Lunes, 14 Junio 2021 14:20

La gremialización de la juventud

Contagio radio, 19 de mayo de 2021 (Tomado vía Twitter)

Desde el 28 de abril, todos los días, múltiples y diversas movilizaciones de masas se han registrado en el territorio colombiano. A veces, dando lugar a enfrentamientos violentos con las fuerzas de policía, con el resultado de decenas de muertos y centenares de heridos y desaparecidos. Para algunos se trata fundamentalmente de una nueva manifestación de la juventud descontenta. Mirándolo más de cerca, sin embargo, se observa un estallido social mucho más complejo con implicaciones políticas más profundas, las cuales se tratan de ocultar precisamente con aquella mirada simplificadora.

 

Es ya un lugar común decir que las ocurridas durante este mes de mayo son movilizaciones de la juventud. No es tan exacto. Se constata en muchos casos una participación más rica y heterogénea. Sobre todo si se hace la diferencia entre las multitudinarias demostraciones convocadas por el Comité Nacional en las jornadas llamadas de Paro y las múltiples manifestaciones autoconvocadas cada día a lo largo y ancho del territorio. La protesta y el descontento, además, tienen otras expresiones diferentes a la toma de las calles. Pero puede aceptarse.


Otro lugar común, en cambio, es menos convincente. Es aquel que reduce la juventud a los estudiantes y confunde lo que podría ser un movimiento juvenil con un movimiento estudiantil. Y de allí deduce lo que deberían ser sus demandas; las propias, según se dice, de su naturaleza. Lo primero que se le ocurrió al presidente Duque, por ejemplo, fue ofrecer matrícula cero para los estratos 1, 2, y 3, inicialmente para el segundo semestre de este año y luego para todo el 2022. Como quien arroja un hueso, para entretener y calmar la jauría. Fue en vano. Se vio obligado a corregir y agregó tres ofertas más destinadas a los jóvenes en general: subsidios para la promoción del empleo joven, el emprendimiento rural juvenil y el crédito de vivienda (para jóvenes). También fue en vano. La calma no llegó.


No es solamente una confusión producida por la estúpida soberbia del mandatario. Se ha generalizado ya –desde el 21N de 2019– inundando los medios de comunicación y las conversaciones de los ciudadanos, hasta alcanzar la cúpula de los partidos y de la intelectualidad. Forma parte, hoy por hoy, del imaginario social. Pero si no es tan cierto, ¿cómo y por qué se fabricó?


Apenas obvio…


El protagonismo de la juventud en las protestas, en principio, no es más que el reflejo de su protagonismo creciente en la sociedad. Por razones que, para empezar, son puramente cuantitativas. Como se sabe, Colombia se encuentra en una fase bastante avanzada de la transición demográfica. En comparación con el censo de 2005, la población mayor de 65 años ha pasado de ser el 6.3 por ciento del total a representar el 9.1; en cambio, los de 14 años o menos que constituían el 30.7 por ciento en 2005, ahora sólo son el 22.6 (1). No se trata solamente de que la proporción de niños se haga cada vez menor, sino que, por un tiempo, la proporción de “jóvenes” va a ser cada vez mayor.


En efecto, el grupo de la, llamada por el Dane, juventud (entre 14 y 28 años) representaba en 2018 un 26.1 por ciento; participación superior, por cierto, no sólo a la del 2005 sino a la que se había proyectado para ese mismo año según el Censo anterior (2). Ahora bien, según las recientes proyecciones con base en el Censo 2018, se calcula que este grupo de población ascendería en 2021 a 12.666.317 jóvenes. La mayor proporción, sobre el total de población, se encuentra en departamentos de baja densidad que podríamos llamar periféricos, aunque algunos de la zona andina, mucho más poblados, cuentan con una proporción superior al promedio nacional, o sea que la magnitud es significativa también en números absolutos.


No es pues un fenómeno rural o semiurbano. Al contrario, la proporción viene en creciente en varias ciudades, incluida Bogotá. Lo mismo que la cantidad. La proyección mencionada nos dice que, en 2021, por ejemplo en Bogotá este grupo de edad ascendería a 1 943 906 jóvenes sobre un total de 7.834.167 habitantes. En Cali se calculan 531.369 y en Medellín, 636.440. Y esto sin contar los municipios de sus áreas metropolitanas. Es un fenómeno que acompaña el proceso de urbanización, el cual ha sido precipitado en Colombia por el violento desplazamiento. La gran concentración de jóvenes, que no ha dejado de acentuarse durante lo corrido de este siglo, se encuentra pues en las principales ciudades. O mejor, en sus áreas metropolitanas, pues, adicionalmente, es un rasgo característico de los procesos de conurbación.


Pero el protagonismo responde también, sencillamente, a que, en su inmensa mayoría, forman parte de la población subordinada y padecen igualmente sus miserias y las consecuencias de las políticas neoliberales; de esa población que hoy se encuentra en condiciones de extrema pobreza o que, estando acomodada anteriormente, ha visto disminuidos sus ingresos. Su edad no los excluye de tal condición; por el contrario, los convierte en sus representantes más visibles y activos. Al respecto cabe advertir, de una vez, que no se trata de “los estudiantes”. Si se toma el rango de edad entre 18 y 26 años, o sea, para 2021 un número estimado de 7.718.714, la verdad es que la cobertura de la educación superior no alcanza siquiera a la mitad. Es un poco difícil hacer el cálculo, dados los sorprendentes fenómenos de deserción de los últimos años, los cuales se acentuaron obviamente con la pandemia, pero bástenos saber que el sistema de información del Ministerio de Educación contabilizaba para el segundo semestre de 2019 un total de 2.396.250 estudiantes. Desde luego, la cobertura es mayor en las grandes ciudades (3).


Un indicador de la situación social y económica de los jóvenes es el nivel y evolución del desempleo. Obviamente, si alguien aparece en las estadísticas es porque ha estado buscando empleo activamente, es decir que no es estudiante o si lo es no tiene la posibilidad de dedicarse a ello de tiempo completo. Como se sabe, las tasas de desempleo son mucho mayores en la llamada “provincia”, es decir fuera de Bogotá y unas pocas grandes capitales; además, en la zona semiurbana o rural, habría que considerar los fenómenos de subempleo o desempleo disfrazado; sin embargo, en las ciudades la situación es también preocupante. En general, según el Dane, la tasa de desempleo de los jóvenes viene creciendo desde 2015 cuando estuvo alrededor de 16,2 por ciento, a enero-marzo de 2021 cuando alcanzó 23,9 porciento. –Con un significativo contraste: para las mujeres la tasa fue de 31,3 por ciento mientras que para los hombres fue de 18,5 por ciento–. Esto significa, en este año, un total de desocupados jóvenes de aproximadamente un millón seiscientos mil.


La particularidad de los jóvenes, dentro del conjunto del pueblo, y sobre la cual se ha escrito mucho últimamente, consiste en la dolorosa sensación que han denominado como “no futuro”, recordando la popular película colombiana. Varias son las respuestas presentadas frente a esta angustia y que pueden preverse hacia el futuro. Algunas deplorables, pero otras promisorias. En todas se percibe el abandono definitivo de la resignación. Al mismo tiempo se constata como la característica más protuberante de este periodo histórico la descomposición y explosividad urbanas. En cierta forma, el traslado de la conflictividad social de los espacios rurales a los urbanos. Desde luego, no se trata de la desaparición en aquellos sino de un relevo del protagonismo y de un cambio en su naturaleza. Descomposición y explosividad están estrechamente ligadas y el primer grupo poblacional arrastrado por esta mezcla en ascenso es la juventud. La cuestión del futuro introduce entonces un ingrediente enriquecedor. La misma juventud puede encontrar alguna forma de canalización, política o no pero claramente constructiva (4).


El “divino tesoro”


La categoría “Juventud” no se refiere, evidentemente, a un grupo etario. Más allá de la caracterización psicosocial y afectiva propia de la disciplina denominada sicología evolutiva, la sociología, desde hace mucho tiempo insiste en la connotación cultural que tiene, hasta el punto de no dudar en atribuirla, como construcción social, a la época moderna, particularmente en la segunda mitad del siglo XX. Tiene que ver, naturalmente, con la expansión del aparato educativo y la prolongación de la vida escolar. Un espacio vital se abre, entre la adolescencia y el mundo del trabajo. Un espacio que antiguamente no existía. Salvo en los vástagos de las familias de la nobleza, en donde podía contemplarse una etapa de “preparación” para las funciones de mando; por el contrario, el niño del campo o de las ciudades era vinculado rápidamente al trabajo. En las niñas cuyo destino, como se sabe, aun en la nobleza, era el matrimonio, es evidente la inexistencia de esta etapa.


Las investigaciones históricas y antropológicas lo corroboran. Aunque era ya tan reconocido como hecho evidente que ni siquiera merecía estudio, los acontecimientos del mayo del 68 le dieron un aliento adicional al tema en el discurso eurocéntrico. Puede recordarse el libro ya clásico de Margaret Mead “Cultura y compromiso” publicado en 1970 donde trata de explicar como una forma contemporánea de relación intergeneracional que denomina prefigurativa, el “desafío de la juventud”, como se decía entonces. A Touraine, por su parte, encontró en el movimiento estudiantil, que tenía enfrente, el punto de partida de su enfoque de los “nuevos movimientos sociales”.


No obstante, aun en la época moderna conservan pertinencia las diferencias de clase social. Como nos lo recuerda M. Sagrera: ¡Es que los pobres no pueden darse el lujo de ser jóvenes! (5). Por eso, en el imaginario social, fortalecido por las industrias culturales y los grandes medios de comunicación, la juventud no deja de asociarse con un grupo social, de ciertas edades claro está, pero también estudiantil, de clase media y urbano. Es decir, para el capitalismo, es considerada fundamentalmente como grupo de consumo, como nicho de mercado.


Otra cosa es que, al mismo tiempo, durante toda esta historia, este grupo, en todos los países, también haya sido movimiento social, particularmente combativo y radical, lleno de ideales alternativos y motor principal de las transformaciones en el campo cultural. Como parte del movimiento popular; a veces diferenciado, como dinámicos agrupamientos intelectuales o, más claramente como movimiento estudiantil (6), y otras veces incorporado en el seno de otros movimientos sociales, incluido, por supuesto, el de los trabajadores. He ahí un punto de partida adecuado para entender los cambios que se están presentando no sólo en Colombia sino en todo el mundo.


La dinámica de un levantamiento popular


La última razón por la cual la juventud ha resultado ser la protagonista es tan obvia que se pasa por alto. Lo que estamos viviendo en Colombia, con sus antecedentes en noviembre de 2019 y en septiembre del año pasado, es un levantamiento popular que ha cubierto todo el territorio nacional y se ha prolongado más de un mes. Muchas y diversas han sido sus expresiones, con motivaciones (¿objetivos?) que cambian de importancia, alternándose, y con actores sociales que entran y salen y se involucran en unas u otras formas de expresión. Como había ocurrido hace dos años, el punto de partida fue la convocatoria a un paro nacional cuyo objetivo, en cierta forma reiteración de las exigencias pendientes desde entonces, era la negociación de un “pliego de emergencia”.


En Colombia, sin embargo, la denominación de Paro Nacional no se refiere, como en otros países, a una declaratoria de huelga general, pese a ser convocado por organizaciones sindicales. Es una jornada de protesta de un día cuya fuerza se demuestra en la amplitud y calidad de las movilizaciones, principalmente urbanas, y sólo a partir de ellas podría esperarse una parálisis de la actividad económica. Pero, nuevamente, las razones de la protesta –y de la rabia– fueron tan poderosas que la dinámica social se desbordó; continuó en los días siguientes, haciendo de la toma de las calles –y de las carreteras– un ejercicio permanente de protesta. Con un salto cualitativo. A diferencia de las ocasiones anteriores, se encontró en los llamados “bloqueos”, que son operaciones de destacamentos, una forma apropiada de lucha. En los países del Cono Sur se les llama “cortes de vías”; hace veinte años, en Argentina, por las características descritas, se habló del movimiento de los “piqueteros”. Una forma de lucha que, dada la certeza de que se prolongaría en el tiempo, dio a la protesta las características de resistencia. Pues bien, en estas circunstancias, en este tipo de lucha, es evidente que son los jóvenes quienes tienen las mejores condiciones para encarnar la vanguardia.


Dos rasgos fundamentales, a tono con lo dicho anteriormente, deben subrayarse. El primero tiene que ver con la ruptura de las fronteras entre el estudiante y el trabajador. Es cierto que en lo más fuerte y persistente de las manifestaciones predomina la juventud; pero, contrariamente a lo que repiten los medios y se vuelve como una inercia del pensamiento en los adultos que miran, no es ya la “clásica” movilización de los “estudiantes universitarios”, sino una categoría nueva de “trabajadores-estudiantes” no sólo porque muchos son en sí mismos ambas cosas, o son jóvenes desempleados, sino porque así se sienten todos.


Ello remite al segundo rasgo. También en contradicción con las “inercias del pensamiento”, no es cierto que el énfasis de la rabia y las exigencias de estos jóvenes esté puesto en la Educación Superior y sus problemas (aunque, claro, también han estado entre sus demandas), en realidad se preocupan por su futuro; al igual que toda la multitud, denuncian la amenaza de la reforma tributaria y todo el conjunto de reformas y políticas que, como se sabe, tiene que ver con las condiciones sociales de la población, en general. Para sorpresa de muchos observadores, en su necedad, esto sería un asunto “sindical”.


La incomprensión acerca de la dinámica de este levantamiento no se detiene ahí. Como queda sugerido en lo antes dicho, entre los analistas de todas las clases, hay una suerte de obsesión por precisar “los objetivos”. Obsesión que no permite entender la dinámica y la complejidad de la explosión social. En efecto, una palabra que hemos usado repetidamente es “rabia”; habría que añadirle desilusión y escepticismo, pero sobre todo asco. Y seguramente odio, aunque ya no sea de buen recibo en estos tiempos de paz, amor y reconciliación Más que objetivos lo que hay son blancos. Uno de ellos, por supuesto, es el Esmad. Resulta insulso entonces agregar que se busca una reforma de la Policía. Y sobra decirlo: el principal objeto del odio es Duque (y su mentor). Tampoco viene al caso interpretar que se busca su renuncia.


Estos son los sentimientos que constituyen la sustancia del levantamiento. Son secundarios los objetivos. Y aunque los jóvenes, por sus características, probablemente sean los más proclives a expresarlo así, también existen en los demás sectores populares. Desde luego, como esta dinámica social suele describir un ciclo, no faltarán las buenas almas que finalmente logren convencer a los jóvenes para que precisen y cuantifiquen sus objetivos a negociar.


La funcionalidad de los piropos envenenados

Como se decía al principio, la reducción del levantamiento popular a una explosión juvenil, y de lo juvenil a lo estudiantil, termina siendo una operación bastante conveniente para las alturas del poder y particularmente para el Gobierno. Para empezar, permite concentrar y simplificar los objetivos, después de retirada la reforma tributaria, en lo educativo. Por otra parte, significa trazar la línea divisoria en lo generacional, escamoteando lo social y económico. El gobierno escoge así los interlocutores válidos. Como si fuera poco, en ello parece contar con la ventaja de poder mostrar no pocos funcionarios “jóvenes”: entre otros, un Ministro de Vivienda de 36 años, el recién nombrado Consejero de Paz con 32 años y la joya de la corona, una ministra afrocolombiana de 31 años, originaria de una de las regiones más azotadas por la pobreza y la violencia. El propio presidente apenas pasa los 42 años. En cambio, la absoluta mayoría del Comité Nacional de Paro ya supera los sesenta años. Nadie podría decir entonces que el régimen político en Colombia es “adultocéntrico”. Finalmente, logra que el conjunto de la población quede excluido del conflicto. Dadas las enormes exigencias de la lucha, poco a poco tiende a volverse cierto que es un “problema de los jóvenes”. El tiempo corre a favor del Gobierno.


Esto ha sido manejado eficazmente en el plano simbólico. Hemos dicho que el protagonismo de la juventud forma parte ya del imaginario colectivo. Pero es reforzado una y otra vez por políticos y analistas. Y no siempre con una carga negativa o de condena; al contrario, suele estar revestido de elogios. Los adultos que, atenazados por la angustia de la pérdida del “divino tesoro”, saludan la nueva generación que ¡logrará lo que ellos no pudieron! Hasta el extremo de lo grotesco. Hace unos días se convocó en Bogotá a una demostración que dio en denominarse la “cuchimarcha” (7). Aparte de la autodesvalorización que representaba para los adultos mayores que la convocaban, lo más grave era su autoexclusión, la declaración abierta de que no se sentían involucrados en la protesta, en el enfrentamiento. El objetivo de la marcha era un llamado a la “solidaridad con ellos”, con los jóvenes.


La lógica que van imponiendo, en este orden de ideas, y contra la cual valdría la pena reaccionar, es la proliferación de los “mediadores”. Gentes y organizaciones, que se colocan “por encima del bien y del mal”, condenan la violencia “venga de donde viniere” y por tanto se sienten con autoridad para “ayudar a que los jóvenes y el gobierno comiencen a dialogar”. Entre tanto, las razones de la protesta y la rabia continúan vigentes. Aunque el natural proceso de desgaste ya va debilitando la fuerza social, no puede descartarse un renacer inmediato con más fuerza. Pero hay algo más importante: los procesos organizativos y de articulación que se han dado en los diversos puntos de resistencia anuncian, desde ya, hacia el próximo futuro, un nuevo salto cualitativo.

 

1. Ver: www.dane.gov.co /index.php/estadisticas-por-tema/demografia-y-poblacion/censo-nacional-de-poblacion-y-vivenda-2018
2. Ibídem. El Dane presenta también un grupo cuya clasificación sorprende, el de “educación superior” (entre 18 y 26 años) cuya participación igualmente creciente habría llegado en 2018 a 16.0 por ciento.
3. ESTADÍSTICAS - SNIES - Ministerio de Educación Nacionalhttps://snies.mineducacion.gov.co
4. Algunas de estas reflexiones y de las que siguen fueron presentadas y desarrolladas en un Informe de Consultoría (interno y por tanto no publicado) para la organización Internacional “Terre des hommes” en agosto de 2019.
5. Sagrera, M., El Edadismo. Editorial Fundamentos, Madrid, 1992
6. Esta última forma fue la característica de la segunda mitad del siglo XX. En 1971, en Colombia, frente a las tesis que consideraban el conjunto de los estudiantes como una fracción de clase (pequeñoburguesa) o una categoría social, decíamos que su identidad social provenía justamente de su ser en movimiento, fuera del cual sólo existía una dispersión de individuos heterogéneos. Sin desconocer, claro, que un esfuerzo organizativo podía convertirlos, a partir de ciertos intereses comunes, en una especie de gremio.
7. En Colombia, tal vez desde los años setenta del siglo pasado, se acostumbra llamar cuchos y cuchas a los viejos y viejas. Generalmente en un tono de burla. Por ejemplo, a la mujer de edad que, a juicio de los machos jóvenes, se viste y comporta como una muchacha, se le llama “cuchibarbie”.

 

*Economista. Integrante del Consejo de redacción Le Monde diplomatique, edición Colombia

 

 

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=180&search=suscrip

Jueves, 20 Noviembre 2008 20:24

¿Sindicalizarme o no sindicalizarme?*

La reciente lucha de los trabajadores de la caña pone ante los ojos del país el tema sindical. La dificultad para asociarse y ser reconocido como tal. Más allá de las normas constitucionales y los convenios internacionales, las dificultades son reales. La ley favorece al patrón, y si no es ésta son los inspectores del trabajo y hasta los más altos funcionarios del Ministerio del ramo quienes lo hacen.

La práctica es una sola: perseguir, señalar, desconocer, bloquear, estropear la práctica sindical. La misma que es igual a participación social, a democracia de hecho y de derecho, a justicia social.

Sin embargo, en el caso de los ingenios cañeros y de un gremio poderoso como Asocaña, lo que se manifestó fue la antidemocracia del capital. Imposición, utilización del Estado para favorecerse. Apropiar el aparato militar del Estado con fines particulares. Criminalizar.

Para la patronal del azúcar, los sindicatos independientes no existen. Su razón: los trabajadores a ellos asociados no están vinculados de manera directa con la empresa. Ésta intermedia, ‘negocia’ con la cooperativa que los contrata. Únicamente la fuerza y la persistencia obrera los obligó a cambiar de actitud. Se negó asimismo a negociar en una sola mesa, como uno solo, todos los pliegos presentados, a la manera de un sindicato de industria. Dividir para reinar.

Contratación colectiva


La Convención Colectiva de Trabajo representa la clase de negociación que promueven y concretan los sindicatos; expresa el grado de autonomía que alcanzan los trabajadores en la relación de trabajo, la madurez de las políticas de relaciones laborales y el nivel de incidencia que tienen los sindicatos en las decisiones de las empresas.

Durante el gobierno de la ‘seguridad democrática’, esta contratación ha tenido una disminución evidente: tomando los períodos 2002-2003 y 2006-2007, las Convenciones Colectivas disminuyen en un 23,48 por ciento, y los pactos colectivos en un 10,97. En cuanto a la cobertura, esta cae en 28,94 por ciento.

Es necesario precisar que la cobertura de la contratación colectiva en Colombia persiste como una de las más bajas del planeta: menos de uno de cada 100 trabajadores tiene la posibilidad real de negociar sus condiciones de trabajo.

Por otro lado, de cada 100 trabajadores, 58 trabaja en el sector de la economía informal, fundamentalmente en empresas de menos de 10 trabajadores en las que predominan relaciones laborales de tipo precario: los contratos de trabajo son inexistentes y prácticamente funcionan al margen de la legislación laboral. Otra parte muy importante de trabajadores y trabajadoras está vinculada al comercio informal o “comercio del rebusque”, en el cual las organizaciones sindicales reivindican principalmente el derecho al trabajo”, frente a las acciones de las autoridades municipales por concentrarlos en espacios que no ocupen espacio público.

Los demás trabajadores tienen una vinculación laboral que en la práctica les impide ejercer los derechos de libertad sindical. En efecto, cada vez es mayor la utilización, por parte de los empleadores, de formas de contratación que impiden que los trabajadores se afilien a los sindicatos. Quienes se vinculan a través de contratos a término fijo (hasta tres años), si se sindicalizan son castigados con la no renovación del contrato. Aquí entran también los trabajadores tercerizados, que se vinculan a través de empresas contratistas, empresas de servicios temporales y cooperativas de trabajo asociado.

A esta limitación se agrega el nivel en que se presenta la negociación colectiva en Colombia, que es exclusivamente el de empresa, inapropiada para pactar convenios colectivos que regulen aspectos generales como salario mínimo, salud ocupacional, formación profesional, etcétera, en el nivel del sector económico respectivo o en una región determinada, lo cual permitiría darle mayor cobertura a la contratación colectiva.

Por su parte, la correlación de fuerzas entre empleadores y sindicatos no permite que los trabajadores tercerizados se beneficien de los convenios colectivos de trabajo, por la abierta oposición de los empleadores, aunque en muchos casos ni siquiera los sindicatos se atreven a reivindicar los derechos de estos trabajadores.

En general, la baja cobertura de la contratación colectiva es consecuencia de las políticas antisindicales que desarrollan las empresas para evitar que los trabajadores y las trabajadoras se organicen, o para impedir que los sindicatos se fortalezcan y promuevan una más amplia participación de los trabajadores en los sindicatos y las empresas.

En Colombia, aunque la mayoría de la población ocupada está en empresas de menos de 10 trabajadores, los sindicatos deben constituirse con no menos de 25 personas. Los sindicatos de rama o industria, alternativa eficaz de organización y diálogo social, no cuentan con un marco legal que les permita actuar en este nivel y deben actuar como sindicatos de empresa. Además, el articulo 5º del Código Sustantivo del Trabajo indica que este sólo es aplicable a trabajadores que tengan contrato laboral, cuando cerca del 60 por ciento de la población ocupada está en el sector informal, y cada día aumentan la subcontratación por cooperativas, y los contratos civiles o de prestación de servicios, formas no reguladas por el Código Laboral, lo cual motiva a que el Estado se resista a reconocer las organizaciones sindicales que se conforman con personas contratadas de maneras distintas de las que establece el Código.

El Código mismo limita la autonomía de los sindicatos en su constitución y funcionamiento, como ocurrió con la formación del Sindicato de Trabajadores de Organizaciones Sociales (Sintraong) o con el Sindicato Nacional de Trabajadores del Transporte (SNTT), no reconocidos por el Ministerio de la Protección Social porque, en los Estatutos que se dieron los trabajadores que conformaron estas organizaciones, éstos se apartaron del modelo restringido de estatutos que impone el Estado.

Lo que ocurre entonces es que el reconocimiento legal de los sindicatos no es automático, como lo indica la ley, sino que depende del concepto de los inspectores del Trabajo, quienes previamente examinan con lupa su concordancia con las normas del Código Laboral (ver recuadro, Registro Sindical). Y en este proceso, los empleadores pueden objetar la legalidad del sindicato. Todo en contravía de lo establecido en la Constitución y el Convenio 87 de la OIT.

Con los informes que suministró el propio Ministerio, la Escuela Nacional Sindical (ENS) ha podido constatar cómo, entre 2002 y 2007, el gobierno de la ‘seguridad democrática’ ha negado el registro de 430 organizaciones sindicales, lo cual, además de representar una grave violación a un derecho humano fundamental, somete a todas las personas que dieron el paso hacia la asociación al riesgo de perder sus empleos una vez que se les acabe el fuero de fundadores.

Negociación colectiva, ingresos y calidad de vida


En septiembre de 2006, el Conpes indicaba que para 2005 la línea de pobreza estaba en $ 224.307 y la de indigencia en $ 90.710 por persona-mes. A precios de 2008 (abril), la línea de pobreza se ubica en $ 256.629 por persona-mes, lo cual significa que un hogar promedio de 4,4 personas requiere por lo menos un ingreso de $ 1.129.167,60 para estar justo en la línea de pobreza. De acuerdo con esta información y con los ingresos que reportan los trabajadores, la mayoría de la población trabajadora colombiana puede considerarse como pobre.

Según información del Dane consignada en la Encuesta Continua de Hogares, del total de trabajadores y trabajadoras que informaron sobre sus ingresos para el segundo trimestre de 2006, el 35,06 por ciento tenía un ingreso inferior a medio salario mínimo legal (SML); el 20,55 tenía ingresos entre medio y menos de un SML; el 25,75 recibía ingresos entre 1 y 1,5 SML. Hasta aquí se ubicaba el 81,36 por ciento del total de trabajadores y trabajadoras. Entre 1 y menos de 2 SML se ubicaba el 6,47; de 2, a menos de SML, el 7,93, y sólo el 4,24 informaba de un ingreso superior a cuatro salarios mínimos.

Con los datos del Dane sobre canasta familiar y los datos mensuales sobre comportamiento del costo de vida (variación anual del IPC), la ENS ha mantenido actualizados los valores de estas canastas. Para marzo de 2008, estos valores eran de $ 935.586 la canasta familiar de ingresos bajos, y de $ 2.340.634 la de ingresos medios. De acuerdo con estos valores, el salario mínimo más el subsidio de transporte ($ 516.500) apenas cubre el 55,20 por ciento de la canasta familiar de ingresos bajos, por lo cual se requiere que más de dos personas en promedio por hogar trabajen para cubrir este valor.

La razón fundamental para explicar esta situación radica en el precario sindicalismo que tenemos y en los bajísimos niveles de la contratación colectiva que se dan en Colombia, ubicada en 4,7 y 0,9 por ciento, respectivamente. Como la mayoría de la población trabajadora carece de posibilidades para negociar efectivamente sus condiciones de trabajo y empleo, los empleadores imponen los niveles salariales que les aseguren ganancias cada vez mayores, sin que les importen los efectos sobre la calidad de vida de la población y sobre las características del mercado interno

*    Elaborado con base en el documento “Dinámica de la negociación colectiva en el 2007”, firmado por Héctor Vásquez F., Escuela Nacional Sindical.

Para superar el gremialerismo


Los sindicatos van de pique. El modelo económico y el régimen político así lo estimulan. Pero también los errores de la dirigencia sindical, cada vez más reducidos a una acción de gremio.

En la acción sindical es llamativa la pérdida del concepto de trabajo digno. Es decir, el abandono de la lucha por la calidad del trabajo o, en otras palabras, incluir en el pliego por negociar, la intensidad de la jornada laboral (intentando que ésta sea cada vez menor), el tiempo otorgado para ingerir los alimentos, la calidad de la alimentación que brinde la empresa, etcétera. Esto por un lado. Pero, por el otro, el concepto que se tiene de clase, que no ve el pueblo,  a los desempleados, a los informales, estrechando el marco de las reivindicaciones y de las alianzas a los trabajadores formales.

Para su acción social y política, los sindicatos no retoman al conjunto de los trabajadores, pero tampoco vinculan en su acción al conjunto de sus familias y los círculos más cercanos a ellas. De esta manera, los trabajadores no asociados ven con ojos extraños a los sindicatos, pero incluso en las propias familias de los afiliados no se comprende la acción cotidiana de las organizaciones sindicales.

En buena parte de la sociedad, producto de la propaganda oficial o privada, también se ve de manera negativa la organización de los trabajadores. Y éstos poco hacen para neutralizar y romper esta tendencia.  Acciones como otorgar sellos ambientales o de los derechos humanos a las empresas que emprendan políticas integrales y efectivas en estos campos, supervisadas por entidades internacionales vinculadas a cada una de estas áreas, son algunas de las iniciativas por emprender si realmente los trabajadores quieren superar la crisis que atraviesan sus organizaciones.

El campo de iniciativas puede ser mucho más amplio. Todo depende de la vocación política, del sentido social y del espacio para la participación que abra cada organización sindical.
Publicado enEdición 140