Sábado, 21 Mayo 2005 19:00

“La ciudad es su espacio público”. Foro Internacional de espacio público y ciudad

Escrito por Pedro Luis Ramírez
Valora este artículo
(0 votos)
La apertura del Foro corrió a cargo del Secretario de Gobierno de la ciudad, Juan Manuel Ospina, quien brindó un dato según el cual en el espacio público informal de Bogotá se mueven al año un billón de pesos. Si se desconoce esta realidad se termina en los fracasos de las anteriores alcaldías. Al actuar así se posibilita que esta realidad económica caiga en los brazos de la ilegalidad, acrecentando el problema que se pretendió solucionar. La Presidenta de la Cámara de Comercio presentó un estudio de la universidad de los Andes, según el cual si la alcaldía expulsa al ciento por ciento de los vendedores ambulantes el comercio formal aumentaría sus ventas en un 13 por ciento y los empleos en un 14 por ciento. La pregunta del auditorio fue y, ¿por qué no contratan de una vez a los vendedores que tienen frente a sus negocios? ¿No creen que así se solucionaría el problema de los vendedores con toda tranquilidad? Antanas Mockus disertó, como de costumbre, sobre el cumplimiento puro y simple de la ley, negándole contenido social al tema del vendedor, puesto que solo quieren “estafar” la administración. Cerró lacónicamente señalando que estando de acuerdo con la concertación esta era el peor camino para el cumplimiento de la ley. Con cifras en mano, Jaime Castro demostró como Transmilenio hacía uso económico del espacio publico para beneficio privado. Recordó que en esta obra el Distrito había invertido 3.5 billones de pesos y el sector privado cerca de 300.000 millones de pesos, pero que a la hora de la repartición de utilidades la ciudad se quedaba con el 4% mientras el privado recibía el 75%. Por tanto, lo malo no esta en la utilización económica del bien colectivo que es el espacio publico -el que es fomentado por las entidades estatales-, sino el traslado de recursos públicos para beneficio privado que es lo que no está claro para la opinión publica. Enrique Peñalosa, molesto por la denuncia de su antecesor, se dedicó a mostrar que “obras son amores y no buenas razones”, pero en el auditorio se sintió que hay “amores que matan”. También nos recordó el discurso estigmatizante sobre la actividad ilegal de la venta ambulante aunque al final de la intervención y doliéndose de la falta de continuidad en la construcción de ciclo-rutas, dijo no oponerse a que se usara el espacio publico en sitios delimitados para la venta ambulante. El especialista urbano Jordi Borja, precisó que en el espacio público se establece el diálogo entre los valores democráticos y su representación, en el sentido de lo simbólico; los contenidos de confianza, asociatividad y civismo. La personalidad democrática se refleja en su entorno urbanístico y espacio publico, puesto que la “ciudad es su espacio publico”, cuyo carácter es heterogéneo no susceptible de homogenizarse. En su segunda intervención, refiriéndose al plan maestro de espacio publico señaló que la obsesión por los planes era algo propio de gobiernos autoritarios, mucha más cuando se trata de algo que demanda un manejo con un alto grado de participación, en donde las decisiones deben involucrar la creación de sentido de territorio para la comunidad,. Es decir, este es un elemento muy dinámico de la vida social. Enfatizó que “no existe una sola estética urbana. Por más arquitectos e ingenieros que seamos no siempre tenemos la verdad”. En las presentaciones de México y Buenos Aires quedó establecido, por ejemplo, el papel de las tradiciones religiosas en la formulación de la política de espacio público, asociada al fomento y fortalecimiento de la industria turística. La delegación de Buenos Aires precisó, además, que la arquitectura puede tener efectos perversos y contribuir a la destrucción de los propósitos de la política urbana y los sentimientos democráticos de integración de la población generando, más bien, escenarios urbanos polarizados entre ricos y pobres, aumentando los niveles de conflictividad que se suman a los resultados de el modelo económico neoliberal en boga. Al cierre el alcalde Lucho Garzón hizo un resumen del evento, señaló su compromiso de no contribuir a la polarización política entre ricos y pobres y ser un gobernante para todos. A los vendedores que lo están amenazando con manifestaciones les dijo que las concertaciones no pueden ser paralizantes. Adelantó además que “voy por las zonas recuperadas”. A los comerciantes formales les advirtió sobre la irresponsabilidad de utilizar las encuestas de percepción de seguridad para presionarlo indebidamente, exigiendo la política “del bolillo” para desaparecer a los vendedores, argumentando que este tema estaba solucionado y cancelado, cuando es una grandísima mentira. Recordó que algunos están jugando con encuestas de percepción de seguridad en la opinión publica en un contexto de conflicto y tendencia a la polarización política, buscando beneficios puramente electorales con vista a la reelección. Remató afirmando que, “si a esto añadimos el atentado a la seguridad alimentaria que es el TLC, el escenario social se tornará aun más conflictivo en los años por venir para la ciudad”.
Visto 2837 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.