Imagen del vestíbulo de la se del Consejo Europeo, conocido como el Edificio Europa, en Bruselas, durante la reunión de ministros de Defensa de la UE. — OLIVIER HOSLET / EFE/EPA

"La diferencia entre guerra y paz está desapareciendo". Así de contundente se mostraba este martes Josep Borrell en la presentación de la Brújula Estratégica, la hoja de ruta en materia defensiva que propone la creación de una fuerza europea de despliegue rápido con 5.000 soldados.

 

Afganistán. El Sahel. Bielorrusia. Ucrania. Los Balcanes. El acuerdo Aukus. Las crisis y la inestabilidad se agolpan a las puertas de Europa. El mundo bipolar que dejó la Guerra Fría poco tiene que ver con la realidad del nuevo milenio. Las guerras de antaño ya no se libran rifle en mano, son más multidisciplinares y versátiles, como demuestran las amenazas híbridas, los ataques con agentes químicos en suelo europeo por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial o la guerra cibernética que ha puesto en jaque las democracias actuales.

En este contexto, la UE se prepara para rearmarse en los tres frentes que identifica como prioritarios: el espacio, el mar y la tecnología. "La diferencia clásica entre guerra y paz está desapareciendo. Ya no es blanco o negro", Josep Borrell, Alto Representante de Asuntos Exteriores de la UE, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Defensa de este martes.

Tampoco la sagrada relación transatlántica es la misma. El aterrizaje del huracán Donald Trump hizo saltar por los aires la confianza de Bruselas y Washington. El distanciamiento entre los aliados ya había comenzado con presidentes anteriores depositando la semilla para reducir la dependencia de Estados Unidos sobre Europa en temas de seguridad, defensa y política exterior.

Todo ello unido a la salida del Reino Unido, principal freno para la integración en defensa, ha precipitado los avances de la UE de la Defensa. En los últimos meses se ha avanzado en este plano más que durante las últimas décadas. La Unión Europea ha rubricado la cooperación estructurada permanente (PESCO), conocida como Bella Durmiente del Tratado de Lisboa, y el Fondo Europeo para la Paz, que prevén aumentar la cooperación y las inversiones intra-europeas en la acción defensiva y militar para evitar duplicidades.

En paralelo, durante los últimos meses sobrevuelan la capital comunitaria términos como la autonomía estratégica. En términos terrenales no es otra cosa que el desarrollo de una hoja de ruta europea para ser más rápidos, eficientes, robustos y flexibles a la hora de hacer frente a crisis imprevisibles que atentan contra su seguridad y sus intereses. Como lo fue la retirada de Afganistán hace unos meses o la crisis actual en la frontera con Bielorrusia.

2025 y 5.000 soldados: objetivos de la UE de la Defensa

En este contexto ha visto la luz el primer documento que pone forma y fecha al embrión de una fuerza militar europea. Borrell presentaba este martes a los 27 ministros de Defensa un plan en el que su equipo lleva mucho tiempo trabajando: la Brújula Estratégica. El texto contempla la puesta en marcha de un cuerpo militar de despliegue rápido con 5.000 soldados procedentes de todos los Estados miembros. La ambición es que esté operativo para 2025. Pero todo ello está sujeto a las modelaciones que harán las capitales.

"No es otro documento cualquiera. Es una guía para la acción futura que contiene medidas y un calendario concreto. La conclusión principal de nuestra evaluación es que estamos viendo inestabilidad, conflicto y amenazas transnacionales que son una amenaza para nuestra seguridad", señala el jefe de la diplomacia europea. La llamada 'capacidad de despliegue rápido' contaría con efectivos terrestres, marítimos y aéreos. Serían equipos especializados en evacuaciones, rescates u operaciones de estabilización en zonas hostiles. Con ello, la UE buscaría responder a "la coerción" e "intimidación" en crisis como la desatada recientemente por Alexander Lukashenko, conocido como el último dictador de Europa, para presionar a Bruselas utilizando a los migrantes como arma política.

Ejército europeo: ambiciones y divisiones

Todo ello reaviva el debate sobre la creación de un Ejército europeo. El principal propulsor de esta iniciativa es el presidente francés Emmanuel Macron. "No podemos proteger a Europa si no contamos con un Ejército europeo real", aseguró poco después de alcanzar el Elíseo.

Sin embargo, la idea genera todavía importantes rechazos y contradicciones. En primer lugar, la Seguridad y Defensa continúa siendo una competencia ligada a los Gobiernos nacionales. Los Tratados impiden, además, destinar dinero europeo a proyectos "que tengan implicaciones militares o de defensa". Hasta la fecha, la tarea defensiva de la UE en el exterior se ha limitado a entrenamientos y asesoramiento a las fuerzas de seguridad de países terceros, como ocurre en Mali.

Las ambiciones sobre avanzar en este aspecto son también diferentes entre las capitales. Algunos países más pequeños y, especialmente, los del Este lo ven como una amenaza a los acuerdos con Estados Unidos o la OTAN. Países como Polonia confían la seguridad de sus fronteras a los aliados transatlánticos más que a los europeos por lo que sienten como una amenaza constante de una Rusia cada vez más fuerte en la arena global. Incluso Estados Unidos y la Alianza Atlántica miran la medida con recelo y prefieren que Europa invierta en las alianzas actuales.

Por ello, la iniciativa que ve la luz en la actualidad corre el riesgo de caer en el cajón de sastre. Los líderes europeos la abordarán a fondo en el Consejo Europeo de marzo. La herencia de la UE en materia de seguridad refleja falta de unidad y genera frustración e impotencia. El bloque comunitario cuenta con battlegroups que nunca han sido utilizadas. Los objetivos de Helsinki, establecidos tras las guerras de Yugoslavia, avalaban crear una fuerza europea de 60.000 miembros. Nunca llegó a ver la luz.

El anhelo de una UE de la Defensa y Seguridad se remonta al nacimiento del proyecto comunitario. Jean Monnet, uno de sus padres fundadores, siempre apostó por esta idea. Pero también en este nacimiento se plasma una de las contradicciones que arguyen los pacifistas: la razón de ser de la UE es que es un proyecto de paz nacido para evitar que los europeos se matasen entre ellos como ocurrió durante las oscuras páginas del siglo pasado en el Viejo Continente. La creación de un Ejército europeo inminente no es realista en el corto plazo, pero Bruselas quiere depositar los pilares unas amenazas que no se librarán exclusivamente en el campo de batalla tradicional.

16/11/2021 22:30

Por María G. Zornoza@MariaGZornoza

Publicado enInternacional
Miembros de milicias armadas afroamericanas marcharon con sus armas en Tulsa, Oklahoma, para conmemorar el aniversario 100 de la masacre contra la comunidad afroamericana de esa ciudad. Foto: Getty Images.

La notoria Asociación Nacional del Rifle (National Rifle Association, NRA) de Estados Unidos, un grupo que históricamente ha tenido formidable influencia para promover la venta, posesión y uso de armas y frenar los intentos de control de éstas, se encuentra actualmente en decadencia y enfrenta severos problemas legales que podrían imponerle su disolución.

Pero la compra, posesión y portación de armas de fuego en Estados Unidos tienen actualmente niveles récord y, en paralelo, otros grupos han surgido para promover, afirman, el ejercicio de la Segunda Enmienda entre poblaciones diferentes.

Es el caso, por ejemplo, de la Latin Rifle Association (LRA, que podría traducirse como Asociación del Rifle Latino) que, como comenta la televisora CBS News, fue constituida como autodefensa y para promover visiones de izquierda de propietarios latinos de armas de fuego.

Sus argumentos

“No creo que la defensa propia, que es fundamentalmente autonomía corporal, deba se ejercida exclusivamente por personas políticamente de derecha”, dijo P.B. Gómez, fundador de LRA de 23 años.

La LRA fue fundada en 2020 y se afirma cuenta ya con cientos de miembros en varias partes de Estados Unidos.

“Nuestros principales simpatizantes han sido izquierdistas, han sido socialistas, progresistas. Uno tiene que tener una desconfianza de la autoridad. La policía y el gobierno no estaban cuidándome, así que yo tuve que hacer las cosas por mi cuenta”, añadió Gómez a CBS News.

Gómez cuenta que la masacre provocada por un tirador en un Walmart de El Paso, Texas, lo impulsó a crear la LRA, ante el hecho de que un supremacista blanco haya específicamente atacado a latinos.

Así, la LRA promueve la posesión y portación de armas, y en la lógica de Gómez eso sería una forma de dar a latinos como él la capacidad de protegerse y lograr esa autonomía corporal en un contexto hostil. El ejercicio de la Segunda Enmienda, él considera, no es exclusivo de los anglosajones o de la derecha.

No es ciertamente un caso único. “Hemos visto un dramático incremento de grupos que apoyan el derecho a las armas para personas LGBTQ, personas de color y otros grupos de orientación de izquierda en los años recientes”, dijo a la CBS News el profesor de derecho constitucional de UCLA, Adam Winkler.

Con todo, Winkler señala que esos grupos aún son pocos y distanciados unos de otros.

También entre los afroamericanos

Otro caso es la Asociación Nacional Afroamericana de Armas (National African American Gun Association) que actualmente suma ya 30,000 miembros y ha crecido en los años recientes.

Casos de grupos afroamericanos que portan abiertamente armas no son nuevos, y se han dado casos de diversos cuños desde hace décadas. Van desde grupos históricos como los Black Panthers hasta otros de reciente creación como la Not Fucking Around Coalition, que ha organizado notorias marchas de personas afroamericanas fuertemente armadas.

Nick Bezzel, fundador del Elmer Geronimo Pratt Gun Club, también promueve la posesión y portación de armas entre los afroamericanos. Su organización fue bautizada en alusión a Elmer Geronimo Pratt, veterano del ejército y uno de los líderes de los Black Panthers a finales de los años 60 y principios de los 70 que pasó casi tres décadas en prisión tras una condena por asesinato que luego fue anulada.

“Todos tienen derecho a la autopreservación, sin importar quién sea… No promuevo la violencia, pero sí la autodefensa”, dijo Bezzel a CBS News.

El auge de organizaciones como las fundadas por Gómez y Bezzel se da en un contexto de severa polarización en Estados Unidos, y en el rudo contexto de masacres como la de El Paso o de la Iglesia Emanuel AME o del asesinato a manos de policías del afroamericano George Floyd.

Y, al parecer, ambos ven a las armas y al ejercicio irrestricto de la Segunda Enmienda como una forma de protegerse de ataques supremacistas y racistas ante una autoridad que no los protege.

Con todo, la proliferación de armas y la actividad de grupos que las poseen y portan abiertamente y en gran escala puede catalizar las tensiones, y algunos expertos cuestionan que esas expresiones, así sean de autodefensa y en reacción a presiones ominosas, pueden ser destructivas “del debate político y del tupo de comunicad que necesitamos para salir adelante en los grandes problemas que enfrenta Estados Unidos”, señaló el profesor Winkler.

29 octubre 2021

(Tomado de Yahoo Noticias)

Publicado enInternacional
¡Adiós a la Iniciativa Mérida! México y EEUU anuncian un nuevo acuerdo de seguridad

 

Los gobiernos de México y Estados Unidos elaboran un plan de seguridad bilateral que sustituirá a la Iniciativa Mérida, suscrita en 2008 durante las administraciones de Felipe Calderón y George W. Bush, informó el titular de la oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de la Embajada estadounidense en México, Alberto Rodríguez.

"En estos momentos, los Gobiernos de Estados Unidos y México se encuentran en un diálogo de cómo reformular la relación de cooperación en materia de seguridad. Este nuevo esquema reemplazará lo que fue la cooperación bajo la Iniciativa Mérida", declaró el diplomático de la administración de Joe Biden en el marco de la presentación del programa #ElDineroFácilSePagaCaro contra el lavado de dinero, que contó con la participación de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés).

"Los dos países expondrán las prioridades en áreas de seguridad y se llegará a un nuevo acuerdo de cooperación bilateral, una de estas prioridades de ambos países es precisamente el tema del financiamiento ilícito y lavado y su conexión con todo el espectro de actividades ilícitas", agregó.

En las próximas semanas se brindarán los detalles del acuerdo alcanzado, señaló Rodríguez, un proyecto que ha sido criticado por el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por considerar que responde con helicópteros artillados a problemas de fondo, como la pobreza y la migración.

"Ya basta de estar queriendo resolver un problema social, económico, con medidas coercitivas. Ya no debe de existir eso del Plan Mérida, nosotros no queremos helicópteros artillados, lo que queremos es que la gente tenga recursos para sembrar, para cultivar sus tierras", declaró el mandatario el 22 de septiembre en torno a la posibilidad de implementar programas sociales en Centroamérica de la mano de Biden.

Activo desde 2008, el Plan Mérida fue establecido entre México, Estados Unidos y Centroamérica con el presunto propósito de contener el trasiego de drogas en la región, con una inyección multimillonaria de recursos estadounidenses para operar en territorio mexicano.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Marcelo Ebrard, aseguró en julio de este 2021 que la Iniciativa Mérida estaba muerta, en paralelo a las afirmaciones presidenciales de dar una nueva orientación al respaldo internacional de Estados Unidos en materia de seguridad y crisis migratoria con Centroamérica.

López Obrador ha subrayado en repetidas ocasiones que programas como Jóvenes construyendo el futuro y Sembrando vida, impulsados por su administración, deben extenderse a Guatemala, El Salvador y Honduras para atender las causas de origen de la migración y la inseguridad.

En el programa #ElDineroFácilSePagaCaro, además de Naciones Unidas y el Gobierno de Estados Unidos, participan la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) mexicana y el Consejo Ciudadano.

En la propuesta original de la Iniciativa Mérida se contempló la aportación de 1.400 millones de dólares por parte del Gobierno estadounidense a México para la modernización de equipo y vehículos militares, entrenamiento y asistencia técnica para los cuerpos de seguridad policiaco–militares, así como asistencia para el fortalecimiento de la infraestructura jurídica y judicial.

Publicado enInternacional
La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó mil millones de dólares para financiar la Cúpula de Hierro de Israel

El sistema de defensa requiere del reabastecimiento de misiles interceptores, que se agotaron tras la escalada de violencia registrada en la frontera con Gaza durante el mes de mayo

 

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este jueves un proyecto de ley para apoyar con mil millones de dólares el sistema de defensa antimisiles israelí, conocido como la ‘Cúpula de Hierro’.

La propuesta salió adelante con el voto favorable de 420 representantes y con el rechazo de otros nueve, entre los que se encuentran ocho demócratas y un integrante del Partido Republicano.

Ahora esta propuesta será trasladada al Senado donde, si se aprueba, se ratificará que Estados Unidos subvencionará el reabastecimiento de misiles interceptores para su la ‘Cúpula de Hierro’ en Israel, después de que se agotaron durante la escalada de tensiones a comienzos de mayo entre las fuerzas militares del país y las fuerzas del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás)en Gaza.

“La aprobación de este proyecto de ley refleja la gran unidad en el Congreso (...) para la seguridad de Israel”, aseguró Nancy Pelosi, líder de los demócratas de la Cámara, en un discurso en los pasillos del recinto.

“La asistencia a Israel es vital, porque la seguridad de Israel es un imperativo para la seguridad de Estados Unidos”, aseveró.

Antes de la votación, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, mantuvo una conversación con su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, en la que le agradeció “los procesos para dotar a Israel de los medios necesarios para defenderse a sí mismo ya sus ciudadanos”, según informó el gabinete del ministro, recoge el diario local ‘The Times of Israel’.

“Gracias a los miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, demócratas y republicanos por igual, por el apoyo abrumador a Israel y por el compromiso con su seguridad”, dijo el primer ministro israelí, Naftali Bennett.

Finalmente, la Administración estadounidense emitió un comunicado al respecto en el que remarcó que esta financiación es “coherente” con el Memorando de Entendimiento firmado por ambas naciones en 2016 en el que Estados Unidos se compromete a proporcionar asistencia adicional para reponer la ‘Cúpula de Hierro’ tras periodos de enfrentamientos para “permitir a Israel continuar defendiéndose de los ataques”.

El escudo está en servicio desde hace casi una década y forma parte de los instrumentos que permiten a Israel mantener un predominio militar sobre sus vecinos. Durante la escala de violencia del pasado mes de mayo, el Ministerio de Defensa divulgó las imágenes sobre cómo el sistema interceptó uno de los misiles de Hamas sobre Ashkelon.

Si bien esta batería antimisiles no puede bloquear los globos incendiarios y otros proyectiles lanzados a muy baja altura, ahora puede contrarrestar tanto los misiles como los drones. “La Cúpula de Hierro ha sido probada en una variedad de escenarios complejos (...) y ha interceptado drones, cohetes y salvas de misiles simultáneamente”, dijo el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, en un comunicado.

Los principales focos de amenaza que sufre Israel provienen de los terroristas de Hamas y Hezbollah, pero también está en alerta permanente ante los misiles balísticos de largo alcance de Irán.

Desplegado hace más de una década, el sistema suscitó de antemano el escepticismo sobre su eficacia. Luego interceptó miles de cohetes palestinos provenientes de la franja de Gaza, generando honores a su creador y cambiando el panorama militar de la región.

24 de Septiembre de 2021

(Con información de Europa Press y AFP)

Publicado enInternacional
China tensa sus músculos nucleares: descubren cientos de silos para misiles

Desde junio, especialistas descubrieron más de 200 silos de misiles balísticos en construcción en los remotos desiertos occidentales de China, en las provincias de Xinjiang y Gansu.

 

La administración de Joe Biden se está viendo obligada a encarar un desafío nuclear de otro tipo: China. Desde junio, especialistas descubrieron más de 200 silos de misiles en construcción en los remotos desiertos occidentales de China, en las provincias de Xinjiang y Gansu.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos iza su manto demagógico sobre la “contención del peligro nuclear” en el mundo, mientras reserva para sí el exclusivo derecho de almacenaje de bombas nucleares. Terminada la Guerra Fría y no siendo posible eliminar el arsenal adquirido por Rusia, el imperialismo estadounidense decretó represalias y sanciones a cualquier país (Irán, Corea del Norte, entre otros) que buscase frustrar su incontestable predominio en la posesión de ojivas nucleares, usadas como fuerza de disuasión en la conquista de sus intereses globales, mediante intervenciones y bombardeos.

Pero ahora la administración Biden ha sido forzada a hacer frente a un país que presenta un desafío nuclear de otro tipo: China. La burocracia reaccionaria de Pekín, encabezada por Xi Jinping, puso el programa nuclear en primer lugar de importancia para los ingenieros militares del Ejército Popular de Liberación. Desde junio, especialistas descubrieron más de 200 silos de misiles en construcción en los remotos desiertos occidentales de China, en las provincias de Xinjiang y Gansu.

“Durante mucho, mucho tiempo, hablamos de China como un problema futuro. Ahora China es claramente un problema nuclear”, dijo David Santoro, presidente del Foro del Pacífico, con sede en Hawai, y coorganizador del diálogo nuclear semi oficial EEUU-China por 15 años hasta 2019. “Sabemos hace algún tiempo que China está en una situación de acumulación nuclear. Lo que está pasando ahora es una acumulación más rápida”.

Matt Korda y Hans Kristensen, los especialistas en armas nucleares que la semana pasada revelaron un campo de construcción de silo de misiles de 800 km² en Xinjiang, dijeron que fue “la expansión más significativa del arsenal nuclear chino de todos los tiempos”. Según los datos, China está construyendo 10 veces más silos para misiles balísticos intercontinentales (ICBM según sus siglas en inglés) de lo que tiene actualmente en operación. Según sus cálculos, la expansión excede la cantidad de ICBM almacenados en silos de Rusia y equivale a por lo menos la mitad de la fuerza total de misiles balísticos intercontinentales de Estados Unidos.

Desde su primera prueba atómica en 1964, China adhirió a una política de “disuasión mínima”, comprometiéndose a no adquirir más capacidad nuclear que la necesaria para tomar represalias contra un ataque y afirmando que nunca tomaría la iniciativa en el uso de armas nucleares. Como resultado, se cree que China tenga cerca de 350 ojivas nucleares, de acuerdo con el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI por sus siglas en inglés), una fracción de las 5.550 ojivas que tiene el imperialismo estadounidense.

Silos nucleares en construcción en la provincia de Gansu

Al revés que Estados Unidos y Rusia, la burocracia del Partido Comunista Chino ha mantenido tradicionalmente una gran parte de sus armas atómicas en un nivel de alerta bajo, estando la mayor parte de sus ojivas en almacenamiento central separado de sus lanzadores. Esa organización del aparato nuclear es una señal hacia la llamada “comunidad internacional”: estando separadas de los lanzadores, el Gobierno indica que no tiene intención de utilizarlas, siendo artefactos de disuasión. Esto se debía a su política de atacar solo después de que un misil enemigo hubiese alcanzado territorio chino.

Pero esas piedras angulares de la doctrina nuclear china están siendo erosionadas. Pekín ve el desarrollo de sistemas de defensa antimisiles en Washington como una amenaza, porque podría inutilizar su capacidad mínima para tomar represalias, o de “segundo ataque”, en términos militares. China también se preocupa con las actividades de reconocimiento de Estados Unidos a lo largo de su costa, donde posee activos estratégicos, bien como los activos militares estadounidenses con base en el espacio.

Los especialistas creen que Pekín va camino a una postura de “lanzamiento en alerta”. En lugar de prepararse para absorber el primer ataque nuclear de un adversario antes de tomar represalias, China lanzaría un contraataque en cuanto tomara conocimiento de que un ataque en su contra estuviese en curso.

Mientras, el Ejército Popular de Liberación adquirió más misiles balísticos intercontinentales móviles, lo que hace más difícil que un adversario detecte armas nucleares. El EPL también construyó más ojivas y misiles balísticos en sus submarinos más sofisticados (como los de clase Jin, capaces de cargar misiles nucleares), adecuados tanto para municiones convencionales como nucleares, como el Dongfeng-26 (DF-26), un misil que puede alcanzar Guam, territorio estadounidense en el pacífico.

La celebración del 70 aniversario de la fundación de la República Popular China en 2019 fue hecha a medida para exhibir las nuevas proezas balísticas que China había adquirido. Xi Jinping, como un señor de la guerra de la China imperial, observaba con orgullo la parada militar de misiles móviles que advertían al mundo que China habría dejado de ser una pequeña potencia. La joya de la corona fue el Dongfeng-41, un misil balístico intercontinental con alcance de entre 13.000 y 15.000 kilómetros (dejando por lo tanto a Estados Unidos dentro de su alcance), capaz de cargar hasta 10 bombas en su ojiva. Otro dispositivo militar exhibido por primera vez en esa oportunidad fue el Dongfeng-17, un misil balístico que al ser disparado puede lanzar, dentro de su cápsula, un dron hipersónico para el ataque final.

El descubrimiento de los nuevos silos, que impresionaron por su tamaño, pero especialmente por la larga preparación previa con el fin de poner en comisión su capacidad de almacenamiento, explica la reciente visita del autócrata chino en la región separatista de Xianjiang, donde el PCCh mantiene a millones de musulmanes Uigures en campos de concentración y de trabajos forzados. No se quedan atrás de las atrocidades cometidas por Estados Unidos en la cárcel de Guantánamo, o de los europeos ante los inmigrantes afroasiáticos que ingresan al continente por Italia y Grecia.

Más aun, China busca elementos de contención de posibles ataques extranjeros en represalia a iniciativas que quiere tomar, y que considera parte del “sueño chino” de rejuvenecimiento nacional. Aquí el blanco evidente es Taiwan. Pekín trabaja de manera dual. Al mismo tiempo que acelera los preparativos para ponerse a la altura de reunificar militarmente a Taiwan a China continental, Xi Jinping busca acumular suficiente armamento nuclear para disuadir a Estados Unidos de intervenir en nombre del Gobierno de Taipei. Taiwan es estratégica para Pekín, tanto por su capacidad de dar acceso a las aguas profundas del Océano Paífico (que China no tiene), como porque tiene infraestructura tecnológica avanzada, siendo la casa productora de los semiconductores de última generación más valiosos del mundo - la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company.

“Consideraciones de nivel técnico motivaron la modernización de las fuerzas nucleares de China en los últimos años, pero esto es mayor”, dijo Zhao Tong, especialista en política nuclear del Centro de Políticas Globales de Carnegie-Tsinghua en Pekín, sobre el programa de misiles. “La expansión del arsenal nuclear de China es cada vez más impulsada por un cambio en la perspectiva geopolítica”, dijo.

“Hay un pensamiento popular en la política china, de que un arsenal nuclear mayor podría ayudar a China a combatir la hostilidad estratégica percibida por Estados Unidos”, agregó. “Argumentan que Rusia ha sido muy firme en aumentar sus intereses, y que Rusia es respetada, entonces piensan que un mayor arsenal chino generaría respeto en Occidente”.

Esto refleja el pensamiento de la cúpula del PCCh. Luego de asumir el liderazgo del partido, Xi Jinping describió la Fuerza de Misiles, brazo específico del EPL, como “el apoyo estratégico para el status del país como una gran potencia”, dando al armamento nuclear de China un papel geopolítico de alto nivel que nunca habían tenido antes. En marzo, Xi exhortó a los militares a “acelerar la creación de un sistema estratégico de disuasión reforzado y sistemas de combate conjuntos”.

Analistas australianos argumentan que “por la lejanía” del occidente, en los desiertos de China, el armamento no representaría una amenaza. Una forma no tan inteligente de esconder las preocupaciones existentes entre los aliados de Washington en Asia.

Se trata de señales más explícitas de apoyo de alto nivel para acelerar el desarrollo de las fuerzas nucleares del país. La idea de un desarrollo pacífico en China, justificado por la formación distinta de su Estado, introvertida y no beligerante, desarrollada por autores como Giovanni Arrighi, o con una visión menos sofisticada y más grosera sostenida por los grupos estalinistas, no son congruentes con la época de crisis, guerras y revoluciones, donde las disputas interestatales pueden adquirir un carácter beligerante en nombre de la preeminencia capitalista.

El conflicto entre Estados Unidos y China se inscribe en esta época, y su carrera nuclear responde a objetivos contrarios a los intereses de las masas. Un eventual desenlace militarista solo puede tener consecuencias reaccionarias para los trabajadores de China y de todo el mundo, la única fuerza capaz de, con un programa independiente, detener nuevas atrocidades por parte de las potencias explotadoras.

André Barbieri@AcierAndy

Viernes 6 de agosto

Publicado enInternacional
Desfile militar en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, el 1º de octubre de 2009.Foto Ap

oby Warrick, de The Washington Post (WP), difunde que los especialistas de EU afirman que “China construye más de 100 nuevos silos de misiles (https://wapo.st/3dHA0Gp)”.

Los investigadores del Centro de Estudios de No-Proliferación James Martin exhibieron imágenes de un satélite comercial de la empresa Planet. Los supuestos silos, depósitos subterráneos de misiles, se encuentran en un desierto cercano a la ciudad noroccidental de Yumen ("Puerta de Jade") –con 170 mil habitantes, eslabón de la antigua Ruta de la Seda, en la provincia Gansu (27 millones de habitantes) en el noroeste– y "representarían un giro histórico de China".

WP le da mucho juego a Jeffrey Lewis –director del Programa de No-Proliferación en Asia Oriental en el Instituto Middlebury de Estudios Internacionales– experto en el arsenal nuclear de China, quien describe de "increíble" la escala de la acelerada construcción de silos que pudieran alcanzar hasta 145, si se toma en cuenta su edificación en otras regiones: “Creemos que China expande sus fuerzas nucleares en parte para mantener una disuasión ( deterrence) que pueda sobrevivir al primer (sic) ataque de EU con números suficientes para derrotar las defensas de misiles de EU”.

El polémico Lewis comentó que los silos están probablemente destinados para el programa chino de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) conocido como "DF-41" que puede transportar múltiples ojivas y alcanzar objetivos a 14 mil 967 kilómetros, que pondrían EU a su alcance. La distancia de Yumen a Silicon Valley es de 10 mil 496 kilómetros y con Washington es de 11 mil 181.

Según WP, "los funcionarios chinos se quejan que su disuasión nuclear ha perdido credibilidad debido a los programas de modernización nuclear en Rusia y EU", por lo que "Pekín ha resistido los llamados para unirse a nuevas charlas de control de armas porque teme que los nuevos límites consagrarían para siempre su estatus como potencia nuclear de segundo rango frente a Washington y Moscú" cuando el "Pentágono anunció planes para la extensiva modernización de sus armas nucleares en las próximas dos décadas".

Lewis comete un grave error de juicio al confundir los misiles basados en "combustible solido" –que pueden ser disparados en pocos minutos– con los "misiles de combustible líquido" –que requieren de mayor preparación para su rellenado antes de su lanzamiento–.

EU detenta alrededor de 450 silos donde se encuentran sus ICBM bautizados como Minuteman (https://bit.ly/3dExQHl).

El Boletín de los Científicos Atómicos calcula que China detentaba 372 bombas nucleares en 2020 (https://bit.ly/3AvAHfB). Se detecta que su mayor número es basado en tierra (280), de carácter más defensivo que su mínima dotación ofensiva de su fuerza aérea (20) y de sus submarinos (72).

En dos sendos artículos, Global Times, portavoz oficioso del Partido Comunista Chino arremetió contra el "amateurismo" del "investigador" Lewis. Hu Xijin, editor jefe de Global Times, se mofa de Lewis, quien ignora que el arsenal nuclear chino DF-41 "se basa en combustible sólido" para los ICBM "móviles", que no requieren ser colocados "dentro de un silo" (https://bit.ly/2TCCmQ3). Hu pontifica al seudoexperto Lewis: "Los silos son muy importantes. Pueden almacenar combustible liquido (sic) de alto impulso para los ICBM y transportar ojivas nucleares de alto rendimiento." Agrega que los "silos son parte importante del poder nuclear de las superpotencias" cuando muchas veces los “silos reales son con frecuencia construidos al mismo tiempo que los silos de señuelo ( decoy silos)”. Hu juzga que la "distribución presente de silos es el mayor secreto de las potencias nucleares".

Un editorial del Global Times sentencia que la “edificación de la disuasión nuclear de China no puede estar supeditada a EU (https://bit.ly/3qJOxqt)” y confirma que la "situación de seguridad de China ha cambiado velozmente" ya que "EU tiene la ambición estratégica de someter a China".

¿Quién frenará la carrera armamentista nuclear?

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
Una casa en la localidad de Ittoqqortoormiit, en la costa este de Groenlandia. Rob O

El nuevo Gobierno es una coalición de izquierdas liderada por un primer ministro de 34 años ecologista que se opone al proyecto para explotar los mayores yacimientos de uranio y tierras raras en el mundo

 

Durante la mayor parte del año la nieve y el hielo cubren las escarpadas montañas del sur de Groenlandia, peinadas por un viento feroz y constante que sopla desde el mar. No es hasta finales de primavera cuando el deshielo desvela el paisaje que impresionó al explorador en tiempos de los vikingos, Erik el Rojo, cuando descubrió una zona de fiordos con prados verdes, fuentes termales, y la mayor biodiversidad de vegetación que se puede encontrar en la isla. 

Hoy el sur de Groenlandia es conocido como "el granero" ártico por ser la única zona en la isla donde el deshielo permite la agricultura y la cría de renos y ovejas en granjas. Un paisaje que también ha ayudado a desarrollar un incipiente sector turístico atraído por los vestigios milenarios vikingos e inuit de Kujataa, protegidos como patrimonio Mundial de la Unesco. 

Es en el subsuelo de este remoto y frágil ecosistema donde se han descubierto los yacimientos sin explotar de tierras raras más grandes en el mundo: un conjunto de 18 elementos minerales claves para la fabricación de teléfonos móviles, coches eléctricos, turbinas eólicas y armas. Actualmente en Groenlandia hay activas 90 licencias de explotación minera, pero en el último año la atención internacional y la controversia se ha levantado con el yacimiento de Kuannersuit, la segunda mina de tierras raras conocida más grande en el mundo, situada a unos pocos kilómetros de la localidad de Narsaq, en el sur de la isla. 

Los expertos y grupos ecologistas locales advierten del grave impacto ecológico de este proyecto, ya que con la extracción de minerales también se extraería una cantidad importante de uranio. "El polvo radioactivo y los residuos afectarían a la pesca, la agricultura y la ganadería en la zona", advierte Niels Henrik Hooge, miembro de NOAH en Dinamarca. Según los informes de impacto ambiental, el proyecto de Kuannersuit implicaría un aumento del 45% de las emisiones de Co2 en Groenlandia, un factor que se suma al retroceso año tras año de la capa permanente de hielo en la isla. 

Desde Narsaq la activista Gretha Nielsen, miembro de la organización Urani? Naamik ("no al uranio"), dice: "La empresa explotadora nos dice que el proyecto traerá riqueza y puestos de trabajo para la comunidad, pero sabemos del impacto negativo de las minas de uranio en otros sitios del mundo y tenemos miedo que esto también pase aquí".  

Unas elecciones claves para la extracción de minerales

En los últimos meses se ha intensificado mucho el debate sobre el papel de la minería en la economía de Groenlandia, hasta convertirse en una de las principales razones del adelanto en las elecciones principios de abril. 

A pesar de que Groenlandia tiene un gobierno autónomo, continúa formando parte de Dinamarca, país que colonizó la isla ártica hace 300 años. En 2009, el Parlamento danés aprobó el nuevo Estatuto de Autonomía, en el que se reconoce el derecho a la autodeterminación y otorga al Gobierno de Nuuk las plenas competencias en la gestión de áreas estratégicas como la explotación de los recursos naturales y mineros, mientras que desde Copenhague se siguen dirigiendo las políticas de defensa y política exterior. 

Sin embargo, los anhelos de independencia de la mayoría de partidos políticos y de los groenlandeses chocan frontalmente con la realidad económica de la isla, que hace que su autosuficiencia sea hoy un objetivo aún muy lejos de alcanzar: Groenlandia depende casi exclusivamente de dos fuentes de ingresos: la pesca (que representa el 90% de las exportaciones) y la aportación anual de 500 millones de euros por parte de Dinamarca, lo que supone casi la mitad del presupuesto público. 

"En los últimos años el debate ha girado en torno a la explotación más intensa de los recursos naturales", explica el politólogo e investigador de la Universidad de Copenhague, Kristian Søby: "Hasta ahora, el partido socialdemócrata Siumut, que había estado al frente del Ejecutivo durante 40 años, mantenía una posición favorable a la explotación minera, con el objetivo de diversificar la economía y alcanzar un mayor grado de independencia de Dinamarca". 

Pero las elecciones del 6 de abril, que se plantearon como un plebiscito sobre la minería en Kuannersuit, dejaron un claro mensaje en las urnas hacia las empresas internacionales interesadas en los recursos del subsuelo ártico. El partido de izquierdas, ecologista e independentista inuit Ataqatigiit (IA), con un 36,6% de los votos, alcanzó un resultado histórico con una posición clara y firme en contra del proyecto: "Tenemos algo que el dinero no puede comprar, haremos todo lo posible para parar la minería en Kuannersuit", aseguró el nuevo primer ministro, Mute Egede, de 34 años, después de formar un Gobierno de coalición con otras fuerzas progresistas. "Por el momento, todo apunta a que el proyecto minero quedará parado, probablemente durante bastante tiempo", vaticina Kristian Søby. 

El ártico, centro de interés geoestratégico 

La importancia de los minerales de Groenlandia está en el punto de mira geoestratégico, especialmente desde que China controla y procesa más del 70% de los minerales de tierras raras en el mundo. En un principio, la licencia para explotar el yacimiento de Kuannersuit se otorgó en 2007 al conglomerado australiano Greenland Minerals, cuyo principal accionista es la empresa china Shenghe Resources.

"El proyecto minero de Kuannersuit supone una inversión a medio plazo mucho mayor que el conjunto del PIB de Groenlandia", explica Jesper Zeuthen, profesor en la Universidad de Aalborg y experto en la presencia de China en la región ártica. "La dependencia política y económica de Groenlandia con China preocupa en Dinamarca, pero también en Estados Unidos", asegura el profesor, que explica así el intento fallido en 2019 por parte del expresidente Donald Trump de "comprar" el territorio prometiendo inversiones millonarias.

Si el proyecto Kuannersuit se llevara a cabo, supondría que en Groenlandia se extraerían el 10% de minerales raros en el mundo, el mayor yacimiento fuera de China. Además, las consecuencias del calentamiento global han abierto la veda a las potencias mundiales para explorar nuevas rutas de transporte marítimo que hace décadas eran imposible por el hielo, y a facilitar el acceso a los recursos naturales como el gas y el petróleo que atesora el ártico. 

Una vía verde hacia la independencia

"El debate en Groenlandia no está en si debe ser un país independiente, si no en como conseguirlo", señala Kristian Søby. "El incremento del interés internacional, no solo en los recursos minerales, sino también en la construcción de nuevas infraestructuras o en el desarrollo del turismo, es una buena señal para las aspiraciones de los groenlandeses".

Para la activista Gretha Nielsen, el futuro de su país pasa por un camino más verde hacia la independencia: "Tenemos que mejorar la economía, pero también las condiciones de vida de los groenlandeses". Según Nielsen, la prioridad debería ser buscar alternativas económicas como la agricultura, la inversión en productos pesqueros o el turismo responsable, sin perder de vista el equilibrio con el cuidado del medioambiente: "No podemos basar toda nuestra economía en un proyecto minero. En los próximos años Groenlandia debería ser el territorio clave para la protección del ártico". 

Por Òscar Gelis Pons

Copenhague — 30 de abril de 2021 22:27h

@Oscargls

Publicado enMedio Ambiente
China echa un salvavidas a Irán y avanza otro paso en Oriente Próximo

La penetración china en Oriente Próximo continúa adelante. El pasado fin de semana Pequín y Teherán firmaron un acuerdo que permitirá al gigante asiático establecer una importante base económica y de seguridad en Irán, una circunstancia que inquieta a EEUU y sus aliados pero que es inevitable dada la creciente influencia de esa potencia.

 

No es ningún secreto que EEUU y China libran una batalla por la supremacía global que les enfrenta cada día más abiertamente a nivel planetario en las esferas política, económica y de seguridad, conflicto que también tiene un escenario en Oriente Próximo, como queda patente con la firma el pasado sábado de un acuerdo totalmente excepcional entre Pequín y Teherán.

Este gran acuerdo estratégico ha tardado varios años en gestarse y representa un desafío directo para EEUU. Aunque ya el verano pasado The New York Times avanzó informaciones sobre la marcha de las negociaciones y el borrador del texto, ni siquiera hoy se tiene una idea precisa de lo que representará para un Irán acosado por las duras sanciones internacionales y necesitado de cualquier clase de alianza.

Es evidente que Teherán no puede fiarse de Occidente, ni siquiera de Europa, como ha mostrado el fiasco del acuerdo nuclear que Barack Obama firmó con Teherán en 2015 y que dos años después fue desbaratado por Donald Trump mediante un tuit. Aunque el presidente Joe Biden podría revertir la decisión de Trump, no está claro que la restauración del acuerdo nuclear sea definitiva puesto que lo que ha sucedido una vez puede volver a ocurrir.

La magnitud del acuerdo chino-iraní, por un periodo de 25 años, es importante especialmente a los niveles de cooperación económica y de seguridad, pero tiene también resonancias políticas que trascienden más allá de las relaciones bilaterales. A EEUU, Israel y Arabia Saudí no les pasa desapercibido que China logra una penetración importante en la región, cuyas consecuencias a medio y largo plazo son difíciles de determinar.

Aunque la semana pasada Biden dijo que mientras él sea presidente, China no sustituirá a EEUU como líder global, la realidad es que la economía del gigante asiático está desarrollándose más rápidamente que la de EEUU y está asentando bases económicas por todo el mundo que más pronto que tarde le proporcionarán influencia política.

Algunos medios destacan que el acuerdo chino-iraní no es solamente relevante por su contenido, que no se conoce con exactitud, sino también por el momento que se ha elegido para firmarlo, coincidiendo con las disputas entre EEUU e Irán en relación con la reanudación del acuerdo nuclear y con las disputas de EEUU con China tras el último cónclave bilateral de Alaska.

Si bien no han transcendido las cláusulas del acuerdo, se sabe que Irán se ha comprometido a vender a China petróleo a un precio por debajo del mercado durante los próximos 25 años. A cambio, China realizará inversiones por valor de 400.000 millones dólares en infraestructuras de ese país, unas inversiones que se enmarcan en el plan de Pequín de construir el llamado "Cinturón de la Ruta de la Seda" con el propósito de unir el extremo oriente con Europa.

En realidad este acuerdo fue facilitado por el presidente Donald Trump y su amigo Benjamín Netanyahu, quien presionó a los americanos para que se salieran del acuerdo nuclear e impusieran duras sanciones contra Teherán, sanciones que, como era de esperar, han tenido el efecto contrario al deseado por Netanyahu y Trump.

En este contexto, EEUU tiene ante sí la disyuntiva de restablecer el acuerdo nuclear, o bien de alargar el punto muerto en que se hallan las relaciones con Teherán. Lo ideal sería que el acuerdo se restablezca cuanto antes, es decir antes de las elecciones presidenciales iraníes de junio.

En cuanto a China, Washington pocas medidas puede adoptar más allá de acusaciones y de sanciones económicas puntuales. Aunque una guerra abierta económica entre las dos potencias está descartada, los dos países juegan a un ajedrez de movimientos perpetuos en una u otra parte del tablero, movimientos que no ponen en peligro las relaciones cada vez más interdependientes de las dos potencias.

Al firmar el acuerdo el sábado, el ministro de Exteriores chino Wang Yi emitió en un comunicado la siguiente declaración: "Los EEUU deberían reflexionar en el daño causado a la paz regional y la estabilidad internacional con la retirada (del acuerdo nuclear), reflexionar sobre las pérdidas que ha causado a los países implicados, terminar las sanciones unilaterales contra Irán tan pronto como sea posible y abolir las medidas jurídicas contra China".

China está realizando imponentes inversiones en Oriente Próximo y el caso de Israel es paradigmático. Los israelíes han tenido que dar marcha atrás en varios proyectos conjuntos debido a la presión de Washington, que no ve con buenos ojos la expansión del gigante asiático. Israel, como otros países de la región, se aliará con EEUU en el caso de que deba escoger a un aliado, pero también es consciente del peso cada día mayor de China y no quiere buscarse problemas con esta potencia, lo que explica que no haya reaccionado con vigor al acuerdo del sábado.

Tras la firma del acuerdo, habrá que esperar a su aplicación, que será más o menos inmediata en función de otros parámetros, especialmente de si EEUU levanta las sanciones contra Irán, una cuestión que está en el aire. Mientras Teherán exige el levantamiento completo de las sanciones y la vuelta al acuerdo nuclear sin precondiciones, Washington no parece decidido a dar ese paso sin obtener otros compromisos a cambio.

Publicado enInternacional
Xu Qiliang durante una sesión de la Asamblea Popular Nacional de China, Pekín, el 25 de mayo de 2020.Thomas Peter / Reuters

El concepto se refiere a la alta probabilidad de una guerra cuando la hegemonía de un Estado se ve amenazada por otra potencia emergente. En 2015, el presidente chino, Xi Jinping, negó que tal cosa estuviese planteada.

 

El general Xu Qiliang, vicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC), suprema autoridad militar de China, instó a aumentar el financiamiento del Ejército Popular de Liberación con el fin de prepararse para un posible enfrentamiento con EE.UU.

"Ante la trampa de Tucídides y los problemas fronterizos, los militares deben acelerar el incremento de su capacidad. […] Debemos hacer avances en los métodos y la capacidad de combate, y sentar una base sólida para la modernización militar", afirmó Xu el pasado viernes durante la reunión anual de la Asamblea Popular Nacional de China, según South China Morning Post.

El concepto de 'trampa de Tucídides' fue creado en 2012 por el politólogo estadounidense Graham T. Alison. Se refiere a una afirmación del célebre historiador ateniense, quien sostuvo que la guerra del Peloponeso fue inevitable por el miedo que tenía Esparta ante el ascenso de Atenas. Con este concepto, Alison apuntó a la alta probabilidad de una guerra cuando la hegemonía de un Estado se ve amenazada por otra potencia emergente. Un ejemplo contemporáneo de tal situación es la competencia entre EE.UU. y China, según el politólogo.

El concepto ganó pronto popularidad. Sin embargo, en 2015 el presidente de China y jefe de la CMC, Xi Jinping, negó la veracidad de la analogía. "No existe la llamada trampa de Tucídides, pero si los principales países cometen una y otra vez errores de cálculo estratégico, podrían crearse esas trampas", dijo el mandatario chino durante su visita a Seattle (EE.UU.).

Este 7 de marzo, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, aseveró que "el mundo no conocerá la paz" hasta que Estados Unidos deje de "interferir en los asuntos internos de otros países"

Publicado: 8 mar 2021 23:38 GMT.

Publicado enInternacional
El misil balístico intercontinental (ICBM) que presentó Corea del Norte.   ________________________________________ Imagen: AFP

La demostración de poder de Kim Jong-un

El líder desplegó su armamento durante la conmemoración por el 75º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores. Insistió también en que Corea del Norte es un país libre de coronavirus. 

 

Corea del Norte presentó este sábado un nuevo y gigantesco misil balístico intercontinental durante un desfile militar que desafió a la pandemia de coronavirus. En el marco del gran despliegue por el 75º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, Kim Jong-un aprovechó ademas la oportunidad para insistir en que no hubo ni un solo caso de la enfermedad en el país. 

Cada misil balístico intercontinental (ICBM), el más grande del mundo de este tipo según los analistas, fue transportado por un vehículo de 11 ejes de largo por la plaza Kim Il Sung, donde Kim Jong-un observaba el desfile desde una tribuna. 

Se trata del “mayor misil móvil de combustible líquido visto hasta ahora”, tuiteó Ankit Panda, de la Federación de Científicos estadounidenses.

Kim Jong-un, vestido con un traje gris, resaltó ante la multitud: “Continuaremos reforzando nuestro ejército, con fines de autodefensa y de disuasión”. Luego, agregó: “Si no tienes la fuerza, tendrás que enjugar las lágrimas y la sangre que fluyen con los dos puños cerrados”.

Se cree que Corea del Norte continuó desarrollando su arsenal, supuestamente para protegerse de Estados Unidos, tras el fracaso de la cumbre de Hanói con el presidente Donald Trump en febrero del año pasado.

Los analistas consideran que el país estuvo desarrollando desde ese momento un ICBM capaz de alcanzar a Estados Unidos y evadir los sistemas de defensa estadounidenses. Además del ICBM, fue presentado el Pukguksong-4a, un nuevo misil submarino. Las agencias de inteligencia surcoreana y estadounidense “siguieron de cerca el acto”, aseguraron.

A fines de diciembre, Kim amenazó con mostrar una “nueva arma estratégica”, pero los analistas piensan que Pyongyang tratará cuidadosamente de no hacer peligrar el diálogo con Washington antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

Leif-Eric Easley, profesor en la Universidad Ewha de Seúl, advirtió que no está claro si todo el equipamiento mostrado en el desfile “funciona realmente”. No obstante, señaló: “A pesar de las políticas engañosas, las armas mostradas en los desfiles de Pyongyang nos recuerdan que Corea del Norte no será ignorada”.

El “virus funesto” que supuestamente no llegó al país 

Las unidades de soldados de diferentes cuerpos desfilaron por la plaza, mientras Kim Jong-un sonreía o bromeaba con los generales. El gobierno norcoreano decidió cerrar sus fronteras hace ocho meses para protegerse del coronavirus, del que todavía no informó ningún caso positivo.

Los aviones de guerra sobrevolaron la zona, lanzando bengalas, los vehículos blindados recorrieron las calles y los misiles se exhibieron. Ninguno de los participantes ni nadie entre el público llevaba tapabocas.

En su discurso, Kim Jong-un se mostró agradecido de que “ni una sola persona” haya contraído el coronavirus en el país, y afirmó que deseaba “buena salud a todas las personas del mundo que luchan contra los males de este funesto virus”.

A diferencia de otras ocasiones, la prensa extranjera no fue autorizada a presenciar el desfile y como muchas embajadas están cerradas por el coronavirus, apenas había observadores extranjeros en la ciudad.

La embajada rusa en Pyongyang dejó un mensaje en su página de Facebook pidiendo a los diplomáticos y a otros representantes internacionales que no “se acerquen ni tomen fotos” de las conmemoraciones.

Publicado enInternacional
Página 1 de 11