Viernes, 27 Agosto 2021 08:25

De yerbas y cuidados

Escrito por Teff Piñeros Ospina - @yerbaterass
Valora este artículo
(0 votos)
Ilustraciones: @gaviota.11.castroIlustraciones: @gaviota.11.castro

Una apuesta política dentro de los feminismos es reivindicar y sostener los saberes ancestrales de cuidado y co-cuidado que las mujeres han implementado a lo largo de la historia, y dentro de la organización de la que hago parte; Yerbateras, este es uno de nuestros pilares de trabajo.

Desde que inició la pandemia a razón de la enfermedad covid-19, estuvimos desarrollando la campaña de cuidado en tiempos convulsionados, entregando información alrededor del uso de plantas para activar el sistema inmunológico, estar atentas a la salud mental, y mantener los lazos de solidaridad entre vecinas y animales callejeros. Esta campaña se convirtió en un motor de constancia al interior de la organización, nos mantuvo atentas y con la firme intención de seguir activando resistencias desde el cuidado en el nuevo escenario mundial.

Nosotras que somos cuatro, no nos quedamos por fuera de esta afectación de salud. Murieron y enfermaron parientes y amigues lejanos y cercanos, y dos de nosotras estuvimos contagiadas. Vivir esta experiencia acompañadas de las plantas nos ayudó bastante, y en este texto les quiero compartir lo que me generó bienestar como una forma de colectivizar el conocimiento y los saberes, y de aportar al cuidado de la salud de otres.

Primero, hay que tener presente que no todos los cuerpos responden de la misma forma con el consumo y estimulación de las plantas, y que estos tips son prácticas de cuidado que me funcionaron en lo personal, no como tratamiento médico, sino como coadyuvantes en mi proceso de contagio.

Si los síntomas por contagio de covid aumentan, no dudes en ir al hospital o clínica de Red de Salud, dado que es muy difícil que se puedan controlar en casa.

Lo principal es tener claridad de cómo funciona tu EPS, cuál es la ruta de atención y dónde están ubicados los puntos de atención covid. Ten presente que al ingresar a este sistema debes tener paciencia y tratar de manera educada y amistosa a las y los funcionarios administrativos, dado que estos son lo que activan y operan la atención. Esto me ayudó bastante, fui a la clínica de la Cruz Roja de la calle 134 y mi EPS es Compensar. Es una sede nueva, tiene 6 meses de estar funcionando, la atención fue casi inmediata, esperé 20 minutos en la sala y posterior al ingreso me realizaron plaqueta de tórax, sin movilizarme a otro salón; el resultado fue entregado a las cuatro horas y con ello determinaron el estado de mis pulmones.

También es importante adquirir o gestionar solidariamente un kit básico:

• Oxímetro: te ayudará a saber la saturación de oxígeno en la sangre. Apunta la hora y el resultado de cada medida, así podrás entregarle información a tu médica/o y poder determinar la urgencia. Consulta con tu médica/o cuál es el nivel de saturación adecuado. Puedes comprar el oxímetro en una farmacia especializada u online. El precio oscila entre 150 a 250 mil pesos. También es una opción buscar a quiénes ya tienen uno y gestionar su uso colectivo, con amigas enfermeras, pacientes que hayan sido positivas para covid y ya lo hayan superado, entre otras. Y si adquieres uno, no dudes en prestarlo.
• Termómetro: monitorear tu temperatura para tener un dato real, que complemente la información de calor o frío que te da tu cuerpo.
• Limón, jengibre, cebolla roja, ajo, más ajo y vinagre.

En ese orden, los cuidados alternos que tuve fueron clave, así que les comparto lo que usé:

1. Alimentación basada en hierro: espinacas, mora, agraz, brócoli, papa sidra o papa pobre, acelga, ortiga y moringa. Los puedes preparar en sopas, batidos y ensaladas.
2. Tintura Madre de Reishi, que es una ganoderma que potencia el sistema inmune.
3. Tintura de sauco, funciona como broncodilatador.
4. Gotas de cannabis, activa el sistema endocannabinoide.
5. Jarabe para el sistema inmune con Reishi.
6. Infusiones de leche dorada, 3 veces al día como mínimo. Esta bebida la puedes preparar con leche vegetal; añade una cucharada de jengibre y cúrcuma en polvo más dos pizcas de canela y pimienta negra, hierve y listo.
7. Infusiones de agua con limón; tomar durante todo el día ya que ayuda a desintoxicar la sangre.
8. De tres a seis ajos en ayunas. Funciona como antibacterial y antimicótico.
9. Vaporización de cebolla roja, sábila, jengibre y ajo. Este fue el mejor remedio para liberar mi sistema respiratorio.
10. Masajes con pomada de cannabis en pies y pecho.

Energéticamente es primordial abrir el chacra corazón, que está justamente relacionado con los pulmones. Pon música vibracional y respira profundamente, visualizando cómo este punto energético se expande y contrae, recibiendo todo el amor que las personas a tu alrededor te envían.

En mi experiencia, terminé los 14 días de contagio con secuelas como pérdida de aire profundo y tos seca. Para seguir con la recuperación continúe mis tratamientos naturópatas con Alejandra Cova, enfermera y terapeuta respiratoria. Ella, muy amorosamente me realiza nebulizaciones con extractos de plantas naturales y propóleo hidrosoluble, infusión de resino, bugambilia con miel de eucalipto, tomillo y bayas de saúco, reflexoterapia y digitopresión con drenaje linfático localizado para ayudar a desintoxicar, alineación de chacras, sonido terapia, masajes en espalda, pecho, brazos, emplasto de aceite de recino y, de ñapa, me incluye en la terapia un brebaje melífero con eucalipto, saúco y tomillo.
Finalmente, estar contagiada de covid me llevó a tener reflexiones profundas conmigo misma, entendiendo la autocompasión y el autoperdón como posibilitadores de abortar la culpa y de concentrarme en sanar y recibir el cuidado y amor de las personas que mantuvieron mi recuperación, porque cada uno de los remedios mencionados fueron realizados por mi pareja Verónica y mi madre Glorita. Una vez más el cuidado se expandió como una cadena de micelios y raíces que sostienen la vida.

Gracias profundas a la madre tierra que nos da medicina, nos devuelve a ella y a lo más básico para con nuestro cuerpo: escucharlo y hablarle.

 

* Decirle a una mujer que es una perdida es decirle que ha incumplido con todo lo que se esperaba de ella, así que nosotras queremos reivindicar ese perderse de las mujeres, porque han fracturado el molde patriarcal que nos acecha. En Relatos de Mujeres Perdidas presentaremos tres narraciones acerca de la experimentación de la enfermedad de la COVID-19.
A las mujeres se nos ha endilgado la responsabilidad del cuidado y se nos ha remitido al escenario doméstico como jaula, para proveer afectos, comida, medicina y todo lo necesario para la supervivencia de otres y de nosotras mismas. Allí también hemos construido resistencias, saberes, brujerías. ¿Cómo aparecen estas herramientas cuando somos nosotras las que nos enfermamos?
Estas narrativas nos dejarán ver algo de ello. Están hiladas como un tritono disonante y subversivo, figura musical que se ha considerado siniestra desde el Medioevo, y las mujeres que aquí tejen sus historias, se han hecho cada vez más feministas y más siniestras. En sus historias perdidas encontraron algo de conexión con su identidad y potencia, así que aquí está la primera entrega de nuestro sexto tritono.

 

Para adquirir suscripción

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=179&search=suscri

Información adicional

  • Autor:Teff Piñeros Ospina - @yerbaterass
  • Edición:283
  • Sección:Mujeres perdidas
  • Fecha:Periódico desdeabajo Nº283, agosto 20 - septiembre 20 de 2021
Visto 469 vecesModificado por última vez en Viernes, 27 Agosto 2021 08:26

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.