Sábado, 25 Agosto 2018 07:22

Erdogan frente al desplome de la lira

Erdogan frente al desplome de la lira

Después del fallido golpe en su contra, el presidente turco puso en marcha un boom de crédito, insistiendo en mantener las tasas de interés bajas, y bloqueó cualquier medida del Banco Central de Turquía para frenar la inflación desbocada. Las sanciones de Estados Unidos contra su país fueron el gatillo que disparó el derrumbe económico.

La lira turca está en una crisis total. Ha perdido 40 por ciento de su valor frente al dólar en los últimos seis meses y cayó casi 20 por ciento en la última semana. Ha llegado la hora del juicio final para la economía del país y la errática política económica de su autocrático líder (recientemente reelegido), Recep Tayyip Erdogan.


Lo que ha desencadenado la crisis ha sido el bloqueo de activos en Estados Unidos ordenado por Trump contra Abdulhamit Gul, ministro de Justicia, y Suleyman Soylu, ministro del Interior, por su presunta participación en la detención de Andrew Brunson, un pastor protestante estadounidense. El señor Brunson, que ha dirigido una pequeña iglesia en Turquía durante dos décadas antes de ser arrestado en octubre de 2016, está acusado de participar en una conspiración para derrocar a Erdogan. El pastor ha calificado los cargos como “calumnias”. Su detención es sólo uno de varios desacuerdos entre Turquía y Estados Unidos, que van desde sus posturas divergentes sobre Siria hasta la compra de armas en Estados Unidos.


El viernes 10, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, anunció que su país duplicaría el arancel a las importaciones de acero turco hasta situarlo en 50 por ciento, porque el 25 por ciento anterior no había sido suficiente para reducir las exportaciones turcas a Estados Unidos. “Duplicar el arancel sobre el acero procedente de Turquía reducirá aun más estas importaciones que el Departamento (de Comercio) considera que amenazan la seguridad nacional”, dijo Ross.

INFLACIÓN Y PURGAS.

Ese fue el gatillo, pero no la pistola que ahora apunta a la cabeza de la economía turca. La pistola ha sido el rápido deterioro de la situación económica. Después del fallido golpe militar contra él, en 2016, Erdogan puso en marcha un boom de crédito para impulsar la economía, mientras detenía a miles de personas y despedía de sus trabajos en las universidades públicas y el gobierno a otras tantas. Insistió en mantener las tasas de interés bajas y bloqueó cualquier medida del Banco Central de Turquía para frenar la inflación desbocada, calificando los tipos de interés como “la madre y el padre de todos los males”.


La economía capitalista de Turquía no lo soportó, y fue justo en el momento en que se fortalecía el dólar estadounidense tras la subida de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos. El problema para Turquía, un país sin recursos energéticos y que cuenta sólo con su mano de obra barata y calificada, es que la gran mayoría de los fondos para su desarrollo industrial, la construcción y el sector inmobiliario viene del exterior: los inversores son estadounidenses y europeos. Así los ciudadanos y las empresas de Turquía se endeudan de forma importante en dólares y euros.


El aparentemente rápido crecimiento económico de los últimos dos años se ha producido sobre pies de barro (crédito y préstamos del exterior), mientras las importaciones inundaban la economía local, las exportaciones y la rentabilidad del capital se redujeron sustancialmente en Turquía. El aumento de las tasas de interés y del precio del dólar a nivel mundial acabó con la fiesta y ha enfrentado a Erdogan a las realidades del capitalismo global.


RIESGO DE “CONTAGIO”.


Los bancos y las empresas turcas están en graves problemas. Los pasivos en moneda extranjera de las empresas no financieras de Turquía ahora superan a sus activos en más de 200.000 millones de dólares.
Los bancos y las empresas del país tienen que hacer frente a deudas por miles de millones de dólares. Sólo los bancos deben pagar 51.000 millones de dólares el próximo año, mientras que las empresas no financieras tendrán que abonar 18.500 millones. Estos pagos vencen en un momento en que el endeudamiento de las empresas alcanza el 62 por ciento del Pbi, y la mitad de esas deudas es en moneda extranjera (dólares y euros, en su mayoría).


A los inversores extranjeros les preocupa la posibilidad de que Turquía no sea capaz de financiar esos pagos; y es que en relación con su deuda externa a corto plazo, las reservas de divisas de Turquía han caído a nuevos mínimos.


Así que el capital ha huido del país y la lira se ha desplomado.


La preocupación esencial para el capital global es que si las instituciones financieras y las empresas de Turquía dejan de pagar su servicio de deuda, los bancos europeos podrían sufrir pérdidas significativas en sus propios balances –lo que los mercados llaman “contagio”: la extensión de las pérdidas y las bancarrotas a nivel internacional–. Algunos de los bancos turcos son propiedad de extranjeros, y los mayores prestamistas de Turquía son el Bbva, de España; UniCredit, de Italia, y el francés Bnp Paribas.


Los bancos turcos tendrían un montón de reservas y los préstamos a Turquía son sólo una pequeña parte del total de los préstamos realizados por estos bancos extranjeros. Pero incluso las pérdidas “marginales” pueden a veces suponer un punto de inflexión cuando las ganancias son escasas. Y la morosidad de los bancos ya ha ido en aumento.


OPCIONES DE SALIDA.


¿Cómo puede zafar Erdogan de este desplome de la lira turca? La solución capitalista es aumentar los tipos de interés de forma astronómica para bloquear nuevos préstamos. El gobierno debería recortar drásticamente el gasto público e incrementar los impuestos (es decir, la austeridad fiscal), y utilizar el “ahorro” para rescatar a los bancos y cumplir con los pagos de la deuda externa. Turquía también debería recurrir al Fmi para un préstamo, al estilo griego. Según las reglas del Fmi, podría pedir hasta 28.000 millones de dólares para financiar futuros pagos de la deuda, pero quedaría sujeto a los dictados de las medidas de austeridad del fondo. Esta solución capitalista llevaría a la economía turca a una fuerte crisis que golpearía a los ciudadanos turcos y dañaría seriamente el apoyo popular a Erdogan.


El gobierno podría introducir controles de capital y bloquear cualquier salida de dinero del país. Pero eso haría que los prestamistas extranjeros dejaran de prestar, lo que llevaría a la economía a una depresión aun mayor. Erdogan también podría tratar de obtener financiación de Rusia, China o Arabia Saudita (como acaba de hacer Pakistán). Desafortunadamente para él, no tiene muy buenas relaciones con estos países, así que por el momento se resiste a estas opciones, y pide a sus seguidores que “confíen en Dios” y en él.


El problema mayor es la creciente crisis de la deuda de las economías emergentes. Esto escribí en mayo, después de las elecciones generales en Turquía: “El aumento de las tasas de interés mundiales y la creciente guerra comercial iniciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, van a golpear a las llamadas economías capitalistas emergentes, como Turquía. El costo de los préstamos en moneda extranjera va a aumentar mucho y es probable que se frene la inversión extranjera (…). Turquía está en primera fila para sufrir una crisis de la deuda, junto con Argentina (donde ya ha estallado), Ucrania y Sudáfrica”.
Así que la cosa se pondrá peor.

Por Michael Roberts
24 agosto, 2018
* Economista marxista británico. Trabajó 30 años en la city londinense como analista económico.
(Tomado del portal Sinpermiso.info. Brecha reproduce fragmentos. Titulación de Brecha. Originalmente publicado en el blog del autor: The Next Recession.)

Publicado enInternacional
El imperio y la militarización del sistema financiero

Hace tres meses Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo con Irán en materia nuclear, que fue firmado en 2015 e incluyó a ese país, a los miembros del Consejo de seguridad de Naciones Unidas y Alemania. Los demás signatarios y la Agencia Internacional de Energía Atómica consideran que Teherán está cumpliendo los términos del acuerdo; pero el ocupante de la Casa Blanca ha preferido denunciar el pacto e imponer sanciones económicas y financieras sobre la república islámica.

El castigo tendrá serias consecuencias sobre la economía iraní. Las actividades afectadas en lo inmediato rodean el sector automotriz, la compra de aviones comerciales y hasta la adquisición de metales preciosos. Por eso es que el rial, la divisa iraní, se ha devaluado 40 por ciento en los últimos tres meses. Y en noviembre entrará en acción una segunda ola de sanciones que afectarán al sector petrolero y al sistema financiero de la república islámica, incluyendo el banco central.


La Unión Europea (UE) ha lamentado la decisión estadunidense. Pero Trump ha respondido amenazadoramente que “aquellos que no reduzcan sus vínculos económicos con Irán tendrán que atenerse a las consecuencias”. ¿Podrán los europeos proteger sus empresas frente a las amenazas de Estados Unidos? La Comisión Europea ha reiterado su compromiso de mantener los canales financieros con Irán, así como sus importaciones de petróleo y gas. Pero algunos proyectos económicos que hoy se encuentran amenazados incluyen una inversión de la empresa francesa Total de 5 mil millones de dólares (mmdd) para desarrollar el campo de gas natural más grande del mundo, otra inversión de una empresa noruega para construir plantas solares y el compromiso de Airbus para vender cien aviones a Iran Air.


Para proteger estos y otros proyectos la UE ha activado el llamado Estatuto de bloqueo, un mecanismo adoptado en 1996 para contrarrestar los efectos de sanciones económicas impuestas por otros países. El estatuto permite a empresas europeas desconocer resoluciones judiciales impuestas extraterritorialmente. Pero las nuevas sanciones financieras van mucho más lejos que cualquier medida relacionada con un bloqueo o boicot comercial.


El 6 de agosto venció el plazo fijado por Washington para que las empresas europeas no energéticas cerraran todas las transacciones en dólares con entidades iraníes y para las empresas en el sector energético el plazo vence el 4 de noviembre. A partir de esas fechas una empresa europea podría, por ejemplo, establecer una empresa fantasma para evadir el boicot comercial. Pero ningún banco europeo aceptaría poner en riesgo su acceso al espacio financiero en el que sigue dominando el dólar estadunidense.


En 2010 el Congreso estadunidense aprobó la Ley 111-95, que recurre al arma más importante en el arsenal económico: el bloqueo de las transacciones financieras. Esa norma establece un castigo letal, no sólo a los bancos iraníes, sino a cualquiera que tenga tratos financieros con esas entidades. Básicamente la ley estipula que cualquier banco extranjero con relaciones de corresponsalía con bancos en Irán sería excluido del espacio financiero estadunidense. En 2011 el castigo se extendió para cubrir transacciones con el banco central de Irán.


Esas son las sanciones que hoy enfrentan los bancos europeos. Si deciden mantener relaciones con entidades iraníes perderán sus cuentas de corresponsalía con el sistema bancario y financiero de Estados Unidos. Eso tendría como efecto en cascada la pérdida de una cantidad importante de su cartera de clientes y todas sus operaciones en las que intervienen dólares se verían seriamente perturbadas.


Estas sanciones secundarias colocan a las economías europeas directamente en la línea de fuego. Con razón el ministro de finanzas francés ha declarado con irritación que Europa no puede convertirse en un vasallo de Estados Unidos. Pero una encuesta reciente reveló que la mayoría de las empresas y bancos europeos creen que el Estatuto de bloqueo es un tigre de papel.


A Irán le queda el apoyo de Rusia y China. Será un recurso importante y quizás Teherán fortalezca su alianza con esas potencias, algo que Washington seguramente ya estará anticipando. Pero aun para las empresas de esos países la amenaza de quedar fuera del espacio financiero estadunidense será un elemento a tomar en cuenta y tendrán que tomar sus providencias.


Sabemos que el gasto militar de Estados Unidos supera el de los siguientes 10 países en esa escala. Pero si las sanciones impuestas contra Irán son susceptibles de tener más impacto que antes, eso no se debe al gigantesco arsenal militar estadunidense sino a la capacidad de Washington de utilizar su hegemonía monetaria en la economía mundial. Y si bien es cierto que algún día la supremacía del dólar llegará a su fin, mientras se mantenga esa posición dominante el mundo no podrá evadir los efectos de la militarización del espacio financiero.

Publicado enEconomía
Autoriza Temer al ejército para despejar los bloqueos en Brasil

Al principio de la noche de este viernes de tensión máxima en Brasil, el presidente Michel Temer recibió un texto bastante breve para que lo firmara. Se trataba del decreto que implantó en el país, hasta el lunes 4 de junio, la Garantía de la Ley y el Orden.

Con eso, las fuerzas de seguridad, con especial relevancia del ejército, están autorizadas a actuar libremente en todo el territorio nacional en situaciones que atenten contra el “orden público”. Toca al mando militar definir cuáles son esas situaciones, a su libre albedrío.

El objetivo inicial de la medida es deshacer un paro de transportistas que desde el lunes pasado bloqueó carreteras en 25 estados brasileños, creando una situación crítica de desabasto en todo el país.

Tanto el paro de camioneros, que recuerda lo que antecedió en 1973 al derrocamiento de Salvador Allende en Chile y la instalación de Augusto Pinochet en el poder, como conceder carta blanca a los militares, sonaron a pésimo presagio en Brasil. Cuando un gobierno débil como el de Temer decide recurrir a la fuerza, aumenta el riesgo del caos y la convulsión.

La medida adoptada ayer es oriunda de los cuarteles, vía la acción coordinada por el general Sergio Echegoyen, responsable del gabinete de seguridad institucional, que, entre otras funciones, controla el servicio de inteligencia. El general viene de una familia de militares con amplia trayectoria durante la dictadura (1964-1985) y es considerado por sus pares como un duro-entre-duros.

El decreto tiene dos funciones. La primera y más inmediata es desobstruir las carreteras bloqueadas por piquetes de camioneros en un movimiento que alcanzó su auge el miércoles. La segunda es asegurar un paraguas protector a los militares, sean cuales sean y resulten en lo que resulten sus actos.

Decretos similares han sido bajados al menos 11 veces desde 1985, cuando los militares abandonaron el poder, pero jamás con alcance nacional.

Al principio de la noche de este viernes, el ministro de Seguridad Nacional, Raul Jungman, ex comunista convertido, anunció solemnemente que de las 938 barreras existentes en carreteras y vías expresas de 25 estados brasileños, 419 habían sido levantadas.

Lo que no dijo el ministro es que casi la mitad de ellas lo fueron por iniciativa de los mismos camioneros, para evitar enfrentamientos con el Ejército.

La adopción de la medida extrema ocurrió luego de que Michel Temer dio nutridas y robustas pruebas de absoluta incapacidad para hacer frente a una situación límite.

Un dato aclara el panorama del sector de combustibles en Brasil: a lo largo de los ocho años de Lula da Silva, hubo ocho aumentos de precios. En los dos años de Temer, 229. Eso: 229.

¿Por qué Lula y luego Dilma contuvieron los precios? Para no presionar la inflación e incentivar el crecimiento de la actividad económica. ¿Por qué con Temer se permitió una estampida absurda de aumentos? Para atender a los intereses de los mercados, tanto el local como el global.

Si con los gobiernos de Lula y Dilma el precio al consumidor era un instrumento para determinada política, con Temer se transformó en instrumento del mercado, en lo que el lucro prevalece absoluto.

La política adoptada por la todavía estatal Petrobras, de seguir día a día las oscilaciones del mercado internacional, ha sido desde siempre duramente contestada por los transportistas. Como en los últimos meses hubo 51 elevaciones, sin espacio alguno para negociar, la opción ha sido bloquear las carreteras y, con eso, literalmente paralizar el país.

A lo largo de cuatro días, de lunes a jueves, el gobierno se mostró atónito y sin norte alguno, mientras el desabasto se extendía a todos los sectores, de supermercados a los autobuses urbanos, pasando por escuelas que suspendieron las clases, hospitales donde se instaló un cuadro de emergencia extrema al faltar insumos básicos, en resumen, un caos total que alcanzó su auge cuando, al determinar la intervención de las fuerzas armadas, hubo que examinar cuáles instalaciones militares disponían de combustible para moverse.

El viernes, 11 aeropuertos, empezando por el de Brasilia, capital del país, ya no tenían cómo reabastecer aviones, lo que llevó a la suspensión de una significativa cantidad de vuelos.

El día anterior, tras una reunión de siete horas, ministros del gobierno de Temer y dirigentes de sindicatos patronales llegaron a un acuerdo confuso que, en términos concretos, significaría una rebaja de 35 centavos de real (10 centavos de dólar), 10 por ciento del precio del litro de gasoil.

Como Petrobras no acepta ser perjudicada, la diferencia saldrá de las arcas públicas para las de la empresa, provocando un agujero de al menos mil 500 millones de dólares en la cuenta fiscal este año.

Fragilidad oficial

Al negociar con dirigentes patronales, se evidenció que por detrás de los camioneros autónomos, que representan un tercio del total en actividad, estaban las empresas. O sea, lo que se dio ha sido más un lockout que un paro en moldes tradicionales. Tal acción es ilegal en Brasil, pero el gobierno de Temer, en el auge de su fragilidad, aceptó las condiciones.

Tan pronto se reunieron en la misma mesa con ministros y autoridades, los autónomos rechazaron los términos en debate y abandonaron el local, lo que ya presagiaba lo que ocurrió el viernes: nada cambió.

En Brasil, 67 por ciento de la carga es transportada por carretera, lo que hace que el poder de los gremios, tanto el patronal como el de los autónomos, sea especialmente significativo.

Un dato es preocupante: la cada vez más evidente falta de contacto de Temer con la realidad.

El mismo jueves, mientras la situación llegaba al borde del abismo y su gobierno era presionado, impotente, el presidente comparecía, en la provincia de Río de Janeiro, a una ceremonia de entrega de automóviles a algunos consejos tutelares de menores.

Sin pestañear, Temer afirmó a una platea atónita que aquel era el acontecimiento “más relevante” de la jornada. Sería el único brasileño a creer en sus palabras, si es que él mismo se las creía.

 

Publicado enInternacional
Pro multilateralismo y en contra de Venezuela

Fue una reunión preparatoria a la cumbre de presidentes que se hará en noviembre. Hubo críticas para las políticas proteccionistas de Estados Unidos, país que, junto a Argentina, impulsó una declaración contra Maduro.

 

La importancia de mantener el “multilateralismo” como camino para llegar al desarrollo –que en las actuales circunstancias debe interpretarse como una crítica a las políticas de Estados Unidos– fue la principal conclusión de la reunión del cancilleres del G-20, según la evaluación que realizó el canciller Jorge Faurie. No hubo documento final del encuentro realizado ayer en Buenos Aires pero, a falta de algo mejor, seis países del bloque repudiaron las elecciones realizadas el domingo en Venezuela, en las resultó reelecto el presidente Nicolás Maduro (ver página 23). Obviamente, Argentina estuvo entre ellos, lo mismo que encabezó la declaración del Grupo de Lima, donde no sólo se rechazó los comicios y su resultado sino que anunciaron que convocarán en consulta a sus embajadores en Caracas.

Fueron dos días de deliberaciones en los que cada canciller del grupo de las veinte principales economías del mundo se expresó sobre la necesidad de llegar a un multilateralismo “flexibilizado” pero multilateralismo al fin, ante la ofensiva proteccionista de algunos gobiernos, principalmente el de Donald Trump, que forma parte del grupo y estuvo representado por su vicesecretario de Estado, John Sullivan. “Reflexionamos sobre las principales preocupaciones que se ven en el mundo, principalmente la eficiencia de los organismos multilaterales”, contó Faurie, anfitrión del evento. En ese sentido, aseguró que hubo un respaldo general a la decisión del presidente Mauricio Macri de buscar un acuerdo con el FMI y al “programa de reformas”.

En la conferencia de prensa de cierre en el anexo del Ministerio de Relaciones Exteriores lo acompañaron el canciller de Alemania, Heiko Maas, y el de Japón, Taro Kono, países integrantes de la troika del grupo.

El ministro alemán resaltó las amenazas que actualmente enfrenta el multilateralismo comercial: “muchos de los conflictos con los que tenemos que lidiar hoy en día muestran que el multilateralismo será expuesto a presiones de muchos orígenes”. “Pensamos que todos los Estados deben jugar en un marco de reglas equitativas conforme al derecho internacional y vemos cuestiones que son de particularidad inquietud”, apuntó sin hacer referencia a ningún país, pero obviamente hablando de Estados Unidos. “Por eso, voces a favor del aislamiento y de cerrar el comercio es algo que vemos con gran preocupación”, cerró Maas.


La reunión fue una de las varias preparatorias que habrá para la cumbre de presidentes que se celebrará el próximo 30 de noviembre. Dada las generalidades en las que suelen transitar estos encuentros multilaterales, lo más concreto de ayer resultó el rechazo de algunos países a las elecciones en Venezuela. En un aparte de la reunión, las cancillerías de Argentina, Chile, México, Australia, Canadá y Estados Unidos emitieron un documento en el que calificaron las elecciones como “inconstitucionales”. “Esta elección ilegítima es una clara reafirmación de la ruptura de la institucionalidad democrática” en ese país, sostuvieron.


“Declaración sobre Venezuela”, se denominó el escrito, que mostró una vez más el alineamiento de la política exterior argentina con la norteamericana. De hecho, en este caso Brasil se desmarcó, siempre reacio a hacer seguidismo de Washington. Los seis países firmantes adelantaron que desconocerían el resultado de las elecciones venezolanas dada la “falta de legitimidad” de Maduro y que la convocatoria la realizó “una ilegítima Asamblea Constituyente”. También avanzaron sobre la necesidad de aplicar sanciones económicas al gobierno chavista “procurando en ello no afectar al pueblo venezolano, que es la primera víctima de esta ruptura de la democracia venezolana”. Trump pasó a los hechos y adelantó que limitará la capacidad venezolana para comerciar activos estatales .


Los gobiernos firmantes del documento, que leyó Faurie, instaron por último “al régimen autoritario de Maduro a abandonar la indiferencia ante el sufrimiento de su pueblo, reconociendo la crisis y, ante todo, estableciendo un canal humanitario que permita, sin demoras, recibir ayuda de la comunidad internacional en alimentos y medicinas que son las necesidades cruciales de esta hora del pueblo venezolano”.


No fue la única actuación argentina en el caso. También propició la declaración del Grupo de Lima que anunció que llamará a consulta a los embajadores (ver recuadro).


 Recuadro

El Grupo de Lima

Los países que integran el Grupo de Lima, entre ellos la Argentina, decidieron convocar a sus embajadores en Venezuela como una medida de protesta por las elecciones del domingo en las que resultó reelecto Nicolás Maduro. Los gobiernos de México, Canadá, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Argentina, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía acordaron “reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela”, por lo que llamarán a consultas a sus respectivos embajadores en Caracas. Estos países señalaron que “no reconocen la legitimidad del proceso electoral” celebrado el domingo en Venezuela “por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente”. Los países también anunciaron que en junio celebrarán una reunión en Perú para tratar el tema migratorio y el “preocupante incremento en los flujos de venezolanos que se ven obligados a abandonar su país”.

Publicado enInternacional
Trump y Netanyahu incendian al Medio Oriente: EU reniega el acuerdo de Obama con Irán

Como esperado, en coordinación con las mentiras de su supremo aliado Netanyahu, Trump reniega el creativo acuerdo nuclear de Obama y su secretario de Estado John Kerry respecto a Irán del P5+1: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos (EU), Gran Bretaña (GB), Francia, China y Rusia), sumados de Alemania.

El presidente francés Macrón, después de su calurosa visita a Trump, adelantó que EU renegaría su compromiso debido a factores "domésticos" a seis meses de las cruciales elecciones intermedias.

¿Se referirá a los escándalos pornográficos y sus concomitantes líos legales en el frente interno?

Ni el experimentado ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani –encubridor artístico del montaje hollywoodense de los atentados del 11/9–, quien se sumó al desfalleciente equipo legal del presidente, no puede sofocar el incendio de su cliente y amigo.

Tampoco la visita de la canciller Ángela Merkel ni del ministro de Relaciones Exteriores de GB, el extravagante Boris Johnson, pudieron disuadir a Trump de poner en riesgo el agónico orden internacional.

Lo de menos son las falsas justificaciones basadas en mentiras de Netanyahu (https://bit.ly/2JO3CjQ) que Trump tomó al pie de la letra como pretexto y que no fueron avaladas ni por la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) ni por la Unión Europea (UE) ni por Rusia ni por China, es decir, los otros co-signatarios del acuerdo nuclear lubricado por Obama.

Desde su campaña Trump anunció que rompería el acuerdo conseguido por Obama que consideró un "desastre". Así que el montaje circense del teatral Netanyahu contra Irán ya estaba escrito en el muro.

The Guardián reveló que los "ayudantes" de Trump habían contratado a Black Cube, firma privada de espionaje de Israel, con el fin de "excavar" información que podría ser usada para desacreditar a los funcionarios de Obama quienes ayudaron a negociar el acuerdo nuclear con Irán” (https://bit.ly/2rl1f1q). ¡Clásico operativo del siniestro Mossad israelí!

Ya el ministro de Transporte y Espionaje –¡curiosa mezcla!– Israel Katz había predicho que Trump renegaría el acuerdo de Obama con Irán (https://bit.ly/2ImADXs).

Los "ayudantes" de Trump usaron las tácticas del degenerado multisexual Harvey Weinsten –el fétido cineasta israelí de Hollywood atrapado en su red de prostitución cinematográfica (https://bit.ly/2j9bf99)– para descarrilar el acuerdo nuclear con Irán, según The New Yorker (https://bit.ly/2wlqPbe).

Sobra recalcar que Obama fustigó la grave decisión de Trump cuando Irán ha cumplido a carta cabal con el acuerdo (https://bit.ly/2FW9SE4).

Más allá de las bravatas retóricas de Trump, se desprende que busca maximizar la puja para que Irán negocie sus misiles balísticos y se desvincule de sus asociados chiítas de Iraq/Siria/Líbano (donde el grupo chiíta Hezbolá obtuvo un resonante triunfo electoral)/Yemen.

Trump amenazó con el ominoso "cambio de régimen" mediante las asfixiantes sanciones económicas llevadas al "más alto nivel" cuando la teocracia chiíta persa sufre poderosos embates contra su divisa, el rial, como aduje en mis entrevistas a Telesur (https://bit.ly/2rvIU0z) e HispanTV (https://bit.ly/2rpMBFc).

Trump adelantó una semana su anuncio esperado contra Irán, para aprovecharse del "hueco cronológico" de aquí hasta el fin del mundial de futbol en Rusia (15 de julio).

El zar Vlady Putin acaba de iniciar su cuarto mandato presidencial y nombró de nuevo a Medvedev como primer ministro, del ala negociadora con Occidente, lo que delata su voluntad de buscar un arreglo.

Tampoco pasa desapercibido que en estos días el zar recibirá al primer ministro Netanyahu en el Kremlin.

En una clásica jugada de apostador de casinos, a los que es adicto Trump, después de haber exhibido su "garrote" económico contra Irán, promovió lo valioso de la "zanahoria" de su próximo acuerdo con Norcorea –que deberá tomar nota de la falta de confianza de la(s) firma(s) de EU.

Irán ganó las guerras de Irak y Siria en contra del espantapájaros de los yihadistas islámicos del Daesh, apuntalados por la dupla de EU e Israel y sus aliados en la región, lo cual obligó a Trump y Netanyahu a maximizar su puja militar.

En espera de la decisión unilateral de Trump, Irán se abstuvo de tomar represalias contra Israel que bombardeó varios de sus puestos militares en Siria y cobraron la vida de decenas de iraníes.

Después de las amenazas truculentas de Trump, que alientan a la revuelta interna en Irán y al "cambio de régimen", Israel lanzó misiles contra Damasco.

En EU, el Partido Demócrata criticó la grave decisión aventurera de Trump. Hace poco John Kerry –quien pronosticó que Trump no duraría más de dos años en el poder– visitó al canciller iraní Javad Zarif para persuadirlo de no renegar del acuerdo.

El presidente Rouhani declaró en forma sagaz que Irán no se saldría del acuerdo hasta consultar con los otros firmantes europeos y que congelaría su decisión por "unas semanas".

La UE, en su totalidad, y GB/Francia/Alemania en forma individual, han lamentado la decisión unilateral de Trump que pone en riesgo el Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares que, por cierto, Israel no firma, pese a poseer un máximo de 400 bombas atómicas clandestinas, y se da el lujo de no aceptar la inspección de la OIEA, lo cual ha respetado al pie de la letra Irán.

En medio del caos global en varios frentes, la dupla Trump/Netanyahu prácticamente aniquila lo que queda del orden internacional en vías de extinción y juega con el fuego nuclear con el fin de obtener el máximo de beneficios bajo el chantaje de la desestabilización regional al borde del precipicio.

Sea lo que fuere, Trump, azuzado por Netanyahu –quien busca una guerra de Washington contra Irán hasta el último soldado "estadunidense"–, rompe con un acuerdo avalado por los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, lo cual deja a la deriva el mínimo del "fractal" que subsiste del orden internacional en medio del caos global.

Más allá del "hueco cronológico" de aquí a finales del mundial de futbol en Rusia, el incendio provocado por la dupla piromaniáca Trump/Netanyahu, si es que no consiguen en este breve lapso de dos meses el impensable colapso del "cambio de régimen" en la antigua Persia, será apagado por los bomberos de Rusia, China y de quienes, de las tres potencias europeas (GB/Francia/Alemania) deseen quitarse los grilletes del chantaje conjunto de Trump y Netanyahu.

A mi juicio será difícil doblegar a Irán que, pese a las asfixiantes sanciones desde 1979 se encuentra en el lugar 19 de la economía global, según la CIA (https://bit.ly/2woSGr3).

Más allá del alza del petróleo, en un escenario más realista de "asentamientos post-sísmicos", el peor error de Trump y Netanyahu es haber arrojado a Irán –país que nunca ha sido esclavizado, potencia gasera a carta cabal con una población juvenil muy educada y sofisticada, y ahora eslabón super-estratégico de la Ruta de la Seda china– a los brazos del RIC (Rusia,China e India).

Una realidad infranqueable es que los decadentes Trump y Netanyahu no pueden imponer solos su "nuevo orden global".

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Estados Unidos prohíbe las transacciones con la criptomoneda venezolana

La restricción afecta a ciudadanos norteamericanos y llega un mes después del nacimiento de la divisa virtual petro

Estados Unidos limitó este lunes el intento de Venezuela de utilizar su nueva y enigmática criptomoneda para esquivar las asfixiantes sanciones internacionales. El presidente Donald Trump firmó un decreto que prohíbe a ciudadanos estadounidenses o que vivan en EE UU efectuar transacciones con cualquier divisa virtual creada por el Gobierno de Nicolás Maduro desde el pasado 9 de enero. En paralelo, el Departamento del Tesoro incorporó a cuatro altos cargos venezolanos, en activo o retirados, a su listado de sancionados por mala gestión económica y corrupción.


Maduro anunció hace un mes la entrada en funcionamiento de la criptomoneda petro, lo que fue recibido con escepticismo por los expertos dada la hiperinflación y el declive monetario venezolano sumado a su bloqueo internacional. En la antesala de su primer día en funcionamiento, Maduro aseguró el pasado 20 de febrero que la criptomoneda había conseguido financiación por valor de 735 millones de dólares. El presidente venezolano dijo que la moneda virtual estaría garantizada por las reservas de petróleo, oro y diamantes, que su precio quedaría relacionado con el del petróleo y que el petro estaría disponible en casas de intercambio electrónico de todo el mundo.


La nueva restricción de EE UU, sin embargo, acaba con esa última posibilidad. A partir de este lunes, ninguna persona estadounidense podrá llevar a cabo “transacciones, provisiones para financiar o cualquier otro acuerdo” con cualquier divisa virtual emitida por o en nombre del Gobierno venezolano. Buena parte de las transacciones financieras internacionales pasan en algún momento por el sistema estadounidense y Washington ha redoblado en los últimos meses su abanico de sanciones a Caracas.


“Maduro diezmó la economía venezolana y propició una crisis humanitaria. En vez de corregir el rumbo para evitar una catástrofe mayor, el régimen de Maduro está tratando de eludir sanciones mediante la moneda virtual petro”, declaró el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, en un comunicado. “Urgimos a Maduro a distribuir ayuda humanitaria y dejar de bloquear la necesitada asistencia humanitaria a la gente de Venezuela, y llamamos de nuevo a los militares venezolanos a respetar la Constitución”, agregó Mnuchin, que este lunes abordó la crisis venezolana en la cumbre de ministros de Finanzas del G20, que se celebra en Buenos Aires.
En una conferencia telefónica con periodistas, un alto funcionario estadounidense describió la criptomoneda venezolana como un “intento desesperado del régimen corrupto” de Maduro y advirtió de que invertir en el petro supone “apoyar una dictadura”. También minimizó el impacto de la restricción sobre el pueblo venezolano porque dijo que es “muy improbable” que puedan utilizar la divisa virtual.


Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, en enero de 2017, Washington ha endurecido sus sanciones contra altos cargos del chavismo por la deriva autoritaria de Caracas y presuntos vínculos con el narcotráfico. El Gobierno de Trump, según subrayó la citada fuente, sigue considerando la posibilidad de imponer un embargo petrolero al país caribeño, pero quiere garantizarse de que no propiciaría efectos negativos para el pueblo venezolano y las economías regionales y estadounidenses.
Los penalizados por Washington, incluido el vicepresidente Tareck El Aissami, tienen sus activos financieros bloqueados en EE UU, están vetados de llevar a cabo transacciones con entidades estadounidenses y tampoco pueden viajar a ese país.


Ese mismo castigo es el que reciben desde este lunes los nuevos cuatro sancionados a los que se acusa de corrupción y mala gestión económica. Son Américo Alex Mata García, director suplente de la Junta Directiva del Banco Nacional de Hábitat y Vivienda y que, como coordinador de la campaña electoral de Maduro en 2013, ha sido señalado por presuntamente recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.


Los otros tres penalizados son Willian Antonio Contreras, jefe del órgano responsable de imponer controles de precios en Venezuela; Nelson Reinaldo Lepaje Salazar, jefe de la Oficina del Tesoro Nacional de Venezuela, y Carlos Alberto Rotondaro Cova, expresidente de la Junta Directiva del Instituto Venezolano de Seguridad Social.

 

Washington 19 MAR 2018 - 16:57 COT

Publicado enInternacional
Domingo, 17 Diciembre 2017 08:40

Cuba: necesidades urgentes

Cuba: necesidades urgentes

 

 

Por supuesto, la primera es eliminar el bloqueo estadunidense que ya le costó a Cuba casi 150 mil millones de dólares y obtener la indemnización correspondiente, pero eso con el neonazi Trump por el momento es imposible. La segunda es una ayuda económica inmediata e importante para restañar las heridas causada por el huracán Irma que inundó y deshizo los servicios en toda la isla y eso es también muy difícil pues los países imperialistas son, por definición, nacionalistas e insensibles ante los sufrimientos de los pueblos y quienes deberían ser los primeros en la solidaridad, como Brasil y Argentina, tienen gobiernos de derecha y agentes de Washington mientras Venezuela, que sigue sosteniendo la economía cubana y la de otros países de la región, tiene graves problemas económicos que le impiden ser aún más generosa.

Vienen después, como prioridades elementales e inmediatas, la autosuficiencia alimentaria, la reducción del desempleo oculto, el aumento urgente de los ingresos y del poder adquisitivo de los trabajadores, la satisfacción de la necesidad de vivienda digna y con servicios modernos y una plena libertad cultural.

Todo eso es imposible sin democracia, sin plena participación creativa del pueblo al nivel de la definición de las necesidades y las prioridades y de la distribución de los recursos disponibles. Eso implica la eliminación del paternalismo y del decisionismo vertical del Partido-Estado y, en consecuencia, la reducción de la burocracia al nivel estrictamente necesario desde el punto de vista técnico (para los servicios, la protección civil, la defensa nacional y un aparato estatal ágil y, por lo tanto, sólido y eficaz). La eliminación del paternalismo requiere voluntad y capacidad políticas; la del verticalismo exigirá más tiempo porque habrá que desaprender lo que impusieron los mal llamados países socialistas y aprender, en cambio, a formar gente en una economía autogestionaria.

El Partido Comunista debe conquistar la libertad y la democracia en su vida interna y reconocer el derecho a disentir y debe controlar al Estado y marchar separado de éste. No puede ser un mero apéndice del capitalismo de Estado; por el contrario, debe ser promotor de la solidaridad, de la lucha por la igualdad y de la democracia –entendida como gobierno del pueblo y no como delegación de derechos políticos–, todo lo cual es indispensable para empezar a construir el socialismo.

La juventud cubana actual es inteligente y está más preparada que en 1959. Pero –salvo en pequeños sectores aislados y hostilizados– no tiene objetivos ni ideal, no está motivada, está políticamente desmovilizada, no se siente responsable de su vida y su futuro, no discute, no critica ni propone ni reclama como hacían los jóvenes que se alzaron contra Batista.

Esto no se debe sólo al consenso que la inmensa mayoría del pueblo brinda a la defensa de Cuba frente al imperialismo. Se debe también a que la palabra socialismo no les dice nada a jóvenes nacidos en la crisis y a quienes les dijeron que eran socialistas los países controlados por una burocracia contrarrevolucionaria que, como la de la Unión Soviética, desconfiaba de Fidel Castro y del Che y reconoció la revolución cubana recién dos años después de su triunfo y además ven que, en Cuba misma, se les presentan como socialistas medidas y hasta políticas que ni siquiera son democráticas.

Para que los jóvenes sean políticamente activos hay que presentarles objetivos y metas generosos, es indispensable un clima de libertad para escoger trabajo, líneas de estudio e investigación, caminos artísticos y hay que decirles, antes que nada, la verdad.

¿Cómo pueden confiar en una prensa que no estudia los problemas, no señala contradicciones ni critica, no hace trabajo cultural ni analiza los problemas políticos nacionales e internacionales y sólo sirve para publicar comunicados oficiales e informar sobre visitas de gobernantes que, muchas veces, son impresentables (como lo era Mugabe o lo es Obiang, para dar sólo dos ejemplos)?

Granma, por ejemplo, entrevistó a Salinas de Gortari, presidente de México gracias a un fraude masivo, para preguntarle qué pensaba sobre el levantamiento zapatista en 1994 lo cual equivale a preguntarles a los nazis qué pensaban sobre la resistencia en los territorios europeos ocupados. Recientemente el Comité Central del PCC cubano acaba de liberar de su cargo por sus errores a Pelayo Tierry Cuervo, director de Granma, sin decir qué nuevo puesto va a tener ni cuáles son esos errores. Por supuesto, el CC tiene el derecho de elegir quién dirige su órgano, que es el diario principal del país, pero no debería considerar que los lectores de Granma son analfabetas o deficientes mentales a los que no vale la pena informar ni debería tampoco afectar la dignidad de un despedido por errores que no se especifican y que permiten cualquier sospecha.

Por el contrario, para educar a los jóvenes hay que ventilar los errores y decir la verdad, que es siempre revolucionaria, y a las eventuales críticas se debe responder con argumentos, no con medidas punitivas. Los jóvenes sólo aprenderán a ser socialistas –o sea, a buscar siempre la verdad a cualquier costo– analizando los errores propios pero también los ajenos.

¿Cómo identificar los problemas y solucionarlos sin la participación popular en su detección y en el esfuerzo creativo para suprimirlos? ¿Cómo desencadenar compromiso y entusiasmo sin dar rienda libre al pensamiento crítico? ¿Por ejemplo, por qué impedir burocráticamente una serie de profesiones y oficios en vez de hacer una lista de unos pocos campos reservados al Estado y de orientar hacia algunos de ellos ofreciendo beneficios? ¿Cómo frenar la inevitable influencia negativa del turismo y de las inversiones extranjeras y del ejemplo consumista si el partido estimula la burocratización y no da un ejemplo permanente de ética, de austeridad, de respeto por la verdad?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Publicado enInternacional
¿Qué es “El Petro”, la nueva criptomoneda de Venezuela?

El presidente Nicolás Maduro anunció la creación de una criptomoneda venezolana (El Petro), respaldada en las reservas de petróleo, gas, oro y diamantes del país, y de un Observatorio Venezolano de Blockchain para otorgarle base jurídica e institucional a la moneda digital. ¿De qué se trata esta iniciativa financiera que cada vez gana más espacio en el mundo de las finanzas?


¿Qué es una criptomoneda?


Una criptomoneda o divisa digital es básicamente un medio de intercambio electrónico. Contrario a las monedas emitidas por los Bancos Centrales del mundo (dólares, euros, etc.), la particularidad de las criptomonedas consiste en que su “producción” depende de contingentes de personas naturales o jurídicas no sujetas a regulación o intermediación de las instituciones financieras globales (dirigidas por EEUU) y estatales.


Ese proceso de producción se conoce como “minado”, en el cual redes de personas o grupos (llamados mineros), dotados de procesadores de alta potencia compiten en Internet para obtener la recompensa (bitcoin u otra criptomoneda), mediante la resolución de problemas matemáticos complejos probando números al azar con alta velocidad.
Así como si se tratara de un casino, quien logre dar con la respuesta primero recibe la criptomoneda y se distribuye entre los mineros ganadores.


Desde su popularización en el año 2009 con el famoso sistema Bitcoin, el uso global de las criptomonedas y sobre todo su precio han aumentado exponencialmente, expresando no sólo la alta demanda para su adquisición sino también las facilidades, bajos costos en transacciones y la seguridad que ofrecen, ya que pueden ser monitoreadas por quienes integran la red y no están sujetas a intermediaciones de la banca internacional.


El crecimiento ha sido tal que bancos globales como Goldman Sachs y BlackRock ya ofrecen servicios de gestoría para fondos de cobertura que están invirtiendo agresivamente en criptomonedas.


Aunque en sus inicios fue diseñado como un medio de pago digital, las criptomonedas han migrado progresivamente a moneda de reserva, resguardo de activos financieros o sencillamente un instrumento de inversión. El valor de una criptomoneda depende de su demanda y tiene como referencia a las divisas de mayor influencia global como el euro, el dólar y el yuan.


¿Y el Blockchain?


Según el famoso portal Investopedia, los Blockchain (cadenas o bloques de pago, en español) es un libro digital que de forma descentralizada y pública contabiliza todas las transacciones de criptomonedas, a cada nodo (servidor conectado a esta red) se le permite descargar una copia de cada transacción. Este sistema opera fuera de las instituciones clásicas del sistema financiero internacional.


Es básicamente un sistema de contabilidad que a modo de bloques genera un registro permanente, garantizando según la opinión de sus pioneros un mecanismo fiable, seguro y no regulado por una autoridad central para verificar las transacciones realizadas en criptomonedas.


El falso debate en torno a las criptomonedas.


El crecimiento de las criptomonedas –el bitcoin superó la barrera de los 11 mil dólares por unidad hace pocas horas– ha comenzado a generar preocupación en los amos de la economía mundial, ese selecto club formado por instituciones financieras multilaterales, grandes bancos centrales y bancos privados de gran peso.


A la advertencia del Banco de Pagos Internacionales (BIS) sobre el papel nocivo del bitcoin, institución financiera que controla casi todas las transacciones a nivel mundial y que ha sido vinculado con la poderosa familia Rothschild, se sumó el alerta de la Reserva Federal de EEUU sobre “el peligro” que representaba para el sistema financiero internacional el uso de criptomonedas.


Otros grandes bancos como JP Morgan o UBS han mostrado su abierto rechazo a la inversión en monedas digitales.


Las preocupaciones de estos actores financieros se basan en que el sistema de transacciones en criptomonedas favorece el anonimato y, por ende, operaciones criminales relacionadas con el narcotráfico y el comercio ilegal de armas. Los grandes privados de EEUU han fungido como lavadora para el narco global y para grupos paramilitares como el llamado Estado Islámico o el Cartel de Los Zetas, por lo que esas “preocupaciones” reflejan más bien la competencia abierta que existe con las criptomonedas en ascenso.
El debate en torno a la utilización del bitcoin en operaciones criminales es totalmente falaz, puesto que el problema no es el medio que utilicen para su financiamiento, sino la existencia de estas organizaciones en sí, históricamente apoyadas por EEUU y la OTAN.


Sobre el valor y respaldo de la moneda digital también es importante precisar que el dólar no tiene otro respaldo que el de la “confianza” (un factor psicológico, no material) desde que la administración Nixon rompiera con la convertibilidad dólar/oro.


Las criptomonedas en Venezuela


Producto de las distorsiones creadas por Dólar Today en el mercado cambiario venezolano, las actividades de minado de criptomoneda han venido creciendo. Una organización involucrada en este negocio, Dash Caracas, indicó que en el mes de septiembre se realizaron transacciones en criptomonedas por el orden de los 40 mil millones de bolívares.
Dado los bajos costos de la electricidad en Venezuela y el aumento diario del dólar en el mercado paralelo, el minado se ha vuelto rentable y atractivo como mecanismo de ahorro y acceso a divisas. Un reportaje publicado recientemente por la BBC sobre el tema, refirió que “los mineros en Venezuela son generalmente jóvenes emprendedores, en su mayoría del sexo masculino, familiarizados con el mundo de las tecnologías y miembros de clase media o pudientes”.


Aunque el gasto en electricidad es bajo, la inversión en equipos necesarios para la minería son importados y cuantiosos en dólares. El reportaje afirma que “los mineros son responsables del agravamiento del servicio eléctrico”, debido al alto consumo eléctrico que requiere esta actividad.


El Observatorio Venezolano de Blockchain y “El Petro” en sí podrían perfilarse como un mecanismo para regular e intervenir sobre esta actividad en Venezuela, incluso públicamente Surbitcoin (líder en referencias de precios y transacciones de criptomoneda) ha dicho que su principal socio bancario es Banesco. Sin embargo, en un contexto de globalización financiera cada vez más acelerada, donde los Estados-nación van perdiendo su capacidad de control interno, es altamente complicada (no solo para Venezuela) la regulación de la minería de criptomoneda en su totalidad.


El caso de China, un Estado que lejos de considerarse débil, es ilustrativo: en el gigante asiático se tranzan el 80% de los bitcoin del mundo.


Venezuela y Rusia a las criptomonedas: ¿una maniobra geopolítica contra las sanciones de EEUU?


Contrario al catecismo imperante sobre las criptomonedas, Venezuela y Rusia, con solo dos meses de diferencia, han anunciado la creación de monedas digitales nacionales para agilizar su comercio internacional. En el caso de Rusia la moneda tendrá el nombre de criptorublo, no podrá ser minada y su tasa de cambio será determinado por el Banco Central de Rusia.


En ningún momento esa decisión conlleva a la legalización del mercado de bitcoin en Rusia, así que el planteamiento inicial es aprovechar sus ventajas de forma controlada. Algo similar podría estar planificando el Estado venezolano.


Venezuela y Rusia comparten el estatus de países sancionados por EEUU, instrumentos que en su aplicación han limitado a ambos países aliados acceder al mercado financiero y la utilización del sistema financiero ligado al dólar para transacciones y proyectos de inversión.


EEUU baraja la posibilidad, según Bloomberg, de aplicar sanciones contra la deuda rusa (al estilo aplicado contra Venezuela), por lo que el gobierno de Putin encuentra en la creación de una criptomoneda nacional una respuesta inmediata para proteger se deuda y su conectividad financiera en el mundo.


El año 2017 ha sido clave en la transición hacia un sistema financiero emergente distanciado del dólar, donde Rusia y China han tomado protagonismo en la construcción de una arquitectura de pagos, inversión e intercambio comercial a nivel regional en sus propias monedas nacionales, factores novedosos que no necesariamente rivalizan con la criptomoneda. En el marco de esa ofensiva, para lo que respecta a Latinoamérica, Venezuela tiene un papel de vanguardia en esa proyección geoeconómica que desafía la médula espinal del poder político de EEUU a nivel global: la dependencia del dólar.


Entre las razones que alude Rusia para lanzar su propia criptomoneda nacional es que su principal pivote geoeconómico, la Comunidad Económica Euroasiática, uno de los polos comerciales más dinámicos del mundo multipolar en ascenso, está por incluir este formato de pagos para sus intercambios comerciales.


Rusia sin lugar a dudas ve los beneficios -de forma cautelosa y sobre la marcha de los acontecimientos- geopolíticos de utilizar un sistema de pagos que no depende del dólar (más allá de que sea utilizada como referencia) y que permite sortear las alcabalas financieras impuestas por las sanciones.


Por su parte Venezuela sufre un voraz bloqueo financiero, económico y petrolero, que más allá de limitar su acceso a los mercados de deuda, ha llegado al extremo de bloquear sus transacciones más elementales para el pago de deuda externa y para la importación de medicamentos y alimentos en un momento donde la población más lo requiere. Se abre la posibilidad con el uso de criptomoneda que Venezuela y Rusia agilicen sus niveles de cooperación y financiamiento, encontrando una ruta común para aumentar el financiamiento en el campo energético, un área crítica para la sostenibilidad económica del país en el mediano plazo.


El anuncio del presidente Maduro no debe verse de forma aislada, sino como parte de una estrategia financiera que busca mecanismos alternativos para hacerle a un bypass a las limitaciones de la banca estadounidense para realizar pagos e importar insumos vitales para la vida de la población. La criptomoneda ofrece una alternativa para esta coyuntura, ya que podría funcionar como mecanismo de financiamiento en divisas y pago por fuera de la banca estadounidense.


Como parte de esa estrategia, PDVSA hace pocos meses comenzó a cotizar el crudo venezolano en yuanes y se dio la orden de que los pagos e importaciones fueran migrando progresivamente a bancos europeos y asiáticos, con el fin de sortear el bloqueo financiero de EEUU. La criptomoneda venezolana, según las palabras de Maduro, sería una especie de nuevo vértice en el marco de esa transición fuera del dólar.
Es una medida política.


Algunas conclusiones en proceso.


Ya dependerá del Gobierno en el tiempo la cantidad de criptomoneda a emitir, sus condiciones, y determinar en qué cantidades de onzas de oro, barriles de petróleo, BTU de gas o kilates de diamantes para determinar su valor, así como su inserción en el mapa de pagos de criptomonedas a nivel mundial. También cómo una vez colocado en marcha se relacionará con el mercado del dólar paralelo en función del valor de El Petro, y si podrá incidir a la baja en el marcador que día a día impulsa la inflación en Venezuela por razones políticas.


Un artículo de Bloomberg escrito por Leonid Bershidsky sobre el anuncio del presidente Nicolás Maduro resalta con enfado que una criptomoneda venezolana podría saltarse las sanciones financieras de EEUU, con la posibilidad de emitir deuda y ofrecer cierto grado de anonimato en su sistema Blockchain centralizado, protegiendo a los acreedores de ser sancionados y lograr el necesario acceso a divisas. Las criptomonedas pueden ser utilizadas como herramientas por países sancionados, puesto que no están sujetas a control o intermediación de las instituciones financieras de EEUU y Europa.


El tratamiento en torno a las criptomonedas no debe partir de un análisis moral. ¿Son buenas o malas? Depende de su uso y efectividad de acuerdo a la estrategia. ¿Nos hace vulnerables a fondos buitre y especuladores financieros? Esa exposición ocurre con todas las divisas, no es algo particular de las criptomonedas. Contra Venezuela actúan fondos buitre sin haber utilizado nunca ese mecanismo. ¿Pueden ser utilizadas para negocios ilegales? El dólar y la banca estadounidense han sido utilizados como mecanismos de lavado por parte de grupos terroristas y narcotraficantes, sin embargo el temor son las criptomonedas en ascenso.


El tema de las criptomonedas en Venezuela dará mucho de qué hablar, y si algo quedó claro en 2017 es que la confianza en Maduro es clave para ganar las batallas que nos quedan, y que son bastantes.
(Tomado de Misión Verdad)

Publicado enEconomía
Maduro enfrentará el bloqueo de EU con el petro, nueva moneda virtual

 

Caracas.

 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció este domingo la creación del petro, una moneda virtual respaldada por la riqueza petrolera del país sudamericano para enfrentar el bloqueo financiero de Estados Unidos impuesto en agosto.

“Quiero anunciar que Venezuela va a implementar un nuevo sistema de criptomoneda a partir de las reservas petroleras. Vamos a crear el petro para avanzar en materia de soberanía monetaria, para hacer transacciones financieras, para vencer el bloqueo”, anunció Maduro en su programa dominical de televisión.

Venezuela incursionará en el mercado de las monedas virtuales con el petro, ante la devaluación de 95.5 por ciento del bolívar (su moneda), y sus graves problemas de liquidez provocados por la crisis política y económica que atraviesa el país petrolero, aunado al bloqueo multinacional que le cerró el acceso a los mercados financieros internacionales, hecho que le impide mitigar su déficit fiscal, estimado en unos 12 mil millones de dólares para 2018.

Las sanciones internacionales contra Caracas también complicaron sus operaciones de comercio exterior y los planes de Maduro para renegociar la deuda externa soberana de Venezuela, de unos 150 mil millones de dólares y de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la inflación en Venezuela superará 2 mil 300 por ciento en 2018.

Ante esta crisis, el petro estará vinculado a la riqueza gasífera y a las existencias de oro y diamantes, además del petróleo, del cual Venezuela posee las mayores reservas del mundo, indicó Maduro.

Esto nos va a permitir avanzar hacia nuevas formas de financiamiento internacional para el desarrollo económico y social, subrayó el mandatario, quien revisará todos los contratos de petróleo y cargos directivos en medio de la purga en la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) tras los escándalos de corrupción que llevaron a la cárcel a un ex presidente de la firma estatal y a un ex ministro de Petróleo: Nelson Martínez y Eulogio Del Pino, respectivamente.

Maduro también anunció la creación del observatorio del blockchain, que es la plataforma más segura de software para para comprar y vender monedas virtuales.

Lo anterior, en momentos en que el país y PDVSA fueron declarados en default parcial por un grupo de acreedores y agencias calificadoras por pagos atrasados de capital e intereses de bonos por 90 mil millones de dólares.

El tema de las monedas virtuales no es nuevo para Venezuela, considerado por especialistas como un paraíso para producir la principal moneda virtual, el bitcoin (11 mil 300 dólares por unidad) por los ínfimos costos de la energía.

Los analistas estiman que decenas de miles de personas realizan esta actividad en el país para protegerse de la inflación, pues pueden cambiar sus ganancias por dólares o más bitcoins.

 

 

Publicado enEconomía
Maduro denuncia el "secuestro" de recursos para importar alimentos y medicinas

El presidente Nicolás Maduro denunció este jueves que la proveedora de servicios financieros Euroclear tiene congelados mil 650 millones de dólares de Venezuela, a raíz de las sanciones de Estados Unidos.

Según el mandatario, que tildó el caso de "secuestro", se trata de 450 millones de dólares líquidos y de mil 200 millones en títulos para importar alimentos y medicinas, de gran escasez en el país.

Los 450 millones "nos los congelaron desde hace seis semanas en Euroclear. ¡Cese al secuestro de dinero venezolano en el exterior!", exigió Maduro durante un acto en el que celebró su cumpleaños 55.

"Tenemos, además, mil 200 millones en bonos emitidos por la República, aceptados por agentes económicos para vendernos medicinas y alimentos, y nos los tienen secuestrados", agregó.

Euroclear es un gigante de servicios financieros, incluida la custodia de valores, con sede central en Bruselas y clientes en unos 90 países.

Maduro vinculó esta cuestión con las sanciones impuestas el 25 de agosto pasado por Estados Unidos, que prohíbe a los ciudadanos de ese país negociar nueva deuda emitida por el gobierno venezolano y la empresa petrolera Petróleos de Venezuela (PDVSA).

"Es la guerra económica que nos tiene el gobierno imperialista de Estados Unidos, que persigue el dinero que tenemos por el mundo", sostuvo.

Una fuente que pidió el anonimato confirmó a la agencia Afp que el Banco Central de Venezuela tenía "paradas sus operaciones por Euroclear".

Según esta versión, debido a las sanciones de Washington, Caracas debe cumplir ahora con nuevos requisitos de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos, que dificultan los giros.

Euroclear "no puede poner en riesgo su mercado en Estados Unidos", señaló la fuente.

Venezuela y PDVSA, que aporta 96 por ciento de las divisas del país, fueron calificadas en default parcial por un grupo de acreedores y las calificadoras de riesgo Standard & Poor’s y Fitch, por pagos con retraso de intereses y capital de sus títulos de deuda.

Ahogada por sus problemas de flujo de caja, Venezuela sufre además una creciente inflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta en más de 2 mil 300 por ciento para 2018.

En tanto, Óscar Pérez, el policía buscado por "terrorismo" en Venezuela tras atacar las sedes de la Corte Suprema y el Ministerio del Interior desde un helicóptero el pasado 27 de junio, reapareció en un video que circuló el pasado miércoles en redes sociales.

En el video Pérez guarda silencio mientras un individuo con el rostro descubierto lee a su lado una proclama en la que llama a "todos los venezolanos" a protestas callejeras contra el gobierno de Maduro.

En otro orden, Washington solicitó el jueves al gobierno de Maduro acceso a los ejecutivos venezolanos-estadunidenses de la refinería Citgo que fueron detenidos en Caracas esta semana, informó un funcionario del Departamento de Estado.

Cinco de los seis ejecutivos de Citgo arrestados por acusaciones de corrupción son ciudadanos de Estados Unidos, aseguró el miércoles una fuente cercana al caso. Los seis detenidos están en la sede de contrainteligencia militar venezolana, indicó el fiscal general en un comunicado difundido este jueves.

Publicado enInternacional