Domingo, 14 Marzo 2004 19:00

Minercol. Liquidan empresa estatal

Escrito por Sintraminercol
Valora este artículo
(1 Voto)
Minercol. Liquidan empresa estatal
Como en otros casos, el gobierno colombiano argumenta que Minercol «..es una empresa industrial y comercial del Estado inviable, ineficiente y cada vez más dependiente del presupuesto nacional», afirmación que no corresponde a la verdad y encubre las verdaderas intenciones de cumplir fielmente los compromisos adquiridos con la banca mundial y el fondo monetario internacional de entregar los más importantes recursos mineros a las empresas multinacionales, entre ellas, Angloamerican, B.H.P. Billiton, Glencor A.G. y otras compañías norteamericanas, a la par que se impide el control del Estado en la producción minera. Con esta liquidación, ordenada por las multinacionales mineras, culmina la primera etapa del programa de renovación de la administración pública que eliminará 40.000 cargos en cuatro años y acabará con varios sindicatos del sector estatal, entre ellos, Sintraminercol.

Reforma del código minero

Los cambios que se animan para el sector minero están determinados por la intervención del banco mundial y del fondo monetario internacional y se expresan de tres maneras: Primera, mediante la firma de acuerdos bilaterales y multilaterales que abogan por una apertura de mercados que les permita explotar sin control ni medida los recursos naturales de nuestro país. Segunda: adecuación de la legislación de acuerdo a sus requerimientos. La asesoría en los cambios legislativos (nuevo código de minas), ha traído como consecuencia vulneración de derechos colectivos (territorio, cultura, desarrollo) de las comunidades negras e indígenas; el desconocimiento sutil o abierto al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que obliga a consultar a estas comunidades cuando se adelanten proyectos de exploración o explotación en sus territorios. Derechos sindicales como asociación, movilización y contratación colectiva, han sido limitados o desconocidos, en la práctica no se permite la existencia de organizaciones sindicales "que amenacen los intereses de estas compañías. Tercera: apoyando económica y militarmente al Estado colombiano para la aplicación del plan Colombia y la política represiva que se lleva a cabo directamente (mediante los funcionarios estatales fuerza pública y organismos de seguridad) o a través del accionar de los grupos paramilitares. Es de resaltar que la Oxy, varias petroleras norteamericanas, compañías mineras de Europa y empresas que posteriormente financiaron la campaña del presidente Bush, hicieron lobby ante el Congreso Estadounidense para la aprobación del Plan Colombia. Bill Richarson, Secretario de Energía de la administración Clinton auguraba la tragedia de millones de Colombianos, cuando afirmó en la ciudad de Cartagena en 1999: " Estados Unidos y sus aliados invertirán millones de dólares en dos áreas de la economía Colombiana, en minería y energía y para garantizarlas estamos triplicando la ayuda militar a Colombia". Efectivamente, esa ayuda para "garantizar las inversiones" ha colaborado a producir a la fecha 3.000.000 de desplazados, mas de 6.000 homicidios en zonas mineras, cientos de desaparecidos, en 8 años 437 masacres en municipios mineros, la destrucción de cientos de organizaciones sociales de carácter civil, más de 2.000 sindicalistas asesinados, cientos de ellos detenidos ilegalmente, comunidades negras e indígenas en grave peligro de extinción.

El Plan Colombia y la minería colombiana

El Plan se basa en adelantar acciones militares (con el apoyo abierto de grupos paramilitares, agencias del gobierno de E.U. y mercenarios) en zonas de explotación de estas compañías y en el incremento del pie de fuerza militar con la creación de tres bases "antinarcóticos": una en el Sur del departamento de Bolívar, donde existe un litigio por uno de los yacimientos de oro más importantes del mundo entre pequeños mineros y las empresas Conquistador Mines (hoy Platinum Western) y Anglogold, (por donde pasa el Oleoducto Caño Limón – Coveñas que opera la Oxy y existe un pozo petrolero de la Harken Energy, empresa donde tiene acciones la familia Bush y que tiene en Colombia sus mayores reservas de Gas y Petróleo; otra se construirá en la población de Ataco, en el Departamento del Tolíma, zona de grandes operativos militares-paramilitares.y con importantes yacimientos de Oro y Metales preciosos; y la otra base que operará en el Departamento de Norte de Santander, donde pasa el oleoducto Caño Limón- Coveñas y existe un enorme yacimiento de Carbón, cuya producción en un 90% es comprada por empresas de E.U. Por lo anterior, Sintraminercol considera que Colombia y el mundo deben conocer la responsabilidad histórica que le asiste al Estado colombiano y a las multinacionales en la degradación de la guerra y la necesidad que existe de aunar esfuerzos en la búsqueda de una salida política al conflicto armado y al desarrollo de una política de inversión extranjera que se fundamente en el respeto integral de los derechos humanos del pueblo colombiano, para lo cual se requiere adelantar entre otras acciones, el desmonte de los grupos paramilitares, respetar el derecho que tiene la población rural y urbana a no involucrarse en la guerra y que el Estado colombiano sin más dilaciones pase de la enunciación al cumplimiento de las recomendaciones que en materia de derechos humanos ha formulado la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos Humanos en el país.

La gran minería en Colombia: las ganancias del exterminio

Es el título del libro que Sintraminercol publicó a finales de febrero, siete años de investigación permitieron establecer las relaciones existentes entre las multinacionales y el Estado colombiano, así como la aplicación de esta política y las violaciones de los derechos humanos contra la población que habita en regiones donde se ejecutan proyectos minero-energéticos
Visto 7399 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.