Martes, 26 Julio 2016 06:56

Manifestantes expresan su hartazgo hacia cúpula demócrata

Escrito por David Brooks
Valora este artículo
(0 votos)
El primer día de la Convención Nacional Demócrata, en Filadelfia, evidenció la profunda división entre los simpatizantes de Bernie Sanders y los de Hillary Clinton. El lema "Juntos Unidos" se desdibujó y en el Centro Wells Fargo se cruzaron gritos y consignas en favor de uno y otro precandidatos. Sanders reiteró su apoyo a la ex secretaria de Estado, pero dijo que continuará la "revolución política para transformar este país". En la imagen, una partidaria del senador protesta tras haber sido acallada por los dirigentes El primer día de la Convención Nacional Demócrata, en Filadelfia, evidenció la profunda división entre los simpatizantes de Bernie Sanders y los de Hillary Clinton. El lema "Juntos Unidos" se desdibujó y en el Centro Wells Fargo se cruzaron gritos y consignas en favor de uno y otro precandidatos. Sanders reiteró su apoyo a la ex secretaria de Estado, pero dijo que continuará la "revolución política para transformar este país". En la imagen, una partidaria del senador protesta tras haber sido acallada por los dirigentes Foto Afp

 

Filadelfia.

 

En las calles de Filadelfia, al comenzar la Convención Nacional Demócrata, simpatizantes de Bernie Sanders expresaron su repudio por la reina del Partido Demócrata. Migrantes marcharon para exigir el fin de las deportaciones, y un abanico de agrupaciones protestaron contra la pobreza, por energía limpia y contra la brutalidad policiaca.

 

"Definitivamente no, DNC! (Comité Nacional Demócrata, dirigencia del partido); no votaremos por Hillary", coreaban cientos de manifestantes a los alrededores del magno edificio de la alcaldía, identificados como simpatizantes de Sanders, cargando pancartas y mantas que acusaban a la precandidata y al comité de engañar y manipular la elección primaria en contra del precandidato insurgente. Ayer, miles de ellos marcharon por las calles del centro.

 

"DNC, sabemos lo que hicieron", se leía en una pancarta, en referencia a los correos electrónicos filtrados por Wikileaks, los cuales comprobaron lo que se sospechaba: que la cúpula del partido había obrado en contra de la campaña de Sanders y en favor de Clinton durante las elecciones primarias.

 

Cornel West, filósofo político afroestadunidense, caminaba con los inconformes comentando que se requiere un cambio radical de los valores de este país y que el movimiento de Sanders tenía que ir más allá de apoyar a Hillary Clinton, a quien califica de neoliberal.

 

El periodista y premio Pulitzer Chris Hedges, feroz crítico de Clinton, también estaba entre los manifestantes. Fue más lejos al decir que "los delegados de Sanders deberían abandonar la convención, porque estamos ante una emergencia en la que se tiene que llevar ya un cambio profundo en este país y tenemos que salirnos del Partido Demócrata y andar en el territorio salvaje de la política para construir un movimiento que lleve a un país socialista democrático".

 

Unos 150 migrantes de varias organizaciones marcharon kilómetros para llegar a la alcaldía, en demanda de que se ponga fin de las deportaciones. Tania Unzueta, de Mijente, declaró: "Venimos aquí a decir que se tiene que poner un alto, ya, a las deportaciones. Estamos hartos de promesas". Un representante de una organización de jornaleros del estado de Nueva York agregó: "Este presidente ha dañado mucho a nuestras comunidades", las cuales demandan que la candidata Clinton declare que pondrá fin a esas políticas.

 

Un enorme títere que representaba a la hondureña Berta Cáceres, acompañado por pancartas que exigían justicia, era paseado frente a la alcaldía de Filadelfia. Los inconformes recordaban que Hillary Clinton, como secretaria de Estado, legitimó el golpe de Estado en aquella nación, que instaló al gobierno que ahora acusan de haber asesinado a la lideresa.

 

El mosaico de activistas incluyó a quienes promueven el fin de la "guerra racista antinarcóticos" y a los que exigen que se ponga fin al fracking, entre otros. La movilización era entre mitin político y festival, pero una y otra vez, aunque de diferentes maneras, el mensaje común es el hartazgo con los políticos de la cúpula demócrata y el juego electoral.

 

A lo largo de esta semana están programadas más protestas, foros y marchas. Incluso habrá una asamblea que durará tres días para dialogar sobre el futuro del movimiento detonado por Sanders dentro y fuera del Partido Demócrata.

 

Aunque no existe un clima de temor y amenaza como el que prevaleció en las calles de Cleveland, ni presencia de fuerzas pro Trump para enfrentar aquí a los activistas progresistas y la presencia policiaca es menos visible, hubo unos 30 arrestos en todo el día.

 

 

Información adicional

  • Autor:David Brooks
  • País:Estados Unidos
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:La Jornada
Visto 1011 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.