Miércoles, 24 Septiembre 2014 11:19

¡Ese toro sí está bravo!

Escrito por LUIS GUTIÉRREZ
Valora este artículo
(0 votos)
¡Ese toro sí está bravo!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera como ésta trata a sus animales"

MAHATMA GHANDI.

 

Taurinos y defensores de los animales están de lidia, la corrida aún no termina.

Tras la decisión de la Corte Constitucional de volver a dar vía libre a las fiestas bravas, los taurinos embisten a defensores de animales y el tema de las corridas de toros vuelve sobre la arena de la vida pública nacional. A raíz de una huelga de hambre por parte de ocho novilleros en las puertas de la Plaza Santamaría (exigiendo, según ellos, el derecho al trabajo digno y la libre expresión) y una tutela radicada por la Corporación Taurina en contra de la Alcaldía de Bogotá, por la terminación unilateral del contrato para el préstamo de la Plaza para las fiestas bravas.

La decisión quedó en manos de la Corte Constitucional, quien finalmente falló a favor de los taurinos, dando un plazo de seis meses para reanudar las fiestas bravas. Sin embargo, según estudios del Distrito, la plaza de Santamaría tiene serios problemas estructurales, estando por debajo de los niveles de seguridad, por lo que requiere, según los estudios, año y medio para su restauración y un costo aproximado de 7.000 millones de pesos.

Según Carlos Lizarazo, novillero en huelga de hambre, "el supuesto problema estructural de la plaza, es una jugada de la alcaldía para dilatar las corridas [...] y que el alcalde está en la obligación de acatar el fallo", por lo que mantendrán la huelga "hasta ver el primer toro en el ruedo". Felipe Negret, vocero de la Corporación Taurina, asegura por su parte que realizarán estudios independientes para corroborar o no, el diagnóstico hecho por el Distrito sobre el estado actual de la Plaza.

Por su parte, animalistas y organizaciones afines, con el apoyo de la ciudadanía que está en contra de estas prácticas1, pretenden dar la estocada final a toreros y taurinos.

Fueron varias las iniciativas para prohibir las corridas2: recolección de firmas, plantones y movilizaciones. Sin embargo, no fue suficiente.

Según Andrea Padilla, vocera de Anima Naturis "para superar a jueces y Congreso, que no están preparados para abordar responsablemente este tema", se requiere "apelar a un mecanismo de democracia directa como es la consulta popular".

A diferencia de las corridas de toros, quien pone término aquí es la sociedad; ejerciendo su derecho a la participación directa, tal como lo señala la llamada "constitución verde".

 

Arte o barbarie

 

El arte es algo que está constantemente en evolución, es plástico como nuestro cerebro, de ahí que haya sido puesto en tela de juicio a lo largo de la historia.

Picasso fue criticado por la libertad con que hacía y expresaba su arte, y no es para menos, rompió con una tradición, una manera de pensar y actuar, incluso puso en cuestión la noción de "la verdad en el arte". Esta libertad dio paso al posmodernismo, que por un lado brindó a los artistas una sensación de libertad y desapego de los conceptos establecidos y, por otro, condujo el arte "al vacio".

Varias han sido las críticas realizadas al arte contemporáneo, justamente por no representar "nada". Tal fue la polémica instalación del artista Habacuc en la Bienal de Honduras en 2007, en la cual, supuestamente, deja morir de hambre un perro amarrado a una pared frente a un texto hecho con "comida para perros".

Ciertamente una "buena" obra de arte debe generar un impacto, una transformación en el espectador, a tal punto, si es el caso, de producir repulsión. Sin embargo, cabe preguntarse: ¿Hasta qué punto el arte es arte? Y por más sofisticado que éste sea, ¿se justifica la muerte de un animal para querer significar algo?, o peor aún, ¿por puro placer del espectador?

 

Cultura y tradición

 

Las culturas llevan sus tiempos4 en formarse, pero esto no justifica que todas las culturas y tradiciones sean o estén acordes a nuestra época, es por ello que no extraña el dicho de que "El tiempo no pasa en vano".

Para no ir muy lejos, la esclavitud, el servilismo eran (¿o son?) parte de nuestro legado histórico pero no por ello hoy son reivindicables las prácticas sociales inscritas dentro de estas expresiones socio-económicas. De igual manera, formas de machismo provenientes y prevalecientes dentro de las culturas indígenas, hoy están cuestionadas y deben replantearse, si de verdad queremos la igualdad dentro de estos pueblos, así como la real posibilidad del pleno goce y libertad para las mujeres.

La muerte como espectáculo, la guerra (con todo y sus promotores), disuenan en la actual coyuntura nacional que va en busca de la paz. Conflicto, enfrentamiento, muerte y rupturas, siempre van a existir, ¿por qué deben ser practicadas o suceder de manera macabra? ¿Acaso somos macabros?


Los animales

 

Para algunas culturas indígenas, y subculturas urbanas, los animales son considerados "seres sintientes". Según la etología5 "existen comportamientos espirituales e incluso religiosos entre muchos animales", así como "el arte está presente y formas sofisticadas de organización (enjambres)".

Tal apreciación conlleva una nueva relación con los animales/naturaleza, y por lo tanto una transformación de la cultura, en contravía de la ingenua pretensión de poner al ser humano por encima de la misma naturaleza.

Finalmente, como se menciono antes, es la sociedad quien mide y decide el porvenir de las corridas de toros; pues "no es la ley la quien cambia la realidad, sino que fundamentalmente la realidad tienen que estar ajustada a la ley"6.

  1. Según varias encuestas, un promedio del 70% de los colombianos.
  2. En su momento, 2 de septiembre, fueron entregadas en la Corte Constitucional 26.163 firmas, hoy suman más de 37.000.
  3. Yolanda Puyana Villamizar.
  4. El tiempo en la poesía ¿Hubo un tiempo sin tiempo?: Hubo un tiempo, hace ya mucho tiempo, en que el tiempo aun no tenía su tiempo... Poema Zelta, La Montaña Gris.
  5. Parte de la biología que estudia el comportamiento de los animales en su propio ambiente.
  6. "La cultura no es humana". Carlos Eduardo Maldonado. Artículo publicado por desde abajo.

Las fiestas bravas en la literatura

En la literatura, los toros de lidia tienen su primera aparición en El Quijote, en aquel pasaje en el cual éste va a tener un destemplado encuentro con unos toros que son llevados a las fiestas bravas: "para mí no hay toros que valgan, aunque sean de los más bravos que cría Jarama en sus riveras".

 

 


Orígenes

La tauromaquia, o lidia de toros, es una práctica que data como espectáculo desde el siglo XII en el Mediterráneo y la península Ibérica. La relación del hombre con el toro o uro*, se remonta a la prehistoria, al periodo Paleolítico; En pinturas rupestres halladas al norte de España, en la zona cantábrica, se evidencia este contacto de los cazadores con los toros salvajes. Los cuales, al parecer proveyeron a los cazadores de alimentación, ropaje y herramientas.

Incluso para algunas civilizaciones posteriores trascendió a ser un símbolo de culto religioso.

Hoy en día la tauromaquia se practica en algunas regiones de España, en el sur de Francia, en México, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia

 

* Bóvido salvaje muy parecido al toro, pero de mayor tamaño, que habitó Europa central y cuya especie se extinguió en 1627.

 

 

Información adicional

  • Antetítulo:A PROPÓSITO DE CORRIDAS DE TOROS, TAURINOS Y ANIMALISTAS
  • Autor:LUIS GUTIÉRREZ
  • Edición:206
  • Sección:Opinión
  • Fecha:Septiembre 20 - octubre 20 de 2014
Visto 1729 vecesModificado por última vez en Miércoles, 24 Septiembre 2014 15:36

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.