visita a su Feria de los salseros mayores Richie Ray y Bobby Cruz. Pero no siempre se bailó en la Sultana la salsa.

 

Por ese entonces había un escritor y cinéfilo llamado Andrés Caicedo, autor de la novela Que viva la música que cuenta episodios de ésta en Cali. Dentro de lo escrito relata unos momentos de tensión en un concierto donde hacen presencia los referidos salseros y Los Graduados del 'loco' Quintero. Entonces, relata el escritor, que al lado de la sagrada salsa tenían que escuchar "el vulgar sonido paisa".

 

Ese "vulgar sonido paisa" de "Los Hispanos" y "Los Graduados" es al que después llamaron de forma despectiva Chucu-chucu. Las definiciones sobran: para algunos es todo lo que no sea salsa; para otros es todo la música del Caribe interpretada por orquestas del interior, música que es muy simple y que bailan arrastrando los pies. Como esta música está acompañada de güiro y guacharaca entonces le dicen "raspa-raspa" o, también, que es música tropical tocada por orquesta moderna también llamada raspa, guasca, o raspacanilla.

 

Escribió Caicedo en su novela: "Ricardo Ray alternaría con el comodón Nelson y sus Estrellas y los infames Graduados de Gustavo Quintero".

 

Para Andrés Caicedo debía realizarse una campaña de higiene mental para hacer desaparecer esa música de la faz, no solo de Colombia sino del sistema solar. Según cuentan, nunca fue verdad que en Cali despreciaran a Los Hispanos, Los Graduados, a Nelson Henríquez o La Billos.


El hecho es que aún hoy no hay fiesta colombiana, ecuatoriana, peruana, mejicana, venezolana, que se haga sin ritmos del Chucu-chucu.
Los tres artistas-músicos muertos en esta primera parte del 2014, fueron cultores de ese tipo de música, hoy también llamada "tropical". Fernando Jaramillo, fundador de Los Tupamaros, quienes primero incursionaron en la música andina, interpretando "Esperanza" y "Cachipay", para pasar a la caribeña, con grabaciones como "Los amores de Petrona" y "Enamorado te voy a querer", y luego la tecno tropical donde están en la memoria "Túmbalo", "La chica gomela", "Música-música" y, en fin, ¿quién no se ha bailado "El vacano", "Sobre las olas", "Patacón pisao" o "La brujita"?

 

Su sintonía con el pueblo fue tal que Los Tupamaros se ganaron un Congo de oro en el carnaval de Barranquilla con la canción "Negrito tapetusa" y también con "El bombo atrás", transformado casi en himno.


Por su parte Nelson Henríquez fue muy famoso. Ganó varios congós de oro en el mismo carnaval barranquillero, así como distinciones en la feria de Cali; puso de moda ese himno caribeño llamado "Mi vieja Barranquilla", de Esther Forero.

 

Están presentes en la memoria popular, "Quisiera y no quisiera", "Mentirosa", "Engañadora", "Muchacha de quince", "La cometa", "A Medellín", "La saporrita", "Espiga de amapola".

 

¿Si recuerdan "Rio Magdalena que raudo pasa viajando, rio Magdalena de mi Colombia querida"?, esta canción la pusieron de moda Los Melódicos de Renato Capriles.

 

Desde su fundación en 1958 por Renato Capriles, hasta su muerte, Los Melódicos tuvieron una discografía de más de 140 álbumes. Capriles fue, como Jaramillo, renovador, llamó a cantar a mujeres en un momento que no estaba muy bien visto: en Los Melódicos han cantado 17 mujeres y en Los Tupamaros algo similar.

 

Género popular

 

Según los paisas, el Chucu-chucu es un porro cuadriculado, algo fácil de bailar para un montañero. Es un género popular por excelencia que, igual que los jeans, entre más desteñidos mejor. Entonces, no es porro ni cumbia, no es paisa pero parece, no es mazamorra pero parece pepitoria. Hay diferentes tipos de Chucu-chucu: rural, urbano y venezolano.

 

Eran los años 60 de la anterior centuria. Fue la época de un toque llamado "Billo", proveniente de La Billos, con golpe de tumbadora, al estilo paisa. Grupos de ese entonces Los Golden Boys, Los Black Stars, Los Claves, Los Éxitos, Los Teenagers, con su canción que hasta hoy se canta: "Hoy enredé en tu balcón un lazo verde esperanza, con la esperanza de verlo prendido en tu pelo mañana en la plaza"("La cinta verde"), y esa otra canción "Adonay", y después Los Hispanos y: "quien la ve tan linda, quien la ve tan bella, quien la ve tan presumida, si anoche baile con ella".

 

Los grandes sacerdotes de los inmortales rituales del Chucu-chucu o música tropical: La Billos Caracas Boys, Los Melódicos, Nelson y sus estrellas -llamado el Galán de la salsa-; Nelson Henríquez, Emir Boscan y los Tomasinos, Los Blanco, Pastor López, Willy Quintero, Lucho Bermúdez, Pacho Galán, Los Hispanos, Los Graduados, El Combo de las Estrellas, Tito Rodríguez, Los Corraleros del Majagual, entre otros muchos y los ya nombrados en esta memoria musical.

 

Renacer y el recicle

 

Con Carlos Vives tomó camino un periodo de regreso a este estilo de música popular, pero sobre todo aparecieron los recicles como Iván y sus Bam-Band, que usa la música de Los Corraleros del Majagual; luego vienen los recicles del archiduque del Chucu-chucu venezolano, Pastor López, y luego la música de Nelson y sus Estrellas. Balboa Records recicla los 30 éxitos de La Billos. Nada nuevo, entonces aparecen Los 50 de Joselito, quienes han vendido casi un millón de copias de música Chucu-chucu con un estilo joven, fiestero y más de estos tiempos.

 

Todo esto en las décadas de 1980 y 1990, en donde también incursionan Vallenet, Sonkolao, Ola 2000, Los Gemelos, etcétera, reciclando los éxitos de esta música de los años 60 y 70.

 

El neo Chucu-chucu

 

Surge en Medellín a finales de la década de 1990, con Puerto Candelaria, que hace algo llamado Chucu-chucu undreground o también llamado Chucu-chucu jazz. También la banda Gordo´s Proyect que hacen Chucu-chucu fashion y, Los Parlantes que hace una música más apaisada, popular. Algunas canciones de Monsieur Periné también son Chucu-chucu moderno.

 

No hay duda, más allá de lo que digan escritores y especialistas el Chucu-chucu no ha muerto. Suena el clásico, y también el neo, que vale la pena ser escuchados.

Información adicional

  • Autor:PEDRO MIGUEL TAPIA
  • Sección:205
  • Fecha:Agosto 20 - Septiembre de 2014
Visto 4982 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.