AbueliCIA, ¿para qué esos ojos y esas orejas tan grandes?

Fiel a su filosofía, recordada en comunicación dirigida el 6 de marzo a la Red de intelectuales, artistas y movimientos sociales por la humanidad reunida en Caracas, Julian Assange, cabeza visible de Wikileaks, defendía que las filtraciones que logra este proyecto de conocimiento libre es para que “[...] la sociedad de todo el mundo abra los ojos, y con datos irrefutables en la mano, confronte a los poderosos”. Su última revelación, “la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia”, así lo confirma.

 

Espías espiados, y filtrados. Wikileaks inició el pasado 7 de marzo la publicación de miles de documentos –“la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia”–, que evidencian las múltiples y avanzadas técnicas de espionaje desarrolladas por la CIA, bajo el gobierno de Obama, alguna de ellas en asocio con las agencias de inteligencia de países aliados. Técnicas de escucha, seguimiento y muerte de todo aquel o aquello que sea valorado como un objetivo prioritario, las que evidencian una vez más que el derecho humano a la privacidad es cosa del pasado y que los poderosos de cualquier rincón del mundo pueden actuar cuando quieran contra toda aquella persona o grupo social que identifiquen como enemigo.

 

La información difundida da cuenta de un programa encubierto de ‘hacking’ (ataque cibernético) de la CIA. Esta primera entrega, denominada “Year Zero” (Año Cero), está integrado por 8.761 documentos y 943 adjuntos entregados por “una red aislada y de alta seguridad situada en el Centro de Cibernética de la CIA en Langley, Virginia” y es parte de siete entregas que realizará el importante portal de filtraciones, denominado ‘Bóveda 7’. Los diversos documentos dados a conocer tienen fechas que van entre 2013-2016.

 

La información filtrada por Wikileaks da cuenta de un conjunto de instructivos, escritos en clave informática, con programas de virus, malware, troyanos, software malicioso, sistemas de control remoto, para pinchar con la última tecnología todo tipo de teléfonos, computadoras, televisores inteligentes, incluso comunicaciones justo antes y después de ser encriptadas en smarthones de iPhone (de Apple) y Android (de Google, bajo cuyo sistema funciona el 85% de los teléfonos inteligentes del mundo) por personas que creían que sus comunicaciones estaban a salvo por el hecho mismo de estar encriptadas, lo mismo que los usuarios de Whatsapp y Signal. También están bajo su control Telegram, Weibo, Confide, y Microsoft, Samsung/HTC/Sony. Aquí, como en el cuento, los ojos y oídos de la abueliCIA tienen claros propósitos.
Los programas de espionaje fueron gestados por el Engineering Development Group (Grupo de Desarrollo de Ingeniería) de la Central de Inteligencia estadounidense, una sección de la CIA integrada por 5.000 piratas informáticos, toda una NSA a su interior.

 

Según Wikileaks, “las armas cibernéticas, una vez desarrolladas, son muy difíciles de controlar” pues “las mismas personas que las desarrollan y las utilizan tienen las habilidades para hacer copias sin dejar huellas”. Un comercio ilegal de estos productos, valorados en miles de millones de dólares circula por todo el mundo. Estamos ante una nuevo cuerpo de las fuerzas armadas ­­–muy seguramente adscrito a la sección de inteligencia–, el cual se suma a la infantería, artillería, aviación y la naval.

 

Potencial disciplinador. Los asesinatos que comete esta, como otras agencias de inteligencia de los Estados Unidos por todo el mundo –así como diversidad de Estados en su afán por evitar el ascenso de sectores sociales alternativos–, son facilitados por procesos de chequeo, seguimiento y control a través de teléfonos infectados que envían a quien espía la geolocalización del usuario, sus comunicaciones de audio y textos, y también activan cámara y el micrófono del aparato. Incluso estando apagados este tipo de dispositivos recogen las conversaciones, las cuales retransmiten a un servidor de la agencia de espionaje. La única manera de evitar que esto ocurra es extrayendo la pila del teléfono, o dejándolo lejos de donde se mantiene el diálogo. Lo mismo con TVs de última generación, los cuales están bajo control de una herramienta de ciberespionaje conocida como Weeping Angel (Ángel llorón), programa desarrollado en cooperación con la inteligencia británica.

 

Manos limpias. Para borrar las huellas de sus operativos, la CIA utiliza mal-ware para ayudar a los investigadores en las escenas de un crimen y, así, eliminar cualquier huella digital de la Agencia, del gobierno de los Estados Unidos, de sus empresas afiliadas y/o de los gobiernos aliados.

 

En sistemas operativos, entre otros, están infectados Windows, MacOS, Linux y Solaris. En este caso, los malwares pueden estar en dispositivos USB, CD, DVD, dispuestos en áreas cubiertas en los discos o en sistemas para ocultar datos de imágenes. Además realizan ataques contra las redes de Internet y sus servidores a través de la Newtwork Devices Branch (Red del Sistema de Dispositivos) de la CIA. Los distintos antivirus comerciales también están bajo su control.

 

Todo este conjunto de acciones las puede desplegar la CIA, y otras agencias de inteligencia porque identificaron todas las vulnerabilidades que tienen los distintos software con que operan las máquinas y artefactos aquí relacionados, realidad desconocida por los usuarios, los cuales en su mayoría no son expertos en informática.

 

La filtración de esta información por parte de Wikileaks le facilita a las multinacionales de la comunicación y el software la identificación de las vulnerabilidades que tienen sus productos, con lo cual deberían proceder a remediarlos y así evitar que los procesos de espionaje y control social prosiga sin dificultad alguna.

 

La información dada a conocer devela, de igual manera y en su real dimensión, los niveles de control a los cuales están expuestos todos los grupos sociales, en especial los disidentes o críticos, control que facilita el ascenso de todo tipo de autoritarismo y fortalecimiento de aparatos militares enemigos de los procesos sociales alternativos, así como de chequeo de las empresas que le puedan competir a las multinacionales gringas –caso Odebrecht–, o de los distintos sectores de poder que para el caso de América Latina, África e incluso Europa les abren carpetas, recopilan información de todos y cada uno de los líderes y cuando requieren chantajearlo, removerlo o eliminarlo proceden sin dificultad mayor. Proceso siempre presente en las coyunturas electorales, o recientemente en casos como Brasil y otros similares.

 

A su vez, las filtraciones recuerdan el papel de la información y de los periodistas: develar los despropósitos del poder, poner al tanto a las sociedades sobre todo tipo de maniobras espurias sucedidas al interior de los gobiernos que las dirigen, motivar la acción colectiva en pro de sociedades desarrolladas en justicia e igualdad. Todo lo cual queda en entredicho cuando la información hoy en ejercicio, que es en tiempo real, toma forma a través de los aparatos pinchados por la CIA y otras agencias de inteligencia. Luchar contra este espionaje y control social es, a su vez, luchar por el derecho al acceso a una información veraz, en la cual los periodistas no estés expuestos a las maniobras del poder para silenciarlos.

 

Estas revelaciones ponen de presente, asimismo, que las mismas sociedades espiadas están en el deber de abrir un debate sobre ciencia y tecnología, sobre la sin razón de que el software sea privativo y la urgencia de que el mismo vuelva a ser abierto, como lo fue en su origen. Un debate público que debe extenderse al derecho y la forma como realmente podemos garantizar la privacidad y la libertad; debate que debe extenderse a la misma necesidad de que en todos los centros de educación se enseñe, desde el primer año escolar, todo lo concerniente a los bienes comunes y, en este caso, a comprender qué es y cómo funciona el software, aprendiendo a desarrollarlo. Hay que quitarle este poder a las multinacionales –transformarlas en bien común de la humanidad– para evitar que los aparatos de inteligencia de cualquier parte del mundo haga de las suyas. Es tiempo de una verdadera democracia, y aquí estamos ante un reto para la de nuevo tipo, la radical y refrendataria,

 

En esta línea, un paso necesario por dar en nuestra sociedad, si de verdad hay compromiso oficial con la libertad individual, el desarrollo de la ciencia y la creación colectiva, es romper todo tipo de contrato con las multinacionales que desarrollan software privativo, ingresando en la era del software libre. Hoy por hoy todo lo concerniente a la cibernética es otro campo de la soberanía nacional y actuar en contra de tal evidencia es renunciar, claramente a tan importante valor.

 

Precisamente la filtración de Wikileaks termina retomando lo dicho una y otra vez por Richard Stallman –tal vez el más reconocido defensor del GNU o sistema de software libre–, cuando dice que con el software existen solamente dos posibilidades: o bien los usuarios controlan el programa o el programa controla a los usuarios. Si el programa controla a los usuarios y el desarrollador controla el programa, entonces el programa es un instrumento de inicuo poder.

Publicado enEdición Nº233
Sábado, 11 Marzo 2017 08:40

Un duro golpe para la CIA

Un duro golpe para la CIA

 

La nueva jugada del sitio de filtraciones de gobiernos y grandes empresas WikiLeaks sacudió el tablero global. No sólo la revelación este miércoles de miles de documentos secretos de la CIA, algo inédito en la historia de la agencia. También por lo que los documentos mostraron. Y más aún por las derivaciones políticas de caso, que recién empiezan.

Se trata de una seria de instructivos, escritos en clave informática, con programas de virus y troyanos para pinchar con la última tecnología todo tipo de teléfono, computadora y televisor inteligente, incluyendo comunicaciones justo antes y después de ser encriptadas en smartphones de iPhone y Android por personas que pensaban que sus comunicaciones eran seguras precisamente porque eran encriptadas, lo mismo que los usuarios de Whatsapp y Signal. Los troyanos y virus de la CIA tenían nombre pintorescos Time Stomper o Fight Club, y muchos remiten a bares y bebidas alcohólicas como Jukebox, Bartender, Wild Turkey, y Margarita.

La cosa no terminó ahí. Julian Assange (foto), el líder de WikiLeaks, habló en una videoconferencia de prensa desde la embajada de Ecuador en Londres, donde se asiló hace más de cuatro años para evitar cargos de asalto sexual en Suecia que según él estarían motivados por razones geopolíticas. Assange dijo que el material filtrado circulaba libremente entre ex analistas y contratistas de la CIA y que la fuente era una de esas personas, y que esa persona quería denunciar la irresponsable falla de seguridad de la agencia.

Como podía esperarse ante semejante denuncia, la filtración provocó reacciones en las capitales del mundo. Trump dijo a través de su secretario de prensa, Sean Spicer, que “la filtración debería preocupar a cada estadounidense” y aprovechó para espetarle a la CIA que sus estructuras deben ser renovadas.

El gobierno chino y el gobierno ruso, por separado, expresaron su preocupación. “Debemos tener en cuenta la capacidad de la CIA para interferir comunicaciones,” dijo el canciller ruso Sergey Lavrov. “Cuando tengo una conversación sensible dejo de lado a mi celular.” Los chinos incluso recordaron que varias de sus empresas operan en mundo global, compitiendo con empresas de Estados Unidos, al alcance de estos nuevos chiches de la CIA.

Es que hasta ahora –WikiLeaks prometió seis entregas más de la misma serie de documentos– a diferencia de los documentos de Snowden, el material no incluye operaciones específicas ni nombres de agentes ni víctimas.

Sin embargo, y acá viene la derivación política más significativa, WikiLeaks borró el código de los programas invasivos de sus publicaciones y ofreció públicamente a compartirlos con las empresas de Silicon Valley para que puedan reparar las vulnerabilidades de su sistemas de seguridad. “Considerando lo que pensamos es la mejor manera de proceder y escuchando el pedido de algunos fabricantes hemos decidido trabajar con ellos para darle acceso exclusivo de los detalles técnicos a los que tenemos acceso para que los arreglos se puedan desarrollar e implementar , así la gente puede estar segura”, dijo Assange durante la conferencia de prensa. El gobierno acusó el golpe y Spicer contraatacó. “Cualquiera que esté pensando en trabajar con el señor Assange chequear primero con el Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre las repercusiones legal de proceder en esa dirección.”

Assange es un viejo criticó de la connivencia entre Silicon Valley y el Pentágono y le ha dedicado un libro al tema, Cuando Google encontró a WikiLeaks (Clave Intelectual, 2014), donde el autor señala, por ejemplo, que Google Maps es un desarrollo original de la Marina (Navy) estadounidense.

Pero ante la oferta de WikiLeaks y la advertencia de Spicer, Silicon Valley, que había apostado fuerte a favor de la rival de Trump en las elecciones de noviembre, mantuvo un llamativo silencio. Una a una, ante la consulta de los medios, Apple, Google, Microsoft y Samsung, entre otros, callaron o contestaron con evasivas.

 

@santiodonnell

 

Publicado enInternacional
Edward Snowden, ex miembro de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, quien se encuentra asilado en Rusia, fue el primero en hacer una filtración a Wilileaks sobre espionaje de Washington

 

El deslactosado Trump se ha enfrascado en la guerra tuitera del Obamagate (https://goo.gl/LAaNm3) al acusar a su antecesor de acecho obsceno, mientras Wikileaks detona la mayor publicación de espionaje en la historia de la humanidad perpetrada por el Centro Cibernético de la CIA, que bautizó como Bóveda 7 y cuya primera parte, Año Cero, consta de 8 mil 761 documentos que rebasan las estrujantes revelaciones de fisgoneo masivo de la NSA filtradas durante tres años por Edward Snowden, asilado en Moscú.

Russia Today resume que “se trata de información sobre el arsenal de ‘ciberarmas’ que usa la CIA para llevar a efecto su hackeo global, del que la agencia perdió el control”: Wikileaks “cuenta con información sobre ‘decenas de miles’ de objetivos de ataques de la CIA en América Latina, EU y Europa”, y denuncia que desde 2001 la CIA ha creado dentro de sí misma una NSA entera en la que trabajan 5 mil piratas informáticos (https://goo.gl/yNZMDV).

Llama la atención que el ciberespionaje de la CIA haya sido facilitado por uno de sus contratistas (sic) a Wikileaks, cuyo fundador sigue asilado en la embajada de Ecuador en Londres. En el arsenal de ciberarmas y “ hackeo global” de la agencia están en la mira Apple, Samsung, Microsoft, Telegram, Whatsapp, Weibo, Confide, Signal, etcétera. ¡Casi toda la humanidad espiada por la CIA! No se salvan Samsung/HTC/Sony, cuando 85 por ciento de los smartphones del mundo operan con dispositivos Android (https://goo.gl/tgjP2H).

La rama de dispositivos remotos de la CIA se llama Resentimiento (Umbrage), que colecta contraseñas y maneja evitar los antivirus y los programas furtivos.

Pregunta tonta: ¿habrán sido espiadas Pemex, Petrobras, Odebrecht y PDVSA, no se diga las sucesivas presidencias de México, Brasil y Venezuela por la ciber-CIA?

¿Cómo responderá el gobierno entreguista/atlantista de Angela Merkel a la exposición de que “el consulado de EU en Fráncfort del Meno cumple la función de centro de hackers de la CIA, desde donde se llevan a cabo operaciones en Europa, Oriente Medio y África”?

Según Wikileaks, los teléfonos infectados envían a la CIA la geolocalización del usuario, sus comunicaciones de audio y textos, y activan la cámara y el micrófono del aparato. Peor aún: la CIA utiliza malware para ayudar a los investigadores en las escenas de un crimen y, así, eliminar cualquier huella digital de la agencia, del gobierno de EU o de sus empresas afiliadas (https://goo.gl/eOJdml). ¡La CIA a cargo de los avernos!

Los rotativos del establishment anti-Trump, tanto NYT (https://goo.gl/BvoDVN) como WP (https://goo.gl/bPLzlx), se encuentran a la defensiva y describen como alegatos (sic) las perturbadoras filtraciones, y hasta acusan a Wikileaks de Julian Assange de subordinación al gobierno ruso. ¡No, bueno!

Supuestamente, la CIA perdió (sic) en fechas recientes el control sobre “la mayoría de su arsenal de hackeo”. What does it mean? ¿Soltó el eje dinástico de los Bush/Clinton, al unísono de Obama y George Soros, a sus lobos cibernéticos para sabotear y desbancar a Trump?

El alemán Kim Dotcom (KD), perseguido en los tribunales de la anglósfera y fundador del portal clausurado Megaupload, hizo varios comentarios demoledores en su cuenta de Twitter: asevera que “las trascendentales filtraciones de la CIA reveladas hoy por Wikileaks suponen el golpe final contra las descontroladas agencias de espionaje de EU que operan contra todos nosotros en todas partes”. ¿Quién protege a los vulnerables ciudadanos de las garras y guerras ciberglobales de la CIA?

KD comenta que “los portavoces en los centros de las fake news tienen un problema.La historia de la CIA es mucho mayor que el invento de Obama/Clinton de los hackers rusos”. En otro tuit, con copia a Trump, KD pregunta sobre la procedencia de las filtraciones de la Casa Blanca, y señala la culpabilidad de la CIA, y no baja de piratas a sus ciberespías que en forma deliberada infringen el copyright de los productos Windows. No es lo mismo hackear cuentas que un vehículo para ordenar el asesinato casi indetectable de los perseguidos por la CIA (https://goo.gl/jFAvXi).

Obama, con su legendaria duplicidad, al haber transformado a la de por sí mancillada CIA en un arma ciberpolítica letal, queda expuesto como el máximo ciberespía de los ciudadanos del planeta entero. Llama mucho la atención que el gobierno de Obama se haya consagrado a fustigar el ciberespionaje de Rusia/China/Irán, dejando de lado su alianza maligna con los centros similares de Gran Bretaña e Israel.

KD se burla del antecesor de Trump: “Obama acusó a Rusia de ciberataques, mientras su CIA convirtió en dispositivos de escucha todos los aparatos electrónicos con conexión a Internet de Rusia. ¡ Wow!” Y denuncia que la CIA convierte televisores inteligentes, iPhones, consolas de videojuegos y otros dispositivos en micrófonos abiertos y cada ordenador con Microsoft Windows del mundo en un programa espía.

KD maneja un tuit alarmante: “la CIA tiene chips de control remoto en carros, camiones, aviones (sic), dispositivos médicos (¡supersic!) y tecnología hospitalaria con potencial homicida”.¡Vaya nivel de misantropía!

Después de avalar la autenticidad de las filtraciones de Wikileaks sobre la CIA, Snowden expone en su cuenta de Twitter la vulnerabilidad crítica de los dispositivos de EU dados a gobiernos extranjeros (sic) para espiar a los periodistas y grupos de derechos humanos.

Pregunta tonta: ¿operarán con tales dispositivos los sucesivos gobiernos del “México neoliberal itamita” en su dualidad PRI/AN?

Poco se sabe en EU sobre su Agencia Federal Privacy and Civil Liberties Oversight Board (Pclob) de cinco miembros (www.pclob.gov), que teóricamente protege la privacidad y otras libertades civiles de las agencias de espionaje y que se ha quedado agónica con un solo miembro (https://goo.gl/ERt4zE).

Desde hace cinco años había delatado el control geopolítico de EU mediante Internet (https://goo.gl/Zd65JN), pero me quedé muy corto frente a la crueldad diabólica de los operadores de la CIA.

Wikileaks concluye su histórico hallazgo con la frase indeleble de Richard Stallman, fundador del GNU (sistema de software libre): con el software existen solamente dos posibilidades: o bien los usuarios controlan el programa o el programa controla a los usuarios. Si el programa controla a los usuarios y el desarrollador controla el programa, entonces el programa es un instrumento de inicuo poder.

Hoy el verdadero poder es ya cibernético. ¿Quién podrá desmontar la letal cárcel cibernética de la dualidad infernal de la CIA y la NSA?

La clave está en descentralizar y democratizar a los desarrolladores y sus programas, lo cual augura la balcanización de Internet (https://goo.gl/Wacclf), que desde su inicio fue un parto distócico de su inventor: el Pentágono, mediante su producto DARPA (https://goo.gl/z3M3p5) y sus ciberguerras, ante lo cual la Unión Europea (ya sin Gran Bretaña), Rusia y China tendrán que tomar medidas precautorias de inmunidad para salvaguardar la privacidad y las vidas en peligro de sus usuarios.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

 

 

Publicado enInternacional
Wikileaks reveló ayer las herramientas con que cuenta la Agencia Central de Inteligencia para realizar ciberespionaje, entre las cuales está una llamada Weeping Angel que convierte televisiones inteligentes en escuchas electrónicas

 

*Herramientas de software le permiten intervenir celulares, tablets, televisiones y hasta autos.

*Difunde 8 mil páginas web en la más grande filtración de documentos confidenciales de la agencia.

 

Nueva York.

 

Wikileaks reveló un arsenal de armas cibernéticas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que le permite el acceso secreto a teléfonos móviles, tablets, televisiones inteligentes y posiblemente hasta automóviles.

Wikileaks difundió casi 8 mil páginas web y 943 adjuntos que detallan herramientas de software empleadas por la CIA para intervenir y hasta tomar control total de aparatos móviles y computadoras. La organización de promoción de transparencia informó que es sólo la primera de una serie de revelaciones, pero que esta es la publicación más grande de documentos confidenciales sobre la agencia.

Las herramientas pueden esencialmente tomar control de aparatos y equipos de Apple, Google Android y Samsung e intervenir casi todos los principales sistemas operativos, incluidos los de Microsoft y Linux. Los documentos están fechados entre 2013 y 2016 (https://wikileaks.org/ciav7p1/).

Las revelaciones más notables incluyen que la CIA y agencias de inteligencia de países aliados han logrado evadir la protección de sistemas de cifrado en teléfonos y servicios de mensajería como Signal, WhatsApp y Telegram tomando control del aparato mismo. Con ello, según explicó Wikileaks en su análisis, los espías cibernéticos pueden obtener los mensajes de texto y audio antes de que sean cifrados por los servicios de privacidad. O sea, Signal y los otros siguen siendo seguros –no hay indicación de que hayan sido penetrados–, pero el aparato en que funciona es vulnerable al hackeo gubernamental.

Edward Snowden, el ex contratista de inteligencia refugiado que sacudió al gobierno cuando reveló los programas de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional, indicó este martes vía tuit que una de las revelaciones claves es que aquí está la primera evidencia pública de que el USG (el gobierno de Estados Unidos) estaba pagando en secreto para mantener inseguro al software estadunidense.

Más aún, entre las herramientas de ciberespionaje más exóticas está una llamada Weeping Angel (ángel llorón), que convierte televisiones inteligentes Samsung en escuchas electrónicos. El programa, desarrollado en cooperación con la inteligencia británica, permite que ese tipo de televisor, aun cuando parecer estar apagado, puede ser empleado para vigilar un cuarto y transmitir conversaciones por Internet a un servidor de la CIA.

Otros documentos describen una biblioteca de técnicas de ciberataques que la CIA ha recaudado de varios países, entre ellos Rusia, con lo cual la agencia puede ocultar el origen de algunos de sus ciberataques o atribuirlos a otros.

Otro programa en desarrollo en 2014 buscaba infectar los sistemas de control vehicular de automóviles y camiones modernos. Aunque no se especifica el propósito de este control, Wikileaks señala que permitiría a la CIA cometer asesinatos imposibles de detectar.

Los documentos provienen del Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA y no se sabe quién los filtró o cómo fueron obtenidos. Wikileaks afirmó que la CIA “perdió control de la mayoría de su arsenal de hackeo” recientemente, y que “los documentos circularon entre ex hackers y contratistas del gobierno estadunidense de manera no autorizada, uno de los cuales entregó a Wikileaks porciones del archivo”.

La fuente planteó, según Wikileaks, una serie de interrogantes sobre políticas que “es urgente debatir en público, entre ellas si las capacidades de hackeo de la CIA superan su mandato de poder y el problema de supervisión pública de la agencia”. Por lo tanto, indicó que la fuente desea iniciar un debate público sobre la seguridad, creación, uso, proliferación y control democrático de las ciberarmas.

Wikileaks declaró que no ha difundido el código mismo, o sea, las armas cibernéticas de la CIA, hasta que “surja un consenso sobre la naturaleza técnica y política del programa de la agencia y cómo tales ‘armas’ deberían ser analizadas, desarmadas y publicadas”. Pero advirtió que los documentos indican que la CIA no alertó a empresas de telecomunicación y cibernéticas sobre que sus programas o aparatos tenían vulnerabilidad –en violación de acuerdos previos–, lo cual permite que no sólo la CIA, sino cualquier otro gobierno o entidad, pueda explotar esas mismas vulnerabilidades para sus propios intereses.

La organización encabezada por Julian Assange, quien sigue refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, indicó que había editado los documentos para evitar divulgar identidades y otra información –Wikileaks ha sido criticada por falta de cautela al publicar datos personales e identificar a individuos en documentos secretos en el pasado–, pero aclaró que entre los nombres ocultados están incluidos “decenas de miles de objetivos y máquinas... de la CIA a través de América Latina, Europa y Estados Unidos”.

El archivo del arsenal de armas cibernéticas de la CIA difundido hoy, denominado Vault 7, es calificado por algunos de algo equivalente –en sus efectos– a la filtración de cientos de miles de documentos secretos por Snowden en 2013. Otros afirman que sus implicaciones son menos dramáticas, ya que estas técnicas parecen ser empleadas contra individuos seleccionados y no es un programa de espionaje masivo de millones de ciudadanos, incluidos estadunidenses. Según la ley, la CIA no puede espiar a ciudadanos estadunidenses dentro del país.

La CIA y la Casa Blanca rehúsan comentar, por ahora, la divulgación, o verificar si es genuina.

Pero expertos, incluidos ex oficiales de inteligencia consultados por medios aquí y el propio Snowden, consideran que, por ahora, todo indica que los documentos son legítimos.

Una vez más, como con filtraciones anteriores en los últimos años, varios ex oficiales de inteligencia y expertos expresaron alarma por el daño severo que estas revelaciones provocarán a las operaciones de inteligencia. Sin embargo, otros expertos sobre el mundo cibernética dicen que mucho de esto ya se sabía o se suponía. Otros especularon si todo esto es parte del presunto complot ruso contra Estados Unidos.

Devin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, calificó la revelación de muy, muy seria.

Por otro lado, la divulgación es vergonzosa para la llamada comunidad de inteligencia, ya que es otro golpe más contra el control secreto de sus operaciones.

Al mismo tiempo, algunos sugieren que en esta coyuntura la divulgación podría ayudar al gobierno de Donald Trump tanto para distraer de la crisis política generada en torno a sus relaciones con funcionarios rusos, como para su cruzada contra las filtraciones que, acusa, se han hecho en su contra por parte de las agencias de inteligencia.

Pero también está el otro lado de la moneda, donde Trump está en una situación políticamente incómoda después de que durante la contienda presidencial festejó las divulgaciones de la organización sobre los correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton, e incluso en octubre llegó a declarar: “amo a Wikileaks”, mientras criticaba a las agencias de inteligencia, incluida la CIA.

 

 

Publicado enInternacional
Lunes, 27 Febrero 2017 06:43

Ecuador contra la política offshore

El éxito de la propuesta de Correa sobre paraísos fiscales marca una política de Estado.

 

Alex Cobham, director de Red de Justicia Fiscal, destacó la importancia del plebiscito sobre guaridas fiscales. “Ayuda a establecer la idea de que el uso del secreto financiero es una forma de corrupción que debemos eliminar.”

 

La victoria del “sí” en el referendo ecuatoriano sobre Paraísos Fiscales trascendió las lealtades partidarias. Mientras un 39,35% votó por el candidato de Alianza País, Lenín Moreno, un 54,9% se pronunció a favor de prohibir el ejercicio de la función pública a todo mandatario, ministro y funcionario que tenga bienes o fondos en paraísos fiscales. “Esto es muy importante. Marca una política de estado. Está claro que la población civil diferenció entre la lealtad a un partido político o una ideología y el interés público”, indicó a PáginaI12 desde Quito, Pablo Iturralde director del Centro de Desarrollo Económico y social de Ecuador (FEDES).

Los políticos ecuatorianos que ocupen cargos públicos tienen ahora un año para regularizar su situación y cerrar todo vínculo con paraísos fiscales. Pero mucho puede depender del resultado de la segunda vuelta el 2 de abril. Una victoria del candidato de Moreno posibilitaría una continuidad con la política que llevó adelante Rafael Correa, probablemente el mandatario que más iniciativas presentó a nivel mundial en los últimos 10 años para acabar con el mundo offshore. Un triunfo el candidato de la derecha, el empresario “filomacrista” Guillermo Lasso, no podrá revertir el referéndum, pero obstaculizará su ejecución. “El impacto práctico de este referéndum depende en parte de cómo uno define Paraíso Fiscal y qué jurisdicciones entran en esta clasificación. Porque se puede tener una clasificación muy laxa que permita que una jurisdicción como Bermudas, por ponerle un ejemplo, no sea considerada un paraíso fiscal. Esto permitiría a los afectados por la medida eludir un reducido número de jurisdicciones y seguir gozando del secreto bancario y la opacidad de otras guaridas fiscales “, indicó Iturralde a este diario.

Aún así, la principal ONG a nivel mundial en la lucha contra los paraísos fiscales, la Tax Justice Network (TJN, Red de Justicia Fiscal en español), destacó la importancia del plebiscito. El director de TJN Alex Cobham, que acaba de regresar de la capital de Ecuador, Quito, donde participó de un seminario sobre el tema junto al canciller ecuatoriano Guillaume Long, el diputado Alex Kicilloff y el economista argentino Juan Valerdi, destacó la importancia del referéndum. “Le da a una sociedad un nivel de protección contra el uso por parte de las élites y los políticos de jurisdicciones secretas. Y ayuda a establecer la idea de que el uso del secreto financiero es una forma de corrupción que debemos eliminar”, señaló Cobham a PáginaI12.

Los Paraísos o Guaridas Fiscales son el punto de encuentro de los cuatro principales protagonistas de la evasión fiscal y el lavado de dinero: el poder económico, el político, el estado y los llamados “facilitadores”, es decir, buffettes de abogados y contadores que actuán como verdaderos cerebros de este proceso. El caso Odebrecht es una clara muestra de esta mecánica. “Estamos hablando como mínimo de 788 millones de dólares pagados a presidentes en ejercicio, ex presidentes y hasta jefes de un servicio secreto como el caso de Gustavo Arribas en Argentina. En Perú hay cinco ex mandatarios involucrados. Una mecánica tan amplia, extendida y aceitada de corrupción y pago de coimas sería imposible sin la opacidad que ofrecen las guaridas fiscales y la labor de los facilitadores, verdaderos cerebros de estas operaciones”, indicó a PáginaI12 desde Lima Carlos Bedoya, director de la Red Latinoamericana sobe Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd).

El referéndum ecuatoriano busca bloquear una de las arterias de este circuito: el poder político. “Es obvio que necesitamos más. Necesitamos una transparencia internacional completa que nos permita profundizar el intercambio automático de información impositiva, que todos los países tengan registros públicos de los dueños reales de las compañías, entre otras medidas. Esto requiere acuerdos supranacionales”, señala el director de TJN Alex Cobham.

Ecuador, actual presidente del G77 más China, el mayor grupo interno de la ONU con 134 miembros, está impulsando la creación de un organismo supranaciononal para eliminar a los paraísos fiscales. En declaraciones a Justicia ImPositiva, programa radial y de podcast en español sobre Guaridas Fiscales, el canciller ecuatoriano Guillaume Long explicó el alcance y las dificultades de esta iniciativa.

“Ecuador no inventó nada. Retomamos iniciativas previas para aprovechar este contexto propicio que tenemos hoy en día luego de los Panama Papers. Somos conscientes que no es fácil, pero la política es saber aprovechar las oportunidades que se dan. Creo que hoy tenemos un espacio para avanzar en este camino”, indicó Long.

Un acuerdo supranacional sería un gran salto para terminar con un flujo ilícito de fondos que anualmente supera con comodidad el Producto Interno Bruto (PIB) de la máxima potencia planetaria y que tiene a las multinacionales como responsable de un 60% de este dinero negro. Si bien hay avances en este sentido como la iniciativa BEPS para fiscalizar la actividad de las multinacionales y evitar su consuetudinaria evasión fiscal, los intereses cruzados de las grandes potencias dificultan esta vía supranacional. Según TJN la City de Londres y Estados Unidos se encuentran entre las más importantes guaridas fiscales, mucho más protegidos mediáticamente que Panamá o Bahamas.

En estos países la necesidad de aumentar la recaudación fiscal y evitar la evasión colisiona con los intereses de multinacionales y bancos que prosperan en el marco de la actual desregulación financiera mundial. Los intereses creados son poderosísimos, pero conviene recordar que hace solo 9 años, es decir, antes del estallido financiero de 2008 los paraísos fiscales eran política y mediáticamente un fenómeno exótico, que cabía más en una película de James Bond con villanos que huían a islas exóticas a esconder su dinero, que como una parte central del funcionamiento financiero actual. La crisis económica mundial y escándalos como Odebrecht, los Panama Papers o los Lux Leaks están dejando en claro que las cosas están cambiando.

 

 

Publicado enInternacional
Socios de Trump median para un plan de paz en Ucrania favorable a Rusia

 

 

Conspiradores prorrusos proponen al entorno del presidente derribar a Poroshenko

 

Hombres de la máxima confianza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se prestaron a ejercer de intermediarios y hacer llegar a la Casa Blanca un presunto plan de paz para Ucrania, totalmente favorable a Rusia, elaborado por conspiradores al servicio de Moscú que pretenden derribar al actual presidente ucraniano, Petró Poroshenko.

Michael Cohen, abogado personal de Trump, y Felix Sater, un hombre de negocios ruso-estadounidense vinculado durante muchos años a la organización empresarial Trump, se reunieron a finales de enero con Andréi Artemenko, un miembro prorruso del Parlamento de Kíev que ambiciona hacerse con el poder. La reunión se celebró en el Loews Regency, un hotel de lujo de Park Avenue, en Manhattan.

Artemenko, en cuyo currículum figura una condena a prisión por malversación de fondos, explicó a sus interlocutores que pretende derribar a Poroshenko con la conocida técnica de publicitar presuntos casos de corrupción que afectan al presidente.

Esta historia, destapada en primer lugar por The New York Times y luego complementada por otros medios, surge en el momento en que la relación del presidente de Estados Unidos y de su entorno con Rusia ha obligado a dimitir a varios a asesores del presidente a medida que las investigaciones del FBI y los servicios de inteligencia descubren actuaciones ilícitas que convierten en sospechoso tanto empeño del presidente Trump por llevarse bien con el líder ruso, Vladímir Putin, a pesar de los conflictos que permanecen abiertos entre ambos países. Asimismo, la existencia de una diplomacia paralela ejercida por personas de confianza del presidente sin responsabilidad política amenaza con convertirse en una fuente de problemas para la nueva Administración. En la reunión de Nueva York se abordó el derribo de un presidente aliado de Estados Unidos.

La caída de Poroshenko sería la condición necesaria para luego establecer el plan de paz, que consistiría en someter a referéndum del pueblo ucraniano la cesión de Crimea a Rusia por 50 o 100 años a cambio de un alquiler, la retirada de las tropas rusas del este de Ucrania y el levantamiento de las sanciones económicas impuestas a Moscú por parte de EE.UU. y la Unión Europea. Artemenko garantizó a sus interlocutores que el plan contaba con el apoyo del Kremlin.

Michael Cohen, que ha confirmado la reunión, sostiene que su intervención en el asunto tenía como único objetivo contribuir a la paz. “El conflicto dura tres años y ha costado 10.000 vidas... ¿Quién no quiere ayudar a la paz?”, declaró Cohen.

La propuesta, en un sobre cerrado, se hizo llegar nada más y nada menos que a Michael Flynn, el consejero de seguridad nacional nombrado por Donald Trump, que tuvo que dimitir de su cargo una semana después, precisamente por haber engañado a las fuerzas de seguridad y al propio vicepresidente sobre sus contactos ilícitos con las autoridades rusas.

Por supuesto, la noticia de la reunión conspirativa de Nueva York ha irritado a las autoridades ucranianas. El embajador en Washington, Valeri Chali, negó autoridad a Artemenko para hacer propuesta alguna y rechazó por “inconstitucional” la idea de alquilar Crimea a Rusia, “que sólo puede ser defendida por un representante de los intere­ses rusos”. Con todo, John Herbst, exembajador de EE.UU. en Ucrania, expresó a The New York Times su temor a que Trump mejore la relación con Rusia a expensas de Ucrania, “posiblemente con un plan como el de Artemenko”.

 

 

Publicado enInternacional
Andrew Puzder renuncia a nominación a secretario de Trabajo

 

“Cuando el pueblo marca el camino, los líderes lo siguen” es la tan citada frase atribuida a Gandhi. Esta semana, la organización popular masiva contribuyó a frustrar la nominación de Andrew Puzder, un empresario multimillonario dueño de varias cadenas de comida rápida, para el cargo de secretario de trabajo de Donald Trump. Puzder fue ampliamente acusado de robo de sueldos y acoso sexual generalizado en sus empresas. Su vida personal se ha visto manchada de acusaciones de emplear a una inmigrante indocumentada, evasión de impuestos y violencia doméstica. El movimiento de presión que frustró su nominación fue liderado por algunas de las personas más pobres y vulnerables de nuestra sociedad, y es un ejemplo de la importancia y el poder de los movimientos populares.

El caos y la confusión han plagado el primer mes del gobierno de Trump. La renuncia de Puzder se produjo la misma semana en que tuvo lugar la dimisión forzada del teniente general Michael Flynn a su cargo de consejero de Seguridad Nacional. Información confidencial de inteligencia filtrada reveló que Flynn había dialogado con el embajador ruso en Estados Unidos durante el período de transición, cuando Barack Obama todavía era presidente. Si Flynn entró en negociaciones sobre las sanciones a Rusia con el embajador de dicho país, como se alega, entonces sus acciones bien podrían haber sido ilegales. Aparentemente, Flynn le habría mentido al vicepresidente Mike Pence sobre el contenido de estas conversaciones. El Departamento de Justicia informó a Trump al respecto a principios de enero, pero Trump no forzó a Flynn a dimitir hasta la publicación de informes periodísticos que revelaron su comportamiento.

El general Flynn es un conocido islamófobo que se ha referido al Islam como “un cáncer”. Las protestas irrumpieron tan pronto como fue nombrado consejero de Seguridad Nacional. Sin embargo, ese cargo es uno de los que el presidente puede designar sin la confirmación del Senado, por lo que Flynn estuvo en la Oficina Oval desde el primer día del gobierno de Trump. Si bien el escándalo de los medios de comunicación en torno a su intriga rusa fue la razón inmediata de su renuncia, no podemos descartar el impacto que tuvieron en la decisión de pedirle la renuncia las potentes manifestaciones que se llevaron a cabo contra su discurso de intolerancia.

En los últimos 16 años, Puzder se desempeñó como director ejecutivo de CKE Restaurants, empresa propietaria de las cadenas de restaurantes de comida rápida Hardee’s y Carl’s Jr. Como director ejecutivo, Puzder ha hecho campaña contra las mismas leyes y reglamentos laborales que debería proteger como secretario de Trabajo. Bajo la dirección de Puzder, CKE fue un vivo ejemplo de violaciones a las leyes laborales en restaurantes de comida rápida, donde los trabajadores son sometidos periódicamente a robo de salarios y acoso sexual. Los anuncios de Carl Jr. recurrían a imágenes hipersexualizadas y a la cosificación de la mujer, lo cual muchos consideraban que eran un factor que contribuía al persistente acoso en sus restaurantes.

El grupo Restaurant Opportunities Centers United (ROC) encuestó a los empleados de CKE inmediatamente después de la nominación de Puzder, en diciembre. ROC fue fundado por trabajadores de restaurantes de la ciudad de Nueva York tras el atentado del 11 de septiembre de 2001. El grupo lucha por la mejora de los salarios y las condiciones de trabajo de los empleados de restaurantes, y ha alcanzado los 18.000 miembros en 15 estados del país. La encuesta halló que el 66% de las trabajadoras de CKE Restaurants informaron haber sufrido comportamientos sexuales no deseados en el trabajo, en comparación con el 40% de las trabajadoras de la industria de comida rápida en general. El 28% de los encuestados trabajaron fuera de su horario, y aproximadamente un tercio informó de infracciones de robo de salarios, como no haber recibido los descansos requeridos ni el pago de horas extras. El 79% por ciento de los trabajadores de CKE Restaurants también informó que habían preparado o servido comida mientras estaban enfermos, el porcentaje más alto que ROC ha encontrado al momento. Saru Jayaraman, cofundadora y codirectora de ROC, habló sobre Puzder en el marco de la campaña para que renuncie: “Este es un hombre que donó como 700.000 dólares a la campaña de Trump. Es un capitalista republicano muy ideológico. Tienen que entender que, si Andy Puzder pasa a ser director del Departamento de Trabajo, es esencialmente darle lugar a este grupo de presión, que ha estado presionando desde la era de la esclavitud para mantener los salarios tan bajos como sea posible, o directamente eliminarlos. Básicamente, se le estaría dando a la Asociación Nacional de Restaurantes un puesto en el Gabinete y el control absoluto sobre el departamento que debería velar por el bienestar de los trabajadores”.

Puzder se opone al salario mínimo, a la lucha por un salario básico de 15 dólares la hora, a la licencia paga por enfermedad y a la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. Declaró al Business Insider hace casi un año que era partidario de reemplazar a los trabajadores con robots. En esa ocasión, Puzder dijo “Son siempre amables, siempre aumentan las ventas, nunca toman vacaciones, nunca llegan tarde, nunca hay demandas fraudulentas por accidentes ni un juicio de discriminación por edad, sexo o raza”.

Puzder también admitió haber contratado a una inmigrante indocumentada para realizar tareas domésticas en su casa, y, como si fuera poco, no pagó los impuestos correspondientes durante el período en que ella trabajó allí. Esto ha sido suficiente en el pasado para destruir varias designaciones a nivel de Gabinete, como fue el caso de las nominadas a la fiscalía general del presidente Bill Clinton, Kimba Wood y Zoe Baird.

Puzder también fue acusado de violencia doméstica por su ex esposa. Lisa Fierstein apareció en un episodio de 1990 del programa “The Oprah Winfrey Show”, bajo un disfraz, en el que describió el abuso que había sufrido. Fierstein declaró que Puzder le dijo: “Te veré en una zanja. Esto no se va a terminar nunca. Vas a pagar por esto”. Fierstein más adelante se retractó de sus acusaciones. El video fue entregado al Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado, y fue visto por otros senadores también. Para el miércoles, entre cuatro y 12 senadores republicanos indicaron que era poco probable que apoyaran a Puzder, reduciendo sus oportunidades. Puzder, finalmente, renunció a su postulación.

Los principales medios de comunicación le atribuyen a una revuelta republicana el fracaso de la candidatura a secretario de Trabajo de Andrew Puzder. En el caso del teniente general Michael Flynn, los medios de comunicación afirman que lo aniquilaron las filtraciones de información de la comunidad de inteligencia. Pero el motor que condujo a ambas derrotas son los movimientos de miles y miles de personas en todo el país, que están diciéndole “no” al odio, la intolerancia y la injusticia.

 

 

© 2017 Amy Goodman

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

 

 

Publicado enInternacional
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ayer con Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel. El mandatario republicano dio un giro a la postura de Washington sobre una solución en Medio Oriente al afirmar que está dispuesto a abandonar la insistencia en un Estado palestino como parte de un acuerdo de paz con los israelíes. En la imagen, ambos gobernantes en el Salón Oval de la Casa Blanca con sus respecivas esposas, Melania Trump (a la derecha) y Sara Netanyahu

 

 

El verdadero escándalo aquí son las filtraciones que hace la inteligencia, acusa el presidente



Periódico La Jornada

Jueves 16 de febrero de 2017, p. 25

Nueva York.

 

Huracán político, régimen inestable y hasta Watergate son algunas de las caracterizaciones de la creciente crisis política detonada por la expulsión del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, alimentada cada vez más con revelaciones sobre las relaciones extensas entre Donald Trump y su círculo íntimo con el gobierno ruso y la guerra abierta del presidente contra las agencias de inteligencia de Estados Unidos.

Como siempre en Washington, no son los hechos indebidos o hasta criminales los que provocan una crisis política, sino los intentos por encubrirlos. Desde el principio, Trump y sus asesores repetidamente han rechazado haber tenido contactos con funcionarios rusos. Ahora hay cada vez más evidencia de que no sólo su asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, sino varios integrantes de la campaña de Trump y sus socios tuvieron interacciones constantes con oficiales de inteligencia rusos a lo largo del último año, según reportajes del New York Times y CNN en las últimas horas.

El escándalo está creciendo precisamente porque revela que Trump y sus socios han mentido repetidas veces sobre contactos con oficiales rusos, mientras los medios hacen listas de fechas en que una y otra vez negaron que hubiera interacciones con rusos. Apenas el pasado viernes, durante un vuelo en el Air Force One, se le preguntó a Trump su opinión sobre el reportaje del Washington Post en torno a Flynn, y el presidente respondió que no estaba enterado de eso. Para el martes, su vocero admitó que Trump había sido informado de la famosa conversación entre Flynn y el embajador ruso desde hace dos semanas.

Flynn fue expulsado de su puesto el lunes, después de revelarse que había abordado el tema de las sanciones estadunidenses con el embajador ruso en Washington antes de que Trump asumiera la presidencia –posible violación de una ley que prohíbe a ciudadanos privados interferir en la negociación de disputas diplomáticas con otros gobiernos– y después engañó al vicepresidente Mike Pence y a otros en la Casa Blanca sobre el contenido de ese intercambio.

Pero Trump buscó este miércoles cambiar el enfoque y, en lugar de responder al tema de las relaciones con los rusos, contraatacó culpando a las agencias de inteligencia. “El verdadero escándalo aquí es que información clasificada es repartida ilegalmente por ‘la inteligencia’ como si fueran dulces. Muy antiestadunidense”, declaró en un tuit la mañana de este miércoles.

Poco más tarde, en declaraciones a la prensa durante su reunión con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, continuó con los ataques a sus propias agencias: desde la inteligencia se están filtrando papeles... es un acto criminal... y denunció: la gente está tratando de encubrir lo que fue una derrota terrible de los demócratas con Hillary Clinton.

Aunque la Casa Blanca informó que Trump había exigido la renuncia de Flynn el lunes, este miércoles el presidente argumentó que fueron las filtraciones y no los actos de Flynn los que llevaron a su despido, e insistió en que Flynn había sido tratado muy, muy injustamente por los medios.

En otro tuit la mañana de este miércoles acusó a los dos periódicos que publicaron las revelaciones sobre Flynn, además de los contactos del círculo del presidente con oficiales rusos, y nombró a dos de las agencias de inteligencia como posibles culpables: “se está dando información de manera ilegal a los fracasados @nytimes &@washingtonpost por la comunidad de inteligencia (NSA y FBI?) Justo como Rusia”.

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) fue la que interceptó, según el Times, las llamadas entre socios de Trump y los rusos, como parte de su vigilancia extranjera rutinaria, y la FBI revisa éstas y otras comunicaciones internacionales entre la gente de Trump y los rusos como parte de una investigación.

Esa creciente guerra contra las agencias de inteligencia está generando aún más tensión y alarma dentro y fuera de la Casa Blanca, con varias voces, desde militares y funcionarios hasta analistas, que cuestionan la estabilidad del nuevo gobierno. El senador republicano Bob Corker declaró a MSNBC que se tiene que transparentar todo lo relacionado con este escándalo, pero, alarmado, preguntó: ¿tendrá la Casa Blanca la capacidad para estabilizarse?

El torrente de revelaciones está complicando la tarea de los legisladores republicanos de apoyar a su nuevo presidente, y políticamente ya se están observando algunos tibios intentos por distanciarse de Trump, mientras críticos dentro de su propio partido, como los senadores John McCain y Lindsey Graham, expresaron alarma ante las nuevas revelaciones. Hoy el senador Corker, presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado, entre otros, solicitó más información sobre la relación entre el equipo de Trump y Rusia.

Los demócratas están llamando a una investigación independiente sobre las comunicaciones de Flynn, así como sobre cualquier intento por encubrirlas. Mientras tanto, los del equipo de campaña de Hillary Clinton están al ataque; su ex vocero Brian Fallon declaró en un tuit: todo lo que habíamos sospechado durante la campaña se está comprobando. Este es un escándalo colosal.

Frente a todo esto, el fantasma de Watergate está resucitando en el sentido de que el error que lleva a los escándalos no es el delito o el acto indebido mismo, sino el encubrimiento de éste. Walter Pincus, columnista del Washington Post, señala que la famosa pregunta de un legislador en la investigación a Richard Nixon sobre Watergate es la misma ahora para esta crisis en la Casa Blanca: ¿Qué sabía el presidente y cuándo lo supo?

El veterano periodista Tim Weiner, autor experto en asuntos e historia de la comunidad de inteligencia, recuerda este miércoles en un artículo en el New York Times escándalos de inteligencia del pasado (dos asesores de Seguridad Nacional de Ronald Reagan renunciaron por el escándalo Irán-contra, por ejemplo), y los antecedentes de Flynn y su patrón de engañar o promover hechos poco sustentados cuando era director de la Agencia de Inteligencia de Defensa y, tras preguntar si el país está en el camino de otro Watergate, concluye: “han sido apenas tres semanas desde que el equipo de Trump asumió el poder, y un aroma distintivo ha empezado a emanar de Washington, lo que el señor Kissinger supuestamente llamó ‘el odioso olor de la verdad’”.(https://www.nytimes.com/2017/02/15/opinion/on-the-road-to-another-watergate.html?ref=opinion).

 

Otra derrota

 

Trump sufrió este miércoles otra derrota cuando Andy Puzder, nominado para secretario del Trabajo, se retiró después de que el liderazgo republicano informó que no contaría con suficientes votos para ser ratificado. Puzder fue uno de varios nombramientos controvertidos tanto por su falta de experiencia en el sector público como por sus posiciones contrarias a la misión de su secretaría; sus críticos lo llaman el secretario del antitrabajo.

También hoy Trump sorprendió al marcar un giro de la posición diplomática estadunidense sobre Medio Oriente de las últimas dos décadas, al afirmar que está dispuesto a abandonar la insistencia en un Estado palestino como parte de algún acuerdo de paz con Israel. No abandonó por completo la llamada solución de dos estados, pero consideró que se debe evaluar la de un solo Estado (o sea, Israel, con un enclave palestino dentro de ese estado) y aseguró: puedo vivir con cualquiera de las dos.

Con Netanyahu a su lado y expresando su apoyo para este giro, Trump insistió: pienso que vamos a tener un acuerdo... Podría ser un acuerdo mejor de lo que la gente en este salón entiende. También llamó a su contraparte israelí a hacer una pausa en la ampliación de las colonias israelíes en territorio palestino.

 

Locuras

 

Mientras evoluciona el escándalo, el Congreso aprobó este miércoles anular un reglamento impuesto por el gobierno de Barack Obama diseñado para impedir la venta de armas de fuego a decenas de miles de personas con desórdenes mentales. Se espera que Trump lo promulgue en ley rápidamente.

 

 

Publicado enInternacional
La dimisión de Flynn, cuestión de confianza: la Casa Blanca

 

Trump sabía desde hace dos semanas que el ex asesor mintió sobre sus pláticas con los rusos

 

 

 

Periódico La Jornada

Miércoles 15 de febrero de 2017, p. 26

Nueva York.

 

Lejos de controlar los daños, la renuncia obligada del asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn la noche del lunes, después de comprobarse que había mentido a sus jefes desde hace semanas sobre sus contactos ilícitos con el gobierno ruso, sólo es el inicio del primer gran escándalo de la Casa Blanca, a menos de cuatro semanas desde la llegada de Donald Trump.

Este martes se reveló que el presidente Trump fue informado hace más de dos semanas de que Flynn no había sido honesto sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Washington, Sergey I Kislyak, en diciembre pasado.

Más aún, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) interrogó a Flynn en sus primeros días de funcionario de la Casa Blanca sobre el asunto, y poco después la procuradora general en funciones, Sally Yates, informó a la Casa Blanca que Flynn no había sido franco sobre sus interacciones con los rusos, y que por lo tanto podría ser sujeto al chantaje ruso (Yates fue cesada poco después por órdenes de Trump porque rehusó implementar lo que ella consideraba una orden ejecutiva antimusulmana inconstitucional).

El vocero de la Casa Blanca Sean Spicer ofreció este martes la versión oficial sobre el asunto, afirmando que el fin de Flynn no fue un asunto legal, sino de confianza, y explicó que el equipo del presidente había estado evaluando este tema todos los días, y que aunque se concluyó que no hubo una violación de la ley, se le pidió su renuncia. La evolución y erosión del nivel de confianza como resultado de esta situación y una serie de otras instancias cuestionables fue lo que llevó al presidente a pedir la renuncia del general Flynn, informó Spicer.

Con ello quedó comprobado que Trump estaba enterado de todo esto mucho antes de cuando fue reportado, primero por el Washington Post, el jueves pasado, que Flynn había tenido conversaciones sobre el tema de las sanciones estadunidenses contra Rusia con el embajador, cuando aún no tenía un cargo oficial. Es ilegal que un ciudadano privado negocie disputas oficiales con un gobierno extranjero.

Todo gira sobre una conversación por teléfono entre Flynn y Kislyak en diciembre (Flynn ya había sido designado asesor de Seguridad Nacional durante la transición, pero sólo entró en funciones después del 20 de enero, cuando empezó el nuevo gobierno). Flynn supuestamente informó al vicepresidente Mike Pence, y se supone que a otros en la Casa Blanca, de que en esa conversación no abordó el tema de las sanciones recién aplicadas por el presidente saliente Barack Obama en represalia por la supuesta interferencia rusa en el proceso electoral estadunidense a favor de Trump, y Pence y Spicer expresaron esa posición en público.

Pero esa llamada fue intervenida por las agencias de inteligencia estadunidenses que de manera rutinaria vigilan las comunicaciones de diplomáticos rusos, entre otros. Lo que llama la atención de inmediato a varios expertos es que Flynn, ex director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, y ex general, no sospechara que sus llamadas podrían no ser privadas.

El 26 de enero el Departamento de Justicia informó al abogado de la Casa Blanca, Donald McGahn, de la discrepancia entre lo que Flynn aseguró a Pence y la verdad, y, según la versión oficial de este martes, se informó de inmediato al presidente.

Pence, sin embargo, continuó sin saber nada y sólo se enteró de que Flynn lo había engañado cuando lo vio publicado en el Washington Post, confirmó su vocero al portal político Axios.

Pero ahora todo esto ha detonado más preguntas, sobre todo si Flynn había hablado con el embajador por instrucciones del propio presidente electo en ese momento, algo que Spicer rechazó este martes, y que el presidente no estaba enterado del asunto antes de que el Departamento de Justicia informara a la Casa Blanca.

A la vez, si resulta que Flynn mintió a la FBI cuando lo interrogaron sobre la conversación con el ruso, el ex general podría no sólo haber perdido su empleo, sino podría haber cometido un delito federal.

Trump nombró al ex general Keith Kellogg como asesor de Seguridad Nacional interino –ya era jefe de equipo del Consejo de Seguridad Nacional– mientras decide sobre un sustituto permanente.

Además, llamadas interceptadas por agencias estadunidenses de inteligencia demuestran que integrantes de la campaña presidencial de Trump, así como asociados de él, tuvieron múltiples contactos con altos oficiales rusos de inteligencia durante un año, antes de la elección de noviembre, reportó la noche de este martes el New York Times.

A la vez, legisladores demócratas y expertos en asuntos de relaciones exteriores cuestionan el manejo de la seguridad nacional por el nuevo gobierno, sobre todo la alarmante afirmación del Departamento de Justicia de que el jefe de asuntos de seguridad nacional de la Casa Blanca podría haber estado en riesgo de ser sujeto al chantaje de los rusos por sus mentiras en público.

Algunos legisladores exigieron este martes una investigación independiente sobre las comunicaciones de Flynn con los rusos, sobre cuánto sabía Trump sobre el asunto, y por qué tardó más de dos semanas en actuar después de que el Departamento de Justicia informó que Flynn no había dicho la verdad.

Algunos republicanos, como el senador Roy Blunt, indicaron que el comité de Inteligencia, del cual es integrante, pronto iniciará lo que llamó una investigación exhaustiva. Su colega John McCain, presidente del comité de Fuerzas Armadas, comentó: todo este asunto es una indicación preocupante de la disfunción del aparato actual de seguridad nacional. Sin embargo, el resto del liderazgo republicano de ambas cámaras mostró renuencia a proceder sobre el asunto, e indicó que ya se está resolviendo.

Todo esto también está incrementando la presión política sobre Trump para que aclare su relación con el gobierno de Vladimir Putin, tema que ha perseguido al multimillonario durante meses.

Pero, para variar, Trump trató de cambiar el enfoque con un tuit en el que aseguró que la verdadera historia aquí es ¿por qué hay tantas filtraciones ilegales saliendo de Washington? ¿Estas filtraciones ocurrirán mientras trato lo de Corea del Norte, etc? Y Spicer agregó que el presidente está preocupado por las filtraciones de información clasificada por aquellos que manejan secretos de seguridad nacional. O sea, quién filtro a los medios todo este escándalo es la mayor preocupación.

Mientras tanto, la Oficina de Ética en el Gobierno, agencia oficial, concluyó este martes que la consejera del presidente Kellyanne Conway cometió una violación clara de las normas cuando promovió los productos de la hija del presidente en los medios la semana pasada, y recomendó que la Casa Blanca investigue y emprenda una acción disciplinaria contra ella.

 

 

Falta de coordinación

 

Conway también ha sido ejemplo de la constante falta de coordinación interna en la Casa Blanca. El domingo había declarado a los medios que Trump mantenía confianza plena en Flynn. Poco después el vocero de la Casa Blanca expresó otra cosa, afirmando que el presidente estaba evaluando el asunto de su asesor de seguridad nacional. Este martes Conway afirmó que Flynn había decidido renunciar la noche del lunes, pero en la conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca el vocero dejó claro que Trump había pedido su renuncia.

Muchos políticos veteranos, funcionarios y analistas reiteran que este primer mes de la presidencia de Trump ha sido caracterizada por caos y manejos cuestionables. Tal vez el comentario más notable de este martes fue el del general Tony Thomas, jefe del Comando de Operaciones Especiales, quien en una conferencia militar expresó: nuestro gobierno continúa en un desorden increíble. Espero que lo resuelvan pronto porque somos una nación en guerra, reportó el New York Times. Preguntado sobre lo que implicaba eso, respondió: como comandante, estoy preocupado por que nuestro gobierno sea lo más estable posible.

 

 

Publicado enInternacional
Domingo, 05 Febrero 2017 05:52

“Trump es un lobo con piel de lobo”

“Trump es un lobo con piel de lobo”

Tras ayudar a Trump a hundir a Hillary, festejó el indulto de Obama a Chelsea Manning y fue testigo de las presiones sobre Ecuador para que deje de proteger al famoso huésped de su embajada en Londres.


Después de publicar los documentos que terminaron de hundir la candidatura de Hillary Clinton a la presidencia de Estados Unidos, después de indulto de Obama a su fuente Chelsea Manning, después de más de cuatro años de encierro en la embajada de Ecuador en Londres y de que Gran Bretaña sea acusado de detención ilegal por retenerlo ahí, a un mes de las elecciones en Ecuador que serán clave para su futuro, Julian Assange, director de WikiLeaks, accede a hablar de todos estos temas.


Sweater azul y pantalón verde arrugados, zapatillas rojas y barba blanca como su piel, da vueltas alrededor de una larga mesa en la sale de conferencias de la embajada de Ecuador en Londres. Mientras circula contesta preguntas durante más de dos horas. Habla con voz grave en forma pausada y deliberada, entre largos silencios, como una llama que de a ratos parece apagarse a la espera de una idea y cuando ésta llega, se vuelve encender.


Suena confiado y seguro cuando habla de WikiLeaks y el lugar que ocupa su sitios de filtraciones en el mundo de los medios pero duda su propio futuro, jaqueado por sus problemas legales con Suecia, Gran Bretaña y Estados Unidos, más el inminente cambio de gobierno en el país que le ha dado refugio. No esquiva ninguna, pero vuelve una y otra vez sobre quien a esta altura parece haberse convertido en su enemiga íntima, Hillary Clinton, como si ya extrañara su ausencia del escenario político.


Trump


–¿Qué piensa de Trump?


–Es un populista de derecha, una clase de político con amplios antecedentes en la historia de América Latina. Lo que es inusual es que la red de influencia de Clinton creció y se expandió tanto durante la presidencia de Barack Obama, que los demócratas se han convertido en el partido del establishment en Estados Unidos. Entonces te encontrás en una situación donde el apoyo a la CIA por parte de los Demócratas es de 32 por ciento mientras que entre los republicanos el apoyo a la CIA es de apenas el dos por ciento. Tenées a los demócratas buscando conflicto con Rusia y a los republicanos diciendo que no hay que pelearse con Rusia . Tenes a los demócratas diciendo que la destrucción de Libia y de Siria es una cosa buena, mientras tenés a los republicanos diciendo que no hay que meterse en esos países. Tenés a los demócratas diciendo que la alianza con los saudíes es algo bueno y hay que mantenerla y muchos congresistas republicanos apoyan esa postura también. Entonces Trump debe tomar la postura contraria para diferenciarse. Claro que ahora que los republicanos están en el gobierno todo puede cambiar, pero en este momento hay un contraste muy grande entre el gobierno que se fue y el que llegó. Los halcones neoconservadorews como Paul Wolfowitz, Robert Kagan, y William Kristol, la gente que rodea a George W. Bush, yo pensé que eran republicanos, se presentaban como ultrarepublicanos pero en esta última elección elogiaron y apoyaron a Hillary Clinton. Eso te dice algo de Hillary Clinton, de Trump y de los neoconservadores.


–¿Cómo concilia a ese justiciero librepensador que usted describe con el racista, misógino y xenófobo que conoció la opinión pública?


–Trump es un billonario que ha sido parte de la elite de Nueva York y sus viejos amigos incluyen a los Clinton. Pero no forma parte de la red de poder en Washington. El partido republicano no apoyó su candidatura. El hecho de que sea un misógino y un racista lo hemos visto todos. El ha exhibido esa conducta. Cuánto de eso fue sincero y cuánto fue para congraciarse con la base blanca republicana no lo sé. Clinton intentó usar la carta de las políticas de identidad en la campaña. Dijo con mucha fuerza que ella era la candidata de los negros, las mujeres y los latinos. Como resultado de proyectarse como la candidata de esos grupos de identidad quienes no pertenecían a esos grupos empezaron a pensar, ¿entonces quién es el candidato de mi grupo? Y así se fueron acercando Trump.


–Usted dijo que no hubo contacto antes de publicar las filtraciones de lo emails de Hillary Clinton. ¿No le hubiera convenido negociar con él antes de publicar la información, cuando usted tenía mayor poder de fuego?


–En lo personal seguramente me hubiera favorecido, pero no. Era importante no tener contacto.


–¿Por qué?


–Para prevenir alegaciones de que la publicación estaba políticamente contaminada. No lo publicamos para favorecer a Trump. Lo publicamos por nuestras propias razones. Miralo desde perspectiva de WikiLeaks. Si nosotros tenemos acceso a información importante para entender cómo funciona la red Clinton en Washington y dentro del partido Demócrata es porque le hemos asegurado a nuestras fuentes que vamos publicar esa información de la manera más apropiada y en el contexto en que pueda tener el mayor impacto. Nosotros, como la gran mayoría de los analistas, pensamos que iba a ganar Clinton y que por lo tanto estábamos enfureciendo a la futura presidenta de Estados Unidos. Pensamos que en su presidencia mi situación se tornaría muy difícil y que continuaría el proceso en contra mío del gran jurado que me investiga en Estados Unidos. Pensamos que nos estábamos sacrificando. Yo no crei que el establishment iba a dejar que Trump ganara. Trump tenía a todos los sectores del establishment en su contra excepto los productores de carbón, que ya ni siquiera son un establishment importante de la economía. Tenia a los bancos en contra, los medios en contra, a los políticos en contra, a Silicon Valley en contra. Eric Schmidt, Presidente de Google, trabajó activamente para la campaña de Clinton. ¿Por qué perdieron? Porque leyeron las encuestas y pensaron que no podían perder. Si hubieran pensado que perdían, hubieran multiplicado sus donaciones de campaña hasta asegurarse que ganara Hillary Clinton. Pero no van a regalar plata. Dieron lo que pensaron que era necesario y no más.


Los servicios


–¿Cómo es la relación entre Trump y la CIA?


–La CIA peleó para que Trump no llegase a la presidencia. En las últimas dos semanas de su gobierno Obama firmó una serie de decretos para incrementar el poder de las agencias de inteligencia. Por ejemplo le dio a 16 agencias de inteligencia acceso a los miles de millones de correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefonicas interceptadas a diario por de la Agencia de Seguridad Nacional. La agencia que realmente quería acceso a ese oceano de informacion es la CIA.

Tambien sacó a los servicios de inteligencia de la ley de empleo público así se les puede pagar mejor a los agentes y darles mejores condiciones de trabajo. Todo esto demuestra que en sus semanas finales el gobierno de Obama buscó acercarse a la comunidad de inteligencia o pagar una deuda. La CIA se había opuesto a Trump. ¿Por qué? La razón principal es el programa en Siria, cuyos directivos habían sido nombrados por Barack Obama. Es el proyecto numero uno de la agencia desde el 2010 en términos presupuestarios, costando aproximadamente un billon de dólares por año. Se entrenó a más de diez mil insurgentes y se llevó adelante en el marco de cooperación encubierta con Arabia Saudita, con Kuwait y Qatar, etc. etc. Toda esa gente en la CIA que había ganado experiencia en Siria y que había dedicado sus últimos años al tema se vio disminuida cuando Trump decidió no continuar el programa y ahora están peleando para mantenerlo. Además, muchos agentes de la CIA mantienen el espíritu antirruso de la Guerra Fría. Con la asunción de Trump, esos agentes se vuelven irrelevantes. Así que la CIA tiene mucho incentivo para arrinconar a Trump y obligarlo a seguir con la operación siria y a tomar distancia de los rusos. En esto último ya se ve un resultado: Trump claramente ya está usando un tono más distante para hablar de Rusia.


–¿Y el FBI cómo se lleva con Trump? ¿No había ayudado a Trump en la elección?


–No. Es equivocado pensar que Comey (James, jefe del FBI) reabrió una investigación contra Hillary Clinton diez días antes de la elección como una forma de lanzar un terrible ataque en contra de su candidatura.


–Pero además de lo de Comey en la página wb del FBI publicaron una vieja investigación cerrada contra Bill Clinton a pocos días de las elecciones.


–Otra precepción errónea. Lo que pasa es que bajo la ley de acceso a la información, cuando dos o más personas requieren y obtienen un documento, las agencias están obligadas a imprimir en su página web la misma información que se le entrega a esas personas. Y en los días previos a la elección muchos periodistas hurgaban información sobre los Clinton y eso fue lo que sucedió con la página web del FBI. Con repecto a lo de Comey, Comey limpió la investigación de los emails de Hillary Clinton. Cualquier persona que no se llame Hillary Clinton hubiera sido procesada, en base a las pruebas. No es solo que Hillary Clinton comunicó información secreta a través de un email privado no declarado. Lo hizo. Más serio me parece que pueda haber recibido coimas cuando era secretaria de Estado a través de la Fundación Clinton. Después, el hecho de haber borrado mas de 33.000 mails cuando ya sabía que era investigada y el encubrimiento para tapar lo que había hecho. ¿Y por qué hizo esto Hillary Clinton? Para evitar la ley de acceso a la información. Entonces creó un servidor privado en su propia casa porque algunas de sus comunicaciones podían ser problemáticas en su camino a la Casa Blanca.

En cierto modo es una tragedia griega. Primero quiso ocultar información y luego quiso ocultar que había querido ocultar información. El primer encubrimiento no había sido demasiado grave pero luego intentó ocultar que intentó ocultar y después intentó ocultar que había intentado ocultar lo que había ocultado y la cosa se complicó demasiado. Como en un cuento de Tolstoi, empezó con un crimen pequeño y luego uno mas grande para tapar el anterior y luego otro más grande, hasta que termina cometiendo un crimen grave. Entonces, ¿por qué habló Comey? Porque entendió que entre su tropa había empezado una revuelta porque los agentes directamente involucrados en la investigación de los emails habían empezado a filtrar información a la prensa y la policía de Nueva York, que también participó de la investigación, también empezó a filtrar los datos que habían encontrado. Y esos agentes empezaron a preguntar por qué la cabeza del FBI y del Departamento de Justicia no apoyaban su investigación. Y estos agentes desencantados concluyeron que Hillary Clinton había frenado la investigación entonces ellos mismos empezaron a investigar a las cabezas del FBI y el Departamento de Justicia. A días de las elecciones había surgido información nueva y Comey quiso anticiparse a las filtraciones y por eso escribió una carta a un comité del Congreso para anunciar la reapertura de la investigación. Pero Comey cometió un error político. Queria limpiarse para que no lo acusen a él de encubrir a Hillary Clinton, pero terminó atrayendo atención a su persona.


Hillary


–¿Qué rol cumplió WikiLeaks en el triunfo de Trump?


Yo prefiero preguntar qué rol tuvo WikiLeaks en tirar abajo a Hillary Clinton y su red de Washington D.C. WikiLeaks se especializa en publicar documentos difíciles de conseguir, de gobiernos y grandes corporaciones. Eso incluye los emails de Hillary Clinton. A medida que los fuimos obteniendo los fuimos publicando, indexando y agregando según el año a los distintos documentos relacionados con Hillary Clinton que teníamos en nuestra colección. Así la gente percibió que queríamos más información y que la publicaríamos, después de chequearla y asegurarnos que sea verídica. Entonces veníamos haciendo eso con sucesivas publicaciones. La primera que tuvo un impacto político enorme se refería a los documentos del Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés), unos 20 mil emails que mostraban cómo el DNC había manipulado la elección primaria para asegurarse de que Hillary Clinton ganara. A partir de esa publicación los cinco principales líderes del DNC renunciaron, incluyendo la presidenta Debbie Wasserman Schultz. Lo publicamos en los días previos a la convencion del partido Demócrata en el que el partido anunció la nominacion de Hillary Clinton.


–¿Qué impacto tuvo esa revelación en los votantes?


–Difícil decir. Mucha gente que había participado en las primarias, al descubrir que estaban arregladas, se puso furiosa.

Otros tantos ya venían furiosos de antes porque había visto distintas evidencias de trampa durante toda la campaña. Supongo que nuestro material tuvo un gran impacto porque no habían habido renuncias hasta que publicamos la pueba documental. La constitución del DNC dice que sus autoridades deben manejarse de una manera estrictamente imparcial. Prohíbe explícitamente a las autoridades favorecer a un candidato sobre el otro y los emails que publicamos mostraban precisamente eso, incluyendo instrucciones directas a través de la cadena de mandos.


–Y a más largo plazo, ¿cuál fue el impacto? Usted mencionó la destrucción de la red de los Clinton.


–Una red muy intricada. La destrucción o la marginalización de la red de los Clinton en Washington se puede ver en la fuerte caída de grandes donaciones a la fundación Clinton y en el cierre de la Iniciativa Global Clinton. Era una red de tráfico de influencias en la que Hillary Clinton era la que traficaba mientras Bill Clinton gobernaba en la Casa Blanca. Cuando se termina la presidencia de Bill Clinton el principal actractivo que mantiene a la red funcionando es la idea de que Hillary llegará a la Casa Blanca. Entonces tenés a los saudìes, a los kuwaitíes, y Qatar y muchos otros intentando conseguir influencia a través de esta red.


La fuente


–Entonces usted consiguió información de una fuente. ¿Sabe quién es la fuente o eso no importa? ¿Da lo mismo si es un arrepentido o una institución o una agencia de inteligencia? ¿O sólo importa que el documento sea verídico y encaje en su criterio de publicación?


–La fuente varía según la publicación. Lo más importante es verificar si el material es verdadero o no. Con respecto a esta publicación lo único que hemos dicho es que la fuente no fue el estado ruso y no diré más que eso.


–Las agencias de inteligencia de Estados Unidos dicen que la información provino de hackers rusos y que también había sido hackeado el partido Republicano. ¿A usted le ofrecieron documentos del partido Republicano?


–La información de las agencias de inteligencia es extremadamente pobre. No, no. Si un fuente nos hubiera ofrecido ese material, y hubieramos verificado la autenticidad de los documentos, por supuesto que los hubiéramos publicado.
–¿WikiLeaks va a publicar documentos sobre el gobierno de Trump?


–Ni siquiera entiendo que alguien pueda preguntárselo. Nosotros publicamos muchísimos documentos del gobierno republicano de George W. Bush y lo seguiremos haciendo con el gobierno de Trump.


–¿Y del gobierno de Putin?


–Nosotros publicamos más de 600 mil documentos de Rusia y más del 90 por ciento de esos documentos eran críticos del gobierno de Putin También publicamos más de dos millones de documentos de Siria, el aliado clave de Rusia, incluyendo los correos electrónicos de Bashir Al Assad, cuando yo ya estaba en esta embajada.


–Ninguna megapublicación es geopolíticamente neutral. Nada de lo que hace wikileaks es geopolíticamente neutral. Al publicar los mails de Hillary Clinton ustedes trabajaron a la par de Rusia para favorecer a Trump. ¿No siente que se cruzó un límite?


–Para nada. Como dije, nuestra fuente no es Rusia.


–Pero Rusia quería que ustedes lo publiquen.


–Es irrelevante. Rusia quiere algo, Estados Unidos quiere algo, es irrelevante. Podría importar en un caso extremo por ejemplo si una gran potencia esta intentando dominar un país pequeño y si esa gran potencia nos diera material con tal de socavar la habilidad del país pequeño para resistir esa dominación, entonces no quiero ninguna parte de eso. Pero hasta ahora no hemos tenido ese problema. ¿Por qué? Porque las grandes potencias tienen grandes medios a su disposición, medios como la BBC o la CNN entonces tienen la capacidad de proyectar información que dañe o deje mal parado a quien sea. Son los países más pequeños los que necesitan que exista Wikileaks.


–¿Entonces le da lo mismo hacer un gol para los rusos o los chinos o los estadounidenses?


–WikiLeaks se especializa en publicar documentos secretos de las grandes potencias y de las corporaciones más poderososas. Quiere decir que siempre estamos bajo fuego de los más poderosos cañones de propaganda. Entonces WikiLeaks siempre va a ser el chico malo. el día que dejemos de ser los chicos malos será porque no estamos haciendo nuestro trabajo.


Indulto


–¿Qué opina del indulto a Chelsea Manning?


–Ante todo es un gran triunfo para Chelsea Manning pero también es un gran triunfo estratégico para Wikileaks. Para Chelsea Manning significa su libertad. En lo estratégico, Chelsea había sido usada como un ejemplo para desalentar a otros arrepentidos a que se conviertan en nuestras fuentes. La sometieron a un tratamiento cruel e inhumano de acuerdo con las Naciones Unidos (dictamen de la Relatoría Especial sobre Tortura de la ONU, entonces a cargo del argentino Juan Mendez) y sentenciada 35 años de cárcel, una sentencia extrema dado que se la había condenado por pasarle a la prensa, no a una potencia extranjera, documentos secretos del gobierno estadounidense. Fue una sentencia sin precedentes. Aún una condena de siete años (el tiempo que Manning pasó en la cárcel) por pasar información secreta a la prensa no tiene precedentes en Estados Unidos. Es una sentencia diseñada para que los empleados del gobierno de Estados Unidos tengan miedo de filtrar información sobre los abusos de las fuerzas armadas de Estados Unidos. La clemencia de Obama significa que ahora se percibe que filtrar a WikiLeaks ya no cuesta 35 años de cárcel, sino a lo sumo siete. Es una victoria para la prensa como institución. También es una victoria para el caso que me abrieron en Estados Unidos, donde Manning y yo figuramos como presuntos coconspiradores, ya que complica políticamente la acusación del fiscal. ¿Y por qué lo hizo Barack Obama? Es un político. Es uno de los presidentes que menos perdones ha otorgado en la historia. ¿Perdonó a John Kiriakou, el ex agente de la CIA que denunció el programa de torturas de la agencia? ¿Perdonó a Thomas Drake, el ex ejecutivo de la Agencia de Seguridad Nacional, que había denunciado el primer programa de vigilancia masiva? No. Y eso que ambos habían seguido el proceso: primero hicieron la denuncia internamente y cuando fueron ignorados recién entonces acudieron a la prensa. ¿Lo perdonaron a Edward Snowden? ¿Me perdonaron a mí? Tampoco. Había una campaña enorme para que perdonen a Snowden y alguno de estos otros. Entonces Obama tenía que darle algo a su base demócrata, al ala izquierda del partido que venía haciendo campaña con este tema.


–No prometió que se iba entregar a Estados Unidos si indultaban a Manning?


–Si. Lo dije el año pasado y lo repetí cuando se anunció que Manning estaba en la lista corta de posibles indultados. ¿Por qué se anuncia una lista corta? Para medir la opinión pública antes de decidir. Si hay un clamor en contra o a favor, el presidente suele seguir ese indicio, si no le importa a nadie decide por las suyas. ¿Por qué no hubo un clamor en contra en el caso de Manning? Porque aquellos en contra de WikiLeaks y de Manning pensaron que si Obama lo indultaba yo me tendría que entregar. Esa fue la idea: disminuir estratégicamente las chances de que Manning no sea indultado.


–¿Pero ahora se va a entregar?


–Si, si me respetan mis derechos, pero no funciona así. Yo quiero entablar un dialogo con el Departamento de Justicia y antes de la eleccion le escribimos y le dijimos que cierre el caso porque no hay evidencias y es inconstitucional, pero si quiere seguir adelante, que me enjuicie públicamente de una vez y hacer pública la orden de extradición. Eso fue con la fiscal general Loretta Lynch. Ahora asumió un nuevo gobierno y cuando asuma Jeff Sessions seguiremos esa negociación. Nosotros creemos que deberían cerrar el caso en contra de WikiLeaks, que atenta contra la libertad de la prensa. Tal como se viene preparando, el juicio contra WikiLeaks seria en Alexandria, Virgina, donde está la mayor concentración de contratistas de la CIA en todo el país y estos formarian los potenciales jurados. Todavía hay cosas para hablar y la pelota está en su cancha.


América latina


–¿Qué piensa de la idea de Trump de construir un muro y frenar la inmigración? ¿No es peligrosa para América latina?
–El muro ya existe. Ahi donde no existe el muro construido existen fronteras naturales, como desiertos o ríos. El muro de Trump tiene un significado simbólico y no práctico. Pero si Latinoamérica percibe que Estados Unidos esta rechazando la region, la consecuencia sera que Latinoamerica rechazara a Estados Unidos. Esta simetria geopolitica puede ayudar a reforzar la soberanía y cooperación dentro de la región. Las instituciones están estructuradas para sobrevivir los cambios de funcionarios electos. ¿Es más probable que Trump se termine pareciendo a la CIA o la CIA a Trump? ¿Que las agencias impositiva se parezca a Trump o viceversa? Que las fuerzas armadas se parezcan a Trump o ál a ellas? Siempre es más fácil que cambie el individuo a que cambie la institución. Independientemente de quien gobierne, Estados Unidos cometerá todo tipo de crimenes con sus poderes militares y de inteligencia. Al menos con Trump está todo a la vista y el jefe de estado actúa públicamente como el estado que lidera, en vez de limpiar su imagen.


–¿Es bueno para México que Trump quiera suspender o renegociar su tratado de libre comercio con Canadá y Estados Unidos?


–Muy probablemente no sea bueno desde el punto de vista económico pero seguramente será bueno desde el punto de vista de la soberanía y la independencia. Ya se puede sentir que hay presión sobre el gobierno mexicano para actuar de manera más soberana.


–Peña Nieto canceló su visita.


–Por ejemplo, Estados Unidos siempre actuó como una potencia imperialista. Entonces, ¿qué rol le cabe al presidente? Un rol representativo. Bajo la conducción de un hombre negro educado y cosmopolita como Barack Obama el gobierno de Estados Unidos no se parecía a lo que era. Bajo Barack Obama se deportaron más inmigrantes que en cualquier otro gobierno y se pasaron de dos guerras a ocho. Supongamos que Argentina tiene un conflicto con el gobierno de Trump por su apoyo a Gran Bretaña en el caso de las Malvinas. ¿Es más fácil o más difícil para Argentina conseguir apoyo en la comunidad internacional que cuando era presidente Obama? Es más fácil con Trump. ¿Y a nivel doméstico en Estados Unidos? Claro que será más fácil protestar contra las políticas de Trump. De hecho las protestas ya empezaron. Los demócratas, cuando están en la oposición pueden convertirse en una fuerza que restringe y controla al gobierno. Pero cuando llegan a la presidencia y al gabinete se funden con las instituciones. El gobierno de Obama era un lobo con piel de oveja. El gobierno de Trump es un lobo con piel de lobo. Es más fácil tratar con un lobo que no se disfraza.


–¿Qué opina del giro a la derecha en la región y cómo lo afecta a usted, que había recibido un fuerte apoyo de gobiernos en Brasil y Argentina que ya no están?


–Va a ser todo más difícil especialmente para Ecuador, que perdió a dos aliados fuertes. Pero yo creo que es erróneo decir que hubo un giro a la derecha. El cambio consistió en la aparición de un movimiento de protesta surgido de la explosión de internet y las redes sociales. Eso favorece a la oposición porque el gobierno representa a la autoridad y la libertad de expresión corroe esa autoridad. Hay otros factores pero ese es el más importante. Se hizo más fácil criticar a los gobiernos y los que estaban en el poder eran de izquierda. Pero ahora ese mismo movimiento de protesta está empezando a debilitar el gobierno de Macri. Algo similar sucedió en mi país algunos años atrás. Las redes sociales llegaron a Australia un par de años antes que a América Latina. Entonces los gobiernos eran estables y solían durar una década. Desde entonces la duración promedio de un gobierno australiano no pasa de los dos años.


Embajada


–¿Como está su gato?


–Acá está, en el otro cuarto. Llegó recién nacido hace un año y ya es un gato adulto.


–¿Cómo afectó su vida?


–Tuvo un impacto bastante fuerte. Trajo vida animal a la embajada. Una de las cosas que más extraño es tener algún tipo de contacto con un animal. Cuando llegan vegetales a la embajada de tipo lechuga muy de vez en cuando había un bicihito en la hoja y yo me exitaba mucho al verlo. El gato se ha convertido en una superestrella. Es uno de los gatos más famosos del mundo. Se asoma a la ventana y los paparazzi le sacan fotos. Pensamos que sería una buena incorporación para la embajada y que a las mujeres que trabajan acá les gustaría tener un gatito, pero terminaron queriéndolo demasiado y se armó una especie de competición para cuidarlo.


–No puedo dejar de preguntarle por la decisión de Ecuador de interrumpir su acceso a internet durante el último mes de la campaña presidencial estadounidense.


–Habia presiones muy grandes sobre mí. Pero WikiLeaks no será presionado. Nos aseguramos de que seguiríamos operando. No dejamos de publicar un solo día y publicando aún cuando yo tenía el acceso cortado. A lo sumo nos demoramos unas pocas horas. Estábamos preparados. Teníamos buenas fuentes en el gobierno estadounidense, sabíamos que Ecuador estaba siendo presionado. Ecuador y Estados Unidos por su parte niegan que hubiera presion. Pero por lo que me dicen mis fuentes el gobierno demócrata estaba muy preocupado por nuestras publicaciones, e intentó influir a Ecuador, influyendo a través del secretario de Estado, John Kerry. Ecuador ha sido muy valiente en defenderme y darme asilo y ha resistido con mucha fuerza las presiones de Estados Unidos y Gran Bretaña durante estos cuatro años y le estoy agradecido por eso. Pero a pocas semanas de las elecciones en su propio país, el gobierno no quería que se le acusara falsamente de intervenir en la elección estadounidense, y digo que es una acusación falsa porque nosotros no publicamos desde la embajada sino desde Francia y Alemania. Mi análisis es que Ecuador quiso evitar que la CIA pueda usar eso para legitimar una intervención en la elección ecuatoriana. Y Ecuador ya tiene experiencia en operaciones de la CIA. Entonces hizo este gesto de tomar distancia de nuestra publicación, de decir que el hecho de que yo esté refugiado en jurisdicción ecuatoriana obviamente no significa que Ecuador sea responsable por lo que publica WikiLeaks, de igual forma que no es responsable el pais de mi nacionalidad, Australia. Aunque no estoy de acuerdo con la manera en la que se hizo, es algo entendible.


–¿Como una orden y no como parte de un diálogo?


–Hubiera sido mejor trabajar el problema hasta encontrarle la mejor solución.


–Siendo que lo principal que lo separa de un preso común es su acceso ilimitado a internet , me imagino que perder ese privilegio debe haber sido muy duro.


–También. Pero de alguna manera, en un ambiente que no ha cambiado en más de cuatro años, de repente hubo un cambio. Ese cambio supuso el desafío de coordinar a mi equipo bajo esas circunstancias. A me gusta un buen desafio. Entonces hubo un cambio y un desafio, con lo cual fue duro pero distinto.


–¿Qué hacía? ¿Leía libros?


–Nooo. Tenía mucho trabajo. Tenía que implementar un sistema de comunicación alternativo.


–¿Entonces tenía muchas reuniones? ¿Mucho contacto cara a cara?


–Muchos courriers, muchas palomas mensajeras .


–Una buena pelea.


–Fue un momento muy tenso. Salió una editorial en un diario de acá pidiendo que Ecuador me entregue. Declaraciones de congresistas estadounidenses y la revista TIME exigiendo lo mismo, ciertos sectores de la sociedad ecuatoriana fueron reclutados para presionar al gobierno ecuatoriano.


Futuro


–¿Qué le va a decir al próximo presidente de Ecuador cuando venga a preguntarle cuáles son sus planes para el futuro?


–Que estoy agradecido y que juntos vamos a ganar y asentar un precedente importante para la defensa de los derechos humanos. Como todos los gobiernos debe asegurarse que sus refugiados sean protegidos. Es la obligación legal del gobierno.


–¿No le parece que el próximo gobierno debería capitalizar su victoria diplomática ante Naciones Unidas, que declaró que las acciones de Suecia y Reino Unido equivalen a una detención ilegal?


Fue una doble victoria porque Naciones Unidos declaró que estaba ilegalmente detenido y Reino Unido apeló y volvió a perder. Fue una victoria diplomática para Ecuador aunque se logró con abogados de WikiLeaks sin la participación de Ecuador. Sin embargo demostró que Ecuador estaba en lo correcto al concederme asilo. Pero si Ecuador decidiera avanzar, se podrían obtener más victorias diplomáticas.


–¿Entonces qué va a pasar con su vida?


–No lo sé, tenemos las dos decisiones favorables en Naciones Unidas. Después de muchos esfuerzos logramos que una de mis presuntas fuentes, Chelsea Manning,obtuviera clemencia y será liberada. Estados Unidos se niega a cerrar mi causa por espionaje. en mi contra. Tuve una victoria importante en Suecia: despues de seis años finalmente se hizo lo que veníamos pidiendo y pude declarar por primera vez. Hasta entonces, Suecia habia utilizado su negativa a tomarme declaración en esta embajada como un truco para mantener abierta la investigación preliminar desde 2010. La fiscal en Suecia todavía no decidió si va a acusarme. Si decide acusarme será una decisión política. Por un lado, una acusación formal llevaría a un juicio que el estado sueco perdería. Por el otro, si la fiscal cierra la investigación probablemente acabaria con su carrera profesional. La mejor opción para la fiscal siempre ha sido mantener el impasse (la acusación de “violación en grado menor” proscribiría en tres años).


–O sea que con todo lo que pasó su situación no cambió demasiado.


–Hubo triunfos políticos y legales. Las Naciones Unidas declararon que mi detención es ilegal.
–Pero la decisión no es vinculante.


–Si que es vinculante. Los jueces lo reconocen. La Corte Europea de Derechos Humanos, por ejemplo, hace propios los dictámenes (del Grupo de Trabajo Detención Ilegal) de Naciones Unidos. Lo que no hay mecanismo de aplicación.
–Entonces no se cumple.


–No, pero obviamente hay un costo diplomático para Suecia y Gran Bretaña. Cada vez que Gran Bretaña o Suecia le vayan a decir a un país extranjero que han detenido ilegalmente a un ciudadano británico, ese país puede contestar que Gran Bretaña y Suecia hacen lo mismo conmigo. Habrá que ver cuanto tiempo quiere pagar ese precio.


@santiodonnell

Publicado enInternacional