Sábado, 21 Febrero 2009 20:16

Telecrisis: Colombia, soberanía

Escrito por Sintrateléfonos y Atelca
Valora este artículo
(0 votos)
Menos soberanía más dependencia. De aprobarse la Ley de Tics que cursa en el Congreso de la República el país perderá, entre otros aspectos, el dominio sobre el espacio radioeléctrico, se legalizará el uso indiscriminado de la infraestructura con que cuenta el país, además de eliminarse los pequeños subsidios que aún favorecen a los sectores más populares para hacer a la telefonía.

Como si no bastara con lo entregado hasta ahora al capital internacional, se prepararan las condiciones para enajenar aún más el patrimonio nacional, ahora el intangible. Una nueva Ley es el recurso para facilitarlo, en este caso de TICS (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones).
Desde hace dos años se debate en el Congreso de la República el Proyecto de Ley número 112 de 2007 o Ley de TICS, que cuenta con el favor de un importante segmento de congresistas de los partidos tradicionales. La deseada ley –para el capital nacional e internacional– ya surtió los trámites preliminares en los dos debates en la Cámara de Representantes y está en la Comisión Sexta del Senado para ser aprobado. Si todo va como se ha desarrollado, el espacio radioeléctrico y otros recursos fundamentales del país quedarán a disposición de las multinacionales, entre ellas, y de manera más palpable, Telmex y Telefónica.
Agencia Nacional del Espectro
Para su efectiva realización, los servicios de telecomunicaciones hacen uso de recursos naturales como el segmento de la órbita de satélites y el espectro electromagnético, además del espacio público por donde circulan las redes y la plataforma continental. La ley propone legalizar el uso indiscriminado de la infraestructura a través del concepto de uso obligado de las instalaciones esenciales y la desagregación de elementos de red para cualquier operador público o privado.
Muchas son las consecuencias inmediatas de esta ‘humanitaria’ acción del gobierno de turno a favor del capital internacional y, claro está, las repercusiones directas sobre la calidad de vida de los colombianos.
Destacamos en principio la generosa entrega de otra de las manifestaciones de la soberanía nacional, sin detenerse ante el grave daño que sufrirán la integridad nacional y el bienestar de las generaciones presentes y futuras, al ofrecer al mercado, en condiciones ventajosa para las multinacionales, el espacio radioeléctrico, patrimonio público nacional y quizás el más valioso recurso estratégico del país, a través de la creación de la Agencia Nacional del Espectro.
De otra parte, la ley contribuye al ajuste, pasando las empresas públicas de telecomunicaciones del ámbito del Derecho público al Derecho privado, afectando, claro está, los derechos adquiridos por los trabajadores en sus respectivas Convenciones Colectivas de Trabajo.
 Como si fuera poco, se propone cambiar la naturaleza del servicio público domiciliario de la telefonía pública básica local extendida y larga distancia nacional (estipulado en la Ley 142 de 1994), en armonía con el espíritu de la ley propuesta, donde prima la libertad del mercado sobre la equidad del servicio.
Cuadro comparativo de la presencia de las dos más grandes empresas multinacionales de telefonía celular con presencia en el mercado latinoamericano
 PaísAmérica móvilTelefónica
             (Móviles en millones)
 
México32,2 5,8
Argentina4,9 6,7
Brasil16,228,4Colombia9,14,7(Comcel)(Movistar)
Ecuador3,01,6
América
Central3,0 1,63
Uruguay0,69 0,27
Perú1,4 3,05
Chile1,7 5,3
Venezuela5,2
 Se eliminan los subsidios, causando un aumento tarifario directo en contra de los usuarios, dejando de lado el control tarifario, con una base mínima para los estratos bajos, perdiéndose así la función social del servicio que les otorga subsidios a los estratos 1, 2 y 3 desde la vigencia de la Ley 142 de 1994.
 Pero, además, en ninguna parte la ley se hace referencia al apoyo a la Investigación y Desarrollo del sector, como medida fundamental para fortalecer el servicio y buscar nuevas opciones para las telecomunicaciones públicas en Colombia. Por ejemplo, y en perspectiva de la preservación del conocimiento y la seguridad nacionales, sería importante implementar el Software Libre en las entidades públicas nacionales, regionales y municipales.
 Son estas algunas de las consecuencias nefastas de este proyecto de ley en curso. Invitamos, por ello, a la movilización y la protesta social para salvaguardar el patrimonio público nacional, el derecho a las comunicaciones por parte de todos los ciudadanos y la equidad en la prestación de este servicio público.
Visto 5405 vecesModificado por última vez en Domingo, 22 Febrero 2009 17:02

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.