Martes, 03 Enero 2017 15:14

El raro pronóstico de Hollande

El raro pronóstico de Hollande

El líder francés defendió con un discurso triunfalista la participación de su país en la ofensiva internacional contra el Estado Islámico, ya que, según él, previene actos terroristas en Francia. Una ola de atentados en Irak tiñó su paso por la convulsionada nación.

El presidente francés, François Hollande, visitó ayer Irak con un discurso triunfalista y de apoyo a la lucha contra el Estado Islámico (EI), pero una ola de atentados cometidos por esa misma milicia en Bagdad tiñó su paso por el convulsionado país y dejó un saldo de al menos 37 muertos y 70 heridos. Hollande anticipó que la batalla por la estratégica ciudad de Mosul podría ser ganada antes de mitad de año.

Por tercer día consecutivo, ataques vinculados a grupos radicales sacudieron a Irak. Ayer, tras la ola de bombas que estallaron en Bagdad, dos atacantes suicidas se inmolaron frente a dos comisarías en la ciudad de Samarra, al norte de la capital del país, y desataron una fuerte balacera que terminó con un saldo de al menos tres policías muertos.

Ante el temor a nuevos ataques, las autoridades de Samarra declararon un toque de queda para toda la ciudad. En medio de este clima de violencia en Irak y de una creciente impopularidad en su país, Hollande decidió viajar a esa nación de Medio Oriente y se convirtió en el primer líder occidental en visitar el frente de batalla de la masiva ofensiva del Ejército y sus aliados locales e internacionales para recuperar el control de Mosul, la ciudad del norte que el EI convirtió en la capital de su llamado califato a mediados de 2014.

El principal ataque sacudió el barrio de mayoría chiíta Ciudad Sadr. Un atacante suicida que conducía una camioneta cargada con explosivos mató al menos a 37 personas en un mercado de Bagdad en un ataque que el Estado Islámico (EI) se adjudicó el atentado horas después de que Hollande llegara a la capital iraquí. La bomba explotó en un mercado de frutas y verduras lleno de jornaleros, dijo un oficial de policía, agregando que otras 52 personas resultaron heridas. Durante una conferencia de prensa con Hollande, el primer ministro iraquí Haider al Abadi dijo que el atacante pretendía buscar contratar jornaleros. Una vez que los trabajadores se reunieron alrededor del vehículo, detonó la bomba.

El EI aseguró que el objetivo era una reunión de musulmanes chiítas, según un comunicado difundido por una agencia de noticias asociada, Amaq, informó la agencia de noticias Europa Press.

Mientras las fuerzas de seguridad cercaban la zona para evitar otros ataques, una segunda bomba explotó frente al hospital Al Kindi, en el este de la capital, donde por lo menos cuatro personas resultaron heridas. Un tercer artefacto explosivo estalló más tarde en las proximidades del hospital de Al Shauader, también ubicado en el barrio de Ciudad Sadr, e hirió a otras cinco personas.

En Ciudad Sadr reside un nutrido grupo de seguidores del clérigo chiíta Muqtada al Sadr, un destacado líder que supo ser opositor al gobierno iraquí pero que apoya actualmente su ofensiva contra el EI en Mosul.

El clérigo, conocido por ser uno de los más férreos opositores a la ocupación estadounidense hace una década, anunció la semana pasada durante una reunión con el primer ministro Al Abadi su apoyo al Ejército en su ofensiva sobre Mosul.

Acompañado por su ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y por el presidente de la región autónoma del Kurdistán, Masud Barzani, Hollande visitó el frente de batalla cerca de Mosul, y pronosticó que “en cuestión de semanas” el Ejército expulsará a los islamistas de esa ciudad. El mandatario francés recorrió las partes de seguridad del frente y Erbil, la capital del Kurdistán autónomo del norte de Irak. Allí celebró el trabajo de las fuerzas peshmergas, como se conoce a las milicias kurdas, y del Ejército.

La ofensiva comenzó a mediados de octubre y hace unas semanas recuperó su impulso luego de un período de estancamiento.

El presidente francés, dijo que “luchar contra el terrorismo aquí en Irak, es también prevenir actos terroristas en nuestro propio territorio’’. Francia fue golpeada por una serie de ataques jihadistas en los últimos dos años, con un saldo de más de 200 muertos. Hollande subrayó también la importancia de “reconstruir’’ Irak, donde cientos de miles de personas han sido desplazadas.

En Erbil Hollande anticipó que la batalla por Mosul podría ser ganada antes de mitad de año. “Nos han confirmado que podríamos alcanzar este objetivo, en lo posible, en primavera o en todo caso antes del verano (boreal)’’, dijo el jefe de Estado francés que por la noche partió de Irak.

El progreso del Ejército y sus milicias aliadas -–las kurdas y las chiítas, principalmente– se ha visto ralentizado por la resistencia de los jihadistas y sus contraataques en Mosul, así como por la presencia de civiles en el interior de la ciudad y por el mal tiempo de las últimas semanas.

Pero a pesar de los pronósticos negativos y de que la campaña se está extendiendo más de lo previsto, Hollande aseguró que “el EI retrocede ante las fuerzas iraquíes” y que la operación militar “durará unas semanas, no años”, y la comunidad internacional verá “su fin en breve”.

Tras su paso por Erbil, Hollande ofreció una conferencia de prensa conjunta con Al Abadi en Bagdad. El mandatario europeo recalcó que Francia “participará con toda su energía” en la recuperación de Mosul y aseguró que su país está dispuesto a organizar una nueva conferencia internacional para reunir financiación para estos fines.

Francia participa en la coalición internacional antijihadista liderada por Estados Unidos, que bombardea al EI en Irak y en Siria, a la que aporta cerca de 500 soldados y 30 aviones militares Rafale. El discurso triunfalista y el optimismo del presidente francés chocó abiertamente con la ola de atentados que en esta jornada sacudieron Bagdad.

Publicado enInternacional
Miércoles, 21 Diciembre 2016 07:14

Rusia, Irán y Turquía se unen por Siria

Rusia, Irán y Turquía se unen por Siria

En una reunión marcada por el asesinato del embajador ruso en Ankara, los cancilleres defendieron la soberanía y la unidad territorial de Siria y ratificaron la posición de luchar en conjunto contra el terrorismo jihadista.

 

Los cancilleres de Rusia, Irán y Turquía defendieron ayer en Moscú la soberanía y la integridad territorial de Siria y ratificaron la posición de luchar juntos contra el jihadismo, en una jornada en la que continuó la evacuación de los últimos barrios de la norteña ciudad siria de Alepo otrora controlados por los opositores.


“Hemos acordado una declaración conjunta con medidas encaminadas a relanzar el proceso político para poner fin al conflicto sirio”, afirmó el canciller ruso, Serguei Lavrov, tras reunirse con sus pares de Turquía e Irán. “La prioridad número uno no debe ser el cambio de régimen, sino aplastar la amenaza terrorista. Al respecto, tenemos posturas comunes”, afirmó Lavrov, imponiendo la postura rusa sobre la de Turquía, que hasta hace pocos días afirmaba que no había posibilidad de resolución del conflicto sin la salida de Bashar Al Assad.


“Todos los anteriores intentos de consensuar acciones conjuntas emprendidos por EE.UU. y sus socios estaban condenados al fracaso. Ninguno de ellos tenía influencia real sobre la situación en el terreno”, subrayó el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu.


El primer paso de esta nueva iniciativa fue la operación de evacuación de civiles y combatientes rebeldes de Alepo acordada por Moscú y Ankara –que concluirá en “uno o dos días, como máximo”, según Lavrov– y que el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, calificó de “exitosa”.


“Un auténtico acuerdo ayudará a dar un nuevo impulso para la reanudación del proceso político en Siria en consonancia con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU”, explicó Lavrov, quien resaltó la importancia del “libre acceso a ayuda humanitaria” en todo el país.


Por su parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, consideró que el cese del fuego en Alepo “debe extenderse a toda Siria, pero no consideramos que deba beneficiar a grupos terroristas como el EI o el Frente al Nusra” y anticipó que su país continuará con la Operación Eufrates para liberar las ciudades bajo control jihadista, territorio que posteriormente se entregará a la población local.


“Nosotros estamos en contra de la división de este país. Debemos centrarnos en la solución política del conflicto”, insistió Cavusoglu, palabras secundadas por Zarif, quien subrayó que “no hay solución militar para la crisis siria”.


En paralelo, se conoció que el proceso de evacuación de Alepo al que apuestan estos países continuó ayer sin nuevos contratiempos, aunque no está clara la cantidad de personas alcanzadas por el operativo.


La portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Siria, Ingy Sedky, afirmó que unas 25.000 personas han salido de la segunda ciudad en importancia de Siria, desde el pasado día 15, provenientes principalmente de los barrios de Al Ansari, Al Mashad, Al Salahedin y Al Zabdie. Sedky destacó que en las últimas horas han sacado a 14 heridos graves de la parte oriental de la población, aunque reconoció que no se sabe con precisión el número de personas que aún permanecen en los distritos asediados: “Hay miles, con lo que el proceso continúa”.


En paralelo, al menos 750 personas han sido evacuadas desde ayer de los pueblos de mayoría chiíta de Fua y Kefraya, en la vecina provincia de Idleb y rodeados por el Frente de la Conquista del Levante (ex filial siria de Al Qaida).


La salida de asediados de esas dos localidades fue incluida en el pacto alcanzado el sábado, a petición de Irán, aliado del gobierno de Damasco, para desbloquear la evacuación en Alepo, que fue suspendida el 16 de diciembre y que se reanudó el lunes.


Por su parte, la ONU confirmó la evacuación de 19.000 personas de Alepo, y de 750 de Fua y Kefraya; mientras que la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha rebajado a 16.200 los evacuados de la ciudad, entre ellos 6000 combatientes, y a 700, los que han salido de esos dos pueblos.


Durante la jornada de ayer, los partidarios de Al Assad comenzaron a celebrar el triunfo del Ejército y se concentraron en la plaza de Sadallah al Yaburi, mientras que al atardecer la fiesta se trasladó a la plaza de Al Azizia, donde se ha colocado un árbol de Navidad. Una de las frases más coreadas entre los participantes en la celebración fue “con el alma, con la sangre, nos sacrificamos por ti, Bashar”.


Las declaraciones del canciller ruso sobre la inminente culminación del operativo de evacuación se sumaron la de Cavusoglu, que apuntó que el objetivo es que la operación acabe mañana.


A través de la red social Twitter, el jefe de la diplomacia turca indicó que “37.500 personas han sido evacuadas de Alepo hasta ahora. El objetivo es completar toda la evacuación hasta mañana”.


En este sentido, uno de los corresponsales de la cadena pública de noticias adelantó que se espera en las próximas horas un comunicado de las Fuerzas Armadas anunciando la “liberación” total de Alepo tras la salida de los “terroristas”.


La reunión de los cancilleres se desarrolló en una jornada signada por el asesinato (el lunes) del embajador ruso en Turquía, Andrey Kárlov. El crimen del diplomático ruso no impidió el inicio de las consultas a tres bandas entre los tres ministros de Exteriores y el ministro de Defensa ruso, que apuntaban a relanzar el fallido proceso de paz en Siria, esta vez sin la participación de los países occidentales involucrados en el conflicto.


Este asesinato tuvo lugar en pleno acercamiento entre Rusia y Turquía, dos países opuestos en cuanto al conflicto sirio, pero que apadrinaron una tregua que permitió lanzar la evacuación de la parte este de Alepo, controlada por los rebeldes.

Publicado enInternacional
Martes, 20 Diciembre 2016 07:19

Doce muertos en el mercado

Doce muertos en el mercado


La principal hipótesis de las fuerzas de seguridad es que trata de un ataque terrorista, aunque aún no se confirmó oficialmente.

 

El Scania con patente polaca arrolló personas y puestos de venta en el mercado berlinés.

 

Un camión embistió ayer a una multitud en una calle peatonal covertida en mercado de Navidad en una zona céntrica de Berlín, causando la muerte de al menos doce personas y heridas a otras 50, comunicó ayer la policía de la capital alemana. De acuerdo con lo que informaron los bomberos, algunos de los heridos se encuentran en peligro de muerte. Medios locales que citan fuentes policiales informan que la principal hipótesis sobre la que trabajan las fuerzas de seguridad es que se trata de un ataque terrorista, aunque por el momento no se ha confirmado oficialmente este hecho.


Los hechos recuerdan el atentado del pasado julio, en el que un total de 86 personas murieron en Niza al irrumpir un camión en una zona peatonal donde se estaba celebrando un nuevo aniversario de la Revolución Francesa en un atentado que reivindicó poco después el Estado Islámico (EI).


“Podemos confirmar nueve muertos y muchos heridos. Muchos colegas están en Breitscheidplatz para investigar lo ocurrido”, señaló en un primer momento la policía a través de su cuenta oficial en Twitter tras haber informado previamente que un camión había atropellado a numerosos viandantes en un paseo cercano a dos grandes centros comerciales.


El ataque tuvo lugar sobre las 20.15 hora local, cerca de la avenida Kurfürstendamn y de la iglesia del Recuerdo del Emperador Guillermo, un barrio muy turístico, cuando el vehículo, un Scania negro con matrícula polaca, se subió a la vereda, por donde circulaban muchos paseantes y compradores, recorrió entre 50 y 80 metros y chocó contra las pequeñas construcciones de madera que oficiaban de puestos. Según apuntan varios medios locales, el conductor se bajó del camión y salió corriendo por la vereda. Poco después, la policía informó que estaba interrogando a un hombre que presuntamente era el chofer, aunque aún no ha sido formalmente identificado. Y añadió que otro hombre fue hallado sin vida en la cabina del vehículo.


Decenas de ambulancias y patrulleros llegaron al lugar, que fue ampliamente acordonado. “Un camión se ha metido en la zona peatonal en la plaza Breitscheidplatz. Nuestros compañeros han registrado heridos”, informó la policía en su cuenta de Twitter poco después de conocerse la noticia.


En Twitter, la policía posteó un mensaje con recomendaciones a la población para que permaneciera en sus casas, no se acercara al lugar de los hechos (“Necesitamos todas las vías de evacuación, no se acerquen a Breitscheidplatz”) y ayudara a las autoridades absteniéndose de “difundir rumores y videos sobre los hechos, por respeto a las víctimas y sus familiares”.


El alcalde de la ciudad-estado de Berlín, Michael Müller, aseguró en declaraciones a los medios en el lugar de los hechos que la situación, que calificó de “dramática”, se encuentra “bajo control”. También insistió en que no hay indicios que apunten a otras situaciones de riesgo o amenazas en la ciudad.


El fiscal general alemán, que en ese país se encarga de investigar delitos de terrorismo, asumió la investigación del caso, comunicó el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, a través de la red social Twitter.


La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró consternada. “Estamos de luto por los muertos y esperamos que se pueda ayudar a los numerosos heridos”, informó el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, en la red social Twitter.


“No sabemos aún con certeza lo que ha ocurrido realmente esta tarde. Los órganos de seguridad trabajan intensamente para asegurar la zona del incidente y encontrar a los responsables”, aclaró, por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en un comunicado emitido por la cartera a su cargo.
Un video en la página del diario berlinés Berliner Morgenpost mostraba puestos navideños destrozados en las inmediaciones de la iglesia, que no fue reconstruida como símbolo de la Segunda Guerra Mundial.


Por la noche, muchos medios periodísticos postearon la foto del camión, marca Scania, detenido cerca del mercado de Navidad, con el parabrisas estallado.
Según informó el periódico Tagesspiegel, una calle fue transformada en hospital a cielo abierto. Y Facebook activó anoche el safety check, una app que permite a los internautas, cuando ocurre un atentado, informar a sus amigos que están a salvo.


Los periódicos alemanes reproducen testimonios de gente que estaba en el lugar de los hechos. El diario Berliner Morgenpost ha retransmitido en directo imágenes del lugar poco después del suceso, donde se veía a mucha gente en el suelo, al parecer herida o inconsciente, mientras llegaban vehículos policiales, equipos de bomberos y ambulancias. Tanto la Breitscheidplatz como las calles adyacentes han sido cortadas al tránsito.


“Oí un estruendo y salí corriendo hacia el mercado de Navidad. Vi escenas caóticas, con muchísimas personas heridas”, contó Jan Hollitzer, redactor en jefe adjunto del Berliner Morgenpost, en la página web del periódico. “Para mí, fue un shock.” Otro periodista, que llegó poco después del atentado, contó que un “extraño silencio” pesaba sobre la plaza cerrada con la cinta roja y blanca de la policía, mientras los heridos se abrazaban, lloraban o intentaban consolarse. Una señora mayor, que apenas podía hablar entre los sollozos, relató: “Hubo una detonación muy fuerte. Luego alguien me agarró del brazo y empecé a oír los gritos. Justo al lado mío, alguien cayó y salí corriendo”.


Un anciano le explicó al mismo diario que vio al camión avanzar deliberadamente por la plaza, con los faros apagados. Luego oyó un par de detonaciones y “gritos histéricos que transformaron el paseo en un pandemonio”. Y un turista de visita en Berlín indicó que no sabía si el conductor “estaba borracho” o embistió a la multitud a sangre fría, pero vio que “no intentó en ningún momento detenerse o frenar, continuó como si nada después de atropellar a los primeros”.


El incidente en Berlín se produjo a menos de seis meses de que dos ataques inspirados por la milica terrorista sacudieran el país.


Semanas atrás, un chico de doce años de nacionalidad germano-iraquí intentó hacer explotar bombas en un mercadillo navideño en la ciudad de Ludwigshafen.

Publicado enInternacional
Renegociando el Acuerdo: El silencio de la Izquierda

Renegociar está de moda. El Presidente-Electo de los EE.UU., Donald Trump amenaza con renegociar todo, o simplemente quemar los acuerdos firmados por el país. Pero la Derecha colombiana le ganó en esa carrera. Después de su victoria en el plebiscito, Uribe y los pastores evangélicos entre otros, no perdieron tiempo en exigir la renegociación de lo acordado. Los temas más salientes, los derechos de la comunidad LGBTI, la impunidad para Uribe y sus secuaces y por supuesto, como parte de eso, la cuestión de las tierras. La Izquierda, sin embargo, guardó silencio sobre el contenido de los acuerdos y alzó su voz para defenderlos en tu totalidad.

Casi toda la Izquierda salió a pedir a la población que se movilizara en defensa del Acuerdo Final de Paz, incluyendo los que expresaron su rechazo o discrepancias a varias partes del texto, es decir, los que hicieron campaña pidiendo que la gente votara Sí, pero...

Ahora que se renegoció el acuerdo, pudieron aprovechar la coyuntura para hacer lo mismo que la Derecha; exigir cambios en el texto. Pero no, no pidieron nada. ¿No hay nada que les gustaría cambiar? ¿Qué fue ese Pero? Vale la pena mirar donde en el texto se pudo pedir o por lo menos plantear cambios. Hay muchos cambios, muy reformistas, que se pudo hacer, pero la Izquierda ni los planteó. Prefirieron defender un acuerdo que en algunos casos criticaron duramente. Aquí se pretende mirar al Acuerdo en cuánto a las propuestas agrarias.

Cuando firmaron el Acuerdo, era, supuestamente, un acuerdo final, es decir, inmutable, y las FARC en Conferencia X afirmaron:

Para nosotros, la Agenda convenida respondía a las condiciones mínimas, bajo las cuales estaríamos dispuestos a dar por terminado nuestro alzamiento armado contra el Estado y el orden social capitalista vigente, sin renunciar a nuestros propósitos estratégicos por las transformaciones estructurales que requiere la sociedad colombiana para superar la dominación impuesta por las clases más pudientes, la ausencia de democracia real y verdadera, la miseria y la explotación derivada del modelo económico, y la dependencia frente al imperialismo y las transnacionales y sus diversas formas de intervención en la vida nacional (1).

Pero es obvio, ahora que se renegoció puntos importantes del Acuerdo, que este no respondía a las condiciones mínimas para dejar las armas. Lo mínimo no existe, ni siquiera después de la muerte en combate de dos integrantes de las FARC en medio de supuesto cese bilateral. En eso, el proceso se parece al proceso de Irlanda, donde el IRA y Sinn Féin, anunciaban una y otra vez líneas rojas, hasta que se les agotó la tinta roja y guardaron el silencio definitivo, sin mayores intentos de seguir engañando a su base social. Nada en los acuerdos de Irlanda era definitivo, y se los renegociaron una y otra vez. Nada es definitivo en el proceso de Colombia, a pesar de que ambos acuerdos llevan el nombre Acuerdo Final. En Irlanda, por lo menos tenían le decencia de ponerles nombres distintos a los acuerdos, aquí en Colombia, parece una película de vaqueros y bandidos, y sólo falta que Humberto de la Calle, anuncia El Acuerdo Final Cabalga de Nuevo para luego presentar El Hijo del Acuerdo Final. Todo era negociable, y sólo la Derecha decidió aprovechar la coyuntura.

Primero hay que dejar claro, que el Acuerdo no promete ni plantea en ningún momento una verdadera Reforma Agraria. Las FARC en su Conferencia X reconocieron esa realidad en su documento interno.

Lo acordado sobre Reforma Rural Integral está concebido esencialmente para mejorar las condiciones de vida y de trabajo del campesinado en general, y sobre todo del campesinado pobre y desposeído, así como de las comunidades campesinas, atendiendo los intereses de los pueblos indígenas y las comunidades afro descendientes. Sin haber logrado los propósitos de una reforma revolucionaria agraria integral, que supere la escandalosa concentración de la propiedad sobre la tierra y el modelo imperante de los grandes agro negocios... (2) (énfasis fuera del original).

Así, esa crítica lo vamos a dejar de un lado, por el momento. Vamos a mirar algunos otros puntos primero, donde hasta el más reformista, la ONG y el político corrupto podrían estar de acuerdo, aunque no lo dicen.

Cuando se mira al texto, uno ve, una larga lista de iniciativas donde el Estado se compromete, montar comisiones, comités, espacios etc. para fortalecer, promover, diagnosticar y hacer un seguimiento. Si cumplen con la mitad de lo que dicen, tendrán que crear una burocracia de la paz sin precedentes. Por supuesto, las ONG están salivando. Amplios sectores del Polo que vivieron de, y robaron, el erario público en Bogotá (igual que la Derecha) también están salivando, imaginando los puestos que pueden conseguir en esas nuevas instancias ya que perdieron la mermelada de la Alcaldía de Bogotá. Pero hay varios ejemplos, donde la Izquierda podría plantear cosas concretas, inclusive con sus apetecidas y lucrativas comisiones. Pero no se atreven a hacerlo.

 

Salud para el Campesinado

 

El punto 1.3.2.1 del Acuerdo trata el problema de salud para el campesinado. El gobierno y las FARC proponen:

 

fortalecer la infraestructura y la calidad de la red pública en las zonas rurales y mejorar la oportunidad y la pertinencia de la prestación del servicio, se creará e implementará el Plan Nacional de Salud Rural. Para el desarrollo del Plan se tendrán en cuenta los siguientes criterios.

 

Entre los criterios que mencionan se encuentran, la construcción y mejoramiento de la infraestructura, enfoque diferencial y de género y “un modelo especial de salud pública para zonas rurales dispersas, con énfasis en la prevención”. Hasta aquí no hay nada que criticar, son puntos que deben formar parte del programa de cualquier gobierno. Pero no estamos hablando de un programa o propuesta técnica frente a la salud. Estamos hablando de un Acuerdo que jacta de poner fin a las causas del conflicto y no mencionan ninguna de las causas de los problemas que viven en el campo en cuánto a la salud. El campesinado, como el resto de la población es víctima de la legislación que rige en la materia, es decir, la Ley 100. Pero no la nombran en ningún momento. No proponen una revisión siquiera de esa ley, ni una lucrativa comisión, que tanto les gusta, para diagnosticar la situación.

Algo parecido pasa con la educación. Existen leyes, decretos etc. que afectan no sólo al campesinado sino a las clases populares en su conjunto, tanto urbano como rural. Pero las FARC guardaron silencio. La Izquierda que ha convocado, y seguramente volverá a convocar marchas o protestas contra las políticas de salud y educación, no dijeron absolutamente nada y cuando salió el nuevo Acuerdo Final, lo alabaron sin siquiera haberlo leído, tal como hicieron con el primer acuerdo.

 

El Agro

 

Si miramos al punto de las semillas, un tema que afecta directamente al campesinado, vemos algo que se puede clarificar, modificar, precisar. En el punto 1.3.3.2 el Acuerdo afirma:

La promoción y protección de las semillas nativas y los bancos de semillas para que las comunidades —hombres y mujeres— puedan acceder al material de siembra óptimo y, de manera participativa, contribuyan a su mejoramiento, incorporando sus conocimientos propios. Además, la estricta regulación socio-ambiental y sanitaria de los transgénicos, propiciando el bien común.

Es algo ambiguo cuando habla de promover y proteger las semillas nativas. Existe legislación que obliga al campesinado usar las mal llamadas semillas certificadas o mejoradas. ¿No pudieron nombrar la legislación que toca cambiar? Por lo menos darnos una idea de que se trata, en que están pensando. Pero no. Sin embargo, incluye algo positivo, aunque general, sobre los transgénicos y el bien común. Así se quedó para la Izquierda, algo impreciso, que dejaba muchas dudas. La ultra Derecha colombiana, no se quedó quieta, y logró una transformación más precisa y reaccionaria. En este punto el nuevo Acuerdo Final se lee de la siguiente manera:

La promoción y protección de las semillas nativas y los bancos de semillas, sin restringir ni imponer otro tipo de semillas como las mejoradas, híbridos y otras, para que las comunidades —hombres y mujeres— puedan acceder a material de siembra óptimo y, de manera participativa, contribuyan a su mejoramiento, incorporando sus conocimientos propios. Además, la estricta regulación socio-ambiental y sanitaria de los transgénicos, propiciando el bien común (énfasis fuera del original).

Así, se promoverán las semillas nativas pero sin restringir ni imponer otras clases de semillas. De un plumazo, ponen las semillas nativas a competir con las mejoradas, sin la posibilidad de incentivos reales para esas semillas. Claro, algunos dirán que no hay restricciones como las que existen actualmente, pero las restricciones legales no son las únicas que cuentan. Pueden restringir el uso de las semillas nativas, limitando, no las semillas sino los créditos para dichas semillas, o quitando subsidios etc. Mantiene la regulación a los transgénicos. Sin embargo, aún donde son permitidos en el mundo, son regulados, es como decir la estricta regulación de los fármacos, algo obvio, pero no impacta su uso generalizado frente a tratamientos distintos a los fármacos. Después de años de persecución las semillas nativas vuelven a competir, pero ya con el daño hecho y sin medidas para remediar la situación. Ni siquiera pudieron prohibir los transgénicos, simplemente los regulan.

Si la Izquierda no tuvo nada que decir frente a temas, relativamente sencillos, como las semillas, pues nada pudo decir, o nada quiso decir frente al tema del modelo agrícola. Se limitan las Zonas de Reserva Campesina a las actuales, introducen el concepto de la “buena fe” para los criminales que compraron los terrenos de los desplazados. En menos de tres meses, un grupo de expertos recomendarán cambios normativos que “cuando sea posible: Regularizar los derechos de propiedad de los propietarios, ocupantes y poseedores de buena fe, siempre que no haya despojo o mala fe” (énfasis fuera del original).

Este último es un punto importante, pues en muchas zonas los empresarios no actuaron directamente, sino mandaron a los paras a actuar y ellos luego compraron los terrenos, los cuales pasaron por manos campesinas antes de finalmente reposar de “buena fe” en las sucias pero alejadas manos de los terratenientes. Es difícil comprobar la mala fe en tales circunstancias. La contra-reforma agraria de los paras se legaliza. No existen cifras exactas sobre la cantidad de tierras arrebatadas a los campesinos, sino cálculos más o menos acertados, pero no hay duda alguna que la cifra supera con creces los tres millones de hectáreas que formará parte del Fondo de Tierras mencionado en el Acuerdo. Es decir, los hampones que compraron de “buena fe” tienen en sus manos más tierras que el Acuerdo repartirá y ahora con el nuevo cambio pueden quedarse con esas mismas tierras.

Además, según la reciente publicación del Centro Nacional de Memoria Histórica, Tierras y Conflictos Rurales, entre 1995 y 2012 adjudicaron 253.262 hectáreas a 85 personas en lotes superiores a los 2.500 hectáreas. En el mismo lapso entregaron 109.334 hectáreas a 13 personas en lotes superiores a los 5.000 hectáreas (3). Se supone que los baldíos de la nación solo pueden ser entregados a campesinos pero además no es permitido entregar lotes tan grandes. ¿Podrán estos personajes alegar “buena fe” en su adquisición de baldíos? Seguramente que sí. Es más, el Acuerdo no contempla como recuperar esas tierras y evitar la entrega de baldíos en lotes tan grandes y a personas que no son del campo. De hecho, la política estatal actual, va en sentido contrario. No es secreto que Santos quiere entregar grandes lotes a multinacionales como Cargill y los ingenios de azúcar. El Acuerdo, es sólo un ejemplo más de esas políticas, esta vez con el apoyo de las FARC y el silencio de una Izquierda que no merece el nombre.

El modelo agro-exportador sigue vigente. Insertaron en los principios del Acuerdo (página 12) la siguiente perla.

Desarrollo integral del campo: el desarrollo integral del campo depende de un adecuado balance entre las diferentes formas de producción existentes –agricultura familiar, agroindustria, turismo, agricultura comercial de escala-; de la competitividad y de la necesidad de promover y fomentar la inversión en el campo con visión empresarial y fines productivos como condición para su desarrollo; y de la promoción y fomento, en condiciones de equidad, de encadenamientos de la pequeña producción rural con otros modelos de producción, que podrán ser verticales u horizontales y en diferente escala. En todo caso se apoyará y protegerá la economía campesina, familiar y comunitaria procurando su desarrollo y fortalecimiento.

Está claro que el nuevo Acuerdo clarifica que la Paz va de la mano con las políticas actuales del gobierno de Santos y no representa ninguna contradicción con la ley de las ZIDRES ni ninguna otra iniciativa del Estado. Para rematar, clarifican para los empresarios y paramilitares que “Nada de lo establecido en el Acuerdo debe afectar el derecho constitucional a la propiedad privada.”

El nuevo Acuerdo no sólo reafirma la situación actual de la tenencia y uso de la tierra sino el modelo de producción en las zonas rurales. En varias partes habla del trabajo asociado, es decir, donde el trabajador rural conforma una asociación para licitar su trabajo, ya no como empleado, sino como “pequeño empresario”. Valga la pena recordar, que todos los izquierdosos, incluyendo los que ganan su sueldo calentando su sillón en el congreso han denunciado una y otra vez esta forma de empleo. La huelga de los corteros de caña dejó al descubierto este sistema de trabajo al destajo. Pero aquí forma parte de un acuerdo de paz, y los uribistas lograron agregar un párrafo muy importante sobre la asociatividad y los campesinos en el punto 1.3.3.6

Asociatividad: el Gobierno fomentará y promoverá la asociatividad, encadenamientos y alianzas productivas entre pequeños, medianos y grandes productores así como con procesadores, comercializadores y exportadores con el fin de garantizar una producción a escala y competitiva e insertada en cadenas de valor agregado que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de los habitantes del campo en general y en particular de los pequeños productores. Para ello brindará asistencia técnica, jurídica y económica (crédito o financiamiento) a los pequeños productores con el fin de garantizar proyectos de economía familiar y asociativos, equilibrados y sostenibles.

Este modelo de producción donde el campesino corre con los gastos de la siembra y amarra su futuro a un producto agro-exportable en “asociación” con las empresas grandes es el viejo sueño de la oligarquía colombiana y es un modelo aplicado en muchos países. En los noventa experimentó su mayor empuje en Colombia mediante una alianza entre el cura jesuita Francisco de Roux, el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, la Unión Europea, y el mal llamado componente social del Plan Colombia (no olvidemos este último elemento). Hoy en día es política oficial del Estado y también del Banco Mundial, el FMI y los gremios como Fedepalma, entre otros. Centenares de dirigentes campesinos dieron su vida luchando contra ese modelo a finales de los noventa y principios de este siglo, lo más notable siendo los 500 dirigentes asesinados en el Sur de Bolívar después del Éxodo Campesino de 1998. Quizás murieron por nada, ahora que la Izquierda y los defensores de derechos humanos alaban un acuerdo que implementa el modelo contra lo cual lucharon. ¡Qué vergüenza! El tiempo nos dirá que harán las organizaciones campesinas que llevaron a cabo esas luchas frente al Acuerdo y una Izquierda acomodada que los quiere traicionar.

Como paliativo anuncian al final de ambas versiones del Acuerdo:

Adicionalmente, la provisión de condiciones e incentivos a la producción y a la comercialización, incluyendo, cuando sean necesarios, apoyos directos para el fortalecimiento productivo, con el fin de que en la economía campesina, familiar y comunitaria se eviten o minimicen los impactos negativos que supongan la internacionalización de la economía y la liberalización del comercio (énfasis fuera del original).

Es decir, intentarán evitar los impactos del modelo que quieren implementar. Qué bien que hayan pensado en los impactos negativos al final, pero es dudoso que implementen esta parte, pues es poco probable que esos subsidios directos a la producción cumplan con las reglas de la OMC. Luego el gobierno dirá que sus manos están atadas y ni quiero pensar que dirán las FARC y la Izquierda no armada.

Con este acuerdo las FARC y la Izquierda no armada, apoya todo lo que criticaron durante tantos años. Sus compañeros pelearon y fueron asesinados por el paramilitarismo para imponer ese modelo y ahora es el modelo de la paz. Pero el nuevo Acuerdo Final, no tiene la última palabra. Más adelante habrá más cambios y peores. El Acuerdo ya no forma parte del Bloque de Constitucionalidad, así un simple acto legislativo puede cambiar cualquier parte, tendremos El Acuerdo Final Cabalga de Nuevo Sobre El Campesinado, pero a diferencia de esas películas baratas de los años sesenta y setenta no habrá un héroe que llegue al último momento para salvar al pueblito, o por lo menos esos personajes no surgirán entre la Izquierda callada. Corresponde a los campesinos y los obreros reorganizarse, muchas de sus organizaciones ya no sirven, casi ninguna organización de derechos humanos sirve, entregaron a las comunidades, sus muertos y sus demandas políticas a cambio de nada y en varios casos lograron convencer a las comunidades que era el camino correcto.

 

[1] Las 2 Orillas (25/09/2016) ¿Que discutieron las FARC en sesión cerrada durante los 7 días de la X Conferencia? www.las2orillas.com

[2] Ibíd. 

[3] CNMH (2016) Tierras y Conflictos Rurales: Historia, Políticas Agrarias y Protagonistas, Bogotá, CNMH. Página 222.

 

 

Publicado enColombia
Asad cree que guerra en Siria es parte de una Tercera Guerra Mundial que se está gestando

El presidente sirio afirma que Occidente nunca dio por acabada la Guerra Fría, un ambiente que se respira ahora con fuerza

Efe, Moscú

El presidente sirio, Bashar el Asad, cree que el principal objetivo de la guerra en Siria, donde juegan diferentes actores, es mantener la hegemonía de EE.UU. en el mundo, y el principal problema en el conflicto es el terrorismo. “Moscú quiere luchar contra el terrorismo no solo por Siria o por Rusia, sino por toda la región, por Europa y por todo el mundo”, mientras que para EE.UU., “el terrorismo es una carta que guarda en la manga y la saca cuando hace falta”, afirmo, en una entrevista que publica este viernes el diario ruso Komsomólskaya Pravda. “La fuente del problema es el terrorismo. No importa quién está involucrándose en el asunto sirio, lo más importante es saber quién apoya a los terroristas cada hora y cada día”, señaló.


“Rusia, Irán y Hizbulah son nuestros socios permanentes y están aquí de manera legal. Combaten contra los terroristas, pero hay otros países que se entrometen para apoyar a los terroristas”, insistió El Asad. En su opinión, “Rusia quiere combatir el terrorismo, no sólo por Siria y no sólo por la propia Rusia. Combate (contra el terrorismo) por toda la región, por toda Europa, por todo el mundo”.


Y aseguró que los rusos entienden que para los norteamericanos “el terrorismo es una carta que siempre se puede poner sobre la mesa. Puedes guardarla en el bolsillo y sacarla cuando más convenga”.


El presidente sirio también considera que la guerra que vive su país forma parte de un conflicto más generalizado que se está gestando. “Se siente en el aire el olor a guerra...pero esto aún no es un enfrentamiento directo. Aunque (este conflicto) tiene elementos terroristas, políticos y militares”, respondió El Asad a la pregunta de si cree que el mundo va hacia una tercera guerra mundial. “A día de hoy observamos una situación parecida a la guerra fría y es más, creo que los países occidentales, especialmente Estados Unidos, nunca cesaron la guerra fría, ni siquiera tras la desintegración de la Unión Soviética”, señaló.


El Asad agregó que Siria es uno de los escenarios de ese proceso, uno de los más importantes y que la actual escalada del conflicto tiene por “objetivo principal conservar la hegemonía estadounidense sobre el mundo”. “Siria es un país independiente y Occidente nunca aceptará la independencia de ningún país, se trate de la pequeña Siria o la gran Rusia”, dijo, en respuesta a la pregunta de por qué convertir a Siria en el escenario de la lucha de intereses. “Siria tiene buenas relaciones con Irán, y Arabia Saudí quiere destruir Irán en todos los sentidos por diversos motivos. Por eso quieren que Siria le de la espalda a Irán”, añadió.


La alianza entre Turquía y Rusia, una oportunidad para que Moscú cambie las políticas de Erdogan
Sobre otros aspectos, dijo ver “positivamente las relaciones ruso-turcas. La parte turca no respeta la soberanía de Siria y apoya el terrorismo. Este nuevo acercamiento entre Turquía y Rusia es la única esperanza de que Rusia puede cambiar la política turca. Estoy seguro que ese es el objetivo de la diplomacia rusa en relación con Turquía: el deseo de minimizar el daño causado por Turquía a Siria”.


Y acerca de Israel, señaló que “ve a Siria como un enemigo. Israel apoya no sólo al EI y no sólo al Frente al Nusra, sino a cualquier terrorista con un fusil en la mano que mate y destruya a Siria”.


Porque “cuando Siria está ocupada con algo, no puede dedicarse al problema de los Altos del Golán y al proceso de paz”.
Y abundó en la idea de que “no hay ninguna contradicción entre Israel, las organizaciones como el Frente al Nusra, EI o cualquier grupo vinculado a Al Qaeda”.


Acerca de Rusia, su principal aliado, El Asad afirma que “la política rusa está basada en la moral, no sólo en los intereses”. “Sabemos que nos apoyaron en nombre de la destrucción del terrorismo y no porque quieran algo a cambio. Hasta ahora no nos han pedido nada. Todos esos factores hicieron que mi Gobierno y yo pidiéramos ayuda a Rusia”.


En cambio, criticó a Arabia Saudí que, al principio de la crisis en Siria le dijo que “si nos apartábamos de Irán y anunciábamos nuestra renuncia a cualquier relación con Irán, me ayudarían. Muy simple y directo”.


El presidente sirio también se refirió a que no puede declarar la movilización total de la población ya que si la economía, la educación y la administración se paraliza los terroristas habrán ganado la guerra. “La movilización es lo normal cuando la guerra dura semanas o meses, pero cuando dura seis años, eso significa la parálisis de la sociedad y del país. Uno no puede ganar la guerra con un país paralizado. Por eso debemos tener un equilibrio entre la guerra y las necesidades básicas de la sociedad”, concluyó.

 

14/10/2016 09:07 | Actualizado a 14/10/2016 11:53

Publicado enInternacional
"EE.UU. está de nuestro lado": Comandante del Frente al Nusra dice que Washington arma a yihadistas

La organización extremista ha recibido "directamente" de EE.UU. misiles guiados TOW con los que ha logrado "equilibrar la situación" frente al Ejército sirio

 

Estados Unidos ha estado suministrando sistemas de misiles guiados TOW y asesores militares a la organización terrorista Frente al Nusra que opera en Siria, afirmó un comandante del grupo yihadista en una entrevista con el diario alemán 'Kölner Stadt-Anzeiger'.


Según Abu Al Ezz, Washington patrocina a ese grupo extremista de forma indirecta, a través de países que apoyan al Frente al Nusra. "Pero todavía no estamos satisfechos con este apoyo", señaló el comandante, para quien los yihadistas deberían estar recibiendo "armas más sofisticadas" de sus 'padrinos' para tener éxito ante las fuerzas gubernamentales sirias.


Al Ezz destacó que el Frente al Nusra "ha ganado batallas gracias a los misiles antitanque TOW. Gracias a estos misiles llegamos a un equilibrio" frente al Ejército sirio. "Las fuerzas gubernamentales tienen una ventaja porque cuentan con aviación y lanzadores de misiles, pero nosotros tenemos los sistemas TOW fabricados en EE.UU., y la situación en algunas zonas está bajo control", dijo, aclarando que este armamento fue "destinado directamente" a la organización terrorista por parte del Pentágono.


No es solamente EE.UU.


También mencionó que cuando el Frente al Nusra se encontraba acorralado, contó con el asesoramiento de "oficiales de Turquía, Catar, Arabia Saudita, Israel y EE.UU.". Al ser preguntado si los instructores militares norteamericanos están presentes en las filas de los yihadistas, Al Ezz respondió: "Los estadounidenses están de nuestro lado".


Asimismo indicó que la organización terrorista ha recibido tanques y sistemas de lanzacohetes múltiples enviados desde Libia a través de territorio turco. El Frente al Nusra también cuenta con apoyo financiero de Washington, Arabia Saudita, Catar y Kuwait. "El dinero provenía de los Gobiernos de esos Estados, no de individuos privados", subrayó.


Por su parte, Estados Unidos ha negado que esté prestando apoyo a ese grupo terrorista. "Nunca hemos proporcionado al Frente al Nusra ninguna ayuda. Lo consideramos como una organización terrorista internacional, filial de Al Qaeda, y buscamos su destrucción", dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner."EE.UU. está de nuestro lado": Comandante del Frente al Nusra dice que Washington arma a yihadistas

La organización extremista ha recibido "directamente" de EE.UU. misiles guiados TOW con los que ha logrado "equilibrar la situación" frente al Ejército sirio.

 

Publicado: 27 sep 2016 02:10 GMT | Última actualización: 27 sep 2016 04:23 GMT

Publicado enInternacional
El Ejército sirio afirma haber derribado un caza y un dron israelí tras sus ataques

Los aviones de la Fuerza Aérea israelí habían atacado posiciones militares del Gobierno sirio en respuesta a la caída de un misil en la región norte de los Altos del Golán.

 

El Ejército sirio ha afirmado este martes haber derribado un avión militar y un dron israelí tras los ataques lanzados contra las posiciones de los militares sirios en la provincia de Quneitra, informa la agencia SANA.


"La Fuerza Aérea israelí llevó a cabo un ataque aéreo contra una de las posiciones del Ejército sirio en la provincia de Quneitra. Ante esto las Fuerzas Antiaéreas sirias contrarrestaron el ataque y derribaron un caza israelí al sur de Quineitra y un dron enemigo al oeste de la localidad de Sasaa", señalaron fuentes del Comando Supremo del Ejército sirio.


Según las Fuerzas Armadas sirias, "la agresión cometida por Israel se ha llevado a cabo en el marco del apoyo a los grupos terroristas que operan en Siria con el objetivo de fortalecer su moral tras considerables derrotas propiciadas por las tropas sirias" en esa región.


Por su parte, Tel Aviv ha desmentido la información de que uno de sus cazas y un dron hayan sido derribados. Aunque según informa el diario 'Haaretz', Israel ha confirmado que Siria disparó misiles tierra-aire, aunque no hicieron blanco.
El ataque israelí contra las posiciones militares sirias


En la noche de este lunes, aviones de la Fuerza Aérea israelí atacaron posiciones militares del Gobierno sirio en respuesta a la caída de un misil en la región norte de los Altos del Golán.


Este es el cuarto incidente de este tipo en los últimos nueve días que, según los expertos, responde a la intensificación de los combates entre las tropas sirias y los combatientes de la oposición. Hasta el momento no se han reportado víctimas ni ataques por parte de Siria como consecuencia de las acciones.


Los israelíes señalan que a 80 kilómetros de la frontera, además de tropas del Gobierno sirio, hay militantes de unas cincuenta organizaciones terroristas, entre ellas el Estado Islámico y el Frente al Nusra, las cuales no están cubiertas por el alto al fuego que se ha iniciado en Siria este lunes.


No obstante, Israel reiteró que el Gobierno de Damasco y las tropas bajo su control son responsables de las acciones agresivas de Siria. "Creemos que el régimen de Siria es el responsable de lo que está ocurriendo en el territorio sirio. No vamos a tolerar ningún intento de usurpar la soberanía de Israel ni la seguridad de sus ciudadanos", subrayó el Ejército.

Publicado: 13 sep 2016 07:20 GMT | Última actualización: 13 sep 2016 08:29 GMT

Publicado enInternacional
Lunes, 12 Septiembre 2016 06:45

Desde los escombros

Desde los escombros

Es en el infierno donde es importante la solidaridad, no en el paraíso. John Berger.


Desde los escombros físicos, sociales, culturales, filosóficos, y políticos resultado del enfrentamiento entre dos fuerzas reaccionarias y derechistas, una proveniente del fundamentalismo islámico, la otra el círculo político de lo que Gore Vidal llamaba la junta Cheney-Bush, el mundo ha procedido hacia un tipo de infierno donde el temor es rey y la mentira es reina.
Quince años después del 11 de septiembre de 2001, nadie duda que el mundo es menos seguro que nunca, la infinita guerra contra el terror ha generado mayor caos y sangre a nivel mundial, mientras crece el temor alimentado de manera permanente de que todo es una amenaza y, por lo tanto, la única respuesta es... más guerra, más control, más espionaje masivo.


La próxima semana empezarán a desfilar el gran elenco de enanos en trajes y vestidos de lujo (con sus excepciones) que supuestamente representan a sus pueblos, en la próxima Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, donde abordarán los grandes temas que enfrenta el planeta, incluida la guerra contra el terror, la seguridad, el cambio climático, los refugiados y que ellos mismos han generado o, mínimo, permitido. Sin embargo, no lograrán distraer la atención de algo mucho más visto y comentado: la semana de la moda en Nueva York.


Dentro de este país, ya no hay suficientes adjetivos para describir el juego electoral, sólo se puede decir, una y otra vez: no puede ser.


Que un neofascista esté en la antesala de la Casa Blanca no genera la alarma que uno esperaría en este país autoproclamado faro de la libertad. Que Hillary Clinton, representante por excelencia de la cúpula política y económica del país, sea la única que pueda salvar al país de tal destino no genera gran esperanza.


No son lo mismo, coincide toda una amplia gama de gente inteligente, desde conservadores reales hasta los mejores pensadores de izquierda como Noam Chomsky. Todos aceptan que la amenaza que representa Trump es mucho peor que la otra opción, la cual es continuar con más de lo mismo.


Estamos en el parque de juegos del diablo donde, por ahora, estas son las únicas dos opciones que se ofrecen a este pueblo. Es un juego en una especie de infierno donde los más chuecos y farsantes son los que están ganando, un juego donde ese uno por ciento mientras declara su lealtad a la democracia establece una oligarquía (dixit Jimmy Carter, Bill Moyers, Joseph Stiglitz, entre otros desde hace tiempo). Es un infierno donde los que durante décadas impulsaron las fuerzas antimigrantes, xenofóbicas, antigay, antimujer y con ello crearon un Frankenstein (con un color anaranjado) que ahora está por destruir a sus inventores y donde una representante de los amos del juego se presenta como la única alternativa al monstruo, o sea, la defensora principal del juego infernal.


Si no fuera por los comediantes, los únicos dispuestos a desenmascarar lo que está a la vista frente a cualquier ser humano consciente, estaríamos sin remedio. Pero ahí está un secreto clave: hay millones que se ríen ante las verdades reveladas por estos comediantes. Los sondeos registran que un amplísimo sector del pueblo no está contento con este juego: más de 90 por ciento cree que Trump y Hillary son amenazas para el bienestar del país, según una encuesta reciente del Washington Post. Ambos son percibidos negativamente por amplia mayoría del electorado. O sea, si el sistema electoral de verdad expresara la voluntad del pueblo, ambos serían descartados.


Es posible argumentar que esta coyuntura es en gran medida el legado del 11-S. Bajo los escombros surgió una maldición, sí, pero también lo opuesto. Aunque se intentó aplastar toda disidencia, toda expresión de oposición con ese famoso lema de si no estás con nosotros, estás con los terroristas, vale recordar que brotó una inmensa resistencia y una solidaridad abajo desde ese mismo día del 11-S.


En la Zona Cero se unieron inmigrantes y anglosajones para rescatar a seres humanos, de ahí llegaron familiares de las víctimas que exigieron que la muerte de sus amados no fuera usada por los políticos para matar a otros hijos, hijas, hermanos y hermanas de otras familias del otro lado del mundo. También surgieron esfuerzos para denunciar la violación de derechos y libertades civiles y para repudiar la ola xenófoba junto con uno de los movimientos antiguerra más grandes en la historia del país.


Unos pocos años después, sorprendió a todos el gran movimiento de los más vulnerables, los inmigrantes que salieron por millones a las calles de las principales ciudades de este país, con su grito en múltiples idiomas de que ningún ser humano es ilegal.


El movimiento de Ocupa Wall Street sacudió este país y transformó el dialogo nacional, expresado en: somos el 99 por ciento frente a ese uno por ciento que acusaban de haber secuestrado la democracia. Surgió después un gran movimiento encabezado, también, por jóvenes con el lema: Las Vidas Negras Valen (Black Lives Matter) que prevalece en todo el país. De hecho, en estos últimos días, estrellas deportivas han mostrado su apoyo con acciones como levantar un puño o arrodillarse durante el himno nacional antes de partidos de futbol americano o de futbol soccer; estrellas musicales también han participado de otras maneras.


En estos días, miles de indígenas sioux en Dakota del Norte y sus aliados están adoptando acciones directas para frenar la construcción de un oleoducto; hace unos días se sumaron a la causa activistas de Black Lives Matter, entre otros.


El rescate del país de los escombros del 11-S no son las torres de condominios de lujo que ahora rodean la Zona Cero (en los cuales no podrían haber podido comprar o rentar la mayoría de los que cayeron en las torres en cuyo nombre se construyeron como acto de recuperación), sino a través de todos estos actos esenciales de solidaridad que insisten en reconstruir algo más alto que cualquier rascacielos y más digno y noble que cualquier promesa de un político.

Publicado enInternacional
Se cumplen 15 años de los atentados en Estados Unidos

Los dos rayos de luz que brotan de la zona cero hacia el infinito, marcando las ausentes Torres Gemelas, se ven a unos 100 kilómetros de distancia. Por decimoquinta ocasión se realizará un acto ante el monumento al 11 de septiembre de 2001, se tomarán turnos para la lectura de los nombres de los casi 3 mil muertos, ondearán banderas y habrá momentos de silencio. Inmediatamente después, quienes deseen continuar con la normalidad, podrán ir de shopping al nuevo mall, recién inaugurado, justo al lado y debajo de esta supuesta tierra sagrada.

Esta fecha y sitio marcan el comienzo de la aparentemente infinita "guerra contra el terrorismo", proclamada por el gobierno de Estados Unidos, la cual incluye un frente interno y otro mundial, en el que el mensaje oficial es: "Si ves algo, di algo", en la que todo es sospechoso, en la cual, en nombre de la seguridad y defensa de la libertad, se han sacrificado ambas cosas.

La estrategia de seguridad

"Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 nuestro gobierno llevó a cabo políticas sistemáticas de tortura, asesinato, detenciones sin límite, vigilancia masiva y discriminación religiosa. Violó la ley, erosionó muchos de nuestros valores más preciados y nos hizo menos libres y seguros", resume la American Civil Liberties Union (ACLU), una de las principales organizaciones nacionales de defensa de los derechos civiles. Señala que aunque la tortura y la práctica de "rendición extraordinaria" ya no son llevadas a cabo oficialmente, casi todas las demás políticas permanecen como elementos básicos de la estrategia de seguridad nacional del país.

Desde que se inician las guerras más largas de la historia de este país en Afganistán e Irak, los casi 3 mil muertos en los atentados del 11-S están ahora acompañados por más de un millón de otros seres humanos en Irak y Afganistán que han caído en nombre de la cruzada "antiterrorista". Que la guerra contra Irak fue justificada con mentiras y engaños y es considerada ahora uno de los peores desastres de política internacional, cuyas secuelas siguen retumbando por todo Medio Oriente, se acepta generalmente, pero todo continúa. Por ejemplo, ambos candidatos presidenciales califican esa guerra de "error" y hablan de cómo procederán, prolongando y hasta ampliándola.

Desde el empiezo de una guerra abierta y otra clandestina en el ámbito internacional, el gobierno estadunidense violó repetidamente el derecho internacional, incluyendo las convenciones de Ginebra. Invadió Irak sin aprobación de la Organización de Naciones Unidas y lanzó operaciones secretas, que incluían el secuestro de sospechosos y su detención en sitios negros en varios países; el uso extenso de la tortura por la CIA y la "rendición extraordinaria" al entregarlos a otras naciones para martirizarlos al servicio de Estados Unidos; abrir un campo de concentración en Guantánamo para detener indefinidamente y privar de derechos fundamentales a "combatientes enemigos", y, por otro lado, repetidas intervenciones de fuerzas especiales en varios países sin autorización –algo que sigue hoy día.

Mientras se da lectura a los 2 mil 753 nombres de las víctimas del atentado contra las Torres Gemelas, 184 en el Pentágono y 40 en Pennsylvania, nadie conoce los nombres, ni el número preciso, de las víctimas de la "guerra contra el terror".

Un cálculo en 2015, elaborado por Physicians for Social Responsability, Physcians for Global Survival e International Physicians for the Prevention of Nuclear War (Premio Nobel), concluye que después de 10 años de la "guerra contra el terror" por lo menos 1.3 millones de seres humanos han perdido la vida en Irak, Afganistán y Pakistán (el número es 10 veces más de los cálculos manejados comúnmente a escala oficial y por los medios de información.

Los costos también se registran con los 3 millones de desplazados en Irak, más las secuelas de esta guerra que todos tienen a la vista hoy día en imágines como la de un bebé muerto en una playa o la de un niño de cinco años sacado de los escombros, en las noticias de los flujos masivos de millones de refugiados por el desastre vinculado con la llamada "guerra contra el terror".

En la nueva fase de la guerra, los ataques son realizados en gran parte a control remoto, a través de drones. Según el Bureau of Investigative Journalism, en Inglaterra, el número mínimo de muertes civiles por ataques con drones en Pakistán, Afganistán, Yemen y Somalia es de 4 mil 599; al menos 184 víctimas son niños (https://www.thebureauinvestigates.com).

El proyecto Airwars (https://airwars.org) intenta monitorear el número de ataques aéreos de todo tipo en la guerra contra el Estado Islámico en Irak, Siria y Libia. Sus datos más recientes: 14 mil 908 en Irak y Siria en los pasados 764 días, con 52 mil 328 bombas y misiles arrojados, y un mínimo de mil 592 civiles fallecidos.

En el frente interno, a partir del 11-S se ha conformado un aparato de "seguridad nacional" sin precedente, incluyendo la creación del Departamento de Seguridad Interna –ahora la agencia gubernamental más grande– y la ampliación de poderes de múltiples dependencias federales, estatales y locales que tienen que ver con la seguridad de todo tipo, desde la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), donde trabajaba Edward Snowden; hasta la CIA, la FBI, la DEA y policías locales.

La disidencia y oposición a la "guerra contra el terror" también han sido constantes y, a veces, suprimidas o criticadas bajo el nuevo esquema antiterrorista. Poco después del 11-S, con el gobierno de George W. Bush preparando la invasión a Irak (país que, vale recordar, no tuvo ningún vínculo con los atentados), surgió uno de los movimientos antiguerra más grandes en los tiempos modernos de Estados Unidos, con una de sus consignas más comúnes: "No en nuestro nombre", proveniente de algunas familias de víctimas de las Torres Gemelas, las cuales exigían que no se usara esa tragedia para justificar otra.

A la vez, agrupaciones de defensores de derechos constitucionales y libertades civiles, como el ACLU, el Centro por los Derechos Constitucionales y el Gremio Nacional de Abogados, se manifestaron y enfrentaron en las calles y tribunales la Ley Patriota y cientos de medidas y autorizaciones ejecutivas para permitir el espionaje masivo sin autorización judicial, las infiltraciones de movimientos disidentes y la detención de miles de musulmanes dentro del país. Otros batallan hasta hoy contra la ola antimigrante que se desata cuando políticos y otros (hoy día, Trump y sus aliados) caracterizan a los indocumentados y otros extranjeros como "amenaza a la seguridad nacional".

El gasto total de la "guerra contra el terror" es difícil de calcular. Sólo las operaciones militares, según estimaciones del Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS), ascienden a 1.5 billones de 2001 a 2015 (eso es, como 14 millones de dólares la hora). Un nuevo informe del Proyecto de Costos de la Guerra, de la Universidad Brown, pone la cifra total en 4.79 billones, incluyendo los gastos en Irak, Pakistán, Siria y Afganistán como en el frente interno a través del Departamento de Seguridad Interna y otros (https://www.brown.edu/web/documents/ nosearch/2016CostsofWar.pdf).

Las tiendas de lujo, bajo la zona cero, decidieron no abrir hasta la tarde en este aniversario del 11-S para respetar los actos oficiales. Después todos podrán volver a la normalidad. El 12 de septiembre de 2001 el entonces alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, aconsejó a los ciudadanos que volvieran a sus actividades de "día normal" y tomaran esa fecha como una oportunidad de go shopping.

Publicado enInternacional
El Congreso de EE UU aprueba la ley que permite denunciar a Arabia Saudí por el 11-S

El presidente Obama quiere vetar la medida, adoptada en vísperas del aniversario de los atentados de 2001

El Congreso de Estados Unidos ha aprobado este viernes una ley que permitirá a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 denunciar ante los tribunales a Arabia Saudí por sus supuestos vínculos terroristas. El presidente Barack Obama ha prometido vetar la ley, que cuenta con el apoyo mayoritario de demócratas y republicanos.


La Cámara de Representantes ratificó el texto, aprobado el pasado mayo por unanimidad en el Senado, en una fecha simbólica: dos días antes del 15 aniversario de los atentados con aviones contra Washington y Nueva York, en los que murieron unas tres mil personas. La ley limita la inmunidad de un estado o de funcionarios de un estado extranjeros ante daños causados en actos de terrorismo internacional. También autoriza a los tribunales estadounidenses a procesar a personas que cometan o conspiren contra un ciudadano de EE UU.


Los oponentes de la ley, entre ellos la Casa Blanca, temen que esta acabe dañando las relaciones con Arabia Saudí, un socio esencial, aunque difícil, de EE UU en Próximo Oriente. Arabia Saudí ha amenazado con represalias financieras si la ley se aprueba. Otro peligro es que, en respuesta a esta ley, funcionarios estadounidenses pierdan su inmunidad en el extranjero. La iniciativa refleja las tensiones crecientes en la relación entre Washington y Riad. El apoyo bipartido demuestra que en Washington la alianza con Arabia Saudí ha dejado de ser un dogma incuestionable.


La ley no cita específicamente a Arabia Saudí, pero sus promotores, entre ellos familias de víctimas del 11-S, la han defendido con este país en mente. 15 de los 19 terroristas que el 11-S secuestraron cuatro aviones en EE UU eran ciudadanos saudíes. Los familiares creen que los tribunales pueden ayudar a investigar los posibles vínculos entre los terroristas y Arabia Saudí. Un informe desclasificado en julio determinó que algunos terroristas tuvieron contacto con personas que “podrían estar conectadas” con el gobierno saudí, pero admitió que estos vínculos no habían podido demostrarse de forma independiente.


El presidente puede vetar las leyes del Congreso, pero el propio Congreso puede desactivar el veto con dos tercios de votos en ambas cámaras. Desde que Obama en 2009 llegó a la Casa Blanca, el Congreso no ha logrado desactivar ningún veto. No está claro que los legisladores demócratas, en los cinco meses de presidencia que quedan, estén dispuestos a desautorizar a Obama con un voto mayoritario en contra. 

Publicado enInternacional