Martes, 23 Junio 2015 11:57

El ciego que no quería ver

Escrito por DAIANA GONZÁLEZ NAVAS
Valora este artículo
(0 votos)
El ciego que no quería ver

El pasado 14 de mayo el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) aprobó la suspensión del uso de glifosato en Colombia, un químico utilizado para la erradicación de la planta de coca en el país desde hace tres décadas y que, desde el inicio de su utilización, contó con pruebas insoslayables que requerían el cumplimiento de principio de precaución.

 

La decisión tomada, además de ser el resultado de la recomendación realizada por el Ministerio de Salud que evidenciaba la probabilidad cancerígena del glifosato, ha sido vista, por distintos creadores de opinión como una necesidad política que busca satisfacer una de las exigencias de las Farc para firmar el tratado de paz.

 

Lo que explica por qué luego de tres décadas de fumigación con agrotóxicos y de pruebas testimoniales y científicas de sus consecuencias, tanto en la salud de los seres humanos como en el medio ambiente y en el pancoger de los campesinos, se decide suspender al fin esta actividad ¿Ante cuales evidencias se tapó los ojos el Estado colombiano en todo este tiempo?

 

Evidencias como las presentadas en el año 2000 cuando la Defensoría del Pueblo encontró que durante las fumigaciones realizadas entre el 21 de diciembre de 1999 y el 25 de enero del año siguiente, en el Putumayo, fueron afectados los cultivos de plátano, maíz y pimienta de seis programas de desarrollo alternativo del Plante, dos de Corpoamazonía y tres de Naciones Unidas; sin ignorar los cargos impuestos por La Sección Tercera del Consejo de Estado en febrero del 2013 por los daños ocasionados a los cultivos de pancoger de los campesinos del municipio de Belén de los Andaquíes, Caquetá.

 

Por otro lado, las pruebas de los daños que este químico causa en el medio ambiente ya son conocidas en el legislativo, tanto así que en el mes de mayo de 2014 magistrados del Alto Tribunal prohibieron la aspersión aérea con este químico de cultivos ilícitos en el Sistema de Parques Nacionales Naturales, al verlo como "un riesgo potencial al medioambiente".

 

Otro aspecto, también olvidado en el proceso de erradicación de los cultivos ilícitos ha sido la problemática económica que esto conlleva, sobre todo para los campesinos cocaleros que han dedicado gran parte de su actividad económica a su siembra y que, al no tener una alternativa efectiva para la sustitución del cultivo se ven afectados no solo con el sistema de fumigación con glifosato sino también con los erradicadores de la hoja de coca.

Por todos estos procesos, que por inmediatez de la información quedan en el olvido, el periódico desdeabajo realiza una cronología que pretende ser un pequeño esbozo de la persistencia que durante más de treinta años tuvieron diferentes sectores sociales en su deseo por erradicar las fumigaciones con glifosato y de las consecuencias que este agroquímico ha causado en su supuesta pretensión por erradicar los cultivos ilícitos en el país.

 

 

 

 


Recuadro

 

Herbicidas que contienen glifosato

 

Lo que debe alertar, luego de conocer los estudios de la Iarc que demuestran la probabilidad de desarrollar cáncer por el uso del Glifosato, es que su utilización, no es en su mayoría, para la erradicación de cultivos ilícitos. Al contrario de lo que pueda pensarse, su mayor uso está en los agroquímicos de la agricultura comercial.

 

Según la Larc "Se ha hallado glifosato en el aire, en el agua y en la alimentación, que precisa que la población está expuesta cuando reside cerca de las zonas tratadas".

 

-Abraxis LLC, una compañía situada en Pennsylvania (Estados Unidos), comenta que "se han encontrado residuos de glifosato en 41 de las 69 muestras de miel recibidas y en 10 de las 28 muestras de salsa de soja analizadas. También comenta que se ha detectado la presencia de este producto químico en 3 de las 18 muestras de leche materna analizadas y en 6 de las 40 muestras de leche de fórmula infantil".

 

Otro aspecto preocupante es que según un informe de Monsanto de 2008 sobre la historia de los herbicidas a base de Glifosato; Herbicidas como AquaMaster Roundup® WeatherMax, Roundup PowerMAX™, UltraMax, Full II y otros productos de uso agrícola bajo la marca Roundup, están elaborados a partir de este agroquímico y hacen parte de los más utilizados a nivel mundial por los agricultores para controlar las malezas e, incluso, en lugares residenciales como jardines y veredas. "Los productos de glifosato de Monsanto están registrados en más de 130 países y están aprobados para el control de malezas en más de 100 cultivos", afirma la multinacional.

Información adicional

  • Antetítulo:CRONOLOGÍA DE LA UTILIZACIÓN DEL GLIFOSATO EN COLOMBIA
  • Autor:DAIANA GONZÁLEZ NAVAS
  • Edición:214
  • Sección:Ambiente
  • Fecha:Junio 20 - Julio 20
Visto 2593 vecesModificado por última vez en Martes, 23 Junio 2015 15:25

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.