Día de la Ira en Palestina, solidaridad con los mil 500 presos en huelga de hambr

 

Este viernes se llevó a cabo el Día de la Ira en los territorios palestinos ocupados para manifestar la solidaridad con los mil 500 presos en huelga de hambre en las cárceles israelíes, a 12 días de iniciada su protesta.

Además, se declaró una huelga general desde el jueves a la que se unieron todos los sectores laborales como negocios, medios de transporte e incluso escuelas e instituciones gubernamentales, a excepción de hospitales, servicios de emergencia e institutos en la ciudad de Ramala.

“El hecho de que la huelga haya tenido un gran éxito en Jerusalén y en Gaza significa que los presos están uniendo a todo el pueblo palestino, dejando al margen las divisiones internas”, dijo el secretario general de Iniciativa Nacional Palestina, Mustafá Barguti. “Es uno de esos días fantásticos que nos recuerda a la resistencia popular no violenta de la primera intifada”, añadió.

El movimiento del Día de la Ira de este viernes fue convocado por Al Fatah, el partido político del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, y el Comité Nacional para apoyar la huelga de hambre de los presos.

Los palestinos en huelga de hambre iniciaron su protesta el 17 de abril para denunciar las condiciones y la represión en las cárceles israelíes, con las demandas de mejoras en la atención médica, un cese a la tortura y la detención administrativa, que se refiere a la reclusión sin cargos ni algún juicio, y mayor número de visitas familiares.

Por lo menos 500 de los 6 mil 500 presos palestinos en las cárceles de Israel están por detención administrativa debido a los actos en defensa de los territorios ocupados. De ellos, mil 500 se encuentran en huelga de hambre por convocatoria de Marwan Barghouti , integrante de Al Fatah que cumple múltiples cadenas perpetuas por su papel en el asesinato de judíos durante la segunda intifada.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR, por sus siglas en inglés), manifestó que está “extremadamente preocupado” por la vida de los miles de presos palestinos que iniciaron la huelga de hambre para protestar “por el deterioro de sus condiciones de vida y la privación de sus derechos humanos más básicos”.

El PCHR hace hincapié en que las fuerzas israelíes serán las únicas responsables del deterioro de las condiciones de los presos ante la obstinación del Servicio de Prisiones de Israel (Israeli Prison Service, IPS) de no satisfacer sus demandas humanas, a las que el IPS responde intensificando las medidas contra las y los presos”, entre las que se encuentran traslados de los presos para presionarlos a que abandonen la huelga, explicó el Centro.

La solidaridad con los presos palestinos también se expresó en otros países y ciudades del mundo como Londres, Nueva York, Grecia, Canadá, Italia, entre otros.

Sin embargo, Israel se mantiene firme en no permitir a los abogados reunirse con los presos en huelga de hambre, decisión que ha sido calificada como “ilegal” por varias organizaciones de derechos humanos y en favor de la libertad de Palestina. Frente a ello, los abogados decidieron boicotear los tribunales militares israelíes.

 

 

Publicado enInternacional
Negocios cerrados, calles semivacías y carteles en contra del gobierno de Temer: postal del paro general en Río de Janeiro.

 

La medida de fuerza contra la flexibilización laboral abarcó empleados públicos federales y estaduales, maestros de la enseñanza pública y privada, petroleros, bancarios y los estratégicos gremios del transporte.

 

Desde Brasilia

 

“Esta fue la primera huelga general desde 1996, nadie creía que fuéramos capaces de hacerla, y nadie imaginaba que iba a tener tanta convocatoria, el país paró, el gobierno ilegítimo de Temer sufrió una derrota histórica”. Sergio Nobre, secretario general de la Central Unica de los Trabajadores (CUT) , realizó un primer balance de la medida de fuerza que ayer paró a San Pablo, Brasilia y Río de Janeiro.

El cese de actividades fue generalizado, abarcó empleados públicos federales y estaduales, maestros de la enseñanza pública y privada, petroleros, bancarios y los estratégicos gremios del transporte. El impacto del descontento popular se hizo sentir en Salvador de Bahia, la principal capital del nordeste, Porto Alegre, ciudad más importante de la región sur y en la populosa Belo Horizonte, en la región sudeste.

“Temer ya era pequeño antes del paro con un rechazo del 80 %por ciento y ahora sale aún más pequeño, este gobierno ilegítimo no se sostiene en pie, no creo que puedan avanzar con las reformas laboral y previsional, los trabajadores y la sociedad en general dieron un fuerte mensaje” señaló a Página12 el dirigente metalúrgico Sergio Nobre, vecino de Luiz Inácio Lula da Silva en San Bernardo do Campo, la ciudad del cordón industrial paulista donde surgió la CUT en los años 80.

El paro fue “un éxito total” festejó Lula. “La gente resolvió ir al paro protestando contra la retirada de derechos (..) contra el desempleo, contra la baja de salarios”, reforzó el extornero mecánico y dos veces presidente que dejó el poder en 2010 con una desocupación cercana al cinco por ciento. Ayer el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas informó que ahora hay 14,2 millones de brasileños económicamente activos sin empleo. Esto significa que la desocupación trepó al 13,7 por ciento contra el 10,9 hace un año, y sin señales de mejora en el corto plazo, ya que según proyecciones del propio gobierno la economía sólo crecerá el 0,2 por ciento en 2017, luego de las recesiones con crecimiento negativo del 3,8 por ciento en 2015 y el 3,5 en 2016.

“El aumento de la desocupación es un objetivo buscado por los responsables de este ajuste contra los trabajadores y los pobres, cuanto más desocupados menos fuerza para negociar con los patrones” señaló Sergio Nobre. Pero seguramente luego de esta demostración de fuerza sindical “será difícil que el Senado apruebe sin más la reforma laboral votada el miércoles pasado”, agrega. “Quieren desregular las relaciones de trabajo de una forma alevosa que no tiene muchos antecedentes, con la ley laboral Temer le está pagando sus deudas a los empresarios que financiaron el golpe. Si se la lee ciudadosamente esta ley se parece a la reforma laboral draconiana de la dictadura de Pinochet, no la vamos a dejar pasar, este paro es el inicio de un plan de lucha más largo”, promete Nobre.

La CUT, mayor organización gremial brasileña ligada al Partido de los Trabajadores, junto a otras centrales como la oscilante Fuerza Sindical (algunos de cuyos dirigentes apoyaron el golpe contra Dilma), demostró capacidad de acción en casi todo el país según las informaciones que llegaban ayer por la noche, tamizadas por la cobertura de la cadena Globo y sus socias menores simpáticas al gobierno.

San Pablo y su área metropolitana, con 18 millones de habitantes, amanecieron desiertas debido a la adhesión de los gremios del transporte en sus tres ramas: conductores de subterráneos, maquinistas de trenes interurbanos y colectivos, que desafiaron las intimidaciones del gobernador paulista, Geraldo Alckmin, que les impuso una multa de casi 1,3 millones de dólares.

Aliado de Temer, Alckmin desplegó a su nada amigable Policía Militarizada, que en las primeras horas de la mañana reprimió piquetes de los Trabajadores Sin Techo donde detuvo a 16 activistas bajo el cargo de “asociación ilícita” por la supuesta portación de bengalas y gasolina. Una imputación desmentida por los Sin Techo, que mostraron videos donde se demostraría que los policías les sembraron las pruebas. Paralelamente el secretario de seguridad paulista Magno Alves amenazaba con utilizar toda la “fuerza pública” en caso de que surgieran los “violentos” enmascarados Black Blocs.

Desde 2013, durante las masivas manifestaciones que hicieron tambalear a Dilma, continúa la sospecha de que debajo de las bandanas de algunos Black Blocs se ocultaron provocadores a órdenes de la policía. El discurso estatal-mediático hizo eje en minimizar y bandalizar el paro equiparándolo al accionar de “marginales” y “sindicalistas”.

Michel Temer encomendó a su ministro de Justicia, Osmar Serraglio, la tarea de divulgar la posición del gobierno. “En este momento el gobierno percibe el fracaso de este movimiento que es muy limitado, con bloqueos de rutas realizados por pequeños grupos de 20 a 50 personas, y eso no es democrático”, juzgó el ministro.

Al cierre de esta crónica, en las primeras horas de la noche de ayer una columna donde había Trabajadores Sin Techo marchaba hacia la residencia privada de Temer en San Pablo mientras en Río la policía reprimía a los manifestantes reunidos en el centro de la ciudad, cerca de la Asamblea Legislativa, donde hubo colectivos incendiados . Mientras tanto en Brasilia el Palacio del Planalto era custodiado por un cordón de efectivos de la Policía del Ejército.

A partir de ayer entró en vigor un “protocolo”, similar al aplicado durante la Copa del Mundo y las Olimpíadas, que permitirá la intervención de las Fuerzas Armadas en la represión de las manifestaciones. Es decir, los actos de protesta contra el gobierno son pasibles de ser tipificados como una amenaza a la “seguridad nacional”, lo cual fue cuestionado por el diputado Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores. “Debemos alertar a Brasil sobre las dimensiones de esta estructura militar vista en Brasilia que no tiene ninguna justificación, el tipo de armamento que se ve aquí es totalmente desproporcionado” denunció el legislador petista.

 

 

Publicado enInternacional
Algunas reflexiones sobre los sujetos en la historia

La denominación “Ensayo General” le fue atribuida al levantamiento ruso de 1905 por parte de algunos de los protagonistas de aquel periodo revolucionario cuyo punto culminante fue Octubre de 1917. Y, en efecto, aquel suministró los ingredientes principales de éste: huelga general, insurrección y, especialmente, Consejos Obreros (Soviets). Sin embargo, la idea de “ensayo”, que parece un acto de voluntad por parte de un actor, se presta a un gran equívoco. Todo sucede como si tal actor, omnisciente y poderoso, pudiera jugar con la historia mediante un ejercicio de prueba y error. Lo peor es que ese actor pretende haber existido: el Partido. En esa medida aquellos que hemos denominado protagonistas se convierten en artífices de los acontecimientos históricos, en titiriteros de los sujetos sociales.

 

Nada más equivocado, los autores de la denominación se referían, en sentido figurado, a la Historia o, cuando más, a la clase obrera, considerada como el sujeto social de la revolución, en el entendido, claro está, de que este sujeto se construye y se reconstruye permanentemente. Es el propio proceso el que produce, mediante sucesivas diferenciaciones, dentro de los conjuntos sociales, los activistas, los dirigentes, las corrientes ideológicas, las diversas formas organizativas que se decantan. Dicho de otra manera: los partidos deben ser, a su vez, explicados históricamente. Y es un efecto del conjunto de la sociedad en todas sus dimensiones, tanto económicas como sociales, tanto políticas como culturales. Justamente es uno de los rasgos más asombrosos y maravillosos de un periodo revolucionario.

 

I

 

El Imperio Ruso de principios del Siglo XX, con sus contradicciones y paradojas, nos ofrece una contundente demostración. Nada de lo ocurrido se podría explicar si no tuviéramos en cuenta, entre otros elementos históricos, sus alcances en el campo de la cultura cuyas contribuciones sobra recordar; la formación de una notable capa de intelectuales obligada a permanecer por largos períodos en el exilio, en las fértiles y agitadas capitales europeas; el trauma de las guerras frecuentes que colocaba en el primer plano de la sociedad un enorme ejército; la incesante insubordinación de las múltiples nacionalidades oprimidas, y, en fin, la resistencia sorda y no pocas veces violenta de campesinos y obreros sometidos a una inmisericorde explotación.


Los diversos elementos se alternan y se combinan en diversas proporciones, se fusionan o se diferencian, especialmente en esos periodos vertiginosos de revolución. Para colmo de las paradojas, en 1905 se pone de presente un componente religioso: es un cura, el pope Gapón, quien promueve la gran manifestación para llevar al Zar una simple súplica confiada que fue respondida de manera violenta en lo que se conoció como el Domingo sangriento de San Petersburgo. Era él quien había promovido la primera y más amplia organización “legal” –sociedad de obreros de talleres y fábricas– en un momento en que todas eran prohibidas. No gratuitamente, algunos han señalado que uno de los principales logros de aquella revolución fue precisamente la pérdida definitiva del respeto y la confianza en el Zar a quien el pueblo con sentimiento religioso consideraba su “padrecito”.

 

Este acontecimiento decisivo puso a prueba todo lo que había de manifestaciones y núcleos revolucionarios que se activaron una vez puesta en marcha la confrontación y hasta su derrota definitiva en diciembre de 1905. Y no eran pocos, aunque puede decirse que su fortalecimiento, tanto organizativo –con centenares de nuevos activistas hasta entonces sin partido– como en su presencia pública e influencia, fue un resultado del propio levantamiento. Ya se encontraban, el Partido Socialista Revolucionario, el Partido Obrero Socialdemócrata y diversos grupos anarquistas1, pero no fue por su iniciativa que se gestó esta revolución. El primero, sin duda el más amplio, tenía, sin embargo, su mayor implantación en el campesinado, de acuerdo con la tradición rusa de los grupos de intelectuales que miraban hacia el mundo rural como fuente original de la redención social. En eso se diferenciaban los socialdemócratas cuyo objetivo explícito era el proletariado. Hay que tener en cuenta, además, que, hundiendo sus raíces en el populismo de finales del siglo XIX, la mayoría de todos estos núcleos desarrollaban en el territorio ruso, obligados en cierta forma por las circunstancias, una práctica conspirativa, y algunos no renunciaban al terrorismo y al atentado personal.

 

II

 

La utilización del término “núcleos” y no Partidos, no es gratuita, corresponde a la realidad organizativa. Y cabe aquí resaltar un rasgo fundamental de la experiencia rusa, el desarrollo organizativo en dos planos geográficos: el de la emigración y el clandestino del territorio ruso; no siempre en armonía. Los Partidos acababan de formarse, a instancias, principalmente, de los grupos en el exilio: el Social Revolucionario en 1901 y el Posdr en su segundo congreso de 1903 (el primero en 1898 había sido prácticamente simbólico). Justamente, el principal problema abordado en dicho Congreso (Lenin: “¿Qué Hacer?”) era la resistencia de la multiplicidad de núcleos socialdemócratas existente en Rusia a conformarse como un movimiento nacional integrado. Al desatarse el proceso revolucionario ya se había producido, por lo tanto, la escisión en bolcheviques y mencheviques, sin embargo, a la mayoría de los socialdemócratas revolucionarios los tenía sin cuidado; todos aspiraban, en su fuero interno, a la conservación de la unidad, sentimiento que se mantuvo hasta muchos años después. Cuando Trotski, que había entrado clandestinamente a Rusia en marzo de 1905, fue nombrado Presidente del primer Soviet de Petersburgo, era en la práctica un socialdemócrata independiente; en 1917 sería acogido por el “Comité Interdistrital de San Petersburgo” (ni bolchevique ni menchevique) presidido por Riazánov el futuro Director del Instituto Marx-Engels de Moscú2. En todo caso, la participación del conjunto de los revolucionarios fue notable. Muchos son los nombres que se podrían mencionar, por ejemplo Krasin que dirigía la estructura en Kíev, el eje de la organización clandestina del Posdr, o Uritsky quien sería después uno de los organizadores de la insurrección de octubre. Y otros, incluidos social revolucionarios, mencheviques, y anarquistas3. Muchos olvidados a pesar del papel destacado que jugaron en su momento.

 

III

 

El período que va de 1907 a 1914, que algunos denominan de la pausa o del receso, en realidad se puede subdividir en dos fases superpuestas y contrapuestas. En la primera continúa la represión más despiadada; a los asesinatos y ejecuciones se suman las deportaciones y el exilio. La vanguardia revolucionaria es diezmada. En Rusia prosiguen las labores en las condiciones de la más estricta clandestinidad las cuales impedían generalmente las consultas con la organización de los emigrados establecida en Europa. La acción directa militar vuelve a florecer; incluso en contra de las orientaciones de la dirección. Los socialistas revolucionarios forman la Organización de Combate; entre los socialdemócratas, los grupos de choque bolcheviques, especialmente en el Cáucaso donde encontramos por primera vez al poco conocido y sombrío Josef Dzhugasvili, el futuro Stalin. Pero en la segunda fase renacen y se fortalecen las organizaciones. Ingresa una nueva generación de revolucionarios tanto en Rusia como en la emigración, que se suman a los veteranos como Lenin en el Posdr y Chernov en el Partido Socialrevolucionario. Algunos nombres conocidos como Zinoviev, Kamenev y Bujarin y otros menos como Bogdanov, Radin, Sverchkov, Zlydianov y Volodarsky. Y vale la pena resaltar la figura eminente de la socialrevolucionaria María Spiridonova reconocida unánimemente en su momento. Provienen de diferentes clases y grupos sociales. Aquí debe subrayarse una vez más la contribución de soldados y marinos rebeldes, como rasgo específico de la revolución rusa. Antonov-Ovseienko, uno de los insubordinados de 1905, tendría después el comando de la insurrección de Octubre al frente de los Guardias Rojos.

 

Todos resultan involucrados en los grandes debates internacionales propiciados por la primera Guerra Mundial y por supuesto en la angustiosa y terrible situación producida por la misma dentro de la sociedad rusa. Es esta élite, que se entremezcla con miles y miles de activistas, con diversos grados de formación política, de compromiso y de actividad cotidiana, la que se encuentra al inicio de la crisis revolucionaria de 1917. Y fue esta coyuntura la que propició tanto el crecimiento de las organizaciones como la profundización de las divisiones. No obstante, como ya se dijo en una entrega anterior de esta serie4, la revolución de febrero se produjo sin que la hubieran previsto y mucho menos organizado los diferentes Partidos. Luego, en posteriores entregas, nos referiremos con algún detalle al desarrollo de los acontecimientos hasta su punto culminante. Por el momento, bástenos saber que en el breve pero intenso periodo que va hasta octubre es cuando se producen los cambios subjetivos más importantes.

 

Dos nuevos rasgos de la situación deberían añadirse. En primer lugar, el retorno de los emigrados. Entre ellos, Lenin en Abril, en una operación (el vagón “precintado”) que fue tan famosa como desgraciada por ser fuente de calumnias, y Trotski, en mayo. Atrás habían quedado las minucias doctrinarias del exilio. Así como los valiosos predecesores: Plejanov, Axelrod y la legendaria Vera Zasúlich. Se mantuvieron, aunque bajo una nueva luz, Mártov y Potrésov. La discusión se daba ahora con la referencia de la acción.

 

En segundo lugar, la reaparición de las agrupaciones anarquistas, que habían sido bastante golpeadas durante la represión y se habían extendido principalmente entre los campesinos. Estas agrupaciones fueron fundamentales tanto en las acciones como en la profundización del debate político, primero al lado de los Bolcheviques (y los socialrevolucionarios maximalistas) a propósito del carácter anti-burgués de la revolución, y luego en contra suya en la definición de la naturaleza del poder a construir. Se pueden recordar nombres como los de Gastev y Goltsman en el sindicato panruso del metal pero, sobre todo, en el movimiento de los comités de fábrica (Fabzabkoms) los de Maksímov, Petrovsky y Shatov. También Arshinov y Rybin, para no mencionar a Volin, antes citado. Fue el marinero anarquista Zhelezniakov quien tuvo a su cargo la disolución de la Asamblea Constituyente5.

 

IV

 

El punto clave y referente indiscutido de las definiciones y los deslindes era, en efecto, el Consejo Obrero. La consigna propugnada por Lenin era “Todo el poder a los Soviets” y el partido Bolchevique era consecuente con ella, a pesar de que en un principio era absoluta minoría, correspondiendo la mayoría, de manera abrumadora, a los social-revolucionarios y los mencheviques. Estos reflejaban, ciertamente, el estado de ánimo y de conciencia de los sectores populares; pero la composición va cambiando a medida que se desenvuelve la confrontación de las fuerzas. A pesar de la insistencia de esa mayoría (a partir de cierto momento, también en el Gobierno Provisional, con Kerensky) en el sentido de que el poder le correspondía por derecho propio a la burguesía, lo cierto es que esta clase carecía por completo de capacidad política y en la realidad se presentaba una dualidad de poder. A medida que se va revelando la auténtica realidad, emerge la subjetividad obrera y van tomando fuerza quienes tienen la mayor claridad y la mayor capacidad para tomar decisiones. Entre tanto, urgidos de definiciones acordes con la realidad, los socialrevolucionarios se dividen dando lugar a los maximalistas y a los socialistas revolucionarios de izquierda. A principios de septiembre ya los bolcheviques tienen mayoría en el Soviet de Petrogrado y semanas después en todo el país.

 

La fracción Bolchevique, que Lenin en 1912, renunciando a cualquier intento de reunificación, había declarado oficialmente como “El Partido”, asume un papel decisivo, absorbiendo grupos y personas de otras formaciones pero sobre todo a los “sin-partido”, dada su capacidad orgánica como núcleo aglutinante. Aunque las decisiones se tomaban en el órgano de poder amplio y legítimo de los Soviets, y así se materializó con la realización del Segundo Congreso de los Soviets de toda Rusia, base de la insurrección, era necesaria una organización con capacidad operativa –conspirativa–que pudiera no sólo ofrecer respuestas inmediatas en el momento que se necesitaban sino asegurar una preparación militar eficiente para la insurrección.

 

No cabe duda que en estos días luminosos quienes se destacaban y eran reconocidos directamente por las gentes del pueblo, como agitadores y propagandistas, como orientadores y dirigentes, eran, además de Trotski, Lunacharsky, Volodarsky y la maravillosa Alexandra Kolontai. Lenin, aunque casi invisible (tuvo que refugiarse después de las jornadas de julio en Finlandia) era, sin embargo, reconocido por su historia y, en el momento, admirado como el artífice de las condiciones para el éxito de la revolución proletaria. Como lo decía el propio Lunacharsky: el genio político de Lenin se revelaba en otra parte: en el trabajo de organización.

 

* * *

 

En fin, en estos meses de revolución los acontecimientos se atropellan y los sujetos tanto sociales como políticos, se transforman y se relevan, así como los innumerables personajes y líderes cuya importancia es indiscutible. En realidad, no se trata del viejo problema del papel del individuo en la historia sino de la historicidad de todos los sujetos. Lo que sucede es que la historiografía –que no la Historia– tiende a decantar y a seleccionar a partir del desenlace, lo cual conlleva una cierta tergiversación. Bien se dice que la historia la escriben los vencedores. Pero hay algo más importante: el papel de los sucesos posteriores, que en el caso de la revolución rusa significó una selección de hecho. Habría que retomar la tesis de Negri, según la cual el “poder constituyente” es la multiplicidad, el florecimiento de las ideas y las opciones, en cambio el “poder constituído” es la historia congelada en donde la necesidad de afirmación propicia la voluntad autoritaria y se detiene el movimiento.

 


1 A. Dubovik, “Los anarquistas rusos en el movimiento obrero a principios del siglo XX”. www.regeneracionlibertaria.org
2 I. Deutscher, “Trotsky, El Profeta Armado” Ediciones ERA, México, 1966
3 M. Eichenbaum-Volin, “La revolución desconocida”. http://www.portaloaca.com/historia/
4 Periódico desdeabajo, Nº232, febrero de 2017.
5 Además de Dubovik antes citado, puede consultarse A. Gorelin, “El anarquismo en la revolución rusa” (1922) en la compilación de Mintz, Buenos Aires, 2007 y la clásica obra de D. Guerin: “El Anarquismo”. Editorial Antorcha, 1984. O Antorcha virtual: www.antorcha.net

 


 

Recuadro 1

 

Lenin: Una impresión

 

Por Bertrand Russell*

 

La muerte de Lenin empobrece al mundo debido a la pérdida de uno de los hombres realmente grandes producidos por la guerra. Parece probable que nuestra era quedará en la historia como aquella de Lenin y de Einstein –los dos hombres que han logrado en un gran trabajo de síntesis, en una época analítica, uno en el pensamiento, y el otro en la acción. Lenin aparecía ante la indignada burguesía del mundo como un destructor, pero no fue el trabajo de destrucción lo que lo volvió preeminente. Otros podrían haber destruido, pero dudo que otro hombre vivo pudiera haber construido tan bien las nuevas fundaciones. Su mente era ordenada y creativa: era un constructor filosófico de sistemas en la esfera de la práctica. En las revoluciones, tres tipos de hombres pasan al primer plano. Están aquellos que aman la revolución porque tienen un temperamento anárquico y turbulento. Están aquellos que han sido amargados por agobios personales. Y están aquellos que tienen una concepción determinada de una sociedad diferente de la cual existe, quienes, si es que la revolución tiene éxito, se ponen a trabajar para crear un mundo estable de acuerdo con esta concepción. Lenin pertenecía a este tercer tipo– el más raro, pero por lejos el más benéfico de los tres.

 

Sólo una vez vi a Lenin: tuve una conversación de una hora con él en su habitación en el Kremlin en 1920. Pensé que se parecía más a Cromwell que a cualquier otro personaje histórico. Tal como Cromwell, se vio obligado a entrar en una dictadura por ser el único hombre competente de cosas en un movimiento popular. Tal como Cromwell, combinó una ortodoxia estrecha en pensamiento con una gran destreza y adaptabilidad para la acción, aunque nunca se permitió a si mismo terminar en concesiones que no tuvieran ningún otro propósito que el establecimiento del Comunismo. Él apareció, tal como era, completamente sincero y desprovisto de egoísmo. Estoy persuadido en que él sólo se preocupó por fines públicos, y no en su propio poder; creo que él habría dado un paso al costado en cualquier momento si, por medio de realizarlo, podría haber avanzado en la causa del Comunismo.

 

Su fuerza en la acción provino de una convicción inquebrantable. Sostenía sus creencias de un modo absoluto el cual es difícil en el Occidente más escéptico. Otras creencias apartes de las de él –por ejemplo, la creencia de que el clima o la raza podían afectar el carácter nacional de modos no explicables por causas económicas –las consideraba herejías de la burguesía o del sacerdotado. La llegada final del comunismo la consideraba como destinada, demostrable científicamente, tan certera como la llegada del próximo eclipse del sol. Esto lo mantuvo calmo en medio de las dificultades, heroico en medio de los peligros, capaz de considerar la totalidad de la Revolución Rusa como un episodio de la lucha mundial. En los primeros meses del régimen Bolchevique, él esperaba la caída en cualquier minuto; dudo si es que Scotland Yard estuviese más sorprendido por su éxito que lo que él estaba. Pero era un verdadero internacionalista; sentía que si la Revolución Rusa fracasaba, de todos modos habría acercado la revolución mundial.

 

La intensidad de sus convicciones, mientras que era la fuente de su fortaleza, también era la fuente de cierta crueldad y cierta rigidez de perspectiva. Él no podía creer que un país pudiese diferir de otro a excepción por la etapa del desarrollo económico que habían alcanzado. En mi registro de la entrevista que tuve con él, escrita inmediatamente después, encontré lo siguiente: “Le pregunté si es que y qué tan lejos él reconocida la peculiaridad de las condiciones inglesas. Él admitió que hay pocas probabilidades de revolución ahora, y que el hombre trabajador aún no será disgustado con el gobierno parlamentario. Espera que este resultado pueda ser provocado por un ministro del trabajo. Pero cuando le sugerí que lo que sea posible en Inglaterra pueda que ocurra sin derramamiento de sangre, él despidió a la sugerencia como siendo fantástica”. Espero que su opinión haya sido errónea. Pero fue parte integrante de lo que hizo su fuerza, y que sin su credo él nunca hubiera dominado a las fuerzas salvajes que habían sido desatadas en Rusia. Hombres de Estado de este calibre no aparecen en el mundo más que una vez por siglo, y pocos de nosotros puede que vivan para ver a un igual.

 

* Escritor británico, Premio Nobel de Literatura en 1950; humanista y activista social fundador del conocido Tribunal Russell que encargó de investigar y evaluar la política exterior de Estados Unidos y su intervención militar en Asia.

Publicado enEdición Nº233
Jueves, 21 Septiembre 2017 10:00

Grandes riesgos en las alturas

Grandes riesgos en las alturas

Como lo anticipó desdeabajo en los artículos relacionados con las condiciones laborales extremas de los aviadores, tarde o temprano, tomaría forma una confrontación laboral con la patronal. Desde el lunes 18 de septiembre de 2017, decenas de pilotos de Avianca tomaron el edificio del Ministerio de Trabajo, buscando mejorar sus condiciones laborales exigen a la compañía la igualdad de salarios para todos los trabajadores, mejores horarios y que detengan lo que consideran una persecución contra los empleados que forman parte de los sindicatos. Desde la madrugada del martes 19, 700 pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) están en huelga. A continuación publicamos la entrevista realizada en el febrero 2016 al capitán Hernández Sierra, presidente de Acdac.

 

Si usted integra el segmento social que considera que la mejor manera de viajar, la más segura y confortable, es la vía aérea, podría estar seriamente equivocado. El capitán Jaime Hernández Sierra, presidente de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) habló para el periódico desdeabajo, revelando las reales condiciones de inseguridad con las que opera la aviación civil en el país. En riesgo permanente se encuentra la vida de miles de personas.

 

AB: ¿Cuáles son algunos de los factores que generan riesgos al volar en el país?

CJH. No existe la legislación, las normas y la infraestructura necesaria; no existe la capacidad administrativa y operacional para la vigilancia y el control por parte de la autoridad aeronáutica. Una cantidad de falencias que al final (siempre lo hemos dicho) determinan que la seguridad aérea dependa de la habilidad de los pilotos, de la concentración de los controladores aéreos y, obviamente, del profesionalismo de nuestros auxiliares.

El factor humano es el que está blindando, el que está evitando que el accidente ocurra, pero por lo demás está todo dado para que lamentablemente un siniestro aéreo en Colombia ocurra […] no hay un compromiso real con la vida y la seguridad de los pasajeros desde el punto de vista de mantenimiento, programación, infraestructura.

 

AB. ¿Más y mejores profesionales, mejor infraestructura o ambas?

CJH. Hacen falta controladores aéreos, muchísimos, alrededor de 300. Haciendo una proyección desde el punto de vista de la jubilación el 40 por ciento de los activos están próximos a jubilarse. Estamos hablando de un total de 700 controladores que ya deberían estar en preparación y no lo están. Entonces, eso llama la atención, pero bueno ¿qué está pasando? ¿Hay intereses oscuros por debajo? ¿Van a privatizar el tema del servicio aéreo en Colombia? ¿Por qué no están contratando controladores? ¿Por qué no se destinan los recursos necesarios para tener la planta humana básica?

Para ser responsables con la operación aérea, con la gente que aborda los aviones, está bien que destinen millones y millones de pesos para pistas, plataformas, eso lo necesitamos, pero después de que todo eso se construya vamos a seguir absolutamente cojos sino contamos con el factor humano, requerimiento que toma mucho tiempo para ser solucionado de manra adecuada […]. Vea, las reglas dicen que un controlador no puede manejar más de 13 aeronaves simultáneamente, pese a lo cual en Colombia cada uno de ellos maneja 45.

 

AB. Pilotos y empleados aéreos afrontan problemas laborales, ¿también influyen estos en la seguridad aérea?

CJH. Hay una “república independiente” en la aviación en Colombia porque el único facultado constitucionalmente para legislar el tema laboral es el Congreso de la República, sin embargo Aeronáutica Civil, a través de resoluciones establece y modifica continuamente las jornadas de trabajo de las tripulaciones, induciendo a que los pilotos trabajen hasta 12.5 horas diarias, y en el caso de los auxiliares hasta 17 horas.

 

AB. Ilegal e inconstitucional lo que está ocurriendo…

CIH. Así es, pero más grave aún, se están excediendo los máximos científicos. ¿Por qué los científicos? Porque lo que se busca es controlar la fatiga, que la gente vuele en manos de gente que no está fatigada, que está apta medica y psicológicamente para realizar un vuelo.

Esto lo confirman los estudios científicos, los que en el aspecto laboral dicen que en una jornada de hasta doce horas se duplica la posibilidad de un accidente y más de trece horas llega a ser 5.5 veces más. Hay que controlar la jornada de trabajo. El último estudio hasta ahora realizado sobre fatiga arrojó resultados que indican que el 90 por ciento de las tripulaciones y pilotos necesita tratamiento médico por fatiga, que el 70 por ciento tiene problemas de exceso de somnolencia diurna, que el 50 por ciento tiene problemas de depresión y necesita tratamiento médico.

 

AB. ¿Cuánta facultad de discernimiento tienen los pilotos y funcionarios ante situaciones riesgosas como las mencionadas?

CJH. Si tomo una decisión en seguridad aérea seré juzgado por la persona que tal decisión le costó plata, entonces no tiene sentido, él es juez y parte, él me induce a que vuele con el avión dañado y si me niego –para no matar a mis pasajeros– entonces voy a ser sancionado y reprendido, despedido por la persona que programo el vuelo.

 

AB. ¿Y el Gobierno, el Ministerio de Transporte?

CJH. Aceptan las falencias. Ellos tienen la responsabilidad y la misión de transmitir un mensaje de calma y de tranquilidad al usuario. En Colombia hay algunas soluciones que están implementando, eso lo llevan diciendo los últimos años. Debemos reconocer que en este momento hay una inversión destacable en cuantías de dinero, sin embargo mientras entran en funcionamiento, durante todos estos años, los únicos que hemos aportado para que no ocurran los accidentes hemos sido nosotros, los pilotos, las tripulaciones aéreas, y los controladores aéreos. Los funcionarios siempre van a decir que hay problemas y que los están solucionando, pero la verdad es que no todos están en resolución, lo que están haciendo es, a nuestro sentir, paños de agua tibia.

 

AB. ¿Qué está haciendo la Aeronáutica Civil, autoridad con competencias, para intervenir y controlar?

CJH. La Aeronáutica Civil no es un ente realmente serio y responsable desde el punto de vista de la seguridad. Hay funcionarios hasta cierto nivel que están comprometidos con su trabajo, pero la parte directiva de Aeronáutica Civil es política, son cargos políticos. Ellos van, acceden a los favores que les solicitan las empresas y se van, nos toca lidiar con eso todos los días. Entonces, por ejemplo, catalogar las labores como no trabajo, para evadir los máximos permitidos, además de ser ilegal, inconstitucional, es una canallada, es una flexibilidad absurda y ridícula porque está forzando a los empleados a trabajar gratis, se están aumentando los riesgos al volar. Cosas como las aludidas están a la orden del día y la Aeronáutica Civil se presta para que así sea.

 

AB. ¿Cómo ha evolucionado la inseguridad aérea y el maltrato laboral durante los últimos años?

CJH. No ha evolucionado, sabemos que nada se queda estático, o avanza o empeora, en nuestro sentir está empeorando. Como dije, si bien hay inversiones en infraestructura, la parte más importante, la de los seres humanos, no recibe igual prioridad, a tal punto que controladores, pilotos, y resto de tripulación, estamos exhaustos. Faltan pilotos en Colombia, no porque no los produzcamos, tenemos excesos de pilotos y exportamos de los mejores, lo que pasa es que no hay contratación porque la normativa aeronáutica laboral permite una explotación exagerada desde el punto de vista de las jornadas de trabajo y de las circulaciones, el trabajo de diez lo estamos haciendo siete, asumimos esa fatiga en nuestra humanidad y desde el punto de vista médico estamos empezando a colapsar. Están disparadas las licencias, los problemas psiquiátricos, los problemas médicos, ahora ya están preocupándose porque están afectando todas las pólizas de seguros. No hay contratación, no hay descansos, no hay normativa, hay un gran vació. Así estamos transportando personas.

 

AB. ¿Existen nuevas medidas o decisiones de las autoridades que pudieran agudizar esta situación?

CJH. En este momento hay un proyecto, unan solicitud de Atac (Asociación del Transporte Aéreo en Colombia) para que se acaben las licencias y el mantenimiento pueda tercerizar, eso no se puede hacer. Si usted es un trabajador tercerizado en el área de mantenimiento y deja las naves en tierra pues no le renuevan el contrato, contratarán a otro. Pero si usted trabaja para la empresa y es ella misma quien asume la responsabilidad de que el avión vuele seguro, es otra cosa.

 

AB. ¿Qué pretenden con la tercerización?

CJH. Buscan acabar con las asociaciones, buscan que el personal no se sindicalice, pretenden reducir costos, todo esto a costa de la seguridad de los usuarios de este servicio.

 

AB. ¿Qué puede implementarse para solucionar estos problemas?

CJH. La aviación es una disciplina tan avanzada y tan estudiada que no hay que inventarse nada, tenemos un volumen de operaciones que necesita x número de controladores, x número de radares, x número de radares de superficie, tantas radioayudas, tantas separaciones por el espacio aéreo. Es casi que una regla, ¿cuántos aviones tiene?, ¿cuál es el tamaño del país?, y tal regla arroja un dato preciso en cuanto a necesidades de todo tipo por cubrir.

 

AB. ¿Viven similares situaciones en otros países?

CJH. Problemas existen en todos los países, la perfección no existe, la diferencia está en la vocación para superarlos. Nosotros vemos, por ejemplo, la legislación peruana, como avanzó rápidamente gracias a la existencia de una cultura y una responsabilidad. La aviación peruana tomó un vuelo con la llegada de Lan Perú. El turismo se volivó importante para ellos y, entonces, cuando éste es un renglón importante de la economía, se toman medidas que mejoren la prestación del servicio aéreo.

En cambio en Colombia es al revés: los propietarios de las empresas creen que para lograr mayores ingresos toca flexibilizar y quitar los controles. Todo lo contrario, en la medida que la operación crece tiene que aumentar la planta de personal en la aeronáutica civil, y los equipos de control.

 

AB. Entonces, ¿existen problemas similares en otros países?

CJH. En países de Centro América, en países donde las aerolíneas tienen un gran poder político: usted va al Salvador, a Nicaragua, viene a Colombia y lo ve. Países donde la capacidad de influencia y la voluntad de arrodillarse ante las aerolíneas por parte de los funcionarios públicos es tan grande que el desarrollo no se da. Simplemente la empresa le dice “tranquilo que el avión no se cae, deme esto”, ellos se lo dan y me dicen a mi (al piloto) vaya y vuele. Engañado, saben que no me voy a dejar matar porque tengo a mis hijos esperándome en la casa, y por tanto haré todo lo posible para llegar con mis pasajeros al destino, pero así no se debe volar, y así estamos volando en Colombia, así controlan nuestros controladores, así vuelan nuestros auxiliares, así trabajan nuestros mecánicos ¡imagínese la presión que tienen los mecánicos! La cuestión es bastante grave

 

AB. Entonces, ¿se caerán los aviones?

CJH. Nosotros no vamos a dejar que los aviones se caigan para que nos den la razón, eso es absurdo, pero es más absurdo que la opinión publica y el Gobierno estén esperando que eso pase para tener una excusa y decirle a las empresa “oiga, sabe que, ya no le hago ese favor porque mire que se cayó un avión y tengo que aparentar que tomo decisiones”. Entonces, seguimos en este juego que muy seguramente se prolongará, pero cuando pase un accidente vendrá el show, el piloto es el malo, se rasgaran las vestiduras, vendrán las investigaciones a fondo, “hasta las últimas consecuencias” y cambiaran algo para poder dar un mensaje de tranquilidad a la opinión pública.


Perfil

AB. ¿Qué es la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), y cuál es la función que desempeña?

CJH. Acdac es un sindicato de industria de primer grado. Como Asociación que tiene 66 años de existencia tenemos una trayectoria, una experticia técnica, tenemos vínculos a nivel nacional e internacional con todo el sector aéreo, lo que nos permite sentarnos en cualquier mesa, ante cualquier estamento –oficial o privado–, y poder aducir razones de seguridad aérea sustentadas en derecho y normatividad comparada para defender la seguridad de nuestros pasajeros.

 

AB. ¿Está el sindicato preparado para seguir luchando?

CJH. Estamos preparados para llevar a cabo desde una marcha hasta una huelga; estamos adelantando los procesos de negociación de nuetras reivindicaciones y en la medida que no se den sabemos que no tenemos garantías en el tribunal de arbitramento para lograrlas, porque en el Ministerio de Trabajo son absolutamente maleables, por ejemplo allí están tratando de introducir los pactos colectivos en las comisiones colectivas, lo cuál es ilegal. Existe el mito de que la aviación es un servicio publico esencial, que no se puede parar, lo cual no es cierto. Si no hay éxito en las negociaciones muy seguramente iremos a alguna huelga.

 

Artículos relacionados

Periódico desdeabajo Edición 221, febrero - marzo 2016

 

No solo los pilotos están inconformes con las políticas laborales de Avianca

23 de septiembre 2013

Publicado enColombia
Otra multinacional que se niega a negociar pliego de los trabajadores, en huelga desde hace 10 días

Desde el 13 de octubre los trabajadores de la planta de Goodyear en Yumbo, Valle del Cauca, se encuentran en cese de actividades por efecto de la huelga decretada por el sindicato en respuesta a la intransigencia de esta multinacional a dar solución a su pliego petitorio.

Durante 22 años Goodyear de Colombia estuvo en paz laboral, manteniendo un diálogo con el sindicato y negociando sus convenciones colectivas a 2 y 5 años. Pero esta vez cambió esa dinámica y sentó su negativa a atender los puntos medulares del pliego que le presentó Sintraincapla, un sindicato nacional de rama de la industria del caucho y el plástico que en Goodyear aglutina a 174 de los 245 trabajadores de planta.

"Goodyear está más interesada en imponer un nefasto contra-pliego que en darle solución a las necesidades de sus trabajadores, razón por la cual nos vimos en la obligación de declarar la huelga tras agotar el plazo de arreglo directo y la prórroga", señaló Julio César Molina, presidente de Sintraincapla; huelga que fue votada por casi el 100% de los trabajadores sindicalizados.

No obstante, el sindicato aclaró que aún en medio de la huelga está en disposición de dialogar y llegar a un acuerdo que permita la reactivación de la producción en la planta de Yumbo. Pero hasta ahora la empresa no ha tendido ningún puente de acercamiento, pese a la mediación que han hecho el Viceministro de Trabajo, Enrique Borda, y la dirección territorial de esta entidad en el Valle.

Los argumentos de la empresa para negarse a negociar son escasos, dijo Molina, pues se trata de una empresa boyante que nada se vería afectada si atiende el pliego presentado por los trabajadores.

En efecto, tras el cierre de la planta de la multinacional francesa Michellin el año pasado, también en el Valle del Cauca, Goodyear quedó como la única productora de llantas en Colombia, lo que, según el presidente de Sintraincapla, le ha favorecido porque le permitió ganar mayor participación en el mercado del país.

Los puntos medulares del pliego de peticiones que la empresa se ha negado a negociar, tienen que ver con el monto del incremento salarial, que se empeña en no subir del 4.5%; con mejorar los auxilios para el bienestar de los trabajadores y sus familias; y con la estabilidad laboral mediante la mejora de la tabla de indemnización cuando la empresa quiera prescindir de los servicios de los trabajadores.

Este último punto está relacionado con la planta que Goodyear piensa instalar en México para producir 6 millones de llantas al año, lo que, según Molina, genera el temor de que absorbería la producción en Colombia y ocurra lo mismo que a los trabajadores de Michellin, que perdieron sus empleos por el cierre de la planta. De hecho los pedidos que la empresa no ha podido atender por motivo de la huelga, los está supliendo con la producción de la planta de Brasil.

Otro punto que denuncia el sindicato es la intención de la empresa de marcar diferencia entre los trabajadores en cuanto a las garantías convencionales. "Hay un grupo de temporales que debe vincular formalmente, pero quiere hacerlo bajo condiciones salariales y prestacionales menores de las que tienen los trabajadores de planta, y quiere que el sindicato le avale eso. Y nosotros no podemos avalar que trabajadores que realizan las mismas funciones tengan ingresos diferentes", explicó Molina.

El directivo informó que siguen firmes en la huelga y en la toma de la planta de Yumbo, de la que tienen el control y el mantenimiento de las instalaciones y los equipos a fin de que la huelga transcurra dentro de los cauces legales, al tiempo que hizo un llamado a la opinión pública y organizaciones sindicales y sociales para que brinden apoyo a su causa.

 

Publicado enColombia
Paros, negociaciones y otros conflictos en ciernes

Los paros y protestas de diferentes sectores sociales, son el pan diario de la realidad colombiana, expresión meridiana que las solicitudes respetuosas, pliegos, concertaciones, poco operan. La "democracia" funciona pero por acción popular directa. Aquí, una breve radiografía de lo que está en curso.


Sindicato petrolero saldrá a paro antes del 26 de marzo


Como desaprobación de los 600 trabajadores despedidos del Instituto Colombiano de Petróleo (ICP) en Barrancabermeja, la Unión Sindical Obrera (USO) determinó llevar a cabo un paro nacional petrolero para antes del 26 de marzo, día en que se reunirán los accionistas de Ecopetrol para recibir el informe del presupuesto anual y conocer las inversiones de la estatal petrolera para este año.


Otra de las razones esgrimidas por el sindicato para el anunciado paro es el rechazo a la posible privatización de la empresa, plasmada en el Artículo 241 del Plan Nacional de Desarrollo que acaba de presentar el gobierno Santos al Congreso de la República, intención que el Ministro de Trabajo negó así*: "No es cierto que desde el Ministerio tengamos la intención de privatizar Ecopetrol, les hemos dicho: discutamos junto con el Ministerio de Minas, Hacienda y Planeación y evitemos el paro".


En cuanto a los despidos masivos realizados por Ecopetrol, Garzón afirmó que no ha firmado solicitudes formales de autorización para ejecutar los despidos colectivos. A lo que la USO responde que la postura del Ministro justifica la masacre laboral, debido a que [...] omite el contexto laboral en relación a la tercerización e informalidad laboral que no permite bajo la premisa de la temporalidad terminar masivamente los contratos de trabajo, y no tiene en cuenta la Ley 50 de 1990 en su artículo 67, que plasma la protección en caso de despidos colectivos y el requerimiento de la solicitud de autorización previa del Ministerio de Trabajo".


Por lo pronto, la Unión Sindical lleva a cabo reuniones para concretar la fecha exacta en la que desatará el paro, mientras continúan los despidos masivos de los trabajadores petroleros en las instalaciones de la Icp y en plantas como las de Pacific Rubiales Energy en el Meta.


Corteros de caña y el ingenio Risaralda firmaron acuerdo


Desde el lunes dos de marzo los corteros de caña de La Virginia anunciaron que dejarían sus actividades por la falta de la formalización de su trabajo, por el privilegio que el Ingenio le estaba dando al corte de caña mecánico y el despido de corteros afiliados a los sindicatos, más la discriminación que estos estarían sufriendo dentro de la empresa.


Tras tres días de protesta y luego de la violenta arremetida del Esmad en la madrugada del día 3 que dejó varios lesionados entre los corteros, entre ellos uno en estado de coma, en la madrugada del cinco de marzo se firmaron los acuerdos entre el Ingenio y los trabajadores en paro, por lo cual, regresó la tranquilidad a la zona. Luis Pedraza, presidente de la Cut y miembro de Sintrainagro, le dijo a desdeabajo que se logró la formalización laboral y que frente a la mecanización del corte de caña "Se acordó un sistema de asignación de tareas que no discrimine a los trabajadores sindicalizados, porque les estaban asignando porciones de corte que no les garantizaban más de 40 mil pesos semanales [...]".


Dijo Pedraza, que "[...] lograron el reintegro de cinco trabajadores que habían sido despedidos en el mes de diciembre del año pasado, por actividades de carácter sindical. Y la empresa se comprometió a participar conjuntamente con el sindicato y el viceministerio del trabajo en una reunión en la que se establecerá la seguridad jurídica para el cumplimiento de los acuerdos y el sistema administrativo y jurídico que se implementará para hacer efectiva la transición de contratos de término fijo a contratos directos y de manera indefinida". Agregó que en un término de dos meses y medio debe finiquitarse la formalización.


Otro de los temas que fueron abordados concierne con la situación de Carlos Ossa Trejos, trabajador en coma luego de los enfrentamientos entre el Esmad y los protestantes. Medios de comunicación señalaron que fue un machetazo en la cabeza lo que le provocó ese estado, pero Pedraza le dijo a desdeabajo que fue un gas lacrimógeno que le cayó en la cabeza.


"La empresa y el sindicato conjuntamente con el Ministerio (Trabajo) harán las respectivas acciones para que el compañero obtenga una pensión por invalidez. Y además el Ingenio se comprometió a asignar una cuantía económica de carácter humanitario para ayudar a la familia del trabajador", afirmó Pedraza.


Resaltó el presidente de la Cut que los trabajadores aseguran que miembros del Esmad estaban dotados con machetes, "estamos investigando quién les asignó esa herramienta [...] con la que lesionaron a algunos trabajadores", agregó.


Los camioneros siguen varados


Desde inicios del mes en curso estaba anunciado que los camioneros volverían a sentarse en la mesa de negociaciones con el Ministerio de Transportes en Bogotá. Aunque, según un comunicado de la ATC, ya se han logrado cosas aún no se ha acordado uno de los puntos más importantes en materia económica: el establecimiento de un flete mínimo.


El gremio afirma que el Ministerio no tiene las herramientas ni el apoyo requerido para darle solución a sus problemas, por lo cual la inmovilización de camiones continúa.


Día decisivo para los pequeños mineros


Luego de varias mesas de trabajo entre representantes del Gobierno y los líderes de pequeños mineros, largas jornadas de discusión sin acuerdos palpables, se acordó que la fecha para definir los acuerdos será el 6 de marzo.


Los pequeños mineros esperan que a esta cita sí lleguen los ministros de Ambiente, Defensa y el presidente de la Agencia Nacional de Minería. Se rumora que aún hay grandes diferencias entre las partes y que si las mismas no encuentran canales efectivos para ser solucionadas las calles será el recinto que ahora llenaran hombres y mujeres que buscan en el subsuelo y los ríos su sustento.


Tensiones y problemas venideros


En el norte del Cauca continúa la tensión entre los indígenas y el Esmad. Los enfrentamientos bajaron en intensidad, el Esmad redujo sus provocaciones, pero la exigencia de tierra y respeto a sus derechos humanos por parte de los indígenas no encuentra solución efectiva.


Debe recordarse que "la liberación de la madre tierra" en las haciendas Granadita, García arriba, Miraflores y Quebradaseca, donde están los cultivos del ingenio azucarero Manuelita, han causado por lo menos 75 heridos.


Empresas de energía


Mientras tanto, el tema de Isagen, con el anuncio del Ministro Cárdenas de sacarla de nuevo a subasta pública, volvió a la palestra nacional. Un bien estratégico de inmensa importancia para el país, empresa propietaria de embalses y generadoras de energía en diversos departamentos del país, así como propietaria de extensos terrenos de reserva natural, autosuficiente y rentable, se disponen a venderlo para financiar las llamadas vías de 4 Generación (4G), o como dicen en la calle "plata para sus socios y amigos", una acción demencial que desnuda el carácter del Gobierno y del régimen político encabezado por Juan Manuel Santos.


Desde el 4 de marzo y hasta el miércoles 15 de abril se hará la precalificación de los candidatos a quedarse con una de las empresas más importantes del país. Con el anuncio su acción reaccionó al alza en la Bolsa de Valores en la sesión del día 4 de marzo.


Al mismo tiempo y desde hace varias semanas, con la solicitud de atributos especiales para reforma la estructura del ente administrativo de la capital paisa, crecen los rumores sobre la intensión de privatizar una parte de las Empresas Públicas de Medellín, la empresa más querida por los pobladores de Medellín. La tensión crece en ese territorio y desde ahora diversas organizaciones y equipos humanos preparan demandas para impedir que esto suceda. Alternativas como un Cabildo Popular para discutir tal posibilidad, se barajan en diversos espacios de la ciudad.


¿Será que bajo el manto de la paz posible Santos logrará sacar adelante la agenda neoliberal impuesta por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos –Ocde?

 

*Entrevista realizada recientemente en el programa "Pregunta a Yamid", http://youtu.be/VP0cgzjo-nU

 

Artículos relacionados

El Esmad arremete contra corteros de caña en huelga

Miércoles 4 de marzo de 2015

"Estamos acá hasta que se apague el sol"

Martes 3 de marzo de 2015

Medellín, los antidemocráticos súper poderes de Aníbal

Martes 3 de marzo de 2015

USO instala carpas de resistencia en la entrada del ICP de Bucaramanga

Martes 3 de marzo de 2015

Continúan las negociaciones en el paro camionero

Viernes 27 de febrero de 2015

"Con austeridad el país no logrará superar la inequidad social

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

La venta de Isagen, una práctica para privatizar

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

Primera marcha del paro de pequeño y medianos mineros, ¿continuará?

Jueves 19 de febrero de 2015

En Colombia, pequeños mineros en paro

Miércoles 18 de febrero de 2015

2015, ¿otro año de movilización social en Colombia

Martes 10 de febrero de 2015

 

Publicado enColombia
El Esmad arremete contra corteros de caña en huelga

Cinco heridos, dos de ellos graves, es el balance del ataque de un escuadrón del Esmad a un grupo de corteros de caña que en la madrugada de ayer dormían en carpas en las afueras del Ingenio Risaralda, en desarrollo de la huelga que iniciaron el pasado lunes como una desesperada forma de presionar a la empresa para que proceda a su contratación directa y no mediante contratistas disfrazados de Sociedades Anónimas Simplificadas, SAS.

Mauricio Ramos, coordinador general del Departamento del Azúcar y Etanol de Sintrainagro, denunció que los agentes del Esmad agarraron dormidos a los corteros y les cayeron con palos y toletes.

"Hasta les quitaron sus machetes y comenzaron a arremeter contra ellos. Los molieron a golpes y les dispararon a quemarropa las bombas lacrimógenas. Hay un compañero, Carlos Ossa, que fue alcanzado en la frente por una de estas bombas. Se está muriendo. Y otro compañero, James Alzate, se encuentra en cuidado intensivo por los golpes que le propinaron los policías", agregó Ramos, quien también reportó la detención de un trabajador.

Carlos Ossa Trejos lleva alrededor de 11 años cortando caña, es padre de dos hijas y vive en el vecino municipio de Anserma, desde donde todos los días se desplaza porque el corte de caña es el único sustento de su familia.

Diego Osorio Montes, Fiscal de la CUT Risaralda, insistió en que los corteros, en contra de lo que adujo la empresa, no estaban bloqueando la carretera que del municipio de La Virginia conduce a Balboa, donde se ubica el ingenio. "Ellos se encuentran en sus carpas al lado de la vía, de modo que no entendemos por qué la fuerza pública llega atacándolos con gases y los desaloja violentamente cuando estaban dormidos", se pregunta Osorio Montes.

En el Ingenio Risaralda laboran unas mil personas, más de 500 de ellas son corteros afiliados desde el 2013 a Sintrainagro, vinculados a través de cinco SAS. También hay unos pocos afiliados a Sintracañaisucol, sindicato que se encuentra a las puertas de su extinción debido a las persecuciones y represalias antisindicales que ha padecido. Y otro grupo está afiliado a Sintrainduar.

Aparte de reclamar vinculación directa y no mediante SAS, otro motivo que llevó a los corteros a declararse en huelga es la persecución de que son objeto por pertenecer al sindicato, la violación a la convención colectiva que firmaron hace un año; y la drástica rebaja en el tajo de corte asignado. A cada cortero se le está asignando apenas una tercera parte del corte habitual, es decir, escasos 20 metros de corte diario, que no les alcanza ni para ganar el salario mínimo.

Y a eso se agrega la mecanización del corte que viene implementando fuertemente el ingenio, decisión que Sintrainagro considera una forma de persecución sindical. "De ser reemplazados los corteros de caña por máquinas, y sin ninguna otra fuente de empleo digno en la región, estaremos ante un escenario de desempleo y con ello de violencia, porque las necesidades del pueblo no cesan en este país, donde la prosperidad es para algunos y no para todos", se lee en un comunicado emitido por el sindicato.

Para protestar por el procedimiento violento del Esmad contra los trabajadores en huelga, ayer martes en la tarde se realizó en La Virginia una marcha de solidaridad que contó con la participación del movimiento sindical de Risaralda y las familias de los corteros en huelga. Y para hoy miércoles está programado un plantón en la sede del Ministerio de Trabajo en Pereira, para exigirle al ente estatal acciones efectivas para que la administración del Ingenio Risaralda haga respetar la convención colectiva y proteja los derechos de los corteros.

 

Pésimas condiciones laborales

 

Según el fiscal de la CUT Risaralda, las condiciones laborales que ofrecen las SAS a las que están vinculados los corteros del ingenio Risaralda, son pésimas.

Son hombres que trabajan al destajo, es decir, a lo que logren hacer en la jornada, con salarios que en muchos casos no alcanzan el mínimo legal. Tampoco les pagan dominicales, ni festivos, ni horas extras, ni transporte, y el derecho a la seguridad social se les viola constantemente. Cuando un trabajador se enferma o se accidenta, el contratista no tiene donde reubicarlo porque su actividad exclusiva es el corte.

"Y el ingenio se lava las manos diciendo que no son trabajadores propios sino de las SAS. Porque parece ser que el ingenio sí les paga todo a las SAS, pero éstas no les pagan todo a los corteros", puntualizó Osorio Montes, para quien una manera de solucionar el problema es formalizarlos y así evitar la intermediación.

Lo irónico es que las condiciones laborales en el Ingenio Risaralda contrastan con la que ofrecen ingenios como Incauca, Manuelita, Providencia, Castilla, Mayaguez y Pichichi, donde los corteros tienen contratado a término indefinido. "Por qué estos Ingenios sí pudieron formalizar y el Ingenio Risaralda se niega a hacerlo", se pregunta Sintrainagro en su último comunicado, al tiempo que hace un llamado a Asocaña, accionista de este ingenio, a que respete el derecho al trabajo y a la libre asociación.

Al respecto Osorio Montes informa que desde que Sintrainagro llegó al Ingenio Risaralda, se instalaron mesas para iniciar el proceso de formalización de los corteros, sin ningún avance hasta el momento por falta de voluntad de la empresa, situación que terminó por colmar la paciencia de los corteros que el pasado lunes decidieron iniciar la huelga.

 

Publicado 4 de marzo de 2015.

 

Artículo relacionado

El estado colombiano y los derechos de los asalariados y jornaleros del campo

Miércoles 28 de agosto de 2013

Publicado enColombia
Qué queda para la huelga: ¿prohibirla, eliminarla, ajustarla, ampliarla?*

Desde 2012, en el marco de las reuniones de la OIT, se inició un gran debate sobre la existencia o no de un derecho de huelga; debate que en Colombia tiene otros matices, ya que la Constitución Política reconoce tal derecho. La pregunta es más bien por el marco de su extensión o alcance.

Ambas discusiones tienen diferentes escenarios pero una misma repercusión. ¿Cómo poder ejercer el derecho de la huelga? El debate es largo y de mucho peso, y por tanto requiere de suma atención por parte de las autoridades nacionales y todas las organizaciones sindicales.

El debate se inició con la elección de Guy Rider (Candidato de la Confederación Sindical Internacional) como nuevo director general de la OIT, buscando hacer efectivo el trabajo decente como su bandera principal. La propuesta del candidato Francés que quedó en segundo lugar, se basaba en darle un giro a la organización para que prestara una asesoría más técnica, no un fuerte control de normas.

La de Rider no fue una elección de consenso, fue una elección de la mayoría que venció al candidato de los empleadores. La reacción de éstos no se hizo esperar. Desde ese mismo año boicotearon el trabajo de la Comisión de Aplicación de Normas (que a la fecha no ha logrado llegar a consensos sobre las decisiones a tomar en caso de violación de derecho de huelga, y ha bloqueado el estudio de 38 casos en los últimos 3 años); atacaron las metodologías de trabajo de la OIT en su sistema de control de normas; atacaron a la Comisión de Expertos independientes de la OIT, su doctrina, decisiones y el roll que tienen en la organización; y desde entonces han ignorado la violación de libertades sindicales en más de 20 países. La posición de los empleadores hoy es que en OIT no hay derecho de huelga, sino que éste existe en las legislaciones de los países, con las limitaciones que a bien tenga imponer cada país (2).

Desde el debate normativo, el ataque de los empleadores se resume en la inexistencia de la palabra huelga dentro del Convenio 87 sobre libertad sindical, y la interpretación, para ellos desbordada, que los órganos de control de normas han realizado. Desde un punto de vista político es un ataque a la OIT, a su director, a gobiernos y trabajadores del mundo.

La OIT, a través de sus órganos de control de normas, durante los últimos 50 años ha tomado decisiones en consenso sobre el derecho de los trabajadores de convocar y participar en las huelgas. El texto de la Central Sindical Internacional "The right to strike and the ILO the legal foundations" (3) (2014), es una compilación de decisiones que la Comisión de Expertos, el Comité Tripartito de Libertad Sindical, y la Organización de la OIT han tomado desde su constitución.

En el Comité de Libertad Sindical los empleadores, trabajadores y gobiernos han defendido la existencia del derecho de huelga en aproximadamente 500 casos desde 1951. En el 333er informe, caso núm. 2204, párrafo 228, lo consensuó afirmando: "Las acciones de protesta están protegidas por los principios de la libertad sindical sólo cuando estas acciones están organizadas por organizaciones sindicales o pueden ser consideradas como actividades sindicales legítimas cubiertas por el artículo 3 del Convenio núm. 87."

Y en el 311º informe, caso núm. 1954, párrafo 405, se lee: "El derecho de huelga es corolario indisociable del derecho de sindicación protegido por el Convenio núm. 87". De igual forma en el caso 102 contra el gobierno de Sudáfrica el comité protegió el derecho de huelga (sin que existieran los convenios de libertad sindical) de la interpretación directa de la Constitución de la OIT, toda vez que para lograr la justicia social consagrada por la OIT en su constitución, hay un vínculo inherente entre la libertad de asociación y el derecho de huelga.

Es imposible borrar la historia de la OIT con un arrebato, pero los empleadores se han esmerado en bloquear el trabajo en la OIT. Al respecto Luc Cortebeeck, quien ha estado al frente de la vocería de los trabajadores en este debate, dice: "Lamentamos que no se haya tomado una decisión definitiva acerca del reconocimiento del derecho de huelga de acuerdo con el Convenio núm., 87. Esperamos que en febrero o marzo se encuentre una solución. Seamos lógicos: o se reconoce que el derecho de huelga deriva del Convenio núm. 87, o habrá que remitir la disputa a la Corte Internacional de Justicia".


Por su parte la Central Sindical Internacional (CSI) está firme. Sharan Burrow, su Secretaria General, afirma: "Los argumentos de los empleadores en la OIT son legalmente infundados. Yo estoy confiada en que la argumentación de la CSI de nuestro reporte prevalecerán ante cualquier tribunal internacional" (4).

 

¿Cómo está el debate en Colombia?

 

Desde hace muchos años los expertos y el Comité de Libertad Sindical han expresado al gobierno colombiano su preocupación por las graves prohibiciones normativas respecto al derecho de huelga.

Porque son múltiples las limitaciones a este ejercicio. Encontramos ocho, a saber:

 

  • - Se limita la huelga a federaciones y confederaciones.
  • - Se prohíbe la huelga en empresas o servicios públicos que no son esenciales en sentido estricto.
  • - No existe servicio mínimo para garantizar la huelga en servicios públicos esenciales en sentido estricto.
  • - Está prohibida la huelga en modalidades diferentes al cierre total de la empresa. No se pueden hacer huelgas locales, parciales, entre otras.
  • - Se permitir el despido de trabajadores que han participado en huelgas ilegales, sin necesidad de un juicio justo.
  • - Se imponen mayorías absolutas para celebrar huelgas, incluso en empresas con gran cantidad de trabajadores o distribuidas por todo el país.
  • - Se permite que un Tribunal de Arbitramento pueda obligar a terminar una huelga antes de la solución del conflicto colectivo.
  • - Se permite que autoridades administrativas hagan injerencia indebida para que los trabajadores no sindicalizados levanten la huelga por votación.

 

La más reciente violación se dio a partir de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia contra Anthoc, que declaró ilegal la huelga efectuada en los hospitales pese a que esta organización sindical garantizó la prestación de servicios mínimos. Según el concepto de los jueces, la ilegalidad se derivó de "poner en riesgo" los derechos de los pacientes. Es decir, generó una prohibición absoluta al ejercicio de la huelga que puede contaminar los demás servicios públicos.

Ante tantas prohibiciones, ¿por qué las autoridades han permitido estos límites? Si no tomamos en cuenta los intereses económicos y políticos de los empleadores o gobiernos, la respuesta parece ser fácil. Porque nos han hecho creer que la huelga es un mecanismo de presión para mejorar salarios, y no un derecho. Autores como Perdomo (2015), o Sánchez (2008), han afirmado que el error radica en concebir la huelga solo como una etapa de la negociación colectiva. Entendida así la huelga tendría que limitarse por intereses superiores, como la vida, la salud, la seguridad; o por intereses no superiores, como la educación, la economía o la prestación del servicio.

Pero si entendemos que la huelga no es un mecanismo de presión, sino un derecho para defender derechos laborales, la línea de los límites es diferente. La huelga es un derecho para garantizar el salario móvil, el cumplimiento de las condiciones laborales, las condiciones de salud, seguridad social (Ley 584 de 2000, art. 7); o para proteger de manera solidaria (C-201/02) o ante políticas públicas que afectan directamente los derechos laborales (C-858/08).

En un contexto laboral como el de Colombia, el derecho de huelga como libertad para defender derechos y condiciones laborales, no solo es una concepción necesaria, sino una realidad inmodificable. Por efecto de una ley o por una discusión no desaparecerá el derecho de huelga. El último informe nacional de trabajo decente realizado por la Escuela Nacional Sindical muestra cómo en los últimos años ha aumentado de manera progresiva el uso de huelgas en Colombia. Durante 2013 la dinámica de la movilización sindical y laboral produjo 364 protestas laborales y sindicales, 74 más que en 2012, lo cual indica un incremento del 25,5%. Y en los últimos cinco años se rompió el récord histórico de movilizaciones que lleva la ENS.

Lo cierto es que las mayorías en el Congreso de la República podrán borrar el ejercicio del derecho de la huelga, y los empleadores no deben continuar con su intento de prohibirlo o ignorarlo. Por el contrario, y desde su perspectiva, sería mucho más gravoso que no se regulara el ejercicio de la huelga.

En el marco normativo latinoamericano, la mejor y más importante norma sobre huelga que define límites mínimos y máximos, es el protocolo de San Salvador, que en su artículo 8 dice: "Los Estados partes garantizarán: a) el derecho de los trabajadores a organizar sindicatos y a afiliarse al de su elección, para la protección y promoción de sus intereses [...]. Los Estados partes también permitirán que los sindicatos, federaciones y confederaciones funcionen libremente. b) El derecho a la huelga. El ejercicio de los derechos enunciados precedentemente sólo puede estar sujeto a las limitaciones y restricciones previstas por la ley, siempre que éstos sean propios a una sociedad democrática, necesarios para salvaguardar el orden público, para proteger la salud o la moral públicas, así como los derechos y las libertades de los demás. Los miembros de las fuerzas armadas y de policía, al igual que los de otros servicios públicos esenciales, estarán sujetos a las limitaciones y restricciones que imponga la ley".

El mandato es claro: permitir el ejercicio de la huelga en la mayor medida posible, y limitar (sin prohibir de manera absoluta el derecho humano de huelga) solo para casos predeterminados en la ley y por razones amplias y suficientes.

Ajustar el derecho de huelga a los estándares internacionales es una obligación que, en el marco de los derechos humanos, debe asumir el Estado. Adicional a esto, existe el mandato internacional derivado de las decisiones de los organos de control de normas de la OIT. Y recientemente la Corte Constitucional Colombiana, en sentencia C-796 de 2014, indicó que existen ambitos de la huelga que no ponen en riesgó la vida, salud o seguridad de la población, y exhortó al Estado colombiano a legislar sobre la huelga, en sentido de garantizar el ejercicio de la huelga con el mantenimiento de servicios mínimos negociados, concertados entre los sindicatos, los empleadores y las autoridades públicas en caso de huelga, de manera de asegurar que las necesidades básicas de los usuarios de los servicios son satisfechas (5).

Publicado 17 de febrero de 2015.

 

*  Documento de análisis basado en el texto “Evolución normativa de la huelga en Colombia 2008-2015”. Escuela Nacional Sindical.

Ibidem. “Dos afirmaciones que no aceptaron los empleadores, que la huelga sea concebida como un derecho fundamental, o que la huelga se encuentre reconocida en el Convenio 87 de la OIT. En el mismo texto, los empleadores negaron tales afirmaciones, posiciones como: “El Grupo de los Empleadores de la Comisión de la Conferencia considera que ni los trabajos preparatorios del  Convenio núm. 87 ni una interpretación basada en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados proporcionan una base para elaborar, a partir del Convenio, principios que regulen detalladamente el derecho de huelga”. O “el derecho de huelga no tiene ningún fundamento jurídico  en los  convenios sobre libertad sindical”. Además atacaron a los expertos, al afirmar: “Los miembros empleadores reiteraron su posición en 2011 y señalaron que las observaciones de la Comisión de Expertos sobre el derecho de huelga y los servicios esenciales no eran compatibles con el texto y la historia de la preparación y negociación del Convenio núm. 87”.

3 www.ituc-csi.org/the-right-to-strike-and-the-ilo?lang=es

http://www.ituc-csi.org/new-legal-report-right-to-strike tomado el 13 de febrero de 2015

5 C-796 de 2014. Exhortar al congreso para que en el término de dos años, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 56 de la constitución política, avance en la delimitación del ámbito en el que no sería posible ejercer el derecho de huelga en el sector específico de hidrocarburos, garantizando la no afectación del servicio de abastecimiento normal de combustibles del país, en relación con las actividades a que hace alusión el aparte normativo demandado.

Publicado enColombia
Miércoles, 23 Abril 2014 08:58

Los náufragos del capital

Los náufragos del capital

"El trance me ha mostrado otra lección:

el mundo propio siempre es el mejor.
Me voy debilitando lentamente.
Quizás ya no sea yo cuando
me encuentren."

 

Silvio Rodríguez (Casiopea)

 

El tres de octubre de 2013, mientras se inauguraba en Nueva York, con toda la gala del caso, el Segundo Diálogo de Alto Nivel sobre la Migración Internacional y el Desarrollo, en el marco de la sesenta y ocho Asamblea General de las Naciones Unidas, se ahogaban cuatrocientos migrantes en las inmediaciones de la isla de Lampedusa, la región más al sur de Italia y que ha servido de puente para que muchos norafricanos intenten acceder a Europa.

 

El escándalo que se desató, ya hoy completamente olvidado, sirvió incluso para que el Papa Francisco fuera al sitio del siniestro a orar y subiera unos buenos puntos en el rating de popularidad. La tragedia, sin embargo, no fue consecuencia de una situación excepcional, pues los lugareños tienen que lidiar con los 1500 náufragos que anualmente mueren en el mediterráneo. El asunto no es nada nuevo, si se tiene en cuenta que desde el inicio mismo del capitalismo, con la inauguración del comercio internacional de seres humanos a gran escala, como algunos historiadores señalan, de los cerca de 21 millones de esclavos africanos que zarparon de los puertos de origen, entre 1450 y 1850, por lo menos 4 millones murieron en las travesías, no pocos ahogados en naufragios.

 

Ahora bien, quienes mueren en esas travesías no lo hacen solamente intentando llegar a los países de Occidente. Pocas semanas después de la tragedia de Lampedusa se descubrieron en el desierto del Sahara los cadáveres de 87 inmigrantes, (se cree que murieron de sed), que se desplazaban de Niger a Argelia. 48 eran niños, 32 mujeres y siete hombres.

 

En febrero de este año, catorce migrantes que buscaban llegar a la frontera española de Ceuta y Melilla naufragaron cerca de la costa, y cuando nadaban hacia la playa fueron repelidos con pelotas de goma por la guardia civil, provocándoles la muerte por ahogamiento. En marzo, también de éste año, cerca de 1.300 indocumentados detenidos en la cárcel de Tacoma, situada en el noroeste de Washington, entraron en huelga de hambre exigiendo su liberación mientras se estudiaban sus casos. Las represalias sufridas por los migrantes huelguistas, han llevado a protestas simultáneas en diferentes ciudades bajo el lema de Ni Uno Más, con el que se exige parar las deportaciones masivas de indocumentados que en el gobierno de Obama se calculan en dos millones.

 

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) el corredor México – EE.UU es el de más tránsito en el mundo, y por allí desfilan mayoritariamente centroamericanos que buscan introducirse en USA de manera ilegal en busca de trabajo. Los migrantes centroamericanos utilizan para su desplazamiento el tren de carga que recorre México de sur a norte y que ha sido denominado "La Bestia", porque es un verdadero tren de la muerte. La prensa mundial se ocupó de él, de forma masiva, en agosto de 2013 cuando su descarrilamiento causó la muerte de doce personas y dejó heridas o mutiladas a no menos de doscientas. Ese hecho llamaría la atención sobre las vejaciones que sufren estos viajeros, que van desde el robo a la tortura y la muerte pasando por la violación. La segunda masacre de San Fernando, o de Tamaulipas, como también se le conoce, en la que fueron asesinados setenta y dos migrantes, mostraría como éstos son en México víctimas de los carteles de la droga, de organizaciones delincuenciales como las "maras", y de las mismas autoridades mejicanas.

 

Lo anterior, es tan sólo una pequeña muestra de cómo funciona realmente el comercio internacional de fuerza de trabajo, que tiene como propósito mantener una masa de trabajadores debilitada y sobrante que, por ese hecho, regula el nivel de los salarios a la baja, de forma más marcada en las actividades menos calificadas. El capitalismo, inicialmente en su etapa comercial y luego en su fase industrializadora, ha movilizado la fuerza de trabajo de acuerdo con sus ciclos de acumulación, sin ninguna consideración diferente a la ganancia, y los tiempos actuales no son la excepción. Por eso, cuando Naciones Unidas habla de migración y desarrollo lo que tiene en mente son los procesos de abaratamiento de la fuerza de trabajo en algunos lugares y en aliviar la presión social en otros donde los excesos de trabajadores pueden ser fuente de conflicto.

 

La función de los estados-nación como gestores y controladores de la oferta laboral es casi la única que les queda (las demás han sido asumidas por las multinacionales y las entidades multilaterales), y en su cumplimiento se ocupan tanto del proceso de disciplinamiento como de regulador de sus flujos, por eso, una observación de éstos últimos, puede dar luces sobre las actuales estrategias y preocupaciones del capital.

 

Origen y destino de las migraciones

 

La OIM distingue entre los migrantes forzados y los migrantes por voluntad propia. Entre los primeros señala a las víctimas de persecución en sus países de origen, los desplazados por desastres naturales y las víctimas de la trata de personas. De los segundos sostiene que lo hacen "por el deseo de disfrutar de mayor felicidad, prosperidad y bienestar", minimizando que son, mayoritariamente, desempleados o subempleados que tienen que recurrir al desplazamiento como último recurso de búsqueda de trabajo.

 

En el Informe Sobre las Migraciones 2013, la OIM llama la atención sobre la limitante que en el análisis del fenómeno migratorio representa la creencia de que éste se reduce a los flujos que desde el Sur se dirigen hacia el Norte. Pues, los flujos Sur-Sur, Norte-Norte y Norte-Sur se hacen cada vez más importantes. Si bien es cierto que las migraciones Sur-Norte, según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES), son el 34,5% del total (mientras para el Banco Mundial ese porcentaje se eleva al 44,4%), no debe desconocerse que las migraciones Sur-Sur son cercanas al 35% del total, según las dos instituciones. De otro lado, las migraciones Norte-Norte según las diferentes investigaciones se sitúan entre el 15 y el 25% del total, como un indicador que la movilidad de la fuerza de trabajo es multidireccional.

 

Los principales corredores migratorios, diferenciados por el sentido en que se desplazan las personas, son: en el flujo Norte-Norte, el corredor de Alemania a los Estados Unidos de América y el del Reino Unido a Australia, siguiendo en importancia las migraciones de Canadá, Corea del Sur y Reino Unido a los EE.UU. En el flujo Sur-Sur, se destaca el corredor bidireccional entre Ucrania y la Federación Rusa, que da un sentido muy particular al conflicto que hoy viven las dos naciones. En cuanto al flujo Sur-Norte el corredor principal, como ya se señaló, es de México a los EE.UU así como el de Turquía hacía Alemania, seguidos de los flujos de China, India y Filipinas hacía USA. Y en cuanto al más exótico de los flujos, el que lleva del Norte al Sur, los corredores principales son los de USA a México, de Alemania a Turquía, de Portugal a Brasil y de Italia a Argentina.

 

No es extraño que las dos mayores potencias occidentales, EE.UU y Alemania, sean igualmente los principales receptores de población migrante, aunque sí que en los flujos Norte-Norte USA sea tan sólo receptor, pues en estos casos se trata de mano de obra de alta calificación, delatándose la insuficiencia de trabajadores de esa categoría en la potencia anglosajona. La crisis y el aumento de las tasas de desempleo en los países del centro capitalista están marcado una nueva tendencia en las migraciones, que le da cada vez más peso a los flujos Norte-Sur, que si bien representan en la actualidad tan sólo entre el 3 y el 6% (entre 7 y 13 millones de personas) según la OIT, siguen creciendo. Las migraciones a China desde los países occidentales dominantes ha aumentado cerca del 35% en los diez últimos años, mientras que el desplazamiento de portugueses a África también crece significativamente. Llama la atención, también, que los Estados Unidos de América se hayan convertido en el principal país de origen de los migrantes con destino al Brasil, país éste que incrementó los permisos de trabajo otorgados a extranjeros en un 64% entre 2009 y 2011.

 

Pero, quizá, el ejemplo más palpable de como el capital mueve la fuerza de trabajo sin la más mínima consideración, es el comportamiento de las migraciones en la actual crisis española. En 2011, en ese país la salida de personas aumentó 26% en comparación con 2010, expulsando más de 500.000, incluidas no menos de 62.000 nacidas en España. Por eso es aún más cruel y paradójica la situación de los africanos que aún hoy arriesgan su vida por entrar a un país que como España tiene tasas de desempleo superiores al 25% y que comienza a expulsar a su propia gente.

 

Es claro que los movimientos de la fuerza de trabajo están adquiriendo nuevas características que tienen que ver con la necesidad creciente por parte de los países del Norte de ubicar sus excedentes de profesionales en los países del Sur. ¿Nos acercamos, entonces, a una situación en la que una exportación sistemática de profesionales del Norte hacía el Sur, termine eliminando la poca fuerza de trabajo calificada de éstos últimos países? El uso de la migración como un recurso de control de los salarios y del mantenimiento de un ejército de reserva de fuerza de trabajo que fuerce los salarios a la baja es conocido, de tal suerte que un ajuste en la política que acabe por deprimir las remuneraciones en el norte mientras que se elimina la mano de obra calificada del sur no es un escenario impensable.

 

Migración y explotación

 

El trabajo forzado, la explotación sexual o el uso obligado de los individuos en la comisión de delitos, son formas de la trata de personas que adquieren cada vez más un papel preponderante en las formas de acumulación de riquezas por parte de agentes privados. Y si bien, por razones obvias, las cifras que se manejan son estimaciones imperfectas, se calcula que entre 12 y 27 millones de personas están sometidas a este flagelo, sumándose 800 mil nuevos casos cada año. El último informe global que sobre el tema se presentó en 2005, señalaba a Asia como la región donde más se presenta esta clase de violencia, seguida por América Latina, y estimaba en más de 32.000 millones de dólares las ganancias que este tipo de explotación genera por año.

 

La vulnerabilidad en que se colocan los migrantes ha sido identificada como una de las causas principales del auge que la trata de personas ha tenido en los últimos tiempos. La desregulación del trabajo y su flexibilización están marcando una cultura de las relaciones capital-trabajo en las que la discrecionalidad del capitalista para imponer a su arbitrio las condiciones de trabajo lleva a considerar la semi-esclavitud como un estado normal, así como a desdibujar las fronteras entre formalidad e informalidad. Esta etapa de acumulación por desposesión, como la denomina el geógrafo inglés David Harvey, nos reconduce a tiempos que se pensaban superados y en los que el regreso a la condición servil no es la menor amenaza para los trabajadores.

 

Colombia, país que expulsa

 

Según la OIM, Colombia es el país de mayor emigración en Suramérica. De acuerdo con el censo de 2005, el DANE calculó que los colombianos residenciados en el exterior eran 3.378.345, y las proyecciones del Ministerio de Relaciones Exteriores estiman que en la actualidad los colombianos migrados son alrededor de 4.700.000.

 

Los principales países de destino de los colombianos son USA, Venezuela, España y Ecuador, si bien el orden varía de acuerdo con la institución que estima las cifras. Para el Banco Mundial, los dos primeros países con población colombiana son EE.UU y Venezuela (en este país los colombianos representan el 60% de los extranjeros), cada uno con poco más de 600 mil personas en esa condición. Para otras instituciones como Colombia Nos Une, a los Estados Unidos lo escolta España como receptor de colombianos, pero, sea como sea, lo cierto es que la cifra de compatriotas que se ve obligada a migrar sigue creciendo hasta el punto que de acuerdo con el último censo de USA, realizado en el 2010, en ese país se encontrarían 908.734 colombianos, que comparados con los 470.684 contabilizados en el censo del 2000 nos muestra como en una década prácticamente la población colombiana se duplicó allí. Debe destacarse que entre las personas migrantes dominan las que tienen título universitario, situación que se ha impuesto en las dos últimas décadas.

 

Los extranjeros que llegan a Colombia, por lo contrario, son un grupo bastante reducido. Según el Banco Mundial, tan sólo 110.297 personas son inmigrantes en nuestro país, siendo mayoritarias las personas de origen venezolano (33,95%), seguidas de los estadounidenses (13,7%) y los ecuatorianos (10,3%), poniéndose así en cuestión el prejuicio de que somos un país con atractivos, pues no sólo es el primer expulsor de población en Suramérica, sino que además es el que menos personas atrae. Además, Según un informe del Departamento de Estado norteamericano de 2012 sobre tráfico de personas, la explotación sexual y la laboral (ésta última en los sectores minero y agrícola como los más importantes) son de las más importantes en la región. De tal suerte que si le sumamos a los 4,7 millones de desplazados al extranjero los cinco millones de desplazados internos, tenemos que alrededor del 20% de la población son desarraigados, en una muestra más que la violencia contra los seres humanos es uno de los sellos de nuestra estructura social.

 

Se prevé que la movilidad de la fuerza de trabajo se acelere en el siglo XXI, en razón del menor crecimiento del empleo en relación con el crecimiento del producto, por lo que los problemas asociados a la migración tenderán a agravarse. Las doctrinas y políticas ultra-liberales se muestran incapaces de explicar porque, en este caso, no plantean como solución la apertura de las fronteras, que es el remedio que promueven ante cualquier señal de disturbio de los mercados internacionales. En la política, por lo contrario, renacen con fuerza el racismo y la xenofobia, mientras que la izquierda se muestra perpleja frente a la problemática.

 

La globalización del capital obliga a los trabajadores a entender que buena parte de sus problemas también son globales y que el enemigo no son los trabajadores extranjeros sino el capital mismo que usa el chauvinismo como herramienta ideológica. La discusión sobre el libre tránsito de las personas es un tema obligado que nos debe llevar a cerrar filas en defensa de la humanidad sin distingos y en contra de la discriminación, cualquiera que sea su origen.

Publicado enEdición Nº201
Jueves, 27 Marzo 2014 06:06

Aumentos, salud y educación gratuita

Aumentos, salud y educación gratuita

Miles de trabajadores y campesinos se concentraron ayer en Asunción en la primera huelga general contra el gobierno del presidente Horacio Cartes. Los campesinos hicieron coincidir con la huelga obrera su marcha anual "del campesinado pobre", que puntualmente realizan en esta época del año, lo que dio más fuerza a la movilización de los trabajadores. Los participantes reclamaron un cambio en las políticas económicas y sociales del gobierno. Como respuesta, Cartes anunció que designó al vicepresidente Juan Afara para coordinar grupos de trabajo sobre los distintos puntos que demandan los trabajadores, algo que los analistas calificaron como una "reacción tardía" del gobierno. En el interior del país también se realizan marchas y concentraciones en las principales ciudades.


La manifestación comenzó el martes a la medianoche con un acto artístico en la céntrica plaza de la Democracia, y desde temprano los participantes se concentraron para marchar al centro. La huelga contó con el apoyo de los partidos Liberal (el principal de la oposición) y el Frente Guasu (Grande, en guaraní) del ex presidente y hoy senador Fernando Lugo. El senador liberal Luis Wagner dijo que "ésta es la manifestación de protesta social más importante" de los últimos tiempos, e invitó al presidente Cartes a no cerrarse y escuchar los reclamos populares.


Uno de los principales reclamos se refiere a la ley de "alianza público-privada" (APP) que el mandatario consiguió aprobar en el Congreso el año pasado y que según el gobierno está diseñada para atraer capital privado para la inversión en infraestructuras a cambio de la concesión de su gestión y el cobro de tarifas. Los sindicatos interpretan esta legislación como una privatización encubierta de las empresas estatales.
Otros puntos que generan un descontento generalizado son los salarios, la salud y la educación gratuitas, la puesta en práctica de una política de empleos, reforma agraria integral y libertad a los presos políticos, como los huelguistas denominan a media docena de campesinos detenidos tras un grave incidente con la policía. Los sindicatos piden la suba de un quince por ciento del salario mínimo. La propuesta original era de un reajuste del salario del veinticinco por ciento, pero en febrero el gobierno decretó un incremento del diez, hasta los 1,82 millones de guaraníes al mes (405 dólares).


Aldo Snead, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), otro de los principales sindicatos del país, destacó que se trata de la primera huelga general en Paraguay en 20 años, por lo que consideró que se trató de una jornada "histórica". De acuerdo con Víctor Ferreira, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores-Auténtica (CUT-A), los sindicatos harán una protesta similar a la de ayer si el gobierno no atiende a sus reivindicaciones en cuatro meses. "Si mañana (por hoy) no hay una nueva respuesta, en cuatro meses habrá otra huelga general", dijo Ferreira. El dirigente sindical se estaba refiriendo a la mesa de diálogo ofrecida a los sindicatos por el gobierno para hoy, que estará presidida por el vicepresidente Afara, y que es una iniciativa del propio Cartes. Ferreira señaló que los líderes de las siete principales centrales sindicales paraguayas mantendrán antes una reunión de la que saldrá una agenda que presentarán a Afara en la mesa de diálogo.
Sin embargo, los campesinos condicionaron su presencia en cualquier diálogo con el gobierno. "Evidentemente ésta es una maniobra más del gobierno, que sólo acude al diálogo cuando se realizan grandes manifestaciones, para luego nunca llegar (a nada)", manifestó la Federación Nacional Campesina (FNC) a través de un comunicado. Los campesinos, que finalizaron su marcha frente al edificio del Congreso, exigieron además la implementación de la reforma agraria y denunciaron el modelo agroexportador representado por las grandes plantaciones de soja.


Por su parte, Bernardo Rojas, dirigente sindical de la CUT, sostuvo que "el lenguaje violento del gobierno" quedó en evidencia, después de ver cómo durante las primeras horas de las movilizaciones no se produjeron incidentes de importancia. En ese mismo sentido se manifestó el senador del partido Avanza País Adolfo Ferreiro, quien señaló tras visitar los principales piquetes de la capital el carácter pacífico de los mismos. "Mi principal impresión es que los lugares que hemos visitado están marcados por una amplia vocación pacífica y de buen acompañamiento", resaltó Ferreiro junto a su compañero de partido Miguel López Perito, según informó el diario paraguayo ABC Color, que también se hizo eco de las declaraciones de los portavoces de la policía, destacando la ausencia de incidentes importantes.


El sector de la enseñanza también se volcó a las calles en la jornada de ayer, pese a que el 85 por ciento de los colegios de la capital abrieron sus puertas. Los docentes llevan desde que se inició el ciclo lectivo, hace poco más de un mes, alertando de la precariedad de muchos centros, así como de las carencias en material básico para poder impartir las clases con normalidad. La situación es especialmente grave en algunos municipios del interior del país, como el de Lima, en el departamento de San Pedro, donde han denunciado que los jóvenes estudian en barracones de madera, y algunos incluso bajo los árboles.

Publicado enInternacional