Ciudadanos de Nuew York participan en una protesta contra el presidente iraní Ebrahim Raisi, en el exterior de las Naciones Unidas el 21 de septiembre de 2022 en la ciudad de Nueva York.- AFP

"La diferencia de tamaño, vitalidad, voz, desarrollo, calidad muscular y fuerza física entre un hombre y una mujer demuestran que los hombres son más fuertes y más capaces en todos los campos". Así justificó el expresidente del régimen Islámico (RI) Hashemi Rafsenyani la inclusión de las mujeres iraníes en las leyes de su teocracia en la categoría de Untermenschen (subhumanos), término que los nazis empleaban para los seres humanos considerados inferiores y carentes de derechos de humanos, o sea ellos. El velo es una señal exterior y visible de este estatus, al igual que la insignia amarilla pegada a la vestimenta de los judíos y la azul a la de los cristianos durante el califato árabe de Omar II (682-720). No se trata de ocultar el pelo de la mujer, para ello podrían ponerse un gorro. Sin embargo, al ser esta prenda utilizada por los hombres, -seres de pleno derecho-, romperían el orden social, crearían confusión y terminaría con la pérdida del control social por parte de los poderosos. Por esto el judaísmo y el islam prohíben el travestismo.

Y aunque Mahsa Amini, cumplía con el sistema de marcación social establecido, su belleza llamó la atención de los talibanes de la patrulla Ershad. «Orientar hacia el buen camino» que vigila el velo de las mujeres para mantenerlas a raya empleando la pedagogía del terror: en plena calle fue separada de su familia, de origen kurdo y de visita turística en Teherán, y trasladada a la comisaría para recibir la dosis de la lecciónislámica que hemos recibido millones de mujeres iraníes: humillaciones, bofetadas y más que probables abusos sexuales. La resistencia de la joven les hizo perder el control: dos días después falleció en el hospital, encendiendo la mecha de un hartazgo y odio acumulado de toda una nación durante 43 años hacia el régimen clerical y su guardia pretoriana.

Decía Marx que los cambios cuantitativos evolucionan, forzando transformaciones cualitativas. Y es justamente lo que está sucediendo, aunque los mulá, enemigos de la ciencia, no salen de su asombro: ¿Por qué protesta esta gente, si siempre hemos torturado, violado y matado?

Ya han matado a al menos a 17 personas, y hay decenas de heridos y cientos de arrestados. La masacre esperada no ha sucedido todavía (en las protestas por la subida del precio de gasolina hubo cerca de 600 muertes), porque Ebrahim Raisi, el actual presidente del RI, se encontraba en EEUU asistiendo a la Asamblea General de la ONU, y no quería críticas también por sus anfitriones.

Los rasgos de la nueva rebelión popular

- No solo la participación, sino también el liderazgo absoluto de las mujeres (apoyadas por los hombres) en las protestas recuerdan el primer desafío de los iraníes al jomeinismo: fue el 8 de marzo de 1979, cuando unas 200.000 mujeres (y muchos hombres) ocuparon las calles de Teherán en protesta por la orden de Jomeini para forzar a las iraníes a llevar el velo bajo durísimos castigos. Meses antes, en su entrevista con Oriana Fallaci en Paris, el caudillo del RI, que jugaba el papel de un teólogo de liberación, había dicho: "No habrá obligatoriedad en el velo" y "hasta los comunistas podrán estar libres en el futuro Estado Islámico", poco después fueron ejecutados miles de ellos. Luego desató a sus matones en las calles, equipados de cadenas de acero, ácido y barras de hierro para golpear a las mujeres mientras gritaban: "Ya rusari, ya tusari (el velo o la paliza)".

- Por primera vez, "la cosa de las mujeres", si existe, y su demanda para recuperar el control sobre sus propios cuerpos, se ha convertido en el centro de las reivindicaciones de todos los sectores sociales.

- Las mujeres arrancan, de forma colectiva, sus velos delante de las fuerzas de opresión del RI, algo que sucedía, pero de forma individual y anecdótica.

- La sólo lucha por la "liberalización del velo" no explicaría la dimensión del actual estallido social: desde hace un año, las huelgas y manifestaciones de la clase obrera, las clases medias, los yayoflautas, estudiantes universitarios, intelectuales, ecologistas, las minorías étnicas y las minorías religiosas (como la limpieza religiosa contra los bahaíes), han sido imparables, y eso a pesar de estar prohibidas en este "Reino de Dios". La causa de Mahsa ha conseguido unificar las protestas aisladas y sectoriales. Y esto es lo que le separa de las protestas del 2019, que fue por una cuestión puntual y que afectaba a solo un sector.

- Ahora, las manifestantes ya no piden reformas, sino que apuntan directamente a un capitalismo totalitario religioso, despiadado (de cortar las manos de los robagallinas mientras sólo en la petroquímica de Isfahán, ha estafado al Estado al menos 19 millones de euros; a una casta mafiosa que utiliza la supraestructura de corte medieval aterrorizando a la población para saquear uno de los países más ricos del planeta, llevando a la extrema pobreza a cerca del 70% del país, según los datos oficiales. La lucha por los derechos civiles, en el marco del RI, ha fracasado, y el pueblo va hacia el derrocamiento del régimen islámico, al que dio demasiadas oportunidades.

- Las mujeres han ido cambiando sus formas de protesta poniendo a prueba la reacción del RI. Con 'los miércoles blancos' -señal de la lucha pacífica- y negarse a que el RI determine hasta el color de esta prenda, que debía ser oscura: negra, marrón, gris y azul marino; luego pasaron al movimiento individual de "Las chicas de la calle de la Revolución", arrancarse el velo y agitarlo en un palo por las calles céntricas del país.

- Que la mayoría de estas mujeres hayan nacido en la teocracia islámica demuestra que ni los 75 latigazos establecidos por la Sharia a las rebeldes, ni la cárcel, la tortura y la violación, ni la propaganda de 43 años sobre las "bondades del velo" han servido para someter a las mujeres de Irán con un siglo de lucha feminista a sus espaldas.

- Ante la posibilidad de que el RI provocase una guerra civil, aplastando, una vez más, a los kurdos, la consigna de "¡Kurdistán, eres la luz de Irán!", se está escuchando por todo el país, advirtiendo al régimen.

- La preocupación por la caída del RI es tal que la propia prensa gubernamental pide el desmantelamiento de la patrulla Ershad. Quizás demasiado tarde.

¡Es fascismo, no fundamentalismo!

La revolución antiimperialista, antimonárquica y democrática de Irán, sucedida en la frontera de la URSS en 1978, había sido abortada por el pacto firmado entre los G4 (EEUU, Francia, Reino Unido y Alemania) y la extrema derecha anticomunista chiita, en la isla centroamericana de Guadalupe. El mismo año, en otros dos países vecinos de la URSS, Afganistán y Polonia, la extrema derecha patrocinada por EEUU asalto sus estados socialistas.

Un jomeini desconocido para los iraníes, fue llevado de Irak a Francia ¡país de la OTAN!, y después de tres meses de una brutal publicidad para convertirle en "líder", fue trasladado a Teherán en un Air France y escoltado por los cazas franceses, para instalar lo que (si no me equivoco), el primer régimen de corte fascista después de la Segunda Guerra Mundial, pero con un toque especial: el terror lo gestionaban los tribunales de inquisición. De hecho, Ebrahim Raisi, fue un juez que firmó la ejecución de miles de presos y presas políticos, principalmente de izquierda. De allí, la lógica de la alianza entre los muyahedines del Pueblo de Irán con el vox español.

Conozcamos un totalitarismo religioso

- Para empezar, prohibió a todos los partidos políticos, sindicatos, organizaciones feministas, estudiantiles, intelectuales, etc. y las libertades políticas y sociales, arrebatando al pueblo la única herramienta con la que podrían luchar: la organización. Con esta medida, además, el RI eliminó a los "intermediarios" entre el pueblo y el poder: haciendo que el choque entre ambos fuese directo. Así consiguieron medir la barba de los hombres y el color de las uñas de las adolescentes.

- Imponer el velo fue la segunda medida de Jomeini tras tomar el poder, y la primera tampoco fue repartir los beneficios del petróleo, sino abolir la Ley de Familia, bajando la edad nupcial de 18 a 8 años para las chicas, legalizando la pedofilia, y arrebatar todos los derechos conquistados por las mujeres en un siglo: aborto, divorcio, libertad de movimiento, de matrimonio, de homosexualidad, etc. Al imponer la uniformidad, eliminaba las singularidades entre los "ciudadanos", para convertirlos en una "masa" a la que se pueda dar la forma que desea el poder.  Despolitizar el velo, y presentarlo como algo "auténtico y anticolonial" sólo pudo engañar a los occidentales poco doctos que lo apoyan y rompen la solidaridad internacional feminista. Esta prenda es la bandera de la extrema derecha islámica.

- Al ser profundamente misóginos, glorifican a la mujer sumisa, depositaria de los valores de la "comunidad", mientras consideran al feminismo y el derecho a la igualdad una aberración antinatural. Los "valores islámicos para la mujer", o sea, convertirle en un mero objeto sexual es el principal motivo de convertir a Irán "islámico" en el principal país del mundo en las cirugías estéticas.

- La división de la sociedad entre los hombres y las mujeres, que no los ricos y los pobres, y aplicar el apartheid contra la mujer ha sido una táctica política, dentro de "divide y vencerás": luego fueron a por los hombres, el número de los pelos de su barba, sus pantalones cortos, etc.

- La Constitución del Estado totalitario masculino regentado por el Führer reserva el puesto del liderazgo solo para los hombres.

- El Estado centralista pisa los más elementales derechos de las al menos doce minorías étnicas, que en Irán componen la mayoría de la población. Por la mala suerte del RI y para más inri, Mahsa era kurda, de la región más reprimida, pero más combativa (principal feudo de la izquierda) y más militarizada del país. Le costará al régimen volver a ahogarla, siendo Kurdistán una de las tres provincias iraníes capaces de derrocar a un régimen: los otros dos son Teherán y Azerbaiyán.

- Al resucitar mitos antiguos, e incluso inventarlos, los misóginos se visten de feminismo islámico y afirman que Arabia (Saudí), que el único país del planeta donde hoy las mujeres ni pueden votar fue hace catorce siglos la cuna de la liberación de la mujer, sin ruborizarse.

- Usa la represión sexual como método de manipulación y de control social, por lo que prohíbe las relaciones fuera del matrimonio, entre personas del mismo sexo, el adulterio, la fornicación, etc. creando personas psicológicamente desequilibradas, disparando la cifra de violaciones e incluso en su forma del incesto.

- Aplica el llamado "fascismo social": las mujeres no podrán contraer matrimonio con un hombre fuera del grupo, hecho llamado por los nazis «ley de bronce»: porque reduce la calidad biológica de los descendientes, mientras, el RI sí que permite a los hombres casarse y tener hijos con mujeres de otras religiones semíticas, porque los vástagos deben practicar la religión del padre.

- La militarización de la sociedad, a través de la creación de decenas de cuerpos  armados, contratando a los desclasados y el lumpenproletariado (como los talibanes), para el control social: han sido instalados en los barrios (con sede en las mezquitas), hospitales, colegios, universidades, fabricas, playas, empresas, etc. Los Basiy (reclutas) son de la viva imagen de los escuadristas, los Camicie Nere italianos, montados en las patrullas de la moral tiene la misión de aterrorizar a los ciudadanos convertidos en súbdito y rebaño, al igual que colgar a los seres humanos de las grúas en las plazas céntricas, que recuerdan a las hogueras de la Inquisición.

- Una de las diferencias entre una dictadura y un fascismo es que, mientras la primera se apoya en una pequeña élite, el segundo cuenta con una base social, a veces parte de la clase obrera. El RI ha ido perdiendo esta base (ya ni paga como antes a los heridos de la guerra de Irak, que se manifiestan en sus sillas de rueda por una pensión digna), y ahora es una mediocre dictadura aislada a nivel nacional e internacional.

- Al igual que es profundamente anticomunista, por su rechazo hacia un sistema igualitario, se opone, no al imperialismo (pues mantiene magníficas relaciones con Francia o Alemania), sino a las libertades conquistadas por los ciudadanos en Occidente: que Hitler atacase Inglaterra o Francia no le convertía en una potencia "anticolonial".

- Discursos populistas para estafar a las masas: Hitler llamó a su partido  "socialista" y "obrero", cuando en su programa mostraba que era un capitalista absolutista. El fascismo religioso también ha robado los términos utilizados por la izquierda como el "imperialismo".

- Promover el pensamiento único y homogéneo. Pensar y tener ideas distintas conduce al paredón.

- Recurrir a las emociones y la fe, que no a la razón.

- Expansionismo militar, con el único fin de acceder a los recursos ajenos y nuevos mercados, y financiar grupos reaccionarios medievales: ¿O no está peor hoy la situación de los palestinos, por ejemplo, que hace 45 años? Los iraníes están en contra de las injerencias del RI en los países de la región, derrochando miles de millones de euros en sobornar a jeques y ayatolás en detrimento de los partidos progresistas, para que protegieran al RI, que no a los iraníes. Ningún estado extranjero ha matado a tantos conciudadanos iraníes como los que ocupan hoy el poder en Teherán.

Las revoluciones suceden cuando los de "arriba" no puedan gobernar como antes, y los de "abajo" ya no quieran ser gobernados como antes. El proceso del fin del RI se acelera, y en ello pueden influir:  a) La muerte del caudillo Ali Jamenei, de 82 años y b) el inevitable empeoramiento de la situación de Irán, principalmente, debido a la incompetencia de un clérigo que pretende gestionar un país del siglo XXI con las recetas del siglo del nacimiento del islam en Arabia

Para las potencias mundiales, esta crisis, si continúa, será un problema aun mayor que la guerra de Ucrania, que de todas formas está bajo su control.

Las grandes protestas sociales suelen suceder en varias ocasiones, pero los regímenes caen solo una vez. Empieza la cuenta atrás.

23 septiembre 2022

Publicado enInternacional
La Policía rusa trata de contener a manifestantes en San Petersburgo, a 21 de septiembre de 2022. — Anatoly Malysev / EFE

Miles de ciudadanos rusos intentan salir del país, ya sea por vía aérea o a través de los puestos fronterizos. 

Madrid. La ola de protestas en Rusia continúa tras el anuncio de movilizar a 300.000 reservistas en Ucrania. El movimiento pacifista Vesná (Primavera) ha convocado para este sábado otra manifestación a nivel nacional. De momento, las marchas contra el Gobierno ruso se han saldado con, al menos, 1.386 detenidos en las principales ciudades del país.

Vesná ha señalado la necesidad de que más personas se unan a la protesta tras el anuncio del presidente ruso, Vladímir Putin, de iniciar una "movilización parcial".

Para despistar a las fuerzas de seguridad, Vesná no anunciará hasta el último momento el lugar de la protesta, además de pedir a los participantes que, por favor, no recurran a la violencia durante el transcurso de la manifestación. Por el contrario, la Policía rusa sí que hizo un uso desproporcionado de la fuerza en la convocatoria del 21 de septiembre, según alertó la organización en defensa de los derechos humanos OVD-Info.

Vesná ha publicado varias fotos y vídeos en las que se pueden ver a ciudadanos rusos portando pancartas en contra de la guerra. Algunos de los lemas decían así: "No quiero que lleven a nuestros niños allí". OVD-Info ha asegurado que a varios de los detenidos les notificaron que debían presentarse en las oficinas de reclutamiento. 

Puestos fronterizos abarrotados y billetes de avión agotados

Mientras tanto, miles de rusos intentan salir del país. Los precios de los billetes de avión se han disparado. Los vuelos directos de Moscú a Estambul (Turquía) y Ereván (Armenia) ya se han agotado, lugares de especial relevancia ya que permiten la entrada de ciudadanos rusos sin visado. El Kremlin todavía no ha confirmado si cerrará las fronteras a aquellas personas citadas a la movilización militar.

La pasada jornada cruzaron a Finlandia un total de 4.403 rusos, prácticamente el único lugar de entrada a la Unión Europea. El Gobierno finlandés, en la línea marcada por Bruselas, redujo en un 90% la emisión de visados a la ciudadanía rusa. 

Algunos países de la Unión, como Estonia, Letonia, Lituania y Polonia decidieron cerrar por completo su frontera con Rusia, alegando motivos de seguridad. Sin embargo, algunos sectores de Bruselas consideran contraproducente limitar la movilización de la ciudanía rusa, ya que alimenta la "narrativa del Kremlin" de la supuesta rusofobia por parte de la UE. 

El Gobierno ruso, sin embargo, ha querido desmentir todas estas informaciones. El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, ha declarado que las imágenes del "barullo en los aeropuertos" están siendo "muy exageradas"

22/09/2022 20:52

Publicado enInternacional
La Carta de Naciones Unidas y los ideales que representa están en peligro, advirtió ayer Antonio Guterres, secretario general de la ONU, al comenzar el 77 periodo de sesiones en la sede de Nueva York. Foto Afp

Nueva York. "Crisis" es la palabra más repetida al arrancar el debate general de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el desfile anual de oradores políticos más grande del mundo a lo largo de una semana, quienes confirman que el planeta está al borde de múltiples catástrofes internacionales entre guerras, pandemias y cambio climático, o sea, todo para lo que esta organización y su orden mundial fue construida para evitar.

El secretario general Antonio Guterres abrió el 77 periodo de sesiones declarando que “se avecina un invierno de descontento a escala mundial. La crisis del costo de la vida está haciendo estragos, la confianza se desmorona, las desigualdades se disparan, nuestro planeta está ardiendo… y los más vulnerables son los que llevan la peor parte”, al resumir el estado del mundo.

Ante ello, afirmó: “la Carta de Naciones Unidas y los ideales que representa están en peligro. Tenemos el deber de actuar. Y, sin embargo, estamos bloqueados en una disfunción global de proporciones colosales. La comunidad internacional no está preparada, o no está dispuesta a afrontar los retos de nuestra época… Esas crisis amenazan el futuro mismo de la humanidad y el destino de nuestro planeta”.

Enumeró como ejemplos de la crisis planetaria la guerra de Ucrania y otros conflictos bélicos, la emergencia climática, la creciente desigualdad entre los países del norte y del sur, el discurso de odio, la desinformación a través de medios sociales, y advirtió que "las divisiones geopolíticas" están minando la labor de la ONU y el derecho internacional.

Ante todo esto, dijo, "necesitamos una coalición del mundo" para abordar tres grandes desafíos: alcanzar y sostener la paz, la defensa de los derechos humanos y "nuestra guerra suicida contra la naturaleza". Subrayó que la crisis climática "es el problema que define nuestra época" y que es "un paradigma de la injusticia moral y económica". (https://gadebate.un.org/sites/default/files/gastatements/77/unsg_es.pdf).

En este foro, varios de los oradores de países desarrollados se enfocan en la defensa de lo que llaman un orden mundial bajo la ley internacional, al elevar como el tema dominante la guerra entre Rusia y Ucrania. Emmanuel Macron, presidente de Francia, denunció: "Rusia rompió nuestra seguridad colectiva" con un acto de "imperialismo" que está "minando nuestro único orden mundial posible", mensaje que será repetido por otros líderes esta semana, incluido Joe Biden, quien hoy tendrá su participación.

Pero para los del llamado sur global, el tema prioritario son las graves injusticias del actual "orden mundial" y las consecuencias generadas por la geopolítica de los principales poderes, por lo cual llaman por un cambio estructural.

Gustavo Petro, presidente de Colombia, en su debut ante este foro de la comunidad mundial, ofreció el discurso más lírico y furioso del día, en el cual convocó a la comunidad internacional a abandonar su adicción al "poder irracional", al dinero y a los combustibles fósiles para salvar al planeta.

“Vengo de uno de los tres países más bellos de la Tierra. Ahí hay una explosión de vida… Vengo de la tierra de las mariposas amarillas y de la magia. Ahí en las montañas y valles de todos los verdes, no sólo bajan las aguas abundantes, bajan también los torrentes de la sangre. Vengo de un país de belleza ensangrentada”, indicó.

Acusó las "fracasadas" guerras contra las drogas y contra la naturaleza por tanta sangre. "Por destruir o poseer la hoja de la coca muere un millón de latinoamericanos asesinados y encarcelan a 2 millones de afros en América del Norte", y por ello “les demando desde aquí, desde mi Latinoamérica herida, acabar con la irracional guerra contra las drogas

“Mientras dejan quemar las selvas… nos piden más y más carbón, más y más petróleo para calmar la otra adicción: la del consumo, la del poder, la del dinero”, agregó. Declaró que "el desastre climático no lo produce el planeta, lo produce el capital".

Subrayó que detrás de la adicciones a la droga y los hidrocarburos "está la verdadera adicción de esta fase de la historia humana: la adicción al poder irracional, a la ganancia y el dinero".

Vinculó el fenómeno de la migración a estas guerras, señalando que la gente "llena de hambre y sed" migra al norte donde “ustedes los encierran, construyen muros, los expulsan… ¿Acaso no ven que la solución al gran éxodo desatado sobre sus país es volver a que el agua llene los ríos y los campos se llenen de nutrientes”.

Petro concluyó: "sólo en paz podremos salvar la vida en esta nuestra tierra. No hay paz total sin justicia social, económica y ambiental". (https://gadebate.un.org/sites/default/files/gastatements/77/co_es.pdf).

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, resaltó que representa "el primer gobierno electo democráticamente, después de transitar 13 años de dictadura", pero advirtió que la democracia electoral no es suficiente en su país devastado por políticas que han empeorado la pobreza y la miseria y llevado a un éxodo de sus ciudadanos "en un mundo que hoy vive bajo la dictadura monetaria".

Denunció que "las naciones industrializadas del mundo son las responsables por el grave deterioro del ambiente, pero nos hacen pagar a nosotros por su oneroso estilo de vida, sumirnos en sus planes y en una crisis sin fin", y destacó que "Honduras sólo tendrá futuro si da pasos en firme para el desmontaje de la dictadura económica neoliberal".

Concluyó: “nos resulta inaceptable este orden mundial arbitrario, en el que existen países de tercera y de cuarta categoría, mientras los que se creen civilizados no se cansan de hacer invasiones, guerras, especulaciones financieras y crucificarnos con su inflación una y otra vez.

"Tomo esta tribuna para exigir que se nos respete, queremos vivir en paz. No sigan tratando de desestabilizar a Honduras, dejen de dictarnos sus medidas o de hacernos escoger con quiénes debemos relacionarnos."

Otros líderes latinoamericanos progresistas –entre ellos los de Argentina, Chile y Perú– enfatizaron como prioridades la defensa de la democracia en sus países, la injusticia económica internacional, incluyendo la deuda, y la responsabilidad por el cambio climático de los países avanzados. Luis Alberto Arce, de Bolivia, fue claro al atribuir la responsabilidad por el desaste actual: "hoy nos encontramos frente a una crisis capitalista múltiple y sistemática que pone cada vez más en riesgo la vida de la humanidad y del planeta", y llamó a cambiar ese sistema y a "la construcción de un nuevo orden mundial" bajo el lema de "otro mundo es posible".

Por su parte, Jair Bolsonaro, mandatario de Brasil, ofreció un gran autoelogio de su labor usando a la ONU para su campaña de relección, donde definió a su país como "un pueblo que cree en Dios, la nación, la familia y la libertad".

En este primer día, y se prevé lo mismo el resto de la semana, ni un solo líder se proclamó a favor de las guerras, de la destrucción ambiental del planeta, de la injusticia, sino todo lo contrario: cada uno elogió los principios de la ONU y llamó a que todos los demás cumplan con sus objetivos. Por lo tanto, dejaron en misterio por qué el mundo está como está, si es que aquí hay un consenso por la paz, los derechos humanos, por la protección del medio ambiente, la educación y la salud universal.

Por David Brooks

Corresponsal

Publicado enInternacional
Protestas en todo Irán tras el asesinato policial de Mahsa Amini

Irán ha estallado por la muerte de una joven bajo custodia policial por llevar el hiyab “inadecuadamente”. En el contexto de una honda crisis económica y política, los iraníes también cuestionan el régimen profundamente impopular y su brutal opresión de las mujeres.

 

El martes pasado por la noche, Mahsa (Zina) Amini, una joven kurda de 22 años, de la ciudad occidental de Saqez en la provincia de Kurdistán, fue detenida frente a una estación de metro en Teherán por la temible "Policía Moral" de Irán. Fue acusada de llevar indebidamente el hiyab en un país que hace cumplir estrictamente la obligación de cubrir el cabello y el cuerpo de las mujeres. Según testigos, fue golpeada dentro de una camioneta policial que la llevó a un centro de detención. Amini murió el viernes en el hospital después de pasar tres días en coma.

La Policía de Teherán negó de inmediato cualquier responsabilidad por su asesinato y dijo que sufrió una “insuficiencia cardíaca repentina” mientras esperaba con otras mujeres en las instalaciones para recibir “educación”. El arresto y la muerte de Amini desataron rápidamente protestas en todo el país, comenzando inicialmente fuera del hospital donde murió y extendiéndose a otras provincias. En las redes sociales, ya se ha convertido en un símbolo de la lucha contra el hiyab obligatorio y la Policía.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, llamó a la familia de Amini para expresar sus condolencias, pero en una de las crisis más grandes, por lo menos desde de su primer año en el cargo lidió con ella reprimiendo brutalmente a los iraníes que han tomado las calles. La represión se ha dirigido especialmente a las regiones kurdas que se han declarado en huelga general en protesta por el asesinato de Mahsa. Al menos 10 ciudades importantes han sido cerradas desde el lunes mientras sus habitantes sufrían una intensa represión policial.

Cientos de valientes mujeres kurdas que protestaban por el hiyab obligatorio se lo quitaron durante el funeral de Amini y las agitaron en el aire mientras coreaban consignas en kurdo y farsi: “¡Muerte al dictador!”, “Matar por el hiyab, ¿cuánto durará?” y “Mujer, Vida, Libertad”. Posteriormente, las fuerzas de seguridad dispararon a algunos de los manifestantes y atacaron a muchos con gases lacrimógenos, hiriendo al menos a 30.

En otras partes de Irán, las fuerzas de seguridad han cortado el acceso a Internet y han atacado y arrestado a manifestantes, golpeando indiscriminadamente a personas en las calles y atacando a activistas del movimiento de mujeres. Al igual que en luchas anteriores, el movimiento estudiantil ha estado a la vanguardia de la organización de movilizaciones, con grandes protestas en los campus de todo el país a pesar de la presencia de fuerzas represivas y las consecuencias potencialmente graves para los estudiantes.

En una declaración conjunta, catorce organizaciones estudiantiles de centros de estudio como la Universidad Amirkabir, la Universidad Tarbiat Modares y la Universidad Allameh Tabataba’i pidieron la “disolución de la Patrulla de Orientación y la Policía de la Moralidad como una de las instituciones más importantes de represión posterior a la revolución” en Irán.

Las protestas no solo han llevado a un fuerte cuestionamiento de la Policía, sino también a un cuestionamiento más profundo del régimen entre sectores más amplios de la sociedad. En las protestas, los manifestantes usan lemas contra el régimen como "¡Muerte al dictador!" (en referencia al líder supremo del régimen Ali Khamenei) y “¡Sin miedo! ¡Estamos todos juntos!” Es importante destacar que algunos manifestantes condenan el brutal gobierno autoritario del régimen del Shah respaldado por Estados Unidos, que duró desde 1941 hasta la revolución de 1979 y también el régimen islámico actual contra la perspectiva de un sector de iraníes que abogan por el regreso a la monarquía de Irán a través del hijo del difunto último Shah, Mohammad Reza Pahlavi.

La diáspora iraní, que se estima que incluye al menos seis millones de iraníes en todo el mundo, también ha participado activamente en la organización de protestas contra el atroz asesinato de Amini, particularmente en Europa, Toronto y Nueva York.

Las líneas de falla cada vez más profundas de Irán

El impactante asesinato de Mahsa Amini y el malestar social resultante están creando un contexto político difícil para Raisi, quien hablará en la asamblea general de la ONU en Nueva York el miércoles.

Raisi enfrenta una erosión de la legitimidad del régimen de Irán, que tiene fuertes rasgos teocráticos. Esta crisis política también está marcada por una ampliación de la brecha entre las dos alas que han llegado a dominar la política iraní: los "reformistas" y los "intransigentes", más conservadores. Hasta ahora, figuras a favor de la reforma como el ex presidente Mohammad Khatami han cuestionado la respuesta del régimen a la muerte de Amini. El exlegislador Ali Motahari también escribió que temía que el incidente pudiera retratar al gobierno iraní internacionalmente como una entidad similar a los talibanes en Afganistán.

Otros reformistas han ido más allá al publicar declaraciones contra el hiyab obligatorio y la Policía de la moralidad. La legisladora reformista Parvaneh Salahshouri, líder de la Facción de Mujeres en el Parlamento, escribió en contra del hiyab obligatorio en 2018 y, tan recientemente como el 2 de agosto, 21 reformistas prominentes también habían denunciado las leyes sobre el hiyab.

Informes recientes sobre la frágil salud del ayatolá Ali Khamenei, también han abierto interrogantes sobre la incierta situación política y divisiones aún más profundas entre las facciones, ya que la muerte de Khamenei abriría una lucha de poder sobre su sucesor.

La profundización de la crisis del régimen iraní no se puede ver por fuera de la ruptura del acuerdo nuclear con el país persa (a instancias de Trump). Ese acuerdo había proporcionado un alivio temporal de algunas sanciones, un objetivo estratégico de ambas alas del régimen.

La imposición de las sanciones de “máxima presión” impuestas por Trump, que continúa Biden, han sumido al país en una crisis económica sin precedentes, afectando principalmente a los trabajadores y sectores más pobres de la sociedad, quienes expresaron su rabia por la situación económica durante dos importantes oleadas de protestas en 2018 y 2019.

Desde entonces, el régimen ha respondido a la inestabilidad de la situación expresando sus rasgos más bonapartistas y apoyándose en gran medida en su aparato represivo para reprimir cualquier descontento. Además del aumento de la represión, las elecciones presidenciales del año pasado subrayaron los aspectos antidemocráticos de la “república” iraní en la que el Consejo de Guardianes de 12 personas, responsable de aprobar candidatos para las elecciones, bloqueó la nominación de cualquiera que pudiera desafiar a Raisi como una forma de asegurar efectivamente la elección de la línea dura.

Estas tendencias hacia el bonapartismo están sin duda vinculadas a la creciente influencia política del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés), una poderosa fuerza de seguridad y policía interna que controla dos tercios del PIB de Irán y compite cada vez más con el clero por el poder. Su papel histórico se remonta a ayudar a consolidar el régimen islámico durante la contrarrevolución iraní y el funcionamiento del IRGC se expandió enormemente en la crisis política desencadenada por las secuelas de las elecciones de 2009 en las que jugaron un papel importante en la represión.

En los últimos meses, el aumento de la persecución de destacados activistas políticos en Irán, especialmente mujeres como Leila Hosseinzadeh y Sepideh Rashno, ha puesto de relieve la rígida disciplina del régimen reaccionario que, más allá de la opresión de las mujeres y el brutal castigo de la comunidad queer, como muestran las recientes sentencias de muerte de activistas queer, Zahra Seddiqi Hamedani y Elham Choubdar, también se extiende a la negación de derechos democráticos básicos como el reconocimiento de sindicatos independientes.

Tendencias en desarrollo de la crisis y la lucha de clases

Desde principios de 2022, el ambiente social en el país también ha estado marcado por oleadas de protestas y huelgas, principalmente por la escasez de agua y la creciente crisis del costo de vida exacerbada por la guerra en Ucrania. Según las cifras del Centro Estadístico de Irán, la inflación anual se ubica en 41,5%. El precio de los alimentos aumentó un 90,2% y los gastos de los hogares se han triplicado, mientras que los salarios reales siguen cayendo. y sigue aumentando la economía iraní se enfrenta a una grave crisis:

Los efectos de las sanciones de "máxima presión", junto con el aparentemente comatoso acuerdo nuclear, han llevado al régimen a imponer la austeridad como una forma de hacer que los trabajadores paguen por la crisis que los está aplastando. Raisi ya ha introducido una gran cantidad de medidas como recortes a los subsidios al trigo y la eliminación de los subsidios farmacéuticos. Como resultado, se ha multiplicado por trece el precio del pan, y rápidamente surgieron disturbios en la provincia sureña de Juzestán, hogar de una gran minoría árabe y frecuente punto álgido de lucha debido a problemas ambientales en la región. Allí es donde se encuentran trabajadores de la caña de azúcar, activistas del sindicato Haft Tappeh.

Dentro del movimiento de trabajadores, los docentes también han liderado luchas relacionadas con la crisis del costo de vida y han encabezado una serie de huelgas, actos y ocupaciones a nivel nacional, incluidas grandes manifestaciones en todo el país el 1° de Mayo del año pasado como parte de la Coordinación del Consejo de Sindicatos de Profesores.

A nivel político, nuevas organizaciones que se reivindican marxistas (en su mayoría operando clandestinamente) como el “Comité de Acción Laboral Organizada” (LOAC, por sus siglas en inglés) están surgiendo entre los movimientos estudiantiles y obreros, una vanguardia iraní que ha estado involucrada en la recientes oleadas de luchas desde el levantamiento de masas en 2019 hasta la huelga de los trabajadores petroleros en 2021.

De la furia a la libertad

Las explosiones sociales que emergen en Irán pueden tener el potencial de construir hilos de continuidad con la lucha histórica de las masas iraníes contra sus regímenes opresores y la amenaza del imperialismo. Para que las movilizaciones que están surgiendo contra la opresión de las mujeres avancen de una manera que responda a los intereses de los oprimidos y explotados en Irán, es importante vincular la lucha contra el régimen particularmente antidemocrático y patriarcal de Irán con una lucha contra el sistema capitalista que sostiene a los mulás (clérigos chiitas) burgueses.

En ese sentido, la convergencia del floreciente movimiento de mujeres con la clase obrera combativa de Irán que ha emergido como un actor importante en las luchas recientes puede desempeñar un papel importante para impulsarlas. No olvidemos que la revolución iraní fue desencadenada por la represión violenta de las protestas que ejerció el gobierno autoritario del Sha. Fue la huelga de los trabajadores petroleros en respuesta a esta represión la que desencadenó una huelga general, que después devino en un proceso revolucionario que derrotó al régimen del Shah. Los trabajadores del petróleo en Irán tienen el potencial para ejercer su poder estratégico de manera similar.

La revolución iraní no fue solo una revolución contra el régimen del Sha, sino también contra las fuerzas imperialistas que se beneficiaron de su gobierno. Estas lecciones son importantes hoy en día, ya que países imperialistas como Estados Unidos y Francia denuncian el asesinato de Mahsa Amini como una forma de ocultar sus propios intereses.

Estos son los llamados países “democráticos” cuya Policía también asesina brutalmente a las mujeres, cuyos regímenes niegan el derecho al aborto o imponen prohibiciones racistas del hiyab que limitan la autonomía de la mujer desde otro ángulo. Estos son los países que imponen sanciones que terminan en el sufrimiento de trabajadores y trabajadoras iraníes todos los días.

Contra la clase dominante iraní y las potencias extranjeras, es la clase obrera junto con las mujeres y demás sectores pobres y oprimidos los únicos que pueden dar una salida -en su propio beneficio- a la crisis económica y contra el régimen opresivo.

Además, hay un dato histórico que no debería olvidarse: fueron las mujeres marxistas las que organizaron las primeras protestas masivas contra el velo obligatorio durante el Día Internacional de la Mujer en 1979.

Martes 20 de septiembre

Publicado enInternacional
. Imagen: AFP

Una organización humanitaria denunció cuatro muertos y 75 heridos 

Mahsa Amini, de 22 años, falleció el viernes a causa del infarto y el coma que sufrió el martes en una comisaría en la que estaba detenida por la llamada policía de la moral por no llevar bien el velo, una prenda obligatoria en el país. 

Miles de jóvenes iraníes protestaron este lunes en distintas ciudades de Irán por cuarto día consecutivo por la muerte de Mahsa Amini, en unas manifestaciones que fueron duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad. A falta de una confirmación oficial, una organización humanitaria denunció que al menos cuatro personas murieron y 75 más resultaron heridas por disparos con munición real de las fuerzas de seguridad iraníes desde que se iniciaran las protestas el pasado fin de semana. Amini, de 22 años, falleció el viernes a causa del infarto y el coma que sufrió el martes en una comisaría de Teherán, donde estaba detenida por la llamada policía de la moral por no llevar bien el velo, una prenda obligatoria en el país. 

"Ya es suficiente"

Unas 300 personas se manifestaron el lunes en el bulevar Keshavarz, situado en el centro de la capital, donde tiraron piedras a la policía y quemaron containers según Fars, agencia cercana a la Guardia Revolucionaria iraní. Periodistas iraníes compartieron videos en redes sociales en los que observaron fuertes choques entre manifestantes y efectivos policiales, apoyados por "basijis", los voluntarios islámicos. En algunos de ellos se oyeron disparos.

Las protestas se produjeron en más puntos de la capital con lemas como "Muerte al opresor", "Velo opcional" y "Ya es suficiente". Los medios estatales iraníes no mencionaron heridos por la represión policial, aunque la organización humanitaria Hengaw contabilizó dos fallecidos en la ciudad de Saghez, de donde era originaria Amini. Solo en esa localidad se cuentan al menos 17 heridos más. En Divandarré habría otros dos fallecidos y 15 heridos. Entre los heridos hay una niña de diez años que estaría hospitalizada con pronóstico crítico tras recibir un disparo en la cabeza en la localidad de Bukan, según recoge la televisión kurdo-iraquí Rudaw.

En Saghez, donde fue enterrada Amini el sábado, "la atmósfera es la de una ley marcial no declarada", explicó Bajtian Joshnam, director de la agencia de noticias Mokrian. "Hay fuerzas de seguridad por todas partes. Hay policías. Las tiendas están completamente cerradas e incluso los organismos oficiales están cerrados desde el mediodía", aseguró Joshnam.

Los partidos kurdos iraníes convocaron para el lunes una huelga general en Rojhelat, el Kurdistán oriental o iraní, en protesta por la muerte de Amini. También se registraron concentraciones en la Universidad de Teherán, en la Universidad de Beheshti y en la Universidad de Alamé. El acceso a Internet se vio restringido en varios puntos del país.

"Incidente desafortunado"

La policía de Irán calificó este lunes la muerte de Amini como "un incidente desafortunado" y afirmó que es falso que la joven fuese golpeada bajo custodia policial tras ser detenida por no llevar bien el velo. "Es un incidente desafortunado y esperamos que no haya incidentes similares", dijo en una rueda de prensa el jefe de la policía de Teherán, Hossein Rahimi.

El responsable policial negó que la joven fuera golpeada o maltratada durante su detención o en la comisaría y rechazó hacer comentarios acerca de la causa de su muerte. "Hemos investigado y todas las pruebas muestran que no hubo negligencia o comportamiento indebido de la policía. Se han realizado acusaciones cobardes contra la policía iraní. Se han publicado mentiras", aseguró Rahimi, quien reconoció que Amini fue detenida porque "su vestimenta no era adecuada".

Las dudas de la familia

Amini fue detenida el martes por la llamada policía de la moral en Teherán, donde se encontraba de visita, y trasladada a una comisaria para asistir a "una hora de reeducación" por usar mal el velo. Horas más tarde era ingresada en el Hospital Kasra de la capital en coma luego de sufrir un ataque al corazón.

La policía afirmó entonces que la joven "sufrió repentinamente un problema del corazón" y publicó un video en el que supuestamente se ve a Amini cayéndose al suelo mientras habla con un agente en la comisaría, pero la familia no confirma que se trate de ella. Los padres de la joven niegan que sufriese ningún tipo de enfermedad, al contrario de lo que han publicado algunos medios oficiales iraníes.

"No estaba enferma, como dice la televisión iraní", afirmó Amyad Amini, padre de la víctima, quien asegura que las autoridades se negaron a entregarle la autopsia de su hija. "Fue golpeada dentro del vehículo policial y en la comisaría, pero no quieren publicar la grabación de las cámaras de seguridad", agregó.

"No está claro cómo la golpearon. Las mujeres que estaban en la ambulancia dicen que tenía un golpe en la cabeza", explicó Amini, advirtiendo además que la familia pidió que un perito examine el cuerpo de la chica sin que les dieran respuesta alguna.

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, habló el domingo por teléfono con la familia, les trasladó sus condolencias y prometió una investigación minuciosa para esclarecer lo ocurrido. "Le dije al presidente que la grabación mostrada en la televisión nacional no eran más que mentiras, que estaba censurado", sostuvo Amini.

El gobierno de Raisi aumentó en los últimos meses la presión para que las mujeres cumplan con las estrictas reglas de vestimenta. El velo es obligatorio desde la revolución de 1979 liderada por el ayatolá Ruhola Jomeini, quien declaró que sin él las mujeres estaban "desnudas". 

Publicado enInternacional
El miércoles pasado los hinchas del Celtic ya habían colgado una pancarta con la inscripción "fuck the crown"

"Si odiás a la familia real, aplaudí"

"Si odiás a la familia real, aplaudí”, corearon los fanáticos del Celtic, en un partido contra St Mirren, mientras se desplegaba una pancarta con la misma frase sobre las gradas. Lo hicieron durante un minuto de aplausos que había sido pensado originalmente para honrar a la Reina Isabel II, fallecida el pasado jueves 8 de septiembre.

El homenaje a la Reina Isabel II impulsado por las autoridades de la Premier de Escocia se vio así boicoteado por los hinchas del Celtic, un equipo anti-monárquico desde sus orígenes.

Los seguidores del Celtic ya habían dejado en claro su postura el miércoles pasado cuando el equipo enfrentó al Shakhtar Donetsk por Champions League, partido en el cual colgaron una pancarta con la inscripción "fuck the crown" ("a la mierda la corona", en español).

Las imágenes de la TV mostraron a todos aplaudiendo: jugadores, cuerpos técnicos y dirigentes, todo acompañado por el canto de los hinchas del Celtic de fondo.

Finalmente, el equipo escocés perdió el partido ante St Mirren 2-0, su primera derrota en la Premiership en casi un año.

Publicado enInternacional
Domingo, 18 Septiembre 2022 05:44

¡Rompan las computadoras!

Fotograma de Machines in Flames (2022), dir. Thomas Dekeyser y Andrew Culp.

Una nueva película describe el breve surgimiento y la desaparición del grupo francés de acción directa CLODO, un colectivo de trabajadores informáticos que creían que la computarización estaba siendo utilizada como una herramienta en favor del capital.

El 28 de enero de 1983 explotaron quince kilos de dinamita en una planta de procesamiento de datos de las afueras de Toulouse. No hubo heridos, pero el daño que ocasionó la explosión en las computadoras del gobierno tuvo un costo de treinta millones de francos. Los bandidos celebraron. «La fuga de cerebros continúa», anunció el Comité para la Liquidación o Subversión de las Computadoras (CLODO, por sus siglas en francés) en un alegre comunicado. «Anoche, a más de 6000 metros por segundo, una fracción de la memoria del Estado desapareció en el aire». Los registros de terrorismo, delitos, objetos robados y trabajadores migrantes habían sido destruidos, afirmaba el grupo, antes de concluir: «Seremos tratados como seguidores de Gaddafi y Carlos (el Chacal) […]. Digámoslo de una vez por todas: el fin justifica los medios».

Durante la oleada de violencia anticapitalista de fines de los años 1970 y comienzos de los años 1980 las explosiones no eran raras en el sur de Europa. Pero CLODO era más travieso que Action Direct o que las Brigadas Rojas, dice Thomas Dekeyser, codirector —junto a su compañero de estudios, Andrew Culp— de Machines in flames, un nuevo documental sobre sus proezas. CLODO enviaba autoentrevistas a revistas y obligaba a los periódicos a republicar los mensajes que dejaban en las escenas del crimen. No estaban anclados en la teoría. A diferencia de los de otros grupos militantes radicales de la época, sus ataques nunca mataron a nadie.

CLODO se definía como un grupo de trabajadores informáticos que se habían radicalizado por el desarrollo de la computación y del rol que cumplía en facilitar la violencia en su país y en el extranjero desde la guerra de Vietnam hasta la vigilancia policial y la monotonía del trabajo de oficina. El grupo se distinguía de sus antepasados luditas, destructores de telares que estaban preocupados porque la tecnología estaba quedándose con los trabajos humanos. Los acusaba de «primitivismo» y afirmaba que «la computadora es solo un instrumento». Pero pensaban que las computadoras eran el «instrumento preferido de los sectores dominantes […] que lo utilizaban para explotar, espiar, controlar y reprimir».

CLODO efectuó por lo menos doce golpes entre 1979 y 1983. Quemaron y bombardearon oficinas de empresas de computación como el Philipps Data Systems y CII-Honeywell-Bull. Después de la invasión de 1983 a Granada, sus miembros destruyeron un local de la empresa electrónica estadounidense Sperry-Univac y dejaron una pintada con esta declaración: «Reagan ataca Granada. La multinacional Sperry es cómplice». Otro mensaje después del asalto a la Universidad de Ciencias en Toulouse antes de un congreso de cibernética decía: «Científicos cochinos. No al procesamiento de datos capitalista».

En diciembre de 1983, después de prender fuego un local de la empresa NCR (National Cash Register), el grupo desapareció sin dejar rastros. Nunca se identificó a ninguno de sus miembros, y el grupo no emitió nunca más un comunicado. A pesar de convertirse en un objeto de fascinación para el público y para los medios locales, CLODO quedó cubierto de misterio. ¿Tenían otro objetivo además de destruir computadoras? ¿Cómo lograron mantener el anonimato? ¿Y por qué su reino de terror terminó tan de repente?

Dekeyser cree que el cuidado que ponía el grupo en evitar la muerte de civiles servía porque hacía que las autoridades prestaran menos atención. «La policía declaró con bastante claridad que [los ataques de CLODO] eran terribles pero que estaba en manos de las empresas de computación la tarea de garantizar mejor su seguridad», dice. «No era un ataque contra el público, era un ataque contra la propiedad de estas empresas». Culp agrega que aunque otros exponentes de la «propaganda por el hecho» se ponían felices cuando sus nombres y sus caras se hacían conocidos, porque esto supuestamente inspiraría a otras personas a actuar de la misma manera, CLODO no tenía esta tendencia vanguardista y siempre fue un grupo discreto.

Dekeyser sugiere que las computadoras habrían tenido su venganza si la oleada de ataques hubiera continuado. El avance de las tecnologías de la vigilancia que CLODO pretendía destruir, como los dispositivos que permiten rastrear la ubicación, habrían dificultado la tarea de borrar los rastros. Aunque también existe la posibilidad de que el grupo simplemente haya agotado su repertorio después de una intensa serie de ataques contra objetivos ambiciosos y simplemente quería evitar repetirse a sí mismo.

El cineasta piensa que el colectivo mantenía diálogo con otros grupos radicales de la época, y tal vez participó de ataques contra estaciones de policía y de campañas contra la planta nuclear que estaban construyendo en las afueras de Toulouse. Pero no revelaban mucho de su participación y la mantenían en secreto. La voz en off que relata la película se inquieta porque su investigación de CLODO es bastante similar a la de la policía. Dekeyser y Culp adoptan el enfoque de que «conocer CLODO implica convertirse en CLODO», lo que significa deambular por las oficinas de las afueras de Toulouse por la noche, escarbar en asociaciones entre las empresas de computación y los militares y mirar las máquinas con ojos nuevos y hostiles.

El resultado es una película bastante poco ortodoxa que muestra conscientemente su cableado interno. Los espectadores ven las pantallas de los cineastas mientras estos miran videos de YouTube, abren programas de edición y buscan ciertos términos en internet. Cada tanto la película es interrumpida por fallas técnicas o mensajes de error. En los momentos de detención suena una música ominosa. La voz en off asume que CLODO habría desaprobado el forzar a las personas a interactuar con las computadoras para ver la película, y considera la posibilidad de instalar un virus que destruya el disco duro en el que está alojada. «Cada vez que la película falla o hace algo confuso es un momento que invita a la audiencia a pensar», dice Culp. «Queríamos que las personas pierdan familiaridad con la tecnología, que piensen en los dispositivos que usan».

La marcha victoriosa de las computadoras en tantos aspectos de nuestra vida cotidiana sugiere que CLODO fracasó en su misión de liberarnos del «ghetto de programas y plataformas organizativas». Pero los directores defienden el impacto y el legado del grupo. En el corto plazo, las empresas de computación tuvieron que relocalizar sus plantas de los centros urbanos en complejos fortificados y distantes, y esto reflejaba cierto desplazamiento discursivo que empezó a reconocer su confabulación en actos de violencia estatal y de opresión.

Es probable que CLODO haya inspirado a muchos sucesores. En 1984, el Frente Unido por la Libertad bombardeó las oficinas de IBM en Nueva York y acusaron a la empresa de conspirar con el régimen de apartheid en Sudáfrica. En mayo, el Grupo Volcano interrumpió el funcionamiento de la fábrica de Tesla de Elon Musk en Berlín mediante la quema de seis cables de alimentación. Pocos meses después los anarquistas sabotearon un test de manejo autónomo en Hamburgo. «La lucha contra el Estado y el capitalismo y la dominación sigue siendo trabajo manual análogo», dijeron los perpetradores. Culp sugiere que existe una línea que conecta los ataques de CLODO con la perturbación reciente de grandes empresas tecnológicas, desde las piedras lanzadas contra el autobús de Google en San Francisco hasta la interrupción del funcionamiento de los centros de distribución de Amazon.

Es tentador pensar que, como evitaron ser capturados, los miembros de CLODO se revelen algún día o incluso revitalicen su misión. Hacia el fin de la película un contacto en Toulouse envía un informe al cineasta sobre un incendio sospechoso en un centro de tecnología local que desconcertó a los investigadores con una nota: «CLODO vive :)».

Traducción: Valentín Huarte

Publicado enSociedad
Fotografía EFE/ Johnson Sabin

En Haití las protestas generalizadas no cesan. Si en las últimas semanas las manifestaciones se venían convocando contra el empeoramiento de las condiciones de vida, esta semana entró con fuego momentos después de que se anunciara de cuánto subirán los precios de los carburantes en el país antillano. El miércoles fue el día más álgido con la capital Puerto Príncipe paralizada y escenario de multitudinarias manifestaciones, pero hasta este viernes las protestas no cesaban.

 

El pasado domingo, el Gobierno de Ariel Henry anunció la quita de subsidios para los combustibles, alegando la escasez de fondos para sostenerlos, lo que constituyó la chispa que encendería la mecha para que las protestas se intensificaran. El precio fijado por el gobierno para el galón (3,79 litros) de gasolina se incrementará de 2 dólares a 4,78 dólares; el de diesel subirá de 3 dólares a 5,60 dólares y el de querosén de 3 dólares a 5,57 dólares. Se acusa a las propias autoridades de la importante escasez de combustibles, para con ello encontrar pretextos para aumentar el precio de los carburantes.

Esto constituyó la ira para que las protestas antigubernamentales se multiplican y han sido cada vez más numerosas en Puerto Príncipe y otras grandes localidades, lo que ha llevado a la paralización total de las actividades, con organismos públicos, comercios y bancos cerrados y sin transporte. También se han llevado a cabo manifestaciones en otras localidades como Cayes, Petit-Goave y Jérémie, Tabarre, Delmas, Pétion-Ville, Croix des Bouquets viviéndose jornadas de tensión.

En el día más álgido del miércoles, cuando la furia del pueblo dio un giro violento, en las protestas en Puerto Príncipe los manifestantes levantaron barricadas y les prendían fuego, al tiempo que sectores más desesperados por su situación realizaban saqueos. En Petit-Goave, a pocos kilómetros de Puerto Príncipe, se llevaron adelante fuertes actos de protestas contra sedes de empresas, entre ellas la Banque Nationale de Crédit, Electricité d’Haiti y Sogebank, lugares que ven como símbolos económicos. Se exige que el Gobierno revierta su decisión de aumentar el precio de los derivados del petróleo pero también su demisión.

Este viernes las protestas no cesaban. La salida del poder del primer ministro, Ariel Henry, es la condición que ponen los manifestantes para abandonar las calles, cuando este viernes continuaban envueltas de nuevo en el humo de neumáticos, barricadas y locales ardiendo tanto en Puerto Príncipe como en otras localidades como St. Marc y Gonaïves.

Y aún no se ha anunciado cuánto costará el transporte público tras esta subida de los combustibles, que también hará incrementarse el precio de los productos de primera necesidad, lo que puede llevar a que las protestas se intensifiquen aún más, y Haití entre en estado de rebelión generalizada. Las manifestaciones que se intensifica en todo el país son una expresión de total descontento con la acción del gobierno. A estas horas se calculan alrededor de 10 muertos.

En menos de un año, el Gobierno del primer ministro, Ariel Henry, ha aumentado dos veces el precio de los combustibles en las estaciones de gasolina, lo que ha encarecido aún más el coste de la vida en un país sumido en una de las mayores crisis sociopolítica y económica sin precedentes. Una crisis que se agravó tras el asesinato en julio del año pasado del presidente Jovenel Moïse.

Luego del magnicidio, Estados Unidos y países aliados (Core Group) había impuesto su “solución” a la crisis haitiana al imponer a Ariel Henry como Primer Ministro del país. En 14 meses, el poder de turno no ha hecho más que agravar las miserias de la población haitiana. Las ya precarias condiciones de vida se deterioraron aún más. La crisis del combustible es solo la punta del iceberg. El primer ministro Ariel Henry y su gabinete tienen poder absoluto y no responden ante nadie.

Una explosión mayor se encuentra a la vuelta de la esquina. Y Haití ya viene de protagonizar muchos estallidos sociales, el último y más importante de ellos en febrero del año pasado cuando el entonces presidente Moise se negaba a renunciar al cargo a pesar de que amplios sectores de la oposición consideraban que su mandato había finalizado. El pueblo haitiano necesita tomar su destino en sus propias manos, solo con la masividad de las movilizaciones y las medidas de fuerza de los trabajadores y la protestas en las calles pueden acabar con los ajustes de Ariel Henry, sostenido por Estados Unidos, y derrotar su política de hambre y miseria.

Por Milton D'LeónCaracas / @MiltonDLeon

Viernes 16 de septiembre

Publicado enInternacional
Jueves, 15 Septiembre 2022 04:48

La caída del muro capitalista

Fotograma de El club de la lucha (1999). David Fincher

Como en la crisis de 2008, en los próximos tiempos volverán a intentar que lo público, ese actor inútil cuando las cosas van bien, salve los muebles para que el mundo siga girando

 

Como Tyler Durden y Marla Singer observamos por la ventana el derrumbe de las torres que forman nuestro paisaje. Aunque los protagonistas de la mítica escena de El Club de la Lucha (1999) nos daban la espalda, no hacía falta verles las caras para saber que, mientras todo saltaba por los aires, ellos se encogían impactados. Fuera de la pantalla nada es igual. Septiembre del año 22. Asistimos desde casa al derrumbe de las grandes torres capitalistas, las teorías de la mano invisible con las que han crecido varias generaciones están colapsando. Lo percibimos como el que ve llover, como se decía en épocas en las que llovía. El mayor derrumbe ideológico desde la caída del Muro de Berlín nos ha pillado con un grado de imperturbabilidad que no salvarían ni los Pixies sonando de fondo. Y es que no hay quien mantenga la atención a este ritmo de dos fines del mundo por semana.

La mano invisible regula y ordena la economía, así que toda intervención del Estado es un incordio y un freno para el desarrollo, nos aseguraron durante décadas los grandes gurús del capitalismo desmelenado. Hoy tenemos la certeza de que siempre mintieron. Ha quedado demostrado que la intervención estatal, lejos de ser un incordio o un freno, es hoy la única tabla de salvación cuando vienen curvas. Si era cierto que la mano invisible ordenaba la economía, deberían habernos explicado entonces la economía de quién ordenaba, porque la de las familias siempre ha sido un desorden continuo con la mano invisible apretándoles el cuello. Hoy nadie se lo cree. Si no te emociona ver a la derecha española dando por muerta su teoría económica, pidiéndole al gobierno que intervenga en este y aquel sector, es que no tienes corazón. Ni sentido del humor. Austria limita el precio de la electricidad poniéndole un tope de 10 céntimos el kilovatio/hora. Escocia prohíbe los desahucios y limita el precio de los alquileres. Francia nacionaliza la mayor compañía eléctrica europea. España interviene el mercado laboral prohibiendo despidos durante la crisis y negocia con las grandes superficies de alimentación rebajas en sus márgenes de beneficio. Europa limitará precios en el mercado energético. Medidas imposibles hasta hace nada por las cuales uno era calificado como peligroso comunista. Entre los escombros del derrumbe puede escucharse a los gurús silbando en modo disimulo. Asegurando que es algo temporal, que es lo que aseguran las parejas que se dan un tiempo para hacer la ruptura menos dura. 

Como el Muro de Berlín, el muro capitalista que hoy se derrumba siempre estuvo bien vigilado y protegido por especializados francotiradores dispuestos a neutralizar a quien se atreviese a cruzarlo. Al otro lado no hay nada, gritaban fusil en mano no fuese a haber algo mejor que esto más allá. Ya estamos en más allá. Hoy, con el muro capitalista lleno de grietas, sabemos que la mano invisible no regulaba nada, sino que pactaba precios en sectores controlados por los dueños de los productos básicos. Que los precios no variaban según la aséptica ley de la oferta y la demanda, sino que lo hacían en función de cuánto decidían engordar sus cuentas a final de año las grandes empresas. Hoy sabemos que el modelo ultraliberal es inútil para hacer frente a los grandes problemas, cuando no culpable de ellos. La teoría capitalista se ha derrumbado, pero el capitalismo sigue gobernando. Como en la crisis de 2008, en los próximos tiempos volverán a intentar que lo público, ese actor inútil cuando las cosas van bien, salve los muebles para que el mundo siga girando. En el próximo giro, intentarán que nada haya cambiado. Igual lo consiguen, quién sabe. Pero para entonces ya sabremos que la teoría sobre la que se sostiene el modelo neoliberal se ha demostrado un fraude. Igual para entonces algunos dejan de repetir aquello de vete a vivir a Cuba por exigir acceso a bienes básicos. A Cuba o a cualquier otro país europeo, podríamos responderles.

13/09/2022

Por Gerardo Tecé . Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Publicado enSociedad
Haití: violentas protestas por la delincuencia y alza en costo de la gasolina

Puerto Príncipe. Los residentes de la capital de Haití se refugiaron ayer en sus casas en una nueva jornada de protestas violentas en la que sonaron disparos, neumáticos ardieron en las calles y manifestantes arrojaron piedras, en una airada respuesta a la delincuencia y los previstos nuevos incrementos en el precio del combustible ante la falta de subsidios gubernamentales.

Un video difundido en redes sociales muestra a decenas de haitianos dispersándose en una calle tras las ráfagas de disparos, y luego cambia a escenas de personas atendidas por aparentes heridas de bala.

Durante la jornada dos personas murieron entre las calles de Delmas 3 y Delmas 17, según la plataforma Vant Bef Info, información que no fue confirmada por las autoridades.

Temprano, en Champs de Mars, la principal plaza pública del país y muy cercana al palacio nacional, instalaron barricadas de neumáticos encendidos, al igual que en Canapé Vert, Tabarre, Delmas, Kenscoff y en la zona del aeropuerto.

Las movilizaciones también se registran en otras ciudades del país, como Les Cayes, Petit Goave y Cabo Haitiano, zonas del sur y este, que desde hace dos semanas crecieron las protestas contra la escasez de hidrocarburos en el mercado oficial, el alto costo de la vida y una inflación que alcanza 30 por ciento, su nivel más alto en una década.

La violencia crónica de las bandas ha dejado gran parte del país fuera del control del gobierno y los brotes de batallas territoriales entre grupos armados han dejado cientos de muertos y miles de desplazados.

Publicado enInternacional
Página 1 de 194