Jueves, 22 Abril 2010 17:28

Robinson Devia González: “El próximo Presidente debe ser un facilitador…”

Escrito por Equipo desde abajo
Valora este artículo
(2 votos)
Con diez candidatos a la Presidencia, está en curso la campaña electoral a la presidencia de Colombia. Los más difundidos y conocidos son los representantes de los partidos oficialistas, que cuentan con todos los medios de comunicación a su servicio. Pero hay movimientos y candidatos que no tienen espacio para presentar sus propuestas, entre ellos el novísimo que lleva por nombre La Voz de la Consciencia, cuyo candidato es Robinson Devia González, que cuenta con Olga Lucía Taborda como fórmula a la Vicepresidencia.

Con una probada capacidad como organizador social y como conferencista, Robinson Devia González fue seleccionado por su movimiento el pasado mes de agosto para romper una dinámica de abstencionismo que les ha impedido llevar otro mensaje al país. Ahora, recorriendo a Colombia, ha comprobado lo que ya habían anticipado: poca difusión de sus propuestas por los medios de comunicación, negativa del Estado a financiar la campaña electoral, en suma, aplicación de la estrategia del silencio y el ocultamiento, la cual desdice de una verdadera democracia.


Robinson Devia González


“Desde el punto de vista humano, Robinson es un ciudadano común y corriente. Oriundo de un barrio popular de Santa Marta, cursó todos sus estudios en establecimientos públicos, hasta graduarse como administrador de empresas y de obras civiles. Hijo de Luis Devia y de Deysi González, mayor de cinco hijos. Actualmente vive en Medellín, adonde se fue a vivir hace ocho años por encontrarla como una ciudad que le facilitaba sus movimientos –con menos costos económicos y menos tiempo– por todo el país.


desde abajo. ¿Qué es el movimiento La Voz de la Consciencia?
Robinson Devia González. Un colectivo humano, con red y equipos impulsores en 45 ciudades de Colombia y un sinnúmero de países donde hay colombianos, que tras 13 años de acción social, construyendo proyectos autogestionarios; que ante la imposibilidad de que las puertas de alcaldías, gobernaciones y el gobierno central mismo se abran para atender las esperanzas de la comunidad, deciden hacer política electoral.

La Voz de la Consciencia nace sin una ideología de izquierda ni de derecha, convencida de que su acción debe estar al servicio del ser humano, de la familia y del ambiente, garantizando lo cual se beneficia a la comunidad como un todo.

da. ¿Por qué no hacían política electoral antes?
RDG. Porque las prácticas políticas dominantes en nuestro país nos habían llevado a casi todos a ser abstencionistas.

da. ¿Y por qué tomaron la decisión de no ser más abstencionistas?
RDG. Luego de tanto tocar puertas en las oficinas públicas, nos dimos cuenta de que, si no obrábamos para que esto cambie, “los mismos seguirán con las mismas”.

da. De acuerdo con lo aprendido ante las instituciones públicas, ¿por qué las puertas de lo público no se abrían ante ustedes?
RDG. Hay un criterio que domina por doquier, el conocido “cómo voy yo ahí” (el famoso CVY), además de las cuotas burocráticas, y como nosotros no lo compartimos, pues no éramos escuchados. Nuestro criterio es que debe ser apoyado todo aquello que favorezca a la comunidad, y para que así sea no se puede ceder, no se puede vender la consciencia.

da. ¿Cuáles son los ejes en que se soporta su acción?
RDG. Lo social, lo humano y el medio ambiente.

da. ¿Cómo logran constituirse en fuerza política?
RDG. A través de un ejercicio de recolección de firmas aplicado en equipos impulsores de carácter voluntario, regados por muchas ciudades de Colombia. Ese esfuerzo se vio recompensado con la cantidad de 1.058.000 firmas, las que entregamos el 4 de diciembre de 2009 a la Registraduría Nacional. Fuimos el primer movimiento o partido en registrar su candidato a la presidencia del país.

da. Vimos por televisión que las firmas fueron entregadas por 500 personas pero usted no hizo presencia.
RDG. Queríamos dejar claro que lo importante eran todos esos voluntarios que se habían esforzado por las firmas. Ellos –y otros muchos– eran los que habían hecho posible que el movimiento fuera reconocido; el candidato era, y es, una simple circunstancia.

da. Al recorrer el país para recoger las firmas, ¿qué han encontrado?
RDG. Primero, que la ‘seguridad democrática’ no funciona. De ello hemos quedado convencidos al ver los problemas que sobrellevan las Fuerzas Militares desde el punto de vista de su moral (y esto no lo sabe el país), problemas derivados de la no resolución de sus problemas de vivienda, de salud, de educación. Ustedes saben que ellos no pueden protestar ni constituir asociaciones que los representen, por lo cual el clima de descontento se acumula.

Pero también encontramos que las cifras del Dane, por ejemplo, sobre desempleo, están maquilladas en no menos de un 10 ó 15 por ciento. Algo que viene de atrás y que ahora se potencia. La gente está cansada de la política, del discurso y del incumplimiento: hay un descontento generalizado.

da. ¿Qué se requiere para que este descontento se transforme en fuerza social?
RDG. Se requiere una chispa, y saber colocarla en el lugar adecuado. En esa lógica, nosotros no nos consideramos la solución para todos los problemas, y simplemente nos asumimos como la pequeña chispa que va a encender el fuego, pero realmente quienes harán el fuego será la propia gente.

da. ¿De dónde el nombre “La Voz de la Consciencia”?
RDG. Revisando la trama del país, su historia de violencia y traiciones a través de la cual algunos se han hecho con el poder, en que los partidos han dividido al pueblo, en que mucha gente funciona simplemente por reflejos, llegamos a la conclusión de que hay que ir a lo profundo de cada uno para construir un país diferente; hay que ir a esa voz que nos habla desde lo más interno de nosotros, “la voz de la consciencia”. Y esa voz la entendemos en lo social, lo humano, lo ambiental, lo político, que vive en cada uno de nosotros.

da. ¿Cuál es el significado que le dan a la consciencia?
RDG. Hay dos tipos de conciencia, la que no lleva S, por la cual se entiende la capacidad de percibir y comprender lo externo, todo aquello que sucede a tu alrededor, lo externo; pero la que lleva S quiere significar o denotar que existe capacidad, además de comprender lo externo, de reflexionar y asimilar lo más profundo de tu vida, de tu ser. Con, lo llamamos conocimiento; cons es sabiduría y ciencia, las leyes que rigen la vida.

da. ¿De dónde concluyeron esta síntesis?
RDG. De nuestros pueblos indígenas. Vea, la gran problemática del ser humano occidental es que basó todo su proceso y todo su desarrollo en una conciencia externa, desconociendo que la vida tiene unas leyes. “Si recuperamos la integralidad deshecha, tenemos que garantizar que el modelo económico se logre en equilibrio ambiental. Esto lo sabían los indígenas, y por ello nosotros no tenemos que inventar nada, simplemente hay que volver al origen, y si lo hacemos podemos construir, y eso no significa que no hay progreso pero sí que éste se consiga en medio de un proceso inteligente”.

da. Ustedes vienen de un ejercicio solidario. ¿Tendrán un cambio en la forma, como han hecho su acción social comunitaria, con su decisión de llegar al poder?
RDG. No. Consideramos que lo comunitario es lo que debe llegar al poder.

da. ¿Cuáles son las experiencias comunitarias más significativas impulsadas por La Voz de la Consciencia?
RDG. Lo primero que hicimos fue construir una base para la transformación individual y del ser humano. Por aquí es donde empieza todo proceso de transformación. “Si logras transformar el pensamiento, transformaremos las acciones, y si transformas las acciones transformaremos los resultados”. De esta manera formamos líderes, no sólo comunitarios sino también líderes personales que guían su propia vida, líderes familiares, los mismos que en cualquier momento pueden ser líderes sociales o líderes políticos.

da. Y con este criterio, ¿cuántos líderes han formado?
RDG. Unos 12 mil, potenciados alrededor de tres aspectos: formar, organizar y llevar procesos de autogestión. Así, luego de este nivel, los estimulamos para que opten por cualquiera de las formas organizativas que brinda la ley: asociaciones, organizaciones no gubernamentales, cooperativas, etcétera, y es así como han nacido, liderados por ellos, ancianatos, grupos ambientales, equipos juveniles, redes solidarias.

da. ¿Es posible cambiar las circunstancias de vida simplemente a través del cambio personal?
RDG. Existe lo estructural, ese es un momento, pero mire: siempre se ha intentado cambiar la política general para influir en lo particular, mientras nosotros le apuntamos a influir en lo particular para ir hacia lo general.

da. Es una apuesta en contravía…
RDG. Sí, pero posible. Nos dimos cuenta de que, antes que cambiar los gobiernos, tenemos que hacerlo nosotros mismos, porque la problemática no está en los gobiernos sino en el pensamiento y los paradigmas que nosotros hemos mantenido. Mire: hay una dependencia entre el pueblo, la agente y los gobernantes, en la cual se cree que a través del voto popular ya resuelvo mi problemática, pero nosotros no pensamos así. Aquí decimos: lo importante no es el candidato sino el movimiento, porque en éste descansa la fuerza de transformación del país.

da. De acuerdo con ese concepto, ¿qué debe ser el próximo presidente?
RDG. Un facilitador. Los que aspiramos a ser elegidos para cargos públicos no podemos pretender saberlo todo, y resolverlo todo; debemos ser facilitadores de los procesos.

da. ¿Cómo se explica esto?
RDG. El cuerpo humano está constituido por 72 millones de células. ¿Cuál de ellas lidera tu cuerpo? En efecto, todas y cada una cumplen una función. Así debe ser en la sociedad, para lo cual debemos lograr que las mayorías cumplan su función; la principal de todas es participar.

da. Bueno, los espacios para que así sea son pocos en el país.
RDG. Esa es función del gobierno central, para lo cual hay que garantizar la democracia social, económica, política.

da. ¿Por qué La Voz de la Consciencia no presentó candidatos al Congreso de la República?
RDG. Porque soñamos con un Congreso depurado, integrado por delegados de los movimientos sociales y de las comunidades de base, y para que así sea, de llegar a la Presidencia, lo cerraríamos y acudiríamos a la voluntad popular para elegir uno nuevo. Como se conoce, si éste se cierra a las próximas elecciones no se pueden presentar los que allí estaban legislando. Estamos seguros de que seríamos apoyados por las mayorías para proceder de esta manera.

da. Esta es la vía institucional. ¿Existe la posibilidad de darle forma a un poder popular paralelo?
RDG. Eso es lo que soñamos.

da. Para ganar más presencia y contundencia por todo el país, ¿han buscado alianzas con organizaciones sociales?
RDG. Ahora mismo estamos en conversaciones con el movimiento “Abstencionistas de Colombia”, que reúne un importante número de ciudadanos; asimismo avanzamos con organizaciones de base constituidas por los afectados por las pirámides. Ya concretamos alianzas con organizaciones indígenas de diferentes pueblos; avanzamos conversaciones con trabajadores de la ETB, de Cartón de Colombia, con organizaciones ambientalistas, con Juntas de Acción Comunal…

da. Bueno, si el movimiento La Voz de la Consciencia no pasa a segunda vuelta, ¿con quién se unirá?
RDG. Apuntaremos al blanco. Con toda sinceridad, y para no engañarnos ni engañar a nadie, no encontramos en ninguno de los partidos ni de los candidatos la afinidad ni la seguridad de que apliquen un proyecto como el que estamos impulsando. Por ello no dudaremos en invitar a nuestros electores a que voten en blanco.


PROPUESTAS

Empleo. Una vez que asumamos el gobierno, es el conjunto de nuestra sociedad quien tendrá el reto de dirigir sus destinos. ¿Qué significa esto, por ejemplo, en el campo de generar empleo? Ante todo, empoderamiento comunitario: que la gente misma, desde su iniciativa, solucione ese problema. Claro, para que así sea, el Estado debe procurar los recursos, los espacios legales, las condiciones físicas, pero la iniciativa recae en la gente.

Un ejemplo: el tema de las contrataciones de las obras públicas. En este ítem de la economía, sumando distintos rubros, cada año se gasta un promedio de 11 billones, con los cuales las grandes empresas beneficiadas para ejecutarlos sólo invierten 12 de cada 100 pesos recibidos para crear nuevos empleos. Nosotros nos proponemos, a partir de contratar directamente con la comunidad, subir esa suma a 30 pesos, con lo cual crearíamos 700 mil empleos de choque. A esta iniciativa la denominamos ECOS: Empresas Comunitarias para el Desarrollo Social Comunitario.

Pero esta política iría mucho más allá, toda vez que por su conducto no sólo pretendemos generar empleo sino además dinamizar otros procesos sociales: responsabilidad y consciencia social comunitaria, transparencia de la comunidad a la hora de contratar y ejecutar sus obras, y empoderamiento social.

Para garantizar la capacidad de ejecución de la comunidad, y como acompañamiento sustancial, hay que integrar a la Universidad, cientos de ingenieros, arquitectos, etcétera, pero al mismo tiempo, psicólogos, sociólogos, vinculados a la comunidad, acompañando en los diagnósticos, proyectando quehaceres y entre todos transformando los barrios.

Y como complemento financiero, la reactivación de las cooperativas de ahorro y crédito, desde las cuales nacerá el Banco Cooperativo y Comunitario, con oficinas por todo el país.

Desde aquí puede sentirse el cambio que debemos hacer realidad entre todos. El Estado facilita los recursos y los mecanismos, pero la sociedad tiene que darle campo a una nueva cultura de la participación y de la democracia.

Para crear nuevos empleos, otros recursos pueden provenir de una política tributaria que reforme y supere la actual política, donde las exenciones que benefician a las grandes empresas –que suman cerca de seis billones de pesos– son llenadas con nuevos tributos directos. Si el que tiene más paga de manera debida, esos dineros se pueden destinar a crear más puestos de trabajo, a la par de lo cual se reducirán los impuestos directos y se le otorgará a la gente mayor capacidad de compra.

Colombia, potencia verde y alimentaria. La necesidad de alimentos es cada vez más evidente en todo el mundo. Colombia cuenta con condiciones ideales para producirlos, además de la sabiduría histórica para hacerlo. En vez de orientarnos a potenciar monocultivos para hidrocarburos, debemos enrutarnos en producir alimentos en la más amplia variedad. Y esta política, como eje, descansará en las manos de nuestros campesinos y nuestros indígenas.

Para que así sea, el Estado entrega los recursos y la asesoría pertinentes, pero además abre vías y recupera los ferrocarriles, buscando reducir costos en el transporte, a la par de lo cual vendrá la devolución de la tierra, de los más de cinco millones de hectáreas arrebatadas a sus verdaderos dueños.

Y como complemento de toda esta política, conexión y apertura a los puertos para exportar excedentes e importar todos los bienes de producción que aún no estamos en condiciones de producir.

Conflicto armado. Para superarlo, proponemos, distinto de la ‘seguridad democrática’, “consciencia para la seguridad y la convivencia”. ¿Qué implica ésta?

Superar el debilitamiento de las Fuerzas Armadas desde el punto de vista humano y familiar.
1.    Cooperación entre las Fuerzas Armadas, el gobierno y la sociedad civil, pero no con informantes sino generando equidad social. La equidad y la justicia social no son una teoría de izquierda ni de derecha; son un elemento natural por garantizar para todos los integrantes de una sociedad; son elementos consustanciales a la vida.
2.    Lo que le da sustento a la guerra son los seres humanos, y dentro de éstos el soporte para el combate lo garantizan los jóvenes. Tenemos que quitárselos a la guerra, y para ello es imprescindible que logremos la equidad social en el barrio, con oportunidades de estudio y trabajo para todos, de tal suerte y de tal manera que no tengan excusa para integrarse a grupos ilegales en armas.
3.    Lograr tal desarrollo e integración social, para que lo público se transforme en lo sustancial para quienes viven en Colombia. Que lo público nos duela, que lo sintamos propio, que, además, se pueda reclamar sin temor a ser tachado de izquierda y mucho menos de subversivo. La participación, y con ella la política, debe ser la mayor manifestación de que hemos recuperado lo público para todos, y con ello, con toda seguridad, le quitaremos la base a la guerra.

Robinson Devia González en pocas palabras


Un personaje: Jesús.
Un sueño: Ver a América Latina unida y levantada.
Soberanía: Del pueblo, total y absoluta.
Capitalismo: Un modelo –que al igual que el comunismo– destruyó las ilusiones de formar una verdadera nación.
Bateman: Como tantos hombres que han levantado ideales en el país, creo que tenemos una tarea por concluir, no sólo la de Bateman sino igualmente la de Garzón, la de Gaitán, y sobre todo la de todos aquellos muertos en el anonimato. Aclaro, nos identificamos en sus ideales, más no en los mecanismos utilizados por Bateman y su organización por ejemplo, para llevar eso ideales a la realidad.
Mestizaje: El resultado de la inteligencia latinoamericana que hoy le hará una nueva propuesta al mundo.
Política: La mentira con la cual nos han engañado y que debemos utilizar ahora para darles el doble de su propio cáliz.
Paz: Si no comienza desde el ser humano, es imposible que exista.
Neoliberalismo: El arma de los mecanismos financieros internacionales para apoderarse de todo y dejarnos sin nada.
Polo Democrático Alternativo: Aparentemente Polo, aparentemente Democrático, aparentemente Alternativo. Cayó en el mismo juego de la democracia anquilosada de siempre, matando la esperanza de mucha gente que veía en ellos una opción diferente.
América Latina: La esperanza del planeta.


Olga Lucía Taborda


Caucana, exiliada hace ocho años en los Estados Unidos. Antes de tener que partir, lideró procesos sociales en su departamento y se desempeñó como psicóloga dentro de la Policía Nacional. Luego, fuera del país, no renunció a la labor social y lideró ejercicios colectivos con inmigrantes. Su última experiencia fue la confección de una propuesta para la repatriación de colombianos en el extranjero.

Dice sobre esta selección la cabeza de fórmula: “Nosotros no hablamos de patria sino de matria, en honor a nuestras mujeres, pues ellas son el elemento fundamental que garantiza que una nación exista; ellas son las que paren a los seres humanos, y al final son ellas mismas quienes llevan la peor parte del conflicto que vivimos, pero también de la crisis social y económica que agobia a los colombianos”.


Candidatos a la Presidencia de Colombia 2010-2014


Polo Democrático Alternativo: Gustavo Petro
Partido de la U: Juan Manuel Santos
Partido Verde: Antanas Mockus
Partido Liberal: Rafael Pardo
Partido Conservador: Noemí Sanín Posada
Cambio Radical: Germán Vargas Lleras
ASA: Jaime Araújo
La Voz de la Conciencia: Robinson Devia González
Movimiento Apertura Liberal: Jairo Calderón Carrero
Visto 6525 vecesModificado por última vez en Jueves, 22 Abril 2010 17:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.