Lunes, 01 Julio 2013 07:04

Los egipcios se vuelcan a las calles

Escrito por Página12
Valora este artículo
(0 votos)
Los egipcios se vuelcan a las calles

Los egipcios salieron en masa a las calles de El Cairo y de algunas ciudades del interior en el primer aniversario de la llegada de Mohamed Mursi al poder, pidieron su renuncia y lo acusaron de gobernar únicamente en beneficio de los islamistas. Una fuente militar que solicitó anonimato dijo que las fuerzas armadas estimaban en millones el número de manifestantes en todo el país. Al caer la noche, interminables columnas de manifestantes ocuparon las principales calles de la capital egipcia gritando consignas como “¡Fuera, fuera!” o “¡El pueblo quiere la caída del régimen!”. Estas protestas constituyen las mayores que se realizan en Egipto desde la caída de Hosni Mubarak, en febrero de 2011.

 

En El Cairo, los manifestantes habían comenzado a congregarse por la tarde en diversos puntos de la ciudad, aunque gradualmente fueron concentrándose en el barrio de Heliópolis, donde se encuentra el palacio presidencial. También se registraron importantes manifestaciones en Alejandría (en el nortedel país), Menuf y en Mahalla, en el delta del Nilo, así como en Suez y hasta en la ciudad natal de Mursi, Zagazig, al nordeste de El Cairo.

 

Al menos cinco personas murieron en violentos enfrentamientos entre partidarios y opositores a Mursi. En Assiut, dos desconocidos en una moto abrieron fuego en dirección a los manifestantes que pedían la renuncia de Mursi, provocando la muerte de cuatro personas. Ese incidente ocurrió cerca de la sede local del movimiento de los Hermanos Musulmanes. Poco antes, un joven murió y otras 40 personas resultaron heridas como consecuencia de violentos choques en Beni Sueif, al sur de El Cairo, informó otra fuente de los servicios de seguridad. Esos enfrentamientos ocurrieron en las proximidades del Partido de la Libertad y la Justicia, brazo político del movimiento de los Hermanos Musulmanes, al que pertenece Mursi. Los heridos fueron trasladados al principal hospital de la zona, informó la misma fuente.

 

En rueda de prensa, el portavoz de la presidencia, Ihab Fahmi, afirmó que Mursi se encuentra dispuesto a dialogar, ya que ésa es la única vía para conseguir un acuerdo nacional que permita superar las diferencias. Consideró que el respeto a las distintas opiniones es un rasgo de la democracia y pidió a los egipcios mantener la calma, participar pacíficamente en las marchas y unirse “contra los intentos de discordia”.

 

La mayor coalición opositora de Egipto, el Frente de Salvación Nacional (FSN), difundió la “Declaración Revolucionaria Número 1”, en la que llamó a los manifestantes a permanecer movilizados y en las calles hasta tumbar al gobierno de Mursi. “Todas las fuerzas revolucionarias y todos los ciudadanos deben mantener sus reuniones pacíficas en sus lugares, en las calles, en las ciudades del país hasta la caída de todos los elementos del régimen dictatorial”, expresaba la nota. En El Cairo, la sede central de los Hermanos Musulmanes, el partido de Mursi, fue atacada con bombas molotov.

 

“Es una segunda revolución y Tahrir es su símbolo”, dijo Ibrahim Hamuda, un carpintero de obra del norte del país, quien viajó a la capital para participar en la manifestación en esa plaza, símbolo de la movilización que expulsó del poder al presidente Hosni Mubarak en 2011. Por su parte, los partidarios del presidente islamista continuaban la sentada comenzada el viernes en el barrio cairota de Nasr City, cerca del de Heliópolis, para defender la legitimidad del primer mandatario civil e islamista elegido en el país hace un año.

 

El Partido de la Libertad y la Justicia, una emanación de los Hermanos Musulmanes, exhortó a una movilización general para defender al jefe de Estado, primer presidente egipcio libremente elegido. Para prevenir graves disturbios, el ejército y la policía se desplegaron en todo el país, reforzando la protección de instalaciones vitales, en especial el Canal de Suez. Desde el miércoles, se produjeron disturbios en Alejandría y en las provincias del Delta del Nilo entre partidarios y opositores de Mursi, que provocaron la muerte de ocho personas, entre ellas un ciudadano norteamericano. El joven estadounidense fue identificado como Andrew Pochter y se encontraba en Egipto realizando un intercambio estudiantil en la ONG Amideast, cuyo fin es el fortalecimiento del diálogo y la cooperación con Medio Oriente y el norte de Africa. Por la muerte de Pochter, el gobierno norteamericano pidió a sus compatriotas aplazar los viajes que no sean urgentes y autorizó la salida de El Cairo de todo el personal no esencial de la embajada, unas 45 personas.

 

La jornada de ayer fue considerada esencial en la campaña del movimiento Tamarrod (rebelión, en árabe), que llama a manifestarse en masa para exigir la salida de Mursi. Tamarrod, apoyado por numerosas personalidades de la oposición laica, liberal o de izquierda, asegura haber recogido más de 22 millones de firmas en favor de una elección presidencial anticipada, esto es, más que el número de electores de Mursi en la elección de junio de 2012 (13,23 millones).

 

Los adversarios de Mursi lo acusan de albergar tentaciones autoritarias y de tener la vocación de instaurar un régimen dominado por los islamistas. Sus partidarios, por otro lado, afirman que su legitimidad está asentada en la primera elección libre de la historia de Egipto, y acusan a la oposición de querer provocar un golpe de Estado.

Información adicional

  • Antetítulo:A UN AñO DE LA LLEGADA AL PODER DE MURSI, TRAS LA CAIDA DEL DICTADOR MUBARAK
  • País:Egipto
  • Región:África
  • Fuente:Página12
Visto 769 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.