Lunes, 20 Diciembre 2021 09:14

Esperando la luz

Escrito por David Brooks
Valora este artículo
(1 Voto)
Entre principales noticias que acapararon los titulares en Estados Unidos este año está el asalto al Capitolio el 6 de enero (en la imagen), intento de golpe de Estado en este país autoproclamado modelo democrático para el mundo, donde a lo largo del año ex generales, expertos sobre democracia, libertades civiles y derechos humanos advierten sobre la posibilidad de otra asonada, violencia política extrema y terrorismo impulsados por fuerzas protofascistas.Foto ApEntre principales noticias que acapararon los titulares en Estados Unidos este año está el asalto al Capitolio el 6 de enero (en la imagen), intento de golpe de Estado en este país autoproclamado modelo democrático para el mundo, donde a lo largo del año ex generales, expertos sobre democracia, libertades civiles y derechos humanos advierten sobre la posibilidad de otra asonada, violencia política extrema y terrorismo impulsados por fuerzas protofascistas.Foto Ap

Hay un viejo dicho en el periodismo de noticias locales en Estados Unidos: "si sangra, es principal" ( if it bleeds, it leads). Si la nota es sangrienta, de horror, salvaje, espléndidamente grotesca, esa será la que captura la atención.

Las noticias principales a lo largo de 2021 en Estados Unidos fueron espectacularmente terribles. Juntas parecen ser un guion incoherente de una película que combina horror, tragedia, "thriller político", y ciencia ficción.

Entre las noticias principales que tuvimos que reportar: un intento de golpe de Estado en el mero autoproclamado modelo democrático para el mundo donde a lo largo del año ex generales, expertos sobre democracia, libertades civiles y derechos humanos advierten sobre la posibilidad de otro golpe de Estado, violencia política extrema y terrorismo impulsados por fuerzas protofascistas; la peor pandemia en un siglo ha cobrado más de 800 mil muertos (medio millón innecesarios), más que cualquier otro país; la desigualdad económica ha llegado a su nivel más extremo en un siglo (2 multimillonarios tienen lo que 40 por ciento de la población más pobre; el 1 por ciento más rico tiene lo equivalente de la riqueza de 92 por ciento de la población); Washington –junto con casi todos los gobiernos del mundo– fracasó en hacer lo necesario para rescatar el ecosistema planetario y empezar a revertir el cambio climático, otra vez; los millones obligados a decir adiós a sus familias y pueblos al migrar por las consecuencias brutales de la violencia, corrupción, concentración de riqueza, y el cambio climático fueron perseguidos, criminalizados, encarcelados en campos de concentración con sus hijos en Estados Unidos y sus derechos humanos, como el del asilo, violados; más de 43 mil han muerto por violencia con armas de fuego y van 676 incidentes de tiroteos masivos en escuelas y otros lugares públicos. Ésas han sido las principales noticias del año en Estados Unidos (y anexas).

Y el año concluye con más noticias aplastantes: que se pronostica un nivel sin precedente de infecciones de las nuevas variantes de Covid en Estados Unidos, que la industria petrolera y sus cómplices están dispuestos a condenar de muerte hasta a sus propios hijos, y con el Congreso de Estados Unidos fracasando en promover protecciones para garantizar el derecho al voto en este supuesto faro de la democracia, aprobar una ley para inversión social, combate al cambio climático y lograr que los más ricos paguen sus impuestos, pero aprobando el presupuesto militar más grande de la historia del país: 778 mil millones de dólares; 25 mil millones más que los solicitados por el Pentágono.

Pero hay otras noticias que casi nunca aparecen en las primeras planas, y que son justo el antídoto a la desolación que genera tanta noticia apocalíptica. Por ejemplo, nada menos que este año se freno por primera vez el consenso neoliberal que ha imperado en el país durante cuatro décadas gracias a una lucha constante en varios frentes por diversas fuerzas progresistas. Una ola de huelgas y acciones laborales están empezando a impulsar un giro en la lucha contra la desigualdad económica, entre otros avances por fuerzas progresistas en Estados Unidos que tienen el potencial de impulsar un cambio sin precedente en la historia reciente de este país, mientras se resisten fuerzas neofascistas. Con algunas excepciones, estas expresiones no figuran como las notas principales en los medios, y a la vez, tampoco en otras partes del mundo, incluido México.

Tal vez en estos días que celebran como en los tiempos más oscuros nace una nueva luz, necesitamos (todos pero en particular nosotros periodistas) hacer que estas resistencias, rebeliones y triunfos de lo noble sean hoy día las notas principales en las portadas –las princesas– de nuestros tiempos.

Los Lobos. For What it’s Worth. https://open.spotify.com/track/32bJbByOId8wvOPjQqu1Qf?si=1385c4ebd3b84ff4

Santana, Everest. Put your lights on. https://open.spotify.com/track/3uRaD26t3RkJ8n549udQ83?si=b2846942c23d4563

Bruce Springsteen. This Little Light of Mine. https://open.spotify.com/track/63g7Z2JC9t4zUBykMvJcm9?si=73027f5c1610418a

Información adicional

  • Autor:American curios.
  • País:Estados Unidos
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:La Jornada
Visto 271 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.