Domingo, 18 Junio 2006 19:00

«El agua, un bien público y un derecho humano». Los foros regionales lo confirman:

Escrito por Ecofondo
Valora este artículo
(0 votos)

En cada uno de los foros se analizó y debatieron los complejos problemas y riesgos que enfrenta un país rico en agua que, paradójicamente, padece escasez del líquido debido en gran medida a la falta de planificación, su mal uso y la corrupción.

 

Iniciada en marzo la fase de socialización de la campaña, permitió canalizar un sentimiento común entre las organizaciones comunitarias y ambientalistas de cada región: el rechazo enfático al proyecto de ley del agua que cursa en la Cámara de Representantes. Como contrapartida hubo acuerdo unánime en promover una política concertada para el manejo del vital recurso para la salud y la sobrevivencia humana.

 

Tanto en Quibdó, Bucaramanga, Buga, Ocaña, Villavicencio y Medellín, como en Ibagué, Santa Marta, Montería, Sogamoso, Patía (El Bordo), Neiva, Pereira, Leticia, Manizales y Bogotá fueron elegidos los llamados “casos símbolo”. Su elección fue una parte muy importante de los foros ya que, además de reflejar la realidad regional, permite difundir una idea mucho más concreta de la situación actual del agua en el país.

 

Gracias a esto ahora sabemos que hay megaproyectos dispuestos a acabar con ecosistemas y páramos enteros, como en los casos de Santurbán y El Almorzadero; que la contaminación ha afectado a lugares tan aparentemente a salvo como el Amazonas, o que muchos de los causantes de la contaminación, como ocurre con el río Chicamocha en Boyacá, pagan sumas ridículas por su contaminación.

 

También se evidenció la destrucción y la apropiación indebida de ciénagas y humedales en la Costa Atlántica, donde los terratenientes desconocen rampantemente las decisiones de las autoridades ambientales. Igualmente se expresa la preocupación y el rechazo por el trasvase de cuencas en beneficio de unas regiones sobre otras como la que se planea para la construcción de Chingaza II, que disminuye los caudales que van hacia la Orinoquia para favorecer el crecimiento de Bogotá. De otra parte el trasvase del Guarinó deja sin agua a La Dorada y le causa graves problemas ambientales.

 

Pero los casos denunciados no son pocos. Se enfatizó en el alto porcentaje de la población pobre que no tiene acceso al agua, como ocurre con dos millones de antioqueños, con la población de Quibdó que recibe agua de precaria calidad o no la recibe, o con crecientes sectores de la propia población de Bogotá y la Sabana que paga altas tarifas gracias a la privatización de la planta de Tibitoc, mientras que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá – EAAB- , actuando como si fuera una empresa privada, pretende vender agua en bloque a los municipios de la región. Finalmente los Planes de Ordenamiento de Cuencas Hidrográficas, ordenados desde el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial – MAVDT – y ejecutados por las CAR´s, se encaminan a regular caudales más que a ordenar el conjunto de la cuenca y profundizan la inequidad social como ocurre con el río Las Ceibas en el Huila, donde la campaña impedió que se privilegie a la ciudad frente a las comunidades campesinas. 

 

Contrario a estos despropósitos resalta la gestión comunitaria del agua, representada en los numerosos acueductos comunitarios que la suministran a importantes sectores de la población. Por ello en varias regiones y ciudades como Santa Marta, Ibagué y Cartagena, se han escogido como casos símbolo la defensa de dichos acueductos comunitarios asediados por las disposiciones de la Ley 142 de 1994 y las grandes empresas tanto públicas como privadas.

 

Las campañas regionales

 

La campaña, además de “sensibilizar a la gente y a las instituciones sobre un problema local urgente y sentido”, contribuye a la sustentación de una cultura que facilitará en el futuro procesos capaces de conducir a una actitud social activa, dispuesta a trabajar en contra de la privatización y por el derecho de todos al agua como una sola fuerza.

 

Culminados los foros se inician las campañas regionales, en torno a los casos símbolo. En desarrollo de dichas campañas se realizarán docenas de iniciativas para lograr que se tomen medidas y se impulsen políticas que acojan las iniciativas ciudadanas frente a los diferentes problemas o para que no se otorguen las licencias ambientales que avalen los atentados contra los ecosistemas estratégicos para el ciclo del agua.

 

Como parte de las campañas regionales se adelantará la recolección de mil firmas que respaldan cada una de las declaraciones emanadas de los foros, cuyo propósito consiste no solo en rechazar el proyecto de Ley del agua sino en apoyar todas las iniciativas tendientes a proteger el derecho humano al agua. Las declaraciones y las firmas de respaldo, mínimo dieciséis mil en todo el país, se entregarán al Congreso de la República, en audiencia que se solicitará al efecto.

 

En las campañas regionales se espera una acción decidida por parte de las numerosas organizaciones y personas vinculadas a la defensa de nuestros ecosistemas y del agua en particular, que hagan de este derecho algo más que otro derecho de papel.

Visto 2841 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.