Investigación señala al cerebro como punto terapéutico para atender lesión pulmonar

Aplicar antinflamatorios al sistema nervioso central permitiría acelerar la desconexión de pacientes con Covid-19 de ventiladores mecánicos

 

Una nueva investigación, publicada en el Journal of Physiology,sugiere que dirigirse a la parte del cerebro que controla la respiración y el flujo sanguíneo podría ayudar tanto a pacientes con trastornos respiratorios como a los que sufren una lesión pulmonar debido al Covid-19, y acelerar el proceso de desconexión de los ventiladores mecánicos.

Con infecciones respiratorias, como Covid-19, o pulmonares, la activación del sistema inmune es parte de la respuesta normal y saludable. Sin embargo, en algunos casos la respuesta inflamatoria es tan poderosa que conduce a un daño adicional llamado lesión pulmonar aguda (ALI) y, en su forma más grave, síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).

La atención clínica típica de pacientes con ALI y SDRA se centra en minimizar el daño pulmonar adicional utilizando formas especializadas de ventilación mecánica.

Este nuevo estudio sugiere que la lesión no se limita a los pulmones, sino también puede tener un impacto duradero en el control central de la respiración. Por tanto, centrarse en las partes del cerebro que regulan la respiración podría ser una terapia importante para desconectar a los pacientes del soporte ventilatorio después de su recuperación de infecciones respiratorias severas.

Esto es importante de entender durante la pandemia por Covid-19, ya que estos pacientes pueden experimentar las mismas dificultades en la transición a la respiración por su cuenta.

Actualmente, la terapia para ALI y SDRA se centra en los pulmones para mantener el intercambio de gases y minimizar más lesiones. Estos investigadores examinaron ratas con lesión en esos órganos y determinaron que las regiones del cerebro que controlan la respiración también se ven afectadas.

De hecho, las características del patrón de respiración patológica permanecen incluso cuando se extraen los pulmones. Además, la inflamación era evidente en la parte del cerebro que genera el patrón de respiración. Esto indica que los pulmones no son el único factor involucrado en los trastornos respiratorios en la lesión pulmonar.

A continuación, los científicos examinaron lo que sucede en los roedores conscientes con lesión pulmonar cuando introdujeron medicamentos antinflamatorios no esteroideos en el sistema nervioso central.

Descubrieron que este tratamiento reducía la inflamación neural y minimizaba los efectos de la lesión pulmonar. Estos hallazgos sugieren que los circuitos del tronco encefálico desempeñan un papel en la fisiopatología y la recuperación potencial del sistema respiratorio después de una lesión pulmonar y SDRA.

Yee-Hsee Hsieh, principal autor del estudio, señala que “el tratamiento clínico para las enfermedades respiratorias generalmente se enfoca en la adopción de protocolos de ventilación que protegen al pulmón de una mayor lesión y la investigación actual se centra en la reparación y restauración del tejido del órgano y la función”.

A su juicio, “este trabajo sugiere que también debemos abordar el papel del sistema nervioso central y neuroinflamación para tratar completamente la lesión pulmonar aguda y quizás otras enfermedades de ese órgano, como Covid-19”.

Presos de Colombia: “Señor presidente, los que van a morir, te saludan” (incluye videos)

Dos vídeos puestos a circular por redes sociales por presos recluidos en la cárcel Pedregal (Medellín) y en la de máxima seguridad en Combita (Boyacá), denuncian a través de performances la crueldad y falta de garantías a sus derechos básicos con que están siendo tratados en medio de la pandemia en curso, lo que pone en peligro su vida.


Desde la cárcel Pedregal


En el primer vídeo, compañeros de prisión de Gustavo Alberto Rojas, recluido en la cárcel Pedregal (Medellín) y quien padece la enfermedad terminal VIH, en fase , expresaron al presidente Iván Duque: “Señor presidente, los que van a morir, te saludan”. Con esta frase los reclusos desnudan la crueldad con que los están tratando, crueldad que no repara en el riesgo de contagio a que están expuestos y con ello al riesgo de muerte. Denuncian, el decreto 546 de 2020 por sus limitaciones y exclusiones que impiden el supuesto de deshacinar las cárceles, además de no garantizar el paso a sus hogares de personas en riesgo eminente de muerte como sucede con Gustavo Alberto Rojas a quien su madre lo espera para pasar con él sus últimos días.

 

 

Enlace video aquí

 

Enlace video aquí


Desde Convita


En el segundo vídeo los presos de la cárcel de máxima seguridad en Combita (Boyacá), exigen al Estado colombiano y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la renuncia inmediata del general Norberto Mujica, director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) por “ser quien propagó el covid-19 en las cárceles del país, trasladando presos contagiados de un centro penitenciario a otro”.


Los presos se refieren a los traslados realizados desde la cárcel de Villavicencio, primer centro de reclusión con contagiados y primer fallecido por el coronavirus. Algunos internos fueron trasladados desde este penal hacía la cárcel La Picota (Bogotá), Las Heliconias (Caquetá), como a la cárcel de Guaduas (Cundinamarca), donde reportaron positivos por covid-19.


Demandan en su video, además, una rebaja de penas del cincuenta por ciento, una medida consistente con otros momentos históricos, donde no hay riesgo de muerte pero sí consecuencia con sucesos políticos o similares, como la visita de un Papa, pero que en la actualidad se llevaría a cabo por humanidad, por la defensa y protección de la vida.


Voces de apoyo

Durante la semana del 20 de abril estudiantes de Derecho y abolicionistas pusieron en redes sociales sendas tutelas para que familiares e interesados en la vida de las personas presos interpusieran tal recurso en los juzgados de sus ciudades.
Al mismo tiempo, familiares de presos llevaron a cabo protestas pacíficas al frente de diversas prisiones del país.
En consonancia con estos actos, profesores de Derecho y criminólogos de resonancia internacional circularon un pronunciamiento sobre el decreto 546, evidenciando que no garantiza nada de lo que anuncia y sí expone a las decenas que están tras los muros a un “genocidio carcelario”.


Pese al riesgo evidente que se vive y a la justeza de lo demandado, el gobierno no cambia de actitud. Los días que vienen darán el veredicto sobre su falta de voluntad política y inhumana actitud. Una actitud que, cuando más, avanza con instalar carpas “medicalizadas” el interior de la cárcel de Villavicencio, donde los contagiados según El Espectador ya suman 168 –entre presos, personal de guardia y administrativos– o aislar internos (confinados dentro del confinamiento) contagiados o con sospecha de estarlo.


Vea en el siguiente link todos los artículos relacionados con la emergencia carcelaria, así como formatos de tutelas para que sindicados y condenados tengan detención domiciliaria transitoria, cartas de la comunidad internacional y nacional a favor del deshacinamiento masivo en cárceles de Colombia.


Cubrimiento especial emergencia carcelaria https://www.desdeabajo.info/component/k2/item/39331-para-toda-la-poblacion-carcelaria-prision-domiciliaria-transitoria-ya.html

Rumbo a un genocidio carcelario: 
https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39422-rumbo-a-un-genocidio-carcelario.html
Tutela para solicitar casa por cárcel a personas condenadas:
https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39416-tutela-para-solicitar-casa-por-carcel-para-personas-condenadas-por-cualquier-delito-que-se-encuentren-privadas-de-la-libertad-con-medida-intramural-por-cualquier-delito-que-no-entre-en-los-requisitos-del-decreto-expedido-por-el-gobierno.html
Tutela para solicitar casa por cárcel a personas sindicadas:
https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39415-tutela-para-solicitar-casa-por-carcel-formato-para-personas-sindicadas-privadas-de-la-libertad-por-cualquier-delito-que-no-entre-en-los-requisitos-del-decreto-expedido-por-el-gobierno.html

 

 

Publicado enColombia
Embajada de Colombia en Australia deja a 270 colombianos a su suerte

El coronavirus fue la chispa que aceleró el colapso del sistema mundo capitalista, evidenciando que las fuertes políticas neoliberales aplicadas durante décadas solo conllevaron a la precariedad presupuestal en diversas instituciones gubernamentales. Dentro de estas instituciones la Cancillería colombiana demuestra mayor incapacidad de reacción y ejecución para garantizar los derechos humanos de los más de 4.500 colombianos que por diversas circunstancias quedaron atrapados, o en zonas grisis, alrededor del mundo.


De las embajadas que no han concretado ningún vuelo humanitario de regreso sobresale la encargada en Australia al exgeneral Alberto José Mejía, quien dejó a su suerte a 270 compatriotas, muchos en condición de vulnerabilidad y que añoran que los cerrados aeropuertos de Colombia vuelvan a funcionar cuando la medida de cuarentena se levante.
Estos 270 connacionales abandonados a la deriva por el gobierno colombiano, se dividen en tres categorías:


- 60 con visas de turismo con duración entre 3 o 6 meses, e incluso 1 año y que tenían planeado volver al país durante los meses de abril–mayo del año en curso.
- 160 estudiantes que tenían ya su visa vencida, o se les va a vencer, y tenían sus tiquetes ya comprados.
- 50 que no tenían tiquetes comprados pero sus visas van a caducar en el intervalo abril -mayo.

 

Estos datos los suministró Carolina Tafur, quien lleva las banderas del grupo “Colombianos Atrapados en Australia”. La estudiante bogotana tenía comprado su tiquete de regreso para Colombia el 1 de abril. De repente el anuncio del presidente Iván Duque de cerrar los aeropuertos internacionales la dejó en shock, “Cuando pasa todo esto y quedo en el limbo y pienso –yo no debo ser la única, debe haber más gente que quedó con tiquetes comprados y demás cosas– empecé a contar mi historia en mi Facebook y cree un grupo en Whatsapp para personas con mi misma situación. El grupo empezó a crecer, creamos una fan page, subimos fotos y vídeos. Después enviamos un comunicado donde expusimos varias peticiones a la embajada de Colombia en Australia” comentó Carolina, que antes de su vuelo ya había entregado su cuarto y ahora, por falta de recursos, vive en un apartamento donde la acogieron unos connacionales.


¿Y qué les respondió la embajada, Carolina? “A nosotros nos dicen –responde con voz segura–, el vuelo no será posible, y nosotros decimos ¿por qué no? Nos dicen que van a buscar un diálogo diplomático para extender visas de turistas a estudiantes colombianos con visa expirada después de empezada la cuarentena. Pero eso no es posible pues el primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que los extranjeros con visa temporal y/o estudiantes o turistas deberían devolverse para su país porque no habrá ayuda por parte del gobierno australiano”.

Una realidad que evidencia la nula o por lo menos débil hoja de ruta que tiene el gobierno colombiano para resolver el tema. Una actitud de desprecio por los suyos que no toma en cuenta, por ejemplo, procesos seguidos por la embajada y cónsul de Perú en Australia, que lograron que el vuelo LA1120 partiera de Sídney el 1 abril a la 1.10 p.m. rumbo a Santiago de Chile, para luego dirigirse a Lima en un vuelo de repatriación humanitaria coordinado por las autoridades peruanas. Gestión que el gobierno colombiano no ha logrado con el australiano. O como fue el caso de la cancillería argentina, quien contrató un chárter de la empresa aérea Latam para trasladar a los argentinos de Cusco a la ciudad chilena de Iquique, distante 770 kilómetros, y luego desde allí en otro avión a Buenos Aires. Este país, además, gestionó que 800 argentinos varados en Cuba partieran desde La Habana el 2 de abril. Ese vuelo también servirá para regresar a Cuba con medicamentos destinados a argentinos que continúan en este país.


“Y es que –dice Carolina–, le hemos propuesto a la embajada colombiana un vuelo humanitario de esas características, como el realizado por el gobierno peruano. Porque entonces ¿dónde queda mi derecho a la salud? ¿al libre tránsito? Y todo por un decreto que no puede acabar con una ley. El presidente está sordo y nos está negando nuestro derecho a volver a nuestro país. La mejor opción es que ayuden con un vuelo, porque les sale más caro dar ayudas económicas a todos los colombianos varados en Australia”, enfatiza la colombiana, que después de terminar sus estudios pensaba en retornar del todo al país.


Carolina se refiere al pacto internacional de los derechos civiles y políticos (Pidcp), al que Colombia se unió bajo la ley 74 de 1968, de la misma manera por el protocolo facultativo aprobado por la asamblea general de la naciones unidas, en Nueva York el 16 de diciembre 1966 donde menciona la prohibición a los países, en su artículo 12 numeral 4, nadie podrá ser privado del derecho de entrar a su propio país. Un Pacto ahora violado y/o desconocido por el decreto 439 de 2020, ratificado por la cancillería que en comunicado del jueves 27 de marzo expresó: “[…] todos los vuelos de llegada al país están prohibidos”, y negado de nuevo el pasado 3 de abril cuando la canciller Claudia Blum a través de video aseguró que habrá ayudas para los colombianos que demandan regresar al país, pero no retorno.



“Nos sentimos desterrados tanto del gobierno colombiano como del australiano. Nosotros vamos a quedar en el limbo, nosotros somos también colombianos y no por el hecho de estar afuera lo dejamos de ser. La posibilidad de vuelo ha sido descartada. Todas las personas del grupo estamos dispuestas a cumplir con la cuarentena en Colombia, no tenemos opciones acá. No tenemos garantías”, expresó con tono triste Carolina, una más de los 270 colombianos que fueron dejados a su suerte por el embajador Alberto José Mejía quien irónicamente partió en un vuelo desde Australia para Colombia a la boda de su hija el pasado 14 de marzo, conociendo la situación a nivel mundial y una vez declarada la alerta amarilla en Bogotá, situación que incluía la negativa para realizar reuniones de grupos para evitar la propagación del coronavirus.


Ver artículo –“Un vuelo de rescate” –:
https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39250-un-vuelo-de-rescate.html

 

Publicado enColombia
Colombia, Bogotá. Otra cuarentena es posible

“Y tendremos que hacer lo que toque –LO QUE TOQUE– para no llegar a tener 10.000 muertos como en España”, afirmó con su agrio estilo y sin reparar en las particularidades que así lo han hecho posible Claudia López, alcaldesa de Bogota, en entrevista con Yamid Amat la noche del 30 de marzo, entrevista en la cual anunció, adelantándose y condicionando al gobierno nacional, que lo más probable es que la cuarentena se prolongue por 3 meses más, es decir hasta finales de junio, ampliación del encierro que debe hacerse, según dijo, porque no existe vacuna para enfrentar el virus. Faltó al periodista preguntar, en tres meses tampoco habrá vacuna, por tanto, ¿por qué no prolongar el confinamiento hasta el momento que los laboratorios logren producir una?

Una proyección de confinamiento con consecuencias nefastas para los excluidos de la ciudad, que en realidad son quienes más salen afectados de no poder rebuscarse. La clase media, con contratos fijos, y los ricos, favorecidos del trabajo de miles, no tienen porque preocuparse.

Un escenario prolongado de cuarentena que no repara en otras posibilidades que realmente existen para enfrentar el Covid-19, y que sin embargo –de manera sorprendente, ¿o incomprensible?– no consideran quienes están al frente del gobierno, en este caso Distrital, pero también los departamentales, municipales y el gobierno central. Sin miramiento alguno, unos y otros, todas y todos sin excepción, optan por lo que es conocido como “políticamente correcto”, es decir, no arriesgar, hacer aquello con lo que uno siempre gana, bien sea cara bien sea sello. Y en este caso, con lo que salvan responsabilidades.

El mandato de la OMS

La decisión del confinamiento aceptado por diversidad de gobiernos a nivel mundial es la consecuencia de un modelo aplicado por la OMS, para quien labora el profesor Neil Ferguson de la Imperial College de Londres, quien proyectó el modelo de las curvas que la OMS tomó como referencia para calcular el crecimiento exponencial del Cov-19, modelo no cuestionado e impuso a nivel mundial.

Pero el modelo puede estar errado, como lo afirma el virólogo Pablo  Goldschmidt en entrevista con el portal Infobae:Yo desde el principio empecé a analizar esto (el modelo de curvas de Ferguson) y vi que había algo raro. A mí eso no me cerraba. Anteanoche, este señor Ferguson dijo que la proyección que hicieron debía ser masivamente disminuida –tal la palabra que usó en inglés– con respecto a las cifras de muertes”.

-¿Qué significa eso? Le preguntó el periodista Hugo Martin a Pablo Goldschmidt

“Que, por ejemplo, para los Estados Unidos él proyectó con su modelo –que todo el mundo está utilizando en este momento sin siquiera cuestionarlo–, 2.200.000 fallecimientos; y 500 mil en el Reino Unido si no se tomaban las medidas de achatar la curva y todo lo que significaba eso. Ahora dice que no, que las predicciones no parecen ser exactas. Lo mismo que sucedió con el H1N1. Predijeron muchísimas menos muertes ahora, siempre que se mantengan las medidas de cierre como las que tomaron los gobiernos. Las estimaciones son mucho más bajas, respondió el virólogo que tiene el libro “La gente y los microbios”, donde explica la psicosis que generaron la gripe H1N1 y el SARS”.

En ese sentido, si la curva de pronóstico y el modelo dominante de la curva que impuso la OMS, y que todos los gobiernos copiaron sin cuestionar, está mal diseñada, eso puede ofrecer otros escenarios que no pasen por una cuarentena obligatoria para cientos de millones en todo el mundo, para 50 millones en Colombia y para casi 8 millones de habitantes en Bogotá. Pero ningún político correrá el riesgo –pondrá su cabeza– de probar si la OMS está equivocada, como ya anotamos, ellos/ellas siempre actúan según lo políticamente correcto.

Un escenario, otro, que para el caso de Bogotá no es riesgoso correr, toda vez que, como lo confirmó la alcaldesa en la entrevista aludida, en Bogotá los casos positivos de Covid 19, ascienden a 350, los hospitalizados 37, y en Unidad de Cuidado Intensivo (UCI) 17. Para agregar, además, que el Distrito tendrá a su disposición 250.000 pruebas para coronavirus. Es decir, es posible extender un buen paquete de pruebas para identificar y aislar posibles afectados –activos o pasivos– y así controlar el contagio masivo.

Otro escenario posible

Pero además de esta opción, o complementándola si así se quiere, existe otro escenario por desplegar. Como es conocido el Distrito realiza informes diarios desde el Puesto de Mando Unificado (PMU) y del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) sobre las cifras del Covid-19 en Bogotá. De los 350 casos positivos confirmados por la alcaldesa, digamos que cada una de esas personas tuvo contacto con otras 50; bien, si multiplicamos tales cantidades tenemos 17.500 personas sospechosas de infección. Como está dicho, existen pruebas suficientes para verificar si es así. Pero incluso sin pruebas también puede procederse, veamos: Un censo bajo las bases de datos que manejen el PMU y el COE podrían encontrar esas personas y realizarles un aislamiento con todas las seguridades sanitarias y protocolos que conlleven.

Como cualquiera puede concluir, es más sencillo confinar, en condiciones dignas, un aproximado de 17.500 personas que a 8 millones. El método también podría ampliarse a nivel nacional –por departamento y municipio–, porque hasta el 31 de marzo la cifra de contagiados ronda los 906, que multiplicados por 50 daría 45.300 personas, mucho más sencillo de controlar y proteger, con un peso mucho menor en lo social y económico, que lo desprendido de confinar a los cerca de 50 millones que somos.

Las 250.000 pruebas de coronavirus que tendrá el Distrito de Bogotá alcanzan, en estas condiciones, para aplicarlas a la población infectada o sospechosa de estarlo a nivel nacional, y sobrarían pruebas. Se actuaría así aplicando el celebrado método coreano.

Algo plausible y que reconfirma el temor que ronda en la alcaldía de Bogotá, es que para el próximo domingo estarán dispuestas en Corferías 1.200 camas, y con una capacidad de instalación de 5.000 camas. Además ya hay hoteles, como el Radisson, que ofreció sus instalaciones para contener la pandemia. También, agregó Claudia López, en 3 meses Bogotá pasará de 1.000 a 4.000 UCI.

No valerse del miedo para enfrentar la crisis

Otros escenarios frente a las medidas de la pandemia son posibles, y el Gobierno tiene los medios para hacerlos realidad, pero en tanto sigan empeñados en seguir el libreto internacional y de la OMS no se logrará nada.

Apegados a ese libreto ahora por los barrios de Bogotá rondan carros del ejército perifoneando llamados a la disciplina y al temor, así como realzando a las Fuerzas Armadas. Como en otros países, un problema de salud, que se soluciona con medidas sociales y económicas, manejado como un asunto militar. ¿Qué pretenden? ¿Hacia dónde enrumban nuestras sociedades? ¿Qué permitirá el silencio social potenciado por el miedo, el dolor y el temor a la muerte?

En el episodio 6 de su serie “Demonios” que transmite desdeabajo cada día a partir de las 6 pm Raúl Zibechi atinó a decir: “mientras el capitalismo encuentre la manera de seguir funcionando con las personas aisladas, es un negocio redondo”.

Y es a lo que apunta el gobierno nacional, seguir ahondando en el control social excusándose en la propagación masiva del virus. La alcaldesa lo vaticinó, 3 meses más de cuarentena. ¿Qué va a pasar con las miles de microempresas que no hacen parte de las excepciones y no podrán pagar arriendos y los sueldos de sus empleados durante esos meses? ¿Es posible que una familia de estrato 0-1-2 goce de vida digna con una ayuda económica entre 160.000 a 422.000 pesos, como lo anunció la alcaldesa y que implementarán a través del programa “Bogotá Solidaridad en Casa”?

Todo parece indicar que tanto la alcaldesa como el gobierno nacional asumen el tema de los derechos humanos, que está detrás de esta crisis, y la garantía de vida digna de millones de personas, como si se tratará de caridad, ese concepto de sumisión y sometimiento que tanto daño ha producido entre millones en todo el mundo.

Olvidan las cabezas de lo nacional y de municipios y el mismo Distrito, que estamos ante un derecho fundamental de los millones que somos en Colombia: aquí no están ayudando, ni entregando unas migajas para que la gente sobreviva, no, cada uno de quienes están en el gobierno tienen bajo su responsabilidad lo que es de todas y de todos, y simplememente lo administran y garantizan que llegue a los millones que somos. Una renta mínima temporal, como la proponen los economistas Luis Jorge Garay y Jorge Enrique Espitia en el programa de televisión “Demonios” No. 9, proyectado por desdeabajo el pasado 28 de marzo, es totalmente viable.

Hay que tomar en cuenta que, según estos economistas, a pesar de todas las bases de datos con que cuenta el gobierno nacional, de aplicarse una política de subsidios reducida a las mismas, un mínimo de  1,5 millones de connacionales quedarían sin recibir los dineros que dice el gobierno entregará.

En igual sentido desdeabajo propone medidas por tomar, como:

-Desplegar una línea de crédito con un año de gracia, y para el segundo con un 0,5 de interés mensual, para apalancar a pequeños empresarios y comerciantes.

-Un plan urgente de entrega mensual, de un salario mínimo por familia, y mínimo por 6 meses, para garantizar su manutención, es indispensable. Estos recursos se pueden conseguir en acción conjunta del gobierno central con los presupuestos municipales y distritales. Una emisión extraordinaria por parte del Banco de la República, en caso de ser indispensable, puede ser la solución para el permanente lamento del gobierno nacional.

Otro escenario a la pandemia es posible.

 

Ver artículo entrevista al virólogo Pablo Goldschmidt:

https://www.desdeabajo.info/mundo/item/39248-para-un-prestigioso-cientifico-argentino-el-coronavirus-no-merece-que-el-planeta-este-en-un-estado-de-parate-total.html

Ver artículo Covid 19, oportunidad popular, sin dilaciones, un país para todos y todas:
https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39150-covid-19-oportunidad-popular-sin-dilaciones-un-pais-para-todos-y-todas.html

 

Ver artículo Liderazgo social alternativo para enfrentar al pandemia, y más allá de ella

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39199-liderazgo-social-alternativo-para-enfrentar-la-pandemia-y-mas-alla-de-ella.html

Ver artículo Covid 19, oportunidad popular. Construyamos un país para los 50 millones que somos:

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39098-covid-19-oportunidad-popular-construyamos-un-pais-para-los-50-millones-que-somos.html

Publicado enColombia
Martes, 31 Marzo 2020 16:34

“Un vuelo de rescate”.

“Un vuelo de rescate”.

Acerca del cierre de fronteras para los colombianos. 

Sometidos al destierro por la negativa del gobierno de Iván Duque de permitir el ingreso de vuelos internacionales, miles de colombianos demandan que pese a las circunstancias en que está sumido el mundo, el Estado colombiano facilite los medios para regresar al país. La polémica está abierta: ¿dónde quedan los derechos humanos en estas circunstancias?

La declaración de confinamiento y cierre de fronteras decretada por diversidad de países los sorprendió allende de su tierra de origen. Son 4.500 colombianos que ahora pasan sus días angustiados, al filo del agotamiento de los recursos que logran apretar día tras días, viviendo al límite en piezas de hoteles o similares.

En su afán por evidenciar las circunstancias que viven y presionar para que el gobierno nacional concrete vuelos de emergencia, se han contactado entre ellos; es así como saben que en Australia suman 200, en la India 70, en Perú 200. En particular el grupo residente en Australia lidera una campaña para lograr su propósito, donde especifican: “[…] somos un grupo de aproximadamente 200 colombianos que nos encontramos "varados" en varias ciudades de Australia debido a la situación mundial que se presenta actualmente” (1). El Gobierno ha dispuesto una página (Migración Colombia) para que todas las personas interesadas en el retorno inmediato se registren y es así como tiene conocimiento detallado del lugar donde pernota cada uno.  

Una exigencia que enfrenta y se golpea contra el decreto 439 de 2020, ratificado por la Cancillería que en comunicado del jueves 27 de marzo expresó: “[…] todos los vuelos de llegada al país están prohibidos”. (2)

Una decisión amparada, según tal instancia gubernamental, “[…] en la Constitución (que) les permite restringir la circulación o ingreso al territorio para ‘garantizar el interés público’”. (3).

Una resolución forzada, y para muchos no solo polémica sino contraria a los derechos humanos, además de inconstitucional.

Derecho pisoteado

Prohibir el ingreso de nacionales al territorio nacional, una medida bárbara. Un destierro. ¿Qué debe primar, el derecho (límite) o la política (necesidad)? ¿Los colombianos tenemos patria? 

El Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (Pidcp) (1966), aprobado en Colombia mediante la ley 74 de 1968, por la cual se aprueban los “Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de Derechos Civiles y Políticos, así como el Protocolo Facultativo de este último, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en votación Unánime, en Nueva York, el 16 de diciembre de 1966”; destaca, como prohibición a los países, en su artículo 12 numeral 4) Nadie podrá se arbitrariamente privado del derecho de entrar en su propio país. 

La misma norma, consagra: 1) Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tendrá derecho a circular libremente por él y a escoger libremente en él su residencia; y 2) Toda persona tendrá derecho a salir libremente de cualquier país, incluso del propio. 

Estos derechos tienen una excepción, la cual se encuentra en el numeral 3, que informa: Los derechos antes mencionados no podrán ser objeto de restricciones salvo cuando éstas se hallen previstas en la Ley, sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de terceros, y sean compatibles con los demás derechos reconocidos en el presente Pacto. Luego, la disposición del numeral 4, no tiene excepción alguna, de suyo, un nacional tiene derecho a ingresar a su país sin restricción ni excepción alguna; cosa diferente respecto de extranjeros. 

Lo anterior no sólo hace parte del Bloque de constitucionalidad, sino que fue, bajo la misma idea, ratificado por Colombia a través de la Ley 16 de 1972, "por medio de la cual se aprueba la Convención Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", firmado en San José, Costa Rica, el 22 de noviembre de 1969, en donde dispuso en su artículo 22 numeral 5 que: 5. Nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo.

De igual manera y según lo enseña la Corte Interamericana de derechos humanos,  la libertad de circulación: “Es una condición indispensable para el libre desarrollo de la persona y consiste, inter alia en el derecho de quienes se encuentren legalmente dentro de un Estado a circular libremente en ese Estado y escoger su lugar de residencia” y se manifiesta en tres dimensiones: 1. Derechos a salir de cualquier país. 2. Derecho a salir del propio país. 3. Derecho a regresar al país de origen*.

Si se considera que es posible excepcionar tal derecho, debe tenerse en cuenta que la restricción aparte de estar contemplada en la ley, debe ser clara y no genere ambigüedades, dudas que permitan interpretaciones para actuar con arbitrariedad; es decir, que satisfaga los principios de legalidad y necesidad, los que a todas luces se violan con la decisión tomada en el decreto 439/20, y las declaraciones posteriores del gobierno nacional, en tanto atentan contra los derechos humanos, de suyo, fundamentales en nuestro bloque de constitucionalidad.  

De acuerdo con estos antecedentes legales, no puede pretender el estado colombiano que sus ciudadanos no puedan regresar al país, independientemente de la razón que se alegue, pues incluso, se vería afectado no sólo su derecho a la circulación y de ingreso a su propio país, sino que con ello se desconoce el vínculo jurídico político que los une, de suyo, la nacionalidad y la ciudadanía.** 

Lo anterior se agrava cuando se ve en el contexto de derechos fundamentales que se pueden violar con tal determinación, pues no sólo se trata de derechos como los mencionados -libre circulación, ingreso al país de donde se es nacional o la ciudadanía– también se ven amenazados los de la vida y la salud, pues un connacional en el exterior no puede acceder al sistema de seguridad social en salud, aunado a las premuras que supone la demanda de una pandemia como la que actualmente se vive. Es decir, un ciudadano colombiano en el exterior no cuenta con las garantías y prerrogativas del sistema de seguridad social en salud, viéndose afectado en su derecho a la vida por tal razón. 

Es preciso recordar que el Estado colombiano tiene, además, la obligación respecto de sus ciudadano de asistirlos, brindar acompañamiento y repatriarlos de ser necesario al territorio colombiano cuando las condiciones así lo ameriten, luego, el decreto  439 de 2020, que cierra fronteras a los nacionales es, sin duda, contradictorio de tal obligación constitucional. 

EL Estado colombiano, para proteger el interés general y la salud de los connacionales, no puede sacrificar, negando los derechos antes mencionados, en cambio, debe proporcionar no sólo la asistencia, sino abrir las fronteras para permitir el ingreso de sus ciudadanos al país, por supuesto, siguiendo las medidas sanitarias que sean necesarias para satisfacer no sólo el derecho humano de las personas de regresar a su país, sino, el de los demás conciudadanos de mantener niveles básicos de salubridad. 

Además, no debemos olvidar que en lo  relativo a la prohibición de destierro, nuestro país ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos el cual dispone, en el artículo 12, que "nadie podrá ser arbitrariamente privado del derecho a entrar en su propio país" y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que consagra en el artículo 5º que "nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo". Por tanto, es claro que el concepto de destierro está delimitado a la expulsión o prohibición de entrada al territorio nacional.

El trompo en la uña

En este punto del debate, la resolución del pulso entre el gobierno nacional y estos miles de connacionales, ahora depende: 1. De la (in)voluntad política en el seno del Gobierno, 2. De la interpretación de las normas –en lo cual todo puede ser posible de acuerdo a los intereses en juego–, 3. De la presión que ejerzan familiares y amistades de quienes ahora están confinados o dejados a su suerte en otros países, 4. De la sociedad en su conjunto, que debe levantar la exigencia de retorno de todos aquellos que están por fuera –cualquiera sea la circunstancia que los llevó a quedar atrapados en otras tierras–, guardando, claro está, las normas de salubridad requeridas y sometidos a cuarentena una vez ingresados al país.

“¡Queremos regresar!”, claman los colombianos en Australia, y como este grupo de connacionales seguramente así lo imploran los otros más de 4 mil paisanos que sufren en la lejanía los efectos del Covid-19. Qué la sociedad haga sentir su voz y peso, para que el gobierno cumpla con una de sus funciones constitucionales.

No podemos cerrar las puertas del territorio. Es hora de la solidaridad.

Notas

  1. “Presidencia de la República de Colombia: COLOMBIANOS VARADOS EN AUSTRAILIA !QUEREMOS REGRESAR¡”, http://chng.it/wRWcDp4k7D
  2. Oquendo, Catalina, “El drama de los 4.500 colombianos varados en el mundo”, https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39247-el-drama-de-los-4-500-colombianos-varados-en-el-mundo.html
  3. Id

Referencias

*David Guerra Restrepo. Los requisitos de entrada, permanencia y salida del territorio nacional, aplicables a los inmigrantes y emigrantes en Colombia y su marco normativo.

**Sentencia T-421-17: En Colombia, la nacionalidad se constituye como derecho fundamental reconocido en el artículo 96 de la Constitución Política, precitado. Sobre este asunto, la Corte Constitucional se ha pronunciado en diferentes ocasiones. En las sentencias C-893 de 2009, C-622 de 2013 y C-451 de 2015, se recordó que la nacionalidad es el vínculo legal, o político-jurídico, que une al Estado con un individuo y se erige como un verdadero derecho fundamental, en tres dimensiones: i) el derecho a adquirir una nacionalidad; ii) el derecho a no ser privado de ella; y iii) el derecho a cambiarla. En tal sentido la SU-696 de 2015, concluyó que “el hecho de ser reconocido como nacional permite, además, que el individuo adquiera y ejerza los derechos y responsabilidades inherentes a la pertenencia a una comunidad política”.

https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39247-el-drama-de-los-4-500-colombianos-varados-en-el-mundo.html

Publicado enColombia
Página 12 de 12