Viernes, 20 Abril 2007 19:00

Tres 8 reducidos a 2. Informe especial, Primero de Mayo de 2007

Escrito por Equipo desde abajo
Valora este artículo
(0 votos)

Una de las victorias más importantes de los trabajadores, fue el derecho a los tres 8: trabajo, descanso, recreación. De laborar cada día jornadas de 12, 16 y hasta 18 horas, sin derecho a la recreación y a muy poco descanso, se pasó a jornadas de 8 horas, con igual tiempo para las otras necesidades y derechos. Fue un triunfo difícil. Para lograrlo se necesitaron décadas de lucha y un hondo proceso de aprendizaje en temas de organización.

 

Vencer al patrón, que incorporaba novedosas máquinas a la producción, y que contaba con el apoyo del Estado y todo su andamiaje ideológico y militar, no era fácil. Pero la naciente clase obrera no se amilanó. Eran trabajadores jóvenes, convencidos de la necesidad de cambiar la sociedad en que vivían. Su conciencia y su claridad crecían. De enfrentar a las máquinas, a quienes culpaban del creciente desempleo, avanzaron hasta comprender que su enemigo era el patrón. Nacieron los sindicatos, luego aglutinados en federaciones y organizaciones nacionales e internacionales. Así, de estar antes desunidos, ya confederados pudieron enfrentar a su enemigo de clase como un sujeto único, con un solo objetivo.

 

Los patrones cedieron. Los Estados reconocieron las nuevas condiciones de la sociedad: los obreros eran una realidad organizada y con poder de negociación. Nacieron los partidos obreros. Años después, llegó una forma de socialismo (Unión Soviética), y el enfrentamiento entre capital y trabajo ganó una nueva calidad en el mundo. Si a esto se suma el copamiento de los inmensos mercados nacionales por las respectivas burguesías, para lo cual fue necesario instituir los ingresos estables (salario mínimo), se comprenderá el crecimiento por doquier de la causa obrera.

 

Los retos del presente

 

Esta situación duró hasta la década de los 70 del siglo XX, cuando la crisis del capital mostró su intestina realidad: mercados copados; capacidad de consumo humano, que se creía ilimitada, llegando a su fin; crisis ambiental que reflejaba la fragilidad del planeta y los desafueros humanos. Estos signos crean una nueva situación para las multinacionales, las que empiezan una intensa lucha por ampliar sus mercados, tomando al planeta, a la multitud de países del mundo, como si fuera un solo territorio. Esta era una parte de su lucha para no ver reducidas sus ganancias, pero no se limitó a ese punto; quebraron costos por todos los conductos, y la parte más débil resultaron ser los trabajadores. Aquellos que alguna vez habían “conquistado el cielo” flaquearon ahora en su unidad, en su capacidad de innovar formas organizativas, de comunicarse con toda la sociedad. Así, la estabilidad laboral pasó al cuarto de la historia.

 

Surge la flexibilidad laboral. En ese reajuste ante la crisis del capital, los primeros afectados son los trabajadores, sobre todo quienes viven en países dependientes o periféricos. Caen sus salarios, pero también son reformadas las legislaciones laborales. Los sindicatos y las huelgas se convierten en rarezas del modelo de Estado de bienestar. El trabajador contratado por término indefinido se transforma en “espécimen en extinción”. Se impone el trabajador vinculado por contrato a término fijo, en la mayoría de los casos 6 ó máximo 10 meses por año. Son obreros que todo el día padecen la zozobra del despido y el desempleo, lo que los lleva a ser dúctiles, a no protestar, a no organizarse. Vuelven las jornadas de trabajo sin límite, bien por las exigencias de los patrones, bien por la necesidad de mayores ingresos para poder satisfacer las ofertas del mercado. Se pierde un 8.

 

Cae la masa de sindicalizados. Las empresas persiguen y despiden a los trabajadores más combativos. El nuevo obrero se vincula en muchas ocasiones mediante el pago por cuenta propia de su seguridad social. Se reducen las horas de trabajo extras; las nocturnas pierden su valor. El derecho a la jubilación queda reducido para una pequeña capa de la población. Las empresas privadas se apoderan de los ahorros de los trabajadores. La solidaridad obrera se rompe. El desempleo crece. Los patrones le hacen creer a la masa de la sociedad que los trabajadores son personas privilegiadas. Crece la brecha entre trabajador formal e informal, y entre trabajador formal y desempleado. El socialismo, el llamado socialismo “real”, llega a su fin. Los partidos del proletariado entran en profunda crisis. No sólo no hay huelgas sino que, además, las de solidaridad, políticas por excelencia, se extinguen.

 

Las empresas continúan buscando formas de quebrar costos. Las multinacionales se trasladan de sus casas matrices a cualquier rincón del planeta donde se reduzcan los costos fijos. Se abren y se multiplican las maquilas. Las legislaciones laborales son totalmente reformadas. El Código Civil es el nuevo marco para dirimir los conflictos. De los contratos a término fijo se pasa a los contratos de servicios, con los cuales los trabajadores pierden cada año dos, tres y hasta cuatro meses de trabajo ya realizado. “No importa”, dice el trabajador, “ese es el precio por tener alguna entrada en los otros meses”.

 

La pelea en el mercado mundial es a fondo. Las multinacionales más fuertes se apoderan de las que trastrabillan en una lucha frontal por los mercados. Pero además desdibujan los Estados nacionales. Los menos fuertes pierden su soberanía económica y jurídica ante el avance del inmenso poder de conglomerados que tienen presupuestos e ingresos más grandes que muchos de aquellos. Protegidos por las fuerzas militares de sus países de origen, doblegan resistencias e imponen lógicas de todo tipo.

 

Así va el mundo del trabajo: de lo local a lo global; de la resistencia a la pasividad; de la estabilidad a la flexibilidad; de la unión a la división; de la novedad en las formas organizativas a la rutina en las que se conservan; de la comprensión del momento que se vivía, a la incomprensión de los nuevos tiempos y los retos que depara.

 

Pero toda aspiración tiene su tiempo. Vienen nuevas generaciones y con ellas una imaginación por despertar. El trabajador de ayer será retomado por el de hoy y el de mañana, cuyas manos y cerebros moldearán la nueva sociedad


 

Visto 2745 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.