Israel, la guerra segurocrática y el policía guerrero

El nuevo libro del investigador israelí Jeff Halper, integrante del Comité Israelí contra las Demoliciones de Casas, arroja luz sobre la industria armamentística y sostiene que Israel es hoy en día el país de referencia para las fuerzas armadas y policiales de todo el mundo.


Desde hace 18 años Jeff Halper ha estado en la primera línea del conflicto entre Israel y Palestina, ayudando a reconstruir casas palestinas demolidas por Israel en los territorios ocupados. Su nuevo libro sobre Israel sale publicado cuando está a punto de dejar su cargo como director del Comité Israelí contra las Demoliciones de Casas (Icahd, por su sigla en inglés). La principal conclusión de Halper es inquietante: Israel, dice, está globalizando a Palestina.


La investigación de amplio alcance realizada por este ex profesor de antropología lo ha llevado a especializarse en un tema en el que no se siente del todo cómodo: la industria mundial de armas. Halper afirma que Israel está sacando provecho –tanto financiera como diplomáticamente– de los sistemas de control que ha desarrollado en los territorios ocupados. Está exportando su know-how a las elites mundiales deseosas de proteger sus privilegios de las amenazas tanto externas como internas.


En un mundo supuestamente sumido en una guerra sin fin contra el terrorismo, puede que todos enfrentemos un futuro como el de los palestinos. El libro de Halper, titulado War Against the People: Israel, the Palestinians and Global Pacification ("Guerra contra la gente: Israel, los palestinos y la pacificación global"), que saldrá el mes próximo, sugiere que Israel ofrece una ventana única en algunos de los más importantes desarrollos recientes de lo que él llama "la guerra segurocrática".


La tesis central del libro surgió cuando trataba de entender por qué un país diminuto como Israel tiene un impacto mucho mayor que su peso económico, político y militar. ¿Cómo es que Israel tiene tanta influencia, no sólo en Estados Unidos y Europa, sino –de manera más sorprendente– en países tan diversos como India, Brasil y China?


Ninguna de las explicaciones habituales –la culpa del Holocausto, el poder de los lobbies, o incluso el crecimiento del fundamentalismo cristiano– parecía dar una respuesta acabada.


PACIFICACIÓN GLOBAL

 

Zeev Maoz, profesor israelí de ciencia política residente en California, puso a Halper ante una pista diferente. "Él ha observado que uno de los principios fundamentales del movimiento sionista fue siempre ligarse a una potencia hegemónica y servirla", dice Halper.


Los sionistas hicieron eso desde el principio apoyando a Gran Bretaña en Palestina. Una vez establecido como Estado, en 1956 Israel ayudó a los franceses y a los británicos en Suez, y después de 1967 actuó como suplente de Estados Unidos en el Oriente Medio, durante la Guerra Fría.


Hoy en día, la creciente influencia de Israel, sostiene Halper, refleja su posicionamiento en el corazón de la rápidamente floreciente industria de "pacificación global" asesorando y asistiendo a fuerzas armadas, policías y agencias de seguridad nacional en todo el mundo.


En el mundo pos 11 de setiembre, Israel es el rey de la seguridad –o la "securityland", como lo describió recientemente un destacado analista israelí.


Y, significativamente, Israel está comenzando a valerse de esta utilidad para buscar un apoyo político y diplomático mayor, dice Halper, aun cuando en la comunidad internacional crece la exasperación por los casi 50 años de ocupación. Tal respaldo, incluso de gran parte del mundo árabe, a menudo pasa desapercibido.


La sombría advertencia del presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower en los años 1950, de que un "complejo militar-industrial" rampante amenazaba con convertirse en el verdadero poder detrás de la fachada de la democracia popular necesita actualizarse, dice Halper.


Él describe el surgimiento de lo que llama el complejo misilístico: la dominación de espectro completo por parte de Estados Unidos y sus aliados mediante la acción conjunta de fuerzas armadas, seguridad interna, vigilancia, inteligencia y legislación.


Después de décadas controlando al pueblo palestino sometido a ocupación, señala, Israel no tiene rival en todas estas esferas: utiliza los territorios ocupados como un laboratorio gigante para desarrollar y probar nuevas ideas, tecnología, tácticas y armamento.


UNA SUPERPOTENCIA ARMAMENTÍSTICA

 

Cuando me reu-ní con él en su casa en el oeste de Jerusalén, Halper hizo cuestión de subrayar que él sólo está esbozando el esquema de la nueva industria de pacificación mundial liderada por Estados Unidos, adentrándose en aguas en gran parte desconocidas. Periodistas, analistas y académicos han rehuido las investigaciones necesarias, según él, prefiriendo mantenerse dentro de sus estrechas especializaciones.


Halper está interesado en el análisis de la "big picture" que le permita unir los puntos. Y al hacerlo se ha obligado a sí mismo a explorar un territorio desconocido, a leer textos clave en los estudios de seguridad, a estudiar detenidamente los trabajos de expertos en terrorismo y a reunirse con generales condecorados.


Halper señala que Israel gasta alrededor del 8 por ciento de su Pbi anual en el presupuesto militar –aproximadamente el doble del gasto per cápita de Estados Unidos–. A pesar de su tamaño, Israel tiene más aviones de guerra que cualquier país europeo.


Israel posee cuatro de los 100 principales fabricantes de armas del mundo, y se encuentra entre los diez principales países comerciantes de armas; según algunas estimaciones, en el cuarto lugar. Desde 2007, el Índice Global de Militarización ha coronado anualmente a Israel como la nación más militarizada del planeta.


En mayo pasado Israel recibió un nuevo galardón, convirtiéndose en una "superpotencia cibernética": sus compañías venden una décima parte de la tecnología de seguridad informática y de redes del mundo.


Ese enfoque en los sistemas militares y de armamento ha llevado a Israel a mantener relaciones militares oficiales con 130 países, muchos de ellos dictaduras bien conocidas por sus violaciones de los derechos humanos. Los informes sugieren que Israel mantiene además negocios más dudosos y secretos con otros regímenes.


Este mes la Onu reveló que Israel estaba rompiendo el embargo militar occidental al venderle armas a Sudán del Sur, alimentando la guerra civil en ese país. Los críticos han sugerido que Israel también tiene asesores y entrenadores que operan clandestinamente en Sudán del Sur.


EL FIN DE LAS GUERRAS CONVENCIONALES

 

Pero el verdadero talento de Israel, dice Halper, ha sido explotar un nuevo énfasis en la "guerra segurocrática".


"Las guerras entre estados son en gran parte una cosa del pasado. En el nuevo tipo de guerra, los aviones F-35 y las armas nucleares son mucho menos útiles. Lo que se necesita ahora son las habilidades que Israel ha desarrollado después de un siglo de 'contrainsurgencia' contra los palestinos. Israel es el país de referencia cuando se trata de la guerra segurocrática."


La necesidad de este tipo de guerra se puso de relieve tras el ataque estadounidense a Irak en 2003, señala Halper. Las guerras convencionales entre estados han tenido tradicionalmente tres fases: los preparativos operacionales, el ataque mismo y el desenlace.


Pero Irak –así como antes Afganistán– mostró que existe una cuarta etapa: la necesidad de estabilización y mantenimiento de la paz después de un cambio de régimen.


La industria de la pacificación, que ha experimentado un auge pos 11 de setiembre, señala Halper, se está extendiendo hacia Occidente. A medida que el ejército asume muchas de las funciones de la fuerza policial en las guerras externas como Irak y Afganistán, en casa la policía se vuelve cada vez más militarizada. La policía de Ferguson no se diferencia en nada de sus compatriotas del ejército en Irak.


"Lo que estamos viendo es el surgimiento del Estado de seguridad humana: una eterna 'guerra contra el terror', y el mundo en un estado de excepción permanente. Las fronteras tradicionalmente claras entre policías y militares, entre las agencias de inteligencia interna y externa –en otras palabras, entre el Fbi y la Cia– se desmoronan."


POLICÍAS GUERREROS

 

Para las elites que ven el peligro acechando en cada esquina, Israel tiene la respuesta: lo que llama el "policía guerrero". Durante décadas Israel ha estado operando fuerzas paramilitares como la Policía de Fronteras, así como servicios de inteligencia como el Shin Bet, cuya área de responsabilidad operativa no está limitada por ninguna distinción entre Israel y los territorios palestinos ocupados.


"Israel creó hace mucho tiempo el modelo de militares y policías que trabajan juntos, y ahora está bien posicionado para entrenar al mundo", concluye Halper.


Ese punto quedó en evidencia esta semana, cuando el gobierno israelí anunció que un oficial del ejército de larga trayectoria, Gal Hirsch, se convertiría en el jefe de la Policía Nacional de Israel.


¿Qué es lo que está en juego? ¿No están Estados Unidos y Europa tratando de defenderse de las amenazas terroristas reales?


Halper cree que es importante examinar estos hechos dentro de un marco más amplio: el del sistema capitalista mundial.


No es casualidad, en su opinión, que Estados Unidos esté hablando de amenazas terroristas mundiales al mismo tiempo que la riqueza y el poder se están desterritorializando, creando un archipiélago de intereses de las elites que se extiende desde partes de Estados Unidos y Europa hasta Singapur y las Islas Vírgenes.


Las empresas trasnacionales necesitan corredores seguros para el flujo de capital y mano de obra, según él, al tiempo que gran parte del resto del mundo se convierte en terrenos baldíos o marginales.


La preocupación es cómo mantener un orden social propicio para el capitalismo cuando grandes extensiones del planeta están siendo empobrecidas y los migrantes tratan de escapar de su situación desesperada.


Aquí es donde entra Israel. El lugar donde Israel ha desarrollado sus ideas y las ha testeado son los territorios ocupados, dice Halper. El control de Gaza, por ejemplo, ofrece un modelo para otros estados interesados en las cuestiones de vigilancia interna, seguridad fronteriza, guerra urbana, amenazas de migración y mucho más. "Los palestinos, en este sentido, son un recurso importante para Israel. Sin los territorios ocupados, Israel sería Nueva Zelanda. Sería un destino turístico, no una potencia hegemónica regional."


UN LUGAR EN LA MESA DE LA OTAN

 

La industria armamentística de Israel no sólo está dirigida a hacer dinero. "Ella permite que Israel se siente a la mesa con los países de la Otan." Israel lleva a cabo ejercicios militares con la Otan y ayuda a desarrollar drones Watchkeeper para los europeos.


También mantiene relaciones cada vez más estrechas, dice Halper, con regímenes que son ostensiblemente sus enemigos, como Arabia Saudita. "Los saudíes están financiando al Estado Islámico, así que ¿cómo se explica su alianza con Israel? El denominador común es la 'política de seguridad'. No hay dos países que tengan intereses más parecidos que Israel y Arabia Saudita."


Cuando los sauditas dieron a conocer la Iniciativa Árabe de Paz en 2002 –sostiene Halper– ofrecieron el reconocimiento del mundo árabe a Israel como potencia hegemónica regional, a cambio de poner fin a la ocupación.


Esta utilidad de Israel ¿está dando frutos diplomáticamente?


Hay indicios de que cada vez más. The Economist señaló recientemente que India, que tiene una larga historia de apoyo a la causa palestina, fue uno de los cinco países que se abstuvieron en el Consejo de Derechos Humanos de la Onu el mes pasado al votarse una resolución que critica a Israel por su conducta en el ataque de 51 días a Gaza el verano pasado, en el que murieron más de 500 niños.


Según la revista, los dirigentes israelíes creen que la creciente dependencia de la comunidad internacional de su armamento reducirá en el largo plazo la vulnerabilidad de Israel al movimiento mundial de boicot, desinversión y sanciones (Bds).


Halper señala que Nigeria, otro país que se ha convertido en dependiente de las armas israelíes, recientemente también traicionó su tradicional apoyo al pueblo palestino.


Nigeria sacó a Israel y Estados Unidos de un gran aprieto en diciembre pasado cuando votó en el Consejo de Seguridad de la Onu en contra de una resolución palestina que exigía el fin de la ocupación. Estados Unidos había temido que tendría que usar el veto.


Halper hace hincapié en que Estados Unidos todavía sigue –por cierto margen– siendo el mayor comerciante de armas del mundo. Pero en su lucha por ocupar más nichos, Israel está arrojando luz sobre el verdadero propósito de la industria de armas: no la seguridad, sino la pacificación.


"Cuando lo llamas 'seguridad', acallas el debate. ¿Quién no quiere seguridad? Pero cuando lo replanteas como 'pacificación', los verdaderos objetivos se vuelven mucho más claros."


* Publicado en Middle East Eye el 29-VIII-15.Traducción: María Landi. Cook es un premiado periodista independiente británico, residente en Nazaret y autor de varios libros. Escribe sobre temas de Oriente Medio, especialmente la cuestión Israel-Palestina. Su sitio web: www.jonathan-cook.net.

Publicado enInternacional
Los 'padres' de Internet desconfían ahora de los ordenadores

Vinton Cerf, una de las personas que más han influido en el desarrollo de Internet, cree en la tecnología como motor de nuevos productos y servicios y, sin embargo, desconfía del dominio del software, los programas que gobiernan estos productos y servicios y ahora se actualizan sin intervención del usuario a través de Internet. Sin un buen control previo, puede ser peligroso, señala. Por su parte, Leonard Adleman, que inventó el sistema criptográfico de clave pública RSA, el más utilizado en las comunicaciones por Internet, ve llegar la moneda virtual y, al igual que Cerf en cierto modo, empieza a temer que la rapidísima evolución de los ordenadores les convierta en una especie independiente del hombre.

Cerf y Adleman son dos de los 26 galardonados con los más prestigiosos premios en matemáticas y computación (todos ellos hombres) que asistieron a finales de agosto al Foro Heidelberg de Laureados, un encuentro con 200 jóvenes investigadores que se celebra todos los años en esa ciudad alemana. Como expertos son optimistas pero también ven los riesgos de lo que tanto han contribuido a crear.


Cerf, considerado el padre de Internet y su principal evangelista, bromea que le da cierto miedo el sillón programable que tiene en su casa, pero se pone más serio cuando habla del automóvil Tesla que se ha comprado su esposa. "Al fin y al cabo es un ordenador gigante sobre ruedas y cuando mi mujer me dice que su coche le anuncia casi todas las mañanas que puede hacer nuevas cosas, porque se ha actualizado el software sin que ella haya decidido nada, pienso que puede ser peligroso si ha habido alguna equivocación", comentó en un encuentro con un reducido número de medios, entre ellos Público.

En 2004, Cerf obtuvo el premio Turing, el más prestigioso en ciencias de la computación y lleva un decenio como vicepresidente de Google, una empresa en la que trabajan 55.000 personas, la mayoría jóvenes. A sus 72 años, Cerf reconoce que ha tenido que reconsiderar muchas de sus ideas, tanto por el contacto con los jóvenes como por los cambios en la informática, como el gran aumento en la potencia de computación, pero está metido en casi todos los aspectos de Internet. La polémica sobre la privacidad, por ejemplo, la asocia a una etapa de turbulencia en el desarrollo de las aplicaciones en Internet pero espera que "no perdamos de vista el hecho de que Internet ha sido una herramienta muy valiosa para la humanidad".


Cuando surge el tema de moda, el Internet de las Cosas –lo que ya está llegando, que cada vez más objetos cotidianos se conecten a Internet–, Cerf vuelve al dominio del software. "Es agradable disponer de un sistema de vigilancia y control en el hogar", pone como ejemplo sencillo, "pero se basa en un software con acceso a Internet y puede ser potencialmente peligroso". ¿Por qué? "Por un lado regula la temperatura estupendamente", comenta, "pero es importante que el sistema esté bien autentificado, homologado, que sólo las personas adecuadas accedan a los datos (como la policía o los bomberos en este caso) y no los posibles ladrones que utilicen los datos para preparar su entrada". Resalta que el equilibrio entre información y seguridad es muy importante.

Adleman tiene una preocupación parecida, basada en la rapidez que marca el desarrollo de la computación. "Creíamos que los ordenadores serían nuestros sucesores evolutivos", comentó ante los periodistas. "Yo también lo pensé al principio, pero todo va tan rápido que me pregunto cómo será dentro de 50 años nuestra relación con los ordenadores". Y este experto de 69 años se pregunta cómo evolucionarán, si llegarán a ser una especie. "La relación futura con nuestra especie no está clara, ahora hay sinergia, pero pueden llegar a evolucionar tecnológicamente por su cuenta, sin necesidad de nuestra aportación". De ahí a que los humanos no puedan controlar los ordenadores hay un paso que Adleman no llega a prever.


El abandono de la moneda física, a favor de lo que prefiere llamar "moneda sin masa" está claro para Adleman, quien admite que ahora está metido en el estudio de este tema. "Yo lo preví, sé positivamente que el futuro económico estará en Internet". ¿Y qué opina del bitcoin, la moneda virtual y desregulada que es ya una realidad? "El bitcoin es una demostración de que la moneda virtual es posible, pero hay muchas formas de hacerlo y el bitcoin es solo una", responde. "Lo importante es que ahora tenemos la oportunidad de pararnos y preguntarnos lo que queremos", comenta. Por sus declaraciones no ve el paso a la moneda virtual como algo revolucionario: "Lo que está claro es que debe ser un sustrato para el crecimiento económico futuro, y en su diseño sería necesario incluir flexibilidad para la actuación de los gobiernos, para la política económica, algo que el bitcoin no tiene".

Esta ha sido la tercera edición del foro, que organiza una fundación del mismo nombre creada por el industrial alemán Klaus Tschira, cofundador de la empresa SAP de software, fallecido recientemente. Reúne a galardonados con los premios Abel, Turing, Fields y Nevanlinna y está coorganizado por, entre otras instituciones, los patrocinadores de estos premios, como la Academia Noruega de Ciencias y Letras, la Asociación de Sistemas Informáticos (ACM) y la Unión Matemática Internacional. Los jóvenes investigadores seleccionados este año proceden de 50 países distintos y ninguno de ellos era un científico español que trabajara en España.

Venezuela pugna en el Consejo de Seguridad por el respeto a la soberanía: Rafael Ramírez

El embajador Rafael Ramírez, representante permanente de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, ha encabezado este último año la presencia de la revolución bolivariana en el Consejo de Seguridad por primera vez en un cuarto de siglo, con la intención de cumplir con el objetivo del fallecido presidente Hugo Chávez de hacer valer la voz de los países en desarrollo, los países del sur en el organismo más poderoso de esta institución mundial.


En entrevista con La Jornada en sus oficinas de la misión de Venezuela ante la ONU, Ramírez recuerda que su país intentó ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad en 2006, "pero fuimos boicoteados por manipulaciones de Estados Unidos sobre todo... pero ingresamos el año pasado con una votación histórica en la que obtuvimos unos 184 votos, lo que nos dio gran legitimidad en la Asamblea General y nos permite hablar de manera clara y transparente".


Siempre apegado a la defensa de la soberanía como posición fundamental de su país, Ramírez enumeró una serie de principios que guían su presencia en el Consejo de Seguridad; destaca la exigencia de que todas las decisiones del Consejo cumplan con la Carta de la ONU, ya que se han tomado decisiones intervencionistas que violan el derecho internacional. Da como ejemplo reciente el caso de Libia, donde el resultado de la intervención internacional es un país sacudido por la ingobernabilidad, que crea un terreno propicio para el terrorismo, como ha ocurrido en otros países del norte de África y Medio Oriente.


Ramírez enfatizó la necesidad de que el Consejo de Seguridad se ajuste al respeto de la soberanía de los países, ante decisiones de intervención que se pretenden tomar, como en el caso de Siria "donde algunos miembros del Consejo de Seguridad se arrogan el derecho de decidir si un gobierno establecido en un país es legítimo o no... decisión que le corresponde al pueblo sirio".


Venezuela también se opone a que el Consejo de Seguridad pretenda tutelar a ciertos países, como es el caso de muchos en África. Más de 50 por ciento de las decisiones del Consejo se refieren a África, informa, y nosotros hemos dicho que la causa raíz de esta situación tiene que ver con el pasado colonial y los lazos que mantienen las antiguas potencias coloniales sobre esos países que pretenden tutelar.


A la vez, Venezuela aboga por una reforma tanto del Consejo de Seguridad como de otras entidades dentro del sistema de la ONU, para superar lo que se considera una estructura ya caduca que se estableció hace 70 años –con cinco países miembros permanentes con derecho de veto y otros 10 rotatorios– y que ya no refleja la realidad geopolítica actual en el mundo.


Por otro lado, junto con Chile en el Consejo se promueve el ejemplo de América Latina en muchos rubros, por ejemplo, que es una zona de paz, sin armas de destrucción masiva y que siempre privilegia la resolución pacífica de conflictos. Agregó que por los cambios políticos de los últimos años, el sur latinoamericano es una zona progresista en muchos sentidos, consolidada en mecanismos multilaterales –Unasur, el Alba, PetroCaribe, un Mercosur ampliado–, que sirve de ejemplo de una región que con cooperación y respeto a la soberanía resuelve sus conflictos, sin injerencias, comparada con otras regiones del mundo.


Hablando de conflictos regionales, se le pregunta sobre el contexto en que estalla la actual disputa venezolana con Colombia (donde, después de que contrabandistas colombianos mataron a tres militares venezolanos, Caracas cerró parte de la frontera y expulsó a unas comunidades colombianas de esa zona), y Ramírez respondió que es importante recordar que después de la muerte de Chávez, el país experimentó una agudización del asedio a nuestro proceso de cambio bolivariano bajo la concepción de que, desaparecido nuestro líder fundamental, nuestra revolución tenía sus días contados.
En ese contexto se realizaron las elecciones nacionales donde triunfó Nicolás Maduro, pero sectores de oposición rehúsan reconocer los resultados e intensifican sus ataques. El asedio, agrega Ramírez, también se da por el lado económico; nuestro país ha sido sometido a lo que calificamos como una verdadera guerra económica. Señaló que la economía enfrenta serios retos, pero no sólo por la caída del precio del petróleo, o por cuestiones estructurales, sino por un ataque económico, incluida una deliberada manipulación sobre su moneda, ataques a sus reservas, entre otras cosas, con el objetivo de "desestabilizar a nuestro país.


En este ataque a nuestro país han participado elementos de la extrema derecha colombiana, sobre todo los vinculados al ex presidente Álvaro Uribe, que han tratado de incidir en nuestra política interna con el objetivo de ampliar y extender su influencia dentro de nuestro territorio, acusó.


Cuenta que aunque se mantienen relaciones cordiales y muy respetuosas con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, dentro de Colombia hay fuertes sectores económicos enemigos de la revolución bolivariana, y fuertes actores vinculados al paramilitarismo que han buscado establecer zonas de influencia dentro de Venezuela.


Ante esto, argumentó Ramírez, en defensa de nuestra soberanía y de nuestra economía, el presidente Nicolás Maduro ha ordenado un conjunto de medidas para impedir que estos elementos al margen de la ley pasen de Colombia a Venezuela y atenten contra nuestra economía y estabilidad.


Agregó: está demostrado que esos elementos participan de manera directa en un masivo contrabando de nuestros productos con cálculos de que hasta 35 por ciento de la producción nacional de Venezuela se va hacia Colombia. Y es que existen dos modelos: nosotros tenemos uno que favorece a los sectores sociales más necesitados, y ahí en Colombia hay una economía de libre mercado, otro modelo completamente distinto. De manera tal que muchos sectores colombianos lucran e intentan aprovecharse de un conjunto de medidas diseñadas para el pueblo venezolano, al usar todo eso para un mercado negro.


Recuerda: nosotros abrigamos en nuestro territorio a cerca de 5 millones de colombianos y siempre los hemos acogido como hermanos. Somos un país profundamente bolivariano y para nosotros es una sola gran patria Colombia y Venezuela en el espíritu bolivariano. De hecho, cuando Chávez llegó al poder, regularizó a todos los inmigrantes colombianos y les otorgó todos los derechos venezolanos, porque sabíamos que muchos huían y huyen de la situación de violencia extendida de cinco décadas".

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 06 Mayo 2015 08:18

Francia será el nuevo Gran Hermano

Francia será el nuevo Gran Hermano

La ley sobre la información legaliza el derecho de los servicios secretos a acceder a los datos privados de las personas mediante la intercepción de las conversaciones en celulares e Internet y la instalación de micrófonos.


Lo ilegal se volvió legal, lo clandestino será autorizado como práctica de control policial de las comunicaciones telefónicas, las navegaciones en Internet o simplemente las grabaciones de conversaciones en una estación de trenes y todo sin control alguno del Poder Judicial. La Asamblea Nacional francesa votó mayoritariamente, 438 votos contra 86, el proyecto de ley sobre la información que apunta a acrecentar la lucha contra el terrorismo haciendo más o menos de cada ciudadano un ser humano potencialmente sospechoso. Si la ley pasa la barrera del Senado y del Consejo Constitucional, turistas o ciudadanos tendrán que tener mucho cuidado y no decir en un andén de metro, en la calle, en la red o por SMS "qué mina tan bomba" o "que tipo súper explosivo". Entre otros dispositivos activados, estos términos pueden despertar la programada suspicacia de los algoritmos que, bajo forma de "cajas negras", las empresas que suministran el acceso a la red estarán obligadas a instalar en sus sistemas. En suma, la ley sobre la información legaliza sin intervención judicial el derecho de los servicios secretos a acceder a los datos privados de las personas mediante la intercepción de las comunicaciones, los intercambios por Internet, la radiografía de los teléfonos celulares, la instalación de micrófonos en zonas privadas, la supervisión de los metadatos, la instalación de balizas en los autos y hasta el recurso a los llamados Imsi Catcher.


Esta gran oreja tecnológica permite que los servicios capten y graben los datos emitidos por teléfonos celulares y computadoras e incluso lo que pueda decir una persona dentro de un amplio radio de cobertura. El círculo de los Estados que vigilan a todo el mundo tiene un nuevo Big Brother en la familia, y éste no es cualquiera. Se trata de Francia, el país de las libertades, de la democracia idealizada, de los derechos humanos y de los derechos cívicos. Respaldada aparatosamente por la clase política, pero repudiada por amplios sectores de la sociedad civil, que la consideran "liberticida", la ley es una respuesta a los atentados que sacudieron a Francia y al mundo a principios de enero, cuando unos jihadistas franceses que circulaban al margen de los radares policiales perpetraron la matanza contra el semanario satírico Charlie Hebdo y montaron el secuestro de decenas de personas en un supermercado kosher en el Este de París. En este contexto, la ley barre amplio. Los campos de acción que justifican la vigilancia se extienden a "la independencia nacional, la integridad del territorio y la defensa nacional", así como a "la prevención del terrorismo" o los "intereses mayores de la política extranjera", a la "prevención a los daños a la forma republicana de las instituciones", el "crimen o la delincuencia organizada", "los intereses económicos, industriales y científicos".


Este amplio catálogo de cobertura preocupó a quienes ven en ese texto una amenaza contra los activistas o los manifestantes. En realidad, como ocurre en casi todo el mundo cuando se trata de los derechos digitales, la movilización ciudadana fue escasa. No hubo grandes marchas como si, lamentablemente, la lucidez acerca de la manera en que los Estados restringen derechos o violan los principios básicos en el ámbito digital sólo perteneciera a un grupo muy estrecho de militantes. Existe una indiferencia y una ignorancia colectivas muy, muy densas. La gente ve aún a Internet o los teléfonos celulares como juguetitos tecnológicos inofensivos, sin aceptar que son tan peligrosos como dejar una ventana abierta antes de irse de vacaciones.


Hubo sí fuertes antagonismos en los medios y una oposición liderada por grupos como Bajo Vigilancia, La Cuadratura del Net, Amnistía Internacional o Reporteros sin Fronteras. En un nivel más institucional, la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) criticó la implementación de las "cajas negras" en los sistemas de las empresas que ofrecen acceso a la red. Este espía se encargaría de "detectar una amenaza terrorista sobre la base de un tratamiento automatizado". Asimismo, Jacques Toubon, el defensor de los derechos, manifestó sus "reservas" mientras que la presidenta de la Cncdh (Comisión Nacional Consultiva de los Derechos Humanos), Christine Lazerges, apuntó el serio riesgo de que "se ponga en peligro el Estado de Derecho por medio de un desliz liberticida". El sindicato francés de la magistratura y decenas de asociaciones expresaron la misma opinión, el mismo temor. El socialista Pouria Amirshahi, los conservadores Laure de la Raudière y Henri Guaino, el ecologista Sergio Coronado o la comunista Marie-George Buffet fueron, en el mundo político, los más perseverantes militantes contra esta ley. En algunos casos, el debate borró las fronteras políticas. Sergio Cornado, por ejemplo, observa que "los medios otorgados a los servicios de Inteligencia en nombre de la lucha antiterrorista serán, de hecho, utilizados para otras causas en un contexto muy borroso".


La crítica central es que el concepto desarrollado por Francia funciona como la red de un pescador que se arroja al mar a ver si hay pescados. Es exactamente al revés de lo que hacían antes los servicios secretos: éstos partían de una fuente, de un individuo o de un grupo sospecho para, a partir de allí, ampliar las investigaciones. La ley es todo lo contrario: se espía a cualquier persona para ver si entre la multitud hay un sospechoso. Para eso servirán, por ejemplo, los metadatos, con los cuales se analizarán "los perfiles que hoy pasan inadvertidos" para "detectar futuros terroristas". El otro escollo mayor radica en que el control de la vigilancia recae en manos de un organismo administrativo independiente, el Cnctr (Comisión Nacional de Control de las técnicas de espionaje). Esto implica que las autorizaciones para espiar no pasan por ningún tamiz judicial sino meramente administrativo.
Los socialistas franceses son decididamente modernos, muy liberales y ya conquistados por la idea de hacer de nuestros contactos con el mundo una cacería de terroristas y otros delincuentes. Por supuesto que a nadie le asombra: ni ésta ni ninguna ley contempla la vigilancia de los fabulosos flujos financieros que circulan en el mundo producto del crimen, el narcotráfico, la evasión fiscal o la especulación ladrona.


Ante el recrudecimiento de las críticas y el peso moral e intelectual de quienes las asumieron, el presidente francés, François Hollande, tomó una decisión inédita hasta hoy: prometió remitir el proyecto de ley al Tribunal Constitucional para que éste lo valide. No obstante, la geografía de la ley es tan amplia y los servicios de inteligencia tienen las manos tan libres que es lícito preguntarse qué pasará con un empresario que viene a hacer negocios a París y se comunica con la sede de su empresa.


¿No será acaso espiado en nombre de los "intereses económicos, industriales y científicos" de Francia? ¿Y las empresas instaladas en París que compiten con empresas francesas en el mercado internacional no son acaso un peligro para esos intereses? El impacto de la barbarie terrorista ha servido en bandeja la construcción de una ley totalmente asimétrica, sin garantías de que sus extensos medios no sean utilizados contra inocentes, sindicalistas, militantes por los derechos cívicos, científicos o empresarios de cualquier parte del planeta que, por una u otra razón, vienen a Francia. El Gran Hermano será en el futuro nuestro más celoso guardián.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 18 Octubre 2014 08:19

"Demagógico y efectista"

"Demagógico y efectista"

Más de un centenar de académicos, intelectuales, dirigentes políticos, artistas, periodistas y miembros de organismos de derechos humanos manifestaron su preocupación por la repetición del "discurso demagógico y efectista" que propone utilizar a las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad pública e hicieron un llamado a "no aceptar un retroceso contraproducente" y actuar con "responsabilidad ciudadana". El documento se titula "Fuerzas Armadas y seguridad pública: para disipar confusiones", advierte sobre los peligros que entraña "la especulación política de corto plazo" y lleva las firmas de personalidades diversas como la ex ministra Nilda Garré, la ensayista Beatriz Sarlo, los ex cancilleres Jorge Taiana y Dante Caputo, el general retirado Martín Balza, el politólogo Vicente Palermo y el periodista y presidente del CELS, Horacio Verbitsky.

En los últimos meses varios dirigentes plantearon la intervención militar en la represión del narcotráfico. "Recientemente un ex presidente de la República, un candidato presidencial a las elecciones 2015 y un ex ministro de Defensa ha hecho declaraciones en favor del entrecruzamiento de las actividades militares con las policiales", arranca el documento, que evita los nombres propios pero advierte que el uso de militares en tareas policiales contradice la normativa vigente y es "una opción gravosa en varios sentidos, que remite más al pensamiento mágico que al abordaje razonado de los problemas".


Las Fuerzas Armadas existen "para defendernos de eventuales amenazas armadas externas". Los militares se educan y adiestran "para la eventual aplicación de la violencia en el grado extremo que requiere la guerra", explica el documento. Para enfrentar los problemas de seguridad pública, la República cuenta con "instituciones específicamente diseñadas", fuerzas formadas y entrenadas "conforme al marco constitucional y jurídico vigente". Se trata de las policías y fuerzas de seguridad, que en determinadas ocasiones pueden "utilizar la coerción". La "formación, adiestramiento y doctrina" de las fuerzas "intermedias" les permite inclusive "mayor flexibilidad y capacidad de respuesta para enfrentar amenazas a la seguridad interior", destaca el texto que suscriben también el ex ministro León Arslanian, el constitucionalista Roberto Gargarella, el politólogo Juan Gabriel Tokatlian, el dirigente radical Marcelo Stubrin, el ex fiscal Hugo Cañón y el cineasta David Blaustein.


El marco legal vigente, fundado en "un amplio consenso pluripartidario", diferencia claramente las misiones y campos de actuación de las fuerzas militares, policiales y de seguridad. "Producir una desviación de las misiones de las FF.AA. hacia funciones de seguridad pública involucra serios problemas y riesgos", advierten. En primer lugar, más allá de que todos usen armas, "soldados y policías están instruidos para actividades diametralmente diferentes", recuerdan. La supuesta eficacia militar, advierten, está descartada. En los países que apelaron al recurso militar se observa "la persistencia del crimen organizado, fundamentalmente del narcotráfico", un "incremento de los niveles de violencia y de violaciones a los derechos humanos", y también mayor corrupción por "la connivencia que suelen mantener con los grupos a los que deben combatir".


"Los argentinos aprendimos en Malvinas que, si las FF.AA. desvirtúan su oficio", como ocurrió durante el terrorismo de Estado, "ulteriormente no son un instrumento apto para defender la Nación", recuerdan. Hacia el final se manifiestan "muy preocupados" al ver que "dirigentes políticos exponen de manera poco responsable" sobre el tema y advierten que "el pensamiento mágico es inconducente". "Creemos que la especulación política de corto plazo engarzada a un discurso demagógico y efectista, cuyo objetivo es policializar la labor militar, puede abrir la puerta a peligrosos futuros", señalan. Sin personalizar, arriesgan que en algunos casos se trata de un error "ingenuo" y en otros de "interesados y riesgosos oportunismos". Concluyen con un llamado "a no aceptar un retroceso contraproducente, a aprender de los errores de terceros y a encarar nuestros problemas de seguridad pública con responsabilidad ciudadana, sin enconos y con discernimiento".

Publicado enSociedad
Edward Snowden: "Internet no es el enemigo al igual que no lo es Irak"

Pocos tienen el privilegio de entrevistar a Edward Snowden, aún por videoconferencia, después de que destapara, por medio de filtraciones a los periodistas, uno de los mayores escándalos, o el que más, de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA por sus siglas en inglés).


TED Talks lo ha conseguido. El programa de Tecnología, Entretenimiento y Diseño con más de 900 charlas (que se pueden descargar gratuitamente), traducidas a 80 idiomas y, hasta 2011, visitadas por más de 400 millones de veces, lo ha entrevistado en una curiosa videoconferencia. Al parecer, el programa estadounidense ha creído que las de Snowden sí eran "Ideas dignas de difundir" (el lema del espacio televisivo), al contrario de lo que pueda pensar su país.


Te han calificado de muchas maneras en los últimos meses. Te llamaron soplón, traidor, héroe. ¿Con qué palabras te describirías?
Quién soy realmente no importa. Si soy la peor persona del mundo, puedes odiarme y pasar a otra cosa. Lo que de verdad importa son los problemas. Lo que en verdad importa es la clase de gobierno que queremos, el tipo de Internet que queremos, el tipo de relación entre las personas y las sociedades. Hacia allí quiero que vaya el debate y lo vemos cada vez más con el tiempo. Si tuviera que describirme, no usaría "héroe", ni "patriota", ni "traidor". Diría que soy un ciudadano estadounidense como cualquier otro.


Hace un año, estabas en Hawái trabajando como consultor para la NSA. Como administrador de sistemas, tenías acceso a sus sistemas y empezaste a revelar ciertos documentos clasificados a algunos periodistas elegidos cuidadosamente, lo que desembocó en las revelaciones de junio. ¿Qué te impulsó a hacer eso?
Si iba al Congreso, corría el riesgo de que me enterraran junto con la información y que la gente nunca se enterara. No había leyes, no había protección legal para un empleado privado, para un analista privado como yo. Pero la Primera enmienda de la Constitución de los EEUU nos garantiza la libertad de prensa por una razón: permitir una prensa antagonista que desafíe al Gobierno.


Algunas personas están furiosas con lo que hiciste. Oí una frase de Dick Cheney que dijo que Julian Assange era una picadura de pulga, Edward Snowden es el león que decapitó al perro. Dice que cometiste uno de los mayores actos de traición en la historia de EEUU. ¿Qué les dirías a las personas que piensan así?
Dick Cheney es especial. Es increíble porque cuando Julian Assange estaba haciendo su mejor trabajo, Dick Cheney decía que iba a terminar con los gobiernos del mundo, los cielos arderían en llamas y los mares entrarían en ebullición, y ahora dice que es una picadura de pulga. Deberíamos sospechar del mismo tipo de declaraciones exageradas sobre el daño a la seguridad nacional por parte de estos funcionarios. Pero pensemos que estas personas realmente creen lo que dicen. Yo diría que tienen una concepción muy cerrada de la seguridad nacional. Las declaraciones de gente como Dick Cheney no mantienen seguro al país. El interés del público no siempre es el mismo que el interés nacional. Ir a la guerra contra personas que no son nuestro enemigo en lugares que no son una amenaza no nos hace más seguros, y eso es válido en Irak o en Internet. Internet no es el enemigo. Nuestra economía no es el enemigo. Los negocios estadounidenses, chinos, y cualquier otra empresa son parte de nuestra sociedad. Son parte de nuestro mundo interconectado. Hay lazos de fraternidad que nos unen, y si se destruyen estos lazos socavando los estándares, la seguridad, la forma de conducta, los países y los ciudadanos del mundo esperan que nos atengamos a ellos.


Pero se dice que robaste 1,7 millones de documentos. Parece que solo algunos miles fueron compartidos con periodistas hasta ahora. ¿Habrá más revelaciones?
Seguro que hay más revelaciones por venir. Creo que sin dudas todavía están por hacerse algunos de los informes más importantes.


Hicieron el cálculo de que valía la pena reducir la seguridad de nuestras comunicaciones como parte de la defensa de EE.UU. contra el terrorismo. ¿Es un precio que vale la pena pagar?
Al analizar los resultados de estos programas contra el terrorismo, verán que no tienen fundamento y no hace falta que crean mi palabra, porque tuvimos la primera audiencia pública, el primer tribunal federal que lo analizó, fuera del arreglo secreto, y tildó a los programas de orwellianos y posiblemente inconstitucionales. El Congreso, que tiene acceso para instruir sobre estas cosas, y ahora desea hacerlo, ha presentado proyectos de ley para reformarlo, y dos paneles independientes de la Casa Blanca que revisaron toda la evidencia clasificada dijeron que estos programas nunca han detenido ni un solo ataque terrorista inminente para EE.UU. Entonces, ¿realmente estamos parando el terrorismo? ¿Estos programas tienen algún valor? Yo digo que no y los 3 poderes del gobierno estadounidense también dicen que no.


¿Crees que hay una motivación más profunda para ellos que la guerra contra el terrorismo?
La conclusión es que el terrorismo siempre ha sido lo que en el mundo de la inteligencia llamaríamos una excusa para la acción. El terrorismo es algo que provoca una respuesta emocional que permite que las personas razonen autorizando poderes y programas que de otra manera no harían. En la era post 11-S, usaron el secreto y la justificación del terrorismo para empezar estos programas en secreto sin consultar al Congreso, ni al pueblo de EE.UU., y es de ese tipo de gobierno a puertas cerradas del que tenemos que protegernos, porque nos hace menos seguros y no aporta valor.


Me parece que este debate no se divide por las líneas políticas tradicionales. No es izquierda o derecha, no se trata de estar a favor del gobierno, de ser libertario ni nada de eso. En parte es un problema generacional. Ustedes son parte de una generación que creció con Internet y parece que se ven ofendidos a un nivel casi visceral si ven algo que creen que puede dañar a Internet. ¿Hay algo de cierto en eso?
Sí, creo que es cierto. No se trata de ser de izquierda o derecha. Nuestras libertades básicas, y cuando digo nuestras, no me refiero solo a los estadounidenses, sino a las personas de todo el mundo, no tiene que ver con un problema partidario. Estas cosas en las que creen todas las personas, y depende de todos nosotros protegerlas, y de las personas que han visto y disfrutado de una Internet libre y gratuita depende de nosotros preservar esa libertad para que la próxima generación pueda disfrutarla, y si no cambiamos las cosas, si no nos paramos para hacer los cambios que hay que hacer para mantener la seguridad en Internet, no solo por nosotros sino por todos, vamos a perderla, y será una pérdida tremenda, para nosotros y para todo el mundo.


Hace 30 años que se fundó TED, en 1984. Hubo muchas charlas desde entonces siguiendo el razonamiento de que en realidad George Orwell estaba equivocado. No hay un Gran Hermano que nos mira. Nosotros, gracias al poder de la Web, y la transparencia, estamos mirando al Gran Hermano. De alguna manera, tus revelaciones le dieron una puñalada al corazón de esa mirada más bien optimista, pero todavía crees que hay algo para hacer al respecto.

Exacto, se puede argumentar que los poderes del Gran Hermano han aumentado muchísimo. Hace poco salió un artículo legal en Yale que establecía el principio Bankston-Soltani que decía que nuestra expectativa de privacidad es violada cuando las capacidades de vigilancia del gobierno se vuelven más baratas en un orden de magnitud, y cada vez que eso sucede, tenemos que revisar y reequilibrar nuestros derechos de privacidad. Eso no ha sucedido desde que los poderes de vigilancia del gobierno aumentaron en varios órdenes de magnitud, y por eso tenemos el problema que tenemos hoy pero todavía hay esperanza, porque los poderes de los individuos también se incrementaron con la tecnología. Soy una prueba viviente de que un individuo puede ir cabeza a cabeza contra los adversarios más poderosos y las agencias de inteligencia más poderosas del mundo y ganar, y creo que eso es algo que nos da esperanza, y tenemos que construir sobre eso para que sea accesible no solo para los expertos técnicos sino también para los ciudadanos comunes. El periodismo no es un delito, la comunicación no es un delito y no tienen que monitorear nuestras actividades cotidianas.


El New York Times pidió una amnistía para ti. ¿Aceptarías una oportunidad para volver a EEUU?
Claro. Sin dudas, los principios que han sido el fundamento de este proyecto han sido el interés público y los principios que subyacen al establishment periodístico de EE.UU. y del mundo, y creo que la prensa ahora dice apoyamos esto, esto es algo que tenía que pasar, es un argumento fuerte pero no es el argumento final, es el público el que debe decidir. Pero al mismo tiempo, el gobierno dio a entender que quiere un tipo de acuerdo, que quieren que comprometa a los periodistas con los que trabajé, a regresar, y quiero dejar en claro que no hice esto para estar a salvo. Hice esto para hacer lo correcto, y no voy a detener mi trabajo en interés del público solo para beneficiarme.

Kurdos e iraquíes sitiaron a los jihadistas en Zemar

Fue una rara buena noticia para el gobierno de Bagdad, que perdía terreno contra los insurgentes islamistas. La guerra contra el califato ya desplazó a 1.600.000 civiles en todo el país, con casi 1700 lugares de refugio.

 

El ejército de Irak logró cercar hoy junto a tropas kurdas la estratégica ciudad de Zemar, ubicada en el norte del país y en manos de Estado Islámico (EI), mientras que aviones estadounidenses continúan bombardeando posiciones del grupo extremista que quiere instaurar un califato en Medio Oriente. Luego de una serie de combates que comenzaron ayer, soldados iraquíes y peshmergas kurdos pudieron rodear esta localidad ubicada unos 35 kilómetros al oeste de Mosul, capital de la provincia de Nínive y la segunda ciudad del país.

 

Para la ofensiva, en la que murieron al menos 22 jihadistas, las tropas iraquíes y kurdas contaron con el respaldo de aviones de combate norteamericanos, informó el jefe del Comité de Seguridad del Consejo local de Nínive, Mohamed al Bayati. Los enfrentamientos prosiguen y las fuerzas de seguridad tienen el objetivo de irrumpir, explicó Al Bayati, pero precisó que por ahora mantendrán el cerco debido a que los islamistas minaron con explosivos sedes gubernamentales, así como caminos. Grupos de avanzada –agregó el funcionario iraquí– comenzaron a desactivar gran número de artefactos.


Los jihadistas volaron ayer varias viviendas de responsables y oficiales locales, y de jefes de clanes, un día después de incendiar tres yacimientos de crudo en Zemar. Esta ciudad, que depende administrativamente de Mosul, está ubicada en una de las regiones que desde antes del avance del EI en la región se disputan el gobierno central de Bagdad y la región autónoma del Kurdistán iraquí, que ahora pelean juntos con los jihadistas. Las tropas kurdas eran responsables de la seguridad en esa localidad, pero se retiraron tras un ataque lanzado hace unas tres semanas por el EI, que tomó la población, los yacimientos de crudo y el oleoducto que traslada petróleo a puertos turcos.


Otro ataque


En el centro del país, las tropas iraquíes y milicias chiítas se preparan para lanzar un operación con la que intentarán romper el asedio que jihadistas sunnitas imponen desde hace más de dos meses a la ciudad de Amerli, de mayoría chiíta y turcomana. Irak es escenario de un conflicto armado de carácter religioso y étnico desde hace más de dos meses, cuando insurgentes sunnitas encabezados por el EI, el grupo más extremo desde Al Qaida, iniciaron una ofensiva en la mitad norte del país árabe, donde quieren instaurar un califato junto con territorio de la vecina Siria. Según fuentes iraquíes, existen pruebas de que el EI es responsable de graves crímenes y exacciones contra la población civil, en un país donde la mayoría es chiíta, a quienes los sunnitas consideran apóstatas. Sus principales víctimas son las minorías religiosas, como los cristianos y los yazidíes.


El avance del EI en Irak provocó el desplazamiento forzado de 850.000 personas en un mes y elevó a 1,6 millón el número de personas que abandonó su hogar desde el pasado enero, debido a la violencia en todo el país, producto de una crisis política y de seguridad, tras el retiro de las tropas de Estados Unidos en 2011, luego de ocho años de ocupación. El dato fue revelado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que precisó que los desplazados están en 1577 lugares tras el agravamiento del conflicto armado en las provincias de Anbar y Nínive. La mayoría de los que huyeron encontraron refugio en la región autónoma iraquí del Kurdistán. Mosul y Sinyar son dos de los principales lugares de origen de una importante parte de los desplazados, que ahora viven en iglesias, mezquitas, escuelas, parques y edificios en construcción, sin agua corriente ni electricidad.


Estados Unidos decidió apoyar a las fuerzas iraquíes y kurdas desde el 8 de agosto pasado y ya lanzó más de un centenar de bombardeos contra posiciones jihadistas. Las fuerzas militares norteamericanas lanzaron hoy cuatro ataques aéreos en las proximidades de la represa de Mosul, informó el mando central estadounidense en un comunicado.

Publicado enInternacional
Diez países de la región cuentan con penales que superan su capacidad en un 200%

 

Las cárceles en Latinoamérica enfrentan una situación crítica en materia de hacinamiento y superpoblación, lo que provoca la saturación en los servicios que brindan a los reclusos, en especial la asistencia en salud, según un informe de la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO), una organización que reúne a 20 defensorías del pueblo, procuradurías y comisiones de derechos humanos. Hasta diez países cuentan con cárceles que superan su capacidad en un 200%.

 

La entidad subraya que la crisis en la que están inmersos los sistemas penitenciarios de la región atenta contra la seguridad de las cárceles y viola los derechos humanos de los presos y del personal. El hacinamiento y la superpoblación generan el aumento de la violencia, la saturación de los servicios de salud y el desgaste de la convivencia entre los presos, entre otros efectos.

 

Además, entre los diez países cuyas cárceles son las más pobladas del mundo, hay cuatro latinoamericanos. Haití encabeza la lista, con una tasa de ocupación carcelaria del 416%. Le siguen El Salvador, en cuarto lugar, con un 320% de sobrepoblación; Venezuela (270%) en séptimo; y Bolivia (256%) en octavo, según datos del Centro Internacional de Estudios Penitenciarios de la Universidad de Essex (ICPS). La superpoblación en Paraguay alcanza un 131%, pero en su principal centro, la Penitenciaria Nacional de Tacumbú, esa cifra salta al 333%, según reportes de la Defensoría del Pueblo de ese país.

 

Puerto Rico es uno de los pocos casos en la región en que las prisiones no están superpobladas. Según el informe de la FIO, los bajos niveles de hacinamiento —un 88%, cifra similar a las de España o Alemania, por ejemplo—, se debe a inversiones realizadas en infraestructura en el sistema penitenciario del país.

 

Entre los países donde hay una atención inadecuada en salud, destacan Colombia, Bolivia, Uruguay y Nicaragua. La mayoría de las denuncias registradas por las defensorías de Panamá y Costa Rica se refieren, asimismo, a la falta de atención médica. El problema se debe, en parte, a la cantidad insuficiente de profesionales. En varios centros penales de estos países es necesario trasladar los presos hacia el centro médico más cercano, de modo que con frecuencia pierden las citas debido a la falta de transporte y personal de custodia.

 

 

La dificultad de acceder al servicio médico viene acompañada de otros problemas: la insalubridad de las celdas e instalaciones, las malas condiciones de higiene y una alimentación inadecuada, que hacen de las cárceles ambientes propicios a la proliferación de epidemias y enfermedades.

 

Brasil ocupa el puesto 35 en la lista de los mayores índices de superpoblación carcelaria, con un 172%. Ese país tiene, sin embargo, la cuarta población penitenciaria del mundo: cerca de 548.000 presos, mientras la capacidad de los centros de detención no sobrepasa los 319.000. Casi la mitad de las prisiones del país no tienen cama para todos los reclusos, y en un cuarto de ellas no hay colchón para todos. El baño de agua no se calienta en el 66% de estas localidades, y en el 40% no se proporciona el material para la higiene personal, según la Procuraduría de los Derechos de los Ciudadanos del país.

 

Cerca del 40% de los reclusos en Brasil están en prisión preventiva, según constató el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria, que visitó varias cárceles del país en 2013 y registró sus impresiones en un informe. "Existe una cultura del uso de la privación de libertad como norma y no como una medida excepcional reservada para delitos graves, conforme lo exigen las normas internacionales de derechos humanos", afirmó tras la visita Roberto Garretón, uno de los miembros del grupo.

 

Los expertos expresaron su preocupación por la falta de asistencia jurídica a los detenidos, lo que se hace aún más grave "en un país donde la mayoría de los presos son pobres y no pueden financiar un abogado", señaló Garretón. El grupo se encontró con innumerables casos donde los reclusos tuvieron que esperar meses o incluso años para tener un juicio y descubrir cuáles eran las acusaciones en su contra.

 

Paraguay, además de Brasil, destaca en el conjunto por el uso excesivo de la prisión preventiva: 6691 de los 9229 presos del país (el 72,5%) están en esta situación.

Las entidades de la FIO recomiendan a las autoridades implicadas hacer un "uso racional de la prisión preventiva"; construir nuevos centros penales y ampliar la infraestructura existente; impulsar medidas alternativas a la reclusión para los delitos menos graves; y mejorar la calificación de los agentes de la Justicia, entre otras sugestiones.

Publicado enSociedad
Sábado, 26 Julio 2014 07:08

El garrote de la injusticia

Van varias veces que me pasa: me subo al taxi, lo saludo, me saluda, le doy la dirección, se frena abruptamente y me dice que a esa zona no va. ¿Por qué? Porque anda peligroso por ahí, joven. ¿Por qué anda peligroso, don? ¿Y los policías? (risa) Ni los policías entran.


¿Qué pasa con la seguridad pública?


En 2008 la Comisión de Fortalecimiento Legal para los Pobres, codirigida por Madeleine Albright y Hernando de Soto, descubrió que más de 4 mil millones de humanos viven sin la protección de la ley. ¿Qué es la ley? En carne y hueso, la seguridad pública.


La epidémica falta de seguridad pública a la mayoría de la población crea una atmósfera fértil para que brote la violencia. Pero aun así sigue siendo un tema subyacente. Cuando uno piensa en pobreza le llegan imágenes de cabañas sucias de madera y metal, agua intragable, un niño con la cara manchada pidiendo pan y condiciones sanitarias infernales, pero casi nunca se piensa en la crónica vulnerabilidad y exposición de los pobres a la violencia.


Ahora, no hablo de violencia catastrófica. La violencia a la que se exponen los pobres no son guerras, no son crímenes masivos, no son limpias raciales. Es una violencia diaria. Y es este tipo de violencia lo que limita, o define, las posibilidades de muchos de los pobres en la vida.
Estadísticamente, se estima que hay cuatro jinetes del apocalipsis que sofocan la vida de los pobres.

El primero es la violencia de género. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha encontrado que para mujeres de entre 15 y 44 años la violencia de género causa más muertes y discapacidades físicas que el cáncer, los accidentes vehiculares, la guerra y la malaria juntos.

El segundo es la esclavitud. El índice mundial de esclavitud, publicado en octubre pasado, destaca que más de 30 millones de personas viven en cautiverio. Esto quiere decir que hoy más gente vive esclavizada que en cualquier otro periodo de la humanidad. ¡Hoy! Más de 30 millones de personas. Trabajando de 16 a 18 horas, todos los días del año, sin remuneración o descanso.


Tercero: abuso policiaco. En 2011 el Banco Mundial hizo un estudio sobre la seguridad pública en el mundo y descubrió que los pobres de todos los países no acuden a la policía, sino que huyen de ella. El sistema de seguridad pública perpetúa la violencia y el abuso contra los menos afortunados. A los que más debería proteger es a quienes más espanta. Es el mundo al revés. Es como si se hiciera un estudio y se descubriera que la mayoría de las escuelas en zonas marginadas incrementará el índice de analfabetismo al no dejar que los niños lean. Bajo este estándar, casi 10 millones de personas pobres son encarceladas cada año sin haber sido declaradas inocentes o culpables. Sirven sólo de estadística para aprobar presupuestos.

El cuarto es la tierra. Cada año más de 5 millones de personas pobres son forzadas fuera de sus hogares por gobiernos o empresas. Millones más son expulsadas de ellos por vecinos más poderosos. ¿Y quiénes, en todo el mundo, son las personas más probables a perder su tierra? Las viudas. Bajo el machismo sistémico, sin un hombre en la casa, la mujer no tiene derecho a una propiedad. Por ello, millones de familias encabezadas por mujeres son empujadas a una vida nómada y mendigante. Y son estas familias, compuestas por madres e hijos, las que suman casi mil millones de seres humanos. Y viven en las calles.


¿Qué es lo más grave de la falta de seguridad pública para los pobres? Que cuando la violencia irrumpe en el hogar, en ese momento de terror, no se reza por mejores maestros ni por un pedazo de pan, ni por una moneda ni por un buen samaritano, ni por una dosis de insulina ni por un micropréstamo. Se reza y se grita por alguien que detenga esa mano que levanta el garrote de la injusticia.


* Diplomático

Publicado enInternacional
Miércoles, 18 Junio 2014 06:19

Paz y Fuerzas Armadas (I).

Con el respaldo mayoritario de la ciudadanía al proceso de paz, siguen las conversaciones de La Habana entre el gobierno del Presidente Santos y las Farc, diálogos a los que se han sumado los guerrilleros del ELN.


Las gestiones de La Habana han dado pasos trascendentales en varios asuntos. En el momento se han acelerado los trabajos en dos comisiones que atienden los puntos de víctimas y fin del conflicto.


En el fin del conflicto se tratan temas de mucha envergadura como una reforma profunda de las instituciones estatales y gubernamentales, campo en el que seguramente se abordaran los cambios necesarios en el aparato militar del Estado. Problemática que fue eludida en la reforma constitucional de 1991, cuando la materia se dejó en el congelador por la presión de los militares y la debilidad del cuerpo constituyente.


El punto adquiere más relieve si consideramos los hechos recientes en los que bajo la nefasta influencia de Uribe Velez y sus oscurantistas ideas políticas de estirpe fascistoide, amplios núcleos militares y policiales se involucraron en el sabotaje de las negociaciones con las Farc para terminar la guerra civil interna. Generales, coroneles, oficiales, sub oficiales, soldados y policías participaron activamente en apoyo del candidato Oscar Ivan Zuluaga y sus propuestas de suspender la mesa de La Habana y desconocer los puntos ya acordados.


El aparato militar colombiano es una macro estructura estatal con 450 mil integrantes y con un presupuesto equivalente a los 13 mil millones de dólares. Su gestión y operación ocurre en el marco de doctrinas gringas de contrainsurgencia y vulneración de derechos humanos, que se justifican en deformaciones ideológicas anticomunistas.


Los militares y policías ven como normal la operación de grupos paramilitares, los que ayudan a organizar y a operar, porque los consideran parte orgánica y prolongación de su poder político. Los paramilitares son infraestructuras violentas de las mafias del narcotráfico y de potentes hacendados, banqueros e industriales, que son adiestrados por oficiales del Ejército. Sus actos violentos como masacres, falsos positivos, torturas y persecución a lideres populares y de izquierda, son acompañados normalmente por contingentes que salen de las guarniciones armadas. El caso del general Mario Montoya, como el de otros altos oficiales, ilustra muy bien la conducta delincuencial de estos jefes castrenses.


Los militares han mostrado en semanas recientes un inclinación política de ultraderecha usando toda la tecnología comunicacional a su disposición para sabotear el proceso de paz como lo hemos visto con el episodio del hacker Sepulveda, quien trabajaba para la campaña de Zuluaga y para la oficina de Uribe Velez. Hay 5 altos oficiales de la inteligencia policial involucrados hasta el cuello en las irregularidades detectadas por la Fiscalía, quienes deberán atender citaciones en dicho ente judicial el próximo jueves 19 de junio.


Es necesaria una depuración de las Fuerzas Armadas colombianas y para ello se requiere una profunda reforma de las mismas. Reforma que ya ha planteado el presidente Santos con la eliminación del servicio militar obligatorio y el otorgamiento de derechos políticos a los soldados para que puedan participar en procesos electorales. Son dos buenos puntos de arranque que deben abarcan con los días nuevos aspectos sustantivos de la organización y la operación de los cuerpos armados. Como la reducción de su abultado contingente y presupuesto y la reorientación de su función en la construcción del orden público.

Publicado enColombia